(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Children's Library | Biodiversity Heritage Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Historia general de los hechos de los castellanos en las islas i tierra firme del mar oceano"

% t . 



^^.. -í, -i*;;. ^■ 




,' J 





Digitized by the Internet Archive 

in 2011 with funding from 

Research Library, The Getty Research Institute 



http://www.archive.org/details/generaldehechosd01herr 




'í Almirante/ale Je fhiís Villa del 




[Aim^e eicíj}iii( AdRey úuacan«¿an 




'¡ílAlp^j/alla /quemada taThrre-cit 
mOadj/brCafttUanos- muertos. 



HLSTORIA GENE 
RAEDEEOSHECH© 

^DELOcS CASTELLANOS 
ENLA9 iSLASÍ TÍEEEATÍ 

RME DE LMAR^O C EANO.E^') 

CRiTAPOR A>ITONtO DE 

HERR E R A C OROlsnSTA 

MAYOE-DE SVM'^DLAS 

INDIAS YSVCORONÍ& 

TADE CASTILLA. 

fjí qiiair-o njeí^doj de^dí el^node 

l^^a. has^elde > 31, 



f^^Ha 



\ElAlnu, Jej iuhre laj^yíiLt' Jilas Liuctyi), 
tjtterucron Lv pnmerardt India 








la^anhataÜa^ tuhotlAirn' ion tljixj 
^itayionexjj' iiínmiljnJiBs f.nlA^'e^a.'RTaí 



^fetíy 




Losjinjlofj^vocuyan derni'aryqvícrrutyía, 
Cm^Arla, h0ay_el <Adc¡^pel&a con ellosylar 




i 




AL CATÓLICO, 

Y PODEROSISLMO MONARCA 

• E L I P E V. 





REY DE LAS ESPANAS,&c. 

Y EMPERADOR DE LAS INDIAS, 
NVESTRO S E N O Rv 

PhNAS acabaron de extinguir el Tiránico Imperio 
de los Árabes , en Efpaña ; los Católicos Reies 
D. Fernando, i Doña líabel í quando premian- 
do Dios fus Religiofos afanes , lujeto á lu Do- 
minio las Indias Occidentales , con tan eipeciai 
erapefio de fu Providencia , t]ue haviendo roga- 
do con ellas ,D. Chriíloval Colon á los Porru- 
guefes , Francefes , Inglefes' ; é Italianos , i á 
algunos Principes Efpaiíoles , eftuvieron tan lejos de aceptarlas , que 
fe burlaron de el difignio dé fu Defcubrimiento , repu»-ando como te- 
meridades engañofas las dcmonftracioncs de fii ciencia , aun confefando- 
le fumo Coimografo efpecularivo , i pradtico. 

No parece , que puede atribuirle inadvertencia , o repugnancia taa 
eficaz , de Proprios , i Éílraños , á defaliento del Animo , ni á terror del 
gaflo , pues en funciones , ágenas de vtilidad , i de gloria , confumian eílos 
Pruicipes , genercfos , i liberales, inmenfas fumas ; pero tan gran cafó 
era de los que eftrañan el Difcurfo , i ía Imaginación, 

^fio¿i nec vota cdpt , nec fomnia fingere pofftmt. 
tuvieron por fábulas divertidas , las congeturas antiguas , i por invencio- 
nes codiciólas , las experiencias modernas : i fin conocer los defvelos de el 
que folicitaba moftrarlas , las acreditaron ligerecas , i defvarios : concepto 
fcílivo , para no embaracar la efperanca entorpecida en^ menores emprefas, 
anfiofa brevemente por el logro. • ' 

— Otnne fiiturum . ''^ 

ti c%iSP^fpici^ur , fííadentque brevem prafentia fruftum. 
Sucedió lo contrario a los Monarcas Caílellanos ^ que defde la primer noti- 
cia que tuvieron de Propoílcion tan rara , i fingalar , mandaron examinarla, 
i reconocerla ; i no obílante las grandes dificultades , que opuficron Varones 
doófifimos contra la pofibilidad , fiados en el juicio de otros , fin defpreciar- 
la , dilataron admitirla , teniciiuola por negocio tan importante , que íblo 

^ con 



Con ía novedad podia fer capaz de impedir > deíatraigar la pérfida Seda dé 
iViahoma de Ips Términos de Efpañl. *- * <-^ 

Coníeguido Trofeo , que aplaudieron los Principes del Mundv?-', col- 
malii do de parabienes i Efpáña ,'bólvi6 el Real Animo fobre la fulp'cndida 
Emprela, i armando i Colon, 

■Subdidit Occmnum .fceptris j © margine C(elz, 
Claufit dj^es. 
adquirió tan gran Poder, que no le vieron igual los Siglos, tan claro Renom- 
bre , que obicurecib el de los mas celebrados , aun en las ficciones , con que 
exaltaron fus Héroes , Barbaros ; Griegos , i Romanos , i tan feliz Venera- 
ción , que baña la embidia tembló del recelo de iu indignación. Triunfo pia- 
dofo , i conftante d¿ las eícandaloías époficiones, de los Violentos esfuer9os, 
i de las iras diabólicas del Infierno , infuudidas en la malicia Humana, que 
a otros fueran invfenciblcSi —Hinc fatula dífcant ■':;'', 

Indomttum nil ejfe 'Fio , tiitmn ve nocerdl. 
Quien dudará , que tan igñóíadas ; como eílendidas Pegiohes, fueroü 
premio , dcftinado por la Providencia Divina , á tan Católicas fatigas? Con- 
íequencia precifa , de que folo én la grandeva de íu eipiritu, i pure9a de ííi 
celo , cupo la Divina elección , fiando al cuidado de ellos Invictifimos Mo- 
narcas , que foltí procuraban el verdadero culto de Dios, i la propagación , i 
defenfa de fu Evangelio! , las inumerables Gentes , quede fus Vecinos éfpe- 
raban la falud : felicidad , que dejaron vinculada á fus Gloriofos Suceforesj 

*■ ■ ••^Terra 'Dóminos , Telagique futuros. 
todo§ , por el efpacio eafi de dos Siglos , cuidaron cumplir ambas obli« 
gaciones con tan eficaz , 1 católico anhelo , que dcfcaron aventurar fu anti» 
guo Patrimonio , 6 por la falvacion de vn Alma , 6 por eaíligar la mas lev€ 
injuria de la Iglefia. 

Eíla heredada Gloria, luce en V. Mag. con cxplcndores tan Rcbgiofos, i 
en tan fublimc exaltación , que encada acción Real fe vé el cuidado fumo, 
i el excmplo : aquel , derivado de la Virtud , con que ftie adquirido; 

■' ' Emitur fila virtutc Totejlas. 
lefte, acreditando mas la Real piedad , que quantas providencias difcurra 
vigilante el mas experimentado acierto : Arte breve , que eíludian todo?, 
Gonfiguicndo la felicidad de la enfeiíanea.— — AVr/zV infle6lere fenfiis 

Humanos editía valent ; "ct i'ita Regeníis. 
Virtud tan cxcclfa produce la confervacion de la Religión en fu purera,' la 
Felicidad de la Monarquía , el Temor de los Émulos, para enfalcamiento 
del Gloriofo, i Real Nombre de V. Mag. que iguale ea duracioaei la éter» 
nidad , para c«mun fortuna del Orbe. 



tt,'^ '^iiíim* ' 



uü:) 



AL 



AL LECTOR. 

^1^ Ste lugar íe h^via deftinado , para el 
' E^S Epitome de la Biblioteca Oriental, 
""' i Occidental > Esférica, Náutica , i 
Geográfica ^ que efcnvió el Lie. Antonio 
León Pinelo> Relator que fue dei Cónfejo de 
Indias , i Oidor defpues de la Caía de la Ccñ- 
tratación , fupliendo con ella el Catalogo ¿¿ 
Autores, con quepan evitar confufion lúe- 
lenÜuftrarfe los Libros; pero fe ha aumenta- 
do fu breve Volumen tanto, con las Notas> 
Adiciones iEnmiendas, quedui^antelalm- 
prefion de Antonio de Herrera íe han puefto 
en ella , que ha parecido acertado lacada fé- 
parada,por guardar igualdad en los Tomos 
de eftaObra>i porque fiendo baftanté Vo- 
lumen , puede colocarla aqüi el que guftare 
de faber los Efcritores, de quien fe facó efta 
Hiftoria , i los que de las Indias Occidentales, 
i de las Materias referidas han efcrito antes, 
1 defpues. 



SUMA^ 




SUMARIO DE LO qUE SE 

contiene en efta Primera Decada. 

^!t^^^UE Califas tuvo el» Almirante D. Chnftoval Co- 
lon , para perfaadirfe que havia otras Tierras : ía 
venida á Efpaña , i como trato el Deícubrímien- 
to con el Rci de Portugal» vino aCaftjlla.i cou- 
certófc con los Reics Católicos : fue al Defcubrimienro , i 
bolvíó fegunda vez. Hico el tercero Viage al Sur , halló el 
Motin de Francifco Roldan en la Efpañola : embiófe contra 
el vn Vifitador : embióle prefo el Comendador Eobadilla. 
Hico el quarto Viage á defcubrir. Va Nicolás de Ovando 
por Ciüvernador a las Indias, muda la Ciudad de Santo Do- 
mingo : i el Almirante deícubre a Veragua, i va á parar á 
Jamayca, adonde fe le amotinó la Gente, fiendoCabecas ios 
Porras de Sevilla. Viene a Caftilla,imuere, andando en fus 
pretenfiones. Vicente Yañez Pincón,i Diego de Lepc,dcf- 
cubten la Coila del Brafil. Alonfo de Ojeda va á dcícubrir 
con quatro Navios , i lleva confjgo a Juan de la Cola , i á 
Americo Vefpucio , i declarafe la cautela, con que fe atri- 
buió el Defcubrimiento de la Tierra-firme, perteneciendo al 
Almirante. Como fe introdujo el vfo d« dar Repartimien- 
tos. Viage de Juan Diaz de Solis, i de Vicente Yanez Pin- 
cón á defcubrir al Sur. Eí principio de la Cafa de la Con- 
tratación de Sevilla. Juan Ponce de León pafa á la Isla de 
San Juan de Puerto K'ico. Alonfo de Ojeda , i Diego de 
Nicuefa van por Governadores a Uraba , i a Veragua, , i el fu- 
cefo de fus Armadas. El Rei da el Gobierno de la Efp^año- 
la al fegundo Almirante , i toma Reíidéncia á Nicolás de 
Ovando. Pafa Hernando Cortes á las Indias. Francifco Pi- 
^arro defampara á Uraba , i el Bachiller Encifo le hace bol- 
ver. Ocupa Vafeo Nuñez de Balboa el Ciovierno del Da- 
rien : hecha á Encifo, i a Nicuefa: defcubre a toda Cartilla 
del Oro , i halla la Mar del Sur. Paf^i Diego Velazquez á 
pacificar a Cuba. Defcubre Juan Ponce de León á la Flo- 
rida. Va Pedrarias Davila por Governador de Caílilla del 
Oro. El particular cuidado de los Reies Católicos , en afen- 
*tar la Policia Efpiritual, i Temporal. 

HIS- 





HISTORIA 

GENERA 

DE LOS HECHOS 

DE LOS CASTELLANOS, 

EN LAS ISLAS, Y TIERRA-FIRME 

de el Mar Occeano. 

BSCRir A TOR ANTONIO T> E H É R R E R A, 

Coron'ífla Maior de fu Magejlad, de las Indias , i fu Qoromjla. 

de Cajaila. 

DECADA PRIMERA. 

LIBRO PRIMERO. 

C AT IT^ LO I. Tie las caufas que tuvieron los Antiguos , fara 
creer , qtte bavia otro Mundo, 



As Indias Occiden- 
tales eran Regiones 
tan fliera de la ima- 
ginación de los 
Hombres , que las 
pudiefe haver , que 
fe tenia por defva- 
rio penfar en elloj 
porque fe creía , que 
fe acababa la Tierra , en las Islas de Ca- 
naria , i que todo lo demás al Poniente 




era Mar , aunque algunos Antiguos to- 
caron algo , acerca de que las havia. 
Séneca , en el fin de fu Mcdea , en el 
A£to 2. dice , que vendria tiempo , en 
que el Occeano fe dejafe nave^^r , i fe 
dcfcubricfe gran Tierra , i vicie otro 
Nuevo Mundo. San Gregorio , fobre la 
Epiftola de San Clemente, dice, que pa- 
fado el Occeano , hai otro Mundo , i 
aun Mundos ; i otros dicen , que vna Na- 
ve de Mercaderes Cartaginefes , acafo, 
A deí- 



Opínío* 
lies de los 
Antiguos 
acerca de 
la impo- 
fibilidad 
de nave- 
gar el 
Occeano^ 

1.0 que 
refiere S, 
Gre- 



^ Historia de las In 

Cregorio dcfrubrib en el M.ir Occcano \na Isla 
iobre ¡a Je increíble fcrtiiidad , copióla de Ríos 
i-;p¡ft. de -navegables , Vemoca de la Tierra, camino 
San Lie- ^ ^^uchos Dias Gc navegación , nojia- 
mcnte. , . , , , r . ,- j t-<- 

bitada de Hombres , uno de Fieras , por 

lo qual fe quilieron quedar en ella, i que 
dando noticia en el Senado de Carrago, 
no permició que nadie navegafe á ellaj 
i para mejor prohibirlo , mando matar á 
los que la havian defcubierto : pero no 
hace ello a nucllro propoíito , porque 
de cfta navegación no confta autentica- 
mente > i 11 alguno la refiere , no da ra^on 
Coimografica , de que el Almirante D. 
Chriitoval Colón , primer Defcubridor 
de las Indias, le pudieíe valer , ni en nin- 
guna de las Islas de Barlobento, i Sota- 
vento , que fueron las que él defcubrió, 
^or qué huvo Fieras : i afi , los que no quieren 
• caula obf darle la gloria, que merece ,arguien con 
'"""^"j ^ el Tinieo de Platón , que dice , que no fe 
Almiiin- P*^*^^^ navegar aquel Golfo, porque tenia 
te Don cerrado el palo a la boca de las Colunas 
Chrlílo— de Hercules , i que huvo en ella vna If- 
val Coló? la de tanta grandeca , que excedia á toda 
África , Alia , i Europa , i que de ella 
Isla havia palo a otras Islas , para los que 
iban a ellas , i que de las otras Islas fe iba 
á toda la Tierra-firme , que eftaba fron- 
tero de ellas , cerca del verdadero Mar. 
I declarando ellas palabras á fu modo, 
con mas agudeca , que verdad , dicen, 
que el pafo cerrado es el Ellrccho de Gi- 
braltar , i que aquel Golfo es el Mar üc- 
ceano j i que la gran Isla por donde fe 
palaba a las otras , fe llamaba Atlantia, i 
que las otras Islas fon las de Barlobento, 
i Sotovento;i la Tierra-firme , el Perüj 
i el Mar verdadero , el del Sur , por fu 
Todos gr;indeca. Pero cierta cofa es , que na- 
há diclio ^^^ '■'^*^° noticia clara ; i fi alguno huvo, 
airro de fi-ieron rallros , i vislumbres , interpréta- 
las' NiH- das defpues de el Dcfcubrimiento; por- 
vnsTici- que la grandeca del Mar Occeano hico, 
ras, hall- qvic los Antiguos creiefcn , que fuerca 
do del- Humana no podia fobrepujar fu navcga- 
j5ue5 qiie ^-^^^ ^ ^ ^^^^^ ^^^^ ^^^ quieren esforgar fu 

dcfcubÍLT opinión, con decir, que fe tuvo antigua- 
tas, mente gran noticia de la Tórrida Zona, 
probándolo , con que Hanon , Caitagi- 
I-íanon,; nés,collcó el África, defde el Eílrecho 
Eiidoxio de Gibraltar , halla el Mar Bermejo j i 
portearon Eudoxio , defde elle Mar, halla Gibral- 
a África ^^j. j n.iftron la Linea Equinocial, 
ccino. ^f'^vclando la Tórrida > i que Ovidio, i 
Plinio hacen mención de la Isla Trapo- 
bana , aora dicha Zamatra , que ella de- 
bajo de la Equinocial. 

De nada de lo fobredicho fe ha de 
hacer flindamcnto ,porqueel difcurio de 



días Occidentales. 

Séneca íucuimí al conti ano, poique per- Erre 
fuadicndofe , que elle Dcfcubrimicnto ha- ^"'^ 
via de fer por el Norte , fue por el Ponien- 
te > i el haver coílcado África , no tiene 
que ver con Ivavcr atiavefado el grandi- 
fimoMar Occeano, como lo molhó el 
Almirante D. Chrilloval Colon , con los 
Caltellanos , que lo han defpues proie- 
guido. I fi lo de an-iba fe ha de mirar en 
difcuifos , el \ erdadero es el que fe lee 
en el Cap. 28. de Job , adonde parece, vi' 
oue Nucilro Seííor tenia elle Nuevo , • 

4 pe I' II 

Mundo encubierto a los Hombres^ halla ¡as ] 
que por fus Divinos, i fccrctos juicios fue vas 
férvido de darle a la Nación Cal^cllana. ras 
Ni t. mooco fj v-'cbe hacer ca'o de lo ^^c 
que otros interpretan, que la Sagrada Ef- " 
critura, por el Ofir , quifiefe entender 1-'^ í 
el Perii , creiendo , que en el tiempo que ^^^ 
fe efcnvió el Libro del Parahpomenon, «os 
fe llama Perú, como aora ; porque ni el 
nombre de Períj es tan antiguo , ni tan 
vniverfal para toda aquella Tierra ; por- 
que fue mui general collumbre de los 
Defcubridorcs , dar nombres á las Tier- 
ras, i Puertos, conforme á laocafion que 
fe les ofrecía ; i afi intitularon Pciü á 
todo aquel Reino , por vn Rio , en que 
dieron a los principios los Caltellanos, 
ó por vn Cacique de aquella Tierra, co- 
mo fe verá adelante j i no baila fundar las 
cofas en femejanga de Vocablos , porque 
es mui ligero fundamento para afirmar 
negocios tan graves. Los mas ciertos Au- jjg 
tores afirman, que Ofir es en la Ind\^i^s 
Oriental j porque la Ficta de Salomón, hadí 
por fucrga la havia de pafar toda , i el qi'c 
Reino de la China , i mucha parte de el "" ^ 
Mar Occeano , para llegar á las Indias ^°í¡ \ 
Occidentales, lo qual no pudo fer j pues joj"! 
es lo mas cicito haver falido por el Seno gi,os, 
Arábigo : i porque los Antiguos no alcan- 
9aron el Arte de navegar, que aora fe vfa, 
fin la qual no fe podia engolfar tanto, ni 
por viage de Tierra fe podia tener t^nta 
noticia de ellas , aliende de que de el 
Ofir , llevaban á Salomón Pavones , i 
Marfil , cofa , que nunca fe halló en todas 
las Indias Occidentales : i por cito fe cree, 
que fue aquella gran Isla Trapobana , de 
donde las cofas preciofasfe llevaban ájc- 
rulalcm , i llamaron a todo lo nuevamen- 
te defcubierto , Nuevo Mundo ; porque 
fiendo tanta TieiTa , como lo que fe fabia, 
no fe podia declarar fu grandeca , fino 
con llamarla afi , i por fer fus cofas difíf- 
rcntes de las nuellras , fiendo los elemen- 
tos vna mifma cola , ahende, que en 
elle nombre figuieron á Seae-ca/^ -?* 
i áS. Gerónimo. - c *.'•'• 

CJP. 



Decada I. 

C JT. II. T>e las Rafones , que 

movieron al Almirante 2). Chrif- 

toval Colon , para perjuadir- 

fe , que havia nuevas 

'Tierras. 



L Almirante Don 
Chnltoval Colon 
tuvo muchas cau- 
fas, para creer, que 
havia nuevas 'lier- 
ras j poique como 
era gran Colmo- 




grato . 



1 tenia 



gran 



0<i? nc- 
ccf.iria- 
H mente fe 
havía de 
hallar 
Tk'rra.-ía 
vcgando - 
al Occi- 
dente. 



experiencia de la Navegación , conlide- 
laba, que fiendo el Ciieio uc íigura redon- 
da,! que fe mueve en torno ue la Tierra, 
circularmente , que abracándole con el 
Agua , hicieron vn globo , o bola, que 
rclulta de los dos Elementos, i que toda 
la Tierra no era contenida en lo defcu- 
bierto , fino que reliaba mucha parte por 
defcubrir, i que ella en la medida de los 
trecientos i Iclenta Grados , que tiene 
todo el ámbito , que reducidos á Leguas, 
fon feis mil i trecientas , la qual havia de 
fer habitada , pues no la hi^o Dios para 
que elluviefe valdia ; porque aunque mu- 
chos dudaron , que el Mundo , acia ambos 
Polos , tuvicle Tierra, i Mar, era nece- 
fario, que la Tierra tuvielela milina pro- 
porción con fu Polo Antartico, que tie- 
ne ella nuellra Parte con el fuio ; por 
lo qual tuvo firme refolucion, que todas 
las cinco Zonas fe habitaban , en todas 
partes , efpecialmcnte defpues que nave- 
go al Norte, halla ponerle en fetenta i 
cinco Grados. 

Conjeturaba también , que de la 
mifma manera que los Portugucfes na- 
vegaban al Mediodía , fe podia navegar 
á Occidente , i que de ragon fe havia 
de hallar Tierra en aquel camino ; i 
para mas afegurarfe , notaba todos los 
indicios, que los Marineros tenian, que 
en alguna manera favorecían fu opi- 
nión j i al cabo la tuvo mui confian- 
te , de que al Occidente de las Islas de 
Cabo Verde , i Canaria , havia muchas 
Tierras , i que era pofible navegar la 
Mar , i dcfcubrirlas j porque fiendo re- 
dondo el Mundo , necefariamente han 
de fer redondas todas fu Partes ; i que 
la TieiTa ella tan fiia, que nunca fal- 
tará : i que la Mar , aunque es conte- 
nida en fus fcnos , conferva fu redon- 
dez , lin dcrramarfe , refpetaado al ccn- 



LlBRO I. 3 

tro de la gravedad ; I hacia poco cafo 
de la opinión , que muchos tuvicion, 
que no havia habitación palada la Linea 
Lquinocial. 

Teniendo , pues , el Almirante mu- 
chos fundamentos naturales , autorida- 
des de Eicritores , c indicios de Nave- 
gantes , i viendo que es natural ra^on, que 
toda el Agua , i la Tierra del Mundo íor- 
man la Lsrcra , i que puede fer redonda 
de Oriente á Occidente , caminando 
los Hon.bres por ella , halla venir los 
pies de los vnos , contra los pies de los 
otros , en qualquiera parte que fe hallen 
en contrario ; i propon. endofe , que gran 
parte de ella Esfera ellaba havegada , i 
que iá no quedaba por defcubrir fino el 
efpacio que havia de las paites mas Oricn? 
tales de la India (de que Ptolomeo tuvo 
noticia) halla quefiguiendo el camino de 
Oriente , fe bolvicie por nueltro Occi- 
dente -á las Islas de los Acores, i de Ca- 
bo Verde , que era la Tierra mas Oc- 
cidental , que entonces fe hallaba deícu- 
biertaj i que elle efpacio , que havia en- 
tre el. fin Oriental , i las Islas de Cabo 
Verde , no podia fer mas de la tercera par- 
te del Circulo maior de la Esfera , pues 
que iá fe havia llegado á Oriente por cin- 
co horas de Sol. Higo cuenta, que fi ha- 
vicndo Marin efcrito en fu Cofmografia, 
lo que toca á quince horas , ó parte de 
la Esfera, acia la parte Oriental, aun no 
havia llegado al fin de la Tierra de el 
Oriente j por lo qual convenia , que elle 
fin elluviefe mas adelante : i confecutiva- 
mcnte , quanto mas fe ellendicfe acia el 
Oriente , tanto mas viniefe á acercarfe á 
las Islas de Cabo Verde , por nueftro 
Occidente ; i que fi tal efpacio fuefe 
maior , fiícihnente fe havia de navegar en 
pocos Dias ; i fi fuefe Tierra , antes fe 
vendría á defcubrir por el milmo Occi- 
dente , porque vendria á ellár mas cerca 
de las dichas Islas ; i ella opinión le con- 
firmo Martin deBoemia , Portugués , fu 
Amigo , Natural de la Isla del Fayál, 
gran Cofmografo. 

Por muchas maneras daba Dios 
caufas á D. Chrilloval Colón , para em- 
prender tan gran Hacaúa : i demás de 
las ragones , que fe han referido , que le 
movieron, tuvo experiencias mui proba- 
bles ; porque hablando con Hombres, quo 
navegaban los Mares de Occidente , cí- 
pecialmente á las Islas de los Azores, le 
afirmó Martin Vicente , que hallándole 
vna vez quatiocicntas i cinqucnta Le- 
guas al Poniente , de el Cabo de San Vi- 
cente j tomo vn pcdaco de madero^ 
A 2. la- 



paite da 
la Esfera 
tftaba na- 
vegada. 



At nlUil 

cft , quoii 
non af.i- 
dua rredi- 
tattonef'O' 
C II mnm 
reddtt» 
Veget. 

Que no 

faltaba 
poi' nave- 
gar íi no 
el efi'acio 
de nueve 
horas da 
So!. 

Martin 
de Boc- 
mia, Poiy 
tugues. 



Indicios 
fuftancia- 
Ie5 >.]uc tu 
voColón., 



Lo que 

certifica- 
ban los 
Vecinos 
de las ir- 
las de los 
Azores, 
para con- 
firmación 
de la opi- 
nión del 
Almiran- 
te. 



Lo c] re- 
fiere An- 
tonio Le- 
me. 



Las Islas 
movedi- 
zas de q 
trata Pli- 
nio. 



4 Historia de las ín 

labnido por anificio ,i á lo que fe juz- 
gaba 5 no con Hierro j de lo qiuil , i por 
havcr ventado muchos Días Ponientes, 
imaginaba , que aquel Palo venia de al- 
guna Isla. Pedro Correa, caflido con vna 
Hermana de la Muger de D.Cliriíloval,lc 
certificó , que en la isla de Puerto Santo, 
haviii viíto otro Madero, venido con los 
mifmos vientos , i labrado de la mil'ma 
forma , i que también vio Cañas mui 
grueías , que en cada cañuto pudieran 
caber tres adumbres de Agua. I D. 
Chrilloval dijo haver oido afirmar ello 
mifmo al Rei de Portugal , hablando en 
ellas materias, i que tenia eltas Cañas, i 
fe las mandó mollrar , las qualcs juzgo 
haver fi^do traídas con el Ímpetu de el 
viento de la Alar, pue.s en todas nueílras 
Partes de Europa no fe labia que las hu- 
vieíe femejantes i i aiudabaie á ella creen- 
cia, que Ptolomeo, en el Libro i. Cap. 
17. de fu Cofmografia , dice , que le 
hallan en la India aquellas Cañas. Afi- 
milmo le certificaban Vecinos de las If- 
las de los Acores , que ventando Ponien- 
tes recios , i Norueitcs , traia la Mar al- 
gunos Pinos , i los hechaba en la Coila 
de la Graciola , i del Fayal , no los ha- 
viendo en ninguna parte de aquellas Il- 
las. En la Isla de Flores hecho la Mar 
dos Cuerpos de Hombres muertos , que 
moltraban tener las caras mui anchas, i 
de otro gcfto , que tienen los Chriltia- 
nos. Otra vez fe vieron dos Canoas , ó 
Almadias , con Cafi movediza , que pa- 
fando de vna a otra Isla , los debió dehe- 
char la fuerza del viento ; i como nunca 
fe hunden, vinieron á parar á los Azores. 
Antonio Leme , cafado en la Isla de la 
Madera , certificó , que havicndo cor- 
rido , con fu Caravela , buen trecho 
al Poniente , le havia parecido de ver 
tres Islas cerca de donde andaba, i en las 
Islas de la Gomera, del Hierro, i de los 
Acores : muchos afirmaban , que veían 
cada Año algunas Islas acia la parte de 
Poniente. I ello decia D. Chriftoval, 
que podia fer de las Islas, que trata Ph- 
nio en el Libro t. Cap. pj. de fu natural 
Hiftoria , que acia la parte del Septen- 
trión facaba la Mar algunas Arboledas 
de la Tierra, que tienen tan grandes rai- 
ces , que las lleva como balliis íóbre el 
Agua, i dcfde lejos parecían Islas. 



Un Vecino de la Isla de la Made- 
ra , el Año de 1484. pidió al Rei de 
Poitugal licencia , para ir á defcubrir 
cierta Tierra, que juraba , que veia cada 
Año, i liemprc de vna manera , concor- 
dando con los de las Islas de los Agoresi 



La Isla de- 
Antilla. 



Lo q re- 
fiereiiPor 
tiigucícs, 
acerca de 
la Isla de 
las .Siete 
Ciudades 



días Occidentales. 

1 de aqui fucedió , que en las Cartas de 
Marcar antiguas,.le pintaban algunas I.'-las 
por aquellos Mares , elpccialmcnte la If- 
ia , que decian de Antilla , 1 la ponían 
poco mas de docientas Leguas al Ponien- 
te de l;;s Islas de Canana , i de los Aco- 
res , la qual eitimaban los Portugueles, 
que era la Isla de las Siete Ciudades , cu- 
ia tama, i apetito ha hecho á muchos, 
por codicia, defvariar, i gaitar muchos 
dineros, fin provecho. I legun fe fueua, 
dicen los Portugueles , que eita Isla de 
las Siete Ciudades fue poblada de ellos, 
al tiempo que fe perdió Efpaña , reinan- 
do el Rei D.Rodrigo j porque huiendo 
de aquella perfecucion , fe embarcaron 
ficf:; Obifpos, i mucha Gente , i aporta- 
ron en aquella Isla, adonde cada vno hi- 
co ili Pueblo ; i porque la Gente no pen- 
lale en tornar, pulieron fuego á los Na- 
vios ; i que en tiempo del Infante D. 
Enrique de Portugal , con tormenta , cor- 
rió vn Navio , que havia lalido de Por- 
tugal, i no paró halla dar en ella, i los 
de la isla llevaron á la Gente del Navio 
á la Iglefia , por ver fi eran Chriílianos, 
i h<ici.m las Ceremonias Romanas > i vif- 
to que lo eran , les rogaron , que ellu- 
viefen alli , halta que viniefe fu Señorj 
pero que los Marineros, temiendo que 
no les quemafen el Navio , 1 los detu- 
viefen , fe bolvieron á Portugal m.ui ale- 
gres , confiando de recibir mercedes del 
Infante, el qual los maltrató , por ha- 
verfe venido fin mas ra9on , i los mandó 
bolver ; pero que el Maefc , i los Mari- 
neros no lo oiaron hacer; i falidos de el 
Reino , nunca mas bolvieron. 

CAT. III. ^e continua las cau- 
fas , que 7?iov'ieron al Almirante pa- 
ra creer , que havia Nuevas 
Tierras. 

Icen mas , que los 

Grumetes del Navio 
Portugués cogieroQ 
cierta Tierra , o Are- 
na para iu Fogón , i 
que hallaron , que 
mucha parte de ella 
era Oro ; i algunos 
falieron de Portugal á bufcar eíla Pro- 
vincia ; entre los qualcs fue vno , lia- ^°*'^|^.'^,^ 
mado Diego de Tiene, cuio Piloto, di- ^^YeUz- 
cho Diego Velazquez , Vecino de Pa- nuez, ve- 
los , afiímó á D. Chrilloval Colón , en ciiio de 
el Monafterio de Santa María de k Ru- Palos. 

bi- 



L! Infáte 
maltrata 
á losMarí 
ncros.por 
la poca 
luz , que 
llevaron 
de la Isla 
de lasSie- 
tc Citida* 
des, 




Relación 
dcviiMa 
rinero de 
el Puerro 
de Sanca 
Maiia. 



Otra Re- 
lación de 
Vicente 
Díaz, P¡- 
loco Por- 
tugués. 



Decada I. 

bida , que fe perdieron de ia i^ui ue el 
Fayál , i que anduvieron cieuio i cin- 
qucnca Leguas por ei V'iento Li^vcclie, 
que es el i^uduelte : i que a la buclca 
cíclcubrieron la Isla de las Flores, ¿jalán- 
dole por muchas Aves , que Man volar 
acia allá , las qualcs conocieion , que 
no eran Alarmáis. Del'pues dijo, que fue- 
ron por el Noruelte tanco camino , que 
fe les quedaba el Cabo de Ciara , que es 
en Irlanda , acia el Leite , adende ha- 
llaron , que ventaban mal recios los Po- 
nientes , 1 la Mar era muí llana , lo qual 
creían que procedía de l'ierra , que de- 
bía de haver por allí , que los abrigaba 
de la parte uel Occidente , i que no 
proligUieron el defcubrn-la , porque fien- 
do lá por Agollo , temieron el Invier- 
no. Elto fue quarenta Años antes que 
D. Chrilloval delcubríefe las Indias. En 
el Puerto de Santa María dijo otro Ma- 
rinero , que navegando á Irlanda , vio 
aqu2lla Tierra , que los otros imagina- 
ban , que era Tartaria, que daba buel- 
ta por Occidente , la qual defpues ha 
parecido fer los Bacallaos , i que no pu- 
dieron lleg.ir á ella , por los terribles 
vientos. Pedro de Velalco Gallego dijo, 
que navegando á Irlanda , fe metió tan- 
to al Norte , qne vio Tierra acia el Po- 
niente de aquella Isla. Vicente Díaz, 
Piloto Portugués , Vecino de Tavira, 
viniendo de Guinea , en el Parage de la 
Isla de la Madera , dijo , que le pareció 
de ver vna Isla , que moiíraba íer ver- 
dadera Tierra, i que defcubrib el fecre- 
to á vn Mercader Genovcs , fu Amigo, 
á quien perlliadio , que armafe para el 
Defcubrimiento : i que havida licencia 
del Reí de Portugal , fe embió recaudo 
á Francifco de Cabana , Hermano del 
Mercader, para que armafe vna Nao en 
Sevilla , i la entregafe á Vicente Díaz: 
pero burlandofe del negocio , no quifoj 
i bolviendo el Piloto á la Tercera , con 
el aiuda de Lucas de Cabana , armó vn 
Navio , i falió dos , ó tres veces mas 
de ciento , i tantas Leguas, i jamás ha- 
lló nada. A ello fe anadia la diligencia 
de Gafpar, i Miguel de Corte Real, Hi- 
jos del Capitán que defcubrió la Terce- 
ra , que fe perdieron en demanda de ef- 
ta Tierra. Todas las qualcs eran cofas 
para moverle de veras a D. Chriftoval 
Colón , i abracar la emprcfa ; porque 
la Divina Providencia , quando deter- 
mina hacer alguna cofa , labe apai-ejar 
los tiempos, i elegir las perfonas: i dan- 
do las inclinaciones , acude con las aiu- 



Cótra la 
opiíiióde 
los q di- 
cen , i]iie 
no h.iiAn 
tipodas. 



L IB R O I. 5" 

impedimentos ,- para que fe configan los 
eícctos. 

Y haviendofe dicho baftantemen- 
te lo que toca á los fundamentos , que 
D.Chríilovaltuvo para perluadirfe, que 
havia Nuevas Tierras , conviene decir 
algo de la opinión, que aun dura entre 
muchos , que no hai Antípodas , ha- 
viendola tenido en contrario el Almiran- , , 

te , aunque Dios ha querido , que u ,]\¡ 

íahelen los Hombres de difputas , con 
las maravillas de fu erandeca , mollran- 
do , por medio de la Nación Caítella- 
na , que ha defcubierto las Indias Tier- 
ras de los Antípodas , corriendo el gran 
Mar Occeano , contra el parecer ae los 
Antiguos , que afirmaban,que era impofí- 
bie, que le pudiele navegar atravelando la 
ToriidaZona, de que íi alcanzaran tener 
ánoticia, tuvieran grandilima admiracionj 
le dirá , que todas las Gentes tienen, 
adonde quiera que ellán , la cabera le- 
vantada al Cielo , i los pies acia el cen- 
tro de la Tierra ; i en qualquiera parte 
que vivan , eílán como ¿os raios de la 
rueda de vn Carro , que ñ el cubo, quan- 
do anda el Carro , eltuviefe quedo , nin- 
guno de ellos eftaria mas derecho á la 
rueda , que el otro , ni mas alto, ni al 
revés : i que afi, el Elemento de la Tier- 
ra es vn folo cuerpo , i en forma re- 
donda , aunque hai muchas Islas en el 
Agua j i afi conviene faber , que fi bien 
fe fu ponen dos pedagos de Tierra , no 
ella cada vna de por si , como diferen- 
tes , pues no hai mas de vn folo Ele- 
mento de ella , fino que eltán atajados 
con la Mar , la qual divide la fuperficie 
de la Tierra en dos partes cafi iguales, 
que fon eílos dos Orbes, ó Mundos , que 
conocemos ; el vno Europa , Afia , i 
África : i el otro las Indias Occidentales, 
adonde ellán los Antipodas ; i para eílo 
es cierto , que los que eftán en Lima, 
el Cuzco, i Arequipa, fon Antípodas de 
los que viven en la Boca del Rio Indo 
en Calicut , i Zeylán , Tierras en Afia: 
i los Malucos , i los de la Efpecería, 
fon Antipodas de los de Guinea , en 
África. 

Y aunque huvo Antiguos , que con- 
fefaron , que havia Antipodas , como 
no tuvieron la luz, que dio Dios á Don 
Chrifioval Colón , i á los Caftellanos 
que profíguieron tan grande emprefa, 
negaron el palo de nueltro Orbe, al de 
los Antípodas , por cftár en medio la 
Tórrida Zona , i el Occeano ( como fe 
ha tocado) que los efpantaba j pero iá 



Que aun* 
que fe í'ii- 
poné dos 
ped.-^os 
de Tier- 
ra, no ef- 
tán de 
por si, fi- 
no vnidos 

Ove los 
que eftan 
en Lima, 
fon Antí- 
podas de 
los 4 cf- 
tánen la 
boca del 
Rio Indo 



das , ofrece las ocaíioues , i quita los la Filofofia quedó dcfengañada 3 con la 



na* 



6 HlSTORIADEfcAS 

navcgacio.i , que mollró U Nave Vic- 



toria 



que 



bolvió de los Malucos el 



Capitán Juan Seballian del Cano , Na- 
tural de Guctaria , en la Provincia de 
Guipúzcoa, por la redondez de laTier- 
j. va , tocando en vnos , i otros Antipo- 

j ^,.^ _ das , por debajo de ambos Trópicos , i 
qaciondc '^^ ^'^ Equinocial , con que dio claridad 
ja N.ive á todas las Naciones de el Murldo , de 
Vidoria. efta duda , i al Capitán Hernando de Ma- 
gallanes , por la ida en aquellas Partes, 
i á Juan Scbaílian del Cano por la buel- 
ta : fe celebran por Hombres dignos de 
eterna memoria. Por las dichas ragoncs 
fe conoce , que es cieit* conclufion, 
que en el Mundo , el mifmo lugar es 
enmedio , i abajo : i que quanto mas 
cnroedio ella vna coíiij tanto mas abajo: 
con que queda acabada k quellion de 
los Antipodas, que negaron los Antiguo,?, 
por lola la dificultad , é impoiibilidad, 
que hallaron , en poderle navegar el otro 
Mar de la India Oriental , ni elle de las 
Indias Occiderítales , como lintieron par- 
. . ticularmcnte Cicercín , Pomponio Mc- 
de (j'^° 'a ? i Plinio , que dice , que los Mares 
ron, Me- 1^'^ atajan la Tierra , nos quitan de la 
la , I PJI- Tierra habitable la mitad por medio, 
nío. porque ni de acá fe puede paiar allá , ni 

de allá venir acá : i ella fue la mas prin- 
cipal autoridad, en que fe fundo D.Chrif- 
toval Colón , para perfuadirí'e , que ha- 
via otras Tierras , iln que le elpantafe 
la Linea Equinocial •, ni la Tórrida Zo- 
na , de que conviene, que fe diga algo, 
aliende de otras caulas , que íc dirán en 
fu lugar. 

C AT. IV. T)e algunas rafones 

naturales , i cofas notables del 

otro Emis ferio. 



U V I E R o N op¡nioi\ 
los Antiguos , que la 
Tórrida Zona era in- 
i 




habitable , i fe 



enga- 



Jl^TU" 



fiaron > porque prefu- 
^^tlk^ puerto , que el Sol, 
\^^2£mip ^"" ^'^ vecind:id de fus 
raios, calienta , i que 
con la diílancia di lugar al frió , i al hú- 
medo, como lo muclfra el Dia, i la No- 
Engaño che , i el Verano , i el Invierno , con 
delosAii- todo efo falta crta regla general, por la 
tl^uos, divcrfidad de los litios ; porque la vir- 
acci-ca de ^^^^j ^|^. j^^ caufas vniverlalcs , en la pro- 
V iduccion de los cfe£tos , es variada , i de- 

terniiirada , i calí reílringida en la cali- 
diid'dc Ja- mataia , i por elU cauf* los- 



Indias Occidentales. 

pronorticos de los Albologos , por la 
maior parte lalcn cn-ados. 

Veefc claramente, que el Ímpetu 
de los vientos fe refrcfca en los \' alies,- 
i fe difminuic en los Llanos. El calor 
del Sol Ib rtcOge, i multip>lica en las con- 
c-abidadcs, i apreturas de la Tierra, i fe 
elliende en los Llanos , i por tanto , el 
calor , i el frió del Aire , i de las Ticr- La tem- 
ras , recibe muchas diferencias , por la plan^.i de 
variedad délos fitios altos, i bajos, áLe- !•» Tom- 
vante , 6 á Poniente , cerca , ó lejos de ^■^' ' """ 
la Mar , Lagos , Rios , Bofques vento- 
fos , o fofegados. Inglaterra , mas apar- 
tada ella de la Equinocial , que Francia, q^^^ . 
i con todo efo es mas templada : i nin- Grados 
gnn efecto de la vecindad del Sol, es ma- del calor, 
ior que el Verano , ni del cñár defviado, dci frío, 
que el Invierno: i hallandofe , como fe leco.ihu- 
hallan , en diverfas partes del Mundo, ni'-"<^0' "o 
diferencias de Invierno , i de Verano, en ¿'^¿"^"a^ 
vna mifma altura , qué maior argumen- ¿^ ¿^ Jq^ 
to fe puede hallar, para nioltrar , que Raios del 
los grados del calor , del frió , del feco, Sol, 
i del húmedo , no dependen de la ve- 
cindad , apartamiento , derechura , i, 
obliquedad de los raios del Sol j de nia- 
nera , que con la vecindad del Sol pue- 
de ellár el frefco , i con la derechura 
de fus raios , el húmedo , fin que deje 
de aver puertos tales en la Tórrida , co- 
mo lo penfaron Arilloteles, i Virgilio. 

La maior parte de las Nuevas Tier- 
ras conlirte debajo de la Tórrida ; la qual 
es humedifima , i abundantifima de 
Agua , porque llueve, i nieva, cfpecial- po^ íiiie 
mente quando el Sol la hiere por linca caufilluc 
reara , porque entonces llueve mucho , i ve tanro 
la lluvia comienza a Mediodía , i no hai ^J' laTor- 
Tierra adonde haia maiores Rios , que '•"^''^ 
en toda aquella parte , que toca al Go- 
vierno del Viforrei del Perü , comen- 
tando del Ifmo , ó Ertrecho de Tier- 
ra , defde Panamá , halla el Lllreci^.o de. 
Magallanes , que es la Peninliila Aiillral, 
ó Indias del Mediodía , adonde citan los' 
Rios delaMagdalena, Oicllana, el Rio dé- 
la Plata, i otros. En la Pcninfula Septen- 
trional, ó Indias del Norte , que es todo 
lo de Nucva-Efpaáa, hai el Rio deAlva-- 
rado, el de Grijalva, el Lago de Guatema- 
la, el de México, i otros. En Etiopia tam- 
bién hai grandes Rios, i Lagos , i en las 
Islas de Santo Tomás, i Zamatra , que es 
la Trapobana : i debajo de la Tórrida Debajo 
hai mucha maior parte de Mar, quede f,"^ °'T 
Tierra j i es cola clara , que debajo de ^.^^j .,^^. 
ella , las Aguas crecen , i multiplican tcdeMar, 
las lluvias , fegun que el Sol fe acerca á que de 
laLincA ; í «iaigu-<in quaodo-fc vá rcti- Tkn-a, 

van- 



D E C A D A I- 

rando acia los Trópicos j porque como 
en nueltra Zona las Aguas crecen en los 
Equinocios, aíimifmo en la Tórrida hai 
tcmplanca de calor , i en algunas par- 
tes es mas fria , que caliente , como en 
Palto , Collao , i Potoíi , adonde las 
Montañas eílán fiempre llenas de Nie- 
ve ; i la caufa de ella deftemplan^a , es 
la largucca de las Noches , cerca de la 
Linca , adonde íiempre fon iguales á 
los Dias i i quanto mas nos apartamos 
de ella , tanto mas crecen los Días del 
Verano , i fe acortan las Noches. Por 
lo qual , en Inglaterra , i en Irlanda fon 
maiores. Efta brevedad de los Dias, cau- 
fa que el Sol no pueda producir tantos 
Grados de calor debajo de la Equino- 
cial , como fe aparta j i en efeóto ve- 
mos , que el Verano es mas calurofo en 
Eilremadura , i en la Pulla , que en el 
Quito , i en el Collao , porque impor- 
ta mucho á la perfección del efecto , la 
continuación de la caufa eficiente, en el 
obrar. 

En la Tórrida fe hallan partes mas 
calientes , i otras mas frias, lo qual proce- 
de de que en las Indias Occidentales hai 
mui grandes Montañas , que resfrian el 
Aire , porque los Lugares altos participan 
mas del frió, que los bajos, por las nubes, 
i por los Lagos , i Rios , que de ellas 
proceden , que por fer de nieves frias 
derretidas , que corren con ímpetu, re- 
frefcan por los Llanos el Aii-e de la Tier- 
ra i i fiendo las Sierras altiíimas , fe ha- 
cen fombra vnas á otras : i juntando ef- 
to, con la larguera de las Noches, im- 
porta para la templanza de la Tórrida. 
Y á ello fe añade , que jamás cefan los 
vientos frios, porque fiempre hai vn Le- 
vante , b Solano perpetuo , que fopla 
fin contradicion por todo el Occeano: 
i en el Perii, i en el Brafil reina el vien- 
to Sur mui frefco , que fe levanta def- 
pues de Mediodía , i en Barlobcnto la 
Brifa. Lo mifmo que fe ha dicho de los 
Vientos , que de ordinario corren den- 
tro , i fuera de la Tórrida , fe ha de en- 
tender en la Mar en los Golfos grandes, 
porque en Tierra es de otra fuerte , en 
la qual fe hallan todos los vientos , por 
las grandes desigualdades , que tiene de 
Sierras, i Valles, i multitud de Lagos, 
i Ríos , i diverfas maneras de Tierra , de 
donde fuben vapores gruefos , i varios, 
que fon- movidos de vnas , i otras par- 
tes , fcgun, diverfos principios, i no fo- 
lo en Tierra , fino también en las Cof- 
tas de la Mar. En la Tórrida fe hallan 
citas diverfidades de vientos , por la mif- 



L IBRO I 7 

ma caufa : hai vientos , que foplan de 
Mar , i de Tierra : i lo mas ordinario, 
fon fuavcs , i fanos , los de Tieira peía- 
dos , i enfermos , aunque fcgun la dife- 
rencia de Coilas , afi es la dn crfidad que 
en ello hai : los vientos de Tierra co- 
munmente ibplan deípues de inedia No- 
che , halla que el Sol comienza á en- 
cumbrar : los de Mar, defde que el Sol 
va calentando , haíla defpucs de poner- 
le ; i es la caufa , porque la Tierra , co- 
mo materia mas giuefa , vaporea mas, 
i da la llama del Sol , como lo hace la 
leña mal leca , que apagándole la llama, 
da mas humo. La Mar tiene partes mas 
ibtilcs i pero fea qual luere la caula de 
cito , coia cierta es , que el viento de 
Tierra prevalece mas con la Noche , i 
el de la Mar con el Dia ; i como en las 
Collas hai vientos contrarios , i violen- 
tos , acaece aver calmas grandes. 

Los Marineros mas experimenta- 
dos afirman , que debajo de la Linea, 
iendo por el gran Golfo , nunca han 
villo calmas , fino que fiempre le nave- 
ga poco , ó mucho , por caufa del Ai- 
re , movido del movimiento Celelle, que 
baila a llevar el Navio, dándole en Po- 
pa , como le da j i en todo el viage, 
que hai defde la Ciudad de los Reies a 
Manila , en las Filipinas, que dicen, que 
fon mas de dos mil Leguas , fiempre de- 
bajo de la Equinocial , o no mas lejos 
que doce Grados de ella , fue vna Nave 
por Febrero , i Marco , que es quando 
el Sol anda mas derecho encima , i no 
halló calmas , fino viento frefco , i por 
cfo hi^o tan gran viage en dos Mefes. 
Mas cerca de Tierra , en las Coilas , adon- 
de alcanzan los vapores de las Islas , i 
Tierra-firme , fuele haver muchas , i 
mui crueles calmas en la Tórrida , i fue- 
ra de ella : i de la mifma manera los 
turbiones , i aguaceros repentinos fon 
mas ciertos , i ordinarios en las Coilas, 
i adonde alcanzan los vapores de la Tier- 
ra , que no en el Gran Golfo ; i ello fe 
entiende en la Tórrida , poique fuera 
de ella , anfi calmas , como turbiones, 
también fe hallan en alta Mar. No deja 
con todo efo entre los Trópicos , i la 
mifma Linea , de haver aguaceros , i 
fubitas lluvias , aunque fea mui dentro 
en la Mar , porque bañan para ello lus 
exalaciones , i vapores , que fe mueven 
á veces prefurofamcnte en el Aire , i 
caufan tmenos , i turbiones > pero eílo 
es mucho mas ordinario cerca de la Tier- 
ra : i fiempre que fe navega cerca de la 
Coila del Perú , iendo á Nueva- Efpaña, 

acon- 



Giá miil- 
tirud de 
Aguas en 
la Tórri- 
da. 



n viento 
de Tierra 
prevalece 
mas til la 
Xoche ,í 
el de la 
Mar, Con 
el Cía. 

Navcga- 
ció deba- 
jo de la 
Lmca. 



Agviace-" 
ros j i liif 
bitas llu- 
vias entre 
los Tró- 
picos . i 
por <]ii¿ 
califas? 



Siempre 
tuvo el 
Almiran- 
te opimo, 
q las cin- 
co Zonas 
fian ha- 
bitables. 



% HlSTOPvIADüLASl 

acontece , que en todo el tiempo que 
le va , es el viagc fácil , i lercno , por 
el viento Sur , que corre por alli , i con 
el fe viene en Popa k buclta de CaíH- 
Ua. Y quando fe atraviefa el Golfo , co- 
mo fe va niui adentro en la Mar, i cafi 
debajo de la Linca , es el tiempo apaci- 
ble , frefco , i en Popa : i en llegando 
al Paragc de Nicaragua , i por toda aque- 
lla Colhi, íicmprc le hallan vientos con- 
trarios , i muchos nublados , i aguace- 
ros , i viento , que a veces es mui ef- 
pantofo : i toda eíla navegación es den- 
tro de la Tórrida > porque de once Gra- 
dos i medio al Sur , que ella Lima , fe 
navega a 17, que eltá Acapulco, Puerto 
de la Nueva-Efpaña ; i ello es quanto 
á la Tórrida , la qual , i las otras qua- 
tro Zonas , tuvo D. Chriltoval Coión 
por mui conllante opinión , antes que 
comcncafe el Defcubrimiento , que eran 
habitables. 

CJT. V. T>e U diferencia del 

nueftro Emis ferio al otro , i de 

fus calidades. 

U E s t R o Emisferio 
es fuperior al Nue- 
vo , por refpcíto del 
Cielo. Nuertro Po- 
lo tiene mejor orna- 
mento de Eftrellas, 
que el otro , porque 
tiene el Norte cafi a 
tres Grados i medio , con muchas Ef- 
trellas refplandeci entes 5 pero el Antar- 
tico tiene pocas Eilrell-.ts , que diften 
menos de treinta Grados de él : i en ef- 
ta diilancia cíla el Pie de Gallo , que 
es la mas baja , de quatro hermofas Ef- 
trellas , que componen el Crucero j i 
tenemos otra preheminencia , que el Sol 
gafta fietc Días , poeo mas , ó menos, 
acia el Trópico de Cancro , que acia el 
de Capricornio: i de aqui procede, que 
la parte Ártica es mas fría que la Antar- 
tica , porque fe goga menos del Sol. 
N uellra Tierra fe eíliende mas de Po- 
niente á Levante , i por cfto es mas apro- 
priada á la vida Humana , que la otra, 
que eftrcchandofe de Poniente á Levan- 
te , fe enlancha con demafia de Polo :i 
Polo , porque la Tierra , que corre de 
Poniente a Lcante , guarda m;\s igual- 
dad , refpccto del frió del Norte, i del 
calor del Sur , i de los Arcos Diurnos, 
i Nofturnos : i caminando acia el Po- 
giialdad. lo , DCCCÍitriamcntc han de fcr las No- 




Por que 
caufa es 
mas fría 
la paite 
Ártica, q 
la Antar- 
tica? 



LaTIcna 
que coirc 
de Ponícii 
te a Lc- 
váte.giiar 
da mas 



N D I A S O C C 1 L> li N J A i. r, ^. 
ches de vn Mes , i mas. Nuci:r:i Tier- 
ra es mas fa'\ orecide dei Mar Mediter- 
ráneo , que toca por miíchas partes en 
Europa, Afia. i Ahica : i di\ idicnJofe en 
muchos Golros , fe na-cga fin el traba- 
jo que el Occcano , i fe comunican los 
Hombres hn tan gran peligro , n,i lar- 
guera de tiempo , i por tanto es r«as 
igual , mas llana , i mas tratable , por 
l'icrra , i por Mar. En el otro Eniif- 
ferio no havia Perros , Afnos , Ovejas, 
Cabras , Puercos , Gatos , Caballos , Mu- 
los , Camellos , ni Elefantes ; no tcnian 
Naranjos, Lmiones, Granados, Higos, 
Membrillos , Melones , Vides , ni Oli- 
vos , ni A^-ucar : i en la perfección de 
las cofas , es mejor la nueltra : no te- 
nían Trigo , ni Arroz ; i en la induf- 
tria , no hai comparación , porque no 
fe valían del HieiTo, i mui poco del fue- 
go , iníh"umento vnivcrfal ; no tuvieron 
noticia del Artilleria , Eilampa, Letras, 
i Eíludios ; La navegación que hacian, 
no pafaba de fu villa : fu Policía , i Go- 
vierao , era Bárbaro , como fe verá ade- 
lante : fus Montañas , i grandifimos Bof- 
ques , eran inhabitables : lo habita- 
do , no fe halló tan lleno de Gente 
como nucftra Tierra ; porque cuando 
aquel Emisferio fe comengo a poblar, 
elle lo eftaba , i fe pobló con lo que a 
cíle fobró. En muchas de aquellas Sier- 
ras la Gente vive falvagemente , i los 
Chichimecas (Gente de Nueva-Efpaña) 
ocupan mucha Tierra, viviendo fm Ca- 
beca, fin Lei, ni habitación cieita,fuf- 
tentandofe de las cofas , i Frutas , que 
produce la Tierra j i lo mifmo hacen 
los de la Florida, i Paraguayos. Y quan- 
do los Callellanos llegaron al Perü , no 
havia fino el Cuzco , que tiiviefc for- 
ma de Ciudad ; i afi como los Anima- 
les domeilicos ion mas que los falva- 
ges ,ilos acompañados mas que los foH- 
tarios, las Gentes que viven en vecindad 
en Ciudades , i \' illas , fon mas Politi- 
cas , que las que viven como fieras en 
los Bol'qucs , i Montañas ; i preguntando 
a vn Indio difoeto : Qué era lo mejor 
que havian aprendido, en las Indias, de 
los Caftellanos ? Dijo, que el huevo de 
la Gallina de Canilla , i fu abundancia 
es gran fullento , porque es frefco cada 
Dia , i para Niños , i \'^iejos es bueno 
crudo, i no crudo > \ rque dicen, que 
la Gallina es mencller cocerla, o afula, 
i que no fiempre fale tierna ; i el hue- 
vo de qualquicra manera es bueno : dijo 
mas, que el Caballo , i la Lu/. : el Caba- 
llo, porque fe anda con él defamfada- 

mcn- 



, 



De 

Animal 
cavcci.i 
las Ni 
vas Ti' 
ras , i 
que Fr 
tas.iott 
cofas? 



Como jj 

pobló el 
otroEiiúl 
fctío? 



Por qué 
■ han dif- 
I minii'ido 
• losindios 



Xa eiifer- 
meda d 
de hsVi- 
rucias, 
qué hí^o? 



En e! une 
vo Emif- 
trio , en 
TI 11 c has 
3 a r t es, 
lo ichia 
iío,ni ca 
ov. 



D K C A D A 

mente , i rclieva ti los Hombres de car- 
ga : la Luz , porque como nunca los 
Indios tuvieron indültna, para cebar el 
fuego i i aprendieron á alumbrarfe con 
Candelas de Sebo , i Cera , i con lum- 
bres de Aceite, i otras cofas, dixo, que 
con ella fe vivia parte de la Noche : i 
que eila era lA coik mas preciada , que 
le parecia que tenian. 

La Gente es aora menos , por las 
cauíiis , que adelante fe dirán , i por ha- 
verlcs quitado la piedad Católica el vfo 
de muchas Mugeres , i por las deforde- 
nes , que huvo en el principio , facan- 
dolos de fu aire natural , contra lo que 
mandó la Católica Reina Doña Ifabel, 
de glorióla memoria , porque penfaban 
los CaílcUanos , que los Indios eran co- 
mo ellos, compueítos de robuíta natu- 
raleza, para fufrir trabajos en qualquier 
tiempo , i en qualquier Tierra , i por 
el vfo de los mantenimientos llevados de 
Europa , porque no comian tanra car- 
ne , ni viandas tan fullanciales , ni be- 
bían de nueftro Vino j i como fus Prin- 
cipes naturales los rraian íiempre mui 
acolados , i trabajados , ocupándolos en 
abrir Caminos , i en otras fiíbricas , i en 
grandes fujeciones , i trabajos , no te- 
nian tanta libertad , ni lugar para vfar 
de fus borracheras , i comidas , como 
aora , que abufando de la libertad , que 
tienen , abundan de la ociofidad , dando 
en el vicio de la carne , i embriaguez, 
de donde les proceden las muchas , i 
generales enfermedades , que han confu- 
mido á muchos de ellos j i aníi viven 
poco, i la enfermedad de Viruelas aca- 
ba muchos , en efpccial a. Mugeres , i 
no enfermaba ninguno nacido en Euro- 
pa. Por lo qual , i por fer la Tierra en- 
ferma , ertá toda la parte Marítima de 
Nueva-Efpaúa cafi defierta ; i en las If- 
las del Golfo de México no hai ningún 
Natural , i menos en la Cofta de Pariaj 
i los Reics de México , para fultcntar 
habitada aquella Tierra , embiaban Co- 
lonias, de quando en quando. En el Nue- 
vo Emisferio , en muchas partes , no rei- 
na frió , ni calor ; i lo mifmo es en las 
partes del Nueftro , que eftiin cerca de 
la Equinocial, como Etiopia,! la India 
Oriental. El Áurea Querfonefo tiene mas 
abundancia de Agua , i de Partos : i los 
Ríos de la Plata , i Orellana fon los 
maiores del Mundo : hai mas grandeva 
de Bofques , i variedad de Arboledas , i 
Raices , con que en muchas partes fe 
mantienen, mas Minas de Oro , i Plauj 




I. Libro I. 9 

i por haverfelcs comunicado nucftros 
Anim.ales , i nueíbas Fieras, tienen mas ^,'v"'^ 
abundancia de ellas, que nofotros,i mas f^iame- 
diverfidad j i la Nueva-Efpaña fe tiene, jcr Ticr- 
que es la mejor Tiena del Mundo. ra de cl 

Mundo. 
C^T. VI. 'De donde tuvo prin- 
cipióla Toblacion de las Indias ^ 
i por qué fe llamaron 
Indias'^ 



U c H o s han dcíéa- 
do faber de donde 
pafaron los prime- 
ros habitadores del 
otro Emisferio , i 
no hai duda fino 
que pafaron de el 
Nueftro, pues nun- 
ca huvo mas de vna Arca de Noé , i 
los Indios no entraron en el Perü con 
navegación , ordenado , i de propoílro , i 
los Antiguos no alcanzaron la deftreca 
de navegar , ni vfo de la Piedra Imán> 
i fin Aguja es impofible navegar el Oc- 
ccano j la qual, cerca del Año de 1 300. 
halló Flavio , Natural de la Cofta de 
Amalfi , en el Reino de Ñapóles. Los 
del Valle de Xauja , en el Períi , dicen, 
que oieron á fus Antiguos, que delcen- 
dian de vn Hombre, i vna Mugcr, que 
faheron de la Fuente de Guaribalia. Los 
del Valle de Andabayla dicen, que falie- 
ron del Lago Socdococa. Los del Cuz- 
co , de la Laguna Titicaca : otros dicen, 
que defpues de vn Diluvio i-eftauraron el 
Genero Humano feis Perfonas , que fa- 
lieron de vna Cueva. Ydexando eftas, i 
otras muchas ignorancias , que dicen, def- 
cendiendo todos de Adán, i Eva, confe- 
quencia clara es , que ellos defcienden 
de nofotros j i lo que para ello nos da 
mas luz , es la vecindad de las Tierras} 
pero tenemos tan poca noticia de la 
cftremidad de la Tierra , que no fe pu- 
dicfe afirmar mas. 

Quien dice, que acia el NoiteGio- 
landia^ es Continente con Eftotilant, 
i en tal cafo es verifimil , que las Gen- 
tes de Lapia ,i de Noruega, continuan- 
do fu propagación , i habitación , poco 
á poco haian llegado hafta las Nuevas 
Tierras , de lo qual hacen algún tefti- 
monio las Coftumbres comunes á los 
Japones , Eftotilantes , Noiojegos , i 
Bacallaos , porque todos viven en Flo- 
reftas , i Cuevas , i en los huecos de los 
Arboles , i viniendo Pieles de Animales 
B Ma- 



caren h.i 
llódAgit 
ja de el 
navegar, 



Lo que 
dicen los 
Indios de 
fuO rigen 



Los In- 
dios pu- 
dieron if 
a las Nu« 
vas Tier- 
ras de las 
Scpren- 
trioualeS. 



Cpiíiio— 
lies fobre 
los Con- 
fines de 
laTierra. 



Qji^c es de 

citcr.qiic 
los prime 
ros Pobla 
dores pa- 
Taroii á 
las Indias 
por Tier- 
ra. 



lo Historia de las Ik 

Marinos , i de Fieras , manteniendofe de 
Peleados , i Frutas Talvagcs , que la Tier- 
ra produce , i en la color no íbn niui di- 
ferentes. 

.Muchos creen , que aquel, Nuevo 
Orbe no cila en todo dividido del nuef- 
trá'f ique la víia Tierra , i 'la otra eii 
alguna parte le allegan : i quanto toca 
á la parte del Polo Ártico , aun no ef- 
tii dclciibierta toda la latitud dc'^la Tier- 
ra acia el , aunque dicen , que (obre la 
i'lorida corre larguifsimamente al Nor- 
te , i que llega haita el Mar Germáni- 
co. (J)tros dicen , que ha havido Nao, 
que navegando por alli , afirmo, que los 
Bacallaos corren caíi halla los fines de 
Europa , i iübre el Cabo ^'Iendocino, 
en la Mar del Sur , tampoco fe labe 
hafta donde corre la Tierra. Otros ha 
havido , que pretenden , que cómo el 
Capitán Hernando de Magallanes hallo 
aquel Ellrecho del Sur , ha de haver 
otro al Norte , i quieren que efté en la 
Tierra continente con la I'lorida ; i pa- 
ra probarlo , dicen , que pertenece á 
buena orden de Naturaleca , que como 
hai pafo entre los dos Mares al Polo 
Antartico , le ha de haver al Polo Árti- 
co , que es mas principal j i bolviendo 
al otro Polo , muchos creen , que la 
Tierra del Ellrecho de Magallanes , es 
Continente j i fi es afi , por alli pasó la 
Gente , que pobló aquella Tierra , por 
la facilidad del palo , que en algunas 
partes es angolto , aunque los Inglefes, 
que por alli han paPado al Mar del Sur, 
tienen otra opinión. Losde la Nave del 
Obifpo de Plafencia Don Gutierre de 
Vargas , que defpucs del Comendador 
Frai Garcia de Loayla , pasó el Eltrc- 
cho de Magallanes , dijeron , que fiem- 
pre havian vilto Tierra. Otros muchos, 
que han pafado mui arriba del Eílre- 
cho , lo afirman : de manera , que es 
verofimil , que la Tierra fe junta , ó a 
lo menos fe allega mucho , i por ello es 
fácil de creer , que los primeros Pobla- 
dores pafaron á las Indias por Tierra, 
porque nunca fe hallaron raliros de Na- 
vios grandes , i afi quedaron los Indios 
atónitos , quando la primera vez los 
vieron con fus Velas tendidas , porque 
los fuios eran Piraguas , Balfas , i Ca- 
noas , como Artefas , para navegar poco 
trecho , i mas no teniendo el Aguja. 
De la cihemidad Oriental , i Occiden- 
tal , no parece cofa mas probable que 
lo dicho j folo fe ve , que las Gentes 
del Nuevo Mundp fe parecen también 



días Occidentales. 
en la color á ká Oiiciitaká : i de las- 
otras partes mas Politicas de Europa, 
no parece; haver ralbo de haver pa- 
fado antes que nuellra Gente Caítella- 
na i i penfar que fe pudo comentar la 
habitación del Nuevo Mundo, de Hom- 
bres hechados de la violencia del tiem- 
po ., es impofible , ni quererlo fundar 
en antigüedad de los Indios , porque na 
refieren cola cierta , ni digna de crédi- 
to , porque por gran tiempo no tuvie- 
ron Reies , ni vida concertada , que 
andaban como aora los de la Florida. 
Los Chcriguanáes , Chichimccas , Bra- 
filcs , i otras Naciones , fin Rei , ni 
Señor vivian , eligiendo fus Caudillos, 
conforme á la ocafion que fe les ofre- 
cia , de Guerra , ó de Paz ; i por ha- 
verfe algunos aventajado en induihia , i 
fuercas , los comencaron á fujetar , i 
poco á poco fundaron los Reinos de 
JVIcxico , i el Perü ; i aunque también 
eran Barbaros , hacian gran ventaja á los 
demás Indios : i afi mas verifimilmente 
fe concluie , que la generación , i pobla- 
ción de los Indios , ha procedido de 
Hombres , que pafaron á las Indias Oc- 
cidentales , por la vecindad de la Tier- 
ra , i fe fueron eftendiendo poco á 
poco. 

No ha fido otra la cauPa de ha- 
ver llamado Indias á eíle Nuevo Mun- 
do , fino de haver querido el Almiran- 
te Don Chrilloval Colón poner mas co- 
dicia á los Principes con quien trata- 
ba, i autorizar mas fu negociación con 
elte nombre , por el Oro , Plata , Per- 
las , i cofas aromáticas , nuevas , i di- 
ferentes de nuellro Emisferio , que en 
el otro pretendía hallar , i que por ello 
podian competir en la riqueza con la 
India Oriental , con que daba reputa- 
ción á fu emprefa : allende de que pre- 
fuponiendo de bufcar el Levante, por el 
Poniente , i eftando la India Oriental 
en el fin del Levante , i la Occidental, 
que trataba de buicar , en el fin de el 
Poniente , también fe podia llamar 
India, como la otra : i como def- 
pues de Nueva-Efpaña fe 
defcubrió el Perü, 
dijeron In- 
dias. 



*** \* V *** *** 

* « # * # * # # 

íj^ # # ?F 

*** *** V 

*»* *** 

*** 

CJP. 



Que no 

ha pafaco 

ludie á 

lasliidias, 

antes de 

luieftra 

GéteCaf- 

tellana. 



Que la 
Céte pa- 
so á las 
Indias, 
por la ve- 
cindad de 
laTicna. 



Por qué 
iiamaron 
Indias las 
Occiden- 
tales; 



por que 
lio fe po- 
ne aquí ia 
Delcrip- 
ció de las 
Indias? 

D. Chríf- 
toval Co- 
lón nació 
en Geno- 
va. 




D E C A D A 

CAT. Vil. ^e lavejüda a Ef- 

paña del Almirante 'Don Chrijio- 

val Colon , / a quien propufo 

la Empefa de ellDeJcu- 

brimiento. 

S T A s Indias fon las 
Tierras comprehen- 
didas en la Demarca- 
ción de los Reies de 
Caililla , i de León, 
que es vn Emisferio, 
i mitad del Mundo, 
de 1 8o Grados, co- 
mentados á contar para el Occidente, 
"deíde vn Circulo Meridiano , que pala 
por 39, ó 40 Grados de longitud Occi- 
dental de el Meridiano de l'olcdo. De 
manera , que á 17 Leguas i media por 
Grado , tiene eíla demarcación de tra- 
vcfia , de vna parte á otra , 3700 Le- 
guas Caftellaiias , que los Marmeros lla- 
man Leñe Oelle > i ello baile en elle 
lugar, acerca déla Defcripcion, i Nave- 
gación de las Indias , de la qual aparte fe 
hablará j porque Tiendo tan larga , por 
tratar de tan grandes Tierras , tliera de 
mucho embarazo para la Hilloria , fi fe 
pufiera en eíla parte j i para maior inte- 
ligencia de ella, conviene faber,quefue 
D. ChrillovalColombo ,á quien por mas 
cómoda pronunciación , dixeron Colón, 
nacido en la Ciudad de Genova , en lo 
qual , i en que fu Padre fe llamó Domin- 
go , fe confoi-man todos quantos de él ef- 
criven , i hablan , i él mifmo lo confiefaj 
i quanto al Origen , Unos quieren , que 
fuefe de Plafencia, i Otros de Cucureo, 
en la Ribera, cerca de lamifma Ciudad} 
i Otros , de los Señores del Caílillo de 
Cucaro , que cae en la parte de Italia, 
que fe dixo Liguria , que aora es Jurif- 
diccion del Ducado de Monferrato , tan 
cci-ca de Alexandria de la Palla , que fe 
oien las Campanas > pero qual fea lamas 
cieita Defcendencia , en eí Confejo Su- 
premo de las Indias , adonde fe litiga, fe 
determinará. Hallafe, que el Emperador 
Otón II. en el Año de 940. confirmó 
á los Condes Pedro , Juan, i Alexandro 
Colombos , Hermanos , los bienes Feu- 
dales , i Raices , que tenian en la Jurif- 
diccion de las Ciudades de Ayqui , Sao- 
na , Alie , Monferrato , Turin, Vcrce- 
li , Parma , Cremona , i Bcrgamo , i to- 
do lo demás , que pofeian en Italia. Y 
por otras Efcrituras parece, que los Co- 



I. Libro í. n 

lombos de Cucaro , Cucureo , i Plafen- 
cia , eran vnos mifmos , i que el referi- 
do Emperador , en el mil'mo Año de 
940. hi^o Donación á los dichos Her- 
manos Colombos , Pedro , Juan , i Ale- 
xandro , de los Gallillos de Cucaro , Con- 
^ano , Rofiñano , i otros, i de la quai- 
ta parte de Biltaño , que eran del Im- 
perio , de donde fe conoce el antigüe- 
dad de cíla Caía. 

Vino á Efpaña, i particularmente 
á Portugal , fiendo bien moco , con el Como vi- 
fin que los otros Hombres \ á buícar '¿"lj-'^q" 
mejor ventura ; casó con Doña Felipa " '^°" 
Muñiz de Pereílrelo , i huvo en ella á 
D. Diego Colón ; i delpucs en Doña 
Beatriz Enriquez, Natural de Cordova, 
á D. Hernando , Caballero de gran vir- 
tud , i letras j i teniendo por cierto el 
difcui-fo en que mucho tiempo anduvo 
penfxndo , de que huvia nuevas Tierras, 
determinó de publicarle > pero cono- 
ciendo , que tal Emprefa era convenien- 
te á grandes Principes , la propufo á la 



va [Colon 
a í.^^i.\\^ 



Señoría de Genova 



, qu 



e la tuvo 



por 
fiieño } i luego al Rei Don Juan Se- 
gundo de Portugal : i aunque le oió bien, 
como andaba ocupado en el Dclcubri- 
miento de la Colla de África de el Mar 
Occeano , no le pareció emprender tan- 
tas cofas juntas > pero todavía lo come- 
tió al Dodtor Cagadilla , que fe llama- 
ba D. Diego Ortiz , Obilpo de Ceuta, 
que era Callellano , Natural de Calca- 
dilla, en el Maeílrazgo de Santiago .^1 á 
Maeílre Rodrigo , i Maeilre Jufepe , Ju- 
díos Médicos , á quien él daba crédito en 
colas de Defcubrimientos, i Colmografiaj 
i aunque afirmaron , que les pareció ne- 
gocio fabulofo, haviendo oido á D. Chrif- 
toval Colón , i entendidas fus racones, 
las derrotas , 
faba llevar 

gocio , le aconfejaron , que cmbiai'e vna 
Caravela , fo color, que iba á Cabo Ver- 
de, para que por la deiTota,que decia D. 
Chnlloval , procurafe defcubrir aquel le- 
creto } pero haviendo arado muchos Dias 
la Mar , i padecido grandes tormentas, 
bolvió , fin hallar nada , burlándole del 
difcurfode D.Chrilloval Colón, á quien 
no fe encubrió ella diligencia. 

Elle Cafo dio mucho fentimien- 
to á Don Chrilloval ; i aborreció tan- 
to las coías de Portugal , que hallando- 
fe fin fu Mugcr , porque era falleci- 
da , determinó de irfe á Caílilla : i por- 
que no le aconteciefe lo de Portugal, 
acordó de embiar á fu Hermano Don 
Bartolomé Colon , en el miimo tiempo, 
B¿ á 



rumbos , 1 caminos , que pen- 
, no menofpreciando el nc- 



E! Reída 
Portugal 
embia era 
fecieto a 
probar el 
Defciibrí 
miéto de 
Colon. 



Colón ^t 
pala á 
cartilla,! 
embia á 
fu Herma 
no á Iw-t- 
gl a tetras 



■j% Historia de las Indias Occidentales. 

á InglateiTa , adonde reinaba Enrique 



Colon 
ajjoita á 
Palos de 
Mogiier. 



Colon ha 
lia en la 
Corte 
acogimic 
ro en Aló 
ío de 
Quinta— 
nilla. 



La refo- 

Juclon ¿í 
toma los 
PvciesCa- 
toltco?,cs 
muidif:- 
lente de 
lo queCo 
Ion efpe- 
raba. 



Víí. Tardo mucho tiempo en el cami' 
no , .porque tuc prelb de Coriarios , i 
alia le detuvo también , huíta conocer 
los humores de la Corte , i modos de 
negociar. D. Chriftoval , con propofito 
de proponer el negocio a los Reics Ca- 
tólicos D. Fernando , i Doña liabcl , el 
Año de 1484. ialio , iecrctamcnte , de 
Portugal , por Mar , la buelta del Anda- 
lucia > porque fabia, que conociendo el 
Reí , que el difcurib de D. Chniloval 
tenia fundamento , i que los de la Ca- 
ravela no havian hecho ifl diligencia que 
quiilera,quena bnlver al trato de laEm- 
prefa. Aporto á Palos de JVloguer, dcf- 
de donde le fue á la Corte , que fe halla- 
ba en Cordova , dejando á fu Hijo en el 
Monaftcrio de la Rábida , media Legua 
de Palos , encomendado á Fr. Juan Pé- 
rez de Marchcna , Guardian de aquella 
Cafa , algo Cofmografo,i dofto en Le- 
tras Humanas. 

En Cordova comentó á tratar fu 
negocio , i en quien mas acogimiento ha- 
lló, fue en Alonlb de QLuntanilla, Con- 
tador Maior de Cartilla , Hombre pru- 
dente , i que tenia güilo en cofas gran- 
des , i por parecerle perfona de eftmia- 
cion , le daba de comer, porque de otra 
manera no fe pudiera entretener tanto 
tiempo en tan larga demanda ; i tanto fe 
porfió en ello , que dando oidos los Re- 
lés Católicos al cafo , lo cometieron á 
Fr. Hernando de Talavcra,de la Orden 
de San Gerónimo , Prior de Prado , Con- 
fefor de la Reina , que fue defpues el 
primer Argobifpo de Granada, higo jun- 
ta de Cofmografos , que confirieron en 
ello j pero como entonces no havia en 
Caltilla muchos de elta profeiion, ni de 
los mejores del Mundo , ni D. Chrifto- 
val enteramente fe daba á entender , por- 
que no le fucedicfe lo de Portugal , fue 
la refolucion mui diferente de lo que ef- 
peraba ; porque vnos decian, que pues 
en tantos Años , defpues de la Creación 
del Mundo , tan fabios Hombres de las 
cofas de la Mar , no havian tenido noti- 
cia de aquellas Tiernis,que D. Chrillo- 
val Colon perfuadia que fe hallarían, no 
fe havia de prefumir , que fupiefe mas 
que todos. Otros , que fe allegaban mas 
á las raigones de Collnografia , decian, 
que el Mundo era de tanta grandeca, 
que no podian bailar tres Años de nave- 
gación para llegar al vltimo del Orien- 
te, para adonde dcciaD. Chriftoval, que 
queria navegar ; i para confirmación de 
dio alegaban , que Séneca dccia , por via 



Contra- 



de difputa , que muchos Hombres pru- 
dentes no fe conformaban en la qucíiion, j. . 
fi el Occcano era infinito, i dudabm li ,„,p ^^^^'^ 
fe podria navegar) i quando fuclc nave- cían i 
gable , fi de la otra paite fe hallaba Tier- Colóa. 
ra habitada, i fi fe podría ir á ella. De- 
cían también, que ninguna parte de ella 
Esfera inferior de Agua , i Tierra , era 
haliir.ida , fino vna Corona, ó Cinta pe- 
queña, que quedo en nuellro Emisfcrio, 
íbbre el Agvia, i que todo lo demás era 
Mar j i que quando todavía fuefc ali, que 
fe pudiefe llegar al fin del Oriente , tam- 
bién fe concedería , que defde Caftilla fe 
podría ir a lo poltrcro de Occidente. 

C^^'P. VIII. ^leD.Chripval 

Colon trata con otros Trincipes de 

fu 'Defcttbrimiento , i al cabo le 

admitió la Reina'Doiia 

Ifabel. 




Tros decian , que 
fi D. Chriíloval ca- 
minafe derechamen 
te á Occidente , no 
podría bolver á 
Callília , por la re- 
dondez de la Esfe- 
ra; porque qualquíe- 
ra que falíefe del Emisfcrio , conocido de 
Ptolomeo, bajaría tanto , que iería im- 
pofible bolver, porque feria como lubír 
por vna Montaña aiTÍba j i por mucho 
que D. Chriftoval fuisfacia á ellas laco- 
nes , no era entendido ; por lo qual los 
de la Junta juzgaron la Emprefapor vana, 
é impofible , i que no convenia a la Ma- 
geftad de tan grandes Príncipes , deter- 
minarfe con tan flaca información. 

Defpues de mucho tiempo , man- 
daron los Reíes Católicos , que fe rcfpon- 
díefe á D. Chriftoval , que por hallarfe 
ocupados en muchas Guerras , i en par- 
ticular en la Conquifta de Granada, no 
podían emprender nuevos gallos , que 
acabado aquello , mandarían examinar 
mejor fu prctenfion , i le defpidíeron. 
Los que tienen por invención , que D. 
Chriíioval fupo elle fecrcto de vn Pilo- 
to Portugués , que con tortuna dcfcu- 
brib ellas Tierras , dicen a elle propofi- 
to , que fi D. Chríllo\'al lo lupiera con 
tanta certidumbre ,no lo pufiera en dif- 
puta , ni efperára vna exclufion como 
efta de los Reíes Católicos , fino que 
por algún otro camino, afirmativamen- 
te , fe diera á entender, 

Con 



Ramones 
contra la 
opinión, 
i pretan- 
íioii de 
Colón. 



Rcfpueíl 
ta de los 
ReiesCa- 

tolicoS 2 

Colón. 



D. Chrlf- 

tovaUpor 
Ja repul- 
id de los 
ReiesCa- 
t o i i c os 
trata con 
crios Priu 
cipes. 



Coló fuf- 
pende el 
ji' á tra- 
tar con 
otrosPrin 
cipes . a 
ruego de 
Fr. Juan 
Pérez. 



I 



Condicio 

lies , que 
D. Chrif- 
toval Co- 
lon pedia 
a los Rc- 
íes. 

Alonfo 
de Quin- 
tanilLi , i 
Luis de 
Sant An- 
;^el favo- 
vecen á 
"olon. 



Decada 
Con la refpuefta referida, iefuc D. 
Chnítoval Colon á Sevilla , con mucha 
tníícca, i dcl'conlueio , tlefpues de haver 
ancauo cinco Años en ia«^orte,lin fru- 
to 5 higo proponer el negocio al Duc]ue 
de Medina-bidonia } i algunos quieren, 
que también al de Medma-Celí : i como 
también ie deshccluion,elcrivió al Rci 
de Francia , con intención de pafar á In- 
glaterra á buicar á lu Hermano , de quien 
havia mucho tiempo que no labia ; i 
elto,quando Franceies no le admitiefen. 
Con eite pcnianiiento fue al Monaílerio 
de la Kabida , por fu Hijo D. Diego, 
para dejarle en Cordovaj i comunican- 
do fu intento á Fr. Juan Pérez de Mar- 
chena , como Dios tenia guardado elte 
Delcubrimiento para la Corona de Caf- 
tilla , i de León , i Colon iba con pefa- 
dumbre á tratar con otros Principes, 
porque por el mucho tiempo , que ha- 
via vivido en Efpaña , fe tenia ü por 
natural, fufpendio el Viage,á ruego de 
Fr. Juan Pérez : el qual , para informar- 
fe mejor de los fundamentos de D. Chrif- 
toval, Hamo á Garci-Hernandez , Fifico, 
i los tres confirieron , i platicaron fobre 
las propoíiciones de Colón , de que Gar- 
ci-Heruandez , como Filofofo , quedó 
mui fatisfecho > por lo qual Fr. Juan 
Pérez , que era conocido de la Reina, 
porque algunas veces la havia confefa- 
do , la efciivió , i le mandó , que fuefe á 
la Corte , que fe hallaba en la Villa de 
Santa Fe , aíilhendo al fitio de Grana- . 
da , i que dejafe á Colón en Palos , con 
buena cfperanca de fu negocio > i havien- 
dofc viílo Fr. Juan Pérez con la Reina, 
mandó embiar a D. Chriítoval veinte 
mil maravedis , en Florines , con Diego 
Prieto , Vecino de Palos , pai*a que fue- 
fe á la Corte ,i con fu llegada fe bolvió 
á tratar del negocio j pero como el pa- 
recer del Prior de Prado , con el de 
otros , que le feguian , era contrario , i 
D Chriftoval pedia grandes condiciones, 
i entre otras , que fe le diefe Titulo de 
Almirante , i Viforrei , i les parecía mu- 
cho loque queria ,íí la Emprefa fucedia 
bien, i li no 
concederlo. 



, juzgaban por ligereza el 
La platica totalmente fe 
desbarató , i D. Chriíloval fe determi- 
nó de ir á Cordova , para hacer el Via- 
ge de Francia , porque á Poitugal en 
ninguna manera queria bolver. 

Alonfo de Qiuntanilla , i Luis de 
Sant Ángel, Efcrivano de Raciones de 
la Corona de Aragón , fentian mucho, 
que eila Emprefa no ruviefe efcfto ; i á 
inllancia de Fr. Juan Pérez , i de Alonío 



I. Libro I. 13 

de Quintanilla , el Cardenal D. Pedro 
González de Mendoza havia oído á D. 
Chriítoval j i parcciendole Hombre gra- 
ve , le eltimaba , i como los contrarios 
dccian , que como no aventuraba de fy 
parte nada en el Defcubrimicnto , fino 
que venia á vcrfe Capitán General de 
vn Armada de los Reies Católicos , no 
fe le daña nada de no ialir con la Em- 
prefa , fatisfigo , con ofrecer , que pondria 
la oótava parte del gallo , como le le pá- 
gale , i mas la rata de lo que traxefe 
en el retorno de la navegación , i con 
todo efü no fe higo nada j i por Enero, 
del Año de i4pz. fe partió de Santa Fe 
la buelta de Cordova , muí angultiado, 
quedando iá la Ciudad de Granada en 
poder de los Reies Católicos > i el rnifmo 
Día dijo Luis de Sant Ángel á la Reina, 
que fe maravillaba , que ha\ icndo tenido 
iiempre doblado animo para grandes cofas, 
le fáltale en ella ocafion,aüc.jdetan poco 
ie aventuraba de pcider,i de acrecentar 
tanto } porque fi el negocio fucedia á 
caer en manos de otro Principe , como 
D. Chriítoval afirmaba que havia de fer, 
no lo queriendo aceptar en Callilla, pe- 
dia conliderar el perjuicio , que de ello 
fe feguiria á fu Corona : i pues que D. 
Chriítoval parecía Hombre cuerdo , i no 
pedia premio, fino de lo que hallafe , i 
concurría con parte del gallo , aventu- 
rando fu Perfona , ni fe Uebia de tener 
por tan impofible, como los Cofmogr. - 
fos decian , ni atribuir a ügerega haver 
intentado tan gran cola,quando bien fu- 
cedicfe vana; pues era de Grandes Prin- 
cipes 5 i generofos , faber los grandevas, 
i lecretos del Mundo , con que otros 
Reies ganaron eterna foma ; demás , de 
que D. Chriítoval no pedia lino vn cuen- 
to de maravedis , para ponerfe en ot- 
dcn: que por tanto la fuplicaba, que el 
miedo de tan poco gallo , no hiciefe def- 
amparar tan grande Emprefa. 

La Reina, porque fe veía importu- 
nar en la mifma conformidad de Alon- 
fo de Quintanilla, que con ella tenia au- 
toridad , los agradeció el Confejo , i di- 
jo , que le aceptaba, con que fe aguar- 
dafe á que fe alentafe algo de los gallos de 
la Guerra j i que íi todavía parecía que fe 
efcéluafc luego , tenia por bien , que fo- 
bre algunas Joias de fu Cámara , fe buf- 
cafe preftado,el dinero que fuefe mcnef- 
ter. Quintanilla , i Sant Ángel la beGiron 
las manos , porque por confejo fuio hu- 
viefe determinado de hacer , lo que por 
el de tantos havia reufado ; i Luis de Sant 
Ángel ofreció de prellai- de íu hacienda 

la 



D.Chrif- 
rov.Tl Co- 
lón fe vá 
delaCor- 
te á Cor- 
dova. 



Loqd'ce 
Luis de 
Sant Án- 
gel á la 
Reina. 



La Reina 

admite la 
Lmprefa 
deCol6iU 



Luis <íe 
Sant Án- 
gel ofie- 
c e de 
preñar el 
dinero pa 
ra lajor^ 
nada. 



'Ve ad 
ejfec'um 
confiliorií 
Jnor:im ve 
nlítnt muí 
t! fimulent 
ofortet in- 
vtth& dt- 
Jimulent 
cum dolo- 
re. Cicer. 



Capitu- 
lación có 
D.Chrif- 



toval Co- 
lón, fobi e 
el Viige 
de las In- 
dias. 



14 Historia dté l a s I n 

k cantidad nccciaria ; i con efca refolu- 
cion mandó la Reina , que fucfe vn Al- 
guacil de la Corte , por la pofta , tras 
D. Chriitoval Colón, i de fu parte le di- 
jefe , que le mandaba tornar , i le traxe- 
fe ; el qual le alcancó á dos Leguas de 
Granada , en la Puente de Pinos ; i aun- 
que mui fcntido del poco cafo , que de 
el fe havia hecho , bolvió á Santa Fe, 
adonde fue bien recibido , i luego fe co- 
metieron fus Capitulaciones , i Defpa- 
chos al Secretario Juan Coloma, defpues 
de ocho Años , que anduvo perfua- 
dicndo la Empreia , i padeciendo mu- 
chos defabrimientos , 1 defcomodida- 
des. 

CJT. IX. De lo que los Retes 

Católicos capitularon con T>. Chrif- 

toval Colbn , i que falto d fu Via- 

ge , i llego a las Canarias , i lo 

que le fucedib hajia los 

diez, i ocho de Sejf- 

ttembre. 

E s p u E s de haver 
conferido entre D. 
Chriitoval , i el Se- 
cretario Coloma, fo- 
bre las Condiciones, 
que defde el princi- 
pio havia pedido, 
ie concertaron las 
Capitulaciones figuientes,á 17. de Abril 
del Año de I4pi. 

Primeramente , que fus Alteras, 
como Señores de los Mares Occeanos, 
hacen , dcnde agora , á D. Chriitoval Co- 
lón , fu Almirante en todas aquellas If- 
las , i Tierras-firmes , que por fu mano, 
é indurtria fe defcubrirán , ó ganarán en 
las dichas Mares Occeanas, para durante 
fu vida i i defpues de muerto, ii fus He- 




rederos , i Succefores , de vno en otro, 
perpetuamente , con todas aquellas pre- 
hcmincncias , i prerrogativas , pertene- 
cientes á tal Oficio , i fcgun que D. 
Alonfo Enriqucz., fu Almirante Maior 
de Caililla , i los otros Prcdecefores en 
el 



días Occidentales. 

qualquicr de ellas, haga elección de tres 
perfonas para cada Oficio 5 i que fus Al- 
tcgas tomen ,i efcojan vno , el que mas 
fuere fu fervicio , i afi fcrán mejor regi- 
das las Tien-as , que Nueltro Señor le 
dejara hallar , ó ganar á feí-vicio de fiís 
AÍtecas. 

ítem , que todas , i qualefquicr Mcr- 
cadcrias , fiquicra lean Perlas , Piedras 
preciólas, Oro , Plata, Efpcccrias , ó otras 
qualefquicr cof\s , 6 Mercaderías , de 
qualquier efpecie , nombre , ó manera 
que fcan , que fe comprafcn , trocafen,' 
fiíUafen , ganafen , ó oviefen , dentro de 
los limites del dicho Almirantazgo, que 
dende agora fus Altecas hacen merced 
al dicho D. Chriitoval , i quieren , que 
haia , i lleve para si la decima parte de 
todo ello, quitadas las coltas, que íé fi- 
ciercn en ello j por manera , que de lo 
que quedare limpio , i libre, haia, i tome 
la decima parte para si mifmo , i faga 
de ella á toda fu voluntad , quedando las 
otras nueve paites para fus Alteras. 

Otrofi, a caula de las Mercaderías, 
que él traxere de las diclias Islas, i Tier- 
ras , que afi ( como dicho es ) fe ganaren, 
ó defcubriertn , ó de las que en trueque 
de aquella fe tomaren acá de otros Mer- 
caderes , naciere Pleito alguno , en el lu- 
gar adonde el dicho comercio , c trato 
le tendrá , é fará , que fi por la prchemi- 
nencia de fu Oficio de Almirante, le per- 
tenecerá conocer de tal Pleito , plcga 
á fus Altc^;^, que él , ó fu Teniente , i 
no otro Juez , cono7,ca de tal Pleito , fi 
pertenece al dicho Oficio de Almirante, 
íegun que lo tenia el Almirante D. Alon- 
fo Enriquez , ó los otros fus Antecefo- 
res,en fusDiltritos,i fiendo jufto. 

ítem , que todos los Navios , que 
fe armaren para el dicho trato , i nego- 
ciación , cada , i quando , i quantas veces 
fe armaren , pueda el dicho D. Chriito- 
val Colón, fi quifiere , contribuir en pa- 
gar la oftava parte de todo lo que fe 
galtare en el armagon , i que también ha- 
ia,! lleve del provecho la octava parte de 
lo que lefultave de la tal Armada. 

Otorgaionfe los dichos Capitulos 
en la Villa de Santa Fe de la Vega de 



14^1. 



Qne llé- 
vale la de 
cima par- 
te de to- 
do lo que 
hállate. 



Accrcadc 
la Jurü- 
dicció de 
el OHcio 
de Almi- 
r.mte» 



Que el 
Almiran- 
te piidíc- 
fe contri- 
buir con 
la odí.iva 
parte del 
armaron- 



Granada , con el qual 



Dcfpaí 



ho 



Que fiif- 
fe Vifor- 
rf i, ! Co- 
vcrnidor 
General 
en toilas 
Lvílndias. 



Chriitoval 
de Maio , 
do en Cordova 



Colón de Granada k doce 
i dejando fus Hijos cltudian- 



dicho Oficio 5 lo tcnian en fus Dif- con el dinero fobredicho , partió Don 
tritos. — - - _ - . 

Otrofi , que fus Alteras hacen al 
dicho D. Chriitoval fu Viibrrei , i Gover- 
nador General en todas las Islas,i Tier- 
ras-firmes ( que como dicho es )cldcfcu- 
bricre , ó ganare en las dichas Mares ; i 



Palos 



para 



fe fue á la \''illa de 
ge , quedando 



hacer el Via 



que para ci regimiento de cada Yiw j o 



en los menos de la Coree , la efpcran- 
ga de que liavia de cumplir con lo pro- 
metido. Ordenáronle , prccifnmente , los 

Rcics 



49"- 



Decada i. 

Reies Católicos , que no tocaie en la Mi- 
na de Guinea , ni le allégale con cien 
i.eguas á las Conquillas de Portugal: 
Dieronle fus Cartas-Patentes para todos 
los Reies , i Principes de el Mundo, 
para que le hicieien toda honra , i buen 
acogimiento , como á Capitán , i Mi- 



Libro I. if 

Praftico, el Timón fe amarró con cuer- 
das , de manera , que pudieron navegar 
hafta el Martes figuiente , que por la 
fuerca del viento fe bolvio á romper , i 
huvieron de amainar todos. 

Efta defgracia , fucedida á la Ca- 
ravela Pinta en el principio de fu cami- 



nilbo fulo. Fue á Palos , porque havia no , huvicra caufado á quien fuera fu- 
en aquel Pueblo buena Gente de Mar, 
i tenia muchos Amigos , i por el amif- 
tad del Guardian Fr. Juan Pérez de Mar- 
chena , que le aiudó mucho en fu def- 
pacho , difponiendo los ánimos de los 
Marineros , que dudaban de entrar en 
viage no conocido. Llevó aíimifmo or- 
den , que aquella Villa le diefc dos Ca- 
ravelas , con que e liaba obligada á fcr- 
vir á la Corona tres Mefes de cada Año: 
armó otra Nave Capitana , que llamó 
Santa Maria ; la fcgunda fe dijo la Pinta, 
i de ella fue por C.ipitan Martin Alonfo 
Pincon, fu Hermano, i por Maelhe Fran- 
cifco Martínez Pingón ; i la tercera la 
Niña , que llevaba Velas Latinas , cu- 
io Capitán , i Macílre fue Vicente Ya-r das , á la Niña , para que con mas quie- 



períliciofo , alguna duda , efpecialmen- 
te con la dcfobediencia , que defpues 
vsó Martin Alonfo con Don Chriftoval: 
i haviendo remediado el Timón lo me- 
jor que pudieron , a los once de Agof- 
to , al amanecer , defcubrieron las Ca- £i Alml- 
narias : i no pudiendo tomar Tierra en ráte def' 
la Gran Canaria en dos Dias , por el cubre las 
viento contraiio,ordent> á Martin Alón- Canarias, 
fo, que en pudiendo tomar Tierra, buf- 
cafe otro Navio , i con los otros dos fe 
fue álu Isla de la Gomera, para procu- 
rar lo mifmo j i no hallando recado , bol- 
vio la Gran Canaria , i determinó de 
mandar hacer vn Timón á la Pinta , i ^ 
mudar las Velas , de Latinas en redon- 



ñez Pincón , que aiudó mucho en elle tud , i menos peligro íiguiefe los otras 
defpacho , i pufo medio quento de ma- 
ravedís por la oftava parte del gaño , i 



fe valló de los Pincones , porque en 
aquella Villa eran Principales , i Ricos, 
i Hombres dielhos en la Mar .: i toda la 
Gente , viendo que aceptaban la Jorna- 
da , fe difpufo de ir á ella. 

Proveídas las Naves para vn Año, 
con noventa Hombres , que en ellas fe 
embarcaron , la maior parte Naturales 
de Palos , porque iban algunos Amigos 



Navios. A primero de Septiembre , por 
la Tarde, fe partió, i en llegando á la 
Gomera , en quatroDlas fe hi^o Carne, 
Agua , i Leña con mucha diligenclai 
porque fabiendo , que por aquellas If- 
las andaban tres Caravelas Portuguefas 
de Armada para prenderle, temió de al- 
gún inconveniente , por el fcntimiento, 
que tuvo el Rei de Portugal , quando 
fupo , que D. Chriíloval le havia con- 
certado con los Reies Católicos , remien- 



de D. Chriitoval , i otros Criados del do la fuerte , que le havia quitado Dios 

de las manos. Y el Jueves a los feis , que 
fe puede contar por principio de la Em- 
prefa , falló la buelta del Occidente : i 



Rei , hicieron Vela Viernes a tres de 
Agolto de eíle Año , media hora antes 
de filir el Sol , i füieron de la Barra de 
Saltes , que afi fe llama el Rio de Pa- 



por el poco viento , i muchas calmas. 



los , la buelta de las Canarias , havien- navegó poco ; pero otro Dia perdieron 



dote todos, con el exemplo deD.Chrif- 
toval Colon , Confeíado , i Comulgado: 
Y prolígi-iiendo , pues , fu viage , á los 
quatro de Agofto fe foltó el Timón á 
la Caravela Pinta , adonde iba Martin 
Alonfo Pintón ; i fcgun fefofpechó, por 
indullria de Gómez Rafcón , i Chriílo- 
val Quintero , Marineros , cuia era la 
Caravela , porque de mala gana iban en 
el viage , i aíi lo intentaron otra vez 
defviar antes de la Partida ; convino por 
ello amainar , i el Almirante fe acercó 
á la Caravela ( aunque no la pudo focor- 
rer) porque es coftumbre de los Gene- 
rales de Mar , para dar animo á los que 
eftán en trabajo , hazerlo afi ; pero co- 
mo Martin Áloriíb -Pintón era Hombre 



la Tierra de villa , i muchos , temien- 
do que no la verían mas , fufplraron , i 
lloraron > pero D. Chriftoval los anima- 
ba , i coniblaba , con largas efperangas » 
de riqueza , i buena dicha. Aquel Día 
caminaron diez i ocho Leguas , pero el 
Almirante , induftriofamente , no contó 
mas de quince , porque le parecía , que . 
para tener la Gente en menos temor, 
convenia difminuir el viage. A los once 
de Septiembre , a ciento i cinquenta 
Leguas de la Lia del Fcito , fe vio vn 
trogo de Árbol de Nave , que pareció 
havcr fido llevado de la corriente : i en 
el mifmo parage , mas adelante , las cor- 
rientes eran mui grandes acia el Nortej 
i cinquenta Leguas mas acia el Poniente, . 

a 



A fíete de 
Septiem- 
bre pier- 
de laTIer 
ra de las 
Canarias, 
de viíh. 



i6 



Historia' be las 



á catorce de Septiembre , vio , que 
á prima Noche el Ag ija Noruefteaba 
pjr media qu.irta,ique hacia lo milino 
al Alva , poco mas de otra media , de 
donde conoció , que el Aguja no iba á 
•herir la EilrcUa, que llaman Norte, fi- 
no otro punto fijo , e invifible : i No- 
rucftcar, es tanto como decir , que no 
ella la Flor de Lis , que feñala el Nor- 
te , derecha acia el , lino que fe acolla 
á la mano izquierda. 

Eíla variedad hafta entonces , no 
-. ^^ fue jamás villa de ninguno , de que fe 
el Ahni- ni'i'''"'^'illc) mucho, i mucho mas el terce- 
rantc fu ro Dia, que havia navegado cien Leguas 
Navega- mas , por el mifmo parage , porque las 
don. Agujas á prima Noche Noruelleaban iá 
con la quarta , i a la Mañana bolvian 
si herir en la mifma Eflrella. Y el Sá- 
bado á quince de Septiembre , hallan- 
dofe cali trecientas Leguas acia el Occi- 
dente , apartado de la Isla del Ferro, ia 
de Noche , fe vio caer en la Mar vna 
llama de fuego , á quatro , 6 cinco Le- 
guas de los Navios , la buclta del Su- 
dueíle , con bonanza , i la Mar fofega- 
da , i las Conúentcs de continuo acia el 
Nordeíle j i la Gente de la Caravcla 
Niña dijo , que el Dia antes havia villo 
vn Pajaro , dicho Rabo de Junco , de 
que fe maravillaron , por fer el prime- 
ro : i es Ave , fegun dicen , que no fe 
aparta fino quince , ó veinte Leguas de 
Tierra. El figuiente Dia , que fue Do- 
mingo , fe efpantaron mas de ver man- 
chas de yerva , entre verde , i amarilla, 
en la fuperficie del Agua , que parecía, 
que frefcamente fe havia dcfpegado de 
alguna Isla , ó Peñas ; i mucha mas vie- 
ron el Lunes , de lo qual muchos com- 
prehendian , que fe hallaban cerca de 
Tierra : i Ce confirmaban en ello , por- 
que vieron vna Langolla pequeña viva 
en la ierva } pero otros penfaban , que 
fuefcn Peñas , ó Tierras anegad;is , i 
temiendo, murmuraban del viage. Nota- 
ron también , que el Agua de la Mar ei'a 
la mitad menos filada que la pafada , i 
aquella Noche vieron muchos Atunes, 
figuiendo de tan cerca á los Navios , que 
los de la Caravcla Niña mataron vno 
con vn garfio ; i hallaban iá las Maña- 
nas Aires tan templados , que daban gran 
placer, i güilo , i era el tiempo como 
en Andalucía por Abril j i hallandofe á 
trecientas i felcnta Leguas , por Loeile, 
de la Isla del Ferro , vieron otro Rabo 
de Junco, Y el Martes á i8. de Sep- 
tiembre , Martin Alonfo Pincbn , que 
havia paGido ;idclante con la Caravcla 



Indias Occidentales. 149: 

Pinta , que era mui velera , cfpcró al 
Almirante, i dijo , que havia villo mul- 
titud de Fajaros, que iban acia Ponien- 
te , por lo qual peníaba defcubrir Tier- 
ra aquella Noche , i hallarla acia el Nor- 
te, quince Leguas üL- alli ; i' aun fe figu- -^r 
raba , que la haMa villo j.pcro como el aIóíoP 
Almirante juzgaba , que no lo era , no con fe . 
quifo perder tiempo en irla á reconocer, gur.ibaj. 
aunque todos lo defeaban, porque no le f^-iviavf 
parecía , que ellaba en el litio , adonde ^°T'cn. 
por fui indicios entendía , que la havia 
de defcubrir ■, i aquella Noche refrcfco 
el viento , haviendo once Días , que no 
fe havian amainado las \^elas vn palmo, 
navegando fiempre con el viento en Po- 
pa al Poniente , icndo fiempre el Almi- 
rante efcrivicndo los fuceios de punto 
en punto , notando los vientos que cor- 
rían , el viage que fe hacia , los Pcfca- 
dos , i Aves que fe vían , i todas las fe- 
ñales , llevando delante el Allrolabio , i 
la Sonda en la mano. 




CA'P. X. §lue continuando el Al^ 

mirante fu Navegación , la Gente 

fe le queria bolver a Cajiilla: i 

con quanta atención miraba 

las feüales , que 

fe vian. 



O M o toda la Gente 
era nueva en tal na- 
vegación , i fe halla- 
ba fin efperanca de 
remedio , ni focor- 
ro, murmuraba, no 
viendo fino Agua, i 
Cielo en tantos Dias, 
i con atención iban todos , notando qual- 
quíer feñal que vían , como Hombres, 
que en efcfto eran , los que entonces 
mas lejos fe hallaban deTíeira, de quan- 
tos jamás en el Mundo havian navega- 
do. A los 19. de Septiembre fue á la 
Nave de D. Chrifl:oval vn Alcatraz , i 
otros llegaron á la Tarde , que les da- 
ban algunas efperancas de Tieira , por- 
que juzgaban , que aquellos Pagaros no xr j, 
fe havian apartado mucho de ella ; i con fcñaics 
cíla efperanca , con calma , fondaron por don 
con docicntas brabas de cuerda ; i aun- de ks pa 
que no hallaron fondo , conocieron que recia, qm 
las corrientes iban al Sudueílc. Y Jue- 
ves á los io. dos horas antes de Medio- 
día , vieron otros dos Alcatraces junto 
á la Capitana , i defdc á vn i"ato tomaron 

^ n 



i 



ella bá ce 
ca deTíe 
ra. 



149^' 



luff» T)H- 
cui» Inttr- 
frttart 
malunt 
quam exe- 
2«/.Tacit, 



'Altera- 
ción de la 
Gente. 



Pniden- 
cia , aiii>- 
que le go 
vernaba 
el Almi- 
rante con 
k Gente. 



D K C A D A 

vn Pdiaro negro , con vna mancha blan- 
ca en la cabera , los pies lemcjantes á 
los de x'^.nade , i á borde matai-on vn Pef- 
cado pequeño , i vieron mucha Icrva, 
como la pafada , i pal'ando los Navios por 
ella , perdieron el temor : i otro Día al 
Alva hieron á la Nave Capitana otros 
tres Pajarillos de Tierra , cantando , i al 
ialir del Sol i"e fueron , con que le con- 
folb algo la Gente , pareciendo , que las 
otras Aves Marinas le podian mas focil- 
mente apartar de Tierra , pero que los 
Pajarillos no podian ir de tan lexos : dendc 
á poco fe vio otro Alcatraz , que venia 
de Oelhoruelle ; i el Dia figuiente en 
la tarde vieron otro Rabo de Junco, i 
vn Alcatraz , i dcfcubrieron mas lerva 
acia la parte del Norte , i ello les daba 
algún confuelo , creiendo que procedía 
de TieiTa , que ertaba cerca. 

Ella lerva también los defconfo- 
laba , porque havi* manchas tan efpc- 
fas , que detenia algo los Navios , i 
por eito fe apartaban de ella quanto po- 
dian. El Día li2;uicnte vieron vna Ba- 
llena , i á veinte i dos de Septiembre 
vieron algunos Pájaros, i en aquellos tres 
Dias corrieron vientos Suduelles , i aun- 
que eran contrarios , dixo el Almiran- 
te , que eran buenos j porque como la 
Gente murmuraba , no queriendo obe- 
decer , i decia , entre otras cofas , que 
pues en tanta diíhmcia havian íiempre 
llevado vientos en Popa , con dificultad 
podrían bolver á CalliUa > porque aun- 
que alguna vez lo havian tenido con- 
trario , era poco ,¡ no firme j i aunque 
el Almirante replicaba , que aquello 
procedía de hallarfe cerca de Tierra, i da- 
ba para ello algunas rabones , tuvo ne- 
cefidad del aiuda de Dios , porque el 
rumor crecía , i la Gente fe alteraba , i 
le iba perdiendo el refpeto , hablando 
contra el Reí , porque huviefe ordena- 
lÁo aquella Jornada , i cafi todos fe con- 
formaban en no profeguírla ; pero el 
Almirante fe governaba , vnas veces 
dando animo á la Gente , i prometien- 
do el breve , i buen fin del Viage , i 
otras , amenazando con el autoridad 
Real i pero quilo Dios , que á los vein- 
te i tres fe levanto vn viento Huefno- 
ruefte , con la Mar algo defafofegada, 
conforme al defeo de todos ; i tres ho- 
ras antes de Mediodía , fe vio bolar 
vna Tórtola fobre la Capitana , i á la 
tarde vn Alcatraz , i otros Pájaros 
blancos, i en la lerva hallaban LangolH- 
Uas > i el figuiente Dia pareció otro Al- 
catraz ) i l'ortolas j que venían de acia 



Pareced 
de !a Gen 
te de bol- 
ver áCaf- 
tilla. 



I. Libro I. 17 

Poniente , i algunos Pcfcadillos peque- 
ños , que mataban con garfios , porque 
no picaban en el Anzuelo. 

Mientras mas vanas fucedian las fo- 
bredíchas feñales , tanto mas fe acrecen- 
taba el miedo de la Gente , i tomaban 
ccafion de murmurar, haciendo corríllcs 
en los Navios, diciendo, que el Almiran- 
te, con íli locura, havía pcnfado de ha- 
cerle Gran Señor , á colla de fus vidas ; i 
que pues havian cumplido con fu obliga- 
ción, i navegado lexos de la Tierra, mas 
que otros Hombres jamas havian hecho, 
no debían de fer autores de fu perdición, 
navegando fin caula , halla que los falta- 
fen los Ballímentosjlos qualcs, por mu- 
cho que fe rcglafen , no bailaban para 
bolver, ni los Navios , que íá tenir.n mil 
faltas } de manera , que nadie lo juzgaria 
por mal hecho, i que por haver tantos 
que contradixeron la opinión del Almi- 
rante, fe daría mas cixdito á ellos j i no 
faltó quien dixo , que para quitar con- 
tiendas , era lo mejor echarle a la Mar 
con dífimulacion, i decir, que deígracía- 
damente havía caído , mientras ellaba 
embebido en confiderar las Ellrellas i i 
que pues nadie fe metería en inquirir la 
verdad de ello , (?ra el mejor remedio 
para fu bucka , i para fu falvacíon. De 
ella manera iba continuando, de Día en 
Dia, el Motín, i lámala intención de la • 
Gente-, lo qual tenia á D.Chrilloval en 
mucha fufpenfion de animo ; pero á ve- 
ces con buenas palabras , i otras advír- 
tiendo de el calligo que fe les daría , íi 
le impidiefcn el Viage , templaba con 
el miedo la infolencia > i para confirma- 
ción de la cfperanga que daba de aca- 
bar bien el Viage , acordaba á menudo 
las muellras , i feñales referidas , pro- 
metiendo , que prello hallarían Tierra 
riquillma , adonde todos diefen fu traba- 
jo por bien empleado ; i andaba la Gen- 
te tan cuidadofa , i afligida , que cada 
hora les pai'ecia vn Año , halla que Mar- 
tes ii veinte i cinco de Septiembre , al 
poner de el Sol , hablando D. Chríllo- 
val con Vicente Yañez Pingón , dixo á ^^ lítUr^ 
voces : Tierra , Tierra , Señor no fe pier- fpe otijfuf 
dan mis albricias , i mollró á la buelta tentat. 
del Suduelle vn cuerpo , que parecía If- S^U« 
la , á veinte i cinco Leguas de los Na- 
vios : ella que fe juzgó por invención, 
concertada entre los dos , alegró tanto 
la Gente , que daban gracias á Dios j i 
el Almirante , halla que anocheció, dio Artífícid 
á entender, que creía, que era anlí,ina- par.i ea^ 
vcgó gran rato de la Noche acia aquella g^n^i- 1^ 
parte , por dar comento á la Gente. Gente; 

6 A 



Ii 



Vccn Al- 
catraces» 
i otras 
muchas 
íenales 
deTicrra. 



La aten- 
ción que 
la Ceiitc 
llevaba a 
las fcña- 
les. 



i8 Historia de las I 

A la Mañana figuientc todos he- 
charon de ver, que cían nublados , que 
muchas veces parecen Tierra, i con gran 
dclpccho de la maior parre, bolvicron á 
continuar la navegación á Poniente : la 
qual llevaron mientras que no fe lo im- 
pidió el viento : i bolviendo á las ícñalcs, 
vieron vn Alcatraz , i vn Rabo de Jun- 
co , i otros Pájaros j i el Jueves de ma- 
ñana vieron otro Alcatraz, que venia de 
Poniente la buelta de Levante, i le dcl- 
cubrieron muchos Pcfcados dorados, que 
mataban con garfios , i paso mui cerca 
de vn Navio vn Rabo de Junco , i co- 
nocieron , que las corrientes ia no iban 
tan recogidas como antes , fuio que bol- 
vian atrás , con las Mareas , i la icn^a era 
menos. El Viernes figuientc tomaron 
mucho Pefcado dorado : el Sábado vie- 
ron vn Rabo de Junco , que es Pajaro 
Marino , que nunca rcpofa , i va perfi- 
guicndo los Alcatraces , halta que de 
miedo los hace vaciar el vientre : i re- 
cogiendo el eitiercol por el Aire, le man- 
tiene de ello : i de eltos Pájaros hai mu- 
chos en las Islas de Cabo Verde. Poco 
defpues parecieron dos Alcatraces , i mu- 
chos Peleados , que llamaron Golondri- 
nos, del tamaño de vn palmo, que con 
dos ahilas huelan alguna vez vn tiro de 
Arcabuz , levantados del Agua quanto 
vna lan^a , i alguna vez caian en los 
Navios ; i defpues de Mediodía toparon 
mucha lerva, en hilo ,ácia Norte Sur , i 
tres Alcatraces , i vn Rabo de Junco, 
que los daba ca^a , creiendo ficmpre, 
que la Icrva fuele feñal de aver Tierra 
cerca debajo del Agua, i que iban per- 
didos. Llegaron el Domingo á la Capi- 
tana quatro Rabos de Junco , i por ha- 
ver ido juntos , juzgaban que fe halla- 



NDiAS Occidentales. 

cia , fe juilaban con la Eíh-clla > de lo 
qual los Pilotos recibían gran pena , i 
confufion , halla que los dixo , que la 
caula de ello era el circulo , que hace la 
Eitrella del Norte , rodeando el Polo > i 
eíta advertencia les dio algún confuclo, 
porque a la verdad , por ellas variacio- 
nes , tcmian de peligro , por tan gran 
diilancia de Tierra. 

CJT. XI. ^¿e la Gente fe bol- 

"Vía á amotinar , i el Almirante fro^ 

figue el viage : i feñales q^ue 

fe vian. 



Unes primero de 
Octubre , al ama- 
necer , fue á la Ca- 
pitana vnAUat á?j 
que dicen que es 
Ave como Alcara- 
ván, i otras dos, 6 
tres horas , antes de 



1491. 



ban cerca de Tierra : i también 



por- 



El Almi- 
rante ha- 
lla, <]uc a 
primaNo 
che No- 
r^icftcálas 
Agujas. 



que luego llegaron otros quatro Alca- 
traces , i vieron mucha lena en hilo 
acia el Oefnorucfte al Efuefte , i mu- 
chos Pefcados Emperadores, que tienen 
el cuero mui duro, i no fon buenos de 
comer. Y aunque el Almirante confide- 
raba todas cfi:as feñales , no fe olvidan- 
do de las del Cielo , noto en aquel Pa- 
ragc , que de Noche eílaban las Guar- 
das juntamente en el bra^o del Occiden- 
te; i que quando llegaba el Dia , fe hallaba 
en la Linea , debajo del bra§o, alNor- 
defte;de lo qual comprchendia, que en 
toda la Noche no caminaban mas de tres 
Lineas , que fon nueve horas, i ello ha- 
llaba cada Noche. Halló afimifmo , que 
ii prima Noche Norueíteaban las Agu- 
jas vna quarta entera : i quando amano.- 




Mediodia, i la ler- 
va venia iá deLefte a Ocílc, creiendo al- 
gunos , que havian de llegar a parte, que 
ia Tierra elluviefe tan cerca de ella, que 
los Navios encallafen, i fe perdiefen : i el 
miimo Dia de Mañana dixo el Piloto á 
D. Chriiloval, que le hallaban á Ponien- 
te , lexos de la isla del Ferro , f 88 Le- 
guas : Dixo D.Chníioval , que á iu cuen- 
ta eran f84; pero en fu animo, i verüa- 
dadcra cuenta, eran 707 : El Piloto de la 
CaravelaNiña, el Miércoles figuientc en 
la tarde, dixo, que hallaba havci- na\cga- 
do 6fo Leguas : i el de la Pinta ,634. en 
que fe engañaban, porque ficmpre tuvie- 
ron viento en Popa j pero D. Chriiloval 
iba difimulando, porque la Gente, vién- 
dole tan lexos, no defmaiafe , pues hafla 
entonces , el maior Golfo que fe nave- 
gaba, no pafaba de 1200 Leguas. A dos 
del dicho mataron vn Atún , i vieron 
mucho Pefcado , i vn Pajaro blanco , i 
muchos Pardillos , i la lerva era mui 
vieja , i cafi convertida en polvo : i por- 
que á los tres no vieron Pájaros , te- 
mieron , que por algún lado havian de- 
xado alguna Isla , juzgando , que los 
muchos Pájaros , que halla entonces ha- 
vian viilo , iban de vna Isla á otra : i 
defeando la Gente cargar á vna mano, 
ó á otra , para bufcar aquellas Tierras, 
no pareció á Don Chriiloval perder el 
buen tiempo, que le favorecía, con que 
navegaba derechamente á Poniente, 
que era lo que mas él defeaba , i por- 
que le parcela, que perdería el crédito, i 

rcpu« 



i 



La mil. 
cha lerva 
pone míe 
do á ios 
Marine- 
ros, teniié 
do de en- 
callar ios 
Navioí. 



1492.. 



La Henrc 
Je buclvc 
á amoti- 
nar. 



Vultu , & 

afpecfu 

AcTtacas 

Legiones 

exterruit. 

Tacit. 



Decada 

reputación de fu viage , fi le vian ir na- 
\ cgi^.ndo á lientOjdf vna parte á otrajbuf- 
cando lo que liempre ahrmaba que labia: 
i clio fue caufa , que la Gente otra vez 
fe bolvicfe á amotinar , de que no fe 
mara^ilhlril, quien coníiderare, que tan- 
tos Honibrc.s , guiados de vno Iblo , i á 
quien poco la maior parte de ellos co- 
nocia, fe viefen tantos Dias metidos en 
tan gran piélago , fin haver villo fino 
Agua, i Gelo , i lín certidumbre de qual 
havia de fer el fin de tan largo viage ; pe- 
i"o fue Dios iervido de acuda con nuevas 
feñales , que algo la Gente fofegaron: 
porque a los quatro de Octubre, defpues 
de Mediodía, parecieron mas de quaren-» 
ta Gorriones , i dos Alcatraces , que fe 
acercaron tanto á los Navios , que vn 
Marinero mato vno con vna piedra , i 
volaron en las Naves muchos Golondri' 
nos : con lo qual , i con que á todos ha- 
bló el Almirante , i dixo muchas rabo- 
nes , fe fofegaron. 

El Dia figuiente fe acercaron á la 
Nave vn Rabo de Junco , i vn Alcatraz, 
por Poniente , i muchos Gorriones. Do- 
mingo a los fíete pareció feñal de Tier- 
rra acia Poniente , i por la obfcuri- 
dad , ninguno fe atrevía á decirlo , aun- 
que todos lo defeaban harto , por ganar 
diez mil maravedís de renta de por vi- 
da , que los Reies prometían al prime- 
ro cjue defcubriele Tierra j i porque á 
cada pafo no falíefen diciendo Tien-a, 
por la codicia de la renta , fe ordenó, 
que el que lo dixcfe , no quedando veri- 
ficado dentro de tres Dias , quedafe pa- 
ra fiempre excluido de las albricias, aun- 
que bolviefe á dar la nueva cierta ; pero 
los de la Caravela Niña , que iba muí 
adcLinte , como era tan velera , tenien- 
do por cierto , que era Tierra , dífpara- 
ron el Artillería , i levantaron las Van- 
deras : i mientras mas navegaban , iba 
menguando el alegría , hafta que total- 
mente fe deshicoj i en efta anguilia quí- 
fo Dios bolverlos á confolar con grandes 
compañías de Pájaros, i entre ellos mu- 



chos de Tierra 



D.Chilf- 
loval mu- 
da ca i- 
110 : i por 
tjui cau- 



qu 



e de Poniente iban 



acia Suduclle -, i confiderando D. Chrif- 
toval , que refpefto á lo que de Callilla 
havia navegado , tan pequeños Pájaros 
no podían ir muí lexos de Tierra , tu- 
vo por cierto , que fe hallaba cerca : por 
lo qual dexó la vía de Lelte, que lleva- 
ba , i íiguió la de Suduclle , diciendo, 
que fi n:udaba camino , lo hacía porque 
no fe apartaba mucho de fu principal 
viage, i por feguir la r-acon, i el exem- 
plo de los Portugucfcs , que havian def; 



I. Libro I. 19 

cubierto la maior paite de las Islas , por 
el indicio del buelo de fcmejantes Paja- 
ros , i tanto n.ias , que los que entonces 
vían acia el mííino camino , por donde 
fiempre pensó , que havia de defcubrir 
Tierra : porque come? bien labian , mu- 
chas veces les havia díchi?^ que "o pen- 
liiba hallarla, halla ha\ernitVí-'gado icte- 
cientas í cínquenta JL^cguas , dci'Je Cana- 
ria á Poniente, en el qual termina .tam- 
bién havia dicho , que hallaría la Is^a 
Efpañola , que entonces nombraba Ci- -«• ^j-,»^ 
pango , i que fin duda la hallara , fi no ^^uj^. j. , ., 
lijpiLra que fe decía , que fu largura iba niaba i^ 
de Noite á Sur, i que no fe havia buel- 1 s i a de 
to al Sur , por no encontrarla : i que Cipai,go 
creía , que quedaba , con otras Islas , á ^ '^ ^'P*' 
mano izquierda, a cuia buelta iban aque- "°*'^* 
líos Pájaros : i que por eltár tan ceicíi 
de Tierra , parecían tantos , i tan di-» 
verlos, porque el Lunes a ocho llegaron 
á la Capitana halla vna docena de Paja- 
ríllos de diverfis colores j i haMendo an- 
dado vn rato al rededor de la Nave , fe 
fueron fu camino , i otros m.uchos iban 
camino del Suduefte. La mifma Noche 
parecieron muchos Pájaros grandes , i 
manadas de chicos , que venían de la par- 
te del Norte : vieronfe muchos Atunes, 
i la figuiente Mañana, vn Alcatraz, Ana- 
des , i Pajarillos , que bolaban por el 
mílhio camino de los primeros : i el Ai- 
re era mucho mas frefco , i olorofo , co- 
mo fe fíente en Sevilla por Abril > pero 
era tan grande el defeo de ver Tierra, 
que iá no fe daba fe á ninguna feñal; 
aunque el Miércoles á los diez , de No- 
che , i de Dia fe vían bolar muchos Pá- 
jaros : ni el animo que el Aknirante les 
ponía , ni la reprehcnfíon de fu flaque- 
ra , bailaba iá para fofegar á aquellos 
Hombres. 



CAT. XII. 

Tierra . 



^<e fe defciibrio h 
t qual fue la, 
primera? 



U I s o la Mífericor- 
diadcDíos,en tiem- 
po que ia Don ChriP- 
toval Colon no po- 
día refillír a tantas 
murmuiaciones,con- 
tradiciones , i dcíde- 
nes , que el Jueves 
á 1 1 . de Octubre de efte Año de mil qua- 
trocientos i noventa i dos, dclpues de Me- 
diodía , tUYieic algún coniüclo , con los 
Ci in- 




D.'ChnT- 
toval ha- 



zo Historia de las I 

indicios manihcítos , que le vieron de 
, cll;ir cerca de Tienda , porque los de k 
índicos Q,pij.^n^ vieron junto -i la Nave vn jun- 
claros de ' , . , ' i^ ,- j j 

eítájcíi- '-^ "^™'-" 5 1 luego vn Fcicado gninuc 
cadeTier verde , de los que andan cerca de las 
ra. Peñas ; los de la Caravela Pinta vieron 

vna Caña, i vn Baíton, i tomaron otro, 
labrado artificiofamcnte , i vna tablilla, 
i vieron mucha icrva , que de nuevo fe 
havia defpegado de la Ribera } i los de 
la Niña vieron otras icmcjantes feñalcs, 
i vn ramo de El pino con fu fruta , que 
parcela recien cortado ; por lo qual , i 
por lo que dictaba el difcurio de la ra- 
qon , i porque baviendo reconocido la 
Sonda , por la color de la Tierra pare- 
cía , que citaban cerca de ella ; lo qual 
confirmaba vna desigualdad de vienta, 
que á la íacon corría , que le juzgaba 
procedía de Tierra. Y teniendo D. Chrif- 
toval por cierto , que íe hallaba cerca 
de ella , en anocheciendo , acabada la 
Salve , que los Marineros vfan decir ca- 
da Noche , habló á todos , diciendo k 
merced , que Dios Niieitro Señor les 
bla á la h^'''i'^ hecho , en llevarlos legaros , en tan 
Gente, largo viagc ; i que pues las feñales fe iban 
moílrando cada hora mas ciertas , les 
rogaba , que velafen toda la Noche, pues 
fabian , que en el primer Capitulo de 
k inllruccion que les dio , quando fa- 
lieron de Caitilla , les decia , que en ha- 
viendo caminado fetccientas Leguas , fin 
hallar Tierra , de media Noclic abajo 
no ie hicicfc viage halta el Dia , i citu- 
viefen vigilantes , poi-que tenia certifima 
confianza , que aquella Noche hallarían 
Tierra} i que demás de los diez mil ma- 
ravedís de renta , que fus Alteras ha- 
vian ofrecido al que la vicfe , él daría 
vn jubón de terciopelo. Y dos horas an- 
tes de media Noche , citando D. Chríf- 
toval,en el Caitíllo de Popa , vio lum- 
bre , i llamó de fccrcto a Pedro Gutiér- 
rez , Rcpoítero de Eítrado del Rei , i 
liiíMc en le dixo,que la mirafej i refpondío, que 
Tierra, jjj yj.^ . j ÍL,cgQ llamaron á Rodrigo Sán- 
chez de Scgovia , V^eedor del Armada, 
i no la pudo diviílir , i dcfpucs fe vio 
dos veces , i parecía como vna Cande- 
lilla , que fe aleaba , i bajaba , i Don 
Chríiloval no dudó , que era verdadera 
lumbre , i ellár junto de Tierra j i afi 
fue , que era Crcnte , que palaba de vna 
pcfciibre Cafa á otra. Dos horas dcipues de me- 
. Ti'.na- día Noche , como la Caravela Pinta iba 



El Almi- 
rante %é 



•iíilo 
ligo 



■R , . ficmprc delante , híco feñales de Tier- 
de Tria- ^''^ » ^^ 1"'^^ delcubrio prnnero vn Mari- 
nero , llamado Rodrigo de Tríana , á 
no mas de dos Leguas j pero la merced 



n.i. Mari- 
nero. 



ndias Occidentales. 

de los diez mil maravcdis de renta , dc- 
claraion los Rcics , que pertenecía al 
Almirante , que fe le pagaron fien^.pre 
en las Curnicerias de Sevilia; porque vio 
la luz enmedio de las tinieblas , enten- 
diendo la eipintual , que fe introducía 
entre aquellos Barbaros , permitiendo 
Dios , que acabada la Guerra , con los 
IVloros , deipucs de fetecientos i veinte 
Años , que tomaron píe en Efpaña , fe 
com encale elta obra , para que los Reies 
de Caitilla, i de Lcon anduvicfcn ficm- 
pre ocupados , en traer á los Infieles al 
conocimiento de la Santa Fe Católica. 

Llegado el Dia , reconocieron , que 
era vna Isla de quince Leguas de largo, 
llana, i con muchas Arboledas,! de bue- 
nas Aguas , coa vna gran Laguna dul- 
ce cnmcdío , poblada de mucha Gente, 
la qual , con mucha maravilla , citaba 
iá en la Marina , peníando que los Na- 
vios eran algunos Anímales : i no vien- 
do la hora de fabcr cierto lo que era , i 
los Caltclknos de llegar á Tierra, el 
Almirante , con la Barca armada , i el 
Eitandartc Real tendido , falio a. Tier- 
ra , i lo mifmo hicieron los Capitanes 
Martín Aloníb Pincón , i Vicente Ya^ 
ñez Pincon , con las Vanderas de la Em» 
prela , que era vna Cruz verde , con 
ciertas Coronas , i los Nombres de los 
Rcies Católicos , i haviendo todos be- 
fado la Tierra , i arrodillados, dado gra- 
cias á Dios , con lagrimas , por la gra- 
cia que les havia hecho , el Almirante 
fe levantó , i llamó San Salvador aque- 
lla Isla , que los Naturales decian Gua- 
nahani de las Islas , que deipucs llama- 
ron de los Lucayos , á novecientas i 
cinquenta Leguas de las Canarias , ha- 
llada en treinta i tres Días de navega- 
ción } i con la folemnidad , i palabras 
necefarías, tomó la pofefion en nombre 
de los Reies Católicos , por la Corona 
de Caitilla , i de León , por ante Ro- 
drigo de Efcovcdo , Efcnvano Real del 
Armada , citándolo mirando Gente in- 
finita de la Natural. Los Caítellanos lue- 
go le recibieron por Almirante , i Vi- 
lorrei , i le juraron obediencia , como 
el que iá reprcfcntaba en aquella Tierra 
la Perfona Real , con tanta alegría , i 
placer , como era racon, por tan gran 
Viótoria , pidiéndole todos perdón , por 
los dilgultos , que por fu inconítancia, 
i flaqueca le havian dado. Y parecien- 
do al Almirante, que aquellos Indios era 
Gente manía , i limpie , i que citaban 
atónitos mirando a los Chriitíanos , ef- 
panudos de las barbas , blancura, i vef- 

ti' 



El Almi- 
rante f.llc 
a Tierra. 



I 



Ll.^mníe . 
la I s 1 a ¡ 
Cnanaha I 
ni , i el I 
A! miran- | 
re li po- I 
ncS..SaI-:| 
vador. 



Decada I. Libro I. 



ii 



tas Ca- 
no.is de 
los Indios 
l'ó de vna 
pÍLC.i, co- 
mo Alte- 
las. 



tidos , les dio algunos bonetes colora- 
dos , cuentas de vidrio , i coías tales, 
que tuvieron en mucho : admirandoie 
también los Caíleii.iaos de ver aquella 
Gente , ÍLi talle , i poítura. 

Bolvióie á embarcar el Almirante, 
figuiendole los Indios , vnos nadando, i 
otros en l'us Barcas , llamadas Canoas, 



hechas de vn madero de vna 



pie^a, 



co- 



Partlcu- 
laridades 
Qc la Ltcii 
te dcGua- 
naiia;ii. 



No halla 
Animales 
deiiingim 
genero, fi- 
no Papa- 
gajos. 



mo x^rtcfas. Llevaban Maüejas , i Ovi- 
llos de Algodón , Papagayos , i Aza- 
gayas , armadas las puntas con efpinas 
de Peicado , i otras colas , para trocar 
con los diges de Vidrio , i CaicabeleS) 
i otras colillas tales , que recibían de 
tan buena gana, que los pedaC;~os de pla- 
tos , i elcudiUas de Tierra vidriada , ef- 
timaban por reliquias : i como Gente, 
que parecía de la primera fimplicidad, 
iban todos delhudos , Hombres , i Mu- 
geres , como nacieron j i por la maiof 
parte eran todos Mocos , que no pala- 
ban de treinta Años, aunque havia mu- 
chos Viejos : traían los cabellos creci- 
dos hafta las orejas , i pocos halla el 
pelcueco , atados á la cabeca con vna 
cuerda , como trenzados : tenian bue- 
nas caras , i facciones , aunque las Fren- 
tes , que viaban tan anchas , los afea- 
ban, ¿u ertatura era mediana, bien for- 
mado el cuerpo , buenas carnes , de co- 
lor aceituno , como los de Canaria : \'nos 
iban pintados de negro , otros de blan- 
co , i otros de colorado , los mas por 
el cuerpo , i algunos las caras , i los 
ojos , b la nariz Iblamente. No cono- 
cían nucilras armas , porque moftrarido- 
les las El'padas , las tomaban bobamen- 
te por el corte. No tenian noticia de 
cofas de Hierro : i para labrar la made- 
ra , fe fervian de piedras de Rios , mui 
duras , i agudas ; i porque algunos te- 
nian Cicatrices, preguntándoles por fe- 
ñas , refpondian , que Gentes de otras 
Islas iban á prenderles , i que defendién- 
dole , recibían aquellas heridas. Parecían 
de buena lengua, é ingenio, porque fá- 
cilmente bolvian á pronunciar las pala- 
bras , que vna vez fe les decían. Ani- 
males , de ningún genero fe vieron , fi- 
no Papagayos ; i otro Día , que eran los 
trece de Octubre , acudieron muchos 
Indios á las Naves , en fus Canoas , que 
la maior llevaba quarcnta i cinco Perib- 
nas : i otras tan chicas , que no cabla 
mas de vna. Bogaban con vn Remo co- 
mo pala de Horno , como quien ca- 
baba con vn Agadón •, i fon hechas con 
tal aitificio , que aunque fe buclcan , los 
Indios , nadando, las buelvcn , i vacian el 



Agua con calabacas fecas , que llevan 
para ello. Traían el Algodón para refca- 
tar : i tal Indio , por tres Ccutis de Por- 
tugal , tantos 0\ illos de Algodón , que 
pelaban vna arroba : no fe vieron Joias, 
ni cofas de precio j faho algunas ojiie- 
las de Oro , que traían colgadas de las 
narices : no fe hartaban de muar los Caf- 
tellanos : hincábanle de rodillas , alea- 
ban las manos , dando gracias á DioS: 
combidabanfc vnos á otros , que fuefefi 
á ver los Hombres del Ciclo. 

Preguntofeles , de donde venia 
aquel Oro ? Refpondicron , que de la 
Vanda de Mediodía , adonde havia vn 
Reí , que tenia mucho , feñalando con 
las manos > i entendiendo el Almirante, 
que havia otras Tierras , acordó de irlas £j ^injj, 
á bufcar : no fe vaciaban los Navios de i-,)p^e vá 
Gente , i en pudiendo tomar qualquiera á buícar 
cofilla , aunque fuefe vn pcdacíllo dé otr.,sTier 
plato , alegres fe lailán con ello , i na- r^is. 
dando , fe bolvian á Tierra ; i por qual- 
quiera cofa que fe les daba , ofrecían lo 
que tenian. Con efte comercio fe pasó 
el Día , que todos fe fueron á Tierra, 
no procediendo fu Hberalidad , en dar lo 
que tenían , fino por la eftimacion en 
que tenian lo que fe les daba , juzgan- 
do á los Callellanos por Hombres del 
Cielo , i por efto querían algo , para te- 
ner por memoria. ' 

CyíT. XIII. ^le el Almirante 

defcubrib la Concepción , la Fer- 

nandina , i la Ifhbela. 

Catorce de Oc- 
tubre , por la Ma- 
ñana , reconoció el 
Almirante la Cofta 
con las Barcas, acia 
Noruefte : feguian 
por Tierra aquellas 
Gentes, prometlen- 
, i llamando á otros, 
que corriefen a ver la Gente del Cielo, 
i por maravilla levantaban las manos , i 
vnos en Canoas, i otros nadando , iban 
á preguntar por feñas , fi venían del Cie- 
lo ? rogando , que falicfen á defcanfar en 
fu Tierra. El Almirante , á todos daba 
Rofarlosde vidrio , Alfileres, i otras co- 
fillas , holgandofe mucho de ver tanta 
fimplicidad , harta que llegó á vn Arra- 
cife de Peñas , adonde havia vn feguro, púertocn 
i gran Puerto , i adonde fe pudiera ha- Guana» 
,cer vn fuerte CaltiUo , porque venia á haní- 

que- 




do cofas de comer 



Halinfe 
\n buen 



la Isla 
de Santa 
María de 
la Con- 
cepción 
fue la fe- 
gunda. 



az Historia de las i 

quedar cafi aislado. Eílabaii alli feis Ca- 
ías con mucha Arboleda , que parecían 
Jardines ; i porque la Gente cllaba can- 
ílida de remar, i conoció , que la Tierra 
no era de calidad , que conviniele dete- 
nerle en ella , tomó fiete Indios , para 
que aprendielen la Lengua Callellana ; i 
bolviendo á las Caravelas , fue en bulca 
de las otras Islas , que fe defcubrian mas 
de ciento , llanas , verdes , i pobladas, 
que por fus nombres las contaron los In- 
dios, y Lunes , á quince , llegó á vna, 
que elbaba fíete Leguas de la primera, 
que llamó Santa Waria de la Concep- 
ción, cuia parte, que mu-a acia San Sal- 
vador , fe ciliende por cinqucnta Le- 
guas de Coila > pero el Almirante fue 
por la Corta del Lefte Oefte , que fon 
diez Leguas de largo , i furgió por Po- 
niente, 1 talló a Tierra. La Gente Natu- 
ral acudió luego, en grandifirao nume- 
ro , con grande admiración ; i viendo 
que todo era vna miima cofa , acordó 
de pafar adelante : i citando a borde de 
la Car.ivcla Niña, vna Canoa, vno de los 
fíete Indios de San Salvador , le arrojó, 
i fe fuej i aunque le iiguió la Barca, no 
le pudo alcancar , i la Noche antes fe 
havia ido otro. Llegó otro Indio en vna 
Canoa , á refcatar Algodón : mandóle 
poner el Almirante vn bonete colora- 
do , i Calcavelcs en las manos , i en las 
piernas , i fin tomarle el Algodón , fe fue 
mui contento. 

El Dia figuiente, que era Martes, 
navegó, por Üelte,á otra Isla, cuia Cof- 
ia iba diez i ocho Leguas por Noruef- 
te Suelte : llegó á ella Miércoles , á 
17. de Oftubre , en la tarde , por las 
calmas : toparon en el camino vn Indio 



la Isla 

Fernan- 
dina fue 
la tercera 



NDiAS Occidentales, 

fue caufa , que la Gente acudiefe á los 
Navios a reicatar cofas, como las de las 
otras Islas , porque toda la Gente de ellas 
era de vna m.ifma manera ; i quando el 
Batel fue á Tierra por Agua , los Indios 
de buena gana la moilraron , i fe carga- 
ban los Barriles para henchir las Pipas, 
aunque parecía Gente de maior entendi- 
miento , que la otra , porque fiaban al- 
go en el trueque de las colas , i en fus 
Cafas tenian Mantas de Algodón , i las 
Mugeres cubrían las partes iecretas con 
vna haldeta de Algodón , defde el om- 
bligo , hafta medio muslo , i otras con 
vna faja de lo mifmo j i las que no po- 
dían mas , fe cubrían con hojas de Ar- 
boles , lo que no vfaban las Doncellas. 

Pareció ella Isla abundante de 
Aguas , con muchos Prados , i Arbole- 
das , i algunos Cerrillos graciofos , que 
no havia en las otras, con infinita diver- 
fidad de Pájaros , que cantaban fuave- 
mente , i bolaban en diverfas compañias, 
la maior parte de ellos diferentes de los 
de Cartilla , i con muchas Lagunas ; i 
junto a vna vieron vn Animal , que les 
pareció Lagarto , de fiete pies de lar- 
go ; i porque le tiraron piedras , fe me- 
tió en el Agua, adonde le mataron con 
las Langas , maravillados de fu grande- 
va , i eípantofa figura , aunque defpucs 
niollró el tiempo , que ella Sierpe , qui- 
tado el pellejo, i las efcamas , es comi- 
da guftofa , porque tiene la carne blan- 
ca , i es la que mas los Indios elliman, 
i en la Efpañola la llaman Yuana. Vie- 
ronfe en aquella Isla Arboles , que pa- 
recían engertos , porque tienen hojas, í 
ramos de quatro , i cinco maneras , pe- 
ro no eran fino naturales. Vicronfe afi- 
mifmo Pefcados de finas colores ; pero 



en vna Canoa , que llevaba vn pedaco 

de el Pan, que ellos comen, i Agua en no pareció algún Animal tcrrertre , fi- 
vna Calabaca , í vn poco de la Tierra no Culebras grandes , gordas , i man- 
ías , í Papagayos : los Lagartos , 6 
Sierpes dichas , i vnos Conejicos , de 
hechura de Ratones , aunque mas gran- 



negra, con que le pintan,! hojas fecas 
de vna lerva , que eíliman en mucho, 
por fer lana , i olorofi , i en vna Ccílilla 
vna futa de Vidrio , i dos Veintenes, 
JVloncda de Portugal , de lo qual fe co- 
noció , que venia de San Salvador , i que 
havia pafado por la Concepción , i que 
iba a ella Isla , a la qual el Almirante 
pulo Fernandina , en memoría del Reí, 
i que fu intento era dar noticia de los 
Callellanos : mas como la jornada era 
larga , i le hallaba cantado de bogar , fe 
fue a los Navios , adonde le mandó el 
Almirante dar Pan , i ¡Miel , i á beber 
Vino j 1 en llegando á la Isla, le mandó 
hechar en Tierra , con algunas cofillas 
que le ¿ló : i k bueua Rclaciüu de elle, 



des 



qu 



1491. 



^Todi la 
Gente de 
eñas Islas 
era de 
\na niif- 
ma ma- 
nera. 



i 



La maior 
parte de 
los Pája- 
ros , que 
fe vieron, 
parecían 
diferentes 
de los de 
Cartilla. 



No pare- 
cía ningú 
Animal 
tcrrertre, 
fino Cu- 
lebras grá 
des. 



c llaman L^tias. Y iendo acia 



Noruetle , reconociendo efta Isla , fur- 
gieron en la boca de vn hermoib Puer- 
to , que tenía vna Islilla a la entrada , i 
por el poco fondo no entraron , ni el 
Almirante quilo apartarle mucho de vna 
Población , que les cubría , no haviendo 
en ninguna Isla , harta entonces , \irto 
ninguna maior , de diez , ó doce Cafas, 
en forma de Tiendas de Campaña , vn;is 
redondas , i otras a dos agi;as, con al- 
gún portal delante , defcubíerto , á mo- 
do de l;is de Flandes , cubiertas de hojas 
de Arboles , bien acomodadas para el 

Agua, 



Forma 
de las iia- 
bitacio- 
ues de los 
ludios. 



149^- 



Década I. Libro I. 



2-3 



Lalfabe- 
la es la 
Quarcaír 
la, que re- 
conoce el 
Almiran- 
te. 



El Almi- 
rante re- 
gala a los 
Indios. 



El Almi- 
ráte def- 
ciibre á 
Cuba. 



Agua, i el Viento, con reípinidcros pa- 
ra el humo , i encima fus caballetes , ó 
coronas bien labradas j i no fe hallaba 
dentro mas menage , ni ornamento, 
que lo c]ue llevaban á las Naves para 
trocar ; pero fus camas eran vna red, ata- 
da de vn poílc á otro , que llaman Ama- 
cas. \'ieroníc también algunos Perrillos 
mudos , pequeños : hallófe vn Indio , que 
traia vn pedacillo de Oro en las Nari- 
ces , con ciertas fcñales , que parecían 
Letras ; i quifiera el Almirante , que fe 
lo tomaran , porque entendió , que era 
Moneda j pero deipues fe averiguo, que 
nunca la huvo en las Indias. 

Viilo que en la Fernandina no fe 
defcubria mas que en San Salvador, i la 
Concepción , pasó a las mas cercanas. 
Llamabafe Saomoto la quarta Isla , di- 
xola Ifabela, en honra de la Reina Cató- 
lica , i tomo la pofcíion de ella , con 
Telligos, i Efcrivano.^ como en todas fe 
hacia. Vió, que la Tierra era de la mif- 
ma hermofura que las otras , como por 
Abril en Caílilla , i la Gente femejante 
á la demás. Mataron otra Sierpe, ó La- 
garto ; i caminando la buelta de vna Po- 
blación , los Indios huieron , llevandofe 
lo que tenian > pero como el Almirante 
mandó , que no fe tocafe á nada , luego 
bolvieron á los Navios á refcatar , co- 
mo los otros, i el Almirante les dio co- 
lillas de rei'cate , i por amanfarlos pi- 
dió Agua, i fe la llevaron en Calabazas. 
No quilo perder tiempo en la Ifabela, 
ni en las demás Islas , que eran muchas, 
i cafi femejantes , i determinó de ir en 
bufca de otra , que le decian , que era 
mui grande , i llamaban Cuba , que fe- 
ñalaban al Sur ; i penfando que era Cu- 
íipango , por las feñas que le daban ^ i 
grandegas que de ella decian , navegó á 
Les-Sudueíle : Anduvo poco el Miérco- 
les , i Jueves , por la lluvia , i defde las 
nueve del Dia mudó el camino al Suef- 
te, i anduvo once Leguas , i defcubrió 
ocho Islas en luengo de Norte Sur ; lla- 
mólas del Arena , por é\ poco fondo que 
tenian : dixeronle, que havia Dia i me- 
dio de camino de alli á Cuba : de ellas 
íálió el Sábado á 27. de Oftubre , ca- 
minó al Sufuduefte , i antes de la no- 
che vió Tierra de Cuba , i por la gran 
obfcuridad , i fer tarde , no fj quifo 
acercar , i anduvo toda la Noche 
al reparo. 



* * * # * # 

* * * 

* * 
# 



CJ-T. XIV. G^te el Almirante 

llega d la Isla de Cuba , i la 

reconoce. 




O MI N G o á 28. 

Oftubre , fe 
có á 



de 



acer- 



ía Coila, nom- 



bróla Juana , i pa- 
reció que era me- 
jor Tierra que las 
otras, por los Mon- 
tes , Cerros , i diver- 
fidad de Arboles, Campanas, i Riberas, 
que luego fe vieron : iue a dar iondo á 
vn gran Rio , que llamó San Salvador, 
por comentar con tan buen Nombre. 
Parecían los Bofques mui efpefos , los 
Arboles mui altos , con Floies , i Fru- 
tas , diferentes de las nueilras , i gran 
cantidad de Pájaros. Y defcando el Al- 
mirante tomar lengua, embió á dos Ca- 
fiís , que fe defcubricron , de donde la 
Gente fe huió, dexando redes , i apare- 
jos de pefcar , i vn Perro , que no ladra- 
ba. No quifo que fe tocafe á nada : pa- 
só con fus Navios, hafta otro gran Rio, 
que llamó de la Luna : halló otro , que 
dixo de Mares , con las Riberas mui po- 
bladas : huieronfe los Indios a las Mon- 
tañas , que eran veftidas de mui gruefos, 
i altos Arboles , i diferentes. Los In- 
dios , que llevaba conligo , le daban á 
entender , que havia en Cuba Oro , i 
Perlas , i parecíale , que havia difpoficion 
para ello , porque vió Almejas , i dixo, 
que de alli á Tierra-firme no havia na- 
vegación de diez Dias , por la imagina- 
ción que tenia concebida, de lo qual ha- 
via efcrito Paulo Fiíico Florentin j i aun- 
que tuvo racon , no era la Tierra que 
él penfaba •, i porque le parecía , que íi 
mucha Gente füia á Tierra, acrecenta- 
rla el miedo de los Indios , embió dos 
Caftellanos,con vn Indio de San Salvador, 
i otro de Cuba , que fe havia allegado 
á los Navios en vna Canoa , que fueron 
Rodrigo de Xercz , Vecino de Ayamon- 
te, i Luis de Torres, que fue Judio, que 
fabia Hebreo , i Caldeo , i aun dicen, 
que Arábigo : dioles refcates , i feis Dias 
de termino , é inftruccion de lo que ha- 
vian de hablar, de parte de los Rcies de 
Cartilla : mandóles , que fuefen la Tierra 
adentro , i fe informafen de todo , no ha- 
ciendo mal á nadie > i entretanto higo 
adcregar la Nave , i fe vió , que de to- 
da la leña , que fe quemaba, falia Goma, 

como 



A Cuba 
llama el 
Almiran- 
te Juana, 
í es la If- 
la , adon- 
de cntt9> 



Los ra- 
dios , que 
iban con 
el Almi- 
rante de- 
cían , que 
havia en 
CubaOr» 
I Perlas. 



^4^4 Historia dk las I 

como Almaftiga , que en la ho]a, i en 
k Fmta parecía mucho al Lentifco,fal- 
vo que es mucho maior. En elle Rio 
de Mares, podian rebolverfe los Navios: 
tiene líete, ó ocho bragas de fondo a la 
boca, i dentro cinco, con dos Cerros de 
la parte del Suelte ; i de la parce de el 
Oeinoroefte , vn hermofo Cabo llano, 
que late fuera , i elle fue defpues el Puer- 



to de Baracoa , á quien 



el Adelanta- 



Relación 
de losCal" 
tellanos, 
que elAl- 
miíante 
embió a 
recono- 
cer. 



do Diego Vclazquez Hamo del Afump- 
cion. 

Ellando la Nave para na\-egar, 
bolvieron los Callcllanos a cinco de No- 
viembre , con tres Indios de la Tierra, 
diciendo , que havian caminado veinte 
i dos Leguas , i hallado vna Población 
de cinquenta Calas , fabricadas como 
las referidas , i que havria en ellas haf- 
ta mil Pcrlbnas , porque en vna Cala 
mora todo vn Lin.igc , i que los Prin- 
cipales los íalieron a recibir , i los lle- 
varon de los bracos , i los apofcntaron 
en vna de aquellas Calas , haciéndoles 
fentar en Alientos , labrados de vna pie- 
^a , femcjantcs á vn x^^nimal , que tu- 
viele los bracos , i piernas cortas , i la 
cola levantada , i la cabera adelante. 



Creen los 
Incites, q 
losí afte- 
llanoserá 
caldos de 
el Cielo. 



VI 

«1' 



Que nin- 
guna Po- 
blación 
paíaba de 
cinco , 6 
feis Cafas 
juntas. 



con ojos , i orejas de Oro , i que todos 
los Indios fe fentaron al rededor de ellos 
en el fuelo , i vno a vno les fueron á 
beíar los pies , i las manos , crciendo 
que venían del Cielo , i les daban de co- 
mer Raices cocidas , fcmejantes en el 
fabor á Callanas , í les rogaban , que 
fe quedafen con ellos , ó que á lo me- 
nos defcanfifen cinco , ó feis Días , por- 
que los Indios que llevaban conlígo , les 
dixeron mucho bien ; i entrando , dcfde 
á vn rato , muchas Mugeres a verlos, 
fe falicron los Hombres j las quales , con 
la mifma maravilla , i reverencia , les 
helaban los pies , i las manos , tocándo- 
los como cola fagrada , ofreciéndoles lo 
que llevaban ; i que muchos fe havian 
querido venir con ellos , pero que no 
lo conlinticron , lino al Señor , con vn 
Hijo , i vn Criado , á los quales el Al- 
mirante rcgalti mucho. 

Dixeron también , que en la ida, 
i buelta hallaron much;is Poblaciones, 
adonde fe les higo la mifma cortclía , i 
que ninguna pafabu de cinco , o feis 
Calas juntas j i que por el camino ha- 
llaban mucha Gente , que cada vna lle- 
vaba vn ti;9on en la mano , para encen- 
der fuego , i perfumaiic con algunas 
Icrvas, que llevaban conlígo, i para alar 
las Raices , porque ,aqucl era fu prin- 
cipal mantenimiento i i el fuego era fi- 



ndiaS Occidentales. 

cil de encender , porque tenían ciata 
madera , que apretando vn leño con 
otro , como quien barrena , fe encen- 
día fuego. Vieron también intínitas cf- 
. pecies de Arboles , que no havian ha- 
llado en la Colla de la Mar , i gran di- 
vcrfid.id de Pájaros , muí diferentes de 
los nueltros , i entre ellos Perdices , i 
Ruifeñores j i que no havian hallado 
Animal de quatro pies , falvo aquellos 
Gozques, que no ladraban. Los fcmbra- 
dos eran muchos , de aquellas Raices, 
i de Pánico , que llamaban Maíz , de 
buen labor , cocido , ó hecho Harina. 
Vieron grandifima cantidad de Algodón 
hilado , en ovillos j i en vna Cala fola 
les pareció, que havia mas de doce mil 
libras, i nace en las Campañas, fin plan- 
tarlo j i como las Rofas , que de fuio fe 
abren , afi hace quando fa^ona , aunque 
no todo en vn tiempo : porque cu vna 
mifma planta havia vnas cerradas ,í otras 
abiertas, i por vna Cinta de Cuero, i 
por vn pcdaco de vedriado, ó de tipejo, 
daban vna cellilla llena de Algodón j lo 
qual no gallaban en veílírfe , porque to- 
dos andaban delhudos , lino en hacer re- 
des para fus Camas , en texer los Pañe- 
tes con c]ue cubrían fus partes mas fe- 
cretas > i preguntándoles por Oro , i 
Perlas , decían , que havia gran cantidad 
en Bohío , feñalando al Lelte. 

CAT. XV. e^ie Martin Alonfo 

'Pintón fe aparto de la co!'ferva de 

eL jálmirante , i que va en 

bufia de la Isla Ef~ 

gañola. 

Omo los Caftellanos 
preguntaban mu- 
cho por el Oro a 
los Indios, que lle- 
vaban en las Naves, 
refpondian , Cuba- 
nacan , i ellos pen- 
faban , que querían 
decir, el Gran Can ,í que debía de eltár 
cerca la Tierra del Catayo, porque tam- 
bién fcñalaban á quatro jornadas. Mar- 
tín Alonfo Pintón decía , que debía de 
fcr alguna Gran Ciudad, que ellaba aque- 
llas quatro jornadas de allí ; pero no car- 
do mucho en faberfc , que Cubanacán 
era Provincia enmedío de Cuba, porque 
Nacán fignífica tanto, como enmedío , i 
que aUí havia Minas de Oro. Con ella 
Relación no ^uifo el Almirante perder 



149'-- 



Refieren 
losCafte- 

II.1110S , q 

vieron 
Perdices, 
i Ruife- 
ñores. 




El Algos 
don liila- 
do no lo 
g.illa!>an 
en vcftir- 
fc . íino 
en h.icer 
redes pa- 
ra pcfcar. 



M 



.9abeii 5 
haí cnCii- 
ba Minas 
de Oro. 



ma^ 



I492.- 



¥ 



Década 

niiis tiempo : mandó , que le lomaien 
aigunus ludios , para llevar á Caltilla, 
üc diferentes paites , para que cada vuo 
uicic cuenta Ue ib i'ierra , como Tel- 
tigos Uc el Delcubnmiento : tomáronle, 
lili cicauualo, doce , Mugercs , Niños, 
i Hombres. Y citando para hacer vela, 
liego á la Nave vn Indio , mando de 
Un.Indlo ^""^ ^^ aquellas Mugercs , i Padre de dos 
nieg.i , á nidciíachos , que iban embarcados , i 
le lleven i'^go , que le lievalen con lu Aduger, 
con í u 1 lus Hijos , i el Almirante mando, que 
Mtiger , 1 le recibielen , i que á todos le hiciele 
fus Hijos, ¡j^^j^ natamieuto ; i por caula de los 
vientos Nortes huvo de bclver á vn 
Puerto , que llamo del Principe , en la 
miima isla , aunque le vio dcruera cerca 
de muchas islas , á tiro de Arcabuz 
viias de otras ; i eita parte llamóla , Mar 
de iNueJrra beñora , i eran las Canales 
entre isla , c Isla , tan profundas , i tan 
hennoleadas de iérvá , i Arboleda , que 
le recibía gran contento , andando por 
elias. Eran los Arboles diferentes de los 
nuciiros , porque vnos parcelan de Al- 
makiga , i otros de Lináloes , i i^almas, 
con el pie verde , i lilb , i otros de di- 
verlas Inertes ; i aunque ellas Isletas,por 
las quales andaban , con las Barcas , no 
-citaban pobladas, havia muchos Fuegos 
La Gente de Peleadores, porque la Gente de Cu- 
deCuba ba acollumbraba ir en fus Canoas á 
víaba mil pelear , i ca^ar por ellas Islillas , que fon 
*^"° "" ^ infinitas , i á hulear en ellas que comer, 
cncii por ptrque comen vanas inmundicias, como 
las Islas Arañas grandes , Guíanos engendrados 
adjacea— en maderos podridos , i otros lugares 
les. corruptos , i Peleados medio crudos, 

porque en tomándolos , antes de alar- 
los , los facan los ojos , i fe los comen; 
i demás de que eftas cofas dieran afeo 
á qualquiera Caílcllano , que las comie- 
ra , en ellas ca^as , i pefcas fe ocupaban 
diferentes tiempos del Año , quando en 
vna Isla , quando en otra , como quien 
canfado de vn mantenimiento , muda 
otro. Mataron en vna de ellas Islas vn 
Animal á cuchilladas, que parecía Puer- 
co Montes , i en la Mar hallaron mu- 
chas Cuentas de Nácara ; i entre mu- 
chos Pefcados , que tornaron con la red, 
fallo vno de forma de Puerco , cubierto 
de vn pellejo mui duro , lin que tuvie- 
fc cofa tierna , lino la cola. Notaron, 
que la Mar crccia , i dcfcrccia mucho 
mas que en otro Puerto , de los que por 
alli havian viilo , i el Almirante lo he- 
chaba á las muchas Islas ; i la marea era 
al revés que en Caltilla : i la caufa de 
ello le pareció , porque aili era b^xa Mar, 



I. Libro I. ^j- 

eílando la Lunar al Sudueíle , quarta del 
Sur. 

Domingo á diez i ocho de Noviem- 
bre , bolvió a Puerto del Principe , i 
pufo en la boca vna Cruz de dos made- 
ros grandes. Lunes fue acia Levante, 
en bufca de la Efpañola , que llamaban 
Bohío , i otros B.ibeque , que fegun fe 
entendió delpues ^ no era Babeque, k 
Elpañola , fino la Tierra-firme, porque 
por otro nombre la llamaban Canbanaj 
i por los vientos contrarios fe cntretu* 
vo tres , ó quatro Días , dando buel- 
.tas,por cerca de la Ifabela, i no llegó 
á ella , porque no fe le fuefen los In- 
dios , i aquí hallaron de la lerva , que 
toparon en la navegación del Golfo , i 
fe conoció , que era llevada de las cor- 
rientes j i entendiendo Martin Alonfo 
Pintón , que los Indios decian , que en 
Bohío fe hallaba mucho Oro , codicio- 
fo de enriquecerle , Miércoles á veinte 
i vno fe apartó de el Almirante , fin 
fuerza de tiempo , ni otra legitima cau- 
fií , i por fer fu Navio mui velero , fe 
fue adelantando , halln que llegada la 
Noche totalmente dcfapareció. Por 
Bohío , que era la Efpañola , parecia, 
que querían los Indios dar á entender, 
que era Tierra poblada de muchos Bo- 
híos. Y viendo el Almirante , que aun- 
que fe havian hecho muchas feñales, 
Martin Alonfo no parecia , con los dos 
Navios , i el viento contrario , bolvió á 
Cuba , á vn Puerto grande , i feguro, 
que dixo Santa Catalina , por fer fu Vil- 
pera : aquí higo Agua , i Leña : víó al- 
gunas Piedras con muellras de Oro : en 
Tierra havia grandes Pinos , para Arbo- 
les de grandes Navios •, i viendo que to- 
dos los Indios le encaminaban ala Efpa- 
ñola , figuió por la Colla arriba , mas á 
Suefle doce Leguas , adonde halló gran- 
des , i buenos Puertos ; i entre otros, 
vn Rio , que por fu boca podia entrar 
cómodamente vna Galera , fin que fe 
conocíefe la entrada , fino de cerca , i la 
comodidad del Rio le combidó a entrar 
dentro , quanto era larga la Barca , i ha- 
lló ocho bragas de fondo ; i fubiendo 
mas arriba , porque la claridad del Agua, 
la hermofura de los Arboles , la frefcura 
de la Ribera , con mucha diverfidad de 
Pájaros , le llevaban , víó vna Fulla de do- 
ce Bancos , en Tierra , debajo de vna 
enramada , i en vnas Cafas cerca , halla- 
ron vn Pan de Cera , i vna cabega de 
Hombre , en vna Cellilla , colgada de 
vn Poíle, i efta Cera llevaron á los Re- 
lés Católicos , de la qual nunca mas 

D íc 



Él Álmí-í 
rante vá 
en biifca 
de li El- 
pañola. 



Marrfn 
Alonfo 
Pin^ó, íTu 
califa , fe 
aparta de 
el Alrai- 
laiue. 



El Día de 
SantaCa- 
talíiiabol 
vio elAl- 
mir.liTte'á 
Cuba , no 
parecien- 
do Mar- 
tin Aloii- 
foFiíi^óno 



Kunca 
hiivo Ce- 
ra cuCí!- 

ba. i 1-1 q 
fe hallo 
aporto de 
liicatan. 



Liega el 
Aimiran- 
re á laKi 
ta Oi len- 
ta 1 de Cu- 
ba. 



EI Almi- 
rante lie- 
ga a la 
Isla Tor- 
tuga. 



^6 Historia de las Ix 

fe halló en Cuba ; i afi fe entendió dcf- 
pucs , que vino de lucatan , ó por for- 
tuna en alguna Canoa , ó de otra mane- 
ra. No hallaron Gente de quien infor- 
marfe , porque todos huían. Hallaron 
otra Canoa de noventa i cinco palmos 
de largo , adonde podían ir cinqucnta 
Peifonas , hecha de vn folo Árbol , co- 
mo las otras ; i aunque no tenian crra- 
mienta para labrarlas , eran de prove- 
vecho los inftrumcntos , que hacian pa- 
l*a ello de Pedernales, porque los Arbo- 
les eran muí grucfos , i los coracones 
tiernos , i cfponjofos , i fácilmente los 
ahondaban con los Pedernales. 

Havicndo el Almirante navegado 
ciento i ficte Leguas acia Levante , por 
la Culta de Cuba , llegó á la Punta 
Oriental de ella , i de alli partió á cin- 
co de Diciembre , para pafar a la Efpa- 
ñola , que fon die¿ i ocho Leguas de 
travefia al Lefte , i por l,is corrientes no 
pudo llegar haíta el Dia figuiente , que 
entró en el Puerro , que dixo S.in Nico- 
lás, por fu Dia, i hallóle bueno, gran- 
de , i de mucho fondo , i rodeado de 
efpefas Arboledas , aunque la Tierra es 
montuofa , i los .'\rboles no mui gran- 
des , i femciantcs a los de Caftilla, por- 
que fe vieix)n Pinos , i Arraiancs , i en- 
traba en el Puerto vn Rio apacible , i 
en la orilla havia muchas Canoas , tan 
grandes como Vergantines , de veinte 
i cinco Bancos } pero no hallando Gen- 
te , paso adelante , la buelta del Norte, 
halla el Puerto , que dixo,la Concep- 
ción , al Sur de vna Isla pequeña , que 
nombró la Tortuga, diez Leguas de la 
Efpañola > i viendo que efta Isla Bohio 
era miii grande , i que la TieiTa , i los 
Arboles parccian á los de Caftilla, i que 
en vna redada , entre otros Peleados , los 
de la Nao tomaron Li^as , Lenguados, 
i otros Pcfcados , conocidos de los Caf- 
tcllanos , que halta entonces no havian 
vifto , i que havian oído cantar el Rui- 
feñor , i otros Pájaros de Europa: cofa, 
que por Diciembre les admiró , pufo 
nombre á elta Isla , la Efpañola j por- 
que haviendo llamado a la primera San 
Salvador, en honra de Dios ; a 1h fegun- 
da la Concepción , en reicrencia de Nucf- 
tra Señora , fu Santa Madre ; la tercci-a 
Fernandina -, a la quarta Ifabela > i á la 
quinta Juana ,por memoria Je los Reies, 
i del Principe fu Hijo, pareció , que el 
nombre de Éfpaña tuviefe el fcxto liio-ar, 
aimque no hitó quien le uixo , que la 
Hamaria mas propriamentc, la Isla Caf- 
tcilanfi , pues en aquel Dclcubriíaienio 



días Occidentales. 
folos tenian paite los RciiK>s de la Coro- 
na de Caftilla. Y porque con hs bue- 
nas Nuevas, que los Indios de la Nave 
le daban , defcaba ver íi era verdad la 
Riqueca de la TieiTa , i reconocerla , i 
los Naturales huian , i con ahumadas fe 
avifaban vnos a otros , acordó de em- 
biar fcis Caftellanos armados •, i havien- 
do andado gran efpacio de Ticna , bol- 
vieron fin hallar Gente , diciendo cofas 
maravilloílis de la hcrmofura de la Tier- 
ra > i haviendo mandado poner vna gran 
Cruz, en la entrada del Pucrto,á la par- 
te del Huefte, i andando tres Marineros, 
en vn Bofquc, mirando los Arboles para 
cortarla , vieron mucha Gente defnuda, 
que huió , en defcubriendo los Caftella- 
nos, metiéndole por las efpeiuras : cor- 
rieron los Marineros, i tomaron vna Mu- 
ger , que llevaba colgando de la nariz 
vna plancheta de Oro. Diola el Almi- 
rante Cafcabelcs , i faltas de Vidrio , i 
mandóla veftir vna Camifa , i cmbióla 
con tres Indios de los que llevaba con- 
figo , porque fe entendían con ella, i tres 
Caftellanos , que la acompañafen hafta 
fu habitación. 

CJT. XVI. ^te el AlmiranU 

£roJigue el'Defcubrmiento de la 

Isla Efpañola. 

L Dia figuiente em- 
bió nueve Caftella- 
nos,bien apercibidos, 
con Amias , con vn 
Indio de San Salva- 
dor , á la Población 
de la Mugcr, que ci- 
taba quatro Leguas 
al Sucfte : hallaron vn Pueblo de mil 
Cafas , efparcidas, i icrmas , porque íc 
havia huido la Gente : fue tras ella el In- 
dio, i tanto los llamó, i tantos bienes les 
dixo de los Caftellanos , que bolvieronj 
i cfpantados, i temblando, ponian las ma- 
nos a los Caftellanos fobrc las caberas, 
por honra , i cortefia, i los llevaban de co- 
mer, rogándoles , que fequcdafcn aquella 
Noche con ellos. Acudió en ello mucha 
Gente, llevando en ombros la Muger, á 
quien el Almirante havia dado la Camila, 
con fu Marido, que iba ;l darle gracias. 
Bolvieron los Caftellanos con Relación, 
que la Tierra era abundofa de fus man- 
tenimientos , i la Gente mas blanca , i 
de mejor parecer , que la de las otras If- 
la5 j i mas tratable , i que la Tierra adonde 

fe 



I4S.^. 



Los Ma» 
riñeres, 
andando 
cortando 
madera i 
para yna 
Crur, to- 
man vna 
Mujtr. 




Riielve ft; 
Gente al 
llamamié 
to de d 
Indio. 



Acude 
mucha 
Gente di 
los Indio» 
a ver los 
Caftclla-: 
nos. 



w 



ÍA.i)Z. 



1 Caci- 

iie entra 

' iilaNa- 



Decada i. 

fe cogía el Oro , eftaba mas á Levan- 
te : i que los Hombres no eran tan gran- 
des , fino membrudos, i rehechos , fin 
barbas , con las ventanas de las narices 
mui abiertas , i las frentes llanas , i an- 
chas , de mala gracia , lo qual hacian, 
quando nacian , por gentileza > por lo 
qual , i por traer las caberas defcubier- 
tas , eran tan duros de calcos , que vna 
Efpada Callellana acontecia romperfe en 
la cabeca. Tomó aqui el Almitante ex- 
periencia de las horas del dia , i de la 
noche , i halló , que de Sol á Sol havian 
palado veinte ampolletas , de á media 
hora cada vna , pero creió , que havia ier- 
ro, por el defcuido de los Marineros , i 
juzgó , que el Dia tenia once horas , i 
algo mas. Con la Relación fobredicha, 
aunque los vientos eran contrarios , de- 
termino de falir de alli : i bolvicndo en- 
tre la Efpañola, i la Tortuga , topó vn 
Indio en vna Canoa , efpantado , como 
citando la Mar rebuelta, no fe le huvic* 
fe tragado : tomóle en la Nave , con la 
Canoa , i llegando á Tierra , le embió 
con algunos diges : i alabó tanto á los 
Caftellanos , que muchos acudieron á las 
Naves j pero no traían mas de algunos 
granillos de Oro fino , colgados de las 
narices , que daban de buena gana > i 
piTguntandoles , á donde hallaban aquel 
Oro ? con feñas decían , que mas ade- 
lante havia mucho 5 i preguntando el 
Almirante por fu Isla de Cipango , en- 
tendían por Cibao , i feñalaban adonde 
ellaba , que era la parte de donde mas 
Oro fe facaba en aquella Isla. 

Fue avífado el Almirante , que el 
Señor de aquella Tierra , que llamaban 
Cacique , iba acompañado de mas de 
docientos Hombres , a ver los Navios : i 
aunque M050, le llevaban en Andas fo- 
bre los ombros, i que tenía Aio , i Con- 
fcjeros: i llegado á las Naves, fe notó, por 
eofa maravillofa , el refpeto que le tenían, 
i fu gravedad. Salió vn Indio de la Ifa- 
bcla, habló con él, i díxole, que los Caf- 
tellanos eran Hombres del Cielo : quifo 
entrar en la Nave , i quando llegó al 
CalHllo de Popa , feñaló , que fe qucdafen 
los que iban con él , falvo dos Hombres 
de edad madura,que fe fentaron á fus pies, 
que eran fus Confcjeros. Mandó el Al- 
mirante, que le diefen de comer, i de ca- 
da cofa tomaba vn poco , i probando de 
ello , lo daba a los dos , i defpues lo lle- 
vaban fuera á los otros : dicronle de be- 
ber , i no higo mas de llegarlo á la boca. 
Todos eftaban con mucha gravedad , ha- 
blaron poco : los Suios le miraban á la 



El MtnU 
lame ha- 
ce labcr 
al Caci- 
que} qiué^ 
es. 



á las Na- 
ves. 



Libro I. ¿7 

boca , i hablaban con el : i por el Indio 
Interprete le higo fabcr el Almirante, 
que era Capitán de los Reics de CalH- 
11a , i de León , maiores Señores de el 
Mundo : pero ni el Cacique , ni los otros 
creían fino que habitaban en el Cielo. 
Parecieron al Almirante Gente de mas 
buena ragon , que la de las otras Islas: 
i porque fe hacia tarde , el Rei , ó Ca- 
cique fe bolvió á Tierra. 

El Dia figuiente , aunque el vien- 
to fue contrarío, i recio, no le alteró la 
Mar, por el amparo que hace á la Colla, 
la Isla Tortuga , i fueron a pelear algu- 
nos Marineros , con los qualcs fe holga- 
ban los Indios. Fue alguna Gente á la 
Población , i refcataron ojudas de Oro 
por cuentas de Vidrio, de que holgó mu- 
cho el Almirante , porque defcaba , que 
viefen los Reies, que fe havia hallado Oro 
en aquel Dcfcubrimícnto , i que no eran 
vanas fus promefas. Bolvió el Reí á la 
Marina 11 la tarde, i llegó , a la fagon, vna Huejyp ^j 
Canoa de la Isla Tortuga , con quaren- Cacíciue 
ta Hombres , á ver los Caftellanos , de 
que moítro pefadumbre el Cacique : pe- 
ro todos los Indios de la Efpañola fe fen- 
taron en el fuelo , por feñal de paz , i 
los de la Canoa falieron á Tierra : pero 
el Rei fe levantó , i amenazándolos , fe 
embarcaron , i los hechaba Agua , i tira- 
ba algunas piedras, quc era toda fu ira: 
i dio vna piedra al Alguacil del Almiran- 
te , que fe halló cerca de él para que la 
tirafe , pero riófe , i nO la tiró. Bolvie- 
ronfe los de la Canoa cOn mucha humil- 
dad , á la Tortuga j í el Almirante , mui 
folicito , procuraba de entender adonde 
eftaba aquel Lugar , que decían que tenia 
mucho Oró. Elle Dia , por honra de la 
Fiefta de la Concepción , mandó el Al- 
mirante aderezar los Navios, facando las 
Armas, i Vanderas, i dífparar el Artille- 
ría : i el Rei entró en el Navio , a tiempo 
que el Almirante comia : fuefe a fentar 
junto á él, fin darle lugar á que fe levan- 
tafe i ficndo cofa notable la reverencia 
con que aquella Gente ( aunque defnuda) 
andaba delante de fu Señor. Combídóle 
á eomer , i tomaba la comida como la 
otra vez : i en comiendo , puficron de- 
lante al Almirante vna Cinta de Oro, 
que parecía como las de CaftíUa , aun- 
que de obra diferente , i vnas planchas 
de Oro. El Almirante dio al Rei vn 
Arambel , que tenia colgado cabe fu ca- 
ma , porque hecho de ver , que le agra- 
daba, i vnas Cuentas de Ambar,que tenia 
al cuello , vnos ^apatos colorados, i vn 
ALoiiin'íy* de Agua de Acabar , c©n qué Rei, 
Dz. fe 



Manda el 
Almír.in- 
te facaí: 
lasArmas 
i Vande- 
rjs, I diT- 
par.ir el 
Artille- 
ra. 



El Almí- 
rárc pre- 
íenu al- 
gunas co- 
ílllas al 



El Caci- 
que fe ad- 
miía de 
ver laMo 
iiída Caf- 
tellana , i 
las Vaií- 
deras , I 
las demás 
cofas. 



El temple 
de la tr- 
pañola pa 
rece liu- 
viflmo al 
Almiran- 
te. 



El Alml- 
ráte dcf- 
«iibre el 
Puerto de 
SaiuoTo- 
tnás. 



x8 Historia de las I 

fe holgó mucho. Molho él , i los fuios 
mucha pena de no entenderle : ofreció- 
le quanto podia en fu Tierra. Mottro- 
le el Almirante vn:i Moneda Caftellana, 
que llamaban Excelente , con los Rof- 
tros de los Reies Católicos , de que re- 
cibió admiración , i de ver las Vanderas 
con la Cruz , i Armas Reales , i con ef- 
to fe bolvió á Tierra , honrándole mu- 
cho el Almirante , i en las Andas fe fue 
á fu Población : iba también vn Hijo fu- 
lo, acompañado de mucha Gente, i lle- 
vaban delante de el las cofas que le ha- 
via dado el Almirante , de vna en vna, 
levantadas en alto, para que fucfen vii- 
tas de todos. Fue dcfpucs á la Nave vn 
Hermano del Rei , al qual hi^o el Al- 
mirante mucho regalo, i cortefiaji otro 
Dia mandó poner vna Cruz en la Plaga 
de la Población , que cílaba cerca de la 
Mar, á la qual adoraban los Indios , co- 
mo lo vian hacer a los Chriftianos , por- 
que el Pueblo adonde el Rei habitaba, 
cftaba quatro Leguas de alli. 

CJT. XVII. ^e el Almiran- 
te fue a Tierra del Rei Guacana- 
gari , i determina de poblar 
en ella. 

Ra Martes en la No- 
che , i defeando el 
Almirante defcubrir 
los fccretos de la 
Tierra , fe higo á la 
Vela , i en todo el 
Miércoles ip.de Di- 
ciembre , no pudo 
falir de aquel Golfete enmedio de las dos 
Islas , ni tomar vn Puerto, que alli ha- 
via : vio muchas Sicrnis , Montañas , i 
Arboledas : vio vna pequeña Isla , que 
llamó Santo Tomás : juzgaba , que te- 
nia la Efpañola muchos Cabos , i Puer- 
tos : parecióle el temple fuavifimo , i 




la Tierra mui frcfca. Jueves á 20. entró 
en vn Puerto , entre la Isleta de Santo 
Tomás , i vn Cabo : dcfcubrianfc algu- 
nas Poblaciones , i muchas ahumadas, 
porque como era tiempo de feca , i cre- 
ce la icrva mucho , la quemaban para 
abrir caminos , porque como andaban 
defnudos , los laílimaba : i también por 
cagar los Utias , que tomaban con el 
fuego. Entró el Almirante en el Puerto 



DÍAS Occidentales. 1491, 

na Población , 1 hallóle vna , poco dcf- 
viada de la Mar. Vieron Indios , que fe 
recataban de los CallcUanos : pero los 
que iban en las Naves les dixeron , que 
no temiefen : i luego acudieron tantos 
Hombres, Mugcres, i Niños, que cu- 
brían el Sol. Llevaban Comida , Cala- 
bagas de Agua , i buen Pan de Maíz: 
no efcondian l;is Mugercs, como en otras 
partes : i todos fe maravillaban de ver á 
los Chrillianos , i abobados daban gra- 
cias á Dios. Era Gente mas blanca , i 
de mejores Cuerpos , mas bien acondi- 
cionados , i liberales : i el Almirante con 
cuidado pro\eia , que no fe les diefc 
enojo. Embió feis Perfonas á reconocer 
el Pueblo , adonde los regalaron , co- 
mo á Hombres , que entendían que ha- 
vian venido del Cielo. Entre tanto lle- 
garon ciertas Canoas con Gente, de par- 
te de vn Rei , que rogaba al Almirante 
fucfe á fu Pueblo, i le eftaba aguardan- 
do con mucha Gente , fobre vna pun- 
ta de Tierra. Fue en las Barcas, hr.vien- 
dole rogado muchas Perfonas , que no 
fe fuefe , lino que fe quedafe con ellos. 
En llegando las Barcas , embio el Rei 
de comer á los Cailellanos : i viendo 
que lo recibían , fueron al Pueblo por 
mas, i por Papagayos. El Almirante da- 
ba á los Indios Cafcaveles , i Bugerias 
de Vidrio , i de Latón. Bolviófe á las 
Naos , gritando Mugeres, i Niños, que 
no fe fuefen : i á algunos , que le figuie- 
ron en Canoas , mandó dar de comer: 
i á otros , que nadando media Legua, 
iban á las Caravelas -, i aunque la Plaia 
ellaba cubierta de Gente, por vna gran 
Campaña , que llamó defpues la Vega 
Real , fe via ir , i venir multitud de 
Gente á los Navios. Bolvió el Almi- 
rante á loar el Puerto, i llamóle de San- 
to Tomás , por haverle defcubierto en 
fu Dia. 

Sábado á veinte i dos , por la Ma- 
ñana , fe quifo ir en bulca de las Islas, 
que los Indios decian , que tenian mu- 
cho Oro , pero el tiempo fe lo eílorvó, 
i embió las Barcas á pelear : i luego lle- 
gó vno, de parte del Rei Guacanagari, 
á rogarle , que fuefe á fu Tierra , i le 
daria quanto tenia , el qual era vno de 
los cinco Señores de la Isla , que fo- 
juzgiba la maior parte de la Vanda de 
el Norte , por donde el Almirante an- 
daba. Embióle vn Cinto , que traia en 
lugar de bolfa , vna Maleara con óre- 



los Inj 

dios mj 
qiii(!<'rnii 
que I- fin 
r a n lo 
Caftella- 
uos. 



con las Barcas , i havisndolc reconocí- jas , lengua , i nariz de Oro de marti- 



do , dixo , que era mui bueno. Mandó 
ir , para ver fi fe defcubria cerca alga- 



lio. El Cinto eftaba bordado de hue- 
fos de Pefcados menudps , cpjjip aljó- 
far, 



1 49 i. Decada 

far , de lindas labores , de quatro de- 
dos en ancho. Determinó de partir á 
los ¿j. aunque primero feis Caltellanos, 
con el Efcrivano , por dar contento á 
otros fueron á fu Tierra , por el güilo, 
que los Indios, en todas partes , teman de 
verlos ; dicronles bien de comer , i tra- 
xeron relcatadas algunas cofas de Algo- 
don, i granos de Oro. Llegaron mas de 
ciento 1 veinte Canoas á los Navios , con 
comida , i Cantarillos de barro , con Agua 
dulce , bien hechos , i almagrados , i da- 
ban fu Efpecia , que llaman Axi , que 
hechandolo en efcudillas de Agua, la be- 
bían , mollrando que era cofa lana. Y 
porque el mal tiempo detenia al Almi- 
rante, cmbió al Efcrivano al Rci Gua- 
canagari , a darle ra^on ; i también em- 
bib dos de fus Indios á vn Pueblo, á ver 
íi havia Oro , porque por la buena par- 
te que en aquellos Dias havia rcicatado, 
juzgiiba , que debia de haver mucho -, i 
elle Dia fe tuvo por cierto , que debie- 
ron de entrar en los Navios mil Hom- 
bres, fin que huviefe nadie , que dexafe 
de dar algo j i los que no entraban, def- 
de las Canoas decian : Tomad , tomad> 
i la Isla parecía al Almirante , fegun lo 
que hafta entonces vio , que era maior 
Parecía á que Inglaterra. El Elcrivano llego á 
el Almi- Guacanagari , que le falió a recibir : pa- 
rance.qla reciólc la Población adonde eilaba,mas 
í,!!u^^^^-," oi'^^^^da que ninguna de las que havia 
viílo. Toda la Gente miraba á los Chrif- 
tianos , con admiración , i alegría. Dió- 
Ics el Reí Paños de Algodón, i Papa- 
gayos, algunos pedamos de Oro -, i la Gen- 
te daba de lo que tenia, i las cofiUas, 
que los Caílcllanos les daban , tenían por 
Reliquias i i con ello fe bolvíó el Efcri- 
vano , i fus Compañeros á las Naves, 
acompañados de los Indios. Lunes a 24. 
fue el Almirante á ver al Reí Guacana- 
gari , quatro , ó cinco Leguas , que de- 
be de haver defde el Puerto de Santo 
Tomas, halla donde el Reí ellaba, i alli 
fe entretuvo , halla que viendo fofegada 
la Mar , fe fue á acollar, porque en dos 
Dias , i vna Noche no havia dormido ; i 
como era calma , el Marinero del Ti- 
món le dcxó a vn Grumete, ellando por . 
el Almirante prohibido en todo el Via- 
ge , que con viento, ó fin él jamás de- 
xafe el Marinero de guarda el Timón á 
otro ; i á la verdad , ellos fe hallaban fin 
peligro de baxios, i de las laxas j porque 
el Domingo , quando fueron las Barcas 
con el Elcrivano al Cacique, havian re- 
conocido toda la Colla , i las laxas , que 
liai defde la Punta , hafta el Lcllefuellcj 



ñola era 
maior q 
Liglater- 
'ra. 




I. LibrqI. z9 

por efpacio de mas de tres Leguas , i 
también havian villo por donde fe po* 
día pafar j i viendofe en calma muerta, 
todos fe fueron á dormir , i fucedió, que 
la corriente llevó mui poco á poco la 
Nave, con tanto ruido , que de vna gran 
Legua fe podía oir : i como el M090 
que tenia el Timón le fintió tocar , dio 
voces. 

C^T. XVIII. ^e el Almi^ 

rante pierde fu Nave , i acuerda 

de poblar en Tierra del Rei 

Guacanagari. 

L Almirante, con las 
voces , fe levantó el 
primero , i luego la- 
lío el Maellre , á 
quien tocaba aquel 
Qiiarto de guarda, 
i le ordenó , que 
pues el Batel ella- 
ba fuera, fe hechafevna Ancora por Popa, 
pues afi podrían con el cabeltrante la- 
car la Nao j i quando pensó que fe ha- 
cía lo que havia mandado , halló , que 
con el Batel fe huían algunos á la otra 
Caravela, que eílaba de barlobento , me- 
dia Legua de alli } i viendo que el Agua 
menguaba , i que la Nao eílaba en pe- 
ligro , mandó cortar el Árbol, i alijar- 
la , para ver fi la podían facar j pero no 
huvo remedio , porque como las Aguas 
menguaban de golpe , cada rato quedaba 
la Nao mas en feco , i tomado lado acia 
la Mar travíefa,í (aunque era poca) por 
fer calma fe abrieron los conventos , que 
fon los vacíos, que hai entre coílillas , i 
collillas. La Nave dobló á vn lado, i fe Píerdefe 
abrió por abaxo , i fe hinchó de Aguaj JaNao de 
i fi Viento , ó Mar huviera , no efcapá- '^^ Almí- 
ra nadie : i fi el Maellre hiciera lo que 
le mandó el Almirante , facáran la Nao 
libre. Bolvió la Barca á focorrer , por- 
que villo los de la otra Nave lo que 
pafaba , no folo no los quifieron recibir, 
pero venían con ella al focorro j i no ha- 
vicndo iá remedio : diófc orden de falvar 
k Gente , para lo qual embió el Almi- 
rante a Tierra a Diego de Arana , i Pe- 
dro Gutiérrez , que dixefen al Cacique, 
que por irle a ver liavia perdido la Na- 
ve frontero de fu Pueblo , á Legua i me- 
día. Sintió ella defgracía Guacanagari, 
con lagrimas , i embió luego las Canoas, 
que en vn momento facaron lo que ha- 
via en la cubierta , i El acudió con fus Navíq. 

Her- 



rante. 



Giiacajia- 
garí íien- 
te la per- 
dida del 



Guacaiu 

p"ivi coti- 
íuel.i a c-1 
Almiran- 
te por la 
pérdida 
d^l Na- 
tto< 



El Almi- 
rante de- 
termina 
de poblar 
en Tierra 
de Gíia- 



30 Historia delas I 

Hermanos, i tuvo gran cuidado, en que 
no fe tocafe á nada j i él mifmo cftuvo 
en guarda de la ropa , i embió a decir 
al Almirante, que no tuviefe pena, que 
le daria quanto tenía : i la ropa fe lle- 
vó á dos Cafas , que feñaló , adonde fé 
recogiefe. Fue tanta la voluntad con 
que Tos Indios en cfta necefidad aiuda- 
ron , que en Cali illa no fe pudiera ha- 
cer mejor , porque la Gente parccia 
manfa ,'i amorofa , fu lengua fácil de 
pronunciar , i aprender > i aunque iban 
defnudos , ténian algunas loables coílum- 
brcs : i el Rei era férvido con gran Ma- 
gcitad, i en todo tenia mucha conílan- 
cia : i el Pueblo era tan curiofo , en pre- 
guntar , que quería faber las caufas de 
todo : arrodillabanfc á la hora del Ave 
Maria , como los Caflellanos lo hacian, 
i por entonces no fe entendió , que tu- 
viefen otra Religión , fino adorar el Cie- 
lo , el Sol , i la Luna. 

Miércoles a. i6. de Diciembre, fue 
Guacanagari á la Caravcla Niña , adon- 
de ellaba el Almirílnte , con gran pena 
de la pérdida de fu Nao : confolabale, 
i ofrecia lo que tenia. Llegaron dos In- 
dios de otra Población , que llevaban 
chapas de Oro , para trocar con Cafca- 
beles , que era lo que mas apreciaban: 
i de ellas cofiUas iba proveído el Almi- 
rante , por la experiencia de los Portu- 
fucfes en Guinea. Los Marineros tam- 
ien avifaron , que otros llevaban Oro, 
i lo daban por Cintas , i otras cofiUas: 
i viendo Guacanagari , que lo eftimaba 
el Almirante , le dixo , que fe lo haria 
traer de Cibao: i faliendo á Tierra, cdm- 
bidó al Almirante á comer Axis , i Ca* 
gabi , que era fu principal Comida, i le 
dio algunas Mafcaras , con ojos , nariz, 
i orejas de Oro , i otras cofillas , que 
fervian de traer al cuello : i fe le quejó 
mucho de los Caribes , que le llevaban fu 
Gente , i efta fue la caufa por qué huió 
en el principio , penfando que los Caf- 
tellanos eran Caribes. El Almirante le 
moftró fus Armas , i vn Arco Turqucf- 
co , que tiró mui bien vn Caltellano, 
ofreciendo de defenderle j pero de lo 
que mas fe efpantó, era de la Artillería: 
porque quando difparaba , caía la Gen- 
te amortecida. Y havicndo el Almiran- 
te hallado tanta voluntad, i tantas muef- 
tras de Oro , i pareciendole la Tierra 
frefca, i fcrríl , juzgó, que Dios Nuef- 
tro Señor havia permitido la pérdida de 
la Nao , para que fe hiciefe afiento allí, 
i fe comcngafe por aquella Isla la Pre- 
dicación , i conocimiento de fu Santifi- 



iNDiAS Occidentales. 

mo Nombre , el qual es muchas veces 
fu voluntad , que no fe eílienda , por 
amor de fu fcixicio , i caridad de los 
próximos , fino también por el premio, 
que los Hombres pienfon haver en ef- 
te Mundo , i en el otro 5 porque no es 
de creer , que ninguna Nación de el 
Mundo emprendiera los trabajos á que 
el Almirante , i fus Caftcllanos fe pu fie- 
ron en negocio tan dudofo, i peligrólo, 
fi no fuera con cfperanca de algún pre- 
mio , el quul ha llevado defpucs adelan- 
te la continuación de cfta fu Santa Obra: 
i quilo Dios hacer con los Indios , i los 
Callellanos, como vn Padre, que quie- 
re cafar vna Hija mui fea, fuple efta fal- 
ta con el dote : porque quando las In- 
dias no fueran Tierras de tanta riqueza, 
nadie fe pufiera a padecer los trabajos, 
que adelante fe dirán , porque fon de tal 
fuerte , que ninguna Nación del Mun- 
do , aunque la elperanca del premio fue- 
ra maior , pudiera foportarlos , como 
en el difcurlo de ella Obra fe verá. Iban, 
i venían los Indios por Cafcabeles, que 
era lo que les daba mas contento , i en 
llegando cerca de la Caravcla , levanta- 
ban los pedamos de Oro , diciendo : Chu- 
que, chuque, que quiere decir; Toma, 
i dacaCafcabél. Llegó vn Indio en Tier- 
ra con vn pedaco de Oro , de pefo de 
medio marco , i teniéndolo en la mano 
izquierda , eltendió la derecha , i po- 
niéndole en ella el Cafcabél , folto el 
Oro , i dio á huir , penfando que havia 
engañado al Caftcllano. 

Determinófe , pues , el Almirante 
de dcxar en efta Tierra algunos Hom- 
bres ) que tratafen con la Gente , i fe 
informafcn de la TieiTa , i aprendiefen 
la Lengua , para que quando bolviefc 
de Caftilla , tuviefe quien diefe inftiaic- 
cion para la Población , i fujecion de 
ella : i para efto fe le ofrecieron mu- 
chos. Mandó fabricar vna Torre , con 
la madera de la Nave perdida : i en ef- 
to fe tuvo avifo , que la Caravcla Pin- 
ta eftaba en el Rio, acia el Cabo de Le- 
vante , i Guacanagari embió quien de 
ello fe ceitificafe. Ponía el Almirante 
cuidado en la fabrica, i tanto mas quan- 
to cada día fe ofi-ecian maiorcs caulas : i 
porque fiempre Guacanagari mollraba 
miedo de los Caribes , para darle animo, 
i que viefe el efcéto de las Armas Caf- 
tcllanas , mandó el Almirante difparar 
vna pie^a de Aitilleria en vn Cortado de 
la Nave perdida , i pafando la vala de 
vna paite á otra , falto en el Agua: mof- 
uóle como ofendían nueítras Armas: di- 

xo- 



1492,, 



Ninguna 
Nació de 
el Mun- 
do pudie- 
ra Aifrir 
Jos traba- 
jos , tjuc 
han pnde 
cído los 
Cañclla- 
nos en 
losdefcu- 
hrlrnien- 
tos de la<; 
Indias. 



El Almi-f 
rite man- ' 
da fabri-; 
car VII.I I 
Torre, 



Buelve la 
Canoa, q 
fue a bul- 
car aMar 
tiii Aion- 

fo Pilleó, 

liu hallar 
le, 

X7ii Iiidio 
da avilo 
de la Ca- 
javela 
pinta. 




£1 Almi- 
rante da 
ptiefa en 
íafabrica 
de laFor- 



D E C A D A X. 

xole , que can ellas le defenderían los 
que quería dcxar en lii Tierra , porque 
el entendía de bolver a Caftilla , para 
llevar Joias, i cofas que prefcntarle : pe- 
ro el defco de los Cafcabcles fue tanto, 
penfando que le acabarían , que huvo 
tal Indio , que defde la Noche , llegan- 
dofe á la Caravela , pidió le guardalen 
vno para la Mañana. 

CAT. XIX. ^le fe pifo Navi- 
dad ,por Nombre , a la primera To- 
blacion de CafteLUnos , ett las Indias: 
i el cuidado que el Almirante po- 
nía en bufcar las Minas 
de Oro. 



N A Canoa , que ha- 
ría ido en bufca de 
la Caravela Pinta , i 
en ella vn Marinero 
Caílellano, con vna 
Carta del Almirante 
para Martin Alonlb 
Píngón , pidiéndole 
'amoroí;imente,que fuele ájuntarfecon él, 
dilimulandoelhaverle defamparado, bol- 
vio diciendo , que havian andado mas 
de veinte Leguas , i no le hallaron , i fi 
anduvieran cmco , ó feis mas , le halla- 
ran. Defpues díxo vn Indio , que dos 
Días havia, que vio la Caravela furta en 
vn Rio , pero no le dieron crédito , pen- 
fando que burlaba , como los primeros 
no la havian hallado > i elle Indio dixo 
verdad , como defpues pareció, porque 
lo pudo ver defde algún Lugar alto , i 
fe debió de dar pricfa á irlo a decir á 
fu Señor. Díxo el Marinero , que havia 
ido en la Canoa , que á veinte Leguas 
de allí vio vn Reí , que llevaba en la 
cabera dos grandes planchas de Oro , i 
muchas otras Perfonas , que eftaban con 
él : i que luego que los Indios de la Ca- 
noa le hablaron , fe las quitó. Creió el 
Almirante , que Guacanagari debía de 
haver prohibido á todos , que no ven- 
díefcn Oro á los Callcllanos, porque pa- 
fafc todo por fu mano. Daba priefa en 
la fiíbríca de la Fortaleza , i para ello 
filió á Tierra de la Caravela , adonde 
íicmpre dormía , Jueves a i8. de Di- 
ciembre : i quando iba en la Barca , le 
pareció , que havia vifto a Guacanaga- 
ri , el qualfe entró en fu Caía , difimu- 



Guaca- 
lugarij 



Vííita eí 
Rei á el 
Almiran- 
te. 



lando , por ventura , por hacer mas del 
ífftado , portille tenia concertado deha- 



LlBRO I. 3j 

cer la ceremonia que hi^o , que fue em- 
biar vn Hermano liiío , que recibió al 
Almirante con gran alegría , i comedí- E' Almí^ 
miento , i le lle\ ó de la mano á vna de ^i'"'-' '^a 
las Cafas , que citaban dadas u los Chrif- ^ ^^'' * 
tíanos , que era la maior, i mejor de la 
Población. En ella le tenían aparejado 
vn Eílrado de Camifas de Palmas , que 
fon tan grandes como vn cuero de vn 
gran Becerro , i poco menos que de 
aquella forma, i fon mui limpias , i fref- 
cas , i con vna fe cubre vn Hombre , i 
fe defiende del Agua , como fi fe cubrie- 
fe con vn cuero de Becerro , ó Baca , i 
fon para muchas cofas provechofas , i 
las llaman Yaguas. 

Hicieron fcntar al Almirante en 
vna Silla , con cfpaldar bajo , que vfa- 
ban los Indios, i eran muí lindas, brU' 
ñídas , i relucientes, como fi fueran de 
Agabache. En fcntandofe , el Herma- 
no, avisó al Rei , i luego fue , i con 
gran alegría le pufo al cuello vna gia'i 
plancha de Oro , i eíluvo con él , haf- 
ta que fiendo tarde , el Almirante fe 
bolvio á dormir n la Caravela. Muchas 
caufas le movieron para poblar en cfte 
Lugar : fueron las principales , porque 
fiíbíendofc en Cartilla , que havia que- 
dado Gente, fe ínchnafen los Hombres 
á ir a aquella Tierra : i porque no ca- 
bía toda en vna ibla Caravela que te- 
nia , fino con mucho trabajo, i por la Caufas cj 
voluntad que fe ha referido , que cono- "'^o el 
ció en los que fe quedaron, para lo qual 
les combidaba mucho la manfedumbre, , , 
i afabilidad de la Gente j i porque aun- 
que havia penfado de llevar si los Reies 
algunos Hombres de aquella Tierra ,i 
las demás cofas notables , que en ella 
havia , para teftimonío del Defcubri- 
miento , era también necclario , para 
flutorígar mas la Obra , que fe entcn- 
diefe , que de buena gana havia queda- 
do Gente en ks Indias. La Fortalcca '^ 
llevaba fu Fofo : i aunque era fabricada 
de Madera para los de la Tierra , ha- 
viendo quien la defendiera , era bien 
fuerte. Acabófe en diez Dias , porque ; 
trabajaban Hombres fin numero , i lla- 
móla la Villa de Navidad , porque en la Villa 
tal día llegó en aquel Puerto. Otro Día dcNavi- 
de mañana , ip. de Diciembre , fue a . ' • 
la Caravela vn Sobrino del Reí , bien po^Tc^ 
mogo , i de buen entendimiento : i co- de tañe- 
mo el Almirante cllaba fiempre con cui- llanos ti\ 
dado de faber adonde fe cogía el Oro, laslu^ííasi 
á todos preguntaba por fcñas , i ía enten- 
día algunos vocablos • preguntó al Man- 
cebo por las Minas , i entendió , que á 

qua- 



Al miran- 
te para 



Mucho 
cuidado 
del Almi- 
rance en 
íaber de 
1>5 Minas 
del Oro. 



Sale el 
Almiran- 
te á co- 
mer á 
Tierra, 



Prefcntes 
i]iie íe dá 
V no á 
orro 1 el 
Alnñr.ir.- 
tc, iCiiia- 
canag.iii. 



gari cíla 
mili con- 
rcto có el 
|>ri-fc'nfe 
de elAl- 
niirantc. 



3z Historia de las I 

quatio jomadas havia vna Isla , ¡icia el 
Lclte , que llamaba Guarinccx , i otra 
Maconx: , Mayonis , Fumay, Cibao, i 
Coray , en las qualcs havia infinito Oío: 
i ellos nombres efcrivio luego el Almi- 
rante ; i en ello pareció , <jue aun no 
entendía nada de la Lengua de los Indios, 
porque ellos Lugares no eran Lias , lino 
Provincias de la Lia , i Tierras de Re- 
ies , o Señores. Guarinoex era el Reí 
de aquella Gran Vega Real , vnadc las 
maravillólas colas de Natuiale^-a : i que- 
ríale decir el Alancebo , que en la Tier- 
ra de Guarinoex citaba ia Provincia de 
Cibao , abundantiilma de Oro. Alaco- 
rix era otra Provincia , que tuvo poco 
Oro : i los otros nombres eran , como 
fe dice , Provincias , que les laltan , 6 
ibbran letras , que el Almirante no iupo 
cfcrivir , como no los entcndia : i pare- 
cióle , que el Hermano del Rci , que le 
hallaba prelcnte , havia reñido con el 
Sobrino , porque le havia dicho aque- 
llos nombres. Embióle a la Noche el 
Rei vna gran Mafcara de Oro , rog;in- 
xJole, que le embiale vn Vacín de Agua- 
manos , i'"VTi Jarro , que debia de icr de 
Latón , b Eliaño , el qual luego le cm- 
bio , i creio que le lo pedia para m¿in- 
dar hacer otro ibmejante de Oro. 

Domingo á }o. de Diciembre fa- 
lió el Almirante a comer á Tierra , i 
fue á tiempo , que havian llegado cin- 
co Caciques , l'ujetos á elle Rei Guaca- 
nagari , todos con lus Coronas de (J)ro 
en las caberas, i rcpreíentando grande 
autoridad : i en llegando á Tierra , le 
falió a recibir Guacan.igari , i le llevo 
del bra^o a la mifraa Cala de antes , adon- 
de ellaba puello el Ellrado, i Sillas: hi- 
go Tentar al Almirante con gran come- 
dimiento , i veneración , i luego fe qui- 
tó la Corona de la cabcga , i pufola al 
Almirante en la fuia : el Almirante fe 
quito \n Collar de buenos Al.iqucqucs, 
i Cuentas de mui lindas colores ,• que 
parecieran en toda parte mui bien , i fe 
le pulo a él , i fe dcfnudó vu Capuz de 
fina lana , que aquel Dia havia vellido, 
i fe le pufo , i embiü por vnos Borce- 
gics de color , que le higo calgar ; pu- 
folc mas vna Sortija de Plata grande en 
el dedo , porque havia fabido el Almi- 
rante , que havian villo á vn Marinero 
vna Sortija de Plata , i que havian he- 
cho mucho p')r ella > i es verdad , que 
toda cola de Metal blanco, fucfc Plata, 
ó fuefe Eliaño , cltimaban en mucho. 
Con ellas Joias fe hallo el Rei riquifi- 
mo , i quedó el mas alegre del Mundo. 



NDiAS Occidentales. 

Dos de aquellos Caciques ncompañaron 
al Almaantc halla el Embarcadero , i ca- 
da vno le dio vna gran plancha de Oro: 
i ellas no eran hundidas, fino hechas de 
muchos granos, porque los Indios de ef- 
ta Lsla no tcnian el Arte de hmdir , fi- 
no que los granos de Oro que haliaban, 
majaban entre dos piedras , i aíi les en- 
fanchaban. 

C^T. XX. ^ie el Almirante 

bolvib á dormir á la Caravela , i 

apareja fu partida fara bolver 

a Cajiilla. 



1492. 



§1 %..>'%r>^ y V Íes 



U E s E á la Caravela 
el Almirante á dor- 
mir,! halló, que V'i- 
centc Yañez , Capi- 
tán de eila , afirmaba 
haver villo Ruybar- 
bo , i que havia co- 
nocido las ramas de 
él, i la raiz , el qual dizque hecha vnos 
ramitos fuera de la Tierra , i la Fruta, 
que parece Moras verdes , cafi fecas , i 
el palillo cerca de la raiz es mui perfec- 
to amarillo : la raíz ha.c.e debajo de 1^ 
Tierra como vna gran pera. Émbip el 
Almirante por el Ru)barbo , i traxcron 
vn Seión , i no mas , porque no lleva- 
ron acada para cabarlo , i le llevó por 
mucltra á los P.eies Católicos : pero no 
falió Ruybarbo. Tuvo el Almirante por 
buena Efpeceria la Pimienta de ella Lia, 
que llaman Axi , diciendo, que es mejor 
que Li Pimienta, i Mancgueta , que fe 
lleva de Levante : por lo qual imagina- 
ban , que debia de haver otras efpecics 
de ella. 

Pues como iá el Almirante cono- 
ciefe las Mercedes , que Dios le havia 
hecho , en depararle tantas , i tan felices 
Tierras, i tantas Gentes, i aquella gran- 
de mueltra de Oro , la qual parecía pro- 
meter inellimables riquezas , i parecien- 
do ia el negocio grande, i de gran to- 
mo , no defcaba cola , tanto como co- 
muricar a todo el Mundo los Dones, que 
la Divina Providencia le havia concedi- 
do , i en efpecial a los Rcies Católicos: 
i cllando iá acabada la Fortalcca, man- 
dó aparejar la Partida , i tomar Agua, i 
Leña , i todo lo que para fu viage le 
pareció necefario. Mandóle dar el Rci, 
del Pan de la Tierra , que fe llama Ca- 
gabi , quanto quilo , i de los,. Axis , Peí^ 
cado falado , i de la Caga ," i quant^s 



Ruybar*» 
bo. 



Parece 
buena ^ 
Piíriei^ra' 
de U Isla. 



El Alrt* 
ráte apa- 
reja fu 
partida» 



r < Q 



92, 



Las Per- 
fonas , i 
Provifio- 
nes, que 
queda en 
el Fueite. 



Dexa el 
Almiían- 
re diver- 
fos Oficia 
les , paira 
comodi- 
dad délos 
que qiie- 
. dan en la 
' Efpañola. 



D F, C A D A 

cofas pudo darle ; i aunque no quiíiera 
partn-ie para bolver á Caltilla , h-uta que 
huviera colleado toda elta Tierra , que 
le parecía ir al Lelte mucho, por deícu- 
brir mas lecretos de ella , i por laber el 
tranlito mas proporcionado de Callilla 
;\ ella ; porque mas fin riefgo fe pudieíen 
traer tícltias,i Ganados, no lo oso aco- 
meter , por pareccrle , que no tenia mas 
de vna Caravela , i que le podían iuce- 
der peligros , i navegar mas por Mar , i 
Tierra no conocida, no era cola racona- 
ble : quexabalc mucho , porque Maitín 
Alonio Pintón le havia dexado , porque 
de ellos mconvenientcs él havia fido 
caufa. Eligió para quedar en aquella For- 
taleza treinta 1 nueve Hombres, los mas 
voluntarios, alegres , i de mejor difpoíi'- 
cion , í fuertes para luiVír los trabajos, 
que pudo hallar en aquellos , que conli- 
go tenia : dexóles por Capitán á Diego 
de Arana, Natural de Cordova , Elcri- 
vano , i Alguacil , con poder cumplido, 
como el lo tenia de los Reies ; i porque 
íl acasciele que muriele , nombro , para 
que le iucedicfe en el Cargo , á Pedro 
Gutiérrez , Repoftero de Eltrado de el 
Reí : i que fi aquel muriefe , exercitafe 
fu Oficio Rodrigo de Efcobedo , Natu- 
ral de Scgovia. l3cxó entre aquella Gen- 
te vn Cirujano , que fe llamaba Maeítre 
Juan. Dexo afimifmo vn Carpintero de 
Ribera , que es de los que faben hacer 
Naos , vn Calafate, vn Tonelero , i vn 
Artillero bueno , i que fabia hacer en 
aquel Oficio buenos ingenios : tambiert 
quedó con ellos vn Sailre, los demás eran 
buenos Marineros ; proveiólos de Viz- 
cocho , i Vino , i de los Baftimentos, 
que tenia , para fullentarfe vn Año : de- 
xo Semillas para fembrar , i todos los 
refcates , que eran muchos , i toda la 
Artillería , i Armas , que traía la Nao: 
deKÓles la Barca de la N ao. 

Puefto todo á punto , que íá no 
reliaba fino partirfe, juntólos á todos, i 
les higo vna Platica. Dixolcs , que fe en- 
comendafen a Dios, i le diefen gradas , por 



33 

^ td T:c¡fa para 
q,ue m fe apartafen 
buenos Chriflianos, 



I. Libro I. 

que los ha\.'a ¡levado 
plantar fu ¿>a7na Fé , i 
de el , viviendo como 
porque los tendría de fu Mano : que te roga 
fen, que le diefe buen viage j para, que bol- 
viefe prejio a verlos con niaicr aiuda : ^e 
obedeciefen , i amafen a fu Capitán , porque 
para confrvarfe les convenía ^ i de parte de 
fus Alte(;as fe lo encargaba : ^& rcveren- 
ciafen a Guacanagari , / no dicjen enojo á na- 
die de los Suios , ni hiciefen violencia h Hom- 
bre , ni Muger , para que fe confirmafe de ve- 
ras , que era» venidos del Cielo : ^e no fe 
dividiefrn , ni entrafen en la fierra , ni fa- 
liefen del Dominio de Guacanagari , pues les 
amaba tanto, ¿^le con las Canoas ,í la Bar- 
ca , con voluntad fuia ^rcconociefn la Cofa, 
viendo de defcubiir laS Minas de Oro , i al- 
gún buen Puerto , porque de aquel adonde 
quedaban , que llamó de Navidad, no efaba 
mili contento, ^e procurafen de refcatar 
quanto pudieren tmen.irncute , fin mofrar co- 
dicia ; i procurafen de aprender la LcÁgua, 
pues les feria tan necefaria ,para el amifiai 
de los Naturales , ;' mui p'ovechofa j ;' po- 
metiáles de fupUcar d los Reies Católicos, que 
pues ellos eran el camino de aquel Nuevo Im- 
perio , que jé havia hallado , los hiciefe merced. 
Refpondieron , que de mui buena gma 
harían todo lo que les mandaba. Miér- 
coles, a dos, falió á defpcdirie, Comió con 
Guacanagari , i fus Caciques : encom.en- 
dóle los Chrillianos , á quien havia man- 
dado , que le fuvicfen , i defcndiefen de 
los Caribes ; dióle vna mui rica Camifa, 
i díxo,quc prello bolveria con Joias de 
los Reies de Callilla. Refpondió , moí- 
trando gran fentimiento de fu partida, 
dixo : AHÍ vn Criado del Rei ,que havia 
embiado Canoas por la Colla á bufcar 
Oro -y i el Almirante refpondió , que íi 
no fe huviera apartado Martin Alonfo 
Píngón, que ofara rodear la Isla, í llevar 
vn Tonel de Oro á Callilla ; i con to- 
do efo lo hiciera , fi no temiera que la 
Pinta llegara á falvamento , é infor- 
mara contra él , por encubrir 
fu delito. 



Rat-oiía- 

míérodel 
Alniiían- 
tc a los 
qiie que- 
dan en el 
Fueite. 

Religicni 
vira con- 
fiat. Plin; 

Tárenlo 

pOí!'!! quí 

imieria 
ducJít fclf* 
citñdo res 
¡•lil taris 
coiil^ctari 
Tacit. 



Fl Almi- 
rant>' file 
á de/pe-» 
dóTe de 
Giiacana* 
gaii. 




E 



HIS- 



II 



34 



14^3, 



rtíj 




HISTORIA 

GENERAL 

DE LOS HECHOS 

DE LOS CASTELLANOS, 

EN LAS ISLAS, Y TIERRA-FIRME 

de el Mar Occeano. 

E se R IT A TOR ANTONIO T> E H E R R E R A, 

Coronifta Maior de fu Magejlad , de las Indias , i fu Coronijia 

de Caftilla, 

LIBRO SEGUNDO. 



CATITVLO I. 



^e el Almirante fe ^arte , para bolver 
a Cajiilla. 




I E R N E s á quatro de 

Enero de 1493- Hi- 

lio del Puerto de 

Navidad , navego al 

Leílc , la buelta de 

vn Monte mui alto, 

fin Arboles , pero 

con mucha icrva, 

en forma de Alfancque , 6 Tienda de 

Campo , al qual llamó Monte Chrillo, 

i efta al Leftc , 1 8 Leguas de el Cabo, 

El Altni- que Hamo Santo , que quedaba atrás, 

raiite fe quatro Leguas del Puerto de Navidad: 

parre pa- fuigió aquella Noche fcis Leguas de 

la Cafti- Monte Chrirto. Sábado á f.de Enero fue 



lia. 



caminando halla vna Isleta , bien cerca, 
adonde havia buenas Salinas ; entró en 
el Puerto , i contentábale tanto la Tier- 
ra, i la hermofura de las Sierras, i de los 
Llanos , que dcfcubria , que dixo , que 



aquella debia de fer la Isla de Cipangoj 
i fi él penfara que ellaba tan cerca de 
las Minas de Cibao , de donde fe facó 
tanta riqueca , con maior animo lo di- 
xera. Dommgo á feis falió de Monte 
Chrifto , i á poco camino fe defcubrió 
la Caravela Pinta, que iba la buelta del 
Almirante , con viento en popa , acor- 
daron de bolver á Monte Chrilto, adon- 
de Martin Alonfo Pintón dio fu difcul- 
pa , por havcrfc apartado del Almirante} 
i aunque no tenia fatisfaccion juila para 
lo que havia hecho , el Almirante difi- 
muló , i entendió , que havia refcatado 
mucho Oro , i que la mitad tomaba 
para si , i la otra mitad daba á los 
Marineros. Sale vn Rio grande á eftc 
Puerto , que llamó Rio de Oro , porque 
parcelan las Arenas de Oro, i hi^o Agua. 
Miércoles á p. de Enero Icrantó las Velas, 

11c- 



Defciibré 
la Cara- 
vela Piri- 
ta. 

Dlfculpa 
fe Martín 
AlófoPiíi ' 
qoii , por 
havcrfc 
apartado 
del a! mi- \ 
raiite. 



149 3 



El Almi- 
i;intc ;ihr 
m i havcc 
villoScie- 
iws de la 
Mar. 



DlCA D A I. 

liego a Punta Roja , que ella jo Le- 
guas de Monte Chrillo , al Lcltc , to- 
maron Tortugas grandes como Rodelas, 
que iban a delbvar en Tierra. Afirmo 
el Ahnuante haver \ill;o por allí tres 
Serenas , que íalieron bien alto de la 
Mar , i que no eran tan hcrmoihs co- 
mo las pmtan : i que en alguna manera 
teman tbrma de Hombre , en la cara , i 
que otras veces las havia vifto en la Cof- 
ia de Guinea. Paso al Rio de Gracia, 
adonde havia reicatado Martin v^lonlo, 
el qual ficmpre fe llamó de íu Nombre, 
i mandó dcxar alli quatro Indios , que 
por fuerza havia tomado Martin Alonfo 
Pintón. 

Partió Viernes,á once de Enero, na- 
vegó quatro Leguas , á vn Cabo, que lla- 
mo Belprado, deiUe donde fe vio vna Sier- 
ra, que por ellár cargada de Nieve , co- 
mo plateada, llamó Monte de Plata : i a 
vn Puerto, que eílá al pie de ella, Puer- 
to de Plata, que es hechura de herradura 
de Caballo j i andando por la Coila ade- 
lante con las Corrientes, i Buen Tiempo, 
mas de diez Leguas , halló muchos Ca- 
bos , que Uarnó del Ángel , la Punta del 
Hierro , el Redondo, ci Francés , el Ca- 
bo de Buen Tiempo , el Tajado. El Sa- 
bido figuiente á ii. anduvo otras joLe- 
f;uas , maravillado de la grandeva de la 
sla , i llamó á vn Cabo de Padre , i Hijo, 
i puLo Nombre a Puerto Sacro , i el Ca- 
bo de los Enamorados , i emparejando 
con el , defcubrió vna grandifima Baia, 
que tenia tres Leguas de ancho , i enmc- 
dio vna ísleta pequeña. Eíperó alli , por 
El AI- ver en que paraba la Conjunción , que 

niiíantc 

aguarda 

á ver en 

qué para 

h coiijú- 

cion , i la 

oroficioii 

de la Lu- 
na. 



El Almi- 
raiue dcl- 
cubrc grá 
parce de 
la Cofta 
de laEf- 
pañola. 



havia de icr á los 17. i laopolicion de la 
Luna con Jupiter,i Conjunción con Mer- 
curio , i el Sol en opofito con Júpiter, 
que es caufa de grandes vientos : embió 
la Barca á Tierra por Agua , hallaron 
ciertos Hombres ccn fus Arcos , i Fle- 



chas , compraron vn Arco, i algunas Fle- 
chas : rogaron a vno , que fuefe á Jiablar 
con el Almirante , aceptólo : preguntó- 
le por los Caribes , fcñaló , que ellaban 
Sil Lelte : i por Oro , i moftró acia la If- 
la de S. Juan, i dixo, que havia Guanin, 
<^uc es Oro bajo de color , como mora- 
do, que losLidios cliimaban en mucho: 
mandóle dar de comer , i dos pedamos 
de Paño verde , i colorado , i algunas nes , i Alcatraces , i los Aires eran mui 



LiBROír, 35" 

Efpadas de madera ^ de P.-ilma durifi- 
nia, i hallas pcfadas, con que daban gran- 
" difimos golpes. El Indio los higo de- 
xar las Armas : Uegaronfe á la Baira, 
compráronles dos Arcos por mandado 
del Almirante , i no folamentc no qui- 
fieron vender mas , pero fe aparejaban 
para prender á los Chriílianos : por lo 
qual cerraron los Caílellanos , que eran 
fiete , con ellos , dieron vna gran cuchi- 
llada á vno en las nalgas, i vn jarano á 
otro en el pecho : i dcxando las Armas, 
huieron : i mataran muchos , fi los qui- 
fieran fcguir j i efta fue la primera vez, 
que en ella Isla fe tomó las Armas entre 
Cailellanos , c Indios : peso de ello al 
Almirante, aunque por otra parte dixo, 
que holgaba de ello , porque fe enten- 
die,ie,á qué fabian las manos delosChrif- 
tianos. 

Lunes de mañana , a catorce , pa- 
reció mucha Gente en la Plaia ; mandó 
que los de la Barca elluviefen bien aper- 
cibidos : pero los Indio^ acudieron co- 
mo fi no huviera pafado nada : i entre 
ellos iba el Rei de aquella Tierra , i el 
Indio que havia eílado en la Caravela, 
en la qual entró el Rei , con tres Indios: 
mandólos el Almirante dar de comer 
Vizcocho , i Miel , Bonetes colorados, 
pedacos de Paño , i Cuentas. El Dia fi- 
guiente embió el Rei fu Corona de 
Oro , i mucha comida , i la Gente iba 
armada de Arcos , i Flechas : llegaron 
en Canoas quatro Mancebos, de tan bue- 
na racon á la Caravela , que el Almi- 
rante determinó de llevarlos a Cartilla: 
dicronk cuenta de muchas cofas , i de 
alli le moftraron la Isla de San Juan. 
Partió de aquel Golfo ( que llamó de las 
Flechas ) Miércoles ádiez i feis de Ene- 
ro : i porque las Caravelas hacian mu- 
cha Agua , no quilo detenerfe mas ; na- 
vegó con viento Huelle, quarta de Nor- 
deftc: i havicndo andado diez i feis Le- 
guas, los Indios que llevaba, leñalaron la 
Isla deS. Juan, i la de Martininó, i Ca- 
rib, adonde ellaban los que coinian Hom- 
bres : i aunque defeaba reconocer aque- 
llas Islas , por no defconfolar la Gente, 
villo que refrefcaba el tiempo , mandó 
tomar la via de Caftilla algunos dias , na- 
vegando dichofamente , vio muchos Atu- 



Cuonteguelas de Vidrio , 1 que con la 
Barca le Uevafen á Tierra. Ellaban cm- 
bofcados entre los Arboles cinquenta i 
cinco Indios dcfnudos , con cabellos lar- 
gos ( como en Callilla las Mugeres) em' 
pennchados , i con Arcos , i Flechas , i 



la íécables : hallaron mucha Icrva 



, 1 co- 
mataron 
que 
, porque iá no 
, i Vino : la Carave- 
la Pinr.i uo andaba bien á la Bolina, 



mo la conocían , no temian 
vna Toñina , i vn gran Tiburón 
les dio bien de comer 
tcnian fino Pan 



Primera 
refriega, 
fiicedida 
en las Ine- 
dias , en- 
tre Cafte- 
llaiios> é 
Indios. 



El Alml- 
ráte par- 
te de el 
Golfo de 
las Fie- 

Cll^i. 



El Alml- 
ráte man- 
da tomar 
la vía de. 

CañüIa. 



I 



Error de 
los Mari- 
neros en 
el contar 
ías leguas 
que canil 
nuban. 



Terrible 
tormera, 
i la Cara- 
vela Pin- 
ta fe dcf- 
aparece. 



36 Historia de las I 

porque fe aiudnba- poco de h Mejana, 
por no fcr bueno el Maftil : i porque el 
Almirante la efperaba , no hacían tanto 
camino : i algunas veces , que havia cal- 
mas , liiltiiban los Indios en el Agua , na- 
daban , i fe holgaban > i havicndo na- 
vegado algunos l3ias divcrfamentc , por- 
que mudaban los vientos , miraban por 
la Carta de Marcar los rumbos , i cami- 
nos de la Mar , i tenian cuenta de las 
Leguas que fe andaban en la Caravela 
del Almirante , Vicente Yañci Pincón, 
Sancho Ruiz , Peralonlb Niño, i Rol- 
dan , Pilotos : i echando punto , fe ha- 
Ihiban mui adelante de las Islas de los 
A9orc-s , al Lelle, por fus Cartas, por- 
que contaban mas Leguas de las que las 
Caravelas andaban ; por manera , que 
navegando al Norte , ninguno tomara 
la Isla de Santa Maria, que es la pollre- 
ra de los A§ores , antes fueran cinco 
Leguas apartados de ella , i á parar cer- 
ca de la Madera , 6 Puerto Santo. 

CAT. II. ^e continua el Almi- 
rante fu Navegación para C ají illa, 
$ que lie gb d Lisboa. 

O M o el Almirante 
(abja tafar mejor las 
Leguas,hallaba cien- 
to 1 cmquenta me- 
nos que ellos : i el 
Martes doce de Fe- 
brero fe comenco a 
levantar la Mar, con 
grandes , i peligrofis tormentas , i an- 
duvo lo mas de la Noche á Árbol fcco, 
dcfpues dio vn poco de Vela; cruzaban 
las olas , que atormentaban los Navios, 
i a la mañana aflojo el viento, pero cre- 
ció Miércoles en la Noche, con olas ef- 
pantablcs , que embarazaban el Navio, 
i no podia falir de cnmcdio de ellas : lle- 
vaba el Papagayo , que es la Vela de 
enmcdio, fia añadidura de boncta, mui 
bajo , para que folamcnte facaie el Na- 
vio de entre las ondas : i viendo el gran 
peligro , dexó correr el Navio á Popa, 
adonde el viento le quifiefe llevar , por- 
que no havia otro remedio : entonces 
conicncó á correr la Caravela Pinta , i 
defipareció , pueilo que t.>da la Noche 
hacia el Almirante hacer Farol, i la Pin- 
ta rcfpondia. Salido el Sol, Jueves a ca- 
torce de Febrero , fue maior el viento, 
i maior el miedo de perderfe , con el 
dcfconfiiclo depcnfar, que fe havia per- 




NDiAS Occidentales. 

dido la Pinta. V^icndofc en tan gran pe- 
ligro , ordenó el Almirante, que le he- 
chale vn Romero , que fucfc á Nuellra 
Señora de Guadalupe, en Romcria, i lie- 
vafe vn Cirio de cmco libras , i que hi- 
cicfen todos voto , que al que caicie la 
fuerte , cumplicfe la Romeria : ella es 
vna devoción , que hacen los Marine- 
ros , viéndole en peligro , por lo qual 
Nueftro Señor los libra muchas veces. 
Toco la fuerte al Almirante , i defde 
luego fe tuvo por obligado á cumplir fu 
Romeria: hechófc otra vez la fuerte pa- 
ra vna Romeria áNueitra Señora dello- 
reto , Cala devotifima en Italia , en la 
Marca de Ancona : cupo á Pedro de 
Villa , Marinero del Puerto de Santa 
Maria, i el Almirante prometió de dar- 
le dinero para la colla: i porque toda- 
vía los afligia , fe hecho otro , que ve- 
íale vna Noche en Santa Clara de Mo- 
guer , i hiciefe decir vna Mifa , porque 
los Marineros del Condado tienen devo- 
ción en aquella Cafa : i cupo al Almi- 
rante ; i porque la tormenta no celaba, 
todos hicieron voto de lalir , en la pri- 
mera Tierra , en camifa , en Procelion 
á vna Iglcfia , que fuefe del Nombre 
de Nueltra Señora la Virgen Maria. No 
cefaba el mal tiempo , i por la falta de 
Laílre , el Navio and.iba boiante , por- 
que fe havia gallado la vitualla. Vien- 
dofe , pues , el Almirante mui cerca de 
la muerte , porque no dexal'e de llegar 
á noticia de los Reies , lo que en fu ler- 
vicio havia trabajado , efcrivió en vn 
pergamino todo lo que pudo , de loque 
havia defcubierto : i embuelto en vn pa- 
ño encerado , metióle en vn gran Bar- 
ril de madera , i hechole en la Mar, fin 
que nadie penfafe , fino que era alguna 
devoción , i luego aflojó el viento. Y 
Viernes a quince de Febrero vieron Tier- 
ra por delante , a la parte del Lcfnor- 
delle : i vnos decían , que era la Made- 
ra ; otros, que la Roca de Cintra , jun- 
to á Lisboa j pero el Almirante fiempre 
dixo , que eran las Islas de los Azores, 
i con mucho trabajo anduvieron dando 
bordos , no pudiendo tomar la Isla de 
Santa Maria : i el Almirante , mui fati- 
gado de las piernas , por haverle halla- 
do al agua , i al frió , durmió vn poco, 
i á los 18. con trabajo, furgió a la par- 
te del Norte de la Isla , la qual fupic- 
ron fer, la de Santa Maria. En el mii'mo 
tiempo tres Hombres capearon a la Ca- 
ravela : embió la Barca por ellos , lle- 
varon refrefco de Pan , i Gallinas al Al- 
mirante , de parte del Capitán , que fe 

11a- 



Voco a 
N. Seño- 
ra deCiüa 
dalupc , i 
toca a el 
Almlr.ui- 
te. 



Voto ¿ 

N. Seño- 
ra de Lo- 
reto, i tO' 
ca á Pe- 
dro de Vi- 
lla. 

Otra de- 
voció to- 
ca al Al- 
mirante, 
i hechan 
otra de- 
vocló gC7 
neral. 



Diligen- 
cia de el 
Al mira li- 
te, para 
vjucfelu- 
picfe fa 
viage , en 
cafo de 
muerte» 



Decada 

Humaba Juan de Caftañeda. V Martes 
á ip. de Febrero, mando , que la mitad 
de la Gente lahelé en Procelion , á vna 
Hermita , que allí cerca citaba , á cum- 
plir el voto ; 1 que en boivicndo , Tai- 



tres Porcugaeíes , que les llevalen vn 



Salen^ a 

cúpln ti jiia^ ¿1 con la otra mitad : i rogo á los 

voto en - ■ - - o - 

la Isla de 

S.inuM-x 

ria , ¡ loi 

Porciigue 

íes los 

prenden. 



Platicas 
entre el 
Capitán 
Poitii— 
S"és, I 
el Almi- 
rante. 



Clérigo , que dixele Mifa : i citando en 
camiia en lu Oración , dio Ibbrc ellos to 
do el Pueblo , á l-'ie , i Caballo , con lu 
Capitán , i los prendieron : i como tar- 
daban en bolver , Iblpcchaba el Almi- 
rante , que los detenían , o que la Bar- 
ca era quebrada , por 1er la Isla rodea- 
da de peñas ; i porque no la podia ver, 
poi' eltár cubierta la Hermita con vna 
punta de Tierra , que entra en la Mar, 
le pulo con la Caravela en derecho de 
la riermita , i vio mucha Gente , i que 
entraban en la Barca , i que venían á la 
Caravela. 

Levantóle el Capitán de la Isla, pi- 
dió feguro al Aimii-ante : i aunque fe le 
dio el Portugués , no quifo poner lu Per- 
ibna en peligro. El Almirante le dixo, 
que para qué le havia embiado refrcfco, 
ni á combidar, con aquellos Portugue- 
ies , íi haviendo Paces entre las Coro- 
nas de CaltiUa , i Portugal , hacia cofa 
tan mala , como detenerle fu Gente ? Y 
que para que fupicie , que andaba en fer- 
vicio de los Reies de CaltiUa , le mof- 
traria fus Proviliones. Refpondió el Por- 
tugués : Acá no conocemos á los Reies 
de CaltiUa , ni fus Provifiones , ni los 
havenios miedo. Huvo entre ellos algu- 
nas replicas , i el Portugués dixo , que 
le fuefe con la Caravela al Puerto , i 
que todo lo que havia hecho , havia íi- 
do por mandado de fu Rei : de lo qual 
hi^o el Almirante Teltigos, i dixo', que 
fi no le bolvia fu Barca, i fu Gente , que 
havia de llevar vn ciento de Portugue- 
fes prelbs á CaltiUa : i fe bolvib á fur- 
gir adonde citaba , porque 'el viento era 
trefco : mandó hinchir las Pipas de Agua 
de la Mar , para laltrear la Caravela , i 
navegó por el mal tiempo la buclta de 
la Isla de San Miguel, porque en aque- 
llas Islas hai malos Puertos, i es lo mas 
feguro falir á la Mar. Tuvo toda la No- 
che gran tormenta : i no haviendo ha- 
llado la Isla de San Miguel , bolvió á 
Santa Maria , i luego acudió la Barca 
con dos Clérigos , i vn Efcrivano , i 
cinco Marineros , i con feguro fubievon 
á la Caravela, i requirieron al Almiran- 
te , que les moltrafe las Proviíiones de 
los Reies de Cartilla , i lo higo , i fe 
bolvieron , i le defcmbargaron fu Barca, 



ac p lea- 
der a el 
Almiían- 
te. 



Por k 
"rail tor- 



Alm'irau- 
ce. 



I. LlBROlI. ¡y 

i iu Gente : i el Capitán dixo , que te- E' Capi- 
nia orden del Rei de Portugal de pren- ';''' ^"1^' 

der al Almirante , i que diera mucho ^"''V '" 
, , ' n ce,c, tema 

por haverle. oidcn ae 

Cobrados los Marineros , i fiendo ci Ke¡ da 
el tiempo para navegar á Cartilla, man- Poiciigai 
dó governar la via de Lcrte. El Dia fi- 
guicnte les vino á la Nave vn Pajaro 
grande , que el Almirante juzgó fer 
Águila. Sábado, dos de Margo, tuvo tan 
gran tormenta , que mando hechar vn 
Romero para Santa ÍVIaria del Cinta , en 
Guelva , i caió la fuerte fobre el Almi- 
rante , con que parecía , que andaba 
Dios tras él , para que fe humillafe , i - f 

no fe enfoberveciefe , por las Mercedes j^echan 
que le havia hecho. Harta el Lunes á fuertes 
los quatro anduvieron fin Vuelas , con por vu 
grandirtmo peligro , i fin eíperanga de Romero, 
lalvarle : pero quilo Dios , que recono- * "^oca al 
cieron laTiena, i i^oca de Cintra, i 
por huir de la tormenta determinó de 
entrar en el Puerto , íin poder puiar en 
Calcaes. Dio gracias á Dios de verfe en 
falvo , i todos le maravillaron como ha- 
via aportado , afirmando de no haver 
vilto jamás tan grandes tormentas. Ha- 
llábale el Rei de Portugal en Valparai- 
fo , i efcriviole, como los Reies de Caf- 
tilla , fus Señores , le havian mandado, 
que no dexafe de entrar en los Puertos 
de fu Altcga á pedir lo que huviefe me- 
nclter por fus Dineros, i que le diefe li- 
cencia para ir á Lisboa , para eltar mas £| ^i^i, 
feguro : i porque lupiefe fu Altega, que lante lle- 
no venia de Guinea , fino de las Indias, ga á Líf- 
Fue a la Caravela Baitolomé Diaz de boa,ief- 
Lisboa , Patrón de vn Galeón mui arti- 
llado , que ertaba alli en vn Batel arma- 
do , i dixo al Almirante , que entrafe 
con él , para dar cuenta á los Faélores 
del Rei , i al Capitán del Galeón. Don 
Chrirtoval refpondió, que era Almiran- 
te de los Reies de CaltiUa , i que no te- 
nia para que dar cuenta á nadie , ni fal- 
dria de la Nao , fi no fuefe no pudien- 
do refiftir á la violencia. El Patrón re- 
plicó , que embiafe el Maeftre , tampo- 
co quifo el Almirante embiarlc , i dixo, 
que no lo haria , fino forjado : á lo qual 
no podría rcfiltir , porque en tanto ef- 
timaba el dar Perfona , como ir él : i 
que elta era la cortumbre d? los Almi- El Almi- 
rantes de los Reies de Cartilla , de an- i'ante xef- 
tes morir, que darle a si , ni la Gente PO"*^^ * 
fuia, Dixo el Patrón , que pues citaba ''^'^¿"'J 
en aquella determinación , que hicicfc ^f,*^ t¡e,,e 
lo que le pluguiele : pero que le rogaba que dar 
tu\-iefe por bien de moltrarle las Cartas cuenta d« 
de los Reies de Cartilla , fi las tenia : i "*<!*• 

ea 



crive á el 
Rei de 
Portu- 
gal. 




El Almi- 
rante va 
á ver al 
Reí de 

Poiuig-ii- 



El Reí de 
Portugal 
dice , que 
le pcrtenc 
ce lo nue- 
vamente 
dcfcubicr 
to. 



El Re! de 
Portugal 
minda al 
Prior de 
Craío , c[ 
hofpcJc 
al Almi- 
rante. 



"38 Historia DE LAS 

en viéndolas, fe bolvió al Galeón , i re- 
firió lo que havia p.üado : i el Capitán, 
que fe llamaba Alvaro Damiin , con Ata- 
bales , Trompetas , i Añafilcs , fue á la 
Caravela del Almirante , i le ofreció to- 
do lo que mándale. 

CAT. III. T>e lo que ^ash el 
Almirante , con el Rei de -Portugal, 
que llego a Talos , i la priefa que 
le daban los Reies Católicos , que 
fuefe a Barcelona , i el recibi- 
miento , i honra , que le 
hicieron. 



N publicandofe en 
Lisboa, que el Al- 
mirante venia de 
las Indias , acudió 
tanta Gente á ver- 
le , i a los Indios, 
que fue cofa de ad- 
miración , i las ma- 
ravillas que hacían. El figuiente Dia re- 
cibió vna Carca del Reí de Portugal, 
con D. IVIartin de Noroúa , fu Criado, 
en qu; le rogaba, que fe Ucgafe adonde 
cilaba i i por no moítrar defconfianga, 
lo huvo de hacer : fue a dormir á Saca- 
ben , adonde le hofpcdaron mui bien > i 
en Lisboa havia mandado el Rei , que lin 
dineros fe le proveiefe de quanto huvie- 
fe mencfter. Otro Dia llego adonde ef- 
taba el Rei , falicronle a recibir todos 
los Caballejos de la Cafi Real , i le acom- 
pañaron halla Palacio : recibióle el Rei 
con mucha honra , mandóle fentar , i 
dcfpues de haver moílrado mucha ale- 
gría , por haver falido con el Viage , i 
preguntado algunas particularidades de 
él , dixo , que le parecía , que fcgun las 
Capitulaciones , que havia con los Re- 
ies de Callilla , pertcnecia antes acuella 
Coiiquilla a la Corona de Portugal , que 
a la de Callilla. Rcfpondió, que no ha- 
via villo lasC.ipitulacioncs,ni labia mas, 
de que fus Altecas le havian mandado, 
que no fuefe á la Mina , ni a Guinea, 
i que ali fe havia mandado pr^-gonar en 
todos los Puertos de Andalucía , antes 
que fe parciefe para el Viage. El Rei, 
graciolamcnte , rcfpondió , que creía, 
que para ello no havría mencÜcr terce- 
ro';. Mandó al Prior de Grato , que le 
liofpcAife , que era la principal pcrfona 
que alli ellaba. Otro Dia lo dixo el Rei, 
que íi havia meneÜcr -algo , que fe cum- 



iNDiAS Occidentales. 

pliviaj i teniéndole fentado, le pregun- 
to muchas colas de la Navegación , de 
las nuevas TiciTas, de las alturas , de las 
Gentes , i de otras cofas de aquelLis Par- 
tes , teniendo grandifimo fentimiento de 
haver perdido aquella buena ventura j i 
huvo quien ofreció al Rei de matar al 
Almirante , para que no fe fupicfe lo que 
havia deiculiierto, i que no lo confintió. 

Finalmente , Lunes a 11. de Marco 
el Almirante fe defpidió del P^ci , i le 
acompañaron todos los Caballeros de la 
Corte, i mandó á D. Martin de Noro- 
ña ,que le guiafe halla Lisboa : diólc vna 
Muía , i otra á fu Piloto , i mas veinte 
Efpadincs,que ferian como veinte duca- 
dos : pasó por Villa-Franca , adonde fe 
hallaba la Reina , en el Mopallerio de 
San Antonio : besóla las manos j i en 
haviendola dado cuenta de fu Viage , fe 
partió , i le alcanco vn Criado del Rei, 
que le dixo , de fu parte , que li queria 
ir por Tierra á Callilla , le mandarla 
acompañar , i proveerla de beftias , i de 
lo que huviefe menefter : i Miércoles á 
1 3. de Mar^o fe partió para Sevilla con 
fu Cavavela. El Jueves, antes de falir el 
Sol , fe halló fobre el Cabo de San Vi- 
cente i i Viernes á los if. defpues de 
amanecido , fe halló fobre Saltes ; i a ho- 
ra de Mediodía , con la marea , entró 
por la Barra , halla dentro del Puerto, 
de donde havia partido también Vier- 
nes a j. de Agolto del Año pafado , de 
manera, que tardó en el Viage fcis Mc- 
fes i medio. Y haviendo entendido, que 
los Reies Católicos fe hallaban en Bar- 
celona , penliiba en irlos a bufcar por la 
Mar , en fu mifma Caravela. Salió a 
Tierra en Palos, fue recibido con gran- 
de Procelion , i regocijo de toda la Vi- 
lla , admirando inlinitamcntc Hazaña, 
quaí nunca pcnlaron, ni imaginaron , que 
el Almirante havia de acabar tan dicho- 
lamente. 

Determinado ci Almirante de no ir 
por Mar a Barcelona , dio a\'ifo ;\ los 
Reies Católicos de fu llegada , i embió 
vn Sumario ds lo que le havia fucedido, 
rcfer\'andofe para hacer con fu prefencia 
mas cumplida Relación. Alcancóle en 
Sevilla la refpuella , que contenia ale- 
grarle de fu buena venida , de la felici- 
dad del Viage , ofrecerle Mercedes , i 
Honras , mandándole , que fe dicfe prie- 
fa para ir a Barcelona , para que fe trá- 
tale lo que convenia al bien de los Def- 
cubrimientos comei'.cados ; i que entre- 
tanto \iefe, íí en Sevilla convenia dexar 
algo ordenado , pava que no fe pcrdiefe 

tiem- 



í 4 o 3 



El Almi- 
rante íe 
buelvc a 
Lisboa. 



El AImf- 
r.Tntc en- 
tra enP.i- 
los , i de- 
termina 
de ir á 
bufcar á 
los Reies 
a Barce- 
loiu. 



LosRcies I 
dan prif.il 
al Almi-' 
ranteii¡ue¡ 
vaiaáL'ar 
celona. 



■ 



M-9 3 



i:i Almi- 
rante fe 
L-ncnmina 
a Ba recio 
na, ado!)- 
ác el Reí 
líe hallaba 

LosRcies 
ordenan, 
^ í'e aper- 
ciba lo 
lecc'lario 
•nv.\ la fe 
;iniclaiia- 
/cgacion 
¡iel Alml- 
'antL*. 



. lega el 
Vlmiían- 
c a Har- 
clona. 



;l recibi- 
nicnto, q 
os Reies 

•ncen al 
Umiran- 



csReíes 
-atolicos 
in gia- 
i .1 s á 
■OS por 
Jcfcu- 
'imlcii- 



D E C A D A 

tiempo : el alegría de los Reas , el re- 
gocijo ,i admiración de toda la Corte, 
de ver acabada cofa con bien , de que 
los mas tenian perdida la efperanca, 
no íe puede decir. Y en el fobre-cfcri- 
to decia la Carta: A D. Chriitoval Co- 
lon , fu Almirante del Mar Occeano, 
\Ciíbnei , i Governador de las Islas, que 
fe han defcubierto en las Indias. Rel- 
pondib, embiando vn Memorial, de los 
Navios , Gente , Pertrechos , Municio- 
nes , 1 Vitu.ilk conveniente para bolvcr 
á las Indias, i fe encamino á Barcelona, 
con íiete Indios , porque los demás fe 
murieron en el camino: llevaba Papaga- 
gaios verdes , i colorados , i otras cofas 
dignas de admiración , nunca villas en 
CailiUa. S:\V\h de Sevilla , haviendofe 
eílendido por el Reino la fama de ella 
novedad, i falian las Gentes por los ca- 
minos á ver los Indios , i al Almirante. 
Los Reies, recibido el Memorial , orde- 
naron a Juan Rodriguez de Fonfeca, Ar- 
cediano de Sevilla, Hermano de D. Alon- 
fo de Fonfeca, i de Antinio de Fonfeca, 
Señores de Coca i Alaexos , que luego 
entcndiefe en apercibir lo que parecía al 
Almirante , para el fegundo Viage , que 
havia de hacer a las Indias. 

Llego el Almirante á Barcelona, 
mediado el Mes de Abril : mandófcle 
hacer vn folemne recibimiento , al qual 
íalio la Corte , i la Ciudad con tanta 
Gente , que no cabian por las Calles, 
maravillados de ver la Perfona del Al- 
mirante , los Indios , i las cofas que traían, 
que fe llevaban defcubieitas ; i para hon- 
rar mas al Almirante , mandaron los 
Reies poner en publico fu Eitrado , i 
Solio Real , adonde eftaban fentados , i 
con ellos el Principe D. Juan. Entró el 
Almirante acompañado de multitud de 
Caballeros ; i llegado , fe levantó el Rei, 
i hincándole las rodillas en Tierra , pidió 
las manos á los Reies , dicronfelas , i 
mandáronle levantar, i traer vna Silla, i 
fentarfe ante fus prcfencias Reales ; i re- 
feridas , con gran ibficgo , i prudencia, 
las Mercedes , que Dios , en la buena 
ventura de fus Alteras le havia hecho, 
i dada vna breve cuenta de fu Viage , i 
Dcfcubiimiento , i de la efperanga que 
tenia de defcubrir maiores Tierras , i 
mortradas las cofas que traía , i los Indios 
de la manera que andaban en fu nntura- 
Icca, los Reies fe levantaron , i pueila's 
las rodillas en Tierra , levantadas las ma- 
nos al Cielo , con muchas lagrimas, die- 
ron gracias á Dios , i comentaron los 
Cantores de íli Capilla el Ti- De ¡m Lau- 



I. 



L'i B R o 1 1. 3 9 

damus ; i porque la Capitulación hecha 
con ci Almirante , no lúe lino vn con- 
cierto, i el havia cumplido ccn lo pro- 
metido, los Reies tan, bien , por Privile- 
gios ( que fe defpacharon en foi ma ordi- 
naria ) le cumplieron lo que le havian 
ofrecido en la Villa de Santa Fe, á I7. 
de Abril del Año pafado , i los Privile- 
gios fueron dados en Barcelona , á jo. 
del mifmo de elle Año , i fiímadcs de 
fus Alteras á z8. de Maio de el tnifmo 
Año.Dieronle afimifmo las Armas Reales 
de Caililla , i de León, para que las traxe- 
fecon las de fu Linagc,i otras,que lignifi- 
can fu trabajofo , i admirable Defcubri- 
mientoj i ii ius Herm.anosD.Burtolomé, i 
D.Diego ( aunque a la facón no fe halla- 
ban en la Corte ) hicieren los Reies al- 
gunas Mercedes, i Honras. Y el Rei 
llevaba al Almirante a fu lado , quando 
falia por Barcelona , i hacia otras hon- 
ras notables , i por ello le honraban to- 
dos los Grandes, i otros Señores, i ccm.- 
bidaban á comer: i el Cardenal de Efpaf a, 
D. Pero Goncalcz de Mendoza ( Prin- 
cipe de gran virtud , i nobleca de ani- 
mo ) fue el primer Grande , que faliendo 
vn Dia de Palacio , llevó configo á co- 
mer al Almirante, i le fentó en el lugar 
mas preeminente de iu Mcla , i le hico 
fervir la vianda cubierta , i que le hicie- 
fen ialva , i delde entonces fe firvió 
afi. 

Entró el Almirante en grandifima 
reputación , en el concepto de las Gen- 
tes ; i para que fe entienda lo que con 
ella adquieren los Hombres Gencrofos, 
fe dirá , que no confiíle la reputación 
en el reputado , fino en el reputante > la 
qual no procede de no tener defcélo , fi- 
no de fer excelente , i valerofo ; i por 
ello , el reputar , no es fino confiderar 
profundamente vna cofa j i Hombre de 
reputación es aquel, cuia virtud (por no 
poderle fácilmente comprehender ) es 
digna de fer muchas veces confiderada, 
i eíHmada. La reputación no es lo mif- 
mo que crédito , aunque tienen mucha 
lemejanca ; porque el crédito es de las 
perfonas particulares , i la reputación de 
las que tratan de las cofas tocantes al 
bien pubhco, i también fe diferencia del 
autoridad ; la qual es tanto como eftima- 
cion : i porque no fe reputan fino aque- 
llos que han pafado los términos del va- 
lor Humano , debe fer tenida la reputa- 
ción , por fruto de vna excelente virtud, 
i de toda perfección ; porque vn peque- 
ño bien , que no fale fuera de los limi- 
tes de la mediocridad , es aparejado para 

cau« 



Confírmí 
los Rcles 
locapitu- 
do c n^an 
ta Fe ooii 
el Almi- 
rante. 



El Reí 

llevaba á 
fu iado al 
Almiran- 
te , >]uan- 
do íalia 
por Car- 
ccloaa. 

KlCarde- 
nal deEf- 
pafi-í ha- 
ce fcrvír 
al A mi- 
rante con 
falva. 



Qne cofa 
es repu'» 
tacioa' 



DlFer6cJa 
de crédi- 
to , repn- 
tacion, i 
autori- 
dad. 



40 



Historia de las Indias Occidentales. 



i 4 9 3 



Cato'lcos 
tc'ivnil la 
Sanra Se- 
de Apof- 



caiuar amor ; pero no para dar reputa- 
ción , porque Aqticllas virtudes dan re- 
putación > las quaies tienen del excelen- 
te , i del admirable , i que levantan al 
Hombre , i le lacan fuera del numero de 
los Hombres comunes , i no teniendo el 
Hombre con que iliblimarfe , lino con 
la futilcca del ingenio , i con el vigor 
del anmio , porque fu reputación cita 
pueíta en la opinión, i concepto, que el 
Pueblo tiene de el. Y la materia en que fe 
debe ocupar, para adquirir tan gran bien, 
debe fer tal , que al Pueblo refultc in- 
terefe de ella ; i afi lo higo el Almiran- 
te D. Chrirtoval Colón, el qual mui dig- 
namente adquirió tan gran reputación. 

C ^"P- I^- ^^^ ^°^ i?£'/Vi' Cató- 
licos dieron cuenta al Tapa de el 
Nuevo T>efcuhrimiento , i de la con- 
cefion que h'i^o a la Corona de 
Cajiílla , i de León , i mo- 
tivas que fara ello 
tuvo. 



A obfervancia , í re- 
verencia , que los 
Reies Católicos te- 
nian á la Santa Se- 
de Apoítolica , era 
tanta , que no em- 
bargante la deter- 
minación que tcnian 




Opliilo- 
iics, qiicl 
no era nej 
ccfaria l.i! 
(^oiiceíiój 
Apolloii- 
ca parii 



gi ,111 re- hecha de bolver luego á embiar á las In- 
verencii. dias al Almirante D. Chrilloval Colón, 
para que fucfc profiguicndo en el Def- 
cubrimicnto comentado , i diefe princi- 
pio en plantar la Fe Católica en aque- 
- lias Partes , quificron primero dar cuen- 
\ ta de lo que pafaba al Sumo Pontífice, 

tosUele? f^Lie era Alcxandro VI. de la CaGt de 
Otolicos gfj,.jj gi q^,e ^\ la Hicon prefidia en la 
van a dar ^n i !-• n j j • 

Client i al ^'^^'^ "^ ^'"^ Pedro , para que agradecie- 
Pontifice í'c a Dios la merced , que havia hecho a 
Alcxádro fu Iglelia , i fe alcgrafc , que en fu tiera- 
Ví. de el po fe huvicfc hallado ocafion para dila- 
deí'ciibri- ^^■^^^ d Santo Evangelio ; i también fe or- 
iniento. ^(^x-^Q ¡\ fu Embaxador , que le dixefe, 
como aquel Dcfcubrimiento fe havia hc- 
ch© fin perjuicio de la Corona de Por- 
tugal, con orden precifa,que el Almi- 
rante havia llevado de fus Altecas,de no 
acercarfe con cien Leguas á la Mina, ni 
á Guinea , ni a cofa que pertenecicfc á 
Portugucfcs, i que afi lo havia cumpli- 
do i i aunque por la pofcfion que de 
aquellas Nuevas Tien-as havia tomado el 



Almirante, i por otras 'rnuchíis cauHis, 
huvo grandes Letrados , que tu\ icron 
opinión , que no era necf faria la confir- 
mación , ni donación de l^ontifice , para 
pofeer jullamcntc i^qucl Nuevo Orbe, to- 
davía los Reies Católicos , como obedien- 
tifimos de la Santa Sede, i piadofos Prin- 
cipes , mandaron al mifmo Embaxador, lo de/cu- 
que fuplicafc á fu Santidad fuefe férvido tiierto. 
de mandar hacer gracia á la Corona de 
Caltilla, i de León, de aquellas Tierras 
dcfcubicrtas , i que fe defcubricfen ade- 
lante , i expedir fus Bulas acerca á<: 
ello. 

Grandifimo fue el contento , que 
con efta nueva recibió el Pontifice , i 
mucho glorificó a Dios , porque huvie- 
fe querido , que aquellas Gentes , por 
mano de los Reies Católicos , i por el me- 
dio, é indullria del Almirante D.Chrif- 
toval Colón , con el aluda de la Nación 
Caílellana , no eftuviefen en lu infideli- 
dad, i pudieícn participar de ius bienes: 
i en la Coitc Romana fe recibió gran 
alegria , i admiración de tan gran nove- 
dad. Confiderando , pues , el gran fér- 
vido , que los Reies Católicos havian 
hecho á Dios en aquella tan fanta Jor- j^jotfyoj 
nada , i el que efperaba , que para ade- ¿^\ ^^^ 
lante havian de hacer, i que ningún otro tifice pa 
Principe ChriíHano era Poderolo, ni c\- raliconl 
paz para femcjante Obra , eípecialmcn- 
te , que de todos los Reies Chriltianos, 
ninguno fe hallaba, que huviefe milita- 
do tanto contra Infieles , ni fe hallafe 
en el mifmo xQio; pues a la lagon, que 
fe dio principio á cite Defcubnmiento, tilla, i di 
fe acababa de hechar de Efpaña á la León. [ 
Gente Mahometana , por el valor de los i 

Reies Católicos , defpues de fetecicntos ! 

i veinte Años, que con ellos continua- ] 

damente fe havia peleado , i que maior ' 

perfeverancia en la Fe Catohca , no fe Alafa^í 
podia efperar en ninguna otra Nación, '■l'icleto 
como en la Caftcllana , para plantar , i 
confervar la Fe Católica Rom.nna entre 
aquellos Infieles, i por la vecindad , que 
los Cattcllanos , mas que otnis Nacio- 
nes, tienen con aquellas Nuevas Provin- 
cias, i porque parecía , que Dios Nuef- 
tro Señor obraba en eíío , como el buen 
Medico , que prcferva con alguna bue- 
na medicina el mal que ha de venir: fa- 
biendo que las Naciones Ellrangeras, ef- 
pecialmentc las que participan del Mar 



ceíió qu' 
hizo di 
lo defcii; 
bierto . 
la Coro 
na deCal 



mengoclj 
te üefcu- 
brimieii-| 
to.fe ac.i' 
t>ahan d, 
echar loj 
Mahomc 
taños d'^ 
tfpaña. ¡ 



Occeano , havian de faltar en la obe- 
diencia de fu Santa Iglcfia, i que la San- 
ta Fe fe havia de confervar pura , i lim- 
pia en la Nación Caitellana , para fcm- 
brarla , i confervarla con la mifina pu- 

rl- 



14 9 3-' D E C A D A I. 

ridad , i limpiega entre aquellos Infie- 
les i fu Santidad , como Succibr de San 
Coüfide- Pedfo , i que tiene poder fobrc todo el 
r.icij,que Mundo , que comprchendc Fieles , é 
la Santa f,^}^j.les , para en quanto conviene guiar 
vi i de ■'■ ^°^ Hombres al camino de la vida eter- 
cóltrvar "^ • i *-]^^ por fer, como es Chriilo, Paf- 
nias lim- tor , i Prelado de todos, el Pontífice es 
pía en la Prelado de todas las Partes, de que conf- 
Nación ta la Univcifal Iglefia , para tener cui- 
Caitella- j^^Jq ¿q\ llamamiento , i converfion de 
"■* ' "i"^ todas las Gentes Infieles, fiendo fu Prc- 
¿c las del ^'"^"^^ 5 ' ^^°^ Subditos , puede tratar, 
MaiOc- juzgar , i dilponer de fus cofis Seglares, 
ccauo. i Eltados Temporales , para lo conve- 
niente para fu converfion : porque co- 
mo Dios eligió á S. Pedro , i á fus Su- 
cefores, por Pallor, i Cabeca , quanto a, 
las cofis elpirauales de todos los Hom- 
bres del Mundo , perteneció a la Divi- 
na liberalidad , que le prcparafc , c hi- 
ciefe Minillro idóneo , confiriéndole el 
poder necefario para el govierno , i au- 
mento de fu Univerfal Iglefia , i direc- 
ción de los Hombres á fu falvacion. Y 
porque por ello algunas veces es nece- 
Como c5 ^i° difponer los Ellados Temporales , pá- 
pete al ra guiar á los Hombres á lo iulodicho. 
Pontífice Dios le dio poder , i perfección, en los 
el poder c;ifos necefarios , para dirigir á los Hom- 
, difponer ^^^ .^ (^ {^i^n : por lo qual , compitien- 
■ ' *^ d'^s^T' ^° ^^ Pontífice el poder difponer de los 
perales? Eftados Temporales , i para tratar , i 
juzgar de ellos en quanto conveniente 
fuere, para la confecucion de los bienes 
efpirituales , fu Santidad , humanifima- 
mente , fe movió a conceder á losReies 
Católicos fu petición. 

Y anfimifmo , porque el Romano 
El Pontl- Pontífice puede repartir entre los Rcics 
fice piic- Chrillianos la Parte del Mundo , que los 
derepar- ¡afieles pofeen , dando , i concediendo 
ií iíó' ¿'"¿^5 la que le pareciere , fin que los otros 
' Chrlñla- Rcies Chriítianos tengan que decir en 
I 'nos lo q ello , i que como Paftor Univerfal en 
iJ; pofeé los el Mundo , tiene poder fobre todos los 
r^ '.Infieles. Infieles , i fobre fus Reinos, quanto fue- 
re necelario para la dilatación de el 
Divino culto , i fu converfion : i que 
los actos de reconocer las Tierras , def- 
cubrir los Reinos , tener noticia de las 
Gentes , difponer los medios , i qui- 
tar los impedimentos , i poner los me- 
dios neccfarios para ello , toca á los 
Principes Seglares : i por la necefi- 
dad , que de fu favor tiene la Iglefia 
para ello, higo donación á Carlos Mag- 
no del Reino de Jerufalén , i dividió á 
toda África , entre las Coronas de Cafti- 
11a , i Portugal, i dio á losReies de Por- 



L I B R o I I. 41 

tugal la parte que les competía , en lo 
t^uc llaman Indias Oiicntnles ; i conií- 
dcrando también , que la Sede Apolto- 
lica tenia las dichas, i otras caulas legi- 
timas , para hacer Donación de eltas 
Nuevxs Tierras , defcubicrtas , i por 
defcubrir, á la Corona de Cartilla ,i de ^^ ^^^ 
León , antes que á otro ningún Prin- „,,cioii, 
■cipe Chriftiano : i que para lo que fe q„e hace 
ofreciefc , convenia elegir Rei Podero- la Sede 
fo , que pudiefe aiudar, amparar, defcn- Apoftoli- 
der , i conlcrvar los Predicadores de el '^^ " -^ 
Evangelio , con fu braco , fuercas , i ri- , °l""Í-_ 
qucgas temporales : i que los Reies de >, • ^^ 
Cartilla , antes que otros , tenian jufto ]_eonídc 
tituló al Principado de las Indias , por laslndias. 
el Derecho de las Gentes , que permi- 
te ellas Gonquirtas ; i por otros Tirulos, 
les hico donación remuneratoria de el 
cuidado, folicitud , trabajos, i peligros, 
que con el Oficio oncrofo , que les en- 
comendaba , fe les havinn de ofrecer, 
dándole Invcrtidura de fu propria auto- 
ridad , porque de otra manera no le po- 
dia predicar el Evangelio , ni afcntar la 
Policía , que ic conocía , que era nece- 
faria,entre aquellas Gentes Barbaras , fe- 
gun la grandeca de las Tierras delcu- 
biertas , i que fe efperabnn defcubrir , i 
porque heredaron de fus Antcpafados el 
celo de la detenía , i ampliación de lá .__ 
Fe Católica , recobrando los Reinos de ^° p^'"!;." 
la Corona de Cartilla , i de León , fa- jj^ j^'^j'^' 
candólos por hicrca de armas, defde mu- ¿:xTo.n de 
chos figlos atrás , de mano de Infieles, Ais Ante- 
enemigos de la Santa Sede , con derra- pafados, 
mamiento de mucha fangre de los Re- el celo de 
¡es fus Antccefores , i de los Caftellanos 'i^ defen- 
fus VafiUos , con incomparables gafios, p- f . , 
i peligros , reftituiendo los dichos Rei- ¡j^.^^ ' 
nos á la Univerfal Iglefia de Dios ; i 
vltimamentc , porque con el mifmo ce- 
lo de la ampliación de la Fe Católica, 
teniendo indicios , por el avifo del Ex- 
celente Varón Don Chrirtoval Colón, 
que havia en el Mundo Gentes Infieles, 
no conocidas , que podian fer traídas al 
fervicio de Dios , i verdadero conoci- 
miento de fu Santa Fe Católica , las ha- 
llaron , i defcubrieron á fu corta : i ha- 
viendo fido defcubiertas , las ofrecieron 
á la Iglefia. 

Por todo lo qual vifto, que afi por ra- 
9011 natural, i por reglas de Derecho Di- 
vino , Natural , i Humano, i de laLeiDi- Conceíra 
vina , lo debía hacer fu Santidad , dió á Apoftolr* 
los Reies de Cartilla , i de León, i á fus " ^^J^ 
Suceforcs , el Soberano Imperio, i Prin- ¿^ Caftl- 
cipado de las Indias , i fu Navegación, Ha , ¡ de 
con Jurifdiccion alta, i Real, é Imperial Leoii. 
F Dig- 



Fue la 
concedo 
Apolloli- 
cn, hecha 
do vn.i li- 
nca de Po 
lo aPolo, 
con diftá- 
cia de cié 
leguas de 
las Islas 
de los 
Acores, i 
ciboVeí 
de. 



LosRfies 
Catolices 
adquiric- 
loii l'obis 
las Indias 
julio , ¡ 
Soberano 
Ticiilo. 



4Z Historia de las I 

Dignidad , i Superioridad fobie todo 
aquel Emisíerio. De lo qual, con el acuer- 
do, conlentimiento , i aprobación del Sa- 
cro Colegio de los Cardenales , fe deípu- 
chüBula en la forma acollumbrada, á 2. 
de Maio de elle Año , con todas las Fa- 
cultades , Gracias , c Indulgencias , i 
Prerrogativas , que citaban concedidas 
á los Reics de Portugal , para las In- 
dias de Guinea , i parce de África. Y 
por otra Bula de tres del dicho Mes , i 
Año , les concedió generalmente todas 
las Indias , Islas , i Tierras-firmes áeC- 
cubiertas , i que por tiempo fe delcu- 
briefen , para fiempre jamas , hechan- 
do vna linea de Polo a Polo , que dif- 
tafe de las Islas de los Acores , i las 
de Cabo Verde , acia el Occidente, 
por efpacio de cien Leguas : i que to- 
do lo dcfcubicrto , i que fe defcubric- 
fe de la dicha Linea , al Occidente , ó 
al Mediodia , fucfe de la Navegación, 
i Defcubrimiento de los Reies de Caf- 
tilla , i de León , no eftando ocupado 
por algún Principe Chriftiano , antes 
del Dia de Navidad , de elle Año : i 
que ninguna Perfona pudiefe palar á ef- 
tas Partes , con penas , i Cenfuras. Ef- 
ta Donación fue mui diferente de la 
que fe acoílumbró de hacer á otros 
Principes , porque fe hi^o fin agravio 
de nadie , i por haver adquirido los Re- 
ies Católicos fobre las Nuevas Tierras, 
julio , i Soberano Titulo , con poder 
temporal para la promulgación de el 
Evangelio : i porque a fu coila , i con 
fus Vafallos , dcicubrieron aquellas Par- 
tes remotas , apartadas de la noticia de 
los Hombres , navegando haíla donde 
nadie jamás llegó , i hallándolas po- 
bladas de Gentes Barbaras , i fin cono- 
cimiento de la verdadera Fe , con Oro, 
i muchas colas aromáticas , i preciólas: 
i por la inmcnfidad de las dichas Tier- 
ras , fue nccefario dar Suprema Potef- 
tad á los Reies Católicos , i a fus Su- 
cefores , c inveltirlos de tal autoridad, 
que pudiefcn elegir Miniílros Podero- 
fos , que iimparafcn los Predicadores, 
i embiar Armadas , porque de otra 
manera no fe pudiera predicaí' 
el Evangelio , ni afentar 
la Policía. 



^¡á- ^!s3r ^Sflár -PoS- 
-^cS" ^íijr -C^aS" 




NDiAS Occidentales. 

CA-T.V. G^ne el Almirante fe 
dcfp'íde de los Reies Caíolicos , pa- 
ra búlver á las Lidias , i la ^Preten- 
Jion del Rei de Portugal, que de lo 
nuevamente defcubierto le 
pertevecia. 

Legadas las Bulas 
Apollolicas, á tiem- 
po que el Almirante 
ellabadcfpachado de 
todo lo que havia 
pedido para el V'ia- 
ge que havia de ha- 
cer , pocos Dias an- 
tes que partiefe de Barcelona , los Reies 
mandaron, que fe bautigafen los Indios, 
porque iá citaban iníiruidos en la Doc- 
trina Chriiliana : i porque ellos mifmos 
pidieron el Bautifmo , quifieron los Re- 
ies ofrecer a Nuellro Señor las primi- 
cias de ella Gentilidad : i fueron Padri- 
nos el Rei , i el Principe D. Juan , fu 
Hijo : el qual quifo, que vno de los In- 
dios quédale en fu Cafa en fu fervicio, 
que no mucho defpues murió , que fe- 
gun piadolamente fe debe creer , fue el 
primero que de eíla Nación entró en el 
Ciclo } i pai-a que lo de la Converfion 
fe tratafe como convenia, embiaron ius 
Altecas con el Almirante á vn Monge 
Benito, llamado Fr.Boyl, Catalán, con 
Autoridad Apollolica , i otros Religio- 
fos , con particular orden , que los In- 
dios fuefen bien tratados, i con dadivas, 
i buenas obras atraídos á la Religión : i 
que fi los Callellanos los tratafen mal, 
fuefen feveramente caftigados. Dieron- 
Ic Ornamentes, i cofas para el culto de 
Dios : i la Reina , en particular , dio 
vno mui rico de fu Capilla : mandófe al 
Almirante, que pufiefc diligencia en fu 
Partida , i que procurafe de defcubrir 
lo mas prefto que pudiefe, fi la Isla de 
Cuba , que havia llamado Juana , era 



1493. 



Kl primer 
Indio 1 q 
piadora- 
mente fe 
cree , que 
entro en 
el Cielo. 



CumCtvr- 
bns tuist 
quaf fa^ 
rens . cum 
lilcrií vh 

Tierra-firme , i que con los Soldados , i vas. Plíu. 



Gente Caílellana , fe huvicfe con mu- 
cha prudencia , tratando benignamente 
u. los buenos , i caíligando á los malos. 
Dcfpidiófc de los Reies , i aquel Dia 
le acompañó toda la Corte de Palacio 
á fu Cafa , i también quando falió de 
Barcelona. 

Llegado á Sevilla, el Arcediano 
Juan Rodríguez de Fonfcca, tenia aper- 
cibidos diez i fietc Navios , entre 

gran- 



El Almi- 
lantc fe 
dcfpide 
delosRe- 
ics. 



El AlmJ- 
lante Ilc- 
á Ser 



o' 
villa, 



1493- Decada 

grandes , i pequeños , bicu proveídos 
paní la navegación , con mucha canti- 
Las Mu- '■'^'^ '^^ Vitualla, i Municiones de refpe- 
nicioncs. <-o , i AiCiUeria , Trigo , Semillas , le- 
¡ colas, q guas, i Caballos, i Herramienta para bc- 
llcvab.i el nclícrar ks Minas del Oro , con mucha 
Almíian- cantidad de Mercadcrias , para trocar, i 
^^- relcatar , i dar a quien pareciefe al Almi- 

rante, que conviniefc. Juntáronle á la fil- 
ma de ella novedad , i del Oro , mil i 
quinientas Perfonas , i entre ellos mu- 
chos Hijoldalgo , i todos á lucido del 
Rei , porque no ferian veinte los que pa- 
laban lin ganarle , i eftos eran de á Ca- 
ballo. Iba mucha parte de Gente de tra- 
bajo , para cultivar, i beneüciai- el Oro, 
i muchos Oficiales, de diverfos Oficios. 
Nombraron los Reies por Capitán Ge- 
EI nume- neral de la Flota , i de las Indias , por 
lodcGé- nueva Cédula, al Almirante: i pai-a bol- 
íb' 's^r* ^^^ '^^^ ella, a Antonio de Torres, Her- 
ñtíadasT ""'^"^ '^^^ ^"^^ ^^^ Principe Don Juan, 
«jiie pá- Pcrfona prudente, i hábil para aquel car- 
faii á las go- Poi' Capitán de la Gente de Guerra 
Indias.en del Campo , á Francifco de Peñalola, 
eftcíegú- Criado de la Reina j i también Alonfo 
^o viage. ¿Q Vallejo llevaba el mifino cargo. Fue 
por Contador de las Indias Bernal de Pi- 
fa , que era Alguacil de Corte : i por Vee- 
dor IDiego Marque. Pafaion de la Gente 
Perfonas mas principal , i conocida , el Comen- 
priiicipa- dador Gallegos , Sebaftian de Campo Ga- 
ies , i]iie liegos , el Comendador Arroyo , Rodri- 
te víase' S° Abarca , Micer Girao , Juan de Lu- 
jan , Pedro Navarro , Pero Hernández 
Coronel , á quien higo el Almirante Al- 
guacil Maior de la Isla Elpañola : Mofen 
Pedro Margarite , Caballero Catalán: 
Alonfo Sánchez de Carvajal, Regidor de 
Bacga : Gorbalán, Luis de Arriaga, Alon- 
fo Pérez Martel , Francifco de ^uñiga, 
Alonfo Ortiz , Francifco de Villalobos, 
Perafan de Ribera , Melchor Maldona- 
, do , Alonfo Malaver. Pasó también en 
d« de' ^^^^ ocafion Alonfo de Ojeda , Criado 
Alófo de '^'^^ Duque de Mcdina-Celi , Hombre de 
Ojedii. pequeño cuerpo , pero bien proporciona- 
do , i de buen roftro, de muchas fuerzas, 
i ligereza : el qual , eftando la Reina Do- 
ña Ifabél en la Torre de la Iglefia Maior 
de Sevilla , fe fubió en el madero , que 
fale veinte pies fuera de la Torre , i le 
midió con fus pies , tan apriefa como fi 
fuera por vna Sala : i al cabo del made- 
ro facó vn pie en vago , i dando la buel- 
ta , con la rnifma priefa fe bolvió á U 
Torre, que pareció fer impofible no caer, 
i hacerfc pedamos > i todos los fobredi- 
chos , i quantos fueron en ella Flota , hi- 
cieron juramento , i pleito omenagc, de 



I. Libro II. 



43 



fer obedientes a los Reies, i al Almiran- 
te en fu nombre, i á fus Juílicias, i mi- 
rar por el Hacienda Real. 

Fue tan grande el fcntimicnto que 
tuvo el Rci Don Juan de Portugal , de 
haverfe dexado falir de las manos elle 
Nuevo Imperio , que no lo pudiendo di- 
fimular, fó color que le pertenecía, man- 
dó armar, para embiar iijs Gentes á ocu- 
par las Nuevas Tierras : i por otra par- ^'^^'t^e 
te embió á los Reies Católicos á Ivuy ^°""i5;'' 
de Sande, que los dixo, con Cartas de raoenuac 
creencia , el buen tratamiento que ha- las Nue- 
via hecho al Almirante , i que havia vasTicr- 
holgado , que huviefe fido de fruto fu i'as.íem- 
indulh-ia , i navegación : i que confiaba, ^'"í f^l 

que haviendole defcubicrto Islas, i Ticr- ^í'^nT.'í * 
'■ , 1 , ■ Caltilla. 

ras , que le pertenecían , le guardarían 

la correfpondencia, que él haria en otro 
cafo tal j i porque entendía , que que- 
rían continuar el Defcubnmicnto , dcf- 
de las Islas de Canaria derecho al Po- 
niente , fin pafar contra Mediodía , les 
pedia, que mandafcn al Almirante, que ."íiibftácía 
guárdale aquella orden , pues que él deiaEm- 
mandaria alus Navios , quando fuefcn á b^iadade 
defcubrir , que no pafafen el Termino '' ^^'^' '^^ 
contra el Norte. Havia llegado á la Cor- IZ'sTI 
te ( antes que Ruy de Sande) la voz, que ,,,5 cato- 
el Rei de Portugal quería embiar fu Ar- lieos. 
mada,por la mifma via que los Caftella- 
nos , i como fe ha dicho, tomar la po- 
fefion de aquellas Tierras : i también el 
avifo , que Martin Alonfo Pintón, ha- 
viendo pafado grandes tormentas , llegó 
con fu Caravela Pinta á Galicia, el qual 
murió luego ; i hai quien dice , que fcn- M"eite' 

tido por vna rcprehenfion , que fe le hi- . ^^^' 
u L j -j L- - 1 tin Alon- 

so , por no haver obedecido bien a el fop;„r' 

Almirajite , i haverfe apartado de fu con- ' 

ferva , i porque los Reies Católicos no 
quíficron verle , fino viniendo con fu 
orden , i por fu mano. 

Con el avilo de lo que pafaba,en Lif- 
boa , i de la intención que mollraba el 
Rei de Portugal , mandaron los Reies á 
Juan Rodríguez deFonfeca, que aquella 
Flota , que havia de llevar el Almirante, 
fuefc apercibida , de manera, que quando 
algo quifiefen intentar los Portuguefes, 
pudiefe ofender , i defendcife , i que fe 
diefe mucha priefa en fu Partida : i em- 
biaron á Lisboa á Lope de Herrera, Con- LosRelcí 
tino de fu Cafa , para que agradecíefe al Catolicps 
Rei el buen comedimiento , que havia embían 1 • 
mandado hacer á fu Almirante, i advertir- Poitugal 
le, que no permitiefe , que ninguno de 3^^°?'^"® 
fus Subditos featreviefe á ir, ni embiar en ""^^ 
aquellas Islas, i Tierra-firme, nuevamen- 
te defcubicrtas , pues aquello era fuio, 
F z i les 



Emba xa- 
da que da 
Rui de 

.Saiidc a 



44 Historia de las I 

i les tocaba : en lo qual havia conforme 
á I.t hermandad , que entre ellos havia, 
i le elcufanan diterencias , i no le eltor- 
varia el enlalgamiento de la Santa Fe 
Católica , i la Predicación , que fe ha- 
via de comencar entre aquellas nuevas 
Gentes. Llevaba tanibien Lope de Her- 
Comifion ^'^^'^ comilion de rcprcfentar el cu, dado, 
delosRc- que los Rcics Católicos haviau tenido, 
íes Cato- de mandar al Almirante , que no toca- 
lieos, ijne fe t^ii la Mina del Oro , ni en Guinea, 
dan aLo- 'p¿ej.,.^s qm; ¿^^ elhi manera fueron ha- 

^ liadas ñor fus antecelores , ni en otra 

re-rapara ,- ^ ^ -^ , s , ,,. ,• ■ 

hablar al ^^^^ ^"'^- ^ dcmas de cite comcdimicn- 
Rci de to ■> le dieron orden a parte , para que 
Puinugal. quando hallafc , que el Rci huvieie em- 
biado íu Armada , o la quilíefe embiar, 
no vi'afe el tcrmmo fobrcdicho , lino que 
diefe vna Carta de creencia , que lleva- 
ba , i le requirielc , que lo impidiefe, 
halla mandarlo pregonar en fu Reino. 
Dcfpues de haver hecho Ruy de Sande 
la Embajada ibbredicha , pidió licencia 
para facar algunas colas , que havia me- 
ncilcr para la Jornada , que el Rei de 
los Reies Portugal queria hacer en África, contra 
Catolices jpj Moros , con que difimuló la fama 
l'^IR^^'d'^ del Defcubrimicnto , que penfaba hacer 
Poitueal. ^" Poniente. Y pidió también , que fe 
mandafe á los Callellanos , que no fue- 
fen ¡L pelear al Cabo de Boj ador , halla 
que fe determinafe por Juíticia, fi lo po- 
dían hacer : i refpondieron , que aü lo 
harían. 

Y porque Lope de Herrera partió 
para Portugal,antes que Uegafe a la Cor- 
te de los Reies Católicos , Ruy de San- 
de , porque el Rei D. Juan entendió la 
Embajada que llevaba, cmbio a adver- 
tir con Duaite de Gama , de la comi- 
íion que llevaba Ruy de Sande , en lo 
Rerpiicf- ^^^ tocaba al Defcubrimicnto de Don 
ta dclRci Chriftoval Colón j i fm dar lugar a que 
Lope de Herrera vfafc de la Carta de 
creencia , ni del rcquirimiento , le ref- 
Embaxa- pondió, que no embiaiia ningún Navio, 
nlJlu?.l '^'^ termino de fefenta Dias, á defcubrir, 
porque queria embiar fobre ello Emba- 
jadores a lUs Alte<jas : i entre tanto que 
pafabaefto, fe havia quejado de los Re- 
ies Católicos , en Corte Romana , dicien- 
do, que le atajaban el curio de fus Def- 
cubrimientos, i Riquecas : i reclamó de 
las Rulas concedidas , alegando muchas 
caufas por que era agraviado , diciendo, 
que fe le entraban en fu Demarcación, 
i que convenia poner limites , para ef- 
cufar los inconvenientes , que podrían 
fucedcr entre los Subditos de las dos Co- 
ronas j 1 <íl Pontifice rcfpondió, que por 



de Portii- 
gal por la 



pe deHcr 

rera. 



KDiAS Occidentales. i 49 3. 

quitar ocalion de qucxa , havia demar- 
cado loquea cada vno pcitcnecia, man- RefpiTef- 
dando , que fe hcchafc aquella raía de ta diiiPa- 
Polo á Polo , como queda referido : i P-* ^ ',^* ¡ 
de nuevo concedió á los Rcics de Caíli- Í"Pp .. ! 
Ha , quanto le gánale en las islas de ¿^ p^j. ' 
Oriente , Occidente , i Mediodía , no tuga!, 
citando ocupado por otro Principe : i fe ; 

dcfpachó otra Bula a tó. de Septiembre | 

del mifmo Ano, pero no por ello fefofc- j 

g.iron los Povtuguefes , pretendiendo 
agravio, i que la linca de la partición, fe I 

havia de hechar mui mas adelante, acia I 

el Occidente. 



CAT. VI. ^le el Almirante hu 

¡o el fegundo viage a las 

Indias. 



Legado el Almi- 
rante a Sevilla con 
fus Dcfpachos, lle- 
vando declarados 
en fu Privilegio los 
hmitcs de fu Almi- 
rantazgo , i Go- 
viemo, en todo lo 
que fe eltendia la 
concefion Apoftolica , i dexando á fus 
Hijos D. Diego, i D. Hernando por Pa- 
ges del Principe D.Juan, entendió en 
efcüger los mejores Pilotos , i en tomar 
mueltra á la Gente, que eílaba levanta- 
da , en prcfencia de el Contador Soria. 
Prohibióle , que nadie llc\ afc Mercade- 
rías para refcatar , i que fe regiílrafe la 
Hacienda de fu Altera , i de Todos, 
antes de falír de Caítilla, i afi mifmo en 
llegando á las Indias , i fe confífcafe la 
que fe hállale fin regillro. Mandófe al 
Almirante , que en llegando a la Efpa- 
ñola , mándale tomar mueftra a la Gen- 
te , i defpues en los tiempos que le pa- 
reciefe : i que la paga de ella fucfe por 
fus libramientos : í que pudíefe poner 
Alcaldes , i Alguaciles en las Islas , í en 
otras partes , para que conociefen de las 
caufas Civiles , i Criminales , de cuías 
Apelaciones conociefe el Almirante j i 
que conviniendo nombrar Regidores, 
Jurados , i Oficiales, para el adminiítra- 
cion de la Gente, ü de qualquicr Pobla- 




El AIm^ 
rante de- 
xa fiisHi- 
Jos porPa 
gc's de el 
Principe 
D.Juan. 



Ordeney 
qiK fe die 
ron al Al- 
mirante 
para el 
govierno 
de las lu- 
dias- 



Clon que le hiciele , el Almirante nóm- 
brale tres Perfonas para cada Oficio, pa- 
ra que fus Altecas cfcogicfen vna ; í que 
la primera vez los pudíefe él nombrar. 
Que los Pregones que fe dicfcn , fuefen 
en aojjibre de fus Altecas. Qiie todas las 

Pa. 



1493- Década I 

Patentes , Mandamientos, i Proviiíones 
tUelcn también en nombre de fus Alte- 
cas , firmados del Almirante, refrenda- 
dos del Efcnvano que los efcriviefe , con 
el Sello de fusAltecasá las efpaldas. Que 
en llegando, fe hicicfe vnaCafa de Adua- 
na , adonde fe pu fíele la Real Hacienda, 
cuia quenta, i ni^'on havian de tener los 
Oficiales Reales, prclidiendo en todo el 
Almirante , el qual hicicfe los Refcates, 
b la Pcriona que nombrafe , con inter- 
vención del Contador , i Veedor de fus 
Alteras. Y que de todo lo que gánale, 
hu\ iefe de haver la o£lava parte, pagan- 
do la o£lava parte de todas las cofas , que 
fe llevaban para refcatar , facando pri- 
mero la décima parte , que de todo ha- 
via de haver , conforme á la Capitula- 
ción : i que conviniendo embiar Navios 
á qualquiera parte con Gente , lo pu- 
diefe hacer. 

Eltando el Almirante en Sevilla, en- 
tendiendo en fu Defpacho , recibió vna 
Carta de los Reics , hecha en Barcelona d 



Los Relés 
manda al 
Almiran- 
te , que 
antes que 
fe paita, 
mande ha 
cei- Caita 
de nave- 
gav. 



Parte el 

Almiran- 
te paia el 
legtindo 
Viage. 



El Almi- 
rante lle- 
ga á la 
Isla de la 
Gomera. 



a j". de Septiembre, en que le mandaban, 
que antes que le partiefe , mándale hacer 
vna Carta de Navegar, con los rumbos, 
i cofas nccefanas , para faber el viage 
de las Indias , i que fe diefe priefa en fu 
Partida , ofreciéndole de Tiuevo grandes 
Mercedes , por lo que cada dia mas fe 
iba entendiendo , que era grande aquel 
negocio de el Dcfcubrimicnto : i que 
coa el Rei de Portugal no fe havia to- 
mado Afiento halla entonces , aunque 
creian, que no fe apartaría de la racon. 
Mando el Almirante embarcar muchas 
plantas de Arboles, i como fe ha dicho, 
Ccvada , Trigo , Avena , Centeno , i Se- 
millas de todas fuertes : Vacas , i Cal, 
Ladrillo , i todo genero de Materiales} 
i embarcada la Gente , i puerta la Ar- 
mada en orden. Miércoles a 25-. de Sep- 
tiembre, antes que faUefc el Sol, fe le- 
vantaron las Velas de la Baia de Cádiz. 
Mando governar al Suduefte, camino de 
las Canarias ; i Miércoles á 7. llegó á 
la Gran Canaria j i Sábado a f. de Oftu- 
bre, tomo la Isla de la Gomera, adon- 
de fe detuvo dos Dias, proveiendofe de 
Agua , i Leña , i Ganados , como Becer- 
ros , Cabras, i Ovejas, i ocho Puercas, 
a fctenta Maravedís la pieca , de las qua- 
les multiplicaron las que defpues huvo 
en las Indias. También fe metieron Ga- 
llinas, i otros Animales , i Simientes de 
Hortalizas. Alli fe dio á cada Piloto fu 
inllruccion cerrada , del camino que ha- 
vian de h.iccr, hafta llegar á la Tierra 
del Rei Guacanagari , i que no fe abrie- 



LlBROlI. ^f 

fe , fino en calo que el tiempo les rbr- 
^afe á apartarte de fu compañía 5 porque 
no quena que de otra manera nadie lu- 
piele aquellos caminos , porque no fucfc 
avilado el Rei de Portugal. 

CAT. VII. G^.e el Almirante 
^rofigue fu Viage , i defciibre 
otras Islas de camino. 




de la Go- 
Lunes á 7. 
pasó 



A R T 10 

mera , 
de Octubre 
la Isla del Hierro, 
la vltima de las Ca- 
nanas : tomó fu ca- 
mino mas á la par- 
te Auilral , que el 






primer Viage havia llevado , i halla 24 
del mifmo , que le pareció , que havria 



vna Golon- 
i poco mas 



Lalsla de 
el Hierro 
es la vlti- 
ma de Las 
Caiiaiias, 



andado 4^0 Leguas , vio 
riña venir á los Navios , 
adelante comentaron aguaceros , ó tur 
biones de Agua del Cielo : fofpechó, 
que aquella mudanza debia de fer por 
caula de haver por alli cerca alguna Tier- 
ra j por lo qual mandó quitar algunas 
Velas , i ellár fobre avifo de Noche. 
Domingo á 3. de Noviembre, al Ama- 
necer , vio Tierra toda la Flota , con 
mucho regocijo , i era vna Isla, á la qual 
pufo Nombre , la Dominica , porque la 
defcubrió en Dia de Domingo. Luego 
á la mano derecha fe vieron dos , i fe co- 
mentaron á defcubrir muchas. Sentian- 
fe iá los olores de las lervas , i Flores. 
Veíanle Papagayos , en manadas , con 
mucha grita , que fiempre van dando. 
No pareció haver pucllo por la parte de 
Levante , i atravesó á la fegunda Isla, 
que fue Marigalante , i la llamó afi, del 
Nombre de la Nave en que él iba. He- 
cho Gente en Tierra , i con Efcrivano, 
i Teiligos tomó pofefion. Otro Dia, 
que falió de alli , topó con otra Isla , á 
quien dixo Guadalupe : embió las Barcas 
á Tierra , i no hallaron Gente en vn Po- 
blc^uelo , que parecía en la Colla , i alli 
tomaron los primeros Papagayos , que 
llamaron Guacamayas , grandes como 
Gallos, de muchas colores. La Gente fe 
havia huido a los Montes , i reconocien- 
do las Cafas, hallaron vn madero de Na- 
vio, que los Marineros llaman Codaíle, 
de que todos fe maravillaron , no fabien- 
do como huvicfe alli llegado , fino con 



laDomi- 
nica es la 
primera 
Isla , que 
fe dcfcu- 
bre. 



Halla ei 
Almiran- 
te la Isla 
Guadalu- 
pe. 



Todos fe 

maravi- 
llaron de 
^ haver ha- 
tiempos foitunofos , de las Canarias , o \\^¿o vn 

de la Efpañola , de la Nave del Almiran- Codaftc. 

te. 



Los Iii- 

dios dan 
noticia 
de la Isla 
F.fpañoia 



Relación 
deAloiifo 
deOjeda, 
de 1.1 cali- 
dad de b 
Ttcira. 



Pareció 
el Veedor 
con los q 
con el fue 
fon. 



\6 Historia de las In 

te, que alli fe perdió. Martes bolvió a 
cmbiar Gente íi Tierra : tomaronfc dos 
Mancebos , que por feñns dixcron , que 
eran de la Isla del Boriqucn , i daban a 
entender ,, que los de Guadalupe eran 
Caribes , i que los tenian para comer. 
.Bolvicron las Barcas por algunos Chnl- 
tianos , que fe havian quedado , i los ha- 
llaron con feis Mugercs , que fe havian 
huido á ellos, de los Giribes , no lo crc- 
iendo el Almirante > i por no alterar la 
Gente de la Isla , diolas Cafcabeles , i 
bolviolas á Tierra ; i los Caribes las def- 
pojaron de los Cafcabcles , i de otras co- 
lillas , que las dieron j i bolviendo las Bar- 
cas ii Tierra, las Mugercs , dos Mucha- 
chos , i vn Mancebo , rogaron á los Sol- 
dados, que los Uevafcn A las Naos. De 
ellos fe llipo , que havia por alli cerca 
Tierra-firme, i muchas Islas, que nom- 
braban á cada vna por fu Nombre. Prc- 
guntófeles por la Efpaúola,que en Len- 
gua de ellos fe llamaba, Ayti, fcnalaron 
á la parte adonde caía. 

Quiílcra luego el Almirante feguir 
fu camino , fino que le dixcron , que el 
Veedor Diego Marque havia ido a Tier- 
ra con ocho Soldados , de que recibió 
enojo } i porque havia mucho que fue, 
i no bolvia , embió quadrillas de Gente 
á bufcarle : no le hallaron , por la efpe- 
fura de losBofqucs: determino de aguar- 
darle vn Dia. Hecho Gente , que dif- 
paró Efcopetas , i tocó vna Trompetaj 
i no pareciendo , porque fe le hacia ca- 
da Dia vn Año , quiio dexarlos > pero 
porque no fe perdicfcn tuvo paciencia, 
i mandó , que los Navios fe provciefcn 
de Agua , i Leña > i determinó de em- 
biar á Alonfo de Ojeda, que iba por Ca- 
pitán de vna Caravela , para que le buf- 
cafe, con quarenta Hombres, i de cami- 
no reconociefe la Tierra > pero al cabo 
fe bolvió fin hallarlos , i dixo , que havia 
villo mucho Algodón , Aleones , Neblies, 
Milanos , Garbas , Grajas , Palom;«, 
Tórtolas, A nfares, Ruifeñores , i Perdi- 
ces ; i que en fcis Leguas havia pafado 
veinte i fcis Rios , i muciios de ellos haf- 
ta la cinta. Viernes,» 8. de Noviembre, 
aportó el Veedor con fus Hombres , i 
refirió, que por los grandes Bofques , i 
breñas fe havia perdido, i no havia acer- 
tado á bolver. Mandóle prender el Al- 
mirante , i falió á Tierra , i en algunas 
Cafas que eilaban cerca , hallo Algodón 
hilado , i por hilar , i vna manera nue- 
va de Telares , en que lo texian. Vie- 
ronfe muchas Caberas de Hombres col- 
gadas , i Cellos de hucfos Humanos , i 



días o c c i dEíNt a les. 

las Cafas mui buenas , i mas proveídas 
de comida , que en las otras Islas de el 
primer Defcubrimiento. 

A 10. de Noviembre , coftcando 
ella mifma Isla de Guadalupe , lavia de 
el Norueíle , iba en bulla de la Efpa- 
ñola , i halló vna Isla mui alta , i por- 
que fe parecia a las Peñas de Monlcrra- 
te, la llamó afi. Dcfcubrio luego cier- 
ta Isla mui redonda , tajada por todas 
partes , á la qual parece , que es impofi- 
blc fubir fin cfcalas , por lo qual la lla- 
mó Santa Maria la Redonda : A otra 
dixo Santa Maria el Apitigua , que tenía 
quince , ó veinte Leguas de Colla. Pa- 
rcelan otras muchas Islas á la Vanda del 
Norte , mui altas , de grandes Arbole- 
das , i frcfcuras. Surgió en vna , que 
nombró San Martin. A 14. de Noviem- 
bre furgió en Santa Cruz : tomaronfe 
en ella quatro Mugcres , i dos Niños, 
i bolviendo la Barca , topó vna Canoa 
con quatro Indios , i vna India , que fe 
puficron en dcfenfa , i la India tiraba 
las Flechas tan bien como los Hombres, 
hirieron á dos Soldados , i la Muger 
pasó con la fuia vna Adarga. Embutie- 
ron con la Canoa , i la trallornaron , i 
vno, nadando, tiraba fu Arco con mu- 
cha fuerza. Siguiendo el \'iage, fe def- 
cubrieron muchas Islas juntas , que pa- 
recian fin numero. Pufo á la maior San- 
ta Lirfula , i á las otras las Once mil 
Virgincs. Llegó á otra grande, que lla- 
mó San Juan Bauíiíla , que fe llamaba 
Boriquen. Halláronle en \na Baia de 
ella , al Poniente , divcifiís cfpccies de 
Pefcados , como Li§as , Sábalos, i Sar- 
dinas : havia muchas , i buenas Cafas, 
aunque de Paja , i Madera , que tenian 
vna Pla^a con vn Camino , defde ella, 
halla la Mar, mui hmpio , i feguido , i 
las paredes de Cañas cruzadas , ó texi- 
das , con fus verduras , gracioíamente, 
como en Valencia. Ellaba junto á la 
Mar vn Mirador , adonde cabian doce 
Peifonas , de la mifma manera labrado, 
i no vieron Perfona , i fe fofpechaó, 
que fe havian huido. \''iciTies á 22. del 
mifmo , tomó el Almirante la primera 
Tierra de la Isla Efpañola , que ella á 
la Vanda del Norte, i la polhera de 
la Isla de S. Juan , obra de 
quince Leguas. 



# * * * * 

#« *# ## ## 

♦ # # # 

* * # * * * 

* # * 

* * * * 

* * 

# * 

CJP. 



149?. 



lahladc 
Monfcr— 
ratc. 



Dcfciibre 
el Ainii- 
r.inre h. 
-S.int.i Ma 
rU la Re- 
donda , I 
al Anti- 
gua , i 
otras If- 
las. 



Lalsla de 
.S.luan de 
PueitoRí 
co fe def- 
cubre. 



IJ 



149 3 



Los Re- 
lés Cató- 
licos em- 
biaii al 
Re¡ de 
Portugal 
á García 
deHerre- 
ra , idef- 
pues a ü. 
Pedro de 
Ayala , i 
á Garci- 
Lopez de 
Carvajal. 




Que al 
Reí Don 

Juan no 
pcrtciie— 
i-ia cu 
todo el 
Mar Oc- 
ccano fi- 
no la Isla 
de laMa- 
dera , los 
Azores, ¡ 
CaboVcr 
ie. 



Decada I. 

CAT. VIII. T>e las Embaxa- 

das , que pafaron fobre laTreten- 

fan de el Rei de Tortugal ; que el 

Almirante llego a la EJpamla, 

i hallo muertos a los Caf- 

tc llanos. 

Unqüe eran pafudos 
los fefentii Dias , que 
lia\'ia tomado de ter- 
mino el Rei de Por- 
tugal , los Reies Ca- 
tólicos le embiaron 
a hacer fabcr con 
Garcia de Herrera, 
Caballero de lu Cafa, que no embargan- 
te eito,no hicicl'e novedad , con orden 
que fe lo requiricfe 5 i luego embiaron 
al Proto-Notario D. Pedro de Ayala , i 
á Garci-Lopez de Carvajal , Hermano 
del Cardenal de Santa Cruz > i era la 
fubllancia de fu Comilion , que agrade- 
ciefen mucho al Rei D.Juan, la volun- 
tad que tenia de la confervacion de la 
Paz, entre ellos , i que fe quitafe laoca- 
lion que havia, que la podria eílorvar, i 
que la mifma havia en ellos, i de nuevo 
fe la ofrecían j i que quanto a la preten- 
íion , que le pertenecía aquella parte del 
Mar Occeano , ali por Concefion Apof- 
tolica,como por Poielion , i por el Alien- 
to de las Paces ; que ferian mui conten- 
tos de aceptar todo honelto medio , para 
que fe confervafe la hermandad , i amif- 
tad , que havia entre las dos Coronas} 
pero que fus Altecas teman por cierto, 
que al Rei D. Juan no pertenecía otra 
cofa , en todo el Mar Occeano , fino las 
Islas de la Madera , las de los Agores , i 
Cabo Verde , i las demás , que entonces 
pofeia, i lo que fe havia delcubiertodef- 
de las Islas de Canana a Guinea, con fus 
Minas de Oro, i Tratos; i ello era fo- 
lamente lo que le tocaba por el Capitu- 
lo de la Paz , adonde cxprelamente fe 
declaraba , que no le perturbarían los 
Tratos , Tierras , i Refcates de Guinea, 
con fus Minas de Oro , i qualefquier 
otras Islas , i Collas defcubicrtas , i por 
defcubrir , defde las Islas de Canaria 
para abaxo , contra Guinea ; pues ello era 
lo que podia decir , que havia pofeido , i 
no otra cofa alguna : Y que parecía ma- 
niriellamente , que afi lo havia entendi- 
do , quando fupo , que fus Altecas cm- 
biaban á defcubrir á D. Chriftoval Co- 



L IBRO I I. 47 

Ion , i fue contento , que navegafe por 
todo el Mar Occeano , con que no pa- 
iafe de las Islas de Canana, contra Guif 
nea, que era adonde folia cmbiar lus Ar- 
madas; i que quando D. Chrilloval bol' 
vio , i le fue á vifitar a Valparaifo , mof- 
tió de haver holgado de ello. . 

Juílificabanfe tanto los Reies Ca- 
tólicos , que decian , que fi el Rei D. 
Juan no fe aquietaba con ellas ragones, 
fe contentarían , que por ambas Partes 
fe nombrafcn Pcrfonas , que lo declara- 
fcn por JulUcia; i que fi no fe concerta- 
fc,nombrafe , defde luego, vna Pcrfonaj 
o dicfe flicultad á los mifmos Jueces, que 
ellos la nombrafen por tercero ; i que fi 
el Rei quificfc que fe vicie fuera de fus 
Reinos , en Corte Romana , o en otra 
parte , que focfe fin ibfpecha , lo ten- 
drían por bien, i que fe hállale otra for- 
ma, con que mas brevemente le pudie- 
fe determinar por Jufticia > porque no 
era fu intención ocupar nada de lo age- 
no , i que fe bolviefe á reiterar el Reque- 
rimiento de Lope de Herrera , para que 
de fus Reinos no faliefen á defcubrir acia 
las partes, que tocaban á fus Alteras, fi- 
no adonde los Portugueles havian conti- 
nuado ; porque pafando á otras partes 
del Mar Occeano , entrarían en lo que 
no les pertenecía ; i que afi lo mándale 
pregonar por fus Reinos, con graves pe- 
nas , pues fus Alteras eran los primeros 
que por aquellas havian comencado á 
defcubrir ; i ningún otro derecho tuvie- 
ron los Antecefores del Rei de Portu- 
gal , para tener por fulo lo que aora te- 
nían , fino haver fido los primeros que 
defcubrieron > i los Reies de CalHlla , i 
de León , defpues que los de Portugal 
figuieron aquella via , nunca fe lo em- 
barazaron j por lo qual debia querer , lo 
que los Unos Antccefores guardaron á 
los- Otros : porque lo contrario feria ir 
derechamente contra las Paces que te- 
nían , como fi les quifiele ocupar algo 
de lo que en fus Reinos tenían, i como 
el mifino Reí D. Juan lo fentnia , fi le 
quifiefen tomar algo de lo que cu la Mi- 
na, o otras Tierras, é Islas pofeia. Qi-ian- 
do eftos Embaxadores falieron de la Cor- 
te de los Reies deCaftüla, ia havian lle- 
gado á ella Pero Diaz , Defembargador 
del Rei de Portugal , i fu Oidor , í vn 
Caballero de fu Cafa, llamado Rui de 
Pina ; i tratando fobrc elta pretenfion, 
proponían , que feria buen medio , que 
el Mar Occeano fe partiefe entre las dos 
Coronas , por vna linea , tomada defde 
las Canarias contra el Poniente , por ra- 
mos 



Juñifica— 
cion de 
los Reies 
Católicos 



Los Re- 
íes C.ltCh- 
licos afir- 
man, i]ue 
no era fu 
intención 
ocupar 
nada de 
lo a"cno. 



Lo que 
proponen 
lostniba- 
xadores 
de Por- 
tugal á 
los Reies 
Católicos 



linea , derecha al Poniente , 
Norte , fuefen de 



48 Historia de las I 

mes de linca derecha , i que todas las 
Mares , Islas , i Tierras , defde aquella 

halta el 
los Reinos de Caí- 
tilla , i de León , fuera de las Islas, 
que entonces pofeia el Rei de Portugiil, 
en aquella Parte ; i que todos aquellos 
Mares , Islas , i Tierras reliantes , que fe 
hallafen defde aquella linca , acia el Me- 
diodia , fueien del Rei de Portugal , ial- 
vando las Islas de Canaria , que eran de 
la Corona de Callilla. 

A lo qual los Reics Católicos ref- 
pondieron , que aquel no era medio, 
porque en todo el Mar Occeano no per- 
tenecia al Rei de Portugal , falvo lo que 
queda referido ; i aíí fe quedó por enton- 
ces el negocio , abllenicndoie el Rei de 
Portugal de embiar a defcubrir en aque- 
lla Paite , que los Reies de Cartilla pre- 
tendian que les tocaba 5 pero porfiando 
el Rei de Portugal , en que fe tomafe 
Aficnto en cftas diferencias , fe acordó 
EJ Almi- ^° 1^^ ^^ '^''^ adelante. Y llegado el 
ranee lie- Almirante á la Efpanola , como queda 
ga á la dicho, tomó la primera Tierra á la Van- 
Elpañola da del Norte , i alli higo hechar vn In- 
dio de los que llevaba de Caílilla , que 
era en la Provincia de Samaná, para que 
refiriefc á los Indios las Grandevas de 
Caílilla , i los induciefe á la amilíad de 
los Chriftianos. El fe ofreció de hacer- 
lo de mui buena voluntad > pero nunca 
mas fe Hipo de él : creiófc , que debió 
de morir. Y pafando adelante , al Cabo 
del Ángel , fueron algunos Indios á las 
Naves , en Canoas , con mucha comida, 
i otras coflis , para refcatar con los Chrif- 
tianos j i iendo a ilirgir a Monte Chrifto, 
lalió vna Barca , acia Tierra , á vn Rio, 
vio muertos dos Hombres , el vno Man- 
cebo, i el otro Viejo, el qual tenia \aia 
foga de efparto de Caílilla á la gargan- 
ta , tendidos los bracos , i atadas las ma- 
nos á vn Palo , como en Cruz ; pero no 
conocieron fi eran Indios , ó Chrillia- 



El Almi- 
rante ha- 
lla malas 
ítñalcs. 



gran 



El Almi- 
rante (o(- 
pecha la 
muerte 
«IcIosCaf 
afílanos, 
«juc dexo 



nos , de que tomó el Almirante 
fofpecha , i pena. Otro Dia , a los ¿6. 
de Noviembre , cmbió mas Gente por 
diverlas partes , para faber que nuevas 
havia de los de la Villa de Navidad. 
Fueron muchos Indios á hablar con los 
Chriftianos , mui feguramente. Llega- 
banfe á ellos, tocábanles al Jubón , i la 
Camifa , diciendo : Jubón , Camila, mof- 
trando , que fabian los nombres, con que 
el Almirante fe confoló algo, i con no 
temer los Indios , pareciendole , que no 
debian de fer muertos los de la Villa: 
Miércoles , á zj. de Noviembre , furgio 



NDiAS .Occidentales. 

con los Navios á la entrada del Puerto 
de Navidad. Acia la media Noche lle- 
gó vna Canoa a la Nao Capitana , di- 
xeron los Indios : Almirante. Refpon- 
dicronlcs,i dixcron,que entrafen,quc alli 
eílaba. No quifieron , haíla que le vie- 
ron , i conocieron : dieronle fendas Maf- 
caras mui bien hechas , con algún Oro, 
prefentandolelas de parte de el Cacique 
Guacanagari ; i preguntándoles por los 
Chriftianos , dixcron , que algunos 
eran muertos de enfermedad , i que otros 
havian ido la Tierra adentro con íus Mu- 
gercs. Bien conoció el Almirante , que 
debian de 1er todos muertos ; pero hu- 
volo de diíimular,i los bolvió á embar- 
car con vn prcfente de cofilLis de Latón, 
que fiempre tuvieron en mucho , i otros 
diges para el Cacique. 

CAT. IX. ^le el Almirante fu- 
le á Tierra , halla muertos los 
Cafiellanos , i va a v'tji- 
tar al Rei Guacana- 
gari. 

L Juev'Tss figniente 
entró toda la Flota 
en el Puerto : vio 
quemada la Forta- 
leza, de donde ar- 
guió , que todos 
los Chriftianos eran 
muertos, deque re- 
cibió gran pena , i porque no pareció 
Indio ninguno. Salió el Almirante otro 
Dia á Tierra, con gran trillega, no vien- 
do á quien preguntar nada. Halláronle 
algunas cofas de los Caílellanos , que 
daba pena el verlas. Entró con las Bar- 
cas por vn Rio , i entretanto mandó, 
que limpiafen vn P090 , que dexó he- 
cho en la Fortalcca ; pero no fe halló 
nada en el ,i los ludios huian de fus Ca- 
las , i de efta manera no huvo á quien 
preguntar , aunque toparon Vertidos de 
Chriftianos 5 i afi dio la buclta. Cerca 
de la Fortaleza hallaron íicte , ó ocho 
Perfonasenten-adas,i mas adelante otros, 
i conocieron que eran Chriftianos , por 
eftár vertidos ; i parecía , que no havia 
mas de vn Mes, que havian lido muertos. 
Y andando brujeando cofas, llegó vn Her- 
mano de Guacanagari , con algunos In- 
dios , que iá hablaban algo la Lengua 
Caftellana , i que nombraban todos los 
que quedaron ca la Fortaleza i i por 

me- 



M93. 



E! Alm!. 
i'a lite, por 
el d;ch(, 
t^e los In- 
dios , co- 
noce ijiie 
cía nnicr 
tos Jos 
CafteJla- 
J¡os. 




El Almi- 
rante fi- 
le a Tier- 
ra con 
gran tril- 
tcca. 



No hallí 
a qiiícir 
pregiin- , 
t.ir por 
los c:.if-i 
tcliaiios. 



JC493 



Av.iritia 
jiticn > ¿^ 
frobif-tú 
$Tjert!t, 

Salí, 



Dan die- 
ta al Al- 
mirante 
de la per- 
dición de 
lo'! Caf- 
tellaiios. 



Caufa de 
la perd - 
cioii de 
los Caf- 

.tellanos. 



El Almi- 
rante vi 
á vlfitar 
á (.uaca- 
ijagari. 



Decada 

mcJIo de cfto& , i de otro Indio , que 
ci Aliiiiriiare llevaba de CaltiUa, que le 
llamaba Diego Colon , le entendió el 
dclaitrc. Dixeron , que eu paitiendole 
el Almirante , comen<¿aron á elUr dif- 
conFonncs entre si , i no obedecer á fu 
bupcrior , porque inrolentcmente iban 
á tomar las Mugeres , i el Oro que que- 
rían : i que Pero Gutiérrez , i Efcove- 
dü mataron á vn Jacome , i que aque- 
llos , con otros nueve , fe havian ido 
con las Mugeres que havian tomado , i 
íus hatos, a la Tierra de vn Señor, que 
fe llamaba Caonabo , que feñoreaba las 
Minas , el qual los mato á todos : i que 
dende algunos Dias fue Caonabo á la 
Fortaleza con mucha Gente , adonde no 
havia mas del Capitán Diego de Arana, 
i cinco , que quifieron permanecer con 
él , para guarda de la Fortaleza , á la 
qual pufo fuego de Noche : i que hu- 
iendo los que en ella citaban , á la Mar, 
fe ahogaron , i los dem.ás fe havian ef- 
parcido por la Isla : i que el Rei Gua- 
canagari , que havia falido á pelear con 
Caonabo , por defender ii los Chriítia- 
nos , havia quedado herido , i que aun 
no citaba laño : todo lo qual concordo 
con la Relación , que algunos Chriília- 
nos traxeron , á los quales havia embia- 
. do el Almirante a intbrmarfe : i havicn- 
do llegado al Pueblo de Guacanagari, le 
vieron malo de las heridas , con que fe 
efcusó de no poder ir á vifitar al Al- 
mirante. 

De lo fobredicho , i de diverfas 
Relaciones , que por otras vias fe fupie- 
ron , fe entendió , que fue verdad , que 
huvo divifion cutre aquellos Chriftia- 
nos , i que la caufaron los Vizcaínos : i 
que 11 entre ellos elluvieran conformes, 
i no huvieran excedido de lo que el 
Almirante les mandó , no perecieran. 
Embió Guacanagari a rogar al Almiran- 
te , que le fuefe á ver , porque él no 
falia de fu Cala , por aquella indifpofi- 
cion. El Almirante lo higo , i el Caci- 



que 



con roltro mui trille , le contó 



todo lo fobredicho , moftrandole fus he- 
ridas , i de muchos de los fuios : i bien 
parecían fer las heridas de las Armas que 
vfaban los Indios , que eran las Tirade- 
ras como dardos , armados en la punta 
con vn huefo de Peleado. Pafada la pla- 
tica , prefcntó al Almirante ochocientas 
Cuentas menudas de piedra , que ellos 
preciaban mucho , i las llamaban Cibas; 
i ciento de Oro , i vna Corona de Oro, 
i tres Calabacillas , que dccian Ybueras, 
llenas de granos de Oío j que todo pe» 



■2 my 
ñus tcnv, 
perabiss 



I. Libro II. 49 

faria docientos Pcfos. El Almirante le 
dio muchas colillas de Vidrio , Cuchi- 
llos , Tixeras , Calcavelcs , Alrikiesj 
Agujas , i Efpejuelos , con que penfa- 
ba el Rei, que quedaba rico. Acompa- 
ñó al Almirante halla fu alojamientoj 
admirándole de los Caballos , i de lo que 
los Hombres hacian con ellos. Diole 
anfimiíino el Almirante vna Imagen de 
Nuellra Señora , que le higo traer «iI 
cuello , que antes no havia querido re- 
cibir. No faltaron muchos del Exerci- 
to , i el principal fue el Padre Fr. Boyl, 
que aconfejaba , que fe prendiefe Gua- 
canagari, porque havian quedado enco- 
mendados a él los Chriliianos , halla ^'^"'"^^^ 
que mejor fe defcargafe de fu muerte; '"'"f'*"" 
pero no le pareció , pues lo hecho no ¿,„.,^_ 
tenia remedio , i no le convenia entrar 
en la Tierra calligando , ni haciendo 
Guerra , li fe podía efcufar : elpecial- 
mente , que primero fe queria afegurar, 
fortificar , i poblar , i con el tiempo ir 
averiguando el cafo : i quando hillafe 
culpado al Cacique , liempre era tiem- 
po de caftigarle. 

C^T. X. £«í" fe concertó la dU 
ferencia con el Rei de Tortugal: i 
que el almirante puebla la I/a- 
bela en la Isla Ef- 
j^ año la. 

O R la importunidad 
de los Portugucícs, 
defeaban los Reies 
Católicos dar alien- 
to en aquella dife- 
rencia : i hallando- 
fe en Tordefillas, 
vinieron alli por fus 
Embaxadores , Ruy de Sola , Señor de 
Sagre , i Birenguél , D. Juan de Sofá, fu 




Hijo, Almotacén Maior, i el Lie. Arias 
de Almada , Juez ^^^1 Defembargo , to- 
dos del Confejo del Rei D.Juan : i jun- 
tandofe con D. Enrique Enriquez, Ma- 



Qiiienei 
eran los 
Embaxa- 
dores de 
Portu- 
iordomo Maior de el Rei Católico , i gal? 
con Don Gutiene de Cárdenas , Co- 
mendador Maior de León , i fu Conta- 
dor Maior , i con el Dc£t. Rodrigo 
Maldonado , todos de fu Confejo , te- 
niendo los vnos , i los otros Poderes 
para alentar , i concordar ella contro- 
verfia , por los vientos , i Grados de 
Norte , ó de Sol , ó por aquellas partes, 
divifiones, i lugares de Cielo, de Mar, ó 
ilc Tierra, que ks pareciefe j defpijcs de 
G huver- 



Las Per- 
fonas nó-: 
tradas 
por los 
RciesCar 

tolitOSi, 



5" o Historia de las I 

haverlo mucho platicado , i oído á Cof- 
niogr;iibs ditcicntes , que intervinieron 
en aquella Junta. En líete de Junio de 
cite Año , acordaron , que la Linea de 
la Demarcación fe hedíale docientas i 
fetenta Leguas mas adelante , acia el 
Conder- Poniente, de la linea contenida,en laBu- 
tafcladl- j,j j^j Papa.defde las Islas de Cabo Ver- 
entreCaf- '^^ i -^^'^ ^^ Poniente , i que deíde cite 
tilla,! Por Meridiano , todo lo reliante al Ponien- 
tiigal. te , fuefe de los Reies de Caltilla , i de 
León ; i defde alli al Oriente, fucfe de 
la Navegación , Conquifta , i Dclcubri- 
miento de los Reies de Portugal ; i que 
la Navegación, por el Mar de el Rei de 
Portugal , fuele libre á los Reies de 
Caltilla , iendo camino derecho. Y que 
lo que eltu vicie hallado halla veinte 
Dias de el dicho Mes de Junio , dentro 
de las docientas i cinquenta Leguas pri- 
meras , de las dichas trecientas i Ictenta, 
quédale para los Reies de Portugal j i 
lo que eltuviefe dcfcubicrto dentro de 
las otras ciento i veinte Leguas relian- 
tes , para los Reies de Caltilla , para 
íiempre jamas. Y que delde en adelan- 
te , no le embialcn Navios por ningu- 
na de las Partes , á ellas Marcas , á tra- 
tar , ni refcatar ; i que dentro de diez 

^^, "^' Mcfes erabiafen Navios , Pilotos , Cof- 
tio de j o ^ • , j • j 

Meícs fe "''ogi'alos , i Marmeros , tantos de vna 

embien parre, como de otra, á Icñalar la Linea, 
Pcrfonas i Demarcación. Y haviendole hecho Ef- 
á feñalar critura de ello , ante Hernand Aharez 
Ja linea, j^ Xolcdo , Secretario de los Reies 
iDemar- Qj^qücos , i ante EltevanVaez , Secre- 
tario del Rei de Portugal , la firmaron 
en Arevalo , á dos de Julio } i el Rei de 
Portugal en Evora , á veinte i fíete de 
Hcbrcro del Año figuicntc. Y aunque 
en líete de Maio,de el mifmo Año, los 
Reies Católicos mandaron , que fe jun- 
^ Los Re- tafen los Cofmografos , i los demás que 
Jes Cato- },.^yj¡jj^ jg hechar la Raia , i que lo cxc- 
\^° ' cutafcn dentro de los diez Mefes , fien- 
fe execu- '^^ requeridos , no fe halla que fe huvie- 
te lo de fe hecho : aunque es cierto , que fiem- 
laDcmai- pre los Reies Católicos lo procuraron, 
cacion. Y los Portugucfcs, que halla elle tiem- 
po tcnian conqui liado poco mas que 
harta la Isla de Santo Tomé, en la Equi- 
nocial , por no tener embidia á fus Ve- 
cinos , fe dieron tan buena maña , que 
luego pafaron aquel efpantofo Cabo de 
los Antiguos , que aora llaman Buena 
Efpcranga , que fe elliende quinientas 
Leguas en la Mar. 

i-Jlaba e! Almirante en el Puerto 
de Navidad , bien cuidadofo de lo que 
havia de hacer , para tener buen princi' 



NDiAS Occidentales. i493. 

piü en aquella Empreía ; i pareciendo, 
que aquella Provincia del Klaricn era 
Tierra mui ba.\a,i que no havia Picdni, 
i Materiales, para edificar, aunque tenia 
buenos Puertos , i buenas Aguas , de- 
termino de bolver atrás , la Colla arri- ^' Alnn- 
ba al Lelte , a bulcar buen aliento pa- í^"^'!-'^'^ ]^ 
ra poblar ; i con elle acuerdo falio ha- nic-oi.iílé 
bacio á líete de Diciembre , con toda to ' uaia 
fu Flota , i ftie á furgir aquella tarde poblar, 
cabe vnas Islctas, cerca de Monte Chrif- 
to i i otro Día Domingo , fobre el Mon- El Alml- 
te ; i porque le le figuraba, que el Mon- murt- (lile 
te de Plata era Tierra mas cerca de la de Mnn- 
Provincia de Cibao , adonde havia en- ^^ S*^."^" 
tendido, que eitaban las Minas ricas de '^°''''-'^'« 
el Oro, que juzgaba fer Cipaiggo (co- ^^^^^-^^^ 
mo queda cucho ) defcaba acercarfe á 
aquella parte, r'ucronle tan contrarios 
los \icntos , delpues que falió de Mon- 
te Chrilio , que fe vio en gran trabajo} 
porque la Gente , i los Caballos iban 
mui fatigados, i no pudo palar al Puer« 
to de Gracia , adonde havia citado JVlar- 
tin Alonío Pmcón, que aora fe llama, 
el Rio de Maitin Alonío , i ella cinco, 
ó feis Leguas de el Puerto de Plata , i 
huvo de bolver atrás tres Leguas , adon- 
de fale á la Mar vn Rio Grande , i hai 
vn buen Puerto , aunque defcubierto, 
para Noruelte. Saltó en Tierra á vn 
Pueblo de Indios , que alli havia. Vio 
por el Rio arriba vna Vega mur graciofa, 
i que el Rio fe podía iacar por Acequias, 
que pafafcn dentro del Pueblo , i para 
hacer Molinos, i otras comodidades con- 
venientes para edificar. Determinó de El Aimí- 
poblar alli , i mando delembarcar la Gen- r.ince pue 
te, que iba bien canlada,i los Caballos blalalfa- 
mui perdidos. En elle afiento comcncó ^^' *:", 

a poblar vna V illa , que tuc la primera 

1 , ' T ,1 fi] ineino- 

de las Indias, cuio nombre quilo que fue- j.|a ¿^ i^ 
fe la Ifabcla , en memoria de la Reina ReinaCa- 
Doña Ifabel , a quien tenia en gran re- tolica. 
verencia ; i haviendo hallado buen apa- 
rejo de Piedra , i Cal , i todo lo que 
defeaba , i la Tierra fertilifíma , pufo 
mucha diligencia en edificar Iglefia, Ca- 
fa de las Municiones , i de fu morada. 
Repartió Solares , ordenando Plaga , i 
Calles. Las Calas publicas fe hicieron de 
Piedra, las demás de Madera, i paja,' ca- 
da xno como mejor podia. 

Como la Gente iba fatigada de tan 
lai-go viage, no acoitumbrada déla Mar, 
i á eíto fe añadió el trabajo de las Obras, , r • » 
la taíii de los Baltimentos , i al pan de f,i.„témii- 
la Tierra nadie arroítraba , comenta- cho los 
ron á enfermar de golpe , i por la mu- nuevos 
danca de los Aircí t.in diferearjs,pueito nab.ijos. 

que 



1493- 

fi'.fennc- 
átid de la 
GctcCaf- 
tellaiia. 



^1 Almi- 
-raiite em- 
bia áAló- 
fo deO]e- 
da a re- 
nocer la 
Tícra , i 
biiclve có 
buenas 
uvevas. 



Decada 1. 

que la Tierra en si es fanifima , i moriaa 
por el poco rctngerio,qLie tenían, i por- 
que todos eran iguales en el trabajo. Y 
no les angultiaba menos , el verfe tan 
Icxos de íus Tierras , fin clperan^A de 
ibcorro , ni del Oro , i multitud de ri- 
quezas , que le havian perlliadido , que 
luego huvran de hallar. No le efcapb el 
Almirante , porque afi como fus trabajos 
eran grandes en la Mar , llevando acucf- 
tas el pelo de la Flota , no eran menos 
en Tjcrra , dilponiendo , i ordenando 
las colas , para que íucediefcn conforme 
á la cfpcranga , que de el fe havia con- 
cebido , en tan importante negocio j i 
aunque eílaba en la cama , folicitaba la 
Obra de la Villa , idefeaba, porque no fe 
-perdiefe tiempo , ni fe comiefen en val- 
de los Baitimentos , faber los fecretos de 
ría Tierra , i entender lo que era fu Ci- 
-pango , que tan engañado le traía , por- 
que los Indios afirmaban , que Cibao ef- 
taba cerca. Embió a Ojeda á reconocer- 
lo todo , con quince Soldados > i en- 
tretanto entendió en defpachar doce Na- 
vios á CalHlla, dexando cinco, los ma- 
ipres, dos Naves , i tres Caravclas. 

Caminó Alonfo de Ojeda ocho , 6 
•diez Leguas por defpoblado , i en pa- 
íando vn Puerto , dio en la hermofa 
Vega de muchas Poblaciones , adonde 
fue bien recibido , i hofpedado. Llego 
á Cibao , en cinco , 6 Icis Dias , aun- 
que no hai defde donde quedaba el Al- 
mirante mas de quince , 6 veinte Le- 
guas } pero no pudo andar mas por el 
hofpedage de los Indios , i por los Rios, 
i Arroios de la Provincia. Los Vecinos, 
i los Indios , que llevaba por Guias, co- 
gían Oro en prefencia de Ojeda ; i con 
las mucílras , que le pareció que baila- 
ban para informar del abundancia de 
ello , como en efe£to la huvo grandifi- 
ma , fe bolvió , de que principalmente 
el Almirante , i defpues todos los del 
Exercito , recibieron grandifimo con- 
tento ; i con ellas muellras , i las que 
le havia dado Guacanagari , que todas 
embió a los Rcies Católicos , con niui 
cumplida Relación de lo que halla en 
aquel punto havia hallado , defpachó 
los doce Navios, á cargo de Antonio 
de Torres , con que fe acabó 
el Año de 14P}. 



\* V *** \* *** 
■ *^* *^* *^* *^* 

* * * * * * 
# * * 

# * * * 

* * 



Libro II. 



S\ 




CAT. XI. "De los dlfguftos , qii^ 

fucedierou al Almirante , cou la 

Gente que tenia , i la hambre^ 

que gafaban los Qajte* 

llanos. 



A R T I D o s los Na- 
vios , i hallandofe el 
Almirante mejor de 
lu indifpoficion , en- 
tendió , que algunos 
de los arrepentidos 
de haver hecho aquel 
Viage, tomando por 
CaudillQ á Bernal de Pila , trataron de; 
hurtar , ó tomar por fuerza los cinco 
Navios , que quedaban , ó algunos dq 
ellos , para bolverie á Callilla. JVlandó 
prender á Bernal de Pifa , 1 con el Pro- 
cefo de fu delito , ponerle en vn Na- 
vio para embiarle al Rei : a algunos de 
los demás mandó calligar , que aunque 
no lo higo con la feveridad , que tal 
cafo mcrecia , fus émulos le infamaron, 
i publicaron por cruel. Por ella cau- 
fa mandó poner el Artilleria , Municio- 
nes , i cofis de la Mar , de los quatro 
Navios, en la Nao Capitana , con guar- 
da de Perfonas , de quien fe fiaba > i 
cíla fue la primera alteración , que fe 
intentó en las Indias , i el origen de la 
contradicion , que el Almirante , i fus 
Sucefores tuvieron en aquellas Partes, 
fobre fus preeminenci.',s. H^iUófe , cv\. 
prendiendo a Bernal de Pifa , vna In- 
formación , ó Pefquifa en la fubllancia 
referida , efcondida en vna boia de vn 
Navio , hecha contra el Almirante , la 
qual también acordó de cmbiar a los 
Reies. Sofegado elle negocio , deter- 
minó de ir , con la mejor Gente que 
tenia, á vifitar la Provincia de Cibao , i 
llevar Trabajadores, i herramientas para 
facar Oro , i Materiales para fabricar al- 
guna Cafa fuerte, fi fuefe neccfario. Sa- 
lió , pues, con las Vanderas tendidas, i 
hechos fus Efquadrones , tocando las 
Caxas , i Trompetas j i de la mifma 
manera , para ganar opinión con los In- 
dios , entraba , i lalia en loi Pucblosj 
los quales , afi de eílo , como de ver los 
Caballos , eílaban atónitos. Paitió de la 
Ifabela á doce de Margo , dexando en 
el Govierno de la Ciudad , á fu Hei ma- 
no D. Diego Colón , á quien llevó cou- 



Ano 
1494J 



Motín de 
Reniaido 
Pifa. 



Origen 
de losdif 
giiftos , q 
fucedie- 
rou en las 
Indias a! 
Almiran- 
te, ¡ a fus 
Succforc-s 



íg' 



:o , Cabrtllcro de animo quieto , i de 



G 



COÍ-s 



El Alml- 
laiite va 
a ver las 
Minas de 
Cibao. 



Por qué 
fe llamo 
el Puerto 
de losHi- 
dajgos? 



El Río 
Yaqui , q 
el Almi- 
rante lla- 
ma de las 
Cañas , í 
le llamó 
primero 
del Oío. 



Hallan el 
Rio , que 
dixcroa 
del Oro. 



Notable 
fimplici— 
dad de 
loslndios 



jz Historia DE las ] 

coitumhres mui cxemplares. Camino tres 
Leguas aquel Dia,á dorm-jr al pie devn 
Puerto, algo alpero; i como los Cami- 
nos de los Indios no eran mas que leu- 
das , embio Galtadores , á cargo de al- 
gunos Hijofdalgo , para que en el Puer- 
to abnefen el Camino, i por elto le lla- 
mó , el Puerro de los Hidalgos. El Jue- 
ves, delde el Puerto, vieron la gran Ve- 
ga , que es vna de las admirables colas 
del Mundo , porque es de ochenta Le- 
guas , i las vemtc , ó treinta, de vna par- 
te á otra 5 i la vilta era tan frdba, i tan ver- 
de , i llena de hcrmoiura-, que pareció 
á la Gente , que ic hallaba en el Parai- 
foj por lo qual la llaaio el Almirante, 
la Vega Real. Baxaroa la Sierra , atra- 
vefaron cinco Leguas , que por allí tie- 
ne de ancho , palando por muchas Po- 
blaciones , adonde los recibían mui 
bien. 

Llegaron al Rio Grande , llamado 
de los Indios , Yaqui , tan poderofo co- 
mo Ebro por Tórtola , i el Almirante 
le llamo , el Rio de las Cañas : no fe 
acort.ó , que en el primer Viage , quan- 
do cítmo en l'u Boca, le llamo del Oro, 
que lale á Monte Chriílo. Durmieron 
todos alegres, en la Ribera de elle Rio. 
Los Lidios , que llevaban de Tierra de 
la Ifabela , entraban en las Caías de los 
Lugares, por donde palabauji tomaban 
lo que hallaban , como 1¡ fuera de to- 
dos , con mucho placer de los Dueños, 
i ellos iban á los Alojamientos de los 
Chnrtianos, i tomaban lo que les agra- 
daba, creiendo, que ail fe debía de vfar 
entre ellos. Palado otro Día el Rio , en 
Canoas,! Bailas, i los Caballos el Vado, 
á Legua i media hallaron otro Rio, que 
dixeron del Oro , porque hallaron algu- 
nos granos de Oro j i á eite le llama- 
ban los Naturales , Nicayagua , con el 
qual fe juntan otros tres Arrotos ; el pri- 
mero , Buenicum , a quien dixeron los 
CÍiriílianos , Rio Seco >^ el fegundo , Coa- 
tenicíi i el tercero Cibü , los quales fue- 
ron riquifimos , i del mas fino Oro , i la 
principal riquc^-a de Cibao. Pafado elle 
Rio, fue á dar á vna gran Población, 
cuia Gente fe huió , por la roaior par- 
te , i la que quedó , atraycfando a fus 
puertas ciertas Cañas , fe tenian dentro 
por fcguros ; i el Almirante , conocida tal 
imiplicidad, mando, que no fe les hicie- 
fe mal , con que fe afeguraban , i falian. 
Pasó adelante, á otro Rio, que por fu 
frelcnra, le llamaron Rio Verde , i tenia 
el lucio , i Ribera de vnas piedras liíiis, 
guijeñas, caii redondas, Sábado á i^. de 




MPiAS Occidentales. 1494 

IViai^o, le pasó por otras Poblaciones, 
adonde también penfaban , que era baf- 
taiitc defenia atravefar Cañas á las puer- 
tas ; llególe á vn Puerto , que nombra- 
ron ue Cibao , porque delde fu cumbre 
comienza la Provincia de Cibao , por 
aquella parte. 

CJ'P. XII. ^le el almirante 

continua fu Viage , i edifica el 

Fuerte de Santo Tomas , i 

buelve a la Ifa- 

bela. 

Ara fubir el Puerto 
le cmbiaron Galta- 
dores , i defde aquí 
cmbió el Almirante 
Acémilas por Ealii- 
meiitos a la líabéla, 
porque aun no aca- 
baba la Gente de en- 
trar en los de la Tierra. Subido el Puer- 
to , fe go^ó de nuevo de la lindifima vif- 
ta de la Vega , de cada vanda , fobre 
quarenta Leguas. Entraron por Cibao, 
Tierra afpera , de altas Sierras pedrego- 

fas : llamáronla Cibao , de Ciba , que es _ . 
„. , • r ■ r> • • d ■ Porque 

Piedra ; tiene mhnitos Ríos , 1 Arroios, f^ \{:^ra^. 

i en todos fe halla Oro. Hai pocas Ar- ba Tierra 
boledas frefcas, antes es icquiiima , fal- deCibao.» 
vo en los baxos de los Rios. Abunda de 
Pinos mui altos , i efparcidos , que no ; 

llevan Pinas , por tal orden compueftos 
por Naturalcca , que parecen Aceitu- 
nos del Alxarate de Sevilla. Toda la Pro- 
vincia es fina , los Aires luaves, las Aguas Provl 
dulces, i delgadas, i toda ella fcrá ma- cía es ía- 
ior que el Reino de Poitugal : en cada "» > ' de 
Arroio hallaban granos de Oro chicos, f"íivesAi 
porque todo el Oro de Cibao es menu- 
do , aunque algunas veces fe han hallado 
granos bien grandes. Salian en todos los 
Pueblos á recibir al Almirante, con Pie- 
fentes de comida , i granos de Oro , que 
havian cogido, defpues que entendieron 
que con ello fe recibía gufto. Hallabafe 
iá diez i ocho Leguas de la Ifabela , i 
dcfcubrió muchos Mineros de Oro, vno 
de Cobre, otro de Acul fino , i otro de 
Ámbar , que fue poco , i el Aguí tam- 
bién; por lo qual, i porque lu Tierra es 
mui afpera, i los Caballos no podían an- 
dar por ella , determinó de labrar vna 
Cafa fuerte , para fcguridad de los Chrif- /:^"'¡'^,po'r 
tianos , i que pudieícn fojuzgar la Pro- j^ieca de 
vincia. Efcogió vn fitio,en vn Cerro, SautoTo- 
cafi cercado de vn Rio, dicho Xanique, más. 

que 



Toda la 
m- 



res. 



El Almi- 
rante ed i- 



1494- 



El Alir.I- 
rátc buel- 
\e á la 
llabela , í 
halla la 
Géce afli- 
gida. 



Militem 
donis, Fo- 
-fulum an- 
Ȓna,cun- 
ños dulce- 
dine ot'ij 
Jiellexit. 
Tac. 



Mala vo- 
Ivinrad de 
el P.Bo\ 1 
al Almi- 
rante , i 



D E C A D A 

que aunque ds el no fe faca mucho Oro, 
cila en Comarca de muchos que lo tie- 
nen. La Foitaie^a fe edificó de ta-pia, 
i madera : i por donde no la cercaba el 
Rio, le hi^o vn Fofo. Llamóle la Foi- 
talc§a de banto Tomás, porque la Gen- 
te no creia , que huviele Oro en aque- 
lla Isla , haita que lo vió. 

Halláronle en ios cimientos de ef- 
ta Fuerca nidos de Paja , como íl huvie- 
ra pocos Años, que allí haviaa fido pucf- 
tos , 1 havia en ellos , como por Hue- 
vos , tres , ó quatro Piedras redondas, 
como iNaranjas. Bien podía 1er , que la 
virtud Mineral huvieie convenido los 
Huevos, en aquellas Piedras , i ehas dcl- 
pues haver crecido , por la milma vir- 
tud. Quedó por Alcaide de aquella For- 
taleza D. Pedro Margarita , Caballero 
Catalán, con cinqucnta ilcis Hombres : i 
el Amiirante le bolvio a la llabcla, adon- 
de llego á ip.dc Mar^o, i hallo la Gen- 
te muí fatigada , i muchos muertos , i 
los lanos afligidos , con temor cada ho- 
ra de llegar al citado de los otros ; i 
tanto mas le adolecían, quanto iban men- 
guando los Baltimentos , i fe acortaban 
las Raciones : lo qual procedió, en par- 
te , de ha\er hallado muchos de ellos 
podridos , por culpa de los Capitanes de 
los Navios : i los que fe delembarcaron 
bien acondicionados , no fe podian con- 
fervar largo tiempo , por la mucha hu- 
medad , 1 calor de la Tierra. Y porque 
la Harina fe acababa , para moler el 
Trigo , convino hacer iVlolino : i citan- 
do la Gente de trabajo enferma , con- 
venia, que los Nobles trabajafen : cofa, 
que fentian á par de muerte , en efpe- 
cial no comiendo. Elta defvcntura obli- 
gó al Almirante á vlar de violencia, pa- 
ra que la Gente no pereciefe , por no 
hacer las Obras publicas , de que le rc- 
fultó aborrecimiento : i de aqui comen- 
có á tomar indignación con el Almiran- 
te ,el Padre Fr. Boyl , reprehendiéndo- 
le de cruel > aunque otros dicen , que 
fu odio procedió, por no darle para si, 
i para fus Criados , las Raciones tan cre- 
cidas como quinera, difminuiendo, pues, 
por momentos el refrigerio , no folo pa- 
ra los fanos , pero para los enfermos, 
pues acontecía purgarle cinco con Hue- 
vo de Gallina , i con vna caldera de 
Gai-van^os cocidos , á lo qual fe junta- 
ba la falta de medicinas : porque aun- 
que fe havian llevado algunas, no hacian 
para todas complexiones : i lo que peor 
era , que no tenian quien les aiudafc, 
ni firviefe. 



L L I B R o 1 1. 5'-,3 

Y como fe velan fuera de efperan- 
^a de todo remedio , pereciendo de hain- 
bre , i enfermos. Gente Principal, que Graiides 
jamás havia probado tal defvcntura, mo- angultias 
rian con grande impaciencia, i cafi def- » trabajos 
eiperados : por lo qual dixeron, ciefpues '^"'^ f'^" 
de dcipoblaüa la líabela , que en aquel ¿^^¿^¡¿!f 
iitio le havian oido efpantofas voces, por j^qj/ 
las quales nadie olaba palarporaUi. Di- 
xole afirmativamente , que iendo dos 
Hombres por entre los Edificios de la 
llabela , parecieron en vna Calle dos 
rengleras de Hombres , muí bien veiti- Cofa díg- 
dos , ceñidas fus Efpadas , i rebocados "a de fcr 
con Tocas de camino , de las que eq- iio':''>da,q 
tonces en CaltiUa fe vfaban : i admira- ^'^i" '"' 
dos de ver allí Gente tan nueva , i ata- ?^fr°, f^ ' 
viada , fin faberfe nada en la Isla , fa- '•^^'*''^'^- 
ludandoles , i preguntándoles , quando, 
i de donde venían ? relponuieron callan- 
do , loiamente hechando mano a los 
bombreros , i con elios juntamente qui- 
taron las cabeí^'as de lus cuerpos , i lue- 
go delaparecicron : con que recibieron 
tanta turbación los Hombres ^ que por 
muchos Días quedaron alombrados. Ha- 
llándole el Almirante en ella tribula- 
ción , le llego avilo de la Fortaleca de 
Santo Tomas , que los Indios deiampa- 
raban los Pueblos , i que vn Señor de 
cierta Provincia , llamado Caonabo , fe 
apercibía, para ir á conquiltar la Forta- 
leza. El Almirante luego embió fetenta £] aj^^j. 
Hombres , los mas fanos , i la Requa ranteem- 
conBaltimentoSji Armas: i embio tam- bíalbcor- 
bien toda la demás Gente que pudo ir, i'oal.-uer 
dexando folamente los Oficiales Meca- ^^ <^"Sdii- 
nicos: i dioles por Capitán á Alonfo de ^°''-°'^*^ 
Ojeda , con orden , que éntrale en la 
Fortaleza , i que Don Pedro Margarite 
faliefe en Campaña, con la Gente , pa- 
ra que anduviefe por la Tierra , i enfe- 
ñafe á los Indios las fuercas de los Chrif- 
tianos , i fupiefen, que los havian de te- 
mer , i obedecer , maiormente por la 
Vega Real , adonde havia innumerables los Cafte 
Gentes , i muchos Caciques Señores : i llanos fe 
también , porque los Caítcllanos fe avecen a 
avegafen á comer de los mante- 
nimientos de la Tierra , pues 
que los de Caililla fe 
acababan. 



* ♦ * , ♦ 

♦ ♦ ♦ 

* * 

* 



El AImt-i 
ranee pro 
cura> «.¡ue 



comer los 
Baftimen- 
tos de 1* 
Tierra. 



CAP. 



■;4 



Historia de las 






C^tP. XIII. ^le el Almirante 

/alió a defcubrir lo que faltaba de 

Cuba , i hallb la Isla de 

Jamayca. 



-^'íh cío.') 



-JJÍ ÍI33ií> 
"ítO Oíb?3 



Caftíi^o, 

que hico 
Alófo de 
Oiedaeii 
ciertos 
Indios : i 
por que 




Amó Alonfo de Ojc- 
da, de la ílabela , con 
mas de quatrocien- 
tos Hombres , á p. 
de Abril : i en pa- 



5 

en 
Rio de el 



Miedo 
de los In- 
dios a los 
Caballos. 

Ofdéñ, 

que dcxa 
el Almi- 

- raiite eii 
la Isla, 
mientras 

• va á dcf- 

-ciibilr. 

El Alml- 
ráte má- 
da áD.Pc 
droMar- 
garite . cj 
vaia ho- 
llando 5 I 
recoiio- 
ciédo to- 
da la lila 
E.r^iañoLi 



fundo el 

Oro , prendió a vn 
Cacique de vn Pue- 
blo , con vn Hermano , i Sobrino fuio, 
i los cmbiü :i hi ílabela , i mandó cor- 
tar las Orejas á vn Indio , enmcdio de 
la Placa : lo qnal hi^o , porque icndo 
tres Caitellanos dclUc Santo Tomás á la 
-Habcla, el Cacique les dio cinco Indios, 
que les pafalen fu ropa por el Rio , i en 
citando enmedio los dcxaron , i con la 
ropa fe bolvicron al Pueblo : i no folo 
• no los caíligo el Cacique, pero fe tomó 
la ropa. Otro Cacique de otro Pueblo, 
vifto que llevaban prefos á los fobredi- 
chos , fe fue con ellos , confiando, 
que por algunas buenas obras , que ha- 
via hecho á los Carelianos , fus ruegos 
ballarian con el Almirante : el qual , en 
llegando los prefos , mando , que en la 
Pla^a,i con voz de Pregonero , les cor- 
tafcn las cabccas : pero a contemplación 
del Cacique los perdono. Llegó al inf- 
tante vno de a Caballo de la Fortalc^^a, 
i dixo , que en el Pueblo del Cacique 
prcfo , fus Valallos tenían cercados cin- 
co ChrüHanos , para matarlos , i que 
con fu Caballo los havia librado , hu- 
icndolc mas de quatrocientos , i que los 
havi.1 fcguido , 1 alanceado muchos , i 
con ello pareció , que por entonces fe 
fofcgaron los rumores , que fe tcmian 
en la Ei'pañola : i el Almirante determi- 
no de ir á defcubrir , como los Reics 
fe lo havian mandado , i porque fu ani- 
mo era mclmado a no cilár en ocio > i 
para que lo de la Isla qucdafe bien go- 
vernado ,. determinó de ordenar vn Con- 
fcjo i del qaal quedó por Preiidcntc fu 
Hermano D. Diego Colón, i por Con- 
fejeros Fr. Boyl , Pero Fernande/ Co- 
ronel, Alguacil Maior, Alonfo Sanche?, 
de Car^'ajal , i Juan de Lujan : i orde- 
nó á D. Pedro Marí;arjtc , que con la 
Gente que tenia , que eran mas de qua~ 
trocicntos Soldados , anduviefe hollando 
toUa Ia Isla , i il todo» dio iiiitiuccio- 



Indias OcciDES'tALES. 

cienes, como mejor le pareció qsie cort- 
venia : i dexando en el Puerto dos Na- 
vios , para las necefidadcs que fe ofre- 
ciefen, con vna Nave grande, i dos Ca- 
ravelas , Jueves a ¿4. de Abril falió la 
via de Poniente. Fue a Monte Chriito, 
i á Puerto de Navidad, adonde pregun- 
tó por Guacanagari : i aunque le dixe- 
ron , que luego nía á verle, no le aguar- 
do. Fue á la Tortuga , i con viento 
contrario bolvió á furgir al Rio , que 
llamó Guadalquivu". A zp. de Abril lle- 
gó al Puerto de S. Nicolás, defde don- 
de vio la Punta de la Isla de Cuba , que 
Hamo Alta , ¿c O , i los Indios llaman 
Bayatiquiri. 

Atravesó por el Golfo entre la EP- 
paííola , i Cuba , que de punta a pun- 
ta hai diez, i ocho Leguas de travelía : i 
comentando á coltear á Cuba por la 
parte del Sur , vio vna gran Baia , que 
llamó Puerto Grande , que tenia ciento i 



149 f • 



El Almi- 
rlte cof- 
tca á Cu- 
ba. 



cinquenta pafos de boca , furgió alli , i 
acudieron los Indios en Canoas con mu- 
cho Peleado : i Domingo primero de Ma- 
io paso adelante, defcubriendo cada ho- 
ra maravillólos Puertos. Via altas Mon- 
tañas , RÍOS que falian a la Mar : i por- 
que iba cerca de Tierra , eran fui nu- 
mero los Indios , que con Canoas iban 
á los Navios , llevando Baibmentos gra- 
ciofamcnte , creiendo que havian bajado 
del Cielo , i fiempre el Almirante les 
mandaba dárBugenas, con que iban con- 
tentifimos , porque los Indios que lle- 
vaba , de los que eltuvieron con el en 
Caíl:illa,les decian buenas raconcs. De- 
terminó de dar vna buclta acia el Suef- 
te , porque defcubrio en aquella parte 
vna Isla , que era Jamayca , i algunos 
creen , que fuefe la que tanto los Indios 
de los Lucayos nombraban Babcche , o 
Bohio. Y el Lunes 14. de Maio llego 
a Jamayca, pareciendole la mas henno- 
fa de quantas havia villo : i fueron lln 
numero las Canons que llegaban á los 
Navios. Y cmbiando las Barcas , para 
que hcchando la Sonda bufcafcn Puer- 
to , falieron muchas Canoas armadas á 
defender , que los Callellanos no falie- 
fen a Tierra. I'\iefe el Ahnirante á otra 
parte , que llamó Puerto Bueno , adon- 
de hallaron la mifma rcfillencia, por lo 
qu.al fe les dio vna carga de faetacos con 
la> Ballcltas , i quedando heridos fcis , o 
fiete , bolvieron pacíficos á los Navios. 
Fue el Viernes iiguicnte la Cofta abajo, 
la via de Poniente , tan cerca de Tier- 
ra , que muchas Canoas fcguian los Na- 
vios , dando de fu^ c«:ás , i iccibiendo 
'"' ' de 



El Almí- 
rátc dcC- 
cuhrc a 
Jaii;.ii-C3, 



Los íu* 
dios qiiie 
rcu de- 
fcudcri c{ 
losCaík'- 
llanoi no 
falg.iii A 
Tierra. 



1494- 



de las de los Caftellanos 



Decada 

con mucha 



í)efcut)re 

cl Alml- 
rlte gian 
numero 
de Islas. 



alcgria ; i porque llcmpre llevaba vien- 
tüi concranos , acoruo de bolver á Cu- 
ba , con propofito de delengañarle , li 
era Isla , o Tierra-firme. Lile Dia , que 
eran i8. de M.uo , llegó á los Navios 
vn Indio Mancebo , que pidió por fe- 
ñas , que le Ucvafen en ellos -, i aunque 
lus Padres , i Parientes , con lagrimas, 
le pedian,que no le fuele , no baltó : an- 
tes , por no verlos llorar , le metió en 
las partes mas fecretas del Navio. 

El milmo Dia i8. de Maio, llegó 
al Cabo de Cuba , que dixo,deCru2, 
i iendo por la Colta abajo , con gran- 
des aguaceros , truenos , i relámpagos, 
hallaba muchos Bajos, que le pulieron 
en gran peligro , i trabajo : i quanto mas 



El Alml- 
rance lla- 
ma á ef- 
tas Islas 
el Jardín 
de l.iRei- 
na. 



El Pcfca- 
doReves, 
t]iic adoii 
de (eare, 
es meiicf- 
ter hacer- 
le peda- 
mos anres 
c[ le dcf- 
pegiic. 



navegaba por la Colla , tantas mas If- 
letas hallaba, vnas todas de Arena, otras 
de Arboledas : i quanto mas cerca cita- 
ban de Cuba , mas altas , i mas verdes, 
i mas graciofas parecian , i eran de vna 
Legua , de dos, i de tres, i de quatro. 
El primer Dia que las delcubrió , vio 
muchas , el fíguientc muchas mas ; en 
fuma, eran infinitas i i porque no fe po- 
día poner nombre á cada vna, llamólas 
el Jardin de la Reina. Iban canales en- 
tre ellas , por donde podían pafar los 
Navios : hallaron en algunas , Aves co- 
mo Grullas coloradas , i folamente las 
hai en Cuba , i en ellas Isletas , i no fe 
mantienen fi^io de Agua falada , i de al- 
go que hallan en ella : i quando fe tie- 
ne alguna en cafa, fe mantiene con Ca- 
^abí , que es el Pan de los Indios , en 
vn Tiello de Agua, con fal. Hallabanfe 
muchas Tortugas , como grandes Rode- 
las. Vieron Grullas, como las de Calli- 
Ua , i Cuervos , i diverfas Aves , que 
cantaban, i de las Islas falían olores mui 
fuavcs. Vieron vna Canoa de Pefcado- 
res , que fin temor fe eíluvíeron quedos 
aguardando a los Chrillianos. Continua- 
ron fu pefca , i tomaron vnos Peces , que 
llaman Revés , que los maiores feran 
como vna Sardina, los quales tienen en 
la barriga vna afpcrc^a , con la qual, 
adonde fe afen , prímei'o que los defpe- 
guen , los hacen pedacos : á ellos ata- 
ban de la Cola vn hilo delgado , decien- 
tas bragas , mas , i menos , de largo : i 
icndofe el Pez por encima del Agua , ó 
poco menos , en llegando adonde eftán 
las Tortugas en el Agua , fe le pegan 
en la concha baja, i tu'ando del cordel, 
traían vna Tortuga , que pelaba quatro, 
i cinco arrobas , i mas. De la mífma 
manera fe toman los Tiburones , que 



I. LlBROlI. ^^ 

fon cruelifimas beftias, i camiceras , que 
comen Hombres. Acabada la pefca , en- 
traron los Indios en los Navios , i el Al- 
mirante les mandó dar Refcates , i en- 
tendió , que havia muchas mas Islas 
adelante. Profiguió fu camino al Ponien- 
te , por liis Islas, con aguaceros , tibíe- 
nos , í relámpagos, cada Tarde, halla el 
falir de la Luna : i por mucha diligen- 
cia que vfaba , muchas veces tocaba , i 
atollaba la Nao , en que fe padecían in- 
creíbles trabajos en facarla. Halló vna 
Isla , maior que las otras , que llamó 
Santa Marta , adonde havía vna Pobla- 
ción : hallaron mucho Pefcado , Perros 
mudos , muchas manadas de Grullas co- 
loradas , Papagayos , i otras Aves , i la 
Gente huió de miedo. 



CjÍT, XIV. ^e el Almirante 

creib , que Cuba era Isla : i de Los 

trabajos, que padeció en efie 

Viage. 

O R la falta de j'^gua, 
acordó el Almirante 
de dexar las Isletas, 
i acollarfe á Cuba: 
i por las grandes ef- 
pefuras de Arboles, 
no fe pudo conocer 
fi havia Poblaciones: 
i faliendo vn Marinero con vna BuUef- 
ta , topó treinta Hombres , armados con 
Langas , í Macanas , que fon las Efpa- 
das , que vfaban de madera. Dixo efle 
Marinero , que vio entre ellos vno con 
túnica blanca baila los pies , pero no fe 
halló , aunque le bufcaron , porque to- 
dos huieron. Y profiguíendo como diez 
Leguas al Poniente , deicubrieron Ca- 
fas , de las quales acudió Gente con 
Canoas , llevando comida , i Calabazas 
de Agua , i cl Almirante fe lo pagaba 
con Refcates. Rogóles , que le dexafen 
llevar vn Indio , que les moílrafe el ca- 
mino , i enfeñafe algunas cofas : i aun- 
que con pefiídumbre , lo tuvieron por 
bien. De elle cali fe certificó , que Cu- 
ba era Isla , i que el Reí de ella , de la 
Colla del Poniente abajo , no hablaba 
con fu Gente , fino por feñas , i era 
obedecido. Iendo navegando , entraron 
las Naos en vn banco de Arena , que 
tenia vna braca de Agua , i de largo el 
treclp de dos Navios : aquí íc vicvon 
en grande anguília , í trabajo , porque 
tuvieren ncccildad de armar , con mu- 
cha 




los In- 
dios tie- 
nen por 
bien, ijiic 
llrve el 
Almiran- 
te á vno, 
que le 
miieftre 
el cami- 
no. 

CcríiPca- 
fc- el Al- 
mirante, 
que Cuba 
es Isla. 



yS Historia de las 1 

cha dificultad todos los Cabcih-antcs, 
Venqua- ^^^.^ palillos á vna Canal honda. Vic- 

^ ■* / ron huMar.quaxadade gvandifimasTov- 
M.ir de cu ^ I 1 ) r- 

2ian(1ií¡- tug'^s. íjobrevmo vna nubada uc i-^ucf- 

mas Tor- vos Marinos , que cubrían el Sol ; ve- 
tugas. nian de acia la Mar , i daban conllgo en 
la Tierra de Cuba. Alimiímo paiaban 
Palomas , Gaviotas , i otras el'pccics de 
Aves , en la niii'ma cantidad. Otro Dia 
vinieron a los Navios tantas Maripolas, 
que elcurecian el Aire , i duraron hal- 
la la Noche , que las defviaron los agua- 
ceros. Y como fe entendió del Inuio, 
que per aquella parte continuaban las 
Islas , i que los trabajos , i peligros cre- 
cían , i que los ívlantenimientos le aca- 



N D 1 A s Occidentales. 

del fondo de aquella color , i no por- 
que la tenga el Agua , como lo afirman 
los Portuguefes , que lo han villo ca 
el Mar Bermejo > i femcj antes man- 
chas fe han villo en el Mar del Sur, 
i en la Mar de el Norte : en las Islas 
de Barlovento le vén otras manchas 
blancas , porque la Tierra del fondo 
es blanca , de manera , que procede 
de tranfparencía. Salió de Cuba , la 
vía de el Lelle , con vientos efcafos, 
por canales llenos de bajos : i á trein- 
ta de Junio encalló la Nave del Almi- 
rante , i no pudiéndola facar con An- 
clas , ni Cables por Popa , la facaron 
por Proa , por la indultria de el Almi- 
rante. Fue caminando fin navegacioa 
ordenada , fino fegun los Bajos , i Ca- 
nales , i por la Mar muí blanca , i ca- 
da Día , fobre Tarde , con aguaceros. 



49- 



El AImí- babau , acordó el Almirante de dar buel- 
lantc de- ^.-^ p^j.^ j^^ Efpañola ; i para proveerte de 
termina j^a^^ i Leña, fue a vna Isla, que de- 
do bolvcr , •'=' , 1 • T ' T . 
á la El"- '^^^ '^^ rodear trenita Leguas , a qmen 

pañola. llamó, el Evangclífta , i parecía que dil- Llególe a la Tierra de Cuba por don 
taba de la Dominica al pie de fetecien- 
tas Leguas , la qual fe entiende , que es 
la que oi fe llama Isla de Pinos ; de ma- 
nera , que poco quedaba que defcubrir 



Peligro 

grade en 
tjiic fe lia 
lia el Ai- 
iiiúantc. 



del Cabo de Cuba , i ferian como trein- 
ta i feis Leguas ) i aíi vino a navegar 
en eíle Delcubrimíento , trecientas i 
treinta i tres Leguas. Y midiendo fu 
viagc por las Reglas del Altronomia, 
defde que falló de Cádiz , halla lo mas 
Occidental de la Isla de Cuba , halló , que 
havia navegado feíenta i cinco Grados en 
longitud , que eran cinco horas de dife- 
rencia de tiempo, defde Cádiz ,a lo mas 
Occidental de Cuba. 

Viernes trece de Junio , dio la 
buelta por la vía del Sur , i faliendo 
por vna Canal , que le pareció mejor, 
la hallaron cerrada , con que defmaio 
la Gente , viéndole en tanto peligro, 
i con falta de Batimentos ; pero con 
el animo , é indulliia de el Almirante, 
falíeron por donde entraron , í bolvic- 
ron á parar a la Isla de el Evangelilhi. 
Partió de ella por la vía de el Noruef- 
tc , por reconocer vnas Isletas , que pa- 
recían ¿i cinco Leguas j i vil poco mas 
adelante, dieron en vna Mar, mancha- 
da de verde , i blanco , que parcela 
todo Baxos , aun(jue havia dos brat;as 
de fondo. A líete Leguas toparon vna 
Mar muí blanca , que parecía quaxada : u 
otras fictc hallaron otra Mar , negra co- 
mo Tinta , que tenia cinco brabas de 
fondo , i por ella anduvieron halla lle- 
gar a Cuba , con gran efpanto , que re- 
cibían los Marineros , de ver citas di- 
ferencias de Mar •, lo qual fe tiene por 
cicrtv> j-qi-"-' pi'occd'.; de ícr k Ti';jr.i 



de havia comentado aquel camino, 
acia el Oriente , i fintieron fuavifi- 
mos olores , como de Elloraque , i eran 
de la Leña , que los Indios quema- 
ban. A fiete de Julio falió á Tierra, 
por oír Mifa : i mientras fe decía , lle- 
gó vn Cacique viejo , que elluvo 
confiderando los A£tos de el Sacerdo- 
te , la reverencia con que los Chrif- 
tianos citaban , el refpeto , que con la 
paz , que fe dio al Almirante , le te- 
nían : i parecíendole , que debía de fer 
el Superior de todos , en vna Calaba- 
za , que en aquellas Islas llaman Y hue- 
ras , que fervian de eícudillas , le prc- 
fentó cierta Fruta de la Tierra , i íe 
alentó cabe él en cuclillas , que afi lo 
hacen quando no tienen fus filias bajas, 
i le comentó á habliu" en la miuiera fi- 
guíente. 

Tu has venido h ejlas Tierras , qtis 
nunca antes "vifie , con gran poder , i has 
piiefto gran temor : fabe , qiic fegun lo 
que accí fentimos , hai dos lugares en la otra 
Fida , adonde van las Animas : vno riialo^ 
i lleno de tinieblas , guardado para los que 
hacen mal : Otro es alegre , i bueno , adon- 
fe han de apofenlar los que aman ¡a Paz. 
de las Gentes ; i por tanto , Jj tu fientes 
que has de morir , i que á cada "jko , fe- 
gun lo que oca hiciere , alia k ha de ref- 
ponder el premio , no harás mal , h quien r.o 
te le hiciere. Lo que aqui havcis hecho e¡ 
bueno , porque me parece^ que es manera de 
dar gracias h Dios. Dixo , que havia ef- 
tado eii la Efpañola , en J.imayca , i l¿s 
Lía abaxo de Cuba , i que el Señor de 
eludía parte andaba comn Sacerdote i>ef- 
¡ids. Todo e^lo en: '.-ndio ei Alniiranrc 

por 



El Almi- 
rante fale 
á Tierra, 
para olt 
Mifa. 



Ra^ona- 
iiiicto de 
vn Caci- 
ipe víe)o 
al Almi- 
raucc. 



I 



que, 



i^c;4. Década I. 

por las Lengtias , i quedó admirado de 
tan prudente Oración de el Indio vie- 
Rerpucf-. jo. Disok , que fe bolgaua , que El, i ¡os de 
ta del a!- aquella T'Urní creicjen la inmortalidad del 
muaiits ^..^.¡^ ^ i qng fupjefe , que era embiado por 
^ ' ^ los Rcies de Cafiilla , fus Señores , para fa- 
ber de aquellas Tierras , para vlr fi bavici 
Hombres que hiciefen mal d otros , como en- 
tendía que lo hadan los Caníbales , i refre- 
narlos ^1 procurar, que todos viviefen e>i paz. 
Recibió el Indio viejo eilas palabras con 
lagrimas , afirmando , que fi no tuviera 
Aluger, i Hijos , que le fuera con él á 
Callilla i i recibidos algunos Refcatcs de 
el Almirante, hincábale de rodillas, ha- 
ciendo ademanes de gran admiración, 
repitiendo muchas veces, fi era Cielo , b 
fi era Tierra el lugar adonde aquellos ta- 
les Hombres nacian. 




C^T. XV. ^te el Almirante 
bolv'tb a la Efpañola , i que hallo 
m ella a Jii Hermano T>on 
. Bartolomé Colon. 

A L I D o el Almiran- 
te de el lugar adon- 
de aquel viejo Indio 
le hablo ,parccia que 
tndos los vientos , i 
Aguas fe havian con- 
certado para fatigar- 
le; i eiitre otros , le 
fobrevino tan gran aguacero, que le hi^o 
j)oncr el bordo dcbaxo del Agua ; de tal 
manera , que pareció folo focorro de 
Dios , poder amainar las Velas > i jun- 
tamente furgir con las mas pcfadas An- 
coras. Entrábales mucha Agua por el 
Plan, i apenas con la Bomba la podian 
agotar } i no era el menor trabajo hallar- 
fe ia de manera , que no fe daba de Ra- 
ción á cada pcrlbna mas de vna libra de 
Vizcocho podrido , i vn quartillo de Vi- 
no ; i otra cola no havia , fino quando 
. íilgun Peleado tomaban. Llegó con cf- 
Almi- ^^^ trabajos , a diez i ocho de Julio, 
mir tra- '^^ ^abo de Ciiiz , adonde defcansó tres 
bajado de Dias , porque los Indios le hicieron 
clricmpo muí buen acogimiento , i le llevaron 
de fus Frutas , i Bailimentos. Martes 
a veinte i dos , por los vientos contra- 
rios , dio la bu cita fcbre la Isla de Ja- 
mayca , que llamó Santiago. Siguió fu 
Colla por el Poniente abaxo , admiran- 



do fu mucha freicura , i los Puertos 



El Almi- 
rante lli- 

m.T San- , ,, , , t ' t r 

r'.izo a <\^'^ hallaban, de Legua en Legua, fi- 

¡aujayca. guiendo muchos Indios.cn Canoas, que 



Libro II. yy 

daban de fus Mantenimientos , los qua- 
les juzgaban los Caítcllanos , que eraii 
mejores , que los de las otras Islas ; pe- 
ro nunca le dcxuban cada tarde los agua- 
ceros , lo qual decia que procedía de 
las muchas Arboledas de la Tierra. Vio 
vna Baia mui hcrmofa , con ficte Lle- 
tas , á la Ribera de la Mar , i que h 
vna tenia Tierra altifima , i multitud 
de Poblaciones : juzgóla el Almirante 
por mui grande , pero defpues pai'ecio 
que era la mifma Jamayca , que no te- 
ni m.is de cinquenta Leguas de largo, 
i veinte de ancho. Y Ibfegandofe el 
tiempo , bolvió acia el Lelle , la buel- 
ta de la Eipanola , i la poftrcra Tierra 
de ella , que fue vn Cabo , que fe mira 
con efta Isla : pulblc nombre, el Cabo 
del Farol ; i el iMiercolcs ii veinte de 
Agofto vio el Cabo Occidental de la El Almí- 
Isli Efpañola , que llamo de San Mi- rátebncl- 
guél,que aora le llama del Tiburón, que ^'^^ -ocíala 
dilla de la Punta Oriental de Jamayca, í'P»''''^í^- 
veinte i cinco , ó treinta Leguas. Y el 
Sábado á veinte i tres vino a los Na- 
vios vn Cacique , diciendo : Almirante, 
Almirante; de donde coligió, que debia 
de fer aquel Cabo de la Efpañola , por- 
que halla entonces no lo fabia. Fue en E' Almf- 
fin de Agollo á furgir a vna Isleta,que f^"-* 
parece Vela , porque es alta , i la llamó , ^ tf-^a- 
Alto Velo , i diiía doce Leguas de la f^ola,!iio 
Beata ; i porque fe Ic havian perdido de ^ couoce 
villa los otros dos Navios , mandó fubir 
alo alto de Alto Velo , á defcubrirlcs , i 
los Marineros mataron ocho Lobos Mari- 
nos , que dormian defcuidados en el Are- 
na , i muchas Aves , á palos , i las toma- 
ban á manos , porque por no efiár pobla- 
da aquella parte , no huian de la Gente. 

Al cabo de feis Dias llegaron los 
Navios , fueron á la Beata , que es vna 
Isleta ; i defde alii , corteando la Efpai'io- 
la , palaron halla llegar á vna Ribera , que 
tenia vna hermofa \'^ega , mui poblada, 
que acra llaman de Catalina , por vna Se- 
íiora , cuia era. Acudieron los Indios 
en Canoas , dixeron , que havian llegado 
alli los de la Ifabela , i que todos ella- ji Afiwís 
ban buenos. Pasó adelante , por el ca- ranre ríe- 
mino del Lelle , i parecia vna gran Po- ne nuevas 
blacion , acia la qual embió Lis Barcas, ^^ '^ ^'^^ 
per Agua. Salieron los Indios arma- 
dos , i las Flechas con ierva pon^oñofa: 
amenacaban , que havian de atar á los 
Chrillianos con Cuerdas , que moftra- 
ban , i efta era la Provincia de Higucy, 
cuia Gente era la mas belicofa de 1» 
Efpañola , i vfaba la ierva con pon^o- 
íaa i pero llegadas las Barcas , los Indios 
H de- 



Móftruo- 
ío Pez , í 
íeñal de 
Tormen- 
ta. 



El Almi- 
rante vio 
El £ci¡p- 
fc. 



El Alml- 
ráre bnel- 
veálaEf- 
pañola. 



El Almí- 
ráte, mili 
contento 
de hallar 
a Tu Mer- 
ma no D. 
Bartolo- 
mé •. i lo 
que le fn- 
ccdib en 
cl viagc 
de Ingla- 
terra. 



'58 Historia de las In" 

dexaron las Armas , preguntaron por el 
Almiranre , i llevaron comida. Conci- 
nuo navegando la Colla arriba , al Lcf- 
te : vieron vn Pez , grande como Balle- 
na mediana : tenia en el pefcue^o vna 
Concha grande, como vna de Tortuga, 
que es poco menos que Adarga : la ca- 
bcíj-a que tenia dctbera , era ca(i como 
vna Pipa, ó Bota: la cola como de Atún, 
i mui crecida, i con dos alas mui gran- 
des en los collados. Por la mueiha de 
elle Pez , i por otras feñales del Cielo, 
conoció el Almirante , que el tiempo 
quería hacer mudanza, i procuro de en- 
trarle en vna Isleta , que los Indios lla- 
maban Adamano , i los CaftcUanos la 
Saona , que hace vn Eílrecho de obra 
de vna Legua , ó poco mas , con la Ef- 
pañola , i tendrá, algo mas de dos de lar- 
go : allí furgió , i porque los otros dos 
Navios no pudieron entrar , pafaron 
gran peligro. Aquella Noche vio el Al- 
mirante el Eclipí'e de la Luna, i afirmo, 
que huvo ditercncia , de alli a Cádiz, 
cinco horas, i veintei tres minutos: por 
lo qual decia, que duró tanto la Tormen- 
ta : elVuvo alli , por ella cauGr , och^ 
Dias : i llegados los otros Navios , par- 
tieron a Z4. de Septiembre , i llegaron 
al Cabo del Engaño de la Elpañok , al 
qual llamo el Almirante de S. Rafael, i 
defde alli tocaron en la Isla de la Mona, 
que ella diez Leguas de la Elpañola , i 
ocho de S.Juan , i tiene feis de circui- 
to , i le hacen en ella fabrofi limos Alc- 
iones , tan grandes como vna Botija de 
media arroba de /\ceite. Salido de la Mo- 
na , cerca de S. Juan , le dio vna mo- 
dorra tan recia , que le dcxo fin lenti- 
do , de tal manera , que penfiíron que 
no viviera : por lo qual fe dieron gran 
prifa los Marineros , i con todos los Na- 
vios llegaron á la Ifabela á 29. de Sep- 
tiembre , fin llevar mas catidumbre de 
que Cuba fuele isla , de lo que dixo el 
Indio , i luego entendió , que fu Herma- 
no D. Bartolomé Colón fe hallaba alli, 
i que los Indios de la Isla eftaban en ar- 
mas contra los Chrillianos. 

El contento que recibió el Almi- 
rante con la prefencia de fu Hermano, 
fue grandifimo, de quien es bien , antes 
de p.'.far adelante , decir lo que le fucc- 
dio , dcfdc que fue á tratar con el Rei 
de Inglaterra lo que toca á ellos Defcu- 
brimicntos. Tardó mucho en llegar á 
aquel Reino : i dcfpues en aprender la 
Lengua , cl trato de la Corte , i tener 
introducion con los Miniílros , fe le fue 
algún tiempo : de manera , que al cabo 



días Occidentales. 
de fíete Años , dcfpues de havcr capitu- 
lado , i concertado con el Rei, que era 
Enrique VIL bolvió á Callilla en buica 
de fu Hermano, que por no haver fabi- 
do de él en tanto tiempo , le tenia por 
muerto. En París fupo , que havia he- 
cho el Ddcubri'.r.icnto, i que lá era Al- 
mirante, i fe lo dixo el Rei Carlos , que 
llamaron el Cabezudo, i le dio cien ef- 
cudos para el camino : i aunque fe dio 
prifa , halló , que fegunda \'cz era par- 
tido con los diez i fiete Navios : dieron- 
le vna inílruccion , que el Almirante le 
dexó. Fue á befar las manos á losRcies, 
i á vifitar a fus Sobrinos , D. Diego, i 
D. Hernando , á Valladolid , adonde ci- 
taba la Corte , que eran Pages del Prin- 
cipe D.Juan: honráronle mucho losRe- 
ies Católicos , i mandáronle , que fuefe 
á las Indias con tres Navios , en que 
embiaban Ballimentos al Almirante. Lle- 
gó por Abril de elle Año , 1 halló, que 
hávia ido al Deicubrimiento de Cuba. 
Pareció al Almirante , que con fu Her« 
mano tcndria algún confuelo , i defcan- 
fo : diólc Titulo de Adelantado, de que 
pesó mucho á los Reies Católicos , di- 
ciendo , que no lo podia hacer el Almi- 
rante , porque a ellos pertenecía dar 
aquel Titulo : pero algunos Años deí^ 
pues fe le confirmaron. Era D. Bartolo- 
mé Hombre mui labio , i tan diellro en 
las colas de la Mar , como el Hermano, 
algo aipero de condición , mui valiente, 
i libre : lo qual fue c:mf,\ , que le abor- 
rcciefcn algunos : tenia otras partes mui 
loables , i de Hombre mui valeroió , i 
cuerdo. 

CAT. XV I. ^e los hidios de. 

feaban hechar de fu Tierra a los 

CaJlella?íos : i que Alonfo de 

OJeda prendió al Rei 

Caotiabo. 



i49 4. 



El Reí 
Carlos de 
Francia. 
dicho el 
Cabecil- 
do > dice 
a D.Bar- 
tholome 
Colón en, 
París , cl 
defciibri-' 
mientOí 
que hí^O 
fit Hcr- 
mano». 



Calida- 
des de D 
Bartolo- 
mé Coló 



Ornando al efta* 
do de las cofas de la 
Elpañola , como el 
Almirante dexó pro- 
veído para el Govícr- 
no cl Confejo , i por 
Capitán de los qua« 
trocientes Hombres 
á D.Pedro Margante, para clefedo que _. , 
le ha dicho , fuele con ellos a la Vega ^^^ ^^ 
Real, 10 Leguas de la Ilabela : alojólos £).pedro 
en aquellas Poblaciones , adonde vivían Maigaii- 
fin regla, ni Uilcpüna, deílruicndo á lo^ te. 

In- 




Í494 



D. Pedro 
Margarí- 
tc,i el Pa- 
dre Frai 
Eovl , fe 
biielvcn 
fin licen- 
cia aCaf- 
tilla. 



Los In- 
dios de- 
lean he- 
char de 
la Tierra 
a iosCaf- 
tellanos. 



Decada I. 

Indios, pues comia mas vn Chrilliano, en 
vn Dia , que vno de ellos en vn Mes. 
Y porque los de el Confejo reprehen- 
dían á D. Pedro Margante , porqué no 
refrenaba la vida liccnciofa de los Sol- 
dados , comento a tener con ellos pun- 
donores , no los queriendo obedecer , ni 
en ello , ni en andar por la Isla , como 
el Almirante fe lo havia dcxado ordena- 
do : 1 temiendo el caftigo por tales def- 
ordenes , acordó de embarcarfc , en los 
tres Navios , que llevo D. Bartolomé 
Colon , i bolvcrfe á Caítilla, i con él, 
el Padre Fr. Boyl , con algunas Perio- 
nas de fu vando. Llegados á la Corte, 
informaron , que en las Indias no havia 
Oro , i que todo era burla , i embele- 
co quanto el Almirante decia. Viendo- 
fe los Soldados íin el Capitán D. Pedro 
Mar^aritc , fe efparcieron por la Tier- 
ra, viviendo como Gente lin Cabcca, i 
vn Cacique, llamado Guatiguaná , que 
tenia vn gran Pueblo en la Ribera del 
Gran Rio Yaqui mató diez Chriilia- 
nos , i fecretamente embió á poner fue- 
go á vna Cafa, adonde havia ciertos en- 
íérmos : i otros feis mataron los Indios 
en diverfas partes de la Isla , por toda 
la qual fe havia derramado la Fama de 
las malas obras de los Caftellanos , de 
tal manera , que toda la Gente los abor- 
recia , hafta los que no los havian vif- 
to, i en particular los quatro Reies prin- 
cipales , Guarinoex , Caonabo , Bche- 
chico , i Higuanama : i todos los que á 
cftos feguian, i obedecian ( que eran in- 
finitos) defeaban hechar á los Chriftia- 
nos de la Tierra: folo Guacanagari, Rei 
del Marién , no hi^o movimiento , an- 
tes tuvo en fu Tierra á cien Chriftianos, 
dándoles de lo que tenia , i haciéndoles 
buen tratamiento. 

Algunos Dias defpues de llegado el 
Almirante , le fue á vifitar Guacanaga- 
ri , pefandole de fu enfermedad , i tra- 
bajos : dixo , que él no havia fido fibi- 
dor de la muerte de aquellos ChrilHa- 
nos , i que era fu Amigo , i que por ef- 
to le querian mal todos los de la Isla, i 
aquellas Gentes , que cftaban de Guer- 
ra en la Vega, i en otras partes: i acor- 
dandofe de los Chriftianos , que havian 
quedado en k Villa de Navidad , llora- 
ba , por no haver podido tenerlos vivos 
pava quando bolvió : i porque el Almi- 
rante fe refolvió de falir en Campaña, 
para derramar aquellas Gentes , i pacifi- 
car la Isla , Guacanagari fe ofreció de 
acompañarle con fus Vafallos : pero an- 
tes que faliefc con fu Pcrfona , einbio 



Libro 1 1. 5*9 

á hacer Guerra á Guatiguaná , el que 
higo matar á los diez Chriftianos ; por 
no dilatar el caftigo , i por no dexarlc 
tomar animo, matáronle muchos de los 
fuios, i muchos le prendieron , i él hu- 
ió , i de los prcfos , muchos fe embia- 
ron á Cartilla. Era Caonabo el mas Po- 
derofo de la Isla , i por si mifmo valien- 
te, i tenia tres valerofos Hermanos : rei- 
naba en la Provincia , que llaman Ma- 
guana , i de efte hacia mas cafo el Al- 
mirante : i pareciendo , que convenia fo- 
juzgarle con maña , pues por fuerza fe- 
ria dificultofo, acordó de cmbiar á Alon- 
fo de Ojeda folo á Caballo , con nueve 
Caftellanos , fó color de llevarle vn Pre- 
fcnte. Tcnian los Indios el Latón , en 
mas que el Oro , i alegrabanfc mucho 
con ello : i los otros Metales , que fe 
llevaron de Caftilla , les parccia , que 
havian baxado del Ciclo : i quando fe 
tañia la Campana de la Ihibela , i con 
ella fe recogian a la Iglefia , pcnfaban 
que hablaba : i efta fama havia ¡legado á 
Caonabo , que muchas veces pensó pe- 
dirla al Adelantado , para ver el Turey 
de Vizcaya , que afi llamaban al Latón, 
porque Turey quiere decir Cielo : i cfti- 
maban tanto al Latón, i á los otros Me- 
tales , que lo llamaban Turey , i los Caf- 
tellanos añadieron de Vizcaia : i aii , dc- 
cian Turey de Vizcaia. 

Llegado Ojeda a la Maguana , que 
eftaria de la Ifobela fefenta , ó fetcnta 
Leguas , efpantados los Indios de verle 
en iu Caballo , porque penlaban , que 
Hombre , i Caballo era vna mifma cofa, 
dixeron á Caonabo , que havian llegado 
Chriftianos , que embiaba el Almirante, 
á quien los llamaban Guamiquiní , i que 
le llevaban vn Prcfente , que llamaban 
Turey de Vizcaia , con que fe alegro 
mucho : entró Ojeda, besóle las manos, 
i los otros hicieron lo mifmo : moftró- 
le el Prefente , que eran vnos Grillos , i 
vnas Efpofas , mui pulidos , i bruñidos, 
que parecian plateados : dixole , que 
los Reies de Caftilla los vfaban , porque 
eran cofas venidas del Cielo , i que le 
los ponian en los Areytos , que eran 
los Bayles , i que feria bien , que con 
ellos fe fuefc á labar al Rio Yaqui , que 
eftaba media Legua , i que allí fe los 
pondria , i vendria á Caballo , i parccc- 
ria ante fus Vafallos , como los Reies 
de Caftilla. Fuefe vn Dia , con pocos 
Criados , al Rio con Ojeda , bien dcf- 
cuidado, que nueve, ó diez Hombres le 
hiciefen tiro , adonde él era tan Podero- 
fo: labófe, i refrefcófe : i mui codiciofo 
Ha de 



El Almi- 
rante em- 
bia á ha- 
ccrGuer- 
ra áGiía- 



El Almi- 
rante etr-* 
bia.i/Yió- 
ib deOjc- 
daalKii 
Caonabo 



Aloníb 
de Ojeda 
prende i 
Caonabo 
con en- 
gaño. 



ac fe'tx 
fcelu! -vir- 
tus voca'' 
tur- Sen, 



6o Historia de las In 

de probar el prclentc , havicndo man- 
dado , que fe apartafcn los Indios , aun- 
que ellos ficmpre huían de eftár cerca 
de los Caballos , le fubieron á las an- 
cas de Ojcda , i le pufieron los Grillos, 
i las Erpofas , recibiéndolos el Rei con 
gran atención : dio dos bueltas Ojeda, 
por difimular, i a la tercera fe fue alar- 
gando con el, rodeados del Caballo, los 
Caftellanos, hafta que los Indios los per- 
dieron de villa : entonces lacaron las Ef- 
I.o'; Caf- p;|¿,;s ^ i amcnacaron de matarle , fino 
tfUanos ^ elbba quedo , para que con cuerdas le 
Cío'ialio ^'^'i''^!"' :'i Ojeda : i caminando apriefa, 
con Oje- llegaron á la Ilabela , i le entregaron al 
da, en fu Almirante 5 el qual le tenia en fu Caía 
Caballo, con Grillos , i Cadenas , i quando entra- 
ba el Almirante , nunca le hacia reve- 
rencia , fino á Alonfo de Ojeda •, i pre- 
guntándole , por qué lo hacia? refpon^ 
dia , que el Almirante no havia olado 
ir á fu Cafa , i prenderle , fino Ojeda. 
Determinó el Almirante de cmbiarle á 
Caililla ; i teniéndole embarcado Con 
otros Indios , fucedió tan gran tormen- 
ta , que el Navio fe perdió con los de- 
más, i Caonabo fe ahogó ; i el Almiran- 
te ordenó , que fe hicicfen luego dos 
Caravelas, por no eftár fin Navios. 

CJT. XVII. ^te los Caftelk- 

ms desbarataron vn gran Exercito 

de Indios ; i las Pórtale cas , que 

el Almirante edifico eh la 

Efpanola. 

^xt^ü&i^f^-l^A ^^ la llegada de An- 
^'O^yKrT^'T^ . *í'W tonio de Torres con 
los doce Navios á 
Caililla , recibieron 
los Reics gran con- 
tento , i lo elcrivie- 
ron al Almirante 
con fu Hermano 
D. Bartolomé Colón , agradeciéndole 
fus trabajos , ofreciendo de focorrerle 
ficmpre , moílrando gran pcfar de los 
dcfacatos que fe vfaban contra él , man- 
dándole , que con los primeros Navios 
embiafe-á Bernal de Pifa, i pufiefe en fu 
oficio , la Perfona , que a él , i á Fr. 
Boyl parccicfe ; i porque los Reics Ca- 
tólicos dcfeaban dar contento al Almi- 
rante, i que elle negocio de las Indias 
fe confervafe , mandaron al Dean Juan 
Rodríguez de I'onfeca , que apreftafe 
ouatro Navios , con diligencia , con las 
cofas que pedia el Almirante j i oirdena- 



•DiAS Occidentales. 1494- 

ron a Antonio de Torres , que bolviefe 
con ellos , con el qual le c.'crivieron,en 
Carta dada en Segovia á diez i feis de 
A gofio , dándole muchas gracias por lo 
que trabajaba en fu fcrvicio , ofreciendo 
de hacerle mucha merced , pues en to- 
do lo que havia dicho , i ofrecido , ha- 
via falido verdadero , como fi antes de 
defcubrirlo lo huviera vifio j i que aun- 
que havian recibido fu Relación , toda- 
via quifieran , que particularmente di- 
sera quantas Islas havia defcubierto, Ios!leif?i 
con los Nombres que tenian , i los que ^^,'^o''Cos 
el les havia pucllo , 1 la diilancia que ha- q\,egi^j. 



,. 



' 



via de vnas á otras , i lo qu 
liado en cada vna , i qué 



mir.iiire 



havia bá- 
tales eran di.xcr.i,as 
los tiempos del Año en aquellas Part"s, lilas, ijue 
cada Mes por si, i como acuJian las co- havia del 
fas fembradas •, porque algunos decian, c"'>ierto. 
que havia allá dos Inviernos , i dos Ve- 
ranos , i que embiafe todos los Aleones, 
que fe pudiefen haver,i muchas diferen- 
cias de Aves , i que fe le cmbiaban to- 
das las colas , que por fus Memoriales 
havia embiado a pedir j -i porque fe pu- 
diefe faber á menudo de él , parecia,que 
cada Mes fuete de acá vna Caravela , i 
de allá vinicfe otra , pues las cofas de I-O'^ei» 
Portugal eflaban afentadas : i que en lo ^""^'"'^"j 
que tocaba a la rorma , que alia debía 
tener con la Gente , parecía bien á fus 
Altegas lo que halla entonces havia co- 
mentado, i que afi lo continuafe , dan 



que cad; 
Mes vali 
viuiCara' 
vela d( 
a:á,¡ ven 
fin dar S' «^r; 



LosR'-tcs 

Católicos 
CÍ'< riveu 
al Ahii- 
ráte,ofre- 
ciendo de 
focorrer- 
le. 

I 0$ Reics 
Católicos 
emói.ui 
c]uarro 
Navios á 
lis Indias 
("Olí An- 
tonio de 
Torres. 




doles el mas contentamiento , ^_.. _... 
ocafion para que excedí efen en cofa al- <l'^.'^" 
guna i ) que quanto a la población que * 
havia hecho , no havia que decir , pues 
que quando fus Alteras elluvieran pre- 
fentes, tomaran fu confejo, i por ello fe 
lo remitían > i que fe le embiaba Copia 
de los Capitulos del Afiento, que fe ha- 
via tomado con Portugal , para que de 
ello fuefe informado , i los guardafe por 
fu parte ; i que quanto á la Raia de la 
partición, que fe havia de hechar , por Capjtulo' 
fer cofa dificultofa , i de mucha confian- delAíifn- 
^a,fus Altegas dcfcaban, que fi fer pu- 
diefe, el Almirante fe hállale en ello , i 
la hiciefe , con los que por el Rei de 
Portugal en ello havian de entender} i 
que quando no pudiefe, embiafe á fu Her- 
mano D. Bartolomé , ó á otro , bien in- 
formado , con Relaciones , i Pinturas, 
con fu pai*ecer,de lo que en ello fe dc- 
bia hacer, i que lo hiciefe con toda bre- 
vedad, para que Uegafe á tiempo, i no 
fe faltafe al Rei de Portugal. 

Alteró m.ucho la prifion de Caona- 
bo á fus Hermanos : determinaron de ha- 
cer á los Chriílianos la maior Gucit^^ 

que 



Embiaiifi 
al Almi- 
rante Co 
pia delo! 



to toma- 
do COI 
Portuga.i 



'li 

ÍM. 

raí 

B I 

ki 
c 

i\ 









ílti- 
51 






Año 
1495- 



tL'llnnos 
desbara- 
tan el 
Exercito 
de cien 
mil lu- 
dios. 



149 ^^ I' Decada I. 

que pudiefcn : i el Almirante , viendo 
que le juntaba mucha Gente, i fe ponia 
toda la Tierra en armas , falló en Cam- 
paña , con docientos Infentes , i veinte 
Ciballos, i veinte Lebreles de preíli, que 
como los Indios, de pies á cabega, iban 
deinudos , hacian en ellos terrible car- 
nicería : no iban mas de los fobredichos 
Soldados, porque los demás ellaban en- 
fermos. Salió , pues , á 2.4. de Margo, 
del Año de i49f. llevo configo á fu 
Hermano el Adelantado D. Bartolomé 
Colón , i al Rei Guacanagari con fu Gen- 
te : entro en la Vega Real , i defcubrió 
Los Caí- el Exercito Enemigo , adonde llevaba el 
Rei Manicatex gran numero de Gente, 
i todo el pareció i'er de cien mil Hom- 
bres : embiltio con ellos el Adelan- 
tado , i tal maña fe dio la Gente , los 
Caballos , i los Perros , que preíio fue- 
ron desbaratados , i muertos infinitos : i 
los prefos , que no fueron pocos , fe con- 
denaron por Elclavos , i muchos fe lle- 
varon a Caftilla , en los quatro Navios 
de Antonio de Torres. Anduvo el Al- 
mirante nueve , o diez Mefcs por la If- 
la, haciendo gran caltigo en los que ha- 
llaba culpados, teniendo algunos encuen- 
tros con los Hermanos de Caonabo, que 
i-efillian quanto podían : pero viendo, 
que fus fuercas no bailaban , ellos , i 
Guarínocx, que eran los principales Re- 
ics de la Isla , acordaron de fujetarfe al 
Almirante. 

Vifto por el Almirante , que iá te- 
nía la obediencia de todos los Pueblos, 
to.iTiieel ^" nombre de los Reíes Católicos , or- 
Almiían- denó , que todos pagafen tributo j de 
te inílicn- ella manera : Qiie los Vecinos de laPro- 
ió en la vincia de Cibao , i los de la Vega Real, 
IslaEfpa- i comarcanos á las Minas , de catorce 
no a. Años arriba , pagafen vn Cafcavél pe*- 
. queño lleno de Oro, de tres en tres Me- 
lum & ^^^ ' todas las otras Perfonas vna arroba 
pro foht- '^^ Algodón cada vna : i folo el Rei Ma- 
tii acci- nicatexdaba cada Mes media calabaga de 
fiebmr. Oro , que valía ciento i cinquenta Pe- 
maximefi fos. Hicofe cierta Moneda de Cobre, ó 



El tribu- 



L I B R O I I. 61 

que no le pidiefe Oro , porque fus Va- 
fallos no lo labian coger j pero como el 
Almirante era foraltero , lolo , i desfa- 
vorecido de los Miníllros de los Reíes 
Católicos , i como prudente conocía, 
que lo que lehavia de conlervar eran las 
Riquecasque embiafe , dábale príefa por 
el Oro , porque en lo demás era mui 
Chrilliano , i tcmerofo de Dios , i ali 
moderó el tributo , porque vio , que no 
fe podía cumplir : por lo qual , algunos 
fe huían á los Montes , i otros fe iban 
de vnas Provincias a otras, vagamundos. 
Ellas cofas , i ver los Indios , que no 
havia en los Cailellanos alguna muelba 
de dexar la Tierra , porque en el Puer 
to no vcian Navios , i en Tierra fabri- de ver, 4 

caban Cafas de cantería , i de tapia , el- '^^ ^■•'" 

rellanos 
no daban 
mucítras 
de dexar 



'Los Li- 
dies fe 

entriftecé 



itdverfus 
hofiem U- 
troné 



ve, 
juii ma- 

chlnare- 



de Latón , con vna feñal , i fe mudaba 
en cada tributo , para que cada Indio de 
los tributarios la traxefe al cuello , para 
que fe conocíefe , quien le havia paga- 

tur. Ulp. do. En efta mifma ocafion ofreció Gua- 
rinoex , Rei de la Gran Vega Real , al 

Ofrecí- Almirante , que le haría vna labranza de 

Sd° ^'^^ ' "^^^ ^^"^S^^e '^^^'^^ ^^ \íú)t\^ "hafta 
;''^ií ^ . Santo Dominso , que es de Mar áMar, 
loex á el * "^^ ' buenas , cmquenta 1 cmco Le- 
U miran- g^^i^' de camino , con lo qual baftaria á 



taban trilles , i preguntaban , lí pcnfa- 
ban en algún tiempo bolvcrfe u fu Tier- 
ra ? i como iá havian experimentado, 
que refpefto de ellos , eran los Chriitia- laTierra. 
nos grandes comedores , i les parecía, 
que folo havian ido á aquella Isla para 
comer , viendo que muchos cftaban en- 
feímos, i que les faltaban los Rallimentos 
de Caftilla , determinaron muchos Pue- 
blos de bufcar remedio , para que todos 
perecicfen , ó fe fucfen de la Isla. 

CAT. XVIII. ^ie los Reies 
Católicos , ^or las malas informa- 
ciones , que teman del Almirante, 
embiaron ¿i Juan Aguado a enten- 
der lo que gafaba , i que el Almi^ 
rante determino de venir 
a Cajiillai 



L remedio, que pa- 
recía á los Indios mas 
á propofito , fue no 
,. fembrar , para que 
W^ no fe cogíefe fruto, 
htm j i-ecogerfe ellos á 
los Montes , adonde 
^^ hai muchas , i buc- 




e» 



ñas Raices, para comer, i nacen fin fem 
brarlas : i con la caca de las Utias , ó 
Conejos , de que eftaban los Montes , i 
los Valles Henos , pafar como quiera. 
Aprovechóles poco tal aftucia : porque 
aunque los Chríftianos , de hambre ter- 
rible , i de andar tras los Indios , pade- 
cieron infinito , no fe fueron , aunque 
muchos murieron , porque la hambre 
los forjaba a comer vafcofidades , i co- 
mantcner de Pan á.toda Caltilla , con fas de mala fuerte : i afi , toda la cala- 
mi* 



Los Li- 

dlos no 
ficmbran, 
porq los 
Caftella- 
nos pcrez 
can , 6 fe 
vaian. 



La mu- 
cha ham- 
bre forca 
ba á los 
C ñella- 
nos a co- 
mer vaf- 
colidades 



<íz Historia de las I 

midad cató fobre los mifmos Indios, poi- 
fccrctos juicios de Dios > porque como 
andaban con ius Mugeres , i Hijos acuel- 
las , hambrientos , fin daríclcs íugar para 
cagar, ni peicar , i bufcar comida, por 
las humedades de los Montes , i Rios, 
adonde fiempre andaban efcondidos , vi- 
no fobrc ellas grandiíima enfermcdadj de 
tal manera, que por eilo , i por las Guer- 
ras, harta el Año de 1495. taltó la ter- 
cera parte de la Gente de la Isla. Fr. 
Boyl, i D. Pedro Margarite ( como que- 
da dicho ) afii como fe conformaron en 
irle juntos , fin licencia , fe acordaron 
también en decir mal de las Indias , i 
dcfacrcditar aquella Emprefa, porque no 
Fr. Bovl, li-^ll^ron el Oro para tomarlo de las Ar- 
í D. Pe- cas , ó cogerlo en los Arboles. Y afi- 
droM.ir- mifino informaron , que el Almirante 
garite dcf procedía mal , no havicndo eftado en la 
Isla, defdc que llegó la fegunda vez, 
halla que bolvió de el Dcfcubrimiento 
de Cuba, quatro Mefes enteros j i como 
también no faltaron Cartas, que referían 



acicditau 
al Alrai- 
lanrc tn 
la Corte. 

LosRfi'cs 



algunas cofas contra 



el Almirante , de 



C.Tto!;cos los que fueron en los quatro Navios , que 
cmbLin llevó Antonio de Torres, porque jamás 
dcxa de haver defcontcntos. Cafi en el 
mifmo tiempo que el Almirante faliaen 
Campaña, contra clExercito de los In- 
dios de la Vega Real , los Reics Católi- 
cos dcfpachaban á Juan Aguado, Natu- 
ral de Sevilla , fu Reportero de Camas, 
para que fucfe á efcudriñar lo que pafa- 
ba en la Efpaúola , llevando á fu cargo 
quatro Navios , con Bartimentos , i 
otras cofas , par» furtentar la Gente. 

Llevó Juan Aguado vna Carta de 
creencia , que contenia eftas palabras: 
Cahaücros , Efcuderos , /" otras Pcrfonas, 



otros 4. 
N.i\ ios 
de focor- 
rcia jiií 
Aguado, 
pnra que 
íe Infor- 
me de lo 
iliicpa Ta- 
ba 011 la 
Efiuíiola 



ElDcfpa- 
cho de 



JiiS Agua que por nueflro mandado ejlais en las Indias^ 
do. alia IOS emhiamos a Juan Aguado , nueflr» 

Repojlcro ; el qual de mejira parte vos ha- 
blará , Nos vos f /¡andamos , que le deis fee, i 
creencia. De Madrid h 9. de Abril. Lle- 
gó Juan Aguado á la Ifabela, por el Mes 
de Oftubre, crtando el Almirante en la 
Guerra , contra los Hermanos de el Rei 
Caonabo , en la Provincia de la Magua- 
ra i i en la Ifabela mortró , por palabras, 
i dcmonrtraciones exteriores , que lleva- 
ba grandes Poderes, i Autoridad , en- 
tremetiéndole en cofas de jurifdiccion, 
prendiendo algunas Pcrfonas, i reprehen- 
diendo á los Minirtros del Almirante, 
con poco rcfpeto de D. Bartolomé Co- 
lón , que havia , por fu aufencia , que- 
dado por Govcrnador en la Ifabela. Qui- 
fo Juan Aguado ir en bufca del Almiran- 
te, i llevo para fu acompañamiento Gea* 



Jiil Agua 
do va en 
bufca del 
A Im ir. in- 
te , i lle- 
va guar- 
da deCté- 
te de Pie, 
; de Ca- 
ballo. 



NDIAS Occidentales. 

te de Pie , i de Caballo -, i por los Ca- 
minos, los que con él iban, publicaban, 
que era llegado otro A lmirante,qne ha- 
via de matar al viejo > i como los Natu- 
rales ertaban dci'contentos , por las Guer- 
ras , i por los Tributos del Oro , reci- 
biendo de crta novedad gran contento, 
fccretamente algunos Caciques fe junta- 
ron en Cafa de vn Rei , llamado Mani- 
caotex , que tenia fu Eílado cerca de el 
Rio de Yaqui , i alli trataron de que- 
xarfe del Almirante, i pedir algún reme- 
dio al nuevo Minirtro. Sabido por el Al- 
mirante , que Juan Aguado le iba a buf- 
car, acordó de bolvcr a la Ifabela , adon- 
de con Trompetas , i toda folemnidad 
( prefente el Pueblo ) recibió las Cartas 
de fus Alteras : no dexó luego Juan Agua- 
do demortrar fu imprudencia , entreme- 
tiendofe en muchas cofas , con poco ref- 
peto de el Almiraute , con que daba a 
otros mal exemplo, i animo de defacatar- 
fele, aunque el Almirante le honró , i re- 
galó mucho , i le fufria con gran mo- 
dcftia. Dccia Juan Aguado , que no ha- 
via recibido las Caitas Reales , con la 
debida reverencia , i algunos Mefes dcf- 
pucs de prefentadas , pedia Tcrtimonio 
de la prefentacion , i queria, que los Ef- 
crivanos fucfen á darfele á fu Cafa ; pero 
ellos decían , que les embiafe las Cédu- 
las } las quales replicaba , que no podia 
fiar de ellos ; i al cabo fe dio el Tefti- 
monio mui favorable para el Almirante. 

Como el exemplo de Juan Agua- 
do era tan perjudicial, para el Almirante, 
con las amenazas , que con arrogancia 
hacia ,i la Gente ertaba defcontenta,por 
los trabajos , i enfermedades , porque iá 
no fe comia,fino la Ración, que leles 
daba del Albóndiga del Rei , que era vr.a 
Efcudilla de Trigo , que lo havian de 
moler en vna Taona de mano, i muchos 
lo comian cocido , i vna tajada de Toci- 
no rancio , ó de Quefo podrido, i algu- 
nas pocas Habas, ó Garvangos,i ningún 
Vino , i como ertaban al fucldo del Rei, 
el Almirante los mandaba trabajar, en la 
Fortaleza , en fu Cafa, i en otros Edifi- 
cios i como defefperados , fe qucxaban á 
Juan Aguado : i ellos eran los enfermos, 
porque la Gente fana,como andaba por 
la Isla, era mejor librada j i de eftas que- 
xas , parecía á Juan Aguado , que tenia 
bartantc materia para tratar con los Re- 
ics. Pcrdieronfc en elle tiempo en el 
Puerto , los quatro Navios , que havia 
llevado Aguado , por grandes tormentas, 
que los Indios llamaban Huracanes, i iá 
ao le quedaba eu que bolver , lino las 

dos 



1^ 



149) 



.«I 

ci 

!ÚItt; 



Imprndc 
cía dcjuá 
Aguado. I 



L.1 Ger 
te , có las 
alas, iiui 
daba ]iii 
Ai^uadoi 
fe t)uexa 
del Almí 
rantcpot 
la mu- 
cha ham- 
bre,! trá- 
balos que 
pal... 



Los qua- 
tio Na- 
\íos,que 

llevo ]»^ 
Aguado, 
TcperdiH 
ron en el 
Puerto. 



luis 



m 



[sF 
ültci 

tU 
niití 



149 5' 



ri Almi- 
rante de- 
teimiiia 
de ir á la 
Corte, 



ll 



L"is de 
Artiaj^a, 
Alcnide 
de laMag 
dalena. 

Las Foi- 
talecas, 
que Iiiqo 
el Almi- 
rante en 
Ui Isla. 



Decada I. 

dos Caravelas del Almirante > el qual, 
viitos iosdelcomcdimiciuosde jaan Agua- 
do , i quj la mccncioa que moltrab.t á 
lus cofas no era buena , allende qus ha- 
blaba con poco rei'pcto, i recato, i por- 
que era avilado de lo que en la Corte 
havian dicho , el P. Fr. Boyl , i D. Pedro 
Margante , adonde no tema mejor £ivor, 
que fu propria virtud , acordó de ir á 
la prcfencia de los Reies , para defender- 
le de tantas calumnias , i de camino in- 
formarles de lo que havia hallado en el 
Defcubrimiento de Cuba , i dj lo que le 
parecía fobre la partición, que fehaviadc 
hacer del iVIir Ücceano , entre las dos 
Coronas , de Caililla, i Portugal > i para 
que todo quédale mejor alentado , qui- 
lo primero dexar en buen ellado otras 
Fortalezas , que allende , de la de Santo 
Tomás , havia comentado , para la Icgu- 
ridad de la Tierra , que fueron , la Mag- 
dalena , que llamaban el Macorix de 
abaxo , dentro de la Vega Real , Tierra 
del Cacique Guanaconel, tres, 6 quatro 
Leguas de donde es aora la Villa de San- 
tiago , de la qual quedo por Alcaide Luis 
de Artiaga j otra , que fe llamo Santa Ca- 
talina, le encargo á Hernando Navarro, 
Natural de Logroño j otra , en la Ribe- 
ra del Rio Yaqui , á la parte de Cibao, 
que fe llamó Efperanga j otra , en el 
Reino de Guarinoex , en la Vega Real, 
que fe llamó la Concepción , i fue Al* 
caide Juan de Aiala , i defpues Miguel 



Libro I L 6$ 

Balleltjr > i viéndole los Criciques mui 
trabajados , por la carga de los Tributos, 
manifcllaron al Almirante , que acia la 
parte del Sur, havia buenas Minas de Oro, 
que embiafc fus Chriftianos á bufcarloj 
i como importaba al Almirante defcubrir 
mucho de ello , para confervar fu crédito, 
i venia en buena ocafion , que ellaba de- 
terminado de ir a Cartilla, embió áFran- 
cilco de Garay , i a Miguel Diaz , con " 
alguna Gente , i las Guias , que dieron 
los indios. Fueron de lalfabela á la For-> 
talega de la Magdalena , i de alli á la Con- 
cepción , todo por la Vega Real : pafa- 
rou vn Puerto de dos Leguas : alomaron 
á otra Vega, cuio Señor le llamaba Bo- 
nao ; palaron algunas Leguas por las Lo- 
mas dci Bonao : llegaron á vn Rio Gran- 
de , llamado Hayna , mui fértil , adonde 
les dixeron , que havia mucho Oro , i 
en todos los Arroios , i ali lo hallaron 
por cierto , poique cabanuo en muchos 
lugares , hallaron tantas mueltras , que 
vn Trabajador podia facar cada Dia tres 
pelos , 1 mas -, i á ellas Minas llamaron 
de San Chnltoval , por vna Fortaleza, ^^* ^^'" 
que el Almirante dexó ordenado , que le qI ,/ 
hiciefe en ellas j i defpues fe llainarcn ^^j f^ 
las Minas Viejas , i iá en efte tiempo an- miicftraa 
daban en la Corte de Cartilla ciertoj muí ricas 
Vecinos de Sevilla , pidiendo 
licencia para hacer nuevos 
Defcubrimicntos. 

XSX 




HIS- 



64 



I49Ó, 





HISTORIA 

E N E R A L 

DE LOS HECHOS 

DE LOS CASTELLANOS, 

EN LAS ISLAS , Y Tl£RRA-FiRM£ 

de el Mar Occeano, 

BS C RIT J TOR ANTONIO T> E H E R R E R J^ 

CoroHíJia Maior defuMageJ¡ad, de las Indias ^ifuQoroniJl^ 

de Cajiilla. 

LIBRO TERCERO. 

CJTITV LO I ^e el Almirante llego á la Corte , i las Ordene s» 
que los Retes dieron , fnra la confervacioii de la 
Isla Efpañola. '^ 




El Almi- 
rante dc- 
x.i a fu 
Hcrm.i- 
iio D.Bnv 
tholopié 
cu fu lu- 
gar, i nor 
Alcjldcá 
Frac i ico 
Roldan. 



C A B A D A s Ins Ca- 

nivclas , i proveídas, 
dcxó el Almirante 
por fu Lugar-Te- 
niente , i Gapiran 
General , á ü. Bar- 
tí.lome Colón , fu 
Hermano , Hombre 
capa?, para maiorcs cofas > i en falta fui a, 
ii fu Hermano D.Diego, i mni encarga- 
do a la Gente, que le obedeciefen ; ¡por- 
que Francifco Roldan , Naturr.l de la 
Torre de D. Ximcno, iiinto á Jaén: era 
Hombre de buen entendimiento , i ha- 
via dado buena cuenta del Oficio de Al- 
calde Ordinario , i de otros que le havia 
encomendado, le dcxó por Alcalde Ma- 
ior de toda h Isla , para el cxcrcicio de 

C i Ti, 



la Juílicia } i aunque no era Letrado, po? 
fer fu Criado , i Hombre avifado , le pa- 
reció de encomendarle elle Cargo : cm- 
barcófc en la vna Caravela, i en la otra 
Juan Aguado ; i porque los Rcies ha' 
vian mandado , que fe dexafe bolver a 
Caílilla los mas enfermos , i ncccfitados, 
i otros ( cuios Parientes , i Mugcres le 
quexaban ) que el Almirante no les da- 
ba licencia , llegaron al numero de do- 
cientos i veinte Hombres , pocos mas; 
i fobre qualcs haviandc fer, fueron gran- 
des las porfías , dcfacutos , é infolencias, El Afm!^ 
que Juan Aguado vfaba,con el Almiran- ''^"^epar 
te. Hicofc a la vela á diez de Marco, i r^n-n, 
rué a reconocer el Puerto de Plata , i j (,q„ ¿i 
llevó configo , para ello , -i fu Hermaiw jn.í Agtii 
D. Bartolomé , porque dclcaba hacer do. 

allí 



« 



149^- 



Salen a. 
defender 
l.i delem- 
barcació 
de iosCaf 
rellanos, 
Miigeies 
con Ar- 
cos,! Fle- 
chas. 



IntrS los 
Caftella- 
jios en la 
Isla de 
Guadalu- 
pe. 



Decada I. 

alli vna Población. Bolvibfe Don Bar- 
tolomé por Tierra : el Almirante , por 
los vientos contrarios , i corrientes, fu- 
bió á Levante con gran dificultad , haf- 
ra el Cabo del Engaño : i JVIartes á vein- 
te i dos le perdió de vifta. A nueve de 
Abril furgio en Marigalante , i otro dia 
en Guadalupe : i porque no defembar- 
cafen , lalieron á defenderlo muchas Mu- 
geres con Arcos , i Flechas : i porque 
por la mucha Mar no pudieron llegar 
las Barcas , cmbiaron á nado dos In- 
dios , de treinta que fe llevaban de la 
Efpañola : dixeron á las Mugeres , que 
no les querían hacer mal , fino pro- 
veeifc de vitualla. Rcfpondieron , que 
fuefen á la otra parte de la Isla , adon- 
de fus Maridos citaban : i llegados , fa- 
lló á la defenfa infinita Gente , difpa- 
rando grandes rociadas de Flechas , pe- 
ro no alcanzaban : i como de las Bar- 
cas fe les tiraron algunos Efmeriles, 
i hicieron daiio , huieron á los Mon- 
tes. 

Entraron los Cañellanos en la If- 
la , hallaron muchos Papagayos de los 
grandes , Miel , i Cera , aunque fe tie- 
ne , que era de Tierra-Firme , mucho 
Ca^abi para hacer Pan : entre tanto em- 
bió quarenta Hombres á reconocer la 
Tierra : bolvieron con quarenta Muge- 



LlBRO III. 6^ 

iba : i navegando con efte trabajo , def- 
cubrieron Tierra los Pilotos : afirma- 
ban , que eran las Islas de los Agoresj 
el Almirante decia , que era el Cabo de 



San Vicente , i afi fue. Llegó á la Baia L'^gJ' eí 
■ " •• - 1 . _ . ... Almiran- 

te áCaA 
tilla. 



de Cádiz á once' de Junio , haviendo 
tardado en el camino tres Mefes ; ha- 
lló en Cádiz tres Navios , que eílaban 
cargados de vitualla para la Efpañola, i 
defpachados : i haviendo vifto los Def- 
pachos Reales , efcrivió á Don Barto- 
lomé fu Hermano lo que havia de ha- 
cer con Pero Alonfo Niño , Maeftre de vitualla 
las dbs Caravrias , i fe partieron qua- 
tro Dias defpues de llegado el Almi- 
rante. 

Luego fue el Almirante á la Cor- 
te , que fe hallaba en Burgos , i el Rei 
en Perpiñán , en la Guerra con Fran- 
cia , i la Reina en Laredo , defpachan- 
do a la Infanta Doña Juana para Flan- 
des , cafada con el Archiduque D. Fe- 
hpe , Hijo del Emperador Maximilia- 
no , i que defpues fueron Reies de Caf- 
tilla : i partida la Flota , en que iba la 
Infanta , que era de ciento i veinte Ve- 
las , los Reies fe detuvieron en Burgos, 
efperando á Madama Margarita , Her- 
mana del Archiduque Don Felipe , pa- 
ra cafarla con el Principe Don Juan. 
Fue el Almirante bien recibido de los 



Tres Na* 
vios de 



van á la 
EfpañoU 



E! AlmU 
rantc lle- 
ga a la 
Lorte , i 
es bíé re- 
cibido de 
loj Reies. 



res , i tres Muchachos : era vna la Se- Reies , mortrandole mucha alegria , i 



ñora , i quando la tomó vn Canario, 
gran corredor , coiTia la Muger como 
vn Gamo : i viendofe alcanzar , bolvió, 
i fe abracó con él , i le derribó , i fi 
no fuera focorrido , le ahogara. En 
nueve Dias , que aqui fe detuvo , fe 
proveió de Agua , i Leña , i de mu- 
cho Pan : bolvió á Tierra las Mugeres 
con algunas cofiUas de Canilla , por 
dexarlas contentas , por eftár aquella 
Isla en el pafo , aunque la Señora , i 
vna Hija fuia , fe dixo , que quedaron 
de fu voluntad con los Caftellanos. Pro- 
figuió á veinte de Abril fu navegación: 
fue mucho camino por veinte i dos Gra- 
dos , mas , i menos , fegun los vientos 
le daban lugar , porque aun no fe co- 
nocía la calidad de aquel viage : por- 



gran clemencia , aunque le dieron á en- 
tender , que conviniera haver procedi- 
do con menos feveridad. Dióles cuenta Severhas 

amittit 
itfsidmta^ 
te authff' 



rítateme 



La nave- 
gación q 
íii^o el 
Almiran- 
te , bol- ,- j 1 -A - 
•viendo la que como cali todo el Ano corren vien- 

fegunda 
xet áCaf- 
tiUa. 



tos recios , Brifas , i Levantes , para 
huir de ellos , convenia meterfe los Na- 
vios en treinta Grados , i mas , para ha- 
llar los tiempos frefcos , i frios : i cfta 
Navegación rnoftró defpues la experien- 
cia i i como aun entonces no fe enten- 
día , tuvo mas largo viage el Almiran- 
te : lo qual fue caufa de padecer mu- 
cha hambre , por la muclia Gente que 



del citado de la Isla , i Defcubrimien- 
to de Cuba , i de las Minas : higoles 
vn buen Prefente de Oro por fundir , co- 
mo en las Minas fe hallaba , en que ha- Senec. 
via granos como Garvancos , como Ha- 
bas, i algunos como Nueces. Prefcntó 
muchos Papagayos, Malearas, con ojos, 
i narices de Oro , i otras muchas cofas 
de las Indias , que con gran contento 
recibían , honrando al Almirante mu- 
cho , i agradeciendofelo : i El les fatif- 
fi^o mui bien á todas las preguntas , i 
dudas que ponian j i porque fe curaron 
poco de las informaciones que traxo 
Juan Aguado , ó porque el Almirante 
fatisfigo á ellas , ó porque fe conoció 
fer hechas con poca difcrecion , no 
havrá para qué tratar mas 
de ellas. 



* * * * * * 

*«* *#* *** 
*** *** 
* 



CJP; 



€6 



Historia de las In 



r- 



CAT. II. 'De lo que el Almiran- 
te negocio con los Retes, i Facultades 
que le dieron. 



Ropo NI A el Almi- 
rante á fus Alteras, 
de hacerles maiorcs 
fervicios , ofrecien- 
do de dcfcubrir mu- 
chas Provincias , i 
Tierra-firme :*i ello 
afirmaba , que fal- 




Oidefies, 
que dan 
los Relés 
para la 
fufteiira- 
ció de la 
IslaEfpa- 
ñola. 



dria tan verdadero, como lo que havia 
ofrecido antes del primer Deicubrimien- 
to. Pidió ocho Navios : los dos , que 
fuefen con Provifioncs a la Efpañola, 
por el anfia que tenia, que aquella Gen- 
te eíluvieífe contenta : i los icis , que 
fuelcn con él. Acordofe , con parecer 
del Almirante , que clbaviefcn íienapre 
en la Efpañola trecientos i treinta Hom- 
bres al fueldo de fus Alteras ^ volunta- 
riamente , i que en ellos fe incluiefen 
quarenta Efcuderos , cien Peones de 
Guen-a , i de Trabajo , treinta Marine- 
ros , treinta Grumetes, veinte Artifices ncda, 6 de fodomía, ó de facar Mone- 



dIas Occidentales. 

no llevafen fueldo , que de todo el Oro, 
que facafen de las JS-linas , con que nu 
fuefe de reléate , llevafen la tercera par- 
te , i con las otras dos acudicien á los 
Oficiales Reales: i que de todas las otras 
colas de provecho que hallafen , que no 
fuefe Oro , no pagafen mas del diezmo 
á fus Alteras ; i porque el Almirante 
confidcraba , quan mala era de conten- 
tar la Gente Caftellana , i havia menef- 
ter quien perfeverafe , i por otra parte 
temía , que los Rcies fe caniafcn , di- 
ciendo , que galliban mas de lo que fa- 
caban de pro\ echo , ó que ellrechafen 
los fueldos , luplicó , que fe perdonafen 
los delitos á los mal-hechores de eftos 
Reinos , con que fuefen á fervir algunos 
Años á la Isla Efpañola , fobre lo qual 
fe dieron dos Provifiones. La primera, 
para que todas , i qualefquier Perfonas, 
Hombres , i Mugeies delinquentes, que 
halla el Dia de la publicación de fu 
Carta , huviefen cometido qualquicr cri- 
men de muerte , ó heridas , ó otros 
qualefquier delitos , de qualquiera natu- 
raleza , i calidad , falvo de heregia , le- 
la JVIageltad , aleve , muerte fcgura, he- 
cha con fuego, con faeta, ó faifa Mo- 



149$. ;5ij¡i 

LícencLi < 
paia pa- 
far á las 
Indias las 
que qui- 
íiefcn. 



Mandan 
lIcvarMc 
dico, Bo- 
tica,! Ci- 
liijano > i 
Muíica. 



de Oro , cinquenta Labradores , cien 
Hortelanos , veinte Oficiales de todos 
Oficios , treinta JVIugcres : á todos los 
quales fe mandó dar feifcientos Mara\e- 
dis de fueldo cada Mes , i vna hanega 
de Trigo : i para los demás doce Mara- 
vedis para comer cada dia : i mandaron, 
que fe bufcafe quien fe obligafe á lle- 
var Mantenimientos á la Isla , preñando 
el Rei para ello algunos Dineros , po- 
niendo tafa en el precio de los Baftimen- 
tos , que havian de vender. Ordenaron, 
que fe llevafen Religiofos , que adminif- 
trafen los Sacramentos , i entendiefcn 
en la comerfion de los Indios. Manda- 
ron llevar Medico , Botica , i Cirujano, 
i Mufica para que fe alegrafe la Gente. 
Dieron fus Alteras comifion al Almiran- 
te , para que li le parecicfe, pudiefc lle- 
var halla quinientos Hombres , con que 
los que fuefen de trecientos i treinta ar- 
riba , fe pag-ifen de otras cofas , fin que 
faliefc de la Real Hacienda. Mandaron, 
que fe tuviefc cuidado de hacer Labran- 
zas , i Criancas , prellando á los Labra- 
dores lo nccclurio para ello , i que de 
todo fe hiciefc bailante provifion en el 
Ar^obifpado de Sevilla. 

Aíimifmo hicieron los Reies Mer- 
ced á todos los que quificfen , con li- 
cencia fuia j pafar i l,is Indias , con que 



El Almi. 
raiiíe te- 
me , ijue 
los Rcics 
íé caiiíl-n 
de gaftar 
en laEm- 
prela de 
lasliidías, 

Dafe li- 
cécia pa« 
ra c\ pue- 
dan delin 
4iiétes ir 
á poblar. 



da , Oro , Plata , o cofas vedadas , fue- 
ra del Reino , que fuefen á fervir en la 
Isla Efpañola, á fu colla j los que mere- 
cielen muerte, dos Años: i los que no, 
vno : fe les perdonaban qualefquier de- 
litos y i palado el dich > tiempo , fe pu- 
diefen venir á Callilla libres. La otra 
fue, que fe mando á todas las Juílicias, 
que los delinquentes , que por fus deli- 
tos mereciefen fer dcilerr.idos en algu- 
na Isla , 6 á cabar Metales , fegun las 
Leies , los dellerrafen de la mifma ma- 
nera á la Efpañola. Y ellas dos Provi- 
fiones fueron dadas en zz. de Junio, en 
Medina del Campo ; en lo qual tuvo el 
Almirante mal confejo , -pues que la 
República fe havia de fundar con mejor 
Gente. Dieron también facultad al Al- 
mirante , para repartir a los que fe ave- 
cindafcn en la Isla , Tierras , Montes, 
Aguas, i Solares. Refervaron para si los 
Reies , el Oro , Plata , i Bi alil , i otro 
qualquier Metal , que en las tales Tier- 
ras fe hállale , i que no hicicfcn cargo, 
ni defcargo , de Oro , Plata , ni de Bra- 
fil , ni de otras colas , que á los Reies 
pertenecen. Para elle Defpacho fe man- 
daron librar al Almirante Ibis quentos, 
los quatro para los Ballimcntos de ella 
Armada, i los dos para pagar la Gente, 
i ellos fe j)agaron con grandes trabajos, 

i pe- 



Faciiltad 
al Almi- 
rante pa- 
ra repar- 
tir Tier- 
ras , Mo- 
tes , i 
Aguas. 

Mandafe 
librar al 
Alniiían- 
teó.qué- 
tos para 
el viage. 



1 



i^()6. Decada I. 

i pcHidumbres del Almirante , por las 
ncccíldadcs de los Caiamienros de los 
Hijos de los Reies , i por las Guerras: 
i de eíta vez fe proveió , que de ningu- 
na Nación , fino de la Callellana , pa- 
fiíien á las Indias , porque afi lo quifo 
la Reina Católica, porque fintió mucho 
fu Altc^j'a la mala cjcnta que dieron Fr. 
Boyl, i D. Pedro Margarite , i quifo te- 
ner mas a. la mano á los que afi delin- 
quicfcn,para caltigirlos : i que pues Caf- 
tellanos llevaban el pefo , i el trabajo, 
ellos gocafcn del fruto ; i algunos afir- 
maron , que el Almirante lo pidió á la 
Reina, con quien tenia particular gracia. 

CJT. III. T>e laTiefcrlpcmi de 

la Isla Efpannla , ¿ Cofiumbres de 

los Naturales , i fus 

Ritos. 



A V I E N D o el Almi- 
mirante ( en la Re- 
lación , que de las 
cofis de las Indias 
higo a losRcics Ca- 
tólicos ) dicho mu- 
chas de la Defcrip- 
cion de la Isla Efpa- 
ñola , de la Religión , que havia podi- 
do entender , que havia entre ellos , i 
otras particularidades , no ferá fuera de 
propofito , antes que fe pafc mas ade- 
lante , referir aqui lo mas fubftancial, 
aunque fe haia de hacer á parte Defcrip- 
cion particular de la Efpañola , en la Ge- 
neral de todas las Indias Occidentales. 
Llamaron los Naturales á la Efpañola, 
Ayti , i Qiiifqueya , que quiere decir 
afpercga , i Tierra grande , i es fu fi- 
gura como hoja de Cafl:aña : ella en ip 
Grados i medio de altura, i 76 de lon- 
gitud Occidental , de el Meridiano de 
Toledo , dcfde donde havra harta ella 
1 147 Leguas , que fon mas de cinco ho- 
ras de Sol: boxa poco mas de 400 : tie- 
ne de largo, Lefte Oefte , i f o , i Nor- 
te Sur , de 30 á 60 , por donde mas 
anchura tiene : hai mucha Yuca , de que 
fe hace el Pan de los Naturales : no tie- 
ne Trigo , ni Vino , aunque en las par- 
tes mas frias dicen que fe ha comenta- 
do a coger , i también Cebada, i Arroz: 
es rica de Minas de Oro , que aora no 
fe benefician , por falta de Gente : co- 
gefe mucho Algodón, i Aííir en piedra, 
i icrva : tiene otras cofas : es de tan buerj 
temple, i la Tier^ di tan bien lo nc- 




L iBRO Tí í. í)7 

ccfario , que fe puede comparar a las 
mas fértiles del Mundo. Y quanto á lá 
Religión, no fe pudo comprehcnder de 
aquellas Gentes, Idolatría , ni otra Se¿í:a, 
aunque mui claramente fe conoció lue- 
go , que el Demonio eftaba apoderado 
de ellos , i los traía ciegos , i engaña- 
dos , hablando con ellos , i moftrando- 
feles en diverfas figuras : i todos los Ca- 
ciques tenian vna Cafa apartada de fus 
Poblaciones , adonde no havia fino al- 
gunas Imagines , labradas de relieve de 
Piedra, b Kladera , ó Pintura , que lla- 
maban Cemis , en la qual no fe haciA 
nada , fino por íervicios de cftos Cemis^ 
con ciertas Ceremonias, i Oraciones , que 
iban á hacer en ellas , como nofotros á 
las Iglefias. AUi tenian vna Tabla pe- 
queña, bien labrada, i en forma redon- 
da , en la qual ertaban ciertos polvos, 
que ponian fobre las Caberas de las Ima- 
gines , con cierta ceremonia , i con vna 
Caña de dos ramos , que fe ponian en 
la nariz , foplaban los polvos , i las pa- 
labras que dccian , hingun Callellano las 
entendia : i recibiendo los polvos , que- 
daban fuera de si , como borrachos. A 
eftas Ellatuas ponian fus nombres , que 
eran de fus Abuelos , en memoria dé 
ellos : i vfaban tener mas devoción á 
vna Imagen , que á otra : i entre los 
mifmos Caciques , i Gente del Pueblo, 
fe preciaban de tener vnos mejores Ce- 
mis que otros , i fiempre procuraban 
efconderlos de los CaftcUanos , i no de- 
xarlos entrar en fus Adoratorios , i te- 
nian por coftumbre de robarle los vitos 
á otros: i aconteció, que defeando algu- 
nos Caftellanos ver el fecreto de ellos 
Cemis , entraron de repente , á buelta 
de los Indios , en vna de aquellas Ca- 
fas , i al momento gritó el Cemi , i ha- 
bló en fu lengua , de donde fe enten- 
dió , que era hecho artificiofamcnte, 
porque la Eftatua era hueca , i por de- 
tras tenia vna Caña hueca , como vna 
Cerbatana , que falia á vn rincón de la 
Iglcfia , que eftaba adornada , i encu- 
bierta con verdura , adonde fe efcondia 
la Perfona , que por aquella Caña ha- 
blaba , lo que el Cacique qucria , que 
el Cemi <3ixefe ■■, i conociendo los Caf- 
tellanos efte engaño , le defpedagaron: 
i viendo el Cacique defcubicrto el fecre- 
to , con grande inftancia rogó á los Caf- 
tellanos , que no lo dixefen á los Indios, 
porque con aquella aftucia los tenia en 
obediencia. 

Efto fe puede decif , que tiene al«« 

gURa color de Idolatría , á lo menos en 

la los 



Que Rfeí 
ligion, i 
Adoiatíó 
ttnian los 
lucios de 
la Er^ia- 
ñola? 



Tenían 
Eftj.tii.nSj 
en memo 
n'a de fus 
Abuelos, 



Como en 
gañab.in 
los Cací- 

«jlICS ú. 

Pueblo, 
fo coloi" 
de Reli-; 
gion? 



Tenia los 
Caciques 
tres pie- 
dras , á 
que fe te- 
nia gran 
devoción 



Enteira- 
miétos d: 
Jos Seño- 
rcs,6 Ca- 
cicjiícs. 



Lo que 

fentiS de 
los muer- 
tos. 



Ko C\b'¡í 
losindios 
conrar 
mas de 
hada lo. 

Lo q de- 
clan en 
la Efpa- 
ñoLi de 
la Crea- 
ción del 
Mundo. 



68 Historia de las I 

,los que no fabian el fecreto , pues que 
<;reian , que el que hablaba era el Cemij 
i todos en general eran engañados , i 
folo el Cacique era el fabidor de fu tai- 
fa creencia , con lo qual facaba de fus 
Vafallos quantos tributos queria. Tenian 
afimifmo la maior parte de los Caciques 
tres piedras , á las quales tenian gran 
devoción : la vna dccian , que aprove- 
chaba para los lembrados , la otra para 
el parto de las Mugeres fin dolor : la 
tercera para el Agua, i para el Sol , quan- 
do de ello tenian ncccfidad : i tres d¿ 
eftas havia cmbiado el Almirante á los 
Rcies Católicos , con el Capitán Anto- 
nio de Torres , i otras tres traía confi- 
go. Quando tnoria algún Cacique , le 
abrian , i le fccaban al fuego , para que 
fe confervafe entero , i le enterraban en 
alguna Cueva , ó parte hueca , adonde 
le ponían Pan , Vino , i ius Armas ; i 
de las Mugeres que tenia , la que que- 
na moíhar , que le havia amado mas, 
fe encerraba con él , i alli moria , i al- 
gunas veces eran dos. De la Gente del 
Pueblo , folamcnte guardaban la cabe- 
ra de los que morian : quando los vian 
en punto de muerte , los ahogaban > i 
ello , por la maior parte , fe hacia con 
los Caciques : i á otros los facaban de 
cafa , i á algunos metian en vna Hama- 
ca , que eran fus camas , i con Pan , i 
Agua á la cabecera , los dexaban folos, 
fin bolverlos á ver. A otros , que ella- 
ban mui malos , los llevaban al Cacique, 
i él decia, fi los havian de ahogar: tan- 
to citaban fujetos á fus Señores. Creían, 
que dcfpues de muertos iban á vn Va- 
lle, el qual entendia cadn Cacique Prin- 
cipal , que eíbiba en fu Tierra , i alli 
afirmaban , que havian de hallar a fus 
Padres , i Antccefores , i que tenian Mu- 
geres , i comian , i fe daban á todo ge- 
nero de placer. 

Entendian , que fus ídolos eran in- 
mortales, i que fe les aparecían fus muer- 
tos : i cilas , i las demás cofas aprendie- 
ron de fus Pafados , porque no fabian 
leer, ni efcrivir , ni contar mas de haf- 
ta diez, : i no fe pudo faber de ellos en- 
teramente cofa cierta de fus antigüeda- 
des , en las quales variaban mucho : dc- 
cian grandes difparates , i fíbulas , acer- 
ca de la Creación del Muudo , i de la 
Tierra , i del Sol , la Luna , i de las 
Mugeres : i en efto decían , que vn Dia 
fe fueron á labar los Hombres , i que llo- 
vía mucho : i cllando con gran defeo de 
tener Mugeres, porque las que tenian fe 
les ha^•ian ido á otras Islas, vieron caer por 



ndias Occidentales. 1496 

los Arboles vna cierta forma de Pcrfo- 
nas , que no eran Hombres , ni Muge- 
res , i que queriéndolas tomar , huieron 
como fi fueran Águilas ; pero que al fin 
tomaron quarro , i que hicieron confe- 
jo entre ellos , como harían que fuefen 
Mugeres , i que bufcaron vn Pajaro , que 
agujera los Arboles , que nofotros lla- 
mamos Pícara , i que atando á eftitsPer- 
fonas los pies , i las manos , les pufie- 
ron el Pajaro , i que penfmdo que era 
madera , comento a picar en la parte 
donde tenían l"u naturaleza, i afi queda- 
ron hechas Mugeres : i eíla ignorancia 
contaban los mas viejos por mui verda- 
dera , i otras tales , que feria prolixidad 
referir. El Sol, i la Luna , decían, que 
falíeron de vna Cueva , que llamaban 
lovobaba , que tenian en gran reveren- UnaCue- 
cía , mui adornada , con dos ídolos pe- va.adon- 

queños de piedra , con las manos ata- j? "" 
j • r j 1 dios te- 

das , que parecía que íudaban , 1 teman , . 

gran devoción , 1 iban a pedirlos Agua devoción 
para los fembr.idos , i llevaban grandes 
ofrendas. Y eíla Cueva eílaba en la Tier- 
ra de vn Cacique, llamado Mauciatibcl: 
Creían , que en haciendo oración ante 
eftos Ccmis , llovia. Decían , que los 
muertos iban á vn Lugar , dicho Coay- 
bay , á vna parte de la Isla , llamada So- 
raya , i que de Dia eftaban los muertos 
cerrados , i por la Noche filian á hol- 
garfe, i fe aparecían á los vivos en for- 
ma de Hombres , i Mugeres : i que fe 
halló tal Indio , que queriendo pele.ir 
con vn muerto , defapareció , i fe halló 
afido de vn Árbol : i que los muertos 
comian de vna fruta , que era granie 
como Membrillos : i como no parecían 
fino de Noche , con gran miedo iba vn 
Indio, folo. 

C yíT. IV. ^te continua lo que 

el ^precedente , en lo que toca d 

la Efpaíiola , i Cojiumbres 

de los Naturales. 

Os que pcrfuadian 
al Pueblo los enga- 
ños referidos, eran 
los Buutios , que 
daban á entender, 
que hablaban con 
los muertos , i fa- 
bian fus fecretos , i 
curaban, como Mé- 
dicos, con Hechicerías , i aites diaboli- 
. eftos tenian muchos Ccmis de Pie- 
dra, 




cas , 1 1 



149^- 



El Medi- 


co h.ivia 


(Je tener 


h miíma 


diera t|ii€ 


el enfer- 


mo. 



¡Domo cii 
.iban á 
ios enfer- 
tios? 



Como 

iftignbi 
los Mc- 
cos,^li!á 
I ft: mo- 
i el do- 
me? 



Decada I. 

dra , i de Madera configo , vnos para 
que Uoviefe, i otros para que las Semen- 
teras naciefen : otros para que corriefen 
los vientos. Qiiando alguno de losPrin- 
cipiles citaba enfermo , le llevaban el 
Medico , que ellaba obligado á tener 
dicta como el enfermo, i le purgaba con 
el , con vna lerva , que tomaba por las 
narices , halla que quedaba fuera de si, 
diciendo muchos difparates, dando á en- 
tender , que hablaba con los ídolos , i 
entonces fe vntaban las Caras con OUiu} 
i en purgandofe el enfermo , fe fentaba 
el Medico, ellando todos con gran lilen- 
cio , a efcuras , i tomaba cierta Icrva pa- 
ra bomitar la comida : encendían luz , i 
el Medico daba dos bueltas al rededor 
del enfermo , i le tiraba de las piernas, 
i fe iba á la puerta de cafa , la cerraba, i 
hablaba , diciendo: Vete á la Montaña, 
ó adonde quifiercs , i foplaba , i juntaba 
las manos , i le temblaban , i cei-raba la 
boca, i bolvia a foplar las manos, i chu- 
paba al enfermo el pefcue50,i en las ef- 
paldas, i en el ellomago, i en otras par- 
tes : tolla , i hacia vifages , i efcupia en 
la mano algo que fe havia mecido en la 
boca , diciendo al enfermo , que fe lo ha- 
via facado del cuerpo , i que aquel era 
el mal , que fu Cemi fe lo dio , porque 
no le obedeció ; i por la maior parte , lo 
que facaban de la boca eran piedras , á 
que tenian mucha devoción , para el par- 
to de las Mugeres , i para otras cofas , i 
las guardaban como reliquias. Tenian 
fus Dias de Fieila : quando llegaba algún 
Dia folemnc, llevaban de comer al Ce- 
mi , i otro Dia defpues lo facaban , i fe 
lo comian los Sacerdotes. Si acontecía 
morir el enfermo , fabiendo que el Me- 
dico no havia hecho la dieta perfefta- 
mente , para fabcr íi la muerte fue por 
fu culpa , tomaban el ^umo de cierta 
lerva , i cortaban las vñas del muerto, 
i los cabellos de encima de la frente , i 
los hacian polvos , i mezclados con el 
9umo,ie lo daban a beber al muerto por 
la boca , i las narices , i luego le pre- 
guntaban muchas veces , fi el Medico 
guardo dieta , hafta que hablando el de- 
monio , refpondia tan claro , como íx 
fuera vivo , i decía , que el Medico no 
higo dicta, i luego le bolvian á la fepul- 
tura , i los Parientes del muerto guarda- 
ban al Medico , i le daban tantos palos, 
que le quebraban los bracos , i las pier- 
nas , i á otros facaban los ojos , i los cor- 
taban fus miembros genitales ; i de efl:a 
manera caftigaban á eftos Hechiceros, 
que hacian mil embuíles , para mante* 



L IBRO I I I. ^9 

ner aquella Gente en fu ceguedad > los 
quales de ius antigüedades no iabian na- 
da , fino por Canciones , que cantaban 
con vn Inílrumento , hecho de vn ma- 
dero hueco, i delgado, de dos tercias de 
largo , i vna de ancho , i la parte adon- 
de tocaba , era en forma de tenada de 
Herrador , i de la otra parte femejan- 
te á vna Maga , de manera , que pa- 
recía vna Calabaga , con el cuello lar- 
go i i cite Inllrumento fonaba tanto, 
que fe oia poco menos de vna Legua , i 
con aquel fonido cantaban fus Roman- 
ces , i le tocaban los Hombres mas Prin- 
cipales , que defde Niños lo aprendianj 
i á cantar con él en las Dancas , que via- 
ban , adonde fe emborrachaban. 

Eílos Ccmis,b ídolos, que tenian, 
eran mui diferentes, i entre ellos havia 
vn Cacique , que tenia vno de Madera, 
con quatro pies , como Perro, i que mu- 
chas Noches fe iba á los Bofqucs, i le 
traían atado, porque fe dcfataba , i bol- 
via ; i quando los Caftellanos llegaron a. 
la Efpañola , dixeron , que fe huio á vná 
Laguna, i que fe metió en ella, i que 
nunca mas pareció. Otras muchas dia- 
bólicas invenciones tenian , con que vi- 
vían en aquella barbara ceguedad : tam- 
bién alunaban , a imitación de vn Gran 
Señor, que tuvieron, que decían , que 
ellaba en el Cielo , i eftc aiuno le ha- 
cían , encerrándole por feis , ó fieteDias, 
fin comer ninguna cofa, fino gumo de 
lervas , con el qual fe lababan , i luego 
comengaban a comer algo de fultanciaj 
i con la flaquega del aiuno, decían , que 
havían vifto algo de lo que defeuban, 
porque el aiuno ficmpre era en reve- 
rencia de fus Cernís, para faber fi ten- 
drían viétoria de íiis Enemigos , ó para 
adquirir riquegas , ó tener abundancia, 
ó otras cofas, que defeaban. Tuvolé por 
cierto , que vn Cacique antiguo dixo á 
otro , que fe conoció en el tiempo de el 
Dcfcubrimiento de ella Isla, que los que 
quedafen defpues de él , gogarian poco 
fu Dominio , porque vendría vna Gen- 
te vertida , que los fujetaria , i todos fe 
moririan de hambre , i los mas penfa- 
ban,que ertos ferian los Caribes j pero 
como no hacian mas que robar , i huir, 
juzgaron que ferian otros , i defpues co- 
nocieron , que era el Almirante , i los 
que con él fueron ; i efte Pronoftico 
pufieron luego en Canción, i le canta- 
ban como los demás Romances , tocan- 
do fu Tamboril , afi en los Dias ce fus 
Fieílas , como en Bodas, i otros Rego- 
cijos , iendo afidos de las manos , de 

vno 



El 111^111- 
méto ccn 
tjiie los 
Indios cá 
taban fus 
Cancio- 
nes. 



Aínros 
délos In- 
dios : f 
paia qué 
efcdosí 



Profecía 
de la ¡da 
de losCaf 
tcllanos 3 
la Efpa- 
ñola. 



Bailes de 
losIu(iIo« 



*t 



Como 

vfabjn L-1 
jileco de 
h Pelota? 



El Almi- 
i.iitcpro 
Ci.ira,qiie 
miichos 
Caitella- 
iios xpré- 
dan la le- 
gua de 
iosliidios 



ÍI Caci- 
que Giia- 
linoex 
aprídela 
Doctriiu 
Chiillia- 
iia, i def- 
piics la 
«icxa. 



70 Historia de LasI 

vnr! tín vno , cantando , i gritando el pri- 
mero , i vefpondicndo Hombres , i Mu- 
geres , i otras veces ellos , i ellas de poí 
si, i bebiendo del Vino, que hacian del 
Maíz , i de otras cofas , harta que caían 
borrachos : cofa , que entre ellos fe vfa- 
bú. mucho j i eíía Fiefta duraba de or- 
dinario, defde la mañana , harta la No- 
che. 

Otros pafitiempos rcnian , como 
el Juego de la Pelota , pan el qual ha- 
via Cafa a parre, i lo jugaban tantos a 
tantos, fin chacas , fino como la chuc- 
ea , i ja tocaban con todas las partes de 
el cuerpo , con gran deftre^a, i ligerc- 
Ca , i las Pclocí'-. eran de Goma de vn 
Árbol , que au ique pefadas , eran mas 
ligeras , i faltadoras , que las que vfan 
de viento en Cartilla. Una de las cofas 
provechofas, que el Almirante hico en 
aquellos principios , para la converfion 
de la Gente , fue procurar , con mucho 
cuidado, que afi Sacerdotes, como Le- 
gos , aprendiefen la Lengua de los In- 
dios , de la qual havia diverfidad en la 
Isla, aunque generalmente todos enten- 
dian vna , que era la Cortefana , que fe 
hablaba en la Provincia de Guarinoex, 
adonde embió el Almirante a Fr. Ro- 
mán, Hermitaño de San Gerónimo, i a 
Fr. Juan Borgoñón , de la Orden de San 
Francifco , para que la aprcndicfcn : ef- 
tuvieron alli algún tiempo enfeííando al 
Cacique, i á toda la Gente la Doétrina 
Chriftiana j i en el principio moftró el 
Cacique buena voluntad , i aprendió las 
Oraciones de Chrirtiano ; pero defpues 
fe defdeñó , i a pcrfuafion de otros In- 
dios , dexb aquel buen propofito j por- 
que le decian, que los Chriftianos eran 
malos, i le tenian fus Tierras por fuerca, 
que era mejor matarlos j por lo qual los 
Frailes fe fueron á otra parte; i dosDias 
defpues de idos , ciertos Vafallos de Gua* 
rinoex fl;bricaban vna Cafa junto á otraj 
adonde los Frailes tenian algunas Imagines 
fagradas, i iban á hacer Oración , los In- 
dios las hurtaron , i enterraron en Vnos 
fcmbrados, diciendo: Aoraferán grandes 
vucftros frutos : fupolo D. Bartolomé 
Colón , que como fe ha dicho , cftaba en 
la Isla Efpañola por Lugar-Teniente del 
Almirante , i hecho procefo , quemó los 
dclinquentes. El Campo adonde enter- 
raron las Imágenes , ertaba fembrado de 
Axi , que fon Raices , como Navos , i 
algunas como Rábanos , i fe halló , que 
en el lugar adonde las Imágenes cita- 
ban , havian nacido dos , ó tres Raices, 
coa forma de Cruz , cofa jamns vifta 



NDIAS O c cinr.NT A T, p, s. 

en aquella Tierra; por lo qual fue juz- 
gado por milagro , i las halló la MaJre 
de GuarinoeX , que fue vna Muger pcr- 
vcria,i las llevo al Capitán Ojcda. Eran 
crtos Indios de lu Eipañola tan fujetos 
a fus Caciques , que en mano de ellos 
cftaba , que los Vafallos creiefcn , ó ile- 
xafen de ci ecr lo que querían ; i en otro 
lugar fe dirá mas de las Cortumbres de 
cftas Gentes : las quales en los Matri- 
monios vfaban vna Muger propria , a 
quien reverenciaban otras muchas , para 
vfar diferentes maneras de pecados bcf- 
tiales , i abominables , con cada vna a 
fu modo , i entre ellas jamás havia def- 
conformidad. Eran viciofos del pecado 
nefando , cofa que las Mugeres mucho 
aborrecían ; las quales con los Natura- 
les eran continentes , i con los Cartclla- 
nos deshoneftas : los Hombres no v Ja- 
ban con Madres , Hija^ , ni Hermanas, 
en los demás grados no guardaban ref- 
peto ; i mui claramente fe conoció, que 
el Demonio ertaba apoderado de aque- 
lla Gente , i la traía ciega , i engañada, 
hablandoles , i moftrandofelcs en diver- 
fas figuras ; i que de fu natural condi- 
ción eran de poca capacidad , i de me- 
nos conrtancia , i de naturaleza incor- 
regible, 

CAT. V. "De la Población de la. 

Ciudad de Santo 'Domingo , i qtie 

ti Adelantado T). Barato lomé 

Colon "va a Xara- 

gua. 



■ju O s tres Navios , que 



el Almirante vio 
partir de Cádiz, lle- 
garon á la Ifabcla 
al principio de Ju- 
lio , adonde fe reci- 
bió gran contento 
con los Bartimen- 
tos , i con la buena nueva de la llegada 
del Almirante ; i como los principales 
males de aquella Gente eran de hambre, 
ninguna cofa mas los alegraba , i fanaba, 
que llegar Navios de Cartilla con vitua- 
lla. Bolvió D. Bartolomé Colón a dcf- 
pachar los tres Navios , i en ellos em- 
bió trecientos Indios Efclavos -, porque 
havicndo informado á los Reics , que 
algunos Caciques mataban Gente Caite- 
llana , mandaron , que á todos los que 
hallafen culpados, los embiafen á Cafti- 
lU j i porque el Almirante havia tam- 

bicii 



X496; 

Mllagio 
fucediiio 
en laHf-i 
pañola. 



IV 



La fiíje^ 

ció graii- 
dccii que 
los C.acW 
qiies tr-i 
iiiaii a losj 
Indios. 



Katura 
c.i de lo. 
Indios 



Vii 

\h 



\h 

\m 
lana 
Hhi 
so, 

alj 
Itli, 

¡ule 
pine 
Sttdt 



«tei 
fe. 




D.Barrt t 
lomé C^ i 
fón eq j 
bia j o 
IndíosE 
clavos 
Ciftíl^ 



iito-t 



i49<^- DeCada i. 

bien dado cuenta á los Reies , que vi- 
niendo por la Corta del Sur de la Efpa- 
ñola , del Del'cubnraiento de las Islas 
de Cuba , i Jamayca , le havia parecido 
niui hermola Tierra , i algunas entradas 
de la Mar , adonde le parecia que ha- 
via muchos Puertos, efpecialmente que 
no podían cílár lexos de alli las Minas, 
que vltimamente havia dcfcubierto, que 
llamó de S. Chrilloval. Sus Altecas, en las 
Cartas , que halló en Cádiz , le refpon- 
Refpuef- dian , que hiciefe lo que en ello mejor le 
ta de los pareciele, que aquello tendrian por buc- 
^" " "' no , i le lo recibirian en lei-vicio. Elcri- 
vió deldc Cádiz á fu Hermano D. Bar- 
tolomé , que luego fuefe a la parte del 
Surjibülcale algún Puerto > i íiendo có- 
modo, fe paiafe a él todo lo de la Ifabe- 
la, i la defpoblaie. Y D. Bartolomé, de- 
xando en iu lugar á fu Hermano D. Die- 
go , fe partió con la Gente mas fana á las 
Minas de San Chrilloval j i preguntan- 
do por lo mas cercano de la Mar , apor- 
tó al Rio de ücama , que aíi le llama- 
ban los Indios , mui graciofo , i poblado 
de ambas partes. Reconocióle, fondóle, 
i halió,que podían entrar en él Navios de 
trecientos toneles , i mas , i determinó 
de comentar alli vna Fortaleca de tapie- 
ría , iobre la baiTanca del Rio , i la bo- 
ca del Puerto , i á la parte de Levante. 
Embio a llamar Gente á la Ifabela,para 
comentar la Población , a la qual pufo 
por Nombre , Santo Domingo , por ha- 
ver llegado alli Dia de Santo Domingo, 
Poblado ó en Domingo , ó porque fu Padre fe 
de Santo llamaba Domingo, aunque el Almirante 
Domm- fiei-npie la llamó, la líabela nueva. Que- 
*°' -daron en la Ifabela vieja, losMaeftros, 

qne labraban dos Caravelas , i algunos 

(Hombres; i comengandofe la Obra, de- 
terminó de reconocer el Reino deBohe- 
chio , que fe llamaba Xaraguá , de cuio 
eftado , i policia,ide fu Hermana Ana- 
caona , oia decir grandes cofas. 

Partido de Santo Domingo,á joLeguas 
halló el Rio Neyba,poderofo,adonde ef- 
taba vn Exercito de Indios en punto de 
Guerra ; porque haviendo fabido Bohe- 
chio, que iban los Chriílianos, quifo re- 
íillirlos. D. Bartolomé dio a entender. 



Reies al 
Almiran- 
te. 



£1 Alml- 
laiite or- 
dena á fu 
Ücima- 
Jio , q dé- 
se la lía- 
bela, I fe 
paíe á la 
parte del 
Sur de la 
^ípañola. 



que 



no iba á hacerles Guerra , fino á 



En Xara- 
ua reci- 
én con 

^legrla a 
i.Bavto- 

íomé Co- 
bn. 



vifitar al Rei , i a fu Hermana, i afi fue 
recibido con muchas Ficilas , i regoci- 
jos. Y andadas otras treintas Leguas, 
llegó á Xaraguá, porque fefenta ella de 
Santo Domingo. Recibióle toda la No- 
bleca de la Provincia , con muchos Bai- 
les ¡ i Cantares , i otras maneras de ale- 
gría. Salieron delante treinta Mugeres, 



LlBROlII. ft 

del Rci , en carnes , fin cubrir mas de 
las partes fecrctas , con vnas faldillas 
blancas , labradas , que cubrían defde la 
cintura , halla la media pierna , con ra- 
mos verdes en las manos : cantaban , ¡ 
bailaban , i faltaban moderadamente ; i 
Uegandofe ante D. Bartokmé , con las 
rodillas en tierra , le dieron los ramos, 
i de mano en mano fue llegando toda 
la otra Gente, con Bailes , i Cantares. Fue 
llevado al Palacio del Rei , adonde cita- 
ba aparejada la cena , que era Pan de 
Cagabi , Utias aladas, i cocid.is,i infini- 
to Pefcado de Mar, i de Rios j i en ce- 
nando , llevaron á todos los Compañeros 
de D. Bartolomé á fus Poladas, i eran las 
camas Hamacas de Algodón , que para 
fu vio eran ricas. El Dia figuiente , en 
la Pla^a , prefcnte el Rei , iu Hermana, 
i D.. Bartolomé , falieron , fubitamente, 
dos Eíquadrones dt Gente , armada con 
Arcos , i Flechas, deinudos , como fiem- 
pre andaban : efcaramu^aron al pr.nci- 
pio , como en Caítiila quando juegan 
Calías. Fueronfe poco á poco encen- 
diendo, i como fi contra fus Enemigos 
pelearan, quedaron en breve tiempo mu- 
chos heridos , i quatro caieron muertos, 
todo con mucho regocijo , fin hacerle 
cafo de los muertos, i heridos; i muchos 
mas huviera , fi a ruego de D. Bartolo- 
mé, i de los Caílellanos, el Rei no man- 
dara cefar. Era Anacaona Muger de 
Caonabo , mui graciofa , i cortelana , i 
mui amiga de los Chriítianos. 

Dcfpucs de las Ficftas , dixo D. 
Bartolomé á Bohcchio, i a fu Hermana, 
como fu HciTnano el Almirante havia 
ido a vifitar á los poderolbs Reies de 
Caftilla , fus Señores, cuios Tributarios 
eran iá muchos Señores de la Isla , i que 
para que los reconociefe, i tributafe, ha- 
via ido alli. Refpondió, que por no co- 
gei-fe Oro en toda fu Tierra , no podia 
tributar. Dixole D. Bartolomé , que no 
era fu intención , que nadie tributafe 
fino de lo que tenia en fu Tierra, de que 
holgó mucho; i dixo ,que de Algodón, 
i Ca^abi le daria quanto quifiefe, i lue- 
go mandó , que todos fembrafen Algo- 
don , porque fe havia de tributar á los 
Reies de Callilla, i en fu nombre al Al- 
mirante , i a D. Bartolomé Colón , fu 
Hermano , que a la fagon fe hallaba en 
fu Caía. Afentado efto con Bohechio, 
D. Bartolomé acordó de dar buelta á las 
Minas de Cibao, á la Vega Real , i á la 
Ifabela, i halló, que havian muerto cer- 
ca de trecientos Hombres , de diverfas 
enfermedades , de que recibió gran pena. 



lo que 
dan de ce 
liar á D. 
Bartolo- 
mé Ce ion 



Combate 
de los In- 
dios, por 
Fiefta , 4 
hacen á 
D.Bano- 
lomé Co^ 
Ibii. 



D.Barto- 
iomc Co- 
lon pide 
tribiito i 
los deXa- 
raguá. 



RueKeD; 
Bartolo- 
mé á las 
Minas de 
Cibao , i 
halla, que 
de enfer* 
medad 
murieron 
ct rea da 
!O0 lló^ 
bres. 



imas 



Lo3 Caf- 

te llanos 

^)arecen a 

losindios 

gr.uKles 

tomcdo- 

les. 

Los In- 
dios de 
Gu.ul- 
iioex quie 
leu mo- 
verGuer- 
la á los 
Caftella- 
uos. 



Indiiftii-i 
grade de 
Til Indio. 



7^ Historia de las 1 

i mas viendo que no acudian Navios Con 
Baítimcnros ; por lo qual acordó de re- 
partir los enfermos, i flacos, por las For- 
talezas, que havia defde la liabela, hal- 
ta Santo Domingo , i Pueblos de los 
Indios , que cerca de ellas citaban , para 
que comiendo, pcleaíen folamente con 
la enfermedad , i no con la hambre. Y 
dando orden , que fe continuafe la fa- 
brica de los dos Navios , fe fue la buelta 
de Santo Domingo , cogiendo de cami- 
no los tributos. Y pareciendo á los In- 
dios de la Vega , i de la Provincia de 
Cibao , que era dura carga , demás de- 
les tributos , tener hucfpedcs en fus ca- 
fas , tan grandes comedores , demás de 
otras cofis , que tenian por vejaciones, 
fe qucxaron al Cacique Guarinocx , po- 
niéndole por delante , la obligación que 
tenia de procurar fu libertad , i la de to- 
dos. Y como Guarinocx era Hombre 
cuerdo , i pacifico , i confideraba las 
fuercas de los Chriftianos,la ligereca de 
los Caballos , i el mal fuccfo que tuvo 
Caonabo , i otros de la Provincia de 
Cibao , rehufiíba la Guerra ; pero impor- 
tunado de los Suios, que fiemprc fe per- 
fuadian que podian vencer ; i aun fegun 
algunos afirman , amenazado que harian 
otro Capitán , acepto la Guerra. 

CAT. VI. "Be la Vicforia , que 
1>. Bartolomé tuvo del Rei Gua- 
rinocx ; i que fue a 'vifitar la 
provincia de Xara- 
guá. 

Intieronse de eftos 
movimientos algu- 
nas feriales por los 
Caítellanos de la 
Fortaleza de laCon- 
ccpcion, i con In- 
dios , que les fueron 
fieles , avilaron á 
los de la Fortalcca, que fe havia hcclio 
en el Bonáo j i ellos dcfpacharon á D. 
Bartolomé, que le hallaba en Santo Do- 
mingo > el qual, á mucha pricfa , fue á 
la Vega. En el llevar de las Cartas , vsó 
vn Indio de vna [ndu(hia,que fue , que 
dandolelas metidas en vn palo , hueco 
por vna parte , como los Indios tenian 
experiencia , de que las Cartas de los 
Chriñianos hablaban , ponian diligencia 
en tomarlas i i caiendo el Mcnfagcro en 
manos de las Guardas , que los Altera- 
dos teniiUi iá puertas, en los yalosjhi^o- 




>5D1as Occidentales. 

fe mudo,, i coxo, finalmente , hablando, 
i refpondiendo por feñas , i con cando, 
como que iba con trabajo á fu l'ierra, 
fe falvó } porque por penfar que era mu- 
do no le preguntaron nada , i penfando 
que el palo l'ervia de aiuda, no le reco- 
nocieron , 1 las Cartas llegaron á manos 
de D. Bartolomé Colón, que fue la lalud 
de todos los CallcUanos. En llegando 
D.Bartolomé ala Concepción, falio con 
los Caítellanos f;nos , i enfermos , a dar 
en quince mil Indioj , que tenia Guari- 
nocx, con otros muchos Señores, i dio 
en ellos de repente á media Noche , por- 
que jamás de Noche peleaban , pueílo 
que ficmpre tenian fus Centinelas. Ma- 
taron muchos , prendieron á Guarinocx, 
i á muchos Señores , de los quales julli- 
cinron á los principales movedores de 
aquella Guerra j i llevando á la Concep- 
ción á Guarinocx , fueron mas de cin- 
co mil Hombres dando alaridos , pidien- 
do á fu Rei. D. Bartolomé , apiadán- 
dole de ellos , i conociendo la manfe- 
dumbre de Guarinocx , fe le dio , i á los 
demás Caciques : con que ellos quedaron 
mui confolados, aunque tenidos eume- 
nos de los Caítellanos ,como vencidos, i 
íujetados. 

Llegaron en efto Menfageros á 
D. Bartolomé , de Bohechio , i de Ana- 
caona , que los tributos del Cagabi , i 
Algodón citaban aparejados, porque fem- 
bradas las Pepitas del Algodón, los Ar- 
bolillos que de ellas nacen , dan fruto 
dentro de íeis , ó ocho Mefes , i los mn- 
iores fe levantan tanto como vn buen 
eílado , aunque comienzan á darlo del- 
de mas chicos. Acordó D. Bartolomé de 
ir á Xaraguá , por coger los tributos , i 
entretener la Gente en aquella Tierra, 
dcxando deicanfor algo á la de la Vega, 
i á la demás : aunque de veítidos , i de 
otras cofas de Caltilla, tenian los Solda- 
dos tanta falta , que andaban dcíconten- 
tifimos. Salieron á recibir á D.Bartolo- 
mé , Bohechio , íu Hermana , i treinta i 
dos Señotes 
llamados 

chas cargas de Algodón ,en pelo, c ¡la- 
do , con muchas Utias , i Peleado afa* 
do. Hinchófevna gran Caííi de Algodón, 
i D.Bartolomé le lo agradeció mucho, i 
le ofrecieron de darle tanto Cagabi , que 
hínchele otia Cafa , i Cafas. Embio á 
mandar á la Ifabela , que le cmbiafen, 
para llevarlo, vna de las dos Caravelas al 
Puerto de Xaraguá,que es vna gi-an Enfe- 
nada, ó entrada , que hace el Mar, par- 
tiendo la Isla sa des panes j la vna , que 

hace 



l4i>6. 



, que para ello havian fido 
i havian mandado traer mu- 



Viííoiia 
de los 
Cabella- 
nos,! prí- 
íTon de 
Giiarl- 
uoex, 



i 



Bohcchíall 
¡Anacab- I 
na avifaiil 
á D. Bar- 
tolomé, 
ijiie efta-» i 
ban rccor 1 
gidos lo*! 
tributoSo. 



D.Birto^ 
lome vil 
por loS! 

Cli[)llt0^> 

de X.tra'ij 



lo 



1497 



Anacab- 
Jl.l , ¡ lu 
Heima-- 
«o van i 
ver los 
Navios. 



to"; In- 
dios (I- cl- 
p.uu.í de 
1,1 Arci- 
lleria. 



Los lu- 
dios fe 
maravi- 
llan , que 
tan gran 
Navio ca 

■ mine (¡11 

• remos. 



Año 

149" 



Decada I. 

Ivice el Cabo ác San Nicolás , que tie- 
r.c nías de treinta Leguas , i la otra , que 
tiene muchas mas , hace el Cabo que 
llaman del Tiburón, i que el Almiran- 
te iiamo de San Rafael ; i dillaba el Rm- 
c>)n , que hace ella Mar , del Palacio de 
Bohechio, no mas de dos Leguas. Em- 
biaron, con gran alegria , los de la Ifabela 
lu Navio, i llegado al Puerto, Anacaona 
pcrfuadio á íu Hermano , que fucfcn á 
\er la Canoa de los CaltcUanos > i en vn 
Lugarcillo , que eilaba en la mitad del 
camino, durmieron aquella Noche, adon- 
de tenia Anacaona muchas cofas de Al- 
godón , i Sillas , Valijas , i otras cofas 
de madera , maravillofamcnte labradas, 
de las quales hi§o vn Prefcnte á D. 
Bartolomé , tan rico , que no dexó de 
llevar lino lo que no quifo j i las Sillas 
eran de tan fina madera , que parecía 
Azabache : i entre otros , quatro ovi- 
llos de Algodón , que apenas podia le- 
vantar vn Hombre vno de ellos. Y aun- 
que Bohechio tenia dos mui hermofas 
Canoits , Anacaona no quilo ir en ellas 
al Navio , fino en la Barca. Difparofe 
el Artillería , con que le turbaron tanto 
los indios , que de eípanto cafi fe he- 
cháran al Agua ; pero viendo á D. Bar- 
tolomé reírle , fe fofegaron. Llegados á 
bordo , tocaron los Marineros vn Tam- 
borino , i Flauta , i otros Inilrumentos, 
con que mucho los Indios fe alegraron. 
Miraban la Popa , i Proa al rededor: 
entraron en la Caravela , baxaron aba- 
xo , cftaban atónitos. Mando D. Barto- 
lomé levantar las Velas , i que el Navio 
camínale , dando buelta por la Mar , i 
defpues bolviendo acia cafa , admirado, 
que tan gran Navio caminafe fin remos, 
i atrás , i adelante con vn mifmo viento. 
Y bucltos á Xaraguá , la Caravela fe 
cargó de Pan , i de Algodón , i de las 
otras cofas , i fe fue á la Ifabela , i D. 
Bartolomé , por Tierra. 

CJT. VII. T>e el Motin de 

Francifco Roldan , i fus 

Compañeros . 

Ntre tanto que D. 
Bartolomé Colón ef- 
taba en Xaraguá , el 
Alcalde Maior Fran- 
cifco Roldan, Hom- 
bre bulliciofo,i olvi- 
'ZFIil^^a dado del Pan que ha- 
via comido del Al- 
mirante , dcieando t^ncr imperio con 




LiBRoIH. 73 

levantar cofas nuevas , tomando por 
ocafion , que D. Diego Colon mandó 
varar la Caravela , que havia llevado á 
k Ifabela, con Pan , i Algodón, porque 
no fe la hurtafen algunos defconcentos, 
i fe la traxefen á Caililla , comentó á 
murmurar con la Gente trabajadora, 
con la qual tenia crcdito , por haver 
fido fu Sobre-citante , i con los Mari- 
neros , i la demás Gente baxa , i que 
mas defabrida efiaba , diciendo , que 
aquella Caravela citaba mejor en el 
Agua , i que fuera bien embiarla á Caf- 
til la, con Cartas, para los Rcies Católi- 
cos , pues tanto tardaba el Almirante, 
para que fe remediafen fus nccefidades, 
porque no pereciefen de hambre , i los 
Indios no los confumiefen : i que el 
Adelantado D. Bartolomé , ni fu Her- 
mano D. Diego , no la querían em- 
biar , por alearle con la Isla , tenién- 
dolos á todos por Efclavos , firviendofe 
de ellos , en hacer fus Cafas , i Fortalecas, 
i acompañarlos, cogiendo los tributos de 
los Indios, i hacerle ricos de Oro. Vién- 
dole la Gente favorecida de \'n Hom- 
bre de autoridad , como el Alcalde Ma- 
ior , lo que primero no ofaban hablar, 
fino por los rincones , fe defvergon^a- 
ron á decir publicamente. Viendo, pues, 
Francifco Roldan declarada la Gente, 
pidió , que todos firmafen , como era 
bien común, que la Caravela fe hechafe 
al Agua , para mas empeñarlos : i por- 
que conocía bien , que no le convenia, 
que los Reies entendiefen , que era mo- 
vedor de tal defobediencia, bufcaba co- 
lores aparentes, para fundar fu intención. 
Anadia para elto , el dar á entender á 
la Gente (como en efefto lo hacia) que 
para confervar los Indios, con los Caltc- 
ílanos en amiflad , era necefario quitar- 
les los tributos. Y como fobrevinieron 
avifos , que los Indios de Guarinoex no 
pagaban el tributo , i que daban mues- 
tras de defafofiego , D. Diego Colón, 
penfando apartar á Roldan de fu defig- 
nio , le embió , con buena parte de la 
Gente , á la Concepción , adonde efta- 
bleció mejor fu Motin, i á los que no 
le quifieron fcguir , trató mal , i quitó 
las Armas. Buelto á la Ilabela , tomada 
por fuerca la llave del Albóndiga Real, 
no queriendo que la huviefe , hí^o pc- 
dagos las cerraduras , i diciendo , vivA 
el Rei , tomó quanto havia menefter, 
de Armas , i Baftimentos , para fus Com- 
pañeros. 

Salió D. Diego Colón á ver el alboro- 
to , con ciertos Hombres honrados : pero 

K Fran-: 



henores 
quos quie-i 
ta Reprt^ 
defper.intt 
perturba' 
ta fe coréf, 
fequi fojfe 
arbitr-tn-^ 
tur. Cíe. 

Motivos 
de Fran- 
cifco Rol 
dan, para 
alborotar 
la Gente, 



Qnexas 
conrra el 
Almiran- 
te , i íus 
Hernia- 
nos. 

On:em mu 
lum nnf- 
cemf.icde- 

tur , invf, 
teratum 
fit flerufti 
queRobufi 
tsus.Cic^ 



Motín dé 

Frácifco 

Roldáu» 



} 



Atrevi- 
mi^to de 
brácifco 
Rol-dan, 
contraD. 
DiegoCo 
lóu. 



Inrolen- 
cias de 
Fiácifco 
Roldan. 



Frácifco 
Roldan 
teme á 
DBaito- 
lomé Co- 
lon. 



D.Rarto- 
lomc Co- 
lon (abe 
laAlteía- 
cion de 
Francif- 
co Rol- 
dan. 



74 Historia de las In 

Francifco Roldan ic dclvergonqo tic ma- 
nera , que le convino retraerle a la For- 
cale^a. Y todas las veces que liuvo de 
hablar con él, citando en la llabek, fue 
con feguro , el qual havia de d:;r pri- 
mero Francifco Roldan. Fueroiile a los 
Ganados de el Rci ,i aunque no le ma- 
taban Vacas , porque entonces las te- 
nían para criar , porque como no havia 
Gente, que tu vicie caudal , era neceiano 
que los Reies , a ui coita , introduxelen 
las crianzas ; i tomado lo que les pare- 
ció , de Vacas , leguas , i Potros , i'c fue- 
ron por los Pueblos de los Indios , pu- 
blicando , que havian reñido , con los 
Hermanos del Almn-ante , por los tri- 
butos que les llevaban , i les perfuadian, 
que no los pagafen , que ellos los defen- 
derían. Muchas caulas fe dixeron , que 
havian movido á Francifco Roldan , para 
tal atrevimiento } pero las principales 
fueron , el defeo de mandar , i no ellár 
fujeto á nadie , ni á las reglas con que 
fe vivia en la Ifabela ; i por parecerle, 
que no havia de bolver el Almirante, 
por las informaciones , que havia lleva- 
do Juan Aguado , quería ponerle en au- 
toridad. Llevaba en fu compañía feten- 
ta Hombres , bien armados , con los 
quales fe pufo en vn Lugar del Caci- 
que Marque , que tomo el nombre de 
Diego Marque , á dos Leguas de la For- 
talcca de la Concepción , con dclignio 
de ocuparla , i dcfpucs haver a las ma- 
nos á D. Bartolomé Colón j al qual, 
por fer Hombre valcrofo, temía mas que 
á otro , i defeaba matarle. De Marque 
fe acercó al Lugar , adonde lelldiaGua- 
rínoex , con cuia Muger fe díxo que 
havia viado mal. Y porque el Capitán 
García de Barrantes , que allí cílaba con 
treinta Soldados , los encerró en vna 
Cafa , porque no les habíale , i a el le 
díxo , que fe fucfc con Dios, que aque- 
llos treinta Soldados eílaban en fervício 
del Reí , i él andaba , como le placía, 
amenazó , que le havia de quemar con 
los Soldados que tenia ; i tomándole las 
cofas de comida, fe pasó á la Concep- 
ción , que citaba menos de media Le- 
gua. 

El Alcaide Miguel Balleíler , le 
cerró las puertas ; i D. Bartolomé Co- 
lón , que en ellos Días llegó á la For- 
talc9a de la Magdalena , adonde fupo 
el Alteración de Francifco Roldan , pa- 
só á la Ifabela , de donde no lalia , vien- 
do que crecía la Gente a Francifco 
Roldan , temiendo , que todos eran de 
Vil p.ireccr > porque Diego de Efcobar, 



días Occidentales. 

Alcaide de la Magdalena , Adrián de 
Moxica , i Pedro de Valdivieio, Hom- 
bres Principales , la fe havian juntado 
con el Rebelde ; pero avilándole el Al- 
ca. de B.iliclícr , que fe fuefe á la Con- 
cepción , porque no le nutafcn,fe mc- 
tio en ella, que dula, como quince Le- 
guas de la liabclaj i embió a Malabcr, 
que de fu parte dixefe a Francifco Rol- 
dan , que mírale la contulion , en que po- 
nía la Isla , el dcfervicío , que en ello, 
i en quitar los tributos a los Reics ha- 
cia , i el daño , i peligro en que ponía 
á los Chnihanos , dando animo á los 
Indios contra ellos De elle recado de 
Malaber , refulto verle con D. Bartolo- 
mé en la Concepción , dcbaxo de fegu- 
ro. Habláronle uefde Mía ventana , i á 
lo que le dixo D. Bartolomé , que por 
qué traía aquella Gente con tanto ef- 
candalo , en dcfervicío del Reí ? Ref- 
pondió , que no la juntaba fino para 
defenderle de él , porque decían , que 
los quería matar á todos. Refpondio el 
Adelantado, que no le havian dicho ver- 
dad. RepliCo Roldan , que él , i fus 
Compañeros ellaban en fervício del Rei, 
que vielé adonde quena que le lírvíeien. 
Ordenóle D. Bartolomé , que fuefen á 
los Pueblos del Cacique Diego Colon. 
Refpondio , que no quena, porque allí 
no havia que comer. Manuole D. Bar- 
tolomé , que no fuefe mas Alcalde Ma- 
ior , i requirióle , que no \ fafe del Ofi- 
cio , ni del Nombre , pues defervia al 
Rei. Francifco Roldan fe fue por eílo 
mas íbbcrvio que primero , a las Tier- 
ras del Cacique Manicaotex , del qual 
facaba los tres Marcos de Oro , i mas, 
que daba para el Rci , i le llamaba Her- 
mano j i para mas tenerle en fujecion, 
traía configo vn Hijo, i Sobrino de el 
Cacique , permitiendo , que todos los 
que andaban en fu compañía , viviefen 
viciofamente , con toda libertad, i ar- 
rogancia , porque como los Indios tem- 
blaban de ellos , los fcrvían. Ya traía 
Roldan algunos Caballos , porque def- 
dc que fe partió Juan Aguado , havia 
mandado hacer mucho herrage , que haf- 
ta entonces no havia fido necefario; de 
lo qual fe comprehendió,que la impru- 
dencia de Juan Aguado , i los malos mo- 
dos que vsó , con el Almirante , fueron 
el principio de ella Alteración , i que 
dcfde entonces Francifco Roldan la te- 
nia pcnf.ida. 

Y como cada Dia le acudía mas 
Gente , ibafc haciendo mas fobervio, 
i porfiado, pcrlsverando en haver a las 

manos 



1497. 



D.Bavto- 

lomé Co- 
lon (e en- 
tra en la 
Concep- 
ción. 



D.Barto- 

louié ha- 
blo cora 
Kolaan. 



Fr.írirco 
Roldan 
fe va a 'as 
Tierras 
de Mani- 
caotex. 



Juá Agua 
do dio 
ocaíion á 
Roldan 
de alte- 
rarfe. 



Año 
I4y8. 






Ccioiicl 



1498. -Década I. 

niiinos á D.Bartolomc, i con propofito 
lie cercarle en la Concepción ; ¿c lo qual 
le aviso Gonzalo Gómez Collado , por 
I medio de Goncalo de la Rambla , que 

icgiiia á D. Bartolomé : advirticndolc, 
que mirafe de quien ic fiaba; i quequan- 
do no ¡o püdicfc decir, a D. Bartolomé, 
lo dixcfe á Diego de Salamanca. Ha- 
llandoib en cftos trabajos D. Bartolomé, 
quilo Dios, que fue avilado, que Pedro 
llegada Hernández Coronel, Alguacil Maior de 
de Pedro la Lshi , que liavia ido á Callilla con el 
Feniadez Almirante, havia llegado al Puerto con las 
dos Caravelas de Baírimcntos , a tres de 
Febrero , de eltc Año de 1498. que cl 
Almirante havia dcipachado,de las ocho 
que h.ivia pedido a los Reies,cn lo qual 
le havia dado priela^p.ira remediará la nc- 
celidad, qucprckimiaquc havia en la Isla, 
aunque no fe pcrfuadia que podia ha\cr 
alteración. 

CAT. VIII. ^te el Rci con- 
firmo á T)ou Bartolcjné Colon cl 
Titulo ^e Adelantado ; i otras 
Alteraciones de los 
Indios. 

E T E R M I N o cl Ade- 
lantado de ir á San- 
to Domingo, á po- 
ner recado en las 
Caravelas ; i por- 
que lo fupo también 
Francilco Roldan, 
acordó de ir con iu 
Gente á la Ciudad ; pero temiendo de 
D. Bartolomé, porque la Gente de la Vi- 
lla ertaba a fu devoción , i con la que 
iba en las Caravelas le parecia que le po-^ 
dia hacer roftro , fe detuvo cinco Le- 
guas de Santo Domingo. En recibiendo 
los Dcfpachos , publico D. Bartolomé, 
la Merced , que los Reics le havian hc- 
onfinna cho de confirmarle el Titulo de Adelan- 
íondecl tado de las Indias , que fu Hermano le 
'Itulo de havia dado , i muchas Mercedes , que los 
P .delanta Rcies havian hecho al Almirante , i que 
" " ^ fe quedaba defpachando , para ir con feis 
Navios, de que todos los que perfeve- 
raban en fervicio del Rei , recibieron 
gran contento. Y porque defeaba el 
Adelantado , que el Almirante , á fu 
llegada , hallafe la Isla con foficgo,em- 
bio á Pero Hernández Coronel, para que 
perfuadicfe a Roldan , que fe pufiefe en 
obediencia de los Reics , i le ofreciefe 
el perdón de los efcandalos , i delitos pa- 




á D. 
■ .aitolo— 
a '. iiéColón 



LiBRoIII. 75" 

fados. Llegó cl Algiiacil Maior , i pri- 
mero los que citaban de guarda, encaran- 
do las Balieftas , le detuvieron, diciendo: 
Teneos alia , Traidores , i¡ue _fi ocho Dias 
mas tivdaraíks ■, fi'cranws tvdos vnos.' 
Habló con Francilco Roldan , encare- 
cióle el defervicio que hacia j los da- 
ños que caufaba , cl peligro en que an- 
daba , lo bien que les eílaba la quictudj 
pero con rcfpueftas deshoncítas , i fobcr- 
viasi,fe bolvió con los que con él ibanj 
i Francilco Roldan, con fus Compañe- 
ros , tomó el camino de la Provincia de 
Xaraguii , adonde por el abundancia , i 
deleites de la Tierra , hallaron aparejo pa- 
ra cxccutar fu vida licencióla. 

El Adelantado, villa la obftinacioii 
de Roldan , le hico Procafo : llamóle, 
cnn todos los que le fcguian,á pregones; 
i al cabo , en rebeldía , los fentenció , i 
declaro por Traidores. Havian llegado 
en las dos Caravelas noventa Hombres 
de trabajo , con obligación de trabajar 
en las Minas, i en coitar Braííl , de lo 
qual fe entendía , que havia mucho ; i 
con condición, que de el Oro que ílica- 
fcn , diefen cada Dia al Fifco cierta can- 
tidad , i que lo demás fuefe para ellos| 
i de ellos Hombres , catorce iban fe ña- 
lados para fembrar , i labrar la Tierra. 
Los Indios de: la Vega , aunque por los 
Amotinados eran mui moleftados , i de 
los Fieles también recibían algunas ve- 
jaciones , porque era nccefu-io que diíi- 
mulafe algo el Adelantado , para que no 
fe le fuefen á Roldan , lo pafaban en pa- 
ciencia, fin hacer movimiento , aunque 
los Amotinados fe lo perfuadian ; por- 
que Guarinoex era de fu natural Hom- 
bre de animo tan quieto , que tuvo por 
menos mal, dcxar la Tierra, i huirle al 
Señorío de Mayobanex , que decían el 
Cabrón , con mucha de fu Gente , que 
era en las Sierras, i Tierras , Aguas ver- 
tientes, halla la Mar del Norte , pafada 
la anchura «le la Vega , porque Aguas 
vertientes al Mediodía , era el Dominio 
de Guarinoex. Pofeia Mayobanex , las 
Tierras , que llamaban de los Ciguayos, 
Gente Serrana , que traían los cabellos 
crecidos halla la cinta , i fe tenian por 
valientes , i recibió bien á Guarinoex, 
con fu Mugcr , i Hijos ; i hech.;ndolc: 
menos los de la Concepción , avilaron á 
Santo Domingo , que fe havia algado; 
por lo qual , con noventa Hombres , los 
mas fanos , I algunos á caballo , fue D. 
Bartolomé , con prlefa , a la Concep- 
ción ; I preguntando por los caminos, 
á dondfi eftaba Guarinoex , aunque mu- 
K 2. chos 



áRoidin, 
iá los fu, 

ios el pei'« 
don. 



II Adela- 
tndf; h.-a^é 
PicccTci 
RoId.Tii, I 
lell.üiia á 
pre^cnts* 



tíín:cn fa- 
ña tcnei.ti 



Guari- 
noex fe 
va .1 Li 
Sierra. 



D.Earro- 
ionié Co- 
lón va en 
biifca de 
Guari- 
noex. 



Los Caf- 

tcllanos 
de Iva in ti 
a los In- 
dios, 



Giicna 
entre los 
Ciftclh- 
nos . i los 
Indios. 



tJ de M-i- 
yolianex 
a D. Rav- 
tolomé 
Colon. 



LosVaf.i- 

llos de 

M.iyob.i- 

iicxlcacó 

<cj.in,iiiic 

eiicregue 

(lllJfi- 

nottx. 



Miypba- 
iicx no 

ijuitre f.d 
ti' ti! p.ila 



76 Historia de las I 

ch!)s lo negaron , dclcubrió, que ellaba en 
los CigLiayos. Fue á ellos, i paladas lus 
grandes Sierras , baxó al Valle, por don- 
de corre vn caudalofo Rio , i alli enten- 
dieron, que vn Excrcito de aquellos In- 
dios les aguardaba, para pelear con ellos. 
Luego pareció , con temerofa grita , ti- 
rando infinidad de Flechas > pero los de 
a caballo alancearon tantos , que fe reti- 
raron á los Montes. Durmieron alli los 
Caltclhmo.-; , i otro Día entendieron de 
vn indio , que a quatro Leguas citaba el 
Pueblo de iVIayobancx , i El con gran 
Gciite para pelear. 

Los Indios , no perdiendofe de ani- 
mo, entraban en los Montes, i quando 
les parecia que citaban los Caltellanos 
dcicuidados, los flechaban, i herian al- 
gunos; pero los Chrillianos , liguiendo- 
los, hacían en ellos matanza , i algunos 
prendian. Con vno de los prcios cmbio 
D. B.n'colome a decir á Mayobanex , que 
r.o iba para hacerle Guerra , iiiio que fi 
le entregaba a Guarinoex , feria ll¡.-\ mi- 
go ; donde no , que le deltruiria. Ma- 
yobanex mando , que fe le hicielc ella 
refpuella ; Decid a los Chrijlianos , que 
Guarinoex es Homlr,e bueno , /' virtiwfo , i 
que nunca hifo mal a nadie , i que por cflo 
es digno de comp-.'.fu» , i que ellos fon malos ^ 
vfurpadores de Tierras agenas , qw: ho quie- 
ro fu amifiad , Jino favorecer a Guarinoex. 
Con efta rcfpueita hico el Adelantado 
mucho daño en la Tierra. Bolvio á ro- 
gar á Mayobanex , que porque no le 
queria delíruir , le embiale con quien 
trátale de Paz. Embiole á vn Principal, 
acompañado de otros dos : dixole , que 
no queria lino a Guarinoex , que havia 
incurrido en delito , por haverfe efcon- 
dido , i no querido pagar los tributos al 
Rei de Caíliila , i Icria fu Amigo li fe 
le entregaba. Dio cuenta de ella deman- 
da Mayobanex a fu Gente : dixeronle, 
que para cfcufar la Guerra , entrégale á 
Guarinoex. Refpondió , que no era ra- 
^on entregarle a fus Enemigos , pues era 
bueno , i no havia hecho daño a uidie, i 
liavia íido íicmprc fu Amigo , i le era 
e.i muclio cargo , porque ü El , i a la 
Reina fu Muger havia cnfcñado á ha- 
cer el Areyto del Maguii , que era bai- 
lar los Bailes de la Vega , que ei'a el Rei- 
no de Guarinoex , que fe tenia en mu- 
cho : maiormentc haviendofe ido a Ib- 
corrcr de El, i de iu Reino, i haviendo 
prometido de defenderle, i que por nin- 
gún rieffo que le vinicfc le havia de 
delainparar. Llamo a Guarinoex, llora- 
ban entrambos , confutábale , ofrccia de 



NDiAS Occidentales. 

defenderle , aun ¡uc fupiefe perder fu 
Reino. Mando poner Eipias en los Ca- 
minos , i Guarda-. , para que matafen a 
quantos pafafen. 

CAT. IX. ^te el Adelantado 

T). Bartolomé Colon prendió á los 

Retes Mayobanex , i Guarinoex; 

i el Almirante partió de Cajii- 

lla,para hacer nuevos '\Def- 

cubrimientos. 



1498. 










Olvió el Adelantado 
á embiar dos Men- 
fagcros á Mayoba- 
nex , el vno de dos 
Cautivos , que havia 
tomado en la Guer- 
ra , iu Valallo , i el 
otro fu conocido de 
los de la Vega , Subdito de Guarinoex, 
i fue algo tras ellos , con diez Peones, 
i quatro Caballos , i prefto los hallo 
muertos , de que recibió gran pena , i 
determino de dclbuir a Mayobanex , i 
le iba á bufcar para pelear con el ; i en 
llegando, todos los Indios defampararon 
a fu Rei , no queriendo probar la fuerza 
de las Ballcftas , Langas , i Efpadas. 
Qiiando fe vio folo Mayobanex , con 
fus Amigos , Parientes , i Allegados, 
acordó de acogerle también a la Mon- 
taña. Y indignados los Ciguayos con 
Guarinoex , porque era caufa de fu per- 
dición, acordaron de entregarle j pero 
finticndolo, fe efcapo á las Sierras, adon- 
de timpoco los Caltellanos citaban á fu 
placer , porque eltrcmamente padecian 
de hambre, i fed , en tres Mefes , que ha- 
via que andaban en ella Guerra -, por lo 
cjual importunaban al Adelantado , que 
les diefe licencia para bolverfe á la Ve- 
ga , pues los Indios citaban desbarata- 
dos, Dióles licencia , i quedófe con 
treinta Hombres , con los qiiales anda- 
ba bufcando á los dos Señores , de Pue- 
blo en Pueblo , i de Monte en Monte. 
Topo , acafü , con dos Indios , que iban 
á bufcar comida pai"a Mayobanex , i 
aunque guardaban maravillofamcntc el 
fccreto , que les mandaba fu Señor, 
con grandes tormentos confel'aron adon- 
de citaba : i doce Callcllanos 'ic ofre- 
cieron de ir por él. Defnudaronfe,i vn- 
taronfc los cuerpos con cierta Tinta 
negra, i parte de colorado, que es vna 
fruta de Arboles , que fe llama Bixa, 

lo 



Qii^iereí 
loscigua 
yos entre 
garáGii; 
rínoex > . 
fabíendo 
I o, fe huí( 



íidi 



\\k 



Dos In 
dios con 
fieíá adó 
de cft. 
Mayoba 
nex. 



149^- 



M.iyob.i- 
iiex ts 
píelo de 
los Caf- 
tellaiios. 



Liberali- 
dad iio- 
tadle de 
D.B.irto- 
lomé Co- 
lon. 



Prifion 
de Giia- 
r.'noex. 



Decada I. 
lo qual vfan hacer los Indios , quando 
iinduii en la Guerra , ó por el Campo, 
por dcfenderíc del Sol , con la corteja 
que hace. Tomaron fus Guias , i llega- 
ron adonde Mayobanex citaba con fu 
Muger , Hijos , i poca Familia , bien 
defcuidado. Hccharon mano a las Efpa- 
das , qiie llevaban cmbuekas en las ho- 
jas de Palmas , que llamaban Yaguas , i 
le prendieron , i con fu Muger , c Hi- 
jos los llevaron á D. Bartolomé , con 
los qualcs fe fue a la Concepción. An- 
daba con Mav'obancx vna fu Primahcr- 
mana , mui hcrmola , que la havia da- 
do por Muger a otro Señor de cierta 
parte de la Provincia de los Ciguayos, 
que fue prefa con Mayobanex : i como 
fu Marido lo fupo , que también anda- 
ba huido por los Montes , tuvo de ello 
tanto fentimicnto , que fue fuplicando 
con muchas lagrimas a D. Bartolomé, 
que le diefe fu muger: lo qual hi^-o con 
mucha liberalidad. Quedó el Indio de 
ello tan obligado , que llevo quatro, ó 
cinco mil Hombres con Coas , que fon 
palos tollados , que viaban por Ágadas, 
para que le mandafe , adonde qucria que 
le hicicfc vna labranca de Pan. Señalo- 
teles el lugar, i hicieronla tal, que val- 
dría entonces treinta mil Ducados. Pa- 
reció a todos los Ciguaycs , que pues 
el Adelantado havia dado libertad á aque- 
lla Señora , que en la Tierra era mui 
nombrada , también la alcanzarían para 
fu Rci. Fueron muchos , con Prefentes 
de Utias, i Peleado, que era lo que en 
fu Tierra tenian , á pedirfele , ofrecien- 
do , que ficmpre feria obediente. A los 
Hijos , i Criados dio libertad , i á la 
Reina , pero no quilo foltar al Rei. Y 
como Guarinocx padecía hambre en el 
Lugar adonde ellaba efcondido , falíen- 
do a bufcar de comer , fue vifto de los 
Ciguayos, los qualcs , iendo a viiitar a 
Mayobanex , lo dixeron a D. Bartolo- 
mé , que embió luego á prenderle , i 
le llevaron á la Concepción. 

Pero Alonfo Niño , que falió de 
la Efpañola , con los tres Navios carga- 
dos de Efclavos , llego á Cádiz á 29. 
de Oélubre , i efcrivió a la Corte , que 
traía mucho Oro : i dando crédito n ef- 
to, como eftaban librados los feís quen- 
tos, para el dcfpacho del Almirante, gaf- 
taronfc en otra cofa , i líbraronfelos en 
aquel Oro , que Pero Alonfo Niño de- 
cía que traía : i en efta creencia fe ef- 
tuvo hafta fin de Diciembre , que llegó 
á la Corte con las Cartas , que fe def- 
engañaron , que por los Efclavos havia 



L IBRO III. 77 

querido entender el Oro : i pesó mucho 
á los Reíes , que con aquella liviandad 
huviefe detenido el Dcfpacho del Almi- 
rante ; i la reputación de las cofas de 
las Indias caió mucho , porque los que 
las desfavorecían, lo tomaron por oca- 
fion para porfiar , en que era burla 
quanto fe decía , i que los Reits galla- 
rían ficmpre fin provecho : i aun mur- 
muraban de haver embíado los Efclavos, 
ni tampoco al mifmo Almirante le pa- 
reció bien, á cuia inllancía, i con har^ 
to trabajo iuio , fe libraron dos quentos 
i ochocientos mil Maravedís, con que fe 
dcfpacharon los dos Navios , que llevo 
el Capitán Pero Fernandez Coronel : i 
por lo demás anduvo mucho tiempo ha- 
ciendo diligencia , hafta que fe pasó to- 
do el Año de s>6. Y entre tanto que fe 
proveía , los Reíes Catohcos , con la 
buena voluntad que tenian al Almiran- 
te , eftimandole por Perlona tan precla- 
ra , como era , le confirmaron las Mer- 
cedes , que le tenían hechas, en Santa 
Fe, en la Ciudad de Granada , en Bar- 
celona, i en Burgos : i de nuevo le con- 
cedieron cinquenta Leguas de Tierra en 
la Isla Efpañola , de Lefte al Oelle , i 
de veinte i cinco de Norte á Sur , con 
acrecentamiento de Titulo de Duque , ó 
JVlarqués. El Almirante iuplico á los 
Reíes , que no le mandafen aceptar la 
Merced de las cinquenta Leguas , por 
evitar pendencias con los Oficíales Rea- 
les , pues fabia , que le havian de le- 
vantar , que las poblaba mejor , que la 
Tierra de fus Altccas, i que fe conten- 
taba con la Merced que le ellaba hecha 
del diezmo , i oélavo del mueble de 
todas las Indias. 

Hicicronle afimifmo Merced , aten- 
tos los trabajos , que havia padecido en 
los Defcubrimientos de Cuba , i Jamay- 
ca , i que de ello no le havia rcfultádo 
ningún provecho , que no págale cofa 
alguna déla oétava parte, en que ellaba 
obligado á contribuir en los gallos , que 
fus Altecas havian hecho haíla alli, 
aunque gocafe la oélava parte de los 
provechos , fino que baílale lo que ha- 
via pueílo en el primer viage , quando 
fue á defcubrir. Mandáronle dar traf- 
lado de los Privilegios, que tenia el Al- 
mirante de CailíUa, para que en fu Dif- 
trito gocafe de las mifmas Honras , i 
Derechos > i porque el Almirante fe 
agravió de que fe huviefe dado licencia 
general, para defcubrir en las Indias , i 
fus Altecas no querían perjudicarle , con- 
firmando de nuevo fus Privilegios , re- 

YO- 



Procuran 
muchos 
dcfrcpii- 
tarcl ne- 
gocio de 
laslndias. 



Año 



Merce- 
des , que 
hacen los 
Rcies al 
Almiran- 
te. 



Merced 
del Rei 
al Almi- 
rante. 



78 Historia DÉLAS I 

vocaron la dicha licencia , en quanto 
Cumenim Ic fucfe perjudicial. Dixeronlc , que 
</.'j fin:, niiciitrns la blaaJura no pcrjuciicare la 
quibusoi/t i-cputacion filia , i de la julHcia , pro- 
7zvü,,;«- ^^^..^^■^ ¿^ ¡roveniar con ella , piles no 
;„ navia maior bien , que tener los que 
hofle<for- mandaban , el amor de ios Hombres, 
titudo, & porque con él citaban los Soldados en- 
c^owi con- trc s¡, en piZj i eran los que convenia 
cordíi. p¡,j-;i con los EncnliíTos. Y eftando na- 
^ ""^' r.i dcfpacharfe el Almirante, luccdio la 
muerte del Rci D. Juan II. de Portu- 
j-i "?i^^ íí-^1 1 i entro en el Reino D. Manuel, 
DoiiliKín ^i-'<-r<-ic de Bcja , que caso Con Uona 
Il.dePor- Ita'bel, Princchi de ellos Reinos, i tani- 
iii¿al. bicii la muerte del Principe Don Juan, 
Heredero de ella Corona , que causo 
gr.indifima tribuliicion , i angultia : y^x 
lo qual , grandes , i pequeños fe vi ¡tic- 
ron de Xerga blanca , que tuc la \lti- 
ma vez, que fe vso eíla m;u'iera de Lu- 
to en CalHUa. Ellas colas impidieron 
fu defpacho : i alimifmo el haver qui- 
tado el cuidado de la provifion de las co- 
JuanRo- f¿5 Je las Indias, al Dean Juan Rodríguez 
d;i3iisz jg Fonfeca , que era ia Obifpo de Ba- 
^, .r daioz ; 1 porque le dio a Antonio de 
po dt-Ba- 1 orres , 1 pidio muchas condiciones, 
daioz. - qi'e a los Reies parecieron poco razo- 
nables , le bolvicron al Obifpo de Bada- 
joz , el qual , o por el poco güilo que 
tenia de las cofas de las Indias , 6 por- 
que no quería bien al Almirante , le 
dio mucho trabajo , i peladumbre en 
fu defpacho. 
- . , Salió , pues , el Almirante Mier- 

Almirau- '-'o^c^ á 30. de Alaio , de la Barra de 
te de S.m San Lucar , con fcis Navios , con in- 
L'.ic.ir^u tención de defcubrir Tierra nueva : i 
iM hacer porque vna Armada Portuguefa fe en- 
wiicvo ^ tendió , que le aguardaba al Cabo de 
'•' ''" ''■ San Vicente , hurtándola el cuerpo (co- 
mo dicen) fe encamino á la Isla de la 
Madera : tocó en la de Puerto Santo a 
fíete de Junio , i la halló alborotada, 
penfando que lus Navios eran France- 
íes. Üió Miia , hico Agua , i Leña , i 
luego fe partió para la Madera, que ci- 
ta quince Leguas , adonde con mucho 
regi)CÍjo fue recibido , porque le cono- 
cían. Martes a 19. llegó a la Gomera, 
adonde halló vna Nave Franccfa , i dos 
Navios , que havia tomado de Callclla- 
nos. Cobró el vno , i cmbíó tras el 
Francés : i como fcis Caftcllanos , que 
iban en el otro , vieron el focorro , me- 
tieron por fuerza los I''rancei'cs que los 
guardaban , debajo de cubierta , i fue- 
ronfe con el Navio al Almirante. Def- 
de la isla de la Gomera determina de 



miento. 



N D I A-S O C C I D E N T A L E S. I 4 

embiar los tres Navios con Baftimentos, 
el vi:ige derecho de la Isla Efpañola, 
confiderando la ncccíidad , qne de ellos 
debía de haver Hico C'apítan del va 
Navio á Alonfo Sánchez de Carvajal, 
de Baeca , Caballero honrado : i de el 
fegundo , a Pedro de Arana , Natural 
de Cordova , Hombre cuerdo , Primo 
del Capitán Arana , que quedó por Al- 
caide de la Fortaleca de Navidad , en 
el primer Defcubrimiento : i del terce- 
ro^ á Juan A_ntonio Colón , Deudo fu- 
io , muí capaz , i prudente. Dioles fus 
Inüruccioncs , i mandó , que govcrna- 
fe , i fuefe General , vna Semana cada, 
vno , quanto a la Navegación , i po- 
ner Farol : i que fuefen al Huelle, quar- 
ta del Suduclte , ochocientas i cinquen- 
ta Leguas, i que er.tonces ferian con ia 
Isla Dominica : i que de allí navcgafen 
Huefnorucftc , á tomar la Isla de San 
Juan , i que hielen por líl parte del Sur 
de ella , porque aquel era el camino 
derecho p.ira ir á H Ifabela Nueva , que 
es Santo Domingo. 

Proveído el Almirante de lo que 
havia mcneíter , fe hico a la \''cla a i i. 
de Junio , la vía de la Isla del Hierro, 
qne difta de la Gomera como quince 
Legua-i, i es de las líete de las Canarias, 
acia el Poniente , la poltrera. Llevaba 
intención , en nombre de la Santifíma 
Trinidad , como fiempre acoilumbraba 
de decir , de navegar al Sur de ellas, 
halla llegar debajo de la Linea Equino- 
cial , i k'guir el camino dül Poniente, 
halla que la Isla Efpañola le quédale al 
Noruclle , para ver fi havia Islas ,, o 
Tierras-firmes : i dixo , que creia , que 
aquel camino jamás le havia hecho na- 
die , i que aquel Mar era mui incógni- 
to. Pafada la Isla del Ferro , defpidio 
los tres Navios , i con vna Nao , i dos 
Caravelas , tomó la derrota de las 
Islas de Cabo Verde , que decia , que 
tenían fallo nombre , porque nur.ca las 
h.illó fíno lecas , i eíleriles. Miércoles 
H Z7. de Junio , vio la primera Isla de 



93. 



El A!:tií- 
rate, dcN 
de Caiiii- 
ria em'.)ia 
tres Na- 
vios a la 
Eipañola 



n Almí. 
raí; te to- 
ma fu ca- 
:nino a 
CaboVeí 
de. 



El Almíh 
r;í:e<.jii¡f- 
le nave- 
gar haf- 
ta i^-oiier- 
fe dába- 
lo de la 
Eqiiino- 
cíjI. 



laÜal 



, que es pequeña : paso a la de 



El Alml- 
r.intelic-| 
í;.i á las I 
islas de! 
CaboV'tr i 
de. ¡ 



Buenavitla , ellcrilifsima. Surgió cabí 
vna pequeña , adf)nde fe iban á curar 
todos los Icprofos de Portugal , comien- 
do la carne de Tortugas , i labandofe 
muchas veces con la fangrc, porque en 
los Metes de Junio, Julio , i Agollo acu- 
den alli much.is de acia la Tierra-lirme, 
que es Etiopia , á defoviu- en el arena, 
i efcarvando en ella , defovan mas de 
quinientos huevos cada vna , tan gran- 
des coin6 de Gallina, con vn ollcjo tier- 
no. 



de (c vÍ!i 
a ciirat : 

Io3!.-pro-' 
los. 



I49S. 



Cinn 
multipi;- 
caríó de 
Cabras. 



Decada I. 

no , que cubre la lema , fin ciücara du- 
ra , 1 los cubren con el arena , i el Sol 
los empolla , 1 íonna los Tortuguitos, 
los quuies luego ie v an á la Mar : 1 buf- 
cando de Nocne, por el ralbo las Tor- 
tugas, con lumbre, las huiian durmien- 
do , 1 las traltornan la barriga arriba, 
porque no le pueden boiver. 

Los l'anos , que vivían en aquella 
Isla , eran leis , 6 üete Vecinos , cuio 
exercicio era matar Cabrones , 1 Talar 
los cueros, para embiar á Portugal : i 
acontecía matar tantos , en vn Año, que 
los cueros vahan dos mil Ducados : i 
havian multiplicado aquellos Animales 
en tanta cantidad , de lolas ocho cabe- 
ras : i acontecía eiUr aquellos Hom- 
bres quatro , i cinco Meies lin beber 



Libro ííf. 



19 



El Reí 
Donjuán 
dcPortu- 

■gal afir- 
;in.iba . q 
avi.iTier- 
I ra- firme 
'' al Sur. 



Qué cofa 
cracl Me 
^t.i' Gua- 



CAT. X. "Del mucho trdajo, que 
jl^adec'tb el Almirante , eti efte terce- 
ro Viagc : i que defcubrio efia ve& 
la Isla de la Trinidad , i la 
Tierra-firme. 

RosiGuiENDO poreí* 
te fu camino de Su- 
dueíte , halló lerva 
de la que le topaba 
camino derecho de 
la Eipañola: i en ha- 
viendo andado cien- 
to i veinte Leguas, 
en anocheciendo , tomó el altura , 1 ha- 




Vino , ni comer Pan , ni otra cola, lio , que la Ellrella del Norte citaba en 
fino aquella carne Cabruna , Peleado, ' " ' ' ■ - ■• 

b las '1 ortugas. Partió el Almirante de 
allí , á treinta de J unio , para la Isla de 
Santiago : 1 Domingo llego á ella, por- 
que diita veaite i ocho Leguas, i es la 
principal. Qi.uib tomar Ganado Vacu- 
no , para llevar a la Erpañola , porque 
los Kcies le lo havian mandado , i lo 
huvo de dexar : porque íiendo el Aire 
de aquella Isla mui eníermo , la Gente 
comcii^-aba á adolecer. Y determinado 
tambicn de navegar al Sur , por en- 
tender fi le engañaba el Rei D. Juan 
de Portugal , que afirmaba , que al 



Sur havia Tierra-firme , Miércoles a 
quatro de Julio , mandó governar la 
vía de el Sudueíle , no haviendo vif- 
to , defpucs que llegó á las Islas de 
Cabo Verde , el Sol , ni las Ellrellas, 
fino los Cielos cubiertos de efpcfifima 
nieblina. Dixo también , que por aquel 
camino peníaba experimentar lo que 
decían los Indios de la Efpañola , que 
havian ido á ella, de la parte del Sur, 
i de Sudueíle, Gente negra , que traía 
los hierros délas Azagayas, de vn Me- 
tal , que llamaban Guanin , del qual 
havia embíado á los Reies , hecho el 
enfaie adonde fe halló , que de trein- 
ta i dos partes , las diez i ocho 
eran de Oro , i las feis de 
Plata , i las ocho 
de Cobre. 

)§( 



* * * * 

* * * * * * 

* * * 

* * * * 

* * 

* * 



cinco Grados : i Viernes trece de Julio, 
entró en tanto calor , que temió , que 
fe le encenderán los Navios, i perecie- 
ra la Gente : i fue tan de golpe celar 
el viento, i fobrcvenir el calor deforde- 
nado , que no havia nadie , que ofafe 
entrar dcbaxo cubierta , para remediar 
las vafijas del Agua , i del Vino , que 
fe rebcntaban , rompiéndole los arcos 
de las Pipas. El Trigo ardía como el 
fuego : los Tocinos, i Carne falada, fe 
alaban, i pudrian. Duró efte fuego ocho 
Días ; ei primero fue claro , con Sol, 
que los alababa : los fiete figuientcs llo- 
vió , i hico nublado , i con todo efo 
no hallaban remedio , porque fe ardían. 
Sábado á catorce de Julio , eftando las 
Guardas, en el bra^o izquierdo, tenia 
el Norte, en fiete Grados , í fe vieron 
Grajos negros , i blancos, que fon Aves, 
que no fe alexan mucho de Tierra. A 
quince enfermó el Almirante de la Go- 
ta , por el trabajo de no dormir , aun- 
que no por efo dexaba de velar. Pare- 
cieron elle Día vnos Peces , que llama- 
ban Botos , poco menores que Terneras, 
con la cabeca muí Roma. Jueves áip, 
ardió tanto el Aire , que penfaron que»- 
marfe con las Naos , pero luego les fu- 
cedió buen tiempo , con que fe defvía- 
ron de aquel fuego , í navegaron diez 
i fiete Dias á Poniente , con propofito 
de tornar al Sur , poniendofe en tal re- 
gión , que les quedafe la Efpañola al 
Norte , adonde penlaba , que havia de 
hallar Tierra , antes , ó defpucs del di- 
cho parage , i afi entendía de remediar 
los Navios , que iban abiertos del calor 
pafado , í los Baltímentos , que cftima- 
ba en mucho , para llevarlos a la Efpa- 
ñola , aunque iá iban maltratados. 

Do- 



Fl Aimi- 

rante en- 
tra en ta- 
to (alor> 
<Jiie teme, 
que fe le 
encienda 
los Na- 
vios. 



El Alml- 
rate ado- 
lece , por 
el traba- 
jo de el 



El Alml- 
iáte,aun- 
«jne i'ade 
ció mii- 
íhos tras' 
bajos, fle- 
te r mina 
de tornat 
al Sur. 



El Alml- 
ráte mu- 
da (JcilO- 

ta , ¡ def- 

cubren 

Tierra, 



Dcfcubré 
la I sin de 
la Trini- 
dad con 
las tres 
Monta- 
ñas. 



'80 Historia de las T 

Domingo 22. de Julio , le vieron 
pafav innumerables Pájaros del Hutlu- 
ducllc , acia el Nordcílc , i lo miüno 
el l-unes llguiente : i los Dias dcfpues 
fue á la Nao Capitana vn Alcatraz , i 
por eftas feñales efpcraba el Almirante 
ver Tierra mui prcllo : i como eran iá 
los 31. de Julio , i no la vio , i le fal- 
taba el Agua, determino de mudar der- 
rota , i caminó al Huelle , acoftandoíe 
á la mano derecha , para tomar la Do- 
minica , 6 alguna de las Islas de los 
Caníbales , que oi llaman de los Cari- 
bes , i mandó governar al Norte , quar- 
ta del Nordcfte , i navegó halla Me- 
diodía. Un Marinero , Crrado del Almi- 
rante , llamado Alonío Pérez , Natural 
de Hucha , lubió a la Gavia, i vio Tier- 
ra al Suerte , harta diítancia de quince 
•Leguas , i eran tres Montañas. Canta- 
i"on luego la Salve , con otras cofas de- 
votas , en alabanza de Nuertra Seño- 
ra. Vifta , pues , la Tierra , dexaado el 
camino de las Islas de los Caribes , que 
queria llevar , para proveerfe de Agua, 
de que llevaban cllrema ncccfidad , man- 
dó dar la buelta acia vn Cabo , que pa- 
recía ertár al Poniente , que llamó de 
la Galera , por vna Peña grande , que 
tenia , que dcfde lexos parcela Galera, 
que iba 4 la Vela. Llegados á Tierra, 
vieron buen Puerto , lino que por no 
fer hondo , no pudieron entrar. Nave- 
gó á la Punta que ha\'ia vilto , que era 
al Sur, Hete Leguas : no halló Puerto , i 
vio , que las Arboledas de toda la Cof- 
ta llegaban á la Mar. Dcfcubrieron Gen- 
te en vna Canoa dcfde lexos , pero hu- 
ieronfe , i reconocieron , que ella Tier- 
ra era Isla : llamóla la Trinidad , por- 
que havia ofrecido de decir alí la pri- 
mera que defcubriefe. Veíafe la Tierra, 
alta, hermofa, i mui labrada. El Miér- 
coles primero de Agollo , fue el Almi- 
rante corriendo la Colla acia el Ponien- 
te cinco Leguas , i llegó á vna Punta, 
adonde furgio con los tres Navios , i to- 
mó Agua de Fuentes, i de Arroios, con 
gran confuelo de la Gente. Hallaron 
raltro de Gente , é inllrumentos de pef- 
car , i huella de Cabras , pero no eran 
fino de \'cnados , que en aquella Isla 
hai muchos. Y defcubriendoíe muchas 
Poblaciones en efta Isla , vieron otra 
al Sur , cuio luengo parecía mas de 
veinte Leguas , i llamóla la Isla Santa. 
Del Cabo de la Galera , á la Punta 
adonde fe tomó el Agua , que llamó Pun- 
ta ue la Plaia , aunque era buena Tier- 
ra , uo fe halló Puerto ; i tiavia tnU' 



NDiAS Occidentales. 

chas Aguas, i Arboledas efpcí:;s, de mu- 
cha hcrmolura, i ticmpre iba parecien- 
do maior el luengo de la isla Santa ; i 
bufcundo Puerto, Jueves a dos de Agof- 
to llego al Cabo de la Isla Trinidad, 
que dixo Punta del Arenal , que ertu al 
Poniente , i ia era entrado en el Golfo, 
que llamo de la Vallena, fin faber, que 
crtaba cerca de Ticrra-íirmc. 

Hallo, que tenia la Isla de la Tri- 
nidad , dcfde el Cabo de la Galera, harta 
k Punta del Arenal, ^f Leguas, aunque 
hai mas de 4^ ; pero como el Almiran- 
te la iba baxando á pedamos , no pudo 
acertar puntualmente. En crta Punta de 
el Arenal mandó falir la Gente a Tierra, 
para que fe recréale , porque venia can- 
tada , i fatigada. Havia llegado alli vn 
Cacique de ella Isla , i viendo al Almi- 
te con vna Gorra de Terciopelo caimc- 
si , le hi^o muclio acatamiento,! fe qui- 
to vna Diadema de Oro, i la pufo al Al- 
mirante, i con la otra mano le quito la 
Gorra , i fe la pufo a Si , quedando mui 
contento. Elle Dia fue a los Navios vna 
gran Canoa , de acia Oriente , con vein- 
te i cinco Hombres , i á tiro de Mof- 
qucte dexaron de remar, i á voces dixe- 
ron muchas palabras : creía el Almiran- 
te, que preguntaban qué Gente era, co- 
mo lo fuclcn hacer las Gentes de las 
Indias? Rel'pondioles mollrandoics cier- 
tas \' acinetas de Latón , i otras cofas 
de luitre , para que fe acercafeii á la 
Nao : pero como fe acercaban poco, 
mandó el Almirante tocar vn Tambori- 
no , i Flauta , i que bailafen los Man- 
cebos de la Nao , para alegrarlos , pe- 
ro no lo entendieron afi : antes, creien- 
do que era feñal de Guerra , dexan- 
do los Remos , embragaron Rodelas , i 
tomaron Arcos , i túaron muchas Fle- 
chas. Mando el Almirante cefar la fieí^ 
ta , i facar algunas Balkrtas : no qiüió 
que fe tirafcn mas de dos , pero luego, 
dexando las Armas , fe fueron a poner 
debaxo de la Popa de otra Caiavela, 
cuio Piloto fe dcfcolgó luego fobrc la 
Canoa , i los regaló , i dio a vno, que 
parecía Hombre Principal , vn Bonete 
colorado : dixcronle, que fucfe á Tier- 
ra , i le darían de lo que tenían : i ien- 
do en fu Barca a pedir licencia al Almi- 
rante , como torció el camino , los In- 
dios fe fueron. Eran todos Mancebos, 
i iba¿) bien ataviados , de buenos gellos, 
mas blancos que los Indios de las Islas. 
Los cabellos llevaban largos , i llanos, 
cortados al vfo de (-artilla. Traían la ca- 
bccaütada con vn panudo de Algodón, 

te- 



149S. 



llega el 
Almiran- 
te á Ja 
Tiinídad 



El Almi- 
rante. mu 
no labe, 
que fch.i 
Ha cu I.» 
Tierra- 
firme, 



liO^. 



I Aimiraii- 

, te , I los 

fuíos tc- 

' iiianfiío, 

• auiiijiif 

eran C.i- 

uiciilarcs 



Decada I. 

tcxido de labores , i colores , i otro cc- 
liiJo , con que fe cubrían , en lugar de 
Pañetes. Admirofe el Almirante , de 
Cida ma qu3 hallandofc alli tan cerca de la Equi- 
ñana el nocial , cada mañana tenia frió, aunque 
eran Dias Caniculares ; i porque le pa- 
reció , que las Aguas corlan al Ponien- 
te , mas que el Rio de Sevilla , i que 
crecia , i menguaba el Agua de la Mar 
fcfcnta i cinco pafoSji mas, que en San 
JLucar de Barramcda , i que aquella cor- 
riente iba tan recia por entre la Isla de 
la Trinidad , i la Santa , que eftán apar- 
radas dos Leguas, que dcfpues llamo de 
Gracia , aun no iabiendo que era Tier- 
ra-firme, que parecía vn furioio Rio. 

Hallaron Frutas de la Isla Eipaño- 
la , i ios Arboles , i las Tierras , i la 
templanza del Cielo. Hallaron Oftias 
^r- '^'^T' '^^'^'' grandes , Pefcado infinito , Papa- 
pla^i de „.jy^5 como Pollas , Acrdes claros , i aun 
les liare- blanquecinos , con amarillo , i color.ado. 
cialaraír Hallaron otros, todos colorados, con al- 
nu (juc gunas plumas en las alas, toda-s acules , i 
déla El^ algunas negras ; pero no hablan , ni 
pañoia. tienen mas de la vifta. Ei1:ando , pues, 
el Almirante en elta Punta del Arenal, 
que es fin de la Isla de la Trinidad, 
vio acia el Norte , quarta del Nordef- 
te , diibmcia de quince Leguas , vn Ca- 
bo de aquella , que llamaba , hafta en- 
tonces , Isla Santa , que fue lo que le 
llamo Paria j i creicndo que era otra 
Isla diftinta y la pufo Nombre de Gra- 
Dercubre ^.j^^ como fe ha dicho, i le pareció al- 
[ p\^'-'^^ tifima Tierra ; i es afi , que' van por alli 
grandifimas Cordilleras , de mui altas 
Sierras. Determino de ver efta Isla de 
Gracia : i porque como aquella angof- 
tura , por donde entró en el Golfo de la 
Vallena , no era mas de dos Leguas, 
vino de iicia la Punta del Arenal tan 
gran corriente , de la parte del Sur , de 
el Rió Yuyapari , que quedaba al Sur 
(que aun el Almirante no havia cono- 
cido ) i con tan grande elbuenoo , i 
ruido , que á todos cfpantó , i no pen- 
faron cfcapar j i refilliendo el Agua de 
la Mar , que venia por el contrario, fe 
aleó , haciendo vna loma mui grande, 
Peligro i alta , que levantó la Nao , i fe la pu- 
;raiide, [q encima : cofi, que jamas el Almiran- 
'.\^"^J'^ te havia vifto , ni oido ; i al otro Navio 

'? "^ ' aleó las Ancoras , que aun no debía de 
nirante, 3 • i i m ^ i a/t 

'orla fu- tener aleadas, i hecholo mas a la Mar, 

la de el i el Almirante , con las Velas , anduvo 
^gua. hafta que falló de la loma , i le facóDios 
en falvo ; i por efte gran peligro , pu- 
fo á aquel Lugar, la Boca del Drago. 
Llegado á la Tierra-firme , cjue aua 



Libro lí I. 8i 

peniaba que era Isla , vio cabe aquel 
Cabo dos Lletas , enmcdio de otra Bo- 
ca , que hacen aquel Cabo , que llamó 
Boto , por fer gruefo , i romo , i otro 
Cabo de la Isla Trinidad , que dixo de 
Lapa , i hai del vno al otro , cinco Le- 
guas , i cftan enmedio dos Islctasj á la 
vna nombró el Caracol ; i a la otra el 
Delfín : por la qual eftrechura , i el ím- 
petu del gran Río Yuyapari , i las olas 
de la Mar, hacen la entrada , i falida de 
elle Golfo muí peligrofa j i porque el 
Almirante lo experimentó, Uam.ó aque- 
lla angoílura, la Boca del Drago, como 
oí Día fe Uania. Efte Rio , que entra en 
eíte Golfo de la Vallena , viene de mas 
de quatrocientas Leguas ) í como es gran- 
difima hi furia , i cantidad de Agua, que 
tr.i.e , cfpecialmente en los Mefcs de Ju- 
lio , i de Agoilo , qué era quando por 
alli andaba el Almirante , que es tiempo 
de muchas Aguas, como en Caitilla por 
Octubre, i Noviembre, i aquel Golfo 
cfta cerrado , por vna parte de la Tierra- 
firme, i por la otra de la Isla de la Tri- 
nidad , i es mui eftrccbo para tan impc- 
tuofo poder de Aguas contrarias ; hai, 
quando fe juntan, terrible pelea. 

CJ-P.: XI. ^te el Alnúrante 
contimia fu 'DefcubrmicUo , i ha- 
llo el Golfo de las Terlas, 
i la Isla de la Mar- ■ 
garita. 

S t A NDo el Almi- 
rante en la Punta de 
Cabo de Lapa , yió 
vna Isla de Tierra 
altifima , al Nordcf- 
te , en dift.mcia de 
veinte i feís Leguas, 
llamóla , Bclaforma, 
porque parecía bienj i como aun no la- 
bia que eftaba cerca de Tierra-íirme, co- 
mo hacían muchas entradas , i filidas a 
la Mar , parecíanle Islas. Navego Do- 
mingo cinco de Agofto , defde la Pun- 
ta de Lapa , cinco Leguas , i vio mui 
buenos Puertos , cafi juntos vno de 
otro. Embió a Tierra las Barcas : ha- 
llaron Pefcado , i Fuego , raftros de 
Gente , i vna Cafa grande dcfcubícrta. 
Anduvo ocho Leguas , hallando fietñ- 
pre buenos Puertos , i muchas labran- 
gas en Tierra , con muchos Rios. 
Hallaron L'bas , de buen fabor , Mi- 
íaboknos , Mancanas , i vnas como 
' L N.-* 



Yuya pa- 
rí. Rio. 



Porque 
dixo la 
Loca del 
Dr.igo? 

El Golfo 
de la V.-i- 
llena. 




El Almi- 
rante vi 
defciibriá 
do iaCoí- 
ta,nocre- 
íédo aun 
que es 
Tierra-; 
firme. 



il: 



Toman 
(juatro 
Indios, c» 
iban en 
viu Ca- 
noa. 



8x Historia DÉLAS 1 

Naranjas, que lo de dentro es como Hi- 
gos. V'ieron muchos Gucos piiuics. Lu- 
nes á Icis , navego cinco Leguas : Uc- 
gcífe vna Canoa con cinco Hombres , a 
la Caravela , que ertaba mas cerca de 
Tierra , i el Piloto Hamo á los indios, 
dando á entender , que queria u- con 
ellos a Tierra; i en llegando, i entran- 
do, anego la Canoa, i nadando , los to- 
mo, i llevó al Almirante : eran de la co- 
lor de los otros de las Indias. Traían al- 
gunos los cabellos mui largos , i otros 
cortos , al vio de Cartilla , i ninguno 
trerquilado como en la Efpañola , i en 
las otras islas. Son de buena eitatura: 
traían el miembro genital atado , i cu- 
bierto, i las Mugercs toJas andaban dcf- 
nudas. Dio el Almirante a aquellos In- 
dios , Cafciveles , Cuentas , i Acucar, 



i embiblos a Tierra 



fe deicu- 



Aciiden 
muchos 
Indios a 

los Na-- 

VÍ03. 



, porque 

bria infinita Gente ; i en iabiendo el 
buen tratamiento , que havian recibido, 
ü todos tuvieran Canoas , todos fueran 
a los Navios. Tratábalos bien el Al- 
mirante , dábales colillas : pregunta- 



bales , i ellos refpondian ; pero no fe 
entendían. Traxeronle Pan, i Agua , i 
vnBrebage, como Vino verde. Traían 
Rodelas , Arcos , i Flechas , con icr- 
va : antes de entrar , olian las Barcas , 1 
defpues olian a los Hombres. Mierco- 
acudieron infinitos Indios 



les á fíete , 
pacíficos 



llevaban Pan , Maiz , 



"No hace 
calo los 
Iiidins, fi- 
no de los 
Cafcave- 
ks. 



Toma el 
Almiran- 
te Icislii- 
dio5. 



1 co- 
las de comer , i Cantaros de Brebage, 
de ello blanco , como Leche , de labor 
de Vino > i de ello verde, hecho de Fru- 
tas , i de Maíz. Por las Cuentas , que 
les daba el Alrnii-añte , no le les daba 
nada. Con los Cafcavclcs fe liolgaban 
iobre manera. Al Latoii ellimaban en 
mucho , i no dexaban cabo de Agujetai 
i lo mifmo era en la Efpañola. Llamá- 
banlo TurcvjCafi venido del Ciclo , por- 
que al Cielo dicen Turey , i hallaban 
cierto olor en ello, que les agradaba mu- 
cho , i quanto les daban , todo lo olian. 
Llevaron muchos Papagayos, de tres ma- 
neras, Pañicuelos de Algodón mui labra- 
dos, tcxidos á colores. 

Dcfeaba el Almirante tomar me- 
dia docena de Indios , para llevar con- 
figo, i no pudo , porque antes de ano- 
checer fe fueron de los Navios j i otro 
Dia de mañana fue vna Canoa a la Ca- 
pitana, conduce Hombres, tomci feis, 
i los otros embió á Tierra. Camino acia 
la Punta del Aguja , dcfde donde dcfcu- 
briü hermofifimas Tierras, i mui pobla- 
das } i en llegando a vn Lugar , que por 
fu hcrmofura dixo , los Jardines , adon- 



NDiAS Occidentales. 

de havia infinitas Calas , i Gentes , fur- 
gio i i acudieron muchos a los Na- 
vios , con fus P.iñií^uelos labrados en 
las caberas , i en las partes fecretas , co- 
mo Almaygarcs. Llevaban algunas ho- 
jas de Oro al pefcuego , i de los In- 
dios , que llevaba entendió , que havia 
mucho por alli , i moilraban como lo 
cogían. Y porque el Almirante confi- 
deraba , que ertaba nías de trecientas Le- 
guas de la Ffpañola , i fe le perdian los 
BalHmcntos , no fe detcnia mucho por 
aquella Tierra , que le parecía hermola, 
piblada de buenas Cafis, de Gente Po- 
lítica , i Guerrera. Llegado a la Punta 
del Aguja, vio al Sur otra, que le pa- 
reció Isla, que iba al Suerte Noruelle, 
mui grande , i Tierra mui alta. Llamó- 
la Sabeta ; i á la tarde vio otra , i eran 
pedamos de la Tierra-firme. Surgió en 
los Jardines , acudieron muchas Ca- 
noas , grandes , i pequeñas , con mucha 
Gente , con pedamos de Oro al cuello, 
de hechura de Herraduras ; i aunque 
parecía que lo tenían en mucho , todo lo 
dieran por Cafcaveles , i no los llevaba, 
porque fe le acabaron. Todavía huvo al- 
gún Oro , i era muí baxo ; i decían, 
que por allí havia Islas , adonde havia 
mucho de aquel Oro> pero que la Gen- 
te eran Caníbales , i que vieron a vn In- 
dio vn grano de Oró, tan grande como 
vna Mangana. Acudieron mas Canoas, 
i la Gente toda ile-.aba Oro , Collares, 
i Cuentas de infinitas maneras , atados 
los Pañicuelos en las cabecas , con los 
cabellos coitados , que les parecían 
bien. 

Era el Agua del Cielo mucha , i 
por erto no acudió tanta Gente. Fueron 
vnas Mugefes , que traían en los bra- 
cos frítales de Cuenteguelas , i entre 
ellas Aljófar , i finifimas Perlas , que 
abrieron el ojo á los Caftellanos : pre- 
gunto el Almirante , que adonde las ha- 
llaban ? moltraronle las Nácaras adonde 
nacían , i con bien claras feí.as le dixe- 
ron , que nacían acia el Poniente , de- 
tras de aquella Isla , que era el Cabo de 
Lapa , la Punta de Paría , i Tierra-fir- 
me , que todavía creía fer Isla. Embió 
las Barcas a Tierra , i hallaron la Gen- 
te tan tratable , que aunque los Mari- 
neros no iban con propofito de falír á 
Tierra, dos Perfonas Principales los hi- 
cieron falír, i llevaron con toda la Gen- 
te , que era mucha, á vna Cafa, adon- 
de les hicieren fieftá5,i dieron por co- 
lación Pan , i Frutas , de muchas ma- 
ñeras , i de beber aquel Brebage blanco, 

i otro 



1498. 



II 



Cominíi.-i 

el Alnii- 
r.intc U\ 
Defcubri 
miento. 

Llega á 
la Punta 
del Agu- 



':fa 

SIOÍ 



Acndie» 
ron mu-i 
chos In- 
dios corf 
Oro. 



Las Muj «te 
geres 
traían Al* 
jofar, i fi- 
nifimas 
Pínlas. 



Aquí ha- 
lla nGeir|¥i, 
te mili I . ''ílai 
tratable. ■** 



1498 



La Gente 
trata bié 
a lo^ Ma- 
rineros. 



El Almi- 
rante dtf 
cubre cl 
gran Rio 
Yiiyapa- 
lí. 



El Alnii- 
raiire fe 
biiclvc a 
Ii Ei'pa- 
ñola. 



D E C A D A I. 

i otro tinto, de buen fubor ; cllando en- 
tre tanto en la Cafa , los Hombres todos 
juLitos á vn cabo , : las Mugeres á otro. 
k-ccibida la colación en la Cala, de mano 
del mas viejo de aquellos dos Hom- 
bres Principales , el mas moco los llevó 
:i otra, i también les dio colación. Pare- 
ció , que el vno debia de fer cl Cacique, 
i cl otro fu Hijo. Y mui contentos los 
Marineros , i'c bolvieron á las Barcas: 
parecióles la Gente de mui buena efta- 
tura , mas blancos , que ningunos de las 
Indias , mejores cabellos , bien cortados, 
i de buena convcriacion , la Tierra her- 
mofa , i frefca , que maravillaba , para 
eltár tan cerca de la Linea Equinocial} 
i llamó á ella, que penfaba fer Isla, Pa- 
ria. Viernes, á diez , navegó á Ponien- 
te , i andaba buícando Boca, por donde 
faliele de entre aquellas , que pcni'aba icr 
Islas. Vio las Islas , que llamó \'iabeta, 
i Tramontana , que era Tierra-firme j i 
decían los Indios , que llevaba , que las 
Perlas fe pefcaban mas á Poniente. Fue 
navegando por aquel Golfo , i embió la 
Caravcla pequeña , para ver fi havia fa- 
lida al Norte , porque frontero de la 
Yfabeta , i de la Tierra-firme , parecía 
vna Isla muí alta, i hermofa. 

Bolvió la Caravcla , i dixo , que 
havia hallado vn Golfo grande , í en 
cl quatro grandes Aberturas , que pare- 
cían Golfos pequeños , í vn Río en ca- 
bo iie cada vno j al qual llamo el Gol- 
fo de Lis Perlas , aunque no hai ningu- 
na ene!. Creia el Almirante , que aque- 
llas quatro Abras , ó Aberturas , eran 
quatro Islas, que hacían aquel Golfo de 
quarenta Leg\.iás de Mar , todo dulccj 
pero los Marmcr-Gs afirmaban, que eran 
Bocas de Ríos; í «a afi , á lo menos en 
las dos , porque por la vna falía el gran 
1^0 Yuyapari , i por la otra el de Cau- 
rari > í aunque todo lo quinera el Almi- 
rante menudamente defcubrir , i fabcr 
las caufas , por las ragones referidas no 
fe pudo detener , i acordó de ir á la 
Efpañola , para embiar por Baftimcn- 
tos , i Gente á Caitilla , i defpachar ;i 
fu Hermano cl Adelantado á profeguir 
cfte Deicubrimíento : para lo qual , á 
once de Agollo, atravesó acia clLcftc, 
para ir a falir por entre la Punta de 
Paria, i Tierra-firme: llegó halla vn buen 
Puerto , que llamó Puerto de Gatos, 
que eftá junto á la Boca , adonde citan 
las dos Isletas del Caracol , i cl Del- 
fín , entre los Cabos de Lapa , í Boto. 
Surgió en él , Domingo a trece , para 
el Lunes figuicnte íalii' por aquella Bo- 



Libro I H. 83 

ca : halló otro Puerto , cerca de alli, 
cmbio la Barca á reconocerle , pareció 
bueno , í vieron ciertas Cafas de Pefca- 
dores j por lo qual le llamo el Puerto 
de las Cabanas ; hallaron junto á la 
Mar Muabolanos, muchas HoíUas , pe- 
gadas á las ramas de los Arboles , que 
entraban en la Mar las bocas abiertas, 
paj"a recibir cl rocío. 

Lunes , á catorce , fue al Cabo 
de Lapa , que es el de Paría , para fa- 
lir al Norte , por la Boca , que llamó 
del Drago , que es el Eibecho , que 
eftá entre la Punta de Lapa , al Orien- 
te, i entre el Cabo Boto , que es el fin 
de la Trinidad , al Poniente , con Le- 
gua i media de diftancia , entre lo¡> dos 
Cabos , pafadas las Isletas , que ellan 
atravcfadas enmcdio ; porque de la Pun- 
ta de Lapa , al Cabo Boto , cinco Le- 
guas hai j í llegando á la Boca del Dra- 
go , antes de Mediodía , halló vna gran 
pelea, entre el Agua dulce, por falir a 
la Mar, i el Agua fakda de la Mar , por 
entrar en el Golfo , tan recia , i teme- 
rofa , que levantaba vna gran loma , co- 
mo vn alto Cerro , con tan gran ruido, 
que atemorícaba, i con hilero de Aguas, 
i tras vno venian quatro hileros , vno 
tras otro, que hacían corrientes , que pe- 
leaban , adonde penfiron perecer , no 
menos que en la otra Boca de la Sierpe 
del Cabo del Arenal , quando entraban 
en el Golfo. Fue doblado eíie peligro 
mas que el otro , porque calmó el vien- 
to , con que efperaban falir , i quífieran 
furgirj lo qual les fuera de algún reme- 
dio , aunque no fin peligro , por el com- 
bate de las Aguas , pcio no hallaron 
fondo : temieron , que calmado el vien- 
to , no les hcchafe cl Agua , dulce , ó fa- 
lacia , a dar en las peñas con fus corrien- 
tes j í aqui dixo cl Almirante, que fi de 
allí efcapaban , podían hacer cuenta, que 
fe libraban de la Boca del Drago , i por 
cílo fe le quedó el nombre. Sobre ello de 
las corrientes , í movimientos de la Mar, 
i fobre la cantidad de Agua dulce , que 
en ella entra , no fe tratara aqui , por 
no cortar el hilo de la Hiftoria , pero 
haráfc adelante. Plugo á Dios , que la 
niífma Agua dulce, venciendo á la fala- 
da , hecho , fin fentirlo , los Navios fue- 
ra, con que fe ílüvaron. Salido de aquel 
Golfo, adonde contando dcfde la prime- 
ra Tierra de la Trinidad , harta el Golfo, 
que llamó de las Perlas, hai buenas cín- 
qucnta Leguas : fue por la Corta abaxo de 
Tierra-finne , cieiendo, que era la Is!a 
de Craci:;, para emparejar en ci derecho 

Lá del 



El A!mi-- 

raütc da 
el uom- 
bve al 
Puerto 
de las Ca- 
banas. 



La Boca 
del Dra- 
go es el 
Eftrecho, 
que cita 
entre la 
Punta de 
Lapa , i 
entre Ca- 
bo Boto, 



Peligro 
grande, 
en que fe 
vio el Al- 
mirante. 



Golfo de 
JasPetlas» 



8- 



Historia de las I 



F.l Aliní- 
raiut de- 
íca véi' íi 
aijiiciia 
t4iuaGeii 
te, i Agua 
procedía 
de Rí«s. 



Deícubrc 
fe la Isla 
Margari- 



ta. 



Defciibré 

la Isla de 
Ciibagiia. 



del Golfo de las Perlas , Norte Sur , i 
rodearla , i Ver li aquella tan grande 
abundancia de Agua, procedía dcRios, 
como los Marineros afirmaban i^ lo que 
no creía) porque le parecía, que ningún 
Rio del Mundo podia llevar tanta Agua, 
allende de que las Tierras que veían, no 
podían dar tanta Agua , ú la no fuei'en 
Tierras- firmes. Hallo cita Colla llena 
de buenos Puertos , i Cabos , á los qua- 
les dio fus Nombres , como Cabo de 
Conchas , Cabolucngo , Cabo de Sabor, 
i Cabo Rico : al lalir de la Boca vio 
vna Isla, al Norte, veinte í fcís Leguas, 
llamóla del Afumpcion, á otra la Con- 
cepción , i á otras tres Islctas , los TeíH- 
gos , i á otra Cabellas de Romero , á 
otras pequeñas , las Guardas : llego á la 
Margarita , í llamóla afi , i á otra cerca 
de ella , el Martinete : tiene la Margarita 
quince Leguas de largo , i leis de ancho, 
es mui verde, i graciofa , i eftaba pobla- 
da de Gentes : tiene cabe si , a lo luen- 
go , Lelle Suelte , tres ísletas , i dos de- 
trás, Norte Sur : ella feis , ó ílete Le- 
guas de la Tierra-firme , con que hace 
vn Golfete , i enmedio ellan dos Lletas, 
Lefte Suelte, junto la vna de la otra j la 
primera es Cubagua , adonde fe han co- 
gido muchas Perlas ; i la otra Cochen, 
que quiere decir. Venado j i de ellos 
Nombres , que pufo el Almirante , po- 
cos han quedado : i haviendo andado 
quarenta Leguas fuera, de la Boca de el 
Drago , í mui malo de los ojos de no 
dormir , por el cuidado de verfe en- 
tre tantos peligros , i como veía que 
la Tierra iba muí ellendida para abaxo 
el Poniente , vino en. conocimiento, que 
Tíeíra tan grande no era Isla , lino 
Tierra-firme ; la qual vio Miércoles pri- 
mero de Agoílo de elle Año, el primero 
de quantos la han conocido , como mas 
en panícular fe dirá adelante. 

CJT. XII. ^e el Almirante fe 

bolvib a la Efpanola , i las cau/as, 

qtLC tuvo f ara no continuar elT>ef- 

cubrimiento ; / lo que fobre lo 

defcubierto e/crivio á 

los Retes. 

' O podia quitar el Almirante 
de fu imaginación , la gran- 
deva de aquel Agua dulce, 
que vio en el Golfo de la 
Vallena, entrs laTierra-firme , i la Isla 
de la Trinidad j por lo qual vino a dar 




NDiAS Occidentales. 

en opinión ^ que acia aquella parte de- 
bía de'tl1t«r el Paraifo Terrenal ; era vna 
de las rabones , la grande templanza, que 
hallaba por aquella Tierra , i Mar , por 
donde andaba , ellando tan cerca de la 
Linca Equinocial , que de tantos Auto- 
res era juzgada por inhabitable , ó por 
habitable , con dificultad , antes , por 
allí , cuando el Sol en el Signo de León, 
por las mañanas hacia tanto frefco , que 
le fabia bien tomar la Ropa aforrada > i 
porque hallaba , que pafando cien Le- 
guas de las Islas de los Azores , i en 
aquel parage , del Norte al Sur , norucllca- 
ban vna quarta las Agujas , i con ellas, 
iendo al Poniente, iba creciendo la tem- 
planza , i mediocridad de los Tiempos 
fuaves, í juzgaba , que la Mar iba fu- 
biendo , i los Navios aleándole, acia el 
Cielo fuavcnaente. La caufa de ella al- 
tura , decia fcr la variedad del circulo, 
que dcfcríve la Eltrella del Norte , con 
las guardas : i que quanto mas van los 
Navios al Poniente , tanto mas fe van 
aleando , i fubuán.mas en alto , i mas 
diferencia havrá en las Ellreilas , í en 
los circuios de ellas : í de aqui vinp á 
penfar (en que el Mundo no era redon- 
do) contra toda la Maquina común de 
A Urólogos , í Filofofos , lino que el 
Emisferio , que tcnian Ptolomeo , i' los 
demás , que era redondo , i que elle 
otro de por acá , de que ellos no tu- 
vieron noticia , no lo era del todo , li- 
no imaginábalo como media pera , que 
tuvicfe el pe^on alto , ó como vna te- 
ta de Mugcr , i que ella parte de elle 
pc^on , fea mas alta , i mas propinqua 
del Aire , i del Cielo , í fea debaxo de 
la Línea Equinocial : i fobre aquel pe- 
^on le parecía , que podia eftár fitua- 
do el Paraifo Terrenal , puello que de 
allí adonde cllaba , eftuvíefe mui le- 
xos. 

Decia también , qiic le movía a 
reparar algo en elle penfamiento , ha- 
llar- ella Gente mas blanca , o menos 
negra , i los cabellos largos , i llanos, 
Hombres mas allutos , í de maior inge- 
nio , i no cobardes : porque quando en 
elle viage llegó en veinte Grados , era 
la Gente negra : i quando a las Islas de 
Cabo Verde , mas negra : i quando a 
los cinco Grados , en derecho de la Li- 
nea de la Sierra Leona, mui mas negra; 
pero que quando declinó acia el Ponien- 
te , i llego á la Trinidad , i Tierra-fir- 
me , que crció ier el Cabo de Oriente, 
por refpccto del lugar donde ellaba, 
donde acababa la Tierra toda , i las Il- 
las, 



1498. ! \ 

■ • 'i 

Imagí- ; i 

nación 1 

delAlmi- ' ■<• 

rátcacti- \ j ., 
ca de el 

Pai.aiib ¿ 
Terraial 



El Alral. 
raiKc jiu- 
gaba.ijiie 
laMar ("u- 
bia , i ^jLie 
le aleaba 
los Ña-- 
víos. 



El Almi- 
rante dio 
ciipéfar, 
ijiic po- 
dría fcr 
que el 
Mundo 
110 fueíe 
redondo. 



Maravi- 
lla al Al- 
mirante 
hallar ia 
Ci'cte mas 
blanca , i 
de meior I ~ 



1498. 



La nnilti- 

tlld,iglá- 

decu del 

AgU.ldlll 

ce le ad- 
miraba- 



Continua 
el d¡fcur- 
fo delAl- 
iniíaiite. 



Caufas 
por don- 
de fe 00- 
diaf.rpc- 
char, que 
clParaUb 
TeiTeiial 
podia ef-i 
tar r-ii 
aquella 
Región. 



CauTn^, 
por qué 
el A!mi- 

í lance fe 
bolvio a 
la Efpa- 
ñoja? 



Decada I. 

las , hallo mucha templanza , i fereni- 
dad : i por el coníiguiente , de la ma- 
nera que le ha dicho la Gente. Demás 
de ello, la multitud, i grandeva de el- 
ta Auua dulce del Golfo de la V'allena, 
que tiene cinqucuta Leguas de ella , fe 
lo hacia imaginar : la qual le parecía, 
que podia venir de la Fuente del Parai- 
fo Terrenal, i baXar 11 elle Goltb , aun- 
que vinicfe defde mui lexos , i de elle 
Golfo nacer los quatro Rios, Nilo , Ti- 
gris , Eufrates , i Ganges , o ir á ellos 
por fus cataratas , debaxo de Tierra , i 
de la Mar también: i ciertamente, que 
para eftár , como cllaba , aquel N uevo 
Mundo tan oculto , i fer entonces tan 
nuevo fu Defcubrimiento , i ver las co- 
fas tan nuevas , que el Almirante veía, 
i tantas , i tan diverfas , no es de ma- 
ravillar , que tuviefe nueva imaginación, 
i folpecha , i por ello no le debe de im- 
putar á falta de faber , que fe puíiefe á 
difcurrir , ü el Mundo era del todo Ef- 
ferico , ó no , i mirar en li fe podia fof- 
pechar , que el Paraifo Terrenal cllu- 
viefe en parte de aquella Región , fu- 
pueltas las novedades , i mudanzas, que 
le le ofrecían , maiormente la tempúm- 
^a , i fuavidad de los Aires , la frefcu- 
ra , verdura, i lindega de las Arboledas, 
la difpoíicion graciola , i alegre de las 
Tierras , que cada pedazo , 1 parte de 
ellas parece vn Paraifo : la muchedum- 
bre, 1 grandeva impetuofa de tanta Agua 
dulce , cofa tan nueva : i la nianfedum- 
bre , limplicidad , blancura , i compof- 
rura de la Gente : pues havia leido, que 
vnos le ponian al Oriente , otros al Oc- 
cidente , otros en la Linea Equinocial, 
i otros al Mediodía, i pcnfaba, que aque- 
llo era el fin de Afia ; i otra vez bolvia 
al Sur , i también fe hallaba á cinco 
Grados de la Linea , i experimentaba la 
frefcura , i amenidad de 1* Tierra , i de 
la Mar. 

Defcaba infinitamente el Almiran- 
te bolvcr a la Efpaiiola , porque le da- 
ba el animo , que alli havia nccefidad 
de fu prcfcncia , i para defpachar luego 
a fu Hermano D. Bartolomé, para pro- 
fcguir aquel Dcfcubrimicnto , que dc- 
xaba comentado , i por las caulas arri- 
ba referidas, i porque la Gente iba can- 
ia da , i fin penfamiento de haver falido 
de Caftilla a dctcubrir : lo qual no les 
quilb decir , porque no le puüefen al- 
gún ellorvo en el viage , i porque los 
Navios, que lle\aba, eran grandes, fien- 
do necefario, que para dcfcubrir fuefen 
menores , i por la poca lalud que Ue- 



Los tres 
Navios, 
que iban 
á JaEfpa- 



LlBROlII, 85' 

vaba , efpecialmente de los ojos. De- 
terminado , pues , de ir a la Elpañoia, 
Miércoles á if. de Agollo , delde el 
Golfcte , que hace la Margarita con la 
Tiena-fiíme, fe encamino , defcubrien- 
do fiempre grandes , i altas Tierras en 
la Tierra-firme, i aquel Día anduvo, de 
Sol á Sol, 6 3 Leguas , por las grandes 
corrientes, que aiudaban al viento. En- 
tre tanto que el Alniuante andaba en los 
fobredichos trabajos , los tres Navios, 
que defpacho a la Efpañola , con Car- 
vajal , Arana, 1 Colon , por la ignoran- 
cia de los Pilotos , i por ks grandes cor- 
rientes , que por la Colla del Sur de 
aquella Isla van abaxo , haviendo de ir 
al Puerto de Santo Domingo , fueron 
mas de 160 Leguas mas abaxo , i fin 
faber donde ellaban , ni por donde iban, 
fe hallaron adonde citaba Francilco Rol- 
dan con los Amotinados , viviendo fin ñola.ena 
Dios , i fin Lci > i aunque adrede lo ronelvia 
quiheran hacer , no pudieran errarlo 3^- 
p?or : i fi en Caftilla tuvieran noticia 
del Alzamiento de Francilco Roldan, fá- 
cilmente fofpecháran, que havia fido in- 
dullria , ó malicia de los Pilotos , 6 de 
los Capitanes. 

Sabiendo Francifco Roldan , i fu 
Compañía , de la llegada de los Navios, Frácifco 
en parte temiendo , 1 en parte dudan- Roldan 
do , quedaron efpantados : fueron a el ^^ ^ '°^ 
Puerto , que ellaba dos Leguas , encu- 
brieron la defobediencia tjn que eftaban; 
preguntaron , como aportaron alli , i 
qué nuevas havia del Almirante ? Ref- 
pondicron, que por ierro, i por las cor- 
rientes , i que el Almirante llegarla pref- 
to con otros tres Navios , porque ha- 
via algunos Dias , que fe aparto de ellos 
la buclta del Sur : entraron en los Na- 
vios , holgáronle , i dieronles refrefco 
de Caftilla : i tornados á falir , pareció 
á los Capitanes , que por la dificultad 
que tenian los Navios de bolver a San- 
to Domingo , por las Corrientes , i Bri- 
fas , era bien , que la Gente trabajado- 
ra , que iba al fueldo , fe fuefe por Tier- 
ra : i acordaron , que los llevafe Juan la Gente 
Antonio Colón, Capitán del vn Navio: de traba- 
filieron á Tierra quarenta Hombres, con 1° ^'^'^ 
fus Ballcftas, Langas , 1 Efpadas , i dan- ¡^Jj"-" 
dolcs á entender Francilco Roldan, que ^„tomo 
iban a padecer mui alpera vida , pues Colón, 
que los havian de hacei trabajar , i ca- 
bar , con mucha hambre, i laceria, fá- 
cilmente los perfuadió , que fe qucda- 
fcn con él , porque les dio á entender 
la vida que con él havian de traer , que 
era andarle de Pueblo en Pueblo , ro- 
ban- 



tres Na-^ 
vios. 



Determi- 
naron los 
Capita- 
nes , que 



26 Historia np, las In 

bando el Oro , i lo que les parccJa : i 
aunque cltos quarcnta Hombres eran 
todos dclinquentcs , i Hombres de ma- 
la vida , todavía huvo ocho , que tu- 
vieron fe con fu Capitán. Quedaron con 
Les Ca- cito los tres Capitanes advertidos , que 
pirancs Francifco Roldan eflaba fuera del iev- 
de losNa vicio del Rci : i ficndo el Capitán Co- 
vio"; he- i^^ ^i ^^^^ ^^^ fcntia elle cafo , fue á 
chan de ^j . j¡^ ,|g qy^. mirafc , que aquellos 
ver , que ^ , , , ^ -i • j ■ • j 

D ij{,. Hombres havian recibido anticipada- 

anda al- mente icis Meles de lucido del Reí , i 
terado. que los cmbiaba para facar Oro , i fer- 
vir en otras cofas , i que perjudicaba 
Frácifco mucho el fcrvicio del Rci , en dctencr- 
Roldáu los Je aquella manera , i que no diefe 
hace yo- i,,gjr ^ tanto efcandalo. Pero no curan- 

'^1*^ I '!^\? do Francifco Roldan de fus palabras, 
de lo que ,- i u ■ • 

le dice el P"es que con los que le le havran jun- 

Capitaii tado tenia iá mas de cien Hombres, pa- 
JiiaiiAii- va defenderfc del Almirante , de quien 
tonioCo- mucho temia , Juan Antonio fe bolvio 
lo"- á los Navios. 

Pedro de Arana , i Juan Antonio 
Colon , acordaron de irfe á Santo Do- 
mingo con los Navios , quedándole d 
Capitán Alonfo Sánchez de Carvajal, 
para iife por Tierra, i procurar la redu- 
cion de Roldan. Alcanzo en cite tiem- 
po el Adelantado á laber, por vía de los 
Indios , que acia Poniente andaban tres 
Navios : i fofpcchando , que dcbian de 
venir de Cartilla , i que havrian errado 
el camino , defpacho vna Caravcla á 
D.Barto- bufcarlos : i antes que los Navios llega- 
loméCo- fen , ni que Roldan fe viefe con tanta 
Ion em- Gente , havia elcrito á algunos de los 
biaábuf- q^c ellaban con el Adelantado , que 11 
car los licgxfe el Almirante, procurafcn de con- 
Navios. ^,^,.j¡^,.1p pi Almirante , el fegvmdo Dia 
que navegaba para la Efpañola , fue al 
Noruefte , quarta del Norte , veinte i 
Icis Leguas, con la Mar llena : i como 
ficmprc iba con grandilima advertencia 
fobre todas las colas , noto aqui , que 
quando partia de Canaria para la Efpa- 
ííola , pafando 500 Leguas al Ocllc, 
Nota el norucllcaban las Agujas vna quarta , i 
Almñan- la Ellrella del N(ntc no fe alegaba , li- 
te el no- no cinco Grados : i en elle viage inin- 
iiieftear ^.^ ^^ noruelleó , halla aora , que no- 



de üí 
■As;»ijas. 



rucllcaba mas de quarta i media : i al- 
gunas Agujas norucllcaban medio vien- 
to, que fon dos quartas -, i ello fue to- 
do de golpe , i cada Noche citaba lo- 
bro el avilo , maravillándole de tantu 
mudamiento del Ciclo, i de la templan- 
za can cerca de la Linca Equinocial , en 
todo aquel viagc , defpucs de havcr ha- 
llad'.í la Tierra. Halló tajnbica alli , que 



días o c c 1 n e k t a i. e s. 
la Ellvclla del Norte tenia en catorce 
Grados, quando las Guardas havian pa- 
fido de la cabera el termino de dos ho- 
ras i media : 1 efciiviendo á los Reies 



I49S. 



que tuvielen rantc cf- 



ir lugar 
mes fe 



Católicos , le", fuplicaba 
elle negocio en mucho , lin 
á las calumnias de fus Émulos 
debia de creer , que era gran cola , i 
que debia de haver algo , adonde fe ha- 
llaba grano de Oro de veinte óticas, que 
les havia llevado, i de Cobre, de naci- 
miento , de fcis arrobas j i pues le halla- 
ba Aciil , Ámbar , x'Mgodon , Pimien- 
ta , Canela , Brafil , Eltoraque , Sánda- 
los blancos, i cetrinos. Lináloes, Gcn- 
gibre , Encienfo , Mirabolanos de toda 
efpecic , i la Cabuya , que es vna len'a 
que hace pencas como Cardo , de que 
fe puede hacer mui buena tela , por el 
buen hilo , que de ella le laca. 

Iba navegando el Almiranre prof- 
peramcnte , porque Viernes, Sábado, i 
Domingo ip. de Agollo, navego cien- 
to i nueve Leguas , i llegó á la Isla Bea- 
ta , que dilla obra de quince Leguas del 
Puerto de Yaquimo, i zf de Santo Do- 
mingo : i ella junto á la Beata la Isla 
Altovelo : pesóle de haver decaído tan- 
to , pero no fe maravilló : porque como 
en las Noches ellaba al reparo barlo- 
venteando , por miedo de baxar algu- 
nas Islas , ó Baxos , por no citar delcu- 
bicrtos halla entonces aquellos Mares, 
de Noche no andaba camino : i las cor- 
rientes , que por alli fon mui grandes, i 
baxan acia Ticrra-ürme , i el Poniente, 
ovicron de llevar los Navios, liu fencir- 
fe , tan abaxo , i correr tanto acia la 
Beata , que ha acaecido muchas veces 



El Almi- 



crive al 
Reí Ca- 
tólico. 



El AlmN 
rantc de- 
cae de fu 
denota. 



I 



tardar los Navios Icis , i ocho mefes, 



El Almi- 
rante llc- 

antcs de poder llegar a Santo Domingo, g-^ -^ * ' 
Surgió , pues , entre la Beata , i la Isla Bca"- 
Efpafiola , que hai do^ Leguas de Mar 
cniíiedio ; rmbib las Barcas á veinte de 
Agoílo , a llamar Indios ú las Poblacio- 
nes que alli havia, i cfcrivió al Adelan- 
tado , avilando do fu llegada : fticron a 
la Nao fcis Indios en dos veces , i vno 
de ellos llevo vna Balleíla , con fu cuer- 
da, nue?, , i aparejos , que no causo pe- 
queño fobrefalto al Almirante , penfan- 
do que fuele de a¡gvn Soldado muerto: j 

i porque defdc Santo Domingo le vie- 
ron palár los Navios acia abaxo , fofpe- D.Parto- 
chando D. Bartolomé Colon lo que era, '"^^'^ ^-J 

fe meció en vna Caravcla, i fue á biif- °l,^'^'^ ' 

■ . , r- , , • Almiran-; 

car al Almirante, rué granee el regoc:- ^^ ¡^.jj,. 

jo , que los dos Hermanos recibieron en j.,,, ei\ 

verle, aunque fe le aguci con las nueva': SatnoDOí 

que le dio tic la Ahenicion de Francifco m'''?A 

■ Rol- 



I 




149^' Decada I. 

Roldan , i á 2i. de Agolto entraron 
en Santo Domingo , haviendo pocos 
Dias menos de dos Años i medio , que 
el Almirante havia falido de la Eipaño- 
lii con Juan Aguado. 

CAT. XIII. §lue el Almirante 
j^rocuraha reducir a los Amotina- 
dos , i fu pertinacia : i los prove- 
chos , que de la Isla penfaba Ja- 
car para los Retes. 

Alio toda la Gente 
á recibir al Almiran- 
te con D.Diego Co- 
lon , mollrando gran 
contento de fu lle- 
gada , aunqne por 
las alteraciones,quan- 
do pensó el Almiran- 
á dclcanlar , ie hallo cra- 
buelto en otros trabajos. Quilo ver lue- 
go el Proceib, que havia hecho el Ade- 
lantado contra los Amotinados : i no 
contento con él , hi^o otro , adonde le 
probó baftantemente , que el Levanta- 
miento havia procedido del mal animo 
de Frandfco Roldan , pues que á él , ni 
á nadie , jamás dio el Adelantado , ni 
otra Perfona , ocaíion de quexa , ni hi- 
co mal tratamiento. Pocos Dias def- 
pues del Almirante , llegaron los tres 
Navios con Arana , i Juan Antonio Co- 
lón, i la Caravela , que D. Bartolomé 
havia embiado a bufcarlos , el vno dio 
en vnos Baxos , i perdió el Govierno, 
i llegó mui maltratado : i porque fe 
detuvieron muchos Dias , por las cor- 
rientes, i vientos contrarios, fe perdie- 
ron cafi todos los Baftimentos ; i con 
la Relación que fe dio , de los quaren- 
ta Hombres , que fe havian quedado con 
Roldan , recibió mucha pena , parecien- 
do que fe havia enfobei-vecido : todavía 
trató de ver li podría traerle por bien, 
perdonándole fus delitos , porque len- 
tia mucho lo que fus Enemigos havian 
de murmurar en Cartilla de aquella al- 
teración , porque también le afirmaban, 
que en fabiendo que era llegado , iria á 
ponerle en fus manos, porque afi lo ha- 
via efcrito. Llegó en cita ocafion , de 
Xaraguá, el Capitán Alonfo Sánchez de 
Carvajal , i certificó la pertinacia de 
Francifco Roldan , fin que lo mucho, 
que le havia perfuadido fu rcducion, 
fuefe de provecho. 

Francifco Roldan, ó porque de los 



:i Aiml- 
ice, pen- 
ado que te , que iba 
a ádef- 
áíar,ha- 
:!a maio- 
es trabá- 
is. 

¡il Almí- 
'ante ha- 
e nuevo 
rocefo 
DtraRal 
an. 



1 Alml- 
inte dc- 
a redu- 
iráRol- 
iu : mas 
ta pcr- 
aáz. 



LlBROlII. 87 

Indios fue avilado de la llegada del Al- 
mirante , o poique Amigos que tenia 
en Santo Domingo fe lo cfcrivieron, 
determinó de acercarfe : fuefe al Bonao, 
á vna mui fértil , i graciola Vega , i 
mui poblada , adonde eílabau poblados 
algunos Caftellanos , defpues que fe edi- 
fico el Bonao , i difta veinte Leguas de 
Santo Domingo : i como el Almirante 
temblaba , de que llégale á noticia de 
los Reics Católicos cofa que les diefe 
pena , i que detautorigafe las cofas de 
las Indias , que le havian collado tan- 
tos ilidores , ni de donde fus Émulos to- 
mafen materia para calumniarle , quilo 
encaminar el concierto de los alterados 
en ella forma : Era el maior deleo de 
la maior parte de los Carelianos de la 
Isla , tener licencia para bolvcrfe á Caf- 
Tüla : mandó pregonar á ii. de Sep- 
tiembre , que daría licencia á quantos 
fe quiüefen ir con Paiage , i Baftimen- 
tos, con que todos recibieron gran con- 
tento : porque de ocho Navios , que ha- 
via en el Puerto , los cinco fe hallaban 
cafi defpachados , i dos á punto , para 
que el Adelantado fuefe á proieguir el 
Dcfcubrimicnto de Paria : i lleudo en 
ello avilado el Almirante , que Francif- 
co Roldan iba á la Concepción , en cuia 
Comarca tenían haciendas algunos de los 
Amotinados , adviitió al Alcaide de la 
Fortaleza Miguel Ballciler , para que 
eíluviele con cuidado, i procúrale de ha- 
blar á Francifco Roldan , i le dixefe el 
fentimiento que tenía , de que vna Per- 
fona como el, á quien havia dexado en 
tan prcheminente lugar , cuio oficio era 
tener á todos en paz , anduviefe con 
tanto efcandalo , de que á los Reies re- 
fultaba tanto defervicio : pero que con 
todo efo , por la mucha voluntad, que 
fiempre le havia tenido , le perdonarla 
lo pafado , fi fe reducía : i que fi que- 
ría l'eguro , fe le embiaria como él lo 
ordénale. El Alcaide Ballciler fue á la 
Fortaleza del Bonao, no h:illo a nadi-e; 
fupo en la Vega Nueva , que Adrían de 
Moxica , Gamiz, i Riquclme, que eran 
de los Principales , iban al Bonao (ca- 
da vno de por si ) con Gente , i que 
Francifco Roldan por otra parte iba 
con los demás , i que fe havian de jun- 
tar en la Cafa de Riquelmc , que la te- 
nia en el Bonao. 

Antes que fe fuefe á Caftilla el Al- 
mirante , el Año de 1496. por el Mes 
de Ivíargo , ó poco defpues de partido, 
en lugar de los tributos , fe impufo á 
algunos Pueblos , que tuviefen cuidado 

de 



Sentía 
mucho el 
Almir.in- 
te el al- 
teración 
cié la If- 
la. 



El Almi- 
rante da 
licencia i 
todos los 
que qui- 
fif-ré bol- 
ver áCaf; 
tilla» 



ti AlmN 
raiite da 
orüLn > q 
hablen de 
fu parte 
áFrancif- 
co Roí- 
dan. 



Principio 
de lo^Re- 
panimíé 
tes. 



F'i prove 
Gho>qiie 
d Almi- 
rante pe- 
so f.i en- 
de l.i 11- 
l.i p.ua 
ei Reí. 



El Almi- 
rante di- 
ce , <]ue 
Jos Heles 
íacarian 
quarenta 
ijuétosdc 
renta de 
la Efpa- 
ñoja. 



El Alca!- 

debaUef- 

tev habla 

alosAmo 

tinados: 

j fu ref- 

jjiicíla. 



Sobervia 
de Fran- 
cíi'co Rol 
dan. 



88 Historia de las 1 

de h;icer las Labranzas de l-.is Poblacio- 
nes de los CaitcUanos , a imitación de 
lo que viaban con fus Caciques , i de 
ella manera parecía , que con mas vo- 
luntad podian perieverar los Carelianos 
en las Indias , aficionándole a ellas , i 
acudir Mercaderes de Canilla , de ma- 
nera, que las Rentas Reales fe ncrecen- 
taicn , fin que los Rcies tuviefen nece- 
fidad de guihir tanto , como hacían , en 
aquellos principios , i algar la mano de 
aquel negocio , cola que mucho temía 
el Almirante , haviendo tantos que lo 
contradecían : i los Indios , que no obe- 
decían en ellas labores , eran calliga- 
dos y i los que le huían , tenidos por 
Elclavos. La otraGrangería (para que 
fe comencalc á lacar provecho ) era la 
del Brafil", que decía el Almirante, que 
havía en la Provincia del Yaquimo , en 
la Colla del Sur , poco menos de 8o 
Leguas de Santo Domingo, la Colla aba- 
xo : i de ellas dos Grangenas , contan- 
do los Elclavos por quatro mil , i de el 
Bralil quatro mil Qiuntalcs , cl'crívio a 
losReies, qqc le Tacarían quarenta quen- 
tos j i afi , poco defpues de llegado á 
Santo Domingo , porque entendió, que 
vn Cacique , que ellaba repartido pa- 
ra el lervicio de la Fortalcca , celando 
de acudir con el lervicio , Te fue á los 
Montes , embiaron Soldados , que hi- 
cieron \ma buena prcTa de Gente , que 
Te llevo en ellos Navios, porque hacia 
cuenta , que los Reíes Católicos Te 
aprovcchaTen de ellos Indios , como los 
Reíes de Portugal de los Negros de 
Guinea. 

En ellando juntos FrancíTco Rol- 
dan , Pedro de Gamiz , i Adrían de 
Moxica , el Alcaide Miguel Ballellcr 
los fue á hablar , como el Almirante le- 
lo havía derito : i haviendoks dicho 
quanto le ordenó, oírecidoles el perdón, 
i repreTentado el dcTcrvicío , que hacían 
al Reí , en andar de aquella manera, 
moílraron , que veráan de diterente pro- 
pofito , diciendo palabras de poco rcT- 
peto, i mucha fobervia contra el Almi- 
rante : i entre otras .colas , que no iban 
ábutcar Paz , fino Guerra, i que Fran- 
cíTco Roldan tenia al Almirante , i á 
todo Tu Ellado , en el puño, para man- 
tenerle, o deshacei-le : i que no fe le ha- 
blaTe en partido, h.iíla que el Almiran- 
te bolvicTc la cabalgada de los Indios, 
que havia hecho llevar por Elclavos, 
porque los tenía alegurados debaxo de 
fu palabra , i amparo , i (]ue a el toca- 
ba librarlos del agravio , qiic tan ínjuí- 



NDIAS O'CCIDEKTALES. 

tamentc Te les hacia. Allende de eílo, 
quando el Almirante penlaba , que Te 
acercaban , para mas prello venir á Tu 
obediencia , acordaron de eTcri\írle vm 
Carta ; en la qual decían : ^ue por ¡as 
cofas pafadas , entre ellos ^ i el Adelanta' 
do , fue ííccefario apartarfe de fu ira : i 
aunque la Gente , por los agravios recibi- 
dos , ha'via propuefio de di'firuirle , miran- 
do a fu Jirvicio , Francifco Roldan , Adrián 
de Moxica , Pedro de Gamiz , i Diego de 
Efcobar , lo bavian eflorvado , ;' detenido^ 
hafla la llegada de fu Señ'jria , que confia- 
ban lo remediaría : i que entre tanto ha- 
i'ian cftado en 'vna parte de la Isla efpc- 
rando ; i que haviendo iá mas de vn Mcs^ 
que fu Señoría eflaba en la Tierra , / tío 
los havia efcrito , mandándoles ¡o que ha- 
vian de hacer , creían que efiaba ntui eno- 
jado con ellos , i por muchas rabones , que 
les havian referido , que decia contra ellos-, 
defenndolüs cafligar , no mirando lo que ie 
havian férvido en evitar algún daño , -^uc 
pudiera hallar hecho : por lo qual havian 
acordado , por remedio de fus Honras , i 
faldas y de no fe confentir vialtratar -, que 
por tanto le fuplicaban , les mandafe dar 
Ucencia , para que de aquel Dia en adelar.- 
te y fe tuviefen por defpedidos , de 'la obe- 
diencia , que con fu Señoría tenian afecta- 
da ; que aunque fe les hacia muí grave, 
eran forjados de cumplir con fus honras. 
Fue efcrita efta Carta a diez i ficte de Oc- 
tubre , en el Bonao , / firmada de los qua- 
tro fobredichos. ' ■ 

Llegó el Alcaide Ballcller á Santo 
Domingo , con la ReTpuella de Fran- 
cíTco Roldan , i de Tus Compañeros : i 
como vio , que era díTerente de lo que 
Tus Amigos le havian dicho , que no 
aguardaba fino Tu perdón para ir á Tu 
obediencia : i que también decían , que 
no pemiítírían , que nadie fucTe á tra- 
tar con ellos , fino AlonTo Sánchez de 
Carvajal. Por muchos indicios que te- 
nía , comentó á ToTpcchar contra la fi- 
delidad de Cai-vajal , principalmente por 
no haver hecho lo que pudiera en co- 
brar los quarenta Hombres de Callilla, 
que Te paTaron á Roldan : i por algunas 
platicas , que con él havia tenido en el 
Navio , i refrcTcos que le havia dado, i 
porque havia procurado de llevar Poder 
de los Reíes , para fer acompañado del 
Almirante , por las quexas , que Juan 
Aguado havia icferído ; de lo qual di- 
xerou algunos, que fe havía jaétado Car- 
vajal : i porque haviendoTe quedado en 
Tierra, Pedro de Gamiz , le havia, con 
mucha Gente , acompañado halla fcis 

Le- 



1498 i 



í 



Eos Ame 
tinados 
efcríven 
al Almi 
ranee. 



^ 



El Alcai 
dcRalieí 
ter llev 
a Saiit 
Domin- 
go la rc^' 
puefVadi 
Roldan.] 



:í f 



.Sofpf 
chas ¿t 
Almirri! 
re contr 
AlófoSí 
chei e 
Carvají 



I 



1499' Decada I. 

Leguas de Santo Domingo, por alcgu- 
nirle de los indios , i con él havia teni- 
do mucha comunicación > i demiis de 
ello, porque huvo quien dixo, que Alon- 
Ib Sánchez de Carvajal havia perluadido 
Sofpe- ¿ Roldan, i á fus Compañeros, que le 
cli.is del fuefcn acia el Bonao , para que li clAl- 
Alaiu-an- n-,ij-^j-,t;e (e tardale, 6 no vinicie Carva- 
te contra . , , - j j i « i • 

Q,^^,^,.^!^ pl , como Acompañado del Almn-antc, 

i Roldan, como Alcalde Maior, govcr- 
nafen la lsla,á pcfar del Adelantado: i 
porque llegados los Alterados al Bonao, 
lis carteaba con Roldan , i le embiaba 
cofas traídas de Caflilla , i porque no 
qucri.m tratar con otro, i decian, que 
le tomarían por Capitán ; i aunque to- 
dos ellos indicios cargaban mucho a 
Kumquo' ^*r\'^Í*l 1 pareciendo al Almirante , que 
«ij^mpax, fiando Caballero , haria como tal, i por- 
vel in ;«- que los Alterados le pcdian , acordó de 
fi» , vti- hacer de la neceíidad virtud , porque 
¡íorjitiu- £1-, toJ^s maneras le convenia fofegar 
, /f"^. por bien aquella Gente , i embiarle iun- 
taniente con Miguel Balleíter j con los 
qiialcs efcrivio á Francifco Roldan la 
Carta figuicnte. 
Refpuef- ^'"^ Amigo , recM vuejlra Caria, i 

ta de el ^''^<2^ í'*^ ^W llegue, defpues ¿fe ha-ver prc- 
Almiran- guntado por el fehor Adelantado , i por 
te á Rol- Don Diego , pregnnú por vos , como por 
**"• aquel en quien tenia To harta confioM^a , i 
dexe con tanta certera , que havia bien di 
afentar todas las c$fas , que menejicr fue- 
fe» , i no me fupieron dar nuevas de vos; 
falvo , que todos a vna voz me dixeron , que 
por algunas diferencias ) que acá havian pa- 
jado , defeabades mi venida , como la fal- 
•vacion del Alma : i To ciertamente aji lo 
creí , porque aun lo viera con el ojo , i no 
creiera , que vos haviades de trabajar hajla 
perderla vida, falvo en cofa , que a mi cum- 
pliefe : i a ejia caufa hable largo con el Al- 
caide , con mucha certera , que J'cgun las pa- 
labras , que Yo le havia dicho , / os dixo, 
^ue luego verniades acá ; allende de la qual 
venida , creí , a mas de eflo , que aunque acá 
huvieran pafado cofas mas graves de lo que 
ejias pueden fer , que aun bien no llegar ia^ 
quando vos feriades conmigo , a me dar cuen- 
ta , con placer de las cofas de vuejlro cargo, 
afi como lo hicieron todos los otros a quien 
Cargo dexé , i como es de coflTimbre , i hon- 
ra de ellos verdaderamente , fi en ello havia 
:fHd e*s impedimentos , por palabras , que fe farian 
lurimum por efcrito : i que no era weneflcr para ello 
'ulent. Seguro, ni Carta, i que fuera afi. To dixe, 
luego que aqui llegué, que To afeguraba a to- 
dos , que cada vno pudiefe venir a 'mi , i de- 
cir lo que les placia , i de nuevo lo torno ¿ 
decir , i Jos afeguro. T qmmto a l& (>ffo que 



K 



¡ )« verbal 

mniam 

\ierba 



Cae. 



Libro II r. 2 9 

decís , de la ida de Cafiilk , 7o havia cau- 
fa : i de las Perfonas , que con vos eftan, 
creiendo, que algunos fe querían ir , he dete- 
nido los Navios 1 8 Dias mas de la demora, 
i los detuviera ?nas, falvo , que los Indios que 
llevan,les dan gran cofia, i fe les morian : pa- 
reccme , que no os debéis creer de ligero , i 
debéis mirar a vueftras honras , ¡ñas de lo 
que me dicen que hacéis , porque no hai na- 
die a quien mas toque , i no dar caufa , que 
las Perfonas que os quieren mal , acá , o en 
vueflra 'Tierra , aian en que decir ^ i evitar^ 
que el Rei , i la Reina , nueftros Señores ^ 710 
aian enojo de cojas , en que cfperaban placer: 
por cierto , quando me preguntaron por las 
Perfonas de acá , en quien pudiefe tener el fc- 
ñor Adelantado confejo , i confian^.i , To os 
nombre primero que h otro , i les fice vuef- 
tro Jer vicio tan alto , que agora efioi con pe- 
na a que con cfos Navios aian de oír el con- 
trario : agora ved , quh es lo que fe puede, 
e convenga al cafo , i avifadme de ello , pues 
los Navios partieron j i Nueftro Señor os 
aia en fu guarda. De Sofito Domingo a zo 
de O £1 ubre. 

CAT. Xir. §fie hs Amotina- 
dos tratan de concierto con el Al- 
mirante , i los embio fegn- 
ridad. 

Legados el Alcai- 
de Ballefl:er,i Carva- 
jal , al Bonao , con 
mucha prudencia 
bablb Carvajal a los 
Amotinados , i coa 
tanta eficacia , que 
movió a Francifco 
Roldan, i á los mas principales, para que 
fuefen a hablar al Almirante , con que 
todo fe creía , que fe acabara : per» co- 
mo la Gente no gutbiba de dexar la vi- 
da haragana , i libre , que traía , todos 
juntos , en alta voz , dixeron , que no 
havia de fer afi , fino que n concierto 
fe havia de hacer , fuefe publico a to- ^^^ ^^^^ 
dos , pues á todos tocaba : i porfiando tinados 
Carvajal , i el Alcaide en meterlos en no cjm'e- 
racon , i no aprovechando , determinó ten con- 
Roldán de efcrivir : ^e aunque 11^ i otros cíerEo, 
¿e fu Compañía , havian acordttdo de ir á 
hacerle reverencia , la Gente no lo havia 
íonfentido , i el temia , que el Adelantado , b 
vtro por el , le haria alguna afienta, no 
embargante el Seguro, que de palabra le em- 
biaba ; i porque las cofas, defpues de hechas^ 
Mo tínian remedio , le enibiafe v.i feguro, 

n fr- 




9"o Historia DE LAS 

firmade de fu nombre , d qual enihiaba or- 
denado para si , / para algunos Alancebos, 
que bavian de ir con el ; i que allende de ef- 
to , Carvajal ^ i otros principales criados del 
yihnirante , tornafen la fe , i palabra ^ fuer- 
te , i firme , al yldelantado^ que cl^ ni otra 
Perfona por el , les baria mal , ni d.iño , ni 
enojo alguno , durante el figuro , i I» firma- 
fin de fus Nombres 5 /" con eflo afi acorda- 
da , el iria a bej'arle las manos , /' -hacer 
quanto le manda fe, en el negocio , i ajeria 
qaanto le ferviria en. ello. Con clk Carca 
bolvjb C-.u-vajíü , i efcrivió Balleftcr al 
i\!inirantc,cn k milma conformidad , fu- 
plicandole , que fe conceitafc con aque- 
lla Gente , cfpccialmente para que fe 
fueíe a Caílilla , como ellos lo pcdian, 
porque de otra manera creía , que no le 
harian bien fus hechos , porque temia, 
que los mas que ellaban con el , fe ha- 
vian de pafaf á ellos , pues ia fe havian 
ido ocho , i entre ellos vn Valenciano, 
que decia , que fe pafarian otros trein- 
ta , i afi creía , que le havian de def- 
amparar , ialvo los Hidalgos , i Caballe- 
ros , que con el citaban. 
^., ., . Grande fue el ansullia, que recibió 

race muí Alma-ante con cito , 1 conoció^ que 
aiiiTiiftia- tenia pocos configo, que le figuiefcn en 
do , por la necelidad: porque haciendo alarde pa- 
véi- que ra ir al Bonao , contra Francifco Rol- 
pocos te- dan, pareciendo, que era mas fcgura la 
ina de Guerra, que la Paz, contra aquellos in- 
'^"'™ Toicntes , no halló inas de fctenta , que 
dixefcn , que harian lo que les mandafe, 
^ -' " de muchos de los quales no tenia con- 
tius bella, nanga , lino que al mcjor tiempo le ha- 
Tacít. vian de dexar : i de los otros , el vno fe 
hacia cojo, el otro enfermo, i el otro fe 
efculliba, que tenia fu Amigo con Fran- 
cifco Roldan , i cl.otro fu Pariente. Por 
Aníiagra cíla ncccfidad eíl:rema,en que el Almi- 
dcdclAl- rantc citaba , por el anfia qnc tenia de 
mirante, ^feutar la Tierra, para que los Indios tor- 
í-°' ?^''f nafcn a pagar los tributos , para embiar 
Tierra. Dineros a, los Rcics , para fuplir los gaf- 
tos que hacian , citaba mui inclinado ii 
otorgar todas las condiciones ,i partidos, 
que le pidiefen los Amotinados : i para 
Xecffílta ^"° mando, que fe hicicfe vna Carta de 
ii p-ire, f guro general , para todos los que qui- 
qH.i,n ne íicfcn bolvcr al fervicio de los Rcies , co- 
Di] quiíí mo de antes, i huvicfen feguido á Fran- 
fujicrant. ^. (¿q Roldan , prometiendo , que no fe 
tratarla de cofas pafadas , i que tn los 
cafos venideros fe hnvria hunlana, i pia- 
dolumente con ellos , i que fe daria pa- 
Jáge a los que quifiefen bolver á Cartilla, 
i fe les pagarían fus fiíeldos : i que de- cf- 
tc Seguro pudicfon vfar dentro de 



Indias Occidentales. ii99- 

diez i feis Dias: i -que los que' cftiiviefcn 
mas lexos,gocafen del termino de trein- ^j Almi- 
ta Dias ; i no viniendo dentro de ellos '■^^'^ °^°'' 
placos , juntos ,0 cada vno de por si, ro, i-it-r- 
qu« procedería ¿tMjtra ellos : lo qual fe don gene 
pregono en Santo Domingo a p. de No- ral a los 
viembre , i fe fixp la Carta en la Puerta Amoiiiu 
de la.Fortaleca : i otra Garta, particular '^°^* 
de feguro embió -a Francifco Rokl:\n, i 
-á los que con él quiíícfen ir , cuio te- 
nor era el figuiente : 7o D.,Chrijloval 
C^FúH^ yl ■mirante del Occeano, Fifor.rei , i 
Go-ver nadar perpetuo de las Islas- .^ i T'ieira- 
firme de las Indias., por-:el Rei,, i la Reina., 
Hueftros Señ)res ,, i fu Capitán General de 
la Mar , ; del fu Coníjeio. Por quanto entre 
el Adelantado , mi Hermano , ; el Alcalde ' 

Prancijco Roldan , /' fu Compama , ha ha'úi- 
do ciertas diferencias en mi aufencia ^ eflan- 
do To en Caftilla : i para dar medio en ello., 
de manera que fus Aife^as fean férvidos., es 
necefario , que el dicho Alcalde venga ante 
mi , i me faga r.elacion de todas ,las cofas, 
fegun que han pafadt^ , cafo que Xo de algo 
de ello ejié informado [por él'dichb Adelanta- 
do ) como es mi Hermano > per la prefente 
doi figuro , en nombre de fus Allegas , al 
dicho Alcalde , é d los que con el vinieren 
aquí a Santo Domingo , adonde ío efioi por 
venida , ejlada , i buelta al Banae ^ adorne 
el agoya efta , que nofera enojado , ni tno- 
leflado , por cofa alguna , en fu Perfona ^^ ni 
de los que con U vinieren , durante el dicho 
tiempo : lo qual prc?neto , /' doi n¡if.é>^i 
palabra ¡como Caballero , figun . vfo'de 
Efpaña , de le cumplir , / guardar efte 
dicho figuio j como . dicho es. En fiymega 
de lo qual , fir^ñi \cjtn Efcriptura ^ mi 
Nombrei . , . .-_■.•.■ ,. ,,', ,,,v , < .j . , 

Andando en eítos tratos , porque los 
cinco Navios no llevaban de demora , por 
concierto , que fe fuele hacer , lino vn 
Mes, quando los fletaban, i por aguardar 
elle concierto los havia detenido diez i 
ocho Dias mas , i fe morían muchos de 
los Efclavos, que iban en ellos, no pu- 
, i los huvo de defpachar, 
los Reies la Rebelión de 



Lib 



f 



'á 



do detenerlos 
i efcrivió a 
l'^rancífco Roldan , i los daños , que con 
fu Gente hacía por la Isla : pedia Rcli- El Almí- 
gíofos para la Dodrína , i vn Letrado, lante cf- 
Perfona experimentada, para laJulHcir?, cri\-e 4 
porque fin la Jullícía Real, creía que apjo- ¡"^ Reíc« 
vccharian poco los Rehgiofos. Decia, y , j^* 
que aunque al principio , la delicadc- f,.¿c.¡(co 
ca de I,os Aires , i de las Aguas tenia ia Roldan., 
Gente enferma , iu eíl^ba fana , i hecha 
á laT'icrra, i quecohelPan de los Indios 
fe hallaban con mas f;ílud,quc con el de 
Tiigo , i,quc havia infinítifimo^ l^ucrcos-^ 

iGa- 



!■-.■ 1 
.1 



í 



1499' 



El Almi- 
rante pi- 
de , que 
le k em- 
faieu 50, 
6 60 H5- 
bies , i 
embiaiia 
otros ta- 
tos áCaf- 
úlla. 



Qiie la 

'ardanca 
WdcfiW 
lio del 

Mmlran- 
e, causo 

> rcljelió 
!e Roi- 
gan. 



Decada I. 

i Gallinas , que Iiavian multiplicado , i 
otras muchas cofas , en abundancia , de 
manera , que no faltaba lino Vino , i 
Vellidos , 1 que en lo demás era Tien"a 
de los maiorcs haraganes del Mundo, i 
que feria bien , que en cada pafage fe 
le cmbiafen cinquenta , 6 fefenta Hom- 
bres , i que embiaria á Caílilla otros 
tantos de los haraganes , i dcfobedien- 
tes , i que efte era el mejor cafligo ; i 
como havian ido quexas , que havia ago- 
tado , i ahorcado , i tratado mal los 
Callellanos , i aora eftaba aleado l'ran- 
ciico Roldan , no oHiba coiTegir las ma- 
las coftumbres , i caftigar los delitos, 
que cometíanlos que le feguian, como 
los de Francifco Roldan. 

CAT. XV. G^ie los Amotinados 
fe conciertan con el Almirante , i 
defpues no pafaron por el concierto: 
i de la arrogancia de Francif- 
co Roldan. 

S c R I V I b también á 
los Reies Católicos, 
que porque decia 
Francifco Roldan, 
que no tenian nece- 
íidad de perdon,por- 
que no tenia culpa, 
i que el Almirante 
era Hermano del Adelantado , era Juez 
fofpechofo , andaba trabajando de con- 
certar , que fuefe á Caftilla , i que fus 
Alteras fuefen los Jueces j i que calo, 
que fe huviefe de hacer pefquifa , fe po- 
dría hacer en prefencia de .Alonfo Sán- 
chez de Caivajal , que era Amigo de 
los Algados , i de Miguel Balldlcr , i 
fe podria embiai á fus .4 Iteras , i los 
Amotinados , Perfona que hablafc por 
ellos , i ellarfe entre tanto en ferv'icio 
de fus Altecas : i no queriendo, fe po- 
drian pafar á la Isla de San Juan , por- 
que no dcllruiefen la Tierra : i que no 
viniendo en concierto , eftaba determi- 
nado de trabajar para deftruirlos , por- 
que cefafen tantos males , i afentar los 
Naturales de la Isla , para que tornafen 
á la obediencia , i pagafen los tributos 
que folian : i que fu aufencia , por no 
haverle defpachado en la Corte , ni en 
Sevilla , con la brevedad que convenia, 
havia cantado efte daiío , pues que iá 
los Caftellanos fe hallaban bien en la 
Tierra , i eran férvidos de los Indios, 
que les hacían Gafas , i Pogos , i todo 




LlBROlIÍ. 91 

lo que havian meneller , i que no havia 
necefidad , fino de Gente, que los tuvie- 
fefujetos. Higo también Libera los Re- 
ies , como tenia aparejados tres Navios, 
para que lu Hermano el Adelantado 
fuefe a defcubrir lo que el havia dexa- 
do, i que no aguardaba, fino ver en que 
paraba el concierto de Francifco Rol- 
dan : porque como D. Bartolomé Co- 
lon era Hombre valiente , i de Guerra, 
no le quería apartar de si , mientras no 
fe fofegaban los Alterados : i es cierto, 
que fi no fe impidiera efte viage de el 
Adelantado , defcubricra harta Nueva- 
Efpaña : cmbio de los Pañicuelos , i 
Almaygares pintados de Paria , i ciento 
i fetenta Perlas , i ciertas piegas de Oro, 
pidiendo, que fe tuviefe en mucho, que 
fe huvicfen hallado Perlas en Poniente. 
Embió afimifmo la pintura , ó figura 
de la Tierra , que dexaba defcubierta, 
con las Islas , que cerca de ella cftaban, 
i Relación de fu viage. 

No fueron folas las Cartas del Al- 
mirante , porque Francifco Roldan , i 
fus Amigos , efcrivieron muchas cofas 
contra él, que dieron materia a fus Ému- 
los , para hacerle todos los malos ofi- 
cios que pudieron, i el principal, pen- 
faba el Almirante , que fue Juan Rodrí- 
guez de Fonfeca , que i:\ era Obiípo de 
Badajoz , al qual fiempre tuvo por fof- 
pechofo. Francifco Roldan, en recibien- 
do ¡a Caita del Almirante , fnlió de el 
Bonao , i con poca verguenca , i mu- 
cha difimulacion , con algunos de fuí 
Amieos, fue a Santo Dom!n<:> -.i hablar 
ron e! Almirante debjNo del fcguro ; i 
aunque hablaron de conciertos , i él dio 
las quexas que tenia, i \c llego ,1 i 1 arar 
de medios , quedó en que Franciico 
Roldan lo platicaría, con fu Compañia, 
i avifaria de lo que fe acordaíc , i fe boU 
vio al Bonao, haviendofe entendido, que 
fue con intención de fonfacar alguna 
Gente, antes que por concluir cofa bue- 
na > i porque no fe enfríale el trato, 
acordó el Almirante de embiar á Fran- 
cifco Roldan, á Diego de Salamanca, fu 
Maiordomo , Hombre cuerdo , i honra- 
do : i haviendofe platicado del concier- 
to , cmbiaron al Almirante ciertos Ca- 
pítulos de Hombres infolentes , i que 
no querían dexar la vida que traían : pe- 
ro el Almirante , por no fer convenien- 
tes al fervicio de los Reies , ni a fu hon- 
ra , no los quilo aceptar , i embió á los 
Alterados á Alonfo Sánchez de Carva- 
jal, con orden, que les dixefe,no fer co- 
fa hunefta , ni feívicio de los Reies , que 
M i fir- 



El Almi- 
rante di- 
ce , que- 
tiene apa 
rejados j; 
Navios, 
para em- 
biar fu 
Herma- 
no á deí^ 
cubrir. 



El Almf- 
ranre em 
bia ni Reí 
de lasPer 
las , que 
refcato 
cn Paria. 



Multar a 
odtjs nul- 
las opes 
fojfc re¡¡- 
ftcre.CiC, 



Juan Ro- 
drií^iiez 
de Fonfe- 
ca , ene- 
migo del 
"ran- 



Alrai 



ra. 



Frácifco 

Rolda va 
al lóciíao 
con Inté- 
cioii de 
fonfacar 
alguna 
Gente. 



Concier- 
to de los 
Anjotiiia 
dos coa 
cl Alml- 
laate. 



El Almi- 
rante fir- 
ma losCa 
pitillos 
del con- 
cierto. 



Fráclfco 
Rol lili 
firma el 
concier- 
to. 



Fl Almi- 
ráte cm- 
bia i X.i- 
ra^iiápor 
Tierra, a 
eincnder 
Cl) el def- 
pacho de 
les Amo- 
tinados. 



9z Historia de las I 

fiírnafe aqucUoi Capítulos , pero que mi- 
rafcn lo que él podía firmar , ialvo Tu 
honor , í cl fciTÍcio de los Reies , que 
lo firmaría de buena gana. Fue Carva- 
jal á la Concepción , adonde lá cftaban 
procurando de tomar la Fortaleza , i íá 
havian quitado el Agua : pero llegado 
Carvajal , fe moderaron ; trato con Fran- 
cíico "Roldan , i con los Principales , i 
al cabo con todos , i concluieron cier- 
tos Capítulos : el fin de los quales , i 
que mas deleaba el Almirante, tuc , que 
fe tuclcn á CailiUa, por quitar de aque- 
lla Isla Gente tan corrupta , i atrevida: 
paralo qual les havia de dardos Navios 
en cl Puerto de Xaragua , bien apare- 
jados con Ballimcntos, i que lacaic ca- 
da vno vn Etckvo, i las Mancebas, que 
tenian preñadas, i paridas , en lugar de 
los Elclavos , que le les havian de dar, 
i que fe les diele Carta de bien férvido, 
i fe les reltítuieíen los bienes , que de- 
cían , que fe les havian tomado , i al- 
gunas otras condiciones. 

El Almirante otorgó , í firmo los 
Capítulos, con que no admitiefen en fu 
Compañía m.is Cailellanos , i con que 
le embarcaicn dentro de cinquenca Días, 
1 no llevafen Efclavo alguno por tuer- 
ca , de los que fe les havian de dar de 
Merced , i que dañan cuenta , i ra^on 
á las Perfonas que el Almirante embiafe 
al Puerto , de lo que mctíefcn en los 
N.IVÍOS, i les entregarían lo que tuvíe- 
(cn de la Real H.icicnda. Todo ello fir- 
mó Francífco Roldan , en noaibre de 
todos los Alterados ; con condición, que 
la confirmación del Almirante le fuefc 
dentro de dici Dias : la qual firmó a. 
zi. de Noviembre , í los Alterados ic 
fueron la buelt.i de Xaragua, diciendo, 
que iban a aparejar fu partida , aunque 
no tenían tal pcnlamíento : mando cl 
Almirante adercsjar los dos Navios , i 
que fe dexafe el Defcubrimíento , que 
havia de hacer fu Hcmano D. Bartolo- 
mé : i porque luego fupo , que algunos 
de la Compañía de Roldan decían , que 
no querían ir á Cartilla , mandó hacer 
vn fcguro , ofreciendo lucido del Reí a 
los que fe quífiefcn quedar , 6 avecin- 
dar j i porque los Navios, por impedi- 
mentos que fe ofrecieron, no fe pudie- 
ron defpachar halla Enero, del Año ade- 
lante , mandó , que Carvajal par Tierra 
fe fucfe .X Xaragua , ii entender en cl 
defpacho de los que fe havian de embar- 
car juntamente con Roldan, entre tan- 
tea que ]os Navios llegaban ; í también 
el Alniiraüte fe partió para la Ifabcla, i 



NDiAS Occidentales. 

para viíitar la Tierra , i procui ar de en- 
can.iinar , que fe pagafen los tributos , i 
dcxG en fu lugar a iu Hermano D. Die- 
go Colón. Partieron los Navios para Xa- 
ragua , dioles vna terrible tormenta , por 
lo qual le huvieron de entrar en Puerto 
Hcimofo, 1 6 Leguas de Santo Domin- 
go ; í porque Francífco Roldan , i los 
mas de aquella Compañía , no tenian 
gana de ir á Caltílla , porque temían de 
1er caitigados , tomaron achaque para 
ello, el decir , que fe hallaban libias de 
lo prometido , por haver clpirado el 
pla^o de los cíuqucnta Días > i que ha- 
via quedado por el Almirante, por ha- 
vcrlos querido engañar , huleando ma- 
ñas para prenderlos. Todas ellas dila- 
ciones eran de giandífimo daño para el 
Almirante , porque gallaba Baltimentos, 
ocupaba Gente , perdía tiempo en em- 
bJar al Adelantado a continuar fu Def- 
cubrimíento , i en componer el negocio 
de los tributos , en que penfaba lérvir 
niucho á los Rcics : lo qnal no podía 
hacer , eílando la Isla en tanta turba- 
ción. 

En cl principio del Año de 14PP. 
viendo Alomo Sanchei de Carvajal , que 
los Amotinados no cumplían lo capitu- 
lado , acordó de hacerles vn Requiri- 
miento en forma , delante de Francífco 
de Garay , a quien para ellas cofas ha- 
via el Almirante criado por Efcr vanoj 
pero no bailando nada, el Almiraiite cf- 
crivíó vna Carta a Francífco Roldan, i 
á Adrián deiVIoxica , rogándoles, i amo- 
ncllandoles , con toda modcliía , que fe 
quitafen de tan dañada opinión , porque 
célale la deltruicíon de la Isla , i otras 
muchas cofas , que los pudieran moverj 
pero Francífco Roldan , cerrando las 
orejas á los buenos confcjos , refpondió 
al Almirante en vna Carta , con mucha 
arrogancia , i prefumpcion , que le hela- 
ba las manos , por el buen conléjo , pero 
que no tenía neccfidad de él, i otras co- 
fas, con que mollraba fu temeridad. Bol- 
vio Carvajal á perfuadirles , que fe refol- 
viefen , i tomafen medios ; pero ningu- 
no les contentaba , fino los que ellos 
daban : pidieron vna Caravela , para em- 
biar fus Menfageros a los Reies , conce- 
diofclo Carvajal j pero llegando á poner 
elle acuerdo por efcrito , dixeron , que 
no querían , porque él no traía poder 
para ello ; i villo que no podía hacer 
nada , determinó de bolverfe á Santo Do- 
mingo, adonde ía fe hallaba cl Almiran- 
te , i mando á loi dos Navios , que fe 
bolvicfen. Salióle Francífco RoÚun tras 

Carr 



X498. 



I I 



Los N.a- 
^ios del 
Almiran- 
te van a 
Xaragua 



í 

tí 



Los Amo 
tinados 
no ^uie» 
ren p ifar 
por el c5 
cierte. 









Año 
1499, 



Arrogan 
cía '^e I 
Frac i feo 
Roidaik 



I 






■■li 

■'11) 
-■'i 

i:3 



II 



1499- 



Frácifco 
Roldan 
dice, iliie 
miiere ro 
mar el 
cófcío de 
el Almi- 
rante • 

Buelvefe 
a concer- 
tar Fran- 
cifco Rol 



El Almi- 
rante cf- 
crlve a 
losi<.eies, 
que * tos 
Amotina 
dos >van 
iCaftilU: 
i como fe 
deben ha 
i ver con 
ellos? 



HeUiim 
itiam i«- 
flum dcte- 
fiandum. 
Aug. 

F.i Alml- 
ráre avi- 
facJ mii- 
cImOio, 

¡ue lleva 
ioi Amo- 
■irudos. 



Decada i. 

Carvajal , con intento de comer , adon- 
de él comieieji no queriendo pafar tan 
adelante , apeáronle debaxo de vna fom- 
bra,i hablanüo mucho en eíte negocio, 
atírmaba Roldan , que quena tomar el 
conlejo , que muchas veces el Almiraa- 
te le havia dado > i decia , que le embia- 
fe vn fcguro firme , con Provifion Real, 
i otro firmado de algunas Perfonas Prin- 
cipales , que con ci Almirante eílaban., 
i que iria á hablar con él , i que de el 
todo fe acabarla elle negocio , con que 
elluviefc fecreto. Fuefe con elto Carva- 
jal mui contento. 

CAF. XVI. ^e Francifco Rol- 
dan pedia mas Condiciones ; / el 
principo que tuvieron los 
Repartimientos en las 
Indias. 



Ientras que Car- 
vajal andaba en las 
colas referidas, pen- 
faba el Almirante, 
que los Capítulos 
de el concierto fe 




ravelas á CaíliUa 



efcftuaban 



que 



fueran las dos Ca- 
á llevar los Amotina- 
dos, como ellos lo havian pedido, i pu- 
fo en orden vn De.pacho para los Re- 
ies , dando cuenta de todo lo que havia 
pafado con Franclfco Roldan , i los de- 
más , i avilando, que lo que firmo ha- 
via fido contra fu voluntad , aunque 
fe lo havian aconfejado todas las Per- 
fonas Principales , que andaban en fér- 
vido de fus Alte^-as , por el peligro 
en que cftaba la Isla de perderle , fi 
aquellos no fe iban , b no fe reducían, 
porque manificítamente aquellas Alte- 
raciones deüruian la Tierra. Elle Def- 
pacho havia de traer alguna Pcrfona 
de confianza , fin que lo fintiefe Rol- 
dan , ni nadie de los Síwos : dccia afi- 
mifmo en él , que Roldan havia quita- 
do el tributo á los Indios, que citaban 
para 'levantarle , i que los Amotinados 
ios mataban , i robaban , para dexarlos 
indignados contra los Chri fílanos , para 
que dcfpues de idos ellos , mataíen á los 
que quedafen : advertía , que era fiama 
que llevaban mucho Oro , porque ha- 
vian anuado refcatando por toda la Iskj 
i no folo ellos , pero que tenían Indios 
enfeiuuos, que cmbiaban por otr^t.s par- 
tes a rclcatarlo , i que Uevabun muchas 



91'^nro, 
que fe 
embía a 



Libro III. --"H 93 

Mugcres , Hijas de Señores, iCaciquesj 
i que los quarcnta que havian ido deser- 
rados por delitos , que fe pafaron á Fran- 
clfco Roldan , eran los mas crueles ; i 
que fus Alteras los debían prender , i fc- 
quellrar el Oro, i Efclavos , i lo demás 
que fe les hállale , halla que dielen cuen- 
ta de lo que havian cometido , i por qué 
caufas , aunque tenia , que no ofarian 
ir al Puerto de Cádiz , porque no los 
prendiefen. Decia las pefadumbres , que 
havia recibido , por caufa de Francifco 
Roldan j pero elle Defpacho no fue por 
entonces. Llego Carvajal á Santo Do- 
mingo , dib cuenta de lo que con los 
Amotinados havia pafado , i de la vlti- 
ma refolucion , i fecreta de Roldan ; i 
como era tan grande el defeo , que tenia 
de verfe fuera de aquella molellia, man- v^,>,i# 
do hacer la Patente , por D. Fernando, 
i Doña Ifabel , como le acollumbrabaj 
i fcllada con el Sello Real, dándole mui - 
cumplidamente el fcguro. Y aliendc de 
efta , por orden del Almirante le embia- 
ron otros Caballeros el Icguro, que pe- 
dia de ellos , los qualcs la firmaron j i 
fueron , Alonfo Sánchez de Carvajal, 
Pero Fernandez Coronel, Pedro de Ter- 
reros, Alonfo Malaber , Diego de Alva- Frjcífco 
varado , i Rafael Cataneo. Roldan. 

Era iá pafado el Mes de Maio , i 
porque mas prello el negocio fe con- 
cluiele , determinb el Almirante de em- 
barcarle , i con dos Navios irle al Puer- 
to de Azua , zf Leguas de Santo Do- 
mingo , para cllár mas cerca de Roldan: 
llevo configo á Juan Domínguez, Clé- 
rigo, Pero Fernandez Coronel, Miguel par.i efec 
Balletler, García de Barrantes, Juan Ma- tuar pref 
laber , Diego de Salamanca , Chriíloval to el có- 
Rodriguez, la Lengua , i Alonfo Medél, cierto. 
Piloto , i otros muchos. Fue Francií'co 
Roldan á Azua , entrb en la Caravela, 
i platico con el Almirante de fu redu- 
cion , refpondio con fus Compañeros, 
que le placía de reducirfe, con que alien- "' ' 
de de los Capítulos , que eílaban conce- Frácifco 
didos , les otorgafe otras cofas : La pi- Rolda pi 
mera , que pn(liefe cmbiar en aquellos Na- 
i'ies algunas Perfonas a Cafi illa ^ que no pa- 
f arlan de quince. La fegunda , que a todos 
los que qtiedafcn , fe dicfcn fus Vecindades^ 
i Tierras para labrar , / a cada 'cno fu li- 
branza ^ para que fe les pagafe el fueldo del 
Rei. La tercera , que fe mandafe pregonar^ 
que quanto Francijco Roldan .¡ i fus Compa- 
ñeros havian hecho ^fue por faifas Tefilmo- 
nios , que los levantaron ^ Perfon.is q.ie mal 
los querían^ i que no defeahan el dcjei vicio del 
Rei. Cuarta , qj/c Francifo Raldán queda- 



El Almi- 
rante va 
al Puerto 
de Azii.i, 






de mas 
condicio- 
nes. 



legemfra- 
¿/r.Senec. 



^% Historia dí; las 1k 

fe '{le mé-ta-p^r Jlcalde Aíaior , por Pro- 
'tifioii R:al. Acordado lo Ibbrcdícho, fue 
Francilco Roldan á dar cuenta de ello iiu 
Gente, idclpacsdc dosDuscmbiaronvna 
Provilion Real , ordenada con muchas 
claufula^; deslioncftas , i nial fonantcs, i 
mui intolerables. La pollrera de las qpa- 
les era- : '^e fi el Almirante tw cumpUcfc 
io concertada ,. les fv.cfc licito boherfe a jícn- 
tar, i poner todaS' jus fuerzas ^ en ¡a formj' 
que 'mejor pudiefcn , para bacerjelo guardar. 

Y aunque el Almirante conoció 
claro , que con aquellas infolcncias mof- 
rraban aquellos Hombres , que no tenian 
gana de concierto , fino de andarle def- 
vergoncadamcnte haciendo oprelloncs, 
viendüfe cercado de tantas dificultades-, 
i con elle impedimento congojado, i ata- 
Necefs't- yxáo el curfo de los buenos expedientes, 
tas omne ^^^^ penlaba tomar , para encaminar las 
cofas de las Indias , en mucho giifto , i 
fervicio de los Reies,i confulion de fus 
Émulos , i que fe comentaba á inquie- 
tar la Gente , que con el cftaba , i en 
corrillos, decir, que pues Francifco Rol- 
dan, i los Suios , andando algados , co- 
metiendo tantos delitos, eftaban ricos, i 
fe Cilian con ello , también ellos qucrian 
hacer lo mifmo , i no hallarfc perdidos, 
por permanecer en la obediencia del Al- 
mirante , i daban muellras de quererle ir 
á la Provincia de Higucy , que cftá en 
la Colla del Sur , á Levante , al Cabo, 
que llamó el Almirante de San Rafael, 
acia la Saona> porque havian imaginado, 
que alli ferian ricos de Oro. Havia afi- 
inifmo el Almirante recibido Cartas del 
Obifpo de Badajoz , Juan Rodrigucz de 
Fonfeca,en que decia, que havicndo la- 
bido, con los cinco Navios, que vltima- 
■ mente fueron , el Alteración de Roldan, 
la cofa fe eftuvicfe fufpenfa , porque los 
Reics lo remediarían preiloj i ella fuf- 
penfion juzgaba el Almirante , que era 
mui perjudicial : por lo qual acordó, que 
^^Qj¡„^, "era menor mal conceder quanto los Amo- 
dos toJo tinados pedían, aunque injullo,! desho- 
jo que le rcíto , cfpcrando , que conociendo los 
piden. Rcics el defacato, que fe les hacia , i la 
violencia que el Almirante recibía , a él 
no darían culpa , i caítigarian los culpa- 
dos ; i todavía añadió vna Condición, 
que cumpliefen los mandamientos de fus 
Áltelas, i fuios, i de fus Jullicias. 

Acabado el concierto , luego co- 
mencó Francifco Roldan á vfn- de el 
Oficio de Alcalde Maior j i llegado á San- 
to Domingo con fu Gente , allegó otra 
mucha de laque alli ellaha,mo!hando no 
cllá/confiado, ni delcuidado , para cada. 



.Qj JJlJ 



El Alml- 
ranrc có - 
cede á lo'i 



DIASO CCIDEN'TALES. 
i quando que fe ofreciefe bcalion j i con 
cita fobervia no confintio , que vn Te- 
niente , que tenia el Almirante , que fe 
llamaba Rodrigo Pérez , hicieie fu ofi- 
cio : diciendo , que nadie havia de traer 
Vara en toda la isla, lino los. que él pu- 
fiefe , I el Almirante lo fufrio , i pasó 
por ello i I mientras en Santo Domingo 
eftuvo , nunca convcrfaba fino con los de 
fu Compañía: los qualcs líempre decían in- 
folcncias, con que molh-aban no ellár arre- 
pentidos de fus maldades > I havicndo de 
cmbiarfc cierta Gente a vérvnas Labran- 
cas , I traer Pan , ninguno quilo ir , ni 
nadie los ofaba reprehender de las vio- 
lencias que hacían > i haviendofe pre- 
gonado la Prov ilion del concierto con 
Francii'co Roldan , á z8. de Septiembre, 
fe dixo , que havia repartido mucho- Oro 
entre los Sulos. Delpachó el Almirante 
dos Navios á CalliUa : I para cumplir 
con lo capitulado , dio licencia , á los 
que de la Compañía de Roldan fe quifie- 
ron ir , i repartió a tres Efclavos , á al- 
gunos á dos , I á otros á vno. En eftos 
Navios eftuvo el Almirante determinado 
de ir a Callilla , I llevar configo al Ade- 
lantado , para Informar á los Relés de 
quanto havia palado con Roldan , cola, 
en que mucho huvlera acertado : mas 
porque lintió , que la Provincia de los 
Cíguayos fe movía contra los Chrillla- 
nos , que andaban en la Vega, fe quedó, 
i determinó de emblar á Miguel Ballef- 
ter , I a Garda de Barrantes , I con ellos 
los Procefos contra Roldan, i los Suios, 
fuplicando á fus Altegas, que Inquinefen 
la verdad de todo , I hlclefcn como fue- 
fcn férvidos. Decia , que no fe debian 
de guardar á Francifco Roldan las Ca- 
pitulaciones , que fe havian hecho con 
él, i con fus Compañeros, por haver fi- 
do violentamente concedidas ,1 en la 
Mar , adonde no fe exerclta el Oficio 
de Viforrei : porque fobre eite Alcamlen- 
tü , I Rebelión , citaban hechos dos Pro- 
celos , i condenados por Traidores los 
Aleados , i que por elto no pudo el Al- 
mirante difpcnfar , ni quitarles la infa- 
mia, i porque lo'quc fe trató, tocante a la 
Real Hacienda , no fe podía hacer fin In- 
tervención de los Oficíales , como por 
fus Alteras citaba mandado , porque fe 
pidió pafagc para Caílllla , fin exceptuar 
los quarcnta dclinquentes , que de alia 
vinieron deílerrados > i porque citaban 
obligados á pagar lo que debian a la Real 
Hacienda , i los danos hechos a muchos 
terceros , en clpecial á los Indios , fi- 
QiUnientCjpor otras muclus caufas , i en 

par- 



1499. 

ceris caz-e 
amtcos ti- 
hi cjje ere 
das. Cur. 



Iníblen-i 
cías de 
Fr.íciTco 
Roldan, I 
de losSii- 
ios. 



El Alml- 
miraiite 
dtrfpach» 
dos Na- I 
^¡osáCaf ] 
cilU. 



El AlmtJ 
ranteem"! 
bid los 
Procefos 
de los 
Amotina- 
dos a CaC| 
tilla. 



El Alinl-I 

raiite di- 
ce al Re! I 
las califas > 
por que I 
no fe de- 1 
be guar- 
dar lo ca 
pími.ido 
áFrancif- 
co Rol- 
dan. 



M9 9 



El AlmN 
ante pi- 
'Ic <]iic í"e 
'e i;ccn- 
ia a (ii 
lijo, pa- 
aque le 
-lia áaúi 
ar. 



Van á 
:aftll!a 
íenfagc 
3sde el 
.Imiran- 
-■ 5 i de 
•ranclf- 
l3 Rol- 
an. 



D E C A D A I. 

pirticular, por el junmento , que Fran- 
cilc-) Roldan , i fus Compañeros ha\'ian 
hecho á fus Altegas , quvindo filieron de 
C.iílilla, de feries Fieles, i al Almiran- 
te en fu nombre. 

Suplicaba de nuevo el Almirante, 
en citas Cartas , que le embiafen vn buen 
Letrado , para las cofas de Juíliei a, obli- 
gándole de pagarle, i Perfonas virtuofas, 
para cónfcjo , i que pluguiefe u fus Alte- 
ras íic,, lio darles fus prcheminencias ; i 
también vn Teniente de Contadores Ma- 
iores , i otro del Teforero , con quienes 
fe neenciafen las cofas del Hacienda Real; 
rcpctia lo que tocaba á guardarle fus 
prerrogativas , diciendo , que no fabia íi 
erraba j pero que fu parecer era, que los 
Principe.; debian de hacer mucho favor 
á fus Govcrnadorcs , porque ccin disfa- 
vor todo fe pierde. Suplicó alimifmo, 
que porque iá fe hallaba mui quebran- 
tado , i fu Hijo D. Diego Colon , que 
crtaba en la Corte, iba creciendo, i te- 
nia mediana edad, para comentar á fcr- 
vir, fe le mandafen cmbiar , para "que le 
aiudafc ; i en elle inflante le llegó avi- 
lo , que Alonfo de Qjeda havia llegado 
con ciertos Navios al Puerto de YaqiiÍ7 
mo , que elhi la Colla abaxo , ochenta 
Leguas de Santo Domingo , adonde ha- 
via el Brafil, i que furgió á tres de Sep- 
tiembre,! ali lo efcrivió a los Reies Ca- 
tólicos en ellas Cartas. Partieron eftos 
Navios para Caililla al principio de. Oc- 
tubre,! en ellos los dos Alcaides, Ballef- 
ter , 1 Barrantes , i otros Menfageros de 
Francifco Roldan , con quien efcrivió 
largamente fus quexas , i difculpas : i á 
los ip. del mifmo fue al Almirante con 
vn Memorial , de toda la Gente , que 
havia andado con el , que eran ciento 
i dos Perfonas, que aun eftaban con élj- 
i dixo , que todos querían vecindad , i 
que la efcogian en Xaragua. No quilo 
por entonces darles licencia , para que 
todos juntos fe avecindafen , temiendo 
de alguna nueva Rebelión : algunos fe 
avecindaron en el Bonao, de donde tuvo 
principio aquella Villa : otros enmedio 
de la Vega, en la Ribera del Rio , que 
llamaron Verde : otros, feis Leguas de 
alli , en Santiago , en la mifma Vega, 
acia el Norte , derechamente , i dábales, 
i repartíales el Almirante Heredades , ó 
Labrancas , con veinte mil Montones, 



Origen 



tos en las 
Indias. 



Frácifcó 



le las 



LiBRoIIL 95" 

mas ^ i menos, que es tanto alia, como 
decir Cepas de Viñas : (ola es la diferen- 
cia, que las Cepas duran mucho , i los 
Montones , que dan el Pan , no duran 
mas de vno , hafta tres Años ; i de aqui 
tomaron origen los Repartimientos , ó *^^IosRc 
Encomiendas de todas las Indias , por- P-'"'""'"'^ 
que los daba d Almirante por fus Ce- 
dulas , diciendo : ^le daba en tal Caci/^uí 
tantas mil Matas , o Montones , que todo es 
vno , /" que aquel Cacique , o fus Gentes , la- 
brafen^para quien las daba^ aquellas Tierras. 
Y porque Francifco Roldan no era 
el poitrero en deleos de fer rico , pidió RÓrdí'ii 
Tierras cerca de lá Ifibela, diciendo , que pldeTier 
antes de levantarle eran fu i as ,.i fe las ras, i el 
dio el Almirante en ip.de Oftubrc, i vna Almlian- 
Caferia , que íc hávia hecho en nombre ^'; 
del Rci , adonde ia havia crianca de Ga- 
llinas, i otras cofxs,i la llamaron Efpc- 
ranga : i que las Tierras de éfta Cafería 
le las labrafe el Cacique, que havia def- 
oréj^do Alonfo dcOjeda. Diolc dos- Va- 
cas , i dos Becerros j i ^/'einte Puercas , i 
dos Teguas , todd 'del Rei , para cmVicn- 
§ar a criar ; i deciá , .que lo hacia por 
entretenerle , halla ver. lo qae los Reies 
mandaban. Salió hu'go de Santo Domin- 
go ,. con licencia ,del Almirante ^ aunque 
dada con ruin güilo. Con titulo de vi- 
lltar la Tierra , hi^o Alcalde del Bonao 
á Pedro Riquelme, vno dé luS itiasxon- 
fideiltcs , reíervandó para si la Jurifdic- 
cion en lo Criminal : con que ííendo ne- 
cefario prender alguno , por cafo Cri- 
minal, lo pudiefe hacer , i embiarle á la 
Fortaleza de la Concepción. Efto fin- 
tió mucho el Almirante , pareciendoíe, . . f^'""" 
que fe mctian en vfurparle la jurifdjc- ¿'¿f,° 
cion de Viforrei , i Governador j 'i en la 
Capitulación , i Proviííon , que fe dio 
á Roldan , no fe le concedió , lino que 
fuefé Alcalde , i no que criafe otros Al- 
caldes. Partido Roldan , trabajaba Ri» 
quelme de hacer vna Fortaleca, en vn fifio 
fuerte de aquella Provmcia } i porque 
fe entendía, que era de conientimiento, 
i acuerdo de Francifco Roldan , pard 
afegurarfe en las cofas , que fe pudicfen 
ofrecer, fe lo contradixo Pedro de Ara- 
na, Hombre honrado, i cuerdo, i aviso 
de ello al Almirante , el qual mandó 
á Riquelme , que no hiciefc na- 
da , hafta que fe lo cmbiafc 
á mandar. 



Defígnio 



Fin de el L'ihro Tercero. 



HIS- 



9^ 



«49 




HISTORIA 

GENERAL 

DE LOS HECHOS 

DE LOS CASTELLANOS, 

EN LAS ISLAS , Y TIERRA-FIRME 

de el Mar Occeano. 

ESC RIT J TOR ANTONIO T) E H E R R E R A, 

Coroitijia Maior de fu Magefiad , de las Indias , i fu Ccronijla 

de Cafilla, 

LIBRO Q^V ARTO. 

CjÍTITVLO i ^te Alonfo de Ojeda armo en Sevilla , ^ara ir 

d dcfcubrir , i llevb conjlgo á Juan de la Cofa, 

i Americo Vefpicio. 



m 

n 

tai 
ü 



los PlO- 

cuiadc)-- 
ic; de el 
Alniii. in- 
te llegan 
á la Coi- 
te. 




Legados á la 
Corte Miguel Ba- 
llefter , i García de 
Barrantes , con los 
Procelbs contra 
Krancjfco Roldan, 
i fus Compañeros, 
i los Menfagcros, 
que embiaba Rol- 
dan , los primeros refirieron , que elte 
Roldan, i quantos lefeguian, eran Hom- 
bres facinorofos , viciólos , violentos, 
forcadores de Mugcres cafadas , corrup- 
tores de Virgines , Ladronc; , Homici- 
das , Fallos, i Perjuros. Dixcroii, que 
lia ninguna caufa havian movido tantos 



efcandalos , i daííos en la Isla , í aparta- 
dofe de la obediencia del Almirante , por 
vivir en libertad , i poder , á fu volim- 
tad , cometer los fobredichos delitos. 
Rcmitieronfc en todo , a los Procelbs , é 
informaron de los trabajos , que por 
caufa de efta Alteración , el Almirante, 
i el Adelantado havian padecido , i el 
impedimento , que havian caufado en la 
profecucion de tan gran Defcubrimien- 
to , como el Almirante havia dexado 
comentado , i en otras cofas áí mucho 
fcrvicio de los Reies. Los de Roldan, 
por el contrario , dieron del Almirante, 
i del Adelantado , terribles quexas , lla- 
mándolos Tiranos , i Cruelej , que por 

CQ- 



t 

InTorm 
cioH) q i 
daña I i 
Rciesl; : 
Procdi- ' 
dores 4 i 
Almha' 
te. 

Quexa; ,i 
que d|l fií 
los Ait; 
gos de 
Roldaii 
dclAlnji 
rantc ¿. 
defiirfi 



,0 ? T «.;r wr 7 rí i -. D tí c A D'A. r. 

cofas fuciles atoiTnentaban á los Hoin- 
Imcs , i los julbciab-ui , con fed ¿c h 



LlBROlV. ^y 

Cofmografia , i de la Mar , encamina- 

lonfe primero a Poniente, i deipues al 

langic Caltcilana , i que no procuraban Sur , i en veinte i Hete Dias llegaron á 



"Vcfpii- 



lino al.^arfe con el Imperio de las lu- 
dias , porque no dexaban coger el Oro 
de las Mmas , por tomarlo para si : i 
otras muchas abominaciones , que afir- 
maban , para difculpar fu dcfvcrgucn- 
«¿a , i rebelión , diciendo , que por cf- 
■tas caulas fe apartaron de fu obediencia. 
Elcrivib el Almirante, en eílc mifmo 
tiempo , vna Carta mui larga a los Rc- 
ies , abreviando todas las colas , que le 
havian acaecido , defde que propuib fu 
Emprefa , hafta ellos Dias , quexandoíe 
de fu fortuna, i de fus adverfarios , i di- 
ciendo las vagones que tenia; i como an- 
tes que los Procuradores de ambas par- 
tes llegafen con los cinco Navios , que 
llevaron los Efclavos , tenían los Reies 
Católicos avifo del Levantamiento de 
Francifco Roldan , havian comentado 
á tratar de proveer fobre ello : i con la 
llegada de ellos fe acabaron de refol- 
ver , como abaxo fe dirá. 

Fue grande el contentamicnto,que 
fus Altecas tuvieron , con el avilo , que 
les llegó con los dichos cinco Navios, 
del Defcubrimiento , que nuevamente 
havia hecho el Almirante , conforme a. 
lo que havia prometido, i con las muef- 
tras de las Perlas, cofa que halla enton- 
ces nunca fe havia viilo en Poniente : i 
vieron la figura , que de la Tierra cm- 
biaba , que aunque la llamaba isla, da- 
ba gran intención de que pedia fer Tier- 
ra-firme : i mucho maior fuera el con- 
tento , íi las nuevas del Levantamiento 
de Roldan no fe lo aguáian. Hallr.baíe, 
á la fiígon , en la Corte Alonlo de Oje- 
da , i vio la figura , i la mueílr<i de las 
Perlas , i del Qro : i corno era Favore- 
cido de Juan Rodrigue'i de Fonfcca, que 
iá eílaba cerca de los Reits , i proveía 
las cofas de las Indias , pidió la licen- 
cia para ir por aquellas Partes , á defcu- 
brir Islas , b Tierra-firme , b lo que ha- 
llafe. El übiipo fe la dio , firmada de fu 
Nombre , i no de los Rcies , con que 
no tocafe en Tierra del Rei de Portu- 
gal , ni en la que el Almirante havia 
defcubierto halla el Año de ifPf- Con 
ella Licencia , huvo Perfonas , que ar- 
maron en Sevilla quatro Navios , por- 
que ia havia muchos codiciofos para ir 
a dcfcübrir ; i partió de el Puerto de 
Santa Maria , á zo. de Maio. Iba por 
Piloto Juan de laCofa,Vizcaino, Hom- 
bre de valor, i Araerico Vcfpucio por 
Mercader-: i como fabio enliü cofas de 



villa de Tierra, que juzgaron fer firme. 
Dieron fondo vna Legua , por no dar 
en algún Baxo : hccharon Gente en las 
Barcas , i acercándole á Tierra , vieron 
infinita Gente defnuda , que como paf- 
mados miraban , pero luego huieron á 
los Montes ; i aunque los Caltcllanos 
los alhagaban , no bolvian -, i porque 
citaban en la Plaia , i tcmian de algún 
temporal , acordaron de ir la Coila aba- 
so , bufcando Pueito. 

Navegando dos Dias , hallaron buen 
Puerto, con infinito numero de Gente, 
que acudía a ver cofir tan nueva, como 
aquellos Navios , i los Hombres. Salie- 
ron á Tierra quarenta Soldados , bien 
armados, llamando a los Indios con lé- 
ñales , moílrandolcs Calcaveles , Efpe- 
juelos , i otras cofillas, pero ellos no-fe 
fiaban: i algunos mas atrevidos, fe acer- 
caron, i recibieron los Calcaveles , i por dios, i le? 
fer noche , los Callellanos fe bolvieron mucftran 
á los Navios', i los Indios \c fueron á e.iícave- 
fus Cafas. A la Mañana ellaba la Mari- '". 
na cubierta de Gente , i las Mugeres 
con los Niños en los bracos, mui quie- ^tfoDia 
tas. Salieron los Callellanos ;i Tierra , i íí'^ . '* 
los Indios , con mucha fcguridad , iban 
nadando á recibir las Barcas. Era cíla 
Gente de mediana ellatura , bien pro- 
porcionada 5 las caras anchos : la color 
de ia carne, que tira a rubia, como pe- 
los de Lcon : pelo ninguno en iu cuer- 



Los Caf- 

tcllanos 

iiaman a 

los In- 



Maiíiii 
cubierta 
de Gen-, 



, no lo confieatcn , 
porque lo tienen por coi 



po 



imc 



trab.infcr ligcnfimos, 



S^ 



rcj 



gnimics 



les c;;br'Io.v, 
belliai. Moí- 
Hombres , i Mu- 
nadadores , i Gente 



Colkirij- 
&res d« 
ellos In- 



guerrcra , i que llevaban fus iMugcrcs a .. 
la Guerra , para que les curafen de la 
comida. No tenian Reies , ni Señores, 
ni Capitanes en las Guerras , fino que 
fe llamaban vnos á otros , i animaban 
quando havian de pelear contra fus Ene- 
migos. Era la caula de fus Guerras con- 
tra los de otra Lengua , quando les ma- 
taban algún Pariente , ó Amigo : i el 
quexofo , que era el mas antiguo Pa- 
riente , llamaba en la Plaga a los Veci- 
nos , para que le aiudafen. No guarda- 
ban hora , ni regla en el comer , fino 
quando lo tenian gana , porque ficmpre 
comian poco , i fe fcntaban para ello 
en el fuelo. 

Era fu Comida, Carne , ó Pefcado, 

pueíla en ciertas efcudillas de barro , que 

hacian , ó en medias Calabazas. Dor- 

ip.ian pn H.iTn.\c:-\s ác Algodón : eran 

N ho- 



I' 



Las Mu- 



-^8 HlSTORIADE LAS I 

.JípiítiUiiíjios ea la convtuívicion de las 
Goltiim- jy,iyg^i-j., ^ i deshoncllos en orinar, i en 
Ic» Lii- ^'^ ücmás, porque no fe apartaban. No 
dios uri- teman orden , ni lei en los Matrimo- 
mcros,q fiios , porque tomüban quuntas Muge- 
hall6 0jci-es querían , i ellas también , i dexa- 
<^' banfe quando querían , fin que en ello 

ludie recibiefe injuria. No eran celo- 
fos , ellos , ni ellas : todos vivian á iu 
placer , iln recibir enojo, vno de otro. 
Multiplicaban mucho , i las Mugercs 
'^."* preñadas no dexaban de trabajar. Quan- 
ñcii qiiaii *^^ parían , teman dolores muí en. eos, 
do palé, i '^^'^ infenlibles. En pariendo , fe iban 
pequeños á labar al Rio, i luego le hallaban lim- 
dolores, piis , i ianas. Si fe enoj.iban de lus Ma- 
[ cad in- ridos , fácilmente con ciertos gumos de 
iciiíibles. ici-vas, hcchaban las criaturas. Cubilan 
las partes fecret.is con hojas , tela , 6 
cierto trapillo de Algodón , lo demás 
todo iba defcubierto ; i Hombres , i 
Mugcres eran limpilimoj , por labarle 
muchas veces. Las Calas, en que mora- 
ban , eran comunes a todos , i tan ca- 
paces , que cabian en ellas l'eifcientas 
Perfonas , muí fuertemente fabricadas, 
aunque cubiertas de hojas de Palma^, i 
la hechura, a. manera de Campanas. De 
ocho en ocho Año^ fe mudaban de vnos 
^ Lugares a otros , que con el calor ex- 

cclivo fe inficionaban los Aires , i les 
caulaban grandes eufcrmedades. Sus ri- 
quezas eran Plumas de colores de Aves, 
i vnas Cuentas de huefos de Peces , i de 
Las ri- Piedras verdes , i blancas , Lis qualcs fe 
qiie<;as ponían en las orejas , i labios. El Oro, 
de eftos Perlas , i otras cofis ricas , ni las buf- 
Iiidios caban , ni las querían. Ningún trato, 
eran l'lu- ^-^ y^j^^.^ ^ ^[ trueque vfaban , lino folas 

"'í' ^ aquellas cofas , que para fus nccciidadcj 
colores, i ^ , , ' ^ T ■ ,i , 

Cuentas '■'^t'Ji"^''^'' les producía , i mmiitraba n.x- 
de huefos turalc^a. Qiianto tenían , daban libe- 
de Pcfca- raímente a quien fe lo pedia : i de la 
dos, ico- mifma manera eran codiciofos en pe- 
dir , i recibir de los que tenian por 
Amigos. 

Tenían por feñal de gran amulad, 
comunicarle las Mugcres , i Hijas con 
fus Amigos , i Hucfpedcs. El Padre , i 
la Madre tcuian por gran honra , que 
qualquicra tuviefe por bien llevarle fu 
Hija , aunque fuefe Doncella , i tener- 
la por Amiga , i lo elHmaban por con- 
firmación de amulad. A los Muertos, 
enterraban algunos con Agua , i Comi- 
da á la cabecera , creicndo , que para 
el camino de la otra Vida lo havian me- 
ncílcr. No lloraban , ni hacian fenti- 
miento por los que fe morian Qiian- 
do á los Parientes mas cercanos parecia 



fas tales 



Mas cof- 
tumbrcS 
de tos In- 
dios. 



1499. 

Q^e ha- 
ci.'.ii ellos 
Indios de 
el enfer- 
mo, que 
eftabacer 
ciño a 1.1 
muerte? 



Remedio 
p.nvj fila- 
do el en- 
fermo ef- 
taba con 
el maTor 
ardor de 
la caleu- 
luia. 



HDiAS Occidentales. 

que el enfermo cllaba cercano á k muer- 
te, le llevaban, en vna Hamaca, al Mon- 
te, i colgada de los Arboles vn Día en- 
tero , le cantaban, i bailaban : i ponién- 
dole á la cabecera Agua , i Comida, 
quanta bailaba para quatro Dias , le de- 
xaban alli , i nunca le viiitaban ; i li 
comia de aquello , i convalecía , i bol- 
via á cafa , con grandes ceremonias le 
recibían. Quando el enfermo cllaba con 
el maior ardor de la calentura , le me- 
tían en Agua mui fría , i defpues le po- 
nían a vn gran fuego , i le tenian mas 
de dos horas , halla que ellaba bien ca- 
liente, i luego le hcchaban á dormir, i 
con ello cfcapaban , i lañaban muchos. 
Ulaban mucho la dieta , porque fe ef- 
taban tres , i quatro Días fin comer. 
Sangrábanle muchas veces , no de los 
bracos , fino de los lomos, i de las pan- 
torrillas. Acoilumbraban vómitos, con 
ciertas lervas , que traían en la boca. 
Abundaban de mucha fangre , i humor 
flemático , por fer fu comida de leiTas, 
Raices , i colas terreílres , i de Pelea- 
do. El Pan hacian de Raices , que en 
la Efpañola llamaban Yuca : Grano di- 
xeron que no teman. Pocas veces co- 
mían Carne, fino era la Humana , i ef- 
ta era de fus Enemigos : i fe maravi- 
llaban de que los Cailellanos no lo hi- 
ciefen. HalLuon en ella Tierra poca 
feñal de Oro, ni de otra cofa, que fue- 
fe de valor : del fitio , frefcura , i dif- 
poficion de la Tierra , decían , que no 
podía fer mejor. 

CAT. II. ^e Alonfo de Ojeda 
llego a Venepiela , que era lo def- 
cubierto por el Almirante 'D.Chrif 
toval Colhn : i que Awerico Vefpii- 
ció artificiofamente fe atribuid la 
Gloria de efe T)efcubrimieutO:, 
aunque le hico -primero el 
Almirante. 



Asó Alonfo de Oje- 
da la Colla abajo, 
faltando muchas 
veces en Tierra, 
contratando diver- 
fas veces , halla 
que llegaron á vn Vcneíue- 
Pucito , adon- la. 
de vieron vn Pueblo fobrc el Agua, 



Comlaii 
cftos 1 11-, 
dios car-I 
nehuTii- 
na de fu^l 
Enemi- 
gos. 




Aloiifol 
de Ojeda 
"c".\ a 



fundado corQO V'cnecia 



donde 
ha- 



1499 



Los In- 
dios dan 
diez i feis 
iJócellas 
á losCaf- 
teiianos. 



Oícda va 
navegan- 
do por la 
Cofta de 
Paría. 



Decada I. 

hrtviri veinte i feis Cafiis grandes, de lie- 
chuivi de Campana , puclks Ibbre pol' 
tes , con Puentes lev-adÍ5;is , por donde 
andaban de vna Cala á otra. Los in- 
dios , en viendo los Navios , tuvieron 
gran miedo , alearon fus Puentes , i fe 
recogieron en fus Calas. í^n eíio venian 
doce Canoas á los Navios, que en lle- 
gando , fe pararon a mirarlos , i los ro' 
deaban, palmados de verlos. Los Chrif- 
tianos les hicieron fcñas de amulad , i 
fueron acia ellos , mas no quiíleron ef- 
perar , aunque hacian leñas , que bol- 
yerian. Salidos de las Canoas, fe fueron 
acia vna Sierra , i bolvieron con diez i 
feis Doncellas á los Navios , i dieron 
quatro a cada vno , i con ello trataban 
manfamente. Salió en ello mucha Gen- 
te de las Calas, que havian viílo , i na- 
dando , fe iban á los Navios: i quando 
llegaban cerca , ciertas iVlugeres viejas 
dieron grandes gritos , i fe melaban los 
cabellos ; i viendo efto las Doncellas, 
fe hecharon á la Mar, i los Indios que 
andaban en las Canoas , fe apartaron 
de los Navios , tirando Flechados : fue- 
ron tras ellos , en las Barcas , los Caf- 
tellanos , i anegaron algunas Canoas , i 
mataron veinte Indios , i hirieron mu- 
chos , i quedaron heridos cinco Calle- 
llanos , que prendieron tres Indios , i 
dos de las Doncellas : i vno de los pre- 
füs fe foito futililimanaente , i fe hecho 
á la Mar. 

Navegaron ochenta Leguas la Cof- 
ta abaxo , por la Tierra de Paria , que 
el Almirante havia defcubierto , adon- 
de hallaron otra Gente, de divci-fi Len- 
gua, i trato. Salieron á Tierra , i havia 
en la Ribera , paladas de quatro mil 
Peifonas , i de miedo huicron a los Mon- 
tes , dexando quanto tenian. Entrando 
en Tierra , hallaron Chogas , que pare- 
cian de Peleadores , con muchos fuegos, 
i Peleados , que en ellas fe afaban : i 
entre ellos vna Yuana, llamada en otras 
partes de las Indias , Ycotea , que pen- 
aron, que era alguna Serpiente. El Pan 
que comian era de Pcfcado , cocido en 
Agua , i defpues golpeado , i amafado: 
i hechos Panecillos , los cuecen fobrc 
las brafas. Hallaron otros manjares de 
lervas , i Frutas , i en nada les toca- 
ron , antes les dexaron algunas cofillas 
de Caílilla , para ver fi los podian aman- 
far. El figuiente Dia , en falicndo el 
Sol , pai"ecieron muchos Indios , i fa- 
lieron los Caíleilanos á Tierra, i los In- 
dios, aunque mui tímidos, aguardaban. 
Fueron poco á poco perdiendo el mie- 



LiBRO I V. 99 

do , i con leñas dando a entender , que 
no eran fus Calas aquellas Cliocas , li- 
no para pelear , i que fueicn a fus Ca- 
fas , i lo pedian con importunidad. Fue- 
ro;., veinte i tres Hombres bien arma- 
dos , i. elluvieron con ellos tres Dias, 
bien tratados , aunque no fe enten- 
dian palabra. Los Bailes , Cantares , i 
Regocijos , que los Indios hacian , eran 
muchos ; i la comida que les daban , i 
regalo que les hacian , era incrciblc, 
ofreciéndoles fus Mugeres , con toda 
prodigalidad, i con tanta importunidad, 
que no bailaban á reíillir. Eílaba ella 
Población , adonde fueron llevados los 
veinte i tres Calteilanos , tres Leguas 
de los Navios : i acudió tanta Gente 
de otras á verlos , que era cofa ellra- 
ña el ver como los rodeaban , i con 
quanto efpanto los tocaban , i mirabaui 
i porque ciertos Hombres ancianos les 
rogaron , que fuefen a fus Poblaciones, 
no lo pudieron efcufar : i en ellas , i 
otras, le detuvieron nueve Dias, ellan- 
do entre tanto la Gente de los Navios 
con mucha pena , no les huviefe fucedi- 
do algún defaílre , pero ellos eran bien 
tratados. Y al fin acordaron de bolver- 
fe á los Navios, iendo acompañados de 
infinita Gente , Hombres , i Mugeres : i 
quando algún Chriíliano fe canlaba , le 
llevaban en Hamaca , como quien va 
en Litera , con harto mas deicanló , i 
menos peligro. 

En el palo de los Ríos , que haviá 
muchos, vfiban Bailas, i otros artificios: 
iban cargados algunos con muchas co- 
fas , que dieron a los Calcellanos, como 
Arcos, Flechas, cofas de Pluma, Papa- 
gayos : 1 no havia Indio , que en los pa- 
fos de los Ríos , que fe vadeaban , no fe 
tuvicfe por dichofo de haver pafado vn 
Chriíliano en fus ombrcs : i el que mas 
veces , ó mas Chriílianos paiaba , por 
mas bienaventurado fe tenia. En llegan- 
do ala Ribera de la Mar, fueron luego 
las Barcas por los Chriilianos : i tantos 
Indios acudieron á ellas, i con tanta prie- 
fa quifieron entrar , que cafi fe anega- 
ran : i los que entraron , i iban nadando 
en compañía de las Barcas , palaban de 
mil. Entraron en los Navios, i admira- 
dos de fu grande(ja , i de las Xarcias , i 
aparejos , no fe canfaban de mirarlos: 
i por cfpantarlos , difpararon el Artille- 
ría de vn Navio , i de la mifma ma- 
nera que las Ranas ialtan en el Agua, 
quando ellando en feco en la Ribera, 
llenten algún ruido , fe hecharon todos 
íi la Mar , atouitos , i fin habla , halla 
Ni que 



fmbh 
Ojeda 2j 
Caíldl.i- 
nos I.iTiQ 
ría aden- 
tro. 



Craii ím- 
poniüii:- 
dad , con 
<jiic Joiin 
díosoñe- 
ci.-!n .1 loj 
Caftell.i- 
nos las 
Miig?re$. 



En cl pa- 
lo de los 
Ríos vfa- 
fcan Ral- 
fas, íotros 
artificios. 



I os In- 
dios tíe» 
lien gran 
miedo de 
laArtille-: 
ría. 



Salen los 
Navios 
del Cíol- 
fo diilcC) 
que hace 
la Isla de 
la Tilni- 
dad. 



Amerícd 
Vef^ucio 
ínciilh'io 
lamente 
quita al 
Almiran- 
te la glo- 
ria de el 
Dcfcubii 
miOto de 
Tieira- 
fiíme. 



La veida 
deía na- 
vegación 
de Alon- 
lo de Oje 
da. 



íoo Historia de las j 

que ricndofc los Callellunos , vieron, 
que aquello era burlando- Eltu vieron 
todo aquel Dia en los Navios , con tan- 
to placer , que no los podian dclpedir: 
i queriéndole partir los Carelianos - fe 
fueron los Indios , con gran amor , i 
alegría. Ella Tierra pareció amena , i 
fruftifcra , i llena de flores en todo el 
Año , i de muchas Frutas , con gran- 
difima diverfidad de Aves de mucha 
hermofura. Acabaron ellos Navios de 
falir de aquel Golfo dulce , que hace 
la Isla de la Trinidad con la Tierra de 
Paria , dentro de la Boca del Drago: i 
como cofa , que era mui notorio ha- 
verla delcubicato primero el Almirante 
D. Chriiloval Colon , calló Americo 
Vefpucio , de induilria , el Nombre de 
k Boca del Drago > i aunque dice, que 
havia trece Mefcsj que andaba por alli, 
fue en el legando viage , que hi^o con 
Alonfo de Ojeda , porque en el prime- 
l'o no clluvo fino cinco , como el Fif- 
cal Real lo probó , i lo confesó con 
juramento Alonfo de Ojeda, i otros > de 
lo qual 5 i de otras muchas coílis , fe 
infiere , quan artificiofamentc efcrivió 
Americo Vefpucio , para atribuirle la 
gloria del primer Delcubrimicnto de la 
Tierra-firme , quitándola al Almirante 
D. Chriiloval Colón , que la halló con 
grandilimos trabajos , como c¡ucda re- 
ferido. 

Salidos de Paria , fueron a la Mar- 
garita , adonde falló a Tierra Aionfo de 
üjcda, i pasó halla la Provincia , i Gol- 
fo de Coquibocoa , que aora fe llama 
Veneouela , i de alli pasó al Cabo de la 
Vela, topando con vnas rengleras de If- 
las , que van de Oriente a Poniente ; i 
algunas llamo de los Gigantes , i él dio 
aquel nombre del Cabo de la Vela , que 
oi permanece. De manera , que colleó 
quatrocicntas Leguas , docientas al Le- 
vante de Paria, adonde reconoció la pri- 
mera Tierra; i docientas de Paria al Ca- 
bo de la Vela. Paria iá ellaba dcfcubier- 
ta, i la Margarita , por el Almirante, i 
gran parte de i;'s docientas Leguas de la 
Margarita, al Cabo de la \"cla: i vio co- 
mo iba la Tierra , i las Cordilleras de 
las Siernis acia el Poniente ; i todo elle 
Defcubrimiento a el le debe , como lo 
embió declarado al Reí en fu figura. Y 
afi conlla claro , que Americo Vefpucio 
fe alargó , en lo c^ue en fu primera Na- 
vegación afirma , que collearon ocho- 
cientas i fefenca Leguas; i ello baila pa- 
ra que fe tenga por cierto , que no por- 
que Americo haia hecho las ívlarcas , fe 



NDiAS Occidentales, 

ha de tener por el primer Defcubridor 
de aquel Nuevo Mundo-, que dieron fu 
Nombre. Y qiiando en clle\'iage fe hu- 
viera deicubierto , a Alonfo de Ojeda, 
Natural de Cuenca , como Capitán , i 
á ]ú:\n de la Cofa, como Piloto , fe de- 
be la gloria. En toda ella Ribera de la 
Mar , que anduvo Alonfo de Ojeda, ref- 
cataron Oro, i Perlas. Dcfde la Marga- 
rita pafaron á Cumaná , Maracnpana, 
que ella de la Margarita fiete Leguas , i 
fon Pueblos , que ellan en la Marina ; i 
antes de Cumaná entra vn Golfo , ha- 
ciendo vn gran Rincón el Agua de la 
Mar de catorce Leguas , dentro en Tier- 
ra : folia cílár cercado de Pueblos , con 
infinita Gente, i era el primero cafi a la 
boca, ó entrada de Cumaná, i lale al Pue- 
blo vn Rio podcrofo , adonde hai infini- 
tos de aquellos que los Callciianos lla- 
man Lagartos , i los Indios Caymanes, 
que fon mui naturales Cocodrilos de el 
Rio Nilo , fegun la maior opinión ; i 
porque los Navios no cllaban buenos, 
fulgieron en Maracapana , i tueron re- 
cibidos , i férvidos , como fi fueran An- 
geles, de infinitas Gentes de aquella Co- 
marca. 

Defcargaron los Navios , llegáron- 
los á Tierra, dieronles carena, con alu- 
da de los Indios. Hicieron vn \'ergan- 
tin de nuevo : i todo el tien.po , que 
en ello fe detuvieron , que fueron treinr, 
ta i fietc Dias , les dieron de comer de 
fu Pan , CaiTie de Venado , Peleados, 
i de fus Vituallas ; de tal manera , que 
quando no hallaran ella Provifion , no 
tuvieran para bolver a Caililla. Duran- 
te aquel Pueblo, fe andaban por la Tier- 
ra adentro, de Pueblo en Pueblo , adon- 
de les hacian muchas fiellas. Y ellando 
para partir para Caililla , aquellos In- 
dios les dieron muchas quexas de la 
Gente de cierta Isla , que les haci* 
Guerra , cautivaba , i comia : i ello re- 
prefentaron con tanto dolor , que les 
ofrecieron de vengarlos : i los Indios 
quifícran ir con ellos , pero por ciertas 
confideraciones , no quifieron recibir 
mas de fiete ; con condición , que no 
fuefen obligados a bolverlos á fu Tier- 
ra , fino que ellos fe bolviefen en fus 
Canoas. Partieron de alli , i en fiete 
Dias , topando en el camino muchas 
Islas , de ellas pobladas , i de ellas no, 
que debian de fer la Dominica, i Guada- 
lupe , i las demás , que ellán por aque- 
lla endercccra , llegaron adonde iban, 
defcubrieron mucha Gente , la qual, en 
viendo los Navios , i las Barcas , que 

ibai> 



n 



LlegaOjc 
da i la I 
Margari- 
ta. 



Cayma- 
nes , por 
otro no- 
ble Coco 
diilos.fe- 
gü la opi 
Ilion de 
algunos. 



Los Cap- 
te llanos 
labran vu 
Veigan-" 
tin , i los 
ludíosles 
hace bu^ 
trataml^ 



T- 



\¡ 



4199. 



Alo'.ifo 
de Ojed.1 
hace Gue 
rra a los 
Caribes, 
por amor 
áe los In- 
dios de 
Tierra- 
firme, fus 
Amigos. 



Pelea los 
Caftc-lla- 
iios con 
]os Cari- 
tes. 



Los Caf- 
tcllanos 
I prenden 
ts Indios 
muere \ n 
Cafte! la- 
no, I que- 
dan vein- 
ré heri- 
dos. 



I 



ki 



Compro 
bació de 
la ficción 
de Ame- 
rico Vef- 
pucio. 



I 



Decapa I. 

iban á Tierra , cotí los Soldados bien 
armados , le llego á la Ribera, i ferian 
quatrocientos ludios, con Arcos, Fle- 
chas , i Rodelas , pintados los cuerpos 
de duerfas colores , i mui empenacha- 
dos ; i en acercándole las Barcas , dif- 
pararonlus Flechas, i los Chiiftianos fu 
Artillería , i Eicopetas , que mataron 
muchos , i los el'pantaron , i ahuienta- 
ron. Saltaron quarenta Caftellanos en 
Tierra , pero bolviendo los Indios, va- 
lientemente peleaban ; i haviendolo he- 
cho con mucho valor , por eipacio de 
dos horas , no pudiendo mas lufiir , fe 
huicron a los Montes. 

Otro Día de mañana, pareció infi- 
nita multitud de ludios , pintados , ó 
embijados , atronando ei Mundo con 
grita , Cuernos , i Vocinas. Determi- 
naron de falir á ellos cinquenta i iiete 
Calleilanos , en quatro QuadriUas , ca- 
da vna con iu Capitán. Salieron á Tier- 
ra , fin que por los tiros de fuego ofa- 
ien impcdirlclo. Peleóle fortifimamente 
por gran rato , matando Gente fin nu- 
mero : los demás huieron , figuieronlos 
gran rato , halta vn Pueblo , adonde 
prendieron veinte i cinco , pero quedo 
muerto vn Caítellano , i veinte fueron 
heridos : i partiendo la prefa con los fie- 
te Indios , que con cilos havian ido, 
porque les dieron tres Hombres , i qua- 
Lto xVIugeres , los deipidieron muí ale- 
gres , admirados de las bacanas , que 
los Calleilanos hicieron , i de fus fuer- 
gas. Dice Amcrico Vefpucio , que de 
aquella Isla fe bolvieron á Caítilla , i 
que llegaron á Cádiz con docientos i 
veinte i dos Indios cautivos : i no fue 
afi , porque primero fueron a. la Efpa- 
fiola , aunque ella ida la aplica al ícgun- 
do viagc de Ojedaj i afi con mucha cau- 
tela vá Americo Vefpucio trailrocando 
las cofas que acontecieron en vn viage, 
en el otro , por cfcurccer , que el Al- 
mirante D. Chrilloval Colon defcubno 
la Tierra-firme. El Fifcal Real preten- 
dió lo contrario , i prefento por Telti- 
gos á Alonfo de Ojeda , i al Piloto An- 
drés de Morales , i á otros ; los quales 
juraron , que en el primer Viage fueron 
a la Isla Efpañola , adonde causo Alonfo 
de Ojeda los efcandalos , que adelante fe 
dirán : con que queda probada la ficción 
de Americo ; aliende de que jamás fue 
Alonfo de Ojeda á defcubrir., que 
no bolvicfe á parar á la 
Efpañola. 



Libro IV. 



loi 




CJT. III. G^ie Alonfo de Oje- 
da llega a la EJpaíiola , i la albo- 
rota ; i el Alniirante emhia con- 
tra él a Francijco Rol- 
dan. 

LoNso de Ojeda, á 
ciiiCo de Septiem- 
bre, llegó a la Efpa- 
ñola , iurgió en la 
parte del Brafil , que 
es la Provincia de 
Yaquimo, i aun al- 
go mas abaxo , en 
Tierra de vn Rei , que le llamaba Ha- 
niguayaba. Luego lo iupieron los Cafte- 
llanos , que eiiajan en aquella Provin- 
cia , por avilo ue indios. Avilaron lue- 
go ai Almirante, i de como era Ojeda: 
el qual mando á Francilco Roldan , que 
luego fe embárcale en dos Caravelas , i 
le fuefe á. impedir, que no córtale Bra- 
fil , ni hicielé otros daños , porque fa- 
bia , que era Ojeda Hombre atrevido. 
Llegó Roldan en ip. de Septiembre, i 
fupo , que Ojeda citaba Legua i media 
de aUi. Saho por la Tierra con veinte i 
fcis Hombres , i embió cinco a reconocer, 
qué Gente citaba con él. Halláronle al- 
borotado , i que no tenia mas de quince 
Hombres , porque los demás havia de- 
xado en los Navios , que citaban ocho 
Leguas de allí, i El havia ido ávn Pue- 
blo , que eftaba cerca , á hacer Pan , que 
era del Cacique Haniguayaba : embióle 
Roldan á llamar , i aunque temió , que 
le quería prender , no osó hacer otra 
cofii , i fue con cinco , ó feis Hombres^ 
i dcfpues de haver hablado en cofas ge- 
nerales , preguntóle Roldan , que como 
iba á aquella Isia , i mas por aquella par- 
te tan atrafada , fin ir primero adonde 
el Almirante eiiaba ? Refpondió , que 
venia de defcubrir, i llevaba gran nece- 
fidad de comida , i de remediar los Na- 
vios , i que huvo de tomar la parte nus 
cercana de la Isla. 

Replicó Roldan , que con qué li- 
cencia iba á defcubrir , i que fi llevaba 
Provifion Real , que fe la moftrafe , para 
poder proveerfe en ella Isla , fin deman- 
dar licencia al que la governaba ? dixo, 
que la traia , pero que la tenia en los 
Navios. Replicó , que fe la moftrafe, 
porque de otra manera no daría buena 
cuenta de si al Almirante , pues le havia 
crabiado para aquello : cumplió Alonfo 

de 



SurgeOje 
da en U 
Provin- 
cia de Ya 
quimo. 



Avifan al 

Aímir.in- 
te , iiiic 
ha He-ga- 
do Ojeda 
á la Ef- 
pañola. 



Fráclfco 
Roldan 
va con- 
tra Alon- 
fo deOje- 
da. 



Lo que 
paso en- 
tre Rol- 
dan,i Ojc 
da. 



Fiacirco 

cDti-a en 
los Na- 
•'víos de 
Ojcda. 



. Las cofas 

que- lleva 
ba Ojeda 
á Caftilla 
.que avia 
hallado 
cu las 
Tierras, 
adonde 
iavia ef- 
tado. 



lox Historia de las 1n 

de Ojcd;x con buenas palabras, dicienüo, 
que en dcípachandofc de allí , iría á be- 
far las manos al Almirante, i darle cuen- 
ta de muchas cofas , que le tocaban , i 
algunas dixo a Francifco R.oldan , que 
dando cuenta de todo al Almirante , le 
efcrivió , que no eran para en Carta , i 
era lo que iá fe trataba en la Corte, 
acerca de quitar el Govierno al Almiran- 
te. Francifco Roldan dexó alli á Ojc- 
da,! embarcándole en fus Caravc!as,fuc 
á los Navios , i hallo en ellos algunas 
Pcrfonas de las que havian cftado en la 
Efpaúola , andado con el x-Mmirante 
en el Defcubrimiento de Paria, i que fe 
bolvicron en los cinco Navios , i en ef- 
pecial á Juan \'ela'¿qucz, i a Juan Viz- 
caíno, los qualcs le mollraron la Provi- 
fion , firmada del Obifpo Juan Rodri- 
gucz de Fonfeca, i le informaron de to- 
do fu viage, i de lo que havian navega- 
do por la Tierra-firme, i de la Batalla, 
que tuvieron con los Indios , adonde les 
mataron vn Soldado,! les hirieron vein- 
te , i que hallaron Oro , i lo llevaban en 
Guanines , que eran Joias , artificiofa- 
mente labradas , aunque el Oro era ba- 
xo; mofcraron Cuernos de Venados , di- 
xeron , que vieron Conejos , i enfeña- 
ron vn Cuero de Tigre , i \n Collar, 
hecho de vñas de Anunales. 

Francifco Roldan , crciendo que 
Alonfo de Ojcda cumpliera lo prome- 
tido, bolviófe al Almirante > pero Alon- 
fo de Ojeda , en haviendo hecho lo que 
le cumplia,fucic acia el Poniente, i dio 
bueka al Golfo deXaraguá: los Callc- 
llanos, que por alli cftaban , le recibie- 
ron con alegría , i le dieron quanto Iiu- 
yo mencllcr ; i porque llevaba vna Ca- 
ravela maltratada , hicieron hacer Pez, 
i le aiudaron en todo lo demás que les 
pidió; i entre tanto que alli elhivo, co- 
mo havia algunos mal vftdos á las liber- 
tadas pafadas , i de las reliquias de Rol- 
dan , i que no les permitia el Almirante 
pprefiones , i fus quexas eran ficrnpre, 
que no fe les pag.iba el fucldo , con elte 
aparejo , que halló Ojcda , i porque el 
lo tenia de collumbre , les pcrfjadia, 
que fe juntafen con el , i con I4 Gente 
que llevaba , i juntos irían al Almirante 
á requerirle , de parte de los Reies , que 
les págale, i conlhcñirle á que lo hicie- 
fc, aunque no quificfci paralo qual dixo, 
que llevaba Poder de fus Al te cas, que fe 
lo havian dado a El, i á Alonfo Sánchez 
de Carvajal , quando bolvió el Almiran- 
te j i con ello , i otras ragones demalla- 
dos j eii perjuicio del Almiíanic , llevo 



DÍAS Occidentales. 

afi la roaior parte de la Gente, que fue- 
ron los builiciofos , i cfcandalofos ; i la- 
bre los demás , que no le quificron fe- 
guir, dio de repente vna Noche , i hu- 
vo muertos , i heridos de ambas partes, 
i causo gran efcandalo en la Tierra , i le 
comcngó otra tUibacion , peor que la 
pafada. 

Sabido que Ojeda andaba en Xara- 
guá , embio el Almirante a Francifco 
Roldan , i en el Camino íiipo, que Ojc- 
da havia andado á las manos con los que 
no havian querido juntarle con él, i ei- 
crivió á Diego de Efcobar, que con la 
mas Gente , i mas fiel que pudiefe, 
acudicie a Xaraguá , i El , de camino, 
recogió otra parte , i llegaron vn ])iá 
el vno defpues de el otro , i halla- 
ron , que Ojeda le havia recogido á los 
Navios : efcrivióle Francifco Roldan, 
encareciendo aquellos infuitos , i el de- 
fervicio que hacia al Rei , i que no era 
aquello conforme á la voluntad que el 
Almirante le tenia : que le rogaba , que 
fe viefen , para dar tra9a , como fe ol- 
vidalen los daños hechos , iá que no fe 
podían remediar, i procurar , que fe ef- 
cufafen los por venir. No curo Alonfo 
de Ojeda de ponerfe en aquel peligro, 
porque conocía , que Francifco Roldan 
era Hombre alluto ; í de hecho cmbio a 
Diego ¿e Efcobar, que no era para me- 
nos que los dos , el qual le afeó lo que 
havia hecho : í aunque le perfuadía que 
fe viefe con Roldan, fe bolvió fin con- 
cierto ; pero confiando toda\'ía Francif- 
co Roldan, que lo baria, fe lo bolvió a 
pedir con Diego de Truxillo ; al qual, 
en entrando en el Navio , mandó pren- 
der Alonfo de Ojeda, i hechar Grillos, 
i fabo con veinte Hombres , i fue á Xa- 
raguá , adonde prendió á Toribio ác 
Linares , i fe le llevo á los Navios ; i 
fíendo de ello avilado Roldan, que efta- 
ba vna Legua de allí , con la Gente que 
tenia le fue figuiendo ; i hallándole em- 
barcado , embio á Hernando de Ellcpa, 
para que le afeafc lo que hacia : al qual 
refpondió , que fi no fe le daba á Juan 
Pintor , que fe havia huido de fus 

Navios , juraba , que havia 

de ahorcar á los dos 

prefos. 



* * * * * * * * ** 

* « * * * 

** #* ** ## 

. =» * i-f * 

* * * # í« * 

* ■ # * 

» * 
* * 

* 



I j. i., i-- 

Alonfo 
de Ojcda 
amotina 
la Gente 
de Xara- 
::iiá. 



\i 



El Almi- 
rante mí 
da aFrl- 
cifcoRol 
dan , que 
biitiba 
contra 
Ojeda. 



Aloníb 
de Of.da 
no fe fía 
de Kolr 
d.iu. 



I 



'^'Oiedaí 
m.irda , 
prender 
3 Tnixi- 
lio , ann« 
que es 
cmhfado 
poii-ran-* 
cifcoRol 
dan. 



GJP. 



í^ 



I 499- 



Decada I. 

CAT. IV. De Lo demiis que pasb 

entre Franctfco Roldan , i Alonfo 

de Ojeda , t que Jé declara mas 

el engaño de AmericQ 

Vejpmio. 



I(¿osE Alonfo de Oje- 
da á la vela, i fuefc 
á la Provincia de 
Caháy , doce Le- 
guas de Xaraguá, 
de Gente mui gra- 
cioík ; i con quarcn- 
ta Soldados , que 




Ameni- 
zas de 
Alófo de 
Ojeda. 






Añucia 
i.de Rol- 
I dan , con 
i que en- 
' gaña á 
Ojeda. 



Frácifco 
Roldan 
orna Li 
iavca de 
)jcda. 



facó á Tierra , tomó por fuerza el Axi, 
i Batatas, que qiiifo. Francifco Roldan, 
villo que íe iba Ojeda, embió tras él á 
Diego de Eícobar , con veinte i cinco 
Hombres , i porque llegaron tarde , le 
hallaron recogido en fus Navios : fíguió- 
le Francifco Roldan , con otros veinte, 
i llegado aCahóy, hallo, que Ojeda ha- 
via cfcrito a Diego de Eícobar , que fi 
no fe le daba á Juan Pintor , que ahor- 
caria los prefos : rogó Roldan á Efcobar, 
que éntrale en vna Canoa , bien equipa- 
da de Remeros Indios , i que llegafe á 
los Navios tan cerca , que le pudiefen 
oir , i dixcfe, que pues Ojeda no que- 
na fiar de él, que iría a los Navios, con- 
fiandofe de él , i que para ello le em- 
biafe vna Barca > i pareciendo á Ojeda, 
que tenia hecho fu juego, embió el me- 
jor Batel , que tenia , con ocho Hom- 
bres , armados de Efpadas , Langas , i 
Rodelas , i llegados á tiro de piedra, 
porque era baxa la Mar, dixeron, que 
entrafe Roldan , el qual dixo : Qiiantos 
mandó el feñor Capitán , que entrafen 
conmigo ? Refpondieron , que cinco, 6 
feis ; mandó , que entrafen Diego de Ef- 
cobar, Pedro Bello, Montoya, Hernán 
Bravo , i Bolaños , i no conlintieron 
que mas entrafen i i ordenó Francifco 
Roldan á vn Pedro de Illancs , que le 
llevafe acuellas , i de vn lado iba otro, 
que fe llamaba Salvador-, que le tenia: 
entrados en el Batel , dixo Roldan, que 
remafen acia Tierra, i porque no quiiie- 
ron , hecharon mano á las Efpadas , i 
dando en ellos , algunos hicieron faltar 
en el Agua ; i vn Indio , Flechero de la 
Isla , fe les cfcapó á nado, i á otro pren- 
dieron : con todos los Hombres , i con la 
Barca fe biilvió á Tierra. 

Viendo Ojeda , que fe le havia 
deshecho fu artificio , acordó de llevar 



L IBRO I V. 103 

el negocio con mas moderación : lalió 
en vna Barca con Juan de la Cofa , lu 
principal Piloto, i \n Efcopetero, i qua- 
tro que remaban. Francifco Roldan, que 
conocia á Ojeda por atrevido , mandó 
aparejar la Barca, con lietc Remeros, i 
quince Hombres bien armados , i vna 
buena Canoa , en que iban otros quinccj 
i eftando aparejados , i teniéndole afue- 
ra Ojeda , quanto le podian oir , dixo: 
Qiie para qué hacia cofas tan efcandalo- 
fas ? Refpondió , que por haver fabido 
que tenia Poder del Almirante para 
prenderle : dixo , que el Almirante nun- 
ca tuvo tal propoiito , lino de favore- 
cerle, i honrarle , li fuera á Santo Do- 
mingo, como lo havia prometido : final- 
mente le rogó , que le bolviefe fu Batel, 
i fus Hombres , no curando de Juan Pin- 
tor , pues veía , que fin el Batéi no po- 
día ir ;i Canilla. Francifco Roldan , vif- 
ta la necefidad , que Ojeda tenia , i que 
aquellos Días havia hecho gran Tormen- 
ta , i que havia garrado ( que quiere de- 
cir , arrailrado el Ancora , de donde la 
primera vez la hecharon ) el Navio ma- 
ior , que Ojeda tenia , mas de dos tiros 
de Ballefta , acia Tierra , de donde fe 
fuelen perder los Navios , pareciendo, 
que fi daban al través , i fe quedaba Oje- 
da , era quedar la confufion en la Isla, 
acordó de darle la Barca, i fus Hombres, 
con que le reltituiele los dos que teniaj 
i con ello fe fue , con intención ( como 
dixo ) de hacer vna cavalgada ; la qual, 
fegun fe entendió de vn Clérigo, i tres 
Hombres , que fe quedaron , era contra 
la Perfona del Almirante , i fus cofas, 
tomando cite atrevimiento de los fa- 
vores , que le hacia el Obifpo Juan 
Rodríguez dcFonfeca , que no era Ami- 
go del Almirante , i de lo que fabia que 
en Cartilla fe trataba contra él. 

Partió de la Efpañola Alonfo de 
Ojeda , i en la Isla de San Juan tomó 
los docicntos i veinte i dos Indios , que 
llevó á Caililla > i del encubrir Americo 
Vefpucio las iníblenciasde Ojeda, i de- 
cir, que eftas rcbueltas íuccdieron en la 
iégunda Navegación , no fiendo afi , fi- 
no en la primera , i de decir , que par- 
tieron de la Isla Efpañola á 21. de Ju- 
lio, pues no partieron fino e.n fin de Fe- 
brero , del Año que viene de ij-oo. fe 
conoce el artificio, con que procuró de 
atribuirfe lo que era del Almirante D. 
Chriíloval Colón. Francifco Roldan, 
como Hombre aftuto , i diligente , le 
eíhivo en Xaraguá algunos Dias , harta 
vsr fi bolvia Ójída ,• para hacer alguo 

lal- 



Alonfo 

de Ojcda 
aciicida 
de (alir á 
Tierra 
con Juan 
de la Co- 
fa. 



Habbnfe 
Ojeda , i 
Roldan. 



Buclvc 
Roldan 
la Rarca 
a Oieda, 
i vaie. 



Mas de- 
clarada 
fobre los 
artificios 
de Ame- 
rico Vef- 
piicio< 



Frácifco 
Roldin 
.va aínii- 
car áOjc- 
da , por 
havcr en- 
tendido, 
4] ha\ia 
íalc.idoen 
Tierra. 



FrJcifco 
E.oldán 
dáR,cpar 
tímictos, 
i elAlmi- 
r.TiKc le 
agradece 
lo lervi- 
do con- 
tra Oje- 
dj. 



D. TTer- 
iiaiidndc 
Giicvnva, 
viio de 
los alca- 
doí con 
Reldán. 



El Alml- 
rafífe má 
da á D. 
Hernan- 
do de 
fñievara, 
que fe r.il 
Vil Jo u 
Isla. 



104 Historia de las 

'falco; i acndc á pocos D:a> fue ávilaüo^ 
que havia íaltado en cierta paite de la 
Coíhi abaxo , i que entro , meriendo 
ochenta Hombres en leis Canoas , le 
fue ii hulear , embiando delante Pcrfo- 
nas fueltas , que le elpiaicn , pero ia le 
hallaron ido ; i pareciendo a los Caite- 
llanos , que havian férvido mucho en 
hechar a Ojcda de la Tierra , pidieron, 
que fe les reparticl'cn Tierras , porque 
fe querían avecindar allij i aunque Fran- 
cifco Roldan quiíicra,que le diera cuen- 
ta de ello al Almirante , porque no qui- 
fieron cfpcrar , les dio las que á él le 
havia dado en la Provincia de el Caci- 
que Bohcchio , con que los contentó, 
i pidió licencia al Almirante para irle á 
Santo Domingo ; pero todavía quilo, 
que le detuviele en la Tierra , temiendo 
que bolveria Alonlb de Ojcda, i le agra- 
deció la diligencia , que pufo en he- 
charle : porque quando no lo hiciera, 
fue cofa mui conocida , que fegun elhi- 
ban los Cailellanos defeofos de noveda- 
des , i Guerras , fucedieraa muchos cf- 
candalos , por caula de la ociofidad , i 
vida holgada , que tenian. 

C^T. V. T>e el Motin de Adrián 
de Aloxica , iT). Hernando de Gue- 
vara ; i de I Vi age , qtíe CbríftovaL 
Guerra bico a laTierra- 
firme. 

ÜANDo eftas cofas 
pafaban en la Ef- 
pañola , fe hallaba 
alli vn Caballero,- 
que fe decia Don 
Hernando de Gue- 
vara , Primo de 
Adrián de Moxica, 
que fe ha referido , que anduvo al^'ado 
con Francifco Roldan : i porque elle 
D. Hernando de Guevara andaba in- 
quieto, el Almirante le mando , que fe 
faliefc de la Isla , i fuefe á los Navios de 
Ojcda j j>ero hallóle partido , por lo 
qual le dixo Fniucifco Roldan , que fe 
cltuviefe adonde quilíefc , harta que el 
Almirante mándale otra cofa; cfcogió á 
Caháv , adonde Alonfo de Ojeda perdió 
fu Barca ; i li caula porque D- Hernan- 
do elcogió aquella rliancia , fue por ci- 
tar ce^ca de Anacaona , Hermana de el 
Cacique Bohechio , á quien tomó vna 
Hija mui hcrmofa , que fe llamaba Hy- 
¿vn..yuiyta , ¡uuK^^Uf dixo, tjuc fu Mü- 



Indias Occidestales. 

dre fe la dio -, i fue cola , que all fe ca- 
tendio fcj, verdad , porque pcniaba que 
fe la daba por Mug-.r, porque era Hom- 
bre de gentil parecer , i prcfcncia. Re- 
cibida la Hvgucymota , dctcnicndo- 
fe para ello dos Días en Cafa ,de Ana- 
caona , embio por vn Clérigo , que la 
bautignfe > i Roldan lo lupo , i le em- 
bio a decir , que le rriaiavillaba , por 
que no fe iba a la eftáticia , que le ha- 
via feñalado , i que hacia mal en ello, 
i que por hallarle enfermo de los ojos, 
no iba el mifmo á decirfelo ; i que mi- 



1499 




rafe 



que 



havia defendido liempre á 



aquella Señora , que ño le fuefe hecha 
injuria , i quanto enojcj recibiría de ello 
el Almirante. D. Hernando de Gue- 
vara fue á contar á Francifco Roldan 
lo que le havia acaecido , rogándole, 
que le dexafe ellár alli. Roldan , como 
Hombre prudente , le dixo , que aque- 
1! j era en si malo , i que el Almirante 
fe indignaría contra él , porque fe lo 
havia confentido : demás , de que no le 
convenia tenerle coiiligo , porque el 
Almirante penfaria , que no andaba ccn 
finccridad cu fu obediencia , i otras ra- 
conc.s , con que D. Hernando fe con- 
venció , i fe fue adonde le ellaba feña- 
lado. 

No fofego D. Hernando , porque 
dentro de pocos Días , con quatro , ó 
cinco Hombres , fe bolvio a Cafa de 
Anacaona. Entendido por Roldan , le 
cmbio á decir con dos Hombres , que 
hacia mal lo que le mandaba la Julticia, 
que fe fuefe de alli , adonde le eftaba 
feñalado : D. Hernando comentó a ha- 
blar con libertad ; i entre otras cofas, di- 
xo , que Francifco Roldan tenia nece- 
fidiid de Amigos , i que fabia cier- 
to , que 



FrJciTco 
Roldan 
rcpreheij 
de a D. 
Hernan- 
do de i 
Guevara» 
por el ca- 
fo deHy- 
gncymo- 
ta. 

Frácifco 

Rold.in 

reprcheu 

de- .a D. 

Hernán-^ 

do efe 

Guevara: 



-1 Almirante tratabj de cor- 



tarle la cabera , i otras cofas femé jan- 
tes. Sabido ello por Francifco Rol- 
dan , le embió a mandar , de parte de 
la JulVicia , que luego fe faliefe de la 
Provincia , i fe prefcntafe ante el Al- 
mii-ante : humillófelc D. Hernando , i 
rogóle , que le dcxafc citar alli , haíta 
que él fucle a Santo Domingo , i Rol- 
dan le la concedió , para m.is juitificar 
fu caufi } pero D. Hernando de Gue- 
vara dio en mui divcifos pcnfamicnto-;, 
que fue matar a Franciico Roldan, ó 
lacaric los ojos , por vengarle de la in- 
juria , que le hico , en uo haverle caf- 
ti"ido, ó dcllenado , luci?o o'ie enten- 
dio , que havia tomado por Manceba á 
Hygueym;>ta •, i porque los que tenia 
coiiíjgo cwnf yeos,paii'. acüb.^.r íeaiejante 

cafo 



't. 

I 

I 



D. Her- 
nando de 
Gii.-\tr.t 
trata de 
matar ü 
RolcWn.i 



ijoG. """ Decada I. 

cafo j anduvieron combiiJínido i otros , i 
el por í"u parte tambicn , i de efta ma- 
nera fe comencabu otra nueva Altera- 
D. Hcr- cien : fupolo Roldan , i como Hombre 
mudo de aüuto , i diligente , prcnd;6 á D. Her- 
nando , con lictc de los mas culpados, 
i dio luego avilo al Almuante , para 
que le ordénale lo que havia de hacer, 
porque no quifo exccutar nada por fu 
autoridad , por el acatamiento , que de- 
bia al Almirante , en que guardo , def- 
pucs de reducido , mucho rcfpeto , i 
prende a porque con ra^on coníideraba , que no 

raudo de 
Guevara. 



Guevara 
coniicii— 
ca otia 
Altera- 
ción» 

Fiácifco 
Roldan 



Adrián 



ca 
amotina. 



I 



le convenia fcr Juez en fu propria cau- 
la , i el Almirante le mandó , que cm- 
biafe los prcfos á la Fortaleza de Santo 
Domingo. 

Sabido por Adrián de Moxica , que 
fu Primo D. Hernando citaba prelb, fa- 
dcMoxI- bb por los Lugares de la Vega , adon- 
fe de eftaban alojados los Chnítianoá , i 
haciendo Juntas , i bullicios , provoca- 
ba á Levantamientos, diciendo, que te- 
nia propofito de foltar a fu Primo , i 
matar á Francifco Roldan , i al Almi- 
rante. Junto en pocos Dias muchos 
de Pie , i de Caballo } i el Almirante, 
que á la fa^on fe hallaba en la Fortale- 
za de la Concepción , liendo avilado de 
vno de los Allegados de Moxica , que fe 
llamaba Villafante, aunque no tenia con- 
ligo fino feis , ó ficte Criados , i tres Efcu- 
deros de los que ganaban lucido de el 
Rei , fabido adonde ellaban , dio vna 
Noche fobre ellos , i los desbarató , i 
prendió á Adrián de Moxica , i á otros, 
i traídos á la Fortaleza de la Concep- 
ción, mandó luego ahorcar al Moxica, i 
pidiendo confcfion , mandó , que vn Cle- 
Adrií de rigo , que havia , le confefafc j mas por- 
Moxíca. que fe detenia , i algunas veces dixo, 
que no queria confefar , viendo el Al- 
mirante , que indullriofamente lo ha- 
cia , le mandó hcchar de vna Alme- 
na abaxo , mandó también ahorcar á 
otros , i el Adelantado prendió á mu- 
chos , i fue á Xaragua , en feguimien- 
to de los que fe havian huido en aque- 
lla Provincia : mandó prender á Pe- 
dro Riquelmc , el gran Amigo de Fran- 
cifco Roldan , que tenia fu Cafa en el 
Bonao , i á otros culpados en el cafo, 
i ponerlos en la Fortaleza de Santo 
Domingo , i D. Bartolomé prendió á 
diez i feis , á los quales tenia metidos 
en vno como P090 ; i teniéndolos pa- 
ra ahorcar , llegó ocafion que fe lo ef- 
lorvó. 

Vifto, pues , en Sevilla, que Alón- 



El Almi- 
rante pré 
de á 



Libro IV. '- ^? '■ rof 

fo de üjcda havia falido á defcubrir, 
con la figura de lo hallado por clAlmi- 
rante , huvo otros muchos, que fe atre- 
vieron a tomar el hilo en la mano , que 
el Almirante les havia moflrado .- i los 
primeros fucroo Fero Alenio Niño, Ve- 
cino de Moguer , ó de Palos , que le 
halló con el Almirante en el Delcubri- 
miento de Paria , i Chriftoval Guerra, 
Vecino de Sevilla. Havida , pues , li- 
cencia por Pero Alonfo Niño , del Rei, 
con que no furgiefe con fu Navio , ni 
faltafe en Tierra , con cinquenta Leguas 
de la Tierra , que havia delcubierto el 
Almirante , por no hallarle con la fa- ■¿"'•'■^«^ 
cuitad , que havia meneller para armar, 
trató con Luis Guerra , Vecino de Se- 
villa , que le ármale vn Navio j i como 
las mueltras de las Perlas , i del Oro, 
que havia ernbiado el Almirante, havian 
pucilo codicia á muchos , holgó de ello, Víage de 
con que , entre otras condiciones , fue- (-'"■iitc- 
fe fu Hermano Chriftoval Guerra por l^f^'"" 
Capitán ; i partieron no mucho defpues in.fjj-ñe" 
de Alonfo de Ojeda , Juan de la Cofa, 
i x^merico Velpucio : navegaron coma 
Ojeda, acia el Sur docientas, ó trecien- 
tas Leguas , i alli vieron Tierra , i por 
la Colla abaxo , pocos- Dias defpues de 
Ojeda , llegaron á la Tierra de Paria: 
i porque los Indios , defde el Defcubri- 
miento del Almirante , i de la palada 
de Ojeda , quedaban pacíficos , faltaron 
en Tierra , contra lo mandado por la 
Inftruccion que fe les dio , i cortaron 
Brafil ; i navegando abaxo, entraron en 
el Golfo , que Ojeda llamó de las Per- 
las , que hace la Isla de la ¡\'Iargaríra, i /~l •« 
en ella refcataron muchas Perlas : pala- ^alGucr- 
ron fietc Leguas adelante del Pueblo de ni Ileso 
Cumaná , adonde vieron la Gente toda á laMar- 
defnuda , ftlvo , que las partes fccrctas garita , í 
llevaban metidas en vnas Calabacitas, ""^'cara 
afidas con vn cordel , que traían ceñido; '^^ * 
i que vlaban traer en la boca cierta ler-- 
va , mafcandola todo el Dia , que te- 
niendo los dientes muí blancos , les ha- 
cia vna coftra mas negra que la pez , i 
decían , que lo hacían por fanidad , fuer- 
zas , i mantenimiento. 

Ibanfe eftas Gentes , fin temor , á 
los Navios , llevando Collares de Per- — T»f»T 
las , i de ellas en las narices , i orejas, 
cebábanlos con Cafcaveles , Manillas, 
Sortijas , Alfileres , i otras cofillas de La- 
ron , i tomándolo con gran liberalidad, ^*^^ C*"" 
daban las Perlas , i con gran cantidad }^ ..'*"*'* 
de ellas pafu-on adonde aora es Coro, j,j,^u ^^^ 
hisfta cerca de la Provincia-, que aora gíniicnto 

O lia- en Coiq. i 



P 



1 



y,0-6; HiST OR I A DE LAíS In 

llaman, Vcne^uela^ ciento i treinta .JLc- 
^uas baxo de Pavía ^ i de la Boca del 
i)iagü , i furgieron en vna Buia , como 
la de Cádiz, adonde- hallaron mui buen 
acogimiento , en cinquenta Hombres, 
.que vinieron de vna Legua de allí , los 
quales , con mucha nnportunidad , les 
rogaban , que fuefen con el Navio a 
furgir á fu Pueblo : dieronlcs de fus 
Bugerias , i los Indios , quitandofe 
quantas Perlas traían cn las Gargantas, 
i en los Bracos , fe las dieron , en ei- 
pacio de vna hora , que pelaron quin- 
ce on^as : otro Día fueron a furgir ,á 
Cuilana. vn Pueblo , dicho Curiana j i rogán- 
doles los Indios , que fahefen á Tier- 
ra , no viendofe mas de treinta i tres 
Callcllanos , i gran multitud de In- 
dios , no ofaban , i decían por feñas, 
que fe Uegafen al Navio , i ellos iban 
-■ en fus Canoas , llevando Perlas , por 

haver de las cofillas de Callilla ; pero 
conocida fu fimplicidad,falíeron á Tier- 
ra , i recibiendo grandes regalos , ellu- 
vicron con ellos veinte Días ; dábanles 
de comer abundaimlimamente Carnes 
de Venados , Conejos , Ani'ares Añades, 
Papagayos , Peicaao , Pan de Maiz , i 
otaas cofas , i quanta Ca§a les pedían 
los llevaban } i de ver Venados , com- 
prehendieron , que aquella era Tierra- 
firme : hallaron , que tenían lus Mer- 
cados , 6 Ferias , i que fe fervian de 
Tinajas , Cantaros , üilas , Platos , i 
Efcudillas , i otras Vafijus de diverfas 
formas , i que vfaban de traer entre los 
Collares de Perlas , Ranas , i orras Sa- 
bandijas hechas de Oro > i preguntándo- 
les adonde fe cogía ? dixeron , que á feís 
Dias de andadura de alli. Acordaron de 
ir allá con fu Navio , i ella era la Pro- 
vincia de Curiana Cauchieto , adonde 
acudió luego la Gente con fus Canoas, 
con mucha fcguridad , á meterfc en el 
Navio : llevaban algún Oro , i Joias, 
que rcfcataban ; i aunque traían Perlas, 
fto las daban como los de Curiana : die- 
ronlcs Gatos Paules , mui herinofos , i 
Papagayos de diverfas colores. 

Dcxada ella Provincia , quifieron 
pafar mas adelante , i alli les falicron 
mas de dos mil Hombres defnudos, 
con Arcos , i Flechas , á defender 
que no falicfen a Tierra ; i aunque con 
fcñas , i moitrandü Cafcaveles , i otras 
cofillas , procuraron de alhagarlos , no 
pudicndo , fe bolvicron a Curiana , adon- 
de fueron recibidos con el mifmo con- 
tento que antes , pidiendo , con graq 



Los In- 
dios ha- 
cen buen 
tracamic 
to á los 
Caftdla- 
no». 



losCaf- 

tcllanos 
compre- 
iieiidcii, 
que e'fta 
es Tien-a 
Hrmc. 



Loj In- 
dio'? de- 
fienden á 
losCalte- 
lUnos el 
í'.dir a 
Tierra , ¡ 
fe liuelvé 
a Ciu la- 
na. 



DÍAS Occidentales. 

inllancia , las Agujas , i Alfileres; por- 
cjue haviendo caído en que eran initru- 
mcntos para col'er , decían , que pues 
no andaban vellidos , no las liavian me- 
neitcr ; pero diciendolcs los Callella- 
nos , que fervirian para facar las efpi- 
nas de los pies , como por allí hai mu- 
chas , fe reían , i las pedían , teniéndo- 
las en mucho : ella toda aquella Tierra 
en líete , i ocho Grados : por Noviem- 
bre, i por Navidad no hace frió. Que- 
dando los Indios mui contentos , penian- 
do que los Chrillianos iban engañados, 
aunque pafaban de ciento i cinquenta 
Maixos de Perlas las que llevaban, i al- 
gunas grandes , como Avellanas , mui 
claras , i hermofas , puerto que mal ho- 
radabas , porque los Indios no tenían el 
vio del Hierro : acordaron los Carelia- 
nos de bolverfe , i tornaron acia Paria, 
i la Boca del Drago j i fubicndo la Cof- 
ta aniba, cliá la Punta de Araya, Nor- 
te Sur, con la Punta Occidental de la 
Margarita , adonde hallaron las Salinas, 
que oí permanecen , porque ella en 
aquella i unta vna Laguna , á diez , 6 
quince palos de la Ribera de la Mar, 
toda fajada , i fitmpre dcbaxo del Agua 
llena de lal , i también encima , quaiidq 
há Días que no llueve. Han penfado 
algunos , que los vientos lacau aquel 
Agua de la Alar i la hcchan en la La- 
guna por; eñár tan cerca , pero proce- 
de de que tiene ojcs , por los quales 
fube el Agua , i fe ceba de la Mar : ef- 
ta Sal es mui blanca , i lale mucha , i 
q.iando hace muchos Soles , fe cargan 
muchos Navios , i á fus tiempos de el 
Año , de lo baxo de la Coila , van 4 
parar á aquella Punta mucha multitud 
de Ligas , que allá e$ buen Pcfcado, 
i otra infinidad de Sardinas. Al cabo 
de dos Meles , que partieron de Cu- 
riana , llegaron á Galicia a feís Dias de 
Febrero , del Año de mil i quinientos, 
adonde governaba Hernando de \ ega. 
Señor de Grajal, ante el qual fue acu- 
lado Pero Aionfo Niño de los mifmos 
de fu Compañía, i afimiimo Chrilloval 
Guerra, que havian encubierto Per- ., 
las , i defraudado el Quinto 
Real. 



***** 

** ♦* ** ** 

*- * * # 

* * * * * * 

* * « 

* * * * 

* * 

V 



I jco. ' 

Los In- 
dios di- 
cen , 4iie 
no han 
inenefler 
las Agu- 
jas , pues 
no andan 
veftidos. 



En Qr- 

rian.i ha- 
ce losGaí 



tellanosi 
granRef- 
cate de 
Perlas. 



La5 SalH 
n.is de 
Ar.iva, 
como CSi 

1 



lÜ 



iíi 



iJiit 






Chrlfto- 

valGiier- 
ra llega á 
Galicia. 



CJP. 




ífoo. Decada I. 

CA'P. VI. ^e Vicente Taíiez 
'Pintón dcfiubrw feifc'tentas Le^ 
gil as, ha [i a 'Paria, i fue elprhner 
I Qajlellano , que atravesó la 

Linea Equinociaí. 



EspuES del Viage re- 
ferido de Chriitoval 
Guerra , en ei Mes 
de Diciembre , Vi- 
cente Yañez Pin- 
tón , que acompa- 
ñó al Almirante, en 
el primer Delcubri- 
miento , con quatro Navios , armados á 
fu colla , porque era Hombre de Ha- 
cienda , falió del Puerto de Palos, i to- 
mando el camino de las Canarias , i def- 
pues el de Cabo Verde , falio de la Isla 
de Santiago , que es vna de aquellas de 
Cabo Verde , á 13. de Enero del Año 
de ifoo. tomo la via del Sur , i def- 
pucs á Levante j i haviendo navegada 
íetccientas Leguas , perdió el Norte, 
i pasó la Linea Equinocial , ficndo el 
primer Subdito de la Corona de Cafti- 
lla , i de León , que la atravesó ; i pafa- 
da la Linea, tuvo tan terrible Tormen- 
ta , que penfaron perecer : anduvo por 
la via del Levante otras docientas i qua- 
renta Leguas , iá 16. de Enero defcu- 
brió Tierra , bien lexos , i efto fue el 
Cabo, que aora llaman de Sari Agullin, 
al qual llamó Vicente Yañez , Cabo de 
Confolacion , i los Portuguefes dicen la 
Tierra de Santa Cruz , i ^ora del Bra- 
fil : hallaron la Mar turbia , i blancaza, 
como de Rio : hecharon la fonda ■> i ha- 
llaronfe en diez i feis brabas : faltaron 
en Tierra , i no pareció Gente , aun- 
que vieron railros de Hombres , que hu- 
ieron , en viendo los Navios , i alli to- 
mó Vicente Yañez pofefion de aque- 
lla Tierra , por Iíí Corona de Caftilla, 
i de León, haciendo quantos Autos ju- 
ridicos, para ello eran necelarios, i aquella 
Noche defcubrieron por alli cerca mu- 
chos Fuegos ; otro Dia , falido el Sol, 
defembarcaron quarenta Caftellanos bien 
armados , fueron adonde havian vifto los 
Fuegos , porque reconocieron que ha- 
via Gente : falieron á ellos hafta trein- 
ta i feis Indios , con Arcos , i Flechas, 
con demonftracion de pelear , i otros 
muchos tras ellos. 

Mucho procuraron los Caftellanos 
de alhagarlos , i con feñas amaufarlos, 



Año 

5'oo. 

prime 
.qatra- 
■ so la L i 
;aEqui- 

:'cial, 
■rU vi 
• de la 
' eira- 
; me, fue 
" cc'n:c 
' iñez 
i 115611. 



|! 



ceiite 
mez 
na po- 
• ion del 
'.bo de 
■' Agiif- 
' >porla 
' '''o;<a 

í;síí;- 



L I B R o I V. ■ 107 

mollrando Cafcaveles , Efpéios , Cuca= 
tas , i otras cofas ; pero no curandofe 
de nada , fe moftraban mas feroces: 
eran , fcgun afirmaron , maiores de cuer- 
po , que los Caftellanos , i íin hecliar 
mano á las Armas , fe apartaron los vnos; 
de los otros. Venida la Noche, no pa- 
reció por toda aquella Tierra Indio nin- 
guno } por lo qual , levantando las Ve- 
las , pafaron mas adelante , i furgieron 
cerca de la Boca de vn Rio , que por 
fer baxo no pudieron entrar en él los 
Navios : fue Gente por el Rio en las 
Barcas , á tomar Lengua , vieron fobre 
vna Cuefta mucha Gente defnuda, acia 
la qual eiiibiaron vn Hombre , bien ar- 
mado , i cfte pi'ocuró , con mendos , i 
alhagos , perfqadirlos que fe acevca- 
fen : hechóles vn Cafcavél , ellos le 
hecharon vna vara de dos palmos , do- 
rada , i porque fe abaXQ á tomarla , cor^ 
rieron á prenderle , cercándole al rede- 
dor ; pero con fq Efpada , i Rodela , de 
tfil manera les dio priefa , con tant^ fu- 
ria , i deftre^a , eftando ;ai> cp sí , que 
por gran rato los detuvo , íin que nadie 
le le pudiefe acercar, dexando mal heri- 
dos a algunos, que lo intentaron , hafta 
que fe admiraron todos ,devér , que cfte 
Soldado , de quien no fe tenia tanta efpe- 
ranga, huviefe hecho tan gran prueba, 
i era Hombre de mediano cuerpo , i no 
mui robufto , hafta que los de las Bar- 
cas le fycron á focorrer j pero los Indios 
difpararon tantas flechas , i tan apriefa, 
fobre los Caftellanos , que antes que fe 
pudiefen rebolver, mataron ocho , ó 
diez , i hirieron á muchos : llegaron á 
las Barcas , j dentro del Agua las cer- 
caban , hafta llegar atrevidameptc á afir 
de los Remos : tomaron vna Barca, 
flecharon gl que las guardaba , aun- 
que los Caftellanos con fus Efpadas , i 
Langas, á infinitos desbarrigaron, i ma- 
taron , i con efto fe retiraron , i los 
Chriftianos , con mucha tnftega de ha- 
ver perdido tantos Compañeros , fe íue- 
von por laCpfta abaxo , quarenta Leguas 
al Poniente , i por la ir.uciía abundan- 
cia de Agua dulce , que hallaron en la 
Mar , hincheron fus Vafijas , i fegun que 
Vicente Yañez lo afirmó , llegaba el 
Agua dulce quarenta Leguas dentro 
en la Mar > i queriendo faber efte fe- 
creto , fe acercaron á Tierra , i hallaron 
muchas Islas mui graciofas , i fref- 
cas , con muchas Gentes pintadas , que 
acudían a los Navios , con tanto amor, 
como fi toda fu vida con ellos hu- 
vicran convcrfado : falia elh Agua de 
O 2 aquel 



VaCentq 
pcur el 
Rio cu 
las Bar- 

C.1S i tQ- 

mav leU' 



Valentfíi 
de vnCaf 
tellaiio, i 
pelea los 
Indios CQ 
losCafte-; 
llanca. 



Melóla fst' 
li taris ftn 



El Rio 
Marañon 
t'icue JO 
leguas de 
boca. 



El Rio 

Yviip.iiT, 
adódccf- 
táii los 
Aruacas. 



Terrible 
Tormtii- 
ta , q pa- 
só Vicen- 
te Yañez 
P.'ncóii, i 
pierde i 
Navios. 



Vicente 
Vane?, 
defcubre 
600 Le- 
guas de 
Tierra. 
Jiafta Pa- 
rla. 



108 Historia DE LAS 

aquel muí nombrado Rio Marañon, que 
tiene 50 Leguas de Boca , i -algunos di- 
cen mas , i cílando en él furtos los Na- 
vios , con el gran ímpetu , i fuerza del 
Agua dulce , i la de la Mar , que le rc- 
liilia , hacia vn terrible ruido , i levan- 
taba los Navios quatro eftados en alio, 
padeciendo gran peligro , cafi como lo 
que fuccdió al Almirante , quando entro 
por la Boca de la Sierpe , i falio por la 
del Drago. 

V'iito, Vicente Yañez Pingón, que 
ño fe dcfcubria cofix de fubltancia , por 
aquella parte , tomo treinta i feis Hom- 
bres , i caminó la buelta de Paria , i en 
él camino halló otro Rio podcrofo, aun- 
que no tan grande como el Marañon, 
porque tomaron Agua dulce otras vein- 
te i cinco , ó treinta Leguas a la Marj 
por lo qual le llamaron Rio Dulce , i 
defpues fe ha crcido , que es Braco del 
Gran Rio Yyupari, que hace la Alar , ó 
Golfo Dulce, que ella entre Paria, i la 
Isla de la Trinidad ; i elle Rio Dulce, 
que hallo Vicente Yañez en cite Ca- 
mino , fe tuvo , que es el Rio adonde 
habitan los Aruacas : entraron ei\ Pai-ia, 
i alli tomaron Bradl > i aqui hni vna du- 
da , fiel havcr hallado, como hallaron, 
la Gente de Paria efcandalicada , por el 
mal tratamiento , que Chriltoval Guer- 
ra les higo , pudieron tomar el Brafil ; i 
aíl es de creer , que elte cafo de Chril- 
toval Guerra fuccdió en el fegundo Via- 
ge , que hico , i no en el primero , i 
por ello fe tratara de ello adelante. De 
Paria pasó Vicente Yañez á la Islas, que 
ellán por el Caminó de la Eí'pañola : i 
ertando los Navios furtos, les fobrevino 
tan defuforada tormenta, que los dos fe 
hundieron a los ojos de todos, con to- 
da la Gente : al otro arreb.ltÓIc el vien- 
to , rompiend.T las Amarras , i defapa- 
rcció con diez i ocho Hombres: el quar- 
to fol)rc las Ancoras , que debian de fer 
buenas,! buenos Cables, i grandes, tan- 
tos golpes dio en la Mar , que pcnfin- 
do que fe hiciera peda^^os , faltaron en 
la Barca los Hoñiores , i fd fueron a 
Ticira , iin cfperanca de falvarlc ; i 
para falvarfe , ]iufieron en platica de 
matar a todos los Indios , que por alli 
Vivian , porqilc convocando á los Co- 
ínarcanos , no los matafcn á ellos ; pero 
el Navio, (|uc fe ha\ia dclaparecido con 
los diez i ocho Hombres , bolvió : i el 
que alli eftab;i , fofegandofc la Mar , fe 
falvó. Fueron con los do,; Navios á la 
Efpaúola , adonde fe rehicieron de lo 
que hu\ ieron mencllcr , 




Víage a 
Die^o 
Lepe , 
toma po 
Icííoii 
lasColh 
del Braí 
por k 
ReiesO 
toticos. 



1 llegaron á 



Indias Occidentales. 1500J 

Callilla en fin de Septiembre , dexando 
defcubiertas feifcientas Leguas de Mar, 
halta Paria. 

CJT. VIL G^ie falló a defcti- 

brir 'Diego de Lepe , i que los Re- 

ies Católicos embian ¡i Francifco de 

Bobadilla a la Ejpanola. , d 

vijitar á el Alnñ'- 

rante. 



N fin del Mes de Di- 
ciembre , del mifmo 
Año de 1499. filió 
tras Vicente Yañez 
Pintón , Diego de 
Lepe , Natural de 
Palos de Moguer,Vi- 
11a del Conde de Mi- 
randa : i toda la mas Gente que llc\ ó, 
era de la mifma Villa : fue con dos Na- 
vios á la Isla del Fuego , que es vna de 
las de Cabo Verde : navegó al Sur , i 
defpues al Levante , llego al Cabo de 
San Aguftin , i lo doblo , i pasó mas 
adelante, i higo por toda aquella Tier- 
ra quantos Autos Pofefionales fueron 
necefarios, por los Reics de Cartilla ; i 
vno hic , que efcrivio fu Nombre en 
vn Árbol de tan ellraña grandega, que 
no pudieron abarcarle diez i feis Hom- 
bres , alldas las- manos , i eftendidos los 
bracos, Bolvió al Rio Marañon, entro 
en él , i como la Gente ellaba efcarmen- 
tada , por ti'einta i feis Hombres , que 
llevó de alli Vicente Yañez , hallóla en 
armas : mataron diez Caílellanos , pero 
ellos mataron muchos Indios , i cauti- 
\Tiron otros. Fueron colleando la Ticr- 
ra-Hrmc , por el mifmo camino , que 
llevó Vicente Yañez : llegaron a Paria, 
i como hallai-on la Gente alborotada, 
.nnduvicron á las manos , i cautivaron 
algunos Indios. Acaeció en ellos Dias, 
que el Rei de Portugal D. Manuel , hi- 
90 Armada para la India , que fue de 
trece Velas , grandes , i menores , en 
las qualcs fueron halla mil 1 docientos 
Hombres , entre Gente de Guerla , i 
Mar ; iba por General Peralvarez Ca- 
bral , partió de Lisboa Lunes ii p. de 
Margo de elle Año ; i por huir de la 
Colla de Guinea , adonde hai muchas 
calnias , fe metió mucho a la Mar, car- 
gando ii la mano derecha , acia el Auf- 
tro , ó Sur, por poder mejor doblar el 
Cabo de Buena Efperanga, por lo mu- 
cho 



mar 

ArE)ol«!( iljy 
eltraña i \ 
grande- 
ca enclHiVr 
taTierralitiis 
<\ llama- «íli 
ron deí •, 
l'iic! el 
Eraíil. 



^ 

*nt 



Peralva^ 
re? Ca 

fnaKCa 
pitan & 
el Reí di 
Portugal 



r». 

■i 



aporta I ,^ 
la Tierfi -,1 
dclBralii í' 



I> oo. 



Van Ins 
Poitiigiic 
fes a cer- 
tificarle, 
'í¡ aquella 
'esTieira- 
'firmc. 



^Tornan- 
algii- 
los In- 
¡os , ¡ 
;)s Poitu 
■ iiefeslos 
iíleii. 



i- 



Manda 
'eralvd- 
ez Ca- 
ral , que 
: ponga 
na Cruz 
c piedra 
a aquc- 
a Tier- 
ij i de 
"lui fe 
amo 
quella 
ierra de 
• Cruz. 



Decada I. 

cho que fale á la Mar > i haviendo iá vn 
Mes que navegaba, metiéndole liempre 
á la Mar , á 2,4. de Abril fue á dar en la 
Colla de Tierra-firme : la qual ,iegun la 
ellimacion de los Pilotos, podía eltar de 
la Coila de Guinea , quatrocientas i cin- 
quenta Leguas , i en altura del Polo An- 
tartico , de la Parte del Sur , diez Gra- 
dos. 

No podían creer los Pilotos , que 
aquella era Tierra-firme , fino alguna 
gran Isla, como la Efpañolai i para ex- 
perimentarlo , fueron vn Dia por luengo 
de la Coila , hecharon fuera vna Barca, 
falieron á Tierra, i vieron infinita Gen- 
te defnuda,no prieta , ni de cabellos tor- 
cidos, como la de Guinea, fino corren- 
tio, i lilb , como el nueftro , cola que 
les pareció mui nueva : bolvieron el Ba- 
tel á dar nueva de ello , i que era bueno 
el Puerto , adonde podian lurgir : lle- 
góle la Flota á Tierra , i el Capitán 
mando , que bolvielen á falir , i vieten 
de tomar algún Hombre : la Gente le 
retiró á vn Cerro , efperando lo que ha- 
rían los Portugucles; i queriendo hechar 
mas Bateles , el tiempo les hi^o ir por 
el luengo de la Coila adelante, i furgie- 
ron en otro buen Puerto , que llamaron 
Puerto Seguro : lalió vn Batel , que to- 
mó dos Indios , i el Capitán los mandó 
veílir , i embiarlos a Tieira : vino gran 
numero de Gente , cantando , i bailando, 
i tañendo Cuernos , i Vocinas, hacien- 
do íliltos , i regocijos : falió el Capitán 
á Tierra , con la maior parte de la Gen- 
te , i porque em Dia de Pafcua , al pie 
de vn gran Árbol hicieron vn Altar , i 
dixeron Mifa cantada ;llegabanfe los In- 
dios mui pacíficos , i confiados , i le 
hincaban de rodillas , i daban en los pe- 
chos, haciendo todo lo que los Chriftia- 
nos hacian : al Sermón que huvo , eílu- 
vieron atentifimos , como fi lo enten- 
dieran : delpachó dei'de alli Peralvarcz, 
Cabral vn Navio al Rei de Ponugal, 
i en él á Gafpar de Lemos , con el avi- 
fo de la Tierra nuevamente deicubierta, 
con que recibió gran alegría : anduvo to- 
do aquel Dia la Gente holgandole : i por 
papel , i pedagos de paño , i tales coli- 
llas , daban los Indios Papagayos , i otras 
Aves pintadas , Axis , Batatas, i otras 
cofas. Fueron a las Poblaciones , i pare- 
cióles la Tierra viciofa,i deleytable, mui 
ballccida de Maiz , i Algodón. Mandó 
Peralvarez , que fe pufiefe alli vna Cruz 
de Piedra , en feñal de Pofcfion , i por mo enojo , i dixo 



RrafiU 



Libro IV. 109 

Tierra del Brafil,por el Palo que de ella 
traen : dexo alli el Capitán dos Hom- 
bres , de veinte que havia lacado de Por- 
tugal deilerrados,para hecharlos adonde 
le parcciefe , á los quales trataron bien 
los Indios , i el vno aprendió la Lengua, 
i firvió mucho tiempo de Interprete. 

Queda referido lo que en el Año 
de 14PJ?. i en efte prefente , defcubrie- 
ron los Cailellanos en la Tierra-firme: 
i los Portugueles , acalb , i mui defpues 
de los Cailellanos , i que llegaron los 
Procuradores del Almirante á la Corte, 
i dieron Relación del Levantamiento de 
Francifco Roldan : i las Perlbnas , que 
elle embió , también dixeron fus que- 
xas contra el Almirante ; i liaviendo fi- 
do oídos , los Rcies acordaron de qui- 
tar la Governacion al Alrnirante : para 
lo qual tomaron color , que él mifmo Color , q 
fuplicaba , que fe embiafc Juez Peiqui- ''^ tomo, 
fidor , para que averigúale las infolen- ^^^"í ^'"i"" 
cias de Roldan, i de los que le feguian, ,.„ ' .'. 
1 vn Letrado , que tuvielc cargo ae la ¿^ ¡^ £¡-_ 
adminiílracion de la Juilicia y i en la pañola al 
mifma Carta fuplicaba , que tuviefen Almirau- 
refpetoa fus fervicios, i que no fe per- '^^• 
judical'e á fus Preeminencias , de donde 
parece , que temia lo que fucedió. Eli- 
gieron á Francifco de Bobadilla , Co- . 
mendador de la Orden de Calatrava, pf'^^'^'^es 
Natural de Medina del Campo , i die- ^nlbínt 
ronie Provifiones , i Nombre de Pef- lais/aEf- 
quifidor , con que al principio cntrafe pañola al 
en la Isla : i también de Governador, Coméda- 
para que vfafe de ellas , i las publícale dorFran- 
á fii tiempo ; i aunque ella determina- *■ '■^ '^^ 
cion fe hico el Año. pafado de 1499. i 
fe comentaron entonces á hacer los Def- 
pachos , no fe dieron halla el Mes de 
Junio de elle Año , que los Reies fue- 
ron á Sevilla , de donde pafaron á Gra- ¿osRe'es 
nada, por el Levantamiento de los Mo- Católicos 
ros de Lanjaron , i Sierra Bermeja , á vanáCra 
donde acaeció la muerte de D. Álonfó nada, por 
de Aguilar. Entre los demás Dcfpa- «^'í-^van- 
chos , que fe dieron á Francifco de Bo- 
badilla, fueron muchas Cédulas en blan- 
co , firmadas de fus Alteras , para que 
él las pudiefe hinchir , i vfar de ellas, 
como le parcciefe. 

En los dos Navios, adonde venian 
los Procuradores del Almirante , i los 
Amigos de Roldan , vinieron los Efcla- 
vos , que el Almirante los repartió , que 
debieron de fer como trecientos , de 
que la Reina Católica recibió grandifi 



Bobadi— 



tamieiito 
de losMo 
ros deSie 
rra Ber- 
meja. 



cito llamaron los Portuguefes aquella 
Tierra de Santa, Craz , i oi fe llama la 



que 



el Almirante 



no tenia fu poder para dar á nadie fus 
Vafallos : i mandó pregonar en Sevilla, 

Gra- 



I.aReiiii 

Carolica 
máda bol 
ver los 
Indios á 
laEípaño 



!E1 Almi- 
rante tra 
tade pré 

der,icaf- 
tigar los 
Amotina 
«Jos, 



Ir. Tsli 
tfpañola 
reducida 
á mucha 
íjuietud. 



lio Historia de las Indias Occidentales;. 

prendiendo a los que quifieron matar 



Gninad.i , i otras partes , que todos los 
que tuviefen Indios, que les huvicíc da- 
do el Almirante , los bolvicrcn a. k lu- 
pañola , ib pena de muerte : i que par- 



á Roldan , i cmbi;indo algunos á San- 
to Domingo , para que los ahorcafcn, 
á 23. de Agollo , por la Mañana, pa- 



ricularniente bolviefcn ellos Indios ,- i recieron las dos Caravelas , adonde ibii 



no los otros , que antes le liavian traí- 
do , porque citaba informada, que eran 
havidos de buena Guerra ; i baviendjfe 
embarcado Francilco de Bobadilla en 
dos Navios , con cierta Gente de luci- 
do , que los Reies le dieron , para que 
fuefe mas leguro , le hico á la Vela en 
fin de Junio. Entre tanto que cito paía- 
ba en Caltilla , andaban el Almirante, 
i fu Hermano el Adelantado , prendien- 
do de los Amotinados , i el Adelantado 
traía conllgo vn Clérigo , para conte- 
fai-los , i ahorcarlos , adonde los topaba, 
i prendía , para calligar la Rebelión : i 
poniendo la Isla en obediencia , bolver 
á los Indios, á la paga de los tributos, 
con que los Rcics pudicfen líuisfacer a 
los galtos que hacian , i los Émulos del 
Almirante cefafen de murmurar : i aíi 
reduxo la Isla a eftado , que por toda 
ella le podia caminar con fcguridad: 
por lo qual , havia peiilado de reducir 
á los Indios á Pueblos grucfos , para 
que mejor pudiefen ler doélrinados , en 
la Fe Católica , i firvieíen á los Rcies, 
como los Valallos de Caftilla , con que 
penfaba con muclm templanza , que el 
Año de mil quinientos i tres havian de 
valer las Rentas Reales lefenta quentos, 
i también embiar á fabricar vna Forta- 
Icca á la Tierra de Paria , para que le 
procurafe de facar mucho provecho del 
trato de las Perlas. 

C^T. VIII. ^te Franclfco de 
Bobadilla llego a la Efpaüola , pre- 
fento Jtis T>cJpacbos, en aufencia de 
el Almirante : i emprendió de 
tomar por fuerza la For- 
taleza de Santo 'DO" 
miJigo. 

St ANDO el Almi- 
rante , en los pcnla- 
mientos que le han 
dicho , en la Fojta- 
le^a de la Concep- 
ción de la Vega , i 
adonde fue el afien- 
to de la Villa , que 
llamaron la Concepción, i el Adelanta- 
do con Francilco Roldan , en Xaraguá, 




Francilco de Bobadilla, barloventeando 
de vna parte ii otra, porque no podian 
entrar en el Puerto , por el viento de 
Tierra , halla las diez , que entran los 
vientos de la Mar. Embio Don Diego 
Colon vna Canoa , i en ella Chri lio- 
val Rodriguez , que llamaban la Len- 
gua , porque fue el primer Callellano, 
que lupo la de los Indios : i para apren- 
derla, havia citado , de indultria , algu- 
nos Años cutre ellos : llevaban orden 
de íliber , quien iba en aquellas Carave- 
las , que andaban vna Legua de Tierra, 
i 11 iba alli Don Diego , el Hijo maior 
del Almirante. Llegada la Canoa , pre- 
guntaron , ll iba Don Diego Colón en 
aquellas Caravelas , ó quien .'' Afonibic 
Francilco de Bobadilla de la Caravela 
Gorda, i dixo , que él iba por Pefqui- 
fidor contra los Aleados ; i el Macltre 
pregunto : Qiié nuevas havia de la If- 
ía ? Relpondieron , que aquella Sema- 
na havian ahorcado líete Hombres , i 
que en la Fortaleza de Santo Domingo 
citaban cinco para ahorcar , que eran 
Don Hernando de Guevara , i Pedro 
Riquclme, i otros de los Aleados. Fran- 
cilco de Bobadilla pregunto , fi citaba 
alli el Almirante, i fus Hermanos? Di- 
xeron , que folo Don Diego citaba en 
Santo Domingo , i el Almirante havia 
ido á la Vega, a la Concepción , i el 
Adelantado a la Provincia de Xaraguá, 
tras los que andaban aleados , con pro- 
polito de ahorcar , adonde quiera que 
hallafen a cada vno , para lo qual lle- 
vaba vn Clérigo , que los confcfafe. 
Preguntó Chrilloval Rodriguez la Len- 
gua , al Pefquilldor , como fe llamaba, 
i quien diria que era ? Refpondió , que 
Francifco de Bobadilla , i fe bolvió 
la Canoa á dar ellas nuevas a. Don 
Diego. 

Llegada la Canoa , i fabido que 
iba Pefquifidor , los que fe conocían 
culpados , concibieron temor , i trilte- 
^a : los que fe tenian por agraviados 
del Almirante , i ganaban fueldo de el 
Rei , i padccian neccfidad , rebenta- 
ban de placer , i ia era todo corrillos, 
i parlerías , i lin fabcr el bien , ó mal 
que les iba , citaban contentos , i ale- 
gres. Celando el viento de Tierra con 
los embates , entraron los Navios en 
el Puerto , i luego vieron dos Horcas, 



ijco. 

DeCdeS-í 
toDomln 
í^olf ven 
los Na- 
vios de 
Bobadi- 
lla. 



Fl Coméí 
d.idor Bo 
b.idilla 
ik-ga á U i, 
Efpañolij 






I3Í 
I 



Fráclícó 
de Roba-* 
dilla di. 
ce , quo 
va poc 
Pefquiííj 
dor. 



Dicé.que 
el Almi' 
ranee Qfi 
eftá en 
S.Tto Doi 
mingOf 



Miid.iii-i 
ca de la 
Gente c5 
la llcg* 
da dcHo- 
badllla. 

Eomm-í 
lu: orm^ 
¡gi.otüpr* 
ma rnificd 



IfOO- 



El Perqii! 
íidor la le 
a Tierra 
á 14. de 
Agofto. 



Frácifco 
de Boba- 
dilla dá 
noticia 
de fus 
Defpa- 
chos. 



Frácifco 
de Boba- 
diü.i re- 
viniere a 
D.Diego 
;Coi6n. 



llElPefqiii 
idor pi- 
Ne <]iie ÍG 
'2 entre- 

'líu ios 

rcfos. 



De CADA I. 

la vna de efta parte del Rio , adonde 
aora eílá edificada la Ciudad , que es de 
la parte de Poniente , 1 la otra á la 
otra \ anda , á donde entonces cita- 
ba la Villa , en las qualcs citaban dos 
Hombres Chnitianos , tVelcos de pocos 
Días : iban , i venían Gentes u los Na- 
vios , hacian fus comedimientos , i re- 
verencia al Peiquiiidor , el qual no qui- 
ío ialir aquel Día , halla otro , que fue 
á Z4. de Agofto , con toda la Gente 
que llevaba : luefc á la Iglelia con ellos 
á oir Mila , adonde halio a D. Diego 
Colón , Hermano del Almirante , i á 
Rodrigo Pérez , que era Teniente , o 
Alcalde Maior,pur ei Almirante , i otros 
muchos } 1 acabada la Miia , i ialidos á 
la Puerta de la Igiefia , citando prei'en- 
te D. Diego , Rodr.go Pérez, i mucha 
Gente , i la de Francilco de Bobadilla, 
mandó á Gómez de Ribera, que era el 
Ercri\ ano que llevaba , que leiefe vna 
Patente , firmada de los Reies , i fella- 
da con fu Real Sello j cuia iubíkncia 
era : ^e ha-viendo hecho relación el Al- 
mirante , que mientras ejiaba en la Corte, 
Je havian aleado algunas Perfonas , i vn 
Alcalde contra él , i las Jufticias , que en 
nombre de fus Altefas tenia puejias : i que 
no embargante que fueron requeridos , no 
quifieron dexar el Levantamiento , antes ha- 
dan mucho daño.) en defervicio de Dios, i de 
fus Alteras : fe ordenaba al dicho Francif- 
co de Bobadilla , que de todo hiciefe infor- 
mación : i efta ha-jida , ;' la -verdad fabida, 
prendiefe los culpados , i los fecueftrafe fus 
bienes , i proccdiefe contra ellos , i contra los 
aufentes, d las maiorcs Penas Civiles , / Cri- 
minales , que hallafe por Derecho , mandando 
al Almirante , i d los Confejos , Jufticias, 
Regidores , Caballeros , Of cíales , i Hom- 
bres-buenos de la Isla , que para ello le die- 
fen iodo fivor , i aluda ; i efta, Provifton 
iba firmada del Secretario Miguel Pérez de 
Almafdn. 

Notificada la Provifion fobrcdicha, 
dixo Francifco de Bobadilla , que pues 
alli no eftaba el Almirante , que reque- 
ría a D. Diego Colón , i al Alcalde , i 
Alcaldes, en nombre de los Reies , que 
por quanto havia fabido , que en la For- 
taleca de aquella Villa citaban prefos 
para ahorcar , D. Hernando de Gueva- 
ra, i Pedro Riquelme, i otros tres, que 
fe los dicfen , i entregalen luego , con 
los Procefos , que contra ellos citaban 
hechos , i parcciefcn las Partes, que los 
acufaban , i por cuio mandado eftaban 
prefos , porque fus Alteras le embia- 
bana folo elto, para los redimir: por- 



LlBRO I V. í It 

que villas las caufas de cada vno , el, 
comoPefquiiidor, en nombre de fus Al- 
teras , qucria tomar el conocimiento 
de ellas , i citaba prelto de hacer todo 
cumplimiento de Jullicia. Refpondie- 
ron D. Diego , i Rodrigo Pérez , que 
el Almirante tenia de fus Alteras otras 
Cartas, i Poderes , maiores , i mas fuer- 
tes , que podían moltrar, i que alli no 
havia Alcalde ninguno , i que D. Die- 
go no tenia Poder del Almirante para 
hacer cofa alguna : i que pedian , que 
les diefe traslado de la Carta de fus Al- 
teras , para le embiar al Almirante, á 
quien todo aquello competía. Refpon- 
dio Francifco de Bobadilla , que pues 
no tenían Poder para ninguna cofa , que 
no era menelter darles traslado , i que 
le lo denegaba : i como aío , que el 
nombre , i vio de Pefquilidor no tenia 
mucha eficacia , quilo dar á entender 
á todos el nombre, i tuerca de Goveí"- 
nador , para que conoclelen , que iá el 
Almirante allí no tenia nada en la [u- 



rildiccion 



que 



mandar , i vedar , no folo á ellos 



pe- 



Rerpuef- 
ta al Pef- 
quifidor 
de D.Die 
goColou» 
i Rodri- 
goPerCT,. 



folo él havia de tener 



la Governaclon , i les podia en todo 



ro al Almirante •, como a fu Subdito: 
para lo qual , otro Dia Martes zy. del 
mifmo , acabada la Mifa , fallendofe á 
la puerta de la Iglefia , citando prcfen- 
tes D. Diego , I Rodrigo Pcrez , i to- 
da la demás Gente , porque en eltos 
Días era grande el defeo , que todos te- 
man de ver novedades , i por eíto nin- 
guno faltaba en la Iglefia , ficó Fran- 
clico de Bobadilla otra Provifion Real, 
i en prefencia de todos la mandó leer, 
i notificar j cuia fubllancia era : ^te 
entendiendo fus Alteras j'er cumplidero al 
férvido de Dios , i fuio , a la cxecucion de 
la Jufticia , a la Paz , / buena Governaclon 
de aquellas Islas , i Tierra-firme , era fu vo- 
luntad, que el Comendador Francifco de Bo- 
badilla tuviefc por fus Alteras la Governa- 
clon , i Oficio de Judicíido de aquellas Islas, 
i Tierra-firme , por todo el tiempo , que fu 
Merced , i voluntad fue fe , con los Ofi- 
cios de Jufticia , i Jurlfüccion Civil , í 
Criminal , Alcaldías , i Alguacilazgos de 
ellas i para lo qual mandaban , que recibido 
de ¿I, el juramento, que en tal cafo fe acoftum' 
braba , le admitiefen por Juez , i Governa- 
dor , i le dexafen adminiftrar libremente 
tal Oficio ; para lo qu¿il le daban Poder 
cumplido , i mandaban a todos , que le obe- 
deciefen : La qual Provifion fue dada en 
Madrid el zi. de Maio del Ano pafado de 
1^99. refrendada del Secretario Miguel Pe 
fe% de Alma^an, -_•---- - 

Leid» 



ElPefqui 
fidor , en 
la puerca 
de la Igle 
fia notifi- 
ca fu íc- 
gúda Pro 
viílon. 



Subftan— 
cía de la 
fegiinda 
Provifió 
Real, que 
miieftra 
Frácifco 
de Boba- 
dilla. 



FiÁciTco 
de boba- 
dilla pide 
los pre- 
fos, que 
eftabá pa 
ra ahot- 
car. 



Fue bue- 
na nueva 
para la 
Gente la 
llegada 
de^Boba- 
di'lla. 

FranciT— 

co deBo- 

badllia 

mueftra 

tercera 

Pioviíió. 



La Gente 
de incido 
fe ofrece 
de of->eHe- 
ccr .1 Ito- 
badilla. 



iix Historia DE LAS 

Lcida la Provifion , hiíjO el jura- 
mento , i lequiíió á Don Diego Co- 
lón , i ;i Rodrigo Pérez, i a l.i Gen- 
te q\ic allí cllaba , que la cbcdecidcn; 
i que en cumplimiento de cila , el di- 
cho Don Diego , i Rodrigo Pcrcz le 
enticgalen los prcfos , que ten.ian para 
ahorcar en la I'brtale^M , con fus Pro- 
cefos : refpondicron , que la obedecían, 
como á Carta de fus Rtics, i Señorcáj 
i quanto al cumplimiento , decian lo 
que dicho tenian á la primera , que 
ellos no tenian Poder del Almirante pa- 
ra cofa ninguna , i que otras Cartas , i 
Poder tenia el Almirante , mas firmes, 
i fuertes que aquella •, i porque parecia, 
que toda la Gente ponia duda en las 
Provifiones , i Requerimientos dichos, 
para atraerla mas a si , i quitar el te- 
mor del Almirante, i de fus Hermanos, 
i porque lo que mas amaban por enton- 
ces , era , que fe les pagafe lo que fe 
les dcbia del fueldo , i pagirfelo , era 
para ellos alegrifiina nueva, i parecien- 
do , que los podia mover á negar á 
el Almirante , por mucho que le qui- 
fíefen, mandó leer , en prefencia de to- 
dos , otra Provilion , que dccia , hablan- 
do con el Abniraníe ,jus Hermami y i otras 
quaLfqiiier Pcrfonas , que ejlaban en las 
Fortalezas , Cafas , ; Ni.-.'vios , / que teman 
las Armas , Pertrechos , Mamenimieiaos, 
Cr.hallos , Ganados , ;" otras qualcfqn.cr co- 
fas de fus Alte fas , que lo entregajen á Fran- 
sij'co de Bobadilla y porque ira la ■ioiufítad 
de fus Alteras , que todo ¡o tuviefe en fu 
Real Nombre , el tiempo que cfuvicfe en 
aquellas Partes ; Y luego fe Icio otra 
Cédula , por la qual los Reics manda- 
ban á Francifco de Bobadilla ; ^e la 
Gente que havia e/lado a jueldo de fus Alte- 
ras ^ i la que de nucuo llevaba , fe pagaje de 
lo que fe ha-via cogido, i fe cobrafe en aque- 
llas Islas , de lo que pertenecía á fus Alte- 
fas i i que averiguando lo que fe les debia, 
lo pagafe , i que el Almirante pagafe lo que 
ejlaba á fu cargo. Y efla Cédula era dada 
a 30. de Maio de efe Año , en Sevilla , i 
refrendada del mfmo Secretario. 

Leída ella Carta , recibieron mu- 
cho goco los que eílaban á fueldo del 
Rci : í porque no pudiera entonces lle- 
garles mejor nueva, fe ofrecieron á todo 
lo que Francifco de Bobadilla les manda- 
fe : tornó ¿i continuar los Requerimien- 
tos para que le diefen los prefos , i los 
Procefos ; donde no , que proteÜaba 
de facarlos por fueri¿a , i Don Diego, 
i Rodrigo Pérez le refpondian lo mif- 
nio. Fue á la Fortaleza , 1 mando n9- 



I ÍÑ D I A S O C C I L F. K T A L E S. 

tificar las Provífiones al Alcaide , que 
era Miguel Díaz : í recoiiocídas las 
firmas , i Sellos de los Reies , defde 
las Almenas , i requerido , que dicfc 
los prefos , i la Fortaleca , refpondió, 
que le diefen traslado de ellas : dixo 
el Comendador , que no era tiempo, 
ni fufria dilación , para darle traslado, 
porque aquellos prefos eftaban en pe- 
ligro de í'er ahorcados : porque fcgun 
havia fabido , el Almirante havia manda- 
do , que los ahorcafen ; por tanto , que 
luego fe los entrcgafc , fi no , que él ha- 
ría lo que dcbia hacer halla facarlos : i 
que le proteñaba , que li daños , ó in- 
convenientes fe liguiefen , fuefen á fu 
cargo } rcfpondio el Alcaide , que pedia 
placo , i traslado para refponder , por 
quanto el tenia la Fortaleza por el Rei, 
por mandado del Almirante fu Señor, 
que havia ganado ellas Tierras, é Islas: i 
que viniendo él , haría lo que mandafe. 
Viílo Francifco de Bobadilla , que no 
le daban los prefos, juntó la Gente, que 
traía de CalHlia , á fueldo del Rei , i 
los Marineros de las Caravelas , i re- 
quirióles , i á todas las otras Pcrfonas, 
que citaban en la Villa , que fuefen con 
el , i con fus Armas le diefen fiavor , i 
guardafen fu Perfona,para entrar en la 
Fortaleza , fin hacer daño en ella , fi- 
no le fuefe defendida la entrada , i to- 
da la Gente le dixo , que le obedece- 
ría ; i como la Fortaleza no tenia mas 
del nombre , llegó Francifco de Boba- 
dilla , i con el gran ímpetu , que die- 
ron a la puerta principal , quebraron 
el cerrojo , i cerradura , que tenia por 
dedentro , i pufieron efcalas por otras 
partes , aunque no fueron nccefarias, 
pues la puerta dio libre la entrada. El 
Alcaide , i Diego de Alvarado, que ei- 
laba con el , fe moltraron en las Alme- 
nas con las Efpadas dcfnudas , i ningu- 
na reíUlencia hicieron. Francifco de Bo- 
badilla , en entrando , pregunto adonde 
citaban los prefos , i hallólos en vna 
Cámara con fus Grillos : fubiófeá lo al- 
to de la Fortaleca , i hilólos fubir a 
ella , adonde les hi^'o algunas pregun- 
tas , i los entregó al Alguacil Juan 
de Efpinofa , mandando , que 
los tuvicfe á buen 
recado. 



1500. 



» ♦ * * * * 

I» * * 

* * 



i 


Frácifco : 


de Boba- ' 1 


dilla vaá 


la Forra- ,, 


leca á fol 


tar los 


prefos. 5 



Rcrprcf- 
ta del Al- 
ca ¡de de 
la Forta- 
le(,a \]ít>. 

badiila. 



Frácifco 
de Boba- 
dilla aco- 
mete la 
Forra le- 
9a de San 
to Do- 
mingo, 
por fuer- - 
93. 



c 
se 
A 
k 
h 
h 

i 



& 



'\k 



Bobadi— ^Q 
lia toma '^1 
los p\C- .1 
fos , i los 
entrega 
á fu A-l- 
guacil. 



1 



C^-T. 



IJOI, 




El Almi- 
rante no 
jHicde 
creeisque 
talesPro- 
viíioncs 
hiivicfen 
dado los 
Rei'cs á 
Bobadif 
lia. 



El Almi- 
rante có- 
iiaba po- 
. co de la 
I niaioipar 
te de los 
I Caftella- 
nos. 

El Almi- 
rante de- 
termina 
<ie acer- 
, carfe á S. 
Domin- 

,20. 



Frácilio 
de Boba- 
dilla fe 
colige , c'i 
lio tenia 
buen jiro 
aofito pa 
la con el 
Mrr.ir.m- 



De CADA I. 

CAT. IX. ^íe Francifio deBo- 

badtUa comeiicb fu Tef(iuifa , i de 

las quexas que fe dieron contra 

el Almirante , i fus 

Hermanos. 

Uando el Almiran- 
te fupo la llegada de 
Francifco de Bobadi- 
Ua, i lo que comencb 
á hacer, i las Provi- 
ílones que moftraba, 
i como havia tomado 
la Fortalct^a, porque 
de todo fue avifado, no podiu creer, que 
los Reies tales cofas hu vicien provcido, 
por las quales totalmente le quifiefen 
deshacer , fin haver defervido en cofa, 
antes obligadoles con nuevos trabajos , i 
fervicios , i fofpecho no fuefe alguna 
invención de Bobadilla, como la de Oje- 
da > por otra parte , en cafo que fuefe 
verdadero el Deipacho , conocia , que 
era para él cofa amarga, i dolorofifima, 
verfe fin fer oído , ni convencido , dcf- 
pojado de fu Eftado , abfolutamente, 
por los Reies , á quien tanto havia fér- 
vido , i obligado ; i penfando , que (co- 
mo fe ha dicho) fuefe invención algu- 
na, fe entendió , que mando á los Ca- 
ciques, que apcrcibiel'en Gente de Guer- 
ra , para quando los Uamafe , porque de 
la maior parte de los Chriílianos , poco 
confiaba , porque andaban tras los que 
citaban levantados , i temia , que cada 
dia fe algafen rnas ; finalmente acordó 
de acercarfe á Santo Domingo , para lo 
qual fe fue al Bonao , diez Leguas mas 
cerca de la Vega adonde eftaba , i alli 
havia algunos Cafl:ellanos avecindados, 
que tenian labranzas , i comentaba á 
llamarfe la Villa del Bonao. Francifco 
de Bobadilla , á quien iá llamaban Go- 
vernador , defpachó vn Alcalde con Va- 
ra , con ilis Poderes , i los traslados de 
fus Provifiones , para que las notificafc 
al Almirante , i á los demás que halla- 
fe : llegó á tiempo , que ia citaba en el 
Bonao , deí'de donde el Almirante le ef- 
crivió , que fuefe bien \'enido : pero Bo- 
badilla , ni le efcrivió , ni nunca le ref- 
pondió , antes efcrivió a Francifco Rol- 
dan, i a otros de los Alendes, que anda- 
ban en Xaraguuj de lo qual fe compre- 
hcndio , que no llevaba buen propofito 
contra el Almirante. 

Notificadas las Provifiones, refpon- 



El Aimi- 
rante ref- 
ponde á 
la notifí-í 
cació do 
lasProvi- 



LlBRQ IV, Wl 

dio el Almirante , que cl er.i Viforrci , i 
Governador General, i que las Provifio- 
nes , i Poderes , que Francifco de Boba- 
dilla llevaba, no eran fino para la admi- 
niítracion de la Jufticia , i requirió al 
mifmo Alcalde, i á la otra Gente del Bo- 
nao , que fe juntafen con él, i le obedc- ''oncs de 
ciefen en lo vniverfal , pues tenia Privi- ||° "■ 
legios en perpetuidad , i de ellos no fe 
hacia exprefa revocación , i que á Fran- 
cifco de Bobadilla obedeciefen en lo que 
le perteneciefe , como Juez , i Adminií- 
trador de JuíHcia. Dende a pocos Dias 
llegaron vn Fraile Franciico , que fe lla- 
maba Fr. Juan de Trasíierra, i Juan Ve- 
lazquez , Teforero del Rei , con los qua- 
les embió Francifco de Bobadilla vna 
Carta de los Reies al Almirante , cuio 
tenor es el figuiente. D. Chrijloval Ojr 
Ion , nueflro AmUante de d Mar Occeam. 
Nos haz-emos mandado al Comendador Fran- 
cifio de Bobadilla , llevador de efia , que vas 
hable de nuejlra farte , cofas que él dirá: 
rogarnos os , que le deis f ce , / creencia , / 
aquello pongáis en obra. De Madrid a z6. 
de Maio de I4pp. TO EL REI. TO 
LA REINA. Por Ju mandado , Miguel 
Pérez de Almafdn. Recibida efta Carta, 
i platicadas muchas cofas con los Por- 
tadores , determinó el Almirante de ir- 
fe con ellos a Santo Dommgo , i entre 
tanto , Franciico de Bobadilla hacia 
gran pcfquifa lobre la Hacienda , que 
era del Rei, i quien la tenia a cargo, i 
lo que tocaba al Almirante, al qual to- 
mó las Armas, i quanta Hacienda tenia, 
de Oro , i Plata, i Joias , i Aderegos de 
fu Cafa , i fe apofentó en ella , apode- 
randofe de todo : tomóle ciertas Piedras 
doradas , que eran como madres de 
Oro , que por tiempos todas fe convir- 
tieran en Oro , como fe han villo mu- 
chas , que partiendofe por medio , eílá 
el Oro entreverado , en vnas partes mas 



Carta de 
los Reies 
al Almi- 
rante. 



El Almi- 
rante acii 
erda de ir 
á Santo 
Dorain- 



Piedras 



Oro 



que 



Piedra , i en otras mas Pie- 'le Oro, 



dra , que Oro : de manera , que fe veia 
claramente , que aquella Piedra fe iba 
convirtiendo en Oro : tomóle las leguas, 
i Caballos , i quanto halló fer filio , con 
todos los Libros, i Efcrituras, publicas, 
i fecretas , que tenia en fus Arcas , fin 
que jamas le quifiefe dar vna , ni ningu- 
na ; i dixo , que tomaba la Hacienda, 
para pagar á los que dcbia fueldo el Al- 
mirante: i ficmpre huvo quexa, que to- 
mo juuclio para si. 

En aquellos Dias , toda la Gente 
Caftellana de la Vega del Bonao , i de 
otras Partes Comarcanas, fe dcfcolgp.b-.in aciidcá.S 
apriefa a Santo Domingo , á ver a el Domingo 



Toda la 
GéteCaA 

tellana de 
la Isl.1 



Mih'.iim 
omnis fe 
cunia- 
Tac. 



114 Historia de las In 

nuevo Governador , i gogar <ic nove- 
Gcnverfa d-iJes } i Fiancifco de Bobadilla , para 
in -jjum j^^ atraer á si la Gente , mando pre- 
gonar , que quantos quiiiefen ir a co- 
ger Oro , no pagafen al Rei mas de la 
vndecima parte , por veinte Años ; la 
mifma franqueza concedió de los diez- 
mos , que entonces le pagaban al Rei: 
i también hi^-o pregonar , que iba a 
pagar los lueldos , que fe les debían 
por el Rei , i á apremiar, que págale el 
Almirante los que eran á iu cargo : i 
con elte animo , ali los deicontentos 
del Almirante , como los otros, por 
Frácifco congraciarfe con Bobadilla , iban con 
de Boba- acuGtcioncs , i qucxas : por lo qual hi- 
dillapro- ^o pefquiia fecreta ,• i en comencan- 
ciira ga- ¿^ ^ examinar Teiligos , las piedras fe 
nar la \o \^y^^-^^^\y^^ contra él , i fus Hermanos: 
liitad de /i u 1 • 

la Gente por^u^ es coltumbre , que lo primero 

Caftella- que defampara á los defdichidos , es 
qa. la buena eltimacion , i tras elto figuen 

los disfavores , i afi era menolprecia- 
do , i publicamente fe decían fus de- 
feftos , i que de roda pena era mui 
digno, i acufaronlc de malos tratamien- 
tos , hechos á los Chriilianos , quan- 
do pobló en la llabcla , haciendo por 
fuerga trabajar á los Hombres tíacos, 
i enfermos , iin darles de comer j en 
hacer Fortalezas , Cafi fuia , Molinos, 
i Haccña , i otros Edificios , i en la 
Fortaleza de la Vega , que fue de la 
Concepción , i en otras parres : por lo 
qual murió mucha Gente de hambre, 
flaquega , i cnl'ermedades, i de no dar 
los Batimentos fcgun la necefiJad , que 
Qucxns cada vno padecía: i que mandaba aco- 
de la Ge- car , i afrentar muchos Hombres por 
te contra cofis livianifimas , como porque hur- 
"" taban vn celemín de Trigo , muriendo 
de hambre , ó porque iban á bufcar 
de comer , havíendole pedido licencia 
para ello , i el ncgadola , i no pudien- 
do fufrir la hambre , i los mandaba 
ahorcar. 

Qne fueron muchos los que ahor- 
có por cito , i por otras cautas , in- 
juílamente. Que no confcntia , que fe 
OiiexSfe bautigafen los indios , que querían los 
deTAlmi- Clérigos , i Frailes bauticar , porque 
rante , q quería mas Efclavos , que Qn-iltianos. 
hacia míe Qiie hacia Guerra a los Indios ínjulla- 
iiamiuf- mente , í que liacia muchos Eiclavos, 
f'^j' '°^ P^'"'* cmbiar á Caitilla. Qiie no quería 
" '®^' dar licencia para facar Oro , por en- 
Falfaoui '^^'t)"'" ^'^^ Riquezas de la Isla, i de las 
hió con- InJ'-is , por algarfe con ellas , con fa- 
rra el Al- vor de algún otro Rei Chriíliiano : i 
mirante, la falfedad de cite Capitulo luego fe 



el Almi- 
rante . i 
fus Her- 
manos. 



días Occidentales. 

conoció , pues la maior anfia que tu- 
vo , fue deicubrir Minas ricas , i em- 
biar Oro , para que los Rcics fupliefen 
los gallos que hacían , porque veía, que 
todos los que le dcsf-avorecían , no ale- 
gaban , fino que los Rcies gallaban , i 
no teman provecho. Aculáronle tam- 
bién , que havía mandudo juntar mu- 
chos Indios armados , para refilfir á 
Francifco de Bobadilla , i otras mu- 
chas crueldades , cometidas contra los 
Caifcllanos : pero en la honellídad de 
fu Perlona , ninguno toco. Otras mu- 
chas cofas huvo contra el Almirante, 
i fus Hermanos , de las qualcs •■, mu- 
chas fueron fallas , pucílo que el Al- 
mirante , i ellos , no vsaran de la tem- 
planza que debieran, en governar. Gen- 
te Cailellana. 

Cyí'T. X. ^e Francifco de Boba- 
dilla embih prcfos á Cajtilla al Al- 
mirante , i á fus Hermanos : i lo 
que de ellopesh á los Rcies 
Católicos. 

A B i E N D o Francis- 
co de Bobadilla, 
que el Almirante 
iba á Samo Do- 
mingo , mandó 
prender á íL Her- 
mano D. Diego, i 
con Grillos meter- 
le en vnaCaravcla,de las que h.ivia lle- 
vado , fin decirle , por qué , ni para 
qué , ni darle cargo , ni efperar , ni oir 
dclcargo. Llegó el Almirante , 1 el re- 
cibimiento que le higo , fue mandarle 
poner vnos Grillos , i meterle en la 
Foitalcga , adonde ni le vio , ni habló 
mas , ni confintíó , que Hi)mbre jamás 
le hablafe. Ello pareció termino muí 
dcfcomcdido , i detcllable, i cafo digno 
de compafion , que vna Pcrfona, pucf- 
ta en tanta Dignid.id , como era vn V^i- 
forreí , i Governador perpetuo , con 
renombre de Almirante del Mar Occea* 
no, que con cantos trabajos , i peligros, 
con aquellos Títulos , por fingular pii- 
vílegio ,deDios cicogido, havia ganado 
para la Corona de Callilla , i de León, 
con obligación de perpetuo agradeci- 
miento , fuefe tratado tan inhumana- 
mente. El Adelantado, i Francifco Rol- 
dan , tenian iá piefos eil Xaraguá , de 
los que de nuc\ o ie havían amotinado, 
diez i feis , metidos en vn Hoio, ó Poco, 

pata 



1)01, 




Frácifco 
de Boba- 
dula pré- 
de á Don 
DIegoCo 
Ion. 

: t 

In feruir 
tutetn car- 
dere íleRt 
gnogravt 
eft. Sen. 



Frácifco I 
de Boba-! 
dilia ha- 
ce pren- 
der a el 
Almiran- 
te. 



No 



kC 



te; 

t>!Í 
■EO 



lírii 
¡jt 
fe 
ffií( 



r 



lili 



■íío 

■n- 

■in 



K 
■'i 
"-"'a 
■4 



\ 



IJ'OO. 



'V'^de ar- 
ta cidpa 
eftt'ibifa:- 
na cí'ifif- 
tat, Liv. 



T?mbieii 
mlái pré 
dcr a D. 
Bartolo- 
mé Coló. 



No fe ha 
116 quien 
hechafc 
los Gri- 
llos á el 
Almiran- 
te , íino 
i\n Coci- 
.nero fu- 
lo. 

Afirman, 
que nun- 
ca fue la 
Intención 
de losRc- 
ies , <]iic 
.BobaHi— 
lia toca fe 
a laPer- 
fona del 
Almiran- 
te. 

Frlcifco 
de Boba- 
dlUa em- 
biaprefo 
aCaftilla 
al Almi- 
rante , i 
i fus Her 
alanos. 

rriftc<;a 
lelAlmi- 
ante , í 
'regunta 
|ue adó- 
le le lle- 
ai:/ i fe 

onf.ifla» 



D E C A D A í. 

para ahorcarlos. Embió Francifco de 
Bobadilla a decir al Almirante, que a\ i- 
lufe a fu Hermano , que no los ahorca- 
fe , i le cmbiafe á llamar: i ali lo hi^'o, 
mandándole , que con toda paz , i obe- 
diencia viniefc á los mandamientos Rea- 
les , i no cúrale de lli prilion , que á 
Cartilla irian , i remediarían fus agravios. 
Llegado el Adelantado á Santo Domin- 
go , halló el niifmo hofpedage , que 
Franciíco de Bobadilla havia dado á el 
Almirante , porque le mando prender, 
i meter en la Caravela. Prefo el Almi- 
rante , con fus dos Hermanos , los que 
mal los querían , tuvieron aparejo para 
vengarfe cumplidamente de ellos , por- 
que no les bailó holgarfe de verlos con 
tanto deshonor afligidos , pero aun con 
mucha libertad , por efcnto , i de pala- 
bra, de Dia , i de Noche, por los can- 
tones les ponían libelos infamatorios. Y 
lo que peor era , que los que cílo ha- 
cían , eran los que havian comido fu 
Pan, i llevado fu Sueldo i i lo que mas 
era digno de grandiíima laltima , que 
quando hechaban los Grillos al Almiran- 
te , no fe hallaba prefente quien , por 
fu reverencia , i conipafion, fe los he- 
chafe , iino fue vn Cocinero fuio , def- 
vcrgon^ado. Ellos Grillos guardó mu- 
cho el Almirante , i mandó , que con 
fus huefos fe entenafen , en teílimonio 
de lo que el Mundo fucle dar , á los que 
en él viven , por pago : porque fe co- 
nocicfe que folo Dios es el que hace las 
mercedes , i no las impropera , ni las 
deshace , i el que no engaña , ni puede 
fer engaiíado , aunque tenga muchos 
Privados. Muchos afirmaron , que nun- 
ca fue la intención de los Relés 
Francifco de Bobadilla 
des que eran los Poderes , que llevaba, 
tocafe en la Pcribna del Almirante , i 
que como cofa de fuio mui conocida, 
no fe lo advirtieron. 

Determinófe Francifco de Bobadi- 
lla de embiar al Almirante , i á fus Her- 
manos , prefos á Caftilla , en aquellos 
dos Navios , en que él havia ido > i lo 
que mas dolorofo fue para él , quando 
le facaron del Gallillo , para llevarle á la 
Caravela , fue el fobrefalto , i anguilla, 
que recibió , creiendo que le t'aca'áin á 
degollar : i llegando para ello Akuifo de 
Vallejo , le preguntó, con mucha triíle- 
ca : falle jo , adonde me Ikvais ? Rcfpon- 
dió : ^l Navio ^'íi z'uejlra Señoría. Re- 
pitió, dudando de ello : Vallejo , es ver- 
dad ? Refpondio ; Por vida de vtwftra 
Semria , ^»f es %eidad ^ J!i9 fi vci a em- 



, que 
, por mui gi-an- 



LlBROlV. uy 

bar car -y con la qual palabra fe connortój 
i cafi de muerte á vida refucitó. Entra- 
do en la Canavcla , todos los tres Her- 
manos en hierros , Francifco de Boba- 
dilla les entregó , juntamente can los 
Procefos , á elle Alonfo de Vallejo , i 
le embió por Capitán de las dos Cara- 
velas , con orden , que en llegando á 
Cadiz , los entrcgafe al Obiipo Juan 
Rodríguez de Fonfeca , cuio Criado eia 
el Vallejo , ó de Gonzalo Gómez de 
Cervantes , fu Pariente : i liempre. fe 
dixo , que por agradar al Obilpo , hi- 
qo Francifco de Bobadilla ella injuria al 
Almirante. De Francifco Roldan , ni 
D. Hernando de Guevara , ni de ningu- 
no de los Amotinados , i que tanto eí^ 
cándalo movieron en aquella Isla, nun- 
ca fe entendió , que huvicfcn fido caf- 
tigados, ni que por ninguna via le pro- 
cediefe contra ellos : antes , de las fir- 
mas en blanco de los Reies , hico vna 
Carta, i la dio á Francifco Roldan, i otras 
á otros de los peores déla Isla. Partieron 
lasCaravelas al principio de Octubre,! 
quifo Dios acortar la prifion al Almi- 
rante , con abreviarle el viage , pues 
llegaron á Cádiz á zy. de Noviembre. 
Alonfo de Vallejo , i el Maellre de la 
Caravela Gorda , en que vino el Almi- 
rante , le firvieron bien , i trataron de 
la mifma manera á fus Hermanos , i qui- 
fieron quitarles los Grillos , pero no lo 
confintio el Almirante , halla que lo 
tnandafen los Reies. En llegando á Cá- 
diz , permitió el Maeílre Andrés Mar- 
tin , que fecretamente i'aliefe Jcl Na- 
vio , i fucfe u la Corte con fus Cartas, 
antes que Ikgafcn los Procefos , ni la 
nueva de fu prifion , por otro camino. 

Como los Reies , que á la lacón 
cftaban en Granada , tupieron la llega- 
da , i prifion del Almirante , i de fus 
Hermanos , recibieron mucho pelar de 
que viniefc prefo , i maltratado , i pro- 
veieron luego , que le foltafen , i le man- 
daron proveer de mil Ducados , con que 
fuefe á la Corte , adonde llegó a 17. 
de Diciembre. Recibiéronle mui benig- 
namente, con todo el confuelo que pu- 
dieron darle , moílrandole compafion 
de fu adven'idad , i trabajos , certificán- 
dole , que fu prifion no havia procedi- 
do de fu voluntad : i con palabras mui 
amorofas , i eficaces , le prometieron, 
que mandarían deshacer , i remediar fus 
agravios , i que en todo , i por todo, 
fus Privilegios ferian guard-idos : i la 
Reina Católica era la que fe avenraj^^ba 
en confolarle , i certificarle fu pelar, 
P z. por- 



Vallejo 
lleva áel 
Almiran- 
te á Caf. 
tilla, con 
orden , 4 
le entre- 
gue á ]ua 
Rodrí- 
guez de 
Foiifeca. 



El Almi- 
rante He- 
lía a. Cá- 
diz. 



Sentímíé 
to de los 
Reies, 
por la 
priíió del 
Al miran-, 
te. 



I JOO. 



El Almi- 
rante lle- 
ga ante 
losReies, 
; los ha- 
bla , i re- 
cibe hu- 
máname- 
te. 



ii6 Historia de las I 

porque ella fue l^eropí; la que mas que 
el Rei le fü\ oieció , i defendió , i mor- 
tró particular gracia , i voluntad : i all 
el Almirante tenia, en ella princrpalmen- 
te fu cfpcraní^a , el qual , no pudiendo 
hablar por vn rato , lleno de follólos, 
i lagrimas, hincado de rodillas, le man- 
daron levantar. Comento fu platica, 
hartó dolorofa , moltrando , i afirman- 
do el entrañable defeo , que ficmpre 
tuvo de fervir a fus Altccas , con toda 
fidelidad , i que nunca , de propolito, 
ni de indullria , hi^-o cofa en que pen- 
fafe ofender fu fervicio : i que fi algu- 
nas obras fuias eran ellimadas por ier- 
ros , no las havia hecho fino por no al- 
canzar mas , i ficmpre creiendo, que ha- 
cia lo que debia , i que acertaba. 

C/4T. XI. G^íe falieron á defcu- 
brir algunas Terfonas , / la fegnn- 
da vez Alonfo de Ojcda , i con él 
Americo Vef^ucio .* i que los Retes 
Católicos proveieron for Governa- 
dor de la Efpañola , al Comen- 
dador Nicolás de 
Ovando. 

E s p u E s de la par- 
tida de las dos Ca- 
ravelas , que traxe- 
ron al Almirante, i a 
fus Hermanos , Fran- 
cifco de Bobadilla 
trabajó quanro pudo 
en contentar á los 
Caftellanos , que ferian por todos tre- 
cientos , porque elle numero era el 
que el Almirante havia informado á los 
Rcies , que bailaba para tener la Isla 
en fujccion, maiormente haviendo mof- 
tradü a los Perros á morder , porque 
vn Cafiellano iba tan fcguro con vn 
Perro , como fi Ueváia cien Hom- 




FrScífco 
de Eoba- 



brcs. Lo primero, determinó con bre- 
vedad los Proccfos de los que citaban 
para ahorcar : i a ellos , i á Francif- 
co Roldan , i a los demás culpados. 



dilh da dio por Ubres, i les higo muchas hon- 

pov libres ras , i placeres , de que los buenos , i 

á Frácif- fieles de la Isla tuvieron mucho fenti- 

co Rol- „.;„„f^ diciendo , que fi ellos huvic- 



daii, i a 
todos ios 



miento , üicicndo , que 
ran delhuido la Tierra , i no vivido 
Amotina en regla , i orden , fueran premiados. Y 
dos. con la franqucca que Bobadilla conce- 

dió , para que no fe pagafc al Rei , fino 
de once pefos vno , del Oro (juc fe co- 



lncl::lgt 



N D 1 A S -O CCIDENTALES, 

giefe, i con otras muchas iibcrtaties, dio 
ocafion á los Caltellanos , para que le pi- . 

diclen Indios, que le lo íacalen , i hicie- guirwJpe 

fcn labranza del Pan ; i aconiejó , que ttofum 

fe juntaieu de dos en dos, haciendo com- riddunt 

paiiia en las Haciendas , i .ganancias, prífeniem 

exercUut 



H 



* 



amorem, 
fanl'f'.im 



que grangeafen , para las quales les lé- 
ñalo la Gente de los Caciques, con que 
los contentó , diciendo, que fe aprove- 
chalen quanto pudieien , porque no la- „^^jf,.„'^ 
bian quanto aquel tiempo los havia de luanm h 
durar, haciendo poco cafo de las veja- d.fcipUns,' 
clones de los Indios : con que todos co- fcverira-- 
nocian, quanto era mejor para ellos ella temque 
libertad, que la vida del tiempo del Al- mimiunt^ 
mirante, que no era tan licencio^la. 

Como cada Dia crecia la Nueva, 
quede la Tierra- firme, por Cafcaveles, 
i cofiUas de poco valor , fe traían Perlas, 
i uro , i entonces eílaba Cartilla pobre 
de dinero , haciafe mucho cafo de ello: 
crecia el defeo de enriquecerle los Hom- 
bres,! perdiafe el miedo de navegar Ma- 
res tan profundas , i jamás navegadas, 
maiormente los Vecinos de Triana, que 
por k maior parte eran todos Marine- 



u 



Cxf. 

1 

) 

I 

Año' 

I f o I . 



ros. Un Rodrigo de Baltidas , 
bre honrado , i bien entendido , 
debia de f ener Hacienda, Vccmo de Tria 



Los Cafr I 
tcllanos'i 
van per* i| 
Hom- diendo el 
i que miedo de 
navcgac.\ 



Me 

fifi 

,iíí¡ 



, dctprminófe de armar dos Navios, "" S""'"* 
' 'des M47 



ir 



: á defcubrir , i refcatar Oro , i 



res. 



na 
para 

Perlas. Concertóle con algunos, 1 en ef- 
pecial con Juan de la Cola , que era el 
mejor Piloto , que havia por aquellos ^ 

Mares. ^ que era hechura del Almii'ante. ^ 

Y alcangadi la licencia , icndo él por vi:n»edé 
Capitán ,. partió de Cádiz , de donde Rodrigií 
entonces fe defpachaban todos los Na- de Baflí;' 
vios , en el principio de Enero. Nave- <1'«^' a Ia| 
garon á la Tierra-firme , por los Ruin- I'i'i'-"- .: 
bos, i Caminos, que el Almirante havia £ 

llevado , quando la dcfcubrió , i toman- 'ú 

do el hilo de ella , fueronla colleando. ^ 

Llegaban a todos los Puertos , i Plaias, ■'■"' 

adonde fallan infinitas Gentes á contra- 
tar , i refcatar , que es \'ocablo , que los -J 
Caltellanos vlaron , por decir trocar. Y ^* 
llegados al Golfo de Venc<¿uela, que fe ', 
llamaba Coquibocoa,que dclcubrió Alon- 
fo de Ojcda, navegaron la Colla abaxo, 
i pafaron por la Ribera de la Mar , que 
aora fe llama Santa Marta , i Cartagena, 
halla la Culata , ó Enfcnada , que es el 
Golfo de Uraba , dentro del qual fe con- 
tiene la Provincia del Daricn , que por 
algunos Años fue por aquellas Islas , i 
en Callilla, mui celebrada. Siguieron la 
Cofta del Poniente abaxo, i llegaron al 
Puerto , que llamaron , de el Retrete, 
adonde citaba la Ciudad , i Puerto de 

Nom- 



tt 
te 

Bi 

la» 



m 



■* 



Rotivlgo 
de Balh"- 
das dio 
ejt nóbie 
I Carta- 
gena. 



Rodrigo 
de Balti- 
das buel- 
yc á la 
Efpañola 



FrScifco 
de Boba- 
di lia pi-é- 
de á Ro- 
drigo Baf 
tidas. 



Alonfo 

de Ojeda 

hace vil 

Fueite en 

■ Urabá , i 

' vá con él 

Americo 

' Velpiicio 



Alonfo 
de Ojeda 
fe hecho 
a la Mar 
con dos 
pares de 
Crillos.i 
íi no le 
focoii ¡e- 
'1 . le 



Decada I. 

Nombre de Dios > i todo lo que de nue- 
vo delcubrió , paso de cien Leguas , i 
dio ci Nombie á Cartagena, i a todas 
las Islas, que por allí hai. 

Y por no ie poder luílentar los 
Navios , por la mucha Agua , que ha- 
cían , 1 por la Bruma , le tornaron, 
haviendo relcatado mucho Oro , i 
Perlas , i fueron á parar al Golfo de Xa- 
raguá , adonde los perdieron , i fueron 
por Tierra á Santo Domingo , que eftá 
ietenta Leguas. Llevaban también cier- 
tos Indios , que andaban por Santo Do- 
mingo en carnes vivas , como en fu 
Tierra lo v'^ban , llevando las partes ver- 
gongofas en vnos Cañutos de riño Oro, 
de hechura de Embudos , que no fe les 
parecía nada ; i en todo aquel Viage no 
hico Baílidas ningún enojo á los Indios. 
Francilco de Bobadilla , i'o color , que 
havia reícatado Oro con los Indios de 
Xaragua , le prendió. Finalmente fué á 
la Corte , i pago á los Reies el Quinto 
del Oro , i Perlas , que traxo j i fe ale- 
graban mucho todos los que oían , que 
le traían de la Tierra-firme. Qiiando fa- 
lló de Cádiz Rodrigo deBallídas, fe apa- 
rejaba en aquella Baia , el fcgundo Viage, 
que hico Alonfo de Ojeda , i fue por 
los mifmos Rumbos , i Caminos , no 
fabieodo que Ballídas iba por allí. Lle- 
gó al Golfo de Uraba, i acordó de ha- 
cer ,enla entrada, vna Fortaleza de Ma- 
dera , ó de Tapias , para poder entrar 
á defcubrir la Tierra > i embio vn Na- 
vio la Coila abaxo , que llegó al Puerto 
del Retrete , que Baílidas havia defcu- 
bicrto. Iba conO|eda Americo Veipucio, 
ficmprc períiiliendo en aplicarle la gloria 
del Defcubrimiento de la Tierra-firme, 
que fe debe al Almirante. Y como fíem- 
pre Alonfo de Ojeda fue Hombre mui cf- 
treeho en repartir con fu Compañía los 
Ballimentos , cllaban mal con él , i le 
prendían , i hechaban en hierros > i ha- 
viendole fucedido lo mifmo en elle Via- 
ge , fueron á la Isla Efpañola, á apor- 
tar al Puerto de Yaquimo , que llamaba 
el Almirante, del Brafi!,que ella ochen- 
ta Leguas de Santo Domingo : i con- 
fiando de fu lígereca , i fuerzas , aun- 
que pequeño , vna Noche fe hecho á la 
Mar , lo mas fecreto que pudo , penfando 
de efcaparfe en Tierra , que ellaba vn 
gran tiro de piedra. Yendo, pues, na- 
dando con folos los bracos , como los 
dos pares de Grillos le ¡levaban al hon- 
do, dio voces , que le focorriefen, por- 
que fe ahogaba : fueron lu-^go coa la 
Barca, i tomáronle, i aíi efcapó, . . 



Libro IV. 117 

El Almirante dio tantas qucxas de 
los agravios, que havia recibido de Bo- 
badiua, pidiendo Julliciu , alegando mu- 
chas colas, con que le culpaba, que por 
ello , i otras rabones, que les movieron, 
acordaron de embiar nuevo Governador 
á la Efpañola. Eligieron á Frei Nico- 
lás de Ovando , Caballero de la Orden 
de Alcántara , que era Comendador de 
Lares , que le teman en opinión de Hom- 
bre prudente. Ei-a mediano de cuerpo, 
la barba vermeja , moltraba grande au- 
toridad. Era Amigo de Jullícía , honcílo 
en fu Perfona , en obras , i palabras , no 
codiciofo , 1 humilde j pues que quando 
le llevaron la Encomienda Maior de Al- 
cantara , que fue algunos Años defpues, 
nunca confintio que le llamafen Señoría. 
Aceptado el Cargo , le leñalaron dos 
Años de tiempo , que durafe fu Govier- 
no. Dieronle íus Poderes , é Inliiruccio- 
nes , 1 orden para que tómale Reilden- 
cia a Francilco de Bobadilla ; i e.xamína- 
fc las caulas del Levantamiento de Fran- 
cifco Roldan , i lus Sequaces ; i los de- 
litos , que hcivia hecho, i las culpas , de 
que havian aculado al Almirante , i la 
caufa de fu prifion , i que lo embíafe to- 
do á fus Alteras. Y entre otras claulü- 
las de fus Inltrucciones , fue vna mui en- 
cargada , por orden de la Católica Rei- 
na Doña Ifabel : ^<e todos los Indios de 
la Efpañola fucfen Ubres de fervidumbrc , / 
que no fkefen molejiados de aiguno , fino que 
•viviefen como f^afallos , libres , gover nados, 
i confervades en Jufticia , como lo eran los 
f^afaUos de los Reinos de Ca/^üla j ; que 
procurafe , que en ¡a Sania Fe Católica fue- 
fen inftrmdos. Y acerca de eíle cuida- 
do del buen tratamiento , i converfion 
de los Indios , fiempre fue la Reina Ca- 
tólica mui folicita. 

CAT. XII. "De las Ordenes , que 

fe dieron a Nicolás de Ovando , i 

Afientos , que fe hicieron con 

'Defctibridores de nuevas 

Tierras. 

Levó Nicolás de Ovando 
configo, por Alcalde Ma- 
ior , al Líe. Alonfo Mal- 
donado , Natural de Sala- 
manca , Hombre Dofto, 
Honrado , i Humano j i fue defpachado 
en Granada, á tres de Septiembre, adon- 
de á la flxcon ellaba la Corte , i fe le 
aparejó vna Flota de treinta i dos Na-- 

vios. 




Tu gran- 

de, ctiget 
ego eos 
fortes red' 
«/«.Fiont. 



LosRéíes 

Católicos 
eligen al 
Coméda- 
doi- Ni- 
colás de 
Ovando, 
para Go- 
vernador 
de la tf- 
pañola. 



Tocante 

á la liber- 
tad d» 
los la- 
dios. 



Orden, 
<¡iie die- 



qiie ha 
vía de ha 
cer. 



ii8 Historia de las I 

vios^cütvc los grandes,! pcqueñris , pa- 
ra lo qual icdió orden áGongalo Gómez 
de Cervantes , Corregidor de Xcrcz, 
Proveedor de las Armadas , que refidia 
en Scvill.i. Y porque era la voluntad 
de los Rcies , para dar fatisfaccion al Al- 
mirante , que Francifco de Bob.i.dilk no 
fe detuviefe en la Isla , fino que luego 
falicle de ella , i ic bolviele en los Na- 
rou Jos vios , que Nicolás de Ovando llevaba, 
Reies al fin detenerfe vn punto , mandaron, que 
Coméda- diefc la Refidencia por Procurador. En- 
doiOvá- cargáronle , que trabájale , por tener í 
do de lo Jq5 Cailellanos, i Naturales en paz, ad- 
miniilrandolcs Juilicia , con todo cuida- 
do ; pues cito feria el mejor medio pa- 
ra cfcufar que no fe hicicícn violencias 
á los Indios , fino todo buen tratamiento}, 
i quede elta voluntad de fus Alteras , in- 
Tocante formafe á los Caciques , i les hablafe cr i 
al buen ello , i procurafc , defde luego, de fabf,r 
irntamié fi era verdad , que íc havian traído á C? if- 
to délos tilla Mugcres , é Hijos de algunos In- 
i.,^,o«. ^j^^ ^ p,^^.^ ^^^ j-^ mandalcn bolver á 

fu Tierra ; i que los Indios pagafen los 
tributos , i derechos , como los de mas 
Vaflillos , á fus Altegas , i que firviefen 
en coger el Oro , pagándoles fvi tra- 
bajo ; porque fu intención era, que fuc- 
fen tratados con mucho amor, i <lulgu- 
ra , fin conlcntir , que nadie les hicicfe 
agravio, porque no fuefcn impedidos, en 
recibir nuellra Sanra í'e , i p(?rc]ue por 
fus obras no aborrcciefen á losChriftianos. 
Y porque- la maior parte de la Gente del 
fueldo , que citaba en la Isla , era culpa- 
da en las Alteraciones paladas , manda- 
ron , que fe defpidiefc , i bolviefe á Caf- 
tilla , i anfimifmo la que llevó Francif- 
co de Bobadilla , i fe licvafc otra de 



ndias Occidentales. 

embiar en fu lugar. Mandaron, que afi 
los Caltellanos , como los Indios, pagatcn 
Diezmos , i Primicias , i que fe reco- 

i leguas , ! 



1 3" o I 



Indios» 



nuevo : Que fe averiguafen las Qiien- 
tas del Almirante , fin dar finiquito de 
ellas : Qi_ie fe hicicfen las Poblaciones, 
te , i fe que le parecicfc en la Isla , i que nin- 
Uevafc giino pudiefc vivir íuera. de ellas , i que 
f'c hicicfen tres Fortalecas , demás de las 
que entonces havia , i fe revocafe luego 
la franqucca , que dio Bobadilla, por 
pregón publico, para lo qual fe dio Cé- 
dula particular ; i que la Gente pagafc la 
tercia parte del Oro cogido , confonnc 
ijiicca de á la orden, que dio el Almirante , i pa- 
Bobadi— ra adelante pagafen la mitad. Diófe la 
orden , que fe havia de tener en coger, 
i- tundir el Oro , i la que convcnia, acer- 
ca de cortar el Palo de BralU , de ma- 
nera, que los Arboles no fe cortafen por 
el pie j i •<^uc fe advirtiefe , que Pcríbnas 
particulares convenia , que fe bolviefeu 
á Caftilla, i las ^uc de acá fe havian de 



Que fe 
defpidie- 
fc la Cic- 



otra de 
nuevo. 



Que fe 

i'cvocafe 
la fran 



Ih. 



giefen todos los Caballos , 
Ganados de la Hacienda Real , que 
Fi-ancifco de Bobadilla ha\ ia repartido 
entre la Gente , pues no lo pudo hacer 
fin orden : Que no fe permitiefe vivir 
en las Indias , ninguno que no fuefe Na- 
tural de eltos Reinos : Que no fe con- 
fintiefc vender Armas á losindios : Que 
no fe dexafe ir á defcubrir á ninguno, 
fin exprefa licencia de fus .^Itegas : Que 
no fe confinricfc ir , ni eftár en las In- 
dias, Judios, ni Moros, ni Nuevos Con- 
vertidos : Que fe dexafcn pafar Efclavos 
Negros , nacidos en poder de Chrifcia- 
nos , i que fe recibiefe en quenta á los 
Oficiales de la Real Hacienda , lo que 
por fus firmas fe pagafc. 

Y porque las necefidades de fus 
Alteras eran mui grandes , con las Guer- 
ras , que á la facón fe ofrecian contra 
los Turcos , le dieron orden , para que 
en la Isla Efpañola procúrale que fe hi- 
ciefe vn fervicio voluntario , pro- 
metiendo fu Palabra Real , que cum- 
plirían todo lo que para cito el di- 
cho Nicolás de Ovando prometiefc ; i 
pues fe le podia ofrecer ocafion de ha- 
ver inenefter algún Navio , fe le ordenó, 
que cómprale vno de los que iban en fu 
Flota. Ordenáronle , que no quitafe las 
Vecindades , que dio el Almirante , fil 
para ello tuvo poder , Gilvo fi eran en 
poca cantidad : Qlic el dicho Nicolás 
de Ovando pudiefc recibir de los Indios, 
cofas de comer , en poca quantia , i que 
los Pobladores pudiefen vender , entre 
si , las cofas que tuviefen , i huviefen de 
fus Labranzas , i Grangcrias : Que fe Uc- 
vafe vn Medico , i vn Cirujano : Que 
no confinticfen que P'rancifco de Boba- 
dilla pudiefc vender ios bienes raices, 
que huvicfc adquirido en la Isla , fino 
K)s que tuviefc por merced de fcts Altc- 
ij-as. Y quanto á las colas del Almiran- 
te, fe mandó al dicho Nicolás de Ovan- 
do, que en la Flota que llevaba , pudie- 
fc poner la oñava parte de las Merca- 
derías j i en las que adelante le embia- 
fen , que fe le diefe la octava parte del 
provecho ; 1 que fe !e acudicie con la 
décima parte de los Ganados , que de 
Caílilla fe llevaron a coll.» de íus Alte- 
gas, fin facar las Coilas > i que le hicie- 
fc reftituir todos los atavíos de i'u Pcr- 
fona , í Cafa , i Baílimentos , que le to- 
mó Bobadilla > í afimihno las Piedras, 
i Oro, para que fe partíefen entre él , i 

fus 



Qus to- 
dos paga 
fcn Diez- 
mos , i 
Piimicías 

Leí en fa- 
vor de 
losNatii- 
iileí de 
eftosRel- 
nos. 

Que 110 
ala Mo- 
ros , ni 
Judios,ní 
nuevos 
conveni- 
dos. 



LosReTe» 
dcftá , 4 
en la Ef- 
pañola fe 
les hag.a 
algún fer 
vicio vo- 
Uintario^ 






LosRe'e$ 
mandan, 
que Boba 
uilla tic» 
pueda vé 
der bie- 
nes iMi- 
ces , ad- 
quiridos 
en la EC- 
tiañola. 



I -roí. 



Orden á 
Ovando, 
por loque 
tocaba al 
Almiriuce 



Qiie fe lie- 
vale reca- 
do para ía- 
criíicar. 

Vrofpera 
tvemuat 
íolemibHs 
Veos, advír 
fa fpernen- 
tibus. Cíe. 



Decada I. 

fus Alteras. Y que también le hiciele 
bolvcr aos leguas, i tres Caballos, que 
havia compiauo , ó fu valor ; i que fe 
le permincie traer cada Año ciento i 
once Quintales de Brafil , por fu déci- 
ma parte j 1 que fi ie hailaie , que el 
dicho Francifeo de BobadiUa pagó deu- 
das , que el Almirante no dtbia, fe co- 
braien , i fe le hiciele reíbtuir el dine- 
ro , que del Oro , i Joias , que tomó 
á los Hermanos del Almirante. Que de 
lo ganado fe hiciefen diez partes , la 
vna para el Almirante , i las nueve pa- 
ra fus Alteras j füvo de lo que pare- 
cjele haver los dichos Hermanos com- 
prado de fu Hacienda , i ie les bolvic- 
fen los Vellidos , Piedras , Joias , Baf- 
timencos, i demás colas, que les tomo. 
Que Alonfo Sánchez de Carvajal eílu- 
viefe en la Elpañola por el Almirante, 
i fe le entrégale lo que huviefe de ha- 
ver: i por él fe hállale prefente a la fun- 
dición , i marca del Oro , juntamente 
con los Oficiales de fus Akecas. Qiie fe 
dieie al Almirante la décima parte de lo 
que parccieie haver valido el Alguaci- 
lazgo de la Elpañola , i fe le bolvieien 
los Libros, que le le tomaron. Mandaron, 
que fuefe porContador de la Isla Chrif- 
toval de Cuellar, Natural deCuellar, que 
havia férvido de Copero al Principe D. 
Juan j 1 Pedro deAibolancha por fu Ofi- 
cial: Diego Manrique , Vecino de Sevi- 
lla, por\eedor: i Hernando deMonroi 
por Fator: i Villacorta, Natural de Ol- 
medo , por Teforero : i por Fundidor, 
Rodrigo de Alcacar: i á Andrés Velaz- 
quez de Cuellar , Contino de la Cafa 
Real , por Entretenido en el Armada. 
Que fe comprafcn quatro Ornamentos 
para facrificar á Dios , i para el Culto 
Divino. Que fe hiciefe buen tratamien- 
to , i diefe todo recado a los Frailes,que 
fe embiaban, i fe Uevafe Paño para fus 
Vellidos , i Vino para las Mifns. Que 
los Indios pagafen la mitad de todo el 
Oro , i Plata , i otros Metales , que co- 
giefcn. Y porque defeaban poblar las 
Islas , i que la Gente Caftellana fuefe en 
aumento, a cinco de Septiembre de elle 
Año, fe afentó con Luis de Arriaga,que 
llevarla á las Indias docientos Vecinos, 



Aliento có 

Luis de A r- 

riaga,para que viviefen , i poblafen en 

llevar Po- ' ^ .. . 

bladores. 



ellas , fin 



fueldo , con ciertas Condiciones , algu- 
nas de las quales fueron : ^ue hayian 
quatro Poblaciones ^ de á cincuenta Vecinos 
cada 1^/ia , adonde fe ¡es darían Tierras pa- 
ra labrar : ^e fe les daría pafage franco 
de fus Perfonas , Ganados , Semillas , / otras 
cofas : ^ie las dichas quatro Filias go(a- 



LlBROlV. IIJ 

fen de ¡as Preheminencias , qtic en a.gurt 
tiempo fe concediejen á otras Poblaciones de 
las Indias : ^le pagarían los derechos ¿i 
jus Alteras , del. Oro , Plata ^ i cojas , que 
cogiejen , ; refcatafen. 

Anfimiimo fe afentó, con Diego de 
Lepe, Vecino de Palos de Moguer, que 
es Villa di- 1 Conde de Miranda , que en 
todo el Mes de Noviembre , de elle Año, 
faldria con quatro Navios , á defcubrir, 
i que pagarla á fus Alteras la mitad de 
todo lo que refcatale , i gánale en el Via- 
ge , lacados los gallos. Y á cinco de 
Septiembre fe capitulo con Vicente Ya- 
ñez Pincón , fobre las Islas , i Tierra- 
firme , que havia delcubierto , dándole 
Titulo de Governador de algunas : con 
condición , que pagafe los derechos de 
todo lo que huvieie , i refcatale , fin en- 
trar en ninguna de las Isias , i Tierra- 
firme , que citaban deicubieitas. A cin- 
co de Oétubre, de cile mumo Año, fe 
hico otro Afiento con Juan de Efcalan- 
te , Vecino de Palos , para que fuefe á 
defcubrir con tres Navios j i á quince 
de Febrero de ifoi, fe tomó otro con 
Alonfo Velez de Mcndoga , para llevar 
cinquenta Vecinos, cafados , á las In- 
dias, en ella Flota del Comendador Ni- 
colás de Ovando. Y por mucha priefa, 
que fus Alteras mandaron dar en fu 
partida , aunque Goncalo Gómez de 
Cei-vantes , i el Contador Ximeno de 
Bir\ ielca , á quien ellaba cometido el 
Defpacho de ella, puficron mucha dili- 
gencia , i los Reies Católicos embiaron 
á folicitar fu partida, a algunas Perfonas, 
i particularmente lo cometieron al Lie 
Maldonado , que iba por Alcalde Ma- 
ior , con Comifion para determinar las 
diferencias de los que palaban a las In- 
dias , no pudo partir tan preílo como 
quifieran. 

CAT. XIII. 'De lo que el Rei 

Católico dixo al Comendador Ntco^- 

las de Ovando ,para el Gov'ier- 

no de las Indias , demás de 

lo que contenían Jus 

Injirucc iones. 

I L I E N D E de las Ordenes re- 
^^ feridas en el precedente Ca- 
^¿^\M, pituio, defpidiendofe el Co- 
**^***'^ mendador Nicolás de Ovan- 
do del Rei, en prefencia de la Reina Ca- 
t lica , i ellando con fus Alteras Anto- 
nio de Fonleca , Señor de Coca , que 

era 



Capitula- 
ción para 
defcubrir, 
con Diego 
de Lepe. 



Aficto pa- 
ra defcu- 
brir , Con 
Juan de£f- 
calante. 



Con Alon- 
fo Velcz. 

Los Reies 
Catholicos 
dan priefa 
en la par- 
tida de Ni- 
colás de 
Ovando. 




Cultu Dety- 
rttm ejfe ojr- 
timum,eun- 
áemc^ui caf 
tifimíi nt- 
quc fanctif" 
fimnm , vt 



tos fenipfT 
fura . tr.te- 
gra , ¡ncor- 
Tíiptr, , é* 
mente , ér 
ii«ct¡ vene- 
Tiris Cíe. 



Omnis fa- 
fien'ia ho- 
mims tnhoc 
■vno eft . vt 
DcH'-J cog- 
mfcat , & 
ctllut» 



Rex dehet, 
& vuh ejfe 
cu/los > TJt 
ntque opu- 
lenti inm- 
Jlií itliquld 
fatiaatur, 
nec pUbs 
contHmcliiX 
Aceipiat. 
Aiill. 



CSmums cu 
/¡odia Prin- 
c'¡parus,»o- 
zninem vnü 
magnum fa 
ten. Aiiñ. 



Kihil tan* 
ve I le, qu;t»> 
brevem po- 
teftatem ef- 
fe. Arift. 

RecH f ace- 
re, Vnnceps 
cives fuos 
faciendo do- 
c,t. Vcll. 

Ure tfeca, 
'vt mcrTihro' 
nnn potiuí 
al'ianid qxfí 
totiim cor- 
pas intf- 

'rtut. Cic. 



lio Historia de las 

eia de fu Ccnfcjo, le dixo lo figuicnte; 
Qiic demás de lo que fe le adVcrtia por 
las Inlhucciones , le parecía decirle, 
que fu maior cuidado , en llegando á 
la Isla Efpañola , ante todas colas , ha- 
via de fer , en mirar como pafaba lo 
que tocaba á la reverencia de Dios, i 
de fu Culto : procurando , que li eti 
ello bavia hilta, fe cnmendafe > porque 
demás de la obligación , que como Ca- 
tólico Cbriftiano tenia , havicndo de vivir 
entre Barbaras Naciones, convenia hacer- 
lo con mucha decencia , para que fe afi- 
cionafcn , íiendo enemigo , i perfegui- 
dor de los malos Chrillianos. 

Qlic mirafe mucho en conocer la 
vida , i coftumbres de los Vecinos de 
la Isla , i la capacidad de cada vno, 
porque no podia fer, que con las pafa- 
das fediciones , no huvicfe muchos difo- 
lutos. Y que ertimando á los buenos, 
i mas Principales , honrándolos , i pre- 
miándolos , no menofpreciafe á los ta- 
les , aunque fuefen pobres , con que el- 
cularia nuevos Motmes : i que con hacer 
que los ibbredichos fuefen ocupados en 
los Oficios , todos conocerian , que era 
fu aliTlcncia para beneticio común : i 
obligándolos con ello , aieguraba el ef- 
tado , i ellos harianen las Indias fu ha- 
b.tacion mas durable : advnticndo en 
n ) dcxar toda la autoridad en los Mi- 
niaros , por no difmmuir la luia, ni en- 
grandecerlos , de manera , que tuviefen 
ocalon de hacer novedades, lino que 
cncendiefen , que havian de dar cuentaj 
co.i lo qual , i con íaber que havian 
de vivir vida particular , acabados los 
Oficios , ferian mis humildes , i ddca- 
rian fer de nuevo empicados : lo qual 
fe podria hacer en Defcubrimientos , i 
otras cofis , embiando , en tal cafo , con 
ellos , Tcfircros , i Oficiales de la Ha- 
cienda ,de.los mejores Hombres, que ha- 
ll ifc , que tuviefen cuenta del intercfe del 
Fifca; porque no era bien, que los Supe- 
riores , en el Gavicrno de Paz , i Guerra, 
tuviefen el dinero , i el gallo ; i lo era, 
que los negocios del publico, fuefen por 
divcrfos adminiltrados , mudándolos de 
ticTipo en t.empo , por la fidelidad , i 
porque muchos fe hiciefcn plaricos , i 
g>)Cifen del bien , i de la honra , i tu- 
viefen con elto amor al ícitícío. Sien- 
do calo de excelente Governador , con 
fu cxcmplo, procurar, que todos lean 
honrados, i buenos j i quando alguno fá- 
llele ingrato , no fe le comctiefc nada, 
por quitarle la ocafion de defobcJienciai 
i ü no aprovcchafe , ton -diligcnciv» ie 



Indias Occidentales. 

imitafe al buen Medico, que con el fue- 
go , i con el hierro , ataja el mal , que 
va infectando todo vn cuerpo. 

Que en el Repartimiento , i co- 
branca de los tributos , ie \lafe de tal 
templanca , que todos holgafen de pa- 
garlos i lo qual aluda , quando el Go- 
vernador , en los gallos de fu Perfon;i, 
i Qilá , no vfa de lobcrvia , Gao de mo- 
dellia,por quitar la ocalloa de murmu- 
rai, i decir, que no galla lino en el bien 
publico i I que quando del inquiete algu- 
no , por Principal que fuete , no fe hl- 
ciefe Juez , fino que lo rcm.ticle á los 
Minillros , porque no íc hiclefe mal- 
quillo , por caula de calligo , pues ja» 
más queda la mcmnrla de la culpa , fi- 
no de la pen.i. Qiie no oiefe á los Par- 
leros de fu Cafa , ni de fuera , ni fe vén- 
gate de n.idie , que de el hablafe mal, 
fiendo cola íe\ creer, que nadie fe atre- 
va á vituperar , á quien no trata de 
hacer mil á ninguno , fino bien á to- 
dos : i que es condición de malos Go- 
vernadores, movidos de fu propria con- 
ciencia , dar fec u quanto ie les dice, 
i cola iniqua tener por mal , lo que fi 
es verdad , fuera mejor no haverlo he- 
cho i i fi no es verdad , era mejor di- 
limularlo ; porque muchos , procuran- 
do vengarte d: femé jantes colas , dan 
ocalion á que mucho mas de ellos fe 
murmure j i por tanto, vale mas fobre- 
pujar toda injuria con la grandeca , i 
eítár en tal opiniaa, que nadie le atre- 
va á perder el refpero : i que fi to- 
davía el cafo fucediefe , dexafe el co- 
nocimiento á los Jueces , fin molhar 
ira , fino celo del bien publico , por- 
que no es conveniente fer Jue/., i Acu- 
fador : i que fiendo el acufado oído, 
fuete el calligo moderado , por huir 
el nombre de cruel , i vengativo , que 
caufa temor , i difminuic el poder , por- 
que dificihnente los Hombres creen, 
qi!^ el inferior fe atreve contra el Su- 
perior. 

Que el templar fu cflado , i dar 
á tojos iug.ir de h iblarle , i advertirle, 
era mui bueno , hn. dar noca de ver- 
gucn^-a al que no huviefe acertado en 
el Conlcjo, debiéndole mirar mas en la 
buena voluntad , que en el fucc:b , ni 
dcf'fr.iciindofe con nadie, por acontc- 
cimicnto contrario , ó mala forta.u en 
colas de Guerra , 6 en otras , ni mof- 
trar embidia , por haver dicholamente 
acertado , porque tocios , con amor , fe 
pondrían á los peligros , fabiendo , que 
ni por defdicha fcnun caltigados , ni por 

bur- 



i 



al 
' I 

'i 

i 



-I, 



.■i 



I ) O 1 , 

Ttcnn'tjs 
acerii con- 
quircadtSt 
plcnits iiti- 
-jidu , fibi 
fjiiam vlfia 
tiddnnt. 
Tac. 

Modefil^f^ 
r^am neqice 
a fnmmis 
7nor:alÍHm 
afpcr/.en- 
dao, . ó» ¿ 

adí]sft,ma,' 
r. Tac. 

Piref:fcs,í¡» 
bíní¡He ea- 
riim , q^i 
i'itcrfecii 

funtyéprt- 
pmju-i , ¿. 
anucí , tn 
¡ocum J¡)igi4 
lorum fue- 
cedunr.Setu 
A fum'diA- 
Tihiíí , ba- 
ñus caiiiu! 
optimui -vé' 
diiur I/npc 
ra.'or. Vo« 

Od:a , ani 
!i:mium n- 
mct, rcgnu* 
rt Hefcit. 
Sen. 

Rtgiiím eft 
aiidirc ma- 
te < euní fi- 
ctas bí-ne. 
PIUL. 

S^v'ütt 
p!u: íimorls 
q.-i.'.m pHc' 
tt€ reddit. 
Salt. 

Omn's n.ii- 
wadvcrfío 
debe: , non 
ad eiris, qn't 
piim: al;- ' 
c¡iié t fed ai 
Rfiii:b.'jti- 
titatem re- I 
ferrt Cic. ' 
• Taniqu/tv: fjj 
im'ttus , (T 
magno cuir. 
tcrmiio aá 
cafligandi . '" 
'.•ejjias-'icn. 

peccnl i-y^i 
fcdncc pec- 
cetv.r- Sriv 






n, 

4 

•Jt( 

■'BJ 
' II 






JEgcrrir/ie 
z-:ú¿ns cre- 
íii: , q::sd- 
qufjpia ¡n- 
ermis tnp- 

to mftttíiaty 
C" M.liribtís 
(¡neto. Dio. 
Culta "¡0- 
dtcusfermo 
ne facilis. 
Tac. 

2íec tam 
imperio no- 
lis opusy 
t^uam exi- 
flo. Plin. 



MagrtA foe- 
Ucitatis efi, 
, afaeliatate 
,aon vinci. 
Aiig. 

■ Conctri ne 
te lateat, 
quid qu'f- 
■qunm fub- 
dttorumfa- 
■citít , aut 
tiicat.Axif- 
coc. 

'lHS,&iqi4Í- 
'as vincula 
Zlv^íattim. 
Zic. 

ui , Anti- 
mi) ÍHmm/í 
Htuverunt 
THvem. 
!¡olum. 

'rtmit , é^ 
ten» Rem 
ub. (frut- 
en. Cíe. 

rtmia bo- 
irum ma- 
'rumque, 
onoj , a( 
talos fa- 
■unt. Plin. 



¡ntrame— 
;i < ntque 
fnu -jr- 
hfunt ho- 
>/. Salí. 
:i'ti Rcrii 
nll inu'ti 
•ytu Xc- 



Decada I. 

buena dicha calumniados -, poique liuvo 
muchos, que por huir la embidia de los 
Supeiiores , quiíicron antes perder , que 
tener vrftoria : i que en todo cafo pro- 
cúrale , que con fu exemplo , en dicho, 
i en obra, fe hicicfe todo con cuidado, 
no teniendo rcfpcto á si niifmo , pues 
quanto hiciefc, i dixefe,fe havia de fa- 
ber , viviendo los Govcrnadores , como 
en vn Teatro , puello cnmedio del Mun- 
do , adonde no le puede efconder ningún 
ierro fuio , por pequeño que fea j i vien- 
do los Hombres , que fu Govemador 
manda vna cofa , i hace otra, demás de 
que le imitan , no le eíliman : i que por 
tanto, era bueno no penlar , que fe veía 
en grandeva , íino en citado , que havia 
de tener fin. 

Qiie también era muí necefario 
faber la vida de cada vno , aunque no 
ir bufcando todo lo que fe hace, ni juz- 
gar fino délos pecados, de que los Hom- 
bres fon aculados , porque los otros le 
debe fingir , que no fe faben. Pues li to- 
dos los delitos fe fuetea inquiriendo, po- 
cos, ó nmgunos Hombres qucdarian fin 
calHgo i i queriendo con el rigor de la 
JuíHcia mezclar la equidad , fe puede 
efperar la enmienda > porque aunque las 
Leies dan graves penas , no fiempre pue- 
den refrenar la naturaleza ; i acontece, 
que quando algunos fe pcrfuaden , que 
fus pecados fon ocultos , 6 que merece» 
mediano caftigo , ellos mifmos le corri- 
gen , porque no fe defcubran, i porque 
temen el delinquir otia vez ; i quando 
fe manifieftan perdida la vergüenza , ó 
haviendo fido dcmafiadamente cailiga- 
dos , fe hechan a feguir los ímpvtus de 
Naturaleca : i afi no es cofa mui fácil 
el caftigar á quien ierra , ni es conve- 
niente dexar de hacer cafo , de aque- 
llos que defcubiertamente viven mal. Y 
que por otra parte confiderafe , que las 
buenas obras , i la buena vida , fe ha- 
vian de honrar mas de lo que merecian, 
porque con la benignidad fe daba oca- 
fion para abllcnerfe de pecar , i darfe 
los Hombres á mejor vida , por gogar 
de la liberalidad , i del beneficio , que 
es lo que les gana la voluntad. 

Qiie el buen Governador debia ef- 
tár fiempre mui vigilante para todo , te- 
niendo fiempre fu animo mui inclinado 
á paz , i quietud , aunque no tanto , que 
conociéndole blando , fe le atrevieleu} 
i que fi alguno lo intcntafe , lo calligufc 
luego : porque haciéndolo fuera de tiem- 
no , i facón, fe da maior ocafion de pe- 
car i para lo qual tuviefe quien le avi- 



LlBRo IV. IZI 

fafe de quanto pafaba , entre Naturales, 
i Callellanos , no creiendo quanto le di- '«W^r«7«- 
xefen, fin confiderarlo primero: porque íí'f»'<''j 'j- 
muchos de los que de ello firven , por „ "'^^' 
odio , o por complacencia , o por otras a,.„^„¡^^^ 
caufas , llevan colas inventadas : i pro- Odjf. 
cediendo en ello , fin arrojarle, i madu- 
ramente , no fucederia cofa malaj i por 
el contrario , fi fácilmente creía, incur- 
rida en algún ierro , fin remedio j i que 
mirafe , que á los Criados no fe debia dar 



taiuo crédito , ni tanto favor 



fe 



líHeKpífii- 
■z/h rem id js 
delictn nc- 
cexílere.'Tz. 
CÍt. 
Temeritas 



, que le pr^ferquam 



ir.felix. 
Non oporíet 
ómnibus, 
qifc íib his 
talibus di- 
(entur , f- 



acruer en 
extminarey 
& di f cute-' 
rf.Ainmia. 

^ui no •ve 
tíit peccf;re 
citm pofsit 
iubet. Sen. 



gtibernant, 
conftilere de 



hiciefen iniblentes , i fe atreviefen á re- quod jhdt» 

ferir falfamente , de manera , que le hi- efl , etiam 

ciclen caer en algún grave ierro ; porque 

todo el mal que ellos hiciefen , fe atri- 

buiria a fu Dueño , i feria juzgado por 

tal , quales ferian las cofas que les per- 

mitiefe que hiciefen. 

Qiie convenia mirar por el Pueblo, dem adlñ- 
proveiendole de dos cofas , que eran , el bcrc , [sd 
abundancia , i la quietud , i feguridad, 
aunque no de manera , que los Nobles 
fe defdeñafen : á los quales debia entre- 
tener en Oficios , i otras", ocupaciones, 
como queda dicho , i que honrar fe de- 
bia á los que trabajaban , i aborrecer á 
los Holgacanes , como Padre vniverfal. 
Que las diferencias entre los Principa- 
les, fe compufiefen con brevedad, vfaii- 
do con ellos igualdad en fu tratamiento, 0'»»''^'?«« 
porque cefafen las erábidias , i eíluviefen ^^'"P"^'-"- 
mas obedientes : ique en el punto de 
la liberalidad , fe governafe de fuerte, bent.vte/i- 
que nadie fe atreviefe á pedir cofa , que rum rerutn 
entendiefe , queje la havia de negar, copia fit, 
que era gran freno para los Subditos, i i^^fttntne 
^ran feñal de la eílimacion en que es te- "•«''"■'• 
nido vn Governador ; el qual , no vfan- 
do mal de fu potencia , i no juzgando, Timereruh^ 
que no haciendo todo lo que puede, la dnosnonil- 
difminuie , la aumentarla mas ; porque lnm , fed 
acontece muchas veces , que quando vn pro íUo.Ií- 
Governador es rcfpetado , muchos , con- cíe. 
tra lo que tienen en el pecho , fon for- -^M'^"'^"' 
cados á loarle publicamente , por encu- '"f^''^^oTe 
brir el veneno , i por tanto íe debía con- %gfi¡,,¿ ,„g., 
jeturar mas fobre los ánimos , que fobre ^«¿ deber*. 
las palabras. 

Lo referido dixo, que confiftia,en 
que el buen Governador debia de ha- 
cer, de fu propria voluntad, todo aque- &'^ /"'/" 
lio que quifiera que otro hiciera , fi él -^'"" ' ^"^ 
fuera fu inferior : con lo qual na podia ""!, ' '^l-"' 

r toflurafíS- 

errar j porque era impofible , que fien- cere. Tac. 

do a todos Padre, i Confervador , i pro- lucivepit- 

cediendo con modeftia,dexafen de amar- tretr.que ge- 

!e , i reverenciarle > i lo contrario feria, ras, tu con- 

quando no guardafe la igualdad en fu vi- í"j^ '■'inats, 

vir , que debia , i que con palabras , i '''' " 
Q_, obras 



Val. 

Quanto mu 



jivar'itiam 
heUitnrr, fc- 
ritTii imma- 
r.em intol- 
hrandam. 
Sali. 



Nr/m omnts 
iiid-cubMnt 
íu>r: talen) 
ejfe • (Juales 
ij, qui aptid 
illnm Co- 
miiieus. 



I2X Historia de las I 
obras no fe abftcniá de ofender :a los 
tiombies ; i que haeicndo galUr á los 
otros fus Haciendas , con codicia aumen- 
taba la íuiaj i que calligando los vicios 
ágenos , no enmendaba ios pioprios , i 
confiando en el lugar que tenia j folo 
atcndiu á icguir fu güilo , i dcxar á los 
fuios en libertad de vida ; i que en fu- 
ma, no havia cofa mas dulce, i mas di- 
chofa , que quando el Hombre , junta- 
mente con la virtud , gomaba de todos 
los bienes Húrtanos , pudiéndolos parti- 
cipar a los otros Hombres , para fer de 
ellos eltimado, i obedecido, i le conve- 
nia acudir fiempre á los negocios , mof- 



NDIAS OCCI DENTALES. 

trar pecho a los calos peligrofos , i 
graves, i maña en todas las coias, i bre- 
vedad en cxccutar las determinaciones 
vtiles, i no de güilo , ni palion , fiem- 
pre con confejo de los mas lineóos , i 
confidentes , pcnlando mucho en lo que 
tenia á cargo , porque elle cuidado le 
feria fiempre mui fru¿tuofo ; i que íb- 
bre todo le encargaba ( porque no le 
aconteciefe lo de el Almirante ) que 
quando algún cafo fe ofrec¡efe,con bre- 
vedad , acudicie al calligo , pues en 
tales negocios, e! remedio havia 
de fer como Raio. 



lahomvity 
iTiidentiam 
indc attfcrt. 
Piin. 

Co>.fnle ) n¡ 
J«<c fnavif- 
fima , fed 
¡¡Hx Óptima 
/•'«/■.Solón. 

ditio cAer't 
pcc;:n- x»/;*- 
diceindA efit 

Val. 



Fin de el Libro ^larto. 




«I 
■i I 
i\ 



i 



HIS- 



•Ti/I 



JVl . 



I 



tsot. 



ii3 




HISTORIA 

GENERAL 

DE LOS HECHOS 

DE LOS CASTELLANOS, 

EN LAS ISLAS, Y TIERRA-FIRME 

de el Mar Occeano. ^ 

E S C R IT A TOR ANTONIO "DEHRRRERA, 

Coronijia Maior de fu Magejlad , de las Indias , i fu Coronijia 

de Cajiilla. 

LIBROdVINTO. 

CATITVLO /. ^le Nicolás de Ovando partió para la 
Efpamla , i el Grano de Oro de eflraña grande ^a^ 
que fe halló en la Isla. 



S.Frá- 
copafa 
e Año 
las lu- 
lipa ra 
•litar 
propo 



\x\o 

roí. 




Stando la Flota, 
en que havia de ir 
Nicolás de Ovando, 
á punto , de que era 
Capitán General An- 
tonio de Torres , fe 
embarcaron dos mil 
í quinientos Hom- 
bres , los mas Perfonas Nobles : embar- 
caronfe también diez Frailes de S. Fran- 
cifco , i iba por fu Prelado Fr. Alonfo 
del Efpinar , Pcrfona Religiofa , i Ve- 
nerable , i entonces fue á las Indias la 
Orden de San Francifco , para afentar 
de propofito. Partió de San Lucar á 13. 
de Febrero , del Año de ifoi. i havien- 
do navegado ocho Dias , fc levantó vn 



viento Sur , que causó tan gran Tor- 
menta , que toda la Flota fe pensó per- 
der : anegófe luego vna Nao grande, que 
llamaban la Rábida , con ciento i Veinte 
Perfonas : los treinta i vn Navios fe ef- 
parcieron,alixando todo lo que llevaban 
encima de cubierta. También fe perdieron 
dos Caravelas , que á la fa<^on fallan de 
Canaria , cargadas de Acucar , i la Mar 
hecho la Caxeria , Pipas , i Maderas de 
ellas , en la Coila de Cádiz , i otras par- 
tes , i también cofas de la Nao Rábida: 
i creicndo todos , que aquella Flota, por 
la gran fuerca del viento , i bravega de 
la Mar , era perdida , fueron las nuevas 
á los Reies , qué todavía fe hallaban en 
Granada , i fue grande el dolor que re- 
0^4 eibic- 



El Arma» 
da ,q lle- 
va Ovan- 
do, pade* 
ce graa 
feL'tui;a. 



'Jiintanfe 
Jos Na- 
vios de la 
Flota , en 
la Gome- 
i.i. 



Grano de 
Oro grá- 
ciiíiino, q 
ic hallo 
en la £1- 
pañola. 



Frac! feo 
de Bob.i- 
dilla es 
cau(a , q 
fe lleven 
losindios 
a las Mi- 
nas. 



Como fe 
defcubn'ó 
el Grano 
de Oro? 



'414 Historia de las 

cíbici on , i eftuvicron ocho Diiis retraí- 
dos , fin que nadie los viefc , ni habla- 
fe : finalmente quifo Dios , que dcfpues 
de muchos peligros , fe juntaron todos 
treinta i vn Nav'bs, en la Isla de la Go- 
mera : en la Gran Canana tomó Nico- 
lás de Ovando vn Navio , para pafar 
Gente , qu¿ de aquellas Islas quifo ir á 
la Efpaiiola : dividió la Flota en dos 
partes , porque algunos Navios andaban 
mui poco: efcogió los quince, ó diez i 
feis mas veleros, para llevar configo, i 
con los demás, dexó a Antonio de Tor- 
a-es : entró en el Puerto de Santo Do- 
mingo á ly. ác Abril : la Gente de la 
Villa , en viendo los Navios , fe llegó 
á la Ribera , con grande alegría , i co- 
nociendo algunos de los Baxelcs, que ha- 
vian efiadü en la Isla , preguntaban por 
nuevas , i dccian , que iba por Gover- 
nador el Comendador de Lares : los de 
la Tierra también referían lo que les ha- 
via acontecido ; i entre otras cofas, di- 
xeron , que fe hallaba mucho Oro , i 
que havian hallado vn Grano, cofa monf- 
truofa en naturaleza , porque nunca vie- 
ron los vivos Joia tal , que naturaleza 
formafc : era tan grande como vna Ho- 
gaca de Pan de Alcalá , de las que fe 
venden en Sevilla , i de aquella hechura: 
tenia piedra mezclada, abracada con el 
Oro (que fin duda por tiempo fe havia 
de convertir en Oro) i porque la piedra 
que ella entretexida, i abracada con el 
Oro , en los Granos que fe hallan , fon 
como manchecuelas menudas, cafi todo 
el Grano parecía Oro. 

Hallóle de ella manera ( por la lar- 
ga licencia que Francifco de Bobadilla 
havia dado á los Callellanos , para que 
fe aprovcchafen ) que llevaban á las ¡Mi- 
nas los Indios , que tenían encomcnda- 
dc>s j i como los havia mandado , que de 
dos en dos hiciefen Compañía , teníanla 
Francifco de Garay , i Miguel Díaz,» 
los quales traían fus Quadríllas en las Mi- 
nas Nuevas , de la otra parte del Rio 
Hayná , cafi frontero , ocho , ó nueve 
Leguas de la Ciudad de Santo Domin- 
go j i vna Mañana, cílando lasQuadri- 
llas almorzando , vna India fe hallaba 
comiendo , fcntada en el Arroío , i dan- 
do con vna Barra en la Tierra, comen- 
ZÓfe á dclcubrir eíle Grano de Oro , i 
mirando , vio relucir , i dcfcubricndo 
mas , llamó al Minero Caílcllano : i co- 
nociendo lo que era , hí^o grandes ale- 
grías , viendo Joia tan nueva , i admi- 
rable : i por la fíefta , afaron vn Lcchon, 
i los Compañeros le cortaron cqcimí^ 



iMDiAS Occidentales. 

del Grano , loandofe haver comido en 
Plata de Oro muí fino , que nunca otro 
tal tuvo algún Reí : i el Governador 
Francifco de Bobadilla le tomó para el 
Reí , pagando el valor á Francifco de 
Garay , i á Miguel Díaz. El Almirante 
D. Chriíloval Colón , defdc que llegó 
á la Corte , defpues de haver dado las 
quexas , que tenía de Francifco de Bo- 
badilla , i que fe proveió lo referido, 
fiempre anduvo procurando, que le rcC- 
tituiefcn fu Eílado , i le guardafen fus 
Privilegios, pues él havia cumplido con 
lo prometido , i mucho mas , como era 
notorio , pues antes por fu fervicio ha- 
via fufrido en la Efpañola grandes an- 
guílias con Francifco Roldan , i los Re- 



Tf^d: 



íl 



beldes , fin darles caufa 

haverfe alborotado , ellando él en Caf- 



Petic 

nes de 



pues fe vela Almirau' 
te á lo 
Rcieí. 



tilla , i andando en el Defcubrímíento 
de la Tierra-firme ; i fuplicaba , que no 
dícfen lugar á los Émulos , que ante fus 
Altecas le calumniaban 3 i que aunque 
iá era viejo , i mui canfado de tantos 
trabajos, todavía, por fervicio de fus Ej Almi 
Altecas, tenia propofito de defcubrir '"j "f" 
muchas Tierras , i que creía hallar Ef- "^j. rji* 
trecho de Mar en el parage del Puerto (-1,0 de 
del Retrete " 



que iá fe ha dicho , que Mariur.í;^^ 



era junto á Nombre de Dios : i que por to á N^ 
las Nuevas Tierras que defcubriefe, fo- '■"■<= de 
brc todos los Reics del Mundo , fuefen ^*°^* 
efclarecidos los Reies de Caílílla , i de 
León. 

Entreteníanle los Reies con dul- LosReíí 
ees , i benignas palabras , certificando- entréne- 
le , que tuviefe por cierto , que fus Pri- ncu i « 
vilegios, i las Mercedes en ellos conté- Almirar 
nidas , le ferian confcrvadas , i cumplí- ^^'' *!"" 
das , i no folo las prometidas de nuevo, f^".',*'" 
pero otras , i le agradecieron el defeo ¿gfcubri 
de querer ir á defcubrir : i comentaron 
á tratar de ello , entre tanto que Nico- 
lás de Ovando embiaba la Relación de 
las cofas paladas en la Isla , i folicíta- 
banle á que lo puficfe por obra , por- 
que le mandarían dar todo recado ; pi- 
dió quatro Navios , i Baílímentos para 
dos Años , i todo fe lo concedieron, 
prometiéndole , que fi Dios en aquel Orden' 
viage dífpufiefe de él , de reílítuir á fu al Com: 
Hijo el maior , llamado D. Diego Co- dador ^ 
lón , en toda fu Honra, i Eílado. Man- 1°'" ,' 
dófc de nuevo á Nicolás de Ovando, que " n 
al Almirante, 1 a uis Hermanos reíhtu- ^^y¡-^ ¿ 
iefe fu Hacienda , Vellidos , Efcríruras, Almira 
i quanto les tomó Francifco de Boba- tc.íáf 
dilla , fin que nada les faltafc , i que Hermaj- 
cumpliefe puntualmente con lo demás, "^'^ ; ^i 
íjue . tocaute. al Almüante fe le havia ^^^^"*^* 

or- 



:íiicl 



hl 



I 



iSoi. 



De CADA r. Libro V. 

ordenado , i favoreciefe mucho áAlon- 
ib Sánchez de CarvLijal, que era la Per- 
Ibna que havia ieñalado , para que afif- 
lieic en fus cofas en la Isla Efpañola ; i 
por vna Cédula particular , mui cumpli- 
damente , declararon los Reies todo lo 
fobredicho , añadiendo , que fi el Oro, 
i todo lo demás , que Francifco de Bo- 
badilla tomo al Almirante, i á fus Her 



tíS 



C/ÍT. II. §^e el Almirante h¡- 

fo el quarto Viage á las Indias , i 

conoció vna gran Tormenta, 

que fobrevino. 



manos , lo huviefe gallado , i vendido, 
fe le hiciefe luego pagar : i lo que hu- 
viefe gallado en fervicio de fus Altecas, 
fe les pagafe de la Real Hacienda. 

Salló el Almirante de Granada con 
las Provillones, para entender en Sevi- 
lla , i Cádiz en fu defpacho : compró 
quatro Navios de Gavia , que el maior 
no pafaba de fetenta Toneles , ni el me- 
nor baxaba de cinquenta : juntó ciento 
i quarcnta Hombres , chicos , i gran- 
des , con los Marineros , i Hombres de 
Tierra , entre los quales fueron algunos 
de Sevilla , todos al fueldo de el Rei: 
proveiófe de Baftimentos , Armas , Ref- 
cates : i defde Cádiz adonde tenia los 
Navios , cfcrivió á los Reies algunas 
cofas de fu fervicio , i otras que le to- 
caban. La vna fue, que le diefcn licen- 
cia para entrar en el Pueito de la Ef- 
pañola, para proveerfe de cofas, que ha- 
via meneílcr en viage tan largo : pero 
no fe la quifieron dar , diciendo , que 
porque no fe detuviefe , i navegafe lo 
mas preño que pudiefe , pidió licencia 
para llevar configo á fu Hijo el menor 
Don Hernando , que era de trece Años, 
i fe lo concedieron : pidió dos , ó tres 
Hombres , que fupiefen hablar Arábigo, 
porque fiempre tuvo opinión , que pa- 
fada efta nueílra Tierra-firme , que fi 
Eftrecho de Mar hallafe , que havia de 
topar Gentes del Gran Can , ó otras, 
que aquella Lengua hablafen , en que 
no iba fuera de camino : concedieron- 
fdlo , con que no fe detuviefe por buf- 
carlos , ó efperarlos. Embió otros Me- 
moriales , fuplicando en fus negocios, 
de fus Hijos , i de fus Hermanos: por- 
que fi muriefe , los tuviefe por enco- 
mendados i i á todo rcfpondieron los 
Reies mui graciofamentc , en vna Car- 
ta , hecha en Valencia de la Torre , á 
catorce de Mar9o , con tanta humani- 
dad , que parecía extraordinaria de lo 
que vfiban con otros > i no fin ragon, 
pues jamas nadie les higo tal 
fervicio. 



* * * 

* # . * 




Oncluido todo lo 
conveniente para la 
navegación , a p. de 
Maio fe higo a la 
vela, llevando confi- 
go al Adelantado fu 
Hermano : i porque 
entendió , que los 
Moros tenian cercada , i mui apretada 
la Fortaleza de Arcilla , que teninn los 
Portugucfes, acordó de irla á focorrer, 
i llegó a tiempo, que iá havian levanta- 
do el Cerco : embió á fu Hermano , pa- 
ra que vifitafe al Capitán de la Fortale- 
za , que ellaba herido , i á ofrecerle lo 
que podia con fu Armada : el Capitán 
fe lo agradeció , i le embió á vifitar con 
algunos Caballeros , algunos de los qua- 
les eran Parientes de Doña Felipa Mu- 
ñiz , Muger que fue del Almirante , en 
Portugal. El mifmo Dia continuó fu 
navegación , i llegó a Canaria en vein- 
te de Maio : tomó Agua, i Leña , i á 
veinte i cinco profiguió fu camino : tu- 
vo profpero tiempo , de manera , que 
fin tocar en las Velas , vio la Isla , que 
los Indios llaman Matininó , en if. de 
Junio : allí dexó faltar la Gente , para 
que fe refrefcafe , i labafe la ropa , i to- 
mafe Agua , i Leña : pafados tres Dias, 
partieron , iendo entre muchas Islas , tan 
frefcas , que les parecía ir entre Verge- 
les , aunque eílán vnas de otras á cinco, 
i feis , i diez Leguas j i porque vno de 
los Navios era mui efpaciofo , i le fal- 
taba collado para foílener Velas , que 
con vn baivén metia el bordo debaxo 
del Agua , tuvo necefidad de llegar á 
Santo Domingo, á trocarle con otro de 
los de la Flota , que havia llevado el 
Comendador de Lares, ó comprar otro. 
Llegó á veinte i nueve de Junio a San- 
to Domingo , i embió á Pedro de Ter- 
reros , Capitán de vn Navio , en vna 
Barca , a. decir á Nicolás de Ovando la 
necefidad que traía de dcxar aquel Na- 
vio , que tuviefe por bien , que entra- 
fe con fus Navios en el Puerto , i no 
folopara trocar, ó comprar otro Navio, 
fino para guarccerfc de vna gran Tor- 
menta, que tenia por cierto, que havia 
preíto d€ venir , no le quifg dar lugar 

á 



El Almi- 
rante pai- 
te á fu 
Descubrí 
miento. 



El Almí- 
radte vi 
a focof- 
rer l.i For 
talega dé 
Arciila.q 
los Mo- 
ros tenia 
cercada. 



Nicolás 
de OvaiK 
do no de 
-xa entrar 
al Almi- 
rante en 
Santo Do, 
mingo. 



Fl Almi- 
rante ad- 
vierte a 
Ovando, 
q no de- 
xe partir 
la Flota, 
porque fe 
pe rd cria. 



Trodtg'ío- 
rumhaíí' 
íi/t rano 
LIp. nec 
effe con- 
tirr;¡>trr{ 
tfíl:Hm,& 
formit»- 
rum.Tac. 



Que los 

expciimé 
tadosMa 
riiieros 
puede ía- 
ber las fu 

tlUMsTvU- 

mentas. 



1x6 Historia de la s 

á ello, porque afi fe lo havian ordena- 
do los Rcies ; i porque elbndo alli Fran- 
cifco de Bobadilla , de quien tantas 
quexas tenia , i Francifco Roldan , i 
otros tales , pareció , que no convenia, 
por efcular cfcandalos. 

Viendo , pues , ^quc no le dexaban 
entrar , i ílibicndo que la Flota de los 
treinta i dos Navios eftaba para partir, 
embib á decir a. Nicolás de Ovando, 
que no la dcxal'e lalir, en ocho Días, 
porque havia de havcr vna grandifima 
Tormenta , por lo qual fe iba á meter 
en el primer Puerto <]ue hallafe : fue á 
Puerto Hermofo , diez i fcis Leguas de 
Santo Domingo, acia el Poniente. Ni- 
colás de Ovando no lo croó , i los Ma- 
rineros , i Pilotos , que lo entendieron, 
vnos burlaron de ello , otros , mo- 
fando , decian , que era Profeta. Es 
aqui de faber , que no es nccefario fer 
Profeta , ni Adivino, para faber algunas 
cofas por venir , que fon efeítos de cau- 
fas Naturales •, porque los Aftrologos 
dicen , muchos Dias antes que acaez- 
can , que ha de haver Eclipfes : porque 
teniendo ciencia de los curios , i movi- 
mientos de los Cuerpos Celeiliales, que 
fon caufas naturales de los Eclipies , co- 
nocen , que de neceíidad de aquellas 
cauías , han de proceder aquellos efec- 
tos, i afi de otras muchas cofas natura- 
les, como que ha de haver en aquel Sig- 
no muchas lluvias , ó lequcdad : Los Ma- 
rineros, que han navegado , muchas ve- 
ces , por las feñales naturales , que por 
la Mar , en el ponerfe , ó falir el Sol, 
de vna , ó de otra color, en la mudan- 
qn. de los vientos , en el afpeéto de la 
Luna , que vieron , i experimentaron 
muchas veces; i vna fcñal mui eficaz de 
havcr de venir Tormenta , i que por ma- 
ravilla ierra , es , quando Ibbrcaguan 
muchas Toñinas , que deben de fer las 
que por otro nombre llaman Delfines, i 
los Lobos Marinos, i efta es la mas ave- 
riguada, porque andan por lo hondo buf- 
cando fu comida , i la tempellad de la 
Mar fe caufa de ciertos movimientos, 
que fe hacen abaxo en el fondo de la 
Alar , en las Arenas , por los vientos 
que allá entran j i como cftas Bellias lo 
ficnten , van huicndo, con gran eftruen- 
do , de aquellos movimientos , á la fu- 
perficie del Agua, i á la orilla, i fi pu- 
dicfcn , faldrian a Tierra, i afi dan cier- 
ta fcñal, de que ha de haver Tempeítadj 
i como de ellas feñales , i efeélos tenia 
el Almirante larguifima experiencia, pu- 
do conocer , i tener por cierta h Tor- 
menta. 



a 

ila Rol- 
dan, i fus 
Cópañc- 



e! Caci- 
que Giu- 
rinoex. 



Indias Occidentales. 15-01 

En llegando Nicolás de Ovando , í 
que fus Provifiones fe notificaron , i obe- 
decieron , luego las higo executar ; i Lmbar- 
porque havian de venir á Callilla los '^'>'>''-- pa- 
Al5ados,con Franciico de Bobadilla ,en fi"* ^-^'^í' 
la Capitana fe embarcaron con él Fran- 
cifco Roldan , el Aleado , i otros de fu 
opinión , que no fueron pocos ; i era, ios', por 
como queda dicho. General de la Flota, m.iiidada 
Antonio de Torres : también embarcaron del Reí. 
en la Capitana al Cacique Guarinoex , Se- 
ñor de la Gran Vega Real : metieron Llevan i 
en ella cien mil Caíleilanos del Rei,con ^■'^',"^.* 
el Grano , de tres mil i feifcientos Pc- 
fos , i otros cien mil de los Pafageros, 
que iban en la Nao : con que fe cono- 
ció el poco fundamento, con que calum- 
niaban al Almirante fus Enemigos , fo- 
bre que los Reics gallaban , i no íáca- 
ban provecho de la Isla ; pues eran en- 
tonces mas ellos docientos mil pelos, que 
aora dos Millones. Salió la Flota con 
treinta i vn Nivios , en principio de 
Julio, i á qaarenta horas vino tan gran I-a Flota 
Terapellad , que havia muchos Años, <^5 ' " Na 
que otra tal en la Mar de Efpaña los ¿'"^'í'.' 
Hombres no havian experimentado: pe- 11^ 
recieron las veinte Velas, fin que Hom- i^ gj-p^. 
brc efcapafe , i toda la Villa de Santo ñola. ■ ' 
Domingo , que entonces eilaba de la 
otra vanda del Rio , como todas las Ca- 
fas eran de madera , i Paja , caió en el 
fuelo } i al principio de la Tormenta, 
con la gran cfcuhdad , que los Mari- 
neros llaman cerraron , los Navios del 
Almirante fe apartaron los vnos de los 
otros , i cada vno padeció gran peli- | 

gro , eíli mando de los otios , que feria 
gran milagro , fi cicapafen , bolvieronfe 
á juntar en Puerro Hermofo, ó de Azua, j 

que eílá quatro Leguas de aquel , poco ' 

mas, i afi efcapó el Almirante, i fus Na- j 

vios , i los de la Flota perecieron , por ! 

no creerle : alli huvo fin Franciico de 
Bobadilla , el que embió prefo con Gii- 
llos al Almirante , i á fus Hermanos, fin 
darle cargo , ni oírle dcfcargo : alli fe Pobadl- 
ahogó , i pagó fu pecado el Rebelde "^•' R"'" 
Francifco Roldan, i muchos de fus Se- «lá.iotros 
quaces , rebclandolé al Rei , i al Almi- . 

rante,cuio Pan comió, i haciendo gran- ^'^ ^'^"" 
des vejaciones a los Indios 
el Cacique Guarinoex : alli fe hundie- 
ron los docientos mil Pelos , con el 
monílruofo Grano de Oro 
Flota Rodrigo de Bailidas , i fe efcapó 
en vn Navio, de los feis , ó ocho , que 
fe nUvaron , entre los quales fue vno, lla- 
mado el Aguja , el peor , que era el 
que llevaba el Hacieuda del Almirante, 

qua- 



n 

í 



I 



!0,i 
:iiü 



Perece la 
Armadn, 
i en ella 



alli acabó ^",Z ^'d 

lat . frr-1 

Iba en cfta dthpcrn* 

z/emt Pe-, 
fnil. 



iteí 



••* 



■•k 
''i- 

.(011. 

':jii. 



i 



I5-0X. Decada I. 

quatro mil Pefos , que fue el primero 
que llegó á GalliUa , que pareció Divi- 
na permilion, 

CAT. III. ^e murió mucha 
Gente de La que llevó Nicolás de 
Ovando ; i los Capitules que fe hi- 
cieron con Luis de Arriaga , pa- 
ra poblar en la Ef- 
pañola. 

O conviene , que pa- 
ra tratar lo que fu- 
cedio en la Efpaño- 
la , defpues de par- 
tido Franciico de 
Bobadilla , le pafc 
en filencio lo que le 
higo , defde que lle- 
gó Nicolás de O. ando, halla que Bo- 
badilla fe embarco. Fue para él gran 
novedad la llegada del nuevo Gover- 
nador , i tanto mas lo ílntio , quanto 
le tomó de Ibbrefalto. Salido á Tier- 
ra , ellabale efperando en la Ribera 
Francifco de Bobadilla , con toda la 
Llega Gente , i Vecinos de la Ciudad : i def- 
Ovando pues de los comedimientos acoftum- 
á Sanco brados , le llevaron á la Fortaleza , á 
Domin- donde le havian apofentado : prefentó 
go, ipre- j-^j^ Provilioiies ante Bobadilla , i los 




£»" '"' Alcaldes 
Poderes 



i Regidores : obedecieron- 



I 



las , i pufieronlas fobre fus caberas, i 
quanto al cumplimiento , hicieron la 
folemnidad acoíhimbrada , tomándole 
juramento. Comengó luego á governar 
prudentemente , i mandó pregonar la 
j jD r_ Rcfidencia de Bobadilla : i era cofa de 
dcncia de confiderar , verle andar folo , i desfa- 
Bobadi-- vorccido , íin Hombre que le acompa- 
11a , i pri- úafe , de los que él havia aiudado , i 
fien de dicho : aprovechaos , ^ue no fabeis quan- 
I Roldan, (g gjig tieyfipQ g^ ¡jo, de durar , aunque en 
I fu Perfona nunca fe vio cofa deshonef- 

ta , ni que oliefe á codicia. Higo Ovan- 
do afimifmo las informaciones de las 
Nicolás (.qJ-jjj paladas en ella Isla , en lo de Fran- 
doiecib" <^'^*^° Roldan, i fu Compaííia, i le em- 
Informa- ^lió prefo á Callilla , aunque fin prifio- 
cioncon-nes : pero entremetiófe la Divina Pro- 
< tía Fran- videncia de prima inftancia , llaman- 
cifcoRol- dolé mas prefto á Juicio. Luego higo 
dan , 1 le p,.ggo„3j. Nicolás de Ovando , en re- 
'"V'^ X vocación de la orden de Bobadilla, que 
Caftüla. "^ embargante , que la Gente huviele 
pagado el onceno del Oro cogido, pá- 
gate el tercio , cofa , que mucho fintie- 



LlBRO V. X2.J 

ron , i aunque los deílruió , porque 
havian gaítaúo mucho en Herramientas 
para las Minas , porque vn Agadón 
valia diei , i quince Caíiellanos ; i vna 
barreta de dos , ó tres libras , cinco, 
i á elle rclpeíto lo demás ; i que del 
Oro , que adelante fe cogiefe , le man- 
dó , que pagalen la mitad. 

En delembarcando los que fueron 
con Nicolás de Ovando , todos acor- 
daron de ir á las Minas nuevas , i vie- 
jas á coger Oro , que cllán de la Ciu- 
dad ocho Leguas , creicndo , que no 
havia mas de llegar , i tomar , como 
fruta de los Arboles : pero como era 
necefario trabajar para facarlo debaxo 
de Tierra , los que nunca hicieron tal 
oficio, i fin tener conocimiento de los 
caminos, por donde iban las vetas , era 
el trabajo doblado , i fin fruto ; harta- 
banfe , i canfabanie , i acabándole la 
comida , fe boivian á Santo Domingo, 
defraudados de el fin , que de. acá ios 
havia llevado : probábales la Tierra , i 
fobrc la lálta de comida , i de todo 
refrigerio , dióles enfermedad de calen- 
turas , con que murieron mas de mil 
Hombres. De los que quedaron , vnos 
padecieron eílrema mileria , otros , que 
fe hallaban con Vellidos , i Herramien- 
tas , que havian llevado de Caílrlla, 
dábanlos á aquellos trecientos , que co- 
mo eilaban apoderados en la Isla , de 
las Pofefiones , eran Señores de la Vi- 
tualla : pero como no tenian Veftidos, 
fino algunas Camifas de Algodón , i 
andaban en piernas , padecian eílrema 
necefidad del veílir : Luis de Arriaga, 
Vecino de Sevilla , que con el Almi- 
rante havia cllado en la Efpaiáola, ofre- 
ciófe de llevar los docientos Vecinos 
Cafados , para poblar con ellos quatro 
Villas } i el concierto fe higo con las 
figuientes Condiciones. Primeramente, 
que fe les diefe pafage franco , Tier- 
ras , i Términos convenientes , para que 
labrafen , refervada la Jurifdiccion Ci- 
vil , i Criminal para los Reies , i los 
Diezmos , i Primicias , que por Con- 
cefion Apollolica les tocaban , i que 
no fe les pufiefe ningún derecho , ni 
impoficion , por termino de cinco 
Años , refervandofe al Rei todos los 
Mineros de Oro , Plata , Cobre , Hier- 
ro , Ellaño , i Plomo , que huvie- 
fe , el Brafil , i las Salinas , i Puer- 
tos de Mar, i todas las otras cofas, que 
á los Derechos Reales pertenecen : i 
que dicfen la mitad del Oro , que co- 
giefen , á los Reies x i que de los In- 
dios, 



Los Caf- 

te llanos 
nuevamé 
Ce llega- 
dos á la 
Efpañola, 
todos vá 
á las Mi- 
nas. 



Mucre 
mucha 
Gente de 
la que ilc 
vo Ovan- 
do. 



Aílenro 
con Luis 
de Arria- 
ga, para 
poblar en 
la Efpa-» 
ñola. 



Cotidicío 
nes de el 
Afiétodc 
Luis de 
Arriaga. 



Que no 
vendieren 
en losLu- 
gares.Hó 
bres ,quc 
hiivieren 
fido Mo- 
los , ni 
Judies, ivl 
Reconci- 
liados. 



ii8 Historia de las I 

dios no pudielcn rcfcatar Oro al- 
guno. 

Qiic no pudiefen tomar Brafil , i 
ii lo tomafcn , acudiefen á los Rcies 
con todo ello : Que de todo lo que 
huvicfcn , de los Indios , como Algo- 
don , i otras Grangerias , en que los en- 
feñafen , fuera de los Términos de las 
Villas , fuelen obligados á dar el ter- 
cio á los Reies , fuera de las cofas qtíc 
fuefen de comer : Que fi defcubñeien 
algunos Mineros á fu corta , de todo 
el Oro , que de ellos cogiclbn , faca- 
das las collas , diefen la rnitad á los 
Rcies , quedando los Mineros también 
para fus Alteras : Que íl defcubrie- 
fen Islas , i Ticrra-firmc , que halla en- 
tonces no fuefen dcfcubiertas , de to- 
do el Oro , i Perlas diefen la mitadj 
pero que de las otras cofas pagafen el 
quinto. El pafaje franco fe les dio 
folo para fus Perfonas , i no para co- 
fa que llcvafcn , ni de fu Cafa , i Ro- 
pa. Concediófeles también , que en las 
dichas Villas no pudiefe vivir Pcrfona 
alguna , de las que de Cartilla fe def- 
teiTafen para las Indias , ni que huvic- 
fcn fido Judios , ni Moros , ni Recon- 
ciliados, por honra de los dichos do- 
cientos V^ecinos. Havian de fer obli- 
gados de refidir cinco Años en la Isla, 
i fervir" en ella , i cumplir lo que el 
Governador , de parte de los Reics, 
les mand.ife , fin lucido , elpecialmen- 
to fi algunos Callellanos no obcdccie- 
fen fus Mandamientos Reales , 6 al- 
gunas Provincias fe rebelafen , á fus 
proprias coilas les hiciefen Guerra > i 
que fi antes de los cinco Años quifie- 
fen bolvcrfc á Cartilla , lo pudiefen 
hacer , pero que no pudiefen vender lo 
que por ra^on de la Vecindad fe les 
huviefe dado , i el Reí hiciefe de ello 
lo que por bien tuviefe. Ella Capitu- 
lación , que fe tomó con Luis de Ar- 
riaga , fe ha puerto tan puntualmente, 
porque fe eílendió á todos los Cafte- 
llanos , que fueron á poblar á la Efpa- 
ñola ; i aunque Arriaga no halló mas 
de quarenta . \^ecino8 , fuplicó , que 
aquellos gocafen de ella , i 
los Reics fe lo con- 
ccdieron> 



*# #* ** ## #* 
_ * * # * # 

* # * * # # * # 
* * * # 

*** **.* **♦ 
*** *#* 




tercio 
fupiicó 



ndiaS Occiden't ale?. 

C^P- I y. 'De la Guerra , q lu- 
ye levanto en la Tr-ovíncia de 
Htgney , i for qué 
caufa? 



N D A N D o en coger 
el Oro los Caftella- 
nos , fe quexaron 
de que no podian 
lle\ar la carga de 
dar al Rci la mitad 
de lo que cogi.m , i 
que baftaria dar el 
i fe les concedió. Defpues fe 
que havicndofe de pagar pol- 
la dicha Capitulación de el Algodón, 
i otras cofas , que no fuefen Me- 
tales , la tercera parte , fe pagafe la 
quarta, i afi fe ordenó ; i mui adelante, 
fiutiendo por grave pagar el tercio del 
Oro , embiaron á fuplicar con Juan de 
Efquivcl , Natural de Sevilla , que fe 
les modcrafe,i alcancaron, que del Oroj 
i qualefquier Metales , no pagafen mas 
del quinto, de lo qual ha convenido ha- 
cer tan particular mención , para que fe 
vea como comcncaba ella República. 
También Nicolás de Ovando comeucó 
a entender en hacer Pcblaciones , i la 
primera fue en Puerto de Plata , que ef- 
tá á la parte del Norte de la Isla , por- 
que le pareció, que alli podrían cómoda- 
mente ir Navios , i bnlver a Cartilla, 
con menos dificultad que á Santo Do- 
mingo, i por citar diez Leguas de la 
Gran Vega , adonde ellaba la Villa de 
Santiago , a diez Leguas , i la Concep- 
ción á diez i feis , i diez , ó doce Le- 
guas de las Minas de Cibao , que fue- 
ron tenidas por las mas ricas de toda la 
Tierra , i afi dieron mas Oro , i mas 
fino que las de San Chriftoval , ni que 
otras. Movió también á Ovando edifi- 
car aquella Villa, acompañar con ella la 
Isla por aquella parte , por la mucha 
multitud de Indios , que en ella havia, 
i no havia entonces en aquel Puerto mas 
de vn Vecino de la Villa de Santiaso, 
que tenia vna Granja , que llamaban 
Éllancia , adonde criaba Puercos, i Ga- 
llinas , i tenia otras Giungcrias. 

Acordado , pues , de poblar alli, 
embió ciertos Vecinos por la Mar , i 
llegando á la Isleta de la Saona, treinta 
Leguas de Santo Domingo , eftando al- 
eada líi Gente de ella j i la de la Pio- 

vin- 



IfCi. 



|4 



Pcticio- , 

nes de los i 

de h£f- ¡ 

pañola al i 

Kei , i va j 

aello|uá i 
de hl<]ui- ' i 

vél. ! 



Nicolá» 
de Ovan- 
do entíea 
de en ha- 
cer Pobla 
clones , i 
fue la pri 
mera Pu- 
erro de 
Plata. 



Las Mi- 
nas del 
C!b.io 
fuero Jas 
mas ricas 
de la ir- 
la. 






I os In- 
(^io'"-deIa 

Saom 
mn:á clcrj 
tosC.-Orc- 
llnro?. 



*-5 o 2 



■ Un Perro 

' mata ávn 

C ici'jue, 

I i le faca 

i las tripas. 



I 



I Toda U 
Pioviii— 
'h dcHi- 
guey le 
pone en 
Armas. 



Mi* heUum 

'¡lútf'ia— 
::r,'jt ni' 
•/ aliítd 

''ifir.-y't 



D E C A D A I. 

vinciii de Higuey,que es en aquella par- 
re , i íliliendo á recrearfe á Tierra ocho 
O.iitellanos : los Indios , juzgando que 
eran otros, que antes alli ha-zian eftado, 
tomaron las Armas , i ic embofcaron > i 
quando les pareció tiempo , dieron en 
ellos , i los mataron : i la ocaiion , que 
para ello tuvieron , fue , que entre la 
Gente de aquella Isleta de la Saona , i 
los Caílellanos , que vivian en Santo 
Domingo , lluvia mucha comunicación, 
i amulad, i de alli embiaban los Indios 
Pan , quando fe lo embiaban á pedir > i 
poco antes que Nicolás de Ovando lie- 
gafe , fue vna Caravela por Pan j i co- 
mo ílcmpre los Caftellanos vfaban lle- 
var coníigo fus Perros de aiuda , andan- 
do los Indios acarreando el Pan Cacabi 
íi la Barca de la Caravela , el Cacique, 
con vna vara en la mano, andaba felici- 
tando los Indios , í dándoles prieta , i 
citando cerca vn Caílellano , que tenia 
el Perro por la Cadena , viendo al Ca- 
cique con la vara menearfe mucho, ce- 
babafe muchas veces a querer arreme- 
ter á, él , i con dificultad el Caítella- 
no le podia tener , i dixo a otro , que 
cofa feria, fi fe lo hechafemos ; i dicha 
aquella palabra , el otro dixo al PeiTo, 
tómalo ( burlando ) creiendo poderle te- 
ner : oido el Perro tómalo , aireme- 
tib con mucha fuer<^a , i llevando tras 
si al Caftellano arraitrando , no le pu- 
dicndo tener , fe le foltó , i fue tras el 
Cacique , i diole vn bocado en las tri- 
pas , i el Cacique huiendo á vna parte, 
i el Perro con ellas en la boca , i tiran- 
do acia otra , las iba llevando , i el Ca- 
cique fe murió , i los Caftellanos fe 
fueron a fu Caravela. 

Sabido el cafo por vn Cacique de 
la Provincia de Higuey , llamado Cotu- 
banamá , toda la Provincia fe pufo en 
Armas , con propofito de vengarfe , i 
no pudieron antes del cafo, de los ocho 
fobredichos , que iban al Puerto de Pla- 
ta , qpc todos eran Mineros. Sabida 
el alteración , embió Nicolás de Ovan- 
do á hacer Guerra á los d* la Saona , á 
Juan cic Efquivcl, que era buelto deCaf- 
tilla , con precifa orden de procurar de 
atraer aquellos Indios á la paz , por to- 
dos los medios poílbles ; i que quando 
no aprovechafc , que con quatvocien- 
tos Hombres , que le dio , hicicfe la 
GueiTa , llevando por principal fin el 
pacificiu'los con ella. Llegados á la Pro- 
vincia de Higuey , que es la mas Orien- 
tal de la Isla , i que primero fe topa 
quAndo fe va de- Caltilla, bailaron á los 



I 



Libro V. z%^ 

Indios aparejados para rcfiílirles : co- 
men^ófe la Guerra , i hicieronfe algu- 
nas facciones , i fucedió , que viendo 
dos Caftellanos de á caballo ( que el vno 
fe llamaba Valdenebro , i el otro Pon- 
tevedra ) á vn Indio en vn gran Cam- 
po y dixo el vno al otro : Dexadmele ir 
a matar j el Indio , que vio que le al- 
canzaba , bolviófe á él a tirarle vn fle- 
chado , i el Valdenebro pasóle el cuer- 
po con la Lan^a , i afi herido tomó la 
Langa , i fe fue por ella, hafta que afio 
las riendas. Valdenebro , facando fu Ef- 
pada , la metió por el cuerpo al In- 
dio , i el Indio fe la quitó de las ma- 
nos , teniéndola en el cuerpo : facó el 
Puñal , i también fe le metió en el 
cuerpo 5 el Indio fe lo quitó de las ma- 
nos , con que Valdenebro quedó defar- 
mado. Pontevedra , que vio el calJb, 
fue a. herir al Indio con la Langa ; el 
qual higo lo mifmo de la Langa , i de 
la Efpada , i del Puñal , i ambos que- 
daron defarmados, aunque luego murió 
el Indio. Efparcidos los Indios de la 
Provincia de Higuej'' , fe repartieron los 
Caftellanos por Quadrillas , para bufcar- 
los en las Montañas , i pafaron á la If- 
la de la Saona , adonde, aunque hicie- 
ron cara , luego fueron desbaratados , i 
muertos muchos , quedando aquella If- 
leta defierta , que primero era el Gra- 
nero de la Efpañola , por fer mui abun- 
dante de Pan. Los de Higuey , vien- 
dofe en eftrema miíeria , por los Mon- 
tes , embiaron á, pedir paz , i el Gover- 
nador fe la concedió , ofreciendo , que 
no fe les hari:- mal , coa qae fe obli- 
gafen de hacer para el Rei cicrt;:. labran- 
za de fu Pan : fueron muchos Caciques 
á viíltar á Juan de Efquivcl , como Ge- 
neral de aquella Emprefa , i entre ellos 
fue Cotubanamá , Poderofo , i Valien- 
te , i de honrada prefencia j el qual, 
defde cu adelante , fe llamó Juan de Ef- 
quivcl , porque era liga de perpetua 
amiftad entre los Indios trocarfe los 
Nombres ; i trocados , quedaban Gua- 
tiaos , que era tanto como Confedera- 
dos , i Hermanos en Armas. 

Juan de Efquivcl fabricó vna For- 
talega de Madera, en la parte de aíjue- 
Ila Provincia , que le pareció mas ne- 
cefaria , adonde dexó nueve Caftella- 
nos , con vn Capitán , llamado Martin 
de Villamán, i defpidió la Gente. Entre 
tanto que ia Guerra fe hacia , havicn- 
dofc caído la Villa de Santo Domingo, 
por la tempeltad referida , r.cordó Ni- 
colás de Ovando de mudarla á ¡a parte 
R, adon- 



Cafo ef- 

traño de 
vn Indio, 
<]iie óeC- 
arma dos 
Caftdiar 
nos. 



los In- 
dios de 
Higuey 
pide paa 
alGover- 
nador , i 
fe la cen- 
cede. 

Cotnba- 
naiHa.Ca 
citjiie fo- 
derofo,\a 
á vitítau 
a Juan de 
Ef<juivél- 



Nícolás 
de Ov an- 
do muda 
el íjtiode 
S antoDo 



SantoDo 
mingo fe 
muda a 
ona par- 
te, i tenia 
primero 
meior 
aíiento. 



ComIen~ 
(^.\(i: la 
Forcalc— 
ca , i el 
Monafte- 
rio de S. 
l'i Jcifco, 
i Oíros. 



130 Historia DE LAS 

adontic aont efia , no teniendo para ello 
fino foia vna confidcracion j que fue 
eltár los Pueblos , que entonces havia 
de Callellanos á la milma V'anda, por- 
que los que iban á la Villa no tuvie- 
ren aquel trabajo de palar el Rio en 
Barcas j b Canoas , no embargante que 
la Villa tenia mejor afiento , en la par- 
te adonde el Adelantado D. Bartolomé 
Colón la pufo , porque ellaba al Le- 
vante de el Rio ; 1 aora , en faliendo el 
Sol, lleva delante de si los vapores, nie- 
blas , i humedades , hechandolas fobre 
el Pueblo : tenia vna Fuente de buen 
Agua , i aora no la tiene fino de Pogos, i 
mui grueía, i no todos los Vecinos pue- 
den embiar por ella á la Fuente , i aun- 
que puedan , es con trabajo, haviendo 
de elperar la Barca a la ida , i a la veni- 
da , ó tener Barca propria : todo lo 
qual caufa tardanza , i aun peligro, 
quando el Rio va crecido , ó hai Tor- 
menta en la Mar. Palados los Vecinos, 
fueron haciendo fus Cafas de Madera , i 
Paja, aunque dcfde algunos Mefes , cada 
vno, fcgun podia,comenco á edificar de 
Piedfa , i Cal, por haver muchos , i mui 
buenos Materiales para ello : i fue de los 
primeros que edificó la fuia,con mucha 
honcíHdad , Nicolás de Ovando , en la 
Calle de la Fortaleca , ibbre el Rio , por 
dar animo a los otros. El Piloto Barto- 
lomé Roldan, de quien hai fucefion en 
la Efpañola , hi^o vna renglera de Ca- 
fas para íu morad.i, i para alquilar en las 
quatro Calles , i edificaron Gerónimo 
Grimaldo , i Brioncs , i otros , i cada 
Dia iban creciendo los Edificios. Tam- 
bién fe comengó en elle tiempo k edifi- 
car la Fortaleza , i el Monaílcrio de S. 
Francifco , i defpues el de Santo Do- 
mingo , i muchos Anos pafidos , el de 
la Merced. Fundófe también el Hofpi- 
tai de San Nicolás , al qual dio princi- 
pio Nicolás de Ovando. 

CAT. V. §lue el Almirante pro- 

Jiguib fu Viage , i defcubrio las 

Islas de los Guanajos. 



Jf. DA dicho , co- 
mo haviendo pa- 
decido mucho los 
quatro Navios de 
el Almirante , con 
aquella gran Tor- 
menta , fe fue á 
Puerto Hcrmofo, ó 

de iUli touiu U vi» 




Puerto EfLonJido 



Indias Occidentales. 

del Poniente , fue al Puerto de Yaqui- 
mo , que el Almirante llamaba del Bra- 
ni , que eíla ochenta Leguas de Santo 
Domingo; lahó de alli a catorce de Ju- 
lio , i queriendo ir acia la Tierra-fir- 
me , tuvo muchas calmas ; acercófc á 
las Islas , cabe Jamajca , i porque no te- 
nian Agua , la cogieron en Huias , que 
hicieron cerca de la Mar : crecióle tan- 



1501. 



, que las muciias corrien- El Almí- 

rainj pa- 
dece gra- 
des cal- 

m.is. 



•Sefcnta 
Di as an- 
da el AI- 
mirarre 
forcejait- 
do. 



to la calma 

tes le llevaron cerca de las muchas If- 
letas , que ellán cerca de Cuba , que 
quando la defcubrio , llamó el Jardin 
de la Reina : bolvió fobre la Tierra-fir- 
me , i no pudiendo refiitir á los vien- 
tos contrarios , i terribles corrientes, 
a;iduv o fefenta Dias forcejando con gran- 
difima Tormenta , Agua de el Cielo, 
Truenos , i Relámpagos , fin ver Sol, 
ni Eitreiias , que parecia que el Mun- 
do fe huuüía , i en todos aquellos Días 
no pudo gnuwr de camino , fino fefen- 
ta Leguas. Con elta Tormenta , for^ 
cejando contra viento , i las corrientes, 
como los Navios recibían de la Mar, i 
de los vientos grandes golpe. , 1 com- 
bates , abrraniéies todos , i los Maiú^ 
ñeros , de los grandes trabajos , i vigi- 
lias , i en JVlarcs tan nue\os , cafi todos 
adolecieron ; 1 el miíhio Almirante , afli- 
gido, 1 deiveiado, citaba caii á la muer- 
te ; 1 al cabo , con grandes dificulta- 
des , i peligros, deicubrio vna Isla pe- 
queña , que los Indios llamaban Guana- 
ja , i tiene por vecinas otras tres , o 
quatro Islas menores , que defpues lla- 
maron los Caftellanos las Guanajas , que 
todas citaban bien pobladas. Mandó el 
Almirante al Adelantado fu Hermano, 
que iba por Capitán de vn Navio, que 
lalieí'e á Tierra , llevó dos Barcas llenas 
de Callellanos, halló la Gente mui pa- 
cifica, i de la manera que la de las otras 
Islas , falvo que no tenian las frentes 
anchas > i porque vieron en ella muchos 
Pinos,la pufo el Almirante Isla de Pinos; 
dilta del Cabo de Honduras, ó de k Ciu- 
dad de Truxillo , doce Leguas , i no 
faltó quien fe quifo aplicar elle Dcfcu- 
brimiento , haviendo fido el Almiran- 
te el primero , como el Fiical lo pro- 
bó en el Pleito , de que fe ha habla- 
do , i iá los Nombres de ellas , i mw- 
chos Puertos de la Tierra-firme , cilán 
delconocidos , por mudarles los Nom- 
bres los que hacen las Cartas de na- 
vegar , con que cauí^m confulion , i 
muchos ierros , i perdición de Navios. 
En haviendo falido á Tierra D. Barto- 
icaic Colón j llegó vna Canoa de In- 
dios, 



El Alnyi 
ranct-jdeíl 
pues efef 
gr. i Lides 
irab.ijos, 
deíciibro 
la Isla 
Guanaja. 



Por quí 

llamo eij 
Almiran-' 
te á efta 
IsladePí- 
nos? 



{ 



r 



r > o Z . D E C A D A I. 

dios , tan grande como vna Galera , i 

de oclio pies de ancho , iba cargada 

de Mercaderías de acia Poniente , i 

debía de fcr de Tierra de lucatán , por- 

Topan que no elH de allí fino de treinta Le- 

vna Ca- g^as , ó poco mas : traía cnmedío de 

jioa de j_^ Canoa vn Toldo de Elleras de Pal- 

"^"j^_ ma , que en la Nueva- Efpaña llaman 

^^ Petates : iban dentro de él las Mugcres, 

Hijos , Hacienda , i Mercaderias , fin 

que Agua de la Mar , ni dd Cielo los 

pudicfe mojar. 

Eran las Mercaderías muchas Mah- 
tas de Algodón , mui pintadas , i de 
díxcrfos colores , i labores , i Camil'e- 
tas , fin mangas , i fin cuellos , cor- 
LasAtcr- '•^^ baílala rodilla, i aun menos, tam- 
fcaderias, bien pintadas , i labradas , i Almayca- 
't]i!c ¡le- res, que en Nueva-Eípaña llaman Maf- 
vabaii en til , con que los Hombres cubren fus 
la^anoa. p;ii-t;e's fecretas, también pintados , i la- 
brados : muchas Elpadas de madera, 
con vna Canal en los filos , i alli pe- 
gadas con fortifimo betún , i hilo , cier- 
tas Navajas de Pedernal, Hachuelas de 
Cobre para cortar Leña , Cafcaveles, 
i Patenas , Crifoles para fundir el Co- 
bíe , Almendra^ , que llaman Cacao, 
que en Nueva-Efpaña tienen por Mo- 
neda : fu Baílimento era Pan de Maíz, 
i Raices , que en Nueva-Efpaña lla- 
man Camotes , i en las Islas Axis , i 
Batatas , i el Vino era de el mifmo 
Maíz , que parecía Cerbe^a. Iban en 
la Canoa veinte i cinco Hombres , que 
no fe ofaron defender , ni huir , vien- 
I Toman ^^ l^s Barcas de los ChrilHanos : Ile- 
'na Ca- varonlos en fu Canoa al Almirante , i 
loa con fubiendo a la Nao , fi acaecía afiírles 
15 ludios ¿Q fu5 Malliíles , luego , con mucha 
1 aÍ vergüenza , fe ponían las manos dehm- 
Bíra íc ^^ i ^ ^^^ Mugcres fe cubrían el Rof- 
tro , i Cuerpo con las Mantas , de la 
manera que lo acoftumbraban las Mo- 
ras de Granada con fus Almalafas. De 
clhis mueftras de verguenga , i honefl:i- 
dad quedo el Almirante , i todos mui 
latisfechos , i los trataron mui bien : i 
tomándoles" de aquellas cofas viftofas, 
para llevar por mueftra , mandóles dar 
de las cofas de Caftilla , en recompen- 
.... . fa , i dcxolos ir en fu Canoa á todos, 

:! Almi- „^ - TT- • - n 

'!ite til ^^^^'^P^o ^ "^'" Viejo , que pareció Per- 
•". l)ien á ^°"-^ '^^ prudencia , para que les diefe 
oiln<lios avilo de lo que havia por aquella Tier- 
icliCa- ra > porque lo primero que el Almi- 
0.1,1 de- rante inquiría por feñas , era, moftran- 
■ene ^ no ¿^\^^ ^1 Qj.q ^ ^^^^ jg diefen nuevas de 

la Tierra adonde lo havia : i porque 
aquel "\''iejo feñaló , que lo havia áeig 



Libro V. 131 

las partes de Levante , le detuvo , i 
le llevó hafta donde no le entendían 
í'ü Lengua , que le dexó bolver á fu 
Tierra. . 

Todavía fe perfuadia el Almiran- 
te , que andando por aquella parte , ha- 
vía de hallar nueva del Catayo , i del perfiTaíiS 
Gran Can , i que aquellas Mantas , i «íelAlmí- 
cofas pintadas, comentaban a. fer prín- rante , q 
cipios de ello ; i como con tanto cuida- Havia de 
do le vcian preguntar los Indios por el '^°P-^'' "^ó 
Oro , dábanle muchas palabras , feña- ofj",^¿f 
lando , que por tales , i tales Tierras |gj 
havia tanta cantidad de Oro , que traían 
Coronas de ello fobre la cabera , i Ma- 
nillas en los pies, i en los bracos, bien 
grucfas : las Sillas , Mefas , i Arcas 
aforradas de Oro , las Mantas texidas 
de Brocado : moftrabanles Corales , ref- 
pondíanles , que las Mugeres traían Sar- 
tas de ellos , colgadas de las cabegas á 
las efpaldas : moílrabanles Pimienta , i Dífcnr-' 
otras Efpccias , decían, que la havia en fo'; de el 
mucha abundancia j de manera , que Almiran- 
quanto veían que les moftraban , tan- ^e. 
to por agradar les concedían. Decían- 
los mas , que aquellas Gentes de aque- 
llas Tierras tenían Naos , i Artillería, 
Arcos , Flechas , Efpadas , i Coi agas, 
quanto veían que los Chriftianos alli 
traían. Imaginaba mas el Almirante, 
que le feñalaban , que havia Caballos, 
aunque nunca los havian vífl:o,ni el Al- 
mirante los llevaba configo : creía , que Imagína- 
la Mar baxaba a Ciguare , que debía *^'™' ^^^ 
de fer Provincia, ó Ciudad de los Reí- Almlriii- 
nos del Gran Can , i que de alli a diez 
jornadas eílaba el Rio de Ganges ; i por- 
que vna de las Provincias , que le feña- 
laban los Indios fer rica de Oro , era 
Veragua , le parecía , que aquellas 
Tierras eftaban con Veragua , como 
cftá Tortofa con Fuente-Rabia, enten- 
diendo , que la vna eftaba en vna Mar, 
i la otra, en otra, imaginando , que ha- 
via otra Mar , que es la que aora lla- 
mamos del Sur j en lo qual no fe en- 
gañó , ni aun en penfar que era cierro 
lo de las Naos , el Artillería , los Ar- 
cos , i Flechas , las Corabas , i Caba- 
llos , fi fe confidera , que todo efto lo 
tienen los Chinos , i otros , aunque 
cíle Indio era impofible que 
lo pudiefe faber. 

)(§)( 



* * * 

* * * 



Ra 



C^P. 



132- 



Historia de las 




El Alml- 
ráte dcf- 
ciibre la 
Punta de 
Calinas. 



Optlmus 
Afiimus 
fulcherri- 

cul'us eft- 
Sen. 



Coílnm- 
brcsdela 
Gente de 
efta Tier- 
ra. 



CAT. VI. G^ue defcubrio el Jl- 

mirante la Tunta de Cafinas , i el 

Cabo de Gracias á 'Dios. 

O R las cofas que le 
dixo aquel Indio vie- 
jo , i Provincias que 
léñalo al Oriente, 
dexó el Almirante 
de profeguir la via 
de Poniente , que ñ 
no lo hiciera , fin 
duda topara con el Reino de lucatán, 
i luego con los de Nueva-Efpaña ; pe- 
ro quifo Dios, que aquella ventura qué- 
dale para otros > i la primera Tierra- 
firme , que vio a Levante , i fe allegó 
á ella , fue vna Punta , que llamó de 
Cafinas , porque havia muchos Arboles, 
cuia fruta es vnas Mancanillas , buenas 
de comer , que en fu Lengua llamaban 
Cafinas, fegun decía el Almirante. Las 
Gentes que moraban mas cercanas de 
•aquella Punta , -traían vnas Xaquetas pin- 
tadas , como las camifillas dichas, i Al- 
maygares , con que cubrían fus ver- 
gucncas. Salió Domingo á 14. de Agof- 
■to el Adelantado , con mucha Gente 
de los Navios, á oir Mifa, porque fiem- 
pre que podían , vfaban falír á oiría , i 
á cncomendarfe á Dios ; i el Miércoles 
figLiicnte bolvib á falir , para tomar la 
pofcfion por los Reies de Callilla, i efta- 
ban iá en la Plaia mas de cien Perfonas, 
cargadas de Ballimentos , como Maiz, 
Gallinas , Venados , Pefcado , i Frutas: 
i prefentandofc ante el Adelantado , los 
Callellanos fe retiraron atrás , fin hablar 
palabra , i el Adelantado les mandó dar 
Eipcjuelos , Cafcavcles , Alfileres , i 
cofas tales ; i otro Día amanecieron en 
el mifmo lugar mas de docientos Hom- 
bres cargados de aquella Vitualla , i di- 
verfas efpecics de Frifoles , que fon co- 
mo Habas , i otras Frutas , porque es 
la Tierra mui hefca , verde , i hermo- 
l'a , en la qual havia infinidad de Pinos, 
Encinas , i Palmas , de fcis , ó fiete ef- 
pecics , i muchos Arboles , que llaman 
Hobos , i nofotros Mirabolanos , fruta 
odorífera , i fabrofa. Supieron , que ha- 
vía Leones pardos, i otros Anímales, i 
pudieran fabcr , que havia hartos Tigres. 
No tenían aquellas Gentes las frentes 
anchas , como los de las Islas : eran de 
dívcrfis Lenguas, i algunos andaban del 
todo dcfnudos , i otros fulamente las 



Indias Occidentales. 

vergüenzas cubiertas : otros vertidos de 
vnas Xaquetas fin mangas , que no les 
pafaban del ombligo. Tenían labrados 
los cuerpos con fuego , de vnas labores 
como Moros : vnos figurados Leones, 
otros Ciervos , i otras figuras j los Se- 
ñores mas honrados entre ellos , traían 
por bonetes panos de Algodón , blan- 
cos , i colorados , i algunos traían en 
las frentes copetes de cabellos , como 
vna flocadura. 

Qiiando fe ataviaban para fus Fief- 
tas , teñíanfe algunos los roftros de ne- 
gro , i otros de colorado , i otros raía- 
ban la cara con diverfas colores ; otros 
teñían el pico , i las narices : otros fe 
alcoholaban los ojos , bien teñidos de 
negj-Q , i ellos eran atavíos de mucha 
gala ; i porque havia otras Gentes por 
aquella Colla , que tenían las orejas ora* 
dadas, i con tan grandes agujeros, que 
cabía bien vn huevo de Gallina , pufo 
Nombre a aquella Ribera , la Colla de 
Oreja. De aquella Punta de Cafinas, 
navegó el Almirante acia el Levante, 
con muí grandes trabajos, contra vien- 
to , i contra las corrientes , á la Bolina, 
como dicen los Marineros ^ que apenas 
fe andan cada día cinco Leguas , i mu- 
chas veces no dos : van los Navios dan- 
do bucltas , quatro , i cinco , i mas ho- 
ras acia vna parte , i otra acia otra , i 
de eíla manera fe ahorra lo poco que fe 
anda , i á veces fe pierde lo poco que 
fe ha ganado en dos , de vna buelta ; i 
porque haviendo fefenta Leguas de la 
Punta de Cafinas , á vn Cabo de Tier- 
ra , que entra mucho en la Mar , tar- 
dó con ellos trabajos en llegar el Al- 
mirante , i de allí buelve la^Tíerra , i 
fe encoge acia el Sur ; por lo qual los 
Navios pueden mejor , i bien navegar: 
llamó aquel Gran Cabo de Gracias á 
Dios , á doce de Septiembre : i pafa- 
do el Cabo , por la necefidad de x'Vgua, 
i Leña , mandó ir las Barcas á vn gran 
Río , adonde por la corriente , i la cre- 
ciente de la Mar , fe perdió vna Barca 
con toda la Gente , i por ello le llamó 
el Rio del Dcfaílre. Domingo á 17. de 
Septiembre , fueron á dar fondo á vna 
Isleta , llamada Quiribiri , i en vn Pue- 
blo en la Tierra-firme , llamado Caria- 
ri , adonde hallaron la mejor Gente, 
Tierra , i Ellancía , que harta allí ha- 
vian hallado , por la hermofura de los 
Cerros, i Sierras, i frefcura de los Ríos, 
i Arboledas , que fe iban al Cielo de al- 
tas , i la Isleta era verde , i frefquífima, 
llena de grandes Floreftas , i cftá de el 

Pue- 



IfOi 



Como f 
atavinliá 
eftob lu 
dios? 



£1 Alm'l 
rante 
navcgí 
do acl 
Lcvauul 



El AlB 

rite del 

cubre 

Cabo 

Graclasl 

Dios. 



1)0%. 



De CADA I. 

Pueblo Cariari vna Legua pequeña : el 
Pueblo cila junto á vn giandilinio Rio, 
adonde concurrió infinita Gente , con 
Los In- Arcos , Flechas , Dardos , i Macanas, 
dios acu- moítrando eltár aparejados para defen- 
deiiarmader fu Tierra. Los Hombres traían los 
í°^, ^"cabellos trenc;ulos, rebucltos á la cabe- 
_. 9a : las JVlugeres cortos , como los traían 

los CaílcUanos eiftonces : pero los hi- 
cieron feñal de paz , moilraron volun- 
tid de refcatar: traían vellidas Mantas 
de Algodón , i Xaquetas , i al cuello 
Águilas de Oro baxo : eftas cofas lleva- 
ban nadando á las Barcas , porque en 
aquellos dos Dias los Caftellanos no fa- 
lieron á Tierra. No quilo el Almirante, 
que fe tómale nada , por moltrar , que 
no fe hacia cuenta de ello , i tanto ma- 
ior defeo moftraban los Indios de con- 
tratar , haciendo muchas feñas , ten- 
diendo las Mantas como Vanderas , pro- 
vocándolos á que faliefen á Tierra. 

CAT.VII. G^e el Almirante pro- 

Jiguib fu navegación , ¿ defiubr'tb 

á Tortovelo. 



O M o el Almirante 
les havia mandado 
dar algunas cofillas 
de Canilla á los In- 
dios , i vieron , que 
no hacían cafo de 
las fuias , todo quan- 
to havian recibido, 
lo pufieron liado junto á la Mar , fin 
que faltafe cola , i afi lo hallaron otro 
Día , que los CaítcUanos falieron á Tier- 
ra : i pareciendolcs , que los Caftellanos 



Los In- 
lios de- 
can los 
,)rerenccs 
lelAlmi- 
átcpoi- 
|ue no fe 
lace cafo 
le los fil- 
os. 




íi 



os In- 

i'os lle- 
•111 dos 
íiicha-- 
has en 
rendas 
lose af- 
ílanos, 
J'a i\i 
Síiiri- 
'd. 



no fe fiaban de ellos , embiaron vn In- 
dio viejo , que parecía Perfona honra- 
da , con vna Vandera , puerta en vna 
vara , i dos Muchachas , la vna de haf- 
ta catorce A tíos , i la otra de ocho, con 
ciertas Joías de Oro al cuello , el qual 
las metió en la Barca , haciendo feñas, 
que podian lalir feguramente : falieron 
algunos á tomar Agua para los Navios, 
ellando los Indios muí quietos , i con 
avifo de no fe mover , ni hacer cofa, 
por donde los Caftellanos pudiefen te- 
ner algún miedo de ellos. Tomada el 
Agua , vifto que fe bolvian a los Na- 
vios, los Indios decían, que fe Uevafen 
las Muchitli.is , í a importunacipn del 
Viejo las llevaron : fue cofa de notar, 
que no moftrafen las Muchachas feñal 
de pena , viendofe entregar á Gente taa 



Libro V. 135 

eltraña , i feroz : mandólas el Almnan- 
te vertir , i dar de comer , i de las co- 
fas de Cartilla , i que luego las Uevafen 
á Tierra , para que los Indios entendie- 
len , que no era Gente , que vfaban mal 
de Mugeres : i no hallando Perfona á 
quien darlas , las bolvíeron al Navio. 
Él Dia figuiente , que fue Jueves á 19. 
de Septiembre , las bolvíeron á Tierra, 
adonde ertaban cínquenta Hombres , i 
el Viejo que las entregó , las bolvió á 
recibir , moítrando mucho placer con 
ellas , í á la Tarde bolvíeron las Barcas, 
i hallaron la mifma Gente con las Mo- 
^as , i ellos , í ellas bolvíeron álos Chrif- 
tianos quanto les havian dado , fin que- 
rer que fe les quedafe cofa alguna. Otro 
Día , faliendo el Adelantado a Tierra, 
para ínformarfe de la Gente , i de la 
Tierra , fe le allegaron dos Indios de 
los mas honrados , a lo que parecía , jun- 
to á la Baira adonde iba , í tomáronle 
enmedio por los bracos , harta fentarle 
en las iervas muí frefcas de la Ribera : í 
preguntándoles algunas cofas por feñas, 
mandó al Efcrívano , que efcrívíefe lo 
que decían : los quales , viendo la tinta, 
i el papel , i que efcrívían , de tal ma- 
nera fe alborotaron , que los mas hecha- 
ron luego á huir. Juzgófe , que porque 
penfaron , que eran algunas palabras , ó 
feñales para hechizarlos, i porque quan- 
do llegaban cerca de los Chrillianos, 
derramaban polvos acia ellos , i de los 
mifmos polvos hacían fahumerios , pro- 
curando que el humo fiíefe acia los Chrif- 
tíanos : i por erte mifmo temor fe cre- 
ió , que no quifieron que quedafe con 
ellos nada de lo que los Caftellanos les 
havian dado. 

Reparados los Navios , oreados los 
Bartímentos , i recreada la Gente , que 
iba enferma , mandó el Almirante , que 
faliefe fu Hermano á ver el Pueblo , i 
la manera , i trato , que los Moradores 
tenían. Vieron , que denno de fus Ca- 
fas , que eran de Madera , cubiertas de 
cañas , tenían fepulturas , adonde efta- 
ban cuerpos muertos , fecos , i mitra- 
dos , fin algún mal olor , embueltos eij 
mantas , ó Tabanas de Algodón : i enci- 
ma de las fepulturas ertaban tablas , i en 
ellas cfculpídas figuras de Animales , i 
en algunas la figura del que ellaba fe- 
pultado , i con él Joías de las mas pre- 
cíofas que tenían. Mandó el Almirante 
tomar algunos de aquellos Indios , para 
llevar configo , i faber los fecretos de 
la Tierra. Tomaron fíete , i de ellos ef- 
cogíó dos , que parecían lo* mas hon- 

ra- 



EI Ade* 
laiitado 
D.Barto- 
lomé Co- 
lón man- 
da efcri- 
vír lo \ 
losindies 
decian , I 
ellos fe 
efpantan» 
i huiem 

Los In- 
dios pia- 
fan > que 
qiiádo el 
Efcriva-- 
no elcri- 
via , los 
hechiza- 
ba. 



ElAdclá- 
tado fale 
á Tierra, 
i lo que 
halla en 
ella. 



Él; 



Los In- 
dios em- 
him á pe- 
dir los 
dosHom 
bresíi pro 
meten pa 
ga por 
ellos. 



íl Aln-!i- 
rantt pa- 
f.i á Ca- 
rava ro. 



Los In- 
dios afir- 
man, que 
hai mu- 
cho Oro 
en aque- 
lla Tíer- 



'iy4 Historia De las T 

rados , i principales : á los demás dííxa- 
Ton ir , i dicles algunas colillas , dándo- 
les á entender , que los dos quedaban 
para Guias , que dcfpucs fe los embia- 
rian : por lo qual el Di.i íiguientc lle- 
gó mucha Gente a la l'laia : cmbiaron 
<]uatro por Embaxadores , prometien- 
do de dar quanto tenían por los dos 
Hombres , que debían de íct Perfonas 
de calidad. Traxeron dos Puercos de 
la Tierra , en Prelente , que parecían 
bravos , aunque pequeños. No quilo 
el Almirante reftituir los dos Indios: 
mando diir a los Mcnfagcros algunas 
Bugerias , i pagarles los Puercos. En- 
tre otras Tierras , que el Indio viejo de 
la Isla de los Guanajos , i otros , havian 
nombludo , que tcnian Oro , fue va Pue- 
blo, Uatn.ido Caravaro. Salió, pues, de 
Cariari á cinco de Octubre , fue á Cara- 
varó., acia Levante , adonde havia vna 
Baia de Mar , de feis Leguas de largo. 



NDTAS O CCÍDT.NTALES. 

ron á la Mar , i doce Leguas adelante 
llegaron á vn Rio , adonde falieron las 
Barcas , i llegando a Tierra , obra de 
docientos Indios, que cñaban en la Pla- 
ia , arremetieron con gran furia , contra 
las Barcas , i metidos en la Mar , halla 
la cinta , cfgrimian fus Varas , i Maca- 
nas , tañendo Bocinas , i vn Atambor, 
moftrando defender la entrada. Hecha- 
han del Agua falada , con las manos , á 
los Caftellanos : mojaban icr\"as , i arro- 
jábanlas contra ellos ; pero los Chrif- 
tianos, difimulando , procuraban de ablan- 
darlos por fcñas , i los Indios , aue lle- 
vaban los hablaban, i fe apaciguaron , i 
fe llegaron á refcatar con los Eipcjos de 
Oro , los qualcs daban , por dos , o por 
tics Cafcaveles. Huvicronfe entonces 
diez i feis Eipcjos de Oro fino, que val- 
drian ciento i cinqucnta ducados. Otro 
Dia bolvicron las Barcas al fabor del 
rcfcatc. Llamaron los Indios 



lS■^^. 



Los In- 
dios de- 
fienden á 
losCafti- 
llanos,q 
no falgau 
á Tierra. 



Los In- 
dio; fe, 
amanfaH 
i dan vil' 
Efpejode' 
Oro, por 
tres Cat ," 
cáveles. '• 



i de ancho mas de tres , con muchas taban cerca , en vnas Ramadas 



Isletas , i quatro bocas para entrar los 
Navios, i falir en todos tiem^pos , i en- 
tre aquellas Isletas van los Navios, co- 
mo 11 fuefen por Calles, tocando las ra- 
mas de los Arboles con la Xarcia , i 
Cuerdas. Defpues de haver furgido , fa- 
lieron las Barcas a vna Isla de aquellas, 
adonde hallaron veinte Canoas , i los 
Hombres defnudos , con Efpejos de 
Oro al cuello , i algunos vna Águila: 
folamente las Mugeres cubrían lo ver- 
gonqofo : perdieron el temor , porque 
les hablaron los dos Indios de Caria- 
ri , i dieron" vn Efpejo , que pelaba diez 
ducados , por tres Cafcaveles , dicien- 
do , que en la Ticrra-tirme havia mu- 
cho de aquello , mui cerca de adonde 
e fiaban. 

El Día figuientc , fíete de 0¿lu* 
bre , fueron ks Barcas á Tierra-firme, 
toparon dos Canoas, con Gente , todos 
con fus Efpejos al cuello , de Oro : to- 
maron dos Hombres j el efpejo del vno 
pesó catorce ducados , i el Águila del 
otro , veinte i do.s , i afirmaron , que de 
aquel Metal , de que tanto cafo hacian, 
vna jornada , i dos de allí , havia ;vbun- 
dancia. Havia en cíla Baia cantidad de 
Pcfcado, i en la Tierra muchos Anima- 
les de los referidos. Havia muchos Man- 
tenimientos , üt los que comunmente 
entre los Indios fe vfaban. Los Hom- 
bres totalmente andaban defnudos : las 
Mugeres á la manera de las de Cariari. 
De cfli Tierra de Caravaro , pafaron á 
otra , confín de ella , que nombraban 
Aburena , conforme á la palada, Sdjc- 



que ef- 

que 



aquella Noche hicieron , temiendo, que 
los Caftellanos no faliefcn á Tierra , i 
les hiciefcn algún daño , pero ninguno 
le quilo acercar. Tocaron fus Bocinas, 
Cuernos , i Atambor , i con gran vo- 
cería fe acercaron á la IVIar , i llegando- 
fe á las Barcas , amenazaban, como que 
querían tirar los Daidos , fi no fe iban, 
i ninguno tiraron ; pero no pareció á 
la paciencia de los Caftellanos , que era 
bien fufrír tanto , i afifoltaron vna Ba- 
llella , i dieron á vno en vn bra^o: 
fokaron \nx Píeca de Artillería tras 
ella } i pen!ando,que los Cíelos fe caían, 
i los tomaban debaxo, no paró Hom- 
bre de todos ellos , huíendo el que mas 
podía , por falvarfe. 

Salieron luego de las Barcas quatro 
Caftellanos , i llamáronlos , i fe fueron 
para ellos, manfos, como fi no huvíera 
pafado nada. Refcataron tres Efpejos, 
efcufandofe , que no llevaban mas, por 
nj faber fi aquello les agradaba. De 
ella Tierra fe pasó á otra, llamada Ca- 
tiba , ¡ dando fondo en la boca de vn 
gran Pvío , U Gente , con Cuernos , i 
Alambores fe andaba moviendo , i ape- 
llidando. Embiaron á los Navios vna 
Canoa con dos Hombres, para ver qué 
Gcnts nueva era , i qué quería. Habla- 
ron los dos Indios , que fe havian toma- 
do atrás , i luego entraron en la Nao de 
el Almirante , con mucha fegurídad , i 
por inducíon del Indio de Carian , i de 
los otros , i fe quitaron los Efpcjfos, 
que traían del cuello , í los dieron al Al- 
nairaiíte , i les O'Vindó dáj- cofas, i rdiates 

de 



Los] 
dj'os an 
llagan 
JosCaí 
llanos, 
porqiieí 
\aian. 



El Air 
rantc p^ 
fia 
tibá > t 
Hurlrl. 



i5"oi. 



Hacen 
los Caf- 

; rellanos 
amütad 

' con los 
Indios , i 
íalen á 

! Tieira. 



DefdíCa 
iavar6> 

haftaCu- 
biga , fue 
el Almi. 
rante ref- 
catando. 



El Almí- 
ráte def- 
cubre á 
Portofae- 
lo. 



D E C A D A I. 

Je Caílilla. SalIJos cftos dos á Tiena^ 
fue luego otra Canoa con tres Honibies, 
i fus Eipejos al cuello , los quales hicie- 
ron lo milmo que los primeros. Hecha 
de ella manera el amulad , íalieron las 
Barcas á Tierra , adonde hallaion mucha 
Gente, con el Rei de aquellos l-ueblos, 
el qual ninguna diferencia moítruba üe 
los otros , ialvo eltár cubierto con vna 
hoja de Árbol , porque llovía , i el aca- 
tamiento , i reverencia , que todos le te- 
man. El fue el primero que reícató fu 
Efpejo , i dio licencia para que todos 
relcatafen : i fueron por todos los que 
trocaron , diez i nueve Efpejos de fino 
Oro. De aqui fueron á Hurirán, adonde 
fe refcataron noventa Marcos de Oro, 
por tres docenas de Cafcaveles. Pafaron 
á vna Población , llamada Cubigá, adon- 
de legun la Relación, que los Indios da- 
ban , fe acababa la Tierra del Reléate, 
la qual comengaba defde Caravaró, i fe- 
necia en Cubigá , que feria como f o Le- 
guas de Coila de Mar , i de aqiu fubia el 
Almirante arriba , por Levante , como 
venia , i fue a entrar en dos de Noviem- 
bre, en vn buen Puerto , que Hamo Por- 
tobelo, quatro, ó cinco Leguas de Nom- 
bre de Dios. Parecióle , que era grande, 
i hermofo : entro por medio de dos If- 
letas , i dentro de él fe podía llegar á 
Tierra, í falir dando bueltas , fi quifiefen. 
Era la Tierra muí graciola, i eilaba toda 
labrada , llena de Cafas , á tiro de piedra, 
i deBallefta ,1a vna de la otra, que pare- 
cía toda vna Huerta pintada. Detuvofe 
allí fiete Dias, por las muchas lluvias , i 
malos tiempos. Acudieron Canoas de 
toda la Comarca , á trocar con los Caf- 
tellanos las Comidas , i Frutas que te- 
nían , i Ovillos de Algodón hilado , que 
lo daban por colillas de Latón , como 
Alfileres, i Cabos de Agujetas. 



CAT. VIII. ^le el Almirante 
llegó d Tuerto de Bafimentos , i 
lo que le fucedio, en aquella, 
parte. 

Alió el Almirante 
de Portobeio , que 
hafta aora (con mu- 
cho daño de la Na- 
vegación) no fue co- 
nocido , i á nueve 
de Noviembre na- 
vegó ocho Leguas, 
con malos tiempos. Bolvió atrás , i en- 




EI Almi- 
rante- iia- 
ma Puer- 
to deBaf- 
timcutos 
á Nóbve 
de Dios. 



El Almi- 
rante có- 
tiiiüa fu 
vÍJgc á 



Libro V. 13 f 

tro en el Puerto de Nombre de Dios, 
que llamó de Baliímentos , porque to- 
das aquellas Comarcas , i tres Isletas, 
que eltán por allí ^ eílaban mui llenas 
de Lab raneas , i de Maizales. Adelantó- 
fe vna Barca á fegun- vna Canoa , que 
vieron. Huían los indios , pero viendo- 
fe alcanzados , hecharonfe al Agua , pa- 
ra lalvarfe nadando : i aprovechaba po- 
co á los Marineros el mucho remar , i 
allegar á ellos la Barca , porque fe ga- 
buliían , como hacen las Aves de Agua, 
i por debaxo iban á falir vn tiro deBa- 
lleíla. Ella fieila ( que fue de mucha ale- 
gría) duró mas de media Legua , i los 
Indios fe falvaron , burlándole de los 
Marineros , i ellos fe bolvíeron á los Na- 
vios, canfados , i corridos. Aquí fe detu- 
vieron, adobando los Navios , halla 13. 
de Noviembre. Fueron á Levante , lle- 
garon á vna Tierra , dicha Guigá, i ia- 
líendo a Tierra , elperaban á los Calle- 
llanos mas de trecientas Pcrfonas , con Levante, 
defeo de refcatar fus Mantenimientos , i 
algunas Joiuelas de Oro , que traían en 
las orejas, í narices : pero no quifo pa- 
rar allí el Almirante mucho > i Sábado 
á 16. del mífmo , entró en vn Porte- 
zuelo , á quien dieron Nombre el Re- 
trete, por fu eilrechuia, porque no ca- 
bían en él arriba de cinco , ó feís Na- 
vios , i la entrada era por la boca , de 
halla quince , ó veinte palos de ancho, 
i de ambas partes los Airacífes , que fo- 
breaguaban , que fon peñas como pun- 
tas de Diamantes ,í la Canal entre ellos: 
era tan hondable , que allegándole vo 
poco á la orilla , podían faltar en Tier- 
ra defde los Navíos j i aliende de efto, 
no hallaban fondo , lo qual fue el prin- 
cipal medio para no fe perder los Na- 
vios. 

Qiiedó el Almirante mas maravi- 
llado, de no fe hallar fondo en elle Puer- 
to : i á eñe propofito es de confiderar, 
de donde procede , que en la Mar no 
fe halla igual fondo en todas parses , i 
en muchas ninguno , como aconteció 
en elle Puerto del Retrete (aunque def- 
pues pareció al contrarío ) porque en la 
Mar de Cantabria , con quatrocíentas 
bragas de cuerda , no fe halla fondo : i 
los Mares de Inglaterra , el Germánico, 
i el Báltico , no tienen mas de fefenta 
bragas de profundidad , í el de Norue- 
ga pala de quatrocíentas ; í fe tiene por 
cierto , que el Occeano. del Norte , es 
mas profundo que el del Sur , i que lo 
fon mas los Mares , que no tienen Islas 
pequeñas , que los que las tienen , i q^ue 

lia 



El Almi- 
rante cu- 
tía en el 
I'uerto 
del Retie 
te. 



PoJ' qui 
califa no 
fe halla 
igual fon 
do en la 
Max» 



ftcio trac n -K /I /"v 
Vxj^^ cite Mar Occcano 
al Hom- . 

brclagrá decir, 



156» Historia de la5 

k multitud de clhs es indicio uc poco 
fondo v a lo qual los Geométricos dicen, 
que la profundidíid de la Mar , corref- 
ponde proporcionadamente al altura de 
las Sierras , i Montañas : i que tanto fe 
baxa la Mar, quanto fe levanta la Tier- 
ra. Y los Antiguos dixeron, que el al- 
tura de la Tierra , i la profundidad de 
la Mar, no pafa de diez elbdios, aun- 
que los Modernos dicen , que fon diez 
i feis } pero la ordinaria profundidad 
correfponde á las medianas Sierras , i 
Cerros , i la extraordinaria , á los Piri- 
neos , i á los Alpes , i á otras alcifimas 
Sierras. Nace de aqui , pcníar , qué be- 
Qiiebene n^-f^cio trac al Hombre la grandeca de 

a lo qual (c puede 
qxie es necefaria para la hermo- 
de^a "del fura del Mundo , i para la proporciona- 
Mar Oc- da difpoficion de los Elementos : porque 
ceano? jkndo el Mundo habitación del Honir 
bre , conviene para fu bien la propor- 
ción , i porque por medio de la nave- 
gación fe facilita la comunicación de las 
Tierras mui apartadas , lo qual feria im.- 
pofible por Tierra. Y también de la in- 
ínita cantidad de Agua del Occeano, 
proceden los Rios (como fe dirá en fu 
lugar ) que fon tan ncccfarios , i prove- 
cliofos i i allende de ello , Dios ha for- 
mado el Mundo para beneficio del Hom- 
bre , de manera , que no fe ha olvida- 
do de fu grandeva. Y aunque pudieran 
bañar al Hombre los Rios , i otros Ma- 
res menores que el Occeano, parimof- 
trar Dios fu inmcnfa Potencia, produ- 
xo el Occeano , i todo para nucltro vfo: 
poiTjue lo que no fij"\e a la vida corpo- 
ral , íirve para la contemplación de la 
grandeva de Dios : i lo que parece in- 
vtil para las neccfidades quotidianas, da 
gufto al entendimiento. El altura de los 
Pirineos, i de lo» Alpes , del Tauro, del 
Caucaíb, i de Bilcanota, en eí Peiii , i 
de Tayrona, en Santa Marta , i de otras 
Montañas : los Deíicrtos de Numidia, 
de Arabia , i de otras Partes , aunque 
fon infruétuofos para la vida corporal, 
ao lo fon para el entendimiento , que 
gufla ác la confideracion de los. efeétos 
inaravillofos de la matio de Dios. Y no 
folamentc cania admiración la grandcca 
■de la Mar , íjno la induftria , i animo 
del Hombre , con el qual la feñorca , ¡ 
govicma : porque no liai cofi mas ad- 
mir.iblc , que la navegación , con cuio 



medio el Hombre, engolfándole con vn 
Navio , regulando los vientos , i arando 
l;i Mar , abre el camino por el Occea- 
no , aprovechandofc áú Agua , comí» 



Indias O c c i d e n t ales, 

Pefcudo, i del Aire , como Pajaro ^ i ,-.li 
es incomparable la gloria que fe debe ni 
Almirante D. Chriltoval Colon, porque 
con tanto animo dcífcubrib a los Caftc- 
llanos el camino, que nunca vio. 

Bolvicndo, pues , á nucílra Hifto- 
ria, fue la caufx del fobredicho peligro, 
la f:iH:i Relación , que hicieron los ^Ma- 
rineros, que entrai-on en las Barcas pa- 
ra fondar , por el anfia que licmpre te- 
nían de falir a T:ierra para refcatnr, por- 
que defpucs fe IwUó fondo , aunque no 
mucho. Por todo lo qual parece , que 
el Puerto del Retrate no es el que aora 
fe llama Nombre de Dios , fino mui 
adelante acia Oriente. Aqui fe detuvie- 
ron nueve Dias , por los vientos mui 
frefcos , i contrarios. Al principio an- 
daban los Indios muí" manfos, i con to- 
da fimplicidad , i contrataban : pero def- 
pues que los Marineros fe ialian cfcon- 
didamente fin licencia del Almirante, i 
andando por las Cafa.s de los Indios, les 
dieron caufa de alterarfe : tomaron las 
Armas , i pafaron algunas cfcaramu^as: 
i como cada dia crecian de numero , fe 
atrevían á dar fobre los Navios , que 
como ellaban con el bordo en Tierra, 
les parecía , que podían hacer daño : i 
porque no lo recibiefen , les fue el Al- 
mirante mitigando con fufrim.icnto , i 
buenas obras , aunque por refrenar fu 
dcmafiado atrevimiento , mííidó algu- 
nas veces diiparar la Aitilieria , á lo 
qual refpondian con grandifima grita, 
dando con bailones en las ramas de los 
Arboles , haciendo grandes amenacas , i 
molhando , que no tcnian miedo del 
eftruendo del Artilteria , penfando que 
debian de fcr como los truenos fecos, 
fin raios , para efpantar. Y por quitar- 
les la füben'ia , i menofprecio en que 
tenian a los Carelianos , mandó , que 
tirafen vna pieca contra vna quadrilla 
de Grnte , que cftaba apeñulcada en vn 
Cerrillo , i dando la pelota por medio 
de ellos , les hÍ9o conocer , que aque- 
lla burla era también raio como trueno, 
i por eilo no fe ofabnn dcl'pues afomar 
por detrás de los Cerros. Era la Gente 
de aquella Ticna h mas bien difpucila, 
que halla entonces fe havia vifto , altos 
de cuerpo , enjutos , i de bucnof gef- 
tos : la Tierra rafa , i de muchr. ierva, 
i poc.i Arboleda. H.ivi.i en el Pi'rrto 
grandi fimos Lagartos , ó Caimvaic.;, que 
filian á doimir en feco , qwc hcchaban 
de si olor como de Almi/que; i íbn tan 
carniceros , que ií hallan vn Hombre 
íiufmieudo c^ Tierra , lo llevaH arraf- 

tr:i.n- 



r^-'- 



El anfiitl 

COUtilUlí ' 

de losMa 
rineros, 
de falir 
á Ticiia, 
fue caufa 
del peli- . 
gro , cjiíe 
pasa d 
Alnrliauf 
te. 



Los In- 
dios leal 
teran en 
el Puerto 
del Reji 
trece. 



1 



Los I» 

dios no 
temen el 
Artille- 
ría ; i por 
que cau- 
fa? 'i 



3 



Los La-I 

g.Trro'! lia 

mido'5 I 

CnIlTl.1— j 

iicS)úCo'! 
rodillos ; 



h 
té 



ií 



I 



1)0% 



■ir 



." ."^ T / T V T n T '^ í5'E CADA 'R 

rrantjo pan comerlo , pucfto que fon 
íiuii cobardes , i huicn quanJo fon aco- 
metidos. H.II muchos en cftos Ríos, 
que. iulen a Ja Mar del Norte , pero mu- 
chos mas en los que corren á la Mar 
del Sur : i como ie ha dicho , fe tiene, 
que fon los Cocodrilos , que andan en 
el Rio Nilo. 



CAT. IX. ^le el Almirante pa- 

dec'tb Tormentas nunca vijlas , hajia 

que entrhpor el Rio, qne llamo 

de Belén. 



As grandes tempef- 
tades que coman, 
i el impedimento, 
que los tiempos Le- 
vantes , i Nordef- 
tcs , que fon Brifas 
fuertes, hacian, pa- 
ra ir adelante , fí- 




iF^^i^\ÍÉ\ 



Él Almi- 
•ante va 
i certifi- 
:arfe de 
asMinas 
Je Vcra- 



NiKve 
Olas an- 
!iivo el 
\Imiran- 
e fin ef- 
«;ranga 
Ic vida. 



os Truc 
os eran 
,in gran- 
es , que 
)s de vu 
,Javio pé 
'bá, q el 
tro dil- 
arabí fu 
.rcUl-.-ria 



guiendo la via ,que 
el Almirante llevaba del Oriente : Lunes 
á f. de Diciembre determino de bolver 
atrás , para ccrtificarfe de las Minas del 
Oro, que le havian dicho, que eran mui 
ricas , en la Provincia de Veragua. Lle- 
go aquel mifmo Dia á Portobelo , i li- 
guiendo fu camino, dióle vn viento Huef- 
te , que es Poniente , contrarifimo al ca- 
mino que tojiiaba : no quifo tornar la 
via de Oriente , para la qual le aprove- 
chara, por la inccrtidumbre , que cada 
dia experimentaba de los vientos. For- 
cejó mucho 5 crecióle la Tormenta , i 
anduvieron nueve Dias fin efperanca de 
vida, de tal manera, que nunca ojos vie- 
ron la Mar tan alta , ni tan brava , i la 
efpuma de ella , que parecía arder ea 
fuego. El viento cllorvaba ir adelante , i 
no daba lugar para correr á la Mar lar- 
ga , ni para focorrerfe con alguna punta 
de Tierra, ó Cabo. Un Dia, i vna Noche, 
pareció que ardia en vivas llamas el Cie- 
lo , fcgun la frcquencJa de los Truenos, 
i Relámpagos , i Raios que caían, i ca- 
da momento cfperaban de fer abrafados 
todos , i los Navios hundidos á pedagos, 
fegun los vientos eran temerofos. Los 
Truenos eran tan bravos , i tan cfpefos, 
que pcnfiíban los de vn Navio , que los 
de los otros difparaban el Artillería, de- 
mandando focorro , porque fe hundían: 
i con todo ello , eran tantas , i tan ef- 
pefas las .lluvias , i agu\s del Ciclo, que 
en dos , ni en ires D.as no cefaba de 
Ikívec a. ^4UL4i\)§. La Gente elUba tais 



Libro. V/ -nT-^ i ^ : 137 

molida , turbada , enferma , i tan llena 
de amargura, que como defcfpcrada, de- 
feaba mas la muerte , que la vida , vien- 
do que todos quatro Elementos tan 
cruelmente peleaban contra ellos. Te- 
mian el Fuego, por los Raios , i Relám- 
pagos Los vientos , vnos contrarios de 
otros, bravos, furiofos, i defmefurados. 
El Agua de la Mar 5 por vna parte los 
tragaba, i la del Ciclo por otra. La Tier- 
ra , por los Baxos , i Roquedos de las 
Coilas no Habidas , que hallándole cabe 
el Puerto , donde confiile el refrigerio 
de los Mareantes, poí no tener noticia 
de ellos , ó por no les faber las entra- 
das, efcogcn los Hombres antes pelear 
con bravos vientos , i con la eipantofa 
fobervia de la Mar, i con todos los onos 
peligros que hai, que llcgarfe á la Tier- 
ra , que como mas propinqua , i a no- 
fotros mas agradable , i natural , defea* 
mos mas entonces. 

Sobre todos los peligros referidos. 



Los Caf- 

telfanos 
anguftia- 
dos con 
las mu- 
chasTor- 
iTientag. 



les fobrevino otra anguilla , que fue 
que fe fuele hacer en la. 



vna manga , 



Mar , como vna nube , ó niebla , que 
fube de la Mar acia el Aire , tan gruefa 
como vna Cuba, ó Tonel , por la qual 
fube \ las nubes el Agua, torciéndola á 
manera de torvellino, que quando acae- 
ce hallarfe junto á las Naos , anega , i 
es impoílble efcapar. Tuvieron por re- 
medio , decir el Evangelio de San Juan, 
i aíi la cortaron, i creieron, por la vir- 
tud Divina , haver efcapado. Padecieron 
en ellos Dias terribles trabajos , que iá 
no havia Hombre , que penfafe efcapar 
con vida , por folos los canfancios , i 
con dos Dias de calmas, que fobrevinie- 
ron , les dio Dios vn poco de alivio : i 
en ellos fueron tantos los Tiburones , ó 
A-íarrajes , que acudieron á los Navios, 
que les ponian efpanto , i algunos los 
tomaban por agüero , que no fuefe al- 
guna mala feñal : pero fin agüero , po- 
día fcr íeñal natural , como las Toi'ii- 
nas quando fobrcaguan. Hicieron gran 
matanca de eílos Animales , con An* 
Guelos de cadena , que no les fueron 
poco provcchofos para hacer Baílimen- 
to : porque como havia ocho Mcfes, 
que andaban por la Mar , tenian falta 
de Viandas , como de Carne , i Pefca- 
do, de lo qual fe havia podrido mucho, 
por los calores , i buchornos : i también 
la humedad corrompe por aquellos Ma- 
res , las cof\s de comer. Pudrióle- 
Íes también el Vizcocho , i hiucbófe 
de guíanos , de tal manera , que ha- 
vi» Pevfonas , que no queriaQ comer \\ 
% Ma« 



Efcapaii 
de vn grá 
diíiüio pe 
ü'^ro. di- 
ciendo el 
Evar.gc-- 
lio de S. 
Juan. 

Cori dos 
Dias de 
calmas, 
tuvici'oii 
vn poca 
de aiíviot 



Terribles 
contraríe 



138 Historia 

^4a(J•.ltlrtOl■ra, que del Vizcocho, i .'^gu.i 
hdciaii , puelln en el fuego , fino de 
Noche , por la multitud de G. fanos, 
quede él ralian,ien el le cocían. Otros 
clbban iá tan acoihinibrados , por la 
hambre, á comerlos, que iá no los qui- 
taban , porque en quitarlos fe les paiara 
la cena. En elle camino , acia Vera- 
gua, en obra de quince , veinte , ó tren- 
ta Legtias , fueron cofas efpantofas las 
que con los tiempos contrarios les acon- 
tecieron. Salian de vn Puerto, i no pa- 



DE LAS Indias Occidentales. 



recia ímo que 



de indultria el viento 



dades de contrario los eftaba efperando , como 



vientos. 



El Almí- 



tras vna efquina , para rcfilHrlos. Bol- 
vian con la fuerza de él, acia el Orien- 
te , i quando no fe cataban, venia otro, 
que los bolvia impetuofanicnte al Po- 
niente : i efto tantas , i tan diverias ve- 
ces , que no fabia el Almirante , ni- los 
que con él andaban , que fe decir , ni 
hacer. 

Por todo ellos temporales tan con- 
trarios , i divcrfos , que pirecc que nun- 
ca Hombres navegantes padecieron, en 
como defde Porto- 
otros tales. Llamó 



tan poco camnio 
helo á Veragua . 



Año 

15-03 



rantc la á aquella Coila , la Colla de los Con- 
llama la tralles j i el Almirante , en todo elle 
Coila de tiempo , padecia dolores de Gota , i ib- 
Ios Con- jjj.g giJQj ellos otros trabajos ; i la Gen- 
te raiTibien iba enferma , i fatigada , i la 
mas defmaiada. A 6. de Lnero, del Año 
de ifoj. entraron en vn Rio , que los 
Indios llamaban Yebra , i el Almirante 
dixo Belén , por honra de aquel Dia, 
en que los tres Rcics Magos aportaron 
El Alml- á aquel Santo Lugar ; i adelante de ef- 
raiice def te, halló otro , que los Naturales decían 
cubre el Veragua. Mandó el Almirante fondar el 
primero , i también el de Veragua. Su- 
bieron las Barcas por el de Belén , halla 
licitar á la Población , adonde tuvieron 
noticia , que las Minas del Oro ellaban 
en Veragua , aunque al principio los Ve- 
cinos fe pulieron en Armas. El Dia fi- 
guicntc entraron por el Rio de Vera- 
'""' , i los Naturales también refillian> 



•Rio de 
Belén. 



Entran 
por el 
Rio de 
Veragua, 



I los Iii- pero hnblandoics vn Indio de los que el 
dios re- Almirante llevaba , fe fofegaron , i ref- 
íiftcn. cataron , dando veinte Efpejos de Oro, 
i algunos Cañutos , Cuentas , i Granos 
de Oro por fundir -, los quales , para 
mas lo encarecer , fingian , que fe co- 
gia mui lexos , en vnas Sierras afperas, 
i que quando lo cogian no comian , i 
fe apartaban de fus Mugeres, i orros fe- 
mejantes encarecimientos •, i por hallar- 
fe mas fondo en el Rio de Belén, acor- 
dó el Almirante de entrar en él. Acu- 



dieron los Indios á contratar Pefcado, 
que á temporadas entra por el Rio tan- 
ta cantidad de la Mar , que parece cofa 
increíble , á quien no lo vé. También 
llevaban Oro , que daban de buena ga- 
na por Alfileres , Cuentas , i Cafcave- 
les j i como toda la fama del Oro fe da- 
ba a Veragua , fue el Adelantado , pa- 
ra fubir con las Barcas , por aquel Rio, 
halla el Pueblo adonde citaba el Caci- 
que de la Tierra , que fe llamaba Qui- 
bia , el qual falió en Canoas a recibir 
los Caílellanos. Hicieronfe todos buen 
recibimiento , como fi fueran Herma- 
nos , i Quibia dio al z'Vdelantado de las 
Joias de Oro , que traía , i el Adelan- 
tado á El , de las colas de Caílilla ; i 
quedando todos contentos , el Adelanta- 
do fe bolvió á los Navios , i Quibia al 
Pueblo. Y el Dia figuicnte bolvió a 
ver al Almirante, i como havia poco 
que platicar , por no entenderle , el Al- 
mirante le dio algunas cofillas, i los Su- 
ios refcataron algunas Joias de Oro por 
Cafcaveles , i fin muchas ceremonias fe 
defpidió. 

CJT. X. ^e el Almirante en- 
trb pir el Rio de Veragua , i fe ha- 
llaron las Minas de Vrird , i 
determinó de poblar en el 
Rio de Belén. 

Stand o mui con- 
tentos los Caílella- 
nos , vn Martes ¿4. 
de Enero , fubita- 
mcnte aquel Rio de 
Belén , vino de ave- 
nida tan crecido, 
que fin poderle re- 
parar , hcchando amarras á los Navios, 
dio el ímpetu del Agua en la Nave del 
Almirante , con tanta violencia, que le 
quebró la vna de las dos Ancoras , i fue 
á dar , con terrible furia , fobre vno de 
los otros Navios , de tal manera , que 
le rompió la contramefana , que es vno 
de los Malliles , i Entena , adonde va 
cierta vela , i fueron garrando ambas 
á dos , dando golpes , i relan^aduras, 
ó baivenes,de vna parte a otra de! Rio, 
i fue gracia de Dios no perderle alli 
los dos Navios, Ella fubita inundación 
debió de fer algún gran Aguacero , co- 
mo los hace muchos en las Indias , que 
dcbío llover en las Montañas mui al- 
tas , que ciláu fobre Veragua, que lla- 
mó 



^501 




% 



El Cací- 
liieQni- 
bia reci- 
be bien i 
losCafte- 
llaiios. 



Quibia 
bnclve a 
ver alAl- 
mii4nte. 



.^tibita 
ínunda- 
dacioD, 
con que 
falto po- 
co que 
los Na- 
vios lio fe 
perdieró. 



I 



11 



I) 



Decada 

mo cl Alp.-íiiMiíte , de San Chriltovnl, 
Ins\íon- porque cl pico de la mas alta parece 
tañas , q exceder á la Región del Aire , porque 
eftan ib- nunca le vé fobre aquel nube alguna, 
brcVer.i- ^5^1^, q^^, ^^¿.^^ quedan mui mas baxas, 

m-ielAl- ■* * «liJi^" 10 mira parece que es vna 
miíante Hermita. Eftará , por lo menos , ;i lo 
de -^311 ^^'^ ^^ ju^g^ j veinte Leguas la Tierra 
Chrlflo" adentro, de grandilima eipeiura. Y no 
val. Tolo tuvieron alli efte peligro j pero ü 

que quifieron ialir á la iVIar , que cita- 
ba de los Navios menos de quarto de 
Legua , era tanta la Tormenta , que 
no fe huvieran movido los Navios, 
quando fueran hechos pedamos , á la 
falida de la Barra , en la qual eran tan- 
tas las rcbenta^ones , que hacia la Mar, 
que ni las Barcas pudieron falir en mu- 
chos Dias que duró , para ir á ver por 
la Cofta , el aliento , i difpoficion de 
la Tierra , las Minas , i hacer alguna 
Población. lá que abonanzó , Lunes á 
Icis de Febrero , fue el Adelantado por 
la Mar , halla la Boca del Rio de Ve- 
ragua, que citaba vna Legua, poco mas, 
al Poniente , con fefenta i ocho Hom- 
bres , i fubió por cl Rio Legua i me- 
dia , hafta el Pueblo de Quibia , adon- 
de eíluvo vn Dia informandofe del cami- 
no de las Minas, que les moltraron tres 
Indios , que cl Señor mando , que con 
ellos fuefen por Guias. 

Llegados á las Minas , las Guias 
D.Barto- feñalaron muchas partes al Poniente, 
loméCo- que abundaban de Oro : finalmente , en 
Ion va a Jqj horas , que alli fe detuvieron , ca- 
d V ""^ da vno cogió fu poquillo de Oro entre 
„^,J^ las raices de los Arboles , porque to- 
do es gran efpefura de Arboledas , con 
que fe contentaron , i bolvieron mui 
alegres aquel Dia al Pueblo , i otro á 
los Navios , juzgando fer gran feñal de 
la riqueza de aquella Tierra, facar tan- 
to Oro en tan poco tiempo , i fin in- 
' duítria , requiriendofe mucha para facar- 

' lo. Dcfpues fe fupo , que aquellas Mi- 

nas no eran las de Veragua , que cita- 
ban mas cerca, fino las de Urirá,que 
era otro Pueblo de fus Enemigos j i por 
Aíhicia enojarlos , mandó Quibia guiar allá a 
k Qui- los Chriftianos , i porque fe aficiona- 
Dia para fg^) de pafarfe á ella , i dexafen la fuia 
C^ñ - ^" embarazos. Bolvió el Almirante 
Linas en ^ ernbiar al Adelantado , por la Coila 
ricrras afcaxo , para que reconociefe lo que 
le AiEne havia en la Tierra. Y Jueves a diez i 
nlgo. feis de Febrero , (alió con cinquenta i 
ocho Hombres , i llegó á vn Rio, lla- 
mado Urirá, feis ,0 fietc Leguas de Be- 
lén , á la parte de Poniente. El Señor 



r. Libro V. 



139 



de aquella Tierra los falló á recibir, con 
veinte Pcrfonas , i prefentóles muchos 
Ballimentos , i refcataron algunos Ef- 
pejos de Oro , i fueronfe todos jun- 
tos al Pueblo , i filió gran numero de 
Gente á recibirlos. Teiiianlcs apareja- 
jada vna gran Cafi , adonde los apo- 
fentaron , i prcfentaron muchas , i diver- 
fas cofas de comer. Defde á poco lle- 
gó á vifitarlos el Señor de Dururi, otro 
Pueblo cercano , con mucha Gente, 
que llevaban Efpejos para refcatar, i alli 
fe entendió , que havia la Tierra aden- 
tro Señores , que tcnian gran riquega Entiende 
de Oro , i que era Gente armada, co- íc,queU 
mo los Callellanos ; pero pareció , que Tierra 
mintieron en lo poltrero , porque lo adentro 
decian porque no entrafcn mas adentro, J^aiSeño- 
ó porque no los entendieron , porque ?'p["^°^ 
hablaban por feñas. Determinó el Ade- 
lantado de entrar por la Ticn-a , vilca 
la manfedumbre de los Indios , i con p, 
treinta Hombres llegó k vn Pueblo, famado 
dicho Zobrabá , adonde havia mas de determl- 
fcis Leguas de labrangas de Maizales: nadecn- 
pasó á Catebá , adonde fe les hi^o buen "-^^ por 
tratamiento , i refcató Efpejos de Oro, Í^Tíerra* 
que eran como Patenas de Cálices , po- 
co mas , ó menos , i peGiban á diez , ó 
doce efcudos , que los Lidios , con vna 
cuerda , traían colgando al cuello. Y 
pareciendo al Adelantado , que fe ale- 
xaba de fu Hermano , i que en la Colla 
no fe dcfcubria mejor pucllo para po- 
blar , que el Rio de Bclcn , fe bclvió 
con mucho Oro refcatado. 

Por tan buena muellra , determi- 
nó el Almirante de dexar en aquella El Alrr.?- 
Tierra á fu Hermano, con la maior par- r-mte de- 
te de la Gente , entre tanto que bolvia "^^""'"^ 
á Caílilla , i cmbiaba maiores fiíercas. y '"^^" 
Señalaronfe ochenta Hombres para que- ; dexar' 
dar : comentaron á hacer fus Cafas en allí á fií 
la orilla del Rio, cerca de la Boca, que Hernja-^ 
falia a la Mar , pafada vna Caleta , que '*°' 
ella á la mano derecha , como fe entra 
en el Rio , fobre la qual entrada ella vn 
Cerrillo mas alto que lo demás. Eran las 
Cafas de Madera , cubiertas de hojas de 
Palmas : hicieron vna maior , para que 
fuefe Albóndiga , i Cafa de Ballimentos, 
en la qual metieron cl Artillería , i quan- 
to era necefario para el fcrvicio de los 
Pobladores , aunque el Vizcocho , Vi- ^' P"' 
no , i Aceite , i lo demás , fe dexaba en ri'^^ ' 
vno de los Navios , que huvian de que- f^ fundó 
dar, como en pueílo mas fcguro , i elle en laTicc 
fue el primer Pueblo , que los Caílella- ra-firme. 
nos fundaron en la Tiera-firme, aunque 
duró poco. Quedábanles también mu- 
S % chas 



Vinos di- 
ferentes, 
que ha- 
cían los 
Indios. 



Los Na- 
vios no 
puede (a- 
lir de el 
Rio , por 
eftár ta- 
pada la 
boca con 
el arena 
de la re- 
faca , i 
olas de la 
Mar. 



140 Historia de las I 

chas Redes , c inllruinentos de pelear, 
por la infinidad de Peleado de diveifas 
efpccics, que á tiempos va de palo. Los 
Indios hacen niui buenas, i grandes Re- 
des, i Anzuelos de huelo, i Conchas de 
Tortugas : i porque les faltaba el Hier- 
ro , los cortaban con hilo de cierta el- 
pecie de Cáñamo , que en la Efpañola 
llamaban Cabuya , de la manera , que los 
que hacen Cuentas, cortan con vna fier- 
ra delgada los huclbs , i no hai hierro, 
que de aquella manera no corten. Por 
la mucha abündálicia de Pefcado , para 
coníervarlo , lo alaban. Teman buen Vi- 
no , blanco , i tinto , de Maíz 5 de la ma- 
nera que fe hace la Cervc^-a en Flandes, 
hechando en el las que tcnian por bue- 
nas efpccías , i era de buen fabor. Tam- 
bién hacían otro Vino de Palmas , que 
tenian por mas preciólo > otro de Pinas, 
fruta odorífera , i mui eífimada : i de 
otras Frutas también lo hacían. Eílando 
iá las Cafas hechas, i el Almirante para 
feguir fu Viage de Caltilla , dcfpues de 
las muchas avenidas, por la fcqucdad que 
fucedió, i la poca Agua que traia el Rio, 
la refaca , i olas de la Mar, taparon con 
arena tanto la boca , que haviendo, quan- 
do entraron , catorce palmos de hondo, 
la qual hondura era talada para que los 
Navios nadafen ,quando quifieron falir, 
no hallaron mas de diez , i aíl le hallaron 
cercados , i aislados , fin algún remedio, 
fuplicando á Dios , que diefe lluvias , i 
abundancia de Agua, como antes pedían, 
que no Uoviefe tanto , porque con llover 
efperaban , que el Rio , traíendo mas 
Agua, defacoluaria la entrada, b filida,i 
boca del Rio, a la Mar, como cada Día 
fe experimentajcn los Ríos femejantes. 

CAT. XI. T>el cuidado, que el 
Rei tenia en la injlruccion de los 
Indios, en la Fe , i que fe acabo de 
introducir el vjb de dar Reparti- 
mientos ; / algunas particU' 
laridades de la Ef- 
pañola. 

■jOlviendo alo que 

palaba en la Efpañola, 
mientras el Almirante 
andaba en fus Defcu- 
brimientos , como lue- 
go que llego Nicolás 
de Ovando en aquella Isla , comentó a 
entender el trato, i calidad de ella : vien- 




a. 
it 
ac 



N D I A S O C CI D E K T A L E S. I 5" ^ 3 . 

do que acubados los Ballimentcs dcCaf- 
tilla , la Gente que llevo comentó á 
hambrear, i parte á morir, í muchos á La Gente 
adolecer , i porque havia llc\ado mas ']"e llevo 
Gente de la que podia fulfcntar , fe ha- ^^ Cafti- 
116 en mui gran confufion. Y quanto a '^^Nico- 
los Naturales, le pareció, que por cau- Oy-jj^j^ 
fa de la libertad , que por mandado de comien--. 
los Rcies fe havia dado , fe apartaban de ca á hatq 
la comunicación de los Chriltianos , i brear, 
que andaban vagamundos , no queriendo 
trabajar , aunque fe les pagaban los jor- 
nales : i que menos los podían haver pa- 
ra doétrínarlos , i atraerlos á nueílra San- 
ta Fe Católica, lo aviso á los Reies> los 
quales le refpondieion : ^le por quanto ^''^^ f^el 
defcaban , ¡luc los Indios Je convirtiefcn a j .' l'^""* 
nueflra Santa Fe , / fuejen do^rtnados f« • '" 'll*^ 
las cofas de ella , fe podia mejor hacer , co- losindios 
nmnicando con ¡os Cajleílanos , i tratando 
con ellos , ;' ¿tiudando los vnos a los otros, 
para que la Isla fe labraje., poblafe., i aumen- 
tafen los frutos de ella , /' fe cogiefe el Oro, 
para que los Reinos de Ca,Jl!lla, i ¡os Vecinos ^' ^iftf -'-j 
de ellos , fuejen apruvecloados , mandaban al J^'^''"'''"» !*' 
Governador Nicolás de Ovando, apremiafe d ""^'^ " . * 
los Jndios,que tratafcn,i comunicajen con los ^; ^ , ^ f 
Cajleílanos , i trabajafcn en fus Edificios, en tgra oblt- 18 
coger , i J'acar Oro , i otros Metales , i en teremur. 
hacer Grangerias , i Mantenimientos para Tac. 
¡os Cajleílanos , Vecinos , ; Moradores de 
aquella Isla : i que hicieje pagar d cada vno^ 
el dia que trabajaje , el jornal , i manteni- 
miento , que fegun la calidad de la Tietray 
i de la Perfona , i del Oficio , le pareciefe, 
que debia haver , mandando a cada Caci- 
que , que tuviefe cargo de cierto numero de 
los Indios , para que los hiele fe ir d traba- 
jar adonde fuefe menefler: para que las Fief- 
tas , i Dias que pareciefe ,fe junta fen d oir 
Mifa , i fer doílrinados en ¡as cofas de la 
F¿ , en los lugares diputados : para que ca- 
da Cacique acudicfe con el numero de Indios, 
que fe ¡e feña¡afe , d ¡a Perjona , b Perfo- 
nas , que c¡ nowhraje ; para que írabajafen 
en ¡o que las tales Perfonas les mandafcn, 
pagándoles e¡ jorna¡ , que por H fuefe tafa- 
do : ¡o qual hicicfen como perfonas libres , co- ^'"*'" ■"' 
mo lo eran , t no como ñervos , / que mcie- , a. 
Je , que fue/en bien tratados : i los que de ^¡ant.Jar 
ellos fuejen Chrijtianos, mejor que los oíros: dt. 
i que no confintiefe , ni diefe ¡ugar , que 
ninguna Perfona ¡es hiciefe ma¡ , ni daño, 
ni otro dcfagiiifado aiguno. Fue dada efla 
Carta en Medina del Campo , en efe Año, i 
refrendada del Secreta) io Gafpar de G) icio . Otro 

En cumplimiento de elfa Orden, principio 

Nicolás de Ovando dio á cada Caftclla- ^e los Re 
j 1 1 — ^ • _• pártame 

no de los que le pareció , a quien cin- >: ■ ^ 
TI- ■ í . • ' N j tos en la*^: 

ijucnta líwios , i ñ íjuien ciento , a cada jj^j-j.^ 

vno 



. 



15^3 



Principio 
del mal 
de las bu- 
bas. 



lemedlo 
>.u\i el 
nal de 
as bubas 



Decada j. 

vno conforme a la gracia , que con él 
tenia : i ello llamaron Repartimiento, 
con vna Cédula , qiJe decia : A vos^ Fu- 
lano i fe os encomiemian tantos Indios , en 
tal Cacique , i cnfcñaldes las cofas de nucf- 
tra Santa Fe Católica. Duraban en las 
Minas feis Mefcs , al principio , i def- 
pues ordenaron , que t'uei'en ocho , que 
llamaban vna Demora , halla el tiempo 
que traían todo el Oro cogido á la Caía 
de Fundición, i los Oficiales Reales to- 
maban la parte que tocaba al Rei , i da- 
ban lo demás á fus Dueños j aunque en 
muchos Anos poco entraba en fu poder, 
porque acudían alli todas las deudas de 
Mercaderes , i otras Peribnas , á que fe 
pagafen,lo quai fe hacia fin falir de alli, 
J)orque los excelos en Vellidos , Jaeces, 
i otras cofas de los Carelianos j de mu- 
cha fuperfluidad , eran tan grandes , que 
los traían en continuas neceiidades. Y 
porque los Indios iban faltando , pare- 
ciendo á Nicolás de Ovando , que era 
bien confervar á los Calkllanos los Re- 
partimientos que les havia dado , en el 
mifmo nunxero , de cierto en cierto 
tiempo , bolvia á repartir , añadiendo 
á cada vno de los mas principales , i fus 
favorecidos , los que le faltaban para 
hinchir fu numero , dcxando á los otros 
fin ninguno ; i efta Orden fe guardó 
mientras governó en aquella Isla , la 
qual fe eltendió defpues en todas las 
Indias. 

La falta de Vitualla , que huvo en 
la Efpañola , el comer los Caftellanos 
muchas vafcofidades , i lo que padecie- 
ron los Indios, por caula de no fembrar, 
como atrás queda referido , causo en 
todos nuevas enfermedades. Pufieronfe 
primero tan amarillos, que parecían aza- 
franados: i de ello, que les duró muchos 
Dias , con la converiacion de las Muge- 
res j fe les vino á pegar vn mal ordina- 
rio , entre los Iiadios , i entre los Calle- 
llanos no conocido , que les daba mu- 
cho trabajo. Eran vnos granos, que na- 
cían por el cuerpo , con dolores inten- 
fos , i era contagiofo , i fin remedio nin- 
guno , de que morían rabiando , i por 
ello febolvieron muchos a Caftilla , pen- 
findo fanar con la mudanga del Aire na- 
tural, i pegaron el mal ; pero quilo Dios, 
que adonde fe halló el mal , fe halkfe 
el remedio : porque algún tiempo def 
pues 



Libro V. 

ría de falud , 



porque fe hallaron en la 



Efpañola ciertas Sabandijas , como vna 
pequeña pulga , faltaderas , i amigas de 
polvo , que no pican fino en los píes, 
que llaman Niguas , i fe meten entre 
tuero , i carne, por las vñas , hacen fus 
liendres , i multiplicaban tanto , que no 
fe podían agotar, fino con fuego, ó con 
hierro : i como los CallcUanos , en aque- 
llos principios , no fabían el remedio^ 
que era facarlas como Aradores, pade- 
cieron gran tormento , perdiendo los 
dedos , 1 algunos los píes. 

Y porque fe ha entrado en mate- 
ria de Anímales , halláronle también en 
el principio vnos , á manera de Efcara- 
vajos , algo menores que Gofíiones, 
con dos eitrellas cabe los ojos , i otras 
dos debaxo de las alas , con que da- 
ban tanta luz , que con ella fe hilaba, 
texia , efcri\'ia , pintaba , 1 hacían otras 
cofas de noche , i los Callellanos iban á 
cagar los Conejos , ó Utias de aquella 
Tierra , i a pelear , llevando atado elle 
Animal al dedo pulgar. deLpie , ó de la 
mano , que le llaman Locuyo , el. qual 
también fervia para la defenfa de losMof- 
quitos , que alli fon bien importunos, 
Tomábanle de Noche , con tigone?, 
porque acudia á la lumbre , i llamando-i 
le por fu nombre , acudi-a : i es tan tor- 
pe , que en calendo , no fe podía levan-" 
tar j i vntandofe los Hombres las manos, 
i la cara con alguna humedad , que de- 
be de tener en las eílrellas , mientras 
dura, parece que arden. Otro nuevo ge- 
nero de Pefcado hallaron los CaJlellanos, 
que aunque en aquellas partes hai mu- 
chos, fue elle de confideracion, que era 
el Manati , de la hechura de vn cuero 
de Vino, con folos dos pies á los hom- 
bros , con que nada : criafe en la Mar, 
i en los RÍOS : vafe eftrechando del me- 
dio a la cola : es fu cabega como de 
Buey , aunque mas fumido el roñro , i 
mas carnuda la barba : los ojos peque- 
ños , la color parda , el cuero muí re- 
cio , i con algunos pelillos. Haíle tal, 
que tiene de largo veinte pies , i diez de 
gruefo : fon redondos fus pies , i con 
quatro vñas en cada vno , como el Ele- 
fante. Paren las Hembras, como Vacas, 
i tienen dos tetas , con que crian. Su 
labor es mas que de Pefcado : i frcfco, 
parece Ternera : i lalado. Atún, i es me- 



Las Ni- 
guas, Ani 
males da- 
ño fos. 



Animal, 
coii que 
fe alum- 
braba de 
Noche, i 
fe defen- 
dían dg 
los Mof- 
yuicos. 



Como es 
el Pefca- 
doMana- 
ti? 



Vna India , Muaer de vn Calle- jor , i afi fe confcrva mas : el grafo, que. 



llano. , moílró el Palo Santo , que lla- 
man Guavacán , con que comengaron á 
tener algiin defcanfo. Y no fue elle fo- 
lo trabajo el que fe padeció , en mate- 



de él fe faca , es bueno , i no le rancia. 
Adobafe con ello el Cuero de (^^^^^tos. 
Las piedras que cria en la cabega, apro- 
vechan para el mal de hijada,i dcpiedra. 

Al- 



Las Mfl- 
natis hé- 
bras,paré 
como Va 
cas, i tie- 
ne» dds 
t scasjcon 
que crian 



n Pefca- 
do, 6 La- 
garto di- 
cho Yba- 
iia. 

Los Caf- 

telhnos 
guftan de 
comer el 
Pefcado 
Ybana. 



l^icolas 
de Ovan- 
dojcuida- 
dofo en 
aprove- 
char la 
Rea! Ha- 
cienda. 



14 ^ Historia de la^ 

Algunas veces los matan en Tierra , pa- 
ciendo orilla de In Mar , i de los Ríos : i 
quando Ion pequeños, los toman con Re- 
des , i de elta manera tomó vno el Ca- 
cique Caramctex , i lo crio veinte i feis 
Años en vna Laguna , i lalib Icntido , i 
apacible : acudia llamándole Mato , que 
quiere decir , Noble : comia quanto le 
daban con la mano , i lalia del Agua á 
comer en cafa. Jugaba con los Mucha- 
chos, holgaba con la mufica,fufria que 
le fubiefen encima : pafaba los Hombres 
de la otra parte de la Laguna , i llevaba 
diez de vna vez , fin trabajo. 

Y pues que es tan noble el Pefca- 
do, 6 Animal llamado Ybana, como los 
Caftellanos fe iban acoihunbrando á las 
comidas de la Tieira , dieron en guftar 
de él , porque fu catadura es efpantable, 
i afi le aborrecian, quanto aora le codi- 
cian : porque viendo que no ofendia , ni 
tenia ponzoña , hallaron fu carne mui 
fabrofa, i de olor de Almizque , i oi le 
comen con grandiíimo güito , i tienen 
fu carne por vianda regalada , i deli- 
cada. 

CAT. XII. T>e la optiion , que 

tuvo Nicolás de Ovajido , que no 

fe lleva fen Negros á las Indias: i 

otras Ordenes de el Rei , fara el 

buen govierno de los Indios \ i el 

p'tncipio que tuvo la Cafa d» 

la Contratación de 

Sevilla, 



RUDENTE MENTE 

parecía a todos , que 
governabaNicolás de 
Ovando en la Efpa- 
ñola , i fin codicia, 
f^\}- BOTM)eaC=J\ fi con las libertades 
i^í^^rSiSS^S Je la Gente Carelia- 
na fuera mas fevero. 
Tuvo gran cuidado de aprovechar la 
Real Hacienda. Higo otra Cafa de Fun- 
dición, vna Legua de las Minas de San 
Chriftoval , para que con mas comodi- 
dad fe pudiefe beneficiar el Oro. Dio 
falario competente , á cofta de la Ha- 
cienda Real , á los Clérigos , para que 
admiuiftrafen los Sacramentos , que fue 
á cien Ducados cada Año. Favoreció 
mucho á los Padres Franeifcos, para que 
hiciefen fuMonallcrio en Santo Domin- 
go,! otro en k Vega, los quales tcnian 




I S D 1 A S O C CI D E S T .'. T. E S. 
algvmos Muchachos Indios , que dccivl- 
naban , i enfcñaban á leer , i cfcrivir. 
Qiiitó A''ecindadcs á algunos , que no 
eran beneméritos, á quien las havia da- 
do Francifcode BobadiUa. Procuró, que 
no fe embiafen Elclavos Negros á la El- 
pañola , porque fe huían entre los In- 
dios , i los enfcñaban malas coitumbres, 
i nunca podian fcr havidos Arrendó la 
caga de los Puercos Montefes , en dos 
mil Pefos de Oro al Año : porque aun- 
que no los huvo jamás en la india, de 
los domefticos , que á ella llevaron los 
Caftellanos , fe havian hecho muchos 
falvages. Arrendó las Salinas , pufo de- 
recho en el Peleado, fin confentir, que 
nadie tuviefe Barcos para pefcar , aun- 
que los Reies le mandaron revocar ella 
Orden. Pidió , que fe mándale , que to- 
dos los Defcubridorcs paiafen por la If- 
la Efpañola , para que fe fupiefc como 
fe gu ardaban las Ordenes Reales , i Ca- 
pitulaciones , i afi fe mandó. Fabricó el 
Hoípital , que llamó de fu Nombre , i 
pedia , que fe fuplicafe al Pontifice por 
Indulgencias para él. Pidió , que no fe 
embial'e á la Isla mas Gente Cafrcllana, 
porque havia mucha , i no fe podía bien 
íliltentar en ella. 

De la pérdida de la Flota finticron 
ios Reics grandifimo pelar , i hicieron 
demonftracioncs de ello : i no creicndo 
s\ principio , que le huvielc perdido la 
Nave Capitana, la mandaron bufcar con 
algunas Caravelas : pero dclengañados- 
de que fe havia hundido , fintieron la 
pérdida de Francifco de BobadiUa , i la 
de Guarinoex , i mucho mas la de vn 
Cacique Chriftiano , que voluntaria- 
mente iba á Cartilla , a ver la Tierra, 
i aprender las collumbres. Significaron 
á Nicolás de Ovando , que les ha\ia 
pcfido , por no haver querido recoger 
al Almirante en el Puerto , llevando 
tanta necefidad , ni haver querido tomar 
fu confejo , en detener la Flota aque- 
llos pocos dias. 

Y defeando dar orden en la con- 
vcrfion de los Indios , eran tantas Jas 
Relaciones , que fobre efto fe embia- 
ban, i la divcrfidad de pareceres , que 
caufaban confufion : pero al fin , dcfpucs 
de la orden referida , fe mando á Nico- 
lás de Ovando , que procúrale , que los 
Indios viviefen en Lugares poblados , i 
no apartados , porque citando en ve- 
cindad , aprenderían mejor las collum- 
bres Políticas. Que fe rcpartiefe á ca- 
da vno fu heredad , de manera , que 

tuviefe tienes pro|)rios , i conocidos, 

i los 



) ^' í 



Nicolás 
de Ov.ui- 
do pro- 
cura, que 
lio vaiaii 
Eíclavos 
Nei^i os a 
la tipa-; 
ñola. 



Nicolás» 
de Ovan- 
do pide, 
que to- 
dos los 
Defciibrl 
dores pa- 
fcn por la 
Elpañola 



.Sétimié- 
10 de los 
]\cies, 
por 1.1 
périlida 
de JaFlo- 
u. 

LosReíes 
hactii fa- 
locr á Ni- 
colás de ífl 
Ovando, ,4 
que íes pe, 
<o,porno| 
haver re- 
cogido al j 
Almiran-l 
te en la 'i 
Elpañola 1 



bf 



Otras or- 
denes pa- 
ra el buc 
govii/nio 
de los In- 
dios. 






15'°^ 



Piedad 
; losRc- 
s Cato- 
ros. 






I 



(lidado 
closRc- 
i , en 
«artar á 
I Indios 
í, (lis vi- 
cs. 



lúe fe 
P ciira- 
(<■ uc los 
liios fe 
cifé có 

■ fi Mu- 
gí -s , á 

' kiben- 
«) on. 



Decada I. 

í los labrafe , en forma , que el vno no 
tocafe en la Hacienda del otro ; i que en 
cada Pueblo de Indios fe puíiefe vna Per- 
fona , que los mantuviere en Julticia , i 
no confintiefe hacer daño en fus Bienes, 
Pcrfonas , Mugeres , ni Hijos , ni con- 
fintiefe , que de ellos fe firviefe , como 
por la licencia de Nicolás de Ovando 
fe havia comencado a hacer, falvo que- 
riendo los Indios por fu propria volun- 
tad , i pagándoles los jornales , que fue- 
fen julios , conforme á la tafacion del 
Governador. Que no fe confintiefe, 
que los Indios trocai'en fus Heredades 
con los Chrillianos , por poco precio, 
como lo havian hecho halla entonces; 
i que fi algunas cofas fe trocafen , fue- 
fen por fu julio valor , i no de otra ma- 
nera. Qiie las Perfonas que fe puficfen 
para regirlos, trabajafen de inducirlos a, 
vellirfe , para que anduviefen como Hom- 
bres de ra^on , i les informafe de lo que 
mas les conviniefe. Que en cada Po- 
blación fe hiciefe vna Igkfia , i fe pu- 
fiefe vn Sacerdote , que dixefc Mifa , i 
adminiilrafe los Sacramentos , i tuvicfe 
particular cuidado en que aprendiefcn á 
íer Chrillianos. 

Que fe hiciefe hacer vna Cafa, 
adonde dos veces cada Dia fe juntafen 
los Niños de cada Población , i el Sa- 
cerdote les enfeñafe á leer , cfcrivir , i 
la Doófcrina Chriíliana , con mucha ca- 
ridad , pues con ello podía falvarfe fu 
Almaj i que tuviefe Libro de todos los 
Indios de fu Población , i del Bautifmo. 
Que procurafc de cllorvar las oprcfio- 
nes , que los Caciques hacian á los In- 
dios. Que con los dichos Indios fe guar- 
dafe la Pragmática de los que juran , i 
blasfeman. Que fe procurafc , que no 
hicicícn las ficllas , i borracheras que fo- 
lian , ni fe bañafen , ni pintafen , ni pur- 
gafen tantas veces , por el mucho daño 
que les hacia , fino que fus Fiellas las 
hiciefen honeftamentc , en los Días, que 
la Santa Madre Iglefia manda guardar, 
fin bañarfe , ni pintarle : teniendo mu- 
cho cuidado de hacerlos apartar de los 
errores en que eílaban. Que fe hiciefen 
Hofpitales , afi para Indios , como para 
Caílellanos. Que los Sacerdotes infor- 
mafcn á los Indios , del Diezmo , que 
dcbian á Dios , i el tributo á fu Rei. 
Que anfimifmo procuralen , que los In- 
dios fe cafafen con fus Mugeres , á lei, 
i bendición , fegun lo manda la Santa 
Madre Iglefia > i que algunos Chrillia- 
nos fe calafcn con Indias , i algunas Chrif- 
liahas con Indios , porque los vnos , i 



Libro V. 14' 

los otros fe comunicafen , i labralVn iUM 
Heredades , i los dichos Indios té hi- 
ciefen Hombres de ra^-on. Qi'f la Pci'- 
fona nombrada para tener a cargo lo 
Efpintual , procurafc , que los Rlfi-fiaf- 
ticos hiciefen bien fu Oficio, i los Divi- 
nos Oriciosfe dixefen , i celebrafen con- 
venientemente , i la Gente fe conh;lal'e, 
i comuigafe , i hiciefe todo lo que qual- 
quier buen Chrilliano debia de hacer ; i 
que para ello diefe el Governador todo 
fiívor , i aiuda. Mandaron al Governa- 
dor , i á los Oficiales de fu Hacienda, 
que refidian en la Isla , que hiciefen 
vna Cafa de Contratación , adonde le 
recogiefen las Mercaderías, que fe em- 
biaban por quenta de fus Altecas , i le 
juntafen cada Dia con el Governador, 
para el buen defpacho de aquellos nego- 
cios, i que puliefen mucho cuidado, en 
ver la forma , que fe podria tener , en 
coger el Oro de las Minas con menos 
trabajo. Y porque fe entendió , que 
Gonvenia , que los Callellanos de la Isla 
fe firviefen de los Indios , para ello fe 
ordenó al Governador, que lo mirafe , i 
platicafe con los Oficiales de la Hacien- 
da , i viviefe la forma que en ello fe po' 



15-03, 



Que el 

do^eni.i 
dot ditíle 

»J ijueluS 
']ue lo te- 
ma ¿car- 
go, pt O' 

la ücii- 
fe viviefe 
<-hiilt¡a- 



dria tener ; con tanto 



que 



los Indios 



I 



no fuefen mal tratados , ni agraviados, 
como en tiempo de Francifco de Boba- 
dilla fe havia hecho, fino que les paga- 
fe fus jornales , como arriba fe dice , i 
no fuefen apremiados , ni forjados á 
elloj i avifale de lo que parecicfe, para 
que en ello fe pro\"eieie lo que convi- 
niefc ; i que en cafo que pareciefe que 
era necefario fervirfe de ellos , fi era me- 
jor darles de comer, ó fucldo , i qué co- 
mida fe les podria dar. 

Y pues que parecía , que los In- 
dios eiluviefen a cargo de fus Alteras, 
que viefen , fi en lugar de los derechos, 
que havian de pagar , era mejor que fir- 
viefen ciertos Días , ó cierto tiempo : ó 
fi feria bien , que de por si fuefen á fa- 
car el Oro de las Minas , i que acudie- 
fen con cierta parte de lo que cogiefen. 
Y como ellos Católicos Reies no eran 
menos cuidadolos delGovierno Político, 
mandaron, que fe hiciefen Aranceles de 
los derechos , que jhavian de llevar las 
Jullicias , i Efcrivanos , i que el Gover- 
nador viefe fi convenia , que de fu Al- 
calde fe apelafe para él , i fe le embiafe 
otro Letrado , que juntamente con él 
adminillrafen las caufas de apelación. 
Que fe p.igafen todos los derechos Reu- 
les , que havia en las Islas. Qiie fe pro- 
curafen de feñalar Proprios á las Pobla- 

cío- 



Qne fe 
mírale fo 
bie el 
apremiar 
á jot In- 
dios al 
trabajo, I 
que fe les 
pag.ife , i 
la forma 
de la pa- 
ga. 



Oiie fe 
miiMfe, íi 
tn lugar 
del trinu- 
co , que 
dejiá los 
Indios, 
era bien. 
qut íir- 
viefí cier 
tos días 

Q^e fe 
hii^á Ara 
celes de 
los dere- 
chos Je 
las Jufti- 
cids, i £(*' 
crlvino?. 

Oüc- fe 

\¡ele fi 

couveiiia, 

«^ue 



qiieieem 
bíúfe otro 
letrado, 
l'aia laj 
caulas de 
Apelado 



tos Per- 
ros h.-ccH 
gr.-iii da- 
f.o cu los 
jCíanados 



Principio 
de la Ca- 
fa de la 
Contra- 
tación de 
Sevilla- 



144 Historia de las 

cioncs , para que piidicfcn focoricifc en 
fus ncccíidades , fia qiic fe hicicfen Re- 
partimientos por los \'ccinos. Qiie fe 
vicfc la forma , que fe podía tener , pa- 
ra que los Vecinos pagafcn Alcavalas de 
lo que en ella fe vcndiele-,! éntrale. Q¿ic 
1'g dicfc orden en beneficiar los Moralc?) 
para que fe introduciefc la Grangeriq de 
la Seda , pues feria mui provechofa > i 
afimilmo el Paftél , i la Rubia, porque 
fe entendía , que havia mucha , i mui 
buena en la Isla. Y por Cédula , dada 
en Scgovia a 17. de Noviembre , de 
elle mífmo Año ^ mandaron , que fe mi- 
rafe en el renlcdio , que fe podía tener 
en el daño que hacian los Perros en los 
Ganados j porque haviendo dado los 
Chriftianos algunos de ellos a. los Indios, 
no fabiendo vfar de ellos , por no dn¡r- 
les de comer , ni tener en tus Calas , los 
hayian hechado fuera , i fe andaban por 
los Montes , como Lobos, haciendo gran 
daño ; i por no fe havcr remediado cito, 
como fe mandó al principio , ha caufa- 
do defpues el que fe ha viílo. 

Crecían tanto los negocios de las 
-Indias , i havia tantos , que querían ir á 
defcubrir, i refcatar , que los Reies Ca- 
tólicos , para que huviefe mejor defpa- 
cho, mandaron , por Províííon de 14. de 
Febrero , de elle Año , que fe hiciefe vna 
Cafa cu Sevilla , en el Alcagar Vicio, 
que decían de los Almirantes , para la 
Contratación ; i nombraron Fa£tor, Con- 
tador , i Teforero , en cuía prefencia 
ordenaron , que fe recibicfcn todas las 
Mercaderías , que viniefen de las Indias} 
i que los dichos Oficiales vívíefcn en la 
mifma Cala,i fe les dio mui particular or- 
den , de la forma como fe havian de def- 
pachar los negocios, i los Navios, i Flo- 



INDIAS O C CIDEN TALTlS. 

tas , que iban a las Indias ; i que tuvíeíen 
cuidado de faber las Peifonas , que con 
mas fidelidad fcnian en los Delcubii- 
mientos , i en las Provifiones , que para 
ellos convenía hacer. Y porque havia 
poco que fe hí^o el Defcubrimiento de 
las Perlas , i fe mollraba gran riqueza, 
ordenaron a los dichos Oficiales , que 
vicien la orden , que le havia de tener en 
la contratación de aquella Tierra , i de 
los aparejos que para ello eras necefa- 
ríos , para que rcfultafe en maior bene- 
ficio de la Real Hacienda , í fe aumen- 
tafe el trato. Los primeros Oficiales, 
que huvo en la dicha Cafa , fueron , el 
Doctor Sancho de Maticnco , Canóni- 
go de Sevilla, Teforero ; Francifco Pi- 
nelo , Jurado , i Fiel extraordinario de 
la Ciudad j Faftor , í Contador , Xime- 
no de Birvicfca , a los qualcs fe dio afi- 
milmo particular orden , para que fe 
guardafe al Almirante D. Chriftoval Co- 
lon , lo que con el citaba capitulado, 
fin le faltar en cofa ninguna. Y como 
los que acudían á pedir licencia para ir 
á defcubrjr , eran muchos , mandaron 
los Reies á los Oficiales de la Cafa de la 
Contratación , que confiderafen , fi era 
mejor que fe armafen Navios á colla de 
fus Altecas , que hiciefen los Defcubri- 
mientos , i Refcates ; pero por enton- 
ces pareció , que era bien darlo por 
Afiento , que es la orden, que por la ma- 
ior parte , defpues acá , fe ha tenido en 
eftas cofas. Y mandaron pregonar , que 
fe daria licencia a todos los que quifie- 
fcn tratar de Defcubrímientos , dan- 
do fian9as,ícon las Condicio- 
nes , que pareciefen 
juilas. 

)(í<)( )(í<)( )í»í<)C 



Fm de el Libro G^tinto. 




^SOy 



Qncfe 
miraiceii 
el aiiineu 
to de la 
contrata- 
ción de 
las Per- 
las. 



Los pri- 
meros 
Oficiales 
de la Ca- 
fi dj h 
Contra- 
tación d{ 
Se\illa. 



Qne( 
mirefi.p 
ra losDe 
cnbrlmli 
tos era 
mejor ec 
biar Na 
\íos di 
losReic; 
6 darlo 
por Alie; 
co. 



'Jí* 



HIS- 



II 



1 15" 2" 



145- 






HISTORIA 

GENE 

DE LOS HECHOS 

DE LOS CASTELLANOS, 

EN LAS ISLAS, Y TIERRA-FIRME 

de el Mar Occeano. 

E S C R ir jí TOR ANTONIO Ti E H E R R E R A, 

Coronijia Maior de fu Magejlad , de las Indias , ifuCoronijta 

de CajliUa. 

LIBRO SEXTO. 

C AT ITT) LO I. G^ie de X ando el Almirante en la 'V oblación de 

Veragua , al Adelantado fu Hermano , determino 

de bolver a Cajiilla. 




Stando el Almi- 
rante en el Rio de 
Belén , en el traba- 
jo que fe ha dicho, 
por taita de Agua, 
i viendo los Indios, 
que los Caftellanos 
i tos In- hacian Cafas , i Pue- 

iiosllcn- blo , para qued arfe en aquella Tierra, fin 
en cjiíe pedirles licencia, fe alteraron j i porque 
DsCaile- Ibfpecharon los Carelianos , que les 
anos qucrian quemar las Cafas , falió el Ade- 
11 Vera- '^"^^"^"^ ^'^'^ fctenta i quatro Hombres. 
^„j,^ A treinta de Margo fue al Pueblo de 
Veragua , que tenia las Cafas efparci- 
da^ i i como el Cacique Quibia fupo que 
el Adelantado eilaba cerca , ecnbióle i. 



decir , que no fubiefe a fu Cafa , que 
citaba en vn alto , fobre el Pao de \ c- 
ragua. No curó de eíto el Adelantado, 
fino que con folos cinco Soldados tuc 
á la Cafa , dcxando ordenado á los de- 
más , que con mucha difimulacion , de 
dos en dos, fe fuefen acercando , i que 
quando oiefen vna Eí copeta , hicielcn 
ala , i cercafen la Cafa , para que nadie 
fe les huicfe. Acercándole D. Bartolo- 
mé , filio otro Menfigero , de parte de O^'it'íies 
Qiiibia , á decirle , que no entrafe,que muicdo- 
él faldria , aunque citaba herido ; lo cual ^^ ] ' "^ 
le entendió que hacia , porque no vic- j^g^^^^fLe- 
fen las Mugeres , por fer raui celofo. Hanosveá 
Salió Qiiibia á la puerta , i fe nfcntó, l^s Mu- 
i di.xo , que fglo el Adelantado fe alie- gcres. 
T gi- 



11 



T4<» Historia DE LAS T 

gafe ; el qual , ( dexando ordenado , que 
qiiando por el braco le afiele, arremc- 
tiefen los cinco ) le habló , preguntán- 
dole de fu falud , i de cofrs de la Tier- 
ra, mediante vn indio , que havian to- 
mado atrás, que les parecía que algo le 
cntcndiaii ; i dando á entender , que fe- 
ñalaba adonde el Rci ellaba herido, 
afiólc de vna muñeca , i como ambos 
eran dé grandes fuerzas , tuvolé quan- 
to baiVó para q«c Itegafett los quatro, 
i el otro difparafe la Efcopeta , con 
DBnrto- que acudieron todos los de la embol- 
kméCo- cada , i prendieron la maior parte de 
lonpren- cinquenta Perfonas , que havia en la 
dealCa- Caf^ ; entre los qualcs huvo Hijos , i 
aqiicQiti jyiygg,.ps ¿^- Qi^iibia , i otras Perfonas, 
que ofrecían gran riqueza , diciendo, 
que en el Monte , ó cierto lugar, ella- 
ba el Teforo , i que todo lo darían por 
íii libertad. 

Y porque antes que la Tierra fe 
apellídafe , diofe prieía en embiar á los 
Navios la prcia , i El quedó con parte 
de la Gente , para haver á las manos los 
que fe havian clcapado ; i platicando, 
quien llevaría á Qriibia en vna Barca á 
los Navios , ofreciófe vn Piloto , que 
era tenido porHombfe d'e'buen" recadó, 
UnPüo- ^ ^^ entregaron al Cacique , atado de 
to (eofre píes , i manos ; i avilándole , que mi- 
cc- de lie- rafe mucho no fe le foltafe , rcfpon- 
var áQiii Jió , que* lo tomaba" á fu cargo , i que 
vi.iabué fi fe le í^^^(c, le pchifcn las barbas. Par- 
r'^'^M^ tido con el, i con los demás por el Río 
vios. " abaxo, í no faltando mas de media. Le- 
gua de la boca , para entrar en la Mar, 
comcncófe mucho á qucxar Qiiibia de la 
atadura- de las manos', 'i de la'lima dcf- 
atóle del banco de la Barca, adonde iba 
reatado , teniéndole de U trailla con buen 
lecado ; pero dcnde á poco , viéndole 
Qiiibia.vn poquito dcfcuidado , dio de 
prcílo con figo en el Agua j i no pu- 
dici-K^o tener la trailla , por no ir tras 
él , aVordó de foltarle , i afi fe dcapó 
de las minos del Piloto ; i porque ía 
era anochecido , i con el rumor , i mo- 
vimientos de los demás , que llevaban 
Qiilbía ^" ^^ Barca , no pudieron ver , ni oir 
fe riíclta adonde iba á falir , fe falvo , fiu poder 
de la p»i- jamás faber cofa de él. Y porque con 
íioni. los otros prefos no acaeciefe lo demás, 
acordaron de no parar halla los Na- 
El Ade- vios , harto avergonzados de haverlcs 
J.iiuado bm-iaJo el Cacique. A primero de Mar- 
de"^faoI- ^^ ' pareciendo al Adelantado , que era 
veifí á *^"'^ trabajóla ícguir los huidos , por 
los Na- Tierra tan moncuoía , acordó de bol- 
vios. verfc á los Na\ios tbn trecientos du- 



NDiAS Occidentales. 

cados de Oro , que podia valer el-de^- 
pojo de la Cafa de Qiiibía , en Efpc- 
jos , Águilas , i Cañutillos , como Cuen- 
tas , que firven de ponerle cnlartadas 
en los bracos , i piernas , i en vnas ti- 
ras de Oro , que traían al rededor de 
la cabeca , en manera de Corona : todo 
lo qual prefentó al Almirante , i en fa- 
cando el quinto , fe repartió por to- 
dos los que fueron a la entrada. Sobre- 
vinieron muchas lluvias, i creció el Rio, 
i abrió la entrada en la boca , para que 
faliefen los Navios , i el Almirante de- 
terminó de bolverfe á Caíliila con los 
tres Navios , dexando el vno al Ade- 
lantado , con penfainicnto de í^'v^orla 
Efpañola , i embiar defde allí algan fo- 
corro. '. 

Salió con los tres Navios á la 
Mar , dcfpedido de fii Hermano , i ef- 
perando el buen tiempo , para profc- 
guir el viage : vna Legua de la boca 
tlel Rio , erabiaron la Barca -á Tierra, 
para tomar Agua , i otras cofh , .que 
el Almirante quifo embiar á fu Herma- 
no > i como Quibia quedaba mui lafti- 
mado , por {\\ prifion", i de fus Mügé- 
res , i Hijos , i vio falidos los tres Na- 
vios , dio fobre el Pueblo de los Caf- 
tcllanos , al mifmo punto que por alli 
llegaba la Barca; i fue tan fecreío"!!, que 
iro le finrieron, halla que citaba á diez 
palos del Pueblo , por la muclia cfpe- 
lura del Monte , que le cercaba. Arre- 
metió con tanto Ímpetu , i alarido, que 
parecia que ' fe 'rompían los Aires j i 
como los Caflellanos eftaban dcfcuída- 
dos , i las Cafas eran cubiertas .de.J'a- 
ja , ó de Palmas ,■ tirábanles* Dafaos 
toflados , armada«-,las piíptas con hue- 
fcs de Peleados , que los cla\'an en las 
paredes de las Cafas , i en breve tiem- 
po havian 'laftimadoá alcunos. JEl^Auc- 
lantado , qíie era Hombre valcrofo , i 
de mucho animo , conociendo la nece- 
fidad , i que la Hilud .cíiaba-'eníiías nw- 
pos , con feis , ó fíete Cartelia-.ios , que 
fe le allegaron , hico varónir rollro, 
animándoles de manera , que retru.xe- 
ron á los Indios, halla encerrarlos en 
él Monte ; bolvian los Indios á hacer 
algunas arreuietidas , tirando fus Varas, 
i retirandofe, como fuclen los que jue- 
gan Cañas ; pero como las Efpadas 
Cailellanas los laftimaban , dexandolos, 
adonde alcancaban , fin bracos, i pier- 
nas , i vn Perro Lebrel labíofamentc 
los perfeguia , i dclgarraba , puficronfe 
en huida , dexando á vn Caflelfano 
muerto , i ocho heridos , i vno de' elit)S 

el 



I 5- o: 



1 1 



ElAlm 
rante di 
termina 
de bolvi 
áCallil] 



Qulb 
acomet 
el Piie& 
de lo! 
C.iíVelÜ 
nos. 



Di/;, 
tiene 
/tuá/tei* 
acr-ngK 
tui . Ta 



■Hl 



1 



a. los Su 
ios. 



Los Tn 
dios acó- 



í5'^3- Decada I. 

cl Adelantado , en el pecho , de vn 
golpe de Dardo : ios de b Barca pára- 
los de ron a mirar cl Combate , no lalicndo 

h Barca á aiudarlos , eílando caíl á la orilla de 

S'iSh'? ^^ ^^^° ' ' '^'^ ^'^° '^^ elGuiaban , por- 
iio'Vakn ^1"^ ^°^ indios ( dcxandola ibla ) no la 
a aiiidar anegafen : lo qual fuera de gran daño 
para el Almirante , porque qualquier 
Nave fin B.uca , paiii grandes peli- 
gros i i queriendo llevar lu Agua , fu- 
bicron por el Rio , halla donde no to- 
ca la dulce con la falada , aunque por 
las Canoas de los Indios les dixcron al- 
gunos , que no paíafen adelante : profi- 
guio el Capitán de la Barca el Rio arri- 
ba , que era hondo , i mui cerrado de 
Arboledas, de ambas partes , fino es al- 
gunas fendiUas , que los Indios tenian 
hechas , para entrar á pefcar , i adonde 
metían fus Canoas. 

Viendo los Indios la Barca vna Le- 
gua defviada del Pueblo , el Rio arriba, 
íalieron de vna parte , i de otra , de lo 
merca la "i^s efpefo de las Riberas , con muchas 
Barca. Canoas , que fon mui ligeras , i con 
grandes alaridos , i bocinas , mui fcgu- 
ros , cercaron la Barca , que no llevaba 
íino fiete , 6 ocho Remadores , i el Ca- 
pitán, con otros dos , o tres, que no po- 
dían ampararfe de la lluvia de Dardos, 
que los Indios les arrojaban : dieron mu- 
chas heridas al Capitán , i con todo elb 
no celaba de valientemente animar á 
los Suios } pero como eran combatidos 
de todas partes , fin fe poder menear,. 
ni aprovecharle del Artillería , que en la 
Barca llevaban , ninguna indultria , ni 
esfuerzo del Capitán , ni las fuerzas de 
todos juntos les aprovecho : finalmente, 
dieron con vn Dardo por el ojo dere- 
cho al Capitán , de que caió muerto. 
Los la- i afi ios demás acabaron allí infelice- 
díos ma- mente. Uno folo , por caer al Agua, 
tana los é ¡rfe por debaxo nadando , falib á la 
H 1 ''"^^^ » ^"^ verle los Indios , i llevó al 
Barca P"^blo la nueva del defaílre de la Barca, 
que dio tanto defmaio en ellos , vien- 
áoíe tan pocos, i los mas heridas , i el 
Almirante fuera en la Mar , fin Barca, 
i á peligro de no poder tornar á parte, 
de donde les pudiefe embiar focorro, 
que perdiendo toda efperan^a , acor- 
daron de no quedar en la Tierra , i 
fin obediencia de el Adelantado pulie- 
ron fu ida por obra , i fe entraron en el 
Navio, para faliife fuera á la iVIarj pero 
no pudieron , porque la boca fe havia 
tornado á tapar : tampoco pudieron em- 
biar Barca, ni Pcrfona que pudicfe dar 
avifo al Alnaiíante de lo que palaba, 



Libro VI. 147 

por la gran refaca , i rcbcnta^on de las 
olas de la Mar , que á la boca quebra- 
ba , í el Almirante no padecía pequeño 
peligro, adonde cñaba luito con fu Nao, 
por fer aquella Colla toda brava , i eftár 
fin Barca , i con la Gente que havían 
muerto los Indios en la Barca, i afi los 
de la Tierra , i de la Mar fe hallaban 
mui anguftiados, i en peligro } i añadió- 
fe á los de Tierra ver ir por el Rio aba- 
xo á los de la Barca muertos , i con mil 
heridas , i fobre ellos grandifima canti- 
dad de Cuervos , ó vnas Aves hedion- 
das , i abominables , que fe llaman Au- 
ras , que no fe mantienen fino de co- 
fas fucias , i podridas ; las qualcs iban 
graznando 
como rabiando. 



El Almi- 
rante pa- 
la peli- 
gro adon 
de ci\a 
finco. 



El Almi- 
rante, HQ 
fabieiido 
de los Su 
ios, fe lla- 
lla aiiguf 
ciado. 



, 1 rcbolando , comiéndolos 




C^ÍT. II. ^e los Indios de 

Veragua hecharon a ¿os Cajielianos, 

i el Almirante , con mucho 

trabajo , llego á Ja- 

mayca. 

Ada cofa de las refe- 
ridas era intolerable 
tormento a los de 
Tierra , i no fallaba 
quien tómale cada 
vna de ellas por mal 
agüero , i eiluviefc 
con folpecha , de 
que con tan defaftrado fin fe les havia 
de acabar la vida 5 i mas les certificaba 
cfto , ver los Indios , que con la Vi¿la- 
ria cobraban de hora en hora maior ef- 
faer^o para acabarlos , no dexandolos 
refollar vn folo Credo, por la mala dif- 
poficion del Pueblo, que los defíiudaba 
mucho, í todavía los acabaran , fino to- 
maran por remedio de pafarfe a vna 
gran Plaia, cfcombrada á la parte Orien- 
tal del Río , adonde hicieron vn Baluar- 
te de fus Arcas, i de Pipas de los Balli- 
mcntos , i afeitaron a trechos fu Arti- 
llería, i afi fe defendian , porque no ota- 
ban los Indios alomar fuera del Monte, 
por el daño que las pelous del Artille- 
ría les hacían. Eílaba el Almirante con 
gran fofpechu, viendo , que havia diez 
Días, que fue la Barca, i que de ella, ni rátc eílá 
«ie los del Pueblo no fabinn cofa alguna, fo" cui- 
teniiendo también fu gran peligro , por '^■^«^O'PO'^' 
cl lugar mas feguro adonde eltaba , i í'''.^^' '° 
los otros Navios, elpccralmente nn Bar- ,^g (,qJ, 
ca , cfperaba que fe fofegafc la Mar pa- v.'a l.iBa' 
ra embiar otra Barca, i íaber la caula de ca. 
Ti la 



Los Caf- 

rellanos 
deíampa' 
rail el íx- 
rio,I foi- 
cifícaii 
otro. 



El Almi- 



Los Hi- 
jos, í Den 
dos de 
Qii_ibij fe 
foltarou 
dd Ni- 
vio. 



Ahorcan 

fe los q 
Jio i'f puc 
den efca- 
par. 



Lo<: Cif- 
tcll.irtos 
fe ofrece 
defiüi' a 
liado. 



1.4S Historia de las I 

la tíirdanca de la primera , i liíbcr de los 
del Pueblo , temiendo ücmprc no les 
htivicfc acaecido dcfgracia. Sobrcvinole 
otro dolor , que acrecentó el cuidado 
C]uc tenia, que los Hijos, 1 Deudos de 
Qiiibia , que citaban prefos, en vno de 
los dos Na\'ios , para llevarlos a Caiti- 
11a, fe foltaron de ella manera : Como 
los encerraban de Noche debaxo de 
cubierta, i cerraban la elcotilla , que es 
la boca quadrada,de quatro palmos en 
quadro , con iu cobertura , i por encima 
de ella hcchan vna cadena con lu canda- 
do , i llave , i en aquel Navio , i co- 
munmente en los grandes , la elcotilla 
cita mas alta que vn eílado , i algunas 
veces que dos , i no pudiendo los Indios 
alcancar a lo alto de ella , acc>rdaron, 
para íoltarfe , de puner mui fútilmente 
muchas piedras del luilre del Navio, en 
derecho de la boca del elcotilla , de que 
hicieron vn montón , quanto les pudo 
levantar a que alcan^a'en arriba , i por- 
que dormían ciertos Marineros encima 
de la elcotilla , no hechaban la cadena, 
porque los lallimara,fi la pulieran. Jun- 
táronle todos los Indios vna Noche , i 
con las efpaldas , airmando por debaxo, 
dieron tan gran empujón , que hccharon 
la cfcotilla , i los Alarineros , que dor- 
mian encima , de la otra parte del Na- 
vio , i ialtando mui de prello , dieron 
configo en la Mar , los Principales de 
los Indios i peí o acudiendo la Gente 
del Navio al ruido, muchos no tuvieron 
lugar de faltar , i cerrando de prello la 
efcotilla , quedaron debaxo : 1 Viendofe 
fin remedio , á la mañana, con las cuer- 
das, los hallaron á todos ahorcados, te- 
niendo los mas de ellos los pies , i las 
rodillas por el plan, que es por las pof- 
treras tablas del Navio , i por el laílie, 
que fon las piedras que eílan fobre ellas, 
porque no ha\'ia tanta altura para poder- 
le ahorcar j i de ella manera fe acaba- 
ron , i de los prefos de aquel Navio 
ninguno elcapo de muerto, o huido. 

Corno el Almirante citaba tan atri- 
bulado, i a merced de las amarras, no 
takaron algunos Callellanos , que dixe- 
ron , que pues aquellos Indios , por fal- 
var fus viiis , le havian hechado a la 
Mar , eilarido mas de vna Legua de 
Tierra , que por falvar á Si , i a tanta 
Gente, fe ofrecían de ialir a nado , fi la 
Barca , que quedaba , los llc\ ale haíta 
donde no rebentaban las ondas. Aceptó 
el Almirante tile animólo ofrecimien- 
to , i mandó , que los llevafe la Barca 
harta lo mas cerca que piidicfcj i dcfdc 



NDiAS Occidentales. 
alii, Pedro de Ledefma, Piloto , Natural 
de Sevilla, fue el que osó hccharfe á na- 
do, i con animo varonil, qiiando enci- 
ma , i quando debaxo de los andenes , ó 
rengleras de las ondas de la Mar , que 
iban rebentando , huvo de falir a Tier- 
rra , adonde lupo el citado de toda la 
Gente , i que generalmente afirmaban, 
que ninguno quedarla en tanto peligro, 
por lo qual fuplicaban al Almirante, 
que no fe fuete lin recogerlos , porque 
era dexarlos condenados a muerte cier- 
ta ; los quales de ninguna cofa trataban, 
fino de aparejarfe , para en ablandando 
el tiempo , meterle en algunas Canoas, 
que tenian de Indios , i ule a los Na- 
vios , porque con fok vna Barca , que 
tenian , no lo podian hacer ; 1 protef- 
taban,qae fi el Almirante no los que- 
na recibir, fe meterían en aquel Navio 
que tenian , i fe irian , poniéndole a 
qualquier peligro, por doud:; la ventu- 
ra los hechafe ; i no faltaban iá entre 
ellos Motines , i defobcdiencias al Ade- 
lantado , i á los otros Capitai;cs. Con 
ellas nuevas fe bolvió Pedro de Ledefma, 
nadando , á la Barca , que le cfpcraba. 
Sabido por el Almirante lo que pafaba, 
fe rclblvio de recoger la Gente , aunque 
no fin gran peligro, por tener los Na- 
vios en Colla tan brava , fin algún abri- 
go , ni eiperaiií^a de ialvarfe , li el tiem- 
po mas arrecíale : quilo Dios , que el 
tiempo abonanzó , 1 ios de Tima, con 
fu Barca, i con dos grandes Canoas, ata- 
das vna con otra , porque no fe trallor- 
nafen , pudieron comen car a recoger fus 
colas , procurando cada vno de no fe dor- 
mir para el embarcar : i en obra de dos 
Dias no quedo cofa en Tierra , fino el 
Calco del Navio , que por la mucha bru- 
ma, iá no podia navegar. 

Embarcados todos , fe hicieron á 
la Vela en los tres Navios , tomando el 
camino por la Colla arriba da Levante; 
llegaron a Portobclo , i alli fueron for- 
jados de dexar el vn Navio , por la mu- 
cha Agua , que no podian vencer , ni 
agotar : pafaron arriba del Puerto del 
Retrete , a vna Tierra , que tenia junto 
muchas Isletas , que el,Alm¡rante llamó 
las Baibas , que es oi el que llaman el 
Golfo de San Blas : pasó mas adelante 
diez Treguas , que fue lo pollrero que 
vio de Tierra-firme , i aqui la dexó , i 
á primero de Maio bol vio la via de el 
Norte para tomar la Elpañola ; i al ca- 
bo de dic¿ Dias fueron a dar fobre dos 
Isletas , que ellas , i la Mar en rededor, 
citaban quaxadits de Tortugas , que pa- 

rcr 



^S^3. 



Animo 
giáde de 
Pedro de 
Ledefma, 
Piloto, 
Natural 
de SevI- 
Ha. 



Los Caí 1 
tc'lanos 
dJ miiet 
Cías de 
amotinar 
fe , i los 
de.:aii ea 
V eragiia, 



LosCjl 

tellano!? 
defam 
van el fi-! 
tic > i íé! 
cmbaicS.! 




El Alm? 
ranee fe 
encamina 
á laEfpa- 
ñola. 



I503- 



Decada I. Libro VL 

vccian Penafcales : por cmu cauia las pu- 
lo el Almirante, por nor.ibrc, las 1 or- 



X45 



II Alm!- 
r.iiue va 
a Airgir 
al ¡ardin 
de laReí- 
jia , i no 
pudiétio. 
va á ]a- 
n\aica. 



El Almi- 
ráte apol- 
lo a la If- 
la d 



■]^- 



maua. 



El Almi- 
rante lle- 
ga á Ja- 
maica , i 
I encalla 
los Na- 
vios, i los 
araaira. 



tugas , qu¿ oi ú.-iiiia.'. ios (^u.imA¿ies, que 
citan veinte i Cíúco Leguas, poco mas, 
al Poniente de Jamayca , 1 quarcnta 1 
cinco , al Sur , de Cuba : poique en 
todo aquel camino , que el Almn-antc 
anduvo , no hai otras : i palanao ade- 
lante , fueron á lurgir al Jardm de la 
Rema, que fon vn gran numero de lí- 
letas juntas , a la Lia de Cuba , por la 
parte del Sur ; 1 ellando cali á diez, Le- 
guas de Cuba, con mucha hambre, por- 
que no teman lino mal Vizcocho , al- 
gún ¿Aceite , 1 poco Vinagre , trabajan- 
do de Día , i de Noche con trci Bom- 
bas , hechando Agua tuera , porque fe 
iban los Navios á fondo , comidos de 
bruma , les íbbrevino vna Noche tan 
gran Tormenta , que garro el vn Na- 
vio íbbre el del Almirante , i le higo 
pedamos toda la Proa , i el otro le que- 
bró la Popa , rompiéronle los Cabies , i 
fue grande el peligro. Salieron de alli, 
i aportaron á vn Pueblo de la Tierra de 
Guba , llamado Macaca, adonde toma- 
ron refrelco , que de buena gana les 
dieron los Indios : de alli fueron en de- 
manda de la Lia de Jamayca, porque los 
vientos , i corrientes no los dexaba ir a 
la Efpañola : i los Navios iban tan abier- 
tos , que fe les iban á fondo , i por nin- 
guna fuerga, ni induilria podían vencer 
el Agua con tres Bombas , i allegaba 
cerca de la cubierta : llegaron la Viípc- 
ra de San Juan á Puerto Bueno , en Ja- 
mayca , i maljpara ampararfc de la fed, 
i dé la hambre , porque ni Agua , ni 
Población de Indios tenia. Palado el Dia 
de San Juan , partieron para otro , lla- 
mado Santa Gloria , con el mifrao pe- 
ligro , i trabajo : i no pudiendo mas {oí- 
tcner los Navios, encalláronlos en Tier- 
ra lo mas cerca de ella que pudieron, 
que feria como vn tiro de Ballelta, jun- 
to el vno con el otro , bordo con bor- 
do , i los afirmaron con muchos punta- 
les de vna parte, i de otra, de tal ma- 
nera , que no fe podian mover , los qua- 
les fe hincheron de Agua , cafi hafta la 
cubierta , fobre la qual , i por las Cof- 
tillas de Popa , i Proa , fe hicieron 
ellancias , adonde la Gente fe 
apofentafe. 



*** V *** *** *** 

*# ** ** ** 
» . * * # 

«. * * * *, * 
* * =.* 

« * * * 
* * 

* * 
* • ■ 



CJP. III. ^e el AlmiranU 
etnbio á la Efpañola á pedir ficor- 
ro á Nicolás de Ovayido : i la difi- 
cultad , que fus Mcnfageros tuvieron 
en pafat de Jamayca ala 
Efpañola. 







Uestos los Navios 
á recado , en la ma- 



nera fobredicha , los 
Indios acudieron con 
fus Canoas á vender 
fus Baílimentos, con 
defeo de haver de las 
colas de CalHlla : i 
por efcufar rencillas , conllituio el Al- 
mirante dos Perfonas , que contrataieo 
con los Indios , i que cada Tarde divi- 
diefen por la Gente lo que fe huviefe 
refcatado , porque iá en los Navios no 
havia cofi con que fe mantener , havien- 
dofe acabado los Baftimcntos, entre co- 
midos , podridos, i perdidos, con la prie- 
fa del embarcar en el Rio de Btrlén. Tu- 
vo el Almirante por grandilima gracia 
de Nuellro Seiíor , que le huviefe lle- 
vado a Jamayca, porque fe hallaba aque- 
lla Lia muí pobbda , abundante de Baf- 
timentos, 1 la Gente dcieofa de los Ref- 
cates de CafUlla : i por confervarla , no 
fabiendo lo que allí fe podria detener, 
no qaifo entrarle en Tierra , porque la 
Gente Gallellana eiluviele con mas ref- 
peto , lln deimandiirle por la Isla , dan- 
do difgulto á los Naturales , de donde 
fucederian muchos inconvenientes : los 
quales fe efcufaron , ellando en los Na- 
vios, de donde no podian falir, fino por 
cuenta , i con licencia , de que los In- 
dios recibieron tanto contento , que por 
dos Utias fe les daba va poco de hoja 
de Latón, i por dos Tortas de fu Pan, 
fe les daban dos Cuenteguelas verdes, ó 
amarillas: i por cofa de mas calidad, vn 
Cafcavél \ á los Caciques fe daban Ef- 
pejuelos , vn Bonete colorado , i vnas 
Tixeras , para tenerles mui contentos, 
i haviendo el Almirante refcatado diez 
Canoas, para fcrvicio de los Navios en- 
callados i con ella orden , i manera de 
converfar con los Indios , eftaba la Gen- 
te bien proveída de Mantenimientos , i 
los Indios fin pefadumbre de la Vecin- 
dad. Concertada la vida de eíla mane- 
fue tratando el Almirante con los 



Buena di- 
cha de el 
Almiran- 
te en ha- 
ver apor- 
tado aja- 
malea. 



ra 



Principales , que remedio fe tendría pa- 



No quifo 
el Aimi- 
rinre me- 
ter fe en 
laTierra, 
porcjne 
losCafte- 
11a nos no 
maltrata- 
ren á los 
Lidios, 



El Almi- 
rátc pla- 
tica con 
fu Gente 
el reme-f 
dio que 
tenían pa 
ra (alir 
de Jamaí* 



ra 



ra frjii- ck alli 



, á lo menos llegar halla 



i^o Historia de las i k di as Occidentales. 

la infamia que fe le havia cauuido, pri- 
vándole de la Honra , i Eilado , ganada 
con ier\-ício , qual nunca Hombre hico 
\ los Rcies del Mundo : fiiplicaba por 



l-ío ? 



F.l Alml- 
líte tra- 
ta da em- 
biar a pe- 
dir focor 
ro a la 
Zlpañola 



la Erpuñcíla , i vianlc privados de todos 
los remedios humanos : porque de ir 
Navio por alli , no fe podia tener cf- 
pcran^a : i para hacerle de nuevo , fal- 
taba mucho, efpccialmentc Olicialcs ; i 
defpuesde haverlo platicado, ic conclu- 
i6 , que el Almirante avifalc a Nicolás 
de Ovando , que ia era Comendador 
Maior de Alcántara , i á Alonfo Sán- 
chez de Carvajal , fu Faftor, de la ma- 
nera que en Jamayca fe hallaba aislado 
con fu Gente , para que de las rentas, 
que tenia en la EJpaíiola , fe le cmbiale 
vn Navio proveído , para que pafafe á 
ella. 

Para eite negocio , que fe tenia por 
nmi dificultofo , nombro dos Perlbnas, 
de cuia fidelidad , i cordura teuia con- 
fian^-a : porque haviendo de palar en 
Canoas ( que fon Barquillos de vn made- 
ro ) vn Golfo tan grande , que de pun- 
ta á punta de Jamayca á la Elpañola, 
tiene veinte i cinco Leguas , fin otras 



la reñitucion de fu Ellado , i tatisfac- 



i caltÍLTo de los 



que injultamente le liavian lido contra- 



cion de fus agravios , 

jultamente le 
rios. Invocaba fobre ello el Cielo , i la 
Tierra, que Uorafcn fobre el , diciendo: 
2'o be llorado hi'.jla lUjui , b.iia K-jiricerdia 
el Cielo , i llore por mi la Tierra : llore 
for vil , quien tiene caridad^ icrdad, "ijiif- 
íicia ; encarccia la pobretj'a que tenia, 
diciendo, que no tenia en elle figlo vna 
teja adonde fe metiefc : i que pai-a co- 
mer, i dormir, fe havia de ir al Melón, 
al cabo de veinte Años , que havia í'er- 
vido con tan grandes trabajos , que si 
el , i a fus Hermanos havian poco apro- 
vechado. 

Era fií principal fentimicnto , en 
aquel Defpacho , que efcrivia á ios Re- 
ics , carecer de los Santos Sacramentos 
de la Iglcfia , quedando enfermo , i Ik' 



El Almi- 
rante e li- 
ta rccefus 
dcfgia— 
cías , I fu 
pobrcca. 



treinta i cinco que havia , delde donde no de Gota , fi en aquel deílierro el 



El Almi- 
rSte cm- 
bl.i áDic- 
go Mén- 
dez , i a 
Bartolo- 
mé Ficf- 
co , a la 
Efpañola 



El Almi- 
rante da 
cuenta .^1 
Reí de lo 
t]ue ha 
hecho. 



citaban , halla la punta Oriental de Ja- 
mayca , fe tenia por mui peligrólo , i 
convenia esfuerzo de buen animo. Hai 
en aquel Golfo vna fola Isleta , o Peñón, 
que ella ocho Leguas de la EJpañola, 
llamada Navala : fueron las Perlonus , á 
quien el Almirante efcogió para elle 
viage , Diego Méndez de Segura , que 
havia ido por Eícrivano Maior de la 
Flota , Hombre mui honrado , i pru- 
dente , i el otro Bartolomé Fiefco , Ge- 
nové: , Perfona de grandes partes , i 
digno de aquella Jornada > cada vno de 
ellos fe metió en vna Canoa , con feis 
Caílcllanos, i diez Indios, que rcmafcn. 
Ordeno el Almirante á Diego Méndez, 
que en llegando á Santo Domingo, pa- 
liife á Caítillá con fus Defpachos , que 
le havia dado para los Rcies , con la 
Relación de fu Via^rc ; i á Bartolomé 
Fiefco , que bolvicfe a Jamayca , para 
dar cuenta , como Diego Méndez havia 
pafido adelante : i havia , dcfde donde 
el Almirante quedaba, a Santo Domin- 
go , docientas Leguas. En elle Defpa- 
cho efcrivia el Almirante a los Rcies, 
dando cuenta de fu Viage , i de las ad- 
verfidadcs , i peligros , que havia pade- 
cido , la Tierra que de nuevo havia def- 
cubicrto , i las ricas Minas de Veragua, 
repitiendo los fervicios , que havia he- 
cho en el Dcfcubrimiento del Nuevo 
Mundo, i trabijos pafados en ello: llo- 
raba fu prifion , i de fiís Hermanos , i 
la Hacienda (¡uc fe les havia tomado , i 



Anima fe le faliefe del Cuerpo : afirma- 
ba , que no havia hecho aquel Viage 
por ganar Honra , ni Hacienda , lino 
por lervir con lana mtencion , i celo: 
luplicaba por licencia , para ir de Caf- 
tilia a Roma , i a otras i-í.omcrias. Ef- 
cnvro también al Comend.idor Maior de 
Alcántara , lignificandole la necefidad 
en que quedaba , encomendándole fus 
Meniageros , pidiéndole , que los avia- 
fe , i lavoreciefe , para que á fu colla 
fe le embiafe algún Navio. Partieron las 
dos Canoas á fíete de julio : llevaban los 
Caílcllanos fu comida, i Efpadas , i Ro- 
delas: los Indios fus Calaba^-as d¿-Agua, 
Axi, i Cagabi , lo que cabía en las Ca- 
noas , que no podia fcr mucho. Llega- 
dos á la Punta de la isla de Jamayca, 
convino , que amarifafe la Mar , i hicie- 
fe alguna gran calma para atravefar el 
Golfo , porque aquella Mar es mui bra- 
va , niaiorincnte entre Lias , i en tan 
flaca ei'pccic de Barcos para Caílclla- 
nos , porque los Indios , como fon gran- 
des nadadores , i van definidos , aunque 
fe trallorne la Canoa, nadando la bucl- 
vcn , i con las Calabacas la vacian cl 
Agua : fuelos acompañando cl Adelan- 
tado halla l.i Punía con alguna Gente, 
porque los Indios de aquella Parre no 
intentafcn de impedir las Canuits , i fe 
bolvio por Tierra , converundo con los 
Indios , i dcxandolos i.-ontcntos. Ellan- 
do , pues , aguardando oc:ifion la; Ca- 
noas , les fobreviuo Viu buena calma, 

c«- 



Parté las 
Canoas 
para pa- 
lar á ia 
Efpañola 
a íitte de 
Julio. 



! 



El Adc-I 
lantado 
va acom- 
pañando 
a ¡oü que 
handcpa' w 
far '.■!) las 
CaiTO.Tiii 
la Efpa- 
n»)i.~k- 



X50 3 • D fe CADA I. 

como la dclcaban : i encomcndandofc 
\na Noche á Dios , i delpidiendolc del 
Adclaniado, comcng.iron iu navegación, 
remando los Indios : los quales , por el 
calor , fe hechaban ;i la Mar para rcsfre- 
carle, i bolvian al Remo. Perdieron de 
Vaiíatra- villa la Tierra de [amayca : anocheci- 
vefando ¿q ^ ibanfe remudando los Cailellanos, 
la M.it j jj^^ Indios en el Remo , porque le Ue- 
*^°V ?'■ vafe mejor el trabajo : velaban los Caf- 
tcllanos , porque la necefidad de la fed, 
i el trabajo del Remo, no obligafe á los 
Indios á intentar algún mal. Llegado el 
fegundo Dia , que navegaban , citaban 
todos mui cantados : pero animando los 
dos Capitanes á los luios , i remando 
también ellos a ratos , los rogaron , que 
almorcafen para cobrar aliento , no 
viéndole iá fino Cielo , i Agua. 

Los Indios , con el gran Sol , i 
calor , i con el trabajo del Remo , die- 
ronfe mas priefi de la que conviniera, 
en beber de fus Calabazas , i afi las va- 
ciaron preílo : i quanto mas entraba el 
calor , tanto mas crecia la fed , de ma- 
nera , que á Mediodía ia fliltaban las 
fuercas para trabajar : los Capitanes los 
focorrian, dándoles, de quando en quan- 
do, algunos tragos de fus Barriles , i aíi 
los foltuvieron halta el fiefcor de la tar- 
de i lo que mas los atormentaba , def- 
pues de haver remado vna Noche , i dos 
Dias , era el miedo de haver errado el 
camino derecho , en el qual havian de 
topar la Islcta Navafa, que como fe ha 
dicho , diña ocho Leguas de la Punta 
de la Efpaúola, adonde penfaban repa- 
rarfe : aquella Tarde iá havian hechado 
Muere ^'" ^"'^io ^ ^^ ^^^'' ■> al'ogado de fed , i 
•n Indio, otros eftaban tendidos defmaiados ; los 
defmalá que mas vigor tcnian , eftaban mui trif- 
'tros. tes, efperando cada momento la muer- 
te : el refrigerio maior que tenian , era 
tomar en la boca el Agua falada para 
•OS mas lefrefcarfe , i al cabo mas los angultia- 
a'h"^* ba. Anduvieron lo que pudieron la fe- 
rifte's giinda vez , fin vifta de la Isleta , que 
giMrdá- ^"-"^ doblado defmaio : pero plugo á Dios 
o la mu de confolarlos , porque al falir de la Lu- 
•te. na , vio Diego Méndez , que falia ib- 
bre Tierra , i el Islote cubria la media 
■ Luna , como quando hai Eclipfe : por- 

que de otra manera, no la pudieran ver, 
por fer pequeño , i á tal hora : enton- 
ces todos , con gran alegría , esforzaron 
á los Indios , moftrandoles la Tierra: 
dándoles mas tragos de Agua , tomaron 
tanto esfuerco , que remaron , i fueron 
á amanecer en la Isleta , i en ella def- 
embarcaron. 



Libro VL i 5- i 

Hallaron la Isleta toda de peña ta- 
jada , que tendrá de circuito media Le- 
gua , dieron gracias á Dios , qiíe Ids 
havia foconido en tan gran peligro: no 
hallaron en ella Árbol , ni Agua , que 
tucfe viva , fino todo Roquedo : pero 
andando de peña en peña , en los agu- 
jeros hallaron Aeua , quanta les baíió ^, 

1- ,., °. rj- El mucho 

para nmchn- los vientres ledientcs , que ^^,,,^ . 

todavia les hico daño : porque como ,., ¿ ^^^ 
llegaban con gran fed , dicronfe tanta Icdiosfe- 
priefa , que algunos de los dcfdichadcs dientes. 
Indios murieron alli , i otros incurrie- 
ron en graves enfermedades. Detuvié- 
ronle aquel Dia , halla la Tarde , re- 
creandofe como pudieron, cogiendo Ma- 
rifco , que hallaban por la Ribera , i 
encendieron fuego para afarlo , porque 
Diego Méndez llevaba aparejo , i por- 
que iá eilaban á villa del Cabo de la 
Isla , que llamó el Almirante de S. Mi- 
guel , i fe dixo defpues , del Tiburtin, 
con codicia de acabar la jornada , por- 
que no fobreviniefe algún tiempo con- 
trario. Caído el Sol , tornaren al cami- 
no , i á remar , i fueron á amanecer al Van á 
Cabo , al principio del quarto Día : def- a^nf cer 
pues que partieron , holgaron alli dos ']. ^ ° 
Dias , i queriendofe bolver á Jamayca ^^^ ¿^f_ 
Bartolomé Fiefco , como el Almirante pues de 
fe lo havia mandado , temieron los In- la partí- 
dios , i los Caftellanos de tornarfe á ver da. 
otra vez en los peligros pafados , i to- 
dos fe huvieron de quedar en la Efpa- 
ñola: Diego Méndez, que llevaba prie- 
fa , fue en la Canoa , quanto pudo, por 
Mar , i al cabo aporto á la Provincia de 
Xaraguá , adonde halló al Comendador Diego 
Maior , entendiendo en lo que fe diiá Mcndcz^ 
adelante ; i dada fu Carta , moílró re- i"^'"' " ., 
cibir placer con ella , aunque en lu del- ^-.^ c'^x^^ 
pacho fue mui largo : porque no pen- i-.ij;iu. 
fando la finceridad con que proccdia el 
Almirante , temia , que con fu ida en 
aquella Isla , huviele algún efcar.dalo Ovando 
acerca de las cofas pafadas : i Cv n mu- da Hceii- 
cha importunidad dio licencia á Diego '^'^ ^^"^" 

Méndez , con fu Compañía , para pa- §" ^^'^"" 
r . r> T^ ■ --11 dcz para 

ün- a Santo Domingo , a hacer lo que f-J ¿ 

el Almirante le havia mandado : i lie- SantoDo 
gado , compró vn Navio, i le embió mingo. 
bien proveído , en que fe tar- 
dó hartos Dias. 



* * * * * * 

* * * 

* * ♦ * 

* * 

* * 



CJT. 



JS^ Historia de las Indias Occidentales. 



Anacao- 
na cía 
Miiger 
de ¿iwn 
aiitori— 



Confuí/re 
ler.ti,con- 
fulta e>-e- 
qui frf- 
tinctntlr- 
Demoft. 

Califa 
por i]iié 
Nicolás 
de Ovan- 
do fue á 
Xaiaguái- 




Anacao- 
na falo a 
recibir al 
Coméda- 
dor Ni- 
colás de 
Ovaudo. 



C A'T. IV. T>elas can fas por que 
Nicolás de Ovando fue a la 'Pro- 
vincia de Xaragna ■. que la Trovin- 
cia de Guahaba fe pufo en Armas., 
i las Villas , que "Diego Velaz- 
quez pobló en la Ef- 
pañola. 

A r. LO Diego Mén- 
dez al Comendador 
Maior de Alcántara 
en Xaragna , adonde 
havia ido : porqne 
eñando ciertos Cal- 
tcll.inos.dc lo^ Com- 
pañeros de Francif- 
co Roldan , en aquella Provincia , adon- 
de por muerte de Bohechio jrovernaba 
fi' Hermana Anacaona , porque vivian 
Gon la difciplina , qne aprendieron de 
Roldan. Anacaona , Miiger de autori- 
dad , i los Señores de la Provincia, que 
eran muchos, i que en policia, lengua, 
i en otras muchas calidades , excedian 
á todas las otras Tierras de la Isla, fen- 
tian por intolerables aquellos Hombres: 
pir lo qual algunas veces llegaban á las 
manos , i con ella ocafion fiemprc in- 
formaban al Comendador Maior , que 
los Indios fe qucrian alear: por lo qual, 
defpucs de haver tenido diverfos confc- 
jos , le acordó , que C\\\ dilación fuclc 
u viíirar aq'iella Tierra , que era la que 
mas a tra'mano ciiaba , fctcnta Leguas 
de Santo Domingo, i mui llena de Gen- 
te , i peligrofa de emprender vna im- 
portuna Guerra : i fegun algunos quic- 
icn, por vifitar también aquellos Caílell i- 
n(« , i remediar fus infolcncias. Llevó 
configo trecientos Hombres de pie , i 
fetenta Caballos , i leguas , ílendo en- 
tonces mui rico el que andaba a Caba- 
llo , i en él jugaba Cañas , i peleaba , i 
hacia los demás fcrvicios, porque á todo 
los enfeñaban : i tal huvo , que al fon 
de vna Bihuela hacia bailar fu legua, fal- 
tar , i hacer corbetas. Sabido por Ana- 
caona , que el Comendador Maior la 
ibr" a vifitar, mandó llamar a todos los 
Señores de fu Eftado, que fucfen á Xa- 
ragua para hacerle reverencia : llególe 
tanta Gente , que era cola de confide- 
rar , i faliolc Anacaona a recibir con 
trecientos Señores , cantando , i bailan- 
do , porque afi era fu collumbre : i apo- 
Icntado Nicolás de Ovando en vna prin- 



cipal Cafa , á fu vianda , i toda la de- 
más Gente en las de mas cerca de la 
fuia, Anacaona hacia mil fervicios , man- 
dando traer de la Caga, i Pefca de la 
Tierra , i demás Mantenimientos , en 
mucha abund:mcia, i haciendo todas las 
ficltas que podia , que eran fus Bailes, 
Cantares , i Juegos de Pelota , i á pei-- 
fuafion de aquella fimicnte , que Fran- 
cifco Roldan havia de.xado , informán- 
dole , que aquella Gente tenia propoíi- 
to de hacer movimientos : i que fi no 
lo remediaba , havria alguna grande al- 
teración , que dcfpues con dificultad fe 
pudicfc remediar. 

Domingo , defpues de comer , te- 
niendo por cierta la Rebelión , pare- 
ciendole , que convenia antes prevenir, 
que fer prevenido , mandó cabalgar á 
todos los de Caballo , fó color , que 
querían jugar Cañas : i teniendo los In- 
íantcs apercibidos , Anacaona dixo al 
Governador , que aquellos Caciques 
querian ver el Juego de Cañas : mof- 
tró holgar de ello Nicolás de Ovando, 
i la dixo , que los juntafc á todos , i 
que viniefe defpues de comer con ellos 
á fu Pofída , porque los quena hablar: 
toiiia ordenado , que los de Caballo 
cercafen la Cafa , i los Inflmtes , con - 
fus Armas , elhiviefen en quadrillas en 
ciertos Pueilos : i que quando , hablan- 
do con ellos , puliefe la mano en el 
A vito , que tenia á los pechos colga- 
do , comcngafen de atar á los Caciques, 
i á Anacaona , á la qual facaron ata- 
da fola de la Cafa : i falido el Comen- 
dador Maior , i los demás , fe le pufo 
fuego , adonde mifcrablemente perecie- 
ron , con grandilimo dolor de fus In- 
dios , que los vcian arder, i a Anacao- 
na luego ahorcaron. Efto efpanto mu- 
cho mas a los Indios , i pufo á los que 
lo vieron tan gran temor , que muchos 
de ellos , en fus Canoas , fe fueron l;u- 
iendü á vna Isla , llamada el Guanabo, 
ocho Leguas de la Einañola ; i aunque 
mucho procuró Nicolás de Ovando de 
jullificar cílc hecho , la Reina Católi- 
ca Doña Ifabél lo (intió mucho , i tu- 
vo gran defco de hacer fobre él vna 
gran demonlhacion j i a Don Alvaro 
de Portugal , que á la fagon era Preíi- 
dcntc dci Real Confejo de Jullicia , le 
ció decir : ío vos le hsr^ tornar •jk.x Rc- 
fidcnda , qual tmnc.i fiif tomada. De ci- 
te Caballero , que era defccndiente de 
vn Hijo natural d'-l Reí Don Juan de 
Portugal , i Primohcrmano de la Reina 
Católica, i de h Infanta Doña Jk\ui'., 

M.i- 



IJ^3. 



Nicolá 
de Ova 
do man 

da prcn 
der alo 
Cacique 
de Xara 
giia , lo 
hace <]uc 
roar , ■ 
ahorc.ir '. 
Anacao-» 

lU. 

Krcfxni: 
rj.f .7ot;/. 
f iJ:ch't»i 
alirt eh- 
HHcrit. 

Tac. 



des cic 
Liclvfs 



la Pro- 



,)iegoVe 
,zquez 



15-03. Decada r. 

Dcfcen- Madrc del Rci D. Manuel , dcicicndcn 
delicia de los Condes de Gclvcs , i ¿1 fue el pri- 
los Con- mer Conde. 

Los demás , que de cfte cafo cfca- 
paron, procuraron de ir huiendo, adon- 
de mejor les parecía , que fe podrían 
falvar : i entre ellos, fue vn Sobrino de 
Anacaona , llamado Guaorocuyá, i con 
los que le quiíieron feguir , fe metió en 
las Sierras del Baoríico, que ertáu fron- 
tero de aquella Provincia , -a la parte de 
la Mar , la buclta del Sur , adonde fue 
prefo. También fe pufo en Armas la 
Provincia de Guahaba. , que eílá en la 
íiicia de vanda del Norte , i la de Haniguayagá 
Ijuahabá acia el Poniente. Embib el Comcnda- 
e pone dor Maior á Diego Vclazquez , Natu- 
iiArmas nJ de CucUar , \no de los mas princi- 
pales Capitanes , que allí tenia , i que 
eilaba mui en fu gracia, i era de los que 
pafu-oii con el Almirante la fegunda vez, 
á Haniguayagá , i a Rodrigo Mexia de 
Trillo , Hombre de valor , á la otra 
Provincia , que es la Ticn-a que prime- 
ro fue defcubicrta por el Almirante : hi- 
cieron cara los Indios por algún tiem- 
po, pero al cabo Diego Velazquez pren- 
dió al Cacique de Haniguayagá , con 
í'endVaí "í"^ ^^ acabó la Gi^ierra de aquella Tier- 
aciquc i'ii 5 que era mui frefca , i abundante, 
lanigiia como vn Jaixlin : Rodrigo Mexia de 
i¿a. Trillo , también acabó prerto lo que 
tenia á fu cargo : porque no pudiendo 
Los In- rcliftirlc los Indios, fe le dieron. Man- 
,°^ ''; do el Comendador Maior , que fe fun- 
i"';^') dafe vna Villa, en aquella Provincia de 
icx[áde Xaraguá, de las reliquias de los Rol- 
rillo. danés , que debian de fcr como ochen- 
ta Hombres , i llamóla la Villa de la 
Vera-Paz. Diego Vclazquez hi^o otra 
(Villas, en la Provincia de Haniguapguá , i la 
llamó Salvatierra de la Zabana , i por 
eilo llamaron á toda la Provincia , la 
Zabana : porque Zabana , en Icnguage 
de los Indios , quiere decir llano , i 
aquella Tierra es llana , i hcrmola por 
mucha parte , á lo menos lo cercano á 
la Mar. 

Pobló afimifmo Diego Velazquez, 
por orden del Comendador Maior , en 
la mifma Corta de el Sur , en el Puer- 
to, adonde Alonfo de Ojcda fe hecho 
u nado con los Grillos , i adonde el 
Almirante llamaba la Tierra , i Puerto 
del Brafil , i los Indios dccian Yaqui- 
ivio , vna Villa afi llamada , con vna 
Fortaleza encima del Puerto : otra Vi- 
lla fe edificó treinta Leguas de Xara- " 
í^üá , i otras tantas de Santo Domingo, 
enere los Jos poderofcs i^os , llamador 



ire po- 
b Dic- 
iVelaz- 
ice. 



Libro Vi. i^-^ 

Ncyba , i Yaquí , á la qual dio nom- 
bre , San Juan de la Maguana , adon- 
de reinaba Caonabo , á quien prendió 
Alonfo de Ojeda , con la maña que fe 
dixo del Turey de Vizcaia : de alli á 
catorce Leguas mas acia Santo Domin- 
go , i veinte i quatro de ella , pobló 
la Villa de Azúa , en Compórtela , por 
vn Comendador Gallego , que alli ertu- 
vo , antes que fuefe Pueblo : i Azíia 
es nombre de Lugar , que alli teman 
los Indios , i tuvo tanta gracia Diego 
Vclazquez con Nicolás de Ovando, que 
le hico ííi Teniente en todas cftas cin- 
co Villas : Rodrigo Mexia , en la otra 
parte, ó ramo de la Isla, llamada Gua- 
Iiavá , hico otras dos Villas ; á la vna 
dixo Puerto Real , i á la otra Lares de 
Guahaba , por havcr fido Nicolás de 
0\ando Comendador de Lares, i él fue 
fu Teniente en ellas. 

C A^P. V. ^ los dos Hermanos 

borras amotinaron d vna farte de 

ks Cajielíanos contra el 

Almirante. 

A R T I D o s Bartolo- 
mé Fiefco , i Diego 
Méndez , con íus 
^síí ; tK^-i^^ Canoas , para la Isla 
t>m ^M^^^m Efpaúola , lo. Cartc- 
llanos que quedaban 
con el Almirante, 
comencaron á en- 
fermar , por los grandes trabajos , pa- 
dccidgs en aquel Viage : allegófe á cf- 
ro la mudanza de los Mantenimientos, 
porque de las cofas de Cartilla no co- 
mían nada , ni bebian Vino , ni tcnian 
la Carne que quifieran , que era la de 
aquellas Utias , i otros refrigerios , que 
havian menerter , que todos les falta- 
ban : i á los que efbban fauos , era in- 
tolerable vivir alli , fin efperanga de 
quando havian de falir de tal vida; i co- 
mo eftaban ociofos , continuamente ic 
hablaba de erta materia , teniendofe por 
defterrados de todo remedio : i de aquí 
pafaban á hablar del Almirante , mur- 
murando , que no queria ir á Carti- 
lla , porque los Reies le havian dertcr- 
rado : i que tampoco podia ir á la Ei- 
pañola , pues quando por alli pasó , le 
vedaron la entrada : i que los que havian 
llevado las Canoas , iban á negociar fus 
cofas , i no para llevar Navios , ni fo- 
corro , para que faliefen de aquella Car- 
V ceU 



Ovando 
hace lu 
Teniente 
á Diego 
Vclaz- 
quez , en 
Jas cinco 
nuevas 
Poóla- 
cíones» 




Mürmn- 

r.ic/ones 
de losCaf 
tc'lLiiios, 
que que- 
daron en 
Jamayca. 

rr.o¡ vul- 

¿c, fortín-' 
ta aci cul- 
fam ir/f 
hcnti. 

Tac, 



Vtngus 
temtrltas 
fervenit 
tid gladm 

Curt. 



Alalinos 
Caítella- 
wm dcja- 
mayca fe 
amotina, 
í fon ca- 
bera de 
tilos los 
Porras. 

Año 
1504. 

Deficnto 
de Finii- 
cifco de 
Porras al 
Almiran- 
te •■ i \\\ 
rcfpiiefl.i 

írtfperh 
tHis rebiií 
(irtaturi 
sd cbfe- 
quia 1 for- 
tuna ai- 
verfmm 

ftu- 



15-4 Historia de las I 

ccl , i que el Almirante fe queria ellár 
alli , entre tanto qac fus Agentes nego- 
ciaban con los Reies : i que íi no hu- 
viera cfte artificio, fuera buclto Barto- 
lomé Fiefco , conforme a lo que fe ha- 
via publicado. Dudaban también , íi 
havian llegado á la Efpañola , ó pere- 
cido en la Mar , por haver ido viage 
tan largo en aquellas Canoas : i que ll 
ello huviera acaecido , era impofiblc 
efperar remedio , el qual no bufcaba el 
Almirante , por las ragones dichas , i 
porque fe hallaba enfermo de la Gota, 
i que debian pafarfe a la Efpañola, pues 
citaban fmos , antes que adolecicfcn 
como los otros : i que llegados á la If- 
la Efpañola , ferian bien recibidos del 
Comendador Maior , porque ellaba mal 
con el Almirante. 

Decían también , que llegados á 
Caftilla , el Obifpo de Badajoz los li- 
brarla de qualquier pena , por desfiívo- 
reccr al Almirante : hablabanfe otras 
muchas rabones maliciofis, para mover- 
fe vHos á otros á motin , afirmando, 
que qualquier culpa feria imputada al 
Almirante , como lo havia fido en lo 
de la Efpañola , por las cofas de Fran- 
cifco Roldan, i que lo tomarían los Re- 
ies por achaque , para quitarle lo que 
le quedaba , i no guardarle los Privile- 
gios , que le havian dado. Eftas cofas, 
conferidas cnitre ellos por muchos Dias, 
licnd» los principales movedores dos 
Hermanos , Naturales de Sevilla , lla- 
mados Ponas, que el vno havia ido por 
Capitán de vn Navio , i el otro por 
Contador de la Armada , aunque procu- 
raron de llevar toda la Gente á fu opi- 
nión , contentandofe con tener feguros 
quarcnta , de los mas imprudentes , é 
inquietos , concertaron de dcclararfe en 
Dia cierto ; i á dos de Enero, del Año 
de I f 04. tomando todos las Armas , el 
Capitán Francifco de Porras fubió á la. 
Popa del Navio , adonde el Almirante 
citaba , i con mucho defacato dixo : Pa- 
recenos , Señor , que vuejira Sefioria na 
quiere ir a Cafiilla, , i que nos quiere tener 
aqui pertiidos. Como el Almirante oio 
palabras tan iníblentes , fofpechando lo 
que podia fcr , con mucha blandura le 
rcfpondió : ^le ia veía la impo/ibilidady 
que todos tenían para fu pafage , hajia que 
los que kavian ido en hs Camas les embia- 
fcn Navios : i que fabla Dios quant» lo de- 
feaba , tnas que ninguno de los que eflaban 
Mi , por fu bien partiatlar , i por el de 
todos : i que fabia , que les havia juntad» 
mmhín vetfs f»r^ platicar de fu remedio^ 



Ndias Occidentales. 

i que fe havia hecho lo que a todos havia 
parecido ; i que fi otra cofa entendía , que 
fe juntafen de nuevo , ; fe platícafe en 
ello. 

Replicó Franciico de Porras , que 
ia no havia necefidad de tantas platicas , Ji- 
no que ^ b fe embarcafe luego , ó fe quedafe 
con Dios -y i bolvib las cfpaldas , dicien- 
do : Porque ío me voi a Cajlilla con los 
que me ^uifieren feguir ; entonces todos 
los conjurados , que ia citaban aperci- 
bidos , dieron voces : To con il , ío con 
¿I y i faltando vnos por vna parte , i 
otros por otra , con las Armas en las 
manos, tomáronlos Gallillos, i Gavias, 
fin tiento , ni orden , gritando vnos: 
Mueran , otros : Cajlilla , Caftilla ; otros: 
Señor C.ipitan , que haremos ? El Almi- 
rante , viendo tanta confuiíon , fe le- 
vanto de la cama , i tullido de la Go- 
ta , calendo , i levantando , falia al rui- 
do : pero fus Criados le bolvieron á fu 
Cámara : metieron también dentro al 
Adelantado , que como Hombre de va- 
lor , havia falido con vna Alabarda , i 
puellofe a la frefada , que es vna viga, 
que atraviefa toda la Nao , junto á la 
Bomba , i rogaron al Capitán Porras, 
que fe fuefc con Dios , i no caufafe 
mal , de que a todos cupiefe parte : i 
que bailaba , que no le ellorvaban fu 
ida ; i haviendole dicho otras rabones, 
con que algo fe aplacó el alboroto , to- 
maron los Conjurados diez Canoas , de 
las que el Almirante havia comprado á 
los Indios , i fe embarcaron con tanto 
regocijo, como fi iá defembarcáran en 
Sevilla : lo qual fue caula , que crecie- 
fe la triítega á los enfermos , parccien- 
doles , que quedaban defamparados : por 
lo qual arrebataban fu hato , i fe me- 
tían con ellos en las Canoas , como íi 
en folo aquello conliftlera fu falvacion: 
i afi fe crció , que fi todos eltuvieran 
fanos , pocos , ó ninguno de ellos que- 
dara. Salió el Almirante, como pudo, de 
la Cámara , i dlxoles , que confíafen en 
Dios , que prefto los remediarla, i que 
él fe hccharia á los pies de la Reina, 
para que los galardonafe mui bien fus 
trabajos, cfpccialmente la per- 
fevcrancia que mof- 
traban. 



*** *** *** *** *** 

*** *** *** \* 

*** \* \* 

V *** 
V 



ÍÍ04. 

omnes ex 
tequa de- 
tmñalSt, 
Tac. 

Replica 
de Fran- 
cifco de 
Porras »! 
Almiran- 
te. 



El Ade 
lacado f; 
lec5 vn 
Alabard 
alosam 
cinadoSi 
le deck . 
lien, i 



Iosam< 
tinados 
fe eniba 
can en I 
Canoas 
fe van. 



I 



fi- 

fie 



ddP. 



tS o. 



Frácifco 
dePoi'ras 
va có las 
Canoas 
apafar a 
la El'pa- 
ñola. 




Los Amo 
tinados 
qm'crcn 
pafar a 
Jamayca. 



Cruel- 
dad de 

losAmo- 

tinados. 



Decada I. 

C AT. VI. ^w los Amotinados 

qn'ifieron fafar a Jamayca , i del 

gran crédito , que el Almirante 

gano con los Indios , / por 

qué califa^ 

Rancisco de Ponas, 

con los que le íe- 
guian en fus Canoas, 
tomó el camino de 
la Punta Oriental 
de Jamayca, de don- 
de havian partido 
Diego Méndez , i 
Bartolomé Fiefco , i por donde palaban 
liacian grandes inlolencias á los Indios, 
diciendo , que fuefcn al Almirante , que 
les pagafe las cofas que les tomaban , i 
que fi no fe las págale , que le raata- 
fen , porque matándole , harian á si 
mifmos gran provecho , i elcufarian, 
que él no los matafc, comohavia muerto 
á los Indios de aquella Isla , i á los de 
Cuba,i de Veragua , i que fe quedaba con 
efbe propofito para poblar alli. Llega- 
dos a la Punta , con las primeras cal- • 
mas emprendieron fu pafage para la Ef- 
pañola , con los Indios, que pudieron 
havcr , para remar > pero como los 
tiempos no citaban bien afentados , i 
llevaban mui cargadas las Canoas , i no 
haviendo andado aun quatro Leguas, fe 
comencó a. turbar el tiempo , i á re- 
mojarlos las olas i i porque aun no co- 
nocían el peligro de las Canoas para 
Callellanos, quando vieron que el Agua 
les entraba , acordaron de aligerarlas, 
i hechar quanto traían al Mar , fal- 
vo vn poco de comida , i Agua , i 
folas las Armas para tornarfe s i por- 
que el viento refrefcaba , i fe moja- 
ban mas , acordaron inhumanamente 
de hechar los Indios , que remaban , á 
la Mar , matándolos á cuchilladas. Mu- 
chos de ellos , viendo las Efpadas , i 
la obra que pafaba , fe lanzaron en la 
Mar, confiados de fu ligcrega; pero def- 
pucs de mucho nadar , i de ello mui 
caniados , llegábanle á las Canoas , para 
que afiendofe de el bordo , pudicfcn 
defcanfar algo : cortábanles con las Ef- 
padas las manos , i les daban otras mu- 
chas heridas , de manera , que mataron 
algunos. 

Bueltos á Tierra , huvo entre 
ellos diverfos pareceres : decían vnos, 
que feria mejor pafarfe ;i la Isla de Cu- 



L I B R O V I. I J > 

ba , i que tomarían los vientos Levan- 
tes , i las corrientes á medio lado , i 
defde nlli atravcfarian á la Efpañola, to- 
mando el Cabo de San Nicolás , que 
no cita mas de diez i ocho Leguas de la 
Punta de Cuba : otros aconfejaban, que 
fe bolviei'en a. los Navios , i ic recon- 
cilíafcn con el Almirante , ó que le to- 
mafen por fuerza lo que le quedaba de 
Armas,! Refcates : otros querían, que 
fe intentafe de nuevo el pafo , i fe 
aguardafen las calmas , i eftuvieron eii 
el Pueblo , que ella cerca de la Pun- 
ta , efperando las calmas mas de Mes 
i medio , deihuiendo toda la Tierra co- 
marcana } i en fin , fe embarcaron con 
bonanza , i falicron vna vez á la Marj 
i porque bolvía el viento á avivar , fe 
tornaban , i otra vez lo hicieron de la 
mífma manera > i viéndole defeíperados 
del pafage , dexaron las Canoas , i bol- 
vieron al Pueblo mui defconfolados , i 
de alli , de Pueblo en Pueblo, vnas ve- 
ces comiendo por Refcate , otras to- 
mándolo , á pefar de los Indios , pa- 
faban. Mientras los Amotinados an- 
daban ocupados en la porfía de fu pa- 
fage , el Almirante , con mucho amor, 
curaba de los enfermos , para mante- 
ner en fe á los que le quedaban , di- 
fimulando las ¡njurias de los inobe- 
dientes , no moltrando defeo de cai- 
tigarlas , ni de ellas haciendo cafo, 
i trabajaba de confervar el amulad con 
los Indios , porque con ella , i con los 
Refcates, no fakafen los Indios de pro- 
veer de Mantenimientos , i aíl conva- 
lecieron los enfermos. 

Y como los Indios nunca vfaron 
tener Mantenimientos, fino los que pa- 
ra si havian meneftcr , i los Callella- 
nos comen mas en vn Día , que ellos 
en quince , haciafeles gran carga fuf- 
tentarlos con el abundancia que pri- 
mero , i afi fe acortaba la comida. 
Allegabafe a ello , ver que no peque- 
ña parte de los Callellanos fe havia 
aleado contra el Almirante , i que los 
mifmos les havian aconfejado , que le 
matafen; por lo qual comentaron á te- 
nerle en menos , i afi afloxaban cada 
Día mas en las provifiones , de donde 
fucedió verle en gran trabajo , porque 
para tomarfclo por fuerga , era neccfa- 
iño filir todos con las Armas , i dexar 
folo al Almirante j idexarlo á fu volun- 
tad , era ponerle en eílrema neccfidadj 
pero quilo Dios acudirlos en elle traba- 
jo ,de cíla manera : Sabia el Almirante, 
que havia de haver Eclipfe de la Luna 
V a den-» 



Díveríiss 
parece- 
res entro 
losAmo- 
tiiiados, 
Ibbre lo 
que h4-« 
lian. 



íimbar-» 
canfe c6 
bonanza» 
i Talen a 
la Mar. 



que aij¡- 
mulari, 
fed bani 

peratoria 
ejfe ziir~ 
tu¡em. 
Tac. 



Los In- 
dios acor 
taban la 
comida 
á losCaf- 
tellaiios. 



rátc á los 
ludios, 
pof la 
qiial le 
provele- 
rontle lo 
ueccfan'o 

Zruditum 

"VtUia ho- 



i5'6 Historia de las I 

. dentro de tres Dias , i cmbiundo a Ik- 
rcrriuíio ^. ,^ j^^ Caciques , i Perlonas mas rrin- 
delAlmi- . , , , ^-^ t j- j„ 

opales de la Comarca , con vn Indio de 

aquella Isla , que iá cr.i ladino en la 
Lengua Caílellana , vn Dia antes de el 
Eclipfc , les dixo : ^tc ellos eran Chrijlia- 
nos , f^afallos , ; Criados de Dios , que ino- 
raba en el Ciclo , que era Señor , i Hace- 
dor de todas las cofas , / que a los huertos 
hacia bien , i a los malos caftigaba : el qnal, 
vijio que aquellos de fu Nación fe havian 
ncftis m'if- alfado , no havia querido aiudarles , para 
ííre.Tac que pafafen a la Elpanola , como pafaron 
los que el havia embiado , axíes havian pa- 
decido grandes peligros , i perdidas de fus 
cofas : i que afrnijmo ejlaba Dios muí eno- 
jado contra la Gente de aquella Isla , por- 
que fe havian dcfcuidado en acudirles con 
Mantenimientos por fus Refcates : i que con 
«Jle enojo , que de ellos tenia , determinaba 
de cafligarlos , embiandolos grande hambre., 
i otros daños ; i porque por ventura no da- 
rían crédito a fus palabras , quería Dios, 
que viefen feñal cierta de fu caftigo en el 
Cielo , / que aquella Noche la verian , que 
ejiuviefen fobre avifo al falir de la Luna , i 
la verian enojada , ; de color de fangre , fig- 
nificando el mal, que fobre ellos quería Dios 
embiar. 

Acabado el Sermón , algunos fe 
fueron con temor , i acafo otros burlan- 
do : pero como en lalicndo la Luna co- 
men^'ó el Ecliple , i quanto mas fubia, 
Losln- era maior el amortiguarfc, comencaron 
*^'°^ ^T\ '^ ^^"^^^ • ^ tanto les creció el miedo, 
"^ que iban con grandes llantos dando gri- 
tos , cargados Je comida á los Navios, 
í"e°binhn pidiendo al Alriiirante , que rogafc á 
de lo que Dios , que jio e^luviefe contra ellos eno- 
les dixo jado , ni leshiciefe mal , que ellos, den- 
el Almi- Je adelante , traerían todos los Mante- 
rame. nimientos, que fueien mencftcr; el Al- 
p. , I mirante les rcfpondio , que él quería vn 
Almiraii- P^'-^ h'^t)^^!" ^on Dios : el qual fe encer- 
te , que i'o i entre tanto que el Eclipie crecía, i 
rucgiie á ellos daban gritos , llorando , e impor- 
Dios por tunando , que los aiudafc : i quando 
ellos: 1 (u yi¿ ^ qye \^ creciente del Eclipie iá era 
rerpucíta (;,^„^pj,j^ ^ i que tornarla luego á men- 
guar , falio diciendo , que havia rogado 
á Dios , que no les hiciclc el mal que 
tenía determinado, porque le havia pro- 
metido de parte de ellos , que de alli 
adelante ferian buenos , i tratarían , i 
proveerían bien á los Chriftianos , i que 
iá Dios los perdonaba > i en Icñal de 
ello , verian como fe iba quitando el 
enojo de la Luna , perdiendo la color, 
i encendimiento , que havia mollrado ; i 
viendo los Indios , que iba menguando, 



nieu 
Eclipfe, 



NDiAS Occidentales. i5'o4. 

i que del todo fe quitaba , dieron mu- 
chas gracias al Almirante : i maravillan- El Alm!- 
dofe , i alabando las obras del Dios de ''ante ga- 
los Chrillianos , fe bolvieron con gran- "^ j»"" 
de alegría á fus Cafas : i no fueron ne- ^^^^ j^^ 
gligcntes , ni defcuidados del beneficio, i„d¡os de 
que creían haverles hecho el Almirante, Jamayca, 
poraue le proveicron con abundancia, 
loando fiempre á Dios, i creiendo, que 
les podia hacer mal por fus pecados : i 
que los Eclipfcs , que otras veces ha- 
vian vifto , debían de fer como amena- 
zas , i caltigo , que por fus culpas Dios 
les embiaba. 



'\ 




CAT. VII. 1)6 otro fegundo'Mo' 
t'tn , en la Isla de Jamayca , con- 
tra el Almira7ite ; i la nueva que 
tuvo de la llegada de Diego Mén- 
dez, , i Bartolomé Fiejco , d 
la EJjpañola. 

/^j^ Avia n pafado ocho 
1 C4 Mefes , dcfpues de la 
partida de Bartolomé 
Ficfco, i Diego Mcn- 
de'¿ , iin tener avifo 
de lu llegada , i fi 
eran muertos, ó vi- 
vos : la Gente que 
quedaba con el Almirante , eilaba con 
gran pena , i crecía la impaciencia de 
verle aislados , i fofpcchaban fiempre lo 
peor , como acontece á los que ellan 
muchos días exercítados en trabajos , fi 
Dios no les provee de algún confuelo 
interior , con que los puedan llevar. 
Unos decían , que los Ñlenfageros iá 
eran anegados en la Mar j otros , que 
los Indios los havian muerto en la Ef- 
pañola , pafando por alguna parte ; otros, 
que de trabajo , enfermedad , 6 hambre 
havrian perecido en tan largo camino, 
i tan trabajofo, por las corrientes déla 
Mar , ó por la afpcre^a de las Monta- 
ñas. Añadíale a ellas anguillas , que afir- 
maban los Indios , que havian villo vn 
Navio trallornado , que le llevaban las 
corrientes por la Coila de Jamayca aba- 
xo: lo qual debió de fcr indullríofi nue- 
\a , fembrada por los Aleados , para 
quitar del todo la efpcran^a de remedio 
á los qus con el Almirante peiievera- 
ban ; de manera , que teniendo cafi por 
cierta la impofibílidad de iu remedio, 
vn Maeílre , Bcrnal Boticirio , \^den- 
ciano , i dos l'us Gooi^'aúcios , llama- 
dos 



«I 
éi 

% 



La Gente 

que cita- 
ba con el 
Almiran- 
te , fe ha- 
llaba atrí 
bulada , i 
iá no te- 
nía pacié 
cia. 



Los In- 
dios afir- 
maba ha-j 
ver vifto 
vn Navio 
traftorná 
do, llev.v 
do de la; 
coiilen- 
tes. 



1504- 



Segundo 
mociii de 
1.1 (rente 
del Almi- 
rante. 



Orden, q 
dio Ova- 
do á Die- 
go de Ef- 
cobar. 



Lo que 
Nicolás 
deOvan- 
dX) embia 
a decir al 
Almiran- 
te, 



Refpuer- 
ta del Al- 
mirante a 
Nicolás 
de Ovan- 



dos ^amora , i Villatoro , i todos los 
demás , que havian quedado entermos, 
coa mucho Iccreto hicieron otra con- 
juración , para hacer lo milmo que los 
Porras : pero remedio Dios cite peligro, 
que al Almirante , á fus Hermanos , i 
Criados havia de fuceder , con la llega- 
da de vn Caravelón , que cmbió el Co- 
mendador Maior de Alcántara , que fue 
vna tarde , cerca de donde citaban en- 
callados los Navios ; iba en él por Ca- 
pitán Diego de Efcobar , vno de los 
que fe levantaron con Francifco Rol- 
dan. 

La Orden que llevo Diego de Ef- 
cobar , fue , que no fe acercafe á los 
Navios , ni faltafe en Tierra , ni tuvie- 
fe , ni coníintiefe tener platica con al- 
guno de los que citaban con el Almiran- 
te , ni diefe , ni tómale Carta , porque 
no le embió lino á ver , qué difpoli- 
cion tenia el Almirante , i los que con 
él eftaban -, i porque labia Nicolás de 
Ovando , que por haver lido elte Die- 
go de Efcobar del vando de Francifco 
Roldan , no haria con él confederación, 
le embió con efta comiíi^n. Diego de 
Efcobar , dexando apartado el Carave- 
lón , faltó en la Barca : llegó á hechar 
vna Carta de el Comendador Maior , i 
apartó luego la Barca , i defde lexos di- 
xo de palabra , que el Comendador Ma- 
ior le embiaba á villtar de fu parte, que 
fe le encomendaba mucho , pelándole 
de fus trabajos } i porque no le podia 
embiar recado de Navios tan prelto , pa- 
ra en que fuefc fu Perfona, i los demás, 
fe fufriefe , haita que fe lo embiafc : pre- 
fentóle vn Barril de Vino , i vn Toci- 
no , i con eíto fe aparto la Barca, i fe 
fue al Galeón : juzgófe , que havia he- 
cho todas eftas diligencias el Comenda- 
dor Maior j porque como en la Efpa- 
ñola havia muchos , que tenian la opi- 
nión del Almirante , que havian íido fus 
Criados , Hechuras , i Amigos , i otros 
que le fueron rebeldes , temia , que por 
Cartas , ó con fu prelencia , podria na- 
cer algún cfcandalo j otros dixeron 
otras cofas , pero efta fe tuvo por la 
mas cierta. 

Refpondió el Almirante á la Carta 
de Nicolás de Ovando , dándole cuenta, de 
los trabajos padecidos , de la rica "úerra^ 
que dexaba de/cubierta , ; lo que en ello 
baijia fer--JÍdo a los Reies : la Rebelión 
de los Porras : agradecíale el buen trata- 
v'.icnto , que Diego de Efcobar le havia di' 
cho , que hacia a fus cofas : encomendába- 
le a Bartolonü Fiefco^ i á Diego Méndez: 



Decada I. Libro V L 157 

decia , que quedaba todavía apofcntado en 



Biielvefe 
Zfcobar á 
la Eí'pa- 
ñola, i la 
Giéte (^uc 
da fofpe- 
chofa. 



Soíiegafe 
el fcguii- 
do motín 



los Navios , aguardando el remedio de Dios, 
i fuio , para Jalir de alli ; i con ello fe 
bolvió Diego de Efcobar , dexando con 
alguna fopccha á la Gente , por no ha- 
ver querido hablar, ni tratar con nadiej 
que el Comendador Maior no quena la- 
car de alli al Almirante , fino dexarlo 
perecer en aquella Isla con los que con 
él citaban , aunque la llegada de Die- 
go de Efcobar havia deshecho la fegun- 
da conjuracioH ; i fabicnüolo el Almi- 
rante , dio a entender á la Gente , que 
la brevedad de la panida del Carave- 
lón , havia fido para embiar Navios 
con mas diligencia , para que juntos fa- 
liefen de alli , pues él no havia de ir 
fin ellos , i aquel Navio no bailaba pa- 
ra todos j i con eitas rabones , i con la 
viíta del Caravelón , i con las nuc\as, 
que Diego Méndez, i Bartolomé Fieico 
havian licitado á falvamento a la Elpa- 
ñola , quedaron algo alegres, i con mas 
efperanga de fu remedio. 

C^'P. VIII. T>e las Infolen- 

cias de los Torras de Sevilla , i 

Amotmados : qtie fe alearon los 

Indios de Higiiey , en la, 

Ef^añola. 



L Almirante, que de- 
feaba reducir á los 
Aleados , antes por 
bien , que con fuer- 

lsS7yil^S"^a '^^^^ "° hiciefen mal, 
hilóles faber lo que 
pafaba , rogándolos , que bolviefen á fu 
obediencia , i perdonándoles , i ofrecién- 
doles todo buen tratamiento. Embió 
con cite Menfage á dos de los mas Ami- 
gos de los Aleados , i les dio vn pedazo 
del Tocino que tenia , para que los lle- 
vafen ( que en muchos Dias no lo ha- 
vian vifto ) i creiefen , que havia veni- 
do el Caravelón : falióles al camino 
para hablarles Francifco de Porras , con /■/'/*'■'/*? 
algunos pocos , temiendo , que fi los ^'**' 
demás los veían , fe arrepentirían de lo 
hecho j pero con todo efo lo alcan- 
caron á entender, i que Fiefco , i Mén- 
dez llegaron , i que el Almirante cita- 
ba con efperan^a de falir prcfto de allij 
i dcfpues de muchas Confukas , refpon- 
dieron,que no fe querían fiar del Almi- 
rante , fino que tendrían por bien de 

an- 




Magnaf 
duces f tu- 
ra onfUí» 



Sobervia 
de Fiaii- 
cifco de 
Porras. 



FráciTco 
dePorras 
diciendo 
mal del 
Almiran- 
te, enga- 
ña á la 
Gente. 



Vivant r« 
prvviní'fi- 
¡ibu! Inrr 
Ci-ji-!:, !iec 
Í!)foleíc/it 

i¡Ht fe fc- 
tit arma- 

clypem ti- 
le exerci- 
t»t tui. 



i^8 Historia de las 

andaifc pacificamente por la Isla, li les 
promctia de darles Navio en que íc fue- 
icn ; i fi dos, el vno j i fi fucfc vno folo, 
el medio : i que entre tanto , pues ellos 
havinn perdido todas las Ropas, i Rel'ca- 
tcs por la Mar, particfe con ellos de lo 
que tenia > i refpondiendo los Mcntage- 
ros , que no eran aquellas Condiciones 
para proponer al Almirante , los ataja- 
ron, diciendo , que fi no fe las concc- 
dia por amor , lo tomarían por fuerga: 
quedófe diciendo Francilco de Porras á 
fus Compañeros , que el Almirante era 
Hombre cniel , i que aquellos cumpli- 
mientos eran engaños , i que no le tu- 
viefcn temor , porque no les olaria ha- 
cer daño , por el favor que ellos tenian 
en la Corte , i que fe debía de temer la 
venganga , qucfó color de caltigo haria, 
i que por elta caula nunca Francilco 
Roldan , i los que le figuieron , fe fia- 
nin de él ; lo qual les falió bien , pues 
que fueron tan favorecidos , que le hi- 
cieron llevar en hierros áCaltilla, i que 
ellos no tenian menor caufa , ni elpe- 
ranga para lo mifmo j i por mas tener 
engañados a fus Compañeros , decia, 
que aquella Caravcla , que referían ha- 
ver venido , no era fino Fantafma, por 
Nigromancia fabricada , que el Almi- 
rante , i los Suios la havian vifto en fue- 
ños , porque el Almirante fabia mucho 
de aquellas Artes : pues no era cofa a"ec- 
dcra , que fi fuera Caravela , no comu- 
nicara con ella la Gente que tenia con- 
figo , i no fe huviera de prcílo defapa- 
recido > i todavía , afirmando que no 
era Caravcla , anadia , que fi lo fuera, 
el Almirante , fu Hijo , i Hermano fe 
huvicran metido en ella , i fe huvieran 
ido , por falir de la neceíidad en que fe 
hallaban ; i con eftas raconcs los confir- 
mo en fu opinión, i perfuadió ,que fiíe- 
fen a prender al Almirante , i tomarle 
lo que tenia en los Navios. 

Entre tanto que el Almirante efla- 
ba rodeado de las anguflias referidas, 
tampoco faltaban trabajos en la Efpa- 
ñola ; porque haviendofe vivido en la 
Provincia de Higucy con fofiego , def- 
pues del Afiento , que tomo Juan de 
Efquivél con los Naturales (como arri- 
ba queda tratado ) cuias ("ondiciones 
eran, que hiciefcn ciertas I^abrancas pa- 
ra el Rei, que ha hdo fiemprc la prin- 
cipal Riqueca de aí]uclla Isla , i que no 
ferian forcados á ir a Santo D.>iningo, 
ni facados de l'u Tierra , quedando en 
vna Fortaleca el Cipitan Manin de 
\''illamán , con nueve Soldados , cuin li- 



I N' D 1 A S O C CI D E K T A L E S. 

ccnciofa vida , no pudiendo fufrir los 
Indios , i quexandofe , que contiM el 
tenor de lo capitulado , los mandaban 
llevar el Pan , procedido de las Labran- 
gas Reales , á Santo Domitigo , fe jun- 
taron mucho numero de ellos , i aco- 
metiendo la Fortaleza , la quemaron, i 
mataron á los Soldados , que no efcapo 
mas de vno, que llevo la nueva. El Co- 
mendador Maior higo pregonar la Guer- 
ra , i la encomendó al milmo Capitán 
Juan de Efquivél, que llevo la Gente de 
Santiago ; i por Capitán de la Gente de 
Santo Domingo , cmbió á Juan Ponce 
de León j i por Capitán de la Villa de 
la Concepción , que entonces era Pue- 
blo principal, nombró á Diego de Efco- 
bar, el Compañero de Francifco Roldan, 
en fu Motin ; por Capitán del Bonao fue 
otro : ferian en todos cafi quatrocientos 
Hombres , i fueronfc á juntar á la Pro- 
vincia de Ycayagua, cerca de la de Hi- 
guey , de donde facaron cierto numero 
de Indios de Guerra, que firvieron mu- 
cho. Los de Higuey tenian fus Pueblos 
dentro en los Montes ; los quales fon lla- 
nos , como vna Mefa , i fobrc aquella 
comienga otra Mela llana, i monilruofa, 
mas alta cinquenta , i mas ellados , a la 
qual con grandifima dificultad fe íubia. 
Y ellas Mefas fon de diez, i quince Le- 
guas de largo, i ancho, i todas foLidas 
de lajas de peñas , como fi lo fuefen á 
manos , i muí afp^ras , como puntas de 
Diamantes : tienen infinitos ojos, de cin- 
co , ó leis palmas en torno , llenos de 
Tierra colorada, que es fcrtillfima para 
el Pan Cagabi ; porque poniendo vna ra- 
ma , ó dos de planta , de que falen las 
Raices , de que fe hace , todo aquel ho- 
io fe hinche de fola vna Raiz j i ponien- 
do dos Pepitas de los xVleloncs de Calli- 
Ih , fe crian Melones , tan grandes , i 
maiores , como Botijas de media arro- 
ba , muí fabrolos , i colorados , como 
fangre : i por ella fertilidad tenían aque- 
llas Gentes fus Pueblos en aquellas Sier- 
ras llanas. 

Llegados los Caílellanos a los li- 
mites de Higuey , en finticudo los Na- 
turales, que citaban allí, hicieron gran- 
des ahumad;)s , avifandofc vnos a otros; 
pufieron las Mugcrcs , Hijos, i Viejos 
en cobro, en lo mas fc^reLodc lo. Mon- 
tes ; los Carelianos afentaron fu Exerci- 



15-04. 

qu';c¡cm 
dcbetpn- 
flítre fa' 
ga>íis. 
Cafiod. 
Los In- 
dios de 
la Proviii 
ciadeHí 
guey ma 
tnn los 
Caftclla- 
iios , i fe 
al^an. 

Ovando 
embiapot 
General 
de la Gca 
te, i]ue va.il 
a la Giiep^J 
ra de Hi- 
guey , i' 
Ju.in de 
Eíijiilvcl. 



to en lugar llano 



, i fin bofcagc , para 



poderle valer de los Caballos 5 i fu prin- 
cipal cuidado era prender alguno, para 
defcubrir los fecretos de ios Enemigos: 
i aunque á muchos atonncntaron , de 

nin- 



Jil 



-I;, w 

i, 311 

r jiii 



Fertílí- 
d.id de la 
Pro\'in- 

Ci.-l QCxli- 

guey. 



Los In- 
dios , fa- 
bid.i la 
llegada 
de losCií 
rellanos, 
ib aperci- 
ben. 

Los Caf- 

tc'llanos 
aílc'iitan | 
fu V.-att] 
tilo en 
Iti 



N 



ij04. 

iiigar lla- 
no , para 
valerfe 
de losCa- 
balJos. 



ninguno Tacaban fubftancia , porque all 



ie lo mandaban fus Señores 



Decada I. Libro VI. 15-9 

Cacique Principal , llamado Cotubana 



quien 



En qué 
forma ha 
cían los 
ludios la 
Guerra? 



lasBallef 
asCafte- 
ianasha- 
■.eii mu- 
:ho daño 
i los In- 
lios. 



iiempre fueron cbedicntifimos. Entra- 
dos los Caftellanos en la Provincia , ha- 
llaban a los Indios de muchos Pueblos, 
juntos en vno, el que para ellos era mas 
apropriado, aparejados en las Calles para 
pelear , con tan eilraúa grita , que á quien 
quiera atribulaban : efperaban el primer 
ímpetu de los Callellanos , aventando 
fus Flechas ; i viendo entre ellos caer 
algunos de las Balleftas , i Efpingardas, 
que a 11 las llamaban ( de las quales havia 
pocas entonces ) fin efperar á las Efpa- 
das,fe retiraban : havia algunos, que en 
recibiendo el tiro de la Ballefta , que le 
entraba la faeta hafta las plumas , con las 
manos fe la facaba , i con los dientes la 
quebraba, i efcupida, la arrojaba con la 
mano acia los Caftellanos , teniendofe 
por vengado con aquellas injurias, i po- 
co defpues caia muerto : pafados aquellos 
primeros tiros , viendo lo poco que con 
las Balleítas CaftcUanas ganaban , era 
toda fu defenfa huir cada Cafa , ó Ve- 
cindad por fu parte j i por la efpefura de 
los Bufqnes , i afpcre^a de los Montes, 
poco duraba el alcance , aunque anda- 
ban iá tras ellos los Caftellanos en Qua- 
drillas , i tomando algunas Efpias , ó 
otros , que pafaban de vna parte á otra, 
á todos los llevaban delante , para que 
les moftrafen adonde eftaban recogidosi 
i algunas veces , por no moftrarlos , fe 
defpeñaban ellos mifmos. 

C^T. IX. T>e vn "Defafie , que 

pasb entre vn Indio , i vn Cajie- 

llano , en la Guerra de Higuey , i que 

Juan de Efqu'ivél andaba en bufia 

del Re't Cotubanama : i que en la 

Isla de la Saona llegaron El , i 

vn Cajlellano á las manos , i 

Cotubanama quedo 

^refi>. 

Un QUE los Indios 
fe efparcicron , to- 
davia andaban , de 
Pueblo en Pueblo, 
juntandofc , porque 
eran tantos , que ha- 
via parado todo , i 
andaban los Cafte- 
llanos tras ellos por los Pueblos > i en- 
tre otros , fueron á dar al del Señor , o 



banama. 

Cotuba» 
llama. 
Hombre 
de gran 
cuerpo, i 
fuerzas. 



má , que havu trocado el nombre con Los Cal- 
el Capitán Juan de Elquivel , i era lu ^.^^^ ^ ^j 
Guatiao , como Hermano en Armas, pueblo 
Era Hombre de mui grande cuerpo, de Cotu- 
bicn hecho , i de grandes fuercas , por- 
que lu arreo era maior , i mas grucfo 
doblado, que el de los otros j i por fu 
hermola Perfona , i valentía , era nom- 
brado entre los Caftellanos > los qua- 
les , caminando en fu bufca , en la Ri- 
bera de la Mar , hallaron dos caminos, 
que iban al Pueblo , por el Monte , el 
vno mui defembaragado , cortadas las 
rarnas , i todo lo que podia embaracar, 
i aqui tenian los Indios puefta rna em- 
bofcada. El otro eftaba mui cerrado, 
lleno de Arboles cortados , i atravefa- 
dos; i fofpechando los Caftellanos, que 
aquel era algún engaíío, dexaron el ca- Los CaP- 
mino abierto , i determinaron de en- tellaiios 
trar por el cerrado , abriéndole con mu- delcubré 
cho trabajo , i fudor, media Legua qué vnaeftra» 
le hallaron ocupado. La otra Legua, j^^|^"^r , 
que havia hafta el Pueblo , eftaba def- ¿¡^°' 
embarazada , de donde hecharon mejor . 
de ver , que havia engaño. lendo, pues, 
por el camino adelante , mui fobre avi- 
fo , junto al Pueblo , dieron en los In- 
dios , que eftaban embofcados , i deí^ 
cargando en ellos las Balleftas , todas fe 
emplearon : i ellos , tomados de fobre- 
falto , fe retiraron á las Calles del Lu- 
gar, adonde aventaban fus Arcos, tira- 
ban piedras, i hadan lo que podian pa- 
ra fu defenfa : pero las Balleftas los fa- 
tigaban mucho , aunque no por efo def- 
maiaban. 

Sucedió , que fe apartó vn Indio, 
bien grande de cuerpo , defnudo como 
los otros , con fu Arco , i vna fola Fle- 
cha , i haciendo feñas , como defafiando, 
que faliefc algún Chriftiano. Apartófc 
Álexo Gómez , Hombre de gran cuer- 
po , i dieftro en cortar de Efpada : lle- 
vaba Efpada, i Puñal, i aun media Lan- 
9a , i cubierto con vna Adarga de Jue- 
go de Cañas , que hallaban provecho- 
las para las Flechas. Alexo Gómez , i el 



Indio , fe acercaron : el Caftellano le 




Defafío 
de vn In- 



tiraba piedras : el Indio le amagaba con 
la Flecha , i andaba de vna parte a otra dio , í vu 
dando faltos, porque el Caftellano , acer- Caftella- 
candofe , no fe nprovechafe de fus Ar- "«■ 
mas , huiendo de las piedras , que parc- 
ela Gavilán. Quando los dos Exercitos 
los vieron pelear de efta manera, fe pu- 
fieron atentos á mirarlos. Unas veces 
daba el Indio vn falto contra Alexo Gó- 
mez , que parecía que le quería clavaf 

ea 



í6o 



Mistión i A Ot LAS 



AlexoGo 
m«z fe 
arapain, 
i encoge 
dtb-.ixo 
delAdar- 

ri iiij;o 

fe v.\ mo' 
fondo del 
Caftella- 
iio , (In 

iiavcr fol 
tado fu 
Flecha. 



en dcicubieito , i ól íc cubria con el 
Adaiga , i tol-naha a tonr.ir p'.cvims , i 
tirarle : el Indio íukuba con ib Flcciu 
en el Arco ; i haviendo paíiido gran ra- 
to , (in que con ninguna piedra Riele 
acertado, el Indio tuvo en tan poco al 
Callcllano,que fe le fue acercando tan- 
to, que arremetió á el , i Ic pufo la Fle- 
cha cafi al arquillo del Adarga j i Alc- 
xo Gómez higo harto en ponerle como 
vn ovillo, cubriei-kiofe con fu Adarga; i 
como le vio tan junto ii si,dcxo las pie 



Indias Occidentales. I)'^.. 

de tres horas , por maravilla l'c oio la 
grita en el Excrcito CallcUano, que pa- 
fando por allí cerca, acafo , havia aque- 
lla tarde hecho alto. Acudió Gente por 
el raltro , i los Indios fe pulieron en 
huida , quedando muchos muertos , i 
prefas las Mugcres, i Niños, que fe re- 
partieron en el Excrcito. Y porque los D¡fc:pHn¿ 
C.iftellanos , en ella Guerra , padecieron '^^"- patifi 
grandifima hambre , fe tuvo en mucho, ff-jarcie 

que ;l todas horas , i en todas oca fio- '"^"^"^'f 
ce » . j L ] • • ■ cttits. Ca« 

nes , ruslen para todo obedientes; i pa- 



dras, i tomo la Lancuela , i airojóíela, ra comer, vfaban llevar los Indios cau- 



(todor. 



Los Caf- 
tellanos 
andan en 
bufca de 
Comba— 



Trece 

CaftclJ.i- 
nos fe de- 
fienden 
de dos 
mil In- 
dios. 



crciendo, que ia le tenia clavado > pero 
dio el Indio al travéi , i fuefe mofando 
f.ilvo , fin haver foliado fu Flecha de la 
mano. Corrieron entonces los Indios á 
recibir á fu Compañero , loando lu li- 
gercca, ie>Fucrco, burlandofe de Alcxo 
Gome¿. Fue efpetaculodegran alegría, 
i admiración , i llegándole la Noche, 
defpartió a los vnos , i a los otros. 

Otro Dia no pareció Hombre- de 
los Indios , porque como \'e!an que no 
podian prevalecer contra los Cjiílel la- 
nos , mollrada la jinmcra villa , i gana 
•de defenderfe , luego fe iban á los Mon- 
tes , adonde havian pucllo la Gente, 
que no era para pelear •, i lo mifmo hi- 
cieron los otros Indios , que en los lu'- 
gares havian determinado dt; rcfiftir, pa- 
reciendoles , que fiendo tan valiente Co- 
tubanama , i no haviendo rcfillido , no 
tenian ellos para qué el'perar. Salían di- 
verfis quaxlriUas de Calrdlanos , efcudri- 
ñando la Tierra , con defeo de topar 
con Cotubaiwmá , i con los Piincipa- 
lc3 Caciques : i havia Carelianos tan dief- 
tros, que con no hacer mas raftro vein- 
te , i treinta Indios , por fer ligeros , i 
andar defnudos , que hiciera vn Calle- 
llano , de fola la mudanza de vna ho- 
ja , caída del Árbol , i podrida , cono- 
cían por donde havian pafado. Otros 
Caíleilanos havia , que de folo el olor 
de el Fuego tomaban ratlro de lexos, 
porque los Indios , a do qiucra que cf- 
taban , hacían fuego. Aconteció , que 
trece Caíleilanos íiguieron vn raítro , i 
fueron ii diir con dos mil Indios , en- 



Omnia . e] 

¡uiud fe\ 

ctts quíin 

nal 



trc chicos , i crandcs. Llevaban 



q na- 



tío BalleÜas , Efpadas , Langas , i Ror 
délas ; i foltando las Balleílas , fe rom- 
pieron las cuerdas , i aunque los Indios 
les fatigaban con Flechados , i pcdi-a- 
das , ellos las recibían con las Rodelas, 
i tenían .apartados á lo.s Indios , enca- 
radas las Ballenas , porque temiendo 
que citaban armadas , no fe ofiíbaír 
accrcín" v i eltíHido de- efta manera mas' 



tivos por los Mantés, bufcando las Rai- 
ces , que ellos conocían ; i vna ve'¿ los 
Efclavos mataron los Guardianes , i fe 
llevaron fus Armas al feñor Cotubana- 
má , cuio refpeto entretenía lu Guerra, 
porque todos los Indios , que fe cauti- 
baban , decían, que los demás fe dieran, 
lino íí/s detuviera ti niiedo de el feñor 
Cotubanamá, i fus amenacas,i los Caf- 
tcllanos ponían toda diligencia en ha- 
verlc a las manos. 

Por la mucha díHgencia , i gran 
cuidado , de que Juan de Efquivel vfaba 
en faber nuevas de C^ottibanama , para 
prenderle , i acabar aquella trabajofa 
GuciTa , fue avifado , que con fu Mu- 
ger, i Hijos fe havia pafado á la Isla de /"«,< "", 
la Saona , i que cllaba a buen recado, ti erante 
Determinó de pafar á ella , porque fe ^"-' 
tenia p«r cierto , que inicntras no fe 
prendiefe á Cotubanamá , no fe fujeta- 
rían los Indios de la Provincia. Y ha- .'"í"> íÍ' 
viendo ordenado, que vna Caravela , la ,'."'^f 
que iba de Santo Domingo oon Vitua- Saonac 
lía para el Excrcito , fe pufiefe en cier- buíc.\ 
ta parte, adonde tom.Ue la Gente, que Comba 
havia de pafar á la Isla, de manera , que nama 
las Efpias del Cacique no la vicien, 
porque haviendo pucllo fu Muger , c 
Hijos en vna Cueva , cnmedío de la 
Isla, por havcr dcfcubierto, que aque- 
lla Caravela andaba por allí , aunque 
era para el efecto dicho , cada Día em- 
biaba Gente a las partes adonde la Ca- 
ravela podía hcchar Cíente ci> Tierra, 
i el los vifitaba , en compañía de doce 
Indios , I9S mas valientes. Una Noche 
embarcófe Juan de Efquivel con cin- 1 

qucnta Hombres , en la Caravela , fron- ; 

tero de Li Isla , que no eña mas de dos ! 

Leguas de Tierra ( como fe ha dicho) | 

i fue :ü amanecer á la Isla , i faltaron •';-■'•"'■•»■•* 
treinta Hombres en Tierra , con fus Ar- """"■'"' 
mas , i comida , bien cxcrcitados en to- (_,.,"', 
do genero de pelear , i trabajar , i fu- r,/.. ^ . 
Hieron a cierta peña muí alta , poco v^.-- ; 
antes qtie los Dcfcubridorcs , ó Efpies /cnf.vg 

de 



1 5 c 4-. 



cic Cotubanama Ilcfíafcn. Ciertos Caíle 



llanos lÍ2eros 



)ana- 



QCO'reii 
JiuíLo- 
:z, ¡pié 
5 á Co- 
ibana- 



.j^^.^.^ , prendieron á los Indios, 
i los llevaron á Juan dcEfquivcl : i pre- 
guntando , adonde clluba el Cacique? 
ilixercn , que alli venia. Llevaron por 
Guia á los prcfos , i adelantándole al- 
gunos Cailelbnos , con dci'co de ftña- 
laiie en la prifion del Cacique , pare- 
cicndoles , que iá le tenían en las ma- 
nos , i hallando dos caminos , tomaron 
el de á mano derecha : folo vno hecho 
por el de á mano izquierda , porque co- 
mo toda la Isla es de efpefuras , no fe 
puede ver vn Hombre á otro , por cer- 
ca que cfté. 

Llamabafc Juan López Labrador, 
el que tomó el camino lolo , Hombre 
de buen cuerpo, i fuerzas, i bien cxer- 
cirado , i de los antiguos de la Isla , el 
qual , entrado en el camino , topo do- 
ce valientes Indios, con fus Armas, vnos 
tras otros , porque anfi andan : i de otra 
manera , tampoco pudieran , por la ei- 
trcchura del camino. Era el poílrero 
Cotubanamá , que fegun dixo , lleva- 
ba vn Arco como de Gigante , i Fle- 
chas de tres puntas de huelo de Pcfca- 
do, como de pie de Gallo. Los Indios, 
en dcicubricndo el Callellano , enmu- 
decieron , como fi fobre ellos fuera to- 
do el Mundo ; i preguntando Juan Ló- 
pez por Cotubanamá , dixeron : Veslc 
aqui viene detrás , i apartaronfe para 
que pafafe con fu Efpada dcfnuda. Co- 
tubanamá le quilo flechar , pero cerró 
tan prefto con él Juan López , tirán- 
dole vna cuchillada , que el Cacique 
hecho las manos para repararla , i re- 
cogiendo el Caftellano la Eipada , fe 
las dexó fegadas. Ya eran huidos los 
otros Indios, i el Cacique gritando, de- 
cia en fu Lengua : No me mates , que 
io foi 'Juan de Efquhíl. Pufole la pun- 
ta de la Efpada en la barriga , i con la 
mano le tenia el hombro : i eliando fo- 
lo , no fabia qué fe hacer ; i rogando 
el Cacique , que no le mátale , porque 
como havia trocado el nombre con Juan 
de Efquivcl , fe llamaba afi : con fus 
manos corriendo fangre , defvió la Ei- 
pada , i apretófc con Juan López , i 
dando con él en tierra de efpaldas , le 
ahogaba por la garganta , i gritando co- 
mo podia , le oicion los Callellanos, 
que iban por el otro camino , que ci- 
taba cerca : i ier.do allá, hallaron , que 
el Cacique maltrataba á Juan López. 
El primer Caileilano , con la Balleita 
defavmada , dio al Indio tan gran gol- 
pe, que le aturdió: i levantandofe, tíun- 



DecadaI. LiBRoVL léi 

bien fe levantó Juan López , medio 
muerto , i alli le prendieron , con alu- 
da de otros CaítcUanos , que llegaron 
luego. 




C AT. X. ^e con la muerte de 

Cotubaua^ná quedo pacifica la Isla 

Ejpañola ; i la licencia general , que 

Je dio para catitivar á los 

Indios Caribes. 

Reso Cotubanamá, 
que tanto dcfeaban, 
le llevaron maniata- 
do á cierto Lugar 
defpoblado. Los do- 
ce Indios , que ha- 
vian hindo , fueron 
á dar avifo á la Mu- 
ger , i Hijos , los quales fe falicron de 
la Cueva , i huicron á otra parre. Em- 
bió Cotubanamá por ellos á la Cueva, 
adonde hallaron las Efpadas de los Caf- 
tellanos, que mataron los Indios, i otras 
cofas del mueble del Cacique , de poco 
valor. Lleváronle en la Caravcla a San- 
to Domingo , adonde Nicolás de Ovan- 
do le mandó ahorcar , i perdonó a to- 
dos los demás. Con eíta muerte caie- 
ron todas las fuercas de la Isla , i que- 
dó pacifica. Y para confervar en cita 
quietud la Provincia de Higuey , man- 
do el Comendador Maior poblar en ella 
dos Pueblos , el vno cerca de la Mar, 
que fe llamo Salvalcon : i el otro den- 
tro de Tierra , que fe dixo Santa Cruz 
de Aycayaguá , i á entrambas \"illas re- 
partió todos los Pueblos de los Indios: 
i afi huvo en aquella Isla diez i líete 
Villas de Caftellanos. Santo Domingo: 
la Buena Ventura , en las Minas viejas: 
la tercera, el Bonao : la Concepción , i 
Santiago j la fexta , Puerto de Plata: 
Puerto Real ; la o£tava , Lares de Gu- 
habá : el Aibol Gordo ; el Cotuy > la 
vndccima , la Villa de Aziía : San Juan 
de la Maguaná : Xaraguá : la V^illa de 
Yaquimo > la decimaquinta , Salvatier- 
ra ; Salvaleon j i la vltima, Santa Cruz 
de .Acayazaguá. 

Havian iñ en eíle tiempo manda- 
do los Reies Católicos, demás de la inf- 
truccion, que fe dio á Nicolás de Ovan- 
do , que nadie efcandalicafe á los In- 
dios de la Efpaíáola , ni de ninguna de 
aquellas Islas , i Tierra-firme , ni los 
cautivafen , ni llevafen á Caílílla , tji á 
©tras partes , ni en fus pcifnnas , i bienes 
X ks 



Jgnofcrn- 
do TofH' 
I i íomani 
»>a¿H!¡ M- 
dwem HH- 
'::Jfe- .Sal. 

CoJí la 

muerte 
de- Cotii- 
banan-.a 
t|iicda pa 
ciíica la 
IslaEfp*^ 
ñola. 



üoi fer" 
mlttesMi' 
Utes eff- 
tMoñ- 
huí infoc 

ííodor. 



x6z Historia de las In 

les hlclcfcn dr.ño alguna , por eí celo 
que icnuiU, que Ihs Gentes de aquellas 
Tierras recibicicn buen cxcmplo , i 
buciiHS obras , pava que mas flicilmen- 
te fucfcn rraidos á nucllra Santa Fe: i 
con elle fin , dieron en Caltilla licen- 
cia íi algunos, para que fueien -y. relca- 
tar , i contratar , para que cofnunica- 
fen con los Indios de paz , i con la co- 
nninicacion , i amor de los Chríftianos, 
Chi-;rto- fe aficionaren a las colas de la Religión 
valCiici- Chriltiana. Pero como los Anos palii- 
ra , i de Jos quedaron efcandali^ados de Chrif- 
onos.no ^^^y.^i Guerra , i de otros , efpecJalmen- 
doxabaii ^^ ^j^ Cartagena , adonde hi^o violen- 
i no los dexaban faltar en fus Tier- 



Los In- 
dios, ef- 
candali- 
^ados de 



i con las Armas fe defendían , i 

de que 



fallí a 
Tierra, '^''^^í 
en Carta- 1"^^ , 

gcna . á mataron algunos Chríftianos , 
los Caf- formaron grandes quexas á los Reies Ca- 
tellano». tolicos, i les informaron, que eran Ca- 
níbales , que aora dicen Caribes , á los 
que comen Carne Humana : i era afi, 
que cftos tales ficmpre huicron la con- 
verfacion de los Chriitianos : por lo qual, 
aborreciendo la Reina efta nueva de co- 
mer Carne Humana , que para ella fue 
mui efpantofa , i la rchcion de fus bar- 
baras , i beíliales coftumbres , mandó 
dar vna Patente -, cuia fubllancia era: 
^e aunque havian procurado de conv.eH- 
. cer , ; animar a ¡os Indios , k que fucfen 
Licencn (j/^yij}¿^f¡g¡ ^ ¿ p^y¿¡ qng r^:¡i)ieferi comoHom- 

2^'' 'j^ brc: de rafon , havian embiado con fus Ca- 
ccr giicr- piicines , Religiofus , que les prcdicafcn , i 
ra, i can- doñrinafen en las ct/ás de nuejira Santa 
tivar á Fe Católica ; i aunque en algunas Islas fue- 
los Can- jQfi ¡j¡¿¡^ recibidos , en otras , adonde cf- 
"^'' taba cierta Gente , que ¡laman Caníba- 

les , nunca los qnifieron oir , ni acoger , an- 
tes los defendieron con fus Armas , que no 
pudiefcn entrar , / mataron algunos Clmf- 
tianos : i defp'.es acá , f^ai'ian eftado en fu 
pertinacia , haciendo Querrá a ¡os Indios^ 
que efaban en fu férvido , prendiendoloss 
para comerlos , como de hecho los comían; 
i fiendo informados , que para el férvido 
de Dios , fofiego , i feguridad de los In- 
dios pacíficos , convenia , que fucfeu calli* 
gados , por los delitos , que cotnetian ton- 
íra fus Subditos ; i que haviendolo confu¡- 
toíh con ¡os de ¡u Confejo , atento que ¡os 
dichos Caníba¡es havian /¡do requeridos mu- 
cijas veces , que fuefen Chrifiianos , i fe 
El Rci es convirticfcn , ; cflnviefen incorporados en 
H "h"!^' ''^ Comunión de ¡os Fie¡es , / dehaxo de 
vVios de ^' obediencia , / tratafen bien a ¡os otros 
los Cari- /''•' fiednos de ¡as otras Is¡as , ;' no falo no 
bes. ¡o havian querido hacer , fino antes fe 

defendían , para tw fer doñrinados en ¡as 
cofas de ¡a Fe , i continuaban m haier 



Que fs 
puedan 
cautivar 
losCaní- 

liaks j 
hacerlos 
Efclavos 



días Occidentales. ^S'-4- 

Guerra a fus Subditas , efiando endureci- 
dos en ¡u rna¡ propojito , idolatrando , i 
comiendo Carne Humana : Acordaron de 
dar Ucencia a quaiefquiera Perfonas , que 
con fu mandado fuefen a ¡as Is¡as , i 'tier- 
ra-firme , pura que porfiando ¡os dichos 
Caníbales en Yefifiirlos , pudiefea cautivar^ 
i llevar a qualefquicr partes , para ven- 
derlos , i api'ovecharfe de eüos , fin incur- 
rir en pena alguna , pctgando el derecho 
Real , porque traicndplos entre Chrifiianos^ 
mas fácilmente pudiefcn fir convertidos. Se- 
ñaláronle , cipecialmente , las Islas de 
San Bernardo , Isla fuerte : i las de Ba- 
rii , que han perdido fu nombre : i los 
Puertos de Cartagena , Santa JVlarta, 
i otros. 

CAT. XI. ^ue los Jmotinadc-s 
de Jamaycci llegan á las manos con 
los otros , i qneda la Vi¿foria for 
los Fieles ^ que fue la primera Ba- 
talla, que huvo entre Cafiellanos, 
en las Indias. 



^ 




Er s everando 

Francilco de Por- 
ras en fu Rebelión, 
fin haver querido 
aceptar ios ofreci- 
mientos del Almi- 



fus Compañeros la 
buelta de los Navios : i llegando halla 
vn quarto de Legua de ellos, paro en vn 
Pueblo de Indios, que llamaban Mayma, 
adonde algunos Años dcfpues fe hi^o vn 
Pueblo , que llamaron Sevilla j i labido 
por el Almirante el pvo«ofito que lleva- 
ban , cmbió al Adelantado fu Hermano, 
para que con buenas rabones les aparta- 
fc de aquel propofito , i los rcduxcfe á 
obediencia. Llevó configo cinqueiita 
Hombrcí , no del todo fanos , aunque 
bien armados , i llegando por vna lade- 
ra , á vn tiro de Ballefta del Pueblo, 
cmbió á los dos Menfageros, que de par- 
te del Almirante fueron otra vez á re- 
querirlos con la paz , i que tuviefe por 
bien Francifco de Porras, que fe tratafe 
de concierto. Pero como fe tenían por 
valientes , i mas excrcitados , teniendo 
en poco a los que iban con el Adelan- 
tado , que les parecían flacos , i Gente 
de Palacio , no dieron lugar á que los 
Menfageros hablafen , fino puertos en 
Efquadron, con las Armas en las manos, 

arro- 



Frácifco 
dePoiras 
cc¡; los 
Amotina 
dos , vi 
\.\ Imelta 
de losNa 
vios. 



Francif- 
co deP(ír 
vas, i e' 
Adelanta 
do,pcle5. 
(.¡lie es la 
(jvimera 
Batalla,^ 
hiiTO en- 
ti-eCaftc 
llanos, «1 
laslndias 



i 



D r. G A D A I. 

arrogantemente embcílian , gritando, 
muera, mucni , iendo icis juramentados 
de matar al Adelantado , de quien mas 
cafo , que de todos , hacían : el qual 
viendo á los Suios , les dixo , que hi- 
cicíen como el , i no tuvieien de nada 
temor, lino de la vergüenza de íer ven- 
cidos de Rebeldes, i luego arremetieron, 
i al primer encuentro caieron feis , i los 
mas de los Conjurados. Franciico de 
Porras , que era Hombre valiente , fue 
fobre el Adelantado , i de vna cuchi- 
llada le hendió toda la Rodela , halta 
la manija , i llegó á herirle la mano: i 
quando quifo , no pudo cobrar la Efpa- 
In rehus da : i el Adelantado , como animofo, 



A Mili: i- 
bus Imtte- 
r.iíore po- 
:!us.qnani 
hojlem me 
, tui debe~ 
.\ T». Valer. 
S^tti nibil 
mitunnt, 
nlf turfe 
fumam, 
5all. 



afferis.íT 
ttnui ffe, 
fortifsima 
qu£jU£ ci 
Jilti* tHt- 
íifiime 
fient. Cíe. 

El Ade- 
lantado, 
Horaürc 
valcrofo, 
pelea có 
los Amo- 
tinados) i 
los vence 



Scipion'ts 
laudata. 
fententin 
efl > viítm 
hoflibus, 
quit fíi- 
g¡u»t mn' 
niendum. 
Ve?. 



El Piloto 
Pedro de 
Ledcrma 
queda có 
j^iádes he 
ridas , í 
le ciiian 
losindios 



viéndole en elle trance , i que lu Gen- 
te por otra parte cnflaquecia , cerró con 
Francifco de Porras , i determinadamen- 
te fe abracó con el , i luego acudie- 
ron otros , que le afieron , i con algu- 
nas heridas le prendieron. Rebolvió el 
Adelantado , que era Hombre animo- 
fo , i de gran fuerga , fobre los demás, 
i en poco efpacio fueron muertos mu- 
chos , i entre ellos Juan Sánchez de Cá- 
diz , á quien Quibia fe foltó , i Juan 
Barba , que fue el primero que fe vio 
facar la Elpada contra el Almirante, 
quando fe alearon : i calendo otros mal 
heridos , fueron todos pueltos en ro- 
ta : i los que pudieron , como Gen- 
te vil , i traidora , bolvieron las ef- 
paldas. 

Quifo ir el Adelantado en fu fe- 
guimiento , fi algunos de los mas hon^ 
rados , que allí citaban , no fe lo eftor- 
váran , diciendo , que aquello bailaba 
por caíligo , i que no convenia llevar- 
lo haíla el cabo. Bolviófe a los Navios, 
llevando prefo á Francifco de Porras, 
i á otros , 

recibidos del Almirante , 
con él havian quedado , el qual dio 
gracias á Dios , teniendo por cierto ha- 
vcrfe librado de la muerte , ó de gran- 
des trabajos. Fue folamente el Adelan- 
tado herido en la mano , i vn Maeftre- 
Sala del Almirante , que de vn peque- 
ño golpe de Langa en vna cadera , mu- 
rió. No muriendo el Piloto Pedro de 
Ledefma , que falió con vna herida en 
la cabeca , que fe le parecían los fcfos, 
i otra en el hombro , tan grande , que 
del pellejo le colgaba el hr.xqo , i la 
vna pantorrilla á raiz del huelo , def- 
de la corba , cortada , i colgando haf- 
ta el tovillo, i el vn pie, como quien 
le puliera vna fucla ,- ó chi.icla corta- 
da , del'de el calcañar , halla los de- 



adonde fueron con alegría 
i de los que 



m co- 
mer* 



Libro VI. 163 

dos : i afi caldo , llegaban los Indios 
del Pueblo a él , i con palillos abrian- 
le las heridas , para ver las llagas , que 
hacian las Eipadas j i quando le enoja' 
ban , decia : Pues fi me levanto : i con 
iblo aquello huían , como afombradosj 
i no era maravilla , porque era Hom- 
bre feroz , i de gran cuerpo , i la voz Ficreca 
gmefa : i como era valiente , debíale del Pi'l'o- 
de defender bravamente, i por ello pu- ^° P'-'dro 
do fer , que muchos diefen fobre él , i '^^^edcf- 
le maltratafen. Eíluvo el Dia de la Ba- ™' 
talla , i el figuiente haíla la Tarde , fin 
que ninguno fupiefe de él , ni le dic- 
fe vna gota de Agua , de donde pare- 
ce , que debía de íer de admirable Su- 
geto. Sabido en los Navios, fueron por p^J-, ¿ 
él , i pufieronle en vna Cafa de paja, Ledel"m.i, 
que fola la humedad , í los mofquitos, con fus 
bailaran para matarle. Comentólo á hciíd.is, 
curar vn Cirujano , el qual , por falta cftuvoca 
de Termentína , le quemo ías heridas ^ ^'^* 
con Aceite : las quaks fueron tantas "'"^"'''^" 
mas de las dichas , que juraba el Ciru- 
jano , que cada Día , de los ocho pri- 
meros que le curó , le hallaba heridas 
nuevas. 

El Día figuiente de la Batalla , que 
fueron los veinte de Maio , los que ha- 
vian efcapado , embíaron vna Petición, 
firmada de todos , al Almirante , confe- 
fando en ella fus delitos , fupHcandolc: 
^¡le vfando con ellos de mi ¡er ¡cor dia , los Los Amo 
ferdouafe , porque mui de coraron fe arre- tii\,idos, 
fentian de la defohediencia pafada , i que \'encidos, 
cometan^ que Dios les havia dado el pago, '"^ hnmí- 
j promctian de fervirle mui fielmente : ¡o 
qual juraron fobre vn Crucifixo , / vn Mi- 
fal , con pena , que fi lo quebrantafen , nin- 
gún Sacerdote , ni otro Chriftiano , les pu- 
diefe oh de Confefton , i que no les valiefe 
la Penitencia : i que renunciaban ¡os San- _ 
tos Sacramentos de la IglefiíH : i que k el Juran los 
tiempo de fu muirte no ks vaUefen Bulas, Amoti- 
«i indulgencias : i que fe hidcfe de fus "-idos. 
Cuerpos, como de malos, i renegados Chrif- 
tianos , no enterrándolos en Sagrado , fino 
en el Campo , cd7)to Hereges. T renuncia- 
ron , i quifieron , que el Sumo Pontífice 
no los abfolviefe , ni Cardenales , ni jfr^o- 
bifpos , ni Obifpos , tti otro Sacerdote. A 
todas ejlas execrables penas , los Pecadores j^anti 
fe obligaron. , fi efle juramento quebranta- fervicatU 
fin^ Y el Almirante fe obligó de per- ¡nhoftem, 
d-onarlos , i recibirlos , con tal , que fu ^""^"^ ^'' 
Capitán Francifco de Porras , queda- "'J^''"'/-'- 
le hemprc en la pnfion bien guarda- r,^ppi,].^¡ 
do , como eílaba. Y porque en los Na- -jtendum, 
vios no cílarían tanto á íü contento, Sen. 
i porque no huviefe entre los Aleados, 
X 2 i los 



lian á el 
AliTi¡ran-< 
te. 



Lo qtie 



1 6 4 Historia de las 

a los otros palabras , determino el Al- 
■mirante de embiarlcs vii Capitán con 
Relcates , que los entretuviele por 
Isla , ' ' 
vios . 



hafli tanto que vinicfen los 
que agUcirduban cada Día. 



la 

Na- 



CAT. XII. G^ue el Ahnlrante 
Jale de Jamayca ,iváa la E [pa- 
itóla ; i los agravios que le 
hip Ovando. 




S T A N D o en tal ci- 


tado las colas 


de 


Jamayca , i cum- 


plido vn Ano , 
el Almirante 


que 
alli 


havia llegado , 


lle- 


^ó vn Navio , 
Jicgo Méndez 


que 

ha- 



via fletado , i proveído , i con él vna Ca- 
ravcla, que llevo Diego de Salcedo, Cria- 
do del Almirante , con el qual le efcri- 
vio el Comendador Maior. Qiiexabaie 
el Almirante del Comendador Maior, 
porque huviele detenido tanto los Na- 
vios , i decia , que lo havia hecho induf- 
triofamente , porque alli percciefe , pues 
en vn Año entero, que alli le dexo pa- 
decer , fe huviera podido embiar á par- 
tes mui remocas j i que con todo cfo 
no íe moviera, íi las murmuraciones de 
el Pueblo , i lo que fe decia en los Pul- 
pitos , no le huvieran obligado á ello. 
Embarcbfe el Almirante , i todos los 



INDIAS Occidentales. I5^'4. 

quexó afpcramcnte de el , porque le hi- 
go muchos agravios, que tuvo por. afren- 
tas. l''ue el primero , que traiendo pre- 
fo á Francifco de Porras , Capitán de los El Almi- 
Amotin.idos, i teniéndolo en el Navio ''^"^'^ " 
en hierros , para llevarle a Caltilla , le .V ^j* 
higo facar, i ponerle en libertad , en fu >}¡(-oias 
prefencia : i intento de querer calligar deOvaí;- 
a los que havian lido con el Almirante, do. 
i tomado Armas para fu defenfa , i de 
conocer en las caufas , i delitos , que 
en aquel Viage, i Armada fe havian he- 
cho. Y como efto era vn notorio agra- 
vio , pues que no le competía aquel jui- 
cio , fino al Almirante , como á Capi- 
tán General , lo difimulaba con mucho 
fcntimiento , viendo que no aprovecha- 
ba prel'cntarle fus Provi liónos , las qua- 
les no admitía , ni cumplía , diciendo, 
que no hablaban con él , i todo lo lle- 
vaba con dilimulacion , i rifa. Ellas, i 
otras vejaciones, que fe hacian al Almi- Dluturni' 
rantc en Santo Domingo, adonde iáNi- ■*'' > '" 
colas de Ovando , por el mucho tiem- /«íf^'""» 
po que havia que fervia en la Isla , pro- 
duraron , halla 
Navio , que le 
traxo de Jamavca , i fe fletó vna Nao, 
en que fu Hijo , i Criados fueron á 
Caltilla : toda la demás Gente fe que- 
do en la Efpañola. Higofe a la vela á 
los doce de Septiembre ,i en fnliendo del 



cedia abfolutamente 
tanto que le adobo el 



mtítantt 
Lip. 



Amigos , i Enemigos , i fe hico á la ve- tiempo halla cafi el tercio del Golfo, 
la a i8. de Junio. Navegaron con mu- 
cho trabajo, por fer los vientos , i cor- 



El Almi- 
rante fe 
embaica, 
I lale de 
Jamavca, 

iva i la rientGS continuamente contrarias , que 
Efpañola vienen con las Brifiís : i llegando a la 
Isleta , que llaman Beata , que ella jun- 
to á la Élpañola , veinte Leguas de Ya- 
quimo, que el Almirante llamaba, Puer- 
to del Bralil, adonde acontece detenerle 
vn Navio ocho Mefes , fin poder pafar 
adelante , determinó de hacer labcr á 
Nicolás de Ovando, que eltaba alli, por 
do. q fe deshacer qualquiera lbfpecha,quc con- 
halU alli. tra él fe pudiefe tener , acerca de in- 
quietudes , que podría mover en la If- 
la. Llegó ,al cabo , al Puerto de Santo 
Domingo , á 1 3. de Agollo : fallóle a 
recibir el Comendador Maior, con toda 
la Ciudad , haciéndole mucha reveren- 
cia , i fiella. Apofentóle en fu Cafa, 
adonde le higo fcrvir mui cumplida- 
mente. 

Con todas eftas corteíias, que Ni- 
colás de Ovando hacia al Almirante , fe 



Puerto , fe rajo al Navio el Maílil , ú. 
raiz de la cubierta; por lo qual el Almi- 
rante le mandó bolvcr , i íiguió fu vía- 
se en la Nao. Y haviendole hecho buen 



El Almíi 
r.i ntc íe 
c ir. tarca 
p.iraCaf: 
tilla. 



i 



El Alml; 
rátc, def- 
de laBca- 
ta avif.i 
áNi'coJis 
de Ovan- 



dioles vna terrible Tormenta , con oue 
fe vieron en gran peligro ; i vn Sába- 
do, á ip. de Octubre , liendo iá la Tor- 
menta ccfada , i ellos con algún fofiego, 
fe les vino todo el Maliil abaxo, hecho 
quatro pcdagos ; pero el esfuerco del 
Adelantado, i la indulhia del Almiran- 
te ( aunque fe hallaba en la cama mui 
latigado de la Gota ) lo remediaron, 
haciendo vn MalHlcte de la Entena, cn- 
grofando , i fortaleciendo la mitad de 
ella con las latas , i madera de los Caf- 
rillos , que deshicieron. En otra Tor- 
menta fe les quebró laContramelana, i 
parecía , que la fortuna , mui particu- El Almf- ' 
larmente , perfeguia al Almirante , íin »a"te>P« \ 
darle algún dcfcanib , para que toda fu ''^S^"'^° '• 
vida fuefe trabajos , i angullias : navegó Lj dcf-' 
de aquella njanera fetecientas Leguas ; i <,r.ic¡.is, < 
al cabo , por la bondad de Dios , entró Hega a 1 
en San Lucar, i de alli fue por al- Cartilla 
gUiíos Dias á defcanfar á 
SevilU. 

CJP. 



I) C4. 



Ttme fe- 
ncñu.em 
non enim 
vcmt fu- 
la. Lip. 




!■ .Sentiniié 
: to de el 
ii Almiran- 
te por la 
muerte 
de la Rei- 
na Cató- 
lica Do- 
, ñaifabél. 



Hernati- 
doCoites 
pafa eíle 
Año a las 
Indias. 



Hernan- 
loCortés 

:ftlldiÓ 

'11 Sala- 
naiica , i 

Ti illCÜ- 

lado á l.i 
iUerr.i, 



Decada I. L 

CJT. XIII. ^te llego el Al- 
mirante a Caftilla , / lo mucho que 
Jint'ib la muerte de la Reina ; / lo 
que gafaba en fus negocios ; i que 
efte Aíio paso Hernando 
Cortés a las lu- 
dias. 

Legado el Almi- 
rante á Sevilla , pa- 
ra que fus adveríi- 
dadcs Iksafen adon- 
de mas le podian 
cntriíleceren la ve- 
jez , fupo , que la 
Católica Reina Do- 
ña Ifabcl era falle- 
cida , en quien tenia todo fu amparo , i 
cfperan^a ; i ningún dolor , ni aflicción 
le pudiera fuceder , que le caufara ma- 
ior tribulación : porque como ella fue 
quien principalmente admitió fu prime- 
ra emprefa del Defcubrimiento de las 
Indias , le esforcaba , defendía , ¡ foftc- 
nia mui agradecida de tan ineílimable 
fervicio , como de él havia recibido j i 
por el contrario el Rei Católico nunca 
le moltro obras , ni léñales de agrade- 
cimiento : antes le desfavoreció , puerto 
que nunca le Rutaron cumplimientos de 
palabra. Creióle , que por haver hecho 
en fu animo mas^ imprcfion de lo que 
fuera jufto , las murmuraciones de los 
Émulos del Almirante , i la Reina, de- 
xó en fu Teilamento mui encargado al 
Rei el buen tratamiento de los Indios. 
Antes de pafar mas adelante , fera bien 
decir en elle lugar , pues en efte Año 
fucedió , que Hernando Cortés , que 
tanta parte tendrá en efta Hiftoria , pa- 
só á la Efpañola. Y para comentar def- 
de luego el hilo de fus cofas , fue Na- 
tural de Mcdellin , Villa principal de 
Eftrcmadura : fue Hijo de Martin Cor- 
tés de Monroy , i de Doña Catalina 
Picarro , ambos de Gente Noble : na- 
ció en el Año de 148^. criofe fiempre 
enfermo , harta que fiendo de edad de 
catorce Años , le embiaron fus Padres á 
Salamanca , adonde ertudió bien la Gra- 
mática Latina , con propofito de palar al 
cftudio de las Leies ; pero fucediendo- 
le vnas quartanas , bolvió á fu Tierraj 
i porque fus Padres le conocierou in- 
di íiado á la Guerra , de buena gana le 
concedieron licencia , para que pafafe 



I 



IB RO V I. I 65- 

á las Indias , á bufcar el amparo del Go- 
vernador Nicolás de Ovando , de quien 
efperaba favor , como Natural de Eitre- 
madura. Llegó á Sevilla, al tiempo que 
pafaban cinco Navios a la Efpañola , i 
entre ellos el de Alonfo Quintero , adon- 
de fe embarcó : Llegados á las Canarias, 
Alonfo Quintero , codiciólo de vender 
bien fus Mercaderías, en la Isla de San- 
to Domingo , fin dar de ello noticia á 
fus Compañeros , fe hico á la vela vna 
Noche: poco defpues le hico tan recio 
tiempo , que fe bolvió al Puerto , de 
donde havia falido , quebrado el Maftil: 
rogo á los Compañeros , que mientras 
le aderecaba , le elperafen : hicicronlo, 
aunque no fe lo debian : partieron to- 
dos juntos , i defpues de haver navega- 
do afi muchos Días , vitndo Qiiintero 
el viento profpcro , engañado con la co- 
dicia , tornó a adelantarle ; i como aque- 
lla Navegación era nueva , i los Pilo- 
tos eran poco diellros en ella , vino 
Qiiintero a dar , adonde no labia fi ef- 
tuba bien, ó mal : no pudo difimular la 
turbación , i triite^a. Vifto ello , los Pa- 
figeios fe entrirtecieron mucho , i los 
Marineros , no menos turbados, fe def- 
cargaban de la culpa , hechandola los 
vnos á los otros : los Baílimentos les 
comentaron á faltar , i el Agua , qile 
traian, vino á fer tan poca , que no be- 
bían fino de la llovediza , cogida en las 
Velas , que por ello era de peor guC- 
to : creciendo los trabajos , crecía en 
todos la confufion , i turbación : ani- 
mábalos el Mo^o Cortés , como el que 
fe havia de ver en otros maiores aprie- 
tos. Ertando afi confufos , i mas con- 
gojofos de la falud del Anima , que del 
Cuerpo , temerofos de dar en Tierra de 
Caribes , donde fuefen comidos , el Vier- 
nes Santo , cuio Día , i Lugar los hafcia 
mas devotos , vino vna Paloma al Na- 
vio, afentófe fobre la Gavia , que pare- 
cía á la que vino á Noé,con el Ramo 
de la Oliva : lloraban todos de placer, 
i daban gracias á Dios , creíendo que 
eftaban cerca de Tierra : voló luego la 
Paloma , i ellos enderezaron el Navio 
acia donde la Paloma iba volando : fi- 
guíendo efte Norte , i Eftrella , el pri- 
mer Dia de Pafcua de Refurreccion , el 
que velaba defcubrió Tierra , diciendo 
á grandes voces: Tierra , Tierra: Nue- 
va por cierto , á los que andan perdi- 
dos por la Mar , de grandífima alegria, 
i contento •, con lo qual Cortés , aun- 
que moftró placer , no fue tan grande, 
que diefe mueftra de haver temida , co- 
ma 



Hcrnan- 
doCortés 
fe embar- 
ca pol- 
las Indias 
en el Na- 
vio de 
Alonfo 
Quintero 



Lo fit- 

cedido á 
Hcrnan- 
doCoités 
en el vía- 
ge de las 
ludias. 



Síguiédo 
la Paloma 
el Dia de 
la Pafcua 
de Refur- 
reccion, 
deícubré 
Tieii'^i. 



Coitos 
enría en 
el Puerto 
de .S.mro 
Domin- 
go- 

Cnirtésuo 
fue á Va- 
lcnci;t,pa 
ra palar 
a Italia. 



Tenia 

'Cortés 
ío Años, 
quádopa 
so á las 
Indias. 



i66 Historia délas 

mo los demás : el Piloto reconoció k 
Punta de Samana, i defdc tres , 6 qua- 
tro Dias entraron en el Puerto de San- 
to Domingo, ( para ellos mui defciido) 
donde hallnron las otras quatro Naos, 
que havia muchos Dias , que cltííhan 
en el Puerto. Dicen algunos , que Her- 
nando Cortes fue ii Valencia, \ que no 
havicndo alcancado el palage para Ita- 
lia , tomo la buelta de Sevilla , para ir 
á Indias; i puede ler ; pero el haver lle- 
vado , como llevo ,• Cartas de recomen- 
dación para Nicolás de Cavando , mucf- 
tra que higo eíta Jornada de propoíitoj 
pues que Medina , Secretario del Go- 
vernador , le recibió en fu Cala , halta 
la llegada del Governador , que le ha- 
llaba en Santiago , adonde muchus ve- 
ces fe recogia ; el qual le tavorecio ficm- 
pre , i dio Repartimiento , i la Elcri- 
vania del Aiuntamiento de la Villa de 
Azüa , i feria entonces Hernando Cor- 
tes de diez i nueve , ó veinte Años. 

CJT. XI K ^te el Almirante 
"vá a la Corte , z lo que nego- 
ciaba con el Rei, 



Iendo iá el Año 
de ifof. i havien- 
do el Almirante 
defcanfado algunos 
Mcfcs en Sevilla, 
por Maio le par- 
tió para la Cor- 
te , que fe hallaba 
en Segovia ; i llegando Él, i fu Herma- 
no, á befar las manos al Rei, aunque los 
recibió con algún femblante alegre, no 
les pareció que era como fus largas nave- 
gaciones, peligros, i trabajos pedian : re- 
firiólo que havia navegado, i defcubicrto, 
i la riqueza de Veragua , fu deftierro , i 
aislamiento que tuvo enjamaycarcl Mo- 
tín, i defobediencia de los Porras , i los 
agravios del Comendador Maior , i todo 
lo demás , que en fu viage le havia fu- 
E! Alml- cedido. Pafados algunos Dias , quando 
rante He- ^j^ ^^^ ^j,^ tiempo , dixo al Rei , tjae 

f^ ».. • ^t' fitplicaba , que tuviefe memoria de ¡os 

Corte , 1 •' /. ^ , .17 

hahla al J^'''^'"^'<'^ j 1"^ ¡c havia hecho , i (juc tres 

Vk^'u Principes le ba'vian rogado , que los fuefe 
¿ fefvir , ciáas Cartas havia teido la Rei- 
m t que eftaba en Gloria , i que fu Altefa 
ic havia honrado , defpucs que conodb , que 
lo que dccia^ taiia aparencia de verdad i i 
que pues fu yíitefa era CkriJliíiKtfinio , / to- 
Idoi los que tenían noticia de fu verdad , i 




I K D I A S O C C I D E N T A L r. S. 

obras, crAan , que fu y}U:^a le hcr,ra¿\i ■, i 
hacia merced , i El ¡o efpcrata r,:as r.íra^ 
que fe ve)a el efe5Io , i que le curipüria lo 
prorKefido por palabra , / firma j ; que ft lo 
hacia, fue fe cierto ,que le ferviria los pocos 
Dias , que le quedaban de vida; de 'mane- 
ra , que fu ftj vicio , en canpiiracion de lo 
hecho, ganajc ciento por vno. El Rei le ref- 
pondio : ^¡e bien vcia , que El le havia 
dado las I>:dias , i merecía la: Mercedes, que 
le havia hecho : i que para que fu negocio fe 
determif¡afe , feria bien fcña.'ar vna Per- 
fona ; i aunque el jí¡»iirante fe remitib a 
quien el Rei fuefe férvido, dixo, que lo re- 
mitiefe a D. Diego de Deza , Fraile de 
Santo Domingo, ylrcobifpo de Sevilla , qm 
f.endo Macjiro del Principie D. Juan, quan- 
do el Almirante trataba el negocio del Def- 
cubrimiento , ejluvo mucho en fu favor. El 
Rei le dixo , que de fu parte lo dixefc al 
jírcobifpo. Replico el Almirante : ^.c 
le manda/e feñalar Letrados , para lo que 
tocaba a lo de la Hacienda, i Rentas ; i 
porque en tomar refolucion en ello, ha- 
via alguna dilación , bolvió el Almiran- 
te á tliplicar al R:i : ^e fe acordafe de 
fus fervicios , i trabajos , i de fu ivhifia 
pifión, í con quanto abatimiento de fu Per- 
fona , ; honor , del ejiado en que fus Al- 
te fas , por fus férvidos, le levantaron , fin 
culpa havia fido defpojado ; i que por tan- 
to , como Rei jufio , i agradecido , moflrafe 
fu Real benignidad, en mandarle cumplir ¡us 
Privilegios , como fe los havia conecdídoy 
pues todo lo que fe havia hecho , fue fin fer 
oído, defendido , ni con'¡;encido , i fin fentcn- 
cía , /' afi contra todo Derecho púvado -, ¿ 
que en particular fe acordafe de las nuevas 
promefas , que fe le havian hecho , quando 
partid al vltímo viage. 

Hablando con el Rei otra vez en 
Segovia , le dixo : ^ic no quería Pleito, 
fino que fu Altera tomafe todo<; fus Privi- 
legios, i de lo que por ellos le pertenecía , le 
diefe ¡o que mandafe ; i porque cfiaba muí 
fatigado , í fe quería ir a im-'rincxm.^h fu- 
plicaba , que fe rcfolviefe. El Rei le dixo: 
j^w no fe fuefe , que reconociendo que le ha- 
via dado las Indias, ejlaba de popofito,no 
folainente dr darle lo que por fus Privile- 
gios le pertenecía , pero que de fu propría , i 
Real Hacienda le quería hacer Mercedes. 
Favorcciale mucho el Argobilpo de To- 
ledo D. Fr. Francifco Ximcncz , Fraile 
de San Francifco , i otras muchas Per- 
fonas Principales : remiticíMn fu nego- 
cio al Conr?)o de los Defcargos de la 
Reina, i del Rei niifmo, huvo dos Con- 
fuirás , i no falió nada. Creió el Almi- 
rante , que por fer fu negocio de r;m 

gran 



I S O S 



Refpiicf- 
ta del Reí 
ni A!raÍ7 
ranee. 



Rc-p 


I fea 


del Al 


ml- 


r.inte 


al 


Rei, 


(o- 


hic 


fus 


negocies. 



I ■ 

i 



Biielvc eJ 
Almiraiv 
te a ha- 
blar a el" 
Reí cu 
fus nego- 
cios. 



Remitcfi 
c 1 negó 
tío de c 
Almirat 
t-- al Cr: 
fejo d| 
los De 
cargos^ 
!.T Kein! 



I 



lyos 



Lo que el 
Aimiraii- 
te rcprc- 
jeiita al 
Rei, to- 
cjine a lli 
fciTicio, 
¡ á fus 
particu- 

1.1VCS. 



I)oiiDic- 
j;o Colón 
ilá otro 
Memo- 
rial á el 
Reí. 



El Reí 
dcIciNa 
concierto 
coa el Al- 
mirante. 



:iReiva 
laredo 
efpcrar 
IReiD. 
elipc , q 
lene . de 
laudes. 



I 



D E C A D A I, 

gian importancia 5 no qucria el Rei de- 
terminarlo íin la Reina Doña fuana fu 
Hija , que cad^ Día k elperaba con el 
Rci D. Felipcj i aunque con ella creencia 
tuvo vn poco de paciencia , no celaba 
de dar Peticiones al Reí , traicncio a la 
memoria ¡a infamia , que le havia caufado 
Bobadílla , i el cajiigo del Cielo , que tuvie- 
ron el , / Roldan , ; los demás : la perdida, 
de fu Hacienda , por no le haver guardado 
fus Privilegios , i los agravios de Nicolás 
de Ovando : fuplicaba , Je mira fe por la Ef- 
f a ñola , / por la confervacion de ella. De- 
cía , que fi havia embiado algunos Indios a 
Caflilla , era , porque aprendiendo por acá, la 
Fe Católica , ; Coftumbres Políticas , bol- 
v'.endo allá , ap'ovechafen á los Naturales. 
Suplicaba , que mandafe poner á fu Hijo en 
fu lugar 5 en la honra , i pofefion de la Go- 
vernacion , que ti eflaba , que tanto tocaba 
á fu honra 5 / que en lo otro , hiciefe como 
fucfe férvido , que de todo recibirla mer- 
ced , porque creía , qae la congoja de fu def- 
pacho , era lo que le tenia tullido. Luego 
dio D.Diego Colon otro Memorial al 
Rei , fuplicí.ndole lo mifmo que fu Pa- 
dre : añadadiendo , que ft el Reí era fér- 
vido , que el fue ¡e á go^ar de los Privile- 
gios , i no fu Padre , lo tendría por bien .¡con 
que fuefen con él las Perfonas , que fu Al- 
tera fehalafe , culo Confejo huviefe de fe- 
guir. 

Quantas mas Peticiones daban al 
Rei , tanto mejor relpondia , i fe lo di- 
lataba : i entre eftas dilaciones quifo el 
Rei , que le tentafen de concierto , pa- 
ra que hiciefe renunciación de los Pri- 
vilegios, i que por Cartilla le harian la 
recompenfa , i fe le apunto , que le da- 
rían á Carrion de los Condes , i fobre 
ello cierto Eftado ; de lo qual recibió 
el Almirante gran dcfcontento , parc- 
ciendole, que era fcñal de no cumplir- 
le lo que tantas veces con la Reina le 
havian prometido ; i por efta caufa,def- 
dc la cama, adonde ellaba mui enfermo, 
con vna Carta fe quexo al Ar^obifpo de 
Sevilla , remitiéndolo todo al Divino 
Juicio. Eftando el Rei en eftas dilacio- 
nes , i el Almirante con ellas puerto en 
gran tribulación , acrecentandofele cada 
Dia mas el mal , el Rei fe partió para 
Lai-edo , defde Valladolid , á efperar al 
Rei D. Felipe , fu lerno , i á la Reina 
Doña Juana , fu Hija , que dentro de 
pocos Dias llegaron de Flandes ; i el Al- 
mirante recibió grande alegria , oidas 
las nuevas , porque elperaba alcancar 
jurticia i i por no poder ir á befar las 
manos á fus Alteras , por fu enfcrnie- 



LlBRO VI. 



i6j 




dad , embió al Adelantado fu Herma- 
no , i efcrivió , reprefentando fus fcrvi- 
cios , i nccefidades , traiendo á la me- 
moria la voluntad , que la Reina Cató- 
lica mortraba á fus cofas. Los Reies re- 
cibieron bien la Carta , i al Adelantado 
le dieron larga efpcranca de defpachar 
bien fus cofas , i darle contento. 

CAT. XV. T>e la Muerte del^ 

primer Almirante Ti. Chrifioval 

Colon, i de fus Calidades, 

i Cojiumhres, 

Ientras el Ade- 
lantado D. Bartolo- 
mé Colon fe ocu- 
paba en la fobredi- 
clra jornaaa , fe 
agravaba mas el mal 
del Almirante , afí 
por la entrada del 
Invierno , como por verfe defconfola- 
do , i defpojado , i en tanto olvido fus 
fervicios , i peligro fu jurticia , no em- 
bargante, que cada Dia mas fe acrecen- 
taban las nuevas de las Riquezas de las 
Indias , con que fu crédito ganaba ; i 
viendofe debilitado , recibió , con mu- 
cha devoción , todos los Santos Sacra- 
mentos , i llegada la hora de fu tranfito 
de erta vida, murió mui católicamente, 
el Año de 15-06. en Valladolid, Dia 
del Afcenfion , á 20. de Maio : lleva- 
ron fus huefos a las Cuevas de Sevilla, 
Monarterio de Caatuxos , i defde alli los 
pafaron a la Ciudad de Santo Domingo, 
i ertán en la Capilla Maior de la Igleíia. 
Catedral. Dexó por fu vniverfal Here- 
dero á fu Hijo D. Diego : murió antes 
de faber , que la Isla de Cuba fuefe Islaj 
porque aunque anduvo mucho por ella, 
no llegó a pafar la mitad , por las gran- 
des Tormentas , que le fucedieron en la 
Corta i i afi creía , que era purfta , á 
cabo de Tierra-firme. Ertuvo vn tiem- 
po en opinión , que eftaba al fin de 
Oriente, i principio de Afia j pero co- 
ino defcabrió la Tierra-firme , i la ha- 
lló atraveiada , fe defengañó : dixo vn 
tiempo , que Salomón havia llevado de 
alli el Oro para el Templo , que la Sa- 
grada Efcritura llama Ofir ; i al cabo 



El mal 

agrava 
mas a el 
Almiran- 
te , i fus 
defcoii- 
tencos. 



El Alml- 
rite mué 
re en Va- 
lladolid. 



conoció 



que también fe engañó en 
eilo , porque en aquella Isla nunca huvo 
tanta copia de Oro , i por otras caufas. 
Fue D. Chrirtoval Colón alto de cuer- 
po , el roftro lueng® , i autorizado , la 



Calida» 
des de el 
Almiran- 
te Ooa 
Chrlfte)- 
val Coló» 
í fus vír; 
tudec. 



na- 



El Almi- 
rjiite Tu- 
po Latín, 
I hi^o 
Verfos. 



Fue muí 
devoto, i 
Católico 
ClnilVia- 
iio. 



Coftiim- 
brcs , i 
otras in- 
clinacio- 
nes d« el 
Al míren- 



i68 Historia !>?. las f 

nariz -.iguilcna, los ojos garbos , la ca- 
lor bl.uica, que tiraba u vojo encendido: 
la barba , i cabellos , quando era mo^o, 
rubios , pudlo que nmi prefto , con ios 
trabajos , le k tornaron canos : i a-a 
graciolo , i alegre, bien hablado , i clo- 
quentc: era grave con moderación, con 
los eilraños afable , con los de lu caln 
fuave, 1 placentero, con moderada gra- 
vedad , i dilcrcta convcriacion , i ali 
provocaba fácilmente á los que le veían, 
á fu amor : reprclcntaba prefencia , i 
afpcclo de venerable Pcrlona , i de g'an 
citado , i autoridad , i digna de toda 
reverencia : era fobrio , i moderado en 
el comer, i beber , vertir , i calgar : fo- 
lia, comunmente, decir, hablando con 
alegría en familiar habla , b indignado, 
quando reprehendía , o fe enojaba can 
alguno : Do la a D¡üs , no os parece cfio^ 
i cjio ? b por que hicicfics cfio, i ejlo ? Supo 
mucha Alhologia, i fue mui perito en 
la Navegación i fupoLatin , i higoVer' 
fos. 

En las cofas de la Religión Chrif- 
tiana , fue mui Católico , i de mucha 
devoción, i caíl en cada cofa que dccia, 
6 hacia , fiempre anteponía : En el Nom- 
bre de la Santifiwa "íi-inidad barí cjlo : en 
qualquiera Carta, 6 cofa , que cfcrivia, 
ponia en la cabeca : Jefas, Cruz, Ma- 
ría fit twbis in vía : fu juramento era, al- 
gunas veces : Juro a S. Fernando. Qtian- 
do con juramento qucria alguna cofa 
afirmar en fus Cartas, cfpecialmente á los 
Reies, dccia : Hago juramento ,í¡:'.c es ver- 
dad ejlo. Alunaba los aiunos de la Iglefia 
obfcrvantiíimamente : confefaba muchas 
veces , i comulgaba : rebaba todas' las 
Horas Canónicas : era inimicifitno de 
blasfemias , i juramentos , devotilimo 
de Nucltra Señora , i del Bienaventura- 
do San Francifco : pareció fer mui agra- 
decido á Dios , por los beneficios reci- 
bidos i por lo qual , cali por Proverbio, 
cada hora traia , que le havia hecho 
Dios grandes mercedes , como a David. 
Qiiando le llevaban algún Oro , ó co- 
fas preciofas , en fu Oratorio , de rodi- 
llas , daba gracias a Dios , porque de 
defcubrir tintos bienes le hacia digno: 
era mui cclofo de la Honra de Dios , i 
mui defcofo de la Convcrfipn de los In- 
dios,! que por todas partes fe fembra- 
fe , i ampliafc la Fe de Jclu-Chrilln , i 
fingularmente aficionado , i devoto de 
que Dios le hiciefe digno de que pu- 
diefe aiudar en algo , para ganar el San- 
io Sepulcro •, i con clVa devoción , i la 
^onfianga que tuvo , de que Dios le h.i' 



Fue el 
Almiran- 
te Hom- 
bre de al- 
tos pcn- 
famien— 
tos.no ve 
garivo.fi- 
110 benig- 
no. 



j^ D 1 A s Occidentales. i > '^ 5 

via de guiar en el Dciciibrimici'.to de 
eftc Oi"bc , que prnmctia , fuplicó á la 
Scrcniuma Reina Doña Ifabcl , que hi- 
ciefe voto de gallar todas las Riqutcas, 
que por iu Dclcubrimicnto, pan los Re- 
ies ¡cllikafc , en ganar la Tierra , i Ca- 
fa Santa de Jerufaiem. Fue Varan de 
grande animo, esforzado,! de altos pen- 
famieutos : inclinado particularmente a 
lo que fe puede colegir de fu vida , he- 
chos , cfcrituras , i convcrfacio-n , i á 
acometer hechos egregios , i fcñalados, 
paciente , i mui fufrido , perdonador 
de las injurias , i que no qucria ©tra co- 
Hi, fegiin de el fe cuenta , fino que co- 
nocieien , los que le ofendían , fus eiTo- 
res , i fe le rcjonciliafen los delinquen- 
tes ; conftantifimo , i adornado de lon- 
ganimidad en los trabajos , i adverfida- 
des , que le ocurrieron ficmprc , tenien- 
do gran confianca de la Providencia 
Divma, i entrañable fidelidad,] grandi- 
fima devoción ficmpre ;\ los Reits, i en 
efpecial a la Reina Católica ; i 'tí. el al- 
cancára el tiempo de los Antiguos, por 
el admirable E,mpref;i de havcr dcfcu- 
bierto el Nuevo Mundo , demás de los 
Templos , i Ellatuas , que le hicieran, 
le dedicaran alguna ElhcUa en los Sig- 
nos CclcílesjComo a Hercules , i a Ba- 
co j i nuelVta Edad fe puede tener por 
dichoft , por havcr alcancaJo tan Fa- 
mofo Varón , caios loores tcran celebra- 
dos por infinitos ligios. 

CAT. XVI. T>e el daño , qtte 

caush a los ludios la Muerte de 

la Catoíua Reina 'Doña Jfahel ; / 

algunas Ordenes , que el Rei em- 

b':b a las Indias , i el cuidado, 

que j^onia en los Tivjcu- 

hrimientos. 



N fabiendo en la Ef- 
pañola la Muerte 
de la Reina Cnto- 
lici , commcó a 
caer el rclpeto con 
que fe tratabar; los 
indios ,po!; las ma- 
las formas , (]uc fe 
liavian comencado á introducir , i de- 
mafiado defco , que fe moílraba de fa- 
car Oroj i porque no llendo aquel Ef- 
tado de la Corona de Aragón , i que- 
dando el Rei Católico por participante 
ftn la mitad de las Rentas , i provechos, 

que 



Fue muí 
íici a ios 
RcicsCa- 
rolicos , i 
dctcolb 
de hacer- 
les uota* 
bles fer- 
V le ios. 




I .í 



i 



So6. 



La muer- 
te de }a 
ReiiiaCa 
tliolic.i 
cania grá 
daño a 
los In- 
dios. 



Solícita- 
- fe á üjc- 
íhj , que 
viiia a cfi 
plir loca 
piciilado 
de fii po- 
blación. 



Llevafe 

adel.'.nte 
el trato 
del Asn- 
ear. 



Ordenes 
particu- 
lares de 
Inslndlas. 



Chrifto- 
val Ro- 
dríguez, 
dielíro 
en laLen- 
guade los 
Indíoiivá 
a tvarar, 
que hagi 
al2ü!i (er 
vicio al 
Rd. 



• ^ "Dt C A D A I. 

que fe Hicaban y i havism de facav para 
adelante, de todas hs Indias delcubiev- 
tas , i par dcfcubviv , como la Reina lo 
dcxo declarado en lu. TclLamento., con 
iDas cuidado Te acudía al provecho , que 
á la confcivacion > i delde aqui fue to- 
mando, pie aquello de que los buenos 
de las Indias. temían : porque como Ni- 
colás de Ovando daba Rcpaitimientos 
alus Amigos, i á los recien llegados á 
la EipaÚ9la , que na iban lino para ad- 
quirir, también entraron los Minillros, 
Criado^ , i Corteíanos del Reí en elle 
defeo. 'Tratofe luego de bufcar formas, 
como fe -acrecentalen las Rentas Reales: 
lolicitabalc a AlonfodeOjcda ,para que 
fuefe á executar lo que cpn el fe havia 
capitulado , para defcubrir , en que fe 
le hi^o las comodidades que quifo. Dio- 
fe prieía á Ovando , para que hicíefe 
labrar luego vna Torre en la Isla de 
Cubagua , llamada de las Perlas , para 
que fe entendiefe muí deproprofito en 
la pelea de ellas. Prohibióle el llevar Sal 
á la Elpañola , para que fe beneficia- 
ica las Salinas , que havia en ella , i fe 
pudiefcn arrendar. Ordenófe , que fe 
embiafen Lebreles , para matar los Puer- 
cos IVlontefes , que por haver muchos, 
deíliruian los Ganados , de que fe faca- 
ba grandifimo provecho. Apretófe mu- 
cho en el trato del Acucar , que havia 
plantado Pedro de Atienga , i el Bachi- 
ller Velóla. Chríllovalde Tapia, i Fran- 
cifco de Tapia, de Compañía, hicieron 
vn Ingenio en el Laguate , Legua i me- 
dia de la Ribera del Rio de Nigao , i 
poco á poco fe fueron labrando otrosj 
de manera, que ella Grangeria llegó a 
la riqucca, que aora tiene. 

Diófe licencia , para que todos los 
que fucicn Naturales de ellos Reinos, 
que quifiefen embiar á las Indias Mercar 
derias,lo pudiefen hacer , como fuefen 
Vecinos de Sevilla , i tuvíefcn en ella 
bienes raices j i que haviendo vivido ca- 
fados I f , ó to Anos en las Ciudades de 
Sevilla, Cadix, ó Xcréz , fuefe víílo fer 
Naturales ; i que los otros , que no eran, 
pudiefen también embiar las Mercade- 
rías, en compañía de Naturales , como 
fuefen en Navios de ellos Reinos , i los 
■Faftores fuefen Naturales ; i hallandofc 
en la Corte Chriíloval Rodríguez, muí 
dieftro en la Lengua de los Indios, fe le 
mandó , que fuefe á tratar con ellos , pa- 
ra que hicicfcn algún fervicio á la Co- 
rona-Real i i porque haviendo falido dos 
Caravelas de la Isla Elfpañola cargadas de 
Mercaderías, i con cantidad de Oro, fe 



i 



Libro VI. i6^ 

fueron á Lisboa , i hendieron la maior 
parte de ello , conocicndofc el perjuicio, 
que de cílo refultaba á ios Derechos Rea- 
les, fe ordenó á Nicolás de Ovando, que 
para adelante puficle la orden conve- 
niente y de manera , que no fe pudíefe 
hacer mas , i que no fe aguardafe á em- 
biar el Oro todo junto , íino que deipa- 
chafe lo que de cada Fundición fe fa- 
cafe , i lo embiafe luego j i porque los 
negocios de la Cafa de la Contratación 
de SevilLi iban creciendo , i por mucha 
priefa que los Oficiales daban á las Juf- 
ticias Ordinarias , para que dcfpachafen 
los Pleitos, no acababan , por lo qual era 
nccelario pedir á cada palo Cédula pa- 
ra el Conde de Cifuentes , que era á la 
facón Afilíente de la Ciudad , el Rcl 
dio comifion á los Oficiales , para que 
pudiefen nombrar vn Juez; , que los i'en- 
tenciafe. 

Havia vn Fulano de Robolledp,. 
Francés, avifado defde Lisboa , quedaría 
traga para hacer vn betún , con que las 
Naves no fe pudiefen comer de brumai 
i como por las largas Navegaciones , cf- 
to era de grandifimo provecho , fe ovi^ 
denó á los Oficiales de la Cafa , que le 
embiafen a llamar , i fe le dio buena 
aíuda de colla, para venir} i aunque def- 
cubrió el fccreto , i fe pufo era efefto, 
no fue de provecho. Gran cuidado te- 
nia el Rei Católico €iv embiar á defcií- 
brir , i para cílo mandaba comprar Ca,- 
ravelas de fu Hacienda, porque no cum- 
pliendo lo de los Afientos , pudiele em- 
biar á fu coila : caula era de ello la. di- 
ligencia que el Reí de Portugal , ponía 
en embiar Defcubridores del Eílrecho, 
que fe certificaba , que havia para pafar á 
las Islas de laEfpeceria, para acortar ca- 
mino, i muchos anduvieron por el Nor- 
te corteando, i trabajando en ello ; í te- 
niendo el Rei Católico noticia, que Ame- 
rico Vefpucio, Florentín, que otros di- 
cen que fue Veneciano, era gran Piloto, 
le traxo á fu fervicio defde Lisboa : virio 
á Sevilla , i fe fue tratando de alentar con 
él, lo que havia de defcubrir ; porque ¡lun- 
quc muchos navegaron acia el Norte, 
codeando los Bacallaos, i Tierra de el 
Labrador , como moltraba aquella parte 
pocariquega , no huvo memoria de ellos, 
ni aun de otros, que fueron por la parte 
de Paria , falvo los que fe han referido: 
los que por la parte del Norte defcu- 
brieion , fueron, Gafpar Corte-Real , Ca- 
b.illcro Portugués, i vn Hermano fuio, 
el Año de ifoo. con dos Caravelas , i no 
higo mas que dexar fu nombre á las 
Y Lias, 



El Conde 
deCifuea 
tes, Afif- 
tcnte de 
Sevilla. 



El Reí 

Católico 
tenia gra 
cuidado, 
en ijue fe 
llevafen 
adelante 
los Def- 
cubrimié 
tos. 



El Reí 

trae a fu 
fervicio a 
Aineiico 
Vefpucio 



170 Historia' DE LAS 

Islas, que cftiin a la boca del Golfo Qiia- 
drado ^en mas de )"9 Grados : traxo 6o 
Hombres de aquella Tierra, i vino cfpan- 
tado de las muchas nieves , i heladas de la 
Mar , i al fin bolvieron los dos Herma- 
nos á navegar, i le perdieron. También 
fueron a eita Tierra Gentes de Noruega 
con el Piloto Juan Sednco -, i Sebaílian 
Gaboto fue por orden del Rei Enrique 
Divcrfas VII. de Inglaterra , con dos Navios , por^ 
Pcrfoiías que también procuraba la contratación 
c]ue fue- <je la Efpcceria : otros dicen, que armo 
ron a deC ¿ j-jj cofl^t j i que iba por laber , que Ticr- 
ciibnmie ^^ ^^^^ j^^ Indias , i para poblar , llevó 
j|00 Hombres , i cammó labuclta de If- 
landia , fobre el Cabo del Labrador , haf- 
ta ponerfe en 68 Grados > i porque por 
cl Mes de Julio havia grandes hielos , i 
hacia mucho frió , no oso pafar mas ade- 
lante : dixo, que los Dias eran grandiíi- 
mosji cali fin Noche, i las Noches mui 
claras : por cita frialdad dio la buelta 
acia Poniente , i rehacicndofe en los Ba- 
callaos, corrió la Colta halla 58 Grados, 
i ác alli fe bolvió á Inglaterra , i eñe 
llevó mas noticia de eftas partes , que nin- 
gún otro. Bretones , i Gente de Dina- 
marca ha ido también á los Bacallaos , i 
laques Cartier , Francés , fue dos veces 
con tres Galeones. 



C^ÍT. XVII. G^e Juan "íilaz 

de Solis , i Vicente TaHez 'Pintón 

fueron a defctibrir ; i elgoVierno,que 

tenia en la Efpañola KisoLas de 

Ovando , i como fe daban los 

Repartimientos. 

A B I D o en Cartilla 
lo que havia dcf- 
ciibierto el nue- 
vo Almirante, Juaa 
Diaz de Solis , i 
Vicente YañezPin- 
gón , determinaron 
de ir a profeguir el 
camino , que dcxaba hecho , i fueron 
á tomar cl hilo defde las Islas de los 
Guanajos , i bolver de ellas al Levan- 
te i pero navegaron defde las dichas \{- 
las acia cl Poniente , halla el parage de 
cl Golto Dulce , aunque no lo vieron, 
porque ella cfcondido : reconocieron la 
entrada , que hace la Mar entre la Tier- 
ra , que contiene el Golfo , i la de lu- 
catan , que es como vna grande Enfe- 
nada , ó Baia , que aíi llaman los Ma- 




Navega- 
cion do 
Jiil Di.iz 
de 'íoUs, 
¡ Vicente 
Yañcz,cii 
piofccii-- 
cion de la 
dclAlmi- 
raiitc. 



Indias Occidentales. 

vineros á la Mar , que cfta entré dos 
Tierras 5 á manera de Puerto , no müi 
guardado , i feria Puerto , lino fuefs 
mui grande , i por fcr capaz , i no mui 
cerrado , le llaman Baia. Y como vie- 
ron aquel rincón grande , que hace la 
Mar entre do:i Tierras : la vna , que 
ella á la mano izquierda , teniendo las 
efpaldas al Oriente , que es la Cofta, 
que contiene el Puerto de Caballos , i 
adelante de él el Golfo Dulce > i la otra 
de mano derecha , la Colta del Reino 
de lucatan , parecióles grande Baia , i 
por efto la llamaron , la gran Baia de 
Navidad , defde donde defcubrieron las 
Sierras de Caria , i bolvieron al Nor- 
te , i defcubrieron mucha parte de el 
Reino de lucatan j pero como defpues 
lio huvo nadie , que profiguiefe aquel 
Defcubrimiento , no le fupo mas , haf- 
ta que fe defcubrió todo lo de Nue- 
Va-Efpafia , defde la Isla de Cuba ; i 
ertos Defcubridores , principalmente 
pretendían dcfcubrir Tierra 5 por emu- 
lación de el Almn^ante , i pafar adelan- 
te de lo que él h.ivia dcfcubierco , pa- 
ra hechar cargo ii los Reics , como li 
el Almirante nohuviera fido cl primero 
que abrió las puertas del ücceano , de 
tantos millares de ligios de atrás cerra- 
das , i que para dclcubrir dio á todos 
lumbre. 

Como en el Aiío de i ^"04. havia 
muerto la Reina Doña Ifsbel , i en el 
de ifof. vinieron a reinar cl Reí D. 
Felipe, i la Reina Doña Juana, i cl Reí 
D.Felipe murió luego en aquel Año , i 
k Reina , por fu perpetua enfermedad, 
no elluvo para reinar , clluvieron cf- 
to3 Reinos de Caltilla fin Rei , i fin 
Dueño , á lo menos defde el fin de cl 
Año de quatro , halla el de ficte , que 
bolvió el Rei D. Fernando de Ñapo- 



1506'. i 



Por (]iie 
dixeroii ' | 
Bala , ¡ ¡ 
110 Puer- i 
to? ! 



Por qift 
le ll.imo 
la gran 
Bala de 
Navidad 



Los Def- 
cubrido- 
res traba-' 
jab.in por 
hacer efe 
to á emú 
lacion de 
el Almi-i 
rante. 



Los Re 
nos de I 

Caftillai 
íiii IDue! 
ño , han. 



rí 



la biiclt; 
les i porque aunque defdt que murió deNapo; 

les de e 
ReíCato 

HCQ. 



la Reina Doña Ifabel elluvo prcfente 
cl Rci D. Fernando , i governaba, co- 
mo cada Dia el'pcraba á los Reies fus 
Hijos , i no lidtaron embarazos , i ocu- 
paciones , no atendió mucho á las co- 
fas de las Indias > i afi , durante elle 
Ínter rcgno , no pafaban las cofas , como 
debieran , no embargante , que quanto 
al govicrno de los Callellanos Nico» 
lis de Ovando proccdia con mucha 
prudencia , i los tenia en paz , i quie- 
tud , porque tuvo vna notable indullria 
para tenerlos á todos fujetos , aunque 
havia muchos Caballeros ,cHi)ofdalgüs, 
procuraba de faber como vivía cada 
vno , en cl Pueblo adonde clUba avecin- 



15"- 6> Decada í. Libro 

dado 5 i fi fabia que havJa algún inquie- 
to , ó de mal excmplo , o que ponia 
los ojos en alguna Muger cafada, ó que 
Nicolás tuviefc algún otro defeclo efcandalolb, 
ce Ovan- cmbiiibale , dilimuladamente , á llamar, 



VI. I7T 

Real , Lares de Guahabá , i luego Je 
dib quatrocientos Indios de Reparti- 
miento, que era el principal falano,con 
que le pagaban los lervicios. 



do pe le , recibíale con rollro alcerc ; i porque 
«ma los . 1 ■ ,1 .o ' r -1 

Hornties "^'"pre nacía elio, en tiempo que ha- 
vlcioíbs. '^'i^ Navios en el Puerto , quando iá ci- 
taban de partida , decia , que mirafe en 
qué Navio le qucria ir á Caftillaj i fin 
■Nicolás admitir replicas , aunque no tuvicfe pa- 
deOvaii- ra el camino, fe lo daba , i le hacia em- 
do tuvo barcar : i de efta manera, con pocos que 
^^ F'ij'^''" cmbió, tenia toda la Isla fofegada,i to- 

^ ^". dos le citaban obedicntifimos ; i aíimif- 
na nuil i i t r i 

iruieta. "^^ ' P*^'' "° perder los Indios , que les 
! daba en Repartimiento , 6 por efperar 

que les diefe mas , i defterrar de la ma- 
nera dicha, en aquellos tiempos , algu- 
no á Caftilla, ninguna muerte, ni daño 
1 fe le igualaba , por no parecer en fus 

■fluvodo Tierras , pobres , perdida la efperanga de 
;c mil alcangar lo que defeaban > i afi , enton- 
Zaftella- ees , que havia en aquella Isla doce mil 
:os en la Caííellanos, era fu ellado mui diferente 
^•.ípañola ^g jgj primeros Tiempos , porque los 

i"j'>sj- malhechores fe deíterraban de Caltilla á 
o aej>ii- , „ , , , r ■ • ■ 1 

'olas de i^ Elpanola , como le vio en tiempo de 

Jvaiido» el primer Almirante , i aora era al con- 
trario. 

Andaba todo el cuidado de la Gen- 
te de la Isla ocupado en ficar Oro , i la 
fama de la riquega de ella corrió tan 
adelante , que fe tenia por bienaventu- 
osCor- rado el que acertaba á alcanzar vn Re- 
;faiio5 partimiento de Indios > i aíi muchos Cor- 
:diaii tefanos , viendo que el Rei no les ha- 

, ," cia Mercedes , le pidieron Indios en la 
; lósenla _, „^ ,, ' ^ - ^ • i ■ r 

la Ef- LlaEfpanola, vnos con mtencion de irle 

I iñok. a vivir á ella , i otros para folo gogar 
'" ' el fruto , adminiftrandolos por fus Cria- 

i dos , que fue el principio de la perdi- 

ción de la Isla •, porque aunque en efto 
higo Nicolás de Ovando alguna refif- 
■ ■ tcncia , como algunos eran Criados de 

la Cafa Real , huvo de ablandar : crc- 
cia la Gente de la Isla , i crecían tanto 
los negocios , que por el mucho traba- 
jo, que el Lie. Maldonado tenia en el 
cxercicio de la Jufticia , pidió el Co- 
mendador Maior , que le embiafcn otro 
Letrado , para que Uevafe parte de los 
trabajos , i afi embiaron al Lie. Lucas 
Lucas Vázquez de Ayllon, Natural de Tole- 
azqiiez do , Hombre mui entendido , i grave, 
-Aylló, 3\ qQ.^| bico Nicolás de Ovando Al- 
,^";S""" calde Maim- de la Ciudad de la Con- 
[c r' cepcion, con todas las otras Villas , que 
Efp^. rikban por aquella parte , que fueron 
)la, Santiago , Puerto de Plata , Puerto 



CAT. XVIII. ^e continua las 
formas de Gevterno , que tuvo 
Nicolás de Ovando ; / la canti-' 
dad de Oro , que en ejie tiem- 
po fe facaba de las Mi- 



nas. 




Defctibre 
fe Mina 
de Cobre 
en la Ef- 



N cftos Dias el Co- 
mendador IMaior 
mandó á Andrés de 
Morales, Piloto de 
mucha experiencii, 
que anduviefe to- 
dos los rincones de 
la Isla , i los pu fie- 
fe por efcrito , no dexando Monte , Rio, 
Valle , ni Sierra , que no notafe , con 
la difpoficion , que en cada vno halla- 
fe ; i porque ponerla tan por menudo 
en efta Hiftoria, como Andrés de Mo- 
rales la hico , feria cofa mui prolixa, 
fe dirá lo que bafta , para entender lo 
nccefario de efta Isla , en laDcfcripcion 
General , que fe hará á parte de todas 
las Indias. Defcubriófe por eftc tiempo, 
junto á la Villa de Puerto Real , vna 
Mina de buen Cobre , de que dio Ni- 
colás de Ovando cuenta á los Reies, ^ 

dando grandes efperancas de las Rique- pañola 
ga, que de ella havia de refultar ; i ha- 
viendofele mandado , que con toda di- 
ligencia procurafe de beneficiarla , á^^- 
pues de havcr vfado todo lo pofible , i 
hecho mucho gafto en las Herramien- 
tas , i cofas necefarias , no fe halló aque- 
lla cantidad , que fe havia prometido. 
Aquellos trecientos Caftellanos , que 
halló Nicolás de Ovando en la Isla, 
quando llegó á ella , vivian con mucha 
libertad , i havianfe tomado por Man- Los Caf« 
cebas las mas principales , i hermofis tellanos, 
Mugeres de ella , penfando fus Padres, ^ncceniá 
que vivian calados > i pareciendo a los ''"^'^^ 
Padres Francifcos , que fe debia poner l'^'^^^"" 
remedio en aquella manera de vida, im- cafalicoa 
portunaban á Nicolás de Ovando , i fe ellas. 
lo ponian en conciencia > i quien mas 
en efto apretaba , era Fr. Antonio de 
los Mártires : mandó finalmente , que 
fe apartafen , ó que dentro de cierto 
tiempo fe cafafen ; i aunque para mu- 
chos Hombres Nobles , fue elle vn 
Y i De- 



Nicolás 
de Ovan- 
do quita 
á losCaf- 
tellaiias 
losindios 
c¡ les pei- 
teiiccKiu 
por fus 
Mujeres, 



lyx Historia de las 

Decreto tmii duro , por no perder el 
fei"vicio , i iVñorio , que con las Muge- 
res polelan , ie caf.iron con ellas , aun- 
que fuccdian en el Eítado , i Señorío 
de fus Mugerís j i muchas Perfonas Doc- 
tas dixeron , que era elle mui fuerte , i 
legitimo derecho , para recibir jufta- 
mentc fcrvicio , i provecho de los In- 
dios. Nicolás de Ovando , a ellos Hom- 
bres , aíi como fe cafaron , les quito 
los Indios , que por fus Mugercs , como 
Hijas de Caciques , i Señores pofeian, 
i fe los dio á otros , i á ellos recompen- 
só en otras partes ; i dixo , que fe havia 
movido a ello , porque los Cartelbinos 
no tuviefen prefumpcion , viendofc Sc- 



Indías Occidentales. 

avifadoi , que tenia tan grande aprove- 
chamiento , fe la revocaron , no embar- 
gante que era fu Criado > pero vna co- 
fa fuccdia en las Fundiciones , que era 
digna de confideracion , que eran mui 
contados los que fallan de ellas con al- 
gún Pcfo de Oro : antes muchos iban 
prefos á k Cárcel , por las deudas , por- 
que aquel era el plago de pagarlos, por- 
que gallaban tanto , que liemprc anda- 
ban adeudados , porque íiicado el quin- 
to para el Rci , lo demás fe repartía en- 
tre los Acreedores , cada vno por fu an- 
tigüedad , i ali fe falian los Vecinos iín 
nada. Tcniafe por maravilla , ver falir 
;i Juan de Villoría de la Fundición con 



I 5 o 6 i 



LosCaf- 

tcUanos 
déla ti- 
pa ñol» 
¡ganaban 
tanto,mu 
íiempie 



andaban 
ñores , i fe cnfobcr\ccicfen ; i porque fus Barras de Oro defcubiertas , i atrí- adeuda- 
dos. 



L.i Mer- 
ced qtie 
ti Rei hi 



'o 

Alciíjnr 
fue mui 
grande. 



teniendo aquellos Indios por Reparti- 
miento, i no por propriedad , vivirían con 
i loli.icc nías iiíjecion, pero pareció que fue pri- 
por racó var íi los Señores legítimos , i natura- 
de eftado les, de fus Ellados, i Vafallos. 

Qiiando entró en la Isla el Comen- 
dador JVlaior , fue cdn el, Rodrigo de 
Alcafar , Platero de los Rcics , Hom- 
bre mui honrado , i prudente , el qual, 
por Merced particular , llevaba el Olí- 
coTro- '-'^ ^^ Marcador del Oro , con el derc- 
drigo de cho de vno por ciento, no penfando que 
le hacían en ello, lino Merced mui mo- 
derada ; i como defpues del Reparti- 
miento de los Indios, huvo mucha pric- 
íii en facar Oro , porque fe hacían qua- 
tro Fundiciones cada Año , dos en el 
Pueblo de la Buenaventura , en la Ri- 
bera de Hayná , ocho Leguas de Santo 
Domingo , adonde fe fundía el Oro, 
que de las Minas Nuevas , i Viejas fe fa- 
caba, i las otras dos en la Ciudad de la 
\'ega , ó Concepción , adonde fe lle- 
vaba a fundir el Oro , que fe facaba de 
las Minas de Cibao , i de todas aquellas 
partas , que eran muchas : en cada Fun- 
del Oro, dicion ,quc fe hacia en la Villa dcBuc- 
1 t]uantas naventura , fe facaban de ciento i diez 
mil , halla ciento i veinte mil Pcfos: en 
las Fundiciones de la Vega, comunmen- 
te fe fundían de ciento i veinte i cinco, 
halla ciento i treinta mil Pelos , i algu- 
nas veces llegaban á ciento i quarenta 
mil : de manera , que las Fundiciones 
de la Vega eran maiorcs , i ali fe fa- 
La cauti- "^^^'^^ ^^'^'■^ ^"^"^ *^^ todas las Fundicío- 
dad ' que ^^'^ "-'^ ^^ ^^1'^ F.fpañola , quatrocíentos 
íe Tacaba i fefcnta mil Pelos de Oro , que valian 
cadaAñe» ii Rodrigo de Alcafar quatro mil i 
dcOroen quinientos Pefos cada Año, mui poco 
^'P^' menos , que para en aquel tiempo fue 
Merced muí feñalada > i aunque en él 
fue bien empleada , ficndo los Rcies 



Adonde 
fe liacian 
Jas Fun- 
diciones 



la 

ñola 



huíanlo , á que era Hombre piadofo , i 
que trataba bien á los Indios. Y en elle 
tiempo murió el Teforero Víllacorta: 
i Nicolás de Ovando , entre tanto que 
fe proveía fu Oficio , le encomendó á 
Bernardino de Santa Clara , Natural de 
Salamanca, Mancebo cuerdo, i de mu- 
cha habiüdad , i de grande animo, pues 
comencó a hacer liberalidades , i gallar 
largamente de la hacienda , que no era 
fuia. 

CJP. XIX. 'De las Ordenes, que 

fe dieron para lo que toCa al Govier^^ 

no Ejpiritual de las Indias , i la 

piedad de los Re íes CatolicQ:i 

en ejias cofas. 



O d ex aba el Rci de 
mandar , que con los 
Indios fe tuvíefc cui- 
dado , porque no 
rccibícfcn mal tra- 
tamiento, i que los 
Callclknos viviefcn 
conforme á regla, 

i orden , i que no fe permitíefe , que 0;í»/»«. 

ningún cafado, que tuviefe fu Muecr en I"'""*'-'.' 

f- ,111 • • r 1 TI- /- ^ }>u/chtm> 

*->altilla, vivicle en las Indias , fino que ^^^ ^^ 
fuefen compelidos á venir por cUasi /«/.Líp. 
mas porque el principal cuidado de la 
Reina Católica havia fido procurar, que 
el culto de Dios fuefe honrado , fupU- 
có , poco antes de fu muerte , al Pon- 
tifice, que la hiciefc gracia , que fe pu- LaoideJ 
diefe erigir vn Arcobífpado , i los1"efedir 
Obiipados , ^Lie parecicfe convenir en ^[''^cre 
la Isla Efpañola , i de la provífion de í^|°' j ^^ 
ellos j i aunque el Pontífice lo higo , co- jj" ^ ¡ p_.,,' 
mo en las Bulas no fe trató de la conce- troáigo 
fion de Patronazgo del Arcobífpado, Real. 

Obif- 




■14 



Clones , i Beneficios , con Cura , i fin 
Cura , que en la dicha Efpañola fe ha- 
vian de erigir, i ellas llegaron delpucs de 
muerta la Reina,clRciefcrivió al Gómen- 



la 0<). Década! 

Obifpados, Dignidades, Canongias , Ra 

SApienrla 
frícerhr, 
religio fe- 
quitur-, 

eft Dcum d^idor D. Franciico de Roxas, luEmbaxa' 
fcirccon- dor en Roma, mandando, que procura- 
fequensco fe,que el Papa concedicfe el dicho Patro- 
Ure. Líp. nazgo de todo ello , perpetuamente , á 
fii Alteca , i á los Reies de Callilla , fus 
Succfores , de la mifma manera que fe 
concedió elle Patronazgo para el Rei- 
no de Granada > i porque la erección 
venia cometida al Ar^ob.fpo, iObifpos, 
no haciendo mención de la prefcnta- 
cion , i era necefario , que en la dicha 
Bula de Patronazgo fe mándale, que no 
pudiefen fer eregidas las dichas Iglefias, 
Dignidades , i Beneficios , fino con el 
confentimiento del Rci , como Patrón, 
i que la dicha erección fuefe cometida 
al Ar^obifpo de Sevilla , para que la 
hiciefe de confentimiento Real , i que 
no fe pudiefe proveer , ni inllituir , aíi 
de la primera vacación de la primera 
erección , como cada , i quando > i que 
,* el dicho Argobifpo de Sevilla, i fus Su- 

cefores, pudiefen compeler , i apremiar 
al dicho x^rgobifpo , i Obifpos , i á las 
Perfonas , que por fu Altega , i por los 
Reies de Caftilla , fus Sucefores , fucfen 
prcfentados , i no á otros algunos ; i 
que fi los dichos Argobifpos , i Obifpos 
i qualquier de ellos , fiendo requeridos 
por las Perfonas prefentadas , i fus Pro- 
curadores legitimos , no los quifielen 
inftituir , el dicho Argobifpo de Sevi- 
lla , que por tiempo fuefc , los inílitu- 
iefe -, i que por la mucha diftancia , que 
hai de ellos Reinos á las Indias , fu Al- 
tega , i los Reies fus Sucefores , no po- 
drían prcfentar dentro del termino de 
los quatro Mcfes , que el Derecho dif- 
ponc , que procurafe , que fe alargafen 
á diez i ocho ; i porque fu Altera , i 
osReles la Reina Católica , tenian donación de 
ocuran la Sede Apoílolica de todos los Diez- 
icelPa- nios , i Primicias de las Indias , i Tier- 
'^^"" ra-firme del Mar Occeano j i quando 
s 'eciT acordaron de ercgir en la Isla Efpañola 
iticos^'^^ Argobifpado, i Obifpados , deternrú- 
gocen naron de hacer los Prelados , i Bcnefi- 
rrns ciados con los Diezmos, i Primicias, re- 
ne defervando para si los Diezmos , que en 
■ ^'^z- ellos Reinos fe llaman Tercias , i todos 
" • '^^ los Diezmos del Oro , Plata , Metales, 
Brafil , Piedras preciofas , Perlas , i Al- 



c 01. te- 
lio cu 



í Cola- jofa'- Ordenaron al dicho D. Francifco 
< n que de Roxas , que procurafe , que fu San- 
í ikicíe. tidad mándale , que los dichos Prelados, 



II 



Libro VI. iji, 

i Dignidades , i Iglefias de la Efpañoia, 
i de las otras Islas , i Tierra-firme del 
Mar Occeano, que fon , i fucfen eregi- 
das , no gogafen de mas parte de los 
dichos Diezmos de lo contenido en la 
Colación, que de ello fe hiciefe j i que 
todo lo otro , que refervafen á si , i á 
fus Sucefores, les quédale perpetuamen- 
te rcfervado , no embargante lo conte- 
nido en las Letras Apollolicas. 

Afimifmo , porque en las dichas 
Bulas venia cometido al Argobifpo , i 
Obifpos , el feñalar , i dividir el ámbi- 
to de los dichos Obifpados , i Argobif- 
pados , i podria fuceder , que ellos no 
fe concordafen , le mandaron , que pi- 
diefe á fu Santidad , que la Perfona , ó 
Perfonas á quien fu Altega lo cometie- 
fe , hiciefe la divifion , i repartimiento 
del Argobifpado, i Obifpados, i que go- 
gafcn del ámbito , i teriitorio , que les 
fuefe feñahido. Entendiófe luego en ver, 
que Perfonas ferian á propofito, para el 
Govierno Efpiritual , i por entonces fue 
proveído por primer Obifpo de la Igle- 
lia , que fe erigió en Santo Domingo, 
Fr. Garcia de Padilla , de la Orden de 
Santo Domingo , que murió antes de 
pafar á la Efpañola ; i el primer Obifpo 
de la Concepción fue Pero Xuarez De- 
ga. Y para moílrar mas eftos Católicos 
Reies fu piedad, mandaron labrar, á fu 
Colla, la Iglefia Catedral de Santo Do- 
mingo , de mui infigne fabrica , i en- 
cargaron á los Prelados , que tuviefen 
mucho cuidado de las cofas de la Fe, i 
de la Govcrnacion Efpiritual , porque 
con ellos fe defcargaba la conciencia 
Real, i porque por fu negligencia no tu- 
viefc el Demonio parte en las Indias, co- 
mo en el tiempo de fu Gentilidadj i que 
tuviefen cuenta de fabcr , como vivian 
los Clérigos , i caíligafen á los que die- 
fcn mal exemplo ; i que fi hallafen Hc- 
reges , Judios , ó Moros , procediefen 
contra ellos ; i que los mifmos Prela- 
dos , i Religiofos no tuviefen diferen- 
cias entre si , pues de ello fe fcguiria 
cfcandalo á los Indios 5 i al Governador 
fe mandó , que tuviefe mucho cuidado 
de la conformidad entre los Eclefiaíli- 
cos , i Religiofos , i les prellafe fu au- 
xilio , quando fe lo pidiefen , por Pe- 
tición , i no por Rcquifitoria , para que 
pudiefen cumplir con fu Oficio Paito- 
ral ; i que los honrafe , i tratafe co- 
mo era racon , guardándoles fus Pree- 
minencias ; i que no fe acudiefc con 
los Diezmos á los Obifpos , fi no refi- 
diefen en fus Obifpados , ni los dexa- 

feu 



F. García 
lie Padi- 
lla , prí- 
meiObif- 
j>o deS.in 
toDomla 

PeroXiia 
lez, Deqa, 
primer 
ObiTpo 
de la Có- 
c»pcioB. 



Orden pa 
¡a el CíO- 
vicnioEf- 
piíiciul. 



HlStORIA BE LAS I 

fen \ enir ü Caítilla , fin licencia de 



174 
;n \e 
el Rci. 



Otras or- 
denes pa- 
ra e! Go- 
vk-rnoEf- 
púitiul. 



Qne no 
fe cavga- 
fc, en ]js 
íir.is.i los 
Clérigos, 
mas de lo 
permití- 
do cnDc- 
lecho. 



Que fe 

fabricafé 
Igle/]as, 




gos 



CAT. XX. G^ie ]>rofigtien las 
buenas ordenes , que Los Retes ¿lie- 
ron j^nra elGovíerno E/piritual, 
i Temporal. 

E M A s de lo referi- 
do , fe ordenó tam- 
bién , que los Prela- 
dos vifitafen , á lo 
menos vna vez , ca- 
da Año los Indios , i 
no fe cntrenicticfcn 
en las cofas do los Lc- 
, ni vfafcn Ccnfuras en cofas livia- 
nas , ni condcnafcn en penas pccuniarirj?, 
á los Indios , por ninguna cofa , i fe hj.- 
ciefc Arancel de los derechos , que Jos 
Jueces Eclefuilticos , o los Notarios 'au- 
viefcn de llevar , i de los que tocaiV.-n á 
los Clérigos , por la adminiílraci'j n de 
los Sacramentos ; i que acerca <Jc po- 
ner Fifcales , guardafen las Prag fnaticas 
de eílos Reinos ; i que con lo 5, que fe 
llamafen a la Corona , fe guardafen las 
Leies del Reino. Que fe dieff,n Solares 
a los Clérigos , para labrar ^"Jaf;is apar- 
re de los Legos > i que fe Ij.onrafen los 
Sacerdotes , guardándoles ru decoro , i 
autoridad ; i que en las Slfas no fe les 
cargafe mas de lo permitvdo , conforme 
á Derecho ; i que los Prelados no impi- 
diefená los Clérigos hac.-cr Teftamcntos, 
i hacer de fus bienes á fu voluntad , fin 
hacer novedad de lo que acerca de ello 
fe acothimbraba eri ellos Reinos > i 
que no fuefcn admitidos para pafar á 
Indias , los Clérigos que no fucfen exa- 
min;idos por los (oficiales de Sevilla : i 
que con mucha diligencia fe fabricafcn 
Iglefias conveni'mtes ; i que entre tan- 
to que no havv-a Prelados , el Teforcro 
del Rci pagafe de los dineros de los 
Diezmos , lo que fucfc menefter para 
lu fabrica de ias Iglefias j i que los Diez- 
mos que pcrteneciefen á la Fabrica , fe 
cobrafcn , i diflribuiefen por el Obifpo, 
fin que k Jullicia fe entrcinetiefe en 
ello. Qiie la Madera para las Iglefias, i 
Fortalezas , fe pudiefe cortar adonde 
conviniefe j i que para ello fe feñalafen 
Cotos , i no fe pudiefe cortar paj-a otra 
cofa. 

Que los Oficiales de la Cafa de la 
Contratación de Sevilla , dexafen pafar 
toda la Plata labrada , que fe llcvafe pa- 



S'dias OccÍdent'ales, 

ra el Culto Divino ; i que fe dicfen a la 
Iglefia de Sajito Domingo quatro Indios, 
Muchachos^, para fu fervicio, como fue- 
fe fin apremiarlos. Que los Oficiales de 
la Cafa de Sevilla favorcciefen á los Frai- 
les , que pafafen á las Indias , i los die- 
fen pafa/'ge , i matalotage , i los pagafcn 
los ilet'es ; i que el Governador favore- 
ciefc á. los Frailes, para fu recogimien- 
to , \ quietud , fin confcntir , que fuc- 
fen molellados , ni perturbados , i afi- 
mifmo los Prelados ; i que el Governa- 
dcrr diefe licencia á los Frailes, que qui- 
íi'efen ir á defcubrir Tierras , i conver- 
t'ir Indios ; i que nadie les prohibicfe, 
que prcdicafcn , i que elluviefcn libre- 
mente cnieñando á los Indios l-.is cofas 
de la Fe Católica; i que pudiefen entrar 
libremente en los Pueblos , á faber co- 
mo eran tratados los Indios ; i que á los 
Religiofos , que entcndieJcn en la Doc- 
trina , te diefe buen fullcnto ; i que fe 
les guardafen fus Privilegios , i Exemp- 
cioucs i i que fe les dicll: noticia de las 
cofas proveídas en fu fivor ; i que fobre 
fus excefos no fe hiciefen informaciones, 
fino que fe diefe noticia de ellos á fus 
Prelados , para que los caltigafen ; i que 
ei Governador favoreciefe á los Reli- 
giofos , que honellamentc viviefen , i á 
los otros los embiafc a eltos Reinos > i 
que fi aconteciefe , que los Religiofos 
condenafen algunos Frailes , le les diefe 
todo favor p.ira embiarlos á Cartilla ; i 
que no paiafen a Indias, Frailes, que no 
fuefcn Naturales de eílos Reinos : i fi 
algunos pafifcn , que fe tuviefe mucha 
cuenta con lo que hiciefen. Que fe les 
dicfen los fitios , i lugares que huvicfen 
mcnerter , para edificar Monafterios en 
los Lugares mas convenientes para la 
Doftrina ; i que fi algimos Frailes def- 
amparafen algún Monailcrio , no pudie- 
fen bolver mas á él. Y que ningún Mo- 
nallerio de Francifcos eftuviefe mas cer- 
ca vno de otro , que cinco Leguas al re- 
dedor j i que fe cumpliefc el Breve del 
Pontífice , acerca que fe bautigafcn to- 
dos los Niños de los Infieles. Que fe 
procurafe , que los Indios guardafen las 
Fieftas, que manda la Santa Madre Igle- 
fia i i que los Efclavos Negros hiciefen 
lo mifmo, fin permitir a fus Dueños, que 
les compelicfen á lo contrario j i que 
quando conviniefe , por alguna raijon, 
dar licencia á los Indios , i Efclavos pa- 
ra comer carne en la Qiiarefma , los Pre- 
lados , mirándolo bien , lo pudiefen ha- 
cer ; i que no fe apremiafe á los Indios 
■Á hacer ofrendas. Que los Prelados pu- 

fic- 



Aiiidas, 
que dib.i 
losReies, 
para que 
las cofas 
de h. Fe 
fucfen en 
aumcntu 



Que lo 
Clérigos 
que cxce 
dicfen ei 
aliío.fue' 
íen remí 
tidos á 
fus Ptej 
lados. 



Que { 
dafii íi 
t!os par 
edlFcar 
Monaft( 
ríos. 



Que l( 
Indios 
guardaf 
lisFíeñ. 
que niai 
da laSai 
t.i ^í-^d 
Iglefia. 



1 5^ o 6 . 



Piedad 
de losRe- 
íes, para 
el bien de 
losChiií- 
tianos. 
Callella- 
noS) i In- 
dios,. 



Qiic los 
Prelados 
fean In- 
qiiiíido- 
res en fus 
Diftiitos. 



Decada I. 

fíefcn Confefores hábiles , i fuficientcs. 
Qiic no fe confinticfc , que los Frailes 
hicielcn oprcfioncs a los enfermos , para 
i|ue hicicfcn mandas en fus Teltamcntosi 
i que el Governador proveiefc lo que 
convinielc de los que morian ab intclta» 
tü ; i que los Prelados dexafcn enterrar 
a cada vno adonde quillefc , como fuc- 
fcn Iglclias bendecidas j i que los dere- 
chos de los Enterramientos , i Oficios 
Divinos , fe llcvafen conforme al Aran- 
cel , i no mas > i que a los Indios no fe 
llevafen derechos de Velaciones , niEn-^ 
rcrramientos. 

Qlic los Cafados que fuefen á la Ef- 
pañola , con fus IVlugeres , i Cafas, fue- 
fen preferidos en las Vecmdadcs , i Ofi- 
cios públicos , aprovechamientos , i re- 
partimientos de ia Tierra , i les aiuda- 
fen á hacer fus Cafas. Que no fe permi- 
tiefe , que los Indios elluvicfen amanee* 
bados, fino que fe procurafe, que fe ca- 
fafen ; i que no fe impidiefen los Matri- 
monios de los Efclavos Negios. Que el 
Governador tuviefe cuidado , que los 
Hofpitales fuefen proveídos de lo ncce- 
fario. Que los Cofrades, Maiordomos , i 
Clérigos de la Cofradiá de la Ciudad de 
Santo Domingo , dicfen la obediencia al 
Prelado j i que el Governador favoréciefe 
efta , i todas las Cofradías. Que los Prela- 
dos fuefen Inquifidores en fus Dülritos} 
i que los Governadorcs,ni Jullicias Se- 
glares , no fe entrometieren en hacer 



LiBRoVl. ^7 f - 

oficios de Inquiíídores; ni los dichos Pre- 
lados conociefeii, por via de Inquificion, 
de colas que no fuefen graves , i que pa- 
ra ello los Governadoies, i Miniilros ¡es 
diefen todo favor. Qiie fe hcchafcn de 
la Tierra todos los Eíclavos Bciberifcos, 
i otras Peribnas libres , i Nuevos Con- 
vertidos ; ni fe confinticfe pafar ningún 
Efclavo Negro , Levantifco , ni criado 
con Morifco j i que fe hechafen de la 
Tierra todos , i qualefquiera j que no 
viviefen exemplarmentc. Qiie no fe con- 
fintiefe executar ningunas Bulas, ni Bre- 
ves Apollolicos , que primero no fuefen 
villos en el Confejo de fu Alteca. Que 
el JVlaeltre-Efcuela de Santo Domingo 
Icieíe Gramática a los Hijos de Vecino, 
6 puficfe á fu cofta Perfona que la leie- 
fe'^j i que fe procürafe, que los Hijos de 
los Caciques la aprendielcn , i fe uiefcn 
docientos Pefos de Oro de falario.al íiue 
ie la enfeñafe. Qiic no fe cohfintiefc 
vender Libros profanos , ni de vanida- 
des , ni materias efcandalofas , fino que 
los que huviefe , fe tomaferi , fin con- 
fcntirlos tener á ninguna perfona , por- 
que los Indios no fe dicfen á leer en 
ellos J dcxando los de buena , i fana doc- 
trina j i que fe procürafe de üíquirif , fi 
havía algunos Libros prohibidos , i quien 
los llevaba , i fobre efto fehicicfen 
diligencias en los Navios, 
quando iban de Cai- 
tilla. 



Que fe 
heehnftn 
de laTler 
r los Ef- 
clavos 
Berberif- 
c'os¡ i nue- 
vos Con" 
vertidos» 



Que el 

Maeftre- 
Eíciiela 
de Santo 
Domin- 
go leíefc 
Gramáti- 
ca a los 
Hijos de 
los Veci- 
nos , 1 fe 
piiíiefe 
Perfona, 
q la nioí^ 
trafe a 
los Hijo» 
de losCa- 
citjues. 




h 



HIS- 




J'Jli] 



HISTORIA 



G E 




ERAL 



DE LOS HECHOS 

DE LOS CASTELLANOS, 

EN LAS ISLAS, Y TIERRA-FIRME 

de el Mar Occeano. 

E S C RIT A TOR A N T O N I a 'DE H E R R E R ^, 

Coronijia Maior de fu Mágejlad \ de Ids htdias , i fu Coronijla 

de Cajlilla. 



\ i 



LIBRO SÉPTIMO. 

C ^í'P ITD LO I. ^e el Rei autorizaba la Cafa de U Contratación 

de Sevilla ; el cuidado que tenia de les T>eJciikrinjie7itQs ; que fe manda a 

America Vefpucio , que haga las(!artas\de'Navegar -, i que Nicolás 

de Ovando embio al Capitán S^aflian de O campo y* d 

faber ft Cuba era Isla. 




Olvio el Rci Católi- 
co á Caftilla el Año 
Je I foj. i aunque to- 
das las cofas referidas 
^ en el Capitulo piecc- 
\é J<?nlg,,<juedaron pro- 
\^ veidas dcfdc el tiem- 
po de la Reina ^-ttó 
fe pudieron exccucar haila fu buclta, qííé*v 
íc avivaron los negocios j i porque mul- 
tiplicaban Io> de las Indias, confirmó los 
Ohcios de Teforero, i F:i£tor de la Cafa 
de la Contratación de Sevilla , i proveió 
el de Contador, que vaeaba por muerte 
de Ximengde Birvicfca, en Juan López 
íieRíCiiWÍ.: i á los dichos ÜJicialcsdip 



comiíion para que pudiefen tener Algua- 
cil Executor con \'^ara : i ordenó , que 
fuefcn libres de Almojarifazgo , de to- 
das las cofas , que ie cargaftn para las 
Indias por cuenta í^- fu Altera j i por- 
que por muertc_-dl Gafpar de Gricio, 
que era fu Sccrctaiio en los negocios de 
laSjvIndias , los encargo ai Comendador 
Lope de Concliillos , mandó a los Ofi- 
ciales de la Cala de Sevilla, i al Govcr- 
nador Nicolás de Ovando, que para ade- 
lante tuviefen la concfpondcntia con el, 
i con Juan Rodriguez de Fonfeca , que 
de Obifpo de Badajóx , iuc promovido 
al Obiipudo de i-'alcncia , i que a eilos 
i¿ encaraiiiafen los Dcfpadios. Ponia el 

Rci 



Que los' 

Oficinles 
de la Ca- 
la de Se- 
villa tii- 
vi'cfeii Al 
guacü. 

A lopc 
de Con- 
chillos , i 
ju.in Ro- 
dríguez 
dcFonfe- 
c.i , fe d.j 
I.tGorreIj 
poiiden-i 
cia de lol 

IK'OOCloS 

de lis III 
díjs. 



15-07. 

Ordenes 
del Ke¡ 
Católico 
jura Ijs 
Lidíjs. 



Df, CADA I. 

Reí particular cuidado, en mandar , que 
en l;i5 Indias fe dicl'cn mucha prielii en 
U fabnca de las Iglcluis , i íoiicitabn, 
que el Ladrillo, Tejas , i los demás rna- 
rcriales necelarios , que alia no havia, 
le Uevaicn de el Andalucía. Muchas 
otras cofas proveió el Rei con fu ve- 
nida , porque mollniba particular incli- 
nación de que las cofas de las Indias 
fuefcíi en aumento j i porque andaban 
Oiic fe P°^' ^'"^ ^^^'^ Efpañola muchos perdidos-, aíi 
hethjftii" Efclavos , como libres , ordeno , que 
de las lii- fe hechafen de la Isla todos los vaga- 



crivaiios, 
i Als»iu- 



cilcs 



Ganado 
poíiblc 



dias los mundos , i que los Efclavos fe tomafen 
vagamuii adonde quiera que fe pudiefen haverj i 
porque la Jullicia fuefe mejor adminif- 
trada , i los dclinquentes pcrf-guidos, 
Oue los ro^n'^o ■> 4^^ ^°^ Pueblos de la Isla nom- 
Pueblos bralen Efcrivanos , i xA.lguacilcs , con 
de las If- que viniefen a tomar la confirmación 
las nom- del Reí j i porque ia la Isla citaba pa- 
brafc El- cifica , i havia en ella grandes palios, 
ordeno , que fe licvafe la maior canti- 
dad de Ganado , que fe pudiefe , por- 
que fe tenia por experiencia,; que mul- 
Que fe tipüí-'-iba mucho , i era gran riquegaj 
llévale á i que no fe Uevafen derechos del Vino, 
la Efpa- i que fe pudiefe cargar fuera de Sevi- 
ñola el Ha i i que no fe dexafe pafar mas Pla- 
maior nii ta labrada , ili Sal j 1 que todos los Ve- 
meio áe cinos de la Isla , que hallafen Mineros, 
gocafen de ellos por vn Ano , pagando, 
los derechos acollumbradjs , con que 
el Oro que les quédale , luefen obliga- 
dos á darlo al Govcrnador a quatrocien- 
tos Maravedís cada Pcib , i con que el 
que quiíiefe gogar de ello , lo declara- 
fe antes que otro ninguno , dentro del 
qual Año no pudiefe fcr quitado , i que 
defpues tuviefen las Minas por el tiem- 
po que fuefe la voluntad del Rei : lo 
qual fe cntendiefe fuera, de tres Cerros, 
que havian de quedar para fu Alte9a: 
i que el Fundidor del Oro llévale de 
cada marco medio Caltellano ; i de ef- 
Merced te Oficio fe hico merced á Chriftoval 
IclOficio Velazqucz , Natural de Cuellar , Con- 

IIdo^"d" ""'^'° "^^ ^'^ ^^'■'^ '^''■'*^ ' ^ '^^ Secretario 
i' ^ *■ Lope de Conchillos fe dio el Oficio de 

Ihii'fto" Licrivano Maior de Minas , con expre- 
'alVelaz fa orden , que nadie fuefe á facar Oro, 
uez de fin Cédula fula ; i que tuviefe la racon 
lidiar. ¿Q todas las Rentas Reales , pagándole 
los derechos , -que tafafc el Govcrna- 
dor Nicolás ¿c 0\'ando , al qual fe dio 
II! avifo , que mirafe , que muchos Na- 

vios facaban cantidades de Oro^efcon- 
d idamente , de la Isla , i fó color de 
provoerfe de Baítinientys en las isla* dt 



i 



los Aceres , lo fundían ca 






que 



fu Fací:cir , 1 



LlBRoVlI. J77 

para efculav el fraude , que en ello fe 
hacía , feria mui conveniente , que fe 
mandafe, que no tocafcn en las It>las de 
los Azores , fino que por quitarles ella 
efcufa , los hiciclc proveer de Vitualla 
para ochenta Dias , antes que íliliefen 
de l.i Efpañola ; i porque la orden que 
fe huvia guardado en tiemoo de la Rci- 
na , de no conlentu" , que Perlona fue- 
ra de ellos Reinos , no pafafe a las In- 
dias , la ellaba violada, fe dio Natura- 
leca en ellos Reinos á Bernardo de Gri- 
maldo ; i fe ordenó a Nicolás de Ovan- 
do , que dexafe ellar en la Efpañola a 
Gerónimo de Grimaldo , 
contratar en ella. 

Pufo afimilmo el Reí gran cuida- 
do en tratar de Dcfcubrimicatos , por- 
que durante fu aulencia de ellos Rei- 
nos , fe havia afiojado mucho en ello: 
mando U.imar á la Corte a Juan Díaz, 
de Solis , Vicente Yañcz Pincón , juan 
de la Cofa, i Americo Vefpucio , Hom- 
bres platicos en ella Navegación de las 
Indias j i havíendo platicado con ellos, 
fe acordó , que convenía , que fe fue- 
fe defcubriendo al Sur , por toda la 
Colla del Brafil adelante ; i que pues 
ellaba defcubíerta tanta parte de la Cof- 
ta de Tierra-firme , dciUe Paría á P-o' 
niente , fe procurafe de poblar en ella: 
i mando , que fe aparejalen dos Cara- 
velas , en que fueien eitos Pilotos a ef- 
te Dcfcubrimicnto > i porque era nece- 
lario , que vno quedafe en Sevilla , pa- 
ra hacer las marcas , i pareció , que de 
ello era mas platico Americo Vefpu-^ 
ció , fe mando , que fe le cncomenda- 
fc , con Titulo de Piloto Maior , con 
cinquenta mil maravedís de falarío al 
Año j i el Titulo fe le dio en Burgos 
a veinte i dos de Marco y i por otra 
Cédula , fe le acrecentó el falario vein- 
te i cinco mil Maravedís mas : i de aqui 
tomaron aquellas Partes de Vas Indias 
de el Mediodía , el tiombrc de Ameri^ 
ca , fiendo cofa mas, juila , que le to- 
maran de fu prínier Defcubrídor , que 
fue el Almiranre Don Chrilloval Co- 
lon , como atrá,s fe ha viílo j i á feis 
de Agofto , en Valladolid , fe dio Po- 
der , i Titulo á America Vcfpucio pa- 
aa examinar los Pilotos , con que to- 
mo mas animo para vfurpar la glo- 
ria agcna: diófe también Titulo de Pl- 
intos Reales á Juan Diaz de Solis , i á 
Vicente Yañez Pincón , con el milmo 
lula no. 

Aparejadas las Caravclas , en que 

haviar. de ir Vicente Yañcz, i Juan Díaz 

Z d¿ 



Qtie los 
Navios 
fuele pío 
vcidos en 
las Indiae 
de Vitua- 
lla porSo, 
Dias, pof 
ijiie no to 
calen en 
los ACQ^ 
res. 



ElRei foH 
licifa loi 
Defcubví 
miciuos» 



Faciihad 
á Ameri- 
co VcCi)» 
cío . para 
hacer las 
tnaicns 
delaslft-i 
días. 



Tinifo de 

Examina 
dor de Pi 
lotos 5 á 
Asnurico 
VcfpiiCig 



17 2 



Historia de las 



-, „ de bohí <. fe íes dio por niíhuccioii , que 

Diaz de i marciigc , que ordcii.il:;i Juan \nxi de 
Sofis , ¡ Salw, comunicado con Viccr te \añtz, 
á Viccn- i con los mejores Pilotos , i Marineros. 
teYaña¿, ^\^ Jqs Navios > i que todos los Dias fe: 
hablaícn el vuo al otro 5 vna vez en la. 
Mañana , i otra en la Tarde , o á ló- 
menos vira vez a In Tarde , como era- 



para ir 3 
derciibrir 



Que 1 lé- 
vale elF.i 
rol juaii 
]>;a¿ de- 
Solrs. 



vio , i coihimbrc , j que llcvafe el Fa- 
rol luán Dia/, de Solis j 1 que concerta- 
ren ante vn El'crivano las leñas con que- 
el vno al otro Te havian de entender , i 
no tocalen en ninguna Isla , ni Tieria- 
Hrmc , que pcrtencciele al Rei de Por- 
tugal > i que 1¡ palada la Linea Equino- 
Qi^c no ¿j.^j ^ encontralen algunos Navios , lox 
torals en requiriefcn , que no hielen á las partes» 

,^!"j ni limites pertenecientes á la Corona de 
el Kci de „ ,. ,, .' , t t ■ 1 1 

Poicii"!! ^'i'"'!*^ •> 1 "^ León j i que haciendo lo- 
^ contrario , los prendiden : i que llegan- 
do ii Tierra, obedeciclen a Vicente Va- 
Oíie Vi- ñcz Pin(jón , como a Capitán nombra- 
cciucYa- do por el Rei > i que no le detuviden 
ñcz fiiele p,., j^^ Puertos , i Tierras , que deiru- 
Capltaii 5,.iefc„ fin, q,,c figaieren el Ddcubri- 

de Tierra '. 1 ,- /• j • u 

miento ; 1 que deipues le mandaría ha- 
cer la Contratación , i Población , que 
fucle necdariaj 1 que procuraien de no 
alborotarla Gente de la Tierra, ni ref- 
catafen cola alguna , lino ante el V^ee- 
/-) le '^°' ' ' Efcrivano 3 i que en acabando- 
IcTefca- ^^ ^^ refcatar lo que le llevaba de la 
tale na- Rfal Hacienda , le rdcatafe lo de la 
da , fino Gente de los Navios , con que la mi- 
ante el fad de la ganancia fucfe para el Fiícoj 
Veedor, 1 j ^^ ]^ Gente pudieie llevar en los Na- 
vios fus Arcas , con que no fudcn ma- 
iores , que de cinco palmos en largo, i 
tres en alto j i que li aconteciefe tocar 
en la Isla Efpañola , por alguna necefi- 
dad, diefen cuenta al Governador de lo 
que huvicfen ddcubicito ; i que á la 
Que á la buclta no tocalen en ningún Puerto, 
biK-lt.1 no que no fucfe de la Corona de Callilla; 
tocalen i que llegados a Cádiz, no permitiefen, 
cnníiigiiii que nadie laliefc en Tierra , ni entrafe 
Puerto, cj pg 1^5 Navios , hafta que el Vifitador 
"^ . "'^ '■" hicidfe fu oficio ; i fue por Piloto , en 
jg vna de eüas Cara^■elas , Pedro de Le- 
dcfma , de quien fe ha hecho mención, 
c\\ cuio defpachó fe iba dando pricla, 
folicitandolo mucho el Obifpo de Pa- 
Icncii , i el Comendador Lope de Cou- 
chillos. 
Año Pareció también al Rei , que era 

^ gran defcuido, que en tantos Anos , que 
* > o " • havia que fe defcubrió a Cuba , no fe 
huvicfe fabido eieíto, li era Isla, óTier- 
ra-fivmí , eitando tan cerca de la Efpa- 



«1 Efcrl 
vano, 



roña ae 

Canilla. 



Indias Occidentales, i •> vi . 

ñola , porque el Almirante D. Chrillo- 
\ al Colon , aunque lo procuró , no la 
boxo tcxia , ni lupo mas de que vn In- 
dio le certifico, que era Isla : i havicn- 
dolo ordenado al Comendador Maior, 
con paiticular orden , que fe vitfc íi j^-j-pi^. 
era Tierra enjuta, porque lo mas fe de- dcOvau- 
cia , que era llena de manantiales , ig- do embúi 
norando lo que el Almirante, quando la al Capit.í 
dcfcubrio el Año de 1494. havia viÜo Sebaftian 
en ella , cmbio , rucs , Nicolás de Ovan- 'í«^0"«i- 
do , ;i elle Defcubriniicnto , al Capitán ^p,.Yr-'~ 
Scbaltiau de Ocampo , Natural de Ga- [j^ es Isla 
licia , Criado de la Reina Doña llabcl, 
que fue vno de los que fueron a la Ef- 
pañola con el Almirante Don Chrillo- 
val , quando la fue á poblar. Fue Sc- 
ballian de Ocampo por la parte del Nor- 
te , i rodeó toda la Isla , 1 entró en al- 
gunos Puertos : i porque tuvo neceíldad 
de dar carena a los Navios , que es re- 
511 cd I arles las partes que andan dcbaxo 
del Agua , i ponerles pez , i fcbo , en- 
traron en el Puerto , que aora llaman de 
la Habana , i alli fe la dieron , por lo pj Hab.!- 
qual fe llamo Puerto de Carenas. Proli- na.daho 
guió el Viagc al Poniente , i halló el Puerto , 
Cabo de la Isla , que oi llaman la Pun- ^'^ <^^^t- 
ta de San Antón , que elbi de aquel "•'^" 
Puerto cinquenta Leguas , poco mas, ó „ ,, _ 
orno acia el Úñente , por la .'. /,.- ■ 
Colla del Sur ; doblado el dicho Cabo, Ocampo 
entro en el Puerto de Xaguá , porque la Punta 
ali llamaban los Indios á aquella Provin- de .9. An- 
cla , i es de los mejores , i mas fcguros ^o"' 
para mil Navios, de los que pueden ha- 
ílarfe en el Mundo : i aqui clUiva Se- 
baftian de Ocampo, con fus dos Navios, 
mui á fu placer , bien férvido de los In- 
dios de infinitas Perdices , como las de 
Caftilla , falvo , que fon algo menores. 
Tuvo también abundancia de Licas, 
porque no fe podria encarecer la multi- 
tud que hai de ellas en aquel Puerto. 
Teníanlas en Corrales , por fer el Puer- 
to tan quieto , adonde havia millones 
de ellas , no menos feguras , que li las dnnciadc 
tuvieran dentro en lus Cafas en vn £!"•« Licas._ 
tanque. Eran los Corrales de Cañas, jun- 
tas vnas con otras , hincadas en el cie- 
no. De alli fe fue colteando la Isla ^ i 
llevó al Comendador Maior nueva 
cierta , que es Isla , en lo 



Halla 
OcaiTipo 
Perdices, 
i abuii- 



quaí ga'ló ocho 
Mefes. 



## ** #* «» 

# * * * 

# * * * # # 

* * * 

m * 

* * 



CJP. 



i 



JtDl; 
■iíl 



1507- 




Armas de 
la IslaLf- 
pañola. 

Concede 
el Rci a 
hsVill.is 
de laEf- 
pañolj 
losPiivi- 
Icgios , ¿í 
a las de 
Caftill.i, 
i di Ar- 
mas a ca- 
da vna. 

Armas 
de la Vi- 
lla de Sá- 
toDomiii 

§0- 

Armas 

de !a Vi- 
lla de la 
Concep- 
ción. 

Armas 
de la Vi- 
lla de Sá- 
tiago. 

Armas 
de h Vi- 
lla de «1 
Ronao. 

Armis 
de ¡a Vi- 
lla 



Decada I. 

CAT. II. ^e elRá dioTrlvi- 

legios , i Armas a las Villas de 

la Efpañola. 



\i}¿ij:2^ AviENDOSE hecho 
Poblaciones , que 
han dicho , en la 
Eípaiiok , i pare- 
ciendo que era julto, 
que citando tan lle- 
nas de Gente , tuvie- 
Icn luibe , i forma 
de Repúblicas , para que fuefen en ma- 
ior crecimiento, embiaron fus Procura- 
dores , que fueron el Bachiller Serrano, 
i Diego de Nicuefa , á fuplicar al Rci, 
les concedicfe las cofas , que ordinaria- 
mente tenian los Concejos de las Ciuda- 
des , i Villas de ellos Reinos , para que 
viviendo con la mifma orden , tuviefen 
.el eftilo de fu naturaleza. Y haviendo- 
les el Rci concedido quanto acerca de 
ello pidieron , le fuplicaron también, 
que para que fuefen mas ennoblecidos, 
les concedicfe Armas. Y por Privilegio, 
defpachado en feis de Diciembre , con- 
cedió á todos las Armas figuientes. Pri- 
meramente á toda la Isla léñalo por Ar- 
mas, vn Efcudo colorado, con vna Van- 
da blanca atravefada , con dos caberas 
de Dragones dorados , en campo colo- 
rado , de la mifma manera que él la traía 
en fu Guión Real , i por orla Caítillos, 
i Leones. A la Villa de Santo Domin- 
go , vn Efcudo con dos Leones dorados, 
i en lo alto vna Corona de Oro entre 
ambos Leones , i enmcdio de ellos vna 
Llave acul , en campo colorado , i vna 
Cruz blanca , en el mifmo campo de 
Santo Domingo. Y á la Villa de la Con- 
cepción , vn Efcudo con vn Cadillo de 



Plata , i encima de él vn Sobrc-efcudo 
aguí , con vna Corona de Nueílra Se- 
ñora , con dos Ellrellas de Oro. A la 
Villa de Santiago , vn Efcudo colorado, 
con Veneras blancas , con vna Orla 
blanca , i en ella Getc Veneras colora- 
das. A la Villa del Bonao , vn Efcado 
blanco de Efpigas de Oro , en campo 
verde. A la Villa de la Buena Ventura, 
vn Efcudo con el Sol , que fale de vna 



Libro Vil. 179 

les. A la Villa de San Juan , vn Efcudo 
blanco , i en él vna Águila negra , con 
vn Libro en la mano , i la Orla dorada, 
i en ellas cinco Ellrellas de fangre. A 
la Villa de Compoílela , vn Efcudo aguí 
con vna Ellrella blanca , i en lo baxo 
Ondas aguíes , i blancas. A la Villa de ta. 
Villanucva , vn Efcudo colorado , con 
vn Cailillo dorado fobre vnas Ondas. A 
la Villa de la Vera-Paz , va Efcudo con 
vna Paloma encima, que tiene vn Ramo 
verde en el pico, afcntada fobre el Ar- 
co del Cielo , de diverfas colores , i en 
lo baxo vna Paz. A la Villa de Salva- 
leon , vn Efcudo , i en él vn León mo- 
rado , el campo blanco , i en lo baxo 
dos Cabegas de Hombres. A la Villa de 
Santa Cruz , vn Efcudo con vna Cruz 
blanca, en campo colorado , con vnos 
Fuegos blancos al rededor. A la Villa de Ua de la 
Salvatierra, vn Efcudo con vn Grifo de Vera Paz 
Oro fobre fangre. A la Villa de Piierto 
Real , vn Eicudo con vna Nave dorada 
fobre las Ondas , en campo acul : i aquí 
fue adonde el Almirante Don Chriilo- 
val Colon aporto , la primera vez que 
llegó a eíla Isla , i tomó Puerto. A la 
Villa de Lares , vn Efcudo verde con d>' ■^'il^'^" 
vna Sierpe de Oro , en campo de Oro, 
con vna Orla blanca, con facultad, que 
pudiefen traer las dichas Armas en ius 
Pendones , i ponerlas , i vfar de ellas, 
en las partes , i de la milma manera que 
lo hacen las otras Villas , i Ciudades de 
Caílilla. 

Y con eflo fe acabó de defpachar á 
Diego de Nicuefa , i al Bachiller Serra- 
no , Procuradores de la Isla Efpañola , a. 
quien encargaron , que llcvafe configo 
á Fr. Antonio Joachin , con otro Fraile 
de la Orden de S. Francifco, á los qua- 
les embiaban á la Efpañola, para que las 
Igleíias fuefen mejor férvidas , i les man- 
daron dar Mantenimientos para el via- 



Ila dcBíie 
naVcntu- 
ra. 

Armas 
deLiVIlIa 
de P II ti- 
to dcPla- 



Armas 
de la Vi- 
lla de San 
Juan. 

Armas 
de la Vi- 
lla deCó-! 
poík'Ia. 

Armas 
de la Vi- 
lla de VI- 
llaniieva. 

Armas 
de la Vi- 



Armas 
de Salva- 
leon 

La Villa 
de Sama 
Cnii 
La Villa 



Cierra. 
La Villa 
de Puer- 
to Real. 
L.1 Villa 
de Late?. 



ge, i vn Moco que los iirviefe , tres Cá- 
lices de Plata , tres Ornamentos de Da- 
mafco , con fus Frontales , i las demás 



Piedad 
del Rei 
á las co- 
fas efplri- 
tuales, 

cofas de Licnco para decir Mifa , i pa- 
ra fervicio del Monaíterio , todo mui -ReUgtoff- 
cumplido i i tres arrobas de Cera para fimus eji 
las Mifas : veinte arrobas de Aceite: c«/'»í" 
HieiTos para hacer Holtias. Y havien- *-'^* 
do Diego de Nicuefa fuplicado al Rei, 
entre otras cofas , que no fe hiciefe 



Nube , con vnos Granos de Oro , todo Merced eu la Efpañola , de Tierras , i 



en campo verde. A la Villa del Puerto 
de Plata , vn Efcudo , i en él vn Monte 
V^erde de Placa , i en las Puntas de lo 
ako vna F , i vira Y de Oro, coloradas, 
j en lo baxo vnas Ondas blaacas , i agu- 



Rcpartimientos , íino á los Vecinos , i 
Pobladores de la Isla , por algunas cau- 
las que alegaban , fe lesrefpondió: Que 
demás de fer iiiconveniente para los que 
quiílefen ir á las Indias ,'era contra 
Zi la 



ifoS. 180 Historia de las 1n 

la cofiumhre loable de los Reics , en 
hacer Merced. 

CAT. III. §lne el Reí embib 

por Teforero a la Efpañola , a Alt' 

gtiél de T afamante , i mando , que 

fe lleven a la E/pauola los 

ludios Lucaiús . 



Bernaidi 
no de Si- 
ta Clara, 
mili pro- 
digo, 



Gil Gon- 
9alez Da- 
vila va 
á tomar 
quentas á 
la Efpa- 
ñola.^ 




Ernardino de San- 



ta Clara 



quien 



Benurdi 
no de S.í- 
t.i Cl.ua 
(Icrtniido 
i Ovando 
¡c re me- 
dia. 



Nicolás de Ovando 
encomendó el Oficio 
de Teforero de la Il- 
la Eipañola , como 
entonces no havia 
Arca de tres Llaves, 
i Ovando le favorecía , tuvo lugar de 
gallar á fu voluntad gran parte de la 
Real Hacienda. Compro grandes Ha- 
ciendas , i hi^o fieilas , i banquetes al 
Comendador Maior ; 1 entre otros gaf- 
tos, en vn Combite, que hico , Dia de 
Corpus Chrilli , al Comencador Maior, 
i á otros Caballeros , en Santo Domin- 
go , entre otras colas leñaladas, que en 
él huvo , fe lirvio en los Saleros Oro 
en polvo , en lugar de Sal , de la ma- 
nera que lo tacaban de las Muías de Ci- 
bao. Y haviendo htbido el Rei eltos ex- 
cefos , con alguna nota del Governador, 
i también por la información del Con- 
tador Chnítoval de Cucllar , que no era 
fu Amigo , cmbio a Gil González Da- 
vila , para que tómale quenta á Bcrnar- 
dino de Santa Clara, i a otros, con to- 
do rigor, el qual fue alcanzado en Soy. 
Pefos de Oro. Sccuellraronle fus bienes, 
puficronle en venta ; i hallandofe pre- 
fente Nicolás de Ovando á los remates, 
tenia vna Pina en la mano , que es fru- 
ta filvelhc , i mui excelente , i comen- 
taba entontes á conocerle en aquella 
Isla : i pregonándole el atajo de I^eguas, 
ó de otras cofas de mucho precio, de- 
cía el Comendador Maior : ^iicn le pit- 
Jiere en tanto , le clare efta Pina j i el que 
mas prello podía, relpondia : Mict es la 
Pifia : porque havia infinitos , que aun- 
que las colas no vahan la mitad , las pu- 
jaban al doble , porque fabian, que agra- 
daban á Nicolás de Ovando , i le com- 
praban de ella manera fu gracia , para 
fcr aprovechados en otras cofas : i con 
efta induihia hico valer el Hacienda de 
Santa Clara , noventa i feis mil Pefos de 
Oro , con que el Rci fue pagado , 1 el 
quedo con dinero. 



días Occidentales. 

Avisó también al Rei , del mal re- 
cado de lu Hacienda , Rodrigo de Al- 
cacar , Hombre cuerdo , i que con él 
tenia crédito : efcrivio , que debía lu 
Altcca embiar , para fervir el Oficio de 
Teforero de la Efpañola , vna Perlbna 
de tanta autoridad , como era Antonio 
de Fonfeca en Caftilla , que era vn Ca- 
ballero 5 Señor de Coca , mui feñalado, 
i mui prudente , i Contador Maior de 
Cartilla , del Confeio del Rei , a quien 
por mandado de los Reies Católicos, 
llamabiui Señoría, aunque no tenia Ti- 
tulo. Y entendiendo fer all , como te- 
nia mucha parte en la Hacienda de las 
Indias , por la racon que queda dicha, 
embio á vn Aragonés, Cnauo iuio , lla- 
mado Miguel de Pafamonte , de quien 
hico mas confianza de lo que el buen 
govierno de la Lia pedia , 1 la confor- 
midad , que fiempre conviene que haia 
entre los Miniitros , reconociendo fiem- 
pre los inferiores al maior. Llamábale 
el Rei , Teiorero General en todas las 
Indias , aunque huvo otros. Llegó a la 
Efpañola por el Mes de Noviembre de 
efte Año , i llevó orden para que fe le 
dielémui buen Repartimiento de Indios. 
En elle mifmo Año informaron al Rei, 
que citando las Islas de los Lucaios lle- 
nas de Gente , convenia palarla a la Ll- 
pañola , para que puüíele go^ar de la 
Predicación, iColtumbres Políticas, que 
fe enfeñaban á los de la Efpañola, i que 
feria necclario , que para ello fu Akcga 
diefe licencia , que fe armafen algunos 
Navios , pues que también podrían aiu- 
dar á facar el Oro , i el Rci feria mui 
férvido. Diófe la licencia, comencaron- 
fe á armar los Navios : los que fueron 
los primeros , dixeron , que iban de la 
Isla Efpañola , adonde las Animas de fus 
Padres , i Parientes , i de los que bien 
querían , ellaban en holgur.i ; i que fi 
querían ir á verlos , los llevarían en 
aquellos Navios : porque es cofa cierta, 
que las Naciones de todas las Indias, 
creieron la inmortalidad del Alma , i 
que fe iban , muertos los Cuerpos , á 
ciertos Lugares deleitólos , adonde nin- 
guna cola de placer , i de conluclo les 
falcaba ; i en algunas partes creían , que 
primero padecían algunns penas , por 
tos pecados , que en ella vida havian 
hecho. 

Con efta pcrfuafion fe metieron en 
los Navios muchos Hombres, 1 Muge- 
res , delpues fe turieron otras formas 
para llevarlos , i afi fe llcvnion en qua- 
tro , ó cinco Años , quarenta mil Pcr- 

fo- 



Misuél 
de Pafa- 
moiice va 
por Te- 
forero á 
Lt Ifpa- 
ñola. 



Dicen al 
Rei , que 
eonvitne 
paf¿r los 
Liiciiosi 
b Lipa- 
ñola. 



Los In- 
dios crtií 
la inmor- 
talidad 

dclAlma. 



Qu^a ren- 
ta mil In- 
dios fe fa- 
c.uoii de 
losLiica- 
ios- 



if o8 



Eftrañe- 
^a de VH 
indio pa- 
ra hiiiríc 
a fuTier- 
ra. 



Poi' que 
' ion qua- 

tiociécas 

las Islas 
I de losLu- 

caios. 



D E C A D A í. 

Tonas ; i defeofos de bolvor á fu Tierra, 
muchos intentaron eftrañecas grandes 
para confeguir fu intento , i algunos fe 
fueron : i entre otros , huvo vno , que 
romo cierto Árbol mui gruefo , que en 
Leugua de lu El'pañola, fe llamaba Yau- 
rumá , que es mui liviano , i todo hue- 
co , i fobre él armó j con otros palos, 
vnaBalfa ,mui bien atados con bexucos, 
que fon ciertas raices mui recias , como 
cordeles , i metiendo en lo hueco Maiz, 
i algunas Calabazas de Agua , tapando 
bien con hojas los cabos de los palos, 
con otro Indio, i vna India, fus Parien- 
tes , grandes nadadores ( porque los Lu- 
caios eran los maiores del Mundo) i po- 
niéndole encima de la Baila , con otros 
palos como í<.emos, fe hecharon á la Mar: 
i teniendo navegadas cinquenta Leguas, 
camino de fus Isias, toparon (por fu ¿ei'- 
dicha ) con vn Navio de Callellanos , que 
los bolvió á la Elpañola. Muchos han 
tenido opinión, que ellas Islas de losLu- 
caios , 6 por mcjor decir, Yucaios, eran 
quarrocientas : pero ello es , entrando 
ep eite numero, las Islas del Jardin de la 
Reina , i del Jardin del Rei , que fon 
ciertas islas pequeñas , que eltán en la 
Coila del Sur , i del Noite , pegadas con 
la Isla de Cuba ; i aunque las Gentes de 
que eílaban pobladas aquellas Isletas, 
eran de la miíma limplicidad que los Lu- 
caios , las Islas de los Jardmes no fe lla- 
man Lucaios , ílno las grandes , que co- 
nnen^an defde cerca de la Isla Elpaño- 
la , i van halla cerca de la Florida , defvia- 
das algo de la de Cuba , i ellas eran qua- 
renta , o cinquenta, entre chicas , i gran- 
des ,i propriamente las de los Lucaios. 

CAT. IV. ^te Juan Tonce de 

León paso á reconocer la Isla de 

S. Juan de Tuerto Rico , llamada el 

Boriqnen ; / qtie el Almirante "Don 

1)iego Colon pufo demanda al Fif- 

co , fobre fus preten- 

fiones. 

E s p u E s de la pof- 
trera Guerra , que 
fe hi^o en la Pro- 
vincia de Higuey, 
en la Isla Elpañola, 
quedó por Teniente 
del ComendadorMa- 
ior , i por Capitán 
en la Villa de Salvaleon , Juan Ponce de 




Libro VII. i8r 

León 5 que havia ido por Capitán de la 
Gente de S?.nto Domingo : i relidiendo 
en aquella parte , tuvo noticia dé algu- 
nos Indios de los que le fervian j que en 
la Isla de San Juan , que los Indios lla- 
maban Boriquen , havia mucho Oro: 
porque como los vecinos Indios de 
aquella Provincia de Higuey , eran los 
mas cercanos de la Isla de S. Juan, por- 
que no havia -lino doce , ó quince Le- 
guas de dillancia , cada día fe iban eu 
lus Canoas los de la Elpañola , á S.Juan, 
i ios de San Juan á la Elpañola, i fe co- 
municaban, i afi pudieron bien faber los 
vnos , i los otros , lo que en la Tierra 
de cada vno havia. Dio parte Juan Pon- 
ce de León a Nicolás de Ovando , de 
las nuevas que havia fabido , i le pidió 
licencia para pafar á la Isla , á inquirir 
la verdad , i tomar trato con los Indios, 
i ver , qué dilpoíicion havia para po- 
blarla , porque halla entonces , nmgiina 
cofa fe labia de lo que havia dentro de 
ella , mas de que por defuera hechaban 
de ver , que era hermoíillma , i que pa- 
recía mucha Gente , cada vez que pafa- 
ban por alli Navios. Metióle Juan Ponce 
en vn Caravelón , con algunos Cailella- 
nos , é Indios platicos de la Isla , i fue a 
delembarcar adonde feñoreaba Agueyba- 
ná, el maior Señor de toda ella, que tenia 
Madre , i Padraílro : los quales recibie- 
ron , i apolentarf)n á Juan Ponce , i a 
los Suios, con mucho amor, i el Caci- 
que troco fu nombre con él , que era 
hacerle Guatiaos, llamandofc Juan Pon- 
ce, Agueynaba j i Agueynaba, Juan Pon- 
ce , como arriba le dixo , que era vna 
fcñal, entre los Indios de aquellas Islas, de 
perpetua confederación , i amillad. A la 
Madre del Cacique llamo Doña Inés, i 
al Padraílro D. Francifco ; i aunque no fe 
quificfen bautizar , fe quedaban con ef- 
tos nombres , que los Chrillianos les da- 
ban , á fu voluntad. 

Elle Cacique , fu Madre , i Padraf- 
tro eran mui bien acondicionados , i 
fiempre aconfejaron al Hijo , que liiefe 
Amigo de Chnllianos : luego quilo en- 
tender Juan Ponce , fi eran verdaderas 
las Nuevas , que le havian dado , que 
havia Minas de Oro en la Isla , i íi lo 
facaban : el Cacique le llevó por toda la 
Isla , i le mollró los Rios adonde lo ha- 
via : i entre otros , dos mui ricos , de 
donde fe facó defpucs mucha riqueza: 
el vno fe llamaba Manatuabón , el otro 
Cebuco , en los quales higo hacer ca- 
tas , de donde llevo buen¡is muellras al 
Comendador Maior , i dcxo en la Lia 

al- 



Jiian P5- 
« de Leo 
tiene no- 
ticia, que 
ha i mu- 
cho Oro 
en ia Isla 
deS.Juan 



Juan Po- 
ce de Leo 
paía ala 
Isla de S. 
Juau.pii- 
tneio lla- 
madaBo- 
ricjueii. 



El Caclq 
Agueyba 
na, maior 
de la If- 
!a I reci- 
be bien a 
Juan Pon 
ce. 



Juan Pon 
ce recono 
ce toda 
la Isla de 
S. Juan. 



i8i Historia de las Ikdia5 Occidentales. 

Ids Hombres muí podcroios corCT def- 
aloficgos , como óeipues mollrb la ex- 
periencia 



IfCb. 



Ciuda- 
des de U 
Isla de S. 
Juau. 



Huvo 
mucho 
Oro en 
efta Isb, 
no taii fi- 
no como 
lo de la 
El pano- 
li. 

Fue eíb 
Is'a mili 
conibat;- 

da de '.os 
Caribes. 



Lo qtií 
Tcf pande 
ti Rfi .1! 
Alrainn- 
icD.Oi:?- 
U"» Colon 
en i-'^ 
]'rctcaljo 
i>rs. 



algur.os CafrcUanos , mui enconcnci- 
doi al Cacique , i a fu Madre , i eíhi- 
vicron alli muí bien tricados, hafta que 
fe bolvio nra de propofiro á poblar. -Eí- 
ta Isla es la tnaior pane de elli Sierras, 
i Montañas altas , algunas de Arboied» 
«Ipeías, de mui henoofe ierva , como la 
de la Elpañoia: tiene pocos Uaiios^niu- 
chos \"a!!eí, i Rios, por e'íos mui gra- 
cioíbs, i teda ella es muí tcrtil : ella ¿c 
la Punta Oriental de la Isla Eipañoia, 
la Punca , ó Cabo Occidcntü de ella, 
doce , b quince Leguas : veeic vna Isla 
de otra, quando hace claro , eilando en 
lo alto de las Puntas de eüas : tiene al- 
gunos Pacrtos , aunque no buenos , fino 
es el que llannan Puerto Rico , -adonde 
la Ciudad , i Cabeca del Obü'paJo tiene 
fu afitnto : tendrá de largo quarenta Le- 
guas buenas , i quince , o d:cz i feis de 
ancho , i en circuito boxará ciento i 
veinte : toda la Colla del Sur tiene en 
diez i fíete Grados , i la del Norte en 
diez i ocho de la Linea Equinocial , á 
la parte de nueftro Anico , de manera, 
que fu ancho es cali vn Grado, tomado 
de Norte á Sur. Tuvo mucho Oro , no 
tan £no como lo de b Lipa ñola , aun- 
que no tenia de quilates , i valor me- 
nos de quatiocicntos i cinquenta mara- 
vedís el Pefo : tile combatica de los Ca- 
ribes , comedores de carne Humana , i 
los Naturales fueron vaíerofos contra 
ellos , i defendían bien fu Tierra : lo dc- 
mis fe ¿ira mas cumphdamente ade- 
lante. 

Ellando las cofas de las Indias en 
el elíodo referido , D. Diego Colon, 
Hijo del primer Aimirante D. Chrillo- 
val , no celaba de foücitar al Reí Cató- 
lico , defpues que bolvib de Ñapóles, 
que le rcilituiel'e en todo lo que fu Pa- 
dre havia fido dcfpojado , conforme á fus 
Privilegios , i á lo que por muchas Car- 
tas , fu Al teca , 1 ia Rema , le havian 
prometido , las quale:> mollraba ; i com-o 
el Reí no refolvia nada , ie dixo , que 
ddc-aba fabcr , por que fu Altec.i no le 
hi'.í.ia merced de darle lo fuio, i confiar 
de él , qu'- le ferviria fielmente , pur: le 
havift criado en fu Cafa ? Ei Rci le rd- 
■pnndió, que de é! bien lo confiaría -, pe- 
ro que no lo hacia uno pf»r ñu Hijos, 
^i S'Jccelbres : á lo qual replico el Almi- 
rante, que no er?. racon, que el pao^afe 
los pecados de fus Hijoü , i Sticcdores, 
que por v<rr.n;rr. no tendría ; en lo quil 
■el Reí , como prudente , mollro bicr, 
que conocía el peligro, que hai , de que 



en aouellás Par:cs í::n remocas 



\ icndo , pues , el Almiran- 
te , que nada le aprovechaba , pidió li- 
cencia para pedirlo por Jullicia : el Rd 
fe la dio , para que figuiefe l\i julbcia, 
como mas bien villo ie fuefe : pufo la 
demanda , i rcprcfcnto fus 2gr2\-ios : fa- 
lib el Fifcal a la caufa : dio , en diverlbs 
tiempo?, muchas Peticiones , fobre mu- 
chos artículos , acerca de fus agravios: 
rei'pondia el Filcal , i no todas veces con 
la conveniente decencia : pedia el Almi- 
rante , fer puefto en pofefion de Vífor- 
rci , i Govemador perpetuo de las In- 
dias , i Tierra-firme, dcfcubicrta> , i por 
delcubrir , de todo el Mar Occeano, 
Occidental , i Meridional , fegun que 
los Reies lo havian concedido a fu Pa- 
dre , antes que fuefe á delcubrir , por 
connato hecho con los Reies ; i fu Pa- 
dre , baviendo cumplido , de fa parte, 
lo que oíreoio , i los Reies dadolc io que 
le prometieron, vsó , 1 exerato los di- 
chos Oficios Reales , de los quales ha- 
vía lído, de hecho, i con gran daño., i 
deshonor de fu Penbna , Gcl'pojado , fin 
cuif>a. Pidió , que en todos les termmos 
de fu Almirantazgo , le dexafen vfar del 
Oncio de Aimirante , con las Prchemi- 
nencias , i Junfdiccion , que lo viaban 
lo» .Almirantes ¿c Caftilla , porque ali 
los Reies fe io tenían concedido , 1 que 
Uevafe los mífmos derechos. Pidió , que 
le diefen la decima del Oro , í Plata, 
Perlas , i otras cofas de valor , que fe 
huvielen de todas las Indias, í Tierra- 
firme, i también el octavo de todas las 
ganancias , que refultalen para el Rci, 
pues que quando hie á delcubrir fu Pa- 
dre , contribuio con la octava parte , i 
con mas en todos los gallos que fe hi- 
cieron. Pidió ahmifmo, que para la Go- 
veiTucioD de todas las Islts , i Tierra- 
firme de fu Almírantazgo,pudicl"c nom- 
brar tres PcTlbnas pnra cada Oficio , i 
cue el Reí ciigiele vno , i que aquel aJ- 
mmilirafe el Oficio, como lo decían fus 
Pnviiegios. Pulo en otros quarenta i 
dos Capiíiiios otras Prehemincncias , i 
oiTZi muchas coías , fcgun ce nuevo iban 
naciendo , 1 fucediendo en lav Iiidias^ i 
que no huvíelc Jueces de ApelacioE, 
porque era en perjuicio del \ irreios- 
do y t fupcnondad , que ci icio 
debía de tener. 



La ¿caú 
da f.it ó 
Alrniraiv 

gr> yuft 

al Fifoo. 



de:?é ^-fj 
de fu Al 

m raiH'l 

cr' 

a Tosí 



Qoefcj 
dicfc 

odaval 
parte 

cus. 



Que 
didb 
brar tcj 
Prrfoni 
para c 
daOfk- 
i el R 
eligiefc j 



» 



# » 



* 



* * 



puedan 



Cyií 



( 



I) 



08. DecadaI. 

C A'T. V. §^ie continüs la f>re- 
tenfion del Almrrante T) 'Diego 
Colon : que fe probo La cautela de 
Amertco Vejpuc'io \ i las decla- 
raciones , que bifo el Con- 
fejo , en favor de el 
Almirante. 



lo qu£ 
probo el 
Almiran- 
te en lu 
favor. 




Porque el Fifcal ale- 
gaba , que no ha- 
via dcfcubierto fu 
Padre mas de la Col- 
ta de Paria, 1 a Ve- 
ragua , i que por 
configuientc no le 



Lo que el 
' Conre;o 
délas In- 
dias de- 
claro en 
favor del 
AlaiirJií- 



Qiic pu- 
:!ctccxe- 
:uur Li 
Jurildic- 
•rioii Ci- 
yii.i Lri- 
'niiul. 



^c las 
?rovíi'ici- 
ic^de el 
\Im¡rji.- 
c fi'írreu 
Ictpach.i 
lis en nó 
jre ce el 



pertenecía go^^ar de 
los bienes de lo demás , ni le entendía 
cllenderfe úis Privilegios en toda la Tier- 
ra- firme : Tiendo recibidos a prueba , el 
Almirante probo , con muchos Teíli- 
gos , havcr fido lu Padre el primer Üel- 
cubridor de e.la , como lo tuc de citas 
Islaá , i de todas las Indias , i lo mil'mo 
rcfulto de la probanza , i Tclligos del 
milmo Fifcal , con que quedo mas decla- 
rada la cautela de Araerico Verpucio,eri 
atribuirle la gloria agena , ganada con 
niaior trabajo que el luioj i ventilando- 
fe el Pleito , el Confejo de las Indias, 
en ciertos tiempos , hi^o algunas decla- 
raciones i la primera fue en Sevilla, juz- 
frando , que al Almirante , i á fus Suc- 
celbres pertcnecia la governacion, i ad- 
minillracion de la Julticia , en nombre 
del Rei, i Reina , que por tiempo fuc- 
fen en ellos Reinos , all de la Efpañola, 
como de las otras Islas, que el Almiran- 
te D. Chriftovnl dcfcubrio , con Titulo 
de Viforrei de juro, i de heredad, para 
ficrapre ¡amas , p;ira que por Si , i por fus 
Tenientes, i Oficiales de Jufticia , con- 
forme a fus Privilegios , pudiefe exerci- 
car , i adminiftrar la Jurifdiccion Civil, 
i Criminal de las dichas Islas , como , i 
de la manera que los otros Virreics , i 
Governadores lo vfiban , podian , i de- 
bían vfar en los limites de fu jurifdic- 
cion : con tanto , que las Provifiones, 
que por el dicho Almirante , i por fus 
Succefores fe librafcn , fuefen por D. Fer- 
nando , i Doña Juana -, i defpues de los 
Dias de fus Altecas, por el Nombre del 
Rci , ó Reina , que por tiempo fuefen 
en ellos Reinos de Cartilla, i de León. 
Y que las Provifiones, 1 Mandamientos, 
que por 'I'eniences , i Alcaldes , i otros 



Libro VII. 183 

Oficiales , afi del dicho Almirante , co- 
mo de fus Succefores, fe librafcn , i fií- 
mafen , o quaiquiera excrcicio de Julti- 
cia , que en las dichas islas fe hicicfe, 
dixefc : To Fulano , Teniente , o Alcalde 
de tal Lugar , i JsLi , por el yílmirante^ 
y ir rei , i Gobernador de tal Isla , ¿ Islas., 
por el Rei D. Fernando , / Doña 'Juana, 
nueflros Señores ; i defpues de fus Dias, 
por el tal Rei , b Reina , que por tiempo 
fuefen , como dicho es ; i que li de otra ma- 
nera fuefen las dichas Pro\ ifiones, i Man- 
damientos , no fuefen obedecidas , ni 
cumplidas. 

En la Coruña fe bolvib á declarar 
el dicho Articulo, en la forma figuicnre: 
A/andamos , i declaramos , que el dicho Al- 
mirante tiene derecho de Gobernador , / /'7- 
forrci , afi de la Isla Efpañola , como de las 
otras lúas , que el A mirante , /« Padre^ 
defcuhrib en aquellos M^res de aquellas If- 
las, que por indujlria de I duho ¡u Padre je 
defcubricron , conforme al Afiento , que fe to- 
mo con el , al tiempo que ¡e hi(o la Capi- 
tulación para ir a defcul/rir , / conforme ^ 
la declaración , que fue hecha por los de el 
Confejo , en la Ciudad de Sevilla : en la 
qual también fe contenía , que 1% deci- 
ma parte del Oro le pertenecía yi a fus Su- 
cefores , por juro de heredad , para fiempre 
jamas , pura que pudiefe hacer de ello lo 
que quifiej'e , ;' por bien tuvicfe ; i que di los 
D.ezmos Edeliajlicos no pertenecía cofa al- 
guní al Aimrante , ni tampoco de las penas, 
que perteneciejen a la Cámara Real , afi por 
Leles de e/ios Reinos , com/) arbitrarias , que 
fe aplicafcn a la Cámara ; pero que las pe- 
nas , que por Leies de efhs Reinos pertene- 
cían a las 'Juflicias , i Jueces de ellos , ejlos 
declaraban , que enteramente pertenecían al 
dicho Almirante , i á fus Oficiales -, i que 
KO fe le debía decima de las cofas , que loí 
Reies recibían en las Islas , por derecho de 
fuperioridad , h de dominio , como Gavelas, 
que comunmente fe llaman Almojarifazgo, 
con otros férvidos ; i que las Apelaciones, 
que fe Ínter puftefen de las Juflicias Ordina- 
rias de las Villas , fuefen primeramente al 
dicho Almirante , h á fus Tenientes , i de 
ellos d fus Alteras , i a fus Audiencias. , ó 
á quien ellos para ello nombra fen ; i que fus 
Alteras pudiejen poner en las dichas Islas 
Jueces eftantes en ellas , que pudiejen cono- 
cer de las caufas de Apelación ; i que para 
efio no contradixelen los Privilegios del Al' 
mirante. La declaración de la Coruña, 
confirmo el punto del Apelación de los 
Jueces Ordinarios para el Almirante j i 
de el , para los Jueces de Apelación, 
nombrados por fus Alteras > i que los 

dichos 



Otra de- 
claración 
en favor 
delAlmí- 
rante. 



Que las 
penas per 
tcnccieii- 
tes a las 
Tufticias, 
fiicfcii de 
el Almi- 
rante. 



Que laa 
Apelado 
lies fue- 
fen al Al- 
mirante, 
í defpues 
al Rci, , 



Que de 
lo5 jue- 
ces de 
Apelació 
del Kel 
fs p lid le- 
le fupll- 
cav a fu 
Altera. 



Que fus 
Aftcíjas 
V!;d!efen 
tomar re- 
íidécia al 
Almiran- 
te, i á fus 
Oficiales. 



Que no 
fe iióbra- 
fcoVifita- 
dores con 
jurifdic-- 
cioiii fino 
paia ha- 
cer pcf- 
«juifa. 



Que la 

províííoii 
delasEf- 
crivanias 
deloiCó- 
cejos.i de 
el Nume- 
ro, peitc- 
iiecía al 
Reí. 

Orras 
cofas foii 
dadas por 
ningxin-is, 
por no 
lev decla- 
radas cu 
juicio, íi- 
iioporcx 
pedieiuo. 



1S4 HistoriÁde las 

dichos Jjeécs de Apelación fiielc licita 
lliplicar para ante fus Alcccas , para qire 
por Si j i por los de fu Confejo Rea), 
rclldcntc en eí'íos Reinos , las pudicicít 
determinar : con tantc» , que las cauüí 
fueleu en cierta cantidad. Qiie el Almi- 
rante pudiefc nombrar vna Pcrfona , e» 
la Caía de la Contratación de las Indias, 
en Sevilla ^ que aliíHefc con los otros 
Oficiales , para Ver lo que fe hacia en. 
la negociación de las Indias ,. i fuviefG 
quenta de lo que pcrtenecia al Almiran- 
te. Qiie fus Altcca.s pudiefen tomar Re- 
fidcncia al Almirante, i a fus üí:ci;jlesy 
conforme á las Leies de eftos Reinos. 
Que a fus Altcgas perteiiccia el Repar- 
timiento de los Indios,! no al Almiran- 
te. Y porque Nicolás de Ovando havia 
proveído Viiitadores , que tuviei'cn quen- 
ta en la Efpañola , de ver , como lo» 
que tcnian Repartimiento de Indio* , los 
trataban , i vn Vifitador pidió al Rci 
cfte Oficio , i le alcanccí, por vna Mu- 
la , que dio á cierta Pcrfona , nunca fe 
havicndo proveído el tal Oficio j en Caf- 
tilla fe declaro , que no fe nonibrafca 
Vifitadores con jurildiccioa , fiao fola- 
mentc para hacer pcfquifa fobre el buen 
tratamiento de los Indios , i ii havian 
hecho alguna cofii contra nueilra Santa 
Fe , para que lo declaraien á los Jueces 
competentes > i qws á cada vno iueic 
licito acular á los Jueces del Almirante, 
ü fe tuvicfe por agraviaido de el, o pre- 
tendiendo havcr hecho cofa digna de 
caihgo j i que- Tiendo privados l,os jue- 
ces , nombrados por el Almirante , 6 
fufpendidos , pudicfe nombrar otros , i 
que no fe le pudiefe tomar Rcfidcncia 
á El, fino en cierta forma ; i que lapro- 
vifion de las Efcrivanias de los Concejos, 
i del Numero , pertenecía á fus Alte- 
cas > pero que los del Juzgado del Almi- 
rante , le pertenecían , con que los tales 
tuviefen Títulos Reales : otras muchas 
cofas que pidió , fueron declaradas por 
d Confejo de las Indias > pero porque 
no fueron pedidas por vía de Pleito , i 
por tela de juicio , fino por expedioiirc, 
fueron dadas por ningunas , por ciertos 
Jueces, que el Reí feñalojantc los qualcs 
anduvo muchos .\iíos cfle Pleito. Eiro 
fe ha puello aquí, aunque la maior par- 
ce de ello fuccdió en algunos Añas ade- 
lante , porque fe pueda ver de vna 
vez , i no fl'para-.'.in.cnlc, por 
dcufar confulíon. 
)(§)( 



INDIAS Occidentales. i^oS,] 

CjÍT. VI. ^te d mfianc'm del 

Tiuque de A Iva proveio el Reí . 

en las cojas del Almirante \ 

T>. "Diego Colhi. \ 






i 11^ 







((*V . )k^á 



'■k 



A primera deman- 
da , que et Almiran- 
te pufo , fue en elle 
Añoj i como no fe 
havia calado , efpc- 
randü que fe deter- 
mínale fu julticia, 
porque de aili de- 
pendía poner bien 
fus cofas , acordó de calarle con- Daiáa 
María de Toledo, Hija de D.Fernando 
de Toledo , Comeridador JVIaior de 
León , Calador Maior del Rei , Her- 
mano de D. Fadrique de Toledo, Du- 
que de Alva, Primos , Hijos de Herma- 
nos del Rei Católico > el qual , de los 
Grandes de CalHlIa ,, eva el que mas en 
aquellos tiempos privaba con ti Rei ; i 
no pudo el i\lrah-antc llcgarfe á Cafa de 
Grande del Reino, que tanto le convi-- 
nícfe , iá que fu julticia no le valiaj 
allende de que huvo por Muger vna Se- 
ñora prudentifima , i mui vii tuola. Aca- 
bado elle negocio del Cafamíento , el 
Duque de Aiva inüilia muchp con el 
Rei, que puücfe al Almirante en la po- 
fefion de los Oficios de fu Padre : pero 
el Reí cumplía con el Duque de pala- 
bra , de que traía fentimiento : porque 
demás de fu gran calidad , i la conjun- 
ción de fangre , que con el Reí tenia, 
eftando en Ñapóles , i muerto el Rei 
D. Felipe , le firvió mucho , en cfpe- 
cíal para que bolvíefc á eflos Reinos ; i 
hai quien afirm.a , cjue el Duque lo fu- 
plícó al Rei por Cartas , citando en Ña- 
póles , i que dcfde allá fe lo prometió, 
porque dffde aquel tiempo debían de 
andar las platicas del Cafamíento: i ven- 
cido el Rci de Ins luplicaciones del Du- 
que , i de! Comendador Maior , que no 
eran .de menor importancia , determinó 
de embiar al Almin-inte a la Elpañola, 
con nombre lólamentc de Almirante , \ 
CíoveiTiador de las Indias , con protelí i- 
cíon., que no era fu intencuyu conce- 
derle , por los Poderes que le lia\ ia de 
dar, mas derecho del que tenía pleitean- 
do : i iiiandó defpachar vna Cédula c¡-i 
.Arevalo á 9. d-' Agoílo de ello AÚ05 cu- 
ia lubllanci-i i;s« : ^.■r ha'VÍiiu!o .nandath 
.7/ Alih'rcriff de ¡(f> /'idiaí, qt;-; a-n fu Poder 



El Almí-I 
rauce (el 
cafa coitl 
DoñaMaí 
ría dcTor- 
kdo. 



El Duque 
de Alva- 
favorfcc 
al AlmJ- 
rancc. 



El Almí-ií 
rantc va 
a la Ef- 
pañola : i 
con t¡ue 
poderes? 



i 



IfO 



No fe da 

mas po- 
der ai Al- 
jniíaiite, 



8", DeC A DA I. 

fnefe a refiUr , /' Cf.ai' en ¡as Indias , / en- 
tender en ia Gobernación de ellas , fegim fe 
contenia en el Poder , fe havia de entender^ 
que el dicto caigo , ¿ poder , era fm pcrjui- 
lio del derecho de ninguna de las Partes: afi 
que no le dio fnas poder del que bavia dado 
a Francifcj de Bobadilía , ni del que enton- 
ces tenia Nicolás de Ovando , que eran tem- 
ad qiíL- porales , / af fe le dio el inifino falario : i 
)ü dio á mando , que en Sevilla fe k diefe pafage de 
Jraiicil— ¡^ manera que el Ovando fe havia dado j i 
^° -n""" /¿¿rí ello efcrivib a loS Oficiales de la Cafa 
áOvai'i- '^'^ '''* Contratación , diciendo , que era fu 
¿o_ voluntad , que en lo que tocaba al pafage del 

uílmirante , fe hicicfe con il lo rnifmo , que 
Que cu con el Gobernador que efiaha en las hi- 
lo del pa- dias : para lo qual -aiefen los Libros , i que 
fage hi- todo lo que halla fen , que fe hi(o con el , aft 
cjcfcn c5 ^^ el pagar de fu pafage , i licencia de Bef- 



1%$ 



ti Almi- 
rante lo 



do. 



Los Def- 
pachos q 
Je dievon 
al Almi- 
laiuc. 



tias , i otras cofas , lo cumpUcfen con el 
mTmo ó ^'''^■"^ Jimirante. T ejia Cédula era dada 
fe hice ^« f^ Realejo á l^. de Diciembre , rcfren- 
toiíOván dada por el Comendador Lope de Coiicbi- 
llps. 

Pidió íifimifmo d Almirante otra 
Cédula , porque fupo que ia tenia Ni- 
colás de Ovando , que i^ue mucha parte 
para que el Govicrno le durale poco, 
por no cumplir la voluntad , é interefe 
de los Privados que andaban al lado del 
Rci ; la qual contcnia : ^¡e porque po- 
dría fer , que por no fer fu Jlte^a bien in- 
formado , mandafc dcfpaehar algunas Car- 
tas , en cofa que i'iniefe perjuicio a fu fer- 
•vicio , le -mandaba que las viefe , i obede- 
ciefe , / no las cumpliefe hajla hacer felo fa- 
her , para que niandafe lo que fe huviefe de 
hacer : pero que en recibiendo fcgunda orden, 
las cumpliefe fm dilación ; i fue dada tam- 
bién en el Realejo a 15. de Diciembre. 
Llevó Poder para tomar refidcncia al 
Comendador Maior , i á fus dos Alcal- 
des Maiorcs : el qual dicen, que la pidió 
al Rei Católico , i que la Reina , antes 
de fu muerte , fe la havia mandado to- 
mar , por la pefadumbre que tenia , i 
enojo contra él , por los malos trata- 
mientos de los Indios. Paitio el Almi- 
rante para Sevilla , con fu Muger Doña 
Maria de Toledo : llevó conílgo a fu 
Hermano D.Hernando Colon, Caballe- 
ro doéto , i de muchas virtudes , i a fus 
dos Tíos , D. Bartolomé , i D. Diego, 
, i muchos Caballeros , é Hidalgos ca- 
fados , i algunas Doncellas Nobles, que 
cafaron en las Indias con Pcrfonas prin- 
cipales. Llevó por Alcalde Maior al 
Lie. Marcos de Aguilar, Natural de Eci- 
ia, experimentado en Oficios de Judica- 
tura, i en cfpccial havia fido Alcalde de 



í 



El Lie. 
Marcos 
ic Acul- 
ar va 
)or Al- 
•aUc Ma 
nr. 



Que los 
Oficiales 
de la Ca- 
fa de Se- 
villa pro- 
vean lar- 
ga meiite 
de (^rna- 
meiitros, I 
cofas pa- 
ra el Di- 
VÍ110C11I5 
lo. 



Libro VI. 

lajufticia en Sevilla, que en ella es prirt- 
cipal cargo : llevo también al Lie. Car- 
rillo. Tuvo orden del Rei , para aprove- 
char á fu Hermano Don Hernando en 
quanto pudiele , i de poner todo cuida- 
do en la fabrica de las Iglefias, i iVlonaf- 
terios : i le mando á los Oficiales de la 
Cafa de la Contratación, que largamen- 
te le provciefen para ello , de Ornamen- 
tos , i de todo lo demás , para el férvi- 
do del Culto Divino. Tuvo particular 
orden para dcxar a Nicolás de Ovando 
los Indios , i cofas que hallafe , que te- 
nia en la Efpañola , pai'a que lo admi- 
niftrafe la Pcribna que tuviefe fu poder: 
i que ordénale , que bolviefen con el 
todos los Navios que iban con el Almi- 
rante , obedeciendo á Nicolás de Ovan- 
do } i que dicfe á Mofen Cabrero , Ca- 
marero del Rei , vno de los mejores 
Caciques de la Isla , con fus indios ; í 
que dexafe al Bachiller Serrano , los In- 
dios que el Governador le havia dado, 
por havcr fido vno de los primeros Po- 
bladores , i haver venido por Procura- 
dor de la Isla á fus negoc;os. 

CAT. VII. G^ie Alonfo de OJe- 
da , i T>iego de Kicuefa capitularon 
para poblar en la Tierra- 
firme. 



Por qjj e iá íé te- 
nia noticia de lo 
que Juan Ponce de 
León havia defcu- 
bierto en la Isla 
de San Juan , i fe 
tenia aquello por 
cola mui llana , fe 
dio licencia á Don Chriiloval de So- 
tomaior , Hijo de la Condela de Cami- 
na , i Hermano del Conde de Camina, 
Secretario de el Rei Don Felipe Pri- 
mero , para que pudiele pafar en aque- 
lla Isla , i llevar á ella todas las Perfo- Mei-ce-í 
ñas que quifiefe, con facultad de tomar des, cjue 
vn Cacique, el que quifiefe , con los In- hace cl 
dios que le pertenecicfen ; i en elta I^'» «" 
ocafion fe hico Merced al Comendador "«Iii'ii^s. 
Lope de Conchillos , del Oficio de Fun- 
didor , i Marcador de la Isla de San 
Juan : i mandofe á los Oficiales de la 
Cafa de la Contratación , que acudicien 
al Almirante con la parte que fe le dc- 
bi;i , de lo que liaíla entonces fe havia 
traído de las Indias j i que dexafen 
pafu- á todos los Pafageros las Armas 
A a que 




El Reí 
dtfca , q 
fe hnga 
viia For- 
taleza en 
la Isla de 
S. Junn, 
en fitio 
fuerte. 



Capítu- 
los con 
Alófo de 
Oieda , i 
Diego de 
Nícuefa, 
para ir i 
poblar a. 
Tierra- 
Üime. 



tos de 

la Efpa- 
ñola pi- 
den , (lUC 

fe les den 
losindios 
por tres 
vidas. 



Diego 
deNicue- 
fa pide el 
Govier- 
no de la 
Tierra de 
Veragua. 



185 Historia DE LAS I 

qiicnuiflefen } i que tratafen con Pedro 
Xuarez, á'¿ Caítilla , Veinte i quatro de 
Sevilla , fobre vn Aficnto , que qucria 
hacer , pira ir a poblar en la Isla «Je 
San Jii.m , con que ante todas colas le 
capirulafc fobre la fabrica de vna buena 
Forialeca , en litio fuerce , para tener l;t 
Isla en paz, , cort dos Poblaciones j en 
lugares cómodos para el fcrvicio de las 
Mmas. En cfra mifma ocalion anda- 
ban los Oficiales de la Cala de la Con- 
tratación de Sevilla mui difguftadcs, por 
algunos eliorvos , que Ir.ill.iban en lus 
negocios , por ks Ji-ílicias Ordinarias, 
i por el Regimiento , i procuraban, 
que el Rci los dicte licencia par;í mu- 
darfc á otra parte : pero la Ciudad lo 
fentia mucho , i hacia inítancia con el 
Rci par.i que no lo pcrmitiefe , el qual 
lo iba deteniendo quanto podia , por dar 
la fatisfaccion. 

Dcfeuba mucho el Rei, que ia que 
fe havia delcubierto la Tierra-rirmc , fe 
comencafe á tomar pie en ella , hacién- 
dole Poblaciones : i ninguna havia mas 
prompto para ello , que Alonfo de Oje- 
da : pero como no era rico , no podia 
hacer Aliento con el Rei , fin aiuda de 
alguno ; ofrcciofele Juan de la Cola , el 
qual, prometiendo de aiudar con fu Ha- 
cienda , fue á la Corte , confiado en el 
Obilpo de Palencia Juan Rodríguez, de 
Fonl'eca , que trataba las colas dü las 
Indias, i favorecía á Alonfo de Ojcda, 
el qual eíl.iba efperando elle Dcfoaclio 
en la Efpañola. También havia buelto 
á la Corte Diego de Nicuefa , en com- 
pañia de Scbaítian de Atodo , por Pro- 
curadores ác la Isla , para fuplicar a el 
Rei , que dicfe á los Pobladores los In- 
dios por tres vidas -, i como Diego de 
Nicuela , que pasó con Ovando a. la Ef- 
pañola , fe hallaba rico , i en la Corte 
tenia lavor , por fcr Hombre Noble , i 
que havia férvido de Trinchante a Don 
Enrique Enriqucz , Tio del Rei Católi- 
co , i era gran Corcelano, de buenos di- 
chos, Hombre de a Caballo, i Tañedor 
de Vihuela , i llego en coiuntura , que 
Juan de la C^ola negociaba la Govcrna- 
cion del Golfo de Urabá, que es el Rin- 
cón , que hace la Mar en laTierra-tir- 
me , palada Cartagena , pidió lade\'c- 
ragua, por la cumplida noticia , que fe 
tenia del Defcubrimiento que havia he- 
cho de aquella Provincia el primer Al- 
mirante : 1 fe les concedieron ellas Go- 
vernaciones, como las pidieron , i fe fe- 
ñalaron por limites de la de Ojcda , dcf- 
dc el Cabo , que el mifmo dixo de h 



KDiAS Occidentales. 

Vela , halla la mitad del Golio de Ura- 
bá : i á elu llamaron Nueva Andaluciaj 
i de la de Diego de Nicueü , defdc la 
otra mirad del Golfo , halla el Cabo de 
Gracias á Dios : i a cita mando el ReJ, 
que fe Unmafe Caftilla del Oro , i diófe- 
Ics á ambos Governadores la Isla de Ja- 
mayca , para que defde aili fe proveic- 
fcu de los Baftimentos que huviefen me- 
heftcr. Ellas Proviííones ílntió mucho 
el Almirante , parecicndolc , que era 
contra fus Privilegios , i en particular 
lo de Jamavca , pues alli no havia duda 
de que íu Padre huviefe hecho el defcu- 
brimiento. 

Entendiófe en hacer los Capítulos 
con Alonfo de Ojcda , i Nicuefa: i fue- 
ron , que fiíbricafen quatro Fortalezas, 
dos cada vno en fu Díllrito, 1 fe les da- 
rían las Tenencias de ellas. Que por 
tiempo de diez Años pudicfen go^ar las 
Minas que dcfcubriclcn , pagando á la 
Real Hacienda , el primer Año , la dé- 
cima parte , el fegundo la novena , el 
tercero la octava , el quarto la feptima, 
el quinto la fexta , i en los cinco Años 
reliantes, el quinto. Quepudiefen fleiar 
los Navios que quifiefen en la I^la Ef- 
pañola , i en ella hiciefen fus Provifio- 
ncs , i que fe les diefe pafage franco 
defde Calhlla , á cada vno , para docien- 
tos Elombres , i dcide la Eipañola para 
fei'cientos. Que manifcllaien todo el 
Oro , havido de Refcatcs, ó de otra ma- 
nera , ante las Perfonas nombradas por 
el Rei. Que les dichos Capitanes , ni 
ninguno de los que con ellos fe juntafcn, 
pagafcn Alcavala por quatro Años , ni 
otros derechos , ni impoficiones , con 
que de todo lo que ganafen el primer 
Año, en qualquier manera , pagafen el 
quinto , i los tres Años hguicntes el 
quarto ; i que haviendo poblado en las 
dichas partes , fe pudiefen bolver á ef- 
tos Reinos , i vender ftis Haciendas ; i 
que pudiefen tomar de la Efpañola los 
Navios que huviefen menellcr , como 
DO fuelen mas dedos para cada Alien- 
to i i que facafen quaienta Indios 
Maeítros de iacar Oro para llevar con- 
figo , pura enfeñar á otros j i que no 
pudiefen llevar en fus Navios ningunas 
Perfonas , que no fuelen Naiundes de 
clUs Reinos ; i que fe oblig.ifen , i die- 
fcn fianzas ante el Obiipo de Palen- 
cia , de cumplir lo cap:tu!ado ; i man- 
daron , que fuefe Lugar-Teniente de 
Alonfo de Ojcda , el Capit:;n Juan de 
la Cofa ; i fe le hi^'o merced del Oficio 
de Alguacil Maior de la Governacion 

de 



I5C8, 



A qiiS 
Tierra 
manda el 
Rci lla- 
marNue- 
va Anda* 
lucia , i a 
qual CaJ- 
till.1 del 
Orol- 



Capltu- 
los con 
Ojcda-. i 
Nicuel'ai 



I 
Que pu« 
dielcn tie 
tar loí 
Navios <| 
qnid'ilcn 
en ia El'- 
p.iñola , i 
en ella hi 
cié Ten las 
pioviüo- 
nes. 

Qiie no 

png.dcn 
Alcav.da 
por qua- 
tro años» 



i 



Qvc líe- I 
vadii de ' 
la Hlfu- 
ñola c.v 
da qua- 
rcnra In- | 
dIosMaefl 
tros de 
facarOio' 

M.rced 
a ju.-.nc'e 
la Ccía.j 
Teniente ( 
deOjed.1, 
dei^ficio 
de Algi'.i 
cilMaior 



1509 



íl Ar^o- 
•ifpo de 




^^^"* Decada I. 

de Ojcda , con ampliación para vn Hi- 
jo fuio ; i fe ordenó al Govcrnador de 
la Efpañola , que fe le dicfen Indios que 
le íirvicfcn , porque llevaba alli fu Cafa, 
i era Hombre de valor , i de fcrvicio. 
También fue proveído en efta ocafion 
porFaftor Real en la Efpañola Luis de 
Lizarazu , i llevó orden para que fe le 
dicfe vn Cacique con fus Indios ; i cncf- 
tos Dias llegaron de las Indias cierras 
Naves con cantidad de Oro : lo qnal fe 
ordenó , que luego fe hicicfe Moneda. 

CAT.VIII. Gánelos Oficiales de 
la Cafa de Sevilla piden al Rei , que 
los mude á otra parte ; / otras or- 
denes , que el Rei mando dar 
al Almirante. 

L^^g^^l^; Odavia infiftian los 
Oficiales de la Cafa 
de la Contratación, 
que el Rei mudafe U 
Cafa á otra parte,por- 
que las Jufticias Or- 
dinarias no les dexa- 
ban hacer fu oficio: 
pero interponicndofc el Argobifpo , i el 
Regimiento , el Rei , por entonces , re- 
medió inconvenientes , que fe ofrecian, 
con vna Cédula , que mando defpachar: 
por la qual ordenó al Afilíente , i á to- 
das las Jufticias, que no fe entremeticfen 
en conocer en cofas de las Indias. Ha- 
via el Argobifpo de Sevilla pretendido 
proceder con Ccnfuras , contra todos los 
que havian cambiado para las Indias^ 
fobrc lo qual el Rei , dcfdc Cordova le 
cfcrivió , que fe maravillaba , que hicic- 
fe aquello , contra la coftumbrc , i per- 
mifion de la Iglefía , porque aquello fe 
hacia en todas las partes del Mundo, i 
havian dado lugar á. ello todos los Pon- 
tifices, i Prelados i i porque era de gran 
inconveniente para la Contratación de 
las Indias , i de fu dcfervicio, demás de 
el daño vniverfal , le pidió , que fobre- 
feiefc en aquel negocio. 

Havia ido Gil González, como que- 
da referido , á la Efpañola , a tomar las 
quentas de Bernardino de Santa Clara, i 
de otros , i fe le havia dado orden para 
que el Comendador Maior le diefe vn 
Cacique con fus Indios , para que fe 
aprovechafe , como fe hacia con todos 
los Oficiales Reales. Embiófelc orden, 
para que fupiefe de Nicolás de Ovando, 
que forma havia tenido en el Reparti- 



0»e n;- 



foa 
de la for- 



djos. 



Libro VII, ig? 

miento de los Indios , i quantos elíar;-,n 
repartidos á Pcrfonas , que no rcnian la- 
bor en las Minas , ni Heredades , fino q'^^ ,'^* 
que los alquilaban , i para que en gene ¿^^ 
ral á toda la Isla , i en particular á algii- ¿j. 
n3& Perfonas , dixefe , que a caufa de l.i ma ijuc 
aufencia, que el Rei havia hecho de cf- Innía ce- 
tos Reinos , havia hallado las Rentas , i "'tío en 
Hacienda de ellos con mucha necefidad: ^''^'"P-'n- 
por lo qual havia fído forjado de fervir- ''"^"-'"«^ 
fe de muchas Villas , i Lugares , uli de ^'*''''^"" 
lo preftado , como de otra manera > i 
que aunque havia fido en buena canti- 
dad , no era quanto havia mcneítcr ; i 
que por efta necefidad , algunas Perfonas 
de la Isla fe havian ofrecido de fervirle 
con alguna cantidad de dinero , porque 
les mandafe dar licencia para contratar 
en algunas colas j i que havicndofc in- 
formado de los Procuradores de la Isla 
Efpañola , fi de ello fe feguia daño , i 
haviendo entendido , que fi , no quifo 
recibir el dicho fervicio, i que por tan- 
to havia bufcado otros expedientes , i 
creía , que en efta necefidad los de la pide vn 
Isla le querían focoirer , preftandole la .tmprefti- 
maior cantidad de Oro , ó Dinero , que ^" ^ 1-^ 
pudiefen , ofreciéndoles , que aquello 
les feria pagado ert las primeras Fundi- 
ciones, en cada vna , al refpefto de lo 
que preftafen : para lo qual fe le em- 
biaron Cartas , i Defpachos 



El Re! 



IsIaEfpa- 
ñola. 



Eftando el Almirante D. Diego Co- 



Inftnic- 
ci'oii a ti 
Almíraii- 



lón en Sevilla , entendiendo en fu defpa- 
cho, llegó el Rei en aquella Ciudad : i 
demás de las cofas que le havia ordena- rcD.üic 
do, de nuevo le mandó otras. Fueron al- So t-'oló 
gunas de palabra , i otras por efcrito. 
Encargóle mucho la fiíbrica de las Igle- 
fias , i que no fuefen mui fumptuofas, 
para que tanto mas brevemente fe aca- 
bafen , i el Culto Divino fe honrafe , i 
celebrafe con decencia. Que procurafe, 
que toda la Gente viviefe bien , i cató- 
licamente , guardando fobre ello las Le- 
ies de la Corona de Cartilla , efpecial- 
mente las de los juegos , i juramentos. 
Que tuviefe mucha cuenta con la Doc- 
trina de los Indios , poniendo en ca- 
da Pueblo vn Sacerdote , que entendie- 
fe en ello j i no confintiefe , que hi- 
ciefen fus Idolatrías , i Ritos , fino que <'elosIn' 
viviefen como Chriftianos : lo qual fe '^"*'' 
procurafe de ir introduciendo poco á 
poco con mucha maña , fin efcandali- 
carlos. Qiie pufiefe cuidado , en que 
fuefen bien tratados , fin que nadie 
les hicicfe ningún agravio , i fe mi- 
rafe en que fus Caciques no los mo- 
leftafen. Que fe hiciefe diligencia pa- 
Aai r* 



Oiie tu- 
viere mu- 
i"ha die- 
ta con 1.1 
Do^hina 



i88 Historia DE LAS T 

ra que viviefen en Poblaciones , i ca- 
da vno tuviefc aparte ,fuMugcr, Hijos, 



15-09 



Cala , i Heredad , i tuviefen llis Confe- 



Que fe 
procura- 
Indios v! j°* *^o" ^"^ Regidores , i Oficiales j los 
vicfen en quales puficfen los mifinos Caciques , i 
Poblado que los Concejos tuvieren fus Proprios, 
"«*• i los Caciques la jurifdicCion , pnra re- 

ducirlos á buen govicrno , i policía j i 
que no fe les pcnnitiefc vender las He- 
redades i i fe tuviefc la mano , en que 
los Caítellanos no vendicfcn Armas á 
los Indios , ni las tuviefen ; i fe diefc li- 
cencia para traer á la Efpaiiola Indios 
de otras partes , adonde no huvicfc Mi- 
nas , con que pagafen al Fifco la quarta 
parte de los que iraxcfcn , i que dcfpues 
le pudielcn dar por Naborias , que era 
Qnanto f,^^^ j¡'^f Criados» i que ellos Indios fe 
cío Dcr- cntendiclc , de los que huviefcn hecho 
ional de reíiílencia , o fuefcn Caribes , 1 que fe 
Joslndios tracafcn los Indios , que andaban en las 
Minns, con moderado trabajo i i porque 
fe entendía , que le morian muchos de 
los Indios, que le llevaban a la Efpaúo- 
la, mandó , que el primer Año no pa- 
gafen mas de medio Caftellano de tribu- 
to , porque tanto menos fus Dueños los 
trabajafen ; i que fe dicfe facultad á los 
Vecinos de la Efpañola , para tener Ca- 
íavelas , para ii* a refcatar , i defcubrir, 
con condición , que dicfen fianzas de no 
hiicer daño. Encargofe al Almirante el 
cuidado de coger el Oro , i que las Fun- 
diciones fe hiciefen de quatro en quatro 
Mcfcs , en prefencia de el Veedor , fin 
permitir, que por la Isla anduvicfc Oro 
por marcar. 
^ . -. Que por quitar las diferencias, que 

la inftruc "^^''^ cntrc los Oficiales , lobre firmar 
clon del los Dcfpachos , fucfc el primero el Al- 
Almiían- mirante, dcfpues el Teforero Miguel de 
te P.iiamonte, luego el Faftor, i el poílrc- 

ro el Contador. Que no fe hiciefen li- 
branzas , fino por cofas del fcrvicio del 
Rci , i las hicicfc el Contador , libran- 
do en el Teforero , i no en el Fa¿tor , i 
que el Contador librafe las colas extraor- 
dinarias por firmas del Almirante; i que 
no fe pufiefe impedimenta á nadie en 
cfcrivir á Cartilla , porque en tño fe en- 
tendía , que havia havido alguna ofre- 
Qtielos '^'^"- Qi'^ '^" ^^^ vecindades, i dillribu- 
CaÁdos clones de las Caballerías de Tierra , fue- 
fiiefcpre- len preferidos los cafados , i que ningún 
félidos en calado, que no tuviefc la Mugcr cgnli- 
lasVccín- go ^ fe pcrmiticfe citar en la Efpanol* 
j? " ' ' mas de tres Años; i que fe pufiefe cui- 

cionej de "^"° ' ^" ^^^ ^°"°^ '"^ Caftellanos cf- 
las Caba- tuviefen armados ; i no fe impidiefe i 
Uctias, nadie , que quificfc pafar a poblar si la 



QHP lie 
aiiduvie- 
^c" vaga- 
mundos 
por Ja If. 

'■'> entre 
íoslndi'os 



rniA* 



ndiaS Occidentales. 

Isla de San Juan , ni fe permitiefc que 
pafafcn Hombres , que no fucfen Natu- 
rales de ellos Reinos , ni fe llevafen fus 
Mercancías , aunque fuefc debaxo de 
nombre de Naturales.^ i que fe vfafe to- 
da diligencia, enqueHos Callellanos vfa- 
{en fus Oficios , i no anduviefen vaga- 
mundos por la Isla , entre los Indios j i 
mandó el Reí á los Oficiales de Sevilla, 
que ficmpre que huvielc pafage , tuvic- 
len particular cuidado , en que no pa- 
fafen á las Indias Hombres de mala vi- 
da, i cxemplo i i havicndo fido el Reí 
informado , que en el Repartimiento de 
los Indios havia havido mucho excefo, 
dio comifion al Almirante, para que hi- 
cicfc c\ Repartimiento en ella manera: 
A los Oficiales , i Alcaides , proveídos 
por el Reí, cien Indios a cada vno : al 
Caballero, que Uevafc fu Muger, ochen- 
ta : al Efcudero cafado , fefenta : al La- 
brador calado, treinta j i que fi hecho -el 
Repartimiento fobrafcn Indios, fe repar- 
ticlen por rata ; i fi faltafen , fe quita- 
fen de la mifma manera ; i que las Per- 
fonas á quien tocafe elle Repartimien- 
to , fuefen obligadas de informar á los 
Indios en las colas de la Fe, i les diefen 
los vertidos , lo que huvicfen menefter, 
i pagafen á la Cámara vn Pefo de Oro, 
por cada Indio , de tributo al Año ; i 
que no fe lespudiefen quitar, ni embar- 

far los tales Repartimientos , fino por 
clito , que mcreciefc perder los bienesj 
i que en tal cafo fuefen confifcados. 
Con crta orden el Almirante fe embar- 
có , i partió de San Lucar con vna bue- 
na Flota , en principio de Junio. 

Cyí'P. IX, Ibe elViage de Juan 
de la Cofa , i Vicente Tañez Tin- 
fon ; / que el Rei tnandb , que 
fe foblafe la Isla de 
Cubagua. 



Artíeron de Sevi- 
lla , el Año pafado, 
Juan Díaz de Solis, Víage de 
Natural de Lebrija, Juá Dm 
i Vicente Yañcz '^^ -^olis 
Pinsón,conla$dos l^,^!""" 
Caravelas , armadas ""' \ 
por el Rei, i def- 
dc las islas de Cabo Verde fueron á dar 
en la Tierra-firme, al Cabo de S. Aguf- 1 

tin V i pafando adelante , llevando la vit 
del Sur, corteando la Tierra-firme, fue- 
ron a ponerfe caíi en quarcnta Grados 

ele 



El tribu* 
to , que 
fe mando 
pagarpor 
cada In-^ 
dio. . . 




15 09 



Ordenes, 
(\ dio el 
Reí qiiá- 
do falló 
dcSevilla 



Qiie fe 

iKÜefe 
leterVi- 
en Se- 
llla, pa- 
i la pro- 
ifion de 
.s Na- 

01. 



ue fe 

FÍÍafe 
i tía de 
( faagua 



h 



Decada I. 

de k otra paite de la Linca Equinocial, 
i ficmpre que falian á Tierra , ponian 
Cruces , i hacian todos los Autos poi'e- 
Jíonales , que eran necefarios j i pare- 
ciciidoles que era bien dárlabuclta, fe 
tornaron á CaiHUa , haviendo tenido po- 
ca conformidad en eltc Viage ) por lo 
qual fe mando en Sevilla recibir infor- 
mación , i hallando culpado á Juan Diaz 
de Solis , los Oficiales de la Cafa de la 
Contratación le prendieron , i embiaron 
á la Cárcel Real de la Corte, i á Vicen- 
te Yañez hi^o el Rei Merced , i en par- 
ticular en algunas cofas en la Isla de S. 
Juan , que no tuvieron cfecbo. 

Mando el Rei en Sevilla , que fe 
mirafc bien en la pretenfion, que el Ar- 
^obifpo tenia en el negocio de los cam- 
bios } i haviendofe hallado que no tenia 
jufticia, lo dexo antes de fu partida afcn- 
tado , i mandado, que fe acudicfc al Al- 
mirante , conforme á la Merced , que 
tenia con el diezmo , de todo lo que á 
fu Altera pertenecía en las Indias , falvo 
de lo procedido de Grangcrias , Diez- 
mos , i Penas de Cámara, conforme i lo 
que fobre cfto fe havia declarado ( como 
atrás queda referido ) i que no fe pidic- 
fen derechos ningunos a los Correos, 
que los Oficiales de la Cafa defpacha- 
ban alConfejo de las Indias. Que fe pu- 
diefe meter Vino en Sevilla , para la 
provifion de los Navios,! que no fe de- 
xafc pafar a Indias , leguas , Plata labra- 
da, ni cofas de Hierro , fin licencia} i qué 
los Navios , que no fe quifiefen vifitar 
en Sevilla , fe vifitafen en Cádiz , por 
ante el Efcrivano del Concejo , con que 
de los Regiftros fe embiafc traslado á 
los Oficiales de la Cafa } i que el Vifi- 
tador de las Flotas amoneftafe á los Due- 
iíos de los Navios , que no encubi'iefen 
coía alguna, fó pena de perderlo , i que 
fe reconocicfen los Navios ,de qué tiem- 
po eran , i fi eitaban eftancos , i de 
iucrte ligaron, requiriendolos de la bom- 
ba , porque no era bien que pafafen Na- 
vios viejos , ni que hiciefen Agua , por- 
que fó color de ello , no tocafen adonde 
no havian de tocar ; i que las Perfonas, 
Armas , i Artillería de los Navios, fue- 
fe al refpeílo del tamaño de ellos ; i 
que en lo de los aparejos , Uevafe tanto 
el chico , como el grande. 

Importaba mucho al Rei , que (e 
poblafe la Isla de Cubagua , que llaman 
de las Perl.is , junto a la Margarita , i 
mando al Almirante , que en ello pufie- 
fe diligencia , porque fe tuviefe mas cuen- 
ta del trato de ellas, que andaba mui v«- 



El Rei 
defcaba, 
4 fe pue- 
ble la If. 



por el tra 
to de las 



Defciíp- 
cíon de 
la Isla da 
Curagua 



Libro VIL 189 

lido , i los Vecinos de la Efpañola faca- 
ban grandifimo provecho de cíla Gran- 
gena , hallando de mucho ñuto paia 
ella los Indios Lucaios, por fer grandes 
nadadores ; por lo qual llegó á valer vno 
ifo ducados i i no folo los que havian 
comentado laGrangeria de la Pefca, pe- 
ro los que las contrataban , defraudaban ladeCu- 
cl quinto del Rei, demás de que molef- ba!íii.i, 
taban á los Indios , i les daban ocafion 
de ponerfe en refíftencia , con que fe 
dificultaba la contratación. Eftá la Isla ^^"^'* 
de Cubagua , poco mas de trecientas 
Leguas de la Efpañola , por camino de- 
recho , boxa tres Leguas , i ella cafi en 
diez Grados : es mui cíteril , i leca , con 
mucho falitre , con algunos pocos Ar- 
boles de Guayacán , i ^ar^ales , fin ler'- 
va, ni Pájaros , fino Marinos, toda lla- 
na, i fin Agua : no fe halló en ella Ani- 
md de Tierra , fino algunos Conejos: 
andaban los Naturales mui pintados : co- 
mían Hoftias de Perlas : traían en fus 
Canoas el Agua de Cumaná , en la Tier- 
ra-firme , que dirta fiete Leguas , i la 
trocaban á los que fe la llevaban , por 
Aljófar : provcianfe de Leña de la Mar- 
garita , que eftá vna Legua á la parte 
del Norte , i la rodea de Levante á No- 
ruefte : i acia el Sur , en Tierra-firme, 
tiene la Punta de Araya , adonde eftán 
las grandes Salinas , que fe ha dicho: 
tiene vn buen Puerto á la parte de el 
Norte. Los Puercos que fe llevaron allí 
de Cartilla , fe diferenciaron prefto, 
porque les crecieron medio palmo las 
vñas acia arriba : hávalli vna Fuente de 
Licor olorofo , i medicinal , que corre 
fobre el Agua de la Mar : las Hoílias 
eran en grandifima cantidad : en fu feno 
nacia la Perla , haciendofe vn granillo 
en el principio , tierno como leche 
con el tiempo va creciendo 
ciendo. Llegó algunos Años á valer el 
Quinto del Rei-, de fola la pefca de las 
Perlas, quince mil Ducados : fiendo co- 
fa maravillofa , que en tan poco efpa- 
cio de Mar , fe hallafc tanta cantidad 
de Perlas , que fe pelean entrando los 
Hombres debaxo del Agua , i citando 
quanto les puede durar el aliento , arran- 
cando las Conchas de donde eftán pe- 
gadas i i es de fabcr , que en mas de 
quatrocientas Leguas , que hai del Cabo 
de la Vela, al Golfo de Paria , hai Per- 
las i i demás de las que fe hallaron en 
Cubagua, que el Almirante D.Chrifto- 
val Colón llamó Isla de Perlas , las def- 
cubrió en la Cofta de Cumaná , el Año 
de IA98. como queda dicho , que es h 

par- 



endure- 



Qt]ínce 
mil Du- 
cados va- 
lioel ijiiiu 
todelRei 
de fola la 
pefqiieiia 
de lasPer 
las en Cu 
bagua. 



ín toda 
la Corta, 
en mas 
de 400 
Leguas 
fe halló 
PcAjuc- 
ríadePer 
Jas. 



El Almi- 
raiuc lle- 
ga a la 
tlpañoü 




los Co- 

veriiado- 
res , tjue 
mucho 
tiempo 
cdán en 
vn Go- 
vieviio.fc 
hacen ab 
folutoi, 



190 Historia de las 

parte de Tieira-firme , que eihi fronte- 
ro de Ciibagua : en toda la CoÜa de 
Paria , Maracapana , Puerto Flechado, 
i Curiana , que cae junto a Venezuela, 
también fe hallo contratación de Per- 
las, con mucho aprovechamiento. 

C^T. X. ^e el Almirante lle- 
go á la Efpañola , i lo que paso 
en la Refidencia del Comen- 
dador Maior Nicolás 
de Ovando. 

L F, G 6 el Almirante 
al Puerto de Santo 
Domingo , por el 
Mes de Julio , i 
quando entro eíla- 
ba el Comendador 
Maior en la Villa de 
Santiago , quaren- 
ta Leguas de Santo Dommgo , porque 
holgaba de ellár allí alguna parte de el 
Año , por la lalud , i alcgria del Pueblo, 
i porque eílaba vna Legua de alli el Rio 
Yaqui , cuia amenidad es mui gullofa, 
i porque ellando mas cerca de las otras 
\' illas, efculuba el trabajo á los Nego- 
ciantes. Havia puello por Alcaide de la 
Fortaleza de Santo Domingo , á Diego 
López de Salcedo , fu Sobrino } i aun- 
que havian llegado los dos Hermanos 
í'apiíis , que iba el vno por Veedor de 
las í'undiciones , i para tener la Marca 
del Oro, dcfpues de fundido j i el otro 
por Alcaide de la Fortaleza de Santo 
Domingo , con Titulo del Rei , i ha- 
vian alcanzado ellos Oficios , por fcr 
Criados del Obifpo de Palencia : al pri- 
mcio luego dio pofcfion de fu Oficio: 
al otro no quifo, por no quitar la For- 
talcca á iu Sobrino 5 porque ia , por el 
largo tiempo que havia que governaba, 
hacia lo que le parecia en todo ; i defde- 
ñandofc de efto los Tapias , efcrivieron 
algunas Cartas , que caieron en manos 
de Nicolás de Ovando > por lo qual pren- 
dió al vno , i le higo Proccfo ; i quan- 
do el Almirante llego á Santo Domingo, 
acertó á eftár Diego López de Salcedo 
fuera de la Fortalcga , i de la Villa , en 
el Campo , en cierta Grangena fuia , i 
como el Almirante lo fupo , en dcf- 
cmbarcando , fe entro con fu Mugcr en 
la Fortaleza , i en ella fe apofcntó. 
Quando bolvió el Alcaide, i halló, que 
otro mandaba la Tierra , lo efcrivió á 
Nicolis de Ovando , que recibió mu« 



Indias OcTcidntales. 

cho enojo del dcfcuido de fu Sobrino, 
i fe lo reprendió alperamente. Llegado 
á Santo Domingo , fue á ver al Almi- 
rante , i á Doña Maria de Toledo , fu 
Muger •, los quales le hicieron graciofo 
recibimiento : huvo grandes Ficílas , i 
Reprefentaciones , eftando prefcntes los 
tres , i el Hermano , i Tíos del Almi- 
rante , i acudieron muchos Caballeros de 
todas las Poblaciones de la Isla , i mui 
lucida Gente. 

Acabadas las Fiellas , fe aguó el 
contentamiento , con vna Tcmpeltad de 
las que hai por aquellas Partes, que los 
Indios llaman Huracanes , que no dexó 
de toda la Ciudad caíí ninguna Cafa en 
pie , fino las de piedra : dellruió las mas 
de las Naos , que citaban en el Puerto, 
i entre ellns la que havia llevado el Al- 
mirante , que era mui hcrmofa , con 
quinientos quintales de Vizcocho , que 
aun no fe havian delembarcado , i otras 
cofas , que en ella perecieron. Tomó 
la Relldcncia al Comendador Maior , i 
á fus Alcaldes Maiores ; de los quales, 
Maldonado era Hombre, Amigo de Juf- 
ticia , i mas piadoíb que Ayllon , i to- 
dos conocian la mudanza del tiempo , i 
fe acordaban de los difguftos , dados á 
fu Padre del Almirante , i algunos qui- 
fieran no lo haver hecho , i conocían, 
que no es bueno enfobervecerfc en la 
profperidad. Dada la Refidencia , Nico- 
lás de Ovando fe vino á Cartilla en Sep- 
tiembre , i halló al Rei en Sevilla : de- 
xo algunas Heredades , i Grangerias en 
la Isla , que fe adminiltrafen por el , i 
muchas Cafas , que higo edificar en San- 
to Domingo, i mucha parte de ellas de- 
xó al Hofpital , i la otra parte para fu 
Orden de Alcántara. Llegado Nicolás 
de Ovando á Caililla, era todavía Pre- 
fidcnte del Confejo Real D. Alvaro de 
Portugal, Hermano del Duque de Bra- 
ganga , Primo de la Reina Doña liabel, 
i fu Privado , que fe havia venido á 
Caililla, en tiempo de las Guerras , i 
Difcordias, que huvo en aquellos Tiem- 
pos , entre CalHUa , i Portugal , i no 
trató de apreté- á Nicolás de Ovando, 
conforme á como le havia amenazado, 
que fue por haver faltado la Reina. El 
Almirante D. Diego, por haver llevado 
Poder para encomendar Indios , tomo 
para sí vna parte , como los tenia Nico- 
lás de Ovando , i para fu Muger ; dió- 
los á fu Hermano , i á fus Tios , i á 
otros , que llevaban Cédulas Reales pa- 
ra ello , i no fueron tratados mejor en 
fu tiempo , de lo que havian lido en el 

de 



El Almi- 
rante fe 
apofen- 
ta en la 
Fortale- 
za de S.11J 
toDomiij 



Tempef- 
tad gran 
de en Sai 
toDomii 



In fecu» 
dis rtiu: 
nihil in 
<)uemqHi 
fuptrbe, 
»c violtn 
ter confu 
Itrt Jkii 
Líe. 



ElAlmi 
raiKchí 
ce Repa 
tímfenu 
de Josir 
díot. 



i 



i^cp 



Juan Ce- 
lon va 
por Go- 
vcriiador 
de la Isla 
deS.Jiiar. 



Chrlllo-- 
val dcTa 
pia buel- 
ve á la 
Corte , á 
qiicxMrfe 
delAimi- 
raiue. 



Capirvi- 
los con- 
traNico- 
lás de 
ovando 
.11 ("uRe- 
(ideiicia. 



I 



D E C A D A 1. 

de Nicola5 de Ovando ; i übidus las 
Nuevas , que havia nuido Juan Ponce 
de León, de la Isla de San Juan, prove- 
io luego Gcnce , i embió con eiia por 
Governador á vn Qiballero , Natural 
de Eci ja, llamado Juan Cerón, con nom- 
bre de Teniente luio, i á Miguel Díaz, 
que havia lido Criado del Adelantado 
D. Bartolomé Colón ,por Alguacil iVla- 
ior : fucle a vivir á aquella Isla, con fu 
iViuger, i Caía , Juan Ponce , i D. Chhl- 
toval de Sotomaior,i otras muchas Per- 
lona de los que fueron con el Almi- 
rante. 

El Alcaide Tapia , por no haverle 
querido el Comendador Maioi" darla Te- 
nencia de la Fortalcca de Santo Do- 
mingo , aunque en llegando el Almiran- 
te le requino que fe la diel'e , vilto que 
lo dilataba , fe quexo en la Corte , co- 
mo fe havia qucxado del Comendador 
Maior > i como tenia el favor del Obil- 
po de Falencia , llego volando vn Dcí^- 
pacho , para que le le entregafe , i el 
Almirante dilataba , quanto podia , el 
cumplimiento de la Provilion ; i citán- 
dole en ella , pareciendole , por ventu- 
ra , que le pertenecía , i penlando efcri- 
vir fobre eilo , los Tapias no fe defcui- 
daron, i avilaron al übifpo de Palencia. 
Llego luego por los Anxs otra Provi- 
lion , mandando al Almirante , lo gra- 
ves penas , que filíele luego de la i'or- 
talcca , i la entrégale á Miguel de Pa- 
lamonte, para que la tuviele , halla que 
fe le mándale lo que havia de hacer de 
ella: el Almirante obedeció, i fe fue á 
polar á Cafa de Francifco de Garay, 
que fue Criado de fu Padre, i trató de 
edificar Cala. Pafados algunos Mefes, 
defpues que Miguel de Pafamontc tenia 
la Fortaleca,le llegó orden de entregar- 
la a Tapia , con orden , que fe le diefe 
Repartimiento de Indios. En bolviendo 
Nicolás de Ovando las efpaldas ( como 
fuele acontecer con los aufentes ) fe le 
pulieron muchos Capítulos por el Fif- 
cal , i por otros j i fueron los principa- 
les , que Chrilloval de Tapia le pedia 
vn Solar, que le mandó tomar , para la 
Cafa de la Contratación, otro para Pla- 
ca de la Villa , el falario de vn Año, 
que tuvo á cargo la Fundición , i dos 
Caciques , que havia quitado de las 
Obras publicas de Santo Domingo , i los 
dio a Particulares , que todo importaba 
mas de quarenta mil Pcfos , pidiendo, 
que le condenafcn en toda el hacienda, 
que tenia en la Isla, que por ier Gover- 
nador no la podia tener , i diez mil Pe- 



Libro VII. 191 

fos de Oro, que pof fu caufa fe perdie- 
ron en vna Nao.. El Bachiller Juan de 
la Barrera le pedia dos mil Pcfos de 
Oro , que le hi^o perder , por haverle 
mandado , que no elhivicfe en las Villas 
de la Concepción , i Santiago. Antón 
de Villafante le pedia feis mil i cien Pe- 
fos de Oro , que decia le havia hecho 
perder , por haverle tenido preló. Un 
cierto Guerrero le pufo demanda de do- 
cientos i fefenta mil Pelos, que decia fe 
havian dexado de coger en las Minas, 
en el tiempo que los Indios elluvieron 
en libertad ; i que págale dos mil Pelos 
de Oro , que fe galtaion en el Camino, 
que fe higo para la Villa del Puerto de Quehico 
la Plata j i que por los Repartimientos, Repartl- 
que hi§o en la Isla, por no tener focul- míentos 
tad , havia incurrido en penas , i que ^" lalsla, 
por havcr tenido Indios repartidos, pa- ^'" ^^"^*' 
ra experimentar las Minas del Cobre, '''^'^"'"'^• 
le havian perdido diez mil Pefos ; en 
los quales havia de fer condenado ; i 
Alonlb de Ojeda le pedia treinta mil 
Caftellanos , en vna partida , i en otra 
quatro mil , en otra quinientos mil, 
que dixo, que dexó de ganar, i gafió, 
por no le haver dexado hacer cierto 
Viage ; i pidiendofele otras muthas co- 
fas de ella manera , acudió al Rei , di- 
ciendo , que ellas demandas no fueron 
puellas dentro de los treinta Dias de la 
Relidencia : en lo qual recibía agravio, 
pues lo hacian por moleltarle. El Rei 
mando al Almirante , que etnbiafe Re- 
lación de todo , i que entre tanto rcpu- 
fiefe lo hecho , i lulpend.efe el conoci- 
miento j pues lleudo pafados los treinta she eunfi 
Dias de la Relidencia , conforme á las ''"■" /"«- 
Leles , no era obligado de refponder á '"' /-«''f" 
las demandas. Ordenó afimifmo al Al- "'''"f"'^' 
mirante , que todos los Indios , que fe J"""''"!"*' 
huvieíen quitado a las Perlonas , que ¿fj.cd. 
havian venido con Ovando , fe les bol- 
viefen > i á los Oficiales de la Cafa de Que uo 
la Contratación de Sevilla , que por fe dexen 
haverfe fabido , que de haver pafado P^far 
Abogados a la Efpañola , fe havian re- Aboga- 
crecido muchos Pleitos , i diferencias, ,°?.^ ^* 
que para adelante no dexafen pafar procura- 
ninguno : i que aquella Or- dores. 

den tuviefen por veda- 
miento. 



* * * * * * * * * » 

***** 

** ** ** ** 

* * * ♦ 

# * * # 

* * 

* * 

* 



C^P. 



^^^ 



Historia de las 



Jmn de 
}a Cofa, -y. 
i Diego (^; 
de Niciie 
fa llegan 
con fus 
Avmadas 



C^T. XI. Cerno Kicuefa J OJe^ 
da apercibieron fus Armadas , i 
eornpnficron fus diferencias ; i 
Jtian de Efqnivélfite t) po- 
blar d Jamayca. 

AviF.xno Jiiíín ^^ 1'* 

'^ Cofa apercibido lo 

conveniente , con 

dot 




vna Nave , i 
VcKgantines , 
fleto 



que 
, embarcados 
en ella haltítdocien- 
tos Hombres, llego 
á Santo a Santo Domingo , aüonde fbie bien re- 
Dcimu- cibido de Alonto de Ojeda. Diego de 
8°* Nicuefa , como mas podcrofo , engrosó 

mas fu Armada , porque llevo quatro 
Navios grandes, dos Vcrgantincs, i mu- 
cho mas aparato de Gente , i llego po- 
cos Dias defpuGS de Juan tk la Cola á 
Santo Domingo, i de camino ic fue pol- 
la Isla de Santa Cruz , doce , ó quince 
Leguas de la de San Juan , i ialteó cien- 
to 1 tantos Indios , que vendió por Ef- 
clavos , diciendo , que lo havia hecho 
con licencia del Reí , por fer Cairibcs. 
Hallabafe entonces en Santo Domingo 
vn Letrado , llamado Martin Fernan- 
dez de Encifo,que havia ganado á abo- 
gar dos mil CaitcUanos , que eran mas 
en aquel tiempo , que aora diez mil: 
rogóle Ojeda , que le favorcciefe con fu 
induíhia,i dinero: luego lo hico,i com- 
pró vna Nave , i quedo en la Isla para 
cargarla de Ballimcntos, i feguirlc con 
alguna Gente , porque Ojeda le nom- 
bro por fu Alcalde JVlaior en fu Govcr- 
nacion. Andandofe defpachando Oje- 
da , i Nicuefa, comencaron á tener di- 
ferencias , fobre los limites de fus Go- 
vernaciones , i fobre la Isla de Jamavca, 
i porque cada vno queria , que la Pro- 
Difcren- ^''"•^'■^ ^^^ Darien caicfe dentro de fus li- 
das de mitcs; i paso tan adelante la diferencia, 
Oieda , i que cada Dia fe penfaba, que fe ha\ ian 
Xíciicfa. de matar; porque como Ojeda era po- 
bre, i fe preciaba de valiente , lo liccha- 
ba por dcfafios. Nicuefa , que era mas 
rico , decidor , i graciofifimo , dixolc, 
que pufiefe cada vno cinco mil Caftella- 
nos en dcpofito , i que vn Dia fe mata- 
rla con ¿1, i que no ic eilorvalcn por en- 
tonces bs Viagcs , i todo el Mundo fa- 
al dcfafio bia, que Ojeda no tenia vn real que dc- 
de Ojeda. pofitar : en fin, los concertó Juan de la 
Cofa, con que los dividicfc el Rio Grande 



Lo que 
refponde 
Niciicfli 



de tfqul- 
vcl a Ja- 
nia)'ca. 



Indias Occidekta les. i 5"^ 9. 

de el Darien , i que el vno tomafG z Le- 
vante , i el otro á Poniente. 

Y como el Almirante havia toman- 
do mal la Provifion de eilas Govcrna- 
ciones , maiormente la de Jamayca , i 
Veragua , quanto podia , contrariaba cl 
dcfpacho de ellos ; i para impedir lo de 
Jamayca , acordó de embiar al Capitán 
Juan de Efquivél , para que poblafe 
aquella Isla ; i quando Ojeda fe embar- El Almí- 
éó , dixo, que li Juan ác Efquivél en- ^^.nxt em 
traba en Jamavca., juraba, que le havia "''^ ^ '"^ 
de cortar la cabeca : i fe partió de San- 
to Domingo con dos Navicí,! dos Ver- 
gantines , 1 trecientos Hombres , de los 
que havian ido de Canilla, i de los que 
fe havian levantado en Santo Domingo, 
i doce leguas, á diez de Noviembre de 
elle Año > i porque Diego de Nicuefa 
llevaba maior Armada , fe le llego mas 
Gente en la Efpañola , porque por fu 
buena gracia era mas amado , 1 porque 
era grande la fama de la riqucga de \'c- 
ragua ; i demás de quatro Naos , i dos 
Vergantines , que tenia , huvo de com- 
prar otro Navio , i por eilo tardo m.as 
que Ojeda en fu delpacho ; i haviendo 
tenido ncceíidad de adeudarfe para cum- 
plir con todo , fe le ofrecieron grandes 
trabajos j i no fue la menor caula , cl 
fentimiento que tenia el Almirante , de 
ver , que Nicueia fucfe a gogar de lo Scntlmíél 
que perfonalmcnte havia dclcubierto fu fodelAl-T 
Padre ; por lo qual , pcnfando muchos "^"''^'"<í ( 
que le daban güilo , i porque t.nnbicn jT.'^.';^**' 
debian fer movidos para ello , le hecha- ^licúcfal 
ban embargos ; de manera , que quan- 
do cumplia con vno , lalia otro : i cre- 
iendo , que iá tenia contentos a todos, 
eftando embarcada fu Gente , que eran 
fetccientos Hombres mui lucidos , i leis 
Caballos , i nombrado por fu Capitán 
General :\ Lope de Olano , vno de los 
que iiguicron á Francifco Roldan , fa- 
hdos todos los Navios de cl Puerto, 
falvo vno , que le aguardaba , iendofe 
u embarca!' , fue tras él la Jutlicia , i 
lo bolvió ante el Alcalde Maior, por vn 
embargo de quinientos ducados : cl qual 
le ma'^idó , que pagafe , ó fe fucfe á 
la Carecí : hi^'o muchos rcquirimicn- > "vJ. '' 
tos , protcftando los daños de tan gi-an- tieXlcni 
de Armada , i la impolibilidad déla pa- fuíesfc 



i citando mui ariibulado , fin faber 



qué remedio tener , de tal manera, que «'= 
fue maravilla no perder :;!li cl juicio, '."" 
falió de través vn El'crivuno di: \.\ Ciu- ^'^' 
dad , Hombre honrado , i di M' , que fe 
exhibia a pagar de contado los qui- 
nientos ducados , que pcdi-.\n á Nicuef:: 

cl 



corrido 



ella 



an Ro- 
igiicz 

I Fonfe- 

I , i Lo- 
deCó- 

■ illos 

: icha 

¡aciaal- 

ni9an 

• n d 



el qu;il , como efpantiido , dudando de rc" 
medio,' tan fuera de fu peiifamientd, 
viendo que iba de \eras, abracó al Fia* 
dor, lloraiida , i dándole las gracias, por- 
que le facaba de tal anguilla, i fe fue 
mirando fienipre atrás, fi otro embargo 
le perfcguia. Salió á veinte i dos de No- 
viembre y i tras ellos Juan de Efquivél, 
con fetenfa Hombres, á poblar ájamay- 
ca , con la orden del Almirante , como 
1^ ha dicho. ■■•í::-}1,t . ¡^i- 

CA-T. XII. Tie las fofp'eth^r, 

que huvo contra el Almirante T>oh 

Diego Colon ; t que en efie Ano 

^as9 la Orden de SantdDomin^ 

go d la Efpañola. 

Es PUES que el Rci 
Católico, en el Año 
de I f 07. bolvió' de 
Ñapóles , todo el 
Govicrno de las In- 
dias pendió princi- 
palmente del Obif- 
po Juan Rodríguez 
de Fonfeca , i del Comendador Lope 
de Conchillos , que cada vno en fu gra^ 
do tenia mucha gracia con el Rei > i el 
Obifpo , defde que fue Arceduno de 
Sevilla , trató los negocios de las Indias, 
i tuvo gran crédito con el Rci , en ef- 
pecial defde que bolvió de Napolcsj 
porque como ia era viejo , i enfermo, 
le defcanfaba , i governaba con Lope de 
Conchillos toda la maquina, aunque con 
él fe juntaban Perfonas de Confejó , Le- 
i Letrados : el Comendador Con- 




gos 



-oion 



chillos , que entonces comencaba , llc- 
gófc á el , i fcguia fu voluntad > i aíl lo 
governaban entrambos todo , á lo menos 
en las cofas ordinarias , adonde no ocur- 
rian nuevas dificultades : i el Obifpo 
ficmpre tuvo defabrimiento con las co- 
fas de eftos Almirantes ; lo qual fe juzgó, 
que havia procedido de cofas bien livia- 
nas , i en efpecial de algún fentimiento, 
que el Almirante D. Chrilloval mollró, 
por la tardan^-a del defpacho de fus Ar-' 
madas , las veces que fue á defcubrir,ó 
por no darfclc el recado conveniente, por- 
que todo p.ifíba entonces por mano de, 
el Obifpo ; i elto encendido por los' 
que eílabin en la Efpanola , dio mucha 
caufi al atrevimiento de Francifco Rol- 
dan , i de le otros , que publicaban 
ficmpre , que efcrivirian al Obifpo , i 
amcna^abau con fu favor : de aquí tu- 



ÍLlBilo VIL ' 193 

vo origen el irfe engendrar/do en San- 
to Domingo dos parcialidades , vna, 
que bolvia por el Almirante D. Die- 
go , i otra , que fe jaétaba fcr del Rei, 
cuia cabega era el Teforero Paiamon- 
tc ; al qual acudían muchos , por faber 
que era favorecido del Rei , i del Obif- 
po , i de Conchillos j i como andaban 
de por medio algunos de los que havian 
fido defobedientes al Almirante viejo, 
reliquias de Fiancifco Roldan , i pre- 
tendían deshacer al Almirante nuevo ,i 
quedarfe con la Governacion , para me- 
jor hacer fu negocio , iiaUando aparejo 
en el ambición de Pafamonte , á quien 
parecía , que con tan grandes favores 
todo era licito , moleltaban al Almi- 
rante , fin culpa ,~ porque tenia condi- 
ción noble , i fin doblez. 

La primera cofa que inventaron, 
fue, que el Almirante penfaba , en algún 
tiempo , ale arfe con la Isla, como á fu 
Padic levantaron j i haviendo llegado a 
ella Amador de Lares , Hombre plati- 
co de las Guerras de Italia , le inducíe- 
ron , para que confiderafe , fi la Cala que 
labraba el Almirante era fuerte j i viilo 
que eftaba con mucho ventanage , por- 
que afi lo requiere la Tierra , por el ca- 
lor , i con otras particularidades de Cafa^ 
llana, fe burló de la fofpecha^ Crecía 
cada Día mas la malicia de los de la If- 
la , i la de Caftilla^ aiudundo algo , que 
el Almirante no cumplía algunas Cédu- 
las del Reí , que tocaban á los preíen- 
tes , i á los que andaban en Ja Corte, 
con qae daba materia de efcrjvir contra 
él al Obifpo , i á Conchíllos > i de ellas 
invenciones nació el determinarle el Rei 
de embiar a la Isla ciertos Jueces , que 
llamaron de Apelación , para los qualcs 
fe apelafe del Almirante , i de fus Al- 
caldes Maiores j i quando ellos hicie- 
ran fus Oficios fin paflón , no parecie- 
ra imprudente determinación , aunque 
el Almirante lo fintió mucho , cono- 
ciendo que era en daño fuio ponerle Su- 

no entendieron 



El Tefo* 
rero Pa- 
fa mont» 
fomenta 
ciicniíT- 
tades con 
rra el Al* 
mirante 
D.Diego. 



Sofpc- 

chas va- 
llas coa- 
tra el AI* 
mítaiíte. 



El Uei fe 
determi- 
na de en», 
hiav á la 
Efpañola. 
losjiieccg 
de At>e~ 
iacígu» ., 



perior j 1 ali tue , pues 
fino en perfcguirle , para hecharlc de la 
Isla , i alearle con el Govierno , como 
adelante fe dirá. 

En elle mifmo Año paso la Orden 
de Santo Domingo a la Efpañola : fue el 
Autor de elloFr. Domingo de Mendoca, 
Religiofode gran exemplo , Hermano de 
Fr. García de Loayfá, Confcfor del Em- 
perador , i Cardenal, Argobiípo de- Se- 
villa, i Prefidcnte del Confejo de las In- 
dias. Elíe Padre, que fue muí dofto, ha- 
lló á la mano vtvReligiofo , llamado Fr. 
Bb Pe- 



Eii eíte 
Año pafa 
la Orden 
de Santo 
Domln--' 
go á laEf 
pañola , i 
la eftab.-i- 
en ella la 
de .S.Frá- 
cifc». - • 






Fr.Pedro 
de Cor- 

dova,Vi- 
Gin'o de 
h Orden 
de Santo 
Ilomin-- 
fto.er. las 
iadias. 



IKecop— 
micuto, í 
rida de 
Tos Pa- 
dres Do- 
minicos. 



194 Historia de las 

Pedio de'jGoidova 1^ Nacural de Cordo- 
va , de .Gente Nobie, Hombre íabio , i 
de gran rcpofo , de vida Tanta , 1 cxem- 
plar. Mpvio también Fr- Domingo de 
iVJendoga a otro , llamaiin Fr. Antonio 
Alontclino , buen Predicador : los quales 
movieron. a otro , que fe decia Fr. Ber- 
nardo de Santo Domingo, poco experi- 
mentado en ks coias del Mundo , peio 
ínui Elpiritual, gran Letrado, i devoto. 
EÜando difpucños ellos Padres, Fr. Do- 
mingo fije a Roma , para negociar con 
el Ciactano ,que era Maclho General de 
la Oi"dcn,i traxo recados para palar a las 
Intliasji havida licencia dtl Rci, porque 
.convino, que Fr. Domingo de Mendoza 
qucdaíe en Callilhi, por cofas de la Or- 
clen , cmbio a las Indias á Iv. Pedro de 
Cordova , por \'icario de Ips otros, con 
.vn FrailcLtgo, que le les;:junto , fiendo 
•Fr. Pedro moco de veinte 1 ocho Anos, 
i los otros vicjo'í. Llegados ¿ la Lfpaño^ 
la, los recibió \'n buenClii'iftiano, llama- 
do Pedro de Lumbreras ; dióles vna Cho^ 
ga , adonde fe metieron, al cabo de vn 
Corral fuio , porque entonces no havia 
fino pocas Cafas de p'edra,i todas las de- 
mas eran de paja,! eÜrechas : alli los da- 
ba de comer Ca^abi , que es el Pan de 
.Raices, de mui poca fubllancia,il fe co- 
me lin Caj ne , i iin Peleado : dábales algu- 
nos Huc\os, 1 de quando en quando al- 
gún Pcrcado,i algunas Bnijas, i muchas 
veces íiiv Aceite, i algún Axi, que es la 
Pjmirntadc k Tierra, porque de todas las 
colas de Callilla havia grande falta , que 
ni havia Pande Trigo ,ni \ ino : aun para 
las Mifas con dificultad fe hallaba. 

Dormían en vnos Cadalechos de 
horquexas,6 palos, con paja leca: vef- 
tiande Xerga, i vna Túnica de Lana mal 
cardada : con ella vida alunaban ius fíe- 
te Mcles del Año aneo, conlorme á fu 
Regla : predicaban , i confefaban como 
Varones Divinos i con lo c^ual , i fu du- 
ra penitencia , i abllinencia , reduxeron 
muchos abufos á buena orden , i refor- 
maion la corrupción de los logros , i 
otras colas i i porque quando delembar- 
caron fe hallaba el Almirante con fu Mu- 
gcr en la Concepción de la \ ega , fue 
u villtarlc Fr. Pedro de Cordova , con 
fu Capa acueftas , a pie , treinta Leguas 



Fr.pcdro de camino , comiendo Raices , i dur 
de Cor- 
dova 7 el 
firinicr 
lardado 
Dominí— 
cqde las 



miendo en el Campo. Recibiéronle con 
gran dc\ íhmou , hicieronle reverencia, 
predico otro Dia, amonelto a los Veci- 
nos , que en acabando de comer , em- 
biafe cada vno .fus Indios á la Iglefia: 
todos. fueron , i feníad(> en vn banco, 



Indias Occidentales. 

con vnCrucifixo en l^iaiaaojcon los In- 
terpretes, los predico defde la Creación 
del, Mundo, halla que Chrillo , HijO 
de Dios , fe pufo en la Cruz , Sermón de 
gran provecho ; i haviendo negociado 
con el Almirante, fe bolvio, dexanJo a 
todos mui inclinados a fu devoción. Po- 
co defpues llego Fr. Domingo de Men- 
doza con buena compañia de Frailes fe- 
ñalados , que voluntariamente fe ha% ian 
ofrecido de ir, teniendo por cierto , que 
allá havian de padecer fumos trabajos, i 
con elle celo le ofixcianlos Religiolos 
mas aventajados. Qiiando Fr. Domingo 
de Mendoca llegó -s la Gomera, que es 
\na de las Islas de Canaria , buvqjvalli 
vna Muger endemoniada , i rogado, que 
la viíitálc , i hechos los conjuros j i for- 
cando á que faliefe el mal efpiritu , pre- 
guntóle (¡c donde 'venia ? Rcfpondio : ^tc 
(ic L:s Irkiías- Replico el Padre: Ptie<^: m 
J^ofi TraJdvr ne es cnk parar alia , piíis iá 
<is defiicira la Fe Catolkaí Refpondió el 
.Demonio. .• Bien efia yque algUH daíio me 
híVfl htcho.^ i hacen j foofor efo bicH ^ que 
^ue no fe fabra el jccreto ifu-ejlts cien Ai:vs. 

Llegado , pues ,-Í'"r. Domingo, de 
Mendoca a Sanco Domingo , h.ivicndo 
tenido pafage franco, i matalotaje , que 
el Rei.le mando dar, para el , i fus Com- 
pañeros , i todas las demás cofas , que 
pidieron para el Viage , como fe dieron 
mui cumplidamente , i con mucha cari- 
dad, al P- Fr. Pedro de Cordova, i á fus 
Compañeros, porque los Reies en ello 
eran libcralifimüSj i como iá eran quin- 
ce Religiolos , acordaron de añadir cier- 
tas Ordenaciones , i Reglas , fobrc las 
viejas ConlHtuciones de la Orden, pa^a 
vivir Con mas rigor > i entre otras fue, 
que no fe pidiefe limofna de Pan , ni de 
Vino, ni de Aceite , quando elhivielén 
fanos : para los eixfem^os podiafe pedir 
por la Ciudad 5 i afi les acaeció. Di» de 
Pafcua Florida , no tener de comer, lino 
Bercas fin Aceite , guifadas con Sal , i 
Axi: vivieron muchos Años, guardando 
elle rigor , á lo menos mientras vivió 
Fr. Pedro de Cordova , i paliuon gran- 
des trabajos de penitencia , i florccic» 
mucho la Religión ds Santo Domin- 
go , en obediencia , i pobreca. Ordena- 
ron , que cada Domuigo , i Fielta de 
guardar , dcfpues de comer , vn Reli- 
giofo prcdicak á los Indioi , como lo 
ha\ ia hecho IV. Pedro de Cordova en 
la Iglcfia de ia \'e^a. 

En erte mifmo Año havia cantado 
Mifa el Lie. Bartolomé de las Cafas, Na- 
tural de Sc\ illa, que fue la primem Mifa 

nuc- 



1-5:^ 

Fr.Ped" 
de Ce- 
dova pi- 
dica al. 
Indios. 



Refpii 

ra de ^^ 

efpirit 

m.ilígi 

a Fr.""r- 

niiii20í 

Meiid<» 



b' 



Conftff 

cíonessí 
los Fr- 
IcsDof- 
nicos ^ 
la Efjt 
ñola. 



It.rfio. 

' E! Lie. 

i[ B.iiTc!o- 

ir ividelas 

I Cafas cl- 

\ tó lapil- 

' iiieraMi- 

laiuievaí 

en las lu- 

: días. 



Ofrecl- 
miéro en 
la Mifa 
'del Lie. 



Década T. 
r/jcva , que fe cwxb en las Indias, i íiie 
mili celebrada del Almuante , i de to- 
dos los que fe hallaban en la Ciudad de 
h \'cga j que fueron gran parte de los 
VcGinos de la Isla, porque fue en tiem- 
po de Fundición : a la qual , por traer 
cada vno el Oro, que tenia cogido , á 
fundirlo , fe juntaban como a las Ferias 
en CalHlla , para lr.icer pagamentos j i 
porquü no havia Morífda de Oro , hicie* 
ron ciertas piceas , coiTíf» Gaílellanosj 
i Ducados contrahechos , fjtie ofrecie- 
ron , de diverfas hechuras, en ía mifma 
Fundición : otros hicieron ArrieiCS', fe- 
gun que cada vno queria, o podia .-Mo- 
neda de reales fe vfaba iá , i de ello> 
ofrecieron muchos , i todo lo dio elMi- 
facantano al Padrino , fuio fueron algu- 
nas piezas de Oro , por fer bien hechas. 
Tuvo vna calidad notable efta primera 
JVIiia nueva, que los Clérigos que a ella 
fe hallaron , no bendecían ; conviene á 
fabcr , que no fe bebió en toda ella vna 
gota de Vino, porque no fe halló en to- 
da la Isla , por haver Dias , que no ha- 
vian llegado Navios de Callilla. 

C^T. XIII. ^le el Reí fro- 
veib á Juan Tonce de León por 
Governador de La Isla de San Juan\ 
i la Guerra con los Indios de ella\ 
i de las quexas del Rei de 'Por- 
tugal , fobre los 'Defiubrimien- 
tos , que fe hacían. 



Legado el Co- 

mendador Maior 
Nicolás de Ovan- 
do a Cartilla , rc- 
prefento al Rei el 
fervicio,que le ha- 
via hechojuan Pon- 
ce de Lcon , en re- 
conocer la Isla de 
S.Juan, i faber los fecretos de ella , i las 
, El Reí demás cofas en que le havia férvido 3 por 
iprovec el Jo qual el Rei le proveió de la Govcnia- 
^°^'^'^' cion de la Isla , fin que el Almirante le pu- 
Wa de S^ ^'^^^^ quitar ; i tomada la pofefion del Go- 
Juan a * vierno , bufeo achaques para prender á 
Juan Pon Juan Cerón, i á Miguel Diaz, i los em- 
bió prefos á CaftiUa, para que fe prefen- 
tafen en la Corte, que fue vna de las fv- 
frcnadas, que fe dieron al Almirante. En- 
tendió luego en edificar vn Pueblo de 
Caileilanos , que llamó Caparra , en la 
Cofta dclNorie, i hi^o para si. vna Cafa 



\ 




«e» 



Libro Vil. j^^ 

de Tapias: todas las otras eran de Paja, i 
defpueshi^ootrade Piedra : tenia el alien- 
to á vna Legua de la Mar, írontero del 
Puerto, que llaman Rico, por fer toda 
aquella Legua de vn Monte , ó Bofque 
de Arboles , tan cerrado , i tan lodofoj 
que Beílias, i Hombres atollaban ; por lo 
qual los Mantenimientos de Caííilla , i 
otras Mercaderias , cortaban mas de fer 
llevadas defdela Mar,aquella Legua, haf- 
ta el Pueblo , que havian cortado defde 
Cartilla} i con todoefü,la codicia de fa- 
car Oro no los dexó en 10, ó i i Años fa- 
lir de alli. Mudando el Pueblo , hicieron 
otro Pueblo, cafi al cabo de la Isla, en 
vn Valle , á la mifma Corta del Norte^ 
cerca de adonde aora eftá , el que fe dice 
S. Germán, i le llamaron Guanica, por- 
que hallaron ciertos Ríos de Oro , i de 
alli le mudaron quatro Leguas la Coira 
arriba , ad^nd^e dicen el Aguada , porque 
en vn buen Rio,- que alli íale,toman Agua p . 
los Navios , i le llamaron Sotomaior , i caíbj'^p" 
defpucs le pafr.ron al mifmo \'alle, i le blacióde 
nombraron S. Germán ; i aunque fe hicie- .San Get'*' 
ron otras Poblaciones de Cailellanos en man , cq 
efta Isla , luego fe deshicieron , i afi nun- la Isla de 
ca huvo mas de eftas dos. Hico lueeo S.Juan. 
Juan Ponce el Repartimiento de los In- 
dios: los quales, no queriendo obedecer,- 
concertaron , que cada Cacique tuviefe 
cargo, para cierto tiempo , de matar los 
Cali;ellanos,que pudiefe haver en fu Co- 
marca, en las Minas , ó en otras Grange- 
rias , adonde andaban dcfcuidados. 

Con erte acuerdo mataron 80 Hom- 
bres , i juntandofe quatro mil Indios , fue- -^''»«f'« 
ron fobre el Pueblo , dicho Sotomaior, i T'^f^r! 
matando aliiunos Vecinos , porque erta- -^ '' '^' 
ban dcicuiuados , pulieron ruego al Lu- ccc.iftoni 
gar : pelearon los C^aitcllanos en erte dcí¡ís,ne~ 
aprieto valeiofamente > i aunque los In- qm ^uam 
dios hicieron lo pofible por matarlos a ^">fl'<i^¡- 
todos , fe retiraron á Caparra , adonde ef- ^"'' 
taba Juan Ponce, perdiendo quanto te- 
nían: i porque tuvoD. Chriíloval de So- j- ,"" 
tomaior en lu Repartimiento al Cacique San Tuaft 
Agueybaná, Hermano del que ¡a piimc- fe Icvau- 
ra vez recibió ájuan Ponce, que le ha- tan. 
via fucedido enelErtado, acordó de ma- 
tarle > i aunque vna Hermana del Caci- -Uijain. 
que , á quien Don Chriftoval tenia por d;a avifa 
Amiga, le avisó de lo que contra él, i aD.Chrif 
los Cartellanos fe trataba , no la creió. toval de 
También le aviso \n Caftellano , que Sotoma 
fibicndo la Lengua de los Indios , i 
viéndolos vna Noche pintados , fe ácí- 
nudó , i pintó, i entre ellos -anduvo en- 
tendiendo lo que pafaba 5 i fibido que 
en aquel Areyto cantaban la muerte nolocr^ 
Bbi de 



lor , que 
ios In- 
dios le 
quieren 
matar , i 



loí) Historia DE LAS I 

de D. Chriíloval de Sotomaior , le avi- 
só , i ofreció de lalvavlc ; pero no qi>e- 
liendo tampoco creerle , le mataron otro 
Dia, con otros quatroCallellanos. Jii:m 
Ponce, villo el calo, procuró, con dili- 
gencia, de recoger la Gente , que que- 
daba en la Isla , que ferian coríió cien 
Hombres , haviendo lido maertós po- 
cos nlcnos } i adonde quiera que fabia 
que havia junta de Indios, los iba á buf- 
car , i peli-aba con ellos con niiíicho va- 
lor , porque tenia Hombres rnui valien- 
tes, i que en muchas Batallas, i Reen- 
cuentros hicieron colas in.1ravillofas , en 
£1 Perro 1'-"^ "° ^^^ aiudó poco el Perro Becer- 
■Beceni- i'^lcx , que hacia en los Indios ellragos 
lio es mili admirables , i conocía los que eran de 
dañofo á Guerra , i los de Paz , como íi fuera vna 
loslndios Perfonaj por lo q'tf-al temian mas los In- 
dios de diez Callellanos con el Perro, 
que de ciento fin el , i por eíío le daban 
El Perro p^j.^^ j media de lo que fe sanaba , co- 
lio sana- """^ '^ ^''^ Ballcllcro,ali de Oro , como de 
ba fuel- Efclavos, i otras cofas , i lo cobraba fu 
do. Amo. Dixeroiife cofas notables de crte 

Perro , i entre ellas fue , que haviendo 
acordado de hcchar vna India vieja a 
elle Peno, el Capitán la dio vna Carta, 
para que la llévale a ciertos Callella- 
nos , que ellaban cerca de alli : la India 
tomo fu Carta , i en faliendo de entre 
la Gente , la hecharon el Perro ; i vién- 
dole ir fobre ella tau feroz , fcnlófe -, i 
hablando en fu Lengua , mollr.ibale la 
Carta , diciendo : Scíior Pena , 20 voi a 
llevar ejla Carta ¿í los Cbrijiianos , no me 
higas mal , Perro fefior , porque los In- 
dios truecan las palabras : parofe el Per- 
ro mui manfo , i comentóla de oler , i 
aleó la pierna , i orinóla , como lo Hie- 
len hacer los Perros a la pared , de que 
los CalfcUanos quedaron admirados. 

Juan de Efquivél , en entrando en 
Jamayca , también comentó a poblar, 
i queriendo rcp.utir los Indios, fe le iban 
a los Montes ; pero haviendo muerto a 
Lalslade \¡^^ Principales , que fe pulieron en Ar- 
Jamavc.i ^^^^^ fu jetó á los demiis , i los repartió, 
íiaftimeii ' ^'^ ocupaban en labranzas de Baltimcn- 
tos , Al- ^'^"' ■> ' Algodón , que en aquella Isla fe 
godon , i da mejor, que en otra ninguna> porque 
otras co- aunque fe hallo algún Oro, era mui po- 
co , i el Algodón es mucho lo que fe 
coge en las Indias , que eltán de efla 
parte de la Equinocial , i en Jamayca 
ílie grande la Grangcria , que huvo de 
ello , porque fe hacian grandes Telas, 
Camifas , i Hamacas , que eran las Ca- 
mas , que lo vendían para otras parces: 
multiplicaron mucho los Ganados en ella 



fas. 



NDiAS Occidentales. 1510. 

Isla, i los Ballimentos eran muí buenosj 
•i de todo ello fe proveieron en muchas 
partes , i los Marineros compn-íban las 
Telas para Velas de los Navios. Ella 
Isla , i la de San Juan , en las Plantas, 
Animales, Coilumbres, i Religión, i en 
la manera de los Hombres , eran feme- 
jantes á la Efpañola , i vfaban las mifmas 
Armas , falvo que eran mas valientes: 
fus Canoas eran como las de la Efpañola, j^jfergj,,; 
i vfaban también Piraguas, que fon Bar- cía de Pi- 
cos de vna picea, quadrados en los ellre- raguas á. 
mos , como Artelas , mas altos que las Cauo^. 
Canoas , añadidos los bordes con cañas, 
i betunados , i no chatos, como las Ca- 
noas , lino con quilla. 

Fue el Rei informado de los gran- 
des excefos j que pafaban en-la Elpaño- Corruftl 
la , en los Vellidos j i deicando poner '^(pr»-^»*^ 
remedio en tanta corrupción , acordó 1"^ """"'' 
de hacer Pragmática , cuio tenor era: ■*. . , 
^e por el amor que tenia a los Poblado- qi^.^ 
rej de las Indias , ;' por el defeo que fe aii- 
vientafen , pues iban d ellas para aprove- El Reí 
charfe , /' porque gajlafcn lo que ganaban en máda ha- 
cofas que mas les cohvinicfen , ordeno , por c«r Pr-ig* 
•uia de Lei , ;' Sanción , que no fe pudiefe 'Cianea ^ 
traer Ropa alguna de Brocado , Seda , ni f^ . * 
Chamelote de Seda , ni Cendali de Seda j ni i^a-^^ 
Tafetán, ni Sainas , ni Correas de Efpada, 
en Cinchas , ni en Sillas , -ni en jílcorques, 
ni en otra cofa alguna ; ni que fe traxefen 
bordados de Oro , ni Seda , ni chapados de 
Oro , ni Plata de martille , ni hilado , ni 
texido , ni de otra qualquier manera j pero 
que las Pcrfonas que tuviefen en las Indias 
bienes muebles , b ratees , hajia en cantidad 
de mil Caftelknos , ellos , ; los Hijos , que <"apftt»- ^ 
tuviefen de haJla edad de catorce jüos ,pu- 
diefen traer Jubones, Caperucas, Bol/as, i Ri- J^^^ 
betes ,i Peftañas de Seda, de qualquier color ¡osVifti» ^ 
que quiftefen : con tanto , que en vna Ropa dos. " > 
no traxefen mas que vn Ribete ; i que las 1 

dichas Pefañas , ;' Ribetes m tuviefen mas I 

anchura de vn dedo pulgar , i que no fe tra- \ 

xefen en los ruedos de las Ropas ; i que pu~ 
diefen traer Becas de Ter^uel , i 'Tafetán^ 
Papahígos de camino , aforrados en el mif- 
mo 'Tcr^uel , i Tafetán j ;" que pudiefen traer 
de Seda las Coragas , ; guarnecer las fal- 
das , i goceíes , capacetes , i babcras , i fe '' 
pudiefen traer Cogincs de Seda en la Silla 
de Gineta ; / que las Mugeres de las tales 
Perfonas , que tuviefen la quantia de los mil 
C-iftellanos , e fus Hijas , fiendo doncellas^ 
pudiefen traer Gorras , ;' Cofes, i Faxas de 
dos va)-as de largo de Seda , / Cabellrillo , i 
viudarlo , quando quiftefen que fuefc Mon- 
gi! , Faldilla , Cota , ó yívito , ó otra qual- 
quier Ropa común j ; ([«e juntamentt na pu- 

die- 



i5'io. 



Quexas 
de el Reí 
dePortu- 
gal íobre 
los Def- 
cubrimié 
tos. 



Los Ofi- 
cíales de 
la Caf.1 
de Sevi- 
lla pren- 
den á va 
Portu- 
gués, que 
anddisa 
fo/acan- 
do ¿Pilo- 
tos. 



Década I. 

úiefeK veftir nms c^e 'una , ni tes pijlefen 
trepas , ni tiras de Üeda , ni de Brocado , ni 
de Oro tirado , ni texido^ ni hilado , ni en las 
Ropas de Paño pujiefcn cortapijas , lijunjas^ 
trepas , ni otra gu.irñidon alguna ae Seda, 
íii Brocado ^jalvo , que pudiefen traer vn 
Jiibete , o Peftana de Seda , de anchura de 
"jn dedo pulgar , anfi en las Ropas de Seda, 
como en las de Paito ; i que no traxsfen Se- 
da en las guarniciones de las Muías , ni en 
ylngarillas , ni en Sillas , ni en otra cofa al- 
guna y i que no pudiefen traer Mantillas de 
■Seda , ni aforradas en Seda. 

Havia llegado a noticia del Rei de 
Portugal , lo que liaviau delcubier- 
to de la otra parte de la Equinocial, 
Juan Díaz de bolis , i Vicente Yañez 
Pingón , i las Armadas, que havian lle- 
gado de Caíliila Juan de la Cola, i Die- 
go de Nicueía , i la felicidad con que 
iucedian todos los Delcubrimientos , i 
Riquezas que fe hallaban > i como jamás 
aquellos Reies fe Ibfcgaron , con ningu- 
no de los medios que fe hallaban , en 
las diferencias que ponian , daban á en- 
tender , que eran agraviados , i que de 
hecho lo querían remediar, aunque fiem- 
■pre los detenia el refpeto del Rei Cató- 
lico i i haviendo los Oficiales de la Gafa 
de Sevilla entendido , que andaba en 
aquella Ciudad Alonfo Alvarez, Portu- 
gués , foiacando , de parte del Rei de 
Portugal , algunos Pilotos platico* de la 
Carrera de las Indias, i la Colta de Tier- 
ra-firme , i que andaba bufcando á vn 
Piloto , llamado Juan Barbero , porque 
fe efcondia , haviendo para eife efeélo 
recibido veinte ducados en feñal, pren- 
dieron a Alonfo Alvarez , i avifaron al 
Rei, que decia , que el Rei de Portu- 
gal quería armar , para embiar a Vera- 
gua, Urabá, i Cofta de Perlas, i Pariaj 
1 como fe tenia en la mifma íacon avi- 
fo, que fe havia viílo pafar vna Carave- 
la Portugucfi por la Isla Efpañola , el 
Rei defpachó luego a Alonfo de la Puen- 
te , Continuo de fu Cafa , para que rc- 
firiefe lo dicho al Rei de Portugal, i de 
fu parte le rogafe, que no fe trátale mas 
de foGicarle fus Pilotos , pues aquello 
era ir derechamente, contra lo 
Capitulado entre las dos 
Coronas. 

^«'oár . ^^ -í^oá- •^ccS" 
4»(xí -^oá- "Pccí ■ 



LlBRO VIL 



197 




CAT. XIV. ^le Alonfo de Oje- 

da falib con fu Armada de la Isla 

Efpañola , i fue a Tierra-frme : i 

el Requerimiento , que los Retes 

mandaron hacer a los 

Indios. 



Glviendo á Alon- 
fo de Ojeda , con 
quien fe embarcó 
Francifco Picaño, 
i le embarcara tam- 
bién Hernando Cor- 
tés , fi no fe halla- 
ra con vna poíle- 
ma,en la corba de vna pierna (que fue- 
ron defpues famofos Capitanes ) ialió 
de la Isla de la Beata, i tomando la buel- Píf'irrp 
ta del Sur , en pocos Días llegó á Car- '^ ^"^^^"^ 
tagcna , que los Indios Humaban Cara- q- ;*^°" 
mari , los quales ellaban niui alborota- 
dos , i fiempre aparejados para reliliir á 
los Cartellanos , por los daños que ha- 
vian recibido de Chnlloval Guerra , i 
otros , que los Años atrás havian anda- 
do por alli , con titulo de reicatar. Era 
ella Gente de buena , i grande eílatu- 
ra , trara los cabellos halla las orejas, i 
las Mugeres los traían muí largos , i 
ellos , í ellas grandes tiradores de Arco, 
Llevaban Ojeda , i Juan de la Cofa Re- 
ligiofos , porque en todas maneras que- 
ría el Reí , que fe procúrale atraer a los 
Indios con fuavidad : i como llevaban 
muchos Indios de la Efpañola , que en- 
tendían aquella Lengua , les amonefta- 
ron , que los recibicfen pacificamente, 
dexando fus crueldades , idolatrías , fo- 
domías , i otros abominables vicios , de 
que vfaban : mas como ellos ellaban mui 
airados , por la caula referida , no qui- 
fieron dar oídos á las amoneftaciones, i 
requerimiento , que fe llevaba ordenado 
defde la Corte , el qual me ha parecí» 
do de poner aquí á la letra, porque fir- 
vió en todas las demás ocafiones de las 
Indias , adonde los Caftellanos metieron 
píe , haciendo primero con él fus pro- 
tellacíones , como el Rei fe lo manda- 
ba i i es el figuicnte. 

7o Alotfo de Ojeda , Criado de los El Reqiie 
mui Altos , i mui Pvdcrofos Reies de Caf- rimlento, 
tida , f de León , Domadores de las Gen- ^ 5'- ^^'^ 
tes Barbaras , fu Menfagero , / Capitán., ™^ '^^K 
'VOS notifico , i hago faher , cowo mejor pue- ^^ híci'efe 
do , que Dios Nueflro Señor , Uno , i Éter- ¿ ios In- 

no, dios. 



15^8 HlStORI^ Dt LA3 I 

no , crib d Cielo , i la Tmra , / vn Hom- 
bre , / "Jr..i Mngey , clc- quien -vofotros , i 
iiofotris ■, i iodos ¡os Ho:vbfcs del Mnndóy 
'fueron , / fon deftendicnUs procreados y i 
todos los que dcfmes de mfotrcs vhimen: 
'*m'as por la muchedumbre de generación ^qus 
de ejlos bs procedido , defde cinco mil , i 
mas Años., que ha que el Mundo fas cria- 
do , fue necefario , que los vnos Homhres 
filefen por i-n.i parte , /" los otros por otra, 
i fe di-vidicjen por michos Reinos , / Pro^ 
^viñetas y porque en vna fila na fe podían 
fiiñenivf , i confervar. De todas eflas Gen-- 
Jes Dios Níícjlro Señor dio cargo a vno ,■ que 
fue llamado San Pedro y para que de todos 
¡os Hornlrrcs del Mundo fue fe Señor , / Su- 
perior , a quien todos obedeciefen , ;' fuefe 
Cabera de todo el Linage Humano , do qui&r 
que los Hombres ejluviefen , / viviefen , / en 
qualquier Lei , Seña , o Creencia ; i dible 
a todo el Mundo por fi férvido ^ i jurifdic- 
cion j / como quiera que le ynandh , que p-.i- 
ftefe fu Silla en Roma , como en lagar mas 
aparejado^ para regir el Mundo ; también k 
prometió , que podía ejiar ^ i poner fu Silla 
en qualquier otra parte del Mundo ^ i juz- 
gar , i governar todas las Gentes ,- C!:n-ijlia- 
ms , Moros , Judias , Gentiles , i de qual- 
quiera otra Secla ,• í> Creencia y que fuefen. 
A efe llamaron Papa , que quiere decir. 
Admirable Maior , Padre , / Guardador, 
porque es Padre , i Gobernador de todos los 
Hombres. A cfie Santo Padre obedecieron, 
i tornaron por Señor , Rei , i Superior del 
Univcrfo , los que en aquel tiempo vii-ian: 
i anfimifmo han tenido a todos los otros , que 
defpues de el fueron al Pontificado elegidos, 
i anfi fe ¡ja continuado hafla aora, / fe con- 
tinuara hafla que el Mundo fe acabe. 

Uno de los Pontífices p.ifados , que ¡ye 
dicho , crmo Señor del Mundo , hi^o Dona- 
ción de eflas Islas , i Tierra-firme del Alar 
Occeano , a los Católicos Retes de Caflilla, 
que eran entonces D. Fernando, i Doña Ifabel, 
de Glorio fa Memoria, i a fus Sucefores, nuef- 
íros Señores , con todo lo que en ellos hai, 
.fegun fe contiene en ciertas Efcrituras , que 
■fobrc ello pafaron , fcgun dicho es , que po- 
déis ver (fi quifiercdes.) Afi que fu Ma- 
.geHad es Rei , i Señor de efi.ts Lias , i 
'Tierr.i-firme , por virtud de la dicha Í)o- 
n 'cion , i como a tal Rei , i Señor , algu- 
nas Islas , i cafi todas , a quien e/lo ¡ja 
fido notificado , han recibido a fu Magef- 
tad , i le lian obedecido , i férvido , / fir- 
ven , como Subditos lo deben hacer , i con 
buena voluntad , i fin ninguna refiflencia, 
luego , fin ninguna dilación , como fueron 
informados de lo fufodicho , obedecieron ^ 
los f.vpncs Religiufos , ^ue les embiaba. 



KDiAS Occidentales. 

fara que les pedicafen , / énfcñafen mief- 
tra Santa Fe : i íédos ellos , de fu Ubre ,■ i 
agradahlí voluntad , fin p-emio , ni condi- 
ción alguna , fe tornaron Clirifiianos , i ¡e 
fon : i fu Magefiad los recibió alegre , i be- 
nignarncnte , i anft los mtmdo tratar como 
a los otros fus Subditos , i Fa fallos : i vo~ 
[otros (oís tenidos , i obligados a hacer lo 
vñfmo. Por ende , como mejor puedo , vos 
ruego , i requiero , que entendáis bien en ef~ 
to que os he dicho , i toyncis para entende- 
¡lo , i deliberar foore ello , el tiempo que 
fuere jtiflo , i reconuxcc.ís a la Iglefia por 
Señora , i Siiperiora del Univerfo Mundoy 
i al Sumo Pontífice , llamado Papa , en ftt 
no-mhre , i a fu Aíagefiad en fu htgar , co- 
'mo Superior , i Señor Rei de las Islas , i 
Tierra-firme , por virtud de ¡a dicha Do- 
nación ; / coyiflntais , que cfto^ Padres Re- 
lígíofos os declaren , i prediquen lo Jufodi- 
cho ; i ft anft lo hicieredes , haréis bien , i 
aquello que fois tenidos , i obligados , i ftt 
JMageJiad , i 2'o en fu nombre , vos recibi- 
rán con todo amor , i caridad , i vos dexa- 
ran vueftras Mugercs , i Hijos libres , fut 
fervidumbre , para que de ellas , i de vofo- 
íros hagáis libremente todo ¡o que quífiere- 
des , i perr bien tuvíeredcs , coino lo han 
hecho cafi todos los Vecinos de las otras If- 
¡as : T allende de efio, fu Magejlad vos da- 
rá muchos Privilegios , i Excmpcíones , i 
vos ¡jará muchas mercedes ; Ji no lo hicie- 
redes , b en elio dilación maliciofamente pu- 
fi ere des , certificóos , que con el aínda de 
Dios , To entraré poderofamcntc contra vo- 
Jotros , i vos ¡jare guerra por todas las par- 
tes , / manera qtie To pudiere , i vos fuje- 
taré al \ugo , i obediencia de la Jglefia , i 
de fu Magefiad , i tomarla vuefiras Mttge- 
res , i Hijos , i los ¡jarí! Efiiavos , i como 
tales los venderé , i difpondré de ello , co- 
mo fu Magefiad mandare : i vos tomare 
vueflros bienes , i ves jfar¿ todos los ma¡esj 
i daños que ptidícre , como ci Va fallos , que 
no obedecen , ni quieren recibir a fu Señor, 
i le refiften , i contradicen. Tprotefto , que 
las muertes , i daños , que de ello fe recre- 
cieren , fean a vuefira ctdpa , i no de ftt 
Magefiad , ni nttefira , ni de efios Caba- 
lleros , que conmigo vinieron. T de co?no 
(>s lo digo , i requiero , pido al pre- 
fente Efcrivano , que me lo 
dé po}' teflimonio 
fignado. 



# # * * «^* * * # * 

***** 

#* #* #* *# 

# * * * 

# * # # * * 

*■ * «■ 

* * * * 

# . * 

* 

CAP. 




S'MVlCw»' 



IS^O. .?.^ÍATV De CADA I. 

CAT. XV. "De lo que ftícedio d 
Aíonfo de Ojeda en Cartagena , he- 
.,,,cho. el referido Requerimiento 
d los Indios. 



Oda VI A hi^o fus 

diligencias Alonfo de 
Ojeda , para llevar 
el negocio por bien: 
porque aunque lleva- 
ba orden de el Rei, 
con Acuerdo de Le- 
trados , Teólogos , i 
Pjrece-^''i"0'"ft3s , que haciendo refillencia el- 
rcsdclos tos Indios , i no queriendo admitir la 
Letrados Fe , les hicieien guerra , i fuefen toma- 
lobre la dos por Elclavos , comenijc) á refcatar 
foslndií "^'S^" Oro , dándoles cofillas de Carti- 
lla , ¡ vlando de muchos alhagos : pe- 
ro como aquellos eran Indios fieros , i 
valientes , comcncandofe a alborotar, 
Juan de la Cofa dixo , que pues aque- 
lla era Gente brava , i tenia icrva pon- 
Parece á §o"<^í^ » con que tiraba las Flechas , le 
Juan de parecia , que era mejor poblar en el 
la Coín, Golfo de Urabá , adonde los Indios no 
que pue- eran tan bravos , i que defde alli podrían 

bien en el bolver fobre Cartagena mas de propo- 
Colto de ,;,„ ^ ^ ^ 

^. , V lito. 

Como Alonfo de Ojeda fue fiem* 
Utnihll P""^ Hombre demafiadamcntc animofo, 
confiando en que jamás , en millares de 
pendencias , i peligros , que en Calli- 
11a , i en las Indias havia tenido , nadie 
le facó fangre ( lo qual fue atribuido á la 
grandifima devoción , que fiempre tu- 
vo a la Virgen Nucílra Sefiora, á quien 
fiempre , ante todas cofas , fe encomen- 
daba) no curo de tomar el confejo , i 
acordó de dar fobre los Indios , que fe 
aparejaban para embeftirle, i mató mu- 
chos , i prendió algunos , i halló poca 
cantidad de Oro en las Patenas , o Ef- 
pcjos , que fe les tomaron. Y no con- 
tcntandofe con lo hecho , llevando por 
Guias algunos de los prefos , fue á vn 
Lugar , quatro Leguas la Tierra aden- 
tro , adonde fe havian recogido los que 
havian efcapado de la refriega , i halló 
la Gente mui alerta , i determinada de 
pelear , con fus Armas , que erati Ro- 
delas , i Efpadas de duri'ima madera. 
Arcos , i Flechas con puntas de hucfo, 
mui agudas , i emponcoííadas , i varas 
arrojadicas : i diciendo , Santiago , en- 
traron los Caltellanos matando, i cauti- 



fint divi- 
na ope ag- 
¿redi vi- 
deatur. 
Cure. 

Alonfo 
áe Ojeda, 
mui devo 
to de N. 
Scfíoia. 



Armas 
con que 
leleá los 
indios. 



Libro VII. ct?t* j^^ 

vando quantos hallaban. Ocho Inaios, 
que no fueron tan diligentes en huir, 
metieronfe en vna de fus Calas de paja, 
i de tal manera fe defendieron , con las 
muchas Flechas que tiraban , que nin- 
guno de los Caílellanos olaba acercarle. 
Daba Ojeda voces , reprehendiendo a 
los Soldados , diciendo , que era gran 
vergucnga , que tales , i tantos no ofa- 
fen allegarle á ocho defnudos , que afi 
burlaban de ellos. Confulb de eüas pa- 
labras vno de los Caltellanos , con ím- 
petu grande , arremetió por medio dé 
infinitas Flechas , i entró por la puerta 
de la Cafa, pero a la entrada dióle vná 
por medio del pecho , que le derribó 
muerto. Alonfo de Ojeda , mas enoja^ 
do por eíte cafo, mandó poner fuego a 
la Cafa , por dos partes , adonde cotí 
ella , en vn Credo , fueron los ochó In- 
dios quemados. Cautivó en elle hecho 
fefenta Perlbnas , i embiólas á los Na- 
vios , i figuiendo la viftoria , fue tras 
los que huian ; i entendidas eftas nue- 
vas por los Vecinos de vn Pueblo , íla- 
niado Yurbaco , alearon fus Haciendas, 
Mugeres , i Hijos , i pufieronlos en co- 
bro en los Montes : i entrando de ma- 
drugada los Caílellanos en el Pueblo, 
no hallaron perfona , i dcfcuidandofc por 
ello , fe derramaron por la Tierra. Vif- 
to por los Indios el poco recato de los 
Caílellanos ^ dieron en ellos ^ que efpan- 
tados de tan fubito acaecimiento , pro- 
curaban de acogerle adonde hallafen fe-- 
guridad , pero topaban Cort los Enemi- 
gos , que en divcrfas Tropas , con ro- 
ciadas infinitas de Flechas emponcoña- 
das , i gran vocería , los embellian , he- 
rían j i mataban. 

Juan de la Cofa , con ciertos Calle- 
llanos , que recogió configo , fe higo 
fuerte a la puerta de vn cierto Palen- 
que , adonde Ojeda , con otros Compa- 
ñeros , defendiendofe, peleaba, hincan- 
dofe de rodillas muchas veces , para re- 
cibir las Flechas en la Rodela , con la 
qual , como era chico de cuerpo , i con 
fu ligereza , i dellrega , cafi todo fe cu- 
bría : mas quando vio caldos los mas de 
los Suios , i á Juan de ¡a Cofa , ccm ¡os 
que le aiudaban , muerto , confiado de 
fu ligereza , lalio por medio de los In- 
dios corriendo , que parecía ir volando. 
Metióle por los Montes mas efpelbs , en- 
caminandofe , quanto mas le parcela, 
acia la Mar, adonde fus Navios ellaban. 
Juan de la Cofa fe havia metido en vna 
Choga , que hallo defcobijada , ó él. 



Alonfo 
de 0)eda 
j^i'!í.n coii 
losindioá 



Yurbacn 



tos íii- 

díos dárt 
fotiie ios 
Cilleila- 
iios . i los 
tcin.m di 
vididos. 



M.iran i 
Jiijn de 
1.1 Cofa: 
í Alonfo 
de Ojeda, 
hníendo. 
fe f^ilvil. 



lo.o Historia DE LA§ IN 

fcgun pudo , con los Suios , h defcu- 
biicion , porque no los qucmalcn : i 
arrimado a k madera, i peleando haf- 
ta que ante fus ojos, vio Tus Compa- 
ñeros caídos , , i muertos , línticndofe 
obrar la lerva de muchos rtcchac^os, 
que tenia por fu cuerpo , calendo, fin 
poder mus , vio vno cerca de si , que 
valerofamence peleaba , i que aun no 
le havian derribado : dixole , que pues 
Dios halla entonces le havia guarda- 
do , falicíe , i dixcle á Üjeda , como 
ít:i le dexaba : i efte folo fe efcapó de 

todos , i Ojcda , quedando mueitos fe- 
0"edan tcnta Carelianos. Los Navios , entre 
miieííos tanto , citaban con mucha confufion, 
"üCafte- no fabicndo de Ojeda : por lo qual, 
llanos- ^-Qi^ los Bateles fueron por la Cofta ar- 
riba , i abaxo , bufcando alguno , que 
vinicfc de donde havian ido : i po- 
niendo en ello ntucha folicitud , lle- 
garon adonde havia , junto al Agua de 
la ]\iar , vnos Manglares , que fon Ar- 
boles , que fiempre nacen , i crecen, 
i permanecen dentro del Agua de la 
Mar , con grandes raices , afidas , i 
enmarañadas vnas con otras , i alli mc- 
'^"'hV '■''^*^ » ' cfcondido hallaron a Alonfo 
a Álonío ^^ Ojeda , con fu Efpada en la mano, 
de Ojeda. i '¡^ Rodela en las eipaldas , i en ella 
fobre trecientas feñales de Flcchacos. 
Non tam Efcaba dcfcaido de hambre , que no 
fiatitrdLra. podia hcclvar de si la habla : i li no 
tionemha. fuera tan robufto , aunque chico de 
cuerpo , fuera muerto. Hicieron fue- 
go , i le calentaron , i dieron de co- 
mer de lo que llevaban , i afi bolvió á 
tener aliento , i a esforcarfc. Y eftan- 
do en cita tríllela , i dolor , oicndo- 
Ic contar fu delventurado alcance , i 
trabajo , vieron afomar la Armada de 
LaArma- U'ií'go ¿^ Nicuefa , de que no recibió 
da dcDit; poca angutha , temiendo que fe qui- 
godeNI- iieíe vengar de él , por los dcfafios , i 
tucf.ille- pendencias , que pocos dias antes ha- 
ga adon- .^.|.^,.| pafado entre ellos , en Santo Do- 
mingo : por lo qual mando , que to- 
dos le fuelen a los Navios , i lo dexa- 
fen folo , no diciendo nada de c!, 
en tanto que fe detenia 
Nicuefa en el 
Puerto. 



lére con- 
•venit, qná 
"virium- 



de efta 

Ojeda. 



* * 

* 



* * ♦ ♦ * ♦ 
* * ♦ 

* * * * ♦ ♦ 

* * :|t 

* * ♦ * 

* * 




Ji 



días Occidentales. 

CyíT. XVI. 'De vna Refriega, 
que los Indios tuvieron con Ojead, 
i Nicuefa : i el daño que can fabo, 
la lerVa ^onpñbfa , t como la ha- 
dan : i que Ojeda foblb a Sa'n Se- 
bajlian : i Nicuefa faso con fn 
Armada a Veragua : i que 
fe alfd Lofc de 
O laño. 

O 3 Bateles de Aion- 
fo de Oieda fiílicrün 
á recibir la Ai'mada 
de Nicuefa, qiie en- 
ti.iha en el mifmo 
Puerto de Cartage- 
na , i con gran laf- ' 
tima le üixer->n, que 
havia tantos dias , que Ojeda, i Juan de 
la Cofa falieron en Tierra , i havian def" 
truido el Pueblo , i prefo tantos Ei'cla- 
vos ; i ha\"iendo entrado la Tierra aden- 
tro , i no haviendo buclto nadie , tenian 
fofpccha , que les havia acontecido al- 
gún defiñrc : pero que por hacer lo que 
debian , determinaban de irle a bufcar, 
fi como Caballero les afeguríba de no 
mirar , en tanta neccfidad , á cofa nin- 
guna de las que entre ellos havian pa- 
fado. Diego de Nicuefa , que era Hom- 
bre Hijodalgo , modeílo , i de blanda 
condición , fe enojó de oírles aquellas 
palabras , i dixoles , que luego le fuefen 
á bufcar , i que ü fueie vivo , le traxe- 
fcn , al qual , no folamente no enten- 
día enojar, pero que les prometía, co- 
mo quien era , de le aiudar en todas fus 
iiecelidadcs, como fi fuele fu Hermano. 
Lleváronle , i N ¡cuela le abracó , i fe 
dolió mucho de fu trabajo , i adverfi- 
dad , diciendo , que debía de haver mu- 
cha diferencia en las obras, que los Hon> 
bres Hi^fdalgo deben de hacer , quan- 
do ven , a los que en algún tiempo qui- 
fieron mal , neccfitados de aínda , por- 
que feria vilcqa añadir aflicción al tra- 
bajado : i que hicicfc cuenta , que en- 
tre ellos no havia pafado cofa , que les 
cílorvafe fcr Hermanos , i que lo gover- 
nafe como quilicic , que con fu Cíente 
le feguíria , halla que Juan de la Coi«, 
í loK que con él murieron , fuefen vciv- 
gados , fin pretender mas de folamenic 
aiudarlc. Üjcda fe confoló mucho , i le 

dio 



líIO- 



Animo 
noble de 
líicgo de 
Js'iciiefa. 



IJih'd tam 
*¡rmü efi, 
tui prri- 
cklum non 

(¡t ci'tam 

■' . I 

/«rfo.Ctirt 



xs^o 



Decada I. libro Vil. 

dio muchas gracias, por tan gran ibeor- 
ro. Cavalgaron ambos en fendos Caba- 
llos , tomaron qu;it:rv)cientos Hombres, 
a los qualcs , con Vando publico, man- 
daron , que no tomafcn Indio á vida. 
Fueron de Noche al Pueblo de Yur- 



ÍOl 



Loí Caf- 

rellanos 
icomcts 
i losln- 



jjraii ma 
¡au^a , q 
le hace 
n loslii- 
lios. 



I-Iefefto 
ue hace 
1 lerva 
'ongoño- 



baco , i llegando cerca , partiéronle en 
dos partes. Hay por alli vnos Papaga- 
yos grandes , i colorados , que llaman 
Guacamayíis , que dan muchos gritos, 
i hacen grandes alaracas. En fintiendo 
la Gente , comentaron de hacer rumor} 
i aunque los indios entendieron lo que 
era , como penfaban que los Caftella- 
nos eran acabados , fe ddcuidaron , i 
de el gran miedo , que de lubito reci- 
bieron , falieron de fus Calas , de ellos 
con Armas , i de ellos iln ellas ; i no 
fabiendo por donde andaban , caían en 
manos de los Callcllanos , que los def- 
barrigaban , i huiendo de los vnos , da- 
ban en los otros , i entraban en las Ca- 
las , adonde porque fe pufo fuego , eraa 
quemados. 

Con el tormento del fuego , las 
Mugeres , con las Criaturas en los bra- 
cos , fe fallan de las Cafas , i en topan- 
do los Enemigos , i viendo los Caba- 
llos , que los efpantaban ( cofa que ja- 
más havian vifto ) temiendo de fer tra- 
gados , fe bolvian á las Cafas , que ar- 
dian. Higofe alli increíble matanza, no 
perdonando á nadie. Dieronfe luego á 
faquear : cupieron á Nicuefa , i á los 
Suios , fiete mil Callellanos. Y andan- 
do bufcando que fiquear , por diverfos 
lugares, toparon con el cuerpo de Juan 
de la Cofa , que eftaba cabe vn Árbol, 
como vn Erico afaeteado , porque de la 
lerva pongoñofa debia de eftár hincha- 
do, i disforme , i con algunas efpanto- 
fas fealdades ; por lo qual caio tanto 
miedo en los Callellanos , que no huva 
Hombre , que aquella Noche alU ofafe 
quedar. Bueltos al Puerto los Capita- 
nes, iá confederados, Ojeda fe defpidio 
de Nicuefa. Mandó alear las Velas pa- 
ra el Golfo de Urabá, que era fin de fu 
Jornada ; i por vientos que tuvo con- 
traíaos , paró en vna Isleta , que ella 
de Cartagena , la Colla abaxo , treinta 
i cinco Leguas ; i haviendo tomado al- 
guna Gente , i Oro , entró en el Golfo 
de Uraba , i bufeo el Rio del Darien, 
que entre los Indios era mui celebrado 
de Oro , i de Gente bclicofa j i no le ha- 
llando ,fobre vnos CeiTss afentó vn Pue- 
blo , al qual llamó la Villa de San Sebaf- 
tian, tomándole por Abogado contra las 
Flechas de la lerva mortífera ; i cíla fue 



la fegunda Villa de Caftellanos , que fe 
pobló en toda la Tierra-Firme , havien- 
do fído la primera la que comencó á 
poblar el Almii"ante viejo, en Veragua. 
Andando bufcando afiento para edificar 
el Pueblo , faUó de vn Rio vn gran Co- 
codrilo , que los Caftellanos llaman La- 
garto , i afió vna legua por la pierna, 
i arraftrando fe la llevó al Agua } i aho- 
gada , fe la comió. Viendofe , pues, 
Ojeda con poca Gente , para fullentac 
la Villa de San Sebaltian , i parecicndo- 
le que los Naturales eran belicofos, del- 
pachó vn Navio á la Efpaúola , con el 
Oro , que havia ganado , i con los In- 
dios cautivos, para venderlos , para que 
le llevafen Gente , Armas , i Municiones, 
i fabricó vna Fortaleza de madera mui 
gruefa , para defenderle. 

Los Indios de ella Comarca eran 
Caribes , i también peleaban con Fle- 
chas con lerva , que tiraban con mu- 
cha fuerca j de tal manera , que acon- 
teció muchas veces pafar las Armas , i 
el Caballero , de vna parte á otra , fino 
tenian las Armas mucho Algodón ; i de 
eftas fe aprovechaban , porque las Co- 
tas de Malla , i las Goragas , demás de 
fer mui pefadas para Tierra tan afpera, 
no refillian á la mucha humedad de la 
Tierra ) pero por mui bravos que eran 
los ladios , aconteció muchas veces, 
doce , i quince Caftellanos , con Efpa- 
das , i Rodelas , acometer i docientos, 
i vencerlos, aunque con fus Flechas erau 
mui certeros , i con las Efpadas que 
vfaban , daban temerofos golpes , i ti- 
raban con gran fuerga los Dardos. No 
tenian en ella Tierra Cafa , ni Tem- 
plo de adoración , fino que los que pa- 
ra ello feñalaban , hablaban con el De- 
monio , teniéndole en gran veneración, 
el qual fe les aparecía en Vifiones ef- 
pantables , que fu villa les ponia gran 
temor. No tenian mucha ragon para 
conocer las cofas de Naturaleza. Los 
Hijos heredaban á los Padres ,fiendo ha- 
vidos en la principal Muger. Cafábanle 
con Hijas de fus Hermanas , i los Se- 
ñores tenian muchas Mugeres. Quando 
el Señor fe moría , los Criados, i Ami- 
gos íe juntaban en fu Cafa , de Noche, 
i á efcuras bebian del Vino de Maiz, 
llorando el muerto. Y defpues de mu- 
chas Ceremonias, i Hechicerías, metían 
el cuerpo en vna Sepultura , con fus 
Armas , i Teforo , con comida , i can- 
taros de Vino , i algunas de fus Mugeres 
vivas } i el Demonio les daba á enten- 
der , que adonde iban havian de vivir en 
Ce otro 



Alonfo 
<ie Ojeda 
puebla á 
San Se— 
baílian.ls 
fegiind.-» 
Villa d* 
las Indias 
en laTiít 
ra-fiínac. 



Valor de 
loslndios 
deUrabá. 



RiroSf 

Coftum-Í 
b res de 
los Indios 
de Urafca 



Como en 

ferraban 
los cuer- 
pos de 
los Seño^ 
r€s. 



>oa Historia DE LAS 

otro Reino , que les tenia aparejado, i 
que h;ivian de llevar aquel manteni- 
miento pava el camino. Decían los In- 
dios de ella Región , que havia fido fu 
Naturaleza paíado el Gran Rio Dañen. 
Los Crtciques ,i Señores eran mui temi- 
dos , i obedecidos , i todos general- 
mente difpucftos , i limpios , i llis Mu- 
gercs hermoias , i amorofas. Sus Cafas 
eran á manera de ramadas largas , con 
muchos ellantes. No vfaban otras Ca- 
mas, fino Amacas. La Tierra era fér- 
til , abundante de mantenimientos, i de 
raices guílolas para ellos. Havia mu- 
chas manadas de Puercos fainos , i pe- 
queños , de buena , i fabrola carne , i 
muchas Dnutiis , ligeras , i grandes: 
muchos Fabos , i otra divcrlidad de 
Aves : mucha cantidad de Peleado por 
los Ríos : ranchos Tigres grandes , que 
mataban las Gentes , i los CaftcUanos, 
con ili indnltria, los difminuicron ; por- 
que el Concejo del Darien , por el daño 
de los Ganados , ofreció quitro pcfos, 
ó cinco , por cada Tigre muerto. Sa- 
lía el Callellano con; Perro , i Balleila, 
acófaba el Perro al Tigre , halla que 
poco á poco , rabiando , le hacia fubir 
en vn Árbol : tirábanle con laBallefta, 
dcxabanle herido, bolvian dcfpuesj i ha- 
llábanle muerto. También havia gran- 
des Culebras, i otros Animales , por las 
Montañas , i efpefuras, que no fe tupie- 
ron los nombres > entre los quales eran 
los Férricos ligeros , que no era poco de 
ver fu talle tan ligero, i la torpeza con 
que andaban. Traían los Hombres las 
partes deshoneftas , metidas en Caraco- 
les de Oro fino , i de Hucfos , i ^arci 



Indias Occidentales. 

fíler ; de manera , que pocos , 6 nin- 
gunos de los heridos con ella Ierva,de- 
xaban de morir. 

Hacían los Indios la Icrva,de cier- 
tas raices de mal olor , pardas , que fe 
hallaban en la Colla de la Mar , i que- 
madas en vnas Cacuclas de barro , ha- 
cían palla con Hormigas mui negras , de 
el tamaño de Efcarabajos , tan ponga- 
ñofas , que de vna picada dan tan gran 
dolor , que privan á vn Hombre de fcn- 
tido. Hcchaban Arañas grandes, i Guía- 
nos peludos , largos como medio de- 
do , que picando , dan el mifmo dolor 
que las Hormíg.is j i las alas del Murcie- 
lago , i la cabera , i cola de vn Peleado 
de la Mar, dicho Taborino , mui pon- 
zoñólo : Sapos , í colas de Culebras, i las 
Manganilla? de los Arboles , que pare- 
cen á los deCallilla. Hcchadas ellas co- 
f.is , con mucha lumbre , en el Campo, 
apartado de las Poblaciones, hacían co- 
cer la paita en ollas, por mano de algún 
Efclavo , ó Efclava , halla ponerla en la 
perfección que havia de tener, i de el 
bao , i olor de aquellas cofas por.goño- 
fas, moría el que lo perfeccionaba. Otra 
lerva havia , que llevaba catorce cofas, 
i- otra veinte i quatro : i otra , que ma- 
taba a tres Días : otra á cinco , i otra 
á mas > i fegun la experiencia , que fe 
tuvo, tanto tiempo vivia algunas veces 
el herido , quanto havia que cllaba he- 
cha la lerva. Decían , que era el Anti- 
doto de cfta ponzoña , el Fuego , i el 
Agua de laM-'r , la dicta , i la continen- 
cia. Y otros decian , que la hez del he- 
rido , tomada en Pildoras , ó en otiM 
forma. Quando los Callellanos llegaron 



15-10 



Deqi 
ni.iiiera 
h.iceii i( 
Iridios 
leivap'i 



líos , i Cuentas mui menudas , i otras la primera vez a Cartagena , comieron 



Joias , de muchas maneras : i tenían Ro- 
pa de Algodón , aunque andaban dcíiui- 
dos. Las Mugeres vellian Mantas , def- 
de el ombligo, halla los pies, i defde 
allí fe cubrían con otra Manta. Precia- 
banfc de hermoias , i andaban fiempre 
peinadas , i galanas , ii fu coílumbrc. 
Los Hombres fiempre defnudos , i def- 
calgos , lin otra cola. Avia entre ellos 
Mercadc algunos gr.mdcs Mercaderes , que lleva- 
ria'! en q [,^,^ .^ vender la Ticna adentro , mu- 
ii.it.-i-).m ^1^^^^ Puercos , que tenían el ombligo á 
las efpaldas , i Sal , i Peleado , i bolvian 
con Oro , i Ropa. Sus Arcos los faca- 
ban de Palmas negras, madera durifima, 
tle vna braca de largo , i otras maiorcs, 
con grandes , i agudas Flechas , vntadas 
con veneno , que era impofiblc no mo- 
rir , al que hacia langrc , aunque no 
fuefe mas de como vna picadura de .'U- 



algunos de aquellas Mancaníllas, que en 
olor , i fabor , no eran mejores las de 
Caflilla , falvo que tenían vna leche, 
que debía de fer la pongoña. Todos los 
que las comieron , penfaron rebentai-, 
fi no fueran Ibcorridos con Aceite-, i tu- 
vieron por cierto , que fegun las vaf- 
eas , i pafiones que les daba , i dolo- 
res mortales , murieran , pero el Aceitq 
los falvo. Ella mortal lerva hico gran- 
des dañ