(navigation image)
Home American Libraries | Canadian Libraries | Universal Library | Community Texts | Project Gutenberg | Biodiversity Heritage Library | Children's Library | Additional Collections
Search: Advanced Search
Anonymous User (login or join us)
Upload
See other formats

Full text of "Geografía y descripción universal de las Indias"

Google 



This is a digital copy of a book that was prcscrvod for gcncrations on library shclvcs bcforc it was carcfully scannod by Google as pan of a projcct 

to make the world's books discoverablc onlinc. 

It has survived long enough for the copyright to expire and the book to enter the public domain. A public domain book is one that was never subject 

to copyright or whose legal copyright term has expired. Whether a book is in the public domain may vary country to country. Public domain books 

are our gateways to the past, representing a wealth of history, culture and knowledge that's often difficult to discover. 

Marks, notations and other maiginalia present in the original volume will appear in this file - a reminder of this book's long journcy from the 

publisher to a library and finally to you. 

Usage guidelines 

Google is proud to partner with libraries to digitize public domain materials and make them widely accessible. Public domain books belong to the 
public and we are merely their custodians. Nevertheless, this work is expensive, so in order to keep providing this resource, we have taken steps to 
prcvcnt abuse by commcrcial parties, including placing technical restrictions on automatcd qucrying. 
We also ask that you: 

+ Make non-commercial use of the files We designed Google Book Search for use by individuáis, and we request that you use these files for 
personal, non-commercial purposes. 

+ Refrainfivm automated querying Do nol send aulomated queries of any sort to Google's system: If you are conducting research on machine 
translation, optical character recognition or other áreas where access to a laige amount of text is helpful, picase contact us. We encouragc the 
use of public domain materials for these purposes and may be able to help. 

+ A/íJí/iííJí/i íJíírí&Hííon The Google "watermark" you see on each file is essential for informingpcoplcabout this projcct andhclping them find 
additional materials through Google Book Search. Please do not remove it. 

+ Keep it legal Whatever your use, remember that you are lesponsible for ensuring that what you are doing is legal. Do not assume that just 
because we believe a book is in the public domain for users in the United States, that the work is also in the public domain for users in other 
countries. Whether a book is still in copyright varies from country to country, and we can'l offer guidance on whether any speciflc use of 
any speciflc book is allowed. Please do not assume that a book's appearance in Google Book Search means it can be used in any manner 
anywhere in the world. Copyright infringement liabili^ can be quite seveie. 

About Google Book Search 

Google's mission is to organizc the world's information and to make it univcrsally accessible and uscful. Google Book Search hclps rcadcrs 
discover the world's books while helping authors and publishers reach new audiences. You can search through the full icxi of this book on the web 

at jhttp : //books . google . com/| 



Google 



Acerca de este libro 

Esta es una copia digital de un libro que, durante generaciones, se ha conservado en las estanterías de una biblioteca, hasta que Google ha decidido 

cscancarlo como parte de un proyecto que pretende que sea posible descubrir en línea libros de todo el mundo. 

Ha sobrevivido tantos años como para que los derechos de autor hayan expirado y el libro pase a ser de dominio público. El que un libro sea de 

dominio público significa que nunca ha estado protegido por derechos de autor, o bien que el período legal de estos derechos ya ha expirado. Es 

posible que una misma obra sea de dominio público en unos países y, sin embaigo, no lo sea en otros. Los libros de dominio público son nuestras 

puertas hacia el pasado, suponen un patrimonio histórico, cultural y de conocimientos que, a menudo, resulta difícil de descubrir 

Todas las anotaciones, marcas y otras señales en los márgenes que estén presentes en el volumen original aparecerán también en este archivo como 

tesdmonio del laigo viaje que el libro ha recorrido desde el editor hasta la biblioteca y, finalmente, hasta usted. 

Normas de uso 

Google se enorgullece de poder colaborar con distintas bibliotecas para digitalizar los materiales de dominio público a fin de hacerlos accesibles 
a todo el mundo. Los libros de dominio público son patrimonio de todos, nosotros somos sus humildes guardianes. No obstante, se trata de un 
trabajo caro. Por este motivo, y para poder ofrecer este recurso, hemos tomado medidas para evitar que se produzca un abuso por parte de terceros 
con fines comerciales, y hemos incluido restricciones técnicas sobre las solicitudes automatizadas. 
Asimismo, le pedimos que: 

+ Haga un uso exclusivamente no comercial de estos archivos Hemos diseñado la Búsqueda de libros de Google para el uso de particulares; 
como tal, le pedimos que utilice estos archivos con fines personales, y no comerciales. 

+ No envíe solicitudes automatizadas Por favor, no envíe solicitudes automatizadas de ningún tipo al sistema de Google. Si está llevando a 
cabo una investigación sobre traducción automática, reconocimiento óptico de caracteres u otros campos para los que resulte útil disfrutar 
de acceso a una gran cantidad de texto, por favor, envíenos un mensaje. Fomentamos el uso de materiales de dominio público con estos 
propósitos y seguro que podremos ayudarle. 

+ Conserve la atribución La filigrana de Google que verá en todos los archivos es fundamental para informar a los usuarios sobre este proyecto 
y ayudarles a encontrar materiales adicionales en la Búsqueda de libros de Google. Por favor, no la elimine. 

+ Manténgase siempre dentro de la legalidad Sea cual sea el uso que haga de estos materiales, recuerde que es responsable de asegurarse de 
que todo lo que hace es legal. No dé por sentado que, por el hecho de que una obra se considere de dominio público para los usuarios de 
los Estados Unidos, lo será también para los usuarios de otros países. La l^islación sobre derechos de autor varía de un país a otro, y no 
podemos facilitar información sobre si está permitido un uso específico de algún libro. Por favor, no suponga que la aparición de un libro en 
nuestro programa significa que se puede utilizar de igual manera en todo el mundo. La responsabilidad ante la infracción de los derechos de 
autor puede ser muy grave. 

Acerca de la Búsqueda de libros de Google 



El objetivo de Google consiste en organizar información procedente de todo el mundo y hacerla accesible y útil de forma universal. El programa de 
Búsqueda de libros de Google ayuda a los lectores a descubrir los libros de todo el mundo a la vez que ayuda a autores y editores a llegar a nuevas 
audiencias. Podrá realizar búsquedas en el texto completo de este libro en la web, en la página |http://books .google .comí 







s^ft-^s.^^^- 

SarOart CoUcgc lihrarg " 

FROM rae 
J. HUNTINGTOX WOLCOTT FUND 

Eoublluhed Id 1991 by Bdo« WoLCOtt [H. V. 1B70). in 

memorr of hi* fiíUier, for " Oic [lurehue nf booki of 

pEimnIicnl viilut, Ihc gircfertnce to be glien tn 

Bociiiiojo','' Bnd intinícd ¡n 'to' bj 
.be.,««,inhi.-,m. 









t 



<m:ografia universal 



hi: LAS 



XJSTIDXJ^ 




r.F.OGe.tFU \ DESCRIPCIÓN IMVEJtStl 



I NDIAS 



KUOPiDfíi roR u. cr;xur,<iLni-<:itoiiis» 



JUAN LüPEZ DE VELASCO 

DESDE EL AfiO DE 1571 AL DE 1574, 

PUBLICADA POR PRIMERA VE£ 

lii 'LElIX DE LA Siir.lFDAD llKOiiliÁFlCA Dli MADRID. 

CON IDICrONES t ILUiTRICIONCS. 

DON JUSTO ZARAGOZA. 



MAnHID: 

K^lARl.WIMIINli" Ttl-lMlUÁlIii' hl: HtE;T.\M-;T, 



-•^ 




<30 



i5!^ FKOPlEDAl). 



NOTA PRET.IMINAR. 



Ihi.o i:!;"^ :ifi"3. ci] i'l Jo Issil. |,.ii- ol iii, s il.' May. 
. jp'-:-:. monte :l los tr-'si-icnti.s jiistus di! liilhci?;© cen- 
-!;;;iilii •■.'!i fi" inur'lia iilaniluní inir.ltiriii Itaiitisla í'.cssin 
i:-,.i (lÜKi-Ia .li' t'sto lililí) ¡llt¡tllla(!a.s*f</,■."/■/í^^'-•/.í.^■ h,<li>i>i 
-, ■!.'.■ u l'i t;,<,f;ri'!i" Ñ ll,-mnrrni-iñ„ ¡¡ '¡'n-Uiñi. -/.• /-ix 
;■..■,■■... .•lil|i.v.- á i.iil.lirar 011 el /A./.-//. ./.■ /.. s„r!,-:l,ul 
-,.. .,■■..■,.■.. ./.• M.flri.l el maiiii^cTilo .,ii-ii,al ilo e-Mi.' 
.'■ ..!.. 'a /<-■...■/■,/.■;■.;,, iiulr.rs.il „;■ l,„ lj,.li,,.< ,j ,l,;,„ii- 
■ /,-. ./.■ /-,« nys //,■ f.isíílhi: iiiaiiuscrit.i ailquiriil" 
..r; -;, ~,W\¡, I lilji. ,|,-,-a |.,iril illKlMl Caril.'Mal lloll 

l'-.i: ■■! .\til-iii'> lie I...lvii/:i!ia, ar/.'lii>¡iO il'' Mé\i'-ii 

■ 1-1 i;i'.'; á ITT-.'y ili- T..l,'(l... á .1 le >i- li' iniílacV., 

' ■-•a .,ii,- lio la |,riiiia.la aTv|i¡ai.-..-i-i- \,\y; lOlii ¡a ,-l 

, !.■ lelilí para ro'iniT!-' á lí''iiia y iri'-rir allí i!o muy 
.. .;.-aia .■.la.l ih. 
■•:■.,- iiiaiiii.rril.. c« ol l,..iia.l..i' iL'l íniii /-/'.,■.. ./.■ /./ 
■■,■■.... ./,• l.iH /,..i;.fs. .|ii.- .■; Oiliiii.Mli~iii|.. iaafi>- 
• : .■■.'.•..liviiiof, ,y v¡Mla.|..r.lcl |-|.iisi-j,, ,1,. lialia-, .liiaii 
.1-- ■'■.aii.lí., oiii'aiv.'. á su |iroii¡!e.'t.i i.r'.tc^'iil'i .liiaii 
1 ,-/ '!- \'i;!a~«'i<. -'v'iii > 1 lii.l'i a.aiMt.. i.iiiaa lui 



amigo el Sr. D. Marcos Jiménez de la Kspada en su 
preciosa Iinroducviún ó Anlcutidenles de lti.-< relaciones 
'jeo'jrüliruü -le Iniliii.t ( I ), el cual Lójiez de \"elasco tra- 
bajo mucho con Ovaiidi) cuando en el año de ir»(i'.l 
dictó li-ste las disposiciones que dieron por resultado los 
materiales que si)-vÍei-on sin duda para la redacción de 
esta oln-a. Por arjuellos trabajos recibió del Consejo la 
tíratificacióii, considendile en ar|ucl tiempo, de '¿W du- 
cados, y de Ovando el cncargí) dicho de compilar las 
¡ielaeioiira de ludias, al propio Ovando debidas, cuandn 
¡wr muerte del anciano y benemérito Alonso de Santa 
Cruz fué López de A'elasco nombrado, en ."^(1 de Octu- 
bre de ir>7], Coniiió¡jrfi/'>-rt:f)uis')i de Indias; oficio f|UO 
sirvió iiastuol llíde 'ijlubic de ITiÜl en que ^uédc^ítinado 
á la Se' rotaría del líey, VMii alii'mación está plenamente 
comprobad:! ji'ii- la dedicatoi-ia que escribió y ocupa 
la ]irimeni plana dul ejemplar en limpio de la misma 
fii.-oi/nirii/ I] itiíiií:vi¡>viún unirei-sul de las Indiaa que 
poseen y tienen á la venta en su librería de la calle de 
CaiTclas, núm. '.K los hijos de D. J. Cuesta. l,a dedica- 
toria dice asi: 



"S. C. 



M. 



i'I'ur entender lo mucho que ynporta que este líeal 
('onsojü aya I (elación cicrlit y particular de lascossas de 
las yndias para endei'Ci.ar el buen lloviorno dellas: he 
recopilado con la mayor brcbodad que he podido desde 
ol afio de setenta y uuu i|Uü fui pi'ovehido en mi 'llicio 
esta Oco-íi-apliia yeijera! de las yndias (|ue a \'. Al.' jire- 
sento: en la qual so hallan'i relaci'jn cumplida, ijuantu :-o 



Este borrador fur detenidamente examinado por el 
Consejo de Indias siendo al parecer ponente el licenciado 
Itenito I,''tpcz de ílamljoa, puesto que con su rúbrica so 
autoriza y su nomln-e va citado por é\ en el informe cuya 
rcdat'cii'in se !iÍzo en estos términos: 

«vil/ S.' 

oKI liliro de Juan de \'elasco ha visto ya el Consejo y 
ha sacado en papel aparte y apuntado las enmiendas que 
ha parescido y algunas de ísustancia que no hay para 
que oslen escripias por nosotros en libro nuestro ronira 
nuestra pretensión y otras que tocan á la graduación y 
clom"strarion liase de dar orden como esto se ponga y 
cstt' Ilion y etitoni-es se podrá sacar otro libro corregid" 
¡•aia que s. m^.' lo mande tener en su librería siondi 
sor V ido. 

"Oy jueves hemos visio en el Consejo los papeles do 
Santa Cru/ que se lo tomaron á sus lieredcros por maii- 
ilad'i do S, ni,' para ver lor; quo nos tocan y que se qiie- 
rien en el ("onsejí"* y lo que no se les devuelvan y para 
efecto de ver que gi-atitíiafi"ii se le? Iian'i A estiis here- 
ileivs y asiniesMM á .luán de \'c!asi'o porque todo est- 
que ha escripto on este libm ln ha sacado de li'S derro- 
tero< y papelea que ol Consejo le ha dado y dosíos de 
Santa Cru/. y aunque es á su .'arpí de \'e!asi;o harer 
estas oliras por razón del salaiio qiio lleva, todavía el 
Consejo lia heol;'-. esta ilÍ!Ígon.-ia de ver t.;il..'S estos 
rocaudos para siti^faccrlo aV'" H';'^ y »-''Cv' ••iw lA <a!'ado 
se ros-'Ivera y .lara cuenta a s. ui/ ■ 

A! re-ipaldo ae oslo do-'umoni", y ..■■?rr.'} oxlra'" • del 
itifornio. -o !cc el escrito de letra do l.rdcsnia ..Uian do 
I.cdesnrii so.T>:arÍ.- do !a visiia do! Consejo. ■'■ *ea de 



< 'vando. riue dice: -En el libro de la dcscrip." de las 
\iidias í^ue ha hc<:ho Ju. " de Vclasco se Imii emendado 
• n t'l cnnj.' .ilg." cosas que conuieneii fi-'- estén en el: y 
"(i d:ini orden como se pon^a liien, y que desjtucs «o 
;-idra ^'a^^'lr del lüín) correfrido para su Mag,' qu se Iiíí 
vi-^t'i en ol ronsejo los papeles de Santa Cruz y plotica- 
d.jsi' ocrea de la pralificacion a sus herederos y a Ju.' 
I. "pez de Velasco: y que de la resolución se dará cuenta 
:■ su niag.'.. 

<'uandi> I/ipez do \'cl;isco creyó llcfrado o! caso de 
¡■n'temler la gratificación con r|ue el Cimsojo so pi'oponfa 
[■ri-ini:ir su liiihajo, i|UO fuO ñ los dos años y dos meses 
de lt;ili(.rIo pj-escn1a<io en limpio íi la coiisidcraciim de 
aijuel sabio Trilmnal. elevó á la tnajcslad del rey H. Fe- 
lipe II esta lircvc solicitud; 

"S. (;. lí. y\: 

.luán I/»pe/. da uelasco dize f|ue el consejo rlc ynditis 
'ifno %ist'i ol liliro y dcscripcinn de las yndtas (¡ne el 
lii/". Siip,'" a \'. ni^." mando esta t:irdo al tjiie preside 
f(ue el fj, dctcrniíne lo que se a de lia/er de aquel líliro 
. .na que el pueda liazer el i|Uf' \'. mfr.' le mnntli. que 
.¡•iosse p;ir;) su cámara.» 



i;-ita pretcnsión lo lleva tirina [lOio ;'i su respaldo está 
i>'TÍI": "Ju. ■ I.'ipez de \'elasi' i. A xwij de. iiou.' ir»T(;. ■ 
V ¡ue eilu debiú producir el ef.ein ¡ipeiecido 1.. ¡n-ucba 
i:idi<'p.>-.ie¡..n líeal de 11 de Kiieiu do I.";. i|iie .-¡tacl 
T. I-Npada en la pi'i;,'. i wii de sus líflm-h.nrs •¡fO'/ni'ii-iis 
— ■ Iwii'ia, según la iMial, "se dalian ;'( nuestro t'usni'i- 
^raí.^cronista-liK) ducados por !i;trory oidenar j-ii ¡.¡hr- 
•A •/'-■/'••ifi" •!•■ f'ix /s/,/- y /.n.rm.-ins -A- /-/.s ¡n-Hn^.- 

'"■■n lo dicliii pare.-e f'slar Itastanto dcni(j>lr!ul>. ■\\v 




debí! tenerse al cosmógrafo-cronista J. López de \'elasco 
l)or autor de este libro, precioso al cabo y de verdadera 
importancia, á pesar de ser pudre del Sumario tan 
duramente censurado |ior Juan Bautista Gessio; aunque 
tan demostrado no esté, que pueda atribuírsele al mismo 
Li'ipcz la paternidad del .Quinario (i que (iossio se refería, 
ó sea al manuscrito que lleva por titulo Demarcación ¡j 
i/ioisiúit fie las Indias, du que se sirvió el cronista Anto- 
nio de Herrera para convertirlo en Introducción de sus 
Decadas. Un ejemj>iar de esta DdmarcaciOn poseía el 
que fué mi querido amigo 1). Luis Kernándex. Guerra (1); 
otro que existe en la lÜblioteca Nacional, parece ser el 
mismo, por su identidad, seilalado con el m'im. (>?« en el 
C/itrdof/o de la .Scr-ción du Dwunieiiíos /tisíOricos dv 
Judias de la "Kxpusición llistórico-Amcricana" l¿); otro 
en la ]íiblÍotci:a provincial de Toledo (■i), y el que fut- 
utilizado para imprimir una parte del tomo w de la 
Co/ccriñn de Dovuincniofí inéditos di: Indias (J), proce- 
dente <|ui/;'is del Archivo de Sevilla. Los mapas que 
contienen estos manuscritos, asií cl del difunto Sr, Fer- 
nández 'itiorra, cumo los de las liibliotecas naclunal 
de Miidrid y provincial de Toledo, dice el Sr. .limene/. 
de la I^ípada; «que son aquellos que Antonio de Herrera 
liizo grabar para su Jh-scriprión de las Indian.,.» sos- 
pecliando á la vez «si el anónimo tomaría sus datos y la 
forma y disti-lhución do su trabajo del Lihro de M.s Des- 
rri/irioncs, bien con permiso del liey ó del Consejo, ó 



\-¡- I V Cr.nt,-nai-h> iH ,lr-<n,hrimi'-iilo ■I'-. Aix'ñen. f-jí-ii-,./ 
,fi- l-:n¡.ar.n. Mii.lvi.i, \W>. 




t>:eii biirhind» &tis Ordenanzas». Aunrjue osea como 
lu;ro ■. añade, ■■iMlan- tamljién que la Dk^^chhtuix i.i-:m> 
ii\i hi. i.,\s 1mh,\s, i.ublicada \n}V vi Sr. /ani;íoza (li, 
tl-'ia t'l iiii<moortlcii oii la ¡larlc j;oo}íi-ál¡i'ai|ueel Sumu- 
■■■!■• an''iii!iii-i, irados idi-nlicas y los misinos enoi'es i'jiie 
fJL— i-' casli-aha-. 

I»tí i-stiis enores saltan niuclios á la vista, asi en la 
«'^uiv.H-acion de puntos de localidades ijuc forresiionden 
.i liiforentc jiiri'idicciñn de las qun so li;s señala, ú en 
i:i i'<-|>ci!<-¡<'iii dü uiiu misma localidad, adjudicándola á 
d'^ --j-u-'^ias juiisdicciunes, r, en la ci|uivüi-a(la csi-ri- 
tjia lia ni'inhroa |iro¡)ios, ó de ta de uno misma en 
<i;\-r*a lurma, y eso sin ctiutai' con el tiecueiite m;d 
..-:ii;.¡.' > ile la / y la y, de la " y la f', y en el no siemjn-e 
a ■..■¡■la.lií Uso de la r ctimo -- en la '• y couio 7. l*eio 
lilla •!.■ i-to lio '[uciidii enmendar al iin|ii'¡m¡i- ol ma- 
1.1.-::; ■ [lara iix nlli.Tai- ei oiÍj:¡iiaI; y tan c> asi, ijue 
i.t '■■¡■:i-fra lii; Ciiiti'j;idii, paia ¡'r-iMiniciailos coiim lioy 
~': a- ■■■^inml'ia ^'ctieíaiinente, lus nuinlucs /'//■". iiuaii- 

!'•■ -1. ..I.-.. tí\-\. ele. 

>!■■ ii.- l-'mad'i un .anihin la lÜuitlid, rute espero sc 
i!i.- ■■■■;:-;. -ata, ilt! ampliar la T.ih/.i ■/ri„-ni/ iM ]\\>i-< para 
.;-.-iii<*, irla '.•> más pi >il.¡i- á un iliccj.mari'i í;oi>:;rálii'o de 
'.I-, !.:-..i!ncia-, tierras, maros, etc.. de aquellas parles, 
■,'.■■ ■! '•;i^inal pre-eii!a al^'o incMinploia, _\ de añadir 
taní'-!'':., p •!■ .-i j-uüde servir de al,::iin i'i'.'vccliu á los 
a' ■ !...■!■.- ;i e-lMS c-.!uil¡ii>. una n.-ta altal).li.-a de lns 

,'■■■./.,/■ V y '..„ /,../..r.-s do piicl.:..- 011 la- li.dias, 

••■ ■i-:it.. .;- dórame --I sl^ii. svi. ■■ in.is l.icn .l.-,dc su 
■! - u'-iiiii,'_-iii'i liasla ■■! ;iiv. du IT'T I ..'Ij ■juc -o lermin^» 
•--I !ii:i!iu>.-(-Hi .¡uo ha pi-inliicidn osli' lilir-'-. 

N'i il'íin I cerrar' lci> pai-i-d^s ijiicá ■■; >•■ i-rlic-r-en. puripie 

. I..1.! ¡¡-.l-f.,, .1.- >■ .^. - ',• (,-..,,, .. , ,;,■ M;l.,.!. 




soria nltamenie injusto, sin dar antes las mils expresivas 
fíi"ai'Í!is !i mi huen amipo el reputado biMiñlilo D. JosiV 
Sanriin líayón, por haberme permitid-:' sacar copia de 
li>s (¡in-uiiienfofi que pre.'^entan de una manera indudable 
al c.'suuVraro-rronista Juan López de \"eIasco como 
autiM-di? la tíi:nr.it akIa y rii-:~( rdi'i.it'iN rMvniísAi. M-: i-as 
Imii\s, doi'umentos que originales existen en cl valioso 
arsenal do importantes papeles iníditos del Si'. J). Fran- 
cisco do /abiilburu, á quien desde aquí le expreso el les- 
limouio de mi gratitud, así como & los tiijos del sefior 
t'uosta, que me han permitido copiar del ejemplar en lim- 
pio, destinado á la bililiottíca del tan disrulido y aún no 
bien conocido rrv D. Felipe II, la dedicatoria de que 
carcco cl manuscrito l>orrador que publico. 

l'ioi'lantenle que faltan también en <''l las talilas indica- 
da-i i'ii lacabc/a dolos capítulos principales y (|ue debían 
tifíurai'al trente de ellos; pero tales tablas y modelo de 
las dcscri[icioiies ¡ban aparte, y de ellas fui- primer 
<'jt>ni]ilai- (!l borrador de la tabla de la gobernación de 
l'artüfíi'na, en cl Nuevo líeino de (Iranada. que hizo 
l.i')pc/. do N'clasco para nniestra de la forma que había 
di' llevar ol liliio de las dcscriprioues di, uiodelos quo 
en [i:u'le pueden verse en el citado eruditísimo ti'al)aji' 
■ |Ui*, con cl modesto titulo de . I íí/cf.-tv/c/i/cN,' precede. 
I- mío queda dicho, ¡i las /ícliifinucs iicnnrñfiras t/r 
liiiliiia. publicadas por cl Si-. .Ijjniínc/. de la F'^pada en 
-~n Inino I. 

V ]iaia dar lin ¡'i esta Xnhi jircliminar, que va ya 
ri'-iultando extensa en demasía, dctlican- al^'unas |iala- 
lii:i'^ al mai^a do Diego líibcrn, que incluyo en el pi-e- 
ente libro. 

Si-L-i'iu l'Oi/npor •■( !.'.\niii:oiit\ i/n-'sfinii lirrsilir/íHi' 



¡¡■■I;, 



■,.j¡,<,s •!■■ l,-¡his. .lili 



fl fraiiraisf, por Joaquín Cnetatio da Silva {l\, Diego 
Itibelro lira portugués a) servíciu de España, en duiíde 
lii.". ix su nombre la forma es|ianola do Micgo líibero, y 
l'uO aut<ir del gian mapa de las Indias de V m. de largn 
y S7 rm, de alto. 

Kn tíl afiü de i7<'i'.l era ya cosmógrafo Diego líibero, al 
<|ue jior líeal rtídula de l(t de Julio, expedida en \'alla- 
dotid, se le sefiutaron ■'tff.llOll maravedís |)0i- (al empleo. 
Su Carlu ii/iircisal en t/tic se ro/ilivtie tiuhi lu r/ne '/el 
nmiflo se a '/esruhierío/ttsCti uf/ora, lii/.oIa J)ief/i> ¡üi'ern 
fi.iii"'i;/nifo ih' .síí Muijcfiiml, uño >/<' ¡'>:¿U, «dividida en 
"dos parles conforme ú la rapitulacriúii (¡ue liit-icrun los 
■■< 'atliorK'Os Reyes de Espafia y el líey Don Juan <ie l'or- 
■■tiifial cu 1:1 villa deTordcsillas, ano de 1 lH í»; y fut; repru- 
dut-ida en fw-sirnii el año de ISfíi) por el [irocodini lento 
i'ronio-litiigrálici), del oi-ígínal, liasta entom-es inédito, 
<|iii.- existe en la bibliotera del tiran Duque di- W'cimar, 
.'..•n ex[.Iirai:Í('inyjui<'io i;M'[icn<le J. C. Kuld, en un tomo 

• ■n fuliii. pulilícadii eii diclia ciudad de \\'einiarcl mismo 
nfiode \sm líi.— Dief;o líibcn> muriú á poco de liabci- 

• - mt-luido su último mapa. Asi se deduco de la Heal 

• ■•■iiula de ■-*■-' de Kncro de I.").'!:! que eimcediiiá \icento 
l^uieru, por falleiimiento del i'osuu'igrat'i, el otieio de 
l:aier biimbas do achicar que éste ejercía. 

La rcpnidui'.-i.jn del mapa que posee el tiran Duque 
de W'einiar. es el qiie aiunipaña á este liliro. 



>. Ii.i|.rM..'ii.-<l<-l.. Miiiimrt 
1 .}' .V.... ¡.,l;:> VI ■!■■ in ¡ii> 



DESCRIPCIÓN UNIVERSAL DE Ul INDIAS. 



DESCRlPaON DMVKRSAL DE LAS INDIAS 



BENARCiCUJlH DE LOS MU DE CiSTilLt 



KK DECLARACIÓN DE LA TABLA PRECEDENTE (1). 



DE LOS LIMITES Y TÉRMINOS DE LAS INOIAS. 

Utt Indias, Islas y Tierralirme del mar Océano de los Re- 
jm Í6 Castilla, que comiinmcute llaman Nuevo Mundo, es 
toda U liemt y mares roniprondidos en un hemisferio 6 mitad 
dd mundo do 180 grados do latitud, del norte para el medio- 
dXa, Y otras taatas de longitud de oriento A poniente, comen- 
sada i contar de 3'J ó 40 grados al occidente del meridiano de 
Tol«do; (jue reducidos & leguas de á diez y siete y medio por 
grado, lleno U dicha demarcación de travesía, tres mil y ciento 
y cíocuenta leguaa norte sur, y otras tantas leste oeste, de 
lu cuales Bon de tierra firmo descubierta dos mil de largo, 
norte sur, y como mil do aucho por donde más, y de ahí 
abajo muchas menos, y todo lo demiis es agua y mar. Lo que 
ba.y de oriente i poniente, todo está descubierto y navegado, 
y norte aur desde 60 grados de altura septentrional hasta 53 
austral, no mía. 



I. ;ilU«eMtae«rt, 



SUMA DEL ESTADO TEMPORAL Y ESPIRITUAL DE US INDIAS. 



I lodo lo düsculiiorlo y poblado hasta e! afio de setciiLa y 
D (1574), cuando sb acabó esta sumado recopilar, había 

[OiiloH piifihios do españoles, ciudades y villas, con algu- 
¡IHlunloü O" minas oii foi-ma do pueblos, y en ellos, y eu 
■iniidai di5 [{uuBdos y otras granjerias, cerca de treinta ' 

, mil casa» ilü vednoa españoles; los tres mií y novecien- 

i cuntro mil oHComondoros, y los otros pobladores miae- 

' li'Hluiitos y noldados; y ocho ó uuove mil poblaciones, 

HouoM ñ imt-cinUdudua do indios que no se pueden bien su- 

fe, [)m^]uu lu mayor parte ostán por reducir á pueblos, en 

Quii, y Ult loilo lo ijuo í'Stá de pax, bu cuanto buGnamciite 

hn |utillda aroriguar por las tasaciones, hay millón y mee 

HdiM trlbiiliirlos siu üus hijos y mujeres, y sin los viejos 

br oiiwii'. y sin loa muclioa i\u& se esconden y se dejan do 

IVI' im la* tdRaclonfis por no tributar, y sin los que no están 

fim»; hi cualos, todos c&táii repartidos como en tres mil 

H^lniilüN ntpartiinentos de S. M. y de particulares, de 

mm la inayur parto, y como cuarenta mil negros escla- 

II y iiiiii'liii ndmnro en todas partes de mestizos y mulatos. 
BnuD ul Ciuiiitojo Heal do las ludias, que reside acerca del 

I lii «iiproma jurisdicción y gobierno temporal, y gran 
i ilü In oHpirilnal en todos aquellos estados, cu los cuales 
I don ruino», tiucvc audiencias chancillerías reates, veinte 
ivvu 1^ Iruiula Robernacioues con titulo de &. M., veinte y 
II Anloiilos do oficíales de la real hacienda y cajas reales, 
H cimn» do moneda. 

I Bulada BHpíritual se divido en cuatro arzobispados y 
Ktii y cuatro obispados y una abadía, en los cuales todos, 
I trfiKcienlos y sesenta monasterios: los ciento y veinte y 
I du la ordeu do Sao Francisco, divididos eu ocho provin- 
b y una custodia, y ciento y veinte y seis de la orden do 
■to Domingo ou solas dos provincias, y setenta de San 
ulíii cu otras dos, y veiato y seis de la Merced cu cuatro 
itlncios, y dos conventos do la Compañía de Josds, y ocho 



rio8 de monjas; y asimismo dos distritos de la Ini^- 
«fción, de lo cual lodo, en las descripciones parliculares de 
a proviucia se hace larga relación. 



OE U PRIMEfiA PQBUCIQII DE LAS INDIAS. 



No cst! doscubíerlo, ni averiguado, si la tierra contioente 
do lus Indias, que se va prolongando del mediodía para el 
iXH-te. se corta con algún estrecho por la parte sepieotrional 
por donde so puede pasar de la mar del N'orlo S. la del Sur, Ó 
« llega á conlinuarsc con la tercera parle del mundo que lla- 
man Asía; y así se duda por donde pueden pasar de este 
mondo á iqnil loa hombres, y por dónde haya venido á po- 
darse dfi Untos naturales como hay en él. Y aunque alguaos 

] pordcrlo lo que cscrilio Platón en el Thimoo, que el 
mar Atlántico, que es el golfo de las Yeguas hasta las Canarias 
f de allf adelante al occidenlo para las Indias, fu6 tierra firme 
mto gniidc y espaciosa que os ATrica y Europa, y que so vino 
á hoadir loda en la mar, y que de alK quedaron pobladas las 
ki&idias; iio se tiene por historia auténtica, ni consta que Pía- 
lAo on el dicho diálogo quiero que lo sea, ni tampoco cuadra 
ila orden y canstitucióii del Universo, que una tan grando 
parte de éi pereciese y so viniese á anegar. Otros, por conje- 
luru. quieran introducir ciertas navegaciones de cartagineses 
que salierop por el Estrecho y llegaron .1 tierras nunca descu- 
bierU«; y otros las navegaciones de Salomón & las islas de 
OQr y Tanis, de donde se traían las riquetas para el templo 
deJerosalen; y algunos, la peregrinación de diez tribus do 
Isnal qne subieron por el rio Eüírates arriba aíio y medio, y 
lambida algutias ceremonias judiücas que se han hallado en 
l.i' í.i Ij.-Ls; que en efecto todas son conjeturas flacas. Y así sólo 

1 |,i« crocr, hasta que haya mayor averiguación, que 
. [ .1 1 Nuevo Mundo se junta con estotro por alguna parle, 
Kimode ello da indicio la cosía de la China y de la Nueva 
España, que van corriendo on viaje de juntarse por la parle 
dH KpMntriÓn, y que siendo así, se habr.lii por aquella parte 



diUlado «a lamot ú^t» poeo i poco las geels baste I 
donde ahoia ettán, r ounio etto oo ki. Ktá poñfale ea los ' 
sAot dd nundo haber Hfig^iin de oins puta d^ vwiiiflB,i J 
aifuellH, gente* UTc^aado tf dOToudaí, eaato de Id 
lai pute* wpleiilrioaales se aaTcga i los '*»«^*»'^j < 
■e cocDwiMie á {lotdar aqod Suero llanÓD; aoaqaBl 
rwtmímÜ pareoe, etíar cotilinoadoB estos dos n 
betlo ntado aunque ahora no lo estén, j que por á 
podría*el mar haber rompido y hecho algüa c 
donde, antes que se hiciese, hayan pasado los boi 
leones, tigres, dantas j renados, y otros animales desi 
las, que se hallan en aquéllas, que no parece que pcu 
ber pasado de otra manera. 



OESCUBRiaiEIITO OE LAS UDUS. 

I 'Dúdase lamiiíén , eí primero que por los españoles hayan 

deücubiertaB las Indias por alguoa otra nación; y aunque 

1 queriilo decir que se haUaron en TierniGnne algunas 
medalUii ó monedas de romanos, fué cosa aTeríguada que dos 
ilalianos, que bc bailaron en el descubrimiento, las llevaron y 
quisieron vender por antiguas en la tierra; y ai de eslo, ni de 
unas águilas pintadas con dos cabezas, que se hallaron entre 
ciertos indios do Chile, se puede conjeturar que romanos hayan 
pasado á estas provincias; ni tampoco algunos ritos y ceremo- 
nias, parecidas en algo á las de la Ley de los judíos, es ali- 
mento que hayan ido & olían, por el cuidado que el demonio 
ticno do remedar on sus idolatrías las ceremonias del culto 
divino. Finalmente, porque en historiador ni cosmógrafo nin- 
guno, antiguo ui moderno, hay mención do aquel Nuevo 
Mundo, hasta que ei«{iai\o!es le descubrioroii. se tiene por ave- 
rÍKUiuIo que no fué descubierto por otra nación ni en otro 
tiompo, basta que ordenándolo así la Providencia Divina, 
por{[ue laH gentes de tan gran parte del mundo no careciesen 
miiH de la luí do su verdad, tuvo por bien, en tiempo de los 
felicísimos y católicos reyes don Fernando y doña Isabel, que 



una carabela de gente española con viento contrario so derro- 
tase y fuese S. parar Á las ludias, de donde volvió después de 
muciios dias con solos tres 6 cuatro marineros y el piloto de 
dU, ei cual murió en casa de Cristóbal Colón, genovcB de 
nidóu, en cuyo poder quedaron los derroteros y relacióu del 
naje que él determinó luego do proseguir. Y habiendo capitu- 
lado con los dichos reyes, partió de Palos do Moguer, año de 
Dórenla y dos (1493), i tres de Agosto, con tres carabelas y en 
8 ciento y veintn hombres españoles entre marineros y sol- 
|S, y & once de Octubre descubrieron la isla de Guanahauf, 
■ una de las Lucayas, cerca de la isla Española, y la pñ- 
i tierra que se descubrió de todas las Indias; las cuales 
tullamaroo Occidentales, á semejanza de las Orientales que 
lomaron cele nombre del rio ludo, que e&iA en ellas; y Nuevo 
Mutido, por la novedad de su descubrimiento, y noticia de las 
oosu nuevas y nunca vistas que hay en ól. Y están incorpora- 
du las Indias (odas en la Corona de Castilla y de León , de la 
coa] no 80 pueden enajenar, por privilegio y prometimiento 
real, y así no 30 permite pasar á ellas naturales de otro reino 
Dinguao sin cipresa licencia. 



CONCESIÓN V DEMARCICIOK DE US INDIAS. 



Bd dos de Uayo del año de nóvenla y tres, el papa Alejan- 
dro sexto concedió & los Royes Católicos y á los de Castilla sus 
nceson», la uavegación de las Indias Occidentales con las 
frradas y prcrogalivas concedidas á los reyes de Portugal, 
carca do las Indias, de Guinea y África, y el mismo Sumo 
Ponllficc, año de noventa y tres tH93), Á dos de Mayo del 
dicho año, hizo donación á los reyes de Castilla y León y sus 
i de todas las Indias, Islas y Tierraürme del mar 
9 por descubrir al occidente, á mediodía y sepleulrión, 
dMtfl un meridiano que desde el un polo al otro pasase por 
den teguas al occidente de las islas de Cabo Verde y las Azores, 
qo« hasla d dia de Navidad del año de noventa y dos (t493| 
1 kcliulmonte poseídas por otro principe cristiano; 



OM cv^o, tm virlod 4e mtfa olicdiaiKia, de cuñar con düi- 
(BnákiIaadÍcfaailadíubaabrMliQe9£B,leaierosa£ deDioB, 
éoOoá f expeno», pan iamnúr i k* lat mak » «te dlu « 
BoeMí» «uta ie cati61k> yetae&wtobne— iC06li nBbaw ;y«l 
müa» «fio i veíale y seis de Setáendre. ademis de las osoe^ 
üooei «Jgedícha», kc eonoediá todo lo qsc en tu oombie • 
gMoam ea laa Jodias de Oriente, Ocodente y Mediodía, do 
difiiln ocupado por otro i»iadpe criMíaiio aales del dicfa» 
aflo de Dórenla y dos. 

El rey don Juan de Portugal, preteodieodo ^ue ea su de- 
mucíxíóa, que era lo que de la dícba línea 6 ntendioao que* 
daba á la parte de oríeate , qoedase la costa del firasil y ai- 
gana parte de las Indias Occidentales, pidió que la dicha linea 
de h demarcacióu fuese mit occideotal; y por coaconlia entra 
los reye» de Caslilla y Portugal, quedó asentado año de mil y 
cuatrocientos y noventa y cuatro, en siete de Junio, que la dicha 
línea y meridiano distase trescientas y setenta leguas al occi* 
dente do lau islas de Cabo Verde, que reducidas á grados d 
longitud occideotal por la Equinoccial, viene í caer la dicha 
línea en 29 ó 30 grados al occidente de las Canarias, y 39 ó 40 
del meridiano de Toledo, que se toma por priacipio de la Ion- 
(.^itud de esto libro; por donde comunmente echan la dicha 
linea de la demarcación los cosmógrafos castellanos y extran- 
jeros, y algunos portugueses, que oti-os la echan tres ó cuatro 
grados mis al poniente, por la diferencia que puede haber en 
la reducción de estas leguas í grados de longitud, y por dos ' 
causas, que son; no ser precisamente sabido el verdadero sitio - 
de las ÍMlas do (¡abo Verde , según la longitud , y por la dife- 
rencia que habría si se cuenlau las leguas por la Equinoccial 
ó por el paralelo de 18 grados y medio de altura eu que estí 
el medio de las dichas islas, y también si las leguas se han de 
comenzar á txintar de la más oriental ü occidental de las dichas 
Islas. l'orQ la diferoucia de todo esto puede ser poca, respecto 
do lo f|iio resulta de no se poder saber por tierra, y mucha 
menos por la mar, en que parle do la tierra ó mar se lerm. 
y acjibaii la» [lichaü treacicntaa y setenta leguas, ó los grados 
& quu flu i'oducon, por la iucertitud grande que hay en las 



itislanetas de los viajes quo se hacen por U tierra, & causa de 
las Tucllas, subidas y bajadas de los caminos, y mucho mis 
eo la mar, iiavcgaudo pur las crecicutes, marcas decaídas, 
travcscs de vieutos, grosena y solileza de olios, y por la dispo- 
iici<Sn, carga y velería de los uavíos, y otros impeflimenlos y 
embarstos que suelen retardar y acelerar la navegación, y 
geotiralmento por ser las leguas mayores y menores en dife- 
teDles parles, y poríjuc aun lampoco consta entre los autores 
mantas leguas do (ierra responden A cada grado do los del 
délo, aunque U comdn opinión es que son 17 y medio, pero 
etm ponen menos; y así, ¡lunquo por el aire ó cielo consta do 
las leguas y grados que han de ser, uo cstil aún averiguado 
por la mar y líerra por dónde haya de pasar la dicha línea, 
sobre lo cual ha habido y hay couUovcrsia entre los reyes de 
Caatilla y Portugal: primero, sobre la demarcación y tórminos 
del Brasil, cuyo principio, que es lo mAa oriental en el cabo 
de San Agustín, ponen los cosmógrafos castellanos en 16 ó 19 
grados de longitud del meridiano de las Canarias, y la línea 
de la demarcación 170 ó 180 leguas la tierra adentro para el 
ooddentc por el biho de Humos en la costa del Norte, y por 
b punta 6 líla de Buen-abrigo, en la costa do la parte de! Sur, 
y los portugueses ponen el dicho cabo de San Agustín y 
foiildpío dül Brasil en 1'2 ó 13 grados de la dicha longitud, y 
estrechan y aLirgan las costas de manera, que la línea de la 
demarcación viene íicaer en 10 grados, que son 175 leguas más 
«locddeaU! de cabo de Humos, por donde la echan los castolla- 
D08, f aun viene & quedar en su demarcación toda la boca del 
rio OreUana y el Marañóu y provincias y boca del rio de la 
Plata y la dudad de la Asumpción, y todo el golfo de Breto- 
na, é islas de los Bacallaos, que es todo de la demarcación de 
CMliUa. 

AAo Teintiuno ó veintidós (1522) que Magallanes descubrid 
bs islas del Maluco, ásenlo amistades en nombre de los re- 
yes de Castilla con los señores de atiuellas islas, é hizo con 
ellos et precio do clavo y canda ; du que los portugueses se 
igiamroa r »e pusieron en defender á los castellanos esta na- 
1 y contratación , protondiendo caer las dichas islas en 




■ , T bsbflr |[^'g*^^> á eUss ■>"* cara hf l» snys 
albooe: sobre lo cual los reyes de CistilU 
1 DSnbraroo oomisaríos dipotados, juristas y 008- 
I smtei partea, año de Temiimatro|t524), parade- 
ffmi'r" — " "■g"'^" *"''*'!"" <ocal>a & La posesióu y propiedad; 
y haWfiM^i— joDtado en la ribera de Acaya eatre Gelvcs y 
Bria j of . y ddMttdo tobn ello máü de dos meses, no se pudieron 
mtnri^r . porque los porlugitesea claramcate rehusaron la 
•MBlefkCta, y loa comisarios (le Castilla en II de Abril del dicho 
•Ao dadararoa, eo el articulo de la propiedad, que lafi islas de 
Maluco etuban 30 giadosdontro de la dcmarcacióu de Castilla; 
del cual auto loa portugueses dijeron de nulidad y sin haber 
proDuDCÍado ninguna de las partes nada en el articulo de la 
poMsiiia, sequedd esto eu aquel estado. Año de veintiséis, no 
M lenieodo por deflnído osla negocio, fueron movidos ciertos 
medioa de parte de Portugal, do que resultó que el emperador 
don Carlos y doi'ia Juana empeñaron y vendieron, con pacto 
de retra-vendendo perpetuo , por trescientos y cincuenta mil 
ducados, todo el derecho y propiedad que como reyes de Cas- 
tilla tienen al Maluco, islas, tierras y mares comprendidas basta 
296 leguas y media más al oriente de las dichas islas de Ma- 
luco, y desdo entonces basta agora continua el dicho empeño, 
y uü so ha tratado de la demarcación m<3s (1). Sin embargo 
del sobredicho empuño y de las condiciones del, desde el año 
de 35 se han enviado de España y de la Nueva Gspaña diversas 
V(n-as armadas & la» islas del Ponienle, y descubierto las Islas 
Filipinas que raen dentro del empeño; y aunque los portugue- 
ses lian defendida la contratación y preso algunos de los capita- 
nes que lian ido, y agraviádoee de ello, Miguel de Legaspi, por 
unlen del vlrey y audiencia do la Nueva España, fué á ellas 
año de 65 (1565), y auoque i>or el rey de Portugal so hizo ius- 
taodaá S. M. ol roy don Felipe, año do 68 y 69 que mandase 
salir de las dichas islas al dicho Miguel López y á los castella- 
non que con él eslabau , se va prosiguiendo la población de 



(I) Dwda tqul tiMU U lormlDiclúa ilti pimlt) mU uebaJí 




aquellas islas y coQtralacióu de las proviacias y tierra firme 
de la China. 

lios portugueses, viendo ifuo para su demarcacióii les paraba 
perjuicio el viaje y oavegadón ijus liacfan á las ludías por sus 
cartas de marear antiguas, cu guc coiiiuiimento describlaa el 
Maluco G grados fuera de su deniarcarJón, desde el año de cin- 
cuenta lí cincuenta y uno {1551) favoreciendo su pretensión y 
causa, á título de querer corregir las dichas cartas, diciendo 
que estaba errada la navegación dellas, las hau mudado pübli- 
camenie, y en algunas del año de 55 echan la Ifnea de la de- 
marcación id grados más al orienlede los Malucos, dejándolos 
otros tantos dentro de su demarcación; y en otras más modernas 
echan la dicha Unea por la isla de Gilolo, que es la más oriental 
de las del Maluco, dejándolas dentro todas de su demarcación. 
Para esto acortan toda la navegación y golfos de Cabo de 
Buena Esperanza hasta las dichas islas de lo que Tholomeo tiene 
escripto , y estaba recibido antiguamente; y para cuadrar esta 
navegación, como la ponen, con las otras partes de Europa quo 
les corresponden, aun les ha sido forzado mudar, sin autoridad 
ni fundamento ninguno, las longitudines de algunas partes y 
pueblos señalados del mar Mediterráneo. Los castellanos, si- 
guiendo las distancias do los viajes de la navegación, que los 
portugueses mosmos hacen por el oriente, y los que do parte 
de Castilla so han hecho por el occidente hasta el Maluco, de- 
marcan sus cartas porla parlo occidental, echando el meridiano 
de la partición por Bengala, que dista 49 grados ó 50 do longi- 
tud oriental de las Canarias; de manera que se incluyo dentro 
de la dcmarcacióu de Castilla la Trapobana y (^amatra y las 
islas del Maluco, 30 grados dentro de ella, cu conformidad de 
la declaración liecha por los comisarios de Castilla, y de algunas 
observaciones celestes que después se han hecho particu- 
larmente. 

DE LA LONGITUD QUE SE SIGUE EN ESTE LIBRO. 



V porque las longitudines de caminos y navegaciones son 
poco concluyentes en rigor matemático, por lo arriba referido, 



,.. r error da sabidas las loo^todM, 

h, . in aTeriguaddo; aunque comua- 

,,, - y mapas hechas por el podróa de 

S. -' Uciit-'ú esli puesu eo 91 grados de loa- 

^, ' Je Us Cananas, y poninesesabeqaeJoa- 

,ii - iignifo-perito, hiio observadóa de dos 

,. , . ou la Nuera E8paDa,año<le44,ydespués, 

, , , ' otros aúos, averiguó que el meridiano da 

%lii.vii-i <iiM-i av.'i ütí Toledo seis horas ycÍDCueDtaydosnuaa' 
tuft dtf lliHii(>ú, i que carrespoadeo t03 grados de longitud 
ohIi' H!>m -w >^ si^iendo ésta aunque bnv otras obscrracil 
,1, , -'iL-ulareSiperonot^DautónUcasnidelaabui 

[ <:)r las cuales la diferoiicía del meridiano 
1 , 1,-0, 110 viene áser tanta con más de cuatro 

\Mi¡,í! (tt Jilos. \ ri'gulaiido con la longitud sobredicha de Joa- 
MwM LHinlu, lo que más fidedigno ha parecido de Lis carias 
ugu^cUti AS qu4 so liau hallado de los cosmógraFos reales , que 
Mk uiuch'U vsKos diícordaa unas con otras, la linea de la de> 
iuuii>h^*"> 1^ comunmente se echa, como queda dicho, por 
uJm> du Uuiuo»vucl Brasil, viene á quedar como 5 grados 
iibi* *i orkoulo VD tiVGT de Castilla, que son más de 80 leguas 
i^Uif dw bt ptirlv que Portugal pretende. 



és, 
da 

I 

oa- ■ 



Wl lEMPLE y CALIDADES OE LAS PROVINCIAS. 



VMttqutt btuias regiones, tan diversas y apartadas entre sí 

^„u u I,n di' aii«el Nuevo Mundo, no pueden dejar de dife- 

. Aif^is la grandeza de los dias y noches en aque* J 
!i las otras del muudo, es mayor ú menora 
1 1 iL'Uor altura ó elevación del polo en que estáa, 
' <j'j de la Equinoccial, tienen iguales de doce 
. fhea en lodos tiempos, y las otras más y me- 
. '!.> se van apartando de la Equinoccial y me- 
rlos polos; de donde proviene, que el tempe-ri 
.si-^ tierras que están éntrelos dos trópicos, queiT 



sí 



11 



MD las que hay desde Nueva Galicia hasla pasada la provincia 
de las Cturcas, por tener los dias y las noches casi iguales, 
soo coalunioente templadas de calor y frío, y en ellas, el exceso 
qoe tuy en parles de Trío y en otras de mucho calor proviene, 
de la postura y disposición de las tierras, segdn su sitio y lu- 
gar mí» alias y levantadas y apartadas de la mar, que comun- 
mente »oii mAü frescas y Trias, lanto que en alL,'uua3 cae mucha 
mcreaunque están debajo de la mesma Equinoccial, como es en 
la provincia de Quito , y las bajas ó pi-opincas á la mar sue- 
lta ser do ordinario muy calientes y muy húmedas , y así el 
leraple que cada una alcanza es en ellas casi perpetuo y con- 
forme lodo «1 año. Do manera, que en muchas partes se pueda 
«acoger para vivir Icmple más ó menos íresco ó caliente, según 
4joe cada uno lo quiere y hubiere menester, aunque también 
■e tía echado de ver, que algunas provincias son ya mds Ó menos 
calientes ó frias que al principio parecieron, que debe provenir 
de alguna causa superior. Fuera de los trópicos el tempera- 
mento de las tierras no depende sólo del sitio y postura de 
flUas, sioo más principalmente de la mayor ó menor altura en 
qoe están, y asi las provincias de la Nueva Galicia y costa de 
1m Bacallaos para el norte, cuando están en mayor altura van 
ñempre siendo más frias y de mayores hielos y nieves, y 
lamhiAa las qae van al sur para el Estrecho de Magallanes, 
pasada la provincia de las Charcas, son de esta manera. 



DE U SALUBRIDAD DE LAS TIERRAS. 



Porque comunmenle la sanidad ó enfermedad de las pro- 
TÍncias íigue al temperamento bueno ó malo de ellas, general- 
oienle, lo más de lo descubierto de las ludias, es de cíelo y aire 
laluurero y saoo, y adonde los hombres de ordinario viven más 
»anos y libres de enfermedades que en estotro Nuevo Mundo 
anticuo, si ya no es alguna causa de los males que por acá rci- 
nau el desordenado regalo de los hombres, que aun también 
por sospecha d« esto en aquellas partes hay algunas que no 
toa ya luí sanas para los espaftoles ni los indios como al priit- 



\i 



típio so mostró que erau; lo cual quieren decir que sucede de 
la abundaocia de frutas y otros mantenimientos que se haa 
hallado eo la tierra. En otras, al contrario que al principio 
fueron tenidas por enfermas y mal sanas, se halla ya notablff 
mejoría, 6 por alguna conslolación celeste que las favorece 6 
por haber desenconado el aire con la huella de los muchoa 
ganados que en la tierra se lian metido, do que antes carecía} 
y aunque los naturales de ellas viven sanos , llegan pocos á 
muy larga vida, que en parte debe ser por el poco regalo y 
comodidad que tienen para ¡a vida humana de comidas y ca- 
mas y vestidos, y en parte por la desordenada y torpe bestia- 
lidad da vicios en que viven. En todo lo descubierto lo quo está 
enlre los dos trópicos, por la perpetuidad de su temperie, es 
de más constante y continua salud que las otras regiones qufl 
se van allegando á los polos, adonde la inconstancia de lof 
tiempos y paso de mucho calor á mucho fi'io y al contrario, 
causa continuas indisposiciones y enfermedades; suelen ser h 
tierras altas y frescas en la regiiín de la Equinoccial y trópico, 
y comunmente mfís sanas que las bajas que siempre son calu- 
rosas y húmedas en exceso. 



TEMPOIULES DEL AlíO EN US INDIAS. 

Los temporales de este Nuevo Mundo suceden en él por la' 
mesma orden que los temperamentos; que en todo lo que está 
entre los trópicos, por la mayor parte los tiempos del invierno, 
que son los meses que llueve, y los del verano cuando deja de 
llover y serena, provienen del sitio y posición de los lugares 
respecto de las sierras ó mares que los corresponden , ó de los 
vientos (jue reinan en las tierras, más que de las iníluoocias ni 
cansas celestiales: á lo qnesepuedccolegir, déla variedad irr^ 
guiar de los temporales de unas provincias con otras, porqué' 
en todas las de la Nueva España y islas de la mar del Norte, y 
provincia de Gualímala hasta Panamí, que están de la Equi- 
noccial al norte, son las aguas desde principio de Mayo hasta el 
ñn de Octubre, que es lo que llaman invierno, cuando loa dias' 



*titi mayores, y por serlo es cu Europa el verano y no llueve; y 
^ loda la serranía de los Andes h.'isla cerca de Chile, que está de 
^ otra parte de la Equinoccial, donde los dias son en aquellos 
%«es los menores de lodo el año, es verano pon(ue no llueve, 
tuitiiendo de ser al contrario. Eu las dichas provincias de la 
N'cton España, y casi las otras comarcanas, son las lluvias en 
ke dichos muses cada día y siempre despuós de medio día, al 
conlnirio de las provincias del Brasil , que aunque esldn de la 
otra parte de la Equinoccial, adonde parece que los temporales 
bhlaa de ser contrarios, llueve ea este mesmo tiempo, y síem* 
pre por las mañanas. Losotros meses del añodesdc Octubre hasla 
M Bd (le Abril, que llaman el verano, en las provincias y regio- 
mdela Nueva España es tiempo sereno y más fresco, por los 
nortes que corren, que el verano, cuando llueve con los vénda- 
nles; ett el mismo tiempo llueve en la provincia del Quito y 
oacdillera délos Andes basta pasado d Callao y provincia de los 
Charcas, adonde los días entonces son los mayores, y es invier- 
no cuando on España lo es también por ser los dias los me- 
nores. 
Ea las provincias del Nuevo Reino y Popayán hay dos ve- 
í y dos inviernos; el uno desde mediado Octubre 6 fin del 
I mediado 6 fiu de Enero en quo llueve, y después deja 
' de Uover Agosto, Setiembre y parte de Octubre: en las provin- 
dai del Quito y lodo lo que hay al sur por la cordillera de los 
I Andes, basta pasada la provincia de los Charcas, es el invierno 
fl Octubre hasta Abril como en Europa, cuando acá son los 
I mis cortos y allá los mayores; y el verano y la pro- 
l do los frutos es desde Abril hasla Octubre, lambjén 
n España, cuando se agosta la yerba ; y los dias son en 
^ aquellas partes los mía cortos y las noches más frías y largas, 
ú contrarío do acá que es el verano eu los mesmos meses, y los 
I dias toa los más largos, y las noches más cortas y calurosas, 
Ea los mesmos meses desdo Octubre bosta A bril , cuando en 
os Kaáes Huevo , y es el iuvierno on los llanos del Pini y pro- 
[ Tiucü del Brasil y ño de la Plata, que están á la mesma altura 
y pamje de los Audos, no llueve y es verano, y el invierno y 
[ UuTia« desde Abril basta Octubre ; y al contrario de los lempo- 



rales de Euitipa y cosía de l.i Florida y Bacallaos y provincias 
de Quivira y Cíbola, <jue cuando en elJas es invierno desde 
Octubre hasta Abril , en las del rio de la Plata y llaaoa del Piní 
y provincias do Chile es verano, y al revés, cuando es acá 
verano desde Abril hasta Octubre, es invierno en las provincias 
dichas del rio do la Plata y en Chile, donde en algunas partos 
antiguamente soWa llover rancho, yya no llueve tanto; y tam- 
bién en las provincias de Puerto Viejo, (|uo está debajo de la 
Equinoccial, llueve, adonde nunca solía llover, lo cual no 
puede ser sino por algi'in influjo del cielo. 

Las aguas 7 lluvias de cnlrc los trópicos son muy recias y 
muy gruesas, qiie parece que caen de muy cerca do la tierra 
por unas nubes (mangas que llaman los marineros], que son 
unos racimos do la meama agua que parece que se levanta do 
la mar. 

DE LOS VIENTOS. 



Los aires más ordinarios y generales, que vientan en lodaa 
estas provincias, y más violentos son los nortes desde Octubre 
hasta Abril, que en las provincias y parte de las Indias de la 
Equinoccial para el septentrión serenan y aclaran el ciclo, y ha- 
cen aclarar las aguas, ycu las tierras de la Equinoccial ú la oira 
parle para el sur causan los dichos norles lluvias y granils 
cerrazóa: desde el otro polo vientan los sures por lo ordinario 
desde Abril hasta Octubre, y en las provincias que hay hasta 
la Equinoccial serenan y aclaran el cielo, y de la Equinoccial 
adelante para el norte, causan de ordinario lluvias; y así llueve 
en ellas en toda la costa de TierraQrme , Guatiniala y islas de 
la mar del Norte y provincias de la Nueva España; y aunque 
en la costa de TierraOrme y Nueva España y el Br.isil son or- 
dinarias las brisas en lodo el año, no son tan recias ni se echa 
tanto de ver cuando estotros vientos reinan. 



DE LA DISPOSICIÓN OE U TIERRA. 



El asiento y suelo de la tierra, ca todo lo descubierto y mis 
pobUilo de aquellos partes, es do tierra doblada y montañosa, 
portillo desde encima de las provincias de la Nueva Oalicta se 
IcvinEa una serranía de cordiltenis de dos sierras y montañas, 
que van rorríendo al modiodia, no lejos do la costa del sur, 
por toda la Nueva España y provincias de Gualimala y Tiorra- 
flrmc, por dondo pasan al Nuevo Reino y Popayan hasta Quito, 
áade donde van corriendo, la una muy cerca de la costa , que 
llaman la cordillera del Pirú hastaacabarse en Chile, yla otra 
que es la mayor, que llaman la de los Andes, apartada de la 
mar 3U ú 5U leguas cuando m<ís hasta Tenecer en el Estrecho 
de Magallanes; y así todo lo que cae desde estas sierras á la 
mar del Sur es tierra doblada, y llenado sierras, valles y mon- 
tañas, y los ríos y aguas vertienics dellas, quo van al occi- 
dente, son de corta corrida y muy arrebatada. Las tierras y 
prortncias de la parle orlen tal de aquestas sierras son muy lar- 
gas y espaciosas, principalmente las que hay desde el Nuevo 
Reiiio y proviiidas del Quito para ol Estrecho, que por el 
orieate so extienden hasta la mar del Brasil y provincia del 
Rio lie la Piala, que por parlo deben sor de setecientas leguas 
arriba, bajando basta ciento, que Icndr;! por el Estrecho. De lo 
cual sucede, quo estando el agua de la mar del Sur por las pro- 
Ttncus del Pird en equilibrio y peso con la de la mar del 
Norte y del Brasil y provincias del Rio de la Piala, los ríos 
que salea de las vertientes y serranía de los Andes y corren al 
orienie á ilesAguar en el mar del norte, como son el de las .\roa- 
loiws y d de U Plata, no tienen mits caida, para mil leguas y 
mis qoo debuu caminar, que los que nacen por la parto del 
oecÍdent« para los W 6 üO leguas que corren hasta la mar del 
Sur; j asi I03 dichos ríos do las Amatona» y la Plata, y los 
otros que entran en ellos, por la poc^ vertiente que tienen cor- 
nm despacio y van dando muy grandes vueltas, y en tiempo 
d* Las aguas salen de madre, de manera que en partes anegan 



KU FEímipU r FMFTDS M U IDttL 

En Ujtin lo romprendído dentro de lo* trópicos, porque U- 
(ierra en UtmpUuÍA de ralor y frío y abaada de bomidad, como 
quHáz ilkh'^ Cfl La tierra aimunmenle cerrada de arboledas de 
miicliD* f difereate« árixiles que nunca [lierdea Is hoja, t el. 
Huelo ciilit HJüinitre empradecido j* cubierto de yerba rerde, atm- 
Hm «it alguriaK partes se »cc-t y afasia, y en otras nunca la 
hay Rontlnuamenlc, como son los arenales del Piní; pero e 
lAfl ntmit parlefi nunca falla verdura y siempre lojí campos} 
lloroHlna son dcleilúsos y agradables á ia visla, y en todo el año 
htty fnitaii, hnrlJiliíaB y verdura», {wrque la producción y co- 
fiochn do las frutan va siguiendo la diferencia de los tempera' 
niontOH tío las Horras, cuya maduración viene á ser siempre 
ron el Bill cuando no llueve; y así hay partea muy propiocas 
unas de nlrax, A <lonrto cuando en las unas se acaban las fru- 
tns on otra» so comienzun , y así pueden gozarse lodo el año. 
Rn las oLriiB parles fuera do los trópicos para los polos, todo 
mici^do por la orden que on Kuropa, 



DE LOS Arboles de las indiis. 

Son tos itrboles de la tierra comunmente muy crecidos, f 
muy graiidos, por la fertilidad dolía : los de los montes de 
Aquelltis jiarlos, iiuo »n hallan on Kuropa, son pinos, encinas, 
y rotilm de la Nufva RspaiVa hasta Honduras, y generalmente 
«n twlas las ludias mucíios cipresos y cedros, laureles y no- 
g»W, 5a1cw. álamos y aUsos y otros árboles; los de la tierra^ 
no Ti»tOí> por acd, son ¿hano en Cuba y otras partes y brasil 7 
mucbii» Arboles d« maderas do colores y jaspeadas, ceivos dft 
quv MI h^Mx-'U Xas canoas, guayacaa d polo sauto que «s de n 
d«»« $óti4a. pesada y mcorruptíbl« y medicinal para las ba 



i: 



Arboles de liiiuidanibar y li.ílsariio, y sangre de drago, cu mu- 
chas parles, y inanghrcs do madera muy dura que las ramaa 
dellos, (¡uc ItogUD haptaelsuoio, se tornan en raices; y bejucos, 
que son unos cantones di>lgados que se suben por lus lirboles 
grandes en los arcabucos y mslezas, de los cuales se hacen ligas 
duras y fuertes como de mimbi-es, y sogas: Trutales de la tierra 
son cerezos, mejores que los de acá, nísperos, nogales de nueces 
muy encarceladas, y alguna eucrlc de manzanas, maméis de 
que se hace manteca para guisados, aguacate que escomo una 
pera, guayaba como uua manzana, aúaua como un membri- 
llo, muchas direrencias de ciruelas, diversas especies de pal- 
mas, caña fistola silvestre, y eu las prorincías del Quito un 
árbol que echa un capullo que sirve do canela. 

Hánse Uuvado de España y danse casi generalmente, si no 
sea en las tierras muy calientes, membrillos, duramos, mo- 
locoloncs, albórcbigos, albaricoqnes, higos, guindas, ciruelas, 
manianas, peras cermeñas, granados, y todo género de agro 
y dulce, naranjas, sidras y limones, de que hay tanla abun- 
dancia eu panes que se han venido & hacer montes dellos. 

Frutas de planta hay en la tierra pinas, que se dicen asi por- 
que lo parecen, de buen olor y sabor, lunas, pila, haya, grana- 
dinos, plátanos, pimicula luenga, mimbreras, zumaque, zarza- 
moros, espinos, jaras, arrachan, y de España se han llevado ro- 
sales y villas, que ya hay grande cantidad en todas las roils par- 
tes déla Equinoccial al sur, y se hace mucho y muy buen viuo 
dellAs; y en el Pirú se dan ya olivas, y so tieuo entendido qui> 
se vendrá á coger aceite. Hay en partes mucha caña fistola que 
le ha llevado de España, que viene á sor mejor que la de Eu- 
ropa, y en todas las Indias casi, grande abundancia de algodón 
de que se visten generalmente los indios, donde andan vesti- 
dos, y mucho cacao eo la Nueva España y en las proviudas 
comarcanas í ella y en algunas otras del Pirü, que sirve de 
muchas cosas, y de moneda; y on el Piru la yerba de la coca 
en algunas parles, que era la cosa más preciada que habla en- 
tre los indios de aquellas provincias, y asi mesmo el azúcar se 
da generalmente en (odas las m<1s partes de las ludias, de las 
cañas que se han llevado de Esjiaña, de que Imy ya muchos 



1» 



ingenios, y se va haciendo mercaderfa de ello: y cu la Nueva 
España se cría ya seiJa. iiorquo se ilan bien la» moreras para 
ella, de maiiüra que lagratiguría della hadeveuír á ser cau'la* 
losa, y tanibii'n mucha grana A cochinilla, que se trae & Espa- 
ña; y cu otras parles diversas de las Indias hay diversos mate- 
riales de maderas de árboles, yerbas , y suertes do tierras para 
todas colores y tinturas. 



DE LOS GRANOS Y SEMILUIS. 



Estalla la tierra inculta casi en todas partes, y tan poco ejcr- 
ciuda coa cultura que, corao sujeto desnudo, no daba otras 
plaulas ni semillas más do las que naturaleza producía; y así 
recibid tan bien las que de España se han llevado, que casi oiii- 
guna se ha dejado de dar bien eu lodas ó en las más partes, 
con aventajada abundancia y mejoría eu la calidad y gran- 
dcxa, si no sea en las partes destempladas de frío, y especial- 
mente de calor y humedad, como es eu las islas de la mar 
del Noria y provincias comarcanas ;i ollas, adonde muchas 
cosas lie las i¡ue se siembran y plantan se crfan tan viciosas, 
que, ó no dan Fruto ó si le dan do dan simiente para poderse 
volver á sembrar; y comuiimonle. las co«as sembradas de so- 
millas llevadas de España vienen miis férttles y abundosas en 
los primeros años que eu los otros, y van poco & puco per- 
diendo la fuL'rza con que coniienían, hasta quedar de ordinario 
cu la naturaleza que acá tienen, y la tierra tambióu con c! 
trabajo se va mudando, y remitiendo la fuona de su rertilidad 
eu las partes donde la ejercitan mucho. 

No había en parte alguna de aquel Nuevo Mundo, hasta su 
descubrimiento, género ninguno de fnicmenlo ni grano de los 
que on estas partes usamos; solamente tenían los indios para 
su manleaimieuto el maíz, de que en las más de las Indias es 
ol pan general, aunque en hartas partes carecen dól y uo se 
coge pop ser muy calientes ó por muy frias, adoudc.yen otras 
partes donde lo liay, liacon i>au de coxahf, que es de una rait 
de cultura, que llaman yuca en las islas de la mar del Norte, y 



I!) 

mandioca en las del Brasi! y olraa p¿irles comarcanas: liase 
llevado de KspañA el trigo y cebada y centeno y avena, que 
todo se da en muchas partos y con gran fertilidad, especial- 
mente el trigo que se da generalmente en todo lo dcgciibierto, 
en las parles templadas y fi-escas, ponjuo en las calientes y 
hümedas y se va lodo en Iiurza y oo grana ó se agosta; y 
aunque los indios comienzan ya á sembrarlo y A mantenerse 
de ello, uo por eso dejan el inaiz, que es buen mantonimíenlo 
y sirve mucho en niuclias partes para la Talla de la cosecha del 
trigo: la cebada, avena y centeno no se siembran porque no es 
menester. 

OE LAS VERBAS Y HORTAÜZIS. 

Halláronse en las Indias llantén, ruda, vorbena, mastuerzo. 
borneas, ^chicorias, yerbamora, doradilla, manzanilla, culan- 
trillo de p02o, bledos, mastranzos y albaca, cantueso, poleo, 
trébol y viznagas; algunas de estas yerbas generalmente, y 
otras en particular, en algunas provincias, demits de otras mu- 
chas yerbas medicinales y de maravillosos efectos, que se ba> 
lian en partes, como el mecboacán y la raíz de la grana, del 
Nuevo Reyno, y otros. 

Hánse llevado de España, y dánse casi generalmente en to- 
das partes y ticm|>oH, melones, que en algunas tierras dura 
una rama dos y tres años; pepinos, aunque en el Ptrü los 
había buenos, y cohombros, berengeiías, lechugas, rAbanos, 
cebollas, ajos, cspán'agos, cardos, berzas y cotes de lodas 
clases; y yerbabuena, culantro, y peregil, hinojo , claveles, 
azucenas y rosales, y oirás llores do estos reinos á que los in- 
dios son muy ailcionados. 



DE LOS ANIMALES. 



Halláronse en la tierra, generalmente en lodits parles, 
cuando los españoles fueron & ella, dos ú ües especies de ve- 
uadOB de los do Europa, osos, tigres y leoncillos pardos, dan- 



20 



tu, adivfls, que son como lobos, zorras, gatos cervales, taju' 
pos, ardillas de muchos coloros, y muy grande diversidad de 
monos y gatillos , y el aoimal que mete sus hijos eu una bolsa 
([uo tiene oii la barngH. y otro quo llaman armado; liebres 
como 011 BspaJia, y conejos generalmeute, y comadrejas y 
hurones también en paites. 

Y como do plantas, frutos y semillas no había en aquella 
tierra m^s de lo que naturaleza da suyo producía, así también 
carecían do lodos los animales domésticos, y ganado de crianza 
quo on estas partes tcnomos, y solamente se halláronlas ove- 
jas dol Pirii, que les servían de carga , y la carne y lana dellas 
08 buena y de pi-ovecho: los españoles han llevado de lodos los 
ganados mayores y menores de España, que se han multipli- 
cado, y se crian con grande vicio y abundancia en todas las 
más parles, por la gran comodidad del cielo y aire para su 
crianza . que les es tan favorable que en pocas ó ninguna parte 
so cría animal ni otra cosa vira que ofenda su nacimiento y 
criaoia , y por la fortilid.id perpetua que en todas hay de yerba 
verde; quo aunque en algunas faltan pastos, por ser la tierra 
muy montosa, y en otras donde hay campos por ser cavaña 
do yerba viciosa y muy alia, no buena para ganado, en partes 
hay donde con el huello dello mesmo se van las yerbas adel- 
gaiAudo y túrnaudo do provecho. Y asi , generalmente , en to- 
das \*s mis partes de las Indias se crían muchas yeguas y muy 
buenos caballos, ; mucho bestiaje mular para carretas y 
cai^, y giau abundancia de ganado vacuno, tanto que en 
pirte st ba vuelto bravo , y cimarrón gran parte dclio ; y gran 
oof^a de orejas, que aunque se dan tan generalmente, por ser 
ganado mis «Jdicado, en lo mis de io poblado hay tanto, qae 
en algunas partos, romo eu el Callao y provincias dd Pirü, se 
fticráe mucha laaa dellos, cou ser muy Qna y muy btwoa; y 
cadtns tambiéo se ciian en todas paites . aunqoe no ae dm 
laiModvUas porqoe do son de tanto prarecbo.yumbiéadeios 
PMcoos de Castilla se lúa criado eo gnuide abundanda y nm- 
dMs doUoB M han vudlo ciinarrODes; y auoqtie ou U tiem 
■o hatea HomalcB m Goea (|oe ojeodittse ke ganados . los penO! 
fMMUewoa ibE^afiob. y »e han roflto dmatroMGk am 



?! 



Untos ya, quo son más perjudiciales para el ganado menor 
qoe lobos en oirás partes. Culebras hay muy grandes y creci- 
das, y las mayores simples y sin ponzoña, cuya carne comen 
tos indios, y otras (juc llaman de cascabel por una vejiga que 
tiaea cu la cola con que hacen ruido como un cascabel: hay 
rlboras también, y una sierpe que se llama iguana, que t.im- 
poco es ponioiíosii y es animal anSbio del agua y de la tierra; 
y hay Inmbién escorptoues, y un animalito que llaman nigua, 
menor quo una pulga , que se mete en la carne por entre las 
Dftas de los pií^s y alU cría muchas como liendres, que si se 
descuidan se encarnan de mancraquo no su pueden quitar sino 
sea coriuuio la carne doude están. 



DE US ¿VES DE INDIAS. 



Hillanse en las Indias, de las aves de Europa, águilas rea- 
lea, aguiluchos, garzas y garzotas, sacres, neblíes, y milanos 
que siirea también para la cetrería, cernícalos, esmerejones, 
paus de agua, palomas, (atsaues, alcatraces, codoruiccs, tórto- 
las, gorriones con uu penachuelo en la cabeza á manera de co- 
ronas, abioaes, urracas en algunas partes, y grullas, y cuer- 
tos y murciélagos; y demás de estas aves, de las que acá uo 
H han ríslo, hay unas grandes que so llaman auras, que se 
raaotíenen de todas iamundicias, rabi-ahorcados y pájaros 
' bobos, que en el viaje de las ludías se hallan volando dos- 
deolas y trescientas leguas en la mar, y así se tiene enten- 
dido que descaosau sobre el agua; y llámanlos loboá, porque 
en sacando fuera del navio cualquier palo ó vara se asientan 
en ¿I y los loman ; paujfes, del tamaño do un pavo negro, pe- 
qneAo; un pájaro en la Vera-paz, de cuyas plumas se hacen 
imagines, y grande multitud y diferencia de papagayos de 
todas colores, desde el tamaño do un gílguero hasta el tamaño 
de tm cuervo, los cuales »on tantos, que vienen á ser perjudi- 
dolee pora los sembrados. Aves domésticas uo había ninguna 
eolrc los indios más de, en las provincias do \ueva España é 
Indias de la mar del Norte, las gallinaa que llaman de papada. 



22 



que eu las otras yartes, de la EquJnomal al sur, no las hay, ni 
se crían en ellas bieo; háase llevado de Castilla muchas galli 
uas, de que hay muy grande abundancia, y los indios se han 
dado á criarlas , y ánades y palomas , do que también hay mu- 
chas. Abejas 86 han hallado también en muchas parles de las 
Indias, aunque agrestes, y más pcqueúas que las de acá, laa 
cuales hacen miel no buena en los huecos de los árboles, ; 
las cabaüas debajo la tierra, Ifay en muchas partes de las lu- 
dias, ordinariamente en las caliontcs, muchos mosquitos 
grandes y pequeños , nocivos y perjudiciales , y hormigas pon- 
zoñosas. 

DE LOS PESCADOS. 

En los mares y nos se han visto más pescados, de los qus 
por acá hay, que animales en la tierra; porque hay ballena», 
toninas, sábalos, bufeos, pulpos, salmones, sardinas, agujas 
pequeñas, ostias, ostiones, lizas, mojarras, langostas, rayas, 
tortugas, pejesapo, cangrejos, tollos, lagrey otro mucho g&-^ 
ñero de pescados y mariscos de los de Europa ; y eu muchoa 
de los ríos truchas , aunque no lan buenas como las de España» 
y otros peces, y barbos como los de acá; y demás dellos si 
hallan, entre otras especies de pescados no vistas, manattog 
en los rios caudalosos de tierra caliente, no lejos de la marj 
tamaños como un ternero de tres 6 cuatro meses, y la camfl 
del muy buena, semejante á la do ternera, porque se sustenta 
de las yerbas de las riberas que sale ú, pacer desde el rio , y SU 
concepto dicen que es en el vientre, y que siempre nacen jun> 
tos macho y hembra ; y en los llanos de Venezuela hay un 
pece que llaman el temblador, por su efecto, que aunque Id 
loquen medianamente con un palo 6 caña, hace temblar ©1 
brazo del homi>re que lo tiene ; y unos pescados de comer como 
anguillas, que cuando se socan las lagunas se quedan metidos- 
cn la tierra , y allí se crian como lombrices. Hay también lo- 
bos marinos muy mayores que los de acá , y tortugas de ex- 
traña grandeza, y también de las pequeñas, y lagartos y co- 
codrilos, que llaman caimanes, en los rios caudalosos de tier< 



23 



^ontej! y cu olguaas plavas bajas, que comoa & los ín- 
't* y a oíros aaimales cuando los pueden haber, y amiquo 
"**tt eii la nmr , pooen sus huevos y los sacan en los arenales 
*** »a Usrra: hay también eu muchas parles tiburoues, con 
™"*^08 y grandes dientes, los cuales suelen tener grandes pe- 



leas 



con los lagartos. 



OE LAS MINAS V METALES. 

*IiQse hallado en las Indias muchos y muy grandes mine- 
óle» de lodos metales, oro, plata, cobre, azogue, plomo, hierro 
^ ^ccro, y lo que más general ha sido en todas ellas ha sido el 
*^*t>, y después la plata; los cuales metales, todos casi se han 
■**llado eu las vertientes y ramos de las sierras y cordilleras 
*tnt Tan corriendo, como arriba queda dicho, norte-sur ú lo 
luengo de la costa de la mar del Sur, desde encima de la Nueva 
Galicia hasta el estrecho de Magallanes, y lodos siempre casi 
«nUs verlicutcs de la parte del poniente que miran al dicho 
lUr, aunque también ha habido mucho oro y otros metales en 
•lillas de las islas del mar del Norte y provincias mediter- 
rioeu del Nuevo Reino. La causa, de haber mils oro y metales 
*a bu partes de eslas sierras que miran al occidente, parece 
Rer,-porque como los metales so engendran en las entrañas de 
b tierra , donde la tierra es más pura y casi piedra, y por la 
mayor parte donde la superficie de olla es estéril y pelada, que 
pTorisiie d« la poca humedad que concibe, como por aquella 
ptrte aquellas sierras eslán más derribadas y descubiertas y 
pdadas, por catar m.ls levantadas están más dispuestas para 
ndbírlos influjos del cielo, y para la generacióu de los meta- 
lev, j Umht'in para manifestarse más presto en ellas; porque 
botrs parte de la cordillera que mira al oriente, desde las pro- 
Tindas del Quito hasta el Kstrcclto, por sor toda tierra llana, 
(Tuesi y llena de árboles y pantanos, no parece tan dispuesta 
pan criar mclaJcH, y aiti en lo descubi<irlo hasta a;^ora del Rio 
de U Piala y del Brasil no se han llevado muestras de metales 
aíoguoos que seau de provecho y se puedan seguir. Es más 



?1 

niK 1* ttlAta ea todo lo descubierto, el cual t 

:is provincias de Guaiimala, Hoiidu- 

i- lie la mar <icl Norlc, Tierraflrinc, 

- r-roviucias del Quito y Pirú, hasta lo 

■ illiile; y como es meial suelto, que se 

J.- sus nacimientos corro con las aguas 

I.- ..K arenas y tierra movediza, y difúndese 

., y asi se halla en los rios y arroyos y quebra- 

'(.•iTíi ú arena, do donde se aparta con bateas 

ijiíLi, y pocas veces se da en uaciraicutos dello 

.:■ .louUo so saque en metal, de manera qne se 

■ lundir, mas do solamente para juntar lo que 

,11 Ig cual viene á ser trabajoso de sacar, y iio 

< luunieiito que en muchas parles no sea más 

.■<viM.^ho; aunque se han hallado y hallan mu- 

u'^ tlollo, muchos y muy grandes y de extraña 

.n'iut>rc casi puros sin mezcla de otro metal ui 



ii' MU duscubrimíento de las Indias, so sacómu- 
ki, y ^ló la más gruesa grangería y aprove- 
. 1 1 u'llos tiempos, anles que ae prohibiese el echar 
. iMiiaa; después se ha dejado de sacar, porque 
lii nacjiv sino con negros, son pocos y cuestan 
mm on algunas partos muy ricas de oro no se 
Miiiqiip generalmente se descubren minas casi 

■ I ii'H donde hay ovo, pero como es metal trabado, 
11 roi'ro con las aguas, hfUlaose en muchas me- 
■.'I ovo, y por el mucho caudal y gasto que es 

-Ki» 6 instrumentos para beneficiarla, no sesi- 
; H^ conocidamente son ricis, como en la Nueva 
M' hallan en la N'ueva Galicia, donde ya no llega 
i'itiviucias del Pird las délos Charcas y Potosí, 
< > ijudalosas de cuantas se han descubierto. 
, tte*. por no ser tan pn-cisos. no se buscan, ni 
li lütüt ngorAi aunque el plomo en algunas pai^ 

■ )Mr« o\ bouaScio de la piala, y el aiogue. de 
.utt> dos ricas mÍBas oa las proríQcüs del Pini, 



25 



» 



•eficia y.i y es de mucho apitivechamienro después quo so 
lello para cl beneficio do la plata; el hierro y acero, y co- 
' latda so lleva de E9p.iñ.i por mercadería, porque hasta 
*&kni no so ha hecho herrería alguna en \na IiidÍH9, aunque el 
*>bre se ha aacado, y saca on la Isla Española donde hay mu- 
site cantidad dcllo. 

Uáiise hallado en las Indias, en diversas partes, mármoles y 
piedras do estimar, principalmente esmeraldas en la provincia 
lie Puerto Viejo, y en el Nuevo Reino donde se han descubierto 
nius minas de donde so han sacado muchas y muy Unas, y de 
crtraordinaria grandeza, tanto que el procio dellas ha bajado 
mucho, en toda Kuropa, del quo solían tener anliguamcnle: 
hjUtaase también en partes muchas turquesas, como es en 
Clille, y otraa piedras y jaspes medicinales, y en otras partes 
algunas, como en la costa de Tierra Qrme y en la mar del Sur, 
Y en oirás perlas mny buenas, que se han sacado y sacan en 
macba cantidad y valor; y asi mismo en las provincias del 
Nuevo Reino, una sierra de piedra imán, y otra en las prO' 
TÍndas del Pírd. 

Hay abundancia de s:tl en las mis de las comarcas, eu par- 
lo* de agua de la mar y de algunas fuentes salobres, y en 
otnu mticba« del agua llovediza, y en otras de roca y piedra, 
y en oirás artiñcial de tierra cocida, y también de yerbas, 
d« que 80 hace, en algunas partes de Chile; y mucha piedra 
vaín en ronchas diversas partos, y diversas suertes de tierras 
de colorea para tinturas y atramcntos, y algunas fuentes de 
cidoTCS, y bctuincn no visto en otras parles; sin otras muchas 
gomu de árboles medicinales, como es b.1l9amo, Uquidam- 
bar, sangre de drago; y por todas las cordilleras arriba descri- 
tas hay muchos volcanes de fuego, y de extraúeza admirable. 



Aonqnc no todo lo descubierto esl.í pacfdco y poblado, lo 
comprendido entre los dos trópicos casi todo está reducido A 
la obedienda de los reyes de Castilla, ai no sean algunas pro- 



26 



vincias de indios particulares, que por la aspereza de las tier- 
ras en que viven, 6 por estar muy apartados, no se han podido 
pacificar; fuera do loa trópicos, desde Chile y provincias del 
Rio de la Plata hasta el Estrecho y desde Culiacan, encima de 
la Nueva Galicia y de la Florida para el norte, aunque se han 
hecho algunas entradas y descubierto eu parle de la tierra, no 
ostún reducidos ni pacíficos los indios, por ser la tierra y la 
gente della muy miserable y desventurada cuanto más se van 
llegando á los polos. 

En todo lo descubierto, al principio los naturales fueron 
muchos más en numero de los que después ha habido, porque 
en muchas provincias, donde había gran multitud delJos, han 
llegado casi á se acabar del todo. La causa de su disminución 
fué, al principio, la guerra, por los muchos que murieron en 
eUa en las batallas y rencuentros, y desesperados por verse 
rendidos otros, no queriendo venir de paz, por levantarse á 
los montes dejaron de hacer sus simenteras, y mm-ieron de 
hambre; de lo cual se siguió, en los primeros aúos mortanda- 
des generales, y enfermedades nunca vistas en aquellas partes, 
como fueron las viruelas que les pegaron los españoles, y des- 
pués acá fueron faltando muchos, con los malos tratamientos 
que los españoles les hacían y los excesivos trabajos que les 
daban con cargas demasiadas, porque al principio no había 
entre ellos otro racuaje, y con la labor de minas de oro y 
plata, pesquerías de perlas, grangerías del campo y labores de 
edificios, con que han acabado gran multitud de ellos: aunque 
ya, después que aquello cesó, eu partes hay doude han vuelto 
A acrecentarse y de haber ya más do los que antiguamente 
había, y comiuimeute se han multiplicado cada dia, y parece 
que han de venir ea gran crecíxnienlo, asi por no haber ya las 
guerras continuas que entre sí tenían, con que se consumían 
de ordinario, y los sacrificios que hacían do hombros y uso 
nefando do comer carne humana, y las vejaciones y tiranía de 
los ijue los señoreaban; que todo ora gran parle para consu- 
mirlos y acabarlos. 



i 



DE U DISPOSICIÚN Y SUERTE DE LOS INDIOS. 



Ea todo lo descubierto, los Daturolcs de a({uel1as partes sou 
de buen.*! estatura, antes grandes que pequeños, aunque los 
do los tion-os calientes, comprendidas entro los dos trópicos, 
»on por lo ordinario do menor cuerpo, y mAs díbiles y flacos 
por la relajación del calor y vicio do la tierra, que los criados 
en partes frías y fuera de los trópicos, que se van allegando á 
It» polos por encima do la Florida y Nueva tialida y desde el 
Rio do U Plata y proviucias de Chile por el estreclio de Ma- 
gallanes, adonde se ven los hombres de cuerpos muy crecidos, 
y hay aoücia de unos, que llaman los patagones, que son de 
once pies en alio. La color de todos comunmente es de men- 
bríUo cocbo que tira á leonado y bazo, cou alguna diferencia 
de unas prúvÍDCÍ.i)< á otras segün la disposición y calidad de 
las tierras, do donde proviene ser tal la naturaleza de estos en 
la color más que del sol ui de otras causas; porque debajo de 
la Equioocxial, eu las provincias del Quito en tierras altas, hay 
indio» más blancos que en otras partes, y los de las provin- 
cias del Rio de la Piala, aunque tiran algo Á castaños en la co- 
lar, MR también muy diferentes de los naturales de cabo de 
Buena Espcntnxa, que son negros atezados, y están en la 
'meama altura y paralelo que los del Rio do la Plata y provin- 
dae de Chile. Los que so van allegando á los polos se van 
adamado on color semejante & la do los españoles, y sólo pa- 
rece que difieren en la que cobraa por el mal tratamiento do 
ras penonas y do andar siempre por los campos, desnudos al 
airo y al sol: tienen lodos ol cabello largo y llano y ninguno 
crespo, y asi fué cosa nueva para ellos ver el pelo do los nc- 
^roe, y hay muy pocos con barbas. 



Da HABITO, IUNTENIIIENTOS T MORAOII DE LOS INDIOS. 

kjkntuiue en la Nueva España y en c! Pird y en otras algu- 
I partea andab.in los indioscubícrtos con mantas de algodón, 
n pocas p&rtc! de las Indias fallan, y con algunas camiso- 



28 



las, lú rn.ls ordinario en estás y en las otras partes era andar 
áemaám toda el cacrpo, salvo lo que cubrían por honestidad, y 
aun en algunas partes no se coraban dcllo. Las camas de los más 
principales y políticos eran algunas hamacas, y las de la co~ 
nmitídad algunas esteras y pellejos en el suelo, de ijue aun ea 
muchas partes carecían. Su manteui miento, donde lo alcanza- 
ban, era el maíz, y todo su regalo los brebajes que hacen dól, 
y donde no lo habla el cazabí, hecho de la raíz que llaman yuca 
y mandioca, y en otras parles, adonde carecen aún de esta, 
Otras raices mAs viles y yerbas y frutas de la tierra, y gooe- 
ralmenle la caaa de venados, y pescados de los ríos y maros, en 
algunas partos cocida y asada , y en todas las más hecha tasajos 
y seca al sol y al fuego. Asi sus haciendas, generalmente, son 
algunos pellejos, óalgunas mantas y esteras , y algunos vasos 
para sus bebidas y comidas, y cuando mucho algún arco con 
sus flechas, y algunas otrasarmasde lasque usaban, sin tener 
cuenta con otra provisión ni riqueza más de lo que para cada 
día habían menester. Sus casas, por el consiguiente, como de 
quien tampoco tenía que meter en ellas, en la Nueva España 
y Pirii, y en las otras partes donde más uso de razón parece 
que alcanzaban, eran y son ahora unos bohíos ó chozas de paja; 
y aunque en las dichas provincias de Nueva España y Pirú 
había pueblos, formados de indios y de casas mejores y de pie- 
dra algunas, no eran muchos y desordenadamente poblados, 
y todos comunmente vivían derramados por los montes en sus 
casillas, por si, en bohíos grandes donde cabían diez 6 quince 
6 veinte moradores, cada uno dellos en su rancho; y hacia el 
Estrecho y Quivira no tienen morada cierta, sino como alárabes 
andan de una parle á otra, y se albergan do noche debajo de 
unas tendezuelas de pellejos que traen á cuestas. 



i 



I 



DEL GOBIERNO Y REPÚBLICA DE IOS INDIOS. 



Su gobierno y manera de repül>lica en la mayor parte de lo 
descubierto no era, ni en lo que está por conquistar es, de ma- 
nera que merezca nombre de gobierno ú república, salvo en la 



g^ptfla el imperio de Moctezuma , y en el Pini el déTos" 
leaün se tiene entendido que procedió de tiranía más 
li buen gobierno; y así los naturales eran muy 
• de Urania y malos Iratamientof , porque no lenian cosa 
cuota ni libre de la voluntad del sci\or , aun hasta las perso- 
oiu, tanto que afirman que decía el Inga, que para tenerlos 
nij«los babiau de malarde cinco en cinco años la tercia parle 
dellos, y asi por cualquiera delito mataban al delincuente y á 
soa deudos y parientes, y á los pueblos enteros, y toda una 
proviocia si ora menester; y por fatigarlos los ocupaban en 
obras inmortalefl, como era el camino del Inga, de más de sele- 
cáentas leguas, lodo hecho de piedra por montes y por valles, 
y U lorlaleía del Cuíco , para la cual les hacían traer á cuestas 
ia piedra desde el Quito, que está de allí quinientas leguas, y 
la huerta del Sol, en la dicha ciudad del Cuzco, para la cual 
tratan la tierra á cuestas del valle de lea. 

El imperio de Moctezuma pai'ecc que tuvo mejor principio, 
y aal íu¿ más justificado, aunque todos gravados y oprimidos 
de sus señorea. Ku las otras partes casi todas eran como bebe- 
Irlas, solamente obedecían & los que los acaudillaban en la 
guerra, por el tiempo que duraba, y no les daban sino lo que 
qtwrfaii, y los unos y los otros cou muy pocas leyes y estatu- 
ios SDoque diferentes y disparados los unos de los otros. 



OE LA REUGION Y COSTUNBRES DE LOS INDIOS. 



Oeoeralmenlc todos eran idólatras del demonio, aunque por 
dUerentes caminos y con diversas abominaciones, porque eu 
todo lo que hay de la Eijulnoccial para el norte adoraban al 
diablo, con diferentes y nefandos sacrificios de sangre humana, 
y ceremonias y snpeniticiones diabólicas. En las provincias del 
Pinl y parte del mediodía hasta donde so extendía el imperio 
de tos lugas, por mandado suyo tenían por Dios al Sol, y eu 
lo demá? cada uno creía lo que le parecía. En otras provincias 
no te curabau do rcligióu ninguna, como sou en las provincias 
del Rio de la PUia y Estrecho de Magallanes, y de estar tan 



rendidos al demoiiioytir.-iniz.-idosdél, todos por la mayor parte 
eran siii caridad unos con otros abatidos & sus vicios y pasio* 
nes sia levantar el ánimo ú tener ai valer, ni á cosa digna de 
honra qÍ de nombre de virtud, desapercibidos, humildes y ren- 
didos á sus señores, enseñados á servir, flemáticos y sufridos 
para las labores y artificios, pero de flaco ingenio y poco riga- 
roso, como lo muestran las obras de sus manos; Uciles de per- 
suadir, pero inconstantes, de poca fe, y mentirosos, y en mu- 
chas naciones amigos de hurtar: y así como eran siu ambición 
ninguna, sin regalo y sin codicia, eran también muy holgaza- 
nes, viles y apocados, y estaban tan desordenados y depravados 
en el entendimiento y uso de raión, que el demonio los había 
traido á comerse unos á otros; y asi, en muchas partes, eran 
caribes, y teniau carnicerías públicas de carne humana, basta 
comerse los padres & los hijos, y los hijos á los padres; aunque 
en otras muchas provincias no lo eran, y en las mas ú casi 
todas, aborrecían el pecado nefando. 



USRMiENTOS V POLICÍA DE LOS INDIOS. 

Kn todo lo descubierto no ha habido parte ni provincia donde 
los naturales della no tengan su forma de casamientos y matri- 
monios & su modo unos de otros, porque aujique los señores 
no se contentaban con sola una mujer, sino con otras muchas, 
la primera tenían por legítima y A loa liijos della, y todos loa 
demás se contentaban con una sola, y af[uella tenían por suya; 
con diferentes ceremonias y leyes, en cada provincia muy des- 
variadas, así en oí celebrar las bodas como en el dejar las mu- 
jeres, porque había parte donde se casaban los padres con las 
hijas, y así las sucesiones de los estados entre los principales 
eran diferentes, que entre la otra gente, por lo poco que había 
que heredar, no se trataba dello. 

No se hallaron letras ni ciencias entre ellos miSs de algunos 
caracteres y Bguras do pinturas, en la parle de la Nueva España 
y Yucatán, que les servían de cuenta y memoria; y en el Hrd, 
unos cordones de colores anudados, que liamau quipos, para lo 



I 

I 



3) 



mesmo: y los letrados eran loa be<-[Uceros y sacerdotes quo ha- 
blaban con el demonio; y de estar tan mal ordenados en esas 
repüblicíis, es grande la oiulUtud de lenguas qne entre ellos 
se habla, porque j cada cuatro ó cinco legius tenían bu lengua 
diversa en algunas t>artes, y anl, los Ingas tenían lengua gene- 
ral para lodo su imperio, y eu todo lo )¡ue so estendía el de la 
Nueva España se hablaba generalmente la lengua mexicana, 
demás de los particulares de cada provincia. Sus tratos y con- 
trataciones erau pocos, por la poca hacienda ijue tenían, y todo 
por conmutaciones de cosas unas pop otras, porque carecían de 
moneda; aunque en lugar della, en la Nueva España usaban del 
cacao, y en el Pirií de la cocu. Los artiflcJos que entre ellos se 
hallaron, fueron fundidores de oro y plata y otros metales on 
el Piríi y la Nueva España y maestnis de labrarla rotonable- 
mente; y en la Nueva España, donde se ejercitaba más la piu- 
lura, indios que hacen imágenes de pluma; el arle de tejer tam- 
biéa se haU<í entre ellos, geueralmeole para solo el algodóa, de 
que eran todas sus ropas, y alguna carpintería para vasos de 
beber, y los pocos instrumentos que usaban en la agrícullura, 
y para algunos asientos; carecían de hierro y acero, y así no 
sabían qué cosa fuesen llaves ní cerraduras, ni otros instru- 
mentos de cortar, aunque en algunas partes hallaron algunas 
háchelas de cobre; sus cucbillos y navajas y hierros de fle- 
chas y lanzas eran de pedernal y huesos de pescados. 



DE U GUERU Y ARMSS OE LOS INOIDS. 



Ijaa guerras entre si eran muy coutinuas, y con difercnles 
solemaidades y desvarios , y siempre por causas muy livianas , 
ijue la m¿s ordinaria era la división de los términos de sus tier- 
ras, sobre que se mataban cada dia y se consumían comiéndose 
los unos A los oíros, cuando se cautivaban, en sacrificios y fue- 
i-a doUos: sallan A la guerra muy pintados, y lo más galanes 
que podían de plumajes y vestidos . La arma más universal que 
se halló, en todo lo descubierto, son arcos y flechas, con peder- 
nales y huesos por casquillos, y otros las puntas tostadas, ma- 



í, con su corle como espadas de 
íiores como mazas estólícas, que son varas 
ii^uuas háchelas iIg cobre eu el Pírii y 
> tuos [lara prouder al enemigo, y ea 
Lí y capacetes de cuero y algodón y de 
1? muy piuladas; y cu la costa de Tierra- 
1 lo» indios yerha para Iiis Hechas ponzoño- 



^>ilMtf '•'«^ 



K lA OOCTRIMI y CONVERSIÓN DE LOS INDIOS. 






ti»»*" *!"** *> dtfeeubrieron las ludias, el primor cuidado que 
MlttVu i»wi' lew wyvs do Castilla y sus ministros, fué proveer 
V in. 10*0 Ruerra á los indios, por eldailo que reci- 
■ii> íiiempre se procuren traer de paz y por 
1.1 dalo que se les encarga por la bula de la 
, i.j ..-mdü siempre gran vigilancia y cuidado de 
iix'triiut ¡r conversióu de los indios, y quitarles las 
K. i<M J pecados que tenían y ponerlos en policía y 
iiilir«s, y para ello al principio se repartieron en 
^iHidivit i«"t' piiüblüs y comarcas, dando á cada poblador ú 
tnbkJvt uii iviiartimienlo de indios, para que los doctrina- 
I|4 k)Mkiitytv»(Mi iin policía y buena manera de vivir, auuque 
dMUUiM. iK»f U» "íi'^f 'f*"'^s y agravios que se ve que se les han 
l|M,^, •** >*'« '"* mandado que no puedan estar en los pueblos 
Al t\w »vi>-tvUmUuitos. sino que paguen la doctrina, y el cuidado 
itt mV^Vt'i'tt' t(iifdft lí los prelados con quien se descarga. Y en 
Ikvui'tJv)* WUivomióu ydoclrina délos indios, han concedido 
Ljg. u^u^a tViittdlnix, que en tiempo de entredicho puedan oir 
tuÉ ^^v" (ItvtiK'ii y que se puedan casar y celcbrai^os matri- 
SMtUUW *'M lit'iiuiof proliibidos para las velaciones y elegir de 
kw m^Ui»**» 1'"' iinllHuamente tenían por legitima la que qni- 
üMvtt HK mNiiil'liliIoito cual fué la primera , y casarse los pa- 
liuuhwi d»« ItiiviM"» Krido sin dispensación ; y que no sean obU- 
MiitviM "* «)»>""»■ »'*'* ''" '* ^'S'l^* ^^ '* Natividad y déla ttesur- 
WVt^^U y ^>'• rlMrneB de la Cuaresma, y que por cierto tiempo 



33 



Krt comer carnes, huevos y lacticmios en tiempos vedados, 
eoa Otras gracias y facultades que por el tiempo de la predicación 
dfl U Cruzada se les ha suspendido á los que uo lomaron la bula. 
Y porque haya copia de miuislros, se ha dado y da siempre li- 
OBDCia á todos los clérigos beueméritos, que de España quieren 
pasar á aquellas parles, Tavoreciendo y premiándoles en las pro- 
rúiones de los beneficios eclesiásticos que en ellas hay¡ y á 
todos los frailes y religiosos que han querido pasar á las Indias, 
•elex da todo lo que hau menester, hasta llegará ellas, á costa 
de la Hacienda Real , y se ha procurado siempre para que me- 
jor se puedan enseñar álos indios, reducirlos á pueblos y en- 
aeAarles la lengua castellana en las escuelas , colegios de niños 
7 temlDiríos de doctrina que se han hecho y van haciendo cada 
dis por orden del Rey, para enseñar en ellos á los hijos de in- 
dios principales, con fin de que aquéllos enseñen á los otros, y 
que i ejemplo suyo vengan los demás do buena gana á la doc- 
trina y policía. Aunque en todo lo descubierto y poblado está 
predicado el Evangelio, y los más de los indios convertidos y 
doctrinados, muchas parles están muy Taitas de doctrina por 
UUta de ministros, que por serla niullilud de los indios tan- 
tt, y sus provincias tan largas y derramadas, no bastan los clé- 
rigos 7 Trailos que de España pueden salir; y de otras naciones 
BO 90 permiten pasar, porque no se siembre entre dios algüa 
tnor Ae hcregfa. 



DE U UBEnUD OE LOS INDIOS. 



hJknniiiM desde el principio se tnvo siempre entendido que 
klodios eran libres , se permitió en tiempos pasados y luga- 
Bdiüenntcs, por algunos respetos, hacer esclavos á algunos 
los y aun herrarlos, hasta que el año de 36(1526), 
o ya «taba vedado para algunas partes, se mandó geno- 
ncalei|ue nlogün indio Tueso esclavo ni lo pudiese ser, de- 
dBrtndolos por libres y vasallos de S. M., y se mandó poner en 
Utertad los que estaban sin ella; y para que la consiguiesen' 
eoflW ea eTecto k hizo, se crearon procuradores y protectores 



34 



deÍDdios, con salarios, en el Consejo y audiencias de tndiftS, que 
los.defeDdiesen y ayudasen á poner en libertad . los cuales se 
han quitado ya por no ser menester, dejando & las audiencias, 
prelados, y fiscales del rey, encargados por las leyes de ampa- 
rarlos y defeuderlos en sus pleitos, que se les haga buen tra- 
tamiento; que después de la conversión y doctrina ha sido la 
cosK de mayor cuidado quo se ha tenido por los reyes y sus mi- 
nistros. Y asi, desde el principio se prohibiA parlicular ; geno- 
raímente que los indios no se saquen de sus tierras para traer- 
los á España, ni llevarlos de tierras y parles calientes á Trias, 
ni al contrario, porque siempre se ha advertido que reciben 
dello mucho detrimento y daño en la salud ; y se probibid ge- 
neralmente, que no se cargasen sino doude no se pudiese excu- 
sar por la falta de caminos , entre tanto que 9C hacían, y aque- 
llo con carga y jornal tasado, y asi on muy pocas partes, á 
casi ninguna de todas las Indias, se permite ui es necesario ya. 
Por el consiguiente, entendiendo la vejación y desorden con 
que eran fatigados en la labor de minas de oro y plata, y en la 
graogerfa de la coca, y en descubrir sepulturas r enterramien- 
tos en el Pirü, y en la pesquería de las perlas y otras grange- 
rlas, se mandó generalmente que no pudiesen ser echados i 
tíina, aunque lo quisiesen de su voluntad , y los libraron do los 
servicios personalesde pueblos, monasterios, y de personas par- 
ticulares con que también eran muy fatigados; aunque habtáa- 
dose entendido tambiénque, por ser los indios de su naturaleza 
holgazanea , la ociosidad les es causa de mis vicios y pecados, 
se ba después ordenado que les hagan trabajar y aprender ofi- 
cios y ocuparlos, á los que no lo supieren, en cullivar la tierra y 
enla crianza de ganados, y on servir y andar á jornal para las 
vbras de edificios y grangcrfas del campo; proveyendo con 
mucho cuidado, que en sus jornales y salarios do sean defrau- 
dados, y les sean pagados á sus tiempos, y para algunas partee 
se ha permitido que puedan andar á las minas, queríóadolo 
ellos de su voluntad, teniendo mucha cuenta con su salad y 
aprovechamiento. 



4 

É 



DE LOS PUEBLOS Y GOBlEflNO DE LOS INDIOS. 

Y pata poderlos mejor doctrinar y ponor en policía, se ha 
procurado siempre de reducirlos i pueblos donde vivan con 
concierlo y ordenados; y aunque el ejecutarlo se hace con di- 
ficullad, por la aversión que los indios muestran dello, 6 por 
estar cngcñados á andarse vagamundos y poder mejor ejercitar 
BUB idolatrías y pecados, ó porque, como han querido decir, no 
se bailan bien ea los pueblos, ní viven sanos por la costumbre 
que tienen de lo contrario quo con ella se podría trocar, en 
muchas partes se han hecho y van haciendo pueblos dellos, de 
más de los que autiguameiile tenfan, en que van haciendo lata 
casas con alguna más policía y forma de familia, y los más dt- 
Uos andan ya vestidos y calzados, y con alguna cobertura en 
la cabcta, y se hallan bien con la carne y otros mantenimien- 
to» y comidas que los españoles usan, principalmente con el 
vino, que dan por ello todo cuanto llenen, y lo han venido á 
beber tan desordenadamente, que ha sido necesario vedarles 
el uso dello, por apartarlos de las borracheras que antigua- 
mente tenían: y se dan ya á toda la crianza de ganados, y la- 
bratua de trigo y otras cosas de España, y asi tienen eus tier- 
ras propias ya para sus simenleras, y está proveído lo que 
conviene para que no se iiía tomen ni hagan daño en ollas, te- 
niéndoles tasado y muy moderado, mucho menos de lo que 
pagaban en tiempo de su inüdelidad, lo que tienen de dar tri- 
D al rey los indios que están en la Corona Real, y á sus en- 
Ktideros tos otros, en oro 6 plata, trigo ó maíz, gallinas, 
{^frísoles, mantas de algodín, y otras menudencias conforme 
alo que en cada provincia se coge y cría (1); ¡que comunmente 
suele llegar á valer un peso lo que suelen pagar, y de ahí aba- 
jo, que en partes hay donde no tributan nada; y no tributan 
más de los que tienen casa, exceptando los por casar y viejos 
y enfermos), procurando con mucho cuidado que las tasaciones 



(1) Twliada*)) alorisÍDalloquecij 



^H 


■ 


deindif-a ' 


■ -tiffibd. y que en ellas ^| 


l08.<1- 


. jus caciques, por razón ^H 


han, 


nehan de pngarparael '^| 


preUu., 


. -.;iic nadie les x)ucda ^^ 


ravl.r . 


_ii-(.lo; lo cual eslá 


laini'' 


- rilu.^ son buenos oG- - 


COíi ■ ■ 


. . i !,t mercancía se indi- ^M 


TÜÍM 


- ::ibuto3, y á oíros arllG- ^| 


■rali.. 


^ros. como es de la pintura ^^| 


lo- 


■ biieuagana.aunquesus 1 


ni j 


: ;-; perfectas por el poco 


doi: 


, :iLiíÍcasehandadomuchO, | 


U'-i 


... «•(>« sou muy devotos ea las ^H 


^^ 


-->s * por corregidores españolea, ^H 


^^^^K 


--J ■fíi algunas partes del Pirii, y ^H 


^^^^H 


i.:^u;imeiitü, que no se han prí- ^^M 


^^^^1 


..,0*. y on otras partes por alcal- ^^ 


^^^^H 


,. ;y:iciies dc los mismos indio», 


^^^^L 


• .Ducpjo, y BUS oficiales y dep6- _ 


^^^^^^^^m 


.<ra9 libertades como genio libro, ^m 


^^^^^^^^^H 


... el andar ú caballo y tener armas, ^H 


^^^^^^^^P 


■.\-\ji ser para la seguridad de la ^H 


^^^1 


,-_:.L-i doUos como son y los españoles ^| 


^^B 


^ :^-«i«Í.^ QUE PASI^'' f^ I-1S '"D'^IS- ^M 


^^^^^H 


pi-uvincias serian muchos más de ^^M 


^^^^^^H^ 


la para pasar & todos los que la ^H 


^^^^^^^^^^ 


,.iirraente se han inclinado pasar ^* 


^^^^^^^^L 


, hmnbres enemigos del trabajo, y 


^^^^^^^^^^» 


,! i,!ns, y con codicia más dc enri- _ 


^^^^^^^^^^p 


¡>i.Tpetuar?e en la tierra, no coa- ^H 


^^^^^^^^^^L 


,ira la comida y el vestido, quo á ^H 


» 


. , ■^- :<■» puede faltar con una mediana ^H 

... J 



37 



diligencia en llegando á ellas, siguiera sean oficiales 6 labra- 
dores, siquiera no lo sean, olvidados de sí se alzan á mayores, 
y »e aadau ociosos y vagamundos por la lierra, hechos pretcn- 
sores de oficios y reparlimicnlos; y así se tiene esta gente por 
de mucbo inconvenienle para la quietud y sosiego de la tierra, 
y por esto no se da liceucia pasar á ella, sino d los menos que 
sepuodao. especialmente para el Pirií donde ha sido esta geutú 
de tiuyor inconveniente, como lo han mostrado las rebeliones 
y desasosiegos que cu aquellas provincias ba habido, y así 
solamente se permiten pasar los que van con oQciosá aquellas 
partes, con los criados y personas de servicio que lian menester 
limitadamenie, y los que van á la guerra y nuevos descubri- 
mientos, y los mercaderes y tratantes y sus factores, á quien 
dan licencia por tiempo 1imitado,que no pasa de dos ó tresaüos, 
los olidaleí de Sevilla, y esto cargando do hacienda suya propia 
basta cierta cantidad. Y no se consienten pasar ú las Indias ex- 
iraojeros de estos reinos, ni portugueses á residir en ellas ni 
coolralar, ni de estos reinos los que fueren decasladejudíosó 
morofl, ó penitenciados por la Santa Inquisición, ni los quo 
siendo casados fueren sin sus mujeres, salvo á los mercaderes 
y los que van por tiempo limitado, ui los que han sido frailes 
ai esclavos berberiscos, ni Icvauíiscos, sino solos los de Moui- 
congo y Guinea, aunque, sin embargo de la prohibición y dili- 
gencia que se pone para que no pase nadie sin licencia, pasan 
i todas parus debajo de nombre de mercaderes y de hombrea 
de la mar. 



OE LOS ESPAÑOLES NACIÓOS EN US INDIAS (I). 

Lto espafiolos que pasan & aquellas partes y esliin en ellas 
mucbo tiempo, cou la mutación del cielo y del temperamento 
de las regiones auu no dcjau de recibir alguna diferencia en 
la color y calidad de su personas; pero los que nacen delloa, que 



. n TMbids tmatarlglul todoetlApbnb. 




ntBMM «tt !• acna. 9» m te foeitan leaer si 



il« lotte oAeldB, fM hsr Bo; bocaas oa a 
r mfmMiá, f ■ ereifcii i y rrntwiwi A ms teíans. U cnbe- 
Mitfllrimio inte mhot» 7 fKlIrMl o de U tiemsoo te tzibMM 
f f«|HMiffli9n(4« d« te lofim, qt» no » poedea ceBtmdar. 
tWN'tAf, irrvAr, nt ^Aíipnar, ponjne no se eooonñendaD mis 
A*1fit Am rMM, r In^po vnelrea á ncar ó á ponerse en la 
Oiriyn* Heiil, V U tnAg csodatea grangeria que en aquellas 
yntUt% fiA haMdo, ha ildo tienipn U de las minas de ora r 



á 



plata, prinifiro y más genera) la del oro, y después la do -l^- 
piau dooda «) oro ha faltado, y se han descubierto ricas minas 
d« [khta; tras las minas es ya la contratación y grangoria de 
las cosas d« la tierra, principal de trigo, vino, lanas, frutas y 
mtem j ganados de Espaúa, cuya lana y cueros y alguna seda 
iñ trae ya á estos reinos de Nueva España é islas de la mur. 
de] Norte en cantidad, cou mucho aiücar, caiía fistola, maderas 
«etimadas. A las Indias se lleva de España vino, aceite, paños 
y sedas y lienzos, y hierro y aceio, y las cosas que dello se ha- 
cen anuas, herramientas. Libros y papel y vestidos y vasijas, y 
otras menudencias de artificios que aun hasta agora no se la-> 
bran en Ids Indias. 



DEL CONSEJO Y GOBIERNO DE INDIAS |t). 

Hay Consejo formado de Indias desde el año de veinticua* 
tro (ISSl), que basta entonces se gobernaron las cosas de las 
Indias por personas graves de letrai^ y confianza , á quien sq 
enoomeodaban particularmente. Formóse el consejo al princi- 
pio coa un presidente, cuatro del consejo, un secretario y un 
relator: al presento faay enél un presidente, ocho consejeros y 
no fiscal, un secretario con título, que refrenda los despachos 
que S. li. flnna , y dos escribanos de cámara que los oMenan, 
un chanciller., dos relatores, un alguacil, tres porteros, un 
ngísiro, un tasador y un solicitador Qscal, y un abogado de 

a, dos conladorejs y un recetor de ponas de cámara, un 
cnoista mayor y cosmógrafo mayor , de las Indias. Tiene el 
dJdio consejo la suprema jurisdicción y gobierno de todas las 

s wbre los vircyes y audiencias en lo temporal , y en lo 
* de lo espiritual por concesiones apostólicas, y la suprema 
ción do la Hacienda Real, y en las cosas de jueticía 
Ctwooe de todas las visitas y residencias da vireyes, audiencÍM 
j gabernadores y oficiales de la Real Hacienda, y pleitos d« 



la a •! Mlctul lodo «ta pátnfc. 



40 



segunda suplicación, por comisión real, y de los pleitos sobré 
los repartimientos de indios, y de los negocios generales de la 
Casa de contratación de Sovtlta en grado de apelación, y délos 
civiles que Fueren de cuarenta mil maravedises arriba, y en 
primera instancia de los negocios tocantes & Indias iiuo en la 
coi-te se orrecieren , sin que en ellos se entremetan los alcaldes 
do corte. 

Hay un Consejo Real, que reside en la corlo cercado la per- 
sona da S. M., con un presidente y ocho del consejo y un fis- 
cal; y do este consejo depondo el gobierno y administración 
de jusUcia del estado de las Indias en todo- 



I 



DE LOS GOBERNADORES Y REPÚBUU DE LOS ESPAÑOLES jl). 

De los vireinos que hay en las Indias, el nno es el de la 
Nueva España, que se extiende casi a lodas las provincias 
é islas de acá, en la parte del norte, desde el Nombre de Dios 
y Panamá al septentrión con alguna paito do Tierrafirme, 
en las cuales provincias hay cuatro audiencias y diei y siete 
6 diez y ocho gobernaciones diferentemente subordinadas al 
Tirey. La primera audiencia es la de MÓJiico , donde reside el 
TÍrey y preside en el audiencia, y tiene sólo el gobierno de U 
tierra y provisión de los oficios y aprovechamiento de su dis- 
trito, en queestá la gobernación de Piinuco, queanliguamcnte 
se proveyó con título, y á esa provisión de los Reyes y á la de 
Yucatán, y á la gobernación do las islas de Poniente, Filipinas 
é islas de los Ladrones. Es la segunda audiencia la de la Espa* 
ñola, que tiene el gobierno y provisión de su distrito el presi- 
dente della, y el vírey de la Nueva España sólo el cuidado 
general de avisar del estado y quietud de la tierra, y proveer 
en caso de rebelión y guerra : están en el distrito de esta au' 
diencia las gobernaciones de la isla de Cuba, y la de la isla de 
San Jtiau de Puerto-Rico, y la isla de Jamaica que es de los 



m e! orÍKinal eatog párrstos, buta al que emplen 



«I 



I 



duques de Veragua, y la gobernación de Veneiuela, y por 
cercanfa, paralascosasquc solé remiten, oL adelantamiento de 
U Florida, y la gobernaciói) do Serpa ó de la Guayana. La 
tercera audteucía es la de Gnatimala, que se gobierna como 
la de U Española , y en su distrito están las gobernaciones de 
Tabasco, Ctiiapn, la Verapnt, Soconusco, Honduras, Nica- 
rapu , y la do Costa Rica. La cuarta audiencia es la de Nueva 
Oalicia, ea la cual, aunque el virey de la Nueva Espaúa no 
ptesidfl , tiene el gobierno y provisión de los oficios como en la 
de tUxico: cae en su dislrilo la gobernación da la Nueva 
Vina ya. 

El rireinalo del Pirii comprende las tierras y provincias 
que hay dci»de el Nombre de Dios y Panamá y TicrraErme aj 
mediodia, hasta el Estrecho de Magallanes, cu quo csttin las 
oirás duco audiencias y diez gobernaciones subordinadas & 
los vireye». tambitl-n por difercnle manera. La primera au- 
dieocia es la de Los Reyes, donde reside el virey, y preside y 
pone aúlo on las cosas de gobierno y los oficios y apruvecha- 
Biiffit^ de la tierra en su distrito y en las provincias de Chi- 
to, CD que Ueiic el gobierno después que se quitó de allí la 
udjooda , y las apelaciones vienen á la dicha audiencia de 
LifDa; y asi mesmo el descubrimiento y gobierno de las islas 
deSolotoda, y. como por cercanía, la gobernación del Rio de la 
Plata de Ub uoccsidades dü guerra que se ofrecen , y en lo que 
4al Consejo te le remite. La segunda audiencia es la de los 
Charcas, en que el viroy tiene el gobierno y provisión de ofi- 
cios y rcpartímientoa en ella, y en Tucumán, que está en su 
distrito. La tercera audiencia la del Quilo, que lambiéu tiene 
•o «lU d virey del Pird el gobierno y provisión como en la 
de los Charcas; en su distrito hay la gobernación de Popayan, 
y la de tos Quixos, y Canela , y la de Igual-songo , que llaman 
de Juan de Salinas. La cuarta audiencia es la del Nuevo Reino 
de Granada, en que el virey no tiene cosa que proveer locante 
■1 gobierno, en cuyo distrito están las gobernaciones de Carta- 
gena y Santa MarU y el descubrimiento del Dorado. Y es la 
quinta y dltinta la audiencia de Panamá en Tierralirmo, que 
está sujeta al vir«y eo Us cosas del gobieruo, por lo que toes 



íil despacho de loa navios que de allí van para el Pirií res de 
distrito desta audiencia la gobernacióQ de Veragua. 

En laft audiencias donde los vireyes tieneu el ftobicrao, 
veen las cosas de ellas y los oficios y aprovecbamienlos quq 
hay en la tierra , y las audiencias en sólo lo de la justicia; ] 
donde oo, los presidentes de las audiencias tienen el gobieriiQi 
y provisión do las cosas. Las ordenanzas de las audiencias f. 
estilo judicial es en todo cisi como en las chancillerias de t 
pafia, salvo en los pleitos de los indios, eii (jue se procede di< 
ferentemente, por escudarlos dellos; y en los pleitos sobre r 
partimientos , de que no pueden reconocer, no hay ronuncíS' 
dones de oficios de justicia ni de hacienda ni de otros cargos 
Provéense con título do S. M. todos los oficios de las audieiiciai 
y oficiales de la Hacienda, y los gobernadores proveen las al^ 
caldlas-corregimientos, pesquisidores, comisiones y loaoficiOft 
de la Hacienda, y oficios de las audiencias, cuando vacaa, ett- 
Iretauto que se proveen con titulo. 

La república, cabildos y concejos de los españoles en 1 
Indias es como en España, con sus alcaldes ordinarios y 3114 
oficios propios de los concejos: no hay pechos ni pedido^ 
reales; y asi no hay distiücion de hidalgos ni pecheros eatia 
los españoles, ni tampoco, hasta ahora, hay aleábalas, ni por- 
tazgos, más de los alinojahrazgos de las mercaderías eu las en* 
tradas y salidas de los puertos. 



BIENES DE DIFUNTOS. 

Por los muchos españoles que en aquellas partes mueren 
ob inleatato, y sin dejar herederos conocidos, se instituyó desdO 
el principio, que en cada pueblo de españoles haya libro en q 
se asienten los nombres y naturalezas de los que de estos reíf 
nos fueren á residir á ellos, y un tenedor de bienes de diíua> 
los, que, con la justicia ordinaria y el escribano de coocejo^. 
cobren y beneficien los bienes de los que así murieren y I09 
metan en una caja de tres llaves, que la una tenga la justidft 
y la otra el tenedor dichos que ha de ser un regidor cada aúOi. 



\3 



f I» otra el escribano dol coQcejo, y en algunas partes -uüo dé 
IM oltciales reales; los cuales , habiendo hecho las diligencaas 
ordenadas para sabor si hay herederos á quien pertenezcan , y 
M los hallando, cnvien los dichos bienes ¡í la Contratación 
de Sevilla, consignados por bienes de difuntos á los oficiales 
íe contratación , que los ponen en una caja de tres llaves, y 
Ueoea cargo de despachar mensajeros ií los pueblos de donde 
ma naturales los difualOE para que vengan eo poder de sus 
íiepederos. 



I 



OE LOS MESTIZOS. NEGROS, MULATOS Y ZAMBAIGOS. 

B*y, demás de los españoles que de estas partes bao ido í 

™ Indias, y de los criollos quede padres y madres españoles 

»Wi nacido en ellas, muchos mestizos que son hijos de espa- 

*™^ y de indias, ó por el contrario, y cada dia se van acre- 

Cíiitaodo más en todas parles; los cuales, lodos salen por la 

""^yor parle bien dispueflos, ágiles y de buenas fuerzas, é iu- 

"'Iriit. y maña para cualquier cosa , pero mal inclinados á la 

'irtuii , y por la mayor parte muy dados á vicios ; y asi no go- 

"1 del derecho y libertades que los españoles, ni pueden le- 

"^f indios, sino los nacidos de lejilimo matrímoDio. 

' _*iHl8 de éstos hay muchos mulatos, hijos de negros y de 

^'^*«, qae se llaman lambaigos, que vienen á ser la gente más 

''^■' y vil que en aquellas partes hay; de los cuales y de los 

^^'i*M, por haber tantos, vienen á estar algunas partes en 

^ ''CSrxi de desasosiego y rebelión : mulatos hijos de españoles 

^m ' ^ Kiegras no hay taalos, por las muchas indias que hay rui- 

^■^^^'5-« sos personas. 

^B^'j^Sros de Monicongo y de Guinea se han llevado á lodas 
^Br~*^^lUs partea en gran cantidad, por la necesidad que de ellos 
^B^* **«liido para sacar oro y piala de las minas , y para los ín- 
^^•r'*^^* de aitlCar y otras grangertas , después que se prohibió 
If ^^liar los indios á ellas; no se pueden Uevar do España ni de 

*"*« patl« para tas indias, sin licencia eipresa de S. M. y pa- 
B*^do el derecho que de cada licencia se debe, que son treinta 



44 



ducados por cada uno, y en tas iDdias no se pueden vended 
sino por cl precio y tasa que pai-a cada parte está por e! Rey. 
puesta. Hdso tenido siompro cuenta con que sean doctrinados. 
6 instruidos en la fe, como se tiene con los indios, y aunque s 
casen enire sí, con licencia de sus dueños, no consiguen la U* 
berlad que en estos fcinos. No so consienten pasar á las In- 
dias esclavos levantiscos, ni do Berbería, porque no euseñeD 
á los indios alguna mala seda ó heregfa. 



DEL GOBIERNO ESPIHITURL DE INDIAS- 

Aunque el gobierno espiritual y eclesiástico en las IndiaB' 
depende y tiene su principio de !a Sede Apostólica de Roma, 
como en las otras partes de la cristiandad, deseando los Sumoa 
PoDlificcs que la ley evangélica se publique y dilate en aque- 
llas parios, han concedido á los reyes de Castilla, para qu6 
mejor lo puedan hacer, el patronazgo en todo lo eclesiástica 
dellas; con lo cual, y con otras gracias y facultades concedidas 
á los reyes, i instancia suja, ú los prelados y religiones en fa^ 
vor de los indios, por estar aquellas parres tan remotas y apar» 
tadas, ofréccnsQ pocas cosas en que sea necesario ocurrir á 
Roma ; y as! ei Consejo de las Indias, en nombre de S. 
provee en las cosas do lo espiritual y eclesiástico, según laSi 
facultades concedidas, y para las cosas que oo la hay pides 
Su Santidad de nuevo. 



ARZOBISPADOS Y OBISPADOS. 

De los cuatro arzobispados y veinte y cuatro obispados, qnfr 
hay basta agora erigidos en las Indias , los dos arzobispados j 
doce obispados caen en las provincias de la parte del norte y 
TÍreiuo do la Nueva España , que son cl anobispado de México 
quo tiene por sufragáneos á los obispados de Nueva Galicia y 
al de Mechoacan y al de Tlaxcala, por otro nombre de los Aa- 
geJcs, y al de GuaiLaca, que Uainau de Aulequera, y alda Yu* 



catan, Chispa, Verapaz, Guatimala, y al lie Honduras. Y el 
otro arzobispado es el de Santo Domingo do la Española, cu- 
yos surrag¿Íiicos sou el obispado de Cuba y el do la isla de San 
Juan do Puei-lo-Rico y el de Venezuela y la abadía de Jamai- 
ca. Eu las Iridias del mediodía y provincias del viieiao del 
Pini están otros dos arzobispados y otros doce obispados, que 
son: el arzobispado de Los Reyes, que tiene por sufragáneos 
los obispados de Nicaragua, Panamá, Quilo, el Cuzco, los 
Charcas. Tucumán, y en Chile el de la Concepción, y el de la 
Imperial y el Rio de la Plata; y el otro arzobispado, el del Nue- 
vo Reino de Uranada, cuyos sulragáueos son los obispados de 
Popayan , Santa María y Cartagena. 



JURISDICCIÓN DE PREUDQS. 



I 



Por el derecho del palrouaig'o que los reyes de Castilla tie- 
nen, presentan it su Santidad personas para prelados de las 
Indias, los cuales, demás de la jurisdicción ordinaria que tie- 
nen, pueden absolver por cierto tiempo á los indios converti- 
dos de cualcsquier casos reservados ala Sede Apostólica, aun- 
que sean de los contenidos en la bula Cmna Domini, y desco- 
mulgar y echar do sus obispados á los apóstatas que pasaren 
en ludias y dispensar por cierto tiempo en casos matrimonia- 
les en tercero y cuarto grado, y absolver los contrayentes y 
legiiimar á los hijos, y conocer de los dichos casos duranto el 
dicho tiempo , reservada la apelación alnielropolitano, y dól á 
los jueces dcapelación; ypueden, asimesmo, consagrar el olio 
con ol bálsamo de las Indias, y donde na hay Inquisición, ni 
la habla, han tenido poder y facultad del inquisidor general de 
Espaúa para usar oQcio de inquisidores por sus personas, sin 
oQcio ni familiares, y por breve particular tiouen indulto para 
no visitar Limina apostolorum sino por procurador, y que so 
puedan consagrar en Indias por un obispo sólo con dos ó tres 
dignidades ó canónigos. 



DE US ERECCIOHES V FlBRIUS OE US I6LESIJIS. 



Las erecdones de la» iglesia« están hechas todas por brevas 
ó bulas de su Santidad, y las más con facultad, á los reyes de 
Castilla, de señalar los límites de loa obispados y mudarlos 
como quisieren, y declarar las dudas que se ofrecieren ea las 
erecciones que los reyes lo tienen remitido á las audiencias 
por las ordenanias dellas. Todas las dignidades, prebendas de 
canoagtas j otros beucScios eclesiásticos de aquellas partes, 
son á provisión del Rey, que presenta personas para ellos y 
los prelados hacen la colocación , y hasta agora no se ha admi- 
tido renunciación , ni resignación en favor de nadie. Los benc- 
Qcios curados y doctrina han sido basta agora á provisión de 
los prelados y adnutum amovibles | porque desde el año 38 
(1538) no hay arciprestes en las Indias ni beneficios curados 
con Ululo] (t). 

Los diezmos «sUin dirididos por las erecciones ea cuslro 
partes iguales; una para los obispos y mesa episcopal y otra 
para el cabildo; y de las otras dos cuartas, parles divididas en 
nueve, las dos dellas, que llaman dos novenos, quedan para 
S. H. por raEon de patronazgo, de las cuales tienen hecha 
merced temporal casi á toda» las iglesias para la fábrica dellas; 
las otras cuatro de las nueve son para curas y beneficiados , y 
las otras tres para fábricas y hospitales, todo en cierta forma; 
y aunque por las buLisde las erecciones »e pueden llerardiM- 
mos enleramenlo de todo lo que se cogiere y criare en la U*r- 
ra, salvo del oro y de la plata que en todas las erecciones se es- 
cepta, hasta agora no han pagado diezmo más de solos los es- 
pañoles, y por esto los proventos y reutas eclesiásticas no va- 
len mucho, y los obispados y prebendas son tenues , quo en 
muchas partes se suplen á los prelados , de la Hacienda Real, 
los quinientos mil maravedís que se les han dado & lodos, en 
los principios , entretanto que los dieimos llegan i valer otro 



I 




Uato; 7 «a tudas las iglesias hay algunas digiiiilades , cauoa- 
finM, raciones y inedias raciones, cipollanfas y otros oñcios y 
muchos bcneQáos simples erigidos y no se sirven todos hasta 
que de los dietnios haya para todos. Las reglas del coro y 
«>t»»Liltícioaes son tomadas de la iglesia de Sevilla, de la cual 
ta& sufragánea al principio la del obispado de Sanio Boniiogo 
^ 1a Islft Española, que fué la primera que se erigió en aque- 
^^^9 parles, y así van siguicudo su erecciOn las de las oirás 
•Stesiaü que después se han erigido, que son todas con cargo, 
^^ *lvjela misa de prima todos los viernes sea por los reyes de 
****til]a difuulos , j- la de los s.lhados de Nuestra Seüora para 
"^ "^ítoi. La Kbrica y ediñcio de las iglesias se han hecho 
****»«apre A cosía de S. M. y de los indios ó encomendero* 6 
"^'y^íson los repartimientos, por tercias partes, coatnbDyea> 
^* ^oo algunas ios deraaa españoles. 



P 



DE US Ordenes de frailes v religiones de las indias. 

Üm psaado i las Indias desde su descubrimiento, religiosos 
*^ las trM ordenes mendicantes de San Francisco, Sanio Do- 
'^liogo 7 San Agustín y de la Merced, y ya comienzan á pa- 
*^ de U Compañía, que lodos van Á quollas parles y están en 
^Qji debajo do la obediencia de los capítulos y de los genera- 
nte de España: psra proveer de frailes, y las otras cosas que se 
10, tocante á las religiones, tienen en la corte comisarios 
i de coda orden. La de San Francisco, antiguamente, 
tttvoM las ludias solas dos provincias : eu una, todas las la- 
dUs y proTÍnciíu do la parle del norte , y vireino do la Nueva 
ÜBpoña desde Panamá; y eu otra, los provincias del mediodía 
j tireÍRO del Pira ha.sta Chile. De poco acá las han dividido 
«o Ocho provinciait y uno custodia; cuatro en las proviiiciaa 
deU Nuera España, que son: en cl arzobispiido do México y 
TUicaU, la provincta que llaman del Sanio Evangelio; yeo 
•1 obiipado de Mechoacan y Xalisco ó Nueva Galicia , la se- 
pioda qtie llaman de Bau Pedro y San Pablo; la tercera la de 
Yucatán, y U cuarta la del Nombre de Jesüs eu tíualioiaU, 



Nicaragua y Uoodnnts. En las lodUs del mediodía y Tireino 
<tcl Pird otras cuatro, ana en tí distrito de U aadiecda dd 
NucTO Reino do Granada, j oira en la audienda de San Fnw- 
CÍ8C0 del Quito, y oti^ en la audiencia de Los Rey^, y otra eo 
las provincias de Cbilo, y la custodia en el distrito de la an- 
dieucía de los Charcas. 

La orden de Santo Domingo y la de San Agustín oslan divi- 
didas eu aquellas parles en solas dos provincias cada orden; la 
uua en las provincias sobredichas de la parte del norte y 
Nueva España, y la otra en las del mediodía y partes del Pini. 
La orden de la Merced en las provincias del Pirti esU dividida 
en tnj3 provincias; una en los obispados de Chile , otra en el 
del Cuíco, los Charcas y Tucuman,yoiraen el anobispndode 
Los Reyes y obispados del Quilo; y cu todas ellas y en lo demás 
de las ludias tienen pocas casas. Los do la CompaiUa de Jesüa, 
que han comenzado á pasar do pocos años A esta parte, tienen 
casa en México en Nueva Espaúa, y eu la ciudad de Los Rfr* 
yes cu el PiriS. 

( I ) Han sido los religiosos de (odas las órdenes siempre de 
mucho fruto para conver^idn y doctrina de los indios, y se 
les han concedido por los Sumos Pontífices muchas gracias 
ú tndulgoncias para (]uc mejor y con más deseo lo bagau: entra 
otras cosas pueden administrar Sacramentos y hacer oficios de 
curas y predicar, y como al principio les encargaron doctri- 
nas y pueblos de indios, donde hicieron convenios ó casas do 
doctrina, quedaron cu posesión dolías; de manera que los 
prelados en aquellos pueblos no pueden poner curas si ellos no 
los desamparan , sobre lo cual ha habido en Lre los prelados y 
religiosos grandes debates y conferencias. Al principio tuvie- 
ron las órdenes de Santo Domingo y San Agustín grangerfas 
y bienes en propiedad ; dcspuós aci se les guítai-on , y se ha 
ordenado que vivan en la institución do pobreza que profesa- 
roo, y asi ningunos tienen haciendas ni grangerías, ni pueden 
traer oro oí plata ninguna de las ludias á España, y sola- 



I 



lo en «I original denle » 



il trticnlo Ululado 



I 



mente tieilen los mooasteríos y casas de religióa, (pie han he- 
cho, y las posesiones para recreación que le» han dejado. 

Las übricas de los monasterios se han hecho siempre, como 
las de tas iglesias, i costa de S. M. y de los encomenderos 6 
indios, por tercias partes, con alguna parte á los españoles que 
residen en la comarca; y aunque siempre se ha mandado que 
los monasterios sean humildes, y que en el asiento se tenga, 
principalmente, intento al aprovechamiento délos indios, más 
que al contentamiento de los religiosos , en lo uno y en lo otro 
ha habido siempre excesos , porque hay monasterio de muy 
grandes ediñcios. Ráseles hecho siempre merced, aunque por 
tiempo limitado que se les va prorogando, de darles de la Ha- 
cienda real el tíqo para celebrar, y aceito para las lámparas 
que han menester, y todos los religiosos que pasan y han pa- 
sado á aquellas partes han ido Ú costa de B. M., hasta llegar á 
las provincias y monasterios donde tienen de residir. Los mo- 
nasterios están en los pueblos principales de españoles ó cabe- 
ceras de indios; yon los otros pueblos 6 sujetos que tienen 
cargo de doctrinar, tienen una casa donde de ordinario está 
un fraile, y algunas veces dos, á los cuales se les da para su 
sustento, lo que está tasado que se había do dar para el sus- 
tento de los clérigos. 



DE US INQUIStCIOKES DE INDIAS. 



Las dos inquisiciones que se han fundado en las Indias tie- 
nen su asiento donde le tienen los vireyes: on el distrito de la 
inquisición de Nueva España entra el arzobispado de México 
y los obispados de Nueva Galicia, Mechoacan, Tlaxcala, Yu- 
catán, Guaxaca, Chiapa, Verapaz, Quatimala, Honduras y 
Nicaragua ; y en el de la inquisición del Pini. entran el arzo- 
bispado de Los Reyes y obispados de Panamá , Quito , el Cuz- 
co, los Charcas , Tucumán , Concepción do Chile, Santiago de 
Chile y el Rio de la Plata. 

Usan los inquisidores de sus oficios con poder de la Inquisi- 
ción general de España, y han las instrucciones, orden y estilo 




eoa que procede la laquiBÍción en estos revaos, con 
parecer del Consejo de las Indias , y así al presente no cono- 
cen de causas de los indios sino de las de los españoles; jA- 
ganse los salarios, de los inquisidores y oñciales, de la 
cienda real, entre lanío que á los inquisidores se les prO' 
algunas dignidades 6 beneficios eclesiásticos , que llegaen 
Taler otro laoto 6 más como les está señalado de salario. 



DE U HACIENDA REAL. 

La Hacienda y rentas reales de las Indias coasisten: prL 
ramenle en los quintos del oro y plata, y esclavos, v oirás 
aas que se hallaban y tomaban en la guerra al principio, de 
cual todo se pagaba el quinLo para S. M.; y de los rescates 
rancherías que se hacían con los indios al principio de su di 
cubrimiento . los cuales no se podian hacer sin licencia del ( 
bernador y oficiales reales , que enviaban persona para q 
cobrase los derechos; y asi mismo de los rescates y preseol 
que se habían de señores indios principales, do los cuales pi 
lenece A 8. M. la mitad, y de los tesoros hallados en templí 
adoratorios, y guacas, y enlerramienlos da indios, que Ul 
bien es la mitad de la Hacienda real y de los descubrido) 
la olri mitad, lo cual todo cesó ya, y algunas graogerías q 
se intentaron para aprovechamiento de la Bacieoita real 
ganados, minas, y otras cosas que la experiencia ha 
el poco aprovechamienlo que dello se saca, por quedarse to 
6D manos de los que las tratan. V así, la gruesa de la Radeo 
leal se ha venido toda & resumir al presente en tributos 
repartimientos de indios, qne están puestos en la Corona re 
que no es lo que más vale, aunque cada dia, como 1*30 vacaad 
se van poaiendo más en ella, y eu los quintos del oro y pial 
axc^ue y otros metales que se sacan do miaas, que soa p 
eos , y de las esmeraldas y piedras; que de todo ello se paga 
quinto á S. ií. salvo en algunas partes que, por la pobteu 1 
la herra, por merced particular y temporal se paga el dieta 
del oro ; plata ; y en las tierras auevamente descubíerlas se 1 



I 



hace merced de que paguen el diezmo el primer aoo, y el se- 
gundo el noTcoo, y el tercero el octavo, hasta venir á quedar eu 
el quinto. Y para que en esto no haya fraude, está proveído coa 
mucho cuidado que lodo el oro y plata y oirás cosas que so 
sacabaa de minas, se venga á quintar ante los oGcíales de la real 
Hacienda, y que ninguno lo pueda leuer ni couti'alar, ni sacar 
de las Indias sin marcarlo, sopeña de perderlo, y que ninguno 
pueda traer á estos reinos oro ni plata marcado ni por marcar 
sin registrarlo, ni en cabeca agena, por el fraude que ea ello 
suele haber. Otro miembro principal de la Hacienda real en 
aquellas parles es el almojarifazgo de las mercaderías que á 
ellas se llevan de estos reinos, para lo cual está muy prohi- 
bido, que ninguna cosa se pueda llevar á aquellas partes sin 
que hagan dello registro ante los oficiales de la contratación de 
Sevilla, y á cada navio se le dé una copia autüulica del regis- 
tro de las cosas que en él van , por el cual so hacen las avalua- 
ciones de las mercaderías en las Indias, y se cobran loa dere- 
chos de almojarifazgo del valor deltas á 15 por 100, y aslmes- 
mo las tercias de los dieimosde los españoles, de que los reyes 
üeiieo hecha merced á las iglesias, reservando para si dos par- 
tes de 18 que llaman novenos, de que también está hecha mer- 
ced temporal á las más de las iglesias de aquellas partes; y asi 
mesmo las penas de Camarade todos los tribunales de justicia 
secular, que hay ca aquellas partes, de que está hecha merced 
temporal á muchos pueblos nuevos; y así mesmo lo que pro- 
cede de la Cruzada , que se publicó antiguamente algunas ve- 
ces , para los españoles solos ; y asi valió poco , y por s« haber 
publicado eu el año do 74 {1574) para los españoles é indios 
parece que debe de valer mucho. 

Los asientos y distritos de los oQciales propietarios de la Ha- 
cienda real y cajas reales y casas de fundición, suelen ser en 
las partes donde hay audiencias y gobernadores con Ululo de 
8. M., y en algunas otras donde hay puertos. En la parte de la 
Nueva España, hay oficiales propietarios cu la Española, Cuba, 
San Juan, Venezuela, gobernación de Serpa, la Florida, Yu- 
catán, la VeracruK, Mésico, Nueva Galicia, Nueva Vizcaya, 
Guatimala, Honduras y Nicaragua, y Costa Rica; y en la otra 




parte TierraÜrme ó Paaamá, Cartagena, Banta Marta, Xn 
vo-Reino, Quito, Los Reyes, los Charcas, Chile, Rio del 
Plata, Tucumán, islas de Salomón, y las islas del PonÍent| 
Los oficiales de la Nueva España nombran tenientes en los 
Otros pueblos della, donde son menester; en el Pirü los nombra 
el vlrey, ó gobernador. Antiguamente fueron los oficios cua- 
tro ; el tesorero, á quien se le hace cargo de la Hacienda ; el 
contador, en cuyo poder están los libros y escrituras della, el 
factor, & cuyo cargo era la administración de las mercadería 
y grangerlas de la Hacienda real , que por no haber ya i 
gunas se ha consumido este oQcio casi en todas partes; yfl 
cuarto, veedor de fundiciones y rescates , que por no ha] 
ningunos también ha cesado esto oficio, y en lo de las íaaA 
Clones entienden los otros oficiales; y asi ahora solamente h 
quedado tesorero y contador casi en todas partes, que, aui? 
que los oficios y ejercicios dellos son diferentes, tienen todos 
llave de la caja real ó arca de tres llaves, y no se pueda 
sacar ni meter en ella cosa ninguna sino por mano de tod 
tres, ó de los dos y del gobernador 6 justicia que tiene la ol 
llave. 

Tienen jurisdicción y facultad para cobrar la Hacienda ra 
y deudas debidas á ella ; sobre ello hacer las ejecuciones , pt 
sienes, ventas y remates que convengan hasta ponerla on 
arca de tres llaves, y las apelaciones dellos van solamente 
las audiencias y no ante otro juez. Tienen voz y voto en el O 
bildo de las ciudades y pueblos donde residieren , y el prim 
asiento, después de la audiencia, en las iglesias y partes j 
blicas donde se juntaren. Tienen competentes salarios , y 
les está defendido todo género de contratación, sopeña de 
vida y perdimiento do bienes, por evitar los fi-audes y daü 
que se lia advertido que la Hacienda real recibe en 
y han de dar sus cuentas cada año al presidente y oidores- 
las audiencias, do las cuales han de euviar xin traslado ' 
Consejo. 

Las tres casas de moneda están fundadas , una en la dud 
de Mélico on la Nueva EspaAa, y otra en la Española , 
Santo Domingo, y otra en la ciudad de la Plata, en la provj 



53 



cía de los Charcas ; sod en todo como las de estos reinos , j 
las ordeoaiizas también, salvo en las que locan al recibir la 
plata que ha de ser quintada ; y la moneda que en ellas se hace 
es el valor de la de estos reinos, y así se puedo sacar de las 
Indias para ellos , y corre como la de España. 



hidrografía general de las indus 



DECLARACIONES DE LA CARIA DE UAREAR PRECEDENTE. , 



DIVISIÓN DE LOS MARES. 

Indias, islas y Tierralirme del mar Océano se llamau las 1 
comprendidas eo la demarcación de los reyes de Castilla, por- 
que el mar Océano, que es lo que cerca toda la tierra, desde el 
Estrecho de Gibraliar para fuera, las cerca y rodea por una 
parto y olra, diferentemente que á lo que llaman la India Orien- 
tal, adonde solamente por una parte llega. Divídese gcneral- 
meale la mar, comprendida en la demarcación de Castilla, en 
dos mares principales: el que llaman del Norte, que es toda 
la mar que hay á la parte del oriente de las Indias descu- 
biertas para España, desde las provincias del Labrador, Terra- 
nova y los Bacallaos por la costa de la Florida y Nueva Es- 
paña y Tierrafinne, hasta la Equinoccial y provincias del 
Brasil, y de ahi abajo hasta Uegar al Estrecho de Magallanes; 
y la mar del Sur, toda la mar que hay por la parte occidental 
de las Indias desde el Estrecho de Magallanes por toda la costa 
del Pirií y provincias de Puerto Viejo, y Panamá, Costa Rica, 
Nicaragua y Nueva España hasta la California, y todo lo que 
por allí está descubierto, aunque se va metiendo al norte. En- 
trambos estos mares tomaron un tiempo su nombre, cuando 
estando ya descubiertas todas las islas del norte y parte de 



A 



Tterrafirme, Vascn-Nuñer de Balboa, descubriendo la provin- 
cia de Panamá, año de 13 |1513), pasó poralli hasta verla mar 
por U parte del mediodía. la c.un\ llamó del Sur, respecto del 
mar y cosía do Tierraflrme, que quedaban á la parlo del norte, 
qne Uimt>i¿n desde enlonces se comenzó á llamar mar del 
Norte; eitendiendo después el nombre del un mar y del otro 
huu (odo lo que queda dicho, aungue impropiamente; pero 
como aece.4idad para inteligencia de los que navegan estas 
mam. Dcmds do los nombres genéralos que tienen, las di- 
ridcn particularmente por golfos y regiones, los cosmógra- 
Í09 que las describen y marineros que las navegan , y asi el 
Oc^oD occidental 6 mar Atlántico que hay desde España hasta 
Ua Canarias, llaman el golfo de las Yeguas; quici-en decir que 
por algunas yeguas que se echarou en él , de las que se Ueva- 
bvi i Ua ludias al principio; y la mur, que hay de las Canarias 
i las ÍBlas de la Dominica y Descada, y de las otras que llaman 
de Barlovento ; y de los Caníbales llaman , el goUo grande del 

p Océano, desdo la Deseada y Dominica por toda la costa de 
TS«raflrme, Yucatán, golfo de Tierraflrme y de las islas de 
U mar del Norte; y lo que hay por la costa do la Nueva Es- 
paila hasta la Florida, golfo do la Nueva España y Florida ; y 
lo que hay de la Florida hasta los Azores llaman el golfo del 
Noria 6 deJ Sagarzo ¡sic}; y mar de los Bacallaos y Terranova, 
lo que hay de allí para el norte; y golfo do los AioresÓ de Es- 
pada, lo que bay de^de las islas d» los Azores hasta España; y 

ir del Mediodía y del Brasil, lo que hay por aquella parte; y 
del Bitrecho de Magaltaues, lo que más se va llegando á el mar 
del Sur, ó mar del Poniente que llaman los cosmógrafos cas- 
a respecto de las ludias, que quedan al oriente del, y por 
00 wr lao navegado uo tiene tantas distinciones: así le nom- 
tmo de las provincias que rodea, como es, la mar del Sur de 
la Nuera Esjiaña, lo que hay por la costa occidental della; y 
del Pinl lo que va por aquellas provincias; y mar Pacífico lo 
que hay desde Chile basta el Estrecho; y golfo del Maluco 6 
iilu del Poniente la mar donde ellas caen; y golfo de la China 
lo que va corriendo por aquella costa. 



L QK LLAMAN MAREAS. 



iieiMO mares lan grandes y 
idas de las aguas, que 
unargas, y todas están por 
apartadas del centro de la 
porque ea las más de las cali* 
tempestades y otras cosas, 
1 á otras proceden, comiin- 
V postura de las tierras que las 
«c^neral, se puede decir, del flujo 
que eu todas partes crece y 
cscno en las otras partes del mundo 
partes á otras] , porque en toda 
i vm del Norte es poco lo que crece 
1^ en el mar Mediterráneo crece y 
k costa de la mar del Sur es grande 
como lo es en la costa occidental de 
Ktt^cbo deGibrallar afuera por Francia, 
tnonales, y casi de una mesma ma- 
Bwnas bajas y playas crece y descrece 
itha y más de tierra; y siempre las ere* 
loe dias que más se acerca la luna á 
nJQ, que son las que llaman de aguas 
^uas vivas la del mesmo dia de la con- 
cuando las mareas son las mayores; y 
at platica entre marineros, la hora de 
pleamar, cada dia es cuando la luna 
j «1 suduestú , que es cuando llega en el 
twcwio, 7 lugar en que si el sol efituriese, se* 
4b dk iB&Aána y las tres de la tarde; y la men- 
^Mfe nur. ijus po^ otro nombre Uamaa pósente (1), 






oidodo más la mar mengua, a&rmaii que es cuando la luna 
está en el sueste y noruesle , que eu el cielo son los círculos 
boraños, en que sou las nueve del dia y do la noche llegando 
el sol á ellos. Pero de la hora verdadera de las mareas en par- 
ticukras rejones y provincias de las ludias, como de otras 
putea, no consta averiguadamente, ni se sabe si hay alguna 
difereocia, por la negligencia y poca curiosidad que comun- 
mente hay en la gente do la mar. 



K LOS VIENTOS V TEMPORALES DE LOS MARES DE LAS INDIAS. 



Así como los temperamentos y temporales diforcntoa, de las 
prOTiucias y regiones, sucedca en partes respecto de la posi- 
ción diversa y sitios dellas, más que de las influencias del cielo, 
y en otras al contrario, los vientos en la mar y los efectos de- 
Uos son causados y vienen á ser más ú menos peligrosos por 
tas tierras y costas de donde vienen y van á parar ; y así no se 
puede bacer de ello regla general , ni decir en comiin más de 
tfU6, por lo ordinario, en las mares y regiones comprendidas 
entre loados trópicos, por cuyo medio pásala Ek)uÍnoccíal, son 
oidinuiju todo el año las brisas; quo comunmente se llaman 
mst kM vientos que corren de oriento para poniente desde el 
nordeste basta el sueste, los cuales vientan todo el año, ai no 
■ea cuando son impedidos de otros vientos más poderosos, y 
parece que deben ser causados de la presencia del sol, para an- 
dar con él siempre de oriente á poníento. V así, para navegar 
de España á las Indias y de las Indias para las islas del po- 
niente y Filipinas, que es todo de oriento á poniente, siem- 
pre los que navogan se van llegando & la Equinoccial, porque 
por 4lli son más ciertas las brisas que los llevan; al contrario, 
pus navegar de occidonto para oriente y volver de las islas 
del Maluco á la Nueva España y á España de las Indias, por- 
que las brisas es tiempo contrario, huyendo dellas, es oece- 
Bario salir de entro los dos trópicos y meterse en mayor altura 
ha«ta 40 grados, más ó monos, como es menester para hallar 
vientas [tmcob quo corran desde el norueste por el norte 



hasta el nordcsle, que comu amenté se llaman nortes; los ctia' 
les por la parte sctontríonal, y los aurc5 y vendábales que son 
desde el sueste hast;i el eiiducsle por la parte de mediodía, son 
como ordinarios . y parece que deben ser causados de las exha- 
laciones continuas que proceden de la frialdad perpetua de las 
tierras quo caen debajo de los polos; y así vientan casi siem 
pre en el invierno de los polos para la Equinoccial , si no sei 
cuando son impedidos por causas particulares, ó mayor viO' 
loncia (lo Otros vientos, como son los ponientes, que son desde 
el nornente hasta el sudneste, y los que corren menos y sue- 
len menos durar en estas regiones, aunque siempre muy re- 
cios, porque si no fuesen causados de causas muy violentas, 
no podrían prevalecer contra las brisas que caminan siempre 
con el sol. 

l>Ds vientos terrales, que son los que salen de la tierra por 
los rios A la mar basta tres ó cuatro leguas, no se sienten sino 
do parte de ooclio y con el fresco de la mañana hasta las nueva 
6 las diei del día, cuando con la presencia del sol las causas 
dcllos cosan , ó por crecer la brisa son impedidos della ó do 
otros vientos mayores y mAs largos que llaman mareros, que, 
por poco rodos que sean, bastan á impedir los terrales por ser 
tan delgados y cortos. 

Y aunque, por lo referido en general de los vientos, la nave- 
gación por las regiones que van allegando A los polos suele 
ser peligrosa oa los inviernos, por las continuas refriegas de 
ñentoe que se hallan , y más segura en aquel tiempo por 
«Qtre los do.1 trópicos, y en los veranos, al contrario, mejor 
por las nsgione» donde os verano, fuera de los trópicos, que por 
bajo de la Equinoccial y tórrida zona donde muchas veces sue- 
loD hitar los vientos y haber tnucba calmería; esu generali- 
dad suele fitltar por muchas causas, particulares de cada pro- 
ñacía,queBon parte pan que oa ellas reinen y en olías deiíeo 
de correr ka vientos, rt^armenle, y qoe los ordinarios 
veugaa < causu- más lonoeataa on unas parles que en otras, 7 
aar o^palicnM» para la Mvegadón, por ser travesías euli» 
ttslas.qoesoolos vientos dcncbos de la mar oontim la tieRa« 
•mveaindoaa cu la costa di mtima que dan en «Ua om 1m 



5Í) 



osviDS, donde con la furia del agua se vienen á hacer pedaíoe. 
\ al, los vendábales que vientan de la parte del sur, basta el 
tueste y sudueste, son m^s naturales en las regiones del me- 
diodía y polo Anlárlico quo en las setcntrionales, y más ordi- 
narios ea el invierno de aquellas partes, que es cuando en és- 
tu es verano, y se sienten pocas veces en España, aunque en 
el mesmo tiempo vientan en Tierra firme y mar de la Nueva 
BipAfla; y cuando en aquellas partes cesan, corren los nortes 
en la Nueva España, que es en los meses del invierno de estas 
parles cuando suelen ser muy frecuentes los vendábales en 
EtpadA, y por esto la navegación desde Sanlucar á las Cana- 
rila por el golfo de las Yeguas , se tiene por peligrosa desde 
Didenibre hasta pasado Febrero y Marzo por las tormentas 
gnndes que suelen causar, y porque son travesía en la costa 
de Bqaña y parte de Berbería; y así aguardan á entrar en 
«le golfo de Abril para adelante los que han de navegar para 
la Nueva España, y los que han de ir á Tierraflrme parten 
aatM de Octubre porque no les coja el invierno en él. Y aun- 
que tu brisas suelen ser ordinarias tras el curso del sol , fal- 
tan algunas veces en el golfo del Océano navegando para las 
islas de la mar del Norte y costa del Brasil y Bio de la Plata; 
ea fli cual viaje suele haber calmas de muchos dias y más en 
tiempo de verano, y en la costa de TierraQrme y mar de la 
Nuera Elspaña, donde siempre las brisas y vendábales son 
fÍBDlofl suaves y blandos, y las brisas son tan continuas, que 
la oaT^aciÓn de la costa de Tierraflrme, de occidente para 
eriente, casi nunca so puede hacer sino dando puntas muy 
largas á la mar. Los mesmos vientos, salida la canal de Baba- 
ma en el golfo de Sagarzo , suelen ser tempestosos, y meten 
mucha mar los vendábales en verano, que son travesía en la 
eoMa desde la Florida para los Bacallaos, y las brisas en 
tiempo de invierno, que también se atraviesan en gran parte de 
lacosU de la Florida; y así se procura pasar á este golfo, si 
puede ser, antes en verano que en invierno. Y cuando en Es- 
padA Boa ordinarios los vendábales y vientos sures, desde 
Octubre hasta Marzo, en las islas do ,1a mar del Norte, costa 
daTiamflrme y de Nueva España, vientan los nortes de or- 



AiB»rio y aoa {Mtigroms pan naveg», porque vienen i ser | 
Invetí» derecha ea U costa de TiemSnne j taá lodaa Ita 
illa* y coMaf de Noen España, adonde causan tonoenlaa 
gnndea j peligrosas para la naregadón; j en tiempo que oo- 
mlensap i ventar desde Agosto pan adelante, ron el oontrasia | 
y re&úgas de otros vúiitos, que suden en aqoeUoa tiempos ' 
eaonr unas tormentas que llaman huracanes, las mayores qiis ■ 
en el mar se conocen, porque son tan desapoderadas y desecha» 
que Be lia visto arranrar del fondo de la mar un navio hundido 
de muchos años, cargado do hierro, y echarlo fuera de) mar en 
tierra; y los animales y ganados de las islas barruntan esto 
fArtuna antes que venga, y a.ií se bajan de las parles altas i 
ka abrigadas. Suelen ser estos huracanes unas veces secos 7 
otras con aguaceros, y porque en Tcinticuatro horas da el 
vieulo á todo el horizonte, se entiende ser causados de vientos 
cootrarios; y asi suelen suceder muchas veces en ñn del ve- 
rano, como queda dicho, cuando los vendábalos aun duran, y 
Us brisas comienzan á esforzarse, y los nortes á ventar, que to- 
dos deben coacurrirpara efectos tan terribles y temerosos. Y en 
la costa del Brasil y provincias del Rio de la Plata hasta el Es- 
trecho, suelea ser las brisas y vientos suestes, y parle de los 
vendábales peligrosos para la navegación, por ser travesía ea 
toda aquella costa, y asi se aguarda á navegaría desde Octubre 
para Mayo , cuando es verano en aquellas partes. 

Kn la costa del mar del Sur, desde el Estrecho de Magallanes 
para el Pirü á Panamá y toda la Nueva España, son muy po- 
cas les brisas; solamente reíuan los nortes desdeOctubre hasta 
Mayo y los sures de Mayo hasta Octubre, que por correr en- 
trambos A lo largo de la costa y no poder ser travesía en ella, 
viene á ser la navegacióti de aquella mar la más suave y se- 
gura de cuantas en el mundo se saben; aunque desde ol Estre- 
cho do Magallanes, que está cu cuatro grados y medio hasta 
40 do altura para Chile, suelo haber grandes tempestades y 
refriegas do vietitOH vendábales y sures muy contfnuos en toda 1 
fil invierno de aquellas provincias, que es del principio dft I 
Mayo hasta (In do Octubre y aun en el %'erauo. Y también ímí 
oavogaclóu en el mar del Poniente, desde la Nueva Espa&a ade-- 



61 

lante, aunqae no está tan Trecueutada hasta agora, ni sabida 
mino las otras , es apacible y tuena , y sirven eti ella las bri- 
*»s metidas & la mar, y los vientos nortes aubidds en altura; y 
'•mbíén el mar de la California y costa occidental de la Nueva 
España, que va para el norte, que hasta agora es la menos fre- 
cuMntada, Umbíúa se tiene por segura, á causa de no ser Ira- 
'^ía en ella los vientos sures ni nortes, que siempre suelen 
'*'' loa más Turiosos, como queda dichft. 



OE LAS CORRIENTES Y AGUAJES. 

'-^^ mar, por su naturaleía ó por accidento, tiene su movi- 

BiietiK t^j como los demás elementos, que siempre el agua della 

riendo á una parte ó á otra, y el curso que hace llaman 

***arineros aguajes ó corrientes; los cuales, son inciertos 6 

lares en las más de las partes, que por lo ordinario si- 

'^** el curso de los vientos que mueven las aguas y las ha- 

'^í<irrer para la parte donde ellos caminan, cuando las cos- 

*^^ la tierra no las embarazan y hacen torcer el camino, 

^^*^ ea diversas partes acontece; y así la duración dellas do- 

^^*i^« de la frecuencia de los vientos, más 6 menos ordinarios 

**-»ias provincias ([ue en otras. 

^^*elea retardará acelerar mucho la navegación, porque los 

CBCOn mediano viento, caminando para donde van laa 

^^"^íeolís, hurtan muchas leguas de viaje y caminan mucho 

^^** de lo que parece , y con el mesmo viento mucho menos de 

^rdiflario, cuando van contra el curso de las aguas; y algu- 

T** veces pueden tanto, que aunque el vieAlo sea contrario 

'•^Van los navios contra él. como en la canal de Bahama , 

'*Otide corren tan recias, que aunque haya viento contrario 

**Can los navios metidos en ella, que vienen de las Indias para 

^pafta, hasta desembarcarlos de la dicha canal; y cuando les 

^■o ivl un lado ó i^l otro los hacen decaer, sin sentirlo, de la 

derrota por do van , y asi importa á los marineros la noticia y 

tonoámienlo de las que suelo haber por los mares que nave- 

RUi.aiiiiquo eu muchas partes no pueden determinarse por 



r>3 



ser pocas, á causado oo ser muy coutínuos los vientos que en 
ella reiuau y uo haber señal para poderse percibir navegando. 
Es argumento dellas la postura y protongamienlo de las islas 
que se hallan en la mar , que siempre sueleu estar echadas 
y prolongai-se según el curso do los aguajes que por ellas pa- 
san , como se ve en las islas de la mar del Norte, adonde por 
ser las corrientes leste-oeste, según el curso do la brisa, qua 
como queda dicho es ea aquella mar el vieulo que más perse- 
vera, la isla de San Juan de Puerto-Rico y la Española, Cuba 
y Jamaica con otras muchas, se van prolongando lesle-oeste, 
como corren las aguas con el curso de la brisa hasta dar en la 
costa de Honduras y Yucatán y golfo de la Nueva España^ de 
donde, rebatidas, vuelven del oriente al occidente contra el 
curso de la misma brisa, á desembocar por la canal de Baba- 
ma de donde, huyendo de la brisa, van caminando por la costa 
de la Florida, metiéndose cuanto pueden para el norte. Y asi 
también, en algunos délos viajes que se han beclio para el Rio 
de la Plata y Estrecho de Magallanes se ha hallado, que loa 
aguajes vienen del sur para la Equinoccial por los vientos su- 
res que los deben traer, y también, en la cosía de la mar det 
Sur las corrientes vienen casi siempre desde el Estrecho de Ma- 
galianE^s, por Clüle y el Pirü hasta Panamá, y de allí adelante 
por la costa de Nicaragua y Nueva España basta la California: 
de cuya causa, la navegación de Panamá para el Perú y Chílo 
suele ser larga, y al conlrario muy breve de Chile para el 
Pirú y Tierrafirme; porque como los vientos sures aou tan or- 
dinarios en aquella costa, Iracn las aguas del sur para el 
norte, como también parece que irán al contrario por la mesma 
costa cuando ventasen los nortes, aunque de éste uo se tiene 
tanta averiguación como del otro; y asi, las más de las islas 
que están en toda esta costa corren á lo largo della, como cop 
ren las aguas. De los que hay en la mar del Poniente, no se 
tiene hasta agora entera noticia , aunque parece que deben da 
seguir la generalidad sobredicha por algunas islas y costas 
que dan dello señal. 



DE LAS ESTRELLAS V NORTES POR DONDE SE RIGEN LOS QUE NAVEGAN 

Á LAS [Mil*9, T DK U.\ AtlL'JA. 

Eq la partü de la mar del Norlc y parte de la mar del Sur 
que cae de la Equinoccial para el setenlrioD, los marineros 
se rigen en sus navegaciones por la estrella polar del polo Ár- 
tico, que llaman Norte, la cual dista tres grados y medio y algo 
más del verdadero polo , con e! cual la caiamita se afija eo dos 
circuios meridianos; uno ea la mardel Norte que pasa por las 
islas de los Alores, y otro en la mar del Sur como en (1) 
grados de longitud apartado para el occidente del dicho meri- 
diano de los Atores. De la Equinoccial A la otra parte, en el uno 
y otro mar del Sur y del Norte, se rigen y gobiernan por cua- 
tro estrellas puestas en cuadro , que llaman el crucero , de las 
cuales la mayor, que tiene por cabeza, dista del verdadero polo 
Antartico 30 grados, y la aguja de marear en esta parte sirve 
y mira siempre al polo Antartico . y aunque basta agora no 
se sabe parto alguna do se fije, parece que ha de ser en los 
meamos meridianos sobrodicJios. 



VIAJES Y NAVEGACIONES DE INDIAS. 

En todos los mares de las Indias , islas y Tierrañrmo ád 
mar Occéano, demás de los viajes particulares que se hacen 
de unas A otras provincias, de que se hace mención en las des- 
cripciones particulares dellas, hay cuatro navegaciones como 
generales: la primera y mú» antigua la que se hace desde Es- 
paña i las Indias hasta el Nombre de Dios y Tierraflrme y 
Nueva Eapafia; la segunda desde España al Rio de la Plata y 
Estrecho de Magallanes, que es la menos frecuentada; la ter* 
cera desde Panamá y costa de Gualimala y Nicaragua á las 
provincias del Pirü y Chile; y la cuarta, de poco tiempo acá 



(1> VteM l> noU oomipondieata f Mta piglM. 



comenzada, de la Nueva España hasta las islas del Poniente j 
contratación de la China. 



CARREFU DE US INDIAS. 

La navegación primera y más cursada, que llaman carrcr» 
de las ludias, es desde el pucrlo de Sanliicar de Barrameda 
en Sspaña para el puerto de San Juan de Ulna en la Nuevs 
España , hasta donde se navegan como mil y setecientas leguaa 
de viaje en dos meses y medio, más 6 menos, según los tiem- 
pos ; y para el Nombre de Dios en TierraBrme hasta donde, 
desde España, se navegan mil y cuatrocientas leguas en dos 
meses largos. Para entrambas partes se va por las Canarias, 
y de allf para la isla Dominiai, hasta bajar en 15 ó 15 y me» 
dio grados de altura, en que están las dichas islas, desde donde 
se aparta la derrola que va á Nueva España , y la que al Nom- 
bre de Dios, que do estas islas es muy poco lo que baja de al- 
tura, hasta Cartagena, y desdo alh' al Nombre de Dios; y la 
que va & la Nueva España, torna desde las islas sobredichas á 
subir en altura hasta 17 grados y más, por donde va costeandc 
por la parle del mediodía las islas de San Juan y la Española, 
y por encima de la de Jamaica y la isla de Cuba, hasta lo más 
occidental della , y desde allf á San Juan do Ulua. Y á la vuelta 
vuelven entrambas las flotas de Nombre de Dios y de la Nueva 
España á juntarse en el puerto de la Habana, que es en la 
costa sclentnonal de la isla de Cuba, desde donde desembocan 
la canal de Bahama, y vienen en conserva, subiendo hasta 39 
grados de altura, hasta las islas de los Azores, donde tomaa 
refresco, y desde allí vienen á reconocer el cabo de San Vi- 
cente en España, en la costa do Portugal, y desde allí al puerto 
de Sanlúcar; habiendo navegado de tornaviaje desde las Indias 
á España, las flotas que vienen del Nombre de Dios, como mil 
y setecientas leguas , y la de la Nueva España mil y cuatrcH 
tientas , todo segün la estimación de los marineros. 



TIEUPOS DESTI KAVEGICIliK. 



I 
I 

I 



I,oa licmpos contenienles, y delerminados ya por eipcrieil- 
cia, cu quo se debe liacer csla uavcgacióti de la carrera de las 
Indias, por los peligros que on ella hay si so tiacc fuera dcllos, 
son diferentes , porque para navegar para la Nueva España se 
debe partir desdo principio de Abril hasta pasado Mayo , por- 
que no se pase el golfo de las Yeguas on invierno y se llegue 
& la9 islas de la mar del Norle antes do Agosto; porque de allf 
adelante comienzan los nortes y tempestades de los huracanes. 
Para ir al Nombre do Dios se debo salir de Eapai^a en todo 
Agosto y Setiembre, porque no las lome el invierno antes de 
las Canarias, y para que puedan llegar al Nombro de Dios en 
principio de Noviembro, cuando comienza aquella tierra íser 
menos enferma. Para la vuelta de las Indias á Espaila es el 
tiempo más conveniente, del Nombre de Dios por Febrero , y 
desde Nueva España por Marzo; do manera que se juntan las 
Ilotas en la Habana por Abril, cuando ya en aquella mar ce- 
san los nortes y así se viene á navegar el golfo del Sagarzo y 
cl de los Azores en tiempo de verano, cuando son menos tor- 
menlosos, y se llega á España por Julio y Agosto, cuando no 
hay peligro de vendábales ni de otra cosa, sino de cosarios, 
moros 6 franceses. 



DE SEVILU fi SANLÚCIR DE BAnRAMEDl. 

La navegación y carrera de las Indias se comienza desde Se- 
villa, donde en el puerto de las Muelas, que es en rio de Gua- 
dalquivir, que hasta allí y más arriba crece y mengua con la 
mar, los navios que han de navegar se ponen á la carga, y 
son visitados do la primera visita por los visitadores de navios; 
y si son del porte que han de ser, conforme & las ordenanzas, 
y están estancos y salidos de carena para poder ¡recibir carga, 
ee les da Ucencia para hacer el viajo, y se manda la carga que 
pueden llevar y las armas y municiones , bastimentos y otras 



GG 



cosas do que se hSQ de proveer. Y después do armados i 
veidos y comeazadoa & cargar los uavios grandes que demán 
dan mucha agua, con hasla cuareula, cincuenta ó cien pipa 
no más, porque puedan navegar por el fondo del rio, que es di 
seis brazas iiasta ocho, y las urcas y navios medianos á rneáú 
carga, se vuelven á visitar de la segunda visila, para ver si vai 
conforme á lo que se les manda en la primera, y se les dj 
licencia para partirse y alijar la ropa que fuere menester par 
pasar los bajos del rio, y bajar al puerto de Sanlücar, ba&k 
donde hay quince leguas por mar y por tierra; y para nave 
garlas es el viento nordeste el que más sirve. Salidos de 
puerto de las Muelas, van al puerto de las Bandurrias, que e 
un bajo de arena como un cuarto de inedia legua de Sevilla 
el cual es el peor que hay en todo el rio, porque no llega . 
siete codos de agua con la pleamar, ni pasa do cuatro cuandi 
es bajamar. Otro tanto más adelante del hay otro bajo, qu 
llaman tos Pilares, que aunque tiene canales fondables par 
poder pasar, son tan angostos , que por poco que una nao s 
desvie da en ellos , y asi se han perdido alli algunas. Dos le 
guas más adelanto está otro paso, que llaman el Valle, de siel 
codos ó poco más do agua pleamar, y no más de tres cuand' 
es la menguante: de allí á otras dos leguas está otro paB< 
que llaman el Naranjal, del mismo fondo: otras dos legiu 
más abajo está el Saucejo, que es paso largo y de más fondo 
desde donde se va una legua más adelante Á surgir eu las Hot 
cadas, que están ocho leguas de Sevilla, adonde ya laa nao 
tienen mucha agua, y las medianas pueden cargar del lodo 
y desde alli hasla el puerto de Sanlücar no hay más de otr 
paso que llaman el Albina , como dos leguas de las Uorcadas 
de nueve codos de agua. No se puedeu pasar estes bajos de 
rio sin esperar la marea cuando es creciente , porque haya má 
agua, y asi se pasa cada bajo en un dia, si no es cuando al' 
gana nao va descargada 6 es pequeña, que con buen vieotí 
puede pasar dos bajos de una marea ; y tardan las naos, ei 
quince leguas que hay desde Sevilla hasta Sanlücar, siete i 
ocho dias. Llegados al puerto de Sanlücar, se sui'ge en Caofa' 
nejos, que es unal^ua del pueblo, donde ae amarran loa aa: 



J 



67 



» 



I 



TloG contra los vientos y mareas, y bo acaban de cargar las 
mercaderías que se han traillo de Sevilla, en barcos por el rio, 
7 ee hace la segunda visita por uno de loa jueces, oQciales de 
la Casa de la contratación y visitadores de navios, para ver si 
confonne á las ordenanzas llevan la gente de mar y de servicio 
que se les manda, y los bastimentos, armas, artillería, muni- 
ciones, jarcias y otras cosas que ba de llevar cada navio; como 
también para que no lleven más carga de la que conforme á su 
porte les es permitida, y que tengan buen sostén, que es estar 
bien lastrado. 

El puerto de Saolücar está en 37 grados de altura largos; os 
grande y capaz para trescientos navios 6 más, porque tiene de 
ancho un cuarto de media legua , y de largo como dos leguas 
el rio arriba; es hondable, donde las naos surgen en 8 y 10 
brazas, y el fondo limpio de lámar y arena, aunque en tiempo 
de ioviemo es algo desabrigado, por ser la tierra más baja 
que las naos. La boca tiene do ancho una legua, y en olla una 
canal como de cien pasos, ancha, mudable algunas veces, que 
corre de nordeste á suduesle, y de allí vuelve el puerto al 
norte y nornordeste, donde se quiebra la mar y hace abrigo 
cerca de las casas de Sanlücar, que están al oriente del río. 

Para entrar y salir la barra de este puerto han de concurrir 
tres cosas juntas; pilotos diestros y examinados para la barra, 
que pocas veces faltan , viento como es menester , y marea de 
aguas vivas, con que suele crecer el agua del puerto cuatro co- 
dos; las cuales cosas no pueden siempre concurrir, porque 
cuando hay marea, que ésta es cada dia, faltan las aguas vi- 
vas , y cuando las mareas de éstas vienen , falta el viento, y al 
contrario, cuando hay viento, faltan las mareas; yasí viene á 
ser la salida de esta barra dificultosa, demás de que, algunas 
veces, cuando viene á ser todo junto , es antes del dia, y por no 
se poder ver las mareas y señales de la bai-ra , no se atreven á 
salir si no sea con faroles alguna vez. 

El viento necesario para salir de la barra ha de ser desde 
tH norte basta el leste en invierno, y en verano hasta el su- 
este, y que sean vientos para poder romper el agua de la ma- 
rea, que suelen ser más ordinarios y continuos en invierno 



cosas di- 

veidos ) 

lan nin< 

Wno má- 

Ifieia br.i 

f carga, r 

infoni. 

MDCi.i 

ISar h' 




Sin- 



^lAdrbEidaada 
5i^^ lastt donde 

■inalepus, que 
i^tofisyeodo las 
*B k fBOfisiitii de 



e depe» 




más caliente y menos tormentosa, y donde se hallan más 
presto las brisas. Desde allí se vuelve ai sudueste, cuarta 
al oeste, en demanda de la dicha punta do N'aga, adoade 
vientan ya más las brisas desde el nordeste basta el leste, 
tauto, que leñando se llega á las Islas, algunas veces es ya 
demasiado. 

Llegados á las islas do las Canarias, las Ilotas van á surgir 
al puerto de la Gran Canaria, aunque antiguamente soliau 
tomar el puerto do I;i Gomera, por ser el mejor do todas las 
islas, que aunque todas lienea buoaos puertos y muclioa sur- 
gideros, son para en tiempo de verano, que en invierno son 
peligrosos por estar todos los puertos á los suestes, que son 
travesía derecha en todos los que sou de provecho; y así, no se 
detienen más de cuanto se proveen de bastimentos y el refresco 
que han menester, procurando de salir lu6go á la mar con 
cualquier viento que sea por temor de las travesías. 



DE US CANARIAS A U DESEADA Y DQIINICA. 

De las islas de las Canarias se va en demanda de la Deseada 
ó Dominica , porque el golfo grande que llaman del mar 
Océano, que tendrá de viaje desde las Canarias, segiin la 
cuenta de los marineros, más de quinientas leguas, en el cual 
se suele tardar veinte y cinco dias, ó deodc arriba algo más, y 
esto con buenos tiem{jos , yendo las naos cargadas y en flota, 
que comunmente suelen caminar veinte y cinco 6 treinta le- 
guas cada día cuando más. Vientan de ordinario ea este golfo 
las brisas , aunque en verauo suelen hacer algunas calmas tres 
ó cuatro dias ; y en invierno , desdo Octubre hasta Diciembre, 
suelen correr algunos vendábales, aunque con poca fuerza y 
por poco tiempo, y por Agosto y Setiembre se han visto al- 
gunos huracanes cien leguas antes de las islas. Intentóse, al 
principio que se descubrieran las Indias, la vuelta para Espaüa 
|ior esto golfo, y á causa do ser tan ordinarias tas brisas y 
viento contrario por la punta, tardaban dos y tres meses en la 
vuelta; y asi la experiencia mostró que era necesario subir en 



70 



mayor altura, como se hace, para huir de las brisas y hallar 
tiempos frescos del norte. 

En partiendo de los islas, se gobierna como treinta leguas al 
sur, para desviarse de las calmas que echa la isla del Hierro, 
doce y quince leguas al oeste , y desde allí se prosigue el viaje 
por dos derrotas en demanda de la Deseada , que es la primera 
isla de las Indias. La una, que se siguió antiguamente por te- 
nerse por más deriK^ha, goboruando al oeste, cuarta al sudueste, 
hasta bajar en 15 grados y medio de altura en que está la dicha 
isla Deseada ; y la otra , nueva , que ahora se f renienta por el 
oes-sudueste en saliendo de las calmas de la isla del Hierro, 
hasta bajar i 20 grados de altura; porque cuanto tais se meten á 
la Equinoccial so hallan más prósperas las brisas, y desde los 
20 grados se gobierna al oeste, cuarta al sudueste, hasta po- 
nerse en 15 grados y medioó 15 de alturade la derrota antigua, 
desde donde, caminando al oeste sin bajar ni subir de los 15 
grados y medio por entrambas derrotas , se da en la isla De- 
seada; y si se navegare justamente por los 15, se da en Mari- 
galante á vista de la Dominica, la cual se ve como quince le- 
guas á la mar por ser alta y montosa. 

La Deseada se ve ocho ó diez leguas antes de llegar á ella, y 
Marigalante cinco ó seis; y aunque no tienen bajos ningunos 
peligrosos, que no se echen de ver, no se surge en ninguna do 
estas islas ni de las otras que están cerca dellas, salvo en la 
Dominica, que tiene buenos surgideros á la ¡virte del nor- 
ueste, y en Martinino, que tiene agua y leña para proveerse 
cuando es menester; y aun en la Dominica conviene ir aper- 
cibidos, por los indios caribes que suele haber en ella. Oe 
estas islas se aparta la derrota de las flotas que van ala Nueva 
España, Tierrafirme y Nombre de Dios, cada una por su parte, 
como abajo so dirá. 

DE US ISUS P&Rl U NUm í%PkU HISTA EL CIBO 

DE San ANTÓN EN CliBA. 



Las flotas para la Nueva España, desde la Dominica y De- 
seada, van en demanda del cabo de San Antón, que ss en la 



fMrie ultima y más occidental do la isla de Cuba, tocando en la 
ü/a de San Juan é isla Española, á vista de Sauto Domingo, 
por el sur T costa de la dicha isla de Cuba para el dicho cabo 
<^ San Antóa, hasta donde, desde la islas Doraiaica 7 De- 
dada, se navegan como 501] leguas ó más, que so tardan en 
*nclar como veinte días. De ordinario vientan casi siempre en 
0(& navegación brisas, y cuando faltan suele haber algunas 
c*i«nas, aunque desde Mayo adelante vientan continuos ven- 
**'*HTiln. desde fin de Agosto adelante, cuando reinan más los 
noi-ti^s, suele sei- peligrosa de los huracanes, y asi se procura 
"*<3<s» antes de este tiempo por el riesgo dellos. En partiendo de 
^ X>eseada ó Dominica, dando resguardo á los Santos, que 
•^** linas isletas que están junto á Guadalupe, se gobierna al 
**<*»'Vie8ie 90 leguas, hasta dar vista á Santa Cruz, que está en 
' Krados 6 más de altura por la parte del sur, sin llegar á ella 
***■* dos leguas, desde donde se gobierna al oes-norueste, 
^•^Tta al oeste , romo 40 ó 50 leguas en demanda del cabo 
"'^Jo.queeslá en 17 y medio grados de altura en la parle occi- 
***lal de la isla de San Juan de Puerto- Rico por el sur, guar- 
'^^idoM de llegar á él con cuatro leguas por un bajo que está 
^^*Xa del cabo; desdo donde, dando tista & la isla de la Mona, 
^^ quo & necesidad se puede surgir, se va diei ó doce leguas 
^^k^s adelante, hasta la isla de La Saona, que está en la mosma 
^Xiora, cerca de la cosía del mediodía de la isla Española , al 
principio della, á la cual no se llega con una ó dos leguas por 
tigunos bajos ; ydeallf, avistando la tierra de Santo Domingo, 
qti« es ir coHteáudola, se va á reconocer el cabo 6 punta de Cai- 
cedo(l), que esL'í en la dicha isla, cinco leguas antes de llegar 
al puerto de Santo Domingo, en el cual no entran tos que van 
i to Nueva España por el peligro de la entrada, del cual, con 
lu dem¿8 calidades de este puerto, se hace relación en la des- 
cripción particular de la isla ; y habiendo pasado el dicho 
poerto. 60 va corriendo la costa hasta la punta de Nícao (3¡,quo 
«U dicx leguas de Santo Domingo al poniente , adonde, si se 




llega aniM 
puerto de Ocoa, 
mar on tfaréa. 
Amoji. Desde 

dm illa Española , diex 7 acbo Jegoag de Sauto Domingo i 
(icclilonto, cu el cual, y ea I& coKnada de Cepecepín , que eslá 
Jiiiito ilél como un tiro de lombarda, surgeo laa flotas, se pro- 
vu»n (lo hucria agua y leña, buea pescado y carae , cañas dul- 
ces y palmiLos. Doade el dicho puerto, habiendo salido como 
cinco 4 solí leguas dól la vuelta del sur, por huir de las calmas 
(]Uü suelen dar por aquí á causa de volver la costa al sur, se 
uavog.1 la vuelta del oeste como treinta leguas ea demauda do 
lu isla do la. Ocata y AJto Vela, que están cerca de la costa; y 
aunque ho puede pasar por dentro y no hay en ello peligro 
ninguno, so pasa por defuera como una legua á la mar dellos, 
desdo loB cualea se loma la derrota al oes-norueste , guiñando 
do noche para el oeste, que es tenerse ú la mar, por no dar en 
la costa; [lor la cual so va en demanda del cobo de Tiburón, 
quo es la parto inifs occidental de la dicha isla, hasta donde 
ponen los marineros como 33 ó 40 leguas desde la isla de la 
Beata. Hay agua dulce en este cabo, que se puede traer en las 
chalupa?, Aosde donde so gobierna la vuelta del nomeato por 
barlovcuto 6 porte del norte de la Navaza , ó por el gUoreato, 
quecs por la parle del sur, como veinte leguas, basta reconocer 
U ti«iT« de Saulútgo de Cuba , la cual se va costeando basta el 
cobo do Crut, que está eu altura de 19 y medio grados; desde 
donde st Tudre á gobernar al oes-norueste como 10 d 45 le- 
guas, hasta hacerse norte-sur con la babía 6 goUo de Jagaa, 
y desde alU, siendo de dia la vuelta del oes-uorueste, como 90 
lafVBtt, hasta dar Tistaá la isla de Pinos, que está en iO gi»> 
a como diez leguas a3 sur de los tiajos qoe 11 
I, ^oe es tíem muy suda y muy baj», y dm 
bos navios, y de noche, habiendo c 
4aiA> «I Mlndícfao cabo de Crax por la didia detrata. caMo M 
♦ 6 ha«»i. a» goteen» al oeste oa» sjntfadaa de tt kpaü 
dHÉrtealiaeTaélTCpatftlaisladePíiias, taa^malgamm, 
yw^K^ln «klMs .iMdiins, desde el artnUcte oto éi 




73 



Crtu van la vuelta del oeste á reconocer los Caimanes, que es- 
tán del dicho cabo como 40 leguas el uno y el otro 50, entrara- 
botea 18 y medio grados de altura, quo son dos isletas, y en 
la postrera dellas, que llaman el Caimán grande y es la mayor, 
K puede surgir en 14 brazas por la banda del norte; desde 
donde se vuelvu á reconocer por la vuelta del norueste la isla 
de Pinos, á la cual no se llega con tres leguas por algunos ar- 
redícs que tiene, y desdo ella se van á reconocer, como veinte 
leguas la vuelta del norueste, las sierras de Guayaguánicos, y 
después el cabo de Corrientes, que está en 12 y medio grados 
como treiuU leguas de la dicha isla , al cual se pueden llegar 
y surgir en veinte brazas por la banda del oeste y tomar agua 
de un jagüey grande y una fuente que están cerca^ desde el 
cutí so van costeando doce leguas hasta el cabo de San Antón, 
que eelá en il grados en la parte ultima y tais occidental de 
U dicha isla de Cuba, que es la lillima de las que llamaQ de 
barloveotó porque quedan siempre á man derecha. 



DEL CABO OE SAN ANTÚN AL PUERTO DE LA VERACRUZ. 



Deade et dicho cabo do San Antón para el puerto de la Ve- 
ncroi M gobierna por dos derrotas, una para en tiempo de 
iavierao, desde Setiembre hasta Mayo, y oira para verano. 
La de iovierno, que llaman la navegación por de fuera, que 
segdt) cuenta de marineros será de 275 á 380 leguas, suele 
durar ocho ó nueve días, en la cual son muy ordinarios y pe- 
lifroma los nortes, porque meten mucha tormenta y causan 
muchaa averías por las echazones que se hacen. Gobiérnase 
áeede el dicho cabo de San Antón por el oes-norueste como 
dacuenta leguas, por huir de los bajos que se llaman los Ala- 
cntias, que están en 23 grados lesle-oeste del cabo de San 
Anda» á los cuales no se llega desde treinta brazas de fondo 
abtiit, y desde esto fondo sobredicho so vuelve á navegar olratt 
dncueula leguas al norueste, hasta p9nerso en altura do 24 
gndM, por apartarse de los bajos que llaman de los Negrillos 
éUa Bermeja, que están de 33 grados hasta 33 y medio; y 



74 

desde alU se vuelve £ gobernar al oeste otras cincuenta ff3 
seuta leguas , y luego al sudoeste en demanda de la punta fli 
Vülarrica, que está en 30 grados menos un cuarto en la coBb 
de la Nueva España, desde la cual punta, quince leguas cas 
al sur, está el puerto de San Juan de Ulna, para el cual se va 
la cosía en la mano, tres leguas á la mar, por no dar en los ba 
jos della: y por esta derrota se entra en el dicho puerto, por li 
canal que llaman del norte, de cuyas entradas y salidas se di 
noticia en la descripción particular de la Veracruz. 

La otra navegación, que dicen por de dentro, por tiempo 4 
verano desde Mayo hasta Setiembre, que llaman invierno ei 
aquellas partes porque es cuando llueve, será, segiín las der 
rotas, desde el dicho cabo de San Antón hasta la Veracrut 
como de doscientas cincuenta y cinco leguas, poco más 6 me 
nos, y asi se tarda en ella como ocho dias , un dia menos qu' 
por la de fuera, porque en el verano, cuando se hace, reinaj 
siempre brisas y es la mar blanda y suave , sin haber ningfii 
mal tiempo; y en invierno sería peligroso, por los muchos oor 
tes que son travesía para la punta en toda la costa do Yucatán 
cerca de la cual se pasa, y de la costa de la Nueva Espaúi 
desde la sierra de San Martín hasta el puerto de San Juan di 
Ulua. Partiendo del dicho calió de San Antón por el oes- 
sudueste, como cuarenta leguas hasta tomar sonda, que e 
fondo de la mar en treinta brazas , desde donde se gobierna a 
oeste cerca de cien leguas por veinte brazas de fondo, basb 
pasar por entre la isla del Triángulo é isla de Arenas, que est! 
en 22 grados, también se puede pasar al sur del Triángulo po 
entre él y la isla de la Carca, puesta en 20 grados largos; j ei 
siendo pasadas estas islas se pierde el fondo y se gobierna a 
sudueste otras sesenta ó setenta y dnco leguas, hasta ver la 
sierras de San Martín, en la costa de la Nueva España en II 
grados de altura, y dar vista á una isla que está junto dellas 
que llaman Roca Parada, desde la cual se va corriendo la coatí 
al oes-norueste por dar resguardo á unas isletas que llaman la 
Cabezas, por la cual derrota, dejando al sur las islas de Sacri- 
ficios, se entra en el puerto de San Juan de Ulua, por la cana 
que llamao de las brisas , adonde se descargan y desBpatqj^ 



d 



los aarfos, quitándoles ios mástiles y jarcias, y los amarran 
coa buenos cables por loa uortes, que suelea ser muy recios en 
esle puerto, donde están hasta el mes de Marzo, que se parten 
para España. 



DESDE U DOMINICA i CARTAGENA V HOMBRE DE DIOS. 



La navegacidu para el Nombre de Dios desde la Dominica y 
Martinino, donde se aparta la derrota para la Nueva España y 
Tierrafirme, será do cuatrocientas leguas de viaje, que se na- 
vegan como eu quiuce ó diez y seis dias, y hasta Cartagena 
más de trescientas desde las dichas islas; en la cual, aunque 
en verano son muy continuos los vendábales y en invierno 
acuden siempre los nortes, las brisas son casi perpetuas y po- 
cas veces suelen faltar; y así la navegación leste-oeste es siem- 
pre cierta, fácil y segura, y al contrario, casi imposible: los 
vendábales son en esta costa suaves casi siempre y poco peli- 
grosos; al contrario de los nortes, que son travesía en toda ella 
y mala. 

En desembocando por entre la Dominica y Martinino se va 
en demanda del cabo de la Vela, cincuenta leguas al oes-sud- 
uesle y después al oeste , cuarta |dcl suducstc, hasta ponerse 
en altura de 12 grados y llegar á reconocer la punta de Coqui- 
bacoa ó Bahia-íonda, que es una punta en la costa del cabo de 
la Vela, veinte y cinco leguas antes de ella leste-oeste, basta 
donde ponen los marineros de la isla Dominica como doscien- 
tas treinta leguas; desde el cual, gobernando al oeste cuarta 
del sudueste, se va en demanda del cabo de la Aguja cos- 
teando la tierra hasta el rio de Palominos á vista de las sierras 
nevadas y remate de los Ancores y la sierra de Bonda, que 
está sobre el puerto de Santa Marta; y desde alU se corre la 
vuelta del oes-norueste, hasta perder el agua blanca, por desea- 
besar el rio Grande, desde donde se vuelve á gobernar al sud- 
ueste en demanda de Morro-bermoso y do allí al bubio del 
Oato y á la punta de la Canoa, prolongando la costa hasta 
Cartagena. Para el Nombre de Dios se gobierna ocho 6 nueve 



78 



leguas la vuelta del nornorueste, y desde alU la vuelta del 
oeste como cincuenta leguas, y después la vuelta del stiduesle 
otras treiata, hasta reconocer por el sur la cabeza de la Cativa, 
que aun si fuera co tiempo de vendábales se pueJe ir derecho 
desde Cartagena basta ella, y desde allí, por la misma derrota, 
al puerto del Nombre de Dios, haata donde desde Cartagena 
hay como uoveula leguas , que so suelea tardar de navegar 
tree ó cuatro dias. Llegados al Nombre de Dios se descargan y 
dMsparejan alli los navios, y están desde Noviembre, que es 
cuando el puerto está menos enfermo, hasta Febrero que se 
parUui para España. 



VUELTA DEL NOMBRE OE DIOS > Ut HIBtNt. 



Para volver á España do Tiorraflrmo , es necesario subir en 
altara, por ser las brisas «jnlrariaa para esta navegación, por 
la costa de Tierrafirme , como queda dicho; y así se viene 
desde el Nombre de Dios en demanda de la Habana, hasta 
donde cuentan de camino los marineros como irescieatas cua- 
renta 6 trescientas cincuenta leguas, que so navegan en dies y 
seis ó dio£ y ocho dias, y de Febrero adelante, cuando ya los 
Nortes empiezan i faltar; y así, en saliendo del puerto, se go- 
bierna al leste hasta ponerse norlo-sur con la cabeza de la Ca- 
tiva, y desde allí al losle-suesto para dar en la isla de Saa 
Bernardo, y después al leste en demanda de Baru, hasta lle- 
gar á Cartagena, adonde so vuelve desde el Nombre de Dios 
por poder mejor tomar, desde aquí, la isla de Piaos que desde 
el Nombre de Dios , & causa de que, por sor los vientos brisa y 
correr coa las aguas al occidente para la costa de Honduras y 
dcasgoadero de Nicaragua , no pueden bien salir los navios 
del si se eosenan en olla, por atravesarse en el camino el ba^jo 
giaade del cabo de Camarón , y los bajos de (Quitasueño, «I 
RMcador y la Serranilla, por los cuales sorla la navegación 
peligrosa; y asi se vuelvo i Cartagena , desde donde se go- 
búma ai norte hasta la punta de la Canoa, que está junto i 
Girtsgeaa, y desdo allf al nornorueste hasta ponerse en ■!> 



4 



77 



tura de 13 grados, ea la cual altura, hasta 16 grados y modio, 
están los dichos bajos de la Serrana y Serranilla y Quita- 
sueño debajo de la agua , á menos de media braza , por los 
cuales se pasa con mucho cuidado y tiento: y desde allí, por la 
mesma derrota, se llega á reconocer la isla de Pinos, sin lle< 
gara ella, como queda dicho en la navegacióu de la Nueva Es- 
pada, y desde ella al cabo de San Antón, desde el cual 
se corren seis ó siete leguas al nornoruesto por dar res- 
guardo á los bajos del dicho cabo, desde donde se vuelve 
al les-sudueste en demauda de Cabana Ó de las Tortugas, si no 
diere lugar el tiempo, y desde allí á la Habana, adonde so 
vuelven & juntar las derrotas y flotas que vienen del Nombre 
de Dios y la Veracruz para España. 



DESDE SAN JUAN DE ULÜA A U HABANA PARA VOLVER A ESPAflA. 



Desde el puerto de la Veracruz para la Habana, hasta donde 
navegan de vuelut como doscientas leguas en nueve ó diez 
días, parten las flotas por el mes de Marzo, porque aun en- 
tonces duran los norles, que sirven para venir á la Habana y 
para salir por la canal del puerlo que llaman de la Brisa, y los 
vientos terrales. En saliendo del puerto se gobierna al nor- 
deste basta altura de 24 ó 25 grados, con vientos brisas, quo 
en cuatro ó cinco dias bastan para llegar á la dicha altura; 
desde la cual se va por la banda del leste, hasta tomar sonda 
en las Tortugas y á la Habana: y así, de Mayo adelante ea 
malo salir del dicho puerto de Uliía, que por falla de los nor- 
tes, si se ensenan en la costa de la Florida, no se puede salir 
della por los vientos suauestes, que como so va subiendo en al- 
tura , se van las brisas mudando en ellos, por lo cual no se ha 
de pasar de 2C grados arriba , y desde las Tortugas se gobierna 
la vuelta del sur, hasta la Habana á do se juntan ó esperan las 
Qolas de Tierrafirme y Nueva España. 



DESDE U HABANA i LOS AZORES. 



DeBde el puerto de la Habana para Espaüa, habiendo desem- 
bocado la canal de Babama, se viene por el golfo que dicen del 
Norte 6 del Bagarzo , en demanda de las islas de los Azores por 
dos derrotas: una para verano, más metida en altura, de nove- 
cientas á mil leguas 6 más , segün práctica de mareantes , que 
se navegan en voinle y ocho ó treinta dias con buen tiempo; y 
otra para en tiempo.de invierno que, aunque es algo más corta, 
se larda más dias en hacer, por no tener tan favorable viento. 

Los vientos que si^^'en para entrambas estas derrotas, son 
los vendábales, que en este golfo son más ordinarios en verano, 
y más suaves y con menos mar que en tnvieroo, cuando sue- 
len ser más pesados, á causa de ventar muchas veces brisas y 
los ponientes; también en invierno son más malos, y así esta 
navegación suele ser peligrosa en aquel tiempo; los nortes, 
aunque sirven para esta navegación, sueleo durar poco, por- 
que luego saltan en brisas, que en invierno suelen durar 
ocbo ó quince dias y hacer mucho daño en los navios; yd^sde 
la Canal basta la Bermuda suele haber algunos huracanes. 

Del puerto de la Habana se sale por la mañana con terrales: 
en siendo fuera del puerto, como tres ó cuatro leguas á la mar, 
da luego la brisa, que aunque es viento contrario para el viaje, 
las aguas que corren al nordeste, más i-ecias cuanto es mayor 
la brisa, con andar volteando y barloventeando van metiendo 
los navios por la canal; y asi, con cualquier vieulo, se dejan ir 
por ella. Y si fuera viento próspero, en saliendo de la Habana 
se gobierna al nordeste hasta ver los Mártires, y desde allí al 
leste por la costa , teniendo cuenta con no llegar con una legua 
á las islas de los Mártires que están en la punta y tierra de la 
Florida; y en volviendo la costa para el leste, se camina por 
aquel rumbo la costa en la mano por ser costa sana ; y aunque 
pintan bajos no los tiene hasta 28 grados de altura, adonde se 
entiende ya haber desembocado la canal, y desde aqui se viene 
en demanda de las islas do los Azores por dos derrotas ó cami* 
□os: uno para en tiempo de verano y otro para invierno; en 



7!) 



^tfano, para buscar vientos frescos de la parte del norte, se 
ieroa la vuelta del uordeste hasta subir en 32 grados, y 
t allí al leste que por el nordeste de la aguja vieoe it ser 
* cuarta al oordeste hasta subir en 38 ó 39 grados y no 
"^ . porque algunas veces ha sido peligroso subir en mayor 
«iura » y no bajando ni subiendo de los 39 grados por el leste, 
•6 'a 4 (lar á ¡as islas de los Azores. 

Ga ÍQrieruo se gobierna, on desembocando la canal, por los 
*^ ^ 29 grados la vuelta del leste basta la isla Bermuda, que 
wi4 en 33 grados, cu la cual altura se sube por la sobredicha 
'^^n del nordeste de la aguja, dejando la dicha isla de la 
"*ada. del norte muchas veces, sin llegar á reconocerla, aun- 
""® I>or los temporales de aguaceros con mar, que suele haber 
^ ^•'^linario en aquel parago, se euUcnde que vienen & estar 
^^'^ cJella; desde la cual, prosiguiendo la dicha derrota, se 
*"olve hasta 37 grados de altura y se llega á ver la isla de 
^^'^^ María, que es una de las de los Azores; y para ir á la 
'^^ísra se sube á 38 grados. Y auuque esta navegación es de 
™^* <lerecho y corto camino que la de verano, se tarda más 






4a navegarse, porque la otra en que so va por mayor al- 
eoQ más conocidos que en éste los aguajes que van cami- 



"**<l^o^ scgiin queda dicho, desde la Florida para el nordeste, 
' **t ayudan más i la □avcgacióo; y en la una y eu la otra 
7**«gadón se líene por señal, para entender que so llega alas 
^^*«, el ver que la aguja de marear se va fijando al Polo. 

Loa aarfos que vienen de las ludias eu verano, ora vengan 
^^ Qoia ora solos, siempre suelen locar en las islas de los 
^^Vres, y principalmente en la Tercera que está en 39 grados, 
t*or el baea recaudo que hay en ella de agua y leña y basti- 
**i»Dt08 para fomecerse de lo que han menester, y para lomar 
*«agua si la costa de España está segura de cosarios , y enleii- 
<lerai el consejo y oficiales de la contratación de Sevilla han 
«Bviado, á la persona que alli tienen , orden alguna de lo que 
líeoeo de hacer para venir en Espaüa ; y alguuas veces suelea 
bs Sotu tOfoar la isla de San Miguel, que ealá en 38 grados 
meaos uo lerdo, cuando ao pueden tomar el puerto de la Ter- 
coa por los Tientos sures y suestes que suelea ser contrarios. 



Ea el invierao Ma tttmi^fm^mmy wrbriIossb, y pa 
00 ser loe poerta b«eHB. linc ^amiaio d rey de Portugal 
(¡ob daade Setkabn ha^ Ate3 ■• m «ssa > fnrgír í ellas 
porque á 1m Sons de MfOÑ «■ ániars» y CB veraoo ks Bsl 
nMtwiailo que no pootaa lai^r oí iAkw bí aaliar ninguno en 
tierra porqoe no sr fuafc sear d «a qoe se trae por regis- 
trar; y uí Tienen í fas aaos hnos de Mdas las islas con r 
fresco de agua, bastúnestos y olas eosas de que se proreeo. 



OE US rsus K UB ama ron espüi i sulUur. 

De las islas de los Axces harta Sanlnfar de Barrameda, po 
non los marineros como Itescieatas leguas de narración, qui 
se navegan desde quince basta treínU días muchas veces, p<K 
reinar muchas brisas de ordinario en este golfo de los Azore 
que son contrarias derethamenle para venir á España. 

Partiendo de las dichas islas se gobierna la vuelta del leste 
como cuarenta ó cincuenta leguas, porque si ventaren loi 
vientos nordestes puedan abitar y tomar tierra de España c 
ellos , lo cual no podia ser, si bajando de los 39 grados de al< 
tura, se viaiesea camino derecho; y habiendo corrido las c 
renta 6 cincuenLi leguas se vuelve & gobernar la vuelta dd 
leste cuarta del sueste, en demanda del cabo de San Vicente qui 
está en 37 grados en la costa de Portugal, leste oeste con S* 
lamedina. 

En doblando el dicho cabo se gobierna hasta Sanitícar lesle- 
oeste, á vista de lacosla,guiñandoparael nordeste por no des» 
viarse della, hasta ver las Arenas gordas, que son unos medaño^, 
altos de arena que bate la mar en ellos, y está ciuco I^^as al 
poniente de Sanliicar, donde se han ahogado muchas gentes o; 
tiempo de tormentas por no haber donde se pueda guarecer la ! 
gente que echa la mar; y así en tiempo de fortuna se tienen 
antea para el Estrecho , porque de verano toda esta costa de E 
pafia es segura y muy fondable , que casi en toda ella se puedfl 
surgir. Uegados al puerto de Sanlücar, se suben los navios para 
Sevilla por el rio arriba, alijando lo que es menester, unas v 



8t 



ees coa viento cuando corre apropósito, aunque pocas reces 
suele correr el que es menester, por los tornos del rio; y asi el 
más ordinario subir, y seguro, es con la marea, llevando los na- 
vios con los bateles hasta Sevilla, donde en el puerto do las 
Muelas los oficiales de la Conlralación los vuelven á visitar, para 
hacer averiguación sí bao guardado lo que por las ordenan- 
las ó instrucción les eslá mandado, y si han traído oro por re- 
gistrar, ó si han saltado en tierra en algün puerto de Portugal, 
6 sacado oro y plata do los navios; y los que vienen consigna- 
dos y con registro para C<1diz ó que no pueden tomar el puerto 
de Sevilla, que pocas veces acontece, surgen en la bab(a y 
puerto de Cádiz, en donde así mesmo son visitados por el juez 
oficial del rey, que allí reside para esto. 



NAVEGUClON DESDE ESPAÑA PARA EL RIO DE LA PUTA 

y ESTRECHO DE MAGALLANES. 

Por ser tan poco frecuentada como es esta navegación, hay 
poco que decir delta más de que de España al Estrecho hay 
cerca de dos mil leguas de navegación , y hasta el Rio de la 
Plata cerca de mil seiscientas, que aunque se podría navegar 
con buenos tiempos en dos meses hasta el Rio de la Piala, y tres 
hasta el Estrecho, siempre han tardado mucho miis los pocos 
que hasta agora la han navegado, porque á causa de haber de 
partir para esta navegación de España por Agosto ó antes, por- 
que se Uegiie á aquellas partes al principio del verano dellas 
que es desde Setiembre en adelante , viénese á pasar por de- 
bajo de la Equinoccial en tiempo que se hallan debajo della 
muchas calmas y muy continuas; y así se ha tardado hasta el 
Rio de la Plata tres meses y más, y hasta el Estrecho de Ma- 
gallanes cinco, y dende arriba. Y porque, demás de las calmas 
sobredichas, por ser la navegación tan larga y haber muchas 
tormentas y refriegas de vientos sures y suestes, y brisas que 
son travesía en toda aquella costa, desde el Brasil hasta el Es- 
trecho, Uegaa los navios siempre tan necesitados de reparo que 
pocas veces, de las que se ha intentado pasarle y navegar por 



82 

QáUi liLu del Maluco, se ha podido llegar á ¡tasarle antes que 
el renno de aquellas parles se acabe, que es muy breve y muy 
Heno de tormentas y grandes teaij>cstadcs do vieutos sures, 
agnaa y alguuas voces muy grandes fríos, y asi siempre ha 
■ido oecesario invernar antes do pasar el Estrecho; por lo cual, 
y por laí grwides corrientes que ea 61 hay, y poco aparejo 
pan repararse los navio», aunque no faltan buenos puertos 
dentro y foera d¿I, y principalmente por ser la disUincia desde 
d EWrecbo hasta los Malucos tan larga, que pa^a do siete mil 
^nlenlu leguas, la navegación para ellos desde España por 
el Eitrecho viene A ser muy dificultosa y casi imposible. 

Habiendo jjartido do Saiilucar de Barraraeda para el Rio de 
b líala y ¡ara el Estrecho, y habiendo tocado y tomado re- 
fmco en las islas de las Canarias, siempre se ha ^heruado 
norte iur hasta atravesar la Equinoccial y ponerse en 8 ú 9 
gñdot de altura de la otra parle della, leste oeste con el cabo 
deBan Agustín, desde donde algunos liau navegado al oeste 
bajrta reconocer el dicho cabo, y otros han ido siempre su- 
blcDdo de altura & reconocer la costa del Brasil, desde donde 
i vista de tierra han ido caminando hasta el dicho Río de la 
Piala, ciuo está en 34 6 35 grados, y desde allí han pasado, los 
que bao ido al Estrecho siempre A vista de tierra, y on la 
cMlaban hallado buenos puertos yrios, donde se han repa- 
cido do algunas fortunas y también donde se han visto en mu- 
cho trabajo: y otros ha balüdo, que desde los 8 grados de ai- 
tón hau proseguido la derrota para el Estrecho, síu llegar á 
rocuuocer la tierra del Brasil ni tierras del Riu de la Plata. 



MVEGUIONES DE LA MAR OEl SUR DESDE LA NUEVA ESPAfll 

T TIBIUlAFinVe POR EL PIHÚ V ESTRECHO. 



1a navcgaddn del mar del Sur, que desde Tíerraflrmc y Pa- 
namii hanla el Estrecho viene d sor de más do mil doscientas ó 
Diil trescientas leguas, y desde Nueva España yCiuatimalamll 
cuatrodeittjis y mil seisciealas , y deadc arriba, so navega coa 
frudlfaroncia detiempos de unas parles á otras, por la que 



S3 

hay en los Tientos y agunjca y rorríeolcs Ati mare» dti a<ju(>llas 
partos; porque desde Paiiainá hasUi U cíiiilail di< L<js Heycs, 
hasta dondo poucti de riajo los muriacros pocas mfis áe cua- 
trocientas legua», 36 suelü lardar de navegar dos meses, y 
deudo arriba, cuandu no sna los vicnloíi muy pn'is peros, y otro 
tanto y míís laa quinienlas loguas que debe haber de navaga- 
cióa desdo Los Reyes basta aiil«; y á la vuelta se suele hacer 
cada una de lan dirii3« navegacinae» ca treinta dias y mcnoa: 
yasí, para ir desde Panamá A Chile son incncj^tcr m&s de siete 
li ocho meses, y para volver monos de dos, ponjue, ti rausa de 
ser los Tendabaleí< y vientos sures tan couICduos gran parle 
del año en aquella mar, sucleu ca^i siempre correr laa aguas 
del Estrecho para la Eijuinor^ial y ¡iroviucia de Tierrafli-me 
provincias de la \ueva Espafia; y así la naTcgacÍ''in del norte 
por la mar del Sur y para el sur de oíiuellas parlcia es aícnipro 
diflcultORa y pesada, y casi impoail)lc ruando vientan loH sures, 
y al contrarío muy Mcil y presurosa. 

Para ir desde PanamAy de la Nueva España y Uuatitnalaat 
Piní y desdo allí A Chile, se tiene de partir por los meses de 
Enero, Abril y Mayo, y por Agosto y Solicmbro y parto do 
Octubre, que son los tiempos cuando vientan más brisas y al- 
gunos nortes qno sirven para esta navegación; y porque ha- 
biendo tardado desde Panamá á Los Reyes dos meses 6 tres de 
tiein[io, cuando se llega allí es acabado ya el que es menester 
para navegar á Chile, es forzoso esperarles, de cuya causa la 
navegación & la ida suele ser tan vagarosa , y li la vuelta al 
contrario, jiorquecomo se hace con tanta brevedad, y en lodos 
otros meses del año en que pocas veces faltan vientos prOspe- 
ros, puédese venir desde Chile íi Panamá de un viaje, y pasar 
ú, la \ucva España en poco mds de dos meses siu deteuerse en 
el camino. 

Hilcüse toda esta navogacídn costa á costa, sin apartarse de 
tierra sino poco, salvo los navtps que de Nueva Espoija rau al 
Pinl, que desde Giialímala ó Nicaragua hasta donde llegan 
íosleando atraviesan el golfo de Panamíí basta Puerto Viejo Ó 
el de Guayaquil , que tendrá do travesía coino cuatrocientas ó 
quinientas leguas, y en lo demás hasta alH y de ail£ para Chilo 



' M 



van tocdodo en muchos de los puertos y desembarcaderos que 
hay por todas estas costas, como en las descripciones particu- 
lares dellas se dirá; y haciendo escala ea los que han menester 
proveerse de agua y basiimenlos, que en todos se puede hacer 
con seguridad , por ser esta Davegacióu la más limpia y segura 
de cuantas hoy se sabe en lo que hay descubierto de la tierra. 



NAVEGICIÚN DEL PONIENTE DESDE Ut NUEVA ESPAM 

PAHA LAS ISLAS DEL MALUCO Y FILtPIÍtAS. 

La naTegacióD de la mar y golfo del occidente para la Espe- 
ciería é isla del Maluco por la parte del occÍdeal« y demarcar* 
clon de los reyes de Castilla , segün las derrotas de los giie 
hasta agora las han podido navegar, pasa de cuatro mil leguas 
largas de viaje , que aunque éstas se podrían andar con buenos 
tiempos , según el curso ordinario de los navios , en ciaoo me- 
ses ó poco más, por ser la navegación tan larga y prolíJA y 
haber de pasar el Estrecho con lautas dificultades como hay 
en ello, háse de invernar ea el viaje; y asi no se puede hacer 
esta navegación en menos de un año largo ó año y medio. 
ComeDiósc primero desde España por el estrecho de Magalla- 
nes, y aunque de dos armadas que se hicieron para este viaje, 
parte aellas pasaron y parte llegaron á los Malucos; llegaroo 
tan mal paradas y derroUidas, que se ha sobreseído ea prose- 
guir esta navegación y háse comeuxado á hacer desde la Xnera 
Espaúa, desde donde se han hecho ya cinco 6 seis viajes prte- 
perjtmente, y según la más común y cierta estimación de los 
pilotos que las han navegado , ponen desda el puerto de la Na- 
vidad en la cosía de la mar del Sur hasta las islas Filipinas 
seiscientas ó setecientas leguas, las cuales se navegas 
mente en dos meses ó dos meses y medio, comeniando 
Noviembre, que es el tiempo queso tiene por máscODi 
para esta navegación , porque en este tiempo no pu< 
tantas calmas como había antes , y las brisas son de 
lante más ciertas, y aunque corran los vendábales y norleBtul' 
son malos para esta navegación , que es apacible y segura d« 



«5 



tormentas peligrosas, aunque se han hallado en ella algunas 
calmas y aguaceros, pero no de peligro ninguno hasta agora. 

En partiendo del puerto de la Navidad, quo csid en 19 gra- 
dos de altura en la costa de la mar del Sur de la Nueva España, 
y es el que hasta agora parece el más apropósito para este 
viaje, se va bajando de altura hasta ponerse en 12 grados, en 
que están las islas Filipinas, desde donde gobernando leste 
oeste se viene á dar en ellas. 

La vuelta de aquellas islas para la Nueva España es demás 
larga navegación que la ida, porque segün estimación de los 
marineros, tiene de viaje dos rail leguas, á causa de subirse 
en mayor altura para buscar vientos frescos de la parte del 
norte, por huir de las brisas que son vieutos contrarios para 
volver por la derrota de la ida. Tiénese por tiempo conveniente 
para partir de las tslas Mayo y principio de Junio , porque en 
estos tiempos son menos las brisas y más ciertos los nortes 
que son menester; que aunijue sirven para la vuelta, porque 
no son tan favorables para ella como las brisas para la ida , se 
larda en volver de las dichas islas hasta la Nueva España de 
cuatro meses arriba, casi doblado tiempo de lo que es menes- 
ter para ir á ellas ; desde las cuales , habiendo salido de las di- 
chas islas, donde hay muchos aguajes y corrientes y es nece- 
sario salir poco á poco, se van subiendo en altura por el 
Íes-nordeste ó por otros rumbos, según la ocurrencia de los 
vientos, basta ponerse en 39 grados de altura, desde donde 
caminan al leste, decayendo de allí abajo hasta dar en la costa 
de la Nueva España; y de allí, costeándola y bajando de al- 
tura, se viene al puerto de la Navidad. 



DE U CASA DE Ut CONTRATACIÓN DE SEVILLA. 
T COBAS proveídas park ua navegaciú.v de las indias. 



Lnégoque se comenzaron ádescubrirlas ludias, se fundó en 
la ciudad de Sevilla la Casa de la Contratación , donde se ha 
quedado y reside, aunque antiguamente se platicó de ponerla 
en otros puertos de España; pero en ninguno parece que puede 



oslar más cóniodiimonlo. Hay en «lia, desde su primera fiínda- 
ciAn, ires jilecos oficiales con lítulo de S. M. que son: tesorero, 
& quien !c Ii-ico cargo de toda In liacicuda que m'uu á la. Caja 
real dei tren Wavos quo estíii E¡n la dicha Cosa; y cqaUdor, que 
tiene los libros de la dicha hacicndn, r farlor, ñ cuyo cargo 
fuero» siemi)ro las cosas de la conlralacídu y granjerias de 
S. M., quo al príncjfíio m iustituyeroa oq la diclia Casa, y 
después He han venid» ¡i dejar, y ahora entiende en la prori- 
sióu y cosas de las armadas. Y demás de los trus oticialca reales, 
hay en la dicha rasa, on IcU-ada , juez asetíor para las cosas 
de justicia, y un fiscal, doü escríbanos y dos alguaciles y dos 
partoh» , y cárcel y carcelero . y dos visitadores de iiat'ios. 

Al principio del descuhriniientD .lo las laHias turioron lo» 
o&ciales de lacada la admiuistraciúu y provisión du todo lo que 
localia & las Indias, ba^ta que fué formado Consejo acerca de 
iapcrsonft real, dos<le cuando quedaron como tribiuial dojusti» 
cía y conocer de lodos los plcilos di! la gonte do la mar que re- 
sultan de la navegadún; do los cuales Tienen por apclacít^a al 
Consejo los criminales, y los civiles de cuarenta núl mara- 
vedisea arriba: y ansí mismo cuticndou y tienou fi su cargo el 
despacho de laa flouis y armadas que parlen para las Indias 
del puerlo de Sanliícar, y do visitarlas á la ida y A la vuelu, 
para que cumplan cou laa ordenanzas y la administración de 
la lladcnda real que viene do las Indias, y la custodia de la 
de particulares, basta entregarla <1 sus ducQos; y ansí mismo 
la caja y bienes do difuntos quo vtoocn do Indias, los cuales 
ustáu & su car|,'o, y el hacer las dilii;oncii3 necesarias para qae 
vengan en poder de los herederos cuyos sou. 

Hay asimiiínio en la dictm casa una saU del consulado de 
los morcadei-cs, adonde los mercaderes, al principio ile cada 
año, eligen dcllos uu prior y dos cúnsutos, que arbitraria- 
menlfi y sin tela de juicio componen y determinan los pleitos 
y negocios que suceden entro los mercaderes dependientes de 
sus contratadoups, dudaá de ilotcs y de sus factores; cuyss 
apelaciones van ante uno d<3 los nUdalcs de la casa, elegido por 
juez, que cou dos mercaderes, los que úl quiere, determina su- 
mariarneutu el ncgodo; y sí alguna de las partus so agravia. 



I 



S7 



I 



lo vuelve á determiuar arbttrariamcQtc con otros do8 merca- 
deres, que no seaa de los priinoros, y no puede cargar ai coa- 
tratar mercader Diuguno ni pasar sus factores alas Indias, sio 
licencia de los oficiales de la contratación. 

No puede salir uavío uitiguno sólo para las Indiaa, "por el 
peligro de los cosarios y porque lleguen todas las mercaderías 
juntas, sino cu algunas de las flotas, que eslá ordenado que 
parlan para las Indias una en principio do Abril para la Nueva 
España, y otra en principio de Agosto para Tierraflrmo, aun- 
que esto se cumple mal pomo cargar los mercaderes á tiempo: 
y las naos todas lian de ser de cien toneladas basta ciento cin- 
cuenta, y cada una lleva su capitán y maestre y la gente de 
mar, y las armas, artillería , municiones y bastimentos que 
según el porte de cada navio está ordenado, y do todo lo que 
llevan en mercaderías y de otras r^sas so hace registro por los 
oficiales do la contratación , donde queda en registro, y cada 
navio lleva un traslado del suyo, |>or el cual es visitado en 
Sanlúcar de Barrameda en la tercera y líUima visita que se les 
hace, dcspuós de haberles visitado dos veces en el puerto do 
las Únelas del río de Sevilla; una cuando se ponen i la carga 
para ver si están cstaucos y bien acondicionados para el viaje, 
y otra al tiempo de partir para Sanlúcar para ver si llevan la 
gente de servicio, bastimentos, armas y municiones que se les 
mandó on primera visita, y la tercera en Sanlúcar para saber si 
han sacado algo dello y metido más de lo registrado , porque 
lodo lo que va fuera de registro se toma por perdido. 

Va en cada flota un capitán general dolía, y un almirante con 
Utulo é instrucción de S. M., y un visitador delaflota, de poco 
acá, también con titulo de S. M. ; y para el dicho oficio nombra 
el consulado dos ó tres personas, y un escribano mayor déla 
flota que proveen prior y cónsules con los demás particulares 
de cada navio; un alguacil mayor de la ilota, que provee el 
general con su alférez , y plazas de capitanes y geutiles-bom- 
bres. Va el capitán general en la nao de la armada que llaman la 
Capitana, en la cual no van mercaderías más de la gente de 
guerra, que son soldados, y las armas y municiones y basti- 
mentos necesarios, y es la primera que sale y entra eu los 



puertos, y va siempre delante guiando la flota ; y para ser co- 
nocida, de dia lleva la bandera en el mástil mayor, y el Tarol 
á popa para de noche; háceale salva y llegan á saludarla dos. 
veces cada dia todas las naos, una por la mañana y otra por )»;, 
tarde.' El almirante va en otra nao que llaman Almíranta, coit 
3U bandera en el mástil de proa, y va siempre recogiendo Ui 
flota porque no se quede atrás ninguna, sino que vayan en coa- 
serva juntas cuanto no puedan tocar las unas con las otras : na 
pueden saltar en tierra, ui entrar ea puerto ainguao de Porta» 
gal á la ida ni á la vuelta, porque no metan mercaderías ni sa« 
quen el oro que traen de las ludias, ni las gentes de guorra f 
servido de la mar se queden en las Indias so graves penaa^ 
Hay asi mismo en la dicha contratación un receptor y jueíd^ 
averías, que es una imposición de uno por ciento que se CoblS 
en Sevilla de todas las mercaderías que salen dellapor la mart 
á cualquiera parte que vayan; de las cuales se pagan, el flete do 
la nao Capitana de las flotas, y los sueldos y gastos de la ar- 
mada, y las echazones de mercaderías que se hace en la mar coii 
tormenta; y siempre que habla peligro de cosailos, morOBt 
fraaceses 6 ingleses, se pagaban deltas los gastos de las arma* 
das de naos ó galeras y carabelas que se armaban para la s^ 
guridad de las Ilotas. Desde el año de 78 se ha hecho una ar- 
mada de nueve galeones y ocho fragatas, en que andan mil 
quinientas personas, los novecientos ciucuent;i soldados y 
gente de guerra, y los demás gente de la mar, con su general, 
almirante , tesorero y contador y proveedor y los demás oflcia* 
les de la armada, todos á costa de S. M. , que les tiene conaig- 
nados treinta cuentos en Tierraflrme, en el Nombre de Dios, da 
la Hacienda real que allí hubiere 6 viniere del Pirú, y otrot 
tantos en la Veracruz de la Nueva España, en cuyas costas 
anda asegurándolas de cosarios y luteranos, y parte della 
viene acompañando á las flotas que vienen de las Indias á Es* 
paña pop el peligro de los dichos cosarios, que á la vuelta es 
mayor que á la ida por el oro que traen y por la derrota, quft 
es más cerca de los reinos de Francia é Inglaterra. Y para qu«> 
la gente mareante sea más diestra y enseñada en el ejerdcift 
de la mar, hay en la dicha contratación instituida cátedra d 



astituida cátedra da 



I 



Cosmografía á costa de S. M. , adonde se lee la esfera y reglas 
del arte de marear, y práctica de los instrumentos y cartas de 
navegar, que se hacen y aprueban por loa cosmógrafos que el 
rey tiene proveídos para olio; y ansí mismo hay en la dicha 
casa un oQcio de pilólo mayor, que con los demás cosmógrafos 
que residen en la dicha ciudad y casa , marca y sella los ins- 
trumentos y cartas de marear, y examina los pilotos y maes- 
trea; que ninguno, sin tenor primero su caria de eiámen, 
puede osar el dicho oficio en la carrera de las Indias, ni pueden 
ser extranjeros de estos reinos sino habiendo residido en ellos 
de diez años arriba, y casado. 

Demás de los oficios de la contralación de Sevilla, hay un 
juez oficial con un escribano en la ciudad de Cádiz, que sola- 
mente entiende en el despacho de los navios que parlen de 
aquella ciudad para las Indias con las dotas, conforme á las or- 
denanzas de la Casa de la Coiiiratacíón , y visitar los que vienen 
de las Indias consignados para aquella ciudad ; y ansi mismo, 
en las islas de las Cananas hay otros tres j ueces oficiales, desde 
el año de 66, con sus escribanos, uuo en Tenerife, y otro en la 
Palma, y otro en Fuerte Ventura para el despacho de los na- 
vios que paiten de aquellas islas con los frutos dellas, en vir- 
tud de la licencia que tienen para cargarlos para las Indias, en 
el cual despacho entendían antes los gobernadores de las 
islas. 



TABÚ GENERAL DE LAS INDUS DEL NORTE. 



DIViSIÚN DE LA TABLA PRIMERA UNIVERSAL OE LAS INDIAS 

V DBCLAHACIÚN DE LA PBKCEDENTE. 



Naluraleía parece quiso dividir y cortar el continente y 
tierra descubierta de las Indias, por cl istmo ó angostura que 
hay de tierra desdo el Nombre de Dios á Panamá, dejando la 
mitad de las Indias ñ. la parte del norte, y laotramitadal me- 



90 



<llnil(a; qnoAuíiijuelodesculiiorlo ypoblado déla parte de Tíerra< 
Uriiio y Pini, es mucho más, enromparacióu,qaelodeIapitrM 
«lid iiorlft, la tierra (pie está por descubrir para Quivira y parí 
Mlfliitrloiial , se va easanchando de manera que parece 6 debo 
Heríanla como Iit del mediodía ó más. Y ansí, tamMea, acaso b4 
venido á sor quo haya un «reino en la una parte como en 
oim, yijuodü nueve chaucillerías, y Teinle y nueve Ó treintfr 
K'>t><irfiacÍoncs, y veinte y cuatro asientos de oficios y cajatf 
roalett, Ire» caaaa de moneda, y cuatro arzobispados, y veinte yr 
runtro obispados, la mitad de todo ello casi viene á estar 
rjida una do las dichas partes; y así la división de toda la tierra 
do Ias Indias, por naturaleza y caso, parece la más cómoda qus: 
puodo aer por el Nombre de Dios y Panamá, que estáu desdtf 
H ó 1) grados de altura setCRlrioual ; dejando á una parte 
uiin tabla toda la tierra 6 islas de la mar del Norte, que hay 
dnHdo aquella altura para ul norte, con nombre de Indias dol 
Norte; y ii la otra parte del mediodía, todo lo que hay desde Ift 
dlcbíi altura de 8 grados y costa de Tierraflrme hasta el Eslre- 
rho do Magallanes, y lo que adelante so descubriere, con nom- 
brii di! Indias del Mediodía, aunque parte dello esté desta otr» 
parlfl do la Equinoccial, y en la costa de Tierraflrme esté la 
gobftniaclóu de Venezuela, que se describo entre la parte de 
laa ludias scienlriouales por sur del distrito de la audiencia 
i\a la RHpnAola. 

Kn laü Indias dol Norte, compi-endidas en la tabla procedente,i 
liiiy 1)1 viruinu do la Nueva España y cuatro audiencias (JUS 
«on, tu do Móxico, Isla Española, Gualimala y N'uevaOaliciSK 
un cuyos distritos hay diez y siete gobernaciones, catorce 
mIhiiIu» do oHcíbIus de la real Hacienda y cajas reales de tres 
Uiivüfl , y dos casas de moneda. Las gobernaciones soia> la 
hJlnnnu, Yucatán, é islas de los Ladrones y Filipinas en ell 
distrito do la Nueva España, y las gobernaciones de Guba^ 
Jani41(ui, San Juan de Pucrto-I\ico , y Venezuela en el día- 
Irltit de la audiencia de la Española; con más el .adelauta- 
rrijiinlu y gobernación de la Florida y gobernación de la Qua- 
yfiii'i romo por cercanía: y eu el distrito de Guatimala, las 
ttiiliorimr iones de Costa-Rica , Nicaragua, Honduras, Tabasco, 



Chiapa, la Vcrapaz y Soconusco; y on ol ilislríto Je ía Nuova 
Galicia, la gobeniaciún de ta Nueva Vizcaya: en todaü las cua- 
les hay poblados como noventa y un pueblos españoles, y eu 
ellos como diez seis mil casas do vecinos; cinra mil seiscientas 
6 setecientas poblaciones de indios, reducidas & pueblos y es- 
tancias , eu los cuales lodos habr:! cerca do ochocientos mil in- 
dios tributarios, sin los viejos, mujeres y niños, ysiu los hur- 
tados en las tasaciones , repartidos en mil quinientos repara- 
mientos del rey, y de particulares los mis. Dos ariohispados, 
cl do Nf léxico y de la isla Española, y catorco obispados y una 
abadía sufragiiueos á ellos; y en las dÍ<^ceBÍs do los arzobispa- 
dos y obispados, monasterios de las cuatro religiones de fran- 
ciscos y de dominicos y de agustinos y uno do la compañía y 
de monjas; y asi misma hay un distrito de la inquisición. Co- 
menzóse A descubrir esta parte de las Indias del Norte, casi toda, 
primero que la de! mediodía, por caer eu olla, como queda di- 
cho, las islas de la mar del Norte, que fué lo (inmoro (]ue se des- 
cubrid por Colón , que despuós costeó también las costas de 
Tiorraflrmo, Nicaragua, Veragua y Honduras; y por el mcsmo 
tiempo ó poco después, año de 17 (1517), so descubrió la pro- 
vincia do Yucatán por mandado do Juan de Grijalva, gober- 
nador de Cuba, por cuyo mandado también se comenzó á cos- 
tear la Nueva Kspaña, que después la descubrió D. ilernaudo 
Corlas. 

De la suerte, disposición, temperamento y calidades de estas 
provincias en comvín, demás de lo que queda apuntado general- 
mente en la declaración de la primera tabla, no se puede decii' 
más do que, aun por haber en ellas provincias lan dislintas y 
apartadas unas do otras, de necesidad ha de haber diversas dis- 
posiciones y temperamentos en ellas, por las diferentes alturas 
y climas en que están comunmente las tierras que caen dentro 
del Trópico de Carnero, que casi es todo lo descubierto y po- 
blado. Convienen entre sí, en que son más bümedas que secas 
y más calientes que Trias por la mayor parte ; y por esto algu- 
nas dellaa menos sanas que otras partes do las Indias. El ve- 
rano de estas provincias, como queda dicho, en lo general es 
desde Octubre hasta Abril, cuando ios días son más chicos que 




' 84 

van tocando en muchos de los puertos y desembarcaderos que 
hay por todas estas costas , como en las descripciones particu- 
lares dellas se dirá; y haciendo escala en los que han menester 
proveerse do agua y bastimentos, que en todos se puede hacer 
con seguridad, por ser cata navegadóula más limpia y segura 
de cuantas hoy se sabe en lo que hay descubierto de la tierra. 



NAVEGACIÓN DEL PONIENTE DESDE LA NUEVA ESPANt 

PAFIA LAS ISLAS DEL MALUCO Y m.IPIXAS. 

La naTegación de la mar y golfo del occidente paralaEspe* 
ciorfa é isla del Maluco por la parte del occidente y demarca- 
ción de los reyes de Castilla, según las derrotas de los que 
hasta agora las han podido navegar, pasa de cuatro mil leguas 
largas do viajo , que aunque éstas se podriau andar con buenos 
tiempos , según el curso ordinario de los navios , en cinco me- 
ses ó poco más, por ser la navegación tan larga y prolija y 
haber de pasar el Estrecho con tantas dificultades como hay 
en ello, háse de invernar en el viaje; y asi no se puede b 
esta navegación en menos de un año largo 6 año y medio. 
Comenzóse primero desde España por el estrecho de Magalla- 
nes, y aunque de dos armadas que se hicieron para este viaje, 
parte dellas pasaron y parle llegaron á los Malucos; llegaroa 
tan mal paradas y derrotadas , que so ha sobreseído en prose- 
guir esta navegación y háse comenzado á hacer desde la Nueva 
España, desde donde se han hecho ya cinco ó seis viajes pr6s> 
peramenle, y según la más común y cierta estimación de los 
pilotos que las han navegado , ponen desde el puerto de la Na- 
vidad en la costa de la mar del Sur hasta las islas Filipinas mil 
seiscientas ó setecientas leguas, las cuales se navegan común-- 
mente en dos meses ó dos meses y medio, comenzando por 
Noviembre, que es el tiempo que se tiene por más conveniente 
para esta navegación, porque en este tiempo no puede haber 
tantas calmas como había antes, y las brisas son de allí ade- 
lanto más ciertas , y aunque corran los vendábales y nortea no 
son malos para esta uavegacióo, que es apacihle y segura de 



93 



■difieren de los otros en ser mis ílem&úcos y para 
^na manera, como lo3 de otras part«s, y no de 
tan buen gesto como los del Pirú, y no tau bien dispueatos 
como los del Río de la Plata y partes del Estrecho, y más dados 
i vicios y pecados, principalmente al de comerse unos á otros 
en aacriGcios y fuera dellos ; y ansí eran mayores idólatras del 
demonio y más rendidos y sujetos á él. Había en estas partes 
el imperio de los reyes de la Nueva España , más antiguo y 
paesto en forma de reino que los de las otras partes; de ser 
lodos los indios tan bárbaros y ajenos de policía, tenían grande 
diversidad de lenguas en cada provincia y comarca, aunque la 
mexicana, en las provincias de la Nueva España basta Guati- 
mala, era como general. Queda dicho, en el primer capítulo de 
la declaración de la labia universal , lo que loca á la navega- 
ción de estas provincias en general , y así no hay que decir en 
lo particular hasta la descripción particular dcUas. 



TABÚ DEL DISTRITO DE LA AUDIENCIA DÉLA ESPAÑOLA. 



DESCRIPCIÓN DEL DISTRITO DE DI AUDIENCIA DE U ESPAÑOLA 

LA TADLA PRECEDENTE. 



La audiencia de la Española, que en tiempo y lugares la pri- 
mera y más antigua, no sólo do las Indias que caen á la parte 
del norte pero de todas las demás, antiguamente tuvo en su 
distrito A YucaWn y parto de Tierraflrrao, y otras provincias 
que se le iban ajuntandocomo se iban descubriondo. Ahora se 
comprende bu distrito entre el meridiano 57 y 85 grados de 
longitud occidental , contada desde ct meridiano de Toledo, y 
entre 7 grados y 33 de altura; por manera que leste-oeste, ten- 
drá el distrito de esta audiencia 28 grados de longitud, á que 
respondón como cuatrocientas cincuenta leguas á 17 y media 
por grado en parte más y meaos, y norte sur 16 ó 17 grados, 
que será como trescientas leguas de ancho; en las cuales se 




n 

compi-eodo la isla Española, la de Ciíbii, Jamílica, San Ju! 
de Puerto-Rico, la goboraadtSii de Venezuela y las islas do 
Margarita y la Trinidad con todas las dem.1s islas circunvet 
nas, que son casi todas las de la mar del Norte, que pasao \ 
ciento las nombradas y do seiscientas entre grandes f [Kf 
quenas. 

Tieuo asi iiiesmo por cercanías á las gobernaciones y pro 
Tincias de la Nueva Andalucía 6 de la Giiayaua , y á la FloríS 
y costa del mar del Norte hasta los Ballacaos, que, aunque n 
le están señaladas por distritos, por estar en los CDoñues dei 
, y determinar en las cosas del gobierno dellas que se le c 
ten , se describirán en este lugar, 

En el distrito de esta audiencia, hay, demiís de la gobem! 
ción de la isla Espaííola que es de la audiencia, oti'as cuati 
gobernaciones, que son: la de la isla de Cuba y de la isla i 
San Juan de Puerto-Rico y la de Jamaica y la de la 
de Venezuela , pueblos de españoles en que había vecinos, 
que cada dia vuu siendo menos, asi porque después que I 
descubrieron las otras provincias más ricas, de mala ganali 
gentes (juieren parar en éstas, como ponjuo & causa de no S) 
carse el oro, por falta de los indios, las mercaderías todas li 
pasan adelante, y así ellos viven pobres y miserablemente. 

Había en muchas de estas islas, al principio de su descubrí 
miento, muchos indios, aunque en alguuas ha habido ñinga 
nos y en todas son ya acabados , y así no hay rcparlimiento 
ningunos dellos , ni pueblos más de hasta pequeños on qq 
debe de haber como casados. 

El estado espiritual de esta audiencia se divide en el arzobia 
pado do Santo Domingo y tros obispados que tiene por sufrai 
gáneos , y una abadía , que son; el de Cuba , San Juan y Vo* 
nezuela y la abadía de Jamílica. 

Estas islas y provincias se comenzaron á descubrir en difet 
rentes tiempos, como en sus lugares se dirá, y los primeras pQ 
Cristóbal Colón, año de 93 (1492), coraoon la declaradón da I 
tabla iiuiversal queda relerido; y aunque por ser este dístñtl 
tan grande, y sus parles tan distantes, las tierras que se com- 
prenden en él difieren de necesidad, las islas casi todas coa 



95 



I 



Tieaen ea el temple, que es muy hilmcdo y calléate, aunque ao 
en demasía, y las cosas naturales que on ellas se crían , casi son 
comunes í todas de parte de su humedad. Son j)or la mayor 
parle muy pobladas de ilrboics y moulañas de muchos de palo 
santo , Misamos, mai^a, robles, cedros, laureles, guaragaos, 
capas, caliohos, copéis, acubas, mangles, de que se hacen 
los manglares, murtos y arrayanes silvestres qao sirven para 
la colambre, ceibos nmy grandes y gruosox y dulces de cortar, 
[de que por la mayor parte hacen los indios sus piraguas yca- 
ooas, que son todas do uaa pieza, cabándolo dentro, y tan 
grandeB que en algunas caben de cincuenta hombres arriba), 
tabonucos, tetunias, arrumos, cañas bravas, bejucos para so- 
gas, damaliaguas, de cuya corteza se hacen cordeles, maguéis, 
que casi es general na todas las Indias, yde sus corteza» se ha- 
cen sogas como de cáñamo. Fruíales silvestres, parras bravas, 
pitahaya y cacaos , palmas de palmito , palmas espinosas , me- 
neaos, bubillas algodónalas, bobos, acubos, ubcros, guayabas 
gíltestres, guacuma, manzanas, iiapagayos, tunas: Trutas de 
España y de la tierra, hay granadas agria y dulce, y nacan- 
jas, Urnas, sidras, y zamboas, higueras, parras que dan dos 
veces al año fruto, cocos, palmas, ciruelas do Nueva España, 
plátanos, cañafistula'y muchos guayabos y maméis, pinas, ba- 
tatos lerenes, ñames, aniocanas, aniamas, agíes, maíz y yuca, 
quo es üua raíz de que se hace el cazabl que es el principal 
mantenimiento de estas islas, porque el trigo ni cebada, aun- 
que en algunas parles altas y meuos calientes y viciosas se po- 
dría coger , en las más dellas aunque se siembra no grana; 
¿lay muchos frísoles, melones de España, lechugas, rábanos 
y otras legumbres y hortalizas llevadas de estos reinos, que 
las más dellas así que nacen, se críau tan viciosas, que no 
bacen simiente de que ae volver &. sembrar, y así es menester 
llevarlas de otras partes. Son muy térliles y viciosas comun- 
mente de pastos para ganados mayores, y así en las habitadas 
se ha criado mucho el ganado vacuno y caballar, puercos, 
ovejas y cabras algunas, porque animales do la tierra habla 
pocos que no fuesen nocivos, como son alacranes, ratones 
y lagartos, lagartijas y culebras , camaleones y murciélagos, 



m 

niguas , hormigas ponzoñosas , avispas , gusanos como lan» 
gostas. 

Hay comuDipenle muchas aves, papagayos, palomas torca- 
cea, patos de agua, tabancos, ánsares bravos, garzas, antocos, 
yaguacaa y otras aves de agua; cuervos, guargaos, goloo» 
drinas, gavilaocillos, pájaros tomis, ruiseñores, comadrejas, 
hay gallinas de Guinea, francolines, alcatraces, pardelaa ygaa 
viotaa y juelles. 

De pescados abundan en la mar y en loarlos, en que baj 
guabina , dábaos , sálico, lebranche, sábalos, cazones, sabo- 
gas, icoleaa, pargos, jureles, vicudas, viejas, meros, dorados, 
macabis, sardíncla, salmonetes, lenguados, rodaballos, acedías,; 
morenas, pulpos, sargos, manatís, tortugas, careyes, rayaaj 
cangrejos, húrgaos, ostiones, jaibas, caracoles, tiburones J 
oíros muchos. 

Hay en muchas dellas mucho oro, de que antiguamente s 
sacó mucho, y ya no se saca lauto por haber fallado los indios 
y gente con quién sacarlo, f otros metales, y salen algunos 



hidrografía del distrito de esta audiencia. 

Hay muchos y muy buenos puertos y desembarcaderos en- 
tre estas islas, aunque por la mayor parte pequeñas y poco 
limpias do bajíos y oíros inconvenientes para la navegación,. 
que desde Agosto basta pasado Octubre , cuando vientan lo» 
nortes recios, suele ser muy peligrosa por los huracanes qua 
levantan ; por el verano ea más segura la navegación de estd 
mar , cuando corren los vendábales, que aunque son más blan- 
dos, también con ellos algunas veces se suelen levantar tor*. 
mentas. 

DESCRIPCIÓN DE LA ISU ESPAÑOLA 

Y DBCUVRACIÓN DB LA TABLA PRECEDENTE. 

La más principal isla de este distrito, aunque no la mayor 
es la Española , dicha en lengua de indios Haití , la cual por 



sus cualidades y por haber sido prtniGra en su doBcubrimiento 
y pohladán, antiguamente fui como porpducipio y cabeza de 
todas las demiis Indias del mar Ociíano. Está situada entre el 
meridiano 75 y 78 de longitud owidontal, contada desde el mo- 
rídiano de Toledo, y entre el paralelo 16 y medio y 21 grados 
do altura ; de manera que de largo leste-oeste tendrá como 
donto treinta ó ciento cincuenta leguas, y norte-sur cincuenta 
6 sesenta más y menos por algunas partes, aagún su figura, 
que todo bajará como trescientas cincuenta leguas. 

Hay en esta isla diez pueblos de cspafioles, en que habrá como 
mil españoles, ninguno encomendero porquu no hay indios de 
repartimientos, y solos dos pueblos do indios que han quedado, 
do más de un millón que dicen que habfacuando se descubrió, 
y más do doce 6 trece mil negros que bay en la ¡sla. 

Hay en ella un arzobispado y un obispado , y entrambas 
iglesias con un prolado srtlo , y en toda ella Iiay los monaste- 
rios que hay en sola la ciudad de Santo Domingo. Descubrió 
esta isla y comentóla á poblar el almirante D.Cristóbal Colón, 
aiSo de 92 (1492) en el mes de Octubre, en el primero viaje que 
hizo á las Indias, y llamóla Española, por los reinos de España 
y españoles con que la descubrió y la hahia da poblar. Hubo 
gobernadores al principio de su población en esla isla, y fué el 
primer gobernador el almirante D. Cristóbal Colón, con título 
de almirante y viroy de las Indias, con ciertas preeminen- 
cias de poner alcaldes y alguaciles y otras justicias segiin su 
capiluladón ; que después, por las diferencias que sucedieron 
entre sus aficionados y la justicia rc.il, sa pusieron jueces de 
apelación el año deíaóU (1514), y después el año de 38 se 
fundó el audienda, con ordenanzas y sello real, que allí reside. 

El templo de esta isla es hiímedo y caliente , aunque no do 
manera que dó pena el calor , porque los aires son templados; 
no del todo sano , prindpal mente para los niños que nacen en 
ella que se mueren muchos; es la tierra y suelo della arenisco, 
pero muy empradeddo y fresco todo el año, y lleno de muchos 
ríos de aguas dulces y delgadas : hay grandes arboledas y ma- 
lezas, de casi lodos los árboles silvestres referidos en la decla- 
radón de la primera tabla de este distrito, y especialmente de 



guayabos, que van eu grande crecimiento rada dia, cerrando U' 
tierra y ocupaudo los pastos, por los muchos que nacen ei 
das partes del estiércol de las vacas y otros ganados que comea 
e! Iruto dellos y lo repastan en los pastos y cabanas. 

Hay grandes montes de guayacan ó palo santo que llaoiaQ 
de las Indias, muchos montes también de caüafíalola, quo sia 
cultura ninguna se criau y fructifican , y mucha china y brasil 
y árboles de algodón , plátanos, pinas y maméis, y dáae gran 
demente el gengibre con otras muchasfrutas de la tierra, y d 
España casi todas las ijue se han llevado ; h^nse dado tanto Ic 
naranjos, que se han venido á extender hasta hacerse montad 
deílos, y también de sidras y limones y lodo agro : hay grandi 
abundancia de granados, higueras y así mismo se dan muchos 
melones, pepinos, berengenas, rábanos, lechugas, batatas^ 
uvas de la tierra y de España, con otras hortalizas y legum-> 
bres de España , aunque con el vicio de la tierra muchas dellaS 
no fructifican ó la simienie dellas no nace si la siembran, y asi 
el trigo no grana ni se siembra porque todo se va en cañSn 
aunque en algunas partes altas de esla isla dicen que se í 
cogido. No se coge maíz, sino poco, y asf el pan y sustento dell» 
es ordinario cazabí, que es de una raú que se coge de cultura. 

Hay algunos animales terrestres y acuáticos, aunque pocos» 
y domésticos ninguno: los que se han llevado de España, eri 
especial vacuno, ha mullipUcado de manera que en años pasa- 
dos hubo en la isla mus de cuatrocientas mil cabezas de rodeOi 
sin las cimarronas de que hay grande multilud: ahora no C 
tanto, porque los pastos se disminuyen con los guayabos qm 
nacen, y los vecinos, por aprovecharse dello cuando llegan na' 
víos, matan lo preñado; y también matan muchos perros c 
marrones que sude haber de diez mil perros arriba, y hacen 
en todo el ganado mucho daño y mayor en las ovejas: hay 
también cabras, aunque no tantas, y caballos y yeguas, asuos 
y mulos; se ha todo multiplicado también excesivamente, yai 
hay mucho cimarrón de lo uno y lo otro, que lo prenden con 
itidos todos los que quieroii; y de los puercos cimarrones hay 
monteses grande acopio. 

Había en la isla cuaudo se descubrió, palomas torcaces y la* 



99 



riüa, USrtoIas, golondrinas, garzas, garzotas, halcones y ue- 
Uies boeaos, azores y águilas, y liánse llevado du Espaúa 
faloous mansas y gallinas que se han criado muchas; hay 
mochas lagartijas y culebras, alacranes y otros animales ve- 
nenosos, ymuchas niguas, que se meten en la carne como ara- 
dores y hacen mucho daño. 

Hay en loa nos y la mar abundancia de pescados, lizas, mo- 
iuns, sábalos, robalos, pulpos, tollos, agujas, lenguados, 
acadJas, ostias, almejas y ballenas y otros muchos y diversos 
pescados. 

Uay en todos los más de los ríos de esta isla abundancia de 
oro, de naámientos, que con las lluvias se viene derribando á 
los ríos, lo cual ya no se saca por haberse acabado los indios 
y ser U gente pobre ; al principio se sacaba tanto, que valla 
el quinto dello, algunos aúos. de cuatrocientos mil pesos arriba: 
hay eo alguna parte dclla mucho cobre , hay salinas en dos 
[otles de CSU isla , y en la provincia de Baynao una sierra do 
sal cristalina y lucida que crece y sirvo como la demás sal ; hay 
oolor aiul , mucho azúcar, que en esta isla se ha dado en grande 
íbondincia, y así hay en ella treinta ingenios entre tra- 
piches, que muelen con caballos ó bueyes, é ingenios de 

La causa de irse despoblando cada día esta isla, es que como 
00 so saca oro, no acuden mercaderes á ella, y así no pueden 
contratar sus grangorias y viven con gran pobreza. Las gran- 
gerlas de que viven son el azdcar y cueros de vaca, y algtin 
oro si 5e saca con esclavos negros, de que hay en los ingenios 
Y estaudiis mis de doce mil dellos en la isla. 

Cuando la isla se descubrió, escriben que había en ella un 
milldn de indios, quo lodos casi se han acabado con la guerra, 
y por loa muchos que murieron de viruelas, y portjuc i!c 
alKirridos se ahorcaron muchos y mataron con el zumo de la 
yuca, que es ponzoñoso, y aM, para hacer el pan que della se 
bace, la esprimen mucho, y también con el trabajo de las mi- 
aaiqueal principio fuá demasiado; no hay pueblo ninguno 
deUOR tino dos de hasta ciacuenta indios. 



DESCRIPCIÓN PARTICULAR DE LOS PUEBLOS DE ESTA ISLA. 

SANTO DOMINGO. 

La ciudad de Santo Domingo estí en 19 grados y medio de 
altura y on grado de longitud del meridiano de Toledo del 
cual distará por un círculo mayor 990 leguas. Ticue esta 
ciudad como quinientos vecinos, y ha llegado á tener mil; re- 
side en esta ciudad la audiencia y chancillería real, desde el 
año 21 (1521) íjue se fundó, en que hay cuatro oidores y un 
fiscal y un alguacil mayor, dos secretarios y dos relatores y 
los domas oficiales necesarios; hay oficiales reales y caja en 
esta ciudad, y casa de moneda en que se labró antiguamente 
vellón, y así la moneda corriente de estas islas es la peor mo- 
neda de las Indias, 

Reside en esta ciudad la catedral del arzobispado, el cual se 
erigió en obispado año de 12 ( 1512) juntamente con el de la 
Vega que después se incorporó en él, y año 47 se erigió en 
arzobispado; por sufragáneos la Concepción, San Juan, Cuba y 
Venezuela: edificó la iglesia mayor Colón, y así él y sus des- 
cendientes tienen la capilla mayor por su enterramiento; es 
de buen edificio, y hay en ella instituidas dignidades y canon* 
gfas que cada una llega á valer el año desta suma mil pesos. 

Hay sola la parroquia de Santa Barbóla eu la ciudad, y un 
monasterio de dominicos suntuoso y muy grande do cuarenta 
moradores ordinarios, y otro de San Francisco de hasta treinta 
frailes, y otro de la Merced, y dos monasterios de monjas eu 
que hay cerca de ochenta religiosas : hay un colegio que se 
llama San Nicolás, en que se lee Gramática, que fundó un 
Hernando Gorjon y lo dotó en cuatro mil pesos de reuta; hay 
dos hospitales, el uno que se dice do San Nicolás, que tiene 
veinte mil pesos de renta, y el otro San Andrés, cuya renta se 
lleva el cabildo de la iglesia que es patrón. 

Fundó esta ciudad el adelantado D. Bartolomé ColÓo, her- 
mano del atmiraute Colón, con la gente que su hermano hs' 
bía fundado la Isabela, y así algunos llaman de este nombro á 
la ciudad, á la cual pusopor nombre Santo Domingo por haber 



■>áeele puerto uq domingo cinco de Agosto día de Sanio 
p>, 6 pori|iie su padre dél y del almirante se llamaba 
Ico: fundóla á la ribera del rio Hozcama (sic), que es el 
que pasa por ella á la parle del orienic, y después, año de 1504, 
don fray Xicolás de Ohando, comendador de Lares, quo des- 
loé» ta& comendador mayor de Alcántara, hizo pasar esla ciu- 
dad i la oira parto del rio, donde agora está, por ocasión de 
tin huracán grande que derribó la mayor parte do las casas 
deOa; aunque por estar donde agora está, al pouleute, saliendo 
el sol cíha »ol>re la ciudad los vapores y nieblas del rio; y 
pasóla con üa de hacer traer á la ciudad un rio que se llama 
Aba, que está tres leguas de la ciudad, por quedarse & la otra 
parlfl donde primero estuvo una fuente de buen agua, do que 
le bebfa en la ciudad, y ahora bebeu los que no se conteutan 
(on la do los pozos ó algibes delta, y de otra que estfi A estotra 
pwte donde está la ciudad poblada que llaman fuente del Ar* 
Mihispo, y la agua do esla se conserra mucho tiempo por la 
mar, que casi jamás so corrompe ; ol agua del rio también es 
boena, aunque por estar junto á la mar la hace la creciento 
salobre. 

Ha litigado & leuer esta ciudad mil vecinos, y pocos años h& 
Unta setecientos, de manera que cada dia van en disminución, 
como las demás poblaciones de la isla, por no acudir á ella na- 
vios i contratar. Las casas y edilicios della son todos muy bien 
labrados, por los muchos y muy buenos materiales de piedra 
quo hay en la ribera del río, ladrillo y madera, y tierra fuerte 
para tapiería que hay en elU. Hizo el sobredicho comendador 
mayor una fortaleza en la ribera del rio, fuerte y bien proveída 
de mudu artillcria y municiones; cerca la mitad de la ciudad, 
la mv y el rio, y así el peligro que tiene es por la playa de 
Goibia, que está do la dudad como media legua. 



La Tilla de Higucy, en 17 y H grados, veintisiete ó vein- 
üocbo leguas de Santo Domingo al orienic, en que hay hasta 
dict y ocho 6 veinte vecinos, es del arzobispado, y hay en este 



103 



pueblo un cura y un santuario venerado de Nuestra Señora 
de Gracia: fundóla el comendador mayor fray Nicolás dfl 
Obando, que goboruó por ol año de 1504. 



La villa del Ceibo, como veinte leguas de Sanio Domingo, 
hacia la Saona, es de loa primeros pueblos que se poblaron ca 
la isla, aunque no s'e halla memoria de su población, que es de 
diez ó treinta vecinos; os también del arzobispado. 



La villa del Cotuy se pasó, de donde al principio estaba, por 
el año de 69; de manera que agora ha quedadoentre Santo Do- 
mingo, diez y seis leguas della al norte, y la Concepción de la 
Vega junto al rio de Yuna; será pueblo de quince vecinos, y 
es del arzobispado; hay en ella mucho cobre, aunque agro. 



La villa de Azua, eu la costa del sur en 17 y X. veinti- 
cuatro leguas al poniente de Santo Domingo, fundóla el co- 
mendador Cray Nicolás de Obando, quo gobernó en el año 
sobredicho de 1504; fué antiguamente este pueblo grande, 
ahora no hay en él más de quince vecinos , es del arzobispado, 
y hay en su comarca muchos ingenios de azúcar. 

LA VAGCANA. 

La villa de la Yaguana es puerto de mar, en 18 y '/» grados 
en la costa occidental de la isla, como cincuenta ó sesenta le- 
guas do Santo Domingo al oes-nordesle; hay en 61 treinta ó 
cuarenta vecinos; fundóse primero por el diclio comendador 
mayor junto al lago de Xaragua con nombre de Santa María 
de la Paz, ou memoria déla justicia que e! dicho comendador 
mayor hizo hacer junto á él do los caciques de la Española, 



^MMobñ botado de aharse y mntar los cspaüolcs ; y después 
d lito dft t5 { IStS), por estar lejos de la mar, se pasó csla po- 
bladíia adonde agora está, que algunos la llaman Santa María 
del Puerto, que áébl6 de sor el primer nombre que le pusie- 
rtin por conservar parto del que antes tenia; es lugar enfermo, 
en especial para niños pequeños. 



La ciudad la Concepción de la Vega, en 18 y '/i gruios de 
altura, diez y ocho á veinte leguas al nordeste de Santo Do- 
mingo, fundúla el almirante D. Cristóbal Colrtn; tiono al pre- 
sente como sesenta vecinos; fundóse en ella la iglesia que en 
ella reside, año do 12 lliJ12), y muerto el primero prelado della 
i&o do '^1 , eit lúzo unión de esta iglesia y la de Santo Domingo 
de la Esjtaiiola, proveyendo para entrambas sólo el prelado de 
Sauto Domingo, quedándose en lo demás como se estaba; y así 
tiene sus dignidades y canongías erigidas, que valen como cua- 
McíenUM pesos do la moneda comente cada una; está en esta 
dudad, en el monasterio de San Francisco, la reliquia del palo 
de la Crtu que levantaron tos cristianos de un madero muy 
«lio para que los indios ln adorasen; después ellos la quisieron 
denibar y quemar, y nunca lo pudieron hacer. 



SANTIAGO DE LOS CABALLEROS. 

La dudad do Santiago de los Caballeros, pueblo de españo- 
les, diez leguas al oordeste de la ciudad de la Vega, entre ella 
y el Puerto de la Plata, tiene setenta vecinos españoles; es del 
obispado de la Vega; fundóla el comendador mayor de Alcán- 
bn sobredicho. 



Puerto de la Plata , pueblo do españoles y puerto ea la costa 
iel norte de la isla EspaAota, en 59 grados y un cuarto y 19 y 
no lerdo , diez y seis leguas de la Vega y treinta y cinco 6 
oiuenta de Santo Domingo; hay en el pueblo como catorce 




vecúlM, M del obispado de laT^a, y admioislraa sacrameu- 
bw eo £1 Im frailes dominicm; descubridlo Colóo eo el primer 
viaje (]uc htiú á tas Indias, y poblólo el sobredicho comenda- 
dor mayor de Alcántara fray Nicolis de Obaoilo eo el tiempo 
de su gobernación -, hay ea él cuatro ingeoios de asücar 
buen puerto. 

MOXTB CBISTl. 

Monte Cristi , pueblo y puerto de la isla Española en la 
costa áfí [a mar del Norte, eu grados V3 y ua tercio, catorce le- 
guas al ponioate del Puerto de la Plata y de Santo Domingo, 
norle-sur derecho, treinta y cinco ó cuarenta leguas, que es Ú 
ancho de la isla por allJ¡ habrá en él como Ireiata vecinos 
es (ÍL'l obLtpado de la Vega ; descubriólo Colón eu el segundo 
viajo que hizo & las Indias; es buen puerto y hay en él salinas, 
y tiene un río que se dice Yaque. 

PUEBLOS DESPOBLADOS. 

Hánse despoblado cu esta isla los pueblos siguientes: el pri- 
mero la ciudad de la Isabela , que fué la segunda que fundó el 
almirante en esta isla cu la costa del norte , seis ó siete leguas 
del Puerto de la Piala al poaiente del, y otras tantas de Monta 
Cristi, eulre él y el oriento; y llamóla deste nombre en me- 
moria de la reiua doúa Isabel, que reinaba entonces: la cual 
estuvo pablada desde el año de ^3 (1,493) hasta el de 9i, qna 
el adelantado D. Bartolomé pobló con la gente della la ciu- 
dad de Saulo Domingo: ahora no hay gente ninguna, pero e 
puerto raxonable. 

La Verapai , que como queda dicho en la fundación do lai 
Yagoano, se pobló junto al lago do Xaragua, y no ba quedado 
en él rastro ninguno de pueblo. 

La TíUa de San Juan de la Maguana. en el medio de la isla,, 
«otre la ciudad de Santo Domingo y la Yaguana, cuarenta le- 
Goasdeluuo y del otro pudilo; ha quedado ea él la iglesia ]c 
b sema de dos ingeoios de azdcar que hay altl junto; I 
ot rmiifiniliitinr mayor Obaodo. 



Lb TÍUa del Bonao, que también pobló el comondador ma- 
yor, diei y ocho leguas de Santo Domingo, junto al Cotay; 
no tieDC más do sólo el nombre, sin vecindad ninguna. 

I^ villa de la Buenaventura, ocho leguas de Santo Domingo 
al norte, poblóla el dicho comendador mayor; no ha quedado 
en ella más del nombro y algunos negros de [larticulares que 
andan á sacar oro. 

Hay memoria de habor poblado el dicho comendador mayor 
un pueblo y fortaleía que llamó Lares, del nombro de la enco- 
mienda quo tenía, y otra fueria, Santo Tomils, para derensa do 
las minas, de los cuales no han quedado ni aun memoria de 
lo que fueron. 

Y asi mismo hay memoria do una fortaleza do Yaquímo, y 
on las man de Sania Gruí, de un pueblo que llaman Villanneva 
de Yaquimo en la costa del sur, leguas al poniente de Santo 
Domingo y de Salvatierra, de la cabana más occidental en la 
misma costa, de quien agora no hay memoria dellos ni se 
sabe cuándo ni quién los pobló. 



TOPOGRAFÍA DEL PUERTO DE SANTO DOMINGO. 



hidrografía de la i su ESPAItOU. 

EL PUERTO ÜE SANTO DOMINÜC 



El puerto de Santo Domingo, guo es en la boca del rio do 
Otama, que pasa por esta ciudad en 18 grados de altura, la 
entrada di-l es como un tiro do ballesta, con una canal de un 
tiro de piedra , ancha, y otro tanto ó poco más de largo, y de 
diet codos á once de agua; desde allí hasta ol pueblo habrá 
como doscientos pasos norte-sur. aunque pasa el puerto más 
arriba como un tíro de ballesta, en que surgen los navios en 
ocho brazas de agua, y de ancho como cincuenta pasos, de 
suelo limpio y de poco pescado, y el agua de una fuente que 
está el rio arriba como una legua cerca del rio, y harta leña 



1(16 



por ]a ribera. Los vientos en él sou brisas ¡os más ordinarios, d 
mediodía arriba hasla las diez ó las once de la aoche. 

ConÓMse el dicho puerfo, por la ciudad que se vo on él c 
su fortaleza, y si no se alcanzaren & ver las casas abitando 1 
tierra en la mano , se llegan á ver unas sierras alias al ñor 
ueste, que se llaman las Minas viejas ; y en estando norueste 
sueste con ellas, se vemá á estar norte-sur con el puerto, et 
el cual no se puede entrar sino de mediodía adelante, quo cea 
el terral y comienza á ventar la brisa. Para entrar dentro , a 
tenga aviso de ir prolongando la costa basta descubrir ( 
puerto ó rio, y en descubriendo una playa de arena, que est 
dentro del á la mano derecha, guiar la proa derecho á ellj 
que es por donde va la canal, hasta estar en medio del rio; 
luego prosigue por medio del dicho rio , llevando dos ílncora 
prestas para dar fondo donde le pareciere , hasta llegar á surgí 
junto al muelle ó eu medio rio, donde quisiere. 
Punta de Nlzao, diez leguas de Santo Domingo al pouieuU 
Puerto de Coa, diez y ocho leguas de Santo Domingo al p 
uicnte, en que suelen dar fondo y lomar refresco los navios qu 
van á la Nueva España, es una bahía con bastante abrigo, 
aun para huracaneB,y principalmente eu la ensenada de Cepo 
cepin , que está más al norueste como un tiro de lombarda 
muy fondable, que puede tener las áncoras en tierra, y I 
dos rios de agua buena y mucha leña y buen pescado y mu 
cho, y cañas dulces y palmitos, y carne que se vendí 
ingenio de azücar que está de allí media legua, y es do Jua 
Caballero de Bazán, vecino de Santo Domingo. Háse de entra 
en la dicha baliía desde las diez del dia hasta las ti-es y cuatí 
que la brisa vienta, procurando de llevar la costa en la a 
hasta llegar á un manglar muy espeso que está junto á la mai; 
sin haber otro, desde el cual se ven los rios dichos de la bahl 
que entran en la mar; y en %-icudo los rios se allegará á ello 
como un tiro de piedra, porque la costa es fondable; y < 
siendo pasados los rios procurar de meterse en tierra Cuanl 
pudieren, y dar fondo frontero de una palma que está junto 
la mar; y el fondo es lama y buen tenedero, sin temor qae I 
nao venga á tierra garrando el áncora por venii* el fondo di8 



!07 

miuuyeudo para tiorra, lo cual es al cootrario para la mar; y 
si por algiin viento contrario no se pudiere lomar el dicho sur- 
gidero, 30 puede roUear en la dicha bahía hasta tomarle, por 
ser Umpia toda y da mucho fondo. 

También, si quisiorcn surgir en la costa y ensoñada ijue lla- 
man de Puertohermoso , (luo está dos leguas al oriente antes 
de llegar al dicho p\ierto, so puede hacer, la cual se ve y co- 
aoce en doblando la punta de Nizao, con la costa eu la mano, 
que se ve unamny grande ensenada do arena, on la cual sue- 
len haber uiias salinas cou sal , y en ella mucho pescado y tor- 



Ama, pueblo y puerto do la isla Española on la costa det 
sur. (Ut supra.) 

CaUmgia', punta de la cosía del sur de la Española, tres ó 
cuatro leguas ó cinco de la punta (¡ue mira á la isla Beata. 

Yaquimo, puerto de la isla Española en la costa del sur, 
junto á un rio, cu ,73 grados y un cuarto y 17 y dos tercios, y 
uo isloncillo arrimado á la costa. 

Punta de loa Jagüeyes, en la costa del sur do la Españo- 
la, en 19 y medio grados entre Yaquimo y la bahía de Ya- 
baque. 

Yabaque, una ensenada grande de cinco isloncilIo3, quo co- 
mieoja desde el pueblo que se llama Cabana en la costa del 
sur, junto lí la punta de la Abacoa , al oriente della. 

Cobo de la Abacoa, en 7 y medio grados derecha, casi al 
norte, declinado algo hasta el poniente de tu bahía al cabo 
do Tibwón precedente. 

Cabo de Juan Alonso , siete ü ocho leguas del cabo do la 
^Vbacoa , al poniente dél , desdo donde vuelve la costa. 

Caito de Tiburón , en la parte más occidental de la isla Es- 
pañola, en 18 grados y dos tercios; es un cabo romo, tierra 
alta, quo va bajando á la mar; tiene agua dulce, de que se 
proveen los navios. 

Co6tf fíojo, en la costa de la isla Española del norte , cuatro 
6 cinco leguas del cabo de Tiburón al orienle. 

Guanaba, una isla conjunta con la isla Española on la 
costa del norte, de siete & ocho leguas de largo leste-oeste, 



lOfl 

el medio de ella en 19 grados, lüez 6 doco leguas de la Ya 
guana. 

Yaguana, pueblo de españoles y puerto (üt tupra). 

Puerto y caho de Saii Nicolás, en la costa del norte de la id 
Española, en menos de 20 grados, hasta donde, desde la Ya' 
guana, viene la cosía corriendo al norueste, desde do vuelví 
leste-oeste ochenta ó noventa leguas hasta pasado el cabí 
Francés, 

Puerto de Mosquitos, segiín Sania Cruz, y según DuráO) 
cabo Giquin 6 Giquén. 

Puerlo y valle Paraíso, el cabo de un río de la Española ijit 
entra en la mar en la costa del norte, en frente de la Tortugi 
por otro nombre, en la descripción de Joanoto Duran, se dio 
puerto de la Concepción, como veinte leguas al oriéota di 
puerto de Mosquitos. 

Nabeca, punta 6 cabo de la isla Española en la costa d 
norte , cuatro ó seis ó siete leguas del puertt) de Paraíso más a 
oriente. 

Escobar, rio, seis 6 siete leguas de Nabeca al oriente. 

Guarique, puerto de la Española en la costa del norte, aeisi 
ocho leguas de las islas de Santo Thomé, 

lalaa de Santo Tliomé, cuatro isleoncillos en la COSla de 1 
isla Española, junto á un cabo y punta della, que por ( 
nombre so dice, en la descripción de Joanoto Duran , mont 
Carbata, y desdo ella vuelve la costa al susueste hasta Puertt 
Real nueve ó diez leguas. 

Puerto Real , puerto y pueblo de la isla Española en la costi 
del uorte (Ut supra), en la descripción do los pueblos. 

¡íonte Christi, pueblo y cabo de la costa del norte de Uisl 
Española , doce leguas del Puerto Real más al levanto (O 
aupraj^ entre los pueblos. 

Isabela, puerto de la isla Española entre Puerto de Plata ; 
Monte Christi. 

Puerto de la Plata, en la costa de! norte de la Española bast 
cabo del Engaño, en 19 grados y un tercio fÜt supraj, en la di 
cha descripción, de los pueblos donde desembarcóColón la pri 
mera vez que llegó á la Española. 



109 



Cabo Francés , en 20 grados y tres cuartos , siete ú ocho le- 
guas del Puerto de la Plata al orieute desde donde vuelve la 
costa al sueste. 

Cato del C(d)rón, ocho 6 nueve leguas al sueste del cabo 
Francés. 

Golfo y cabo de Sanamá, en la isla Española en 18 grados y 
tres cuartos ; recala eu la tierra cinco 6 seis leguas hasta Santa 
Cruz. 

Cabo de San Rafael, está entre Samaná y la Saona. 

Caito del Engaño, al suduesle de la parto más oriental de la 
isla Española. 

BaJtia del Jagüey, siete ú ocho leguas del cabo dol Engaño. 

Punta de Cuiana, siete li ocho leguas de la isla de Santa Ca- 
talina, entre ella y cabo do Caicedo. 

Punta de Guiñana, junto á un rio cuya boca está en 18 gra- 
dos y 17 y medio; desde lejos parece isla, y es muy llena de 
arcabuco y arboleda. 

La Beata, isla conjunta con la costa del üur de la Española 
en 17 grados de altura, isla pequeña apartada de tierra como 
dos leguas: puédese ir por entre ella, aunque no se hace sino 
por defuera siempre. 

Áltovela, un isleo perteneciente ala isla Española en la costa 
del sur, como cinco leguas de la costa norte-sur, y cerca de otra 
isleta que llaman la Beata; pueden los navios pasar por cerca 
dél sin peligro ninguno. 

Roques, tres isleoncillos en triángulo junto A una punta de 
la isla Española, en la costa del sur, que Joanoto Duran los 
llama los Frayros en su descripción, ó Hermanos, desdo donde 
corre la costa lesle-oesto al oriente hasta 71 grados y un tercio, 
y desdo alH vuelve al norte hasta ponerse cu 17 grados y me- 
dio de altura. 

iVaí>a:a, isla perteneciente á la Española como diez leguas 
Ics-oesto del cabo de Tiburón; isla redonda y pequeña, tajada 
á la mar, toda limpia. 

Camilo , una isla tres ó cuatro leguas de largo leste-oeste 
junto á la isla Española, entre Guaaabo y el cabo Rojo, en la 
costa del norte. 



lio 



Tortuga, íBla conjunta á la cosía del norte de la isla 
ñola, de cuatro 6 cinco leguas de largo. 

Santa Catalina, un isleo á la costa del sur de la Español! 
ocho ó nueve leguas al poniente de la Saoua. 



CHOROGRAFÍA DE LA ISLA DE CUBA. 



DESCRIPCIÓN DE LA ISLA DE CUBA 

V DECLARACIÓN DE LA TABLA PRECEDENTE. 

La isla de Cuba 6 Fernandina, que es de las islas occidentalfl 
la mayor, se contiene en el meridiano 74 hasta 85 y entre ( 
paralelo 20 y algo menos hasta 23 ; por manera , que de larg 
leste-oeste leodrá como treinta leguas, y norte-sur por dont 
es más ancha sesenta y cinco; y por las otras partes veinte 
veinte y cinco leguas ¡ apartada do la isla Española veinte la 
guas. Hay en esla isla ocho pueblos de españoles, una ciui 
y siete villas , y en todas como doscientos cuarenta vecinos a 
paúoles, ninguno encomendero, porque en toda la isla no ha 
más de nueve pueblezuetos de indios, en que habrá como dos 
cientos setenta indios casados que no tribuían ni están eucc 
meudados á nadie. 

Esta isla es gobernación por sf, con título de S. M., desden 
tiempo de su descubrimiento, y del distrito de la audienciaqu 
reside en la Española ; el gobernador della reside donde quierA 
aunque lo ordinario es en la Habana , y en la ciudad poue u 
teniente: es toda la isla diócesis de un obispado que llama 
de Cuba, con pretensión A visitar por cercanía la isla d( 
Jamaica. 

Hay en toda esla isla diez doñee puertos en que deserabaí 
car, algunos muy buenos, como en la descripción de la cost 
se dirá. 

Dióle vista primero queotro ningunoáestaislaelalmirant 
don Gnslóbal Colóu, año de 92 ¡1492) el primero viige que h 



1M 



á las Indias, antes que aportase ála Española, y después en el 
segundo viaje año de 93 la volvii5 í bojar de propósito, y le 
puso por nombre Furnandina, en memoria del católico rey don 
Fernando; y por mandado expreso suyo después, por el año 
de 14 ó to (1515], la fué á poblar y descubrir Diego Velazquez, 
como teniente de D. Diego Colón, que después vino & ser go- 
bernador propietario della. 

Es la tierra más fria y templada que la Española, y por esto 
más sana, aunque lo es más doblada y áspera y do mucbos 
montes y bosques do guayabos, caobos, caimitos, liigueros, 
jaguas, y loa demás árboles y frutas y raices de la isla Espa- 
ñola. El azttcar no se ha dado tanto como en la Española, ni c! 
trigo se ba dado en ella porque tampoco grana: hay en esta 
proTinda mucha rubia; es abundante de vacas y puercos y ca- 
ballos; hay grande iuQnidad y variedad de ares, que por el mes 
de Harso pasan á la Tierrafirme; cu especial hay muchas grúas, 
y muchas de unas perdices como tórtolas; hay meuos anima- 
les venenosos que en la Española , aunque bay culebras de á 
ocho pies de largo, y de cabezas y ojos muy grandes que no 
tiaccn mal á nadie; hay en muchas partos della oro, aunque 
bajo, y minas do cobro. 

Sou los vecinos lodos pobres, y esta isla como la Española 
se va despoblando de cada-dia por haber faltado el oro, & r.iusa 
de haberse acabado los indios , de cuya causa no van mercadc* 
res á la isla con quien tratar sus grangcrlas, que comunmente 
son cueros y algün azúcar. Indios hubo muchos al principio 
en esta isla, y también se han acabado como on la Española, 
por los que en tiempo de guerra murieron y mataron con ve- 
neno, que de ser muy simples lo hacían por conversacióa, con- 
vidándose los unos á los otros. Creían la inmortalidad del alma 
y eran en trago y lengua semejantes á los de ta isla Espa- 
ñola: no hay memoria que tributen ni estén encomendados á 
nadie. 





DESCRIPCIÓN PARTICUUR DE LOS PUE8L0S DESTA ISLA. 

SANTIAGO. 

La dudad de Santiago en esta isla, en 77 grados del meridiano' 
de Toledo y en 120 de altura en la costa del sur, 1080 leguas dfl' 
la dicha dudad do Toledo, y treinta y ocho 6 cuarenta del cabo 
Tihurón, que es lo más cercano de la Española, y dos leguas 
de la mar junto á un huen puerto ; tiene como treinta vednol 
no más. 

Ks el pueblo de españoles que primero se pobló en esta isla 
comenzóla á poblar Diego Velazquez, primero gobernador dell* 
porelaiiode 15 (1515) ó 17 y llamóla de Sauliago á devoción del 
santo de su nombre. Llegó esta ciudad á tener en tiempos pa- 
sados mil vecinos españoles, que se han ido despoblando hasta 
venir álos treiala'reíeridos que debe tener al presente, ymuj 
pobres , asi por la causa referida de no venir mercaderes á con- 
tratar á esta isla, como por haber sido esta dudad dos veces r» 
bada de franceses, que han hecho de daño en ella de dosdentot 
mil ducados arriba: no hay fortaleza en ella, ni defensa nin^ 
guna de artillería ni otras armas ; y así está en maniGesto pe- 
ligro de ser robada siempre que los cosarios quieran llegar i 
ella, por lo cual los vecinos de ordinario tienen sus ropas y ha- 
cienda en el monte; el puerto que tiene es de los mejores Aá 
mundo, y muy importante. 

Aunque esta dudad ha sido siempre cabeza y metrópoli destd 
is!a, después que la Habana es escala de las flotas que ^'iened 
á España reside allí el gobernador, y aijuí poue un teniente; 
reside agí mismo en ella siempre, desde su principio, la iglesia 
catedral que está erigida desde el aüo de 23 conforme á la erec 
ción de Santo Domingo, á la cual es sufragánea; es tan pobre 
que no residen en ella más de uno de los canónigos : hay ud 
monasterio de San Francisco de pocos frailea, y un hospital 
muy pobre; á legua y media della está un pueblo de indioa 
que llaman los Ganeys , en que habrá veinte casas. 




]^ Tilla do Baracoa, el pueblo más orieatal de U isla de Cuba, 
Mtten 20 grados y dos tercio» de altura, doce leguas de la 
bb Española, setenta de la ciudad de Sautiago; ao ^e sabe 
ipáéa la haya fundado sino sea el sobredicho Diego Velazqucz- 
s pueblo de basta ochenta vecinos, pobres como los demás de 
la iaU; hay en él diez y siete indios casados. 



Ia Tilla de Bayamo, veinte leguas de la ciudad de Santiago, 
al poniente entre la una y la otra mar, tiene ochenta vecinos; 
las casas é iglesias de paja: hay un pueblo de ochenta indios 
cagados; entiéndese rgue le fundó el sobredicho gobernador; es 
el roQjor y mas sano pueblo de la isla, tierra muy descu- 
blarta, y que tiene disposición de venir í ser buen pueblo. 



PUBRTO DEL PnlftCIPE. 

L» Tilla del Puerto del Príncipe, en 22 grados de altura en 
U oMia del norte, cuarenta leguas del Bayamo y otras 
aureola de la ciudad de Santiago, tiene cuarenta y seis 
Tecmot; el puerto que tiene es razonable y hay en este pueblo 
como cuarenta indios casados: do consta de su fundador más 
dalo que de los otros pueblos de esta isla, que lo debió fundar 
ddicbo Diego Velazquex; es tierra muy dispuesta para cría de 
ganado vacuDo. 

SAXTI-SPÍRITUS. 

La Tilla de Santi-Spfritus. eu la costa del sur en 20 grados 
de UÜtuil, entro la Trinidad y un cayo y estancia de Porca- 
Ua, ds quien es cabecera, tiene quince indios casados y veinte 
TadDOt españoles, y de su fundación no consta. 



La villa y puerto de la Habana, en la costa del norte en 22 
({rttilufl y '/,, ochenta leguas de Sanli-Spfritus; tampoco 
conita del fundador de esta villa, si no es el sobredicho: hay en 
«lili como sesenta vecinos tratantes por las flotas que llegan á 
Miml puerto; importa mucho conservarle, por ser escala 
foraoHii do los navios y Ilotas que vienen do las Indias para 
K«pnflii & embocar la Canal de Bahama; hácese al presente 
una forluleza en el dicho puerto, el cual es muy hueno como 
«11 la hidrografía de esta isla se dirá. 

VASCO POnCALLO. 

Diiiiiil)! do los pueblos sobredichos de espaóoleíí, hay en esta 
ÍHla un CJiyo ó estancia que dicen de Vasco Porcallo, en la 
i<(mtu ilol norte una legua de la mar, en el parage del valle de 
la Trinidad, ijue próximamente se siguen, ea la cual hay diez 
vitcluuii wpañolcs y otros diez ludios casados; está en tierra 
jri'avftl'la do buenos bastimentos para los marcantes, y tiene 
lili» biitit.'i y desembarcadero bueno para barcos. 



i 



PUEBLOS OESPOBUDOS. 

LA Tlil.VlDAD, 



|,li vllln de la Trinidad que está al sur, donde agora ha 
i(lliidiuln ul nombre solo, es una población de indios en que 
IiiiIjI'iI i'ontn cincuenta casados, 



MATANZAS V MACANEA. 



|l»liiiii iln tíHte pueblo, en algunas cartas de Cosmografía 
d<iNW ImIa »a VOH dcscriptos algunos pueblos, como son Matan- 
lltH y Miicanoa, de que no hay memoria ni se sabe lo que son, 
itl lo i|iin fiiuroii. 



PUEBLOS DE INDIOS. 

Pueblos de iadios, demás de los que hay on lo9 siete pueblos 
de españoles descriplos, hay otro pueblczuelo ea Guanabacoa 
do sesenta indios casados, y otros que llaman cimarrones, en 
que debo haber como ocho, loa cuales no hay meaciÓO que 
Iribalen, ni estén ea encomienda de nadie. 



topografía de los puertos de santiago 

Y DE LA HABANA. 



hidrografía y OEScniPciON de la costa de cuba. 

PDBBTO DB SANTUnO. 

El puerto de la ciudad de Sanliago, en 20 grados de altura, 
tiene de entrada como veinte pasos, de á seis 6 siete brabas de 
fondo, y luego se extiende una bahía de dos leguas de largo, 
leste-oeste, y una de ancho, muy hondable y abrigada; de 
manera, que sin amarras pueden estar en ella cuantos navios 
hay en Europa, segiin es do capaz y bien bastecido de agua y 
: es do grande importancia la conservación destc puerto, 
[ue si estuviese en poder de cosarios, como podría suceder 
restar muy sin defensa, podrían hacer gran daño en las 
s que van y vienen á las Indias, y podríanlo muy fácil- 
nta defender, por tan fuerte por la mar y no haber por la 
a como poder llegar ejército á 61, por ser muy áspera y 
tsmási. 

El fMtrto dt Santi'SpiritvB, de la isla de Cuba en la costa 
dtl Rur, está en ?0 grados, como veinte y cinco leguas al 
pookiile do Santiago. 

Cobo ié Cruz, on la costa del sur de la isla de Cuba en 19 
grados y */ii bs cabo alegre y lleno de arboleda, y al cabo d¿I 
(uu playa de ar«na. 
Jardín d« la Rana, un bajío ó arrecife grande lleno de 



1iR 



islas, que eslit desde la Trinidad hasta el cabo de Cruz, que 
habrA ireiula y ciuco ó cuarenta leguas; soq unos isleos espe- 
sos y bajos que no se parecen miis de cuatro iS cinco leguas i 
la mar, y parecen árboles anegados; tierra muy sucia y muyí 
baja en que se han peiiüdo muchos Daríos; antes de llegar i 
ellos no tiene encubierto mas de lo que se les parece, y así s< 
puede llegar á una legua dellos, entre los cuales hay algunai 
canales para navios pequeños, y muchos pescados en ellos ] 
tortugas. 

Elpuerio de la Trinidad, isla de Cuha en la costa del Su: 
junto á la boca de un rio grande que tiene una islela en medio 
en 80 grados y */» y 21 y Vi- 

Xagua, un reducto ó ensenada graude, á manera de puert<^ 
en que hay seis ó siete islelas en medio della, en 81 grade 
y '/j y 23, diez ó doce leguas al poniente de la Trinidad. 

Bahía Honda, en la costa del suc de la isla de Cuba, entre le 
bajos y arrecifes que hay desde la isla de Pinos hasta Xagui 
que serán como treinta leguas, el cual bajo se llama Camaveo 



Isla de Pinos, al sur de la isla de Cuba, pasada la costa d 
entre otras islas y bajos, de largo como diez leguas I 
oeste al medio della, en 73 grados y '/, y 21 y '/». diez ó doc 
leguas más al oriente del cabo de Corrientes, tiene de anchi 
como siete ú ocho leguas, desde donde va caminando en punt 
hasta lo más oriental della en forma triangular: vése de doc 
leguas á la mar, y conócese en que hace tres mogotes cora 
tres sierras; no lleue gente esta isla; la costa cerca de la ms 
es baja y con algunos arrecifes, de manera que no se pued 
llegar á ella eu tres leguas; á la parte del leste tiene buena 
surgideros de playa de arena, limpios y abrigados cou buen 
ensenada que hace. 

Cabo de Corrientes, en la isla de Cuba, á la parte del sur en 7 
grados y '/» y 21 y V». íüsk ú doce leguas de la isla de Pino 
al poniente; conócese en salir fuera la tierra llena de arboleda 
y más que la tierra baja, junio al cual, í la banda del sueste 



<*« puode surgir en veíale brazas, y donde se puede Lomar agua 
*"* Mito de ballesta á la parte del norte en un jagüey grande y 
hondo, y m&a adelante, mejor agua, de una fuente. 

CtAo 4e Sant Antón, el más occidental de la isla de Cuba, 
«» 85 grados y 22, como diez ó dore leguas al occidente de 
^^aho de Corrientes; vuelve la costa desde aquí por la parte del 
ttom aJ nordeste; es cabo raso. Heno de arboledas hasta la 
misma punta, de manera que parece que está en el agua; el 
oíayor peligro de los huracanes suele ser desde Cabo de Cor- 
ríentes hasta éste. 



lOPOGEAFlA DEL PUEHTO DE U HABANA. 



Bt PUKRTO OB LA HABANA. 

3 poerlo de la llábana que, como está dicho, es escala Tor- 
lOia de las flotas que vienen de las Indias para Espaüa, está 
eo 83 grados y 22 y V,; es muy buen puerto y capaz para 
qoimenLis y mil naos, porque es de ancho como cien pasos, y 
Urgo como media legua, cerrado y do buea abrigo y buen 
teoeilero; es limpio, y fondo de diez á doce brazas, y hay en 
éi mucha leña, aunque el agua do un rio que cnira en él uo 
M buena porque es salada, pero iráese de la Chorrera que está 
dos leguas de allí; háse de entrar en él de medio día adelante 
por Im terrales; reconócese por una sierra alta que tiene sobre 
él á ta ruelta del sur, la cual tiene dos mamellotes, que pa- 
nceo doa tetas norte-sur con el puerto, y cinco leguas á la 
our se vo una torrecilla blanca, que está sobre el Morro del 
dicho puerto , algo más alta que la tierra ; y si llegaren de 
, poédese dar fondo junto al Morro 6 media canal y 
B eetar hasta el dia ó irse atoando si hiciere luna; si no se 
bbdlcha señal del puerto, y si se ríere una sierra quebrada 
flono órganos, por locuul se llama así, se entenderá que están 
4e b banda del oeste del puerto, como diez y ocho leguas, á 
U aal tierra no se debe llegar mu y cerca porque tiene muchos 



lis 



arrecifes y es tierra muy eucia; y si se viere una sierra alta, 
sola, que hace una scúa como un pan, que se dice el Pan de 
Cabanas, se entenderá que está & la dicha banda más cerca del 
paorto algo, y también si se viere ima sierra alta y redonda, 
que de Cuera parece llana, que se llámala Mesa dol Manen, se 
entenderá estar á la dicha banda doce leguas del puerto; y sí 
se viere otra sierra alta que parece tortuga, y se llama el Pan 
de Matanzas, se entenderá que está de la banda del leste como 
diez y ocho leguas, desde donde se puede venir costeando como 
un tiro de arcabuz de la cosía hasta el puerto. 

El puerto de Uatumas, en la costa de la niar del Norte en 81 
grados y '/> y ^^< (^omo treinta leguas al oriente de la Habana. 

Jardín del Rey, un bajo de islas y arrecifes que van coiv 
riendo leste-oesle por la costa del norte de la Isla de Coba, 
desde el puerto de Yuainaca basta Matanzas, que serán cin- 
cuenta leguas ú más. 

Puerto de Yucanaca, eu la costa del norte de la isla de Cuba 
ea 78 grados y Vi y 22 y */•; Joce Ó trece leguas al norueste 
del puerto del Principe. 

Oba-}u}ha, isla conjunta con la isla de Cuha, cuatro 6 cinco 
leguas al oriente del puerto de Yucanaca, ocho ó diez leguas 
del puerto del Principe al norueste. 

Puerta del Príncipe, en la costa del norte de la isla de Cuba 
en 78 grados y 23 y V. ■ 

Puerto de Hernando Alonso, cuatro 6 seis leguas del puerto 
del Principe, al levante del. 

Cubana, punía de la isla de Cuba, ó rio, cuatro ó seis leguas 
del puerto do Hernando Alonso al oriente d¿l. 

Puerto de Baracoa, en la costa del norte de la isla de Coba 
en 75 grados y más '20 y '/ti diet y ocho ó veinte leguas de la 
punta de Maicí, al poniente della. 

Punta de Maicí, de la isla de Cuba, la más oriental della en 
74 grados y 20 y Vi> ^^ Y °<^o ^ veinte leguas de Baracoa 
al oriente. 

Puerto Escondido, en la costa del^ur de la isla de Cuba, 
en 73 grados y */, y 20, siete ú ocho leguas al oriente del 
puerto de Palomas. 



1 



puerto de Palomas, en la costa del sur de la isla de Cuba 
CD 76 gradoe y '/, y 30 toados de altura, diez leguas del puerto 
de la ciudad de Santiago al orieute del. 



DESCRIPCIÚH DE U ISU JAWIU. 

La isla do Jamaica, que por otro uombro se llama ds 
Santiago, contióncse entre el meridiano 7G grados y ^ , y el de 
"9 y H^ V entre el pantlelo 17 y '/. y 18 y JÍ! POr manera, 
que do longitud leste-oeste licué como dos grados, á que 
responden como ciucuenla leguas de largo, que dicen que 
tiene, y do ancho norte-sur tiene como 1 grado, y menos, á 
que se respóndelas diez y seis 6 diez y ocho leguas, que dicen 
que tiene de ancho; por manera, quo vione & quedar casi en 
Torma cuadrangular , y bojará toda la costa como ciento 
cincuenta leguas: á la parle del oriente tiene la Española, 
veíalo f cinco leguas della, y otras tantas la isla de Cuba al 
norlo; hay en toda esta isla dos ó tres villas do españoles, do 
pocos vecinos todos, y ningunos indios en la dicha isla. 

(1) [Son señores do esta isla, con lodos los aprovechamientos 
y jurisdicción della, salvo la suprema, loa almirantes de las 
Indias desde el año de 37 (1537) que se les dio con título de 
marqués, por el compromiso que hicieron do la pretensión que 
tenían do la décima de toda la Hacienda Real de las Indias; y 
de^ues, el año de 57, do duques de la Vega della, y asi ponen 
gobernador y justicia; y os abadía, inmediata al Papa, desdo el 
dicho concierto del año de 37; y por merced que se les hizo 
fuera del concierto, llenen el nombramiento de abad y digni- 
dades, y el Rey presenta al Papa con mención en las preten- 
siones, de quo es por nombramiento del dicho Almirante.] 

Diólo vista primero que otro ninguno Don Crislábal Colón, 

año de 93 (1493), yendo á costear á Cuba, y desde entonces es- 

I tuvo por pacificar hasta el año do 1 9 ó 30 (1 520 ) que el almi- 

L ranle segundo Don Diego Colón, por cuyo nombre so puso á la 

I isla el de Santiago, envió á un Juan de Esq nivel que la poblase . 



120 



Kl temple de osta isla es más fresco que el de la Española, y así 
es sana; el suelo della ui muy moutoso ni áapero, ai taa llano 
y raso como se ha querido decir; las aguas della muchas y 
iDuy buenas; es fértil y abundosa de Iodos los ái'boles y frutas 
y yerbas que se hallan ea la Isla Española y las demla islas, 
que hay eu ella ya un ingenio de azücar, aunque el trigo 
tampoco se coge; es muy I'ltIíI de cazabí, y abundante do 
yeguas y caballos, ganado vacuno, y puercos de que hay 
muchos cimarroues, y entre ellos otros animales; y de aves, 
que hay en ella, que son muchas, hay grande inünidadde án- 
sares bravas, de paso para Ticrraíirme; hay mucho oro, aun- 
que tampoco se saca por la falla de los naturales. Hay en toda 
esta isla dos 6 tres villas de españoles pobladas y pequeñas. 

La villa de Setitíía, que es la más principal, hacia la costa del' 
norte y parle occidental de la isla-, en 78 grados y Vi de longi- 
tud y 18 de altura; í-oside en ella la colegial. 

La villa de Oñalan, que está en la costa del BUr á la parto 
occidental de la isla, doce ó catorce leguas de Sevilla y veintA 
de Melilla. 

La xñUa de Melilla, en la costa del norte, doce ó catorce 
leguas de Sevilla y veinte de Oristan. 

(1) De la villa de la Vega, de que tomaron título de duqui 
los almirantes de ludias y señores desla isla, no hay hast&> 
ahora relación de lo que es, ni donde está, ni de otras dos 
tres poblaciones que por los mapas parece haber habido e 
esta isla. 

hidrografía de jamaica. 

Lo más oriental detla por la parte del norte es una puatE''^ 
que llaman Morante leste-oeste, que es la otra punía occidental. 

A ocho ó diez leguas del puerto de Morante hacia el occidente 
por la costa del norte está ni puerto de Nanía. 

El puerto de Malilla, otras diez leguas más al occidente del 
puerto deNanla. 

(1| TaobadoBaelohgliiiteBMpámfo. 



121 



Puerto dt Sevilla, diei 6 doce leguas más al occidente do 
MeliUa. 

Punta del NegñÜo, ea 18 grados y )í, eu lo más occidental 
déla isla á la parle del Dorte; es una paula baja., delgada, 
cou usas arboledas pequeñas , desde donde vuelve la costa 
derecha al sur hasta el cabo del Falcón. 

Cabo del Falcan, en 17 grados y )(, cerca de Oiístan al 
poniente d61, desde donde vuelve la cosía al leste, por la parta 
del sur de la isla. 

Puerto de Guaijabo, en la costa del sur en IS grados y )í, 
como veinte leguas de Oríslan al oriente en la dicha isla da 
Jamaica. 

Itlaa de Joan Delgado, conjuntas á la costa de Jamaica por 
el sur, que está en 19 grados de altura, ocho 6 diez leguas al 
nordeste de la punta de Morante, y doce 6 quince de puerto 
de Palmas de la isla de Cuba , por la cosía del sur. 

Hormigas, un arrecife eu la mar del Norte, á la parte del 
sur de la isla Jamaica, en 17 grados de altura, cinco ó seis 
leguas de la costa. 

Vivaras, siete li ocho islas en la mar del Norte, juntas, 
cercadas de bajíos, al sur de Jamaica, en 17 grados de altura, 
y seis ó siete leguas de la costa. 

Serrana, una isleta en la mar del Norte, rodeada de bajíos, 
con otras cuatro d cinco al norueste della, en 15 grados de 
altura y algo más; treinta y cinco ó cuarenta leguas al susu- 
este del caho del Palcón, lo más occidental al sur de Jamaica. 

Sania Catalirux, una isla do cinco 6 seis leguas de largo del 
sueste al norueste, cercada de bajíos, dos 6 tres leguas de 
ancho, por partes, la mitad delta en 13 grados y X ^ norte 
del Nombro de Dios, cuarta al nordeste, como cuarenta y cinco 
ó cincuoula leguas del. 

Sant Andrea, una isla en la mar del Norte, cinco ó seis 
Jeguas de largo, y dos ó tres de ancho; el largo della del 
sudueste al nordeste, el medio della en 12 grados y X ^l norte 
del Nombre de Dios, cuarta al norueste como cuarenta 
leguas. 

Lo» Caimanea, dos isletas pequeñas, la una de la otra como 




1?? 



tres ó cuatro leguas lesle-oeste; el medio de las dos en 17 
grados y Xi ^ poniente de la costa del norte de SamáicA, 
como veinte y cinco leguas del Negrillo. 

Caimán grande, una isla Á la mar del Norte, de seis 6 siete 
leguas de largo Icsle-oesle, y por la parte del oriente tres 6 
cuatro leguas de ancho, en 19 grados de altura, como cuarenta 
leguas al sur de la isla de Cuba y quince y diez y siete de las 
islas dichas Caimanes. 

Tortugas, siete lí ocho islillas junto al mai- del Norte, 
cercadas de bajíos; el medio dellas en 24 grados y '/ii adonde, 
8i el fondo dellas fuere un comedero grueso de pescado, que 
son unas arenillas gruesas ImezcJadas con piedrecillas, estarí 
de la banda del oeste; y si tomare arena limpia, estará de la 
banda del sur dellas: por la banda det norte tiene arena con 
unas escamillas; por entre las Tortugas y lo3 Mártires se puede 
embocar al puerto de la Habana. 



i 



mDEOGRAFlA V DESCRIPCIÓN 

ISLAS DE LOS LUCAYOS, 

Uü MÁS SEPTENTRIONALES DE LA MAH DEL NORTE. 



Batas islas se llaman de los Lucayos , corrompido el nom- 
bn; do Yucayoneque, una isla dellas: doscubriólas casi todas 
Joan Ponce de León, gobernador que fué de la isla de San 
Jtun, qoerieodo descubrir lo que había por la parto del norte: 
Mo muchas islas y las más pequeñas ; la gente dellas era de 
nujor parecer que la de las otras islas , de las cuales cautiva- 
RKt los españoles de las islas en obra de veinte años mucho 
admero de indios , diciendo que los llevaban al paraíso , por- 
que creían que después de muertos y habiendo purgado sus 
pscados en tierra frfa del norte se iban al paraíso, y así se 
dMpoblaroQ todas. 

fiahamn, isla de la mar del Norte, do doce á trece leguas en 
largo lests-oeste y siete d ocho de ancho ; el medio de ella 
w 36 grados y medio, de )a cual se dice la canal de Bahama; 
itocubriábJoan Ponce de León. 

La eamU dé Bahama, dichade la isla precedente, está entre 
ti Florida y loa bajos de los Mimbres, que llaman Biminí, la 
cual tendrá doce leguas de largo, nordeste- susud ueste, basta 
ponerM en 28 grados de altura, por la cual vienen las corrien- 
tes do la Nueva España , tan recias , que aunque el viento sea 
pHi^ao DO pnede embocar por medio della navios ningunos, 
o por loe lados ya han entrado ¡ y al desembocar, aun- 



tu 



i,lIeTaii las corrientes los navios, 
o mayores las brisas, que vientan 
tnte corre. 

A ntat 4el Norte como cuatro ó cinco leguas 

, medio della eu 25 grados y dos tercios, 

. :i¡a, tí principio del bajCo grande de Bi- 

iutí tuudrá más de cincuenta leguas lesta- 

■ irciiila ó cuarenta: descubrióla Joan Ponce 

ijiirna« habia sido de San Juan, habiendo 

;.;i]eUa parto del norte. 

::.j del bajío grande de Biminl, de largo 

,'.Lis norueste-sueste, y por la parte del 

- ú largo de la costa; el medio della en 25 

- . i :a pone Joauoto delan te de Bahama entre 



i 



c-iyoneque, isla de la mar del Norte, la 
:iorte de la Habana, que tendrá de largo 
.. [i'3lo-oeste y de ancho cuatro 6 cinco le- 
!^ Altura, de la cual se llaman lucayoa los 

■vuii vecinas. 

!•; Jo la mar del Norte , que parece debo 
..■^uas en largo leste-oeste , y por la parte 
. i i' ancho, que estará la mitad della en 

■;. Liii.i de Cuba ochenta ó noventa leguas; 

■ 'ñj Jc! la mar dol Norte, conjunta i l& 

¡1 [lurte del sur, en 26 grados. 

:.i mar del Norte, quince leguas de largo 
1 1- ancho por la parte del sur ocho 6 diet 

] 1 ou Í5 grados y dos tercios. 

¡ >u>ila de la mar del Norte , de tres 6 cua- 
; \ ¡iiimera que se descubrió de las Indias; 
; > grados al oriente de Guanima, junto 
: itmirante D. Cristóbal Colón, año de 92 
,!■ , á dos horas después de media noche, 



iKU- del Norte , de quiuce ó veinte leguas 
üOilo , y siete ú ocho de ancho por la par» 



J25 



del poniente ; ol medio dolía en 24 grados y dos tercios al sur , 
de Cigateo ; descubrióla el almíraule D. Cristóbal Colóa el 
primer Tiajo que hizo á las ludias, afio de 92, y plisóle por 
nombre habela , en memoria de la reina Católica doña Isabel. 
Xumeta , isla de la mar del Norte , doce 6 quiucQ leguas de 
largo aorueste-suesto , el medio della en 23 grados y tres cuar- 
tos . »1 norte de la Española cuarenta ó cincuenta leguas. 

Sanana, isla do la mar del Norte , de seis ó siete leguas de 
Urgo leste-oeste ; está cercada de bajos ; el medio de la isla 
en 24 grados y un cuarto entre Guanima y Xumeta; descu- 
brióla Colóu en el primer viaje antes de llegar & Ja Española; 
püfolo por nombre Santa ¡Varia de la Concepción. 

Triángttto, isla de la mar del Norte, de siete tí ocho leguas 
de largo norueste-sueste, y en fronte del tres islelas en trián- 
gulo; la mitad de la isla en 24 grados y medio. 

Vabofue, isla de ocho ó diez leguas de largo norueste-sueste; 
Ja mitad eu 22 grados y medio. 

¡fíraporvoa, tres isletas en triangulo ó rodeadas de bajEos; 
(d medio della en 21 grados y tres cuartos al sur de Xumeta. 
Ma^aguana, isla veinte leguas de largo leste-oeste, y diez Ó 
doce dQ ancho; la mitad della en 23 grados, como treinta le- 
guas al norte de la Espaiiola. 

Guanahaum , una de dos isletas de la mar del Norte que es- 
tán eatre la isla Mayaguana y la de luagua ; el medio della en 
cui 21 grados y un cuarto, como veinte leguas al uorte de la 
EipaAola. 

Inojrua , isla de la mar del Norte, de diez ó doce leguas de 
largo nordeste-suducste; la mitad della en 20 grados y tres 
cuartos , como siete ú ocho leguas al norte de la Española. 

Cayeo», una isla pequeña de hasta cuatro ó cinco leguas, que 
Hese, nordeste della otras dos más pequeñas: la una llamada 
Baniona, que distará della como dos ó tres leguas, y otra que 
80 Uama Cancibaaa, que estará della como siete tí ocho leguas; 
lodu tres cercadas de bajíos, y el medio de Gáyeos en 71 gra- 
dea y 2^ de altara. 

ílQtarty, isla del Norte en 30 grados y tres cuartos, la cual 
tlaae al norootdesto della, cinco ó seis leguas, otra isleta que 



136 

se llama Caneyba; la una y ia otra pequeñas y cercadas 
bajíos. 

Abreojo, un bajío grande de la mar del Norte, de más 
quince ó diez y ^^^^ leguas en largo y aucho , la mitad i 
en 20 grados y dos tercios. 



DESCniPCIÚN DE LA ISU DE SAN JUAN DE PUERTO flICO. 

La isla de San Juan de Puerto Rico , ijue por otro nomhn 
llaman Boriquen , y es la primera de las islas pobladas de e 
pañoles, y donde antiguameote se hacía la primera escala d 
las Indias , está en 64 grados y medio y 66 y tres cuartos di 
longitud del meridiano de Toledo , y desde 17 grados de altun 
hasta 18 grados y medio ; de manera, que de largo lesle-oeali 
debo tener cuarenta y cinco ó cincuenta leguas, y según algu- 
nos , m&ñ y menos; y de norte á sui- desde veinte hasta treinta^ 
Hay en esta isla al presente tres pueblos de españoles , pobla- 
dos, en los cuales babrá como doscientos vecinos españoles^ 
que son muchos menos de los que ha habido; indios de los na 
lurales no hay ninguno, que todos ae han acabado, y as( c 
hay sino un pueblezuelo do advenedizos. 

Es toda esta isla gobernación por si, desde su descubrimiento^ 
al proveer de S. M. y del distrito de la audiencia de SantQ 
Domingo: hay en ella gobernador y oBciales reales, tesorerti 
y contador; hay un obispado eu esta isla que se dice del noin> 
bre delia, que tiene por distrito la dicha isla, y la isla d 
Mona y ia Margarita, y en toda su diócesis habrá basta diei 6 
doce clérigos, porque á causa de ser todo tan pobre no quie- 
ren parar, y solo un monasterio en todo el obispado. 

El primer español que tuvo noticia desta isla, y la descubrid, 
se llamaba el capitán Joan Ponce de León , teniente en la villft 
do Higuey por el Comendador mayor de Alcántara frey Ni- 
colás de Obando , gobernador de la Española ; con cuyos pode* 
res pasó á poblarla por los años de I5I0, y la llamó San Juaa 
de Puerto-Rico por su nombre, y por el puerto muy bueno 
que tiene, y después fué gobernador propietario dolía. 



127 



I 



El temple desta isla es participautc de mucho calor y hu- 
medad como las demás islas desle paraje , aunque ésta es tem- 
plada y sana por la disposición del suelo deüa de muchas sier- 
ras, ralles, llanuras y quebradas, y de muchas y buenas 
aguas de fuentes, rios y arroyos; y así loda ella es fértil de 
pastos para ganados , de vacas, caballos y yeguas, cabras y 
ovejas y puercos, de que hay grande copia, mansos y cimarro- 
nes como en la isla Española; y así ea esta como en ella, los 
perros cimarrones hacen mucho daño en los ganados, y los 
pastos se van estrechando por los muchos guayabos que nacen 
repastados de las vacas que comen el fruto dellos. Hay palo 
santo, bálsamos, robles, cedros, laureles, hobos, murtos, 
maguéis, cbína , y de todos los árboles que hay en las otras 
islas, caúafístolas y algodonales, de todas las frutas déla 
tierra y de las que de España se han llevado; se dan mucho 
los naranjos , sidras y todo agrio, uvas y ciruelas, y otras mu- 
chas de Castilla : no se coge trigo ni cebada , pero dicen que 
se da muy bien en partes; hay mucho maiz y yuca de que se 
hace el caiabf; mucho arroz, habas, garbanzos, lechugas, r<1- 
bauos, melones, nabos y cebollas, y todas las más legumbres 
y hortalizas de España, aunque algunas, como en las otras is- 
las, no granan: dase en ella bien el azücar, de que hay muchos 
ingenios; es muy rica de minas y nacimientos de oro, de que 
no se saca por haberse acabado los naturales; hay minas al- 
gunas de cobre, que tampoco se beueQcian por el costo y tra- 
bajo; hay salinas en dos ó tres partes, y también hay salitre, 
aunque no se beneficia, y mucha yerba do sosa para vidrio, 
de que se ha hecho esperiencia y sale bueno: hay mucha pie- 
dra y buenas canteras en esta isla ; y en el valle de Coarao hay 
unos baños de agua caliente provechosos: ha sido siempre esta 
isla infestada de los indios caribes de las islas comarcanas. 

La principal grangcría que agora tiene es el ganado, cueros, 
y principalmente el aziicar , que so da con gran abundancia en 
esta isla , en la cual hay como una docena de iugenios ó más; 
vise la población de los españoles diminuyendo , porque como 
no se saca oro, no vienen mercaderías, y así las demás gran- 
gerfas no se contratan. Indios hubo muchos» y muchos coci- 




ISfl 

ques al principio de su descubrimiento, más que en otras, por 
ser ésta tan fértil y apacible, lo» cuales todos se han acabado 
por eufermedad , guerra y desesperación y eicesivos trabajos; 
agora hayjuuloáGuadianilIa un puebleiuelo llamado Cibuco, 
no délos naturales de la isla, sino de los extranjeros que se 
habían traído á ella por esclavos , quo como se pusieron en li- 
bertad se recogieron allf, y asi no bay mención que sean de 
nadie ni que tributen cosa alguna. 



DESCRIPCIÚN PARTICUUR DE LOS PUEBLOS OE SM JUM. 

SAN JUAN DB PUEBTO ItlUO, 

La dudad de San Juan de Puerto Rico está en 65 grados de 
longitud de la ciudad de Toledo , á que responde 930 leguas, 
y en 18 de altura : hay en ella como doscientos vecinos espa- 
ñoles , y reside en ella el gobernador y los oficiales y la cate- 
dral, desdo el año de 12 (151!) que se erigió, en la cual residen 
muy pocos clérigos por la pobreía de los dieimos. 

Hay en esta dudad un monasterio de frailes dominicos, de 
pocos religiosos, pero de suntuoso ediñcio.dosbospitalespobres 
y otras dos ermitas. Fundóla Joan Ponce de León por el aúo 
de 9 , corea de donde agora está en el puerto viejo , que lUm«D 
de Caparra , y llamóle Puerto Rico por la bondad del puerto 
que tiene i pasóle después de alli por ser lugar enfermo, espe- 
cialmente para niños, A causa de el aceche que tienen las aguas 
en aquel sitio, que en quitándoles la lecho se morian: habiendo 
estado alli esta población como doce aüos , se pasó donde agora 
está, que es una península, pequefia como media legua, que se 
bace en la costa del norte desta isla. A la parle del oriente del 
dicho puerto éntrase á la ista y ciudad por una puente, como 
dos tiros de ballesta larga, de piedra y de madera, la cual se 
ha hecho porque la parte del oriente, pordonde se juntaba coa 
la tierra, se ha hecho tan hondablo, que con la pleamar se aho- 
gaban algunas bestias y personas; por la cual puente entran i 
la ciudad todos los bastimentos y cosas necesarias. 

El suelo de esta isleta, que toda es ejido de lai 



I 



lias. ^^m 

a ciudad, es bien ^^M 



129 

asombrado de pradería; no hay en él agua corrienlo; en la ciu- 
dad hay algunas fuentes de ruin agua, poro hay buenos algibes 
de que beben, j de uua buena fuente que está junto á la mar. 
La dudad tiene de lejos buen parecer, por las muchas pal- 
mas de cocos mny altas que hay en ella, y los edificios que 
son razonables; habrá en ella como doscientas casas de piedra 
y tapiería, y de madera, de que hay abundancia en la isla; la 
principal grangeria de los vecinos es el azúcar, ganados y 
cueros. Reside en esta ciudad el gobernador desta isla y loa 
oficiales reales; hay en ella dos fortalezas, una que llaman el 
Morro á la entrada de la canal del puerto, á una parte, que 
tiene su plaia de armas y en ella seis piezas de artillería, las 
cuatro bueuas y las otras razonables; la otra, que es la priuci* 
pal, más adentro del puerto sobre la mar, bien edificada de 
cantería, en que hay su plata de armas, aunque más pequeña 
de lo que debiera ser, y nueve pieías de artillería; y de en- 
trambas hay un alcaide y dos plazas de artillería con salario. 

QDADIATIILLA. 

La villa de Quadiamlla, que por otro nombre se llama San 
Germán el Nuevo, porque se lüzo esta población de la de San 
Germán que llaman el Viejo, cstil en la costa de la dicha isla 
en 18 grados y '/), treinta y tres leguas de la ciudad de Puerto 
Rico hacia el sur, IG de! primero sitio casi al sueste, y dos le- 
guas antes del puerto de Mosquitos, por otro nombre dicho 
Guanica. Es pueblo de cincuenta vecinos españoles; no consta 
del tiempo de su fundación ni de la causa de su segundo nom- 
bre, aunque la causa de haberse mudado de donde estaba, fué 
ostar en la otra'parte tan expuesta á los cosarios franceses, que 
la robaron y destruyeron dos 6 tres veces. 

Alcanza esta ciudad la mejor comarca y más fértil desta isla, 
y los vecinos della son los más dellos ricos de la grangeria de 
ganados y cueros y azucares; líene una iglesia con un vicario, 
y un cura que hay, es desta vicaría y de la isla de la Margarita; 
hay en ella un hospital con alguna renta; está cerca desta villa 
CíbiMo, un pueblo de indios de que arriba se hizo mención. 



J 



150 

£1 temple do esta isla os mAs fresco que el de la Española, y así 
essaoa; el suelo della ni muy montoso ni áspero, oi taa Uboo 
y raso como se ha querido decir; las aguas della muchas y 
muy buenas; es fértil y abundosa de todos los árboles y frul^ 
y yerbas que se hallan eu la Isla Española y las demás islas, 
que hay eu ella ya un ingenio do azúcar, auiu|ue el trigo 
tampoco se coge; es muy fértil de caiabí, y abundante de 
yeguas y caballos, ganajlo vacuno, y puercos do quo hay 
muchos cimarrones, y entre ellos otros animales; y de aves, 
que hay en ella, que son muchas, hay grande inQnidad de án- 
sares bravas, de paso para Tierralirme; hay mucho oro, aun- 
que tampoco se saca por la falta de los naturales. Hay en toda 
cata isla dos ó tres villas de españoles pobladas y pequeñas. 

La viUa de Sevilla, quo es la más principal, hada la costa det 
norte y parte occidental de la isla-, en 78 grados y V, de longi- 
tud y 18 de altura; reside en ella la colegial. 

La villa de Oriatan, que está en la cosía del sur á la parte 
occidental de la isla, doce ó catorce leguas de Sevilla y veinlA 
de Melílla. 

La villa de MetiUa, en la costa del norte, doce ó catorce 
leguas de Sevilla y veinte de Oristan. 

(I) De la villa de la Vega, de quo tomaron titulo do duquei' 
los almirantes de ludias y sonoros desta isla, uo bay hasta 
ahora relación de lo que os, ni donde está, ni de otras dos A 
tres poblaciones que por los mapas parece haber habido ea> 
esta isla. 

HIDROGUní DE JAHMU. 

Lo más oriental della por la parte dul norte es una puntal 
que Uamau Morante los te-oeste, quo es la otra punta occidentaL 

A ocho ó diez leguas del puerto de Morante hacia el occidente 
por la costa del norte está el puerto de Nanta. 

El puerto de Melilla, otras dtez leguas más al occidente del 
puerto de Nanta. 




131 



Puerto dt Sevilla, dies 6 doce leguas más al occidente de 
MeliUa. 

PuMa del Negrillo, en 18 grados y }í, cu lo más occidental 
déla isla d la parle del norte; es una punta baja, delgada, 
con uuas arboledas pequeñas, desde donde vuelve la costa 
derecha al sur hasta el cabo del Palcón. 

Cabo del Falcan, en 17 grados y )4, cerca de Orístan al 
poniente dél, desde donde vuelve la costa al leste, perla parte 
del sur de la isla. 

Puerto de Guayabo, en la costa del sur en 18 grados y }í, 
como veinte leguas de Oristan al oriente en la dicha isla de 
Jamaica. 

htaa de Joan Delgado, conjuntas á la costa de Jamaica por 
el sur, que está en 19 grados de altura, ocho ó diei leguas al 
nordeste de la punta de Morante, y doce ó quince de puerto 
de Palmas de la isla de Cuba, por la costa del sur. 

Hormigas, un arrecife en la mar del Norte, á Li parte del 
sur de la isla Jamaica, en 17 grados de altura, cinco ó seis 
leguas de la costa. 

Vivaras, siete d ocho islas en la mar del Norte, juntas, 
cercadas de bajíos, al sur de Jamaica, en 17 grados de altura, 
y seis ó siete leguas de la costa- 
Serrana, una islcta en la mar del Norte, rodeada de bajíos, 
con otras cuatro 6 cinco al norueste della, en 15 grados de 
altura y algo máá; trelnla y cinco ó cuarenta leguas al susu- 
Bste del cabo del Falcón, lo más occidental al sur do Jamaica. 

Santa Catalina, una isla de cinco 6 seis leguas de largo del 
sueste al norueste, cercada de bajíos, dos ó tres leguas de 
ancho, por partes, la mitad della en 13 grados y X 1*1 norte 
del Nombre de Dios, cuarla al nordeste, como cuarenta y cinco 
ó cincuenta leguas dél. 

Sanl Andrói, una isla en la mar del Norte, cinco 6 seis 
s de largo, y dos ó tres de ancho; el largo della del 
sudueste al nordeste, el medio della en 12 grados y )í al norte 
del Nombre de Dios, cuarta al norueste como cuarenta 
leguas. 

Loa Caimanes, dos isletas pequeñas, la una de la otra como 



132 

á siete leguas de la costa, la boca del rio de Guahataca, lod 
esto es costa brava, sin puerto alguno; y más adelante sale il 
rio que se dice Camwj. 

Deade á tres leguas se hace una punta pequeña con un morti 
donde sale un rio grande, que se dice el Arrecibo, á la boca dfi 
cual está la población de españolea arriba dicha. 

Desde este río, hasta seis leguas, se hacen unos peñasco 
fuera en la mar, como un cuarto de legua; junto á ellos sal 
otro rio que se llama el Guayaney. 

Dos leguas más adelante sale otro que se dice Cihico; tre 
leguas más adelante sale un gran rio llamado Toa, donde ha 
un ingenio de agua, de hacer azúcar, y dos ingenios trapiche 
de caballos que tienen el servicio por la boca deste río; y luég 
uua legua adelante está el dicho Puerto Rico. 



ISLAS PERTENECIENTES A LA ISLA OE SAN JUAN. 

La isla de la Mona: en 17 grados y X de altura y de Ira 
leguas de contorno, redonda y baja, que se puede surgirá 
ella en un buen surgidero; hay mals, cazabí, y buenos melonet 
y algunos indios; es de la diócesis de San Juan, y junto á ell 
está otra isleta que llaman el Monico. 

Una isleta entre San Juan y la isla Espailola al nordeste d 
la isla diclia Monico, como cinco leguas, y otras cinco de 1 
costa de San Juau. 

Aherianas: cuatro ó cinco islelas á lo largo de la costa d 
sur de San Juan de Puerto Rico, enfrente de Puerto hermoso 

Beyeque: un isleoncillo arrimado á la costa de la isl 
Española, por la parte del sur. 

Pasage: un isleondllo de tres 6 cuatro leguas al levante á 
la isla de San Juan, cinco ó siete leguas de las sierras di 
Loquillo. 

Santa Cruz: isla de la mar del Norte de quince 6 diez y s 
leguas, el medio della en 16 grados y '/„ y conócese por é 
sur á dos leguas á la mar en que es baja y tiene unos mogo 
les, y no se ha de llegar á ella con dos leguas. 



133 



Soba: un isleo pequeñete al leslo do Santa Cruz, ciuco 6 
Beia leguas apartado dolía. 

Isla de Sania Ana: un ísleoiicÜIo pequeño al oriente de la 
isla de San Juan, dos leguas del al les-nordestc. 

Virgines: dos isletas grandeciUas de ü cinco ó seis leguas de 
largo, cercadas de otros ocho ó diez bajíos en la mar del Norte, 
de las cuales la mayor, que es como ocho leguas, se diré Virgen 
gorda, y liene la otra al les-aordeste; el medio della está eu 
18 grados y X de altura. 

Isleos blancos: los que estáii al poniente de la Vfrgen gorda 
en lámar del Norte. 

Anegada: isla de la mar del Norte, seis ó siete leguas do 
largo del este-oeste; la mitad dolía en 18 grados y */» cercada 
de bajíos. 

Sombrero: un isleoncillo de la mar del Norte, cercado de 
bajíos, en 18 grados y Vi- 

El Águila: isla de la mar del Norte, diez 6 doce leguas de 
largo nordeste sudáoste; el medio de ella en 18 grados. 

San Afartin: isla do la mar del Norte, diez y seis 6 veinte 
leguas de largo lente oeste, y cinco ó seis leguas norte sur, 
cercada toda por el norte y levante de isleos; el medio de ella 
en 17 grados y X ■ 

San Estado: isla de la mar del Norte, de ocho ó diez leguas 
de grandor; el medio della en 1 G grados y Jí . 

San Cristóbal: isla de la mar del Norte, ocho 6 diez leguas de 
largo al norueste sueste; la mitad dolía en 16 grados y algo 
más. 

San Bartolomé: isla do la mar del Norte, de ocho ó diez 
leguas; oí medio de ella en 16 grados y }{, con un arrecife á la 
jmnta que mira al levante. 

Barbada: isla de la mar del Norte, en 17 grados de altura 
cercada de bajíos. 

La Redonda: isla de la mar del Norte, pequeña, dos le- 
guas poco más de largo, entre Monserrate y las Nieves en el 
medio. 

Monserrede: isla do la mar del Norte, cuatro 6 cinco leguas 
de largo, en 15 grados y X- 



La Antigua: isla de la mar del Norte, de diei ü once loguaa 
de largo, de ancho cinco 6 eeis, cercada de bajíos; la mita 
dellaen 15 grados j }í. 

Guadalupe: isla de la mar del Norte, quince 6 diet y o 
Leguas de largo leste oeste, y ocho ó nueve de ancho; ( 
medio della ceñida como un istmo, la mitad d^ medio deUi 
ea 60 grados y 14 y X- 

Jjct Deseada: en 14 grados y X al levaste de U isla de Giue 
dalupe, como cinco ó seis leguas; descubrióla el Almiraat 
Colóu en el segundo viaje que hizo á las Indias año de 93, ; 
llamóla Deseada, porque foé la primera que en aquel viají 
vido, y por el mucho deseo que llevaba de ver tierra: navegas 
desde las Canarias en demanda desta isla, yendo &. la Nuei 
España, aunque eslá en meuor altura que la Española, qui 
vuelven á reconocer los que navegan á la Nueva España, por- 
que todas las otras islas de barlovento son peligrosas de bai 
jios: conócese esta isla, yendo en demanda della, en que esti 
echada leste oeste, y la parte del leste es tan baja que parece u 
espolón de galera. 

Marigalante: una isleta como cuatro ó cinco leguas al si 
duesle de la Deseada; descubrióla Colón en el segundo viaja 
y llamóla así, porque la nave en que él iba se llamada Mari' 
galante: conócese en que es mis pequeña que la Deseada y n 
rasa y pareja. 

Dominica: isla de la mar del Norte en 13 grados de altura 
doce leguas de largo norueste susueste, y como diez legui 
de ancho; descubrióla Colón en el segundo viaje un domingo 
asi la llaman Dominica: hay agua y leña en ella, y asi las Qo 
las llegan á tomar agua en ella (aunque con peligro de los C 
ribes que hay en ella) ; tiene buenos surgideros á la parle de 
norueste, hay buenos ríos, y en ellos oro, y no hay bajo 
guno que no se eche de ver; vése quince leguas á la mar, po 
ser tierra alta, más que las otras islas, y montosa, y en ma 
ou fuera parece dos islas hasta que se van llegando cerca. 



sus OE U MAR DEL NORTE, PERTENECIENTES A LA COSTA 

os TtKaRA FIHMB DE LA AUDIENCIA DB LA ESPaSOLA. 

La navegación de la costa de Tierraílrmo desde la Trinidad, 
48 leste oeste, y la mayor parle del año corren Ins aguas al 
fiealú por las brisas, que son ordinarias en aquella cosLi, y 
Hl no se puede navegar desde el Nombre de Dios, por la costa 
á la Trinidad, bíu subir en altura y desembocar la canal de 
Babama; y aun para Cartagena, es menester salir al mar la 
Tneha del norte 6 nornorueste hasta que rinda el viento que 
dei« venir para montar la Cabeza de Cativa, y asi en las demás 
pules de la costa. 

San fúñente: una isla casi en forma de cruz, eu 59 grados 
jen 11 y H ^^ altura, como seis leguas do Santa Lucia; no 
tiBoe indios, y si los liooc son de los de la Dominica. 

Btrítudoa : uua isla, la primera y más oriental do la mar 
del Norte, echada leste oeste, como tres 6 cuatro leguas, en 
1S gndos de altura y algo más. 

Tabago: una isla diez y seis ó diez y siete leguas leste oeste, 
tres 6 cuatro leguas de la punta de la Galera de la Tñoidad; 
ti OKdio della eu 10 grados y }(. 



DESCRIPCIÓN DE LA ISU DE LA TRINIDAD. 

La iala de la Trinidad está entre 58 grados de longitud y (i I , 
J eolre O y 10 grados de latitud; de manera que viene á tener 
de largo leste oeste como cincuenta leguas, y do ancho norte 
tur como veinte 6 veinte y ocho leguas: descubrióla el Alml- 
twile D, Cristóbal Colón ai'io do 97 navegando desde las islas 
de Cabo Verde al ov»\e, y llamóla Trinidad por tres montes ó 
morros que se orrecea en ella primero á la vista; y aunque 
es lutados pasados se capituló con algunas personas que la 
luesea S descubrir, no consta de lo que hicieron más de que el 
•Ao de 69 M capituló con Juau I'ouce de León, Contador y M- 



136 

caide de Puerto-Rico para que él la poblase; y habiendo des- 
embarcado en ella, dicen gue se perdió por haber desembar- 
cado en aquella isla en parte muy mala para su defensa y para 
poder hacer asiento: afirman que es buena tierra, fértil y da 
muchas cabanas y ríos de agua, aunque como no se ha vuelto 
desde entonces á poblar, no se entiende las cosas que en ella 
se crian, ni si hay oro en ella ni otros metales; solamente ss 
sabe que está poblada de muchos indios de dos naciones, una 
deles Caribes de la misma isla, y otros do los Auraeas qua 
han venido do la Tierrafirme donde están. 

Boca del Drago, que llamó así Colón cuando descubrió la 
isla de la Trinidad, se hace entre la punta de Paria y unas dos 
isletas que están entre ella y la parte septentrional y occiden- 
tal de la Trinidad. 

Los Testigos: siete isletas, el medio deltas eo 10 grados 
y '/»> como siete lí ocho leguas de la costa de Paria; descu- 
briólas Colón corriendo aquesta costa año de 97 y llamólas asi; 
son inhabitadas y sin provecho, aunque en torno dellas hay 
muchos ostiales y placeles de perlas. 

I-a isla dicha Sola; una isla pequeña cinco ó seis leguas de 
los Testigos al norueste, y como diez de la Margarita. 

Los Frailes: tres Ó cuatro isleonciUos pegados á la punta 
mis occidental y septentrional de la Margarita; descubriólos y 
llamólos asi el Almirante D. Cristóbal Colón el dicho año da 
97; son inhabitables y desaprovechados, y tienen en la mar 
placeles y ostiales do perlas. 

Coche: una isleta entre Tierrafirme y la isla de la Margarita 
que también es desaprovechada, seca y estéril. 



ISLA DE LA MARGARITA. 

La isla de la Margarita: el medio della en 62 grados y X de 
longitud y 11 grados y '/n quince ó diez y seis leguas de lar- 
go, y treinta ó treinta y cinco de costa; hay en toda ella dos 
pueblos, y en ellos como sesenta vecinos: el de la Margarita, 
junto al mar que bate en una fortaleza que tiene, eu que hay 



137 



«ODIO treinta y ciuco ó cuarenta veciuos; y dos leguas la tierra 
adentro el Talle, que dicen de Santa Lucía, en que habrá como 
i[uiace 6 veinte vecinos. 

DiÓM por go^)ernacil5a al licenciado Marcelo de Villalobos, 
oidor de la Audiencia de Sanio Domingo, año 1525, para él y 
para ao heredero suyot|ue él nombrase, el cual nombró á doña 
AidoauMaarique, suiuja, que también tiene facultad para 
nombrar después de sus dias la persona que quisiere: es del 
obi^ado de San Juan y vicaría de San Germán. 

Descubrió esta isla el Almirante Colón, y llamóla la Marga- 
rita por su mujer, que dicen que se llamaba asC: toda ella es 
falla de agua, aunque fértil de árboles y pastos para ganados: 
no se habita la mitad della, que se dice el Afacanao, por falta 
de agua; hay alrededor muchos ostiales de perlas, y de la parte 
del norte un buen puerto y ancón; es esta isla continuamente 
infeilada de cosarios de la mar del Norte (1); á la cual aportó 
el liraao Francisco de Aguirre (2) que bajó del Pirii y salió á 
la mar del Norte por el rio de las Amazonas y de Orellana, y 
en esta isla dio garrote í D. Juan de Villandrando, yerno de 
b dicha doña Aldonza Manrique, y gobernador por ella en 
U dicha isla. 

CUBItGUIl.-ISU. 

Cubagua: isla de perlas, entre la costa de Tíerra&rme y la 
Margarita, cuatro leguas de la costa, y una legua de la Mar- 
garfia á la banda del norte, como ciento sesenta leguas de 
Santo Domingo. Descubrióla el Almirante Colón año do 97 6 
W; trajart esta isla como tres leguas, es llana y salitral y esté- 
ril de todo genero de yerbas y de árboles, que no hay ningu- 
no! sino algunos guayacanes: no bay agua ninguna para 
bslMU*, ni animales ni aves más de algunas marinas: tiene un 
bum puerto á la parte del norte , y por delante á una legua la 
illa da la Margarita, y on la punta del oriente un manadero 



01 DMde «qal bul* i* tennlnftclAo dil párratti etH laeboda en el orlglD«l. 



de un licor como aceito, y corre por la mar dos leguas; tráese 
el agua para beber de Cumaiiá siele leguas dctla, y la leüa de 
la isla de la Margarita: á la redonda desta isla es todo placeles 
de ostiales en la mar, de (¡ue hay graa cantidad: fundóse ea 
ella, por el año de 33 (1523), la ciudad de Cáliz, que se despo*' 
bló después y se pasó al Cabo do Vela. 

La isla dicha de la TortJiga, eu 64 grados y 10 y */» al po~ 
uíente de la Margarita seis ó siete leguas, y cinco ó seis leguaa 
de circunferencia, es toda arenal estéril y desaprovechada, y 
no hay en ella habitación alguna. 

La isla de la Urchilla, que por otro nombre se llama Yaru^' 
ma, seis ó siete leguas de la isla de la Tortuga y en la altura 
della al poniente, descubrióla Colón cuando la Margarita; es 
toda arenales, estéril y deshabitada como la de la Tortugai 
aunque es mayor que ella. 

ñoca: ae¡3 ó siole isleoucillos juntos al poniente de la Ur- 
chilla, ocho ó diez leguas; islas bajas y rasas con la mar, de3< 
aprovechadas y do bajos peligrosos. 

Isla de Aves: en 11 grados y Xi de cuatro ó cinco leguas en 
contorno, y á la parle del oriente tres ó cuatro isleoncílloa; 
descubrióla Colón cuando las demás, y las deste paraje; es isla 
baja y rasa con la mar, desaprovechada y de malos bajos. 

Roques: tres isleoncülos eu triángulo, cerca de la isla de 
Boynare [1) por la parte del oriente, de la calidad de las dos 
islas precedentes. 



CHOROGIlUlA DE LA GOBERNAQON DE VENEZÜEU 

Y NUEVA ANDALUCÍA. 

DESCRIPCIÓN DE LA GOBERNACIÓN DE VENEZUELA Y RIO DE U HACKi 

La provincia de Venezuela, en la costa de Tierrafirme, po 
la parle del oriente parte términos con la gobernación que an 

(IJ OttOBlUmu AiNay». 




tiguuneote fué do Gubagua , y agora se Dombi-a de Serpa ó la 
Ntien Andalucía, por el meridiano 65 grados de longitud de To- 
ledo, ea la punía ó parte que llaman Maracapanas, desde donde 
TI corriendo la costa de la mar del Norte 7 grados al pouiento, 
í qna corresponden ciento veinte leguas hasta el Cabo de Vela, 
p» donde parte tiSnninos con el rio de la Hacha: en la costa y 
li tierra adentro parte tórminos con Santa Marta, que es de la 
Aadiencía del Nuevo Reino. Norte sur tendrá de travesía se- 
MDla leguas la tierra adentro, desde la costa que corre por el 
{•tálelo 10 hasta la Jurisdicción de la ciudad de Mérida, que 
eStaxá ea 6 grados, por donde parte términos con el Nuevo Rei- 
no; aunque los límites desde allí hasta el Cabo de la Vela no va 
oorle sur, sino noinorueste susueste , y así por la parte del 
sur u le ústreclian los t^^rminos entro el Nuevo Reino y la 
gobernacióu de Serpa, no embargante que los gobernadores 
de Veaexuela han entrado por aUl la tierra adentro descu- 
tuisndo muchas leguas. 

Hay ocho pueblos de españoles; loa cuatro ciudades, en que 
hebri como doscientos vecinos españoles 6 pocos más, todos 
gente muy pobre; y de los cinco pueblos cincuenta y cinco 6 
•eseoU mil indios tributarios, porque de los demás pueblos 
no hay relación ni están contados: hay oñdalos reales en esta 
prorinda; es gobeniación por si con título do S. M., desde 
el aüo de 28 [1528}, sujeta á la Audiencia de la Española; de 
oBcialee reales en ella hay tesorero y contador; toda esta pro- 
viuda G8 dlúcosis de un obispo, sufragáneo á la Española, desde 
d año de 33 que se erigió la catedral: descubrió esta provincia 
el Alminate Colón año de 1498, y llamóse esta provincia Ve- 
netoeU, por U sinülitud que tiene con Venecia una población 
ijoe eeti en m&dio del lago de Maracaybo, puesta sobre el 
igoa, eadma do una peña llana. El primer gobernador que 
ea ella hubo fué Alonso de Alílnguir (1), alemán, en nombre 
He tos Veliares, ú quien el Emperador empeñó esta tierra año 
lie 38. El temple de esta provincia os hiimedo, y más caliente 
que frió: fértil de maíz y algodón y otros manteoiinientos, y 




árboles y fruías de la tierra, y en toda ella hay grandes mues- 
tras y señales de mucho oro, y buenas minas descubiertas, 
sia que basta agora se entienda que haya otro metal; sácase 
poco oro por la pobreza de los vecinos. 

Aunque al principio de su descubrimiento había grande 
multitud de indios, ahora no hay tantos, ni los que hay S4 
puodou saber á causa de no estar reducidos en poblaciones, do 
manera que se puedan contar, sino que viven de dos en dos 
6 tres ó más on un bohío, ó casas apartadas á tiro de arcabuz: 
no dan de tributo á sus encomenderos nada, porque no lo tie- 
nen, y asi de lo que sirven es de ayudarles abacerías semen- 
teras y algunas casas de paja; y estos repartimientos, segiSa 
afirman, andan de unos dueños en oti-os por dejación y tácita 
renunciación que de ello se va haciendo, contra lo guardado ea 
todas las otras partes de las Indias. Los indios son de poca ca- 
pacidad, desnudos y sin gobierno, porque no tienen caciques, 
más de algunos indios principales á quien respetan y ayudan 
en sus labranzas; pero no porque les tributen ni den nada poc 
razón de señorío: no los obedecen, y así andan derramados 
por los montes y lugares más ásperos por huir de los españo- 
les: son todos carniceros de carne humana, y muy pobres en 
extremo. Hay en esta gobernación la laguna de Maracaybo y 
su comarca, y las provincias do Coro, Borborata, y la de Ca- 
racas, que son á la costa; y en la tierra adentro, las provincias 
que llaman el Valle de las Damas y Bariquicimelo , Tocuyo, 
Goycas y otras muchas á la parte del sur, con mucha dife- 
rencia de lenguas. 



DESCRIPCIÓN PARTICUUH DE LOS PUEBLOS DESTA GOBERNACIÓN. 

. cono ó VENEZUELA. 

La ciudad de Coro, que comunmente llaman Venezuela, la 
primera población que se hizo en esta provincia, está, según la 
graduación que en esta suma se va siguiendo, en 79 grados y '/■ 
y 10 grados de altura, setenta leguas del pueblo más cercano da 



Ul 



esta gobernacióa; habrá en ella como treinta vecinos espa- 
ñoles, todos pobres, ninguno encomendero, y sólo como dos- 
denlos indios tributarios en ocho poblezuelos; es esta dudad 
obeta desta gobernación y donde reside el gobernador, de 
ordinario, y la catedral y obispado, y por ser tun pobres las 
nnlu de la iglesia nunca la residen de una dignidad 6 un ca- 
Dónigo arriba; y hay pareceres que la catedral se pase de aquí 
i otro pueblo, por estar setenta leguas 6 más do todos los de 
su diócesis, y loB caminos muy ásperos y trabajosos de ríos, 
lagartos y tigres. 

Poblóla el año S8 Alonso do Alflnguer (1), primero goberna- 
dor desla prcivinca por los alemanes. 

IdS grangerlas y contratación de la tierra son muy pocas, 
■ÍDOscaa algunos caballos y gallinas, y algunas frutas que se 
eootralaa en el rio de la Hacha; tiene dos puertos esta ciudad 
pero entrambos poco rrecuenladoa. 

Atioque en la comarca de esta ciudad dicen que, antes que 
los indios »e hiciesen esclavos, habia de cien mil indios arriba, 
al presente no deben haber quedado, como queda dicho, dos- 
cientos indios Caquetios, que era una nación muy doméstica 
y amiga de cristianos, los cuales están repartidos en ocho pue- 
hlenielos quo se llaman Paraguachoa, el rio de Altocuyo, 
Sauca, Uiraca, Urraque, Sanlana, Hurehun.-bo. 

El lago de Maracaybo, que tiene más de ochenta leguas de bo- 
jeo, otará do Coro como doce ó quince leguas, y el medio della 
\ toda de indios. 



El Kgundo pueblo de españoles que en esta gobernación se 
taaiá, es la ciudad de Tocuyo, diet leguas de Segovia, de buen 
amino llano, y veinticinco de Trujillo; tendrá como cuarenta 
ydnco 6 cincuenta vecinos, y en la comarca y jurisdicdóa 
dttia ciudad, que serán como veinte leguas de termino, hay 
como ciocuenla y tres repartimientos, y en ellos veinte mil in- 
dios, grandes carniceros de carne humana. 



|t) A»1 



143 



Poblóla cl gobernador Juan de Carvajal año de 55, que aun- 
que el sitio os enfermo la comarca es abundante de manteni- 
mloiitOft y repalos; es muy aparejada para toda labranza, [y 
rMida en este pueblo Gutierre de la Peña, capitán general en 
ol vencíniicnlo del tirano Lope de Aguirre] (I). 



NUEVA SEGOVIA. 



El ruarlo pueblo que se fundó en osla provincia es la Nueva 
Hegovia, en la provincia de Bariquicimeto, veinte leguas de la 
NilKva Jerez y diez del Tocuyo; habrá en él como treinta y 
cinco 6 cuarenta vecinos españoles, los treinta encomenderos, 
y on su comarca seis ú ocho mil indios repartidos en ireinla 
rejiarli míen tos: reside en este pueblo el gobernador desta go- 
tiAFiiacidn 6 el teniente del y los oficiales reales, tesorero y 
ftontndor, y pobló este pueblo el sobredicho Juan do Villegas 
■fin dn rr2: la nomarca y términos desta ciudad, que serán como 
vnhit'i leguas, C3 de buenos indios de servicio. 



4 



NUEVA XEBEZ. 



[■n Kiiova Jcrcí 6 Mima, veinte leguas al norte de la Nueva 
H«HOvIft. 

NUEVA VALENCIA. 

|.n Nueva Valencia, pueblo de españoles, siete leguas del 
|iiiurlii da Burburata , de mal camino de tierras de una sierra 
(|Uii llamuu do fiurburata y junto á una laguna grande, y cu 
Ittndl') algunas islas pobladas de indios, que llaman de Taca' 
rthua, do m&» de quince leguas, setenta leguas de Coro y veinte 
y fllnoo do Santiago de León, tendrá hasta siete ü ocho vecinos 
d<i Ion do Burburata, que se despobló en tiempo del gobernador 
Vlllu>liida, año S3, por el temor de los cosarios: son los vecinos 
Au aalu pueblo los más ricos de esta gobernación, á causa do 
ijliH, por estar cerca deste puerto, contratan muy de ordinario 



(II |«MaladOMt>oba«nBlorlB)Dal. 



coa froDceses las mercaderías que Iraen, que vuelven á ven- 
dar después en la tierra: hay buenas minas de oto en esta pro- 
Tinda, y algunos repartimientos de indios de los que servían 
á Burtiurala. 



TBDJILLO, 6 LA PAI. 

El sexto pueblo de españoles que en esta provincia se fundó, 
90 llama la ciudad de Trujíllo ó de Nuestra Señora de la Paz, 
ea la provincia de Coycas, & las espaldas do la laguna de Ma- 
racaybOiCatoi-celeguaadellayveinleycincoó treinta del To- 
cuyo, de maUsinio camino; tendrá veinte y seis ó treinta veci- 
nos, caai todos encomenderos, porque en la comarca de los 
Coycas donde está, que tendrá veinte y cuatro 6 veinte ycinco 
leguas de largo y ancho , habrá como treinta repartimientos, 
Ó mis, y ea ellos quince 6 diez y seis mil indios, algo mas ca- 
paces para ladoctrina cristiana que los de las otras partes: pobló 
cate pueblo año do 57 Diego García de Paredes con licencia do 
los akaldcs de Tocuyo. 



PROVINCIA DB OAÜACAS. 

La provincia do Caracas comienea en la punía ó cabo de la 
1 qne está al poniente de Cumaná y va corriendo treinta 
■ al poniente hasta et puerto do Burburata; hay en toda 
los pueblos solos do españoles y entrambos ochenta 6 no* 
Tenta vecinos españoles, y en su comarca como diez ó doce mil 
iodios, repartidos en otros tantos repartí míenlos como vecinos 
sqtailoles: es tierra sana y fértil, rica en minas de oro, que pasa 
de Túate quintales, muy pobladas de naturales, gente belicosa, 
firudes flecheros de yerbas, caribes que sirven mal por ser tan 
ss; y asi raaUron al capitón Juau Rodríguez Suare», y 
I al capitán Rodrigo de Narvaez, con más de sesenu 
<: la cosía desla provincia os toda costa bravia, y ser- 
ranlaii muy altas. 




SANTIAGO DB LEÓN. 

El puerto de Santiago de León en la dicha provincia de Ca- 
racas, seis ó siete leguas dentro de la dicha tierra, y tres leguas 
de Caravalleda, de cincucata ó sesenta vecinos y otros tantos 
repartimientos de indios, en que habrá como seis 6 siete mil 
dellos, gente belicosa y brava, como queda dicho, poblóle el 
capitán Diego de Losada año do 67, por mandado del goberna< 
dor don Pedro Ponce de León. 



CABAVALI-EDA. 

Nuestra Señora de Caravalleda: pueblo de españolea en la 
provincia de Caracas junto á la mar; habrá en él como quinca 
ó veinte vecinos; aunque tiene puerto, pero es malo y no 
poder parar en él mucho tiempo los navios, y poblóle el 
mo que á Santiago, y el mismo año. 



Como veinte leguas de Tocuyo hacia la banda de Coro, ; 
pobló el año de 69 una ciudad, llamada de Carora, por el capitán 
Juan del Tejo; no se cuenta entre los pueblos poblados basta 
ahora, por ser lau nueva población, hasta ver si permanece, 
aunque se tenia esperanza que vendría á ser buen pueblo; 
tenia cuarenta vecinos españoles, y la comarca es tierra sana 
y de buenos indios naturales. 

Así mismo envió el dicho goljernador don Pedro Ponce & po- 
blar en la costa del lago de Maracaybo, de la parle occidental 
que cae hacia el rio de la Hacha: por que no se sabe el sucesa 
úello, no se hace más memoria della, 

PUEBLOS DESPOBLADOS DESTA GOHERNACIÓN. 

Pueblos despoblados hay algunos, como se ven en los mapas 
de Santa Cruz, en esta provincia , aunque de ninguno hay raióa 



íe lo qTie fuese, sioo del pueblo de Burburala, que por los in- 
■o'ltw qno en &\ haetan los cosarios se vino á despoblar año 
fc S3, y do parte de sus vecinos se comenzó á poblar la Nueva 
Silencia. 



HtOROGRAFlA t DESCRIPCIÓN DE U CDSTA DE VENEZUELA. 

f alinde Perito: cinco 6 seis islelas junto á la costa, al poniente 
^^ ^aracapana. 

'iw de Oijnare: entre Maracapana 6 Higueroto al occidente 
'''^l rio de Oynare. 

Cafto de la Codera: entre oí rio Oynare y puerto Flexado. 

Ctífo Triste: junto á Burburala, al poniente. 

Cato de Farallón blanco: junto al goIEo Triste, que debe ser 



ntesmo que punía beca. 



hurto de Sardina»: junio ¡í Burburata, al levante del. 

Bmhvrata, pueblo y puerto de españoles, que se despobló 
pnrel ailo de 53 por las cosarios que acudían .1 él; es el mejor 
puerto dcfita provincia, y de los buenos de las Indias, por su 
tapocidad, limpieza y seguridad con que pueden estar cu ül los 
tUTlos; Y es de muy grande importancia la consorvaciiin dól 
por íer escala y puerto para Nuevo Reino, y lodas las provin- 
cias del Pini, por donde entran y pasan gran número de perso- 
nu cadaafiosiiilicenda; y si franceses se apoderasen del seria 
malo de cobrar. 

Punid baja: al poniente del golfo Triste junto á ól. 

Paraguaehoa: una punta 6 rio al poniente de Punta baja. 

Áhríana: nna ensenada 6 bahía entre el cabo de San Román 
y golfo Triste, 

Faraguana: una ensenada 6 bahía al poniente de San Ro- 
nUo Junto del. 

CviíUx: ua rio junto A Paraguana, á lo mesmo con íl. 

Caho de San Román: una punta do tierra al sur de la isla 
4* Anba y al levanto do Venezuela. 

GMfó d» Venezuela: & la entrada y canal do la laguna de Ma- 



Bogare: isla de ocho 6 diez leguas de largo y siete íi och 
de ancho, en 67 grados de longitud y X > y " y X de alturt 
está poblada de ganado vacuno y ovejuno, para que es buea 
tierra, y está en encomieuda de un Lázai-o Bejarano, vecin 
de Sevilla, que acaba eo él la sucesión. 

Curazao 6 Curacaute: en G8 grados y Vj Y 1 ' Y Ki calore 
leguas de largo, loda cabanas y pastos para ganados, aunqu 
no tiene ríos porque no hay sierras de do salgan; hay ea eÜi 
muclios ganados de vacas y ovejas; no hay ea ella metal nía 
guno: al tiempo que los indios so hacían esclavos, diceu que a 
sacaron della de cien mil ánimas arriba; agora habrá cora 
ciento cincuenta indios casados: tiene dos puertos muy hue 
nos y seguros, adonde acuden do ordinario franceses, [y t 
el de Santa Barbóla, que es mas frecnealado, murió Juan di 
Buen tiempo] (1); por la parte del noria desta isla no se puedj 
desembocar por ser la costa muy brava, y las peñas muy taja 
das y altas. 

Aruba: isla, norte sur con el cabo de San Román en Vene- 
zuela, cuatro ó cinco leguas del, y otras tantas de largo nort 
sur; es, como las dos precedentes, del dicho Lázaro BejaranOi 
en que tiene mucho aprovechamiento de sal, lana y ganat 
caballar. 

Mitare: un rio junto á la canal de Maracaybo, al occidenh 
de Venezuela. 

Capatárida: sitio de algún pueblo despoblado, junto al rio 
Mitare al poniente del. 

Cacay: un rio ó pueblo despoblado en la costa del golfo d 
Venezuela al poniente de Capatárida. 

Los Monges: tres isleoncillos pegados á una punta de tierra, 
sin nombre, que está á la entrada del golfo de Venezuela; i 
una tierra baja en la mar; encima del puerto hace unas bar- 
rancas bermejas. 

Btthia honda: al poniente de los Monges, 

Coquibacoa: una punta en la mar, llana, y la tierra adentro 
hace una sierra tendida y pelada. 



(IJ LOqUBVB 



re parÍDteatB eatt busbido en 



>rií[iisl. 



147 



El Pórtete: entre el Cabo de la Vela y Bahía honda; es tierra 
despoblada y sin agua, donde hay algunos indios llamados gua- 
xidrat (I) t]ue so suslenlan de pescada y caza de conejos y vena- 
dos porque no licnca labranza ni casas; la costa es do arena, y 
enama del puerto hace un cerrejoncillo rcdoado. 

Coba la Vela: donde se acaba la gobernaci<ía de Venezuela; 
es tierra llana y hace un rostro en lámar, y encima, á manera 
da ana mesa, con un farellón que sale Tucra cuanto un cuarto 
demedia legua, y entro la tieraypl farallón puede pasar cual- 
quier uao. 



RIO OE U HACHA. 



Li ciudad del rio de la Hacha, y antes Nuestra Señora do 
los Remedios, y también mds antiguamente Nuestra Señora 
de las NieTOS, sesenta leguas y más de Venezuela y treinta do 
Sinta Harta en 71 grados de longitud y 10 y X de latitud, 
«Urs los términos y confines de las gobernaciones de Vene- 
ueU T Santa Marta en la costa de la mar del Norte, tendrá 
tomo eaareula 6 cincuenta vecinos, sin indios, porque en su 
tamarca no hay sino unos pocos encomendados en un vecino 
della; es este pueblo como gobernación por sí, sin ser sujeto á 
ninguna otra más de á la Audiencia de la Española, adonde 
no los apelaciones de los pleitos: gobiérnase por dos alcaldes 
ordinarios, que se eligen cada año, y un alguacil mayor y otro 
menor, y hay en ella dos oQciales reales, tesorero contador, y 
en lo espiritual de la diócesis del anobispado de Nuevo Reino 
hasta el año de H que Santa Marta se hizo obispado, que se 
piso en su diócesis. 

Tiene do término y jurisdicción ocho leguas por la costa, 
huíalos conSnes do Sania Marta, y veinte hasta el Cabo de la 
Vda, por do parte términos con la gobernación de Santa Marta, 
J ocbo teguas la tierra adentro. 

Ase mudado este pueblo tres veces desdo su primera funda- 
dos, que sa poblá en el Cabo de la Vela, adonde se llamó Núes- 



It) 6lUimru/lni. 



148 



tra Señora de los Remedios, y por ser el suelo muy cálido, hú- 
medo y muy lluvioso y cofermo, y no haber eu la comarca 
tierra para liuerlas ni somenleras, ni agua ijue beber, se pasó 
junto al rio do U Hacha, de quien lomó nombre; y el rio se llama 
asi por una bacha que se hallaron eu él los primeros pobla- 
dores. 

La comarca dondo ahora está, es poco fértil, aunque se coge 
maíz y hay muchos ganados y estancias dellos eu la ribera del 
rio de la Hacha y del rio de Tapia, que está entre la Ramada, 
dos leguas delta, y seis del rio de la Hacha: no hay cu su ju- 
risdicción basta agora muestras uiuguuas de oro ni de oíros 
metales; hay unas salipas que se cuajan, eu cierta parte de la 
costa, que son de poco provecho por estar lejos y dejarse do 
Cuajar algunos años. 

COSTA DEL RIO DE U HACHA. 

En toda la costa de esta comarca no hay puerto niaguno, 
porque lodo es bahía, costa baja, bueu surgidero y estancia 
para cualesquier navios; aunque hay tres ó cuatro rios son de 
poca agua y no pueden entrar eu ellos aun barcos pequeños. 
Desde el Cabo de la Vela hasta la ciudad, que serán veinte le- 
guas, as pescan y sacan las ostias de las perlas: aácanlas los 
indios ó negros que hay para ello, los cuales vau en unas canoas 
dentro en la mar hasta una legua de la costa, y en cinco ó seis 
brazas de agua se zambullen hasta el fondo é hinchen nnos 
chinchorros ó taleguillas de red que llenan de los ostiones gran- 
des que hallan, porque loa pequeños no son de provecho; 
pónelas eu el barco, habiendo salido el indio sobre el agua, 
y otro indio paje, que estíi en el, tira de una cuerda, con que 
está atado el chinchorro, y después vuelve á zambullirse cuan- 
tas veces es menester hasta cumplir su jornal. La grangerla de 
las perlas se muda muchas veces, como se vau acabaudo los 
ostiales, á seis y á ocho leguas, todo en circuito del Cabo de la 
Vela, y con ello se mudan todos los bohíos y los instrumentos 
que hay para sacar las perlas. 






DESCRIPCIÓN DE LAS PROVINCIAS DE CUMAKÁ, 

T K0TI0IA8 DB LK GOBERNACIÓN DE SERPA Y LA GUAYANA 
7 DE LOS INDIOS ARUACAS. 



La gobernación de Serpa, que Uaraó la Nueva Andalucía, j 
en lengua de indios la Guayana, según la capttulanón (jue COD 
¿I 80 asenUS año de 69, por la parle del levante comiouza desde 
la boca del rio Marañón, cuya boca est,1 3 ó 9 grados dentro de 
la demarcftciiíu do Castilla y eu 32 ó 33 grados de, longitud 
del meridiano de las Cananas, y 49 ó 50 del meridiano de To* 
lodo, más ó menos, segiln diferentes geógrafos; desde donde 
ra corriendo la cosía al poniente, como óchenla ó cien leguas, 
baMa la boca del rio de las Amazonas, y desdo allí por la costa 
y prorincia que llaman de los Aruacas ciento sesenta ó ciento 
oefaeata leguas basta la puula del Gallo, junto á la isla de la 
Trinidad, de donde vuelve la cosía al occidente hasta Mará- 
fapana en la costa de TierraÜrme, por donde se junta con 
la gobernación do Venezuela; y desde allí, al mediodía la tierra 
adentro, por el morro que llaman de Perito, se le asignaron 
IrcKÍenlas Icgnas do largo y ancho (1) [-lue segiln las cartas 
d« Saota Crui pasan cerca de cien leguas adelante del rio de 
laa Amazonas por el mediodía, y por la parte del oriente pasan 
lambien más de otras ciento de la boca del rio de las Amazonas 
huta el rio do Marañdn, coutra la intención del Consejo, á lo 
qi»e sa puede colegir, así por quedar la gobernación tan despro- 
fOfrioni'dJ' de grande, como porque después de se le haber asig- 
s límites do su gobernación, se le manda ijue haya de 
t la posesión de toda la costa basta el rio de Marañón, y 
\ también porque los Omaguas y Órnelas, cuyo descu- 
leoLo y gobernación se dio á D. Pedro de Silva con las 
pravioeias del Dorado, scgdn se describen por Santa Cruz, to- 
6u so Tienen á incluir dentro desta gobernación como quiera 
ijrse aea^] Aunque por ser estas provincias no bien descubiertas 



[t partnUtiB mti taebtdo en el arlgiul. 



150 



basta agora, no se puede tener de ellas cierta aoticia, y lo que 
en general se sabe es, cpie en la demarcación de estas goberna- 
ciones hay muchas y diferentes naciones de indios, y todos 
bárbaros, y por la mayor parte valientes y guerreros, sin 
orden ni gobierno; y la üerra, aunque en partes fértil de maüí 
y casi toda con muestras de oro, es generalmente pobre y do 
poca codicia. 



DESCRIPCIÚN DE LA PROVINCIIt Y COMARCA DE CUMANA, 

La provincia de Cumaníl en la costa de la mar del Norte, 
entre la gobernación de Venezuela y la isla de la Trinidad, on 
la longitud de la Margarita c isla Cubagua, tiene sólo un 
pueblo de españoles que so llama la Nueva Córdoba, de muy 
pocos indios, que pobló Fr. Francisco Montesinos, y otros 
dicen que Serpa, la primera vez que quiso entrar á las pro- 
vincias de Guayana y le mandaron volver del viaje. 

La provincia de Maracapana y las bocas de Santa Fé, íueron 
pobladas en otro tiempo, y por ser muy belicosos los indios 
Tagares, Cumanagostoa y Cachopatas, que quemaron un mo- 
naslei'io de frailes, se despobló la tierra; mataron después estos 
indios al capitán Diego Hernández de Serpa: pártese la gober- 
nación suya con !a de Venezuela por el puerto desta provincia 
dicha Maracapana. 

Perito: una comarca de indios, quince 6 veinte leguas de la 
mar la tierra adentro, donde está el morro de Perito, qufl 
llaman, por donde váu los términos de la gobernación de Serpa: 
son los indios buena gente, amigos de cristianos y grandes 
labradores de maíz. 

Los indios Palenques, es otra comarca de muchos pueblos 
de indios, cercada de grandes estacadas de madera, con que se 
íorlaleceu por las guerras continuas que traen con sus comar- 
canos; son poco amigos de cristianos. 



I 



hidrografía y descripción de la costa oesta comarca. 



Punta Anegada, 6 punta del Gallo: al sur de la isla de la 
Tríoitlad, y entrada del golfo del Drago que oíros llaman 
de Paria. 

Jlío de Paria, 6 de ürapary: según diversas descripciones al 
pooieDU! de la punta Anegada, que baja de la iprovincia de 
Pula y entra en el golfo de Paría en 61 grados de longitud 
y 7 y X de latitud. 

Gotfo del Drago: dicho así por las bocas del Drago qxm están 
entre la isla de la Trinidad y Tiorrafinne, que son dos isletas 
que las llamó así el Almirante Colón cuando descubrid esta 
costa, y por otro nombre golfo de Paria, por tener í la parte 
del sur la provincia de Paría. 

Camary: una punta 6 ensenada al poniente del rio de Paria 
jooto á un río. Gao en esta comarca el rio de Amana, de donde 
tienen origen los indios caribes, que dicen de Amana, que 
tienen comida y despoblada la mayor parte de los naturales 
basta las espaldas do la sierra de CumanH. 

Aldea ña 6 punta dd rio de Paria, en k costa de la parte 
ddsur. 

Rio Orinoco, y según otros de Paría, un rio grande que 
eota ea lo interior y más metido i la tierra del golfo de Paria 
to 63 grados de longitud y 7 y X de latitud , y á la boca del 
tu {sleoncillo grande; muestra tener su nacimiento, según al- 
gosas descripciones de Santa Cruz, más de den leguas la tierra 
, basta ponerse en norte sur con el golfo de Venezuela, 
D casi de la equinoccial, en el cual entra por la parlo del 
ale el rio Kare, y el río Carary cuarenta ó cincuenta 
s abajo; también por el poniente y más abajo, el río 
Ctura, y por el sur más abajo el rio Aptir; por la parte del 
octídente el rio de la Guayana, como cuarenta 6 cincuenta de 
la mar por el oriente, do donde traen sua nacimientos y nom* 
tn por pasar por la provincia de Guayana, que segiln se tiene, 
por nuera <to los indios Aruacas, es tierra biéu poblada y de 





. 



152 

muchos indios, buena geate, y entre este y la mar el rio Gua- 
neo, por el occidente. 

Cabo de Salinas: ^aulo á las bocas del Drago, tres Ó cuatro 
leguas de la Trinidad en 61 grados y 9 grados de altura. 

Cabo de Tres Puntas: al poniente del cabo de Salinas quince 
6 diez y seis leguas; está por aquí el Puerto Sanio, buen puerto, 
aunque por estar la tierra despoblada no sirve sino í los Eran- 
ceses cosarios para reparar sus navios. 

Corinla, Ó cabo de Araya: de cabo de Tres Puatas, quince ó 
veiute leguas, al principio de! golfo del Cariaco; es tierra muy 
seca y estéril y siu agua; tiene una salina grande y gran pes- 
quería, de donde se provee Sanio Domingo. 

Gollo de Cariaco: entre la punta de Araya y el rio do Cu- 
laaná, entra diez y ocho leguas á la tierra la vuelta del leste, 
por la parte del norte; es deshabitado, y por la costa del sur 
tiene algunos indios amigos de cristianos. 

Rio de Cumaná: 73 grados y }{ de longitud y 9 de altura^ 
baja de la sierra que so dico Deyptiri, e3 de agua dulce, y 
donde se provee Cubagua y la Margarita; no se puede aavegar- 
siuo ea canoas: dnco ó suis leguas el rio arriba hubo antigua- 
mente, á la boca deste rio, una fortaleza, cuando la pesquería 
estaba en Cubagua. 

Rio de Uchiri: un rio pequeño y do agua dulce por el cual 
navegan los indios ea canoas. 



DESCUBRIMIENTOS V NOTICIAS DE LAS PROVINCIAS DE U GÜAYANA. 

Por TierraJirme han entrado, en demanda déla Guayana y ds 
las otras provincias Diego de Ordái, que partió do España, año 
de 27 ¡ 1 527j , con cuaií'o uavíos y ochocieuios hombres en ellos i 
conquistar las provincias de la Guayaua, y habiendo ascendido 
por el rio de Paria doscientas leguas, hasta una angostura que 
hace el rio, se volvieron y deshizo la armada, sin haber e 
hecho nada: entra con él Serpa, que dio después desla proviit 
cia grandes nuevas de riquezas. Jerónimo de Ai'tal, contador d 
la dicha armada, y después conquistador desta proviucia, tam* 



153 



frá entrarla dos veces, y la última con ciiatrociea- 
vsbombres por la cosía de CumaQá; la primera volvió perdido, 
yUsegonda desbaratado por un Antonio Sedeño, gobernador 
de b Trinidad, que se metió la tierra adentro y se anduvo por 
elb muchos úiss, sin querer salir della ni obedecer á la Au- 
dieada que le enñú dos jueces, á los cuales entrambos prendió 
yqoíUi las provisiones, y al fin murió de enfermedad, y la 
gtole se biio dos parcialidades y se dieron una batalla en que 
Mu w perdieron. Fuó al dicho descubrimiento Jorge Espera, 

tdor de Venezuela, con mus do cuatrocientos hombres, 
bel Ferdírman, segundo gobernador de Venezuela, que 

a hicieron cosa de provecho; y después dcste Bartolomé 
febir, que los indios le echaron de la tierra, habiendo en- 
ttido en ella más de quinientas leguas, que debieron ser bar- 
Ub menos según lo que parece por las descripciones. 

Aoo de 69 (1569) partió de España el capitán Serpa con cuatro 
HVtos y en ellos mis de setecientos hombres ; desembarcó en 
Comanácon doscientos ochenta bombres, y querioudo entrar la 
TU de Guayaua, mataron los indios de Maracapana á ól y á 
Bachos de los suyos, que lodos se perdieron y desbarataron; 
7 aii ea los dichas provincias no hay población ninguna de 
e^afloli», ai cosa descubierta, de manera que se pueda escribii' 
OM oerleza; dicen que es tierra muy rica de oro, y por k relá- 
tate de los indios Aruacas se entiende que es tierra bien po- 
Madft de muchos indios y buena gente. 



KOTICIA DE LOS INDIOS ARUACAS. 



Lt prorioda y tierra de los indios Anuicaa, contenida en el 
dimibrimienlo de Serpa, son como doscientas leguas ó mú& 
de coiU desde la isla de la Trinidad al levante hada la boca 
dd rio de Las Amaxonas, en que hay muchas poblaciones de io- 
dioa, y en la tierra mucha caza de dantas, puercos y venados, 
r ottM muchos animales y caza de volatería, y grandes tierras 
OuM para pastos de ganados y tierras de labores; y asi esLos 
iaSm Aruacas son grandes labradores, y tienen sus poblado- 



nes en la costa de la mar, Seguu la memoria que cooscrrao 
de 8U3 antepasados, dicen que estos rios y tierras fueron anti- 
guamente poseídos deludios caribes, á quien ellos las (piitaroa 
por sus malos usos y costumbres, Iiabíendo venido en unoi 
navios de bada donde sale i?l sol; y asi traen coutinuamente 
guerra con ellos, y los tienen por muy grandes enemigos: son 
de buena disposición y de rostros nobles; préciansc de caballa 
ros y andan desnudos; son de buenas costumbres, aman la 
virtud, castigan el ricio, y creen que hay en el cielo un gran 
seflor que premia los buenos y castiga los malos, y que las 
ánimas de los que viven bien van con él; tienen escuelas en 
que les cuentan las iiazañas de sus antepasados, y les enseñan 
& conocer las estrellas del cielo; son muy amigos de cristianoB 
y grandes trabajadores, y así castigan los ociosos: en el in» 
vierno entienden en sus labores, y el verano hacen sus arma*. 
das de treinta 6 más piraguas, que son unos navios de un maf> 
dero solo en que caben treinta 6 cuarenta hombres, y vánse i 
buscar las armadas de los indios caribes, con los cuales pelean 
bravamente, y si pueden los cautivan en la mar y en los pue-" 
blos, para servirse de ellos de esclavos. No parece haberse des- 
cubierto esta provincia hasta agora, ni haberse dado la conquista 
dellos ú nadie; solo se sabe esto por relación de un morisco de 
la geute que entró con Diego de Ordáx á la conquista del Do- 
rado, año de 27 (15271, que estuvo entre ellos doce anos. 



CDSTA DE LOS ARUACAS. 

Cabo Raso: junto á la isla de la Trinidad, al sur delia. 
Rio Salado: junto á cabo Raso al poniente. 
Rio de Canoas: más al poniente de rio Salado. 
Rio Dulce: un rio grande que viene de la tierra adentro y 
tiene á la boca del una isla. 
Rio Fermoso: al oriente del rio Dulce en 5 grados de altura.. 
Punta Turabaja: al oriente del rio Fermoso. 
Rio Salado: al oriente de punta Turabaja. 
Arboleda: al oriente de rio Salado. 



(55 

fíio Bajo: en 4 grados de altura. 
Aldea: al oriente de rio Bajo, 
Fuma: catre Aldea y el rio de Pracel. 
Rio de Vicente Pinzón: 2 grados y '/. de altura. 
Rio de la Vuelta: al oriento del rio de Vicente Pinzón. 
Las Píanosos: tres islctas petineñas á la hoca de un rio. 
Fuma Grande: junto á cabo Blanco, en la entrada y boca 
del rio de OrelUua, i la parle occidental. 



kidrogufU del rio de las amazonas. 

El rio de Orellana, y por otro nombre de las i4inor(»ias, y 
rio Dulce, el medio do su boca y entrada en la mar del Norte 
en 54 grados de longitud del meridiano de Toledo, debajo de la 
linea equinoccial, descubrióle Pinzón año de 500, y navególo 
el capitán Francisco de Orellana año de 43 [I543J desdo las pro- 
TÍndas del Quito hasta la mar; quo haliiendo entrado con Gon- 
lalo Pizarro el dicho año en demanda de la provincia de laCa< 
nela, y habiendo navegado por el rio abajo muchas leguas, y 
llegado á un salto que tiace el rio muy grande, por falta de man- 
tenimientos, envió PizaiTO al dicho capitán Orellana á buscarlos 
el ño abajo, el cual no quiso, ó no pudo volver el rio arriba, y 
así lo navegó todo, y salió con dos bergantines al mar del Nor- 
te; habiendo visto por toda la costa di^l mucha diversidad de 
provincias y suertes de tierras, y mucha.i naciones, y grandes 
poblaciones de indios bravos y belicosos, y eu partes políticos 
y curiosos; y entre ellos mugeres guerreras quo le parecieron 
Amazonas, de donde unos le llaman de las Amazonas, y otros 
de Orellana del nombre del mesmo capitán. Dicen que tiene de 
boca cerca de cincuenta leguas, y que la tierra adentro es muy 
ancho, y que en más de quinientas leguas arriba está todo lleno 
de islas, y muchas deilas habitadas, y gue corro mil quinien- 
tas leguas, dando vuelta por debajo de la equinoccial, desde su 
nacimiento, que aunque son muchas por línea derecha, si co- 
mienza como se tiene entendido desde las provincias y sierras 
do los Andes, del paraje de la ciudad del Cuzco y más adelante. 



156 

1)0 8oa mucbos; y se puede bien aQrmar, que sea esto el mayor 
rio del mundo: entran en sus corrientes rios caudalosos y muy 
Uraotloo, como'son los que descienden do las dichas sierras de 
lo» Andes y vertientes del Pini, y entre ollosel riodeVcamya 
)jiiu vtmie desde Guaneo. 

Otro rio íiuo viene de Santiago de la Fronlera. 

Kl rio Juncata, que viene desde Quito. 

Bl rio Tomebambüf y el rio MacaS/ y el rio de los Qvixot^* 
ooii otros brazos muy grandes y muy caudalosos que 
H^uan en ÓI por la parte del poniente y vertieotes de todo d' 
Niiuvo Heíno y Nueva Andalucía, y por la parte de medio día 
do hflcia las provincias del rio de la Plata, con quien ha que- 
rido decirse CJjraHnica, aunque no parece verosímil hasta qua 
lio uataa Itorras y rios se tenga más entera noticia. 

Tftmhién hay quien afirma, que por otro brazo más corea de 
■I) Ikx'U 80 comunica con el río Marañón, que abajo se des- 
i^rililril; do lo cual lamlñón es argumento la opinión de alga- 
una, <|na han creído ser estos dos ríos uno mesmo, y así han 
llatitndo á este también MarañÓn, como fué el tirano Lope de 
Anutrní y los que con él vinieron, á quien él llamaba Afara- 
niinn, por haber salido desde las provincias del Peni por este 
rio httdlJi la mar del Norte. 

l'Haailo el río de las Amazonas, en la boca oriental del, está 
ttn i^abo que se nombra el Cabn Bajo. 

Mlut al oriente un rio que so llama el rio de Pascua, y si 
urlnritu dissle otro que se llama Visto de lejos; y cerca del rio 
MfirnAi^ii, al poniente del, otro que se dice rio de Esclavos, y 
«11 tiiN cjirlatt de Portugal, de San Miguel. 



RIO MARANÚN. 

Illii Mnrafídn: on 49 O 50 grados de longitud más ó menos, 
Hiifldrí illforeoles descripciones, 3 grados de latitud austral, 
i)iiliiliiijlaii leguas del cabo de San Agustín, y segün otros 
tmifsliHi menos, como en efecto debe ser, tiene quince leguas 
lili UwM, Y en ella muchas islas, algunas pobladas, y el río 



t57 

arriba muchos drboles de íadenso, muestras de mucho oro y 
esmeralilas, muchos ganados: líeno dos brazos grandes, el uno 
que viono de hacia el mediodía y tierras dol Brasil; el otro por 
euLrc el mediodía y el occidente, de hiicia las provincias por 
dü corre el rio Orcllana, por el cual brazo quieren decir algu- 
nos que se comunica con úl, como dello es argumento la opi- 
nión de algunos que creen que es todo un rio, y los llaman .1 
entrambos de un nombre, como cu la ilescripciiin dol rio do 
Orellana queda referido; y eu algunas cartas portuguesas des- 
criben los nacimientos de este rio, que sale de una laguna 
grande que quieren sentir que sea la del Dorado, pretendiendo 
caer este rio y ella en la demarcación de Portugal; pero todo 
eá incierto, y lo más Ungido, mientras no hubiere más averi- 
guación. 



aiOROGRAFlA DEL ADELANTAMIENTO DE LA FLORIDA. 



DESCRIPCIÓN DE US PROVINCIAS Y ADELANTAMIENTO DE LA FLORIDA. 



La gobernación de las provincias de la Florida, aijtes que 
se descubriese bien esta tierra, se entendió ser lodo lo iiue hay 
desde el rio de Palmas, que con&na con la gobernación de Pa- 
nuco en la Nueva España hasta los Bacallaos, que está en el 
parage de España y Francia en 50 grados; y desde el año de 65, 
en ta capitulación que se tomó con Pedro Menendez do Aviles, 
se limita A lo que hay desde los Ancones y bahía de San José, 
que esti en la costa del golfo de la Nueva Espafia en 86 grados 
de longitud, y cu 24 y ^ de altura, hasta la punía de los 
Uirtires, y desde allí á Terranova que pasa de los 60 grados 
de altura en el parage do Inglaterra y Escocia. 

La Florida, que propiamente se dice la punta do tierra quo 

', nortesur con la isla do Cuba, tiene como ochenta 

ó cincuenta leguas de largo norto sur, y por la tierra del 

oriente algo más hasta et fuerte de Santa Blena, y de ancho 




158 

esle-oesto veinte 6 Ireinta, 6 cuando mucho cuarenta. Fué 
descubierta por dos carabelas de Juan Ponce de León, gober- 
nador que ei-a de San Juan de Puerto Rico, año de 1*2 (1512), día 
do Paacua de Horca, que la tuvo por isla entonces y la llamó It 
Florida por haberla descubierto el dicho dia de Pascua; fué poi 
gobernador della el dicho Juan Ponce, año de 15, y habiendf 
desembarcado en la bahía que do su nombre se llamó de Juai 
Ponce, y ahora de Carlos por un eaciiiue quo so Uamii asf, 1< 
desbaralarou los indios, y á él le birieron, de que murió. Lucaí 
Vázquez de Ayllón, oidor de la Audiencia de la Española^ 
capituló año de 23, y habiendo dcscubierlo ciertas carabela» 
suyas que era tierra conlinenle y buena, no parece baboi? 
entrado on ella, ni haber hecho cosa alguna: el capitán Soto 
entrtS también eu esta tierra hasta la bahía da Tocobaga, anoi 
de 37 y también se perdió. 

Año de 47 fué desde la Nueva España fray Luis Cáncer, ua 
religioso de Sanio Domingo con otros doce á predicar y traer' 
de paz los indios de la Florida, y los mataron A todos. 

Año de 58 fué por orden del virey D, Luis de Velasco^ 
D, Trislán de Arellano, que habiendo surtido en la Florida, 
con un huracán se perdieron diez navios de once que llevaba,^ 
y habiendo estado en la tierra más de ocho meses, por haba 
enfermado, fué en su lugar Ángel do Vülafaña con más gent^ 
y habiendo pasado basta lomar posesión de Santa Elena, que 
es en la costa oriental de la Florida, llegaron hasta el rio de 
Jordán y de las Canoas, desde donde se volvieron derrotados 
por un huracán grande que les diú. Y aunque el año d 
se capituló con Lucas Vázquez de Ayllon, vecino do la isla 
Española, hijo del sobredicho de este nombre oidor della, no 
consta que haya ¡do ni hecho nada hasta que el año de 65^ 
habiendo poblado en la Florida más de dos mil franceses lute- 
ranos, partió de España Pedro Menúndez de Aviles, adelantado 
de la Florida con once navios, y por Setiembre del dicho año 
ganó el fuerte de San Maleo que los franceses tenían, y degolló 
más de quinientos ó seiscientos, y entre ellos á Juan Hlbao, 
capitán general de la mar, y los demás se ahogaron, salvo loe. 
que huyeron la tierra adentro, que se fortificaron con el favori 



159 



de los indios sus amigos ea el Cañaveral, que es el principio 
do la Cana] de Bahama, y allí fué el adelantado por mar y 
tierra y les gaoó el fuerte y loa degolló; y á los que 86 acogie- 
ron al monte, habiéndoles otorgado la vida, los onviú & 
Francia. 

Desde este tiempo se puso guarnición en esta provincia & 
costa de S, M. Hay en eüa dos fuertes en que habrá como 
ciento cincuenta hombres de guarnición, y otros tantos labra- 
dores, que todos se viiu haciendo menos por la falta de mante- 
nimientos quo siempre tienen : no hay pueblo oíuguuo de es- 
paúoles m&3 do los sobredichos, ni estos tienen trato ninguno 
ni conlrataci(3n más de la caza del campo, y alguna cosa, si 
los labradores siembran, y ganados que van metiendo. Es esta 
provincia gobernación por sí 6 adclantamicuto, sujeto hasta 
agora á ninguna audiencia, aunque por estar tan cerca de la 
Española se describe Junto do su distrito, ni hay en ella pre- 
lados , üi beneficios ningunos, ni es de la diócesi de ningdu 
obispado. 

liay dos custodias do los Franciscos desde Santa Elena hasta 
cl río de Panuco, ilay en esta tierra cantidad de indios, y 
habría muchos más, porque los nirtos maman hasla cuatro 
aü03,ylas mujeres pueden sustentar tres y cuatro juntos, por el 
mucho mantenimiento que tienen á causa de los ostiones y todo 
género de pescado y marisco, do que hay mucha abundancia, 
sinoquesacríücan muchos á sus ídolos, hasta los propios hijos, 
en muertes, fiestas y regocijos, porque son grandes idólatras, 
y cultores del demonio: sus templos sou las casas de sus en- 
terramientos, y los ídolos la ügura de animal que cada uno 
elige, porque creen que después de muertos cada uno so vuelve 
en el animal que adora. Son muy guerreros y valientes: on 
todas las más do las provincias tienen destinada para la 
guerra la décima parto de gente, y aquella de la más escogida, 
y así, los soldados son muy respetados, y sus hijos desde ocho 
años se ejercitan en la palestra y ejercicios militares de cor- 
rer, saltar, nadar y llcchar, hasta los veinte que eligen para la 
guerra los que son para más, y á los otros los quitan las armas; 
y los elegidos, hasta los veinte y ciuco años, adoran tres veces 




ifin 

cada año al aol, estando sin comer, ni bober, ni dormir, ni 
hablar tres dias enteros, y si alguno es flaco para ello, le dea- 
piJen de la milicia: loa caciques y los principales tienen hom- 
bres sabios que les enseñan y les sirven de consejeros, y estos 
hablan con el demonio: aborrecen el pecado nefando, y á loa 
que le cometen los afrentan y hacen andar en h.'Ibito de muje- 
res: son todos pobres; los pueblos pequeños de á diez y & veinte 
indios no más; su mayor hacienda es un arco y seis flecha?, 
El temperamento de la tierra ea como en España, caliente en 
verano y fría en invierno; no de ranchos ríos y pantanos, y con 
lodo esto tierra sana; os toda llana, y parece llena de montes 
de pinos, encinas, laureles, cipreses y sabinas, y algunos cas- 
taños y muchos nogales. 

Frutas de la tierra, moras de morales y de zarií, ntsperos, 
madroños y nueces , y castañas buenas y bellotas, y muchas 
uvas que maduran y se hace vino, y son mejores que las de 
acá se han llevado; hay muchos melones y pepinos y beren- 
genas, y la tierra parece dispuesta para darse en ella bien todas 
las frutas y hortalizas de España; y así se da el trigo, aunque 
hasta agora no se siembra: el mantenimiento de los indios son 
unas raíces de que hacen pan blanco como de la yuca, y mu- 
chos pescados de ostiones y de otros géneros que hay en la 
mar y ríos- 
No hay género ninguno de piedras para ediflcios, ni cal ni 
yeso; solamente hay unas conchas de ostiones en gran cantidad 
de que se hace cal, muy fuerte contra el agua y muy blanca, 



DESCRIPCIÓN PARTICULAR DE LOS FUERTES DE LA FLORIDA. 

El fuerte do San Agustín, que se Uamó así por haber entrado 
en él á poblarle el adelantado Pedro Monéndez, dia de San 
Agustín, año de 65 con seiscientas personas, en la punta que 
llaman de San Agustín , fundóle primero en el cabo de una 
isla de media legua de ancho y cinco de largo; y pasóse el año 
de 72 á la parte de Tierraflrme, que no se camina por ser muy 
liona de rios y pantanos: había en este fuerte el año i( 



161 

cÍDCuenU soldados do guarnición, demíís de otras tantos la- 
bradores; no hay agua duke eii el diclio puerto, siao poca 
aunque es muy buena; y asi mismo, junto al dicho fuerte de 
San Agustín bay düs casas, la una á una legua, la otra .1 dos 
del dicho Tuerto. 

La ciudad y el fuerte de Santa Elena, que se llama ast de 
antiguo por la punta de Santa Ek'iia en que está, que en la 
lengua de indios se dice Oristan, por un cacique de este nom- 
bre, está veinte y dos leguas del fuerte de San Agustín, por 
tierra que no se camina por los ríos y esteros que bay: antes 
estaban dos fuertes; ahora se han reducido á uno que se dice 
San Felipe, donde tenían poblado los franceses, cinco años 
había, los cuales lo desampararon sabida la victoria do Pedro 
Menéndez, el cual cstíí en una isla chiquita, que la loma toda, 
y está sobre el rio del puerto do Santa Elena, y habrá cu él 
como mil soldados y otros tantos pobladores. 

PÜSRTB DB SAN PEDRO. 

El fueMe de San Pedro estuvo en la barra de Sena, el cual 
tenía trinchera de madera que le cercaba con dos traveses do 
madera y fagina y arena y cuatro pieías de artillería, que 
pesaban cuarenta quintales poco mits ó menos, on el cual había 
como ochenta soldados de guarnición, que toda se pasó á los 
otros fuertes. 

PUEBLOS Y FUGRTES DESPOBI-ADOS. 

Año de 66 pobló el adelantado Pedro Menéndez en la bahía de 
Carlos, en la islcta que está en medio, con treinta y seis casas 
rodeadas de fagina y madera; la cual población duró hasta el 
año do 71, que habiéndose rebelado loa indios contra los espa- 
ñoles, y puéatoles en aprieto Pedro Menéndez Marques, por 
orden del adelantado, degolló a! cacique con otros veinte y 
dos indios principales, y despobló el dicho fuerte. 

Año de 67 pobló el adelantado Pedro Menéndez en Toco- 
baga, con veinte y cuatro casas y su fuerte do fagina y ma- 
dera; mataron los indios á los españoles y así se despobló. 



102 

Alio de 67 pohlÓ el diclin PeJro Menéadez Marques, eo nom- 
bre del adelaalatlo, en la punta de Tetuesta, con veinle y ocho 
casas rodeadas de su fuerte de fagina; despoblóle él nfiesmo el 
año do 70, por haber puesto los indios en grande aprieto á los . 
cristianos. 

El fuerte do San Maleo, que está despoblado desde el año 
de 70 , le hicieron franceses cosarios muchos años antes, que- 
riéndose hacer fuertes en él contra las flotas que vienen de las 
Indias; ganósele el adelantado Pedro Uenéndez, como arriba 
queda dicho, año de G5. 



HIDROGniFfA Y DESCRIPCIÓN DE U COSTA DE U FLORIDA. 



La mar de toda esta costa es buena, goneralmeute en el 
vei-auo; los vientos que en ella corren son mareros lestes y 
suestes, y en el invierno recios nortes, que no faltan de ordi- 
nario de tres días adelante, y vientos del sur que también son 
ordinarios tras los nortes. Bay dos navegaciones para estas 
provincias desde España ; la ordinaria es para las Canarias y 
derrota de las Indias hasta las islas de la mar del Norte, que 
dejándolas todas á mano izquierda, se volverán en demanda 
del Cañaveral. 

La otra navegación es por la Canal Vieja hasta la Habana ó 
Matanzas, al luengo de la costa de la Española y de Cuba, y en 
llegando á cabo Uomáa, que está entre el Placel y la isla do 
Cuba, llegarse á la banda del norte, y corriendo la vuelta del 
oeste norueste hasta dar en el pan de Matanzas, y desembocar; 
desde allí irá á buscar el cabo del Cañaveral. Para Espaíla os 
la mesma navegación que la de las flotas, que desembocan la 
Canal de Bahama viniendo de las Indias para España. 

Dahla del Eapiritu-Santo: donde comienza la gobernación 
de la Florida, en 29 grados de altura, veinte ó treinta leguas de 
la bahía Tocobaga a! occidente. 

La bahía de Tocobaga, por otro nombre del Espíritu-Santo 
6 de Miruelo, está en 29 grados y i» dcaltura: laeiitrada tiene 
por travesía el oeste; tendrá tres leguas de boca, y en ella Ires 



isletas pequeñas en que no hay coaa ninguna aino arena y 
pájaros; por la parle del norte corro la cosLa deuLio della como 
dos leguas del oesle al leste y luego vuelve un brazo de mar 
do tres leguas de ancho derecho al norte, diez y ocho leguas 
la tierra adentro, hasta el nicsmo pueblo de Tocobaga, pueblo 
de indios dondu se acaba: para navegarse, se ha de arrimar 
siempre á la cosía deJ este, porque la otra es todo bajo; en 
pasando el dicho brazo vuelve otro brazo miís ancho que el 
sobredicho; al es nordeste no se bu navegado; por esto no so 
sabe donde va á parar. 

Las tres islas de la entrada de la bahía hacen cuatro entra- 
das, y todas las dichas islas echan bajos de sí, que salen como 
un cuarto de legua & la mar, aunque el mayor de lodos es el 
de la isla de la banda del sur, el cual hace dos entradas il luengo 
de la codla do una braza de agua no más, eu tiempo de pleamar, 
para fragatas, y la otra tendi-á como braza y medía, y las otras 
dos entradas de la isla del norle son buenas porque tienen de 
toda baja mar tres brazas de agua, y á causa do haber alH gran- 
des mareas, subirá el agua hasta braza y media; en entrando 
dCQlro la babfa estd toda limpia, y hay mucha agua eu que 
pueden estar seguramente tos navios. 

De Tocobaga & Tampa hay treinta y tres leguas : córrese la 
costa norte sur, cuarta de norueste sueste; eu pasando de la 
bahía, á dos leguas de tierra pelada, que sirve de seña para 
conocer la entrada af sur, está un riachuelo pequeño que entra 
como media legua la tieri'a adentro, y da luego en un brazo de 
mar que corre desde allí al luengo de la costa hasta el mcsmo 
puerto de Tampa, todo anegadizo y lleno de isletas y cayos, 
haciendo isla toda la costa, de media legua de ancho poco más 
Ó menos, llena de árboles y algunas cabanas. 

La bahía de Tampa, que puede ser habla honda, va con bajo 
que se describo en cartas antiguas ; es bahía grande , tendrá de 
ancho en la entrada tres leguas, toda llena de bajos, y dentro 
toda anegadiza y llena de islas. 

Tiene la entrada de la banda del sur una entradílla para 
fragatas; hay oo ella grande pesquería de licias, que las pes- 
can en redes como en España. 



De la sobredicha bahía corre la costa hasta Carlos doce lo 
giiasL á las cuatro leguas hay un puerto cuya entrada será d 
cincuenta ó sesenta pasos; dentro pueden estar seguramenti 
navios; vuelve la mar corriendo al sur hasta cerca de Carloa 
haciendo toda la cosía isla como la de arriba, excepto que oi 
es tan sucia, aunque tiene dentro sus islag; la mayor por di 
fuera es limpia, hasta la entrada de un riachuelo que está da 
leguas de la bahfa de Carlos, desde la cual adelante todos soi 
bajos, el cual riachuelo se comunica con el braio de mar so- 
bredicho. 

Junto y en la isla que hace ¡a costa, hay árboles y algunaj 
cabanas. 

La bahía de Carlos, que en lengua de indios llaman Et' 
campaba, por un cacitjue de este nombre, que desput^s se dij( 
Carlos á devoción del Emperador, y parece ser la mesma qu( 
dicen de Juan Ponce, por que desembarcó en ella año de 15 
donde perdió su gente y le hirieron los indios, de que murió, 
eslí en 2ií grados y X largos: su entrada es muy angosta y 
llena de bajos, de manera que no pueden entrar sino barcos; 
dentro es, espaciosa como cuatro 6 cinco leguas en circuito 
aunque toda anegadiza; en medio está una isla pequeña qu^ 
bojará como media legua, con otras islillas A la redonda, 
la cual tuvo BU asiento el cacique Carlos, y ahora le tienen 
sus sucesores: pásase coa canoas, desde allá hasta el brazo <ti 
mar que va hacia Tampa, por algunos caños que hay enlrt 
una mar y otra. 

Desde Carlos & la punta de Muspa, que estará en ^o gra- 
dos y X I habrá como doce ó trece leguas ; corro la costa norU 
sur, y on ella hay cinco riachuelos repartidos por la costa, 
que son como desaguaderos de las lagunas y pantanos que haj 
dentro, por los cuales, como en todas las demás costas, se na- 
vega en canoas sin salir á la mar. 

Desde la bahía de Tocobaga hasta los Mártirea, la dicha 
punta de Muspa echa un bajo de uoa legua á la mar, entre el 
mal y la tierra firme hay pasaje para las fragatas; tiene pOP 
señas, encima della, tres boíquecillos apartado el uno del otro 
como media legua. Pasada la punta do Muspa vuelve la coslai 



165 



i al Icslc, como dos leguas, desde donde 
) luego la cosía Dorie sur hasta los Mártires, haciendo 
s eDseoulas y bajíos, y algunos riachuelos y pantanos 
)s; 05 ruin costa toda ella, porque en cuatro ó cinco 
leguas á la mar uo hay sino braza y media de agua, en la cual 
iDueiv muclio pescado. 

Desde la punta última de lierraflrme, que está en 25 gra- 
dos, sale á la mar por el nordeste suducste hagla ponerse los 
!) grados y X< naa cordillera de bajos llena do islelas que lia- 
■nao los ilártirea, y son sin numero, habitadas la mayor parlf 
delUs do indios sujetas al cacique Carlos, grandes Dechoros > 
tiradoras do dardos , entre las cuales se puede navegar con 
chalupas y canoas; las islas todas están pobladas de arboleda, 
aunque aiiegadiuis muchas dellas. 

Desde la dicha punta, todo lo que corren los Mártires al 
lettA, legua y media í la mar. hay un arrecife de piedra que 
ra haciendo bocas, por las cuales puede entrar cualquiera 
lUTlo y surgir dentro en limpio poniue hay harta agua, más 
ie catorce ó quince brazas; de mauera, que seguramente pue- 
doQ estar muchos navios dentro, si aciertan á entrar por las 
bocas, en las cuales hay muchos cayos de arena descubiertos, 
para se poder hacer al luengo dellos. 

La cordillera de los dichos bajos de los Mártires, desdóla 
puaU delJos, va caminando lesle oeste como diez y seis le- 
guas, y luego vuelve al lesnordesto hasta ponerse en alguna 
más altura, que serán como ocho leguas ó menos; luego vuelve 
la costa al nordeste cuarta al leste hasta ponerse en SÓ gra- 
do* escasos, que serán como doco leguas; y luógo vuelve al 
Dorle otras seis, en las cuales hay dos cayos pequeños solos, 
y dentro todo mar, aunque bajío: y en toda la costa y orilla 
de los dichos Mái-lires hay muchas islas, como queda dicho, y 
á lo largo il« la orilla, que vuelve las diez y ocho leguas por el 
oordeato, es una isla de arboleda, larga todos las diez y ocho 
bv(uw y ancha como media legua, coa una quebrada en medio 
<pie parece que la va á romper: las islas de la costa vau unas 
da olru 1 legua y á legua y media, y á dos y á tres y má3. 

La isla graudo y larga, que está al Qo de los Mártires, es 




seaaS 



¡oa de indios corao otras, cuyo cacique se 
Matacumbe: al luengo de la isla esUl ua bajo de piedra, legua 
y media al mar, que corre otro tanto como la isla, al pi6 del 
cual hay tanta agua que en muchas partes no hay fondo; pero. 
• el que hubiere do ir de la Florida para la Ilahaua débese lle- 
gar cerca del bajo por amor de la corriente, que es tan grande 
que ai no llevan mucho viento le volverí para atrás, y si fuere 
el navio trágala podrí ir por dentro del arrecife, navegando 
de dia y surgiendo de noche. 

En la mesma punta de Teqxtesta, entra en la mar un rio 
dulce, que viene de la tierra adentro y al parecer corre del' 
oeste al leste, en el cual hay mucho pescado y anguilas; 
junto í él, do la parte del norte, está el pueblo do indios qua 
se dice Tequesta, de donde se dice asi la punta : poblóse aquí 
un pueblo de españoles año de C7, que despulas se despobló 
año de 70: dicen que sería conveniente cosa hacer allí ua- 
fuerte, para la seguridad de los navios que hubiesen do des- 
embocar la Canal, y que la tierra es buena para poblar. 

La costa va corriendo desde Tequesla al norte, declinando 
al norueste hasta ponerse en 27 grados: desde la dicM puui 
hasta rio Dulce, que serán seis leguas, hay tres islas al luengo 
de la costa norte sur, que tendrán todas tres de largo las di- 
chas seis leguas, y están tan juntas que entre la una y la otr» 
solameute se hace una entrada angosta para barcos, porque ii^ 
hay agua á lo largo dellas. Una legua de la mar hay un pla< 
cel de nueve brazas do agua, lodo arena limpia, adonde pue* 
den surgir cualesquiera nao que desembocan, porque fuora 
dól es donde míls corre el agua de la Canal de üahama. Vie-i 
neo á este placel las ballenas en invierno, donde toman algu- 
ñas los indios. Cuatro leguas mus al norte del rio Dulce y 
lo largo de la costa hay un bajo pequeño, que teudrá brata y 
media encima, do tres leguas de largo, y dentro del, entre ü 
y la costa cuatro brazos de arena limpia; todo lo demás do U 
costa es limpia hasta los 56 grados y }{ que entra en la mar, 
otro rio pequeño, que puede ser el que en algunas descripcio- 
nes llaman rio Dulce, que se cierra y abre cuando hay tor- 
raecta, y asi echa algunos bajos cerca de él. 



167 



El rio Aña está en 21 grados, es pequeño, en el cual no pue- 
den entrar sino barcos , y desdo íl hasta el cabo do Cañaveral 
corre la costa norte sur hasta la ensenada del mesmo cabo, 
que da la vuelta al nordeste: es la costa limpia y fondable, 
aunque no hay en toda ella puerto ninguno. 

La punta del Cañaveral eslá on 28 grados largos, la cual 
tiene un bajo, dos leguas á la mar, que corre al norueste 
sueste y pueden pasar entre él y tierra flnne navios pe- 
queños. 

Esta punía del Cañaveral se conoce, en que tiene encima de 
si tres matas como tres casas: desdo esto cabo del Cañaveral 
hasta Tequesta puede ir cualquier navio junto 4 tierra , porque 
la revesa de la corrienle vuelve para dentro de la Canal, y 
puede cualquier navio surgir de noche y caminar de día, y 
puede sin miedo ninguno llegar á tierra, porque es fondo 
lodo. 

Del cabo del Cañaveral á rio do Mosquitos hay diei leguas, 
el cual tiene do pleamar braza y media de agua; es puerto 
para fragatas, y toda esta costó es sana sin bajo ninguno, ex- 
cepto el bajo que echa la barra del rio de Mosquitos. 

Del rio de Mosquitos á San Agustfn toda la costa es limpia 
y fondable; y autes de la punta de San Agustín cinco leguas 
entra el rio quo llaman de Afatanza porque junto ¡í él, á la 
parte del norte, en la mesraa costa, murieron los franceses lu- 
teranos que estaban con Juan Ribau, el cual rio tiene dos en- 
tradas por una isleta que está en la boca, y no pueden entrar 
en él sino chalupas pequeñas. 

La punta de San Agustín, quo es donde osla el fuerte de los 
españoles arriba descrito , está en 29 grados y "/» veinte y dos 
leguas del río de Mosquitos: tomó posesión do esta provincia en 
esta punta Ángel de Villafaña, año de 59; es parte do una isla 
de media legua do ancho y cinco de largo; entrando detrás de 
ella en la tierra, basta llegar á desaguar por el rio de Matanza, 
meuos de media legua de ancbo, tiene la entrada de la boca de 
el dicho puerto grande media legua , dentro del cual pueden 
estar muchos navÉos muy seguros y guardados porque tiene 
dentro harto fondo para ello. 



\m 



Tiene por seflaa la barra de San Agustín, de la banda del 
oorLe seis pinos muy juntos, qne de mar en fuera parecen un 
BOmbrero. 

Desde la dicha punta al rio de San Maleo va la costa al 
nornoruesto, dccllnaudo algo al norte, hasta el rio de San Ma- 
teo, q«o está en 30 grados y V* > e! cual tiene de aacho y en la 
entrada del rio una buena legua, y vuelve corriendo del norte 
al sur, metiéndose algo al susueste hasta pasar el rio de Mos- 
quitos siete ü ocho leguas de la mar; y después, entre el rio 
de Mosquitos y la punta del CañaTeral está una laguna, que 
bojar.! ocho leguas, desde donde prosigue su corriente al sur 
sin saber hasta agora adonde vaya á parar, más de que por re- 
laciÓ[i de los indios se entiende sale de una laguna grande ijua 
desagua en las bahías de Tampa y Carlos. Antes de la sobre- 
dicha laguna está una isla, que tendrá media legua en redon- 
do, que en lengua de indios llaman Eldelano: puédese nave- 
gar el dicho rio con navios medianos hasta cerca de la dicha 
isla, y de allí arriba con chalupas. 

San Mateo tiene por señas una tierra más alu que todas, 
que está una legua por la tierra, adonde solía estar el fuerte 
que los franceses hicieron ; y también , el que viniere de mar 
en fuera bailará sobre San Mateo, si echa la sonda, baja mis- 
turada con arena negra. 

Del rio de San Mateo corre la costa al nordeste hasta Santa 
Elena, llena toda la costa de islas grandes y pequeñas, que 
causan muchas entradas y barras, de manera, que aunque la 
costa parezca tierra firmo no lo es. 

La primera de las más señaladas es, en pasando la boca del 
rio de San Mateo, la que se llama Carabay, que es una barra 
muy chiquita, y así uo puede servir sino para chalupas; dos 
leguas mis adelanto está otra que llaman la fíevuella, con dos 
bocas por una isleta que tiene en la entrada; y más adelante 
otras dos leguas está la barra de Seño, adonde solía estar el 
fuerte de San Pedro: es barra que, si aguardan marea, puedea 
entrar navios de doscieolos toneles. 

Más adelante cuatro leguas, está Bahía de Ballenas, que es 
una bahía muy grande y ancha; pero no tiene buena barra, 



ir.g 



I 



jionjue es todo bajto; arriba de la tierra, un rio muy poderoso 
de agua dulce, que se llama el rio del Marqués, cslA muy po- 
blado de indios al luengo del do una y de olra parle. 

Más adelante de e$ta bahía dos leguas, está otra barra pe- 
queña que 86 dice Gualequa\i, adonde no pueden entrar sino 
con chalupas. 

Mis adelante como dos leguas, está otra barra que llaman 
Osao: pueden entrar en ella fragatas llevando marea. 

Más adelante está otra que llaman Oapogue, que no pueden 
entrar en ella sino chalupas. 

Luego, cuatro leguas mds adelante, está la barra de Guale, 
la cual tiene de ancho más de media legua, y á l<i entrada de la 
banda del sur licué una isla de arena; al luengo dclla es la 
mejor entrada, dándole un poco de resguardo; hay de pleamar 
en lo más bajo de la tierra tres brazas y media de agua y den- 
tro muy buen puerto fondable. 

De Guale & la bahía do la Cruz hay otras dos barras, la una 
la barra de Asopo, y la otra la mesma barra de la Cruz: no es 
buena la de Asopo; pueden entrar en ella fragatas. 

De la banda del norte de Guale está olra barra, buena para 
entrar cualquier fragata, y volviendo la vuelta al sur por den- 
tro irá al mesmo puerto do Guale. 

De la bahía de los Bajos á Santa Elena hay cinco leguas, 
todo bajos; á tierra de ellos puede entrar cualquier fragata 
que demanda una braza do agua; la bahía de los Bajos es 
buena arrimáudoso á la isla de la banda del norte; en lo más 
bajo hallará Ires brazas de agua de pleamar. 

La punta y fuerte do Sania Elena está en ItS grados y */» de 
altura luenga, que dura más de dos leguas, y hay bajos de un 
cabo, y dentro hay mucha agua en la barra, que puede entrar 
cualquiera nao aguardando la marea: quien fuere do San Mateo 
á Santa Elena no ha do bajar de las doce brazas hasta que se 
ponga tanto avante como Santa Elena, y en poniéndola punta 
de la banda del sur al norueste irá para dentro, porque tiene 
la barra abierta. Es aquella punta 6 isla toda de arboleda pa> 
reja, como si la cortaran con tijera, eicepto un árbol que está 
en la meema puata, que parece que se va cayendo, que está 




miU alto qiifl todos los demás; y de la banda del norte tieni 
una tsleU de lu^xia. junto i la barra. 



lAlíLV Vi L\S PROVINCIAS DE BACALLAOS Y TERIl\NOVA 



NOTICIAS Y OESCRIPCIÚN DE LA COSTA V PROVINCIAS 
dlt ■■» Uau obl nortb, que vak desde los confines db 

VI.OHIÜA HASTA TBRÜANOVA T TIERRA DEL LABRADOS, 
V DECLARACIÓN DE LA TABLA PRECEDENTE. 

Utík [irovlnclaa y costa que hay desde la Florida á la Tierra 
iM Luhrador 6 Terranova^ comprendidas en la gobernación dd 
Ui fliii'ldit, iiogün la capitulación del Adelantado Pedro Menón" 
di>i, rcmiu 011 ella queda referido, llegan desde 28 ó 30 grado 
liMtti UU grados y más de altura septentrional ; y aunque lod 
ifiHn ciintft imlú ya navegada y casi descubierta, y se sabe qw 
vniA [xitilitda do naturales en muchas partes, es de tierra al pare 
uii' Itiimín y dispuesta para grangorfas, y toda la gente qw 
ImalK iigora ao ha visto es bárbara, miserable y muy pobre, 
ulil níii(|itn género de policta y manera do vivir, y la lier 
hnU nmy fría y no cultivada; por lo cual, y por no haber h 
lUiWt ItitHta agora muestra ninguna de oro ni piala ni aun ci 
lili tili'nH iDOtalos, es poco rcqitestada de ninguna nación (1): 
itii»(, iimiquo Ingleses y franceses, con la codicia que han 
iiVw Kiiittrndo de meterse en alguna parte de las Indias, la hi 
iHKlnKdo rilgunas veces y hay alguna noticia de pueblos que ( 
v\\n ttuti fundado, hasta agora no se entiende que permaneza 
utililAotún ninguna de las que en parte della hayan hecho. 

\'(i (iiirrlendo esta costa toda junta desde la Florida á Tierra 
ilwl tnhi'flilor casi del sudueste al nordeste. 



l«*i|Ul bM(* el fln>I del p&rrstaeHti tachada en el orlglnsl. 



171 



I 



Anse descubierto y costeado estas provincias en diferentes 
Ueinpos y por difepentcs naciones; por españoles caslellaaos, 
portugueses, Tranceses, iiorniandos y bretones y por ingleses; 
y asf las han llamado y están descritas de nombres diferentes 
en diferentes mapas y descripciones, en las qne han hecho 
franceses 6 italianos, apasionados por ellos, intitulan la Nueva 
Francia no solo las prorincias y Tierra del Labrador y Baca- 
llaos, que casi en todas las descripciones hechas por los fia* 
meneos y alemanes so escriben asi, pero aun toda la demás 
costa hasta la Florida: la mesma Florida y provincias comai'- 
canas las intitulan la Nueva Francia, por haber costeado estas 
provincias y entrado en ellas franceses en diferentes tiempos, 
mucho despuís que se descubrieron por los españoles; y en 
otras cartas y mapas, como son las de Castilla y Portugal, 
llaman Costa de la Florida lo qan hay desde ella hasta el rio 
de Santa María, y Costa de Bacallaos lo fjuo hay desdo allí 
hasta las islas de loa Bacallaos, que en las cartas de extranje- 
ros intitulan Norumbega, y en otras comienían ya á nombrai' 
Terranova: desde aquí á Tierra del Labrador y al golfo y costa 
de los Bacallaos, llaman la Nueva Franria, y Corle Real el 
principio de la Tierra del Labrador y lo más septentrional que 
cae en ella. 

La tierra y costa que hay desdo la Florida hasta el rio de 
Santa María, cuya boca está en 60 grados do longitud del meri- 
diano de Toledo, y en 41 rt 42 grados de altura, se descubrió 
por el licenciado Aillon, oidor que fué de la isla Espailola, por 
el año de 23; y por el año do 24 parece haber costeado esta 
tierra, desde 41 grados de altura hasta la Florida, un capitán 
francas dicho Juan Berrazaao, con orden del rey de Francia, 
el cual halló que la tierra era do buen temple y bien dispuesta 
para la cultura, y en ella muchas vides revueltas á tos árboles, 
la mar buena y la costa limpia, aunque en m.'is de sesenta ú 
ochenta leguas, donde fu¿á dar en altura de 31 grados, no bailó 
puerto ninguno, y en más de doscientas uo se vio piedra ni 
peña; y asi las canoas de la gente que habita en esta costa, que 
es miserable y muy pobre, son cavadas con fuego de una pieía 
de un árbol grande: y en mayor altura halló gente más bien 




17? 

dispuesta, y de buenas figuras hombres y mujeres, aunquj 
todos medio desnudos como los sobredichos, y en 41 grada 
y Vj descubrió un puerto, en tierra de buenos árboles y mu- 
chos animales y rancha piedra de jaspe y mármoles en la cosía 

hidrografía de la costa desde la florida hasta el rio de los gamos 

ó DE SANTA MARÍA. 

Esta costa, desde el cabo de Santa Elena va corriendo en al 
gunas cartas de cosmografía al nordeste, y en otras al les 
nordeste, y en otras más al norte ; hay en ella diversos nom- 
bres de puntas, rios y cabos, segiin la diferencia de las dichí 
cartas; los más comunes son los siguientes: 

Rio de Santa Clara: al oriente del cabo de Santa Eleni 
cerca del. 

Cabo de San Román: en 23 grados de altura. 

Rio Jordán: al oriente de San Román. 

Rio de Canoas: más adelante. 

Rio de las Bajas: más al oriente. 

Rio del Principe: al poniente del cabo de Trafalgar. 

Cabo de Trafalgar: en 35 grados, como noventa leguas ] 
oriente del cabo de Santa Elena. 

Rio Salado: al oriente del cabo de Trafalgar. 

Cabo de San Juan: en 36 grados de altura, 65 leguas de I 
boca de Trafalgar. 

Cabo de las Arenas: en 37 grados y }í como ti'Cinta y siel 
leguas al oriente del cabo do San Juan, desdo donde vuelve 1 
costa al norte hasta ponerse cerca de 33 grados. 

Cabo de Santiago: al norte del cabo de Arenas, cerca del. 

Bakia de San Cristóbal: más al norte. 

Bahía de Santa María: más al norte- 

Rio de San Anlanio: en 42 grados y >í como ochenta leguas i 
norte del cabo de las Arenas. 

Cabo de San Pedro: en la altura del rio de San Antonio, 
como 50 grados dé! al levante. 

Rio de Buena Madre: al levante del cabo de San Pedro. 



173 



I 



Babia de San Juan Bautista: en 43 grados como treinta y 
cuatro leguas del cabo do San Podro, 

Rio Seco: al uricntc de la balila de San Juan Bautista. 

Cabo de Arrecife: mda adeJante. 

El Archijñélaao: una ensenada grande de muclias islas ai 
poniente del rio de íjanta María. 

Cabo de Santa Maria; & la entrada del sobredicho Arclii- 
piélago. 

Cabo de muchas islas: & la entrada del rio de Santa María 
Ó de los Gamos. 

Rio de Santa María: un rio grande y caudaloso en la tierra 
que descubrió el piloto Esteban GómeK, cuya entrada está en 
34 grados de altura, segiín Santa Cruz, y segiin otros en gra- 
dos menos norte sur con la isla Bcrmuda. Es rio grande y de 
boca muy ancba, poblada de muchas islas, el cual muestra 
traer sus corrientes derechas do hacia el norte. 

lila de la Bennuda: que por otro nombre llaman de la Garza, 
está en 33 grados de altura, y segiín Sania Cruz en 60 grados 
de longitud del meridiano de Toledo; descubrióla un capitán 
que se llamaba Juan Bermddez, natural de Palos, de cuyo nom- 
bre se llama Bermuda, y porque la nao en que iba se llamaba 
la Garza, la llaman así también: os isla pequeña y entiéndese 
que despoblada, tierra baja, y en medio un lomo más alto que 
toda la otra tierra; hay en ella muchas gaviotas y otras aves 
de agua y de muchos peces voladores; y aunque todas las Ilo- 
tas y navios que vienen de Indias para Kspaüa vienen por el 
paraje de ella, unas veces la llegan & ver y otras muchas no. 



TIERRA OE BACALLAOS. 

La tierra y provincia de los Bacallaos, comienza desde el río 
de Santa María, ó de los Gamos, como queda dicho, en 02 gra- 
dos de longitud del meridiano de Toledo, hasla 43 6 43 grados 
de la dicha longitud, y 44 grados de altura, por donde llega 
cerca de la línea de la demarcación en conformidad de ios más 
mapas y cartas de marcar: paj-oco haber costeado esta 




tierra Gaspar Corle Real, portugués, hasta 60 grados de allii 
de cuyo uombro eu algunas cartas de exlraujeros se lian 
asi una parle de esta tiei-ra, y Sebastián Gabolo, tanüiiéa t 
cea que la cosleú hasta G7 grados á costa del rey de Ingt 
térra, sin habar hecho cada eu el descubrimiento; 
de 34, por orden del rey do Francia, salió Jaques Cartier c 
dos navios, dol puerto de San Malo, el cual costeó lo más d 
golfo de los Bacallaos, navegó la Üerra adentro por el río I 
Canadá y Ochelaga, que es como un bazo de mar, hasta Og 
lada, que a&rmau que fueron más de trescientas leguas, a 
que de camino derecho deben ser menos de dosdeutas; y i 
por éste, como por otros que han arribado á. ella, Uamait 
aijuella costa la Nueva Francia, y más de ordinario Tierra ( 
Bacallaos, por un pescado de este nombre, de que hay en e 
gran abundancia, que contratan los normandos y bretones. 
La costa de! norte que hay desde el rio de los Gamos hac 
cabo de Bretones, principio de las islas y golfo de los 
liaos, que, como queda dicho, en algunas eai-las de marear ; 
se comienza á llamar Tcrranova, y está en 43 ó 44 grados < 
altura, parece haberla descubierto el piloto Esteban Gómez, y 
sobredicho capitán francés Juan de Berraíauo; la cual i 
intitula eu las cartas de extranjeros Norumbega, por i 
pueblo que hay en ella de los naturales de este nombre. ] 
tierra es abundante de frutos, naranjos y uvas selvática, y 
gente delta es tratable y amorosa, pero desnuda y pobre y s 
policía como la demás de toda esta cosUi, la cual en todas I 
cartas va corriendo derecha leste oeste por 24 ó 43 grados, 
hay en ella los puertos, bahías, y puntas siguientes: 

HlDHDGRAFlA Y DESCRIPCIÓN DE U COSTA V PROVINCIAS 

DB LOS BACALLAOS. 

Costa de Médanos: junto á la boca del río de los Gamos. 
Los Jardines: unos bajos que están junto & la costa. 
Rio de Montaña: al oriento del río de los Gamos, veinta 
veinte y dos leguas del. 



17a 



Rio de la Anconada: al oríeato dol río de Montañas. 

Rio de la Cruz: más al oriente del rio de la Aucoimda. 

Ancón de islas: quo pareco debe ser lo que en otras cartas 
se dice Golfo del Placel. 

Cabo Delgado, 6 Cabo de Jardines: más al oriento. 

Tierra de la Viuda ó puerto de Han Jaquea. 

Rio. de la Pelleja: que parece debe ser el que Ilauíau Rio 
Grande. 

Bahía de Atonto 6 Puerto de San Francisco: cerca del cabo 
de San Aulooto, en tierra de bretones y principio do los 
Bacallaos. 

hla Fagunda ó iala Blanca: en 43 grados de altura aorle 
sur con el cabo de San Antonio. 

Cabo de Brisso: al poniente del cabo de Bretones. 

Cabo de Betones : on 47 grados do altura scgim los míís mo- 
dernos, un 4i grados segiin olios. Isla Redonda: cu 4A grades 
y ^ de ültiu-a. 

hla de Betón: en 45 grados do altura al qordesle de la 
Bedoiida. 

hla de Juan Estévez: y por otro nombre Xanaluz, en 43 gra- 
dos de altura norte sur con cabo Raso. 

hla de San Juan: ¡a m.ifauslral do la isla de los Bacallaos; 
y en ella el cabo Raso, 6 de Ras, lo más oriental por la parte 
del austro de las islas de los Bacallaos, en 47 grados de altura 
según los modernos, y junto í la línea de la demarcación; 
desde el cual hasta el cabo Blanco, y por otro uombro de Grad, 
que está ou 51 ó 5'2 grados, están todas las isletas que llaman 
de loa Bacallaos, que son cuatro 6 seis islas bieu grandes, y 
otras muchas pequeñas con ellas, y todas muy juntas, de 
manera que no se pueda audar por algunas partes sino con 
búleles; las cuales todas, por la parte del levante, tienen mu- 
chos escollos y bajíos bajo del agua. 

Cabo é Isla de Esperama: en la misma isla donde está cabo 
Raso. 

Cabo de San Francisco: en la sobredicha isla de cabo Raso. 

hla de Bacallaos: una isla mediana entre las otras de los 
Bacallaos, en 48 ó 49 grados de altura. 



Suenavista: otra de las islas de los Bacallaos, más al nort 
de la isla prpcedenle. 

Cabo de Buenavista, y otros de Bumavenfura: ea áO gra 
dos do altura de una isla, de las mayores de los Bacallaos, qu 
algunos 1.1 iuiitulaa Terranova, y otros tierra de Bacallaos 
de isla Plasenza, 

Isla de Aves: una isla pequeña entre la isla de San Julián 
la isla grande precedente, dicha así por la gran abundancj 
que hay de unas aves como cuervos, de pies y picos coloradoi 
está como en 50 grados de altura. 

Isla de San Julián: otra isla de las graudesde los Bacallai 
en 51 grados de altura. 

Cabo Blanco: 6 cabo de Grad, en 51 ó 53 grados, un cabo 
punta sepientrional de la isla precedente á la entrada del goU 
de los Castillos. 

La ida de Santa Catalina: en 52 grados y X de alturaá ] 
entrada del canal del golfo de San Lorenzo. 

El Golfo de San Lorenzo, 6 de los Bacallaos: comienza pasa 
das las islas de los Bacallaos, prolongándose al occidente má 
de doscientas leguas, y casi más de ciento por¡ parles de ancho 
como cu la descripción del se ve, en el cual hay muchas isla 
por la costa del norte á lo largo della, y en ella hay los puei* 
los. cabos y rios, y puntas siguientes: 

Cabo Bello, ú Delgada: en 53 grados de altura, norte s 
con las islas de Santa Catalina, á la entrada del canal y golf 
que llaman de Castillos. 

Puerto de Biesi: un puerlo señalado en la canal del golf 
precedente, en 52 grados de longitud. 

Blancos Abion: junio á Brest, en el golfo de Casíeli. 

La costa de tos Castillos, corre oesnordeste les sueste; líCE 
muchas islas, y es tierra estéril y peñascosa, sin terreno i 
árboles ningunos. 

Desde el cabo de San Germán, diez y siete leguas alponien 
te, GS tierra peligrosa do bajos y arrecifes; despuós estii 
tierra baja, y llena de grandes ái'boles y sin puertos, hasta e 
cabo de Trenot, 

El puerto de San Nicolás: siete leguas al poniente del cabí 



MI 



do Trenot, cl cual eslá entro islas y tiuuc cuatro bratas de agua, 
y aunque la coala al parecer de buenos puertos, es peligrosa de 
bajos y arrecifes. 

Puerto de Jaques Cartier: al ponieute del puerto de Brest. 

Cabo ó bahía de San Lorenzo: en la dicha costa d61, norte 
sur con la isla de Simploy. 

ñio Dulce de Cabaüog: por los muchos peces caballos mari- 
nos que en él hay, el cual entra en el dicho golfo entro el 
puerto precedente de San Lorenzo, y el rio de las Siete islas. 

Por Li costa de la parte del sur tiene, al norte de! cabo do 
Bretones, una isla grande, lulilulada de San Pedro, junto á la 
isla de Plaseuza y en el altura de ella, 

hla de Santiago: metida en el golfo, arrimada & la costa de 
la parle del sur, 

Cabo Real: norte sur con la isla de Santiago. 

Cabo de San Juan: en la mesma costa, y más al occidente el 
rio de Darques ó do Pon's, en cuya comarca parece haber estado 
algün pueblo do este nombre. 

Troca de Damas: que por Otro nombre parece debe ser la 
bahía de San Lunar. 

Cabo de Esperanza: entre la bahía precedente y la bahía de 
Chaleno. 

Otíileno: un pueblo junto & la bahfa de la costa de Chaleno, 
que es una bahfa grande en 49 grados de altura. 

Cabo de Momoranci: & la entrada de la bahía de Chaleno. 

Estrecho de San Pedro: entre la costa y la isla de Simploy. 

Isla de Simploy, ó de la Asunción en otras cartas: una isla 
grande y larga, echada leste oeste, al fln del golfo de Bretones 
por la parto occidental. 

El rio de Ochetaya, entra en el dicho golfo por la parto occi- 
dental, cerca del rio de las Siete islas, por donde tiene de ancbo 
treinta y cinco ó cuarenta leguas y arriba de cien brazas de 
fondo; por el cual se navega trescientas leguas derecho al po- 
niente, declinando algo al sur. Descubrió este rio y las tierras 
por doude pasa, y navególe basta Ochelaga Jaques Cartier, 
general de tres naos, con orden del rey de Francia año de 35, y 
habiendo estado nn año en el descubrimienlo j perdido la 



mayor parte de la gente, que se le murió de frío, se volvifi sin 
haber hecho población ninguua. Hay ea lodo eslo rio muchaií 
ballenas, caballos marinos, y al principio desla tierra, perla: 
parte del norte, parece halterse poblado una ciudad, que se nom 
bró Unan en las provincias de fíondeguedo, á donde se ha víbK 
grande cantidad de ballenas. 

La provincia del Canadá: más al poniente y parto del nortá 
de eale rio de Ocbelaga, es tierra de muchos pueblos de natu- 
rales, que se sustentan con mijo mny granado que hay en ella: 
es tierra de Tríos muy grandes, y los naturales dellas lo sufren 
admirablemeale; & Jaques Cartier se le murieron de frió ea 
esta tierra más de la mitad de los compañeros que llevaba: c 
la cual hay asi mesrao encinas, olmos, fresnos, nogales, cedros, 
espinos y otros muchos árboles, y gran cantidad de cancimo, 
que nace sin sembrarse. Es tierra muy llana y de muchas flO' 
restas y muchas viñas, y hay der^-os, corzos, osos, conejo^ 
liebres, martas, zorras, lobos, y oíros muchos <auimales de es 
tos reinos, y grande abundancia de peces y pescado. 

Isla de Orliens ó de Baca: una isla glande de diez leguas d( 
contorno hasta donde y algo más adelante es el río navegari 
ble con navios, y de allí adelante con barcas y canoas. Lla- 
móla de Baco Jaques Cartier, por las muchas parras y vide4 
que hay en ella; en la cual so puede entrar por todas partea, 
■ y es más seguro para navegar el rio por la banda del sur, 
que á la parte del poniente hace el rio un estrecho grande cotne 
de un cuarto de legua. 

Ochelay: otra provincia de naturales, por donde el dicho r 
se. estrecha mucho: hay por toda la ribera de la isla mucbal 
grúas, cisnes, ánsares, y faisanes, perdices, tórtolas, mirlos, 
golondrinas, ruiseñores, píjaros solitarios y otras muchas aves. 

La provincia de Ochelaga, que es lo ultimo y más occidontal' 
hasta donde llegó Jaques Cartier, por el rio arriba, es tierra 
muy llana, porque en más de treinta leguas no hay sino v 
cerro muy alto, de donde se parece toda la tierra que es bieB 
dispuesta para cultura y labranza, muy poblada de arbolet: 
de diferentes árboles de los de Canadá y de estos reinos, y d 
muchos animales y aves, yes fértil de muchos mantemmieot4 



179 

He mijo grande, arbejas, habas, mclünos y cohombros; y los 
naturales andan vestidos de cueros de animales, y tienon su 
ciudad Currada de una GSlacada de maderos grandes, altos y 
bien travados unos con otros, y tienen vasijas grandes en 
que guardan fj pescado, habiéndolo secado al sol, porque ca- 
recen de sal para salaiio ; es gente tratable y bien acondicio- 
nada. 

Pasadas las islas de los Bacallaos, al norte se sigue la tierra 
que algunos llaman Corte Real, por un piloto portugués de este 
nombre que It descubrió, y la tierra que llaman del Labrador; 
de las cuales, aunque gran parle dellas se incluyen en la de- 
marcación de Castilla, no se ofrece que decir, por la poca noti- 
cia que hay, á causa de estar en altura que pasan de fíO grados, 
mas de i]uc cerca dellas esUilaisla guellamandelarormenta. 
y otra de la Fortuna, y otra de los Demonio»; todas cerca de 
58 ó 59 grados de altura. 



OESCniPCIÚN DEL GOLFO DE LA NUEVA ESPANA O LA FLORIDA. 



Aunque al principio esta tierra y provincia, cuya costa y mar 
se dice del golfo de Ja Nueva España, se metió en las capitula- 
ciones y términos de la Florida, después se dio eu gobenia- 
ción y descubrimiento por sí ií Panfilo de Narvacz, el primero, 
desde el rio de las Palmas hasta la punta de la Florida, el cual 
entró á descubrirla año de 27, y por haberse metido la tierra 
adentro sin poblar, so perdió con toda su gente, y 61 fué á sa- 
lir con algunos por los Zacatecas, habiendo siempre caminado 
cerca de la costa por tierras muy miserables y estériles, y do 
gentes pobrísimas y desventuradas, que se mantienen de raices 
y muchos de gusanos y tierra y madera. Año de 37 ó 38 entró 
el capit'ln Hernando de Solo, & poblar la dicha provincia, y 
habiendo entrado la tierra adentro trescientas leguas, ó más, 
sin hacer población uinguna, los indios lo mataron, y echaron 
de la tierra á los que fueron con él. Los que volvieron trageroo 
por nuevas ser la lierra fértil y bastecida de mantenimientos, 
uvas moscíilelcs, y nueces y otras frutas de España, y de mu- 



m 

chas gamuzas y cueros adobados, y muestras de muchas perlas; 
no se han vuelto á descubrir más estas provincias, y así no se 
tiene noticia de lo que son, oí de las poblaciones que en ella vaa 
descritas, más de la que se halla piulada en las descripciones 
de Sania Cruz, 



HIOHOGRAFlA DE LA COSTA DE ESTE GOLFO. 

La costa toda de eslc golfo por la parle del septentrión va 
corriendo, leste oeste do la Florida, doscientas cincuenta 
leguas, desde donde vuelve en arco al suduestc hasta PanucOf 
más de otras cien leguas: por no se haber navegado mucho nd 
se tiene más noticia de seguridad y limpieza de que, aunqi 
de huracanes y nortes puede ser infestada, como las demál 
partes desta mar, por no ser travesía de loa nortes, que sea 
losque reinan y vientan rauclio en esta región, sino de loí. 
vendábales que no son tan ordinarios ni violentos, ao parece 
que puede ser muy peligrosa su navegación, principalmente 
en todo el invierno cuando los nortes reioaa. Hay en ella laí 
bahías, rios, y puertos siguientes, desde la Florida basta 
Panuco, segiíu los mapas do Santa Cruz. 

Bahia de loa Bajos: al occidente de la bahía de Miruelo qu« 
está junto á la Florida, en la cual entra un rio que se junta 
con otro que sale por la costa del oriente de la Florida en 31 
grados de altura. 

Cabo de Cruz: en 31 grados de altura á la entrada occidental- 
de la bahía precedente. 

Puerto Chico: cinco 6 seis leguas al occidente leste oeste' 
del cabo de Cruz. 

Puerto Fondable: en 31 grados y }í, por donde va Corrieiid$> 
casi toda esta costa ocho 6 diez leguas de Puerto Chico al occi- 
dente, 

Rio y Bahia de la Navidad: la entrada del en 31 grados, 
diez leguas de Puerto Fondable. 

Rio de Nieves: veíate y ocho ó treinta leguas al occidente 
del rio do la Navidad. 



m 



Rio de Flores: quiaco ó- diez y sois leguas del rio de Nieves 
al occidente, 

Rio de loa Ángeles: en 31 grados do altura, diez y siele ft 
diez y ocho leguas del rio de Fiores- 

Cabo Romo: una punta á la parte occidental de la boca del 
rio de los Ángeles. 

Rio Bajo: Teíntc leguas al occidente del rio do los Án- 
geles. 

Rio y Bahía del Espiritu-Santo: que baja desde 37 grados 
de altura, por donde va corriendo leste oeste desde el meri- 
diano de la Florida hasta ponerse norte sur con esta bahía, 
donde entra, que está treinta leguas 6 mifs al occidente del rio 
Bajo, y en 31 grados de altura: es una bahía grande en que 
entran otros cuatro rios, y ala entrada tiene uuaisleta pequeña 
junto & la entrada del oriente. 

Cabo de Crut: junto á la entrada del poniente de la dicha 
bahía, en 31 grados de altura. 

Cabo del rio de Montañas: al oriente del mesmo rio. 

Rio de Montañas: diez y siele 6 diei y ocho leguas del cabo 
de Cruz y bahía del £spfritu*Santo, en menos de 31 grados 
de altura. 

Rio del Oro: en 30 grados y X de altura, diez y siete 6 diez y 
ocho leguas del rio de Montañas al oes sudueste, el cual viene 
por el norueste muy lejos la tierra adentro, y en 33 grados de 
altura se aparta un brazo del, que entra en la mar treinta y 
cinco 6 cuarenta leguas más al occidente desle. 

Cabo Desie^-ta: al occidente de un rio pequeño que tiene á la 
boca una bahía á manera de puerto, y en medio della una 
isleta. 

Puerto del Copey y Rio de Pescadores: en 30 grados de al- 
tura, que es el brazo del rio del Oro, que arriba se dijo que se 
apartaba del en 32 grados de altura con oti-o rio que se le junta 
en la mesma boca. 

Rio de Ui Cruz: quince ó diez y seis leguas del puerto del 
Copey al sudueste. 

Rio de la Madalena : diez leguas del rio de la Cruz al 
sudueste. ■ 




18? 

Cabo Bravo: diez y seis ó diez y siete leguas al sudueatedi 
rio de la Madaleiia, 

Rio de Palmas, ó Rio Solo: en 26 grados y }{ á& altura. 

Rio Hermoso: al sudueste del rio de las Palmas, quince 
diez y siete leguas. 

Playa Delgada: al sur de rio Hermoso, quüice ó diez y sá 
leguas. 

lito de Palmas: seis ó siete leguas al sur de playa Delgadl 

Rio de Montañas: otro tanto al sur del rio de Palmas. 

Rio de Siha: al sur do! rio de Monlañag cinco 6 sois leguai 

Rio Hermoso: ocho 6 diez leguas al sur del rio do Siba , 
cuatro ó cinco al norte del pío de l'anuco. 



TABLA DEL DISTUITO DE LA ALDIENCU DE MÉXICO. 



DESCRIPCIÓN DE LA AUDIENCIA DE LA NUEVA ESPAÑA Y DECLAMCIÚ 

[)E LA. TftBLA PnBGEDEMTE. 

Lo que se comprende en el distrito de la audiencia do He 
xico, es menos de lo que se dice comunmente Nueva España 
porque la Nueva Galicia siempre se lia tenido por parle della 
y es audiencia ya por sí: por otra parte la provincia de Ya 
catan, que está en el distrito de la Nueva España, no se tíea 
por parte della; y asi lo que verdaderamente es y se dice Nue? 
España, que es el arzobispado de México, Tlascala, Guaxac 
y Mechoacan, se comprende enlre los meridianos 96 y 108 g 
dos de longitud del meridiano de Toledo, y entre 15 y 21 g 
dos y X ^5 25 grados de altura septentrional. De manera, i 
leste oeste tendrá de largo como doscientas leguas, desdo ItH 
confines de la audiencia do Gualimala, por donde se juutaii lo 
obispados de Guaxaca, cjuo es de la Nueva España, y Cbiap 
y la Verapaz que son de Guatimala, hasta el fin del obígpadf 
de Mcchoacau, y principio de la audiencia y obispado de 1 



183 

Nueva Galicia; y de ancho norte sur tendrá como ciento se- 
IcQtaó ciento ochenta leguas por lo m^ ancho, que es desde 
Panuco á la mar del Sur, y por lo mía angostó, que es de las 
provincias de Guazacuolco y confines delaVerapaz y Chiapa, 
tendrá como cuarenta ó cicuonta leguas; quedándolo loa tér- 
minos abiertos por la parte de Panuco y provincias septen- 
trionales, que no eslán pobladas ni bien descubiertas. 

Hay en toda esta provincia pueblos de españoles, 

en los cuales y en los Reales do minas vecinos es- 
pañoles, los setecientos encomenderos, y los demás pobla- 
doras y tratantes, mineros y oficiales, y pueblos ca- 
beceras de indios, en los cuales, y en sujetos y cs- 

tancins, por e] año de 73 había indios tributarios, sin 

los muchachos, viejos, solteros y viudos, y sin los que se 
euelen esconder al tiempo de empadronarlos, y sin los que no 
están convertidos u¡ reducidos á pueblos; repartidos todos en 
setecientos repartimientos, que el año de 60 valía lo que tributa- 
ban quinientos mil pesos; los trescientos veinte de S. M. que 
le valían cincuenta mil pesos, y los demás de particulares, 
cerca de cuatrocientos mil. 

Reside en esta provincia el virey desde el año de 36, por ser 
cabeza de todas las Indias de la parte del norte; reside asi- 
mismo CQ ella una audiencia real desde el año de 28, en cuyo 
distrito está la provincia do Yucatán, y al principio estuvo en 
él la audiencia de la Nueva Galicia hasta el año de 72 que 
se quitó de la Nueva España: preside en ella el virey (1) [con 
doce mil pesos de salario]; hay cuatro oidores y un fiscal , [con 
ochocientos mil maravedís de salario cada uno], y los de- 
más oficiales de la audiencia, [y una sala de dos alcaldes 
de cdrte], y en el distrito de la audiencia, sin la provincia de 
Yucatán, hay cuarenta y cinco alcaldías mayores y doscientos 
veinte corregimientos, cuyos salarios pasan de cincuenta mil 
pesos cada año. 

El estado espiritual de esta provincia se divide en cl arzo- 
bispado de México , y tres obispados ; el de Mecboacan y ol 



[11 I^q 



1 puéntMli ciudniílos eali UcbFidci ea tí arígiatl. 



184 

de Tiaxcala y el de Guaxaca, en los cuales todos hay... (asi 
el original). 

Descubrió esta provincia Juau de Grijalsa, año de 17, cw 
poder de Diego Vclazquei, gobernador de Cuba, que se volvió 
de Sao Juau de Ulüa sin liaber desembarcado on ella; y a 
volvió & ella Don Fernando Cortés, que después fué Marqui 
del Valle de Guasaca , año do 18, que la pacificó y pobló y 1| 
llamó Nueva España, por sor España su naturaleza y do 1< 
que coa él ibau A poblarla. 

Tanto por tanto eutre todas las provincias de las lodias, i 
hay duda siuo que sea esta la mejor y más habitable, qii 
aunque por ser lao grande es fuerza que haya en ella no lali 
unas como otras, por lo ordinario el temple della es ni muchi 
caluroso ni Irio, el cielo y aire benigno y saludable, prind^ 
pálmente en los lugares mediterráneos, que los marítimos, po 
ser calurosos, no son tan sanos. 

Es muy Tértil y abuudosa de todo, y aunque cuando se d< 
cubrió no había ganados mansos en ella, de los que se hai 
llevado de España hay grande abundancia de vacas, yeguaj 
caballos, mulos y asnos, y puercos, ovejas y cabras, y much< 
venados de la tierra, liebres, conejos y muchas gallinas de li 
Indias y de España y palomas y otras aves de la tierra; muct 
lana y algodón, y seda, y cochinilla; mucho maíz y much 
trigo y cebada, que en todas las parles frescas se áú, y se coj 
con grande abundancia; mucho arroz y azúcar, de que hai, 
muchos ingenios, y todas las demás frutas y hortalizas d 
España, con otras muchas y muy diversas de la tierVa, que 1 
hacen la más vividera provincia de lo descubierto. 

Hay en muchas partes della oro, y muchas minas de pial 

de que se saca grande cantidad cada año, on más de 

Reales de minas que estaban poblados el año de 70; mucht 
cobre y abundanda de plomo, con otras piedras y metalas 
tinturas y atramenlos que se hallan en ella. 

Por la bondad de la tierra ha sido siempre esta proviadi 
muy poblada de indios, aunque en algunas partes della ha> 
menos ahora que cuando entraron los españoles, como es 
las costas, donde por ser la tierra más caliente y húmeda m 



185 



^ 



tanto los indios, y así dicen que Moctezuma tenía cucóla 
(!eir «hando las coalas de geute nucTa: en otras partos dicen 
(¡ue bay tantos iS más que al principio. 

Son los naturales de estas provincias por la mayor parte de 
meidiaDa estatura, antes pcqueüos que grandes, de color bato, 
flébiles y de poco trabajo, principalmente los de las costas J 
Üerr-as calientes; muy inclinados á vicios, y aunque fáciles de 
persuadir á virtud poco perseverantes en ella , pero de condi- 
ci6n humilde y reudida, y siendo compelidos llcmáticos, y de 
miicba paciencia para emprender y tratar oficios mecánicos, 
lie que hay muchos oficiales y razonables, aunque las obras y 
opíflcios do sus manos, por más acabadas que sean, siempre 
»o conocidas por cierta imperfección, que proviene del poco 
rigor de sus entendimientos y de ser tan de bajos pensamientos 
fltie no los lovantaii á querer, poder ni valer; y así son pobres, 
PoiTuflíe contentan con un dia y victo, sin pensamiento demás. 
8on ami^s de milsica y dánse mucho á olla, y á contratar 
I*t«, por ser ocupación menos trabajosa y por libertarse tam- 
'^a do los tributos y sementeras: tributan lo más ordinario, 
'"So, mafi, oro en polvo, ropa de algodón, cochinilla, y otras 
''**«, segiÍD la calidad y disposición de las tierras, como en 
■*" lujares so apuntará. 

"*r gran diversidad de lenguas entre todos los indios de 
"***• proriDcias , como son; Tarascos en Mechoacan, Ototnia, 
'""'•fctnfffls y Chichimecas, y otros muchos que, demás de sus 
_'''8n«s particulares, hablan la Mexicana, que es la general y 
^r todas estas provincias hasta la de tíuatimala. 

que los españoles entrasen en esta tierra , andaban 
desnudos, y agora ya por la mayor parte se visten. 
, ~ otraa cocas que han ganado de provecho y policía para 
^^^4a haouina, es el no cargarse, porque autes no tenían 
^^*i* oiDguna do carga, y así la traginería era toda de hom- 
^^■1 qufi acat)al>a i muchos dellos, lo cual ha cesado, sino 
^^ «n Us partos donde no se pueda excusar. 

*tt tiempo de su infidelidad fueron grandes idólatras del 
^***oiiio, con varios y diferentes sacrificios de animales: 
^**»m redimí fácilmente la doctrina cristiana , y son devotos 



186 

de las iglesias y de los ministros, auaque fáciles de volverse i 
sus idolatrías por iaclinacióa que lieaeu & los vicios. 

Hay catorce ó quincts puertos en las costas de estas prona- 
das, loa tres 6 cuatro dellos frecuentados y buenos, j los 



otros no tales; los nueve eu la cosía d 
seis en la del Sur, 



! la mar del Norte, y los 



OnilSlÚN OE LA NUEUA ESPAÑA 
y bBscniPctóN d&l ariobiüpado de hbzico. 

Por la diversidad de naciones y de lenguas que hay en esta 
provincia, parece que la más cómoda división que do ella se 
puede hacer, es por los obispados que liay on ella, de los cua- 
les el arzobispado de México, por la parte del oriente, parte 
términos con el obispado de Tla\cala, comentando por la mar 
del Sur, en el rio que llaman de los Yopes, cuya boca está en 
103 grados de longitud del meridiano de Toledo y 7 grados de 
latitud; desde donde, derecho al norte, decayendo algo al nor- 
deste, va subiendo como cien leguas hasta ponerse en 22 gra- 
dos de altura c» la provincia de Panuco, en el meridiano lüt 
grados y X , desde donde vuelve leste oeste doce ó trece le- 
guas á entrar en la mar del N'orto y desde allf sube hasta más 
adelante de Panuco; por donde, y por toda la parle del norte 
le quedan los Kmitcs abiertos por no ser tierra poblada: pot 
manera, que de largo norte sur tendrá este anobispado ciento 
treinta leguas, y más por el mediodía, y la costa de la mar 
del 8ur no tiene más que diez y ocho ó veinte leguas que hay 
desde el rio de los Yopes hasta el rio de Míla, desde el cual 
sube ensanchando el distrito hacia el norte, é inclinándose 
algo al norueste como sesenta leguas hasta el valle de Sun 
Juan, por donde, como queda dicho, los tvrniiuoa le quedan 
abiertos. 

Parten esta diócesis toda eo troce provincias á comarcas 
principales, demás de otras pequeñas que hay en ella; en to- 
das hay nueve pueblos de españoles, seis 6 siete principales, 
sin otros algunos que no son de tanta cuenta; y en pueblos y 



riAte 



187 

adentos de minas, según se ha podido averiguar , había ol aSo 
de 70 (I57n¡ dos mil sclecicnta» iiovoala y r.uairo casas de espa- 
ñolea y doscieulos cuarenta y sitóte pueblos de indios, los cien- 
to veinte y cinco cabeceras do partidos de doctrina, y los otros 
cabeceras de por sí, en los cuales hay mil qninienLas 6 seis* 
cientas estancias y sujetos que tiene: había el dicho año de 70, 
con los de los pueblos de los españoles , trescientos treinta y 
seis mil indios tributarios, y setecientos treinta y nueve mil 
de confesión, repartidos en ciento ochenta y seis reparlimien- 

-tos, que rentan doscientos treinta mil pesos, los sesenta del 
f que valen treinta y nueve mil pesos, y los ciento ochenta 
8 do particulares que rentan ciento noventa y dos mil 
y en todo el anobispado hay noventa monesterios, 

'^iaiiila de la orden de Sao Francisco y veinte y cinco de do- 
rninicos, y treinta y siete de agustinos. 



PROVINCIA DE MÉXICO. 



La primera y mus principal provincia dol arzobispado ee la 
de México, por la bondad de la tierra entre todas las otras, y 
por catar en ella México, cabeza y metrópoli de todo esto reino. 

En toda esta comarca y provincia de México no hay más 
pueblos de espaüoles de la ciudad de México, aunque en otros 
pueblos, muchos de indios, se van poblando españoles donde 
loa consienten; y asi en la villa de Goyuacan, que es pueblo de 
indios, hay españoles como treinta, y en Tezcueo, pueblo de in- 
dios, habrá como cuarenia españoles, y en Toluca pueblo de 
indios mis de noventa: por manera que el año do 70 había en 
toda esta provincia dos mil setecientas casas do españoles y 
arriba de mil personas de confesión, y catorce cabeceras de 
partido de doctrinas, siete do clérigos, tres do frailes francis- 
cos, y Iros de dominicos, y una de agustinos, y en ella otros 
muchos pueblos cabeceras y sujetos, en los cuales y en las es- 
tancias de ellos, habría el año sobredicJio de 70 como treinta 
y tren mil indios tributarios, y ochenta y siete mil de confe- 
sión, aunque otros dicen muchos mía. 




La dodad de Temutkam Mtxitc, corte j asieato real i 
reyw de la Nueva España, que stempre fueron los más i 
roaoe eo estas re^ooea, está, segiín la mis derla o 
ijuc haata aquíse ha podido hacer, eo 103* de longitud i 
dental, couUodo desde el meridiano de Toledo, de donde ( 
lará I7&0 leguaa, por tu drealo ntaj-or, aunque et viaje | 



I «ti 

úoade K va es diferenle, como queda dicho en la hidrografía 
(leeslaa partes , y en SO» y m.* ó 34 mi, de latitud , tendrá se- 
pia dicen esta ciudad tres mil vecinos españoles, entro onco- 
'■Huderoa, mercaderes, mineros y o&cíales mecánicos, de que 
t»f muchos, y treinta mil tí más casas de indios. 

Bsta ciudad es cabeza de todas las proviucias de la Nueva 
Eipaña 6 Indias de la parte del norte , y asf reside en ella el 
^ifey que preside en la audiencia, en la cual hay, como queda 
ilicho , cuatro oidores y un fiscal y los demás oficiales, y una 
''ía de tres alcaldes do corte con sus dos escribanos del crimen, 
rresidea asimismo en esta ciudad los tres oficíales de la ha- 
teada Real, tesorero, contador y factor, marca y caja Real, 
"> 1a cual entraban anliguamenle los quintos de la Nueva Ga- 
lici» y los almojarifazgos de la Veracruz, hasta que se puaie- 
">*> oficiales propietarios en ellas, que antes eran tenientes 
"* loa de México, y así mismo hay en esta ciudad casa de fun- 
ucit&ii y rasa de moneda. Es la ciudad gobernada por corrcgi- 
■'**■ proveído jjor S, M. desde el año de 74 (1574), que antes lo 
'■^ por alcaldes ordinarios: hay doce regidores en ayunta- 
"•íonio, sin los votos de los tres oficiales, y alguacil mayor de 
• ciudad y depositario general, un tenedor de bienes de di- 
"***toe y un escribano mayor de minas. 

*í-ay asimismo inquisición desde el año de 70, que resido en 

dicha ciudad , de dos inquisidores y un fiscal con cada 

'*^**>Ocienlos mil luaravedis de salario, ó lo que faltare á cum- 

^**«»>icnto sobre las dignidades 6 calongfas que tuvieren en la 

'Sl««ia. 

^fígi&se la catedral en esta ciudad año de 39, en obispado, 
' **0 da 47 por arzobispado , y por sufragáneos á Tlaxcala, 



Aa 



tApiera, Mcchoacan, Nueva Galicia, Chiapa, y Guatimala: 



'»« 



'Y asimismo casa arzobispal , desde el primer arzobispo que 



fray Juan de ^umárraga; hay erigidos en la iglesia un 

I, uu arcedianaigo para un bachiller, y una chantria, y 

escolia para uu bachiller, y una tesorería, diei canoui- 

incompatihles con las dignidades, y seis raciones, y sus 

ncioues, todo á presentación do S. M.: hay asimismo 

■ta, demás de los que provee el prelado : demás desto 



■ w 

» parroquia de SaoU Catalina, y de la Yeracruz, y la c 
P.iblo-, cuatro moaesnerim, uno de San Francisco, y Bau 
Domingo, y San AguüUii, y Ja Compañía, coa algunas otr 
iglesias y ermitas; y hay tres moaesteríos de monjas, la I 
ürc de Dios y Santa Clara, qoe antes era de la Triuidad, 
otro (lo las Arrepentidas. Ilay uni Tersidad, en la cual se leen t 
das las raculladc!), y estí dolada ¡wr S. M.; y demis desto b 
otros colegios, uno que llaman Sao Juan de Letrau, de ui3 
pobres esptifioles donde les enseñan á leer y escribir, y otroi 
niñas de la misma manera; el hospital de Nuestra Señora q 
fundó cl primero Marqués del Vallo Don Hernando Cortés, 
hospital de Sau Cosme y San Damián, de bubas; y el hospit 
de los indios (jue llaman cl Real, y otro de convalecientes; 
asi mismo una ermita que se llama Nuestra Señora de Gtl 
dalnpe, media legua de la ciudad, que habrá catorce años c 
la fundó cl aríobispo fray Alonso de Moutufar, y de limosa 
se lo allegó buena cantidad de renta que liene. 

Por el año do 1 8 1 1 518], que fué cuando los españoles entran 
en esta tierra, habEa que México estaba poblada ciento clncues 
aAo3, y entonces tenia la ciudad sesenta mil casas de iadiM 
más, y calaba la ciudad en dos barrios principales; uno liara 
Imn Tlatelulco, que quiero decir isicta, Tlately isla, porq 
este barrio estaba en la parte más alta y enjuta de la i 
donde está el pueblo; al otro llaman México, que quiere d« 
manadero por los muchos que había á la redonda, aua^ 
oíros dicen que se dijo así de los primeros indios que la | 
blaron dirJios tíaxUij, de JVmCtji, nombre de un ídolo á qidi 
sdoraban; lo cual es verosímil, porque ahora se nombn 
Mtjcyca los de aquel barrio y población. Comoquiera que a 
por morar en este barrio los reyes, y ser el más princip 
pasi^ el nombre do oste á toda la dudad, que toda junta se II 
maluí Tetnuchtitlan , que significa fruta de piedra, y uo ■ 
fruta, sino la que los indios de Nueva España llaman mucM 
y por otro ncunbre nppat, y nosotros (irnos, como en Cab« 
Santo Domingo, por una muy grande que habla nacido e 
tira ó peña; y afií trae la ciudad por armas un pi£ 
a nopal nacido entre una piedra. 



101 



^ 



Agora la ciudad so divide en dos partea, ana que llaman la 
ciudad de los españoles , que está en el medio , y lo demás de 
los indios. Acabóse de paciúcar y poner en la corona de Cas- 
tilla año de loSl dia de Santo Hipólito, cuya (lesta so celebra 
y guiirda en México por csla ocasión á 1.1 de Agosto. 

El sitio de esta ciudad es eu medio de una laguna grande 
que la cerca toda, salvo por la parle del occidente, la cual se 
hace de muchos ríos y anoyos que bajan de las sierras, que 
están en torno de México á cuatro y ,1 cinco leguas; y aungue 
la laguna parece una, son dos en efecto, la una de agua sali- 
tral y amarga y sin peces, y la otra que está más alta, de a^^ua 
dulce, que cae en la de agua salada por seis ó siete ojos gran- 
des de una calzada, de tres que hay para entrar en la ciudad; 
una de media legua de largo por el poniente, y otra por norte 
de largo de una li^gua , y la otra al mediodía, de dos leguas 
larga, por donde untró Cortés. La laguna salada tiene cinco 
leguas de ancho, y ocho de largo, y otro tanto la dulce; por 
manera, que entrambas bojarán como treiula leguas y más, 
Hácese mucha sal en ella, de que tienen mucho trato más de 
cincuenta pueblos de indios, que hay dentro y á la ovilla de 
la laguna, muchos dellos do á cinco mil rasas, y algunos de 
& diez mil, como Tezcuco; que os tan grande casi como México: 
andan en esta laguna, al trato de la sal y proveimiento de bas- 
timentos y maleriates, de dosdentos mil barquillos arriba, que 
los naturales llaman Cíúaea, y los nuestros canoas como en la 
Española. 

Por causa desta laguna viene á ser que, aunque el cielo 
desta comarca es bueno como queda dicho, se levantan en 
la ciudnd algunas nieblas que la laguna echa, y en ol verano, 
de la pnlrefacdón de los pescados dclla, suele haber mal olor 
en la ciudad, y viene á ser menos sana que las otras parles dü 
su comarca. 

ReediBcó esta ciudad Hernando Cortés, después que la hubo 
ganado, é hizo la traza della, y así está bien adornada de 
buenas calles y cíisas y plazas para los mercados, que los indios 
llaman tianguizUti^ que hacen todos los dias de fa semana en 
alguna de las tres plazas que hay para esto, que son la de San 




lili 

Juan, y la de San Hipólito, que es fuera de la ciudad, jm 
con ella, y la de Tlatelulco, y por otro nombre de Santiago, 
que caben cien mil personas, y está toda cercada de porla 
con lugares señalados para cada oficio y suerte de e 
■de que hay grande diversidad, y mucha menudencia. 
casas do los indios, señores cortesanos amigamente , ei 
buenas, y todas Lis otras muy ruines; las de los españoles s 
bien labradas y de buen ediQcio á la española, de buena pieci 
y madera y cal, por la abundancia que hay Je buenos nía 
dales en esta provincia. Antiguametite tenía esta ciudad ti 
maneras de calles; unas todas de agua, otras de agua y tier 
otras de tierra sola; ahora se han terraplenado, Beben ag 
en esta ciudad de una fuente que trae encañada, de me( 
legua dolía por un acueducto descubierto desde una sieri 
zuela que ae dice Chapultepec, y se mete á la ciudad, y repa 
por diferentes calles y casas; y porque esta agua no se tií 
por buena, se trae agua del rio de Santa Fé, que está dos 
guas de México, por un acueducto de arquería muy grande 
costoso. Tiene'propios la ciudad, ocho Ó diez leguas de térmí 
á la redonda, y la correduría de lonja, que le valdrá todo coi 
cuatro 6 cinco mil ducados de renta cada año. 



CAMINOS DE MUICO & LA VEUCRUZ. 

Desde México basta la Veracruz y costa de la mar del Xor 
hay dos caminos, y por entrambos sesenta y seis leguas p 
más ó menos, y sólo difieren en que el uno es más pobla 
que llaman de los Angeles 6 el camino de la Puebla, y el ol 
que llaman de las Ventas, por donde van los carros, es a 
llano; los cuales se vuelveu á juntar casi en el medio cerca 
la venta que llaman de Cííceres, cuatro leguas della, 
donde, saliendo de México por el camino de la Puebla, que 
el que cae á la parte del sur y mano derecha de la ciudad, 
va primero á la venta de Cbalco, hasta donde hay seis legui 
y desde allí á la venta de Tezmcluca siete, y desde allí & 
venta de Guaxocingo cinco, y á la ciudad de los Ángel 



193 



cuatro, y de allí i la venta del Pinar seis, y hasta la veuta de 
Cáceres siete, donde ya van juntos los caminos entrambos. 
Saliendo de México para la dicha venta por el camino de laa 
Ventas, que cae á la parte dol norte y mano izquieida de la 
ciudad, se va á nuestra Señora de Guadalupe, una legua pe- 
queña, y á Santa Clara, pueblo de ludios, y á San Cristóbal, 
por otro nombro Catepcc, otra legua, y de allí á TequicU* 
lian, pueblo de indios, y jornada de las arrias dos leguas; y & 
Tepetlaztoc, pueblo de indios, otras dos leguas; y á Capulalca, 
pueblo de ludios y venta del Roy y jornada, cinco leguas; y 
á Tangulepec, pueblo de indios, y venia de S. M, y jornada, 
siete leguas; y de allí á Tecouque , también pueblo de indios, 
venta de S. M. y jornada, seis leguas; y desde alli liasta donde 
se justa este camino con el de los Angeles dos, y cuatro & la 
Tenia de Cáceres; y desde ella hasta Perote ocho; donde está 
un hospital que fuudó un obispo de Tlaicala que se llamaba 
Garcés, en que se reparan y curan los pasajeros dolientes. 
Desde Perote á la venta de Aguilar, seis leguas; y desde 
allí á la venta del Lencero otras seis; y una legua apartado 
del camino, ú la mano dereclia, el pueblo de Jalapa, que está 
doce leguas de la Veracruz, donde so entretienen los que han 
de venir á España hasta el tiempo del embarcarse, por no estar 
en la Voracruz, á causa do ser eu/erma. De la venta del Len- 
cero á la venta del Rio, cuatro leguas; y de la venta dol Rio á 
la de la Rinconada tres; la cual es del Marqués del Valle, y se 
llama así por un pueblo suyo que esta cerca della; y de allí á 
la Veracruz, cinco leguas, y otras cinco desde la Veracnw 
hasta el puerto de San Juan de Ulua. 

PUEBLOS DE INDIOS DESTA PflOVINCII DE MEK1C0. 

Tacuha: tiene indios iributaulcs cuatro mil sctecieutos, es 
doctrina de frailes franciscos, y hay en él un monesterío de 
cuatro religiosos. 

Aicapucalco: tiene mil ochocientos tributarios, doctrina de 
(railes dominicos, en que hay un moneslerio y en él dos ro- 
ligiosos. 




lili 



Tlalnepantla: que tiene tres mil cuatrocientos indios tribu- 
tarios, doctrina y monasterio de franciscos en que hay treí 
religiosos. 

Santa F¿: que tiene ciento ti'einta tributantes, y doctrina d( 
clérigos en que hay un cura. 

La villa de Tacubaya: que tiene ochocientos tributarios, dos 
trina y raonosterio de dominicos en que hay dos religiosos. 

La villa de Coyuacan: eu que hay cincuenta casas de espa-' 
ñoles, y cuatro mil cuatrocientos indios tribatarios, doctrina 
y moneslerio de dominicos en que hay ciuco religiosos. 

Iluijlzilopticcho: que tiene cuatrocientos veinte tribulario9f 
doctrina do clérigos en que hay un cura. 

Culhrtacan: tiene mil treinta tributarios, doctrina ymooe» 
leño de agustinos en que hay dos religiosos. 

Yttapalapa: que tieue setecientos tributarios, doctrina de 
clérigos en que hay un cura. 



DESCRiPCIÚN DE US PROUINCMS OEL ARZOBISPADO DE HEXICD 

m CIEN k U PltHIE OEL HORTE. 
PROVtKClA DE L4 TEOTLALPA. 

La provincia do la Teotlalpa, quo comienza tres leguas de Mé- 
xico, tendrá de largo norte sur diez ú doco leguas, y de ancho 
seis 6 siete poco más; no hay en ella pueblo ninguno fundado 
dti españoles, más de dos asientos de minas, en que habrá comO' 
ciento li'einta españoles: hay en ella veinte y seis pueblos do 
indios, cabeceras de partido, y eu ellos y eu las demás cabe- 
ceras y sujetos ciento catorce mil indios tributantes; (juinco 
monasterios, siete de frailes franciscos y ocho de aguslÍDosi 
y en toda la provincia cuatro alcaldías mayores y tres cor- 
regimientos. 

Hecatepec: tiene dos mil seiscientos tributarios, doctrina y 
mouesLerio de franciscos en que hay dos religiosos. 

OwaM/iííí¡«n: tiene tres mil cuatrocientos trihulariOB, do- 



195 



trina y moneslorío de franciscos en que hay cuatro religiosos. 

Otumba: tiene seis mil quiítientos tributarios, doctrina y 
moneslerio de franciscos en que hay cuatro religiosos. 

Teptapulco: tiene seis mit cuatrocientos tributarios, doc- 
trina y monesterio de franciscos en que hay cuatro religiosos. 

Tiea¡fuca: tiene cuatro mil cuatrocientos tributarios, doo 
trina de clérigos en que hay un cura. 

Zunpanrfo: alcaldía mayor en que liay dos mil novecientos 
tributarios, y doctriaa de clcrigos en que hay un cura. 

Tequixquiac: tiene Ires mil selerienlos tributarios, doctrina 
de clérigos en que hay un cura. 

Cueypuchtla: tiene do3 mil setecientos tributarios, doctrina 
do clérigos en que hay un cura, 

Gueguetoca: tiene cuatro mil ochocientos tributarios, doc- 
trina de clérigos en que hay un cura. 

Tepocotlan; tiene dos mil cuatrocientos tributarios, doctrina 
de clérigos en que hay uu cura. 

Cempoata: tiene tres mil trescientos tributarios, doctrina y 
monesterio de frailes franciscos en que hay tros religiosos. 

Atitalaquia: corregimiento, tiene cinco mit cuatrocientos 
tributarios, doctrina de cl¿TÍg03 en que hay un cura. 

Atotonilco: tiene cuatro mil cien tributarios, doctrina y mo- 
nesterio de agustinos en que hay cuatro religiosos. 

Tula: corregimiento, tiene nueve mil tributarios, doclrina 
y monesterio de franciscos en que hay cuatro religiosos. 

Tezcate¡>ec: tiene mil seiscientos tributarios, doctrina de 
clérigos en que hay un cura. 

AxaciAa: tiene cinco mil seiscientos tributarios, doctrina y 
monesterio de agustinos en que hay tres religiosos. 

TuUoicingo: tiene cinco mil quinientos tributarios, doctrina 
y monesterio de franciscos en que hay tres religiosos. 

Aeatlan: alcaldía mayor, tiene ochocientos tributarios, doc- 
trina y monesterio de agustinos en que hay tres religiosos. 

Epacuyuca: tiene tras mil tributarios, doctrina y moneslerio 
de agustinos en que hay cuatro religiosos. 

Mizquiaguala: tiene dos mil quinientos tributarios, doctrina 
de clérigos en que hay im cura. 




Afínas de Pachuea: alcaldía mayor, üeao DOTenla vecinoa 
cspañoW y dos mil setecientos Udíos tributarios, doctrina dA' 
clérigos en que hay tres curas. 

Aloepa: tieue quince mil tributarios, doctrina y i 
de agustinos ea que hay cinco religiosos. 

Teconlepec: tiene ochocientos tributarios, doctrina y rao* 
nestcrio do agustinos en que hay dos religiosos. 

hquilpa: alcaldía mayor, tiene mil trescientos indios tri* 
butanos, doctrina y moiiesterio de agustinos ec que hay cu> 
tro religiosos. 

Izmiquilpo: tiene cincuenta espafloles y tres mil aea tribtk 
larios, doctrina de clérigos en que hay un cura. 

Guachinange: tiene tres mil setecientos tributarios, doctrina 
y monesleiio de agustinos, eu que hay cuatro religiosos. 

PROVINCIA DE MEZTITLAN. 

La provincia de Mezlillan, que comienza diez y siete 6 diei 
y ocho leguasdc México al norte, tendrá de largo catorce j 
quince leguas hasta la provincia de Panuco, y ocho ó díe] 
leguas de ancho ; no hay en elta pueblos de españoles nía* 
gunos, y en seis pueblos cabeceras de partido, c¡ue tiene eu 
las demás cabeceras, sujetos y estancias dellas, habrá coma 
cinco mil indios tributarios, y en toda ella una alcaldía ma- 
yor y un corregimiento. 

Gueyacoeotla: tiene dos mil trescientos tributarios, doctrina 
declórigos en que hay un cura. 

Meititlan: tiene ocho mü seiscientos tributarios, doctrina y 
moncsierio de agustinos eu que hay cinco religiosos. 

Tzitíicazlla: tiene mil cien tributarlos, doctrina y moneslo* 
rio de agustinos en que hay tres religiosos. 

Ufolango: tiene cuatro mil cdatrocientos tributarios, doctri-' 
na y moneslerio de agustinos on que hay cuatro religiosos. 

Ttachinolticpac: tiene cuatro mil quinientos tributarios, doo 
trina y moneslerio de agustinos en que hay tres religiosos. 

Yagualihuca; tiene mil cien tributarios, doctrina de cléñgOl 
en que liay un cura. 



PttOVINCIA DE XILOTEPEC. 

La proiincia de Xilotepec, al noroeste de México, y al po- 
niente dü la Teoüalpa, esLirá de México, on la cabecera della, 
doce leguaa: no hay en ella pueblo ninguno de españoles, y 
en siele partidos, y en las cabeceras, sujetos y estancias dellos, 
habrán como veinte y seis mil indios tributarios, una alcaldía 
mayor, uu curado, y seis moncstcrios de frailes, los cinco do 
francipcos y el uno de agustinos. 

Gueychiapn: tiene cuatro mil cuatrocientos Iríbulavios , doc- 
Lrina y uiouesterío de franciscos en que hay tres religiosos. 

Alguejmyaca: tiene dos mil cuatrocientos tributarios , doc- 
trina y monestcrio de franciscos en ({uo hay dos i-eligiosos. 

Chiapantango: tiene tres mil doscientos tributarios, doctrina 
y monesteho de agustinos en que hay tres roligiosos. 

TepetiUan: tiene tres mil quinientos tributarios, doctrina y 
monesterío de franciscos on que habr-l dos religiosos. 

Xilolepec, tiene siete mil tributarios, doctrina y mouesteño 
de franciscos en que hay cuatro rüligiosos. 

Tepexic: tioue tres mil quinientos tributarios, doctrina y 
moncsterio de franciscos en que hay cuatro religiosos. 

Chiapa: hay en 61 dos mil cuatrocientos tributarios, doctrina 
do clérigos en que hay uu cura. 



DESCRIPCIÓN DE U PROVINCIA DE PANUCO. 



La provincia y gobernación de Panuco que es la más septen- 
trional del arzobispado de México, comieuza como cincuenta 
leguas della, y tiene de largo y ancho otras tantas descubier- 
tas , y los téi'iainos abiertos por el norte y poniente: hay en 
ella tfcs pueblos de españoles, y en ellos, y en otros, algunos de 
indios, como sesenta españoles; y en nueve partidos de doctri- 
na y en las cabeceras y sujetos y estancias dellos, ocho ó nueve 
mil iudios tributarios, cinco curadgos y cuatro monesterios de 
agustiooB. 



Por la parte que esta provincia mira á la N ueva Espafla, i 
mejor tierra que la que está de la parte (le la Florida, por dondt 
cotnieuza á ser tierra muy estéril y pobre, quiaieiitas legua 
de costa que hay hasta ella. Hay eu esta provincia maíz ^ 
abundancia de mautenimicnloa, y alguu oro. 

El primero que la descubrió fué Francisco de Garay ail( 
de !tí (1518), que llegó á ella yendo desbaratado de la Florida 
adonde fué desde Francia, y habiéndose perdido esla vez, ] 
otra que volvió el año siguiente, y rauerlosele todos los csp* 
fióles que llevó, fueron puestos los cueros de eltos en los teai' 
pios (por los indios]. Don Hernando Cortés, habiendo con- 
quistado á Mesico, fué á Panuco desde la Nueva España, 
habiendo pacificado la provincia, pobló á la villa de Panuca 
Vuelto á la Nueva España, volvió á ella Francisco de Garay 
con título do gobernador, con una grande armada de ocho- 
cientos hombres y más, con la cual pasó á Panuco con deter 
miuaciou de echar della á la gente de Cortés, y uo lo habiendo, 
podido hacer se volvió á México ( 1 ) , [y mataron gran parte do 
los españoles y pusieron en grande aprieto á Panuco, lo cual 
sabido por Cortés envió á Gonzalo de Sandoval, que biio pri> 
ceso contra los indios, y quem¿ cuatrocientos indios y s 
senta señores principales, con que quedó la tierra pacifici 
hasta hoy]. 

Hay en esta provincia de Panuco el puerto del rio de Pa- 
nuco sólo, eu 33.' de altura, el cual tiene poca agua & la en- 
trada dél. 

PUEBLOS DE PANUCO. 

Panuco . 

Panuco, ola villa de Sanlisteban del Puerto, en 101." y 
medio de longitud del meridiano de Toledo y 23.° y medio d« 
latitud , sesenta y cinco leguas do México a! uornordeste, ochfl^ 
ó diez leguas de la mar del Norte, tiene diez vecinos españolo! 
y trescientos indios tributarios; es alcaldía mayor y doctrina 



{1} Tachado I 



irigloal |g qua va entre parea leáis. 



«le d^ígos en que hay solo un cura. Poblóla el Marqués del 
Ville D. Ucniaiido Cortés año de 33 ( 1 523) con li-einla de á caba- 
llo; huí» en ella gobernador autiguameote, que el primero fué 
Xiiüo de G uíman , y oficiales de la Real Hacienda propi&- 
■sHos, y el gobernador con título, quo lodo ha cesado ya 
Pftr haberse disminuido tanto la ijoblacion de este pueblo; 
<1 cual esU Junto á un rio grando, que se llama de Panuco, 
f A la entrada dÉl en la mar hace un puerto auuque de poca 
*ffua. 

SANTUaO bE LOS VALLES. 

X-o. rula de Santiago de los Valles, en 23.* y medio do altura, 
lita leguas de México y veinte y cinco do Santisteban de 
», tiene once vecinos españoles y mil doscientos indios 
kUrios; es doctrinado clérigos donde hay un cura; poblóla 
i de Mcodoia por orden de Nui'io de Guzman. 



& villa de San Luis de Tampico, setenta leguas de México 

**^iho de la villa de Santisteban al levante junto á la mar del 

''**^, liena veinte y tres ó veinte y cuatro vecinos españoles 

**'«5dentos' veinte y Süís indios tributarios; es la doctrina do 

cuia que hay en él [puesto per el arzobispo]. Pnndóso por 

u del virey Don Lula de Velasco año do 00 { I5C0). 



iniEfiLOS DE INDIOS DC3TA PROVINaA. 

Gaexutla: tiene veinte vecinos españoles, y dos mil trescien- 
I ^^ indios tributarios, doctrina y nioneslerio de agustinos en 
I 1\iD bay cuatro religiosos. 

Chaputuacan: tiene mil tributarios, doctrina y monesteno 
^« agDStinos, en que hay dos religiosos. 

Xililla: Ucnc sctocientoa tributarios, doctrina y monesterio 
4c»KUStÍQ03 en que hay dos religiosos. 

Uettatepec: Ucne mil cien indios tributarios, doclrina y 
moaesterio de agustinos en que hay dos religiosos. 



Cutcattan: tiene mil ochocientos tributarios, doctrina d( 
clérigos en que hay un cura, 

Tampoal: tiene cuatrocientos tributarios, es doctrina de clé- 
rigos y hay en él un cura. 

Oxitipa: tiene once vecinos españoles , y mil d08CÍenlO8 tri- 
bútanos, doctrina de clérigos onquc hay un cura. 

La villa de Panuco: tiene diez vecinos españoles , y cuatro- 
cientos trihutarios , doctrina de clérigos en que hay un cura. 

La villa de Tampico: tiene diez y seis vecinos españoles , y 
cuatrocienlos indios tributarios, doctrina de clérigos en quo 
hay un cura. 

PROVINCIA DE MATALCINGO. 

La provincia de Matalcingo al poniente de México, tres A 
cuatro leguas, de largo norte sur doce ó quince leguas, 
siete ú ocho de ancho, no tiene pueblo de cspaüotes entero, , 
aunque hay doscientos vecinos en la villa de Tolucaf y e: 
diez y seis partidos de doctrina, y en las cabeceras y sujeto 
dellas hay de cuarenta mil indios tributarios arriba: hay ei 
toda ella dos alcaldías mayores y dos corregimientos, diez cu- 
rados, y seis monesterjos, cuatro de franciscos y dos de agus- 
tinos. Los pueblos do indios, cabeceras de partido, son los si- 
gmentes. 

Huytzitzilapa: tiene dos mil setecientos tributarios, doctriuAi 
de clérigos en que hay un cura. 

Xiquipilco: tiene dos mil trescientos tributarios, doctrina de: 
clérigos en que hay un cura. 

Xocolillan: tiene cinco mil quinientos tributarios, doctrina 
de clérigos en que hay un cura. 

Yxtlauaca: tiene mil trescientos tributarios, doctrina do. 
clérigos en que hay un cura. 

Tlaichichilpa: tiene mil cuatrocientos tributarios, doctrina 
de clérigos en que hay un cura. 

Cinacantepec: tiene tres mil trescientos tributarios, dpctrini 
y monesterio de franciscos en que hay dos religiosos. 

La villa de Toluca: tiene doscientos vecinos españoles ] 



201 



I 



cinco mil ochocientos uibuLtrios, doctrina y moneslerio de 
fraaciscos ca que hay tres religiosos, 

AUapulco: tiene dos mil doscientos tributarios, doctrina do 
clérigos en que hay un cura. 

Jolatlaco: tiene mil setecientos tributarios, doctrina de clé- 
rigos en que hay un cura. 

Mtíepec: tiene mil novecientos tributarios, doctrina y mo- 
□esterio de frailes franciscos ca que hay tres religiosos. 

Catimaya: tiene tres mil den tributarios, docirina y mo- 
nesterio de franciscos en que hay ires religiosos, 

Tenango: tiene dos mil seiscientos tributarios, doctrina de 
clérigos en que hay un cura. 

Malinalco: tiene dos mil quinientos tributarios, doctrina de 
agustinos en que hay tres religiosos. 

Tenanango: tiene mil doscientos tributarios, doctrina de 
clérigos en que hay un cura. 

Ocuj/íít; tiene mil novecientos irihutarios, doctrina y |mo- 
DBsterio de agustinos en que hay cuatro religiosos. 

Cumpag%iaca: tiene mil quinientos tributarios, doctrinado 
clérigos en que hay un cura. 

Está en esta comarca, siete leguas ds México, el valle que 
llaman de Matalcingo, muy fértil de maEz y de todos los 
demás bastimentos y provisiones, de donde se provee la ciudad 
de México, eu el cual hay muchas y grandes estancias de ga- 
nados. 



PROVINCIA OE ZULTEPEC. 



La provincia de Zultepec, al poniente de Mesico después de 
ladoMalalcingo, dici ó doce leguas de Mosico y otras tantas 
de ancho y largo: no hay pueblo de españoles en ella, poro 
en dos asientos de minas hay de doscientos %'ednos arriba, y 
seisdentos negros, y en ellos y dos pueblos cabeceras de par- 
tido cuatro mil indios tributarios, cuatro curas y una alcaldía 
mayor y un ingenio de azúcar. 

Texcaltitian: tione mil seiscientos tributarios, doctrina de 
clérigos en que hay un cura. 



202 



Hiñas de Temazcaltepec: tíeue sesenta ycciuos ospaüoles 
ciento ciacueiila acgros y troscieotos tributarios , doctrina d 
clérigos en que hay mi cura. 

Zultepec: tiene mil oiíhocientos tributarios , y un iugeiiío d 
azúcar tiene treinta ncgioa y seis indios, doctrina de clérigf 
en que hay un cura. 

Minas de Zultepec: tienen doscientos vecinos españoles 
quinientos negros, y doscientos indios mineros. 



PROVINCIA DE TEZCUCO. 

La provincia de Tezcuco, cuati-o ó cinco leguas do México 1 
oriente, es provincia pequenada siete ü ocho leguas de largo 
ancho no más lo que entra en el Arzobispado: no hay puebj 
de españoles ninguno, y en uno de indios hay sesenta e 
fióles, y en siete partidos de doctrina y sus cabeceras y sujeto 
veinte y dos mil indios tributarios, un corregimiento, y siet 
monesterios , tres de dominicos, tres de franciscos y uno i! 
agustinos. Los pueblos cabeceras de partido son los siguientei 

La ciudad de Tezcuco: pueblo de indios, tiene sesenta vecina 
españoles, y ocho mil indios tributarios, doctrina ymonesto 
rio de franciscos en que hay cinco rebgiosos. 

Chimaluacan: tiene ochocientos tributantes, doctrina y m<] 
ncsterio de dominicos en que hay tres religiosos. 

Coatepec: tiene mil seiscientos tributarios, doctrina y mo 
nestcrio de dominicos en que hay tres religiosos. 

Quexutla: tiene dos mil quinientos tributarios, doctrina; 
moneslcrio de franciscos en que hay dos religiosos. 

Capullalpa: tiene mil trescientos tributarios, doctrina y, a 
nesterio de franciscos en que hay dos religiosos. 

Tepetlaoztoc; tiene tres mil quinientos tributarios, doctr 
y moneslerio de dominicos en que hay dos religiosos. 

Aculma: tiene cuatro mil cien tributarios, doctrina y moQei 
terio de agustinos en que hay dos religiosos. 



PROVIflCU DE CHMXO. 



^ provincia de ChaJca, cinco ó seis teguas do México at 

, y otras tantas do largo y ancho : no hay pueblo de es- 

■ uíaguno en ella, aunque entre los de los indios hay 

i españoles, y en siete partidos de doctrina y eii 

ceras y sujetos doce mil indios tributarios, siete mo- 

, cuatro de dominicos, dos de franciscos, y uno do 

u ijsa cabecei'as son: 

ibac: tiene mil quinientos tribútanos, doctrina y mo- 
'io de dominicos en que hay tres religiosos. 
fvique: tieue mil doscientos tributarios, doctrina y mo- 
eriode agustinos en que hay tres religiosos. 
^^^**tlcoatengo: tiene quinientos cincuenta tributarios, doc- 
' y monesterío do franciscos en que hay dos religiosos. 
**^LlManaieo: tiene cuatro mil tribuíanos, doctrina" y mo- 

Btiode franciscos en que hay cinco religiosos. 
^*»uqnemeea: tiene mil quinientos tributarios, doctrina y 
'^'^«slerío de dominicos en que hay dos religiosos. 
*'^itango: Uene dos mil quinientos tributarios, doctrina y 
^Qetterío de dominicos en que hay cuatro rehgiosos. 
^^himaitiacan: tiene míl ochocientos tributarios , doctrina 7 
río de dominicos en que hay cuatro religiosos. 



PROVINCIA DE SUCHIMILCO. 



la provincia do Suchimilco, dos ó tres leguas de México al 
tur, y cinco 6 seis leguas de largo y ancho: no hay pueblo do 
eqiaAoles on ella, y ou dos partidos, solos de frailes, en que ha- 
Mocbo 6 nueve mil indios tributarios, y un corregimiento y 
dos moneptcrim. 

La ciudad de Suchimilco: pueblo de indios, en que habrá 
cinco mil ochocientos tributarios, doctrina y monesterío do 
(nndscos en ijuc hay tres religiosos. 



La Milpa: tiene dos mil ochocientos tributarios, doctrina 7 I 
monealerio do franciscos en que hay d03 relí^osos. 



PnOUlNClA DE TUtLUIC. 

La provincia da Tlaluie, siete ú ocho leguas de México a 
sur, otras tantas de largo y diez d doce de ancho: uo bayl 
pueblo de españoles en ella, aunque hay algunos entre losi 
indios, y en quince pueblos de indios cabeceras de doctrina, 
y en las demás cabeceras y sujetos dellos hay treinta mil 
indios, y negros doscienlos, y quince monesteríos, tres de 
dominicíiS, cuatro de Ixanciscos y siete de agustinos, y dos 
corregimientos. 

La viOa de Tepuztlan , tiene dos mil seiscientos tribata- 
rios, doctrina y monesterio de dominicos en que hay Ircs re- ] 
ligiosos. 

La viüa de Cuemavaca, tiene seis mil setecientos tribata- J 
ríos, doctrina y monesterio de franciscos eu que hay cui 
religiosos: hay eu su comarca un ingenio de azúcar, ea ( 
hay cinco españoles y cincuenta negros y sesenta iudíos, 
tiene un cura. 

Tlayacapa, tiene mil quinientos tributarios , doctrina y i 
neslerío de agustinos en que hay dos religiosos. 

Totiüapa, tiene tres mil tributarios, doctrina y monesterio i 
de agustinos en que hay cuatro religiosos. 

La villa de Yaulepec: tiene cuatro mil quinientos tributa- I 
ríos, doctrina y monesterio de dominicos en que hay cuatro í 
religiosos. 

La villa de Ouastepec: tiene nueve mil tributarios , docSríns I 
y monesterio de dominicos en que hay cuatro religiosos. 

Xumiltepec: tiene mil cien tributarios, doctrina y moneste- ] 
río de agustinos eu que hay dos religiosos. 

Ocopeüayuca: tiene novecientos tributarios, doctrina y n 
neslerio de franciscos en que hay tres religiosos. 

Ocoyluco: tiene mil seiscientos tributarios, doctrina y mo- 1 
neslerio de agustinos eu que hay dos religiosos. 



205 

Télela: lieno mil quiuienlos iribularíos, doctrina y mones- 
terio do dominicos en que hay cuatro religiosos, 

Xantetelo: tiene cualrocieDtos tributarlos, doctrina y mones- 
terio de agustinos en que hay dos religiosos. 

Yacapiicila: tiene mil seiscientos tributarlos, doctrina y 
moncstei'io de agustinos en que hay cuatro religiosos. 

Tlaquiltenango: tiene cuatro mil novecientos cincuenta Irí- 
bularios, doctrina y monesterio de franciscos en que hay doa 



PROVINCIA Ul COYXCA. 

La Coyxca, provincia eutre el sur y suduesle de México, 
diez y siete ó veinte leguas dól, y otras diez y siete de largo 
leste oeste, y otras diez ó doce do ancho: oo liay pueblo do 
españoles en ella, aunque ou dos Reales de miuas hay ciento 
sesenta españoles y ochocientos negros, y diez y siete niil in- 
dios tributarios en doce pueblos cabeceras de partido y en otras 
, rouclias cabeceras y sujetos y estancias detlos: hay una alcal- 
día mayor y dos corregimientos, doce curados, sin moneste- 
rio ninguno. Los pueblos de indios, cabeceras de partido, son 
los siguientes: 

Zacualpa: tiene setecientos tributarios, doctrina de dórigos 
en que hay un cura. 

Minas de Zacualpa: tienen setenta españoles y ciento cin- 
cuenta negros esclavos, y trescientos cincuenta indios mine- 
ros, docirioa de clérigos en que hay un cura. 

Nuchtepec: tieno mil cuatrocientos tributarios, doctrina do 
clérigos en que hay ua cura. 

Taaco: minas y todo su partido llene cien vecinos españoles, 
y seteciontos negros esclavos, y novecientos indios mineros, 
doctrina do clérigos en que hay cinco religiosos. 

úHtizuco: tiene mil quinientos tributarios, doctrina de cléri- 
gos en que Iiay un cura. 

Tlaxmalaca: tieue mil ochocientos tributarios, doclrina do 
clérigos en que hay un cura. 

Tcpe^acuiíco; tiene dos mil doscientos tributarios, doctrina 
de clérigos en que hay un cura. 



206 

Iguala: tiene mil doscientos tributarios, doctríaa de clérigos 
en que hay un cura. 

Telotoapa: tiene i!os mil iributarios, doctrina de clérigos en 
ijuc hay un cura. 

Cufisalo.- tiene mil ochocientos cincuenta tributarios, doc- 
tnna iie clérigos en que hay un cura. 

Tétela: tiene ochenta tributarios, doctrina do clúrígos ea que 
hay un cura. 

Zumpango: llene quinientos tributarios, doctrina de clérigos 
en <iue hay un cura. 



PROVINCIA OE tCAPULCO. 



La provincia de A capulco, al sur de México, Ireinta y 
6 treinta y cinco leguas del y diez 6 doce de la mar, y quince 
6 vcinle do largo, por la costa, tiene un partido solo de cléri- 
gos; no tiene puehlo de españoles ninguno en ello, mas de 
cincuenta españoles que hay en Cayuca: en toda ella habri 
como dos mil cinco tributarios. 

Coyuca: tiene cincuenta vecinos españoles, y cuarenta ne* 
gros, y mil cien tributarios, y doctrina de clérigos en que hay 
un cura. 



4 
I 



HIOROGIUFll DEL ARZOBISPROO DE MÉXICO EN ü COSTA DE U MR 

DEL NOHTK. 

El puerto de Acapulco, seis 6 siete leguas del rio délos Yopes, ) 
por donde parte términos con el obispado de Tlaxcaia, como ' 
queda dicho, y otras siete ñ ocho leguas mis adelante del rio 
de Citlala y cl rio de Mitla otras cuatro ó cinco, con que parte 
términos con el obispado de Mechoacan. 

En la costa de la mar del Norte, tiene solamente el rio de 
Panuco, con los demás puertos y ños que hay por aquella oosta 
del golfo do la Nueva España. 



DESCRIPCIÓN DEL OBISPADO DE TLUCALA. 



£1 übisiiaJo lie Tlaxcala, en lo que liene seúalailo de las diez 
y seis leguas del disli-iM y eu lo demás que lieao poi* cerciaía, 
por la parte del orience, conlliia con el doGuasaca, porUi cosía 
del sur con Guilla, cu eí meridiano 1Ü2* do lougilud y 17" de 
altura, desde donde van corriendo sus términos al uordcslo 
como cuarcnUí ó cincuenta leguas, y desdo alli vuelve les oor- 
(tesle la costa de la mar del Norte hasta ol rio do Alvarado, quo 
serán como treinta leguas; [lorla jiarle occidental comíenía en 
el rio de los Yopes, que entra eu la mar del Sur en el meri- 
diano de 103" y 17° de altura, ydesdo allí va partiendo térmi- 
nos con el aríobispado de México casi derecho al uorle, decli- 
nando alguna cosa al nordeste basta ponerse en 27° de altura: 
de manera, que desde la costa del sur & la del norte, por donde 
ge junta cou el arzobispado, liene más de cien leguas de largo, 
y desde allí basta el rio do Alvarado, que es todo su distrito, 
tendrá como ochenta 6 cien leguas, y otras ochenta desde allí 
á Cuitla por ios conQncs de Guaxoca; no teniendo por la costa 
del sur, desdo Cuitla hasta el rio de los Yopes, más de diez y 
ocho ó veinte leguas. Dfcosc esto obispado de Tlaxcala por ha- 
berse fundado la catedral al principio en el pueblo de Tlax- 
cala; y de los Ángeles, por residir al presente la matriz en la 
dudad de los Angeles: es sufragáneo al arzobispado de México 
desdo el año de 547, que México so hizo arzobispado. 

No hay en todo esle obispado más de solos dos pueblos de 
españoles, que sou la ciudad de los Angeles y la Veracruz; en 
los cuales, y en los pueblos de indios y estancias, habrán cua- 
troclenlos espaúoles y doscientos pueblos de indios cabeceras, 
y mil sujelos, en que tiabia, por el año de 70, doscientos quince 
mil indios tributarlos, repartidos en ciento veinte y siete re- 
partimículos, que valian ciento doco mil pesos; los sesenta y 
uno de S. M., que le rentaban como treinta y ocho mil, y los 
sesenta y sois oncomendados en parlicutares, que valdrían so- 
Iciila y cuatro mil pesos; y más de mil negros en entrambas 



208 

ciudades: 7 en todo el obispado había... (asi) alcaldías ma- 
yores y... (oii) corregimientos, y en lodo el obispado se- 
tenta y tref partidos de doctrina y treinta monesteríos ¡ ocho 
(le agustinos, diez y ocho de franciscos, y doco de dominicos. 

El temple de este obispado es, como queda dicho general- 
mente de la Nueva Espaüa, y en parLícular, como ladíXereacia 
de diez ó doce provincias que eu ella hay y en que se divide. 
La más principal do todas es la de Tlaxcala, desde la ciudad y 
asiento de la catedral: es tierra muy fértil de todo género de 
pan y frutas, 7 por cogerse más Cently, que en otras partes se 
llama Tlaxcaltan, que quiere decir pan cocido ó casa de pan: 
el temple de la tierra es más frió que caliente; hay en esta pro- 
vincia más de cincuenta mil indios, y antiguanienic, cuando 
Cortés entró en ella, dicen que había ciento áncuenta mil J 
en veinte y ocho lugares que había en ella. Comunmenlo son I 
bien dispuestos y tan valientes y guerreros, que cou estar los I 
conGnes de aquella provincia doce leguas de Meiico, auDqno 
Moctezuma ensanchó su imperio á más de quinientas Julias, 
sustentaron siempre guerra contra él, y fueron grandes ene- i 
migos suyos, y muy fieles y a&douados á los españoles: y I 
asi cuando Cortés se retiró de México, lo acogieron bieu, y ha- 
biéndole ofrecido ochenta mil indios, tomó dos mil no más, 7 i 
tornó á cobrar á Mcxico. Por este servicio y otros que eo esta I 
guerra hicieron, los libertó el emperador del servido ordina- 
rio; de manera que toda la provincia no paga más de ochenta 
7 seis fanegas de maíz; de cuya causa los indios comarcanos 
se pasan muchos á esta provincia por no tributar. En tiempo 
de au iofldelidad fueron idólatras que sacrificaban hombres. 



DESCRIPCIÓN PARTICUUR DE LOS PUEBLOS OE ESTE OBISPADO. 



LOS ÍJíGBLES. 

La dudad, ó Puebla de los Angeles, en lO^", algo m6aos, da 
longitud de Toledo 7 18* }í de altura, veinte y dos leguas de 
México, casi al oriente dedicando alguna cosa al sur, 7 cua* 



309 

reala y cuatro de la Veracruz, tendrá como quinientos vecinos 
españoles, y más de otros quinieütos de negros esclavos, y más 
de Irea mil indios en cuatro barrios quo están íuera de la ciu- 
dad: uno que se dice San Pablo, y otro San Sebastian, y otro 
Santiago de los Chulntecos, y otro de San Francisco. Reside en 
esta ciudad un alcalde mayor, que la gobierna con dos alcaldes 
ordinarios, y catedral desde el arto de 43 (1643), que se pasó á 
ella de Tlascala donde al principio estuvo: hay un monesterio 
de Santo Domingo, y otro do San Francisco, y otro de San 
Aguslin, y un monestorio de monjas, dos hospitales, un cole- 
gio de niñas comenzado, de muy buen «dxQcio, que tiene diez 
mil pesos de renta que dejó uno quo llamaron el Romano. 

Pobló esta ciudad el licenciado Salmerón año de 3 1 (1531), 
por orden y comisión do la Audiencia de Meiico, y llamóla la 
Puebla de los Angeles, por dos que lomaron por armas, que 
tienen un castillo en las manos, y llámase ya ciudad: las casas 
80n muy buenas y muy edificadas y do buenos materiales, 
porque hay muchas de buena piedra, cal y madera y tejas, 
pero no yeso. 

El temple do su comarca es más frió que calieute, y á donde 
caen muchos rayos por el invierno, que es en el verano de Es- 
paña, y es muy fértil de mucho pan, trigo y de maíz, y de mu* 
cJias frutas que se dan en los pueblos de indios de la comarca, 
dentro de una legua ó legua y media, como es en Cholula y 
Tlaxcala y oíros. Es el asiento de la ciudad en un llano are- 
oisco, y aunque no hay huertas, hay en medio de la ciudad 
fuentes de buena agua traídas de fuera della, y en su comarca 
96 coge cantidad de grano y abundancia de hortalizas. 

A la parte del poniente tiene el volcan que llaman de Mé- 
xico, juQto á Cholula, y una sierra, que llaman la Sierra Ne- 
vada, lodo á cuatro leguas do la ciudad; y á la parle del oorlo, 
declinando al oriente está la sierra que llaman de Tlaxcola, 
media legua de la ciudad. El camino de esta dudad para la de 
México y la Veracruz queda descrito en la descripción de la 
dudad de México: hay en esta ciudad muchas arrierías de ca- 
ballos y yeguas que andan & la tragiuería de las merca- 
durías. 



-^-- 



Cinco leguas al norte de la dudad de loa Angeles esli'iai 
ciudad de Tüxcala ó TexcslUin, que ([uiere decir casa dd mn- 
clio pan. como arriba queda dicho, ó casorfa en riscos: es po-| 
bladón muy grande de iadios; bay oa etla comocíncaeaU 
cinos españoles; alA asenlada í la ribera de un río que O 
en AÜancatepec, y rie^a f,Tau parto de su comarca, que se di- 
vide cu cuatro Ijarrios (^raudus. Es alcaldía mayor, y estovo 
aqui primero fuudada la catedral de los Angeles hasta el año 
de 43 (1543). que so pasó adonde agora está por uo se leoerosto 
asiento por coiiveuieuto. Erigiese la igteaia catedral en este 
pueblo año ie 52fi. 



Cuatro leguas de la ciudad de los Anóteles al sur, cslit la 
ciudad de Cholula^ puoUo de iudios, que teudrá dios y ocho 6 
Teintc mil cisas de indios bi^i edificadas de ladrillos, y el pue- 
blo adoruado de calles ancbas y derechas, y la comarca 
tierra arenosa, pero muy buena y r^rtil; aunque cou ser taa* 
grande población, uo tiene de lérmiaü, por donde mis, ds di 
leguas y moJia arriba. 

VALLE DE ATLISCO. 

Está en esta provincia de Tlaicala, cinco leguas de la ctudul - 
de los Angeles al sur, el Valle del Atlisco, que cae eu la juria- 
dicfion de Guajodngo, pueblo de indios: tendrá da ancho fj 
largo como legua y media, de la mejor tierra del mundo f 
trigo, que nunca so hiela en él , y asf se cogen cada aflo d 
ochenta mil fanegas arriba, que excede en bondad alo deC 
lilla. Estii muy poblado de españole-s labradores, en que dlced 
que habr.'t de mi! dellos arriba. 



i 



VALLE DE OCÜMBA. 



En comarca de esta tierra, siete leguas de la ciudad i 
oriente, esta el Vallado Orumlia, donde hay más de o 



211 



tos españoles , estancias y ganados , y en la provincia de Te- 
peaca, cinco leguas al oriente de la ciudad, declinando al sur, 
liabrá más de trescientos españoles, en ganados, grangerias y 
oflcios. Hay en esta provincia un pueblo de indios , ciudad que 
llaman Tepeaca, cabeía de toda la provincia, á quien Don Her- 
nando Cortés llamó Segura de la Sierra por estar metida en 
una sierra; y en esta comarca hay un pueblo de indios quo 
llaman Tecamachalco, en que habrá doscientos españoles y 
más do diei mil indios; cuya comarca, aunque esta es tierra 
seca, es fértil de mucho mnh, y está en su jurisdicción el 
Valle de San Pablo, muy féitU do trigo y en que h-ibrí más 
de cien españoles labradores. 



PRQVlNCIk DE LA VERACRUZ. 



[^ provincia y partido que llaman de la Veracruz , es lo que 
cao en esta comarca diez 6 doce leguas en contorno de la Ve- 
racruz , que no hay otro pueblo en ella de españoles , y de 
indios también muy pocos; es toda tierra muy caliente y hú- 
meda , en verano principalmente que es cuando llueve, desde 
Mayo hasta Octubre con el viento sur, y algunas veces con el 
norte; en el cual tiempo el sol quema mucho, y enciende la 
arena de manera, que no se puede pasar por ella sin excesivo 
calor,de que provienen las enfermedades, que en esta tierra pa- 
decen, y el temple mal sano della. Las aguas son gruesos agua- 
ceros, y el cielo nunca está cubierto sino cuando llueve : no 
hay nieblas ni sereno ninguno hasta la Venta de Perote, que 
ya comienza á sor sierra: de allí adelante suele refrescar en 
esta provincia cou los nortes hasta poderse beber et agua tem- 
plada. Los vientos más ordinarios son sur y norte, y el norte 
es muy violento. Es toda esta comarca de tierra llana y are> 
ñisca y mon tosa , y toda llena de arboledas de cedros y otros 
árboles de la tierra, y arcabucos y cabanas bravas para gana- 
dos mayores de yeguas y vacasy puerco3,de que hay muchos, 
y algunas cabras ; ganado ovejuno poco , porque la carne que 
más se como es vaca y ternera: hay venados, corzos y tigres 



DI? 



y muchos conejos como los de Espaua, y puercos javaKes, i 
gallinas ó pavos de ia tíerra y de España, y machas palomas 
codornices, y patos; hay abundancia de pescados eo las laga- 
ñas y ríos; uo hay frutas de Espaaa si no sean limas y naran- 
jas; hay batatas y agí, y las otras hortalizas de España, le- 
chugas, rábanos, melones, repollos, y no se dan cebollas ui 
puerros ni trigo ni cebada : hay árboles de algodón. 



LA VERICRUZ. 

La ciudad de la Veracruz, en 100° de longitud y 18» ymcdio 
de altura, sesenta ó sesenta y seis le^tuas de Meiico, un cuarto 
de legua de la mar junto á un rio que se nombra della, es 
pueblo de doscientos vecinos españoles, y dende arriba, y v& 
siempre en crecimiento, todos mercaderes y tratantes en mer* 
cadcrias ó en bodegas, y casas para ellas y carruages 6 merca- 
derías ; porque labores del campo no hay ningunas, Bígcse por 
un alcalde mayor que provee el virey de la Nueva España 
hay Caja Real y oficiales de !a Hacienda, que llaman de la 
Cou tratación, desde el año de "2 (1572], porque hasta alli había 
tenientes de oficiales Reales puestos por los de México: hay una* 
iglesia parroquial , y en ella un vicario por el obispo de Tlax- 
cala: no hay monasterio ninguno, y hay tres hospitales d6 
pobres; no hay indios ningunos, aunque hay de seiscientofl 
negros esclavos acriba pai'a la traginería y trato de las mer- 
caderías. 

Poblóse primero esta ciudad por Don Hernando Cortés en 
el sitio donde agora llaman VUla-rícala Vieja, no mucho lejos 
do donde ahora está , la cual se pasó después á SíedeUin , y víl- 
timamcnte al sitio donde agora está; la cual se llama Vara- 
cruz, porque al pducipio la nombraban Villa-rica de la Vera- 
cruz , por haber entrado eo la tierra Cortés riernes do la Cruz; 
y así la dicha ciudad tiene por armas una cruz colorada. Las 
casas son todas do tapiería, ladrillo y teja porque no hay 
mucha piedra, aunque hay abundancia de madera de cedro. 

El temple do esta comarca es muy caliente, y hümedo de 



ifUiicra, quoeo dos dias se enmohece el hierro: ha sido aiem- 
i're etsCc pueblo muy enfermo, aunque de diez 6 doce años á 
'^'4 pa.rte no es tanto como solía y se ha mejorado mucho el 
'etaple del: quieren decir, que cou oí trato y alientos de los 
fuh i t-a^lores y ganados, ó haberse quitado con un huracín 

f^Qde unos medaños de arena que estaban junto at pueblo, á 

'■»í»a.in,e de México. 



TOPOGRAFÍA DEL PLTERTO DE SAN JUAN DE ULDA. 



DESCRIPCIÓN DEL PUEftTO DE LA VERftCRUZ. 



SAN JUAN DB ULUA, 

()UCrto de Veracruz, il quien los indios llaman Cbalchi' 

*, y comunmente do San Juan do Ulaa, le descubrió pri- 

3 que otro ninguno Juan de Grijalva, á quien Diego Velae- 

., gobem.odor de Cuba, envió á descubrir la Nueva España, 

*"^*oriAáesta isla y á un pueblo de indiosquo estaba enfrente 

^ ^ ^-^ y se llamaba í7/i*a, junto á un rio pequeño , y así llamó 

^^■ucrto San Juan de Ulua, por haber llegado á ella dia de 

*^ Juan: fórmase el dicho puerto junio i U costa eg una isla 

1 tiro de alcabuz ea 19* de altura, 



í ^*^ está junto á ella 



^*^^rá do circuJ to como una legua, cercada de arrecifes, que se 
^*Vjro y descubre con el tlujo y reflujo de la mar. 

%íse hecho en ella, de piedra traída de otras parles, una 

*^^« buena, quo es lo que se parece descubierto y lo está 

^^^teipre cuando la mar no anda muy levantada , en que se haa 

^'^cbo como veinte casas de madera encima de unos postes, para 

***»« negros que trabajan en la obra, y un paredón largo da 

^^ j canto por la orilla de la isla, que mira la tierra, para 

^rigo de los uavíos contra los nortes; al reparo de la cual se 

t>ODea loe turlos armados sin jarcias ni mástiles por loa nortes, 



que son tan recios, que es menester, cuando vieiilan, echar á 
cada navio cinco ó 'seis cables. Aunque ea puerto fondable y 
limpio , y que antes que anduviese la obra que agora se hace 
se podía llegar con los navios 4 barloar en tierra, no caben ea 
él de veinte navios arriba juntos : para entrar en él hay dos 
ranales ; una norte sur para el viento norte, larga como un 
UTO de cañón y treinta pasos 6 poco más. ancha , de ciuc« 
brazas de fondo estable y limpio, aunque en el medio della, 
como treinta pasos, hay una laja y bajo de piedras peligro- 
sas, metido en el agua como dos brazas á dos y medía; y así es 
menester darle resguardo, desviándose como un tiro de piedra 
hacia la parto de la piedra y no más por los bajos de la costa: 
ha de salirse del puerto por esta canal con la brisa. 

La otra canal, que llaman la Gallega, es para la brisa j 
mejor que la precedente: córrese casi norueste sueste por entre 
la Isla Verde y San Juan de Ulua , bien ancha y no muy larga 
y fondable, de seis ó siete brazas, aunque al fin della el a 
cife de la isla echa de fuera como veinte pasos , y así se ha dé 
dar de resguardo desviándose dól más de un tiro de piedra: 
para la parte del sueste; salen por esta canal del puerto con el 
viento norte, descárganso los navios aquí en unos barcos gran- 
des, en que se llegan hasta el rio de la Veracruz, y en unas 
barcas chatas, de muy poca agua, en que se llevan hasta un tiro 
de piedra de la ciudad de la Veracruz . y muchas dellas se píen 
den en el rio por tener muy poca agua. La que se bebe en eaX 
puerto se trae de una laguna que está cerca, y aunque no e 
buena, puesta en las botijas se adoba en lámar: de leñasQ 
bastecen de los navios que se echan a] través. Hay en esta islai 
una iglesia y un vicario, y un hospital que mandó hacer e\ 
virey Don Martín Bnriquez, y una fortaleza que aún no esti '. 
acabada y sirve ya, y está en alguna defensa. 

PUEBLOS OE INDIOS, DOCTRINA DE CLÉRIGOS DEL OBISPADO 

DE TLASCALA. 

Xoaítla: cabecera de partido y donde reside el vicario; hai 
en él y en un sujeto que tiene ciento cuarenta tributarios. 



f^neMoliÜan: cabecera de parlido, hay en iA sólo troinla y 
**» iribuUtios. 

"V^hitepec: cabecera do parlido, cinra leguas de Xoculla; 
"*yoa él sólo quince tributarios. 

fscaAtwtepflc: cabecera de partido, cinco leguas de Xoculla; 
*y en él sAlo ochenta tributarios. 

' •*<»*t«pcc; cabecera de partido, cinco leguas de Xoculla; hay 
" *í 1" en dos sujetos que tiene, cien tributarios. 
^V***Aa: caiiecera de partido; hay en 61 y en tres sujetos que 
pene ciento seseiila tributarios. 

f ^'•^'•.«toiaía.- cabecera de partido, diez leguas de Xoculla; 
* ^ «1 él y en un sujeto que tiene treinta tributarios. 



PARTIDO DE UUn. 



m: donde reside el vicario, cabecera de partido dü Xa- 
liay en él sólo cincuenta tributarios. 
^~^^-^^nh\epttc: i la banda de Acallan dos leguas, os cabecera 
I ^*"^*"Tlido, y hay on ól sólo sesenta tributarios. 
' * **fapa,- cuatro leguas de Acallan, es cabecera de partido, y 
Q él Brilo Irointa y cinco tributarios. 



í»»-. 



: á la banda de Xalapa, hay en él y en un sujeto que 



r **^cieu tributarios, 

^^ipaiHas: cabecera de parlido, siele leguas de Acallan; hay 
■ ^^ ^1 sólo veinte IribuUtrios. 

Omfíla; es cahecE>ra de parlido, nueve leguas de Acallan; hay 
^** t\ y en do» sujetos que tieno cuarenta tribularios. 

Coahauhaxdithan: cabecera de partido; hay en él y en un 
*«jeto que tiene treinta y cinco tributarios. 

Cttyluttn; cabecera de partido, dos leguas de Acallan; hay 
*n íl, y cu cuatro estancias que tiene sesenta y un tribu- 
luios. 

Oniyuo (1): cabecera de parlido, cuatro leguasde Acatlan: 
hay co él y en cualro estancias que tiene cien tribularios. 



2t(i 

OKydnfeMmifuf: cabecera de parüdo; bay ea 61 y en irtce 
■liilidM que llon« trecientos diei y ocho tributarios. 

Tama em bí: legtu y media de la dicha cabecero; hay ea él y 
M dneo Mlaadas que tiene oieato diet tribuíanos. 

Cuaehapti: dos leguas de la dicha cabecera; do tieno estaa- 
dw ningunas ; hay en él ciento diez tributarios. 

Hiupeiiue: trett logu.iA de la dicha cabecera, hay en él adío 
dflcuenu y cinco tributarios. 

r«wlla.- tres leguas do la dicha cabecera; hay en él sÓlo cua- 
renta y un tribuUrios. 

Cvmpango: trece leguas de la dicha cabecera; hay en él y 
«11 una estancia que tiene, cuarenta tributarios. 

ttiapaníñnt¡o: dos leguas de la dicha cabecera; hay en é! 
■úlo Tsinia y dnco tributarios. 

OiatttaiacavMtía : dos leguas de la dicha cabecera; hay eu él 
tdlo treinta y un tributados. 

Hay en este partido cuatro estancias sujetas & Teviatco; hay 
en todas ellas dosrientos cincuenta y un tributarios. 



PARTIDO DE HUliTU 



JlfíeonHo: cabecerm de partido; bay en él sólo quiaíeotos tri- 
bu (arios. 

T T aii f »: sujeto de Mic&ntla; bay en él sólo ciento cuarenta 
lribiit*rlo8. 

JVaMUon: sujeto i la dicha cabecera; hay ea él veinte y cinco 
Uibuluiot. 

nnjMMMlOH.- st^<>io á Uicantla; tiene ruaienta iribularíos. 

|tMt*ws*»yf . y Pilopa, que son dos imeblos sujetos á la di- 
cIm oabeoer*; hay en oJlos dioi tríbutatios. 

Vélbif*: mielo A la dicha cabeoent; bay eo él djei tribtH \ 
tarto*. 

CtUfM: niatro legaas d« U dkha cabecera; bay eo él c 
titklnta iribttUrio«. 

&M* A Cid*.- ochtt loim*a de U dicba oabaoBn; hay ea Ü 
*A)e dntmvntit trilnitarioe. 



PIRTIDO DE CUZCATUN. 

Cuzcatlan: cabeza principal de este dicho partido; hay en él 
y en ocho estaacias que üeae cuatro mil ciDCiieQta tribu* 
tarioa. 

Coquitiatu cabecera de partido, sujeto á Cuzcatlan; hay ea 
él y eo nueve estancias que tiene trescientos veinte tribu- 
tarios. 

Tvchitlan: cabecera do partido, sujeto S Guzcailan; hay en 
él y en dos estancias que tiene denlo cincuenta tributarios. 

Xotuicallan: cabecera de partido; hay en él y en seis estan- 
cias que tiene mil trescientos tributarios. 



PtRTIDO DE GUAMUCKITUN. 

Guamvchittan: cabecera de paitido, hay en él y en diez es- 
tancias que tiene mil seiscientos tributarios. 

Olinala: sujeto á esta cabecera; hay en él y en diez y ocho 
estancias que tiene mil trescientos tributarlos. 

Tonatta: cabecera de partido; hay en él y eo once estancias 
que tiene cuatrocientos ochenta y soi.') tributarios. 

Cocoalco: cabecera de partido, sujeto & Tooatla; hay en él 
y en seis estancias que tiene doscientos catorce tributarios. 



PMTTIDO DE SEITLAPR.— HUmUILPA. 

BeyÜapa: cabecera principal de partido; hay en él y en 
veinte y un sujetos que tiene mil setecientos treinta tiibu- 
tarios. 

AeatUm: cabecera de partido principal; hay en él y en cua- 
tro estancias que tiene ochocientos tributarios. 

Piaxtla: cabecera de partido sujeto á Acallan; hay en él y en 
diei estandaa que tiene setecientos veinte tributarios. 



Xiixupiingo: cabecera de partido principal; hay en 61 
ocho estancias que tiene setecientos iribuLirios. 

Chila: sujeto á Xuxupango, cabecera de partido; hay ea 
y en tres estancias que llene setecieolos tributarios. 

Pantepec: cabecera de partido; hay en él y ea trece estand 
i]iie tiene ciento cincuenta y cídco tributarios. 

Xicolepec: cabecera de partido principal; hay en él y en cu 
renta y cuatro estancias que tiene mil quinientos tributario 

Tzapolittan: cabecera principal de partido; hay en él y on( 
sujetos que tiene dos mil tributarios. 

Tlisia: cabecera de partido principal; hay en él y en cu 
renta y cuatro cstanciasque tiene dos mil doscientos cincuen 
tributarios. 

Zongolica: cabecera de partido principal; hay en él y en c 
torce estancias que tiene setecientos setenta tributarios. 

Tequillan: cabecera principal de partido; hay en 61 y en odj 
estancias que tiene cuatrocientos ocho tributarios. 

San Miguel de Amlicapa: hay en él y en cuatro cabocfir 
que tiene ciento veinte tributarios. 

Chocaman: cabecera de partido; hay en 61 y en cu^ro cab 
ceras sujetas que tiene ochocientos veinte tributarios. 

Cbocaman: del partido de Coylicapa\ tiene doscientos tribi 
tarios. 

Aculcengo: del partido de Auilacapa; hay en ól trescienU 
tributarios. 

AtlaUan: cabecera de partido do Auilacapa; tiene trescíeol 
tributarios. 

Mecatlan: cabecera de partido; hay en él y en veinte y c 
estancias que tiene novecientos indios tributarios. 

Citauiahualulco: cihecera de partido; hay en dos pamaj 
dades que tiene quinientos setenta ti'ibutarios. 

Alxoxoca: del partido de Qiiauiahualulco; tiene en dos p 
cialidades ciento cuarenta tributarios. 

Ckalchuyíomunla: del partido de OMauíaíiuíiitíícíi; tiene t 
dos parcialidades quinientos cuarenta tributarios. 

Cacqmaloapa: del partido de Alvarado; tiene cícu Iribi 
larios. 



» 



AtnalUtn: del partido de Alvarado; hay en ¿I y en cuatro es- 
taacÍJis que tiene noventa tributarios. 

Ttaeottalpa: del partido de Alvarado; en él y en seis estan- 
cias que tiene doscientos diez y ocho Iribularios. 

PuUla: del partido de Alvarado; en él y en tros eslaacias 
hay ci«ato treinta y cuatro tributarios. 

TUUitcMfo: del partido de Alvarado; en él y en dos estancias 
luy seieots y cinco tribuíanos. 

CiUxea^oapa: cabeza del partido; hay en ella y en tres es- 
Uocias ciento cincuenta tributarios. 

PitUmala: del partido de Cilacayoapa; en él y eu dos estancias 
íay doscientos cincuenta tributarios. 

üy^iapa: del partido de Cilacayoapa ; hay en él cien tri- 

jypolípel: del partido de Cilacayoapa; en tres estancias hay 
t«ícienio8 tributarios. 

Aluponcingo: del partido de Cilacayoapa; en él y en tres 
«ünciait tiene doscientos tributarios. 

C*«i«íiuaía; del partido de Cilacayoapa; tiene ciento setenta 
tñfcmafiog. 

'"íoc^ilula; cabecera de partido; tiene en él y en siete estau- 
t*** "«tccicutos tributarios. 

X-iUfí^iec: del partido de Tlacuiluta; en él y en dos csLan- 
*>*■ Uene trescientos sesenta tributarios. 

C/topu {{«pee.- del partido de Tíacuilula; tiene ciento cuarenta 
''''«'larios. 

'''"ííwao: del partido do Tíacuilula; tiene doscientos Iribu- 
tlrio». 

*?**^.-tlel partidodc Tíacuilula: tiene ciento tres tributarios. 
**-*ííaliaii.' del pai-tido de Tíacuilula; tiene treinta y cinco 

'^'cvaeaOepae: del partido de Hoeuíiuío; tiene cuarenta y 
°^«» tributarios. 
. ^^>*o: del partido de TlacaibUa; lienc ochenta y cinco tri- 

^^*9^<ou/itítn(/o; del partido de Tlacuiluí-i; tiene ciento 
** y tres tributarios. 



*eo 



Álmúl«nga: da\ partido do Ttacuilula; Uúue veiii|j> v un tri- 
butarios. 

AaUtan; del partido de Tlacuiluta; tiene cien tributarlos. 

Miafiuatlan: dol partido de Tlacuiluta; tiene cieúto dncueala 
tributarios. 

Santiago: del partido de Tiatlauquitepec; hay en ¿1 y eo 
estancia setecientos tributarios. 

AtemjKi: del partido do Tlatiauquitepee; tiene cuatrocioatos 
tributarios. 

Santiago: cabecera de partido; tiene dos e.stancia3 j hay 
quiuientos irlhularios. 

Izuatlan: del partido de Sanltagro;tÍQnedoscieatofitríbtttartoe, 

Cuimisllan: del partido de San Antonio, tiene OQ él f en dos 
sujetos treinta tributarlos. 

Tepexuxuma: cabecera de partido; tiene mil tiibutariu. 

ExpaÜcm: del partido de Tepextixuma; tiene seiscientos tri- 
butarios. 

ATiecuelitla: del partido de Tepexvxuma; tiene dentó 
tributarios. 

Denecuchtla: del partido de Tepexuxuma; tiene cieQ tri- 
butarios. 

Áhuatlan atexculuca: del partido de Tepexuxuma; tiene 
tcnta iribularíos. 

Teupantían: cabecera de partido; tieue quioientos nueve 
tributarios. 

HuehueÜan: del partido de Teupantían; tiene aovccieotoe 
tributarios. 

Zoyalitant^a: del partido de Teupantían; tiene doscienl 
tributarios. 

Cuacingo: del partido de Teupantían; tiene sesenta tríbi 
larios. 

Nopaluca: cabecera de partido; tiene ciento setenta y 
tributarios. 

San Pedro: del partido de Nocalupa; en H y en una 
cia treinta y treti tributarios. 

Sania Crus: del partido de Nocalupa; llene en él y cu una 
estancia treinta y seis tributarios. 



I 





531 



I 

I 
> 



San Juan: cabecera de partido; tiene mil ochodentos tri- 
butarios. 

TtakrucatUUlan: cabecera do partido; líene en él y eo siete 
estancias cualrocicalos tributarios. 

CopaLxotiUan: del partido de TlalcueauliUan ; hay on iJl 
trescientos diet y seis tributarios. 

Tauaquancingo: del pitrtido de Tlalcucautitlan ; tiene en 
61 y en cinco estancias doscientos |ciQcuenta y nueve tribu- 
tarios. 

Trexiauncingo: del partido de Tlalcucautitlan; tiene en él y 
eo tres csLincias doscientos treinta y siete tributarios. 

Sítfxllancingo: del partido de Tlalcucautitlan; tiene en i^l y 
en dos estancias sesenta y tres tribuíanos. 

Tulimany: del partido de Tlalcucautitlan; tiene en éf y on 
(res estancias ciento catorce tributarios, 

Caqualpa: del partido de Tlalcucautitlan; tiene en él y en 
dnco estancias doscientos nueve tributarios. 

iíeiquitian: cabecera de partido de Tlalcucautitlan; tiena en 
él y en cuatro estancias trescientos cinco tributarios. 

Papalutla: del partido do Tlalcucautitlan; tiene en él y en 
seis estancias trescientos diez y nueve tributarios. 

Oztutla: del partido de Tlalcucautitlan; en él y on seis es- 
tancias hay cieuto setenta y cuatro tributarios. 

Tlacotepec: cabeza do partido; en 61 y en once sujetos hay 
cinco mil seiscientos tributarios. 

San Salvador: cabeza de partido; en 61 y en dos estancias 
tiene dos mil cien tributarios. 

Telitlatzynco: del partido de San Salvador; tiene cuatro- 
cientos tributarios. 

Mixlepeque: cabeza de partido; tiene en él y en dos estancias 
mil tributarios. 

Tlacotepeque: del partido de Mixtepec; tiene cuatrocientos 
tributarios. 

Tepexe: del partido de Mixtepec; tiene ocbonta tributarios, 

^coJa: cabeza de partido; tiene cuatrocientos tributarios. 
■ Capotitlan: del partido de Acala; tiene ciento treinta y ocho 
tributarios. 




222 

Cacaytícan: del partido de Acala; tiene doscientos cuar« 
tributarios, 

A'icalan; del partido de Acala; tiene trestíeatos sesenta y 
ributarios, 

htaapan: del partido de Acala; tieue ciento cincuenta 
butanos. 

Tlacualco: del partido de Acala; tiene cuatrodentos 
butanos. 

Tepetzintla: del partido ie Acala; tiene aeis tributarios. 

Tétela: cabeza de partido; en él y en tres estandss U 
cuatrocientos setenta tributarios. 

Yetazimaztitlan, del partido de Tétela; en él y en una está 
cia bay cuatrocientos ducuenta tributarios. 

TeuÜalco: cabeza de partido; hay en él y en cuarenta y ct 
estancias mil cuatrocientos veinte y un tributarios. 

Capuala: cabecera de partido; en él y en uua estancia 
mil trescientos setenta y cinco tributarios. 

La ciudad de Suchitlan: del partido de Capuala; hay ea 
trescientos tributarios. 

Cuecala; del partido de Copwola; tiene dosdentos veinte 
butarios. 

Ciquila: del partido de Capuala; tiene den tributarios. 

Cacatipa: del partido de Capuala; en él y en una esIaiK 
hay ciento veinte y ua tributarios. 

Acoxitlan: cabeza de partido;' en SI y en quince sujetos bi 
mil feligreses. 



PUEBLOS DE INDIOS DONDE LOS FRAILES FRANCISCOS TIENEN 

MONABTERlOa í DOCTRINAS. 

Tlaxcalam: hay en él y en cincuenta y un sujetos , caloH 
mil seiscientos sesenta y seis tributarios. 

Chiaulempa: hay en él y en seis sujetos; dos mil seiscienlQ 
treiula y siete tributarios, 

AÜiuetta: hay en él y en trece sujetos; dos mil cuatrodeaK 
sesenta y ocho tributarios. 



22J 



CiMun^infia.- hay en 61 y en diez y seis sujetos; dos mil nove- 
(ÚDtos sesenta tributarias. 

Svn. Felipe: hay en él y eu diez y ocho sujetos, mil setc- 
asntos tributarios. 

Taju^j^anco: hay en él y ea veiiiie sujetos, dos mil sesenta 
IriíiUtai-ios. 

'"«p^ooi: hay en él y en cuaretita y ocho sujetos, seis mil 
denlo Teiuto tributarios. 

^••«sKoeíngo: hay en él y en veinte y ocho sujetos, tres mil 
•"•^^^íonios se!<enta y nueve tributarios, 

^'****«í(i: hay en ¿I y ea ti-eínta y un sujetos, once rail sete- 
°*'l to^ ochenta y seis tribularios. 

*'*^í«allíin.- h.iy en él y en catorce sujetos, dos mil ochocientos 
"*®*>«-a IriLuUirios, 
y'**<*TihquechuUm: Iiay en él y eu diez y siete sujetos, tres mil 
[ .*^i^iiU)5 sesenta y cinco tributarios. 

. ^-^^-nmachalco: hay en 01 y en ciuco sujetos, tres mil nove- 
I ** ^-cm treinta tributarios. 

. ** «chu/ncíiy; hay en él y en cualro sujetos, tres mU tres- 
I ^WDSMscnla tributarios. 

^calco; hay en úl y en diex sujetos, cinco mil tributarios. 
_ ^^íaitetlntiaco; hay en él y en cualro sujetos, mil setenta y 
f *>Vibulano8. 

^oaMAtim-Aa»; hay en él y en siete sujetos, rail aeteula y un 
*^*»*mri05. 

^«ipo: hay en 61 y en siete sujetos, cuatro mil ochocientos 
L ^^^aU yjeis tribularios. 

I 'Afdfzinjro: hayeuél y en trece sujetos, tres mil ciento ochen- 

r ^^ iribulariofl. 

TaoiMoan: hay en él y en diez y siete sujetos, dos milsete- 
^«Btos treinta tribularios. 

Jialapan: hay on ¿1 y en siete sujetos, mil doscientos noventa 
T cíoco iribularitis. 



PUEBLOS DONDE LOS DOMINICOS ADHINISTRRN DDCTRINI V TIEHEN 

MONASTERIOS. 



Tepexic: hay en él y en veinte y seis estancias, dos mil seis- 
cíenlos setenta y siete tributarios. 

La ciudad de los Angeles: hay en olla y en cinco estancias, 
ochocientos tributarios. 

Itzocan: hay en él y en cuatro sujetos, dos mil cuatrocientos 
tributarios. 

Tepayayecan: hay eu él y en veinte y seis estancias, mil 
trescientos cuarenta y seis tributarios. 

Tallapanala: hay cu él y en cinco estancias, quinientos se- 
tenta y cinco tributarios. 

CíioíinK.' hay en él y en una estancia, doscientos cuarenta 
tributarios. 

Calmecatitlan: tiene ciento cincuenta tributarios, 

Calepec: tiene sesenta tributarios. 

Táñala: hay en él y en cinco estancias, ochocientos Iretata 
tributarios. 

Atocay: hay en él y en dos estancias, trescientos treinta tri- 
butarios. 

Teocatlan: hay en él y en dos estancias, quinientos tribu- 
tarios, 

Igualtepec: hay en él y en cuatro eslandas, cualrocieatos 
triljularios. 

Chila: hay en él seiscientos tributarios. 

Tiquiciatepec: hay en él y en cuatro estancias, mil tribu- 
tarios. 

Guaxuapa: hay en él y eu cuatro estancias, quinientos tri- 
butarios. 

Ixiilan: hay en él doscientos tributarios. 

Suchiiepec: hay en él ciento cincuenta tributarios. 

Cuyolepexic: hay en él y en tres estancias, doscientos tribu- 
tarios. 



I 



PUEBLOS DE INDIOS KL OBISPADO OE TUXCALA DONDE LOS AGUSTINOS 

TIESIIN MÜWíTEllluS Y D0CTH1NAS. 

Chictla: eii 61 y en once estaucías, noTecientos veinte tri- 
butarios. 

Chiaubtlan: hay en 61 y ea cincuenlíi y siete estancias, dos 
mil ocbocieatos diez seis tributarios. 

Tlachinola: hay en él cinco'mil trescientos treinta y un iri- 



Tlapa: hay en él y en catorce estancias, mil doscientos diez 
y nueve tributarios. 

Atliztaca: hay en él y en ocho esLincias, ciento cincuenta y 
doB tributarios. 

Callitlan: hay eii 6! y en dici y nueve estancias, quinientos 
cuarenta y seis tributarios. 

Atlemaisar: hay en en él y en nueve estancias, novecientos 
setenta y siete tributarios. 

Iguala: hay en íl y en seis estancias, trescientos cincuenta 
y cualro tributarios. 

Ifihiateopan: hay eu él y on cinco estancias, doscientos tres 
tributarios. 

Petlalca: bay en él y en cinco estancias, ciento cincuenta y 
UQ tributarios. 

Chipetlan: hay en él y en cinco estancias, ciento cincuentay 
nueve tributarios. 

Tenango: hay en él y en siete estancias, ciento veinte y nueve 
tribu larios. 

Otzoyoc: hay en él y en diez estancias, ciento treinta tribu- 
tarios. 

Tolomixtlahuacan: hay en él y en seis estancias, trescicn* 
tos ocho tributarios. 

Cuyllapa: hay on él y en seis estancias, mil ciento setenta y 
cinco iribulnrios. 

Chilapa: hay en úl y en cuarenta y dos sujetos y estancias, 
cuatro mil nueve tributarios. 



Pauatlan: hay en él dos mil tributarios. 

Totopec: hay eu él y en veinte y ocho estancias, trca e 

cientos tributarios- 
La Ciudad de los Angeles: hay en ella cincuenta tribu.' 

tarios. 

hidrografía del obispado de tuxcau. 

En la mar del Norte el rio de Alvarado, por otro nombí^ ó 
Banderas, por donde se parten los obispados de Gúaxaca ¡ 
Tiaicala, en 18 '/j de altura, es puerto donde pueden < 
bien los navios. 

El rio de Atmeyra, junto al rio de San Juan de üíua, cualw 
ó cinco leguas al oriente dél, sirve de puerto también cuando 
es menester, 

£1 puerto de Ulua, como queda descrito en la descripcián ds 
la Veracu!, rio de San Pedro ¡/ San Pablo, en 100° ;í y 20' da 
altura, es razonable rio y desembarcadero, veinte y cinco t 
trointa leguas al norte del rio de la Veracruz. 

El rio de Cazones, como veinte leguas al norte del rio da 
San Pedro y San Pablo, ruin puerto y de poca agua. 

Bahía y laguna de Tamayagua, al sur del rio de Panuco, 
veinte 6 veinte y cinco leguas, en 23° de altura, sirve de puerto, 
aunque no tiene mucha agua en la entrada. 

En la mar del Sur tendía de costa este obispado diez y ocha 
6 veinte leguas, en que entran tres ó cuatro rios, y enfrente de 
Xalapa hay una enseuada graude y larga, y á la entrada della 
una isla: no se sabe que haya puerto ninguno. 



DESCRIPCIÓN DEL OBISPADO DE GUAXACR. 

El obispado de Guaxaca , dicho así de la provincia en que 
está la catedral, y por otro nombre de Antequera por la ciudad 
on que reside, parte términos con el obispado do Tlaxcala por 
el poniente en Ciutla, quo es en la costa de la mar del Sur, 
en el meridiano 102' de longitud y 16° de altura, desde dondo 



92-1 



van corríondo sua términos al nomordeste como cuarenta 6 
cíDciienU leguas, y desde allí vuelve IcsnordeEle la costa de 
la mar del Norte hasta el rio de Alvarado, que serán como 
treinta leguas: por la parte del norte y del nordeste tiene por 
limites á la mar del Norte, desde la boca del dicho rio de Alva- 
rado hasta pasados los términos de Guacaqualco, en 9fi° de Ion* 
gitiid y 18 de altura, y por el leste confina con los obispados 
del distrito de la Audiencia de Giiatimala, en la provincia de 
Soconusco y Tehuanlepec, y con el obispado de Cbiapa en la 
provincia de los ludios Coques, y con el de Yucatán en la pro- 
vincia de Tabasco; de manera, que de la una mar ¡í la otra, por 
loa confines de Tlascala, tendrá ciento veinte leguas poco más 
Ó menos, y por la costa del norte como cincuenta leguas, y 
sesenta desde la mar del Norte á la del Sur por los couflues de 
Cbiapa, y cíenlo por la costa del sui- desde la provincia de So- 
conusco hasta Ciulla. 

Cay en todo este obispado cuatro pueblos de españoles, una 
ciudad y tres villas, en que habrá como cuatrocientos veinte 
españoles poco más 6 menos, toda gente muy pobre, sin trato 
ni contratación ninguna, y trescientos cincuenta pueblos de 
indios, cabeceras, mal poblados, y otros derramados y despo- 
blados, en los cuales y en trescientas estancias y sujetos dellos, 
habrá como noventa y seis mil indios tributarios, repartidos 
en ciento cuarenta ó ciento cincuenta repartimientos, que tri- 
butan de cincuenta y cuatro mil pesos arriba; los sesenta y 
ocho en cabexa de S. M., que le rentarán como diez yocho mil 
pesos, y los ochenta y dos de particulares, que rentan más de 
cincuenta y seis rail. 

Hay en este obispado dos alcaldías mayores proveídas por 
el virey, y cincuenta corregimientos. Dícesc este obispado de 
Guajaea, por la provincia donde está la catedral que se llama 
asi, y de Anlsquera por la ciudad donde reside: es sufragáneo 
al arzobispado de México desde el año 47, Está la doctrina de 
este obispado toda repartida endúrigosyrr3Ílesdominico8,quo 
tienen la mayor parte della, porque tienen ciento veinte mones- 
lerios 6 doctrinas, y en toda esta provincia no hay monesterio 
ninguno de otra orden : de clt^rigos hay doscientas doctrinas. 



Gcneralmenle es I.1 tierra muy íspera de sierras y montañi 
difíciles decaminar, y así el temple es mis trio que caliente 
Y la tierra sana; y sí alguna tierra llana bay es hacia la cosí 
de la mar del Sur, la cual es escesivamente cíilida y mal saoj 
dase en todas partes maíz, y en las más calientes, mediai 
mente, algodón y cacao, y trigo en las partes templadas; y 
muchas parles hay en los rios mineros de oro, aunque se s; 
poco por la aspereza do la tierra. 



DESCRIPCIÓN PARTICUUR DE LAS PROVINCIAS Y PUEBLOS 

DE ESPAÑOLES DKSTK OBISPADO. 

Aunque en este^ obispado hay muchas provincias y coniai^ 
cas de diferentes lenguas y naciones de indios, la más princi 
pal provincia, de aiete ú ocho las mayores en que se diviiie, i 
la de Guajaca, donde ealá la ciudad de Autequera, en la cual 
hay tres valles; el uno que corro al oriente casi siete legua^ 
y otro hacia el norueste, cinco, y otro al sur, diei; lodos fot 
tilea de maiz y trigo , aunque algunas veces falta agxia del cieJo 
que hace los años trabajosos porque no hay regadíos ningunoe 
dase bien todo agro de naranjas y limones, granadas, mem 
brillos, higos y algunas uvas, y aunque las frutas de ticrrl 
Tria DO ae dan bien en los valles, se dan en las sierras ; 
melones y otras legumbres de España , si no son ajos. 



La ciudad de i4nte5iiera, que otros llaman de Gwaxaca, porlí 
provincia en que esl.1, estA en 100* de longitud del meridianí 
do Toledo, y 18* de altura poco masó menos, ochenta leguaad 
Me.i;ico en el camino real de Guatímala y Chiapa: es puebb 
de Irescienlos cincuenta vecinos todos gente pobre y muy n 
sitada: provee en ella el vircy de la Nueva España el a1cald< 
mayor, con seiscientos sesenta pesos de salario, y reside aqu 
la catedral desde el año de 65, que se hizo la erección della. 

Fundó este pueblo el adelantado Pedro de Alvarado, 



229 

comiaióa del Marqués del Valle , aüo de 27 , y después se des- 
pobló, y la volvió ¿poMai- Juan Pérez de Bcrrio, por comÍ9Íóii 
da Nufio de Ouimáa , y de la Audiencia año de 3!) : auaque 
eatá poblada cerca de las cumbres de la sierra, deade las cualos 
vau unas aguas & la mar del Norte, y otras & la del Sur, está 
asentada ea lugar llano y deleitoso, y donde se coje mucho 
trigo, y se dau todos mantenimientos; hay muchos morales 
para seda, y mucha graua, y en los ríos abundancia de oro. 



PROVINCIA DE LA HISTECA. 

La provincia de la Misteca , que en este chispado es la mayor, 
se divide en la Misteca alta y baja; la alta cae al occidente 
treinta 6 cuarenta leguas de ADie<|uera, y la baja al sudueste 
mis cerca de la mar del Sur. La alta es tierra más fresca y 
más sana, pero la una y la otra son de buen temple, abun- 
dantes do maíi y muy dispuestas para trigo y todas las frutas 
de España y de la tierra: hay buenas aguas y mucha madera, 
, piedra, y cal: no hay en ella pueblos de españoles hasta 
, pero hay cerca de setenta pueblos de indios, cabeceras 
u-tidos, sin otros muchos sujetos & éstos, en los cuales 
SiríE do dos mil tributarios arriba; incluyese en esta pro- 
vincia las provincias Amugos y de Ayactutecaa. 

PROVINCIA DE TUTUTEPEC. 

La provincia do Tutulepec, cincuenta leguas de la ciudad dd 
Aotequera , al sudueste en la mar del Sur, es tierra sana para 
estar en la costa, abundante de maii y de muchas frutas, y 
medianamente de cacao y algodón: es muy aparejada para ga- 
nados, y hay muchos pescados y sal. 



PROVINCIA DEL RIO DE ALVARADO. 

La provincia del iíio de Alvarado, entre el norte y nordeste 
de Antcquera, sesenta leguas , es tierra muy cálida y m,ts 



I hiímeda que seca, y por esto muy sana; dase bien maíz, modis- 
I ñámente cacao y algoddn, y sal en ella, y es dispuesta para 
■ganados mayores é ingenios de azúcar: hay en esta provincia 
Bel puerto del rio de Aivarado, por donde se podían contratar 
I las cosas que cu ella se criasen. 



PROVINCIA DE LOS ZAPOTECAS. 

La proííücia de los Zapotecos es muy grande y principal en 
esto obispado ; está al nordeste; hasta la ciudad de Aotequera 
de diez hasta treinta leguas : es toda liana de sierras y mon- 
tañas muy altas , y asi de temple sano, más frió que caliente, 
y los valles son amenos y deleitosos, y fórlilcs de maíz y otras 
muchas cosas ; y aunque rios y mineros de oro y plata no 80 
L pueden beneficiar por la aspereza de la tierra. 



SANüTO ILDEFONSO. 

Está en esta provincia, en unas sierrasmuy altas y muyis- 

' peras, la villa do Sánelo Ildefonso de los Zapolecas, pueblo de 

españoles, veinte leguas de Anlequera hacia el norte, en 99° y 

medio de longitud y 18* y un cuarto de altura: tiene como 

treinta vecinos, lodos muy pobres porque no tienen grange- 

rlas ni se crian ganados en su comarca, y así se sustentan de 

sólo lo que los indios tributan, que son unas mantas de 

i algodón y un poco de maíz: gobiérnase por un alcalde mayor 

1 que provee el virey: pobláronla año do 26 (1526) Diego de Fi- 

I gueroa y Marcos do Aguilar. 

Hay en esta provincia como sesenta pueblos de indios cabe- 
ceras departido de doctrina, sin los sujetos á ellos, en los 
cuales todos, y en las estancias que tienen, habrán como veinte 
y nueve á -treinta mil indios, todos gente desnuda y muy 
bestial. 
Incldyese en esta provincia, la provincia déla VitíaUa de tot 
I Zapotecos, que se divide en cinco naciones que son: los Caxonea, 
L en que hay diez pueblos cabeceras de partido; Venecichcu, od 



que hay veinte y dos pueblos; Bijanaea, en que liay quince ; 
Cli^Tialtecaa , en ocho puci)lo3; Mixes, es guo hay como dioz 
mil tributarios. 



VALLE DE NEJAPA. 



I^a comarca y valle de Nexapa , al oriento de Antequera, es 
tierra estéril y muy cálida , aunque el valle es razonable tierra: 
está fundada encale valle la villa que dicen AaSaniiagode 
N&utpa, veinte leguas de Anlequera al oriente, camino do 
Ghiapa y Guatimala. 



PROVINCIA DE GUAZACALCO. 

La provincia de Guazacako , que es la última de osle obis- 
pado, por donde parte lórminoa con Tabasco, está de Anle- 
qtiera d noventa y á cien leguas ; e3 tierra muy cálida y de 
muchos rioa, lagunas y esteros, y así hay mucho pescado y 
frutas y mantenimientos de la tierra, aunque no se da trigo 
eo ella. 

VILLA DEL ESPÍHITU SANTO. 

Está en esta provincia la villa del Espíritu Santo, noventa 
leguas de Anl«quera: tendrá casi cincuenta pueblos pequeños, 
y en ellos como tres mi! tributarios, aunque de cada dia se van 
disminuyendo: caen en esta provincia la provincia de Chon- 
lales, caque hay diez pueblos cabeceras, y en ellos como tres 
mil tributarios; la proviucia de los Macatecaa, que en diez y 
siete pueblos habrán como tres mil tribularioa, y la de los 
Cuycatecas , que en doce pueblos habrán como tres mil tri- 
butarios. 



PUEBLOS Y NACtONES DE INDIOS OE ESTE OBISPADO DONDE 

ADMINISTRAN LA DOCTHINA CiEñlCOS. 

La provincia de Guazaqualco, tiene setenta puctjlus pcijUL>üai 
eu los cuales habrá tres niil Iributarios. 

La provincia de Tuzcle, tiene cuatrocientos tribuiarios der- 
ramados. 
Tuchitepeque: tendrá óchenla tribuíanos. 
ütlaltiUan: tendrá doscientos tribuiarios. 
Yotepeque, Lobuni, Lalanu, Pellapa, Tuauela, Tetlalcingo, 
Lacoba, Lachigila: tendrá ciento sesenta Iributarios. 

Ckinanila: en ella y en veinte y Ires estancias, mil tributarios. 

Guicila: hay en él y en cuatro estancias, quinientos triba<! 

tarios, 

Tepistutla: tiene quinientos tributarios. 
Tlaquaeintepec , Guecalapa y Tecomaltepec : tienen qai- 
uieiitos tributarios. 

Oxillan, Tepeapa^ Atizpac, Coatlan, Coyaltepec, y Pultat- 
cingo: hay eu ellos quinientos tribuiarios. 

Cuistepec, Tecomoaba, Cuantía, Izlallan TetilUlan: tioiieit. 
dos mil cuatrotíunlos tributarios. 
Mhtepeque: tiene den tributarios, 
^^^^L Jfautiquepaque: leudrá setenta tributarios. 

^^^^H Cuauila: tiene doscientos tributarios. 

^^^^1 Xocoliquipal: tiene cíenlo cincuenta tributarios. 

^^^^H Apoala: tendr.! quinientos cincnenta tributarias. 

^^^^P Chiagualtepeque: tiene doscientos ciacnenta tributarios. 

^^^^ Xaltepetongo: tendrá dosdentoa tributarios. 

W Papalotiepac, Cuizalla, Tepeucila, Totepitongo: tienen mU 

L cuatrocientos tributórios. 

^^^■^ Cocola, Texulepeque; tienen seiBdentos tríbutarios. 

^^^^H . Naualcatepeqiie: tiene ciento cincuenta tributarios. 

^^^^F Cuijtlaguislla: tendrá dosdcntos cincuenta tributarios. 

■ Tanatepeque, Almcagual: leudrán eiculo cuarenta tribu- 

I tarios. 




233 



Cuatla: hay eu 61 aoventu trihutarios. 

htacteperiue: tendrá doscientos tributarios. 

Catlautla: tiene ochocientos tributarios. 

Matinaltepec: tendrá cien Iribularios. 
— YolostMifuila: lendrí trescientos ttibutarios. — 

Toca<iuÍeco, Cocoquiapa, Haltianguiípo , Yatupec: lernáii 
mil tributarios. 

htepexe: tendrá trosdenlos tributarios. 

Chicomehuehil: tendrá quinientos tributarlos, 

CapuUilpa: hay en él doscientos tributados. 

htUm: tiene cuatrocientos tributarioB. 

Mictta: hay en 61 y en nueve estancias, seiscientos tribu- 
tarios. 

Xaltepequt: hay cu él mil seiscientos tributarios. 

TUaniongo: hay en él y en siete estancias, mil tributarios. 

Plaatlauhllaguac: tiene trescJenlos trihutarios. 

Mittantottífo: tendrá trescientos tributarios. 

Chalcatongo, Cuautlaltta, Ateyaca: hay eu ellos ochocientos 
tributarios. 

Yolotepeque: hay en él y en cuatro cstíincias, cuatrocientos 
tributarios. 

Teucaqualco: tendrá seiscientos tributario». 

Moltepec: tendrá selonla tdbuUrios. 

¿os /*eñ[>(es, son seis, los cuales tendrán seiscientos tribu- 
tarios; y en Tamacola hay trescientos, que son novecientos. 

Cacatepeque: tendrá quinientos tributarios. 

¿08 Amusgos: teadráa trescientos tributarios, 

Ayacinapa: tiene doscientos trihutarios. 

Ametepec: hay en él y en Suchit y Tla'juas, ochocientos tri- 
butarios. 

Cuaquillan: hay en él treinta tributarios. 

Cuezalo: hay en él oclio tributarios. 

Igualapo: hay en él y en siete estancias, setecientos tribu- 
tarios, 

Tlacolula: hay en él y en dos estancias, cieu tributarios. 

Guicayant Yaloyac: lienen cuatrocientos tributarios. 

Telepec, Pinoteca y Potutla: leudráu Lrescieiilos tributarios. 



234 



líacamama: tendrá cien tributarios. 

Tutepec: hay on él y en setenta estancias, tres mil cuatrfl 
cientos tributarios. 

Yelepec: tendrá doacientos tributarios. 

Cola.- hay en él ochocientos tributarios. 

Cencontepec: hay en él doscientos cincuenta tribuíanos. 

Istlaxutla: tiene doscientos cincuenta tributarios. 

Tujyulla: hay en él y en cinco estancias, quinientos t 
butarios. 

Maguatlan: hay en él mil cuatrocientos tributarios. 

Amatlan: hay en él ciento cincuenta tributarios. 

Coatlan: hay ea ól mil cuatrocientos tributarios. 

Rio Hondo: hay en ól setecientos tributarios. 

Cocautepa:: hay en él cincuenta tributarios. 

Colotepec: hay en él sesenta tributarios. 

Ocelotepec: hay en él mil doscientos tributarios. 

La Paguia: Picintepeque, tienen doscientos cincuenta t 
butarios. 

Guatttlco: hay en él trescientos tributarios. 

Muchiiepec: tiene trescientos tributarios. 

ChimalUín: hay en él veinte tributarios. 

Pochutla: hay en él cuarenta tributarios. 

Tximaneco: hay en él cuarenta tributarios. 

Gameluca: hay en él setecientos tributarios. 

Istaila: hay en él doscientos tributarios. 

MazaÜan; hay en él cuarenta tributarios, 

Tlacolula: tendrá cien tributarios. 

La provincia de los Chántales bravos: hay en él y en do( 
pneblezuelos rail seiscientos tributarios. 

Antequera: en casas huertas y tierras, hay cuatrociealO 
tributarios. 



PUEBLOS DE IRDIOS DEL OBISPIDO DETLIXCRU DONDE LOS AGUSTINOS 

TIENEN MONAeTERIOS V DOUTUIN'AS. 

Chietla: en él y en once estancias, noTeciontos veinte tri- 
butarios. 

Chiauhttan: hay en él y en cincuenta y siete estancias, dos 
mil ochocientos diez seis tributarios. 

TlachinoUi: hay en íl cinco'mil trescientos treinta y un tri- 
butarlos. 

Tlapa: hay en él y en catorce estancias, mil doacieulos diea 
y nueve tributarios. 

Atliztaca: hay en 61 y en ocho estancias, ciento cincuenta y 
dos tribútanos. 

Caltillan: hay en i^I y en diez y nueve estancias, quinientos 
cuarenta y seis tributarios, 

Atlemaxar: hay en en él y eu nueve estancias, novecientos 
setenta y siete tributarios. 

Iguala: hay en ¿1 y en seis estancias, trescientos cincuenta 
y cuatro tributarios. 

lehiateopan: hay eu 6! y en cinco estancias, doscientos tres 
tributarios. 

Pellalca: hay en él y en cinco estancias, ciento cincuenta y 
un tributarios. 

Chipeilan: hay en él y en cinco estancias, dentó cincuenta y 
nueve tributarios. 

Tenango: hay en él y en siete estancias, ciento veinte y nueve 
tributarios. 

Otzoyoc: hay en él y en diez estancias, ciento treinta tribu- 
tarios. 

Totomixtlahuacan: hay on él y en seis estancias, trescien- 
tos ocho tributarios- 

Cugtlapa: hay en él y en seis estancias, mil ciento setenta y 
cinco trihularios, 

Chitapa: hay en él y en cuarenta y dos sujetos y estancias, 
cuatro mil nuevo tributarios, 




Xalapa: hay en él novecientos tribularíos. 

Tequicistan: hay en él y en tres estancias, sclscJéiild] 
butaaios. 

Tiacuhtla: hay en él ochenta tributarios. 

Totolaptla: hay en él sesenta tributarios. 

Coatlan: hay oii 61 ciento veinte tributarios. 

Nacaltepec: hay en él y en dos estancias ,'cieatd 
bularlos. 

Nexapa: hay en él y en treinta y dos estancias, 
setecientos setenta tributarios, 

San Ildefonso: hay én él treinta tribuíanos. 

Totepec: hay en él ciento cuarenta tributarios JÍ 

Amatepec: hay en él cincueota tributarios. 

Mohoton: hay en él cuarenta tributarios. 

Xayatepec: hay en él ochenta tributarios. 

Atjotepec: hay en él veinte y cinco tributarios, 

Acotepee: hay en él ciento cincuenta tríbutaiios. 

Xareta: hay en 61 ochenta tributarios. 

Ilucitepec: hay en él cuarenta tributarios. 

Mitepec: hay en él cincuenta tributarios, 

Yacoche: hay en él sesenta tributarios. 

Tzitzicastepec: hay en él noventa tributarios. 

Mexülan: hay en él treinta Iributaríos. 

Tlahuitoltepec : hay en él doscientos tributaria 

Tepestepec: hay en él sesenta tributarios. 

Cacalotepec: hay en él cien tributarios. 

Nohaan: hay en él ciento cuarenta tributarios.' 

Ayacastepec : hay en él ciento veíale tribularioB^I 

■ Alotepec: hay en él ciento veinte tributarios. 
Txaindan: hay en él ciento veinte tributarios. 
Paxosnan: hay en él cuarenta tributarios. 
Trisme; hay en él cincuenta tributarios, 
Metiatepec: hay en él sesenta tributarios. 
Cacatepec: hay en él sesenta tributarios. 
Tonagina ; hay en él cien tributarios. 

■ Tolotepitongo: hay en él treinta tributarios. 
Lalopa. hay en él ciento cincuenta. 



237 



I 



L^M^^oya: hay en él ochenta tributarios. 
Sm^m^ot/aíepa:: hay en él noveula Iríbularios. 
T~'^it*ja: bay en él cuarenta tributarios. 
Stf^fvila: hay en úl ciento veinte tributarios. 
Yísíjuiniepec: hayeo él doscienles cincuenta tributarios. 
^ttÍ4inguÍllo: hay en ól cuarenta tributarios. 
^^f^bichi: hay en él treinta tributarios. 
Ctt^scamatepec: hay en él doscientos tributarios. 
Chichina: hay en él ciento veinte tributarios. 
Zagaya: hay en él sesenta tributarios. 
^iiltBpfque: hay en él doscientos cuarenta tributarios, 
^r*€Íoxoza : hay eo él cuarenta tributarios, 
• f^r^iia: hay en él sesenta tributarios. 
•«oCZíicfto; hay en él sesenLa tributarios. 
^«*»»*a Crui: hay en él cien tributarios. 
■^**c«»cJií; hay en él cincuenta Cribularios, 
' *»í>«ijo: hay en él cien tributarios. 
"**^«ntwieMa/co: hay en él cincuenta tributarios. 
" "*~d i>t<pee; hay en él sesenta tributarios. 
«»C<io; hay en él sesenta tributarios. 
^'^tvio: hay en él cincuenta tributarios. 
***«Íi«jío.- hay en él sesenta tributarios. 
^**íaMaíapa.- hay en él sesenta tributarios. 

5*«c(ull<t.- hay en él ciento cuarenta tributarios, 
_.^* *no(í«n." hay en él veinticinco tributarios. 
.^^^-^ní; hay en él sesenta trüjutarios. 
,^^*ami: hay en él cincuenta tributarios. 
-^ _^:nitao: hay en él sesenta tributarios. 

^i^Mepec: hay en él dcoto veinte tributarios. 
;^~~«Ía6m; hay en él cuarenta tributarios. 
^%^i;hay en él cincuenta tributarios. 
"^^netj; hay en él sesenta trüutarios. 
^--^moílcpec: hay en él ciento cincnenla tributarios, 
^fcoapa: liay en él doscientos cuarenta tributarios. 
■iUalinalUpiC: hay en él ciento veinte tributarios. 
TzajMtequila: hay en él ciento veinte tributarios. 
Taua- hay en él ciento veinte tributarios. 




Tetkpiipacba^f ta & ; en ooei 
coeola y dos bibatados. 
ITtKudufoya.- b^ en & tmñenlm tcOnCvíos. 
iracvyInccUt bay €a fl y es lies < 

torca triboarios. 

Teotiüan: hay ea él y «n dos eadnoM tresdenu» I 
batarios. 

Ttaeulitta: hay en S y eo n 
butanos. 

C>a>(íaR.-h3y ea él y en ocho estaodas dos mil reinle trUn-j 
(arios. 

r:t«pec.- hay en él y eñ noeve estancias setadeatos Doreold 
y nueve tribotaríos. 

Ayacuexco: hay eo él y en ana estanda denlo sesenta t; 
butarios. 

Tlacola: hay en ¿1 sesenta tribatahos. 

Tepezimatlan: está dindido en tres pueblos, ijue son: San-I 
Bernardo, Santo Domingo if Santa Maria, y hay en ellos autl 
setecientos catorce tribotarios. 

Teocapollan: hay en él y en diez y nueve estandas I 
ochenta y ocho tributarios. 

Cimatlan: hay en él y en una estaoda tresdentos i 
y cinco tribuLirioa. 

Cuyotepec: hay en él cieato nóvenla trihutarios. 

Guajaca: hay en él y en una estancia ochodentos cincaeotl 
tributarioB. 

Tlaliataca: hay en él y en tres estancias seisdentos tribife 
larios. 

Eiln : hay en 61 y en dier y ocho estancias mil ochodenlo 
tribu lariüs. 



239 

Guadlotlan: hay en úl y en nueve estancias novecientos se- 
seata y cíqco tributarioB. 

Cvylapa: hay en él y en catorce estancias seis mil tribu- 
tarios. 



hidrografía V DESCRIPCIÓN DE U COSTA DEL OBISPADO 

DB CUAXACA. 

La costa do la mar del Norte en d río de Alvarado, comüa 
puerto á este obispado y al de Tlascala. 

El río que llaman de Agualutco puede servir de puerto. 

Toda la cosía es peligrosa en tiempo de nortes, que son tra- 
vesía en ella, principalmente desde el principio de las sierras 
de San Martín hasta el remate deltas, donde fe han [wrdido 
muchos navios, queriéndose ir á guarecer al abrigo deltas por 
una restringa de arracifes, que tienen desde el principio hasta 
el cabo un tirodearcabuzálamardos palmos debajo del agua. 

Boca Partida: una punta de tierra que sale en la costa de 
las sierras de San Martín dentro cu la mar con una quebrada 
tan baja, que de alta mar parece que estd partida do la tierra, 
y asi comunmente es tenida por isla. 

En la costa de la mar del Sur, el puerto de Guatulco, en 99* 
y*/» de longitud y 15" X 'io altura; es puerto capaz, grande 
y bueno y muy frecuentado. 

El puerto de Tegiiantepec, en 07" H de longitud y Id" ^ de 
latitud; aunque es puerto grande no es muy írecuentado. 



DESCRIPCIÓN DEL OBISPADO DE MECHOACAN. 

El obispado de Mechoacan parte términos por la parte del 
oriente con el arzobispado do México por oí meridiano 104* de 
longitud cerca del río Mita, que está en 17° de altura, y desde 
allí norte sur hasta el valle de San Juan, por donde, como el 

I de México, tiene los limites abiertos; de manera que por esta 

^^L parte tendrá como sesenta leguas, y por la parte del poniente 



24Í) 



purle ti-rmiiios con «¡1 obispado de U Nueva Galicia porol ria< 
grande Chiconagueatengo, entrando eo el distrito déla Audien- 
cia de la Nueva Galicia hasta Cuysco, un pueblo de indios que 
está diez leguas de tíuadalajar», desde dondo vuelve á la costa 
de la mar del Sur, dejando en la diócesis del obisj>ado de la 
Nueva Galicia la provincia de Avalos y Izatlan y sus sujetos, 
que son muchos pueblos del distrito do la Audiencia de México: 
por la costa de la raardcl Sur tendrá setenta y cinco leguas li 
ochenta de costa, y di?5de la laguna de Chápala para el norte 
VA partiendo términos por donde oí distrito déla Audiencia de 
la Nueva Galicia se junta con el de la Nueva España. E? 
fragáneo este obispado al arzobispado de México desde el adaj 
de 47, y llámase de Mecboacau por la provincia donde reside 
la catedral. 

Hay en este obispado siete pueblos de españoles, tres ciuda- 
des y cuatro villas en qué habrá como mil vecinos, y tres- 
cientos treinta pueblos de indios en que hay cuarenta y cuatro 
mil tributarios repartidos eu noventa y cuatro rcparlimicutoe 
de indios que rentan cincucnla y dos ó cincuenta y tres mil 
pesos de renta; los sesenta y nueve puestos en la corona Ri 
que rentan como veinte y cinco mil pesos, y los otros de 
ticulares veinte y seis mil- Tres alcaldías mayores y coareol 
y nueve corregimientos, treinta y una doctrina de ct&rÍgos, 
diez de frailes tranciscos y nueve de dominicos. 

Aunque por ser el distrito deste obispado grande bay 
fereoles tierras y temples, comunmente son todas calientes 
enfermas, aunque algunas bay templadas el verano como 
lo demás déla Nueva España desdo Octubre hastaMayocuat]i 
deja de llover; es tierra muy áspera y llena de montañas 
pinos, cedros, cipreses y fresnos y sabinas; es fértil de 
fistola, cacao y maíz, y hay grandes estancias de todo géoei 
de ganado mayor y menor, de vacas, yeguas, ovejas, cabras 
puercos , y crlaose en esta tierra muchos animales nocÍTOS 
ponzoñosos, como son leones, tigres, víboras grandes vonsQi 
sas y mortíferas : hay nmchos mineros de oro y piala, auoi 
por la fragosidad de la tierra los españoles las han dejado; ea 
algunas partes de la mar hay ostiales de perlas, y en cUa j en 



i 



A 



241 



los ríos y lagos y lagunas, que hay muchas, grande abundan- 
cia de pescados, y grandes cocodrilos i5 caimanes. 

Por la aspereza de la tierra y mal temple della, no es muy 
habitada esta provincia de indios, y los que hay son la mayor 
parte de los que so llaman Tarasco», por la lengua (urasca que 
hablan, en la cual se hallan algunos vocablos españoles, como 
son la negativa, mi, y tata por padre. Son de buena disposi- 
ción y bien proporcionados y de los mas políticos de aquellas 
partea, y valientes en la guerra, y las mujeres muy feas. Tu- 
vieron un rey antiguamente que se decía Caconcí, con quien 
Motetuma rey de México, tuvo continua guerra. Aunque la 
tierra es muy áspera y fragosa de montes los caminos son 
buenos, llanos y bien abiertos y trillados de i'ecnas. 



DESCRIPCIÓN PAÍtTICUUR DE LOS PUEBLOS DE ESTE OBISPADO DE 
hbcuoacAn. 



Divídese esto obispado en tres provincias principales ; la pri- 
mera y mas nombraba es la de Mechoac^n, en la cual hay 
cuatro pueblos de espailoles, dos ciudades y dos villas en que 
está la mayor parte de los vecinos españoles que en este obis- 
pado hay. 

hbchoacAn. 

La ciudad de Mechoacán ó Pazquaro, en 105° de longitud 
y 18° y X de altura, 42 leguas de México al poniente y 46 
de Guadalajara al norueste, es pueblo de cien vecinos españo- 
les; es alcaldía mayor, y hay en él un monesterio de frailes 
franciscos, y otro de agustinos: reside en esta ciudad la cale- 
dral desdo el año de 43-44 que se pasó á esta ciudad de Gua~ 
yangareo, doude al principio se fundó por el año de 36 ó 37. 

Pobló esta ciudad Cristóbal de Oli, por comisión del Mar- 
qués del Valle año de 24, la cual tiene su asiento ribera de uua 
laguna grande de mucho pescado, la mitad del pueblo sobre 
una ladera, y la otra mitad en el llano; sou las casas de los es- 
pañoles de buea cdiücio de piedra y adobe y buena madera. 



^- ^^-^- 




242 



(¡ue de todo hay abundancia, y las casas de los indios, aunque 
humildes, soíi de las raejurcs, ciibierUs de paja y mas bien he- 
chas y provcchonas de cuantas tiay en af]iiella9 partes: beben 
de buenos arroyos y rios, de que bay abundancia on la co- 
marca, cuyo tomple es ni frió ni muy cilieute y mas húmedo 
que soco, y asi la tierra es grasa y fértii do trigo, mafz y de 
muchas frutas do la tiorra y de Cistilln, que sed4n en buenas 
y muchas huertas que tiene á la redonda. El camino para Me- i 
zico es bueno para recuas y tambieu el qUQ vá á la Nueva Ga- 
licia y & los Zacatecas. 



(lUATANOABEO. 

Guayangareo, siete leguas de Mechoacan al oriente, licne 
treinta casas d<i españoles, y estuvo en olla al principio la ca* 
tcdral de Mechoacau, do donde se pasa por no se tener por 
tan buen asiento; hay en esto pueblo un moneslerio de agus- 
tinos y otro de franciscos, y os el pueblo y la comarca en 
todo como la ciudad de Mechoacaii y su comarca. 



(¡ÜANaIUATO. 

I.a3 minas de Guanajuato, veinte y ocho leguas de Mecboa- 
can al norte y h.'icia los Zacatecas; habrá como seiscientos es- 
pañoles en dos Reales que tienen , los mas de ellos tratantes, 
y hay en ellas un alcalde mayor puesto por el virey: descu- 
briéronse estas mtna$ por el año de 61; son muy ricas de 
plata, de que se saca gran cantidad, y por esto es lo mejor que 
hay en Mechoacau este asiento: la tierra donde están es mas 
fria que caliente, estéril de maii, trigo y fruías, que todo 
se provee de acarreo, aunque hay mucho ganado de vacas, 
yeguas y ovejas ; aunque la lierra es áspera y mala do caminar ' 
el camino de Mechoacan á estas minas es bueno, pero peligroso 
por los indios chichimecas. 



I 



La TÍlla de San Miguel eu esta provincia de Mcchoacao, 
Lreinla y cinco leguas de la ciudad al norte, tendrá como 
veiate vecinos ; comenzóse á poblar en tiempo del virey don 
Antonio (1), y acabóla de poblar el viroy D. Luis de Velasco 
año de 53: está ea tierra áspera y en frontera de gente de 
guerra. 



I 

I 



La villa de San Felipe, cincuenta leguas de Mechoacán hacía 
el norte, y sesenta y dos de México al norueste, tendrá como 
veinte vecinos, que se entretienen y sustentan de lo que ven- 
den A los que pasan á las minas de Zacatecas; poblóla don 
Francisco de Velasco por mandado del virey D. Luis de Ve- 
lasco año de 50, en tierra de indios de guerra, por asegurar el 
paso y camino de México para los Zacatecas en que está su 
asiento: es en tierra fría, estéril y de pocas aguas, y hay en el 
puelilo un moaestcrio de agustinos. 

CACATULA. 

La villa y provincia de (^acalula, á la costa de la mar del 
Sur, cuarenta leguas de Mechoac/m al sudueste: hay en la 
villa como quince vecinos, la cual está cerca de la mar; hay en 
ella un alcalde mayor proveído por el virey, y en toda la co- 
marca diez corregimientos; poblóla Rodrigo Alvarez Chico, 
por comisión del Marquñs del Valle, en tierra muy áspera, ca- 
liente y enTerma, pero abundosa de maíz y cacao, y asi andan 
muchos españoles al trato dello; no se cojo trigo ui hay frutas 
aun de la tierra, aunque ganado hay en abundancia, princi- 
palmente de vacas. Hay en esta provincia cincuenta y tres 
repartimientos do indios, cuarenta de la Corona Real y los 
demás do particulares, que todos rentan como cinco mil pesos. 

Idzd. virey que fué áe 1* >usva EHpaña deide ISSCá tSSO. 




L* pcotioem ; vib de Catíma, en la cosu de b mar del 
Sor de ecle o Mifa d o á b fwle ocódenbl de Mechoac^ buU 
faM eaaBat» de Noen GsBda; la ñlU eiocitenta I^uas de la 
dudad de Mériioacin: bay traoU vecitK» españoles en ella, y 
Ct afcaMia oíayar yrawmáx por el riny de U N'aeTa Espada, 
j es toda la primada hay otra «kaldía mayor j vcialc y dos 
imiiaiiiiiMilnit j treiata f tr«t repartiitiieiitos de &. M. y de 
pattknlBes qoe valen nnij poco: pobló la villa Joan Rodri- 
ga» de \1Ifarfberte, y la prtmnda Utda es de tierra muy ca- 
tttnte,'ylErtfldecKao7decañaQ9tola. y en que 9e cria oro. 
y loa naturales della es geole mur biea acoadicionaiU. 



nmOS BE UMB OESTE OttSPAOO EN QUE HiY CURAS. 

Mtdioaeán: coa doce barrios, tiene cuatro mil indios tribu- 
tartos. 

Harte: con dos barrios, entrambos de la ciudad, mil dos- 
oieolos tributario». 

OehctmuUra: cou ctuco barrios, y Chiqüimito, barrio de 
Pucuaro, coa trasdeutos ochenta y cuatro tributarios. 

Guayangmn»: ron cuatro barrios y ciento cincuonla tribu- 
tarios. 

Gnamitpieo: con seis A siete barrios , cuatrocienUis Ireíuia y 
siete tributarios. 

Comattfo; con nueve barrios, y Cuneo con diez, mil ciento 
cincueuu tributarios. 

Sauina: con cinco barrios, novecientos tributarios. 

Amnjan: con seis barrios, ó por otro nombre transe, tieee 
iichocjcutos tributónos. 

¡tta: ron cinco barrios y dosdentos cincuenta tributarios. 

Cfnulo.' con diei y nueve barrios, dos mil cien tributarios. 



245 



Paraquando: con ocho barrios. 

Terequato: con \-einte y dos barrios, 6 Turicato, tiene sete- 
cii^nto» cincuenta y ocho tributarios. ' 

Xaso y Teremendo: con ocho barrios, cualroclenlos Ireinta 
y siete tributarios. 

Arimao: con tres barrios. 

Tlapakatepec: con tres barrios y diez sujetos, cuatrocientos 
tributarios. 

GüoÜlan: con once barrios y trescientos tributarios. 

Capula: con doce barrios y setecientos cincuenta tribu- 
tarios. 

Cbocandira; coa Once barrios, seiscientos tributarios. 

Chitchota: con diez hctrrioB, ochocientos tributarios. 

Tacaealca: con nueve 6 doce barrios» doscientos cincuenta y 
seis tributarios. 

Taijmeo: con siete barrios, setecientos tributarios. 

Indapareo: con tres sujetos, trescientos tributarios. 

Morabali: con cinco ü ocho barrios, ochocientos tributarios. 

Síutzanlla: con ocho barrios, trescientos cuarenta y ocho 
tributarios. 

Cucqmala: con seis barrios en veinte y dos sujetos, nove- 
denlos tributarios. 

Axuehitlan: con mil doscientos tributarios. 

Cayuca: con seiscientos tributarios. 

Syra)\daro: con cuatro barrios. 

Cuyseoron: ocho barrios; 6 Cuseo, con nueve sujetos, y seis- 
cientos tributarios, 

Laguacana: con cu.itro barrios, y doscientos cuarenta tri- 
butarios. 

Cinagua: con tres barrios, y doscientos setenta tributarios. 

Ponijarabato: tiene mil quinientos tributarios. 

Purandiro: tiene seiscientos tributarios. 



PUEBLOS DE INDIOS DONDE LOS FRIIILES FfUlICISCOS «DIINISTIUN 

liOCTBINA. 



l: 



Zinzoza: cabecera con nueve barrioe 
Erongaricaro: con siete barrios. 
Uruapa: con suis barrios. 
Torimbaro: con cinco barrios. 
.-1 camba 1*0.* con ocho bari'ioa. 
Cinajiecuara: con Ocho barrios. 
Taximaroa: con Ires mil tributarios. 
Quixilnpa: con cualro barrios. 
Periuan: can sielo barrios. 
Tarequato: con dos barrios. 

PUEBLOS DE INDIOS DONDE LOS AGUSTINOS TIENEN ■ORASTERIOS 

Y DOCTRINAS, 

Afaíalzingo: cabecera con seis sujetos y setecientos tribu- 
tarios. 

Guaitco: con cuatrocientos cincuenta tribulLirios. 

Irirapundaro : coü veínle sujetos. 

Cniseo : con veinte y tres sujetos y mil tributarios. 

Cupandoro: con cualro sujetos y rail tributarios. 

Guaijangareo: con tres sujetos. 

Tiripilio: ea él y en seis estancias, mil doscieatos tribu- 
tarios. 

Tacambaro: hay en él y ea quince sujetos ochocientos tri- 
butarios. 

-Tocona; hay en él y en cinco estancias mil tributarios. 

Ucttueo: mil trescientos cincuenta y nueve tributarios. 

HIOROGRAFlt DE ESTE OBISPIDO DE MECHOACAN. 

La costa desLe obispado por la mar del Sur, porque sus li- 
mites no pueden llegar ú. la del Norte, es larga y de muchos 



247 

rlo3 en toda ella ; no se refiere de puerto ninguno más que el 
de la Navidad, que parece estar en los confines de este chis- 
pado de la Nueva Galicia, que es buen puorlo y frecuentado, 
de donde ha salido la armada primera que fué á las islas Fili- 
pinas, y & donde parece ijue se vü asentando la navegacióu 
para ellas. 



CHOROGRAflA DE U GÜBEHNAClON DE YUCATÁN. 

DESCRIPCIÓN DE LA PROVINCIA Y GORERNAClON DE YUCATüN, 

V tlEIXAHAClÓN Dt LA TAULa PiltCEDENTL. 

La provincia y gobeniaciiiu de Yucatán tieue de leste oes- 
te 5' de longitud desde el meridiano 87» y '/, hasta el OS' y V». 
que vendrán á sor noventa ó ciún leguas, y do latitud otros b' 
desde Ifi" y ^s hasta 21 y X > qu^ serán otras noventa ú don 
leguas. Por la parte del levante vá corriendo la costa por el 
golfo de Honduras, casi ciOn leguas entre «1 nordeste y les- 
nordeste hasta los SO* , desde donde vuelve al norte diei y siete 
6 diei y ocho leguas; y dnsdc allf leste oeste por la costa do 
la mar del Norte setenta ú ochenta leguas, desde donde vuelve 
casi derecho al sur más de sesenta leguas hasta el Desembaí^ 
cadero que llaman, por donde confina con la provincia de Ta- 
basco en la misma mar del Norte, y la tierra adentro con la 
provincia de Vera-Pa» y parte de Gualimala , por donde tiene 
la provincia de Iravesta, desde la costa de Tahasco al golfo de 
Honduras, veinte y cinco ó treinti leguas. 

Hay en esta provincia, sin la de Tabasco, que anda con esta 
gobernación, cuatro pueblos de españoles, una ciudad y tres 
villas, en que habrá como trescientos vecinos, antes menos 
que más, los ciento treiuta encomenderos y los demás pobla- 
dores, que viven de sus haciendas y grangerfas, y tratantes y 
oficiales. 



Pueblos de indios habrá como doscieatos, sia los sujetos que 
tienen, en que habrá como sesenta mil indios tributarios. Esl& 
provincia es gobernación con título do S. M. del distrito de 
Mckíco, porque aunque hasta Guatimala se puede ir por tierra* 
es el camino largo y trabajoso, y para la Nuera España mal 
breve por la mar y más á propósito por las mercaderías; y así, 
aunque habiéndose primero puesto debajo del distrito de I 
Nueva España , se quitó de allí y se puso en la de Guatimala, 
al fin, por parecer no estaba bien alli, se volvió al de la Nuevi 



Hay oficiales reales , tesorero, contador y caja real, donde 
entra la Hacienda Real de esta provincia, que llega á valer 
como seis mil pesos de oro un año con otro. Toda esta proTÍa- 
cia es diócesis de un obispado sufrag.'tneo á Meiico, desde e 
año de 47, en que entra la isla de Gocumél, y por cercanía Is 
provincia de Tabasco; y en todo él hay trece 6 catorce partido» 
do doctrina, que todos casi son frailes franciscos (i). 
cuales pretenden que en toda esta provincia no ha de poner 
clérigos el prelado, y así, según relación del prelado , en diei . 
monesterios que habia el año de 70 habia solos doce frailes 
sacerdotes, y cuatro que supiesen'la lengua, para confesar má| 
de treinta ó cuarenta mil indios de confesión.) 

Fui primero descubierta esta provincia por Francisco Har 
nández de Córdoba año de 1517 por mandado de Diego ~Veláz-< 
qucz, gobernador de Cuba: túvose por entonces por isla, por lA 
vuelta que la tierra que costearou iba dando, y llamáronla 
Nuestra Señora de ¡os Remedios , y no desembarcaron en ella. 
Año de 18 desembarcó en ella Juan de Grijalva en nombre de) 
dicho Diego Velázquez que la llamó do yiícofórt, de tectán qyU 
respondían los indios cuando les preguntaban algo los crtsUní 
nos, que quiere decir no entiendo: después, año de 37, la paci' 
licó Francisco de Montejo, con título de gobernador, que tard^ 
años en sujetarla, porque los indios son valientes y la tierra 
dispuesta para sustentar la guerra, por ser todo un monte ceñ 
rado de arcabucos y matorrales espesos , y el suelo una laja ', 

(1) Lo>}ue T> entre iiaréateaU eiU tacbado ea^el arígla&l, 



S49 



I 



» 



¡Ta en que los caballos se deshierran A cada paso por las 
piedras grandes y pequetias: liay algunas manchas de 
tierra en algunas partes, aiuiquc ya so han abierto caminos y 
calzadas. Hay coiíjetaras que esta tierra haya estado (oda cu- 
bíerla de mar, que son; el monte bajo doárboles quo nacen en 
la mar, las concbillas de mariscos quo so hallan en los cantos 
que se arrancan, y vei- que la costa es tan baja, que se vá des- 
cubriendo más cada dia, y el no haber ríos ni aguas corrien- 
tes, hallándose el agua para pozos muy somera y superfl- 
cíal: es tanta la humedad que eu ella hay, que las armas y el 
hierro se enmohecen . luógo , de donde proviene no ser buena 
tierra para los que son tocados do asma , aunque en lo demás 
es sana, y el temple dolía en verano y en invierno en toda la 
provincia igualmente caliente. Llueve desde Abril hasta Octu- 
bre, como en la Nueva Espaüa, y con no babor en loda la su- 
perfi^je de esta provincia rio ni Tuente ni agua corriente, tiene 
muchas norias y pozos de agua dulce y buena, que algunas 
corren por bajo do la tierra, de que se bebe, Dise bien el maíz 
encima de la laja, y es muy fértil de otras semillas y hortalizas 
de España, aunque la simiente de las más no es para tornarse 
á sembrar , y así se traen semillas de España ; no se dá trigo 
eu ella, y dánse las uvas; hay algodón y muchas mantas , co- 
chinilla, añir, seda, morales, y un palo que dá siete colores, 
y otro que dá amarillo muy subido, algún brasil, zarzaparrilla 
y Ruayacán; no hay minas de ningún metal, aunque haymu- 
cha sal, miel, cera, y muchas gallinas; abundante de gana- 
dos, vacuno, ovejuno, cabruno, yeguas, caballos y puercos, 
que en el invierno beben del agua llovediza y e! verano de la 
salada; hay conejos, muchos venados, tigres, leones y abun- 
dancia de pescado en la mar y eu algunas lagunas que hay en 
ella. 

Los indios desta provincia son gente valiente y esforzada; 
lio hurtan ni comen carne humana, aunque eran grandes idó- 
latras y cultores del demonio; hablan lodos uua lengua, que 
para enseñarles la doctrina es grande aparejo; tributan maíz, 
frisóles, miel y cera, con la cual no se sabían alumbrar antes 
que los españoles víaiesen á la tierra ; rígense por sus caciques, 




C50 



á quien se áS, Utulo de gobernadores por el Gobernador, y elloí 
eligen sus alcaldes ordinarios. 

Los caminos de esta provincia, aunque por el mucho monta 
y lajas de piedra que hay ea toda ella eran malos al principio^l 
ya están abierlos y se camina bien. 



DESCRIPCIÓN PARTICULAR DE LOS PUEBLOS DE ESTA GOBERNACldO.I 



La ciudad de Marida en 20" de latitud septentrional, doca J 
leguas de la mar al Sur del puerto de Cical, y treinta y cuatro 1 
al leste de Campeche, y treinta y una de Valladolid, setenta 1 
de Salamanca, de muy mal camino: hay ea ella como noventa J 
ó cien vecinos españoles, loa sesenta encomenderos y los de* ! 
mils pobladores y tratantes. Reside en esta ciudad el gobenia- < 
dor de esta provincia, y así mismo los oficiales y Caja Real, y 
la catedral desde el año de 15GI: hay un monesterio de Trancís- 
cos en esta ciudad. Pobló esta ciudad Don Francisco de Mon- 
tejo, luego que comenzó á conquistar esta provincia, y púsolaJ 
eu un asiento de indios que se dice Theo: beben do pozos, jM 
hay en su comarca brasil, añil, zarzaparrilla y guayacín, fil 
abundancia de maíz; sírvese del puerto de Cical para las mer-^ 
caderías de sus grangerfas de miel, cera, frisóles y manías. 



VALLADOI.ID. 

La villa de Valladolid en 9° y Vg de latitud, treinta y uoaJ 
leguas de Mérida hacia el sueste, y Ireinla de la isla de Cocu^T 
mel al poniente della, tendrá como cincuenla vecinos, los trein'l 
ta y seis encomenderos, y otros tantos repartimientos ea ^ue 
habrá como doce mil indios tribuíanos : hay en esta ciudad ua 
virario clírigo y un monesterio de franciscos muy grande y 
suntuoso. Pobló esta ciudad el sobredicho Moiitejo, cuando en- 
tendió eu la paciücación de esla provincia, en unasicuto deÍQ- 
iioB que se llama Zequi: beben de pozos que aqui los hay muy 



buenos, y hállase en su comarca aiiil, de que comienian á ha- 
cer contratación. 



I 
I 



La Tilla y puerto de San Francisco de Campeche, á la costa 
en 19* y Vi junto á la cosía de la mar que está h.lcia la Nueva 
España; hay en él sesenta y ocho vecinos, los diez y ocho en- 
comenderos, y los demás ¡xibladores y tratantes, y en diez y 
y ocho repartimientos cinco mil indios tributarios ó poco m&A: 
poblóla el sobredicho gobernador Don Francisco Monlejo. El 
puerto, aunque es bahía de poco fondo, es buen tenedero de 
lama, limpio, y en que los navios pueden quedar en seco sin 
peli^T"! en baja mar hasta la creciente. 

8ALAIiIANC\. 

La vina de Salamanca en las provincias do Bacalar y Che- 
temar, está en Oí» de longitud y 17' y X de latitud, setenta le- 
guas de Ménda, y otras setenta ú ochenta do ValIadoUd; el uno 
y el otro camino trabajoso de lagunas y ciénagas, que se hacen 
de tas aguas del invierno: hay en ella veinte vecinos, los díct 
eaconieuderos y los demás pobladores, y como mil indios tri- 
butarios en los repartimientos; hay un vicario clérigo en ella. 
Poblóla Gaspar Pacheco con poder del adelantado Montejo , á 
las riberas de unas lagunas en que hay mucho pescado. 

ISLA COCUMEL. 

La hla de Cocumel, que es la primera parte desta goberna- 
ción do Yucatán que se descubrió , está su medio en 88° y >{ de 
longitud, y en 19" y X, cuatro leguas de la costa de Yucatán y 
puerto de Zama por la parte del oriente que cae al golfo de Hon- 
duras, desde donde ponen treinta leguas; tendrá de largo siete 
üocboleguasy como cuatro de ancho: no hay en ella españoles 
ningunos, y de indios habrá como mil quinientos encomendados 
en un particular. Descubridla primero que otro Juan do Grijal- 
T3 año de 18, yendo á descubrir á Yucatán; llamóla Sania Cruz 




252 

por haber llegado á elU A tres de Mayo dia de la Invención d 
la GruK, y después so quedó con el nombre de Copimel, coi 
rompido del vocablo Cufamil que los indios llamaban. Isl 
Cola llamaban & causa do ser muy frecuentada de todas 1 
provincias comarcanas por uu célebre templo que en ella h 
bla, en que estaba un ídolo en flgura de liombre grande, en t 
cual se metian los sacerdotes por una puerta secreta, y daba 
respuestas á los que le venían á ofrecer. Auuque no hay río 
ni Tuentes en esta isla y se bebe de la llovediza y de los pozo 
es la tierra fértil de maíz, miel, venados, puercos montesai 
conejos y liebres: los indios de esta isla son grandes idólatra 
del demonio á quien saci'iíicaban niños. 



PUEBLOS DE INDIOS DE LA GOBEHKACIÚN DE YUCAT&N. 

Auicalco: con sus sujetos. 

Camaylcon. 

Acalaxan. 

Ocu. 

Muca. 

Aquinil, 

Tomoar. 

Yaguacu . 

Tauacun. 

Chubuma: con li'esricntos cincuenta tríbutarioB. 

Atimbcibiaq. 

Aunacama. 

Caqtiel: con doscientos tributarios. 

Tetic. 

Coíical: con mil cuatrocientos cincuenta tributañosil 

Tiebeca: con ciento sesenta tributarios. 

Yxial: con doscientos ochenta tributarios. 

Sfastunual: cou quinientos tributarios. 

Bar(^jaa: con doscientos tributarios. 

Mocochi: con quinientos tributarios. 

Tisanchel: cou doscientos veinte Vribularioa, 



S53 



Equemel: con cíenlo ochenta tributarios. 
Chaüun: con cieulo treinta tributarios. 
Baca: con cuatrocientos ochenta tribularíos. 
Cauanal; con doscicuLos cincuenta tributarios. 
Cueiual: con cuatrocientos ochenta tributarios. 
Yaxcocul: con sesenta Iributarios. 
Noto: con ciento veinte tributarios. 
Tiacoca: con quinientos treinta tributarios. 
MoUtlco: con seiscientos cincuenta tributarios, 
Qiiernacana: con trescientos tributarios. 
Paeat: con trescientos sesenta tributarios. 
Telchiqui: tiene mil treinta tributarios. 
LfAany: llene trescientos setenta tributarios. 
Quemanche: tiene veinte tributarios. 
Cuan: tiene quinientos ochenta tributarios. 
Cicontun: tiene seiscientos tributarios. 
Temax; tiene quiuientos ochenta tributarios. 
Taxan: tiene cuatrocientos tributarios. 
Teeal: tiene cuatrocientos veinte tributarios. 
Chaüumbolio: tiene cien tributarios. 
Canyzo: tiene trescientos ochenta tributarios. 
Buxhin: tiene seiscientos veinte tribuíanos, 
<?úími7iíi: tiene doscientos ochenta y un tributarios. 
Pixilla: tiene doscientos sesenta tributarios. 
Tocauas: liene trescientos sesenta tributarios. 
Tecali: Liene trescientos diei tributarios. 
Papacat: tiene seiscientos ochenta tributarios. 
Ticjoepaic: tiene setecientos tributarios. 
ChaUtnle: tiene setecientos tributarios. 
Cautuny: tiene trescientos ochenta tributarios. 
Señaba: tiene doscientos sesenta tributaros. 
Chaltundielmo: tiene quinientos cincuenta tributario 
Texan: tiene trescientos veinte tributarios. 
Euam: liene trescientos ochenta tributarios. 
Sahunc/iert; tiene trescientos ochenta tributarios. 
Texcolund: tiene sesenta tributarios. 
Yxlual: liene dosciealos ochenta tributarlos. 



254 

Citipeche: lieno doscientos treinta tiibularios. 
Tetepot: tiene ciento treinla iiihiitarios. 
Tiabalatuncl: tiene doscientos veiutc tributarios. 
Cacabaca: tiene doscientos ochenta tributarios, 
Pachocaua: tiene mil doscientos tributarios. 
Ocavu: licué mil doscientos tributarios. 
La mitad de Cocuta: liene doscientos seseuU Iribularios. 
La mitad de CociUa: liene irescientos sesenta tributarios. 
Chomulna: tiene sielecientos cuarenta tributarios. 
Chilualtel: tiene trescientos cincuenta tributarios. 
Chachetunche: tiene sesenta tributarios. 
Guaayaijz; tiene doscientos setenta tributarios. 
Tiquibanalon: tiene doscientos noventa tributarios. 
Cacabachuc: tiene trescientos tribuíanos. 
Caliano: tiene trescientos setenta tributarios. 
Tispeche: tiene trescientos cincuenta Iributarios. 
Calatamud: tiene cuatrocientos cuarenta tributarios. 
Mona; tiene trescientos cincuenta tributarios. 
Cantemoy: tiene trescientos diez tribuíanos. 
Cucama: tiene ochocientos tributarios. 
Tequite: tiene cuatrocientos tributarios. 
Many: liene novecientos setenta y un Iributanos. 
Tauial: tiene setecientos noventa tributarios. 
Mama: tiene cuatrocientos cuarenta tributarios. 
Acaluch tiene doscientos veinte tributarios. 
Cismache: liene trescientos sesenta tributarios. 
Peeuinte: tiene doscientos cincuenla tributarios. 
Hayan: liene dos mil trescientos noventa tributarios. 
Yotakun: tiene ciento sesenta tributarios. 
Ayan: tiene trescientos sesenta tributarios. 
Texul: tiene seiscientos treinta tributarios. 
Yaxa: tiene cualrocienlos sesenta Iributarios, 
Caxr liene novecientos cuarenta Iributarios. 
Ycona: liene cuai'enta tributarios. 
Chanpolon: liene cuatrocientos veinte irlbutarioa. 
Campeche: tiene seiscientos treinta tributarios. 
Yxpocomucho: con sus sujetos. 



V 



COI] sus sájelos. 



*onpic/te.' con sus sujetos. 
^^ahiehtn: con sus sujetos. 
*«a/; con sus sujetos. 
CnnUtcao: coo sus sujetos. 
ClittiuUla: con sus sujetos. 
^acut: coa sus sujetos. 
J'ssenote y Mopila: con sus sujeto^. 
^'ocatao: con sus sujetos. 
Citfici: con sus sujetos. 

"•^«oAico.' con sus sujetos. 
'<*<» Macho: coQ sus sujetos, 
"'«'-«■eoinol,- cou sus sujetos. 

*^^on,- con sus sujetos. 
**»*=oto[,- con sus sujetos. 

'*»<JM'maía: con sus sujetos. 
~'*o<tea.- con sus sujetos. 
J[, ^•'icenoíe; con sus sujetos. 
f~,^^^-^>": coa sus s\ijetos. 
¡r^^-o; con sus sujetos. 
-^~^-mnettucbe: cou sus sujetos . 
|f^^**^"a.' llene cuatrocientos ycinte Iributarios. 
^^^arir; tiene ciento treinta tributarios. 

■jwiu, tiene cuatrocientos treinta tributarios. 



J^ 



"^-tcuicimato: con noventa tributarios. 



^Utmuy: con ti^scientos sesenta tributarios. 



«dtay: tiene seiscientos veinte tributarios. 

«Vftor.' con ciento dieí tributarios. 
■^oichtn: con doscientos veinte tributarios. 
t^ixamti: licnc trescientos sesenta tributarios. 

TaUnoU: con doscientos noventa tributarios. 

Kntixol: con trescientos tributarios. 

EiiUcud: con ciento veinte tributarios. 

Savalon: tiene trescientos veinte tributarios. 

Comal: con ochenta tributarios. 



J1 



256 



Telmib con trescientos Ireinta liibutarios. 

Chepez: con trescientos treinta tribnlarios. 

Texip: con trescientos diez IributitrioB. 

yeU tiene cieuto nueve tributarios. 

Ecocoyz: con ciento doce tributarios. 

Mape: con veinte y ocho tributarios, 

Caua: con doscientos veinte tributarios. 

Boloncauiat: con doscientos diez tributarios. 

Cacalud: tiene ciento ochenta tributarios. 

Tecuxche: cou cienlo ochenta tributarios. 

Oache: tiene sesenta tributarios. 

Paca: con ciento cincuenta tributarios. 

Tequeat: con ciento sesenta tributarios. 

Bozchen: coa doscientos diez tributarios. 

Cocal; con cincuenta tributarios. 

Guayma: con doscientos tributarios. 

La isla de Cofumel: con doscientos veinte tríbutarioa.' 

Bitancha: con sesenta tributarios. 

Enpole: con diez y siete tributarios. 

Tepiche: cou trescientos cuarenta tributarios. 

Yocheo; con ochenta tributarios. 

Axcaba: con cieuto veinte tiibutaiios. 

Yspona: coo doscientos cincuenta tributarios.! 

Juchiuilla: cou doscientos Ireinta tributarios, 

Xuchuilla: con doscientos tributarios. 

Cama,- cou ochenta y ocho tributarios. 

Cuylum: con ciento sesenta tributarios. 

Cenot: con trescientos treinta tributarios. 

pique: con trescientos cuareuta tributarios. 

Catamique: con cincuenta tributarios. 

roltia: con doscientos diez tributarios. 

Caua: con ciento cincuenta tributarios. 

Zenput: con ciento noventa tributarios. 

Tebatun: con doscientos veinte tributarios. 

Cixmo: con trescientos diez Iributarios. 

Uniea: con quinientos cincuenta tributarios. 

Ctlcocattc/ie: con cieuto sesenta tributarios. , 



S5? 

Joal: con ciento cincuenta tributarios. 
Yoacaluchen: con doscientos tributarios. 
Ciducumtutl- co» ciento cuarenta tributarios. 
Xúchen: tiene dentó iJiei tributario». 
Tixhalatun: tiene ciento setenta tributarioa. 
Ziomop: liene ciento diez tributarios. 
Cbancbenot: con doscientos treinta tributarios. 
Síacahal: coa doscientos cuarenta tributarios. 
Temual: con cuatrocientús sesenta tributarios. 



I 



hidrografía de U mar de TUCATÍN V DESCRIPCIÓN DE LA COSTA. 

La mar do Yucatán os blanda y suavo de navegar para na- 
vios grandes del mes do Mayo hasta el do Setiembre, que corren 
brisas; el otro tiempo no, porque los más ordinarios corren 
nortes, como en toda esta costa de la Nueva España, y recalan 
en la tierra veinte y treinta leguas y meten mucha a^ua en la 
costa, que es tan baja, que en pocas partes se puede surgir 6. 
menos que & cuatro ó cinco leguas de lierrn, desde donde co- 
mienza á ser el fondo ya do siete ü ocho brazas y menos; y así 
el remedio que hay en tiempo do nortes cerca de la costa, es 
barar y encallar on ella para salvar las vidas, sino hay lugar 
de entretenerse volteando. Las corrientes de esta mar bou po- 
cas y aquellas según el viento que corre, aunque parece síem- 
pr« que van hacia la canal de Bahama: calmas hay muy pocas 
ftn ella, porque de ordinario, de tres ó cuatro leguas á la mar 
hay por la mañana vientos terrales, desde prima noche hasta 
las diez de la mañana, y de allí hasta la noche virazón: los pe- 
ligro» de esta navegación, son las islas llamadas los Trian' 
guiot, y la (¡arfa, y las islas de Arena, y ia Bermeja y los 
Negrillos. 

Hay en esta gobernación cinco puertos, para navios peque- 
flOS, que son el puerto de Cicla y Talichaque, y Zizal y Caun- 
quet y Rio de Don bocas y Rio de Término» y el puerto de Cam- 
peche, que aunque es bahía de poco fondo es buen tenedero, 
limpio y en que puuden loa navios quedar en seco cuando la 



mar baja. Desde la villa de Campeche para la Vei-acrut, 
(lo la \uev« lispafia , ijuo es la miÍ8 ordinii ri:t iia.vegaciáu , h. 
dos derrotas ; una, en invierno, gobernando desde el puorto 
ocsie, cuarta al norueste la mitad del camino como ciiarot 
la leguas, y la otra mitad al oesto rranco liasta t«ner la pt 
ta de Villa-Rica, y desde altt á Sao Juan 'de Ulua al sur bai 
reconocer la tierra. Eu ed verano su {¡obíerna desde el iJict 
puerto sesenta leguas al oeste, y luego veinte leguas al oesl 
cuaila al sudeste hasta ver las sierras de San Martín, qno eslí 
vL'tnte leguas de San Juan ¡le Ulua. 



DESCRIPCIÓN DE U PROVINCIA 0£ TABASCO. 

La provincia do raboseo, que anda con Ib gobemadán i 
Yucatán desde el año de 50, porque auies era de la gobern; 
ción de Gbíapa, está entre el meridiano 9'2° y Vj y 9^° de loil 
gitud, y desde Ifi" de altura haata 18*, de manera que les 
ocelo tendrii por la costa del uorle cuarenta leguas i 
Vucatítn, con quien contina por el oriente, hasta Guacatiualc 
con quien parte tónniuos por el occidente, y otras tantas nor 
üur desde la mar hasta los conñnes de Cbiapa. Hay sólo il 
pueblo pequeño de espafioles y como dos mil indios no más a 
i'Sta provincia, la cual anda por cercanía con la gabemacíú 
y obispado de Yucaiíu desde el año de 50, DescubridU Cort 
año do 32, y llamóla Tabasco por un cacique que había en el 
de este nombro; pacificóla después, año de 18, Don FranciscQ i 
Montojo, gobernador de Yucatán. Es toda tierra llena de eslfi 
ros, lagunas, panlauos y rios, de manera que lo másdella; 
anda en barcos y canoas, y asi es húmeda eu exceso yn 
caUente, principalmente cuando corre viento sur; y con Mra 
no es ootahlemento enferma: cl cielo della es muchas VBC 
claro y llueve muchas veces grandes aguaceros, como en Yua 
lAn, con el vieulo sur. 

El suelo es todo arenisco y lleno do florestits y verdura q 
eu todo el año no liesecban nunca la hoja, y entre los panU 
nos y lagunas hay montes en que se cria gran abundaacta d 



SS9 

cacao , quo es el mayor caudal de esta provincia , mucho mate 
y frutos de la tierra y de España, y todo agro, borlalizaa y 
flores de España-, mucho pesi'ado en la mar y ríos; algodún, y 
cera y miel; trigo ni cebada uo se dá: hay do lodo ganado abun- 
dancia, espccialmcnlc de lo vacuno do que habrá como seis- 
cientos; no bay minas ningunas, y de sal se provee de Yuca- 
lád; hay uuos árboles para coloros y tiuturas. 



U VlCTQRlJt. 

La villa de Nuestra Señora de la Victoria, ochenta leguas de 
la ciudad de Múrída, junto á unas lagunas grandes abundantes 
de pescarlo y corea de la mar; hay en ella cincuenta vecinos es- 
pañoles, los treiiit;i y seis encomendero» y pobres, porque el 
mayor repartimiento no pasa de trescientos indios, y los demás 
Iralanles. Poldó este pueblo Dou Hernando Cortés, cuando iba 
descabríeudo la costa do la Nueva España: es el suelo tan ca- 
liente, que por no babor piedra ni poderse hacer casas de tapia 
ni adobes, por la humedad, se baceu levantadas del suelo sobre 
onoB horcones, y las paredes de un seto de cañas seocillaH 
porque puuda entrar el viento que viene de la mar; mudóse de 
este sitio por el año de 53 6 5i* veíiiie leguas dentro do la 
tierra, y después se volviú donde agora está por la comodidad 
del puerto. La contratación desla tierra es el cacao y gran- 
gerias del ganado vacuno, de que hay como seis estancias. 
Cuando se descubrió esla provincia había tantos indios en ella. 
que eu sólo Tauasquillo y Tasahual, pueblos de indios, había 
de doce á quince mil indios, en que agora hay no más de cin- 
cuenta; en toda la provincia como veinte y ocho pueblos, y eo 
todos poco mils de los dichos mil indios Iribularios, que dan de 
tributo dos mil xiquipilen de cacao, que cada uno es ocho mil 
almendras, y cada carga veinte y cuatro mil; y dan de maii 
cuatro mil fanegas, que con otras cosas de sementeras, mantas 
y gallinas que tributan, vienen á valer lo que pagan cada aíio 
más de trece mil ducados, y están tan cargados por haberse 
Diuerlo los indios tributarios y qucdádose en pié las tasaciones: 
tíeufi S. M. en osla pnivincia solos dos pueblos. 



«•. 



. \ÜKÍ lí TABASCO. 

■."Jrutarios. 
- r.-utarios. 

.. ributarios. 
. 1 j. V cinco tributarios. 
..' ributarios. 
■*. 
.-, -one ciento treinta v cinco tri- 



>:':UTO DE U AUDIENCIA 

* NVEVA GALICIA. 



V í:*!!'!! je la audiencia DE LA NUEVA GALICIA 

■ > ?S* LA TABLA PRECEDENTE. 

^ .«: *.\)r Otro nombre se llama Xalisco^ 

i . > •.:o lie la audiencia de la Nueva Es- 

, .. . Chiconagueatengo Y ISLgundL áe Cha^ 

.: •••; >'.i distrito casi al nordeste sesenta ó 

^. v.*-í:":>o en 2*2' de altura, por donde, á la 

. ,;>:o. le (juodan los términos abiertos 

■ •.• ,;:;:o poblado ni pacííico: para el occi- 

.■•.-. v,'.:ia do Chápala, cuyo medio sitúan 

. ,, ,^í dol meridiano de Toledo, y en 20* 

.vs lorminos y distrito de la Audiencia 

.^ '^^ : ¡\\M\. inclusive, leste oeste, dejando en 

^ ../%r..v'.* do la Nueva España todos los pue- 



sel 



» 



hloe y jmsvíocias Je Avales y provincia de Ycallan, que son de 
la diócesis del obispado de la Nueva Galicia, desde donde 
vuelve el distrito norlc sur hasta Ayulla, ud pueblo de indios, 
y de allí al sudueste & la costa de la mar del 8ur por entre el 
paerto de la Navidad, que queda en el dislrilo de la Nueva Ks- 
pafia, y Chiamela, un pueblo de la co!<t;i de la Nueva Galicia, 
desde donde para el occidente, van los ti^rmiuos y costa hasta 
la provincia de Cinaloa, que está más adelante de Culiacan; 
desde donde, basta Compostela, hay ochenta leguas de viaje y 
cáeoto setenta desde Cíiialo-i ü Guadalajara, aunque por Ifnea 
recU terún muchas menos. Desde Cinaloa arriba, tiene esta 
Audiouda los límites abict tos basta las provincias de Gibóla y 
QaíWra, que por do estar pobladas y caer tan lejos, como están 
de este reino, no se tieiieu por parte del. 

Hay en osM rciuo y sus provincias ocho pueblos de españo- 
les, dos ciudades y seis villas, y quince 6 diez y seis asientos 
de minas [Hablados, en los cuales todos y en las estancias de 
ganados quo hay habrá hasta mil quinientos vecinos españoles, 
los ciuruenta ó dQ''uentn y cinco encomenderos y los demás 
púttladores mineros y oficiales, y ciento cuatro repartimientos 
de indios, la mitad de S. M., y la otra mitad de particulares, y 
cu lodos hahrA como veinte mil indios tributarios, sin otros 
muchiM que hay eti este reino rcbeldus y sin poblaciones. Fué 
esta provincia gobernación sujeta á la Audiencia de México, 
desde el año de "29 que so descubrió hasta el 48 que se fundó 
ea ella uua Audiencia siu sello , de cuatro jueces alcaldes ma- 
yores; de Ja cual, las apelaciones van á la de México, y las cosas 
de gobierno eran á provisión de la Audiencia de Xaüsco, hasta 
el mbo do 72 que se proveyó de sello y so hizo ChancUlería for- 
mada eoneu prctiidcnto y tres oidores, y los demás oQciales; 
quedando lo del gobieruo en el virey de la Nueva España 
año de 73. 

Hay en lodo su dislrilo trece alcaldías mayores y cuarenta 
y cinco corref[imienlo9: residen en esta provincia tres oficiales 
de la Real Hacienda con su Caja Real, que son tesorero, con> 
lador y íaclor cnn cada Irescieutos mil maravedís de salario; 
DO bay casa de fandicion ninguna. Es lodo ol distrito desta 



vu^ioucM, -üu ia< proviadas de Guliacán y Chametla menos 
¡ut? 1a iiooesi iel obispado de la Nueva Galicia, y en todo él 
uiy xao inoaesterios de frailes franciscos, y treinta doctrinas 
.V' ^-'.rig'js. Comenzóse á descubrir y poblar esta provincia por 
N uüo de Guzmau. gobernador do Panuco por el año de 29 ó 30; 
lauídbase esta provincia de Xalisco por un pueblo de indios 
;ue hay eu olla que se llama así, y Ñuño de Guzman la llamó 
Nut^vd Galicia por estar de la Nueva España á la parte que el 
kmho de Galicia está en España, y asi se llama comunmente 
Galicia de la Nueva España. 

Divídese este distrito en otras tantas provincias ó comarcas^ 
. uaio ^.ludades ó villas de españoles hay en ella, que todas casi 
'r)avioueu ea el temperamento de la tierra, aunque las que 
iia< ><> wiu laotieudo al norte son siempre más frías, y así en 
ová.x iKfcitec; oMVile de calor, y hiela y nieva por Navidad en 
íii .iié;uiuts lionas aunque poco. El cielo es claro y muy seré* 
tv>« [uc .iuuquo llueva abundantemente los nublados duran 
.^\> , > .ím oh toda tierra sana de enfermedades contagiosas , y 
¡ikk 'loiuluvs ou ella viven mucho. 

i>iiioa oa M{\ nvios vientos, especialmente de la parte del 
.u: V K^aioaio: por la parte de Guadalajara y Gompostela es 
i.s.iuiiK»ii lo liv»!* y flionles, y falta dcllos por la parte délos 
,.4.u».K Iv Uvi /iUOrtlivají ; el suelo della es enjuto y arenisco, y 
.o;»a '"u> JoWiula do sierras de muchos pinos, robles, y fértil 

V u%i.kiMa.\. uva* uuiy buenas, limas, granadas, higos, mem* 
V.. ;»<.'*<, UN^isvloaos,. y las demás frutas de España salvo 

, .¡u'í*»^ ^ soivéiui^ que por el mucho vicio de la tierra no dan 

u**v' v*»*. ^uiadalwsi y cerezos; es abundante de pastos para 

x.»x.* *, xcp^iu^Ai v>\oji»». y cabras, de que hay grande abundancia 

.uov'i iv i»u^iv\w por una cierta raíz que se llama CastO' 

^.» V v^< ,Hí,ioi\U bien como la bellota; el trigo y el maíz se dá 

,.K' .i w** uoiiv*, tanto que do ordinario acuden á ciento 

, ^.x .. vi V ^ iiKrt.^k^^kUiiíi fanegas de maíz por fanega , y de trigo 

V ^v .v*i-*<i ^^^ oit>ulo, aunque el trigo no se guarda; hay 

ca.v^A^^ "«c^ UíA w>u fertilidad aunque no se siembra, y 

vvx. vN «V íHv*^ t* ^'*ft* d® azúcar, aunque hasta agora no 

V V - vsuí.»^ ua*|i\^k^^ y así mismo hay mucha uva y garbanzo, 






363 



jlsuácmÁ» hortalizas de Kspaña; agí, frisóles, miel yuhejuB de 
ii tierra, y en (odas las más partes della grandca tunaros, algu - 
Bo de más de ciiarenu leguas, donde demás del fruto dellas, 
*s podría coger cada aüo más de dieí mil arrobas de la grana 
d cochinilla, (¡ue se pierde loda y no se puede gozar por los in- 
^<M gwafhachiUs y ckUhimecas que priiidpalmoule se sus- 
tentan del fruto della. 

I'tt tierra toda eslA llena de metales do plata (pobres, el gue 
¡*íA& rico do & dos ouzas, hasta ti-cs ú cuatro, por quintal de 
"ac'Iv (t), muchas delloH plomosos: hierro uí acero no se halla, 
?^m hajc mucho cobi-e en la tierra calieute. do que se saca 
8*^1* caulidsd). En todas parles hay mucho salitre, y eu aliju- 
***» abundancia de sal, que se hace de la agua llovediza que so 
**ooge donde no puede coireí-, como sou las salinas grandes 
1*** eslin catorce leguas de las minas de los Zacatecas, y otras 
* c^iatro leguas. 

Xdios naturales de este reino y provincias dichas van en ere* 
^^^CKkiemo, porque no tienen guerra (2), (ni se sacrifican tanto 
*<*«*)o solían : parte dellos es gente vestida y doméstica; por la 
'^'^.yor parto ca gen la bestial, indómita y feroz; viven en los 
** ** »)W como alárabes sin ley, orden, ni repühlica, ni hacienda 
t^Xl^ana, porque como no lluevo en la tierra donde están sino 
I*****, toda f>u vivienda es do caza: reciben mal la ley evan- 
K^lUa. y no reconocen scilorio ¿ nadie, y así se consumen 
^''^Ira si con guerra continua, comiéndose unos á otros los que 
^^^ui á la sierra, cuando se cautivan en la guerra; sou grandes 
*Íwdo«B de arco y flecheros, robadores y salteadores; han 
'■«I» muclios y notables daños en los crislianos camino de 
^<M Zacatecas los indios cliicliimccas y guachachilcs]. 

(los mcdilerrános so manlionen de la carne do la caza, hecha 
Cwiiia al sol, y los de la marina de pescado. 

Loa caxcane». que son los qne habitan hasta los Zacatecas, 
biliUn lengua diferente que los guachües y guamare».) 




■1) LeMSUdoMUUebaducí 



HIDROGfUFlA GENERAL Y DESCRIPCIÓN DE LOS CAMINOS 

DE ESTA FIIOVINCIA. 



En todos los ríos y lagunas de esta provincia hay ahundao- 
ciade bagras y truchas, aun:]ue no tan buenas como tas de 
España. En los coaQnesdo este reino, por donde se junta con el 
distrito de la Nueva Eapaña y obispado de Mechoacán, está U 
laguna ijue dicen de Chalapa, por un pueblo de indios desta 
nombre que está en sus riberas , la cual tendrá más de veíate 
leguas de boj y es muy Tondable y de muy buen agua y mo- 
cho y buen pescado , y cuando corre viento hace tormenta como 
en la mar ; tiene unaa islelas dentro della en ({ue hay algUDOS 
pueblos pequeilos de indios pescadores, y en que hay mucba» 
frutas y verduras de España. Entra en esta laguna el rio gran. 
de que se dice Chienagueaíengo , que quiere decir nueve ríow, 
y por otro nombre le llaman el rio de la Barranca, el ciul 
viene desde Toluca; y cuando entra en esta laguna se navcg» 
con barcas porque no se vadea , y torna á salir de la laguaa 
dor Guyseo, atravesando toda la Nueva Galicia hasta salir á la 
mar del Sur por el pueblo de Zintiqtiipac. U.lse hecho la mer- 
ced de las barcas de este río á un particular año de 74 (1574). 

La costa de esta provincia desde Chiametla, que es cerca del 
puerto de la Navidad hasta el valle y provincia de Chameila, 
corre norte sur como setenta ü ochenta leguas, desde dondv 
vuelve al norueste cincuenta 6 sesenta leguas; en la cual toda 
hay dos puertos y muchos ríos en que se puede desembarcar, 
aunque dellos no se tiene particular relación, y asi no se des- 
criben. 

Desde Mesico á Guadalajara se va por camino derecho, quo 
es las ochenta y cinco leguas que hay hasta ella, y desde allí 
hasta Compostela y á Chiametla y á Culiacán por camino de- 
rccho siempre cerca de la costa, y por la mar cuando quieren: 
desde Guadalajara á los Zacatecas se va por dos caminos dife- 
rentes, aunque no muy apartados i no hay paso por estar los 
indios cliiclümecas de guerra , y por esta causa los más de ha 



■365 

caminos de esta proviocia son más seguros desde rjue se pas» 
el valle de Taltenango hasta los Zacatecas, aunque el camino 
es llano y usado de recuas, pero no se camina sino de Guada- 
lajara á loa Zacatecas. 



PROVIKCIA DE GUADALAJAflA. 

La prOTlncia y comarca de la ciudad de GttadeUajara , es on 
este reino la más principal y mejor ; hay en ella una ciudad y 
una Tilla de españoles y tres ó cuatro asieutos do minas, en 
los malea habrá como dosciontoa cincuenta vecinos españoles, 
antes míls que menos, y ireoí corregimientos, que proveía la 
audiencia dcste reino basta el año de 63, que los proveo el virey 
de la Nueva España. 

El lemplu desta comarca es más Trio que caliente, y así es 
la tierra sana ; llueve y truena mucho en los meses de Junio y 
Julio, y hay grandes temblores de tierra; es el sucio de esta 
pronncía arenisco, y así nunca bay lodos en él ; hay abundan- 
cia do ríos y fuentes, y Ja licrra mus dspcra que llana, y así 
bay sierras grandes de una piedra esponjosa que no vale para 
üdiflcios ; hay mucha piedra de cal y no hay yeso : hay en esta 
comarca como en las oli-as parles del reino mineros de plata, 
aunque todos pobres; hay muchos pastos y praderas en esta 
provincia y algunos regadíos y disposición para haber muchos 
más, y asi es muy abundosa y róitil de maís y trigo yde todas 
las semillas y hortalizns de España. 

Losindios do esta provincia van en crecimiento, según dicen, 
¡1 causa do no sacrificarse, como solían, y tener menos guerra; 
Tireo muy derramados y ocupan mucha tierra con pocas casas; 
Uámanse Cazeane» los que habitan en esta provincia, que ha- 
blan diferente lengua que loa mexicanos, aunque la mexicana 
es la general do todas estas provincias. 




DESCRIPCIÓN PARTICULAR DE LOS PUEBLOS OE ESTA AUDIENOA. 



La ciudad de Guadalajara, pueblo de os)i;iñolús y ctbe>&< 
este reino, est;l cu 106" y X dP longilud dol meridiano de T( 
ledo, desJe donde habrá 1416 leguas por uu círtíuln maye 
en 20" Y '/i de altura, ochenta y gielo leguas de México al c 
cideiile del, y ireiula y tres de Compostcla al orieate. Hab 
ea esta ciudad como ciento cincuenta vecinos españoles eoll 
encomeoderos, pobladores y Iralantes: veside on ella la audíai 
cia, oficiales de la Hacienda y Caja Real, y la iglesia cate 
desde el año de 60 por estar más eu comarca para las miu 
de los Zacatecas y en mejor tiei-ra que la ciudad de Comp( 
tola , donde al principio estuvo todo; de cuya causa vino á o 
■¡lie la audiencia y obispado de la Nuera Galicia no tdti¿« i 
término por la parte del oriente, desde donde reside la cale 
hasta el obispado y provincia de Mechoacaa , que ea dol db 
Irito de la audiencia de México, más de diez leguas hasta Cu; 
seo, y la audiencia diet y ocho hasta el río Ghiconagueaten] 
porque estos términos de la audiencia y diócesis scgalan 
cuando la catedral se fundó en Compostela, <]uo ostá IreiaU 
tres leguas la Cierra adentro: hay eu esta ciudad un mouest 
río de frailes franciscos y otro de agustinos, y un colegio pobi 
donde se lee gramütica. 

Pobló esta ciudad el capitán Juan do Oñate, por órdea yo 
misión de Ñuño de Guzman, gobernador de Panuco, aúode! 
6 30 cuando fué ¡i descubrir la provincia de la Nuera Galie 
y Ginaloa: el asiento do la ciudad esui en (ierra llana, areois 
y seca ; tiene buenas calles y plata cuadrada ¡ los edificios S 
hajos de adobes y cal, porque no hay piedra buena para c 
car; madera y tablazón hay mucha; las liacieudas y manera < 
vivir de los españoles son indios de repartimientos, y ganada 
que hay muchos, grangerias del campo y mercaderías, y rt 
pai'd traginarlafi: tiene cerca de si un riachuelo á la parle d 
sur, pegado á las casas, que les sirve de moliendas y doñej 



BAKTA UARlA DE LOS LAGOS. 

LavJlU de Santa María de Ion Lagos está treinta leguas de 
Guadalajara al sudueste, y diez de San Felipe al sur; tendrá 
nomo treiata vücinoa españoles y un alcalde mayor: edificase 
solo parft asegurar el camino de lo» Zacatecas, por los indios 
Gtiichimecas , y asi esut en tierra pobre, y los que están en ella 
vitreo solo de sembrar maCz, y pasan miicJia pobreta : mandóse 
poblar por la audiencia por los años OS ó 70, 

Ut}HS OK LA COUARCA DR dUADALAJAR*. 

Las miuag do Guachinango eslán doce leguas de la ciudad 
de Guadalajara, y habrá en ullax como treinta españoles v den 
esclavos; hay en ellas un alcalde mayor, y son minas pobres. 

1^8 Ditnas de Guaxacatlan, trece leguas de Guadalajara, en 
que babrá veinte españoles y cien esclavos; no hay alcalde 
mayor sino el de hts minas de Xocoilaii. 

Las minas de Xocot^an, cuatro leguas adelauto do las de 
Guaxacatlan, en ijue hay un alcalde mayor, y son raionables 
minas. 

Las minas CuytlapUco , estáu do Guadalajara veinte y cinco 
Ii-guas; hay en ellas veinte y cinco españoles y cincuenta es- 
clavos, un alcalde mayor, y son buenas minas. 



PROVINCIA DE UÜSCO. 

La proviuciii de Xalhco, dicha asi de uti puebleruelo do 
indios que está ocho 6 diez leguas al uorte de Compostela, al 
occidente do la de Guadalajara, no tieue mis poblaciones de 
españoles de sola la ciudad de Coniposlela, y en toda su co- 
marca habrá dici i^ doce corregimientrjs de pueblos de indios. 
1'^ ol temple de esta ticrní y su comarca más caücnle que tem- 
jilado y no bien sano, y la tierra fértil de m.'tfz, muchas frutas 
de la tierra y de España, melones muchos, y muchas ráeos de 
rodeo y cimarronas, pocas ovejas y pocas yeguas y caballos. 



568 

La gente desta provincia es bestial y reciben mal Ja docU 
na crisliana, porque se esconden en los montes, que los ! 
muy grandes en esta comarca; andan ya vestidos y ha* 
cierto vino de que se embriagan; dáuse ya á criar ganadoi 
aunque hay gran copia de venados; son grandes flccbct 
como casi todos los deinils de esto reino; tionon mucho o 
y su principal manlenimieato es la carne de la [!aia seca i 
sol, y el pescado. 

CÜilPOSTBLA. 

La ciudad de Compoíteta, en 107° y X de longitud, treintai 
tres leguas de Guadalajara al occidente y ocltenta de CuliacáM 
tendr.! hasta veinle vecinos españoles & lo más largo y ou tadn 
residentes; es alcaldía mayor, y hay un monesterío de fraile 
franciscos. Fundóla el gobernador Ñuño de Guzman año de 2 
volviendo do descubrir las provincias de CuUacán y Cioaloa, 1 
Ilanidla Compostela por caer en esta provincia de la Nuetj 
Galicia & la parle occidental della como en España osla en fl 
reino de Galicia la ciudad de Santiago que llaman ComposteM 
Fué esta ciudad cabeza deste reino desde el año de 30, qucfl 
fundó en ella la audiencia, basta el año de 60 que se pasó coi 
la catedral á la ciudad de Guadalajara, por ser m;ia en coitiarl 
ca, y ser ésla caliente y enferma, y por no haber paso ni 
mino abierto por los indios guachachiles y chichimecas, 
las minas de los Zacatecas: el Citmino dL-sta ciudad pata Gui 
dalajara es bueno, derecho y seguro. 



LA PUBIFICACIÓN. 

La villa de la Purificación, cuarenta y cinco leguas de Gui 
dalajara y cuarenta de Compostela, eu los confinos y t 
minos de este reino do la Nueva Galicia con la provincia 4 
obispado de Mecboacán, cerca del valle de Spuchinilcot pu«l 
de dicE 6 doce vecinos españoles y un corregidor y otros dd 
corregimientos en su jurísdiciáo, en la cual hay otras dos pwT 
vincias que llaman los indios Tecomoa, y otra que dicen ia li 
Frailes, por andar trasquilados las cabezas en forma de corooi 



2G9 

•f por cierto vestido que traoo á manera de escapularios: es ta 
tierra asperísima de rooatcs y palíaseos, y auuque es asi se coje 
OH ella mai?.; es tierra muf caliente y enferma. 

JERSZ DE LA FROXTEHA. 

Jere: de la Frontera, pueblo do españoles, treinta lej^uas de 
Goadalajara :il norte, y diez antes de las minas de los Z^irate- 
cas, tendr:i doce vecinos, gente pobre que se entretiene de 
sembrar niaf z , porque no se coje : mandóse poblar por orden de 
la aadíencia de la Nuava Galicia mío do 70 , en el camino que 
va de Guadülajara ."i las minas do los üacatocaa, para asegurarle 
1 de los indios'chichtmec;ts saltendorcs quo llogan hasüi clin. 



PROVINCIA DE LOS ZACATECAS. 

La provincia de tos Zacatecaa al norte de (luadaiajara, cua- 
renta leguas della, lierra seca y falLa de aguas, y asf es estéril 
y Talla de trigo y de maiz, siuo sea lo quo so coje do regadío, 
de que hay muchas frutas de las de España, como son buenos 
duraznos, manzanas, molocolones, mombriUos, y otras frutas 
y hortalizas. 

Hay en esta provincia las minas que llaman do tos Zacate- 
coa, cuarenta leguas de üuadalajara al norte derecho, yodieuta 
de México; habrá en ellas como trescientos españolas y dende 
arriba, y más de quinientos esclavos, y mil cab.ilIos y muías; 
hay en ellas un vicario y cura puesto por el obispo, y un mo- 
nesterío de frailes franciscos; son las más ricas minas de plata 
que hay en este reino, y así son las más seguidas y [«obladas. 
Desde Gnadalajara A ellas hay dos caminos, uno por Tlatenan- 
go, que cae más al poniente, y otro por SuchípiLi al orieale, 
donde hay muy buenas uvas: es el un camino tnn largo como 
el Otro, y el de Tlalteuango es más llano, y en entrambos hay 
peligro en mils de las diez leguas de los indios de guerra chí- 
chiroecos y salteadores , y á vuelta dellos de los indios de paz 
que se envizcan y disfrazan como los de guerra y salen & sal- 
leu- por los caminos. 



?70 

(.a» ni¡ii3H (le Aniño, en los conlines de los Zacatcc-is. las doí 
cubrió Fraucisco de Ihann y las pobló, con que so pucifici 
los indios de su comarca que estaban de guerra ; estas miD) 
han sido ñcas y se ha sacado dcllas gran cantidad rio pLaU. 

Las miaas de San Martin, veinte y »iclc leguas de los 2 
tecas al norueste, eu las cuales y las de su comarca habrá c 
cuatrocientos españoles: descubrió estas minas y pobM 
Francisco de Ibarra año de 5i ó 55; cógese ea es 
mucho Irigo de regadío, y hay muchos duraznos y todo f 
ñero do hortalizas, y grande abundancia de vacas y algun^ 
yeguas, y la tierra es pobre de rios. 



La villa de Uercna, y minas que llaman del Sor 
veinte y cinco leguas de los Zacatecas al norueste, y dos legí 
antes de las minas de San Martín , descubriólas Franci 
[barra «I dicho año de 54 ó 55. é hfzose villa ailo de Gl): 
marca de su tierra es toda como queda dicho en las mil 
San MarUn, tierra seca, fértil de trigo de regadío, y dealgí 
uas frutas y hortalizas, y de grandes montes de roUes, piu 
y madroños. 

Hay eu la comarca de las minas de San MariXn otras, q 
dicen loa fíatichoa y [os fíeyes, siete fi ocho leguas al sur dell 
de San Martin, que también las descubrió el dicho PraadM 
de Ibarra: están ya despobladas, por los indios de guerra. 

Las minas de los Cfta^cíiu¡/£tís, eu la comarca de San \ 
seis leguai al sur, también las descubrió el dicho Frand 
de Ibai-ra: la comarca dellas es como las minas de San Ma 
más molida á la serranía gruesa desde donde comicuxa. 



Kl, NOMHRE DK lUOS. 



La villa del Nombre de Dios en la Nueva Galicia, en la o 
marca de las minas do Han Martin, nueve ó diez leguas <l 
al norte, y sesenta y ocho de la ciudad de Guadalajara: I«im 
este pueblo como treinta vecinos españoles, todos Iralaales g 



271 



Sos granjerias; es vicsrta de la Nueva Galicia, y hay en ella 
ua monestcrío de frailes fraadscos; está en tinrra buena, abun. 
Ide trigo y de tnafK, de (¡no se proveen In» minas de los 
t y otros muchos Reales que esláa en su comarca; 
iQDflotta do [j<^<irado de uii rio (]ue pasa junto & \a» coAap 
grandes, y caudaloso: hay en la jurisdtcíi'iii de esta villa minas 
de plata, unas pobladas, que se llaman de Santiago, y otKis de 
Sim Buenaventura. 

Gn la comarca dn las mina» da Sau Mariin, arriba descritas, 
tiay las minas que dii»u de tas Nieves, que dcsculirtú Frauctscü 
^Ibarra el mismo aúo do ¡m ú ri5, y las minas ilo FrttniUa, 
en cuya comarca hay mucho» pastos y huenoa montos, y el 
vatle de San Juan v ria df- ta* iV'isa*. 



La villa de Ihtrangii, on la enmarca do San Martín ygober- 
luicidn de la Nueva Viicaya, que os RObernación por sí con tl- 
tulodoS. M., ocho leguas del N'ombre de DÍo.'« junto al rio de 
Oaadiaiu eu el valle do S:m Sah'.idnr, habrá en ella como 
treinta vocinoa , y poblt'da el KOlieruador Francisco do Ibarra, 
que la U<imd p\ iiumbre quú tiene por la villa do Durango on 
Vizcaya: está en buena cimarra, do tierra muy «tana, de mu- 
chos rios y regadíos, donde se coje roncho trigo, maíz y otras 
semillAS, y se crian muchos ganados mayore» y menores, para 
lott cuales hay muchos pastos r bucuos mout^. 

Las minas de San Lucaa, al norte de la villa de Durango, 
ODOe o doce leguas y las minas de Canelo , cinco leguas do la» 
de San Lucas al norte; veinto y cinco leguas al nordeste de 
estas minas, C3l4n unas m¡n>as que si se beneficiasen se sacaría 
aprore^hamienla dellas. porque la sal que se trae para gastar 
en las minas de Coiieto se trac de más de cincuenta leguas 
della. 



PUEBLOS DE INDIOS DE U NUEVA GALICIA EN U CORONA REAI 

Canala: tiene mil indios tributarios. 

Tonala: tiene setecientos tributarios. 

San Pedro^ y su sujeto: tiene quinientos tributarios. 

Tlaxomulco: tiene mil cuatrocientos tributarios. 

Cuyseo: hay eu él y en sus sujetos seiscientos tributarios. 

Poncitoan^ y sus sujetos: tiene mil quinientos tributaria^ 

Camotean: tiene ciento veinte tributarios. 

Cuzcatlan: tiene ochenta tributarios. 

Nochistlanejo: tiene ciento veinte tributarios. 

Atlemaxaque: tiene trescientos tributarios. 

Cuyntlan: tiene ciento veinte tributarios. 

Calatitlan: tiene cien tributarios. 

Afatlan: tiene ciento cincuenta tributarios. 

Ateqúila^ y los Guaxes: tiene cien tributarios. 

Cópala y Qüilatlan: tiene ochenta tributarios. 

Apoculco y Tlala: tiene ochenta tributarios. 

Tepacatengo: sesenta tributarios. 

Mochitiltique , Tecomatlan , Talistac , OstoU, Quipaqui , Sawi 
Francisco: tiene ciento veinte tributarios. 

Yeguatitlan: tiene doscientos tributarios. 

Taltenango^ y sus sujetos : tiene mil indios tributarios. 

Nochistlan^ y sus sujetos: tiene trescientos indios tribu- 
tarios. 

TetÁcaliiche ^ y sus sujetos: tiene quinientos indios tribu- 
tarios. 

Teucattitlan^ y sus sujetos: tiene trescientos tributarios. 
Mezquituia^ y sus sujetos: tiene doscientos cincuenta tribu* 
tarios. 
Meztiticacan: tiene doscientos cincuenta tributarios. 
Centiquipaque: tiene quinientos tributarios. 
Tepiqtie: tiene doscientos cincuenta tributarios. 
SuchtptZ, y la mitad de Bracamante: tienen seiscientos cio« 
cuenta tributarios. 
Aguacatlan: tiene doscientos cincuenta tributarios. 



'.? 



r 1.1 mitad de Dracamnnte: liene ijuinieiUoí' Iribu- 

Amaxaque: tiene cien tributarios. 

Atengoychan, y la mitad do fíracamante: seiscientos trihu- 
tarios. 

Tepuicacan: tiene cien iribuinrios. 

Xalacingn, Amallan, Utunixque, y la mitad de fíracaman- 
te: tiene ciento sesenta tributarios. 

San Juan y Pachuea: tiene cincuenta Iributarios, 

Xalxocottan: tiene cincuenta tributarios. 

Afelallan: tiene veinte tributarios. 

Caeallnn: tiene cuarenta tributarios. 

XaUepeque: tiene quince tributarios. 

Acatiepa, ürita, Santiago: tiene sesenta tributarios. 

Ponloque, Iztapa: tiene cuarenta tributarios. 

Temicho: tiene quince tributarios. 

Quilaiean, htapa y ifatlatiquipac : tiene cuarenta tribu- 
tarios. 

Chistiqtie , Tepetlatlauca: tiene ochenta tributarios. 

Calatlnn, y sus sujetos; tiene cincueiita tributarios. 

Acaponela: cincuenta Iributarios. 

Opona: tiene sesenta indios tributarios. 

Atengo, Amboq\tUo, y SU pí^rtido: tiene sesenta lril)ut;irios, 

üfajfta, Y su partido: tiene treinta tributarios. 

Panpochin: tiene veinte tributarios. 

Silo y Capotlan: tiene treinta tributarios. 



PUEBLOS DE INDIOS DE LA NUEVA GILICIA ENCOMENDADOS 

Á pauticulahes, 

Tlacotlan: tiene cuatrocientos tributarios. 
Capotlan: tiene ciento sesenta tribalarios. 
Acalique: tiene quinientos tributarios, 
Santa Fé: tiene trescientos tributarios. 
Elmacapul: tiene sesenta tributarios. 
ConÜa; tiene doscientos cincuenta tributarios. 



574 

Quaquala y Teponubatte: lieae trescientos tributarios. 

Cagualica: tiene ciento veinte tributarios. 

Suchiltan: tiene cien ijibuLarios. 

Siicltipila: tiene seíscioDtos liibutarios. 

Apocot: tiene quinientos tributarios. 

Xalpa, y BU8 aujetoa: tiene mil tributarios. 

Teul: lieiio novecieulos tributarios. 

Tepetichan, y sus sujetos; tiene (j\iinientos tributarios. 

Xaloititlan: tiene doscientos cincuenta ti-ibuLirios. 

Atotoinitco: tiene ciento veinte tributarios. 

Ocoiii¡He: tiene doscienlos veinte tributarios. 

Teteuque: tiene sesenta tributarios. 

Coijno: tiene setenta tributarios. 

Amaxaque: tiene cien tributarios. 

Beiíííííían.- tiene setenta Iribularios. 

Tequeastlurtf con sus sujetos: tiene ciento treinta tribu taril 

Tepaca: tiene cien tributarios. 

Epatlan: tiene cien tributarios. 

Ocotique, Xocoüan: cuatrocientos cincuenta lriij;itan 

Ciispaltlan: tiene cien tributarios. 

Izcatlan: tiene cion tributarios. 

QuauHa: tiene setenta tribuíanos. 

Cayupusltiiii: tiene cinn tributarios. 

Pelona (íe Salduña: tiene cien tributarios. 

Tztlan: liene cíen tributarios. 

Xocollnn y ChIm; tiene cuarenta tributarios. 

Guachinango: tiene cualrocicutos tribulario.-t. 

Xitlhco: tiene doscientos cincuenta tributarios. 

ífaMiile: tiene ochenta tributarios. 

ifecatlan: tiene óchenla tributarios. 

Alfandoque^ y CmííÍíij)í /co.* tiene setenta tributarios. 

Acaponeta: tiene cien tributarios. 

Iztapa, OtomiÜan: tienen noventa tributarios. 

Tecaxinel: tiene doscientos tributürios. 

Muati, y sus sujetos: tienen quinientos tributarios. 

Tetitlan, y sus sujetos: tiene quinientos tributarios. 

La Pancua, y sus sujetos: tienen cuatrocientos tributaría 



975 

Cabra, y el Judio: lienen ciento veiiiie trüiutaríoa. 

Afecatlan, y sus sujetos: liono cincueDla Iributarios. 

Melagua: tiene cincuenta Irihularios. 

Atiutlu: [icne sesenta Iríbularios. 

Tutoy, Aleque, y sus sujetos; tieaca denlo cincuenta tribu- 
tarios. 

Xiroetro: tiene cien trihutarios. 

Tetitlan y Mezcala, y sus sujetos: licneti ciento cuarenta 
tribuíanos. 

Chiamelia: tiene setenta tributarios. 

CvtixÜan: tiene veinte tributarios. 



PROVINCIA DE CHIIMETLA. 

La i>i-üviiicia do Cliiametla, en ta costil de la mar del Sur, 
como cuarenta leguas de Xalisco, y otras tantas de Cutiacan, 
quince 6 veinte leguas de largo y ancho, fué primero descu- 
bierta por Francisco Vaiquez de Coronado, yendo en demanda 
de la provincia de Cinaloa, por mandado del virey D. Antonio 
tie Mendoza; hay en esla provinda muchas minas de plata y 
dos Reales ya poblados y un pueblo de españoles, que se sigue. 



SAN' SEBASTIAN. 

Snn Sebastian, pueblo de españoles en la provincia de Chia- 
nietla, de doce 6 trece vecinos españolea: poblóle Francisco de 
Ibarra por el año de 58 ó 59 pasando por esta provincia íil des- 
cubrimiento de la Nueva Vizcaya: por haberse poblado por 
orden y comisión del virey de la Nueva España Don Luis de 
Velasco, fueron las apelaciones desta provincia á la audien- 
cia do la Nueva España hasta el año de 73 ó 74 que se manda- 
ron quedar en la audiencia de la Nueva Galicia. 



PROVINCIA DE CULIAC/iN. 

La provincia y goLeriiacióii de Culiacán, eo la cosía ña l.i 
mar del Sur, al occidente de la provincia de ChiametU y dft 
Xalisco, por la parte del norte tiene las proviucias de Corimti 
y Topiame y la Nueva Vizcaya, por la parte del occideitle )» 
provincia de Cinaloa. 

SAS MIGUEL. 

No hay en esla provincia da Culiac-ín más de un pucUo da 
espafioles, que es la villa de San Miguel, en 110" de longltuí 
y óchenla leguas de Compostela, y ciento trece leguas de Gxt¡ 
dalajarn: hay en ella como ircíula españoles y más de do 
mil ludios de paz, y un alcalde mayor, y en lo espiritual es di 
la diócesis de la Nueva Galicia: poblóle Ñuño de Guzman a 
de 29 con cien vecinos en el rio de llora, ciuco leguas e 
arriba de donde agora está, adonde se pasó después por e 
mjíg en comarca dol valle de Culiacán y del reino de la Sal j 
de Piazla. 

La tierra es más caliente que templada, y fértil y abundOM 
de mantenimientos de la tierra, y uo hay oro en ella, attaqtu 
hay minas de piala, y un Real poblado que llaman de (os Víí» 
genes; cuando se descubrió estaba muy poblada de indios d8 
buenos y grandes pueblos, y casas bieu ediQcíulas; después p<a 
la culpa de los españoles y de un teniente do gobernador que 
dejó allí Ñuño de Guzman, se alzaron Iodos á los montes, y, 
como dejaron de sembrar so murieron muchos de hambre. Lot 
indios sacrificaban al demonio y se comían la carne de los & 
crificados: no tienen señores á quien reconocer, y así teniai 
continua guerra; andaban desnudos y eran muy viciosos de 
pecado nefando, tanto que encima de los tejados do las c 
ponían por adorno dellas hombres pegados unos con otros. 



PROVINCIA DE LA NUEVA VIZCAYA. 

^proTÍnda do !a Píueva Vizcaya, al nornoruesle do los 
I, como cincuenta leguas, la descubrió Francisco de 

I Año de 5G, poco aules ó después; es tierra do bucaos 

hMtímenlos y do buenas minas de plata: á la entrada della 
están las minas do Hiudelie,que son muy ricas; si hubiese 
mí* abundancia de naturales que anduviesen en ellas se saca- 
ría mucho aprovechamiento. En la dicha provincia están las 
Búaas de Santa Barbóla y Sau Juan en espacio de tres leguas, 
y (le las minas de Hiudcbe veinte leguas, más adelanto alnor- 
iHiniosie, y cien leguas de las minas de los Zacatecas; son de 
niuchos 7 ricos metales y de plata muy flua , y mucho plomo 
'in© se saca dellas, y se lleva A las otras minas de la Nueva 



PROVINCIA DE CINALOA. 

^ provincia de Cinaloa , i]ue es la ultima y mfe occidental 
'•^' Nuevo Reino do Galicia, como cuarenta y dos leguas de 

>uiac4ii por la parte del oriente y como ochenta de Chiametla, 

7**"o ríncuenta leguas de Guadalajara, y por el oriente las 

^*''*S y provÍDCias que van á las regiones de Gibóla y Qui- 

"; descubrióla Francisco Vaiquej: de Coronado, primero, y 

"^Oés, por los años de 58 ó 60, Francisco de Ibarra,goberna- 

"^ do la Nuera Viicaya, pobló en ella un pueblo de españoles 
''*'* nombró la villa de San Juan de Cinaloa, en que habia 

"^^ <i trece vecinos, y no se pudo conservar por estar tan lejos 

■ *P>riads, y por loa pocos españoles que habia A causa de no 

"^ minas. Kn lo espiritual ea del obispado de la Nueva 

*"cia, y en lo leniporal de la audiencia, aunque la do Me- 
* ^^ prctcadiú quo habia do ser de su distrito, no embargante 
■í^" Osla tan lejos dclla, por haheree poblado por comisión del 
"•^y de la Nueva España. 



Valle db los coRAzoxEá. 

El Valle de h* Corazones, al norte dclaproviuciadeCmoíon, 
como cuareula ú cíncueata leguas delta, ea el camino que hizo 
Francisco Vaz(¡uez A Cibola, por mandado del virey Doa An- 
tonio de Mendoza, el cual os todo poblado de indios vealídos 
do cueros do venados ; y en la tierra hay mots , auociuo poco, 
muchos melones y frísoles, y algún algodón. 



VAI.LL DE JIlIESTn.í SEÑORA. 

El Valle de Nuestra Señora, diee Ó doce leguas más al norte 
del Valle de lo» Corazones, cu el mismo camino para CiboIa< 
tierra liuona de muclio mafi, molones y frísoles y algo«lon; po- 
bló 011 ella un pueblo Don Trislaii de Arellano, capitán de Fran* 
cisco VatquM do Coronado por orden suya con ochenta hom- 
bros de á caboUo, aunque tío permaneció. 



PROyiNCIt DE CIBOU. 



I,a provincia de Cibola está en 73° (sic) de altura, trescien- 
tas leguas de Culiacán, segiin el viaje que hizo á esta provincia 
Francisco Vazquei de Coronado por mandado del víroy SJ. Aa- 
touio do Meudoza ; hay en esta comarca mucho maíz, Trisóles, 
molones y algunas gallinas do las de México, aunque las tío- 
non más por la pluma para hacer dolías pellones: por falta de 
algodón vfstense do maulas de henequén y de cueros de ve- 
aados y de vacas; sou idcilatras los naturales de esta provincia, 
y adoran al agua, y le ofrecen dores y alganas tunjuesas qoo 
tienen, aunque ruines. 

PROVINCIA DE TUZAN. 

La provincia do Tuzan, treinta leguas de Cib(da hacia el po- 
oiaate, descubrióla Don I*odro do Tot-or, por m andado de Fna 



I 





cisco Vaii]uez tío Coronado: sou los pueblos do esla provincia 
mayoree quo los de Cíbola, y la gente j' tierra es (oda como 
cUs, aunque cogen algodón. 



PENON DE ACUCO. 

BI Peñón de Ácueo, Irciula leguas al oriento de Cíbola, en- 
* del cual hay uu pueblo muy fuerte á causa de ser el sitio 
ílon el más fuerte del mundo: liencu mantas de aigo- 
l^eoeros de venados y de vacas, turquesas y gallinas: des- 
i Don García López, capitán de Francisco Vnz'juez de 
'*ooado, á quien él envió á descubrir desde Cíbola. 

Ptxisíguiondo esto camino al oriente, como veínlo leguas de 

**" peñón, halló Don üarcía Lopu^ de Cárdenas un rio que 

''*''**r» de Tiguex, lodo poblado do más de 60 ó 70 pueblos, de 

***** de tapias bien hechas, y algunas do tres y cuatro altos, 

coa s\xs patios grandes, los primeros de tapia y los demás de 

I "•*qtn>s de madera; helóse este rio en el invierno, de manera 

r 1^^ loa caballos pudieron pasar por encima del cargados : hay 

I f" ** comarca mucho malí, y tienen algodón los que viven 

I poto ai rio, y lodos visten cueros Je venados y de vacas. 



LOS LLANOS DE LAS VACAS. 

■ llanos que llaman de las Vacos , entre el rio de Tiguex 
rOTíncia de Quivira, son muchas leguas de llanos y tierra 
p pareja, que por maravilla hay un pequeño cerro en toda 
■a, en que hay lan gran abundancia de vacas corcobadas que 
f ^ M puedo andar por los campos pov el peligro do los Loros, 
*1Uq aunque no corren mucho, son bravos y arremoien & los 
"hombres y caballos; la carne deltas es como la de .as vacas de 
^-Islilla y aun mejor para comer. Loa naturales de estos llanoa 
*OQ muy dispuestos y piulados ; no tienen otra grangería ni 
diento sino es añilarse Iras las vacas y malar dclUs cuantas 
Muieren, de cuya carne se sustentan, y á veces l^ebeu la san- 



280 



gre Jell.is; Iraen unas tiendas de cuero, á manera de paiieilt 
nes, que llevan de unas partes á oiraa cargadas en unos perro) 
de que hay en la licrra muchos. Descubrió estos llanos el dich 
Francisco Vázquez de Coronado y aus capitanes yendo en ^ 
mauda de la proviucia de Quivira. 



QUIVIM. 

La provincia de Quivira eu 40" de altura, dosctcnUs legu 
de la provÍDcia do Cihola al oriente, es tierra templada, au 
que más fria que caliento, de buenas aguas y yerbas, tierra i 
maíz, frísoles, muchas ciruelas, melones y uvas; no haya 
godon ni gallinas, ni cuecen pao siuo debajo de la ceniza. 



hidrografía y descripción OE la punta y costa de la CALIFORDIi 

La California es una puntado tierra en la parte más occidci 
tal de la Nueva España, situado el principio della , segiln ! 
descripción de Santa Cruz , en el meridiano 1 13" de longitu 
del meridiano de Toledo, y en 22" de altura, desde donde 1 
corriendo al nornorucslo hasta 32' ó 33° de altura, que será 
cerca de doscientas leguas de largura, toda ella, desde doce 
trece leguas de ancho por algunas partes basta veinte 6 treinti 
segdn la forma y designio con que la pintan , porque has 
ahora no hay otra certitud de lo que es, ni de la travesía qi 
tiene, más de lo que por las costas han podido entender los g 
las han costeado, que fueron los primeros unos navios de Hoi 
nando Cort(3S por el año do 39 ; halláronse indios en las cosU 
della , bárbaros y pobres. 

Entre esta punta y la costa de Nueva España, que desde Ct 
liacán va corriendo al noraorueste desde 44° hasta 32" 6 33 
hasta llegar al parage de la provincia de Cíbola, se hace i 
seno 6 golfo que llaman de la California, y por otro nombí 
mar Bermejo, por serlo en ciertas parles, y también mar i 
Cortés por haberle costeado y bojado todo sus navios el dicbi 



t 



'Ao de 39 , d cual tieue de largo úlro lanío como la dicha punía, 
ido ancho por doudo mrts como cincuenta leguas, y do ahí 
''wjo: crece y mengua esla mar muy por concierto, y hay en 
^' muchas ballenas y muchas tortugas , con cuyos huesos pesan 
'os iiijios ijuo andan desnudos y es gente pobre. 

A. la entrada de este golfo, como quince ó veinte leguas al 

wscuJenle, norueste do Culiacán, está uiia isla que llaman do 

^•*5ío6a/de veinte y ciuco leguas do largo, arrimada á la coala 

•o lArgo doUa, y al parecer menos do dos leguas de ancho, po- 

^**la de indios. Por la costa occidental de la dicha punía de la 

'■ '*ülorii¡a, habiéndola doblado los mismos navios de Cortés el 

dicho año de 39 , llegaron hasta el Cabo del Engaño , que 

en otros 32* ó 33°; y el año de 42, por mandado del virey 

iNueva España, fué á descubrir esla costa Juan Rodiiguez, 

*^*^>to, con dos navios, y llegó por la costa arriba hasta ponerse 

'^ Ayie altura, desdo donde se volvió, habiendo hallado siem- 

£"5"^ 60 toda esta costa indios como los demás de estas pro- 



I 



teay en eeUts costas y golfos sobredichos muchas islas sin 
^■nbro, demás de las que se siguen : 
Jm tita de Santa María: dentro del golfo, arrimada á la costa 
'*^^ 1* California en 30" y X- 

Ua Uaná: ocho 6 diez leguas á lo largo de la costa en 

hitu d« Avea: cuairo isleos á lo largo de la costa de la Cali- 
*V»niÍa, en ol golfo, en 28°. 

/«la dt Perlas: cu unos 24* y Ji- 

b\a dt Santa Crut: en 23* y ^ á la entrada del puerto de 
^SmU Cruz, qne viene á estar on 22° y '/» • 

Cabo Blanco: lo más austral de la California en 21" y X . 
lita de Santo Tomás: al sur de Cabo Blanco de la Califor- 
xdaen lU* 20° de altura; descubrióla Hernando de Giijalva, 
vAo de 34 , habiendo ido á descubrir por mandado de Corles: 
«» isla despoblada, de muchas arboledas y fres<^<uras, muchas 
tilomas, perdices, aleones, y otras aves. 

La Nublada: ana isla grande al suduesle de la isla de Sanio 
^<lmis, siete d odio leguas della, 



Isla de Flores: oLras lanías al sur de la isla do Santo Ton^* 
es isla pequeña. 

isla de la Trinidad: enfrente de Punta Delgada on la co^ 
occidoDlal do la California en 35°, diez ó doce leguas de lar^ 
leste oeste. 

Isla de Santa Ana: en la costa occidental de la California 

Isla de Sanlisléban; una isla pequeña en la costa ocddentd 
de la California en 31° y '/i (le altura. 

Isla de Cedros: en la dicha costa en Sá" y X- 

hla de San Cei-nüí; on 33", 

Isla de San Agusiin: en 33" y '/) más adelante del Cabo da 
Engaúo. 

Hay en esta costa hasta los 4.T buenos puertos y puntas lodtí 
poblado, aunque sin nombre por no se haber frecuentado mi 
la navegación desla costa. 



TAIÍÍ-A DEL IUSTHITO DE \A ALDILNCIA DE GU.^TIMJ 



DESCRIPCIÓN DEL DISTRITO DE LA AUDIENCIA DE GUATIHALll 

V DECLARACIÓN DE LA TABLA PIIECEDENTE. 

El distrito de la audiencia de Gualimala, incluyendo en i 
las provincias de Soconusco, Chiapa, Verapoz, Guattmala 
Honduras, Nicaragua, y Costa Rica, comienKi en el meridíft 
no 83° ií84*do longitud del meriiüano de Toledo, y va cot 
riendo al poniente 13° li 14° íí que responderán doscleuta 
treinta ó doscienta cincuenta leguas de largo leste oeste bast 
el meridiano 96° ó 97° de longitud, por donde parte tértnii] 
con la Nueva España y las provincias de Chiapa y Taiiasco 
norte sur (endr<i 9" ó 10" desde 8° de altura hasta 18' 6 19", i 
que responden ciento cuarenta 6 ciento cincuenta leguas [ 
donde es mils ancho, y cincuenta ó menos por donde es ni 



283 



angosto, quedando fuera del dicho dislrito la proviucia de Yu- 
catán, que aunque al principio estuvo en su distrilo y cae míts 
cerca della que da México, se ha vuelto á poner en distrito de 
la audiencia de la Nueva EspaÜa por ser más conveniente i 
causa de la mar. 

Hay en el distrito deata audiencia diez y nueve pueblos 
de españoles, los catorce ó quince ciudades, y en todos como 
dos mil doscientos ú dos mil trescientos vecinos españoles, los 
Qovecientos 6 mil de ellos encomenderos , y como mil pueblos 
de indios en qne debe de haber como ciento veinte mil indios 
tributarios, repartidos en novecientos ú mil repartimientos. 

AI principio de su fundación, que fué el año de -13, se llamó 
esta Audiencia de las Confinea , porque cuando se Fundó la 
primera vez, se mandó asentar en los confines do Gualimala y 
Nicaragua, sin señalarse pueblo cierto. Asentóse primero por el 
licenciado Maldonado en Honduras, en la ciudad de Gracias á 
Dios, y año de 48 la pasó el licenciado Cerrato á Santiago de 
Guatimala, de donde se volvió á quitar el año do 63 por pare- 
cer que se podría excusar, y al fln se volvió á fundar en la 
dicha ciudad el año do (¡7, por la falta que hacía en aquella 
provincia: provéensc en su jurisdición cuatro gobernaciouos 
con título de S. M.,que son Soconusco, Honduras, Nicaragua, 
y Costa Rica, y tres alcaldías mayores, que son ^onconate, 
CapotiÜan y la Verapaz; hay tres cajas reales en todo este dis- 
trito, cada una con sus oficiales de la Hacienda, y tres casas de 
fundición. 

El estado eclesiástico del distrito de esta audiencia está divi- 
dido en cinco obispados, que son el de Gualimala, Honduras, 
Nicaragua, la Verapaz y Cbiapa, en los cuales todos hay como 
quince Ó diez y seis monesterios , siete de Dominicos, tres ó 
cuatro de Franciscos, y los demás de la Merceü. 

El temple de todas estas provincias en general , conviene 
en ser caliente y hiSmedo por la mayor parte, más ymenos en 
algunas, y todas casi fértiles do maíz, agi, cacao, miel, cera y 
frísoles, y dispuesta para trigo en algunas partes, aunque en 
pocas se siembra, y en muchas hay abundancia de oro y mi- 
nas de plata en diversas partes y algodón ; hay muchos y muy 



bueuos desembarcaderos y puertos en este distrito , como do 
todo se hará particular mención en sus 



DESCRIPCIÓN DE LA GOBERNACIÓN DE GUATIMALA. 

La provincia íiue propiamente es diclia de Guatimata, íjuo 
es la más principal de las que entran en el distrito de U 
audiencia que en ella reside , por la parte del órlenlo parle tér- 
minos con la provincia de Nicaragua por uu rio que entra en 
la babía de Fonseca, en 93" y casi 13" de altura, ú la ribera 
del cual está Xerez de la Frontera, quo por otro nombre so 
llama la Cbulvleca, y va corriendo al norueste derecbo hasta 
Teiicigalpa, cerca de donde nace ol rio della ; y desde alli vuel- 
ven los con&nes de la dicha provincia de Guatimala, partiendo 
termino con la provincia de líouduras, casi al norueste, 
hasta 15» de altura que so junta con los liirminos do las pro- 
vincias de la Verapai y Chiapa, volviendo leste oeste al po- 
niente hasta dar en el rio de Yutla, que entra en la mar det 
Sur en 95° de longitud y 14 y '/i ¿c altura, por donde se di- 
vide de la provincia de Soconusco; por manera, que da largo 
tendrá, por la costa que va corriendo desde la dicha Labia de- 
recho casi al norueste, sesenta y cinco 6 setenta leguas, y de 
ancho norte sur á veinte y cinco y A UeJula leguas, y menOS' 
en algunas partes. 

En toda esta provincia hay cinco pueblos de espadóles, do9 
ciudades y los demás villas, y en lodos habrá como mil tres- 
cientos vecinos españoles, los trescientos ó pocos más eucomea- 
deros, y los demás pobladores, mercaderes y oficiales, y como 
trescientos pueblos de indios , y en ellos como cuarenta ó cua- 
renta y cinco mil indios U'ibutarios, repartidos en otroe tre3< 
cientos reparlimienlos pocos más ó meaos, tjue rentan cada aña 
valor do veinte mil pesos. Es toda esta provincia diócesis t 
ebispadode Guatimala, en que hay noventa y ocho curados, i: 
trina de clérigos y tres ó cuatro conventos de Santo Domingil 
con ocho ó diez doctrinas ; dos 6 tres de San Francisco con si 
ú ociio, y uno de la Merced con cuatro 6 seis: Ueue el gobierno 



I 



de.sta provincia la auilíencia, y hay un ella oficiales y Caja 
Real y casa de fundición. 

Descubrió esta proWncia año de 22 Pedro de Alvarado, con 
poder de Hernando Cortés, cuando andaba conquistando la 
!*iueva Eíipaña, el cual dicho Alvarado (ni? después el primer 
gobernador desla provincia, cuyo nombre en lengua de los 
indios delia quiera decir Átbol podrido, ólugarde muchos ár- 
botea por la fertilidad que hay dellos ea sa comarca. 

El temple de la mayor parte desta provincia es templado, 
antes m<1s caliento que frió; la tierra buena, fértil de maíz, 
agí, frísoles, algodón, y trigo en abundancia en las parres 
templadas, ijuo lo comon tos indios de mejor gana que el maíz, 
y ayuda á los años pobres de maíz, y el maíz á los de trit;o, 
ífue por ser diferentes cosechas pocas vecos falta todo, aunque 
por la humedad de la Uerra el trigo ni otras semillas no se 
pueden conservar do un afio para otro; y así para guardarlo 
hasta el postrer tercio del año ha de ser en espiga: dase también 
cebada, melones, pepinos, uvas, garbanzos, lentejas y otras 
le^mbres de España, como son cebollas, aunque se hacen 
pequeñas, y ajos, que al principio se les volvían las cabezas 
como cebollas, y era la causa meterlos mucho debajo de tierra: 
hay muchos membrillos, gran.ndas, duraznos, manzanasy pe- 
ras, lodo agro de naranjas, sidras y limones y otras frutas; 
hay licores, copal, que es como anime y bálsamo, y en uu.i 
sierra que se contiaiia con Honduras hay cantidad de zarzapar- 
rilla razonable : hay muchas vacas y yeguas de que ea la m&s 
ordinaria grangeríaen esta tierra; las vacas por la corambre, y 
cueros curtidos al pelo, aunque-por estar los puertos lejos 
es la ganancia poca, y las yeguas porque las echan al asno 
para el bestiaje mular por el aprovechamiento délas arrierías 
paralas mercaderías, que se llevan de puerto de Caballos: 
cameros se crian pocos , y así se traen más de tres mil cada 
año del valle deGuaxaca y no valen á mas de á seis reales, y 
está & mas de cien leguas de allí, y con todo eso vale arroba y 
medía de carnero un real, y veinte libras do vaca otro, y una 
gallina de Castilla otro tanto: el vino vale la arroba siete duca- 
dos por estar los puertos lejos. En loJa esta provincia hay 



Í96 

abundaocia de materiales par a ediSdos, de piedra, eml , yeso. 
bucnaamaderas de pinos, ceibos, enciDas, oogales. apreses 
y cedros muchos y grandes: hay en esta proviada machas 
pesquerías de ríos, en los cuales y cu la mar bay madiüs y 
buenos pescados. 

Ijos indios de csia provincia ealán repartidos en cuatro len- 
guas ó naciones, que son : Pipiles, que hablan lengua mexi- 
cana corrompida, que, aunque os la qui^ mas se usa, bs lamas 
íjirOBora y tosca ; Popol<ypas, ApU, Apayev; los cuales todos 
eglán ya en policía y bno'n biiünas r^as y crian ganados, y 
hay en ellos carpínloroK, lonieros. alb;!!^*^ y otros muj 
olidos. 



DESCRIPCIÓN PARTICUÜtfl OE LOS PUEBLOS DE ESTA AUDIENCU. 



La ciudad do Santiago de Guatimala, en 'J3* de longitud di 
meridiano de Toledo, del cual distarii 16U) leguas, por 
círculo mayor y 14" y '/i de allura, ysetonlsleguasde Chia¡ 
al noniordeste, y cuarenta de San Salvador al sueste, y 
scnla lio la villa de Sau Miguel, es pueblo de quiuioutos 
nos, los setenta encomenderos y los dem.1s pobladores y 
tanles: hay on su jurisdidón denlo trdnia rt dentó cuarenl 
pueblos do indios, y en ellos rumo veinte y dos mil indios 
liutarios, repartidos ea otros tantos repartimientos como 
comenderos : resido eii esta ciudad la .\udienda Real dosile 
año do 68, en la cual hay un presidoutc, tres oidores y 
Qscal, con los dem^is oficiales, Caja Real con dos oQdales 
la Hacienda, tesorero y contador y casa do fundjdóii, j 
iglesia catedral desdo el año do l534,suíragáacaalarzobis| 
de México ; y hay en ella un moueslerio do Dominicos de vetuu' 
religiosos y mas de ordinario, y otro de Snn Frandsco de 
quince ó veinte, yolrodela Merced de doce ó quince: hay 
un hospital de españoles que hizoel primer obispo Marroquin, 
que tendr.1 áos mil ducados de renta, y otro de indios que bi- 






Sflí 



cieroii los frailes ilominicos, que de limosnas tiene ya cualro- 
cientos ducados de renta. 

Pobló esta ciudad con poderes do Hernando Cortés, Pedro 
de Alvarado, año de '24 día de Santiago [aloqúese entiende 
de quien lomó nombre), al pni]cii>io entre dos volcanes, que 
est-ln en espacio de dus leguas, de los cuales, ol que estaba 
mas corea de la dudad, habiendo llovido mncbo, reventó dia de 
Nuestra Señora de Betiembre del año de. ^h y salió de una 
creciente grande y furiosa que se llevó la media ciudad, y en- 
tre mucha geote que pereció fué también Doña BealriE de la 
Cueva, mujer del dicho Pedro de Alvarado, primer goberna- 
dor, y por osla inundación se pasó media legua do allí al valle 
de Xocotenango , donde agora estil, quo quiere decir ralíe de 
fruta, por la mucha que hay en él. Estíi la ciudad bien edifi- 
cada de buenas c.isas bien labradas , porque hay mucha abun- 
dancia de buenos materiales, de mucha madera de pino y en- 
cina y ciprés, y mucha piedra, cal, yeso, teja y ladrillo: hay 
eu su comarca buenos molinos para molienda. 

La Cí)niarca y tierra de osla ciudad es apacible de temple, ni 
fría ni caliente, y asi es abundosa de trigo, que se coge mucho, 
ydema(í,y todas las frutas y hortalizas do España, sino 
sean viñas , como queda referido en lo general de la pro- 
vincia. 

Cuando se mandaron poner en libertad los indios, hizo el 
licenciado Cerrato un pueblo junto 4 la ciudad, de los que había 
en ella, que se llama Sonta Fé, cu que habrá como ochocientos 
vecinos indios, todos oficiales de diferentes oficios, muy espa- 
ñolados y ladinos y útiles y provechosos para la repvlblica; los 
euales, en agradecimiento de haber conseguido libertad por 
mano del dicho licenciado, le han instituido uua capellanía en 
el fflonesterio do Santo Domingo, donde está enterrado, y le 
hacen cada año unas solemnes exequias. 



PUEBLOS DE INDIOS DE LA CIUDAD DE SANTIAGO OE GUATIMALA. 



Petaitan: tiene tributarios. 

Istatan: tiene treinta y duco tributarios. 

üetlan: cuarenta y cinco tributarios. 

Xacaltenango: quinientos tiibutarioa. 

Jstapalatengo: tiene cien tributarios. 

Aguacatlan. 

Apandeca: tiene cien tributarios. 

Joanaga^apa: veinte tributario!». 

ChaichuiÜan, ■ 

Qt'iecalfoanta: tiene sesenta tributarios. 

Coloma: veinte tributarios. 

Chuchu: cincuenta tributarios, 

Tecpanyuinclar : tiene ciento cincuenta tributarios. 

Uapantean. 

La mitad de Catiquipaqui: veinte y cinco tributarios. 

Ataco; tiene ciento sesenta tributarios. 

(¡acualpa. 

Giiebetenango : tiene quinientos tributarios. 
Amatitan: tiene ciento setenta y seis lribulario<>. 
Amatilan: tiene ciento veinte tributarios. 
Amatitan: tiene veinte tributarios. 

Tipiaco: tiene cincuenta tributarios. 

Aliquipaque: tiene treinta tributarios. 

Istapa: cuatro tributarios. 

Cotniaco y Topimaca: ochenta tributarios. 

Cacaotean: tiene veinte tributarios. 

NananÜa: tiene treinta tributarios. 

Texutía: ciento veinte tributarios. 

Gueymango: cien tributarios. 

Bacaco: veinte tributarios. 

ISoyutla: doscientos cincuenta tributario?. 

Cinancantlan : cien tributarios. 

Tacuba: tiene cien tributarios. 

Nopicalco. 



289 

^iaatpula: tiene ochenta tributarios. 
-Aeaxulla: tiene veinte tributarios. 

htapa: tiene veinte y ciaco tributarios. 

tcapa: tiene ciento sesenta tribútanos. 

{:acapula; tiene óchenla tributarios. 

Suchitepec: tiene ciento sesenta tributarios. 

Qacatepec. 

Ttb-ehan. 

Chipitapa: diez tribuíanos. 
Ama¡/uca: tres tributarios. 
Gnetftnango: cincuenta tributarios. 
Xaxvíla: tiene treinta y siete tributarios, 
Ciaaitepea: setecientos tributarios. 
^estiquipaqtie. 
Cootían. 
Coa (Ion. 
^muflan. 

Tecoaco.- tiene cuarenta tributarios. 

Quecaítepeque. 

Gaeaguastlan : doscientos tributarios. 

Ciqtiinala: tiene cuarenta tributarios. 

XoetHenango: tiene cien tributarios. 

JVíila.- tiene ciento cincuenta y cinco tributarios. 

huptitlan: trescientos tributarios. 

Ctoipango: doscientos tributarios. 

Cunpango. 

Pateco y Tútepeípie: cuarenta tributarios. 

Xutiapa: ochi;iita tributarios. 

IcoUe. 

MeoUo: tioao cuatrocientos tributarios. 

ttattptqué: tiene sesenta irihuUrios. 

tcaUptuue: tiene sesenta tributarios. 

'yupilepeque: tlono quinientos vcíule tributarios. 

Cdutta: tiene sesenta tributarios. 
- Ctiacocapan: cuatrocientos tributarios. 

jlyUm: tiene ciento atienta tributarios. 

UvAitmo: tiene doRdcntos tributarios. 



29Ü 



Vcumacinila: sesenla tnbutanos, 

Teguntepeque, 

Tezcoaco. 

Izquine: tiene veinte y cinco tributañoa. 

Acatenango. 

Coceentla: tiene veinte tiibutarios. 

CacaluÜa: tiene cien tributarios. 

MaUtcatepeque: tiene ochenta iribularios. 

Cacapa: tiene ochenta tributarios. 

Icuaílan: cien tributarios. 

Tasisco: trescientos tributarios. 

Chandelgueue: cincuenta tributarios. 

Chiquiolta: tres tributarios. 

Cocuma (tan. 

Aguacatlan: doscientos tributarios. 

Tepemiel: tiene veinte y cinco tributarios. 

Suchilepeque. 

Ciiila: doscientos noventa tributarios. 

Amatenango : setenta tributarios, 

Motolcintla: ciento treinta y ocho tributarios. 

Quecaltenango : doscientos tributarios. 

Quecullepeque: veinte y cuatro tributarios. 

Nema: treinta y cinco tributarios. 

Xalolepeque: guiuientos tributarios. 

Ckichimula: ciento cincuenta Iribntarios. 

Alotepeque: ciento treinta tributarios. 

Suchitepeque: doscientos ochenta tributarios. 

Jicalapa: tiene sesenta tributarios. 

Cozumaluapar : setenta tributarios. 

Azumaluapar: sesenla tributarios. 

Qiteqitel: diez tributarios, 

Capolitan: tiene ochenta tributarios. 

Cacaguastem: doscientos tributarios. 

Tacobie: tiene treinta tributarios, 

Jwmuitepeque. 

Cacatepeque y AaUtncalco: dos mil tribularioa 

Istalabaca^ Camobaque: tributarios. 



^Ka maUenango. 
^gvaehapa. 

Ckapa: Uonc ocbciiUi tríbutnrios. 
Jxioiepegue: llene cíenlo sesenta tributarios. 

Cliiquimuía: ciento sesenta Iríhutarios. 

Uaacote. 

ÜMíUnango: cualrocientos cincucnla Irihularios, 

Ocuma: cuaronla tributarios. 

Aluan: tiouo mil tributarios. 
Capotitan: tiene mil tributarios. 
Comapa, 

Macagua y Mecameos: cíen Iríbutarios. 
- Vacviealco: tiene cien tributarios. 
^T'Ir nJcnpg. 

^BÉnjptottan: sois tribuíanos. 
HSBtoiwngo.- cincuenta tributarios. 
^ t!kvkiea»i€nan: cuatrocientos trlbiiturioB. 
41het¡uimula: cuatrocientos tribularios. 
CHpXa: cuarenUí tribularios. 
iíacagva: ocboiita tribularios. 
CacuáljiHla : Uenc veinte tribularios. 
Xtcotenango: cieuto veinte tributarios, 
Cemaialoa.- sotscientos tribularios. 
Ácat€nango. 

Jtipeiiiigo: cincuenta tributarios. 
tíUeo: denlo setenta tributarios. 
Quécallepeque: üOTcnla tribularios. 
Chancocote. 

l*inoÍa: cien tributarios. 
^uezattenango. 

•Acatenango: ochcula tributarios. 
QuiaAití<fi<m.' Tctnte tributarios. 
miaringo: ocho tributarios. 
Ttijutpanatitan: mil Iríbutarios. 
Ttcpan, GuaUmala: cuatrocientos irlbütaríoc. 




Comitean: veinte tributarios. 

Tecocistlan: seiscientos tributarios. 

Atezcatempa: tiene cien Iriliularios. 

Camotlan: ciea tributarios, 

Xuaijon: sesenta tributarios. 

Coatlan. 

Los Esiptipalas. 

Xitaulco: cuarenta tributarios. 

Toivapa: sesenta tributarios, 

Víutnafintla: cuarenta tributarios. 

Chimaltenango y Atitan: treinta y cinco tributarios. 

Niquitean: veinte tributarios. 

Cocalchiname. 

Acatepeque: tiene diez tributarios. 

Cochumallan. 

Petapa. 

Xacapa: mil tributarios. 

latalauaca: cien tributarios. 

Ciía^uie.- ochenta tributarios. 

Anetla. 

Alotcpeqve. 

Cbicuillan. 

Bohon. 

Cumpatigo. 

SAN SALVADOR. 



La ciudad do jSa7i Salvador, que 00 lengua de indios se 
llama Cuzcatlan, por un pueblecillo de indios que está cerca 
del, en !)3'X ¿^ longitud del meridiano da Toledo y 13' de 
altura, cuarenta leguas de la ciudad de Santiago al sueste, y 
veinte y dos de San Miguel al nornorueste, y doce de la villa 
do la Trinidad, tendrá hasta ciento cincuenta vecinos; Jos 
sesenta 6 setenta encomenderos, y los demás pobladores y 
ollciales, y en su jurisdicción ochenta ó más pueblos de indios, ] 
y eu ellos como diez mil indios tributarios repartidos i 
sesenta repartimientos; no hay corregidor en esta ciudad, slii' 



593 

y en lo espiritual es ilel obispado de Gualí- 
hay eo ella un moncslmo de Dominicos que tieDon la 
do los indios. La tierra do la comarca es Uaná, más 
ite quo fria; rértü de maiz que se coge doa veces al año, 
trigo hay p<Jco, y mucho algodón, y bálsamo más que en otra 
parte, y líquidamhar, y abuadancia do las Trulas do la pro- 
vincia y do España: hay muchas encinas, aumjua de bellotas 
amainas que son buenas para los ganados; hay nogales y no 
TÍAos; hay cedros muy grandes y ceibos para canoas. Los 
de esta ciudad SOD buenos, por la abundancia que hay 
iríalea de madera, piedra, cal, teja y ladrillo. Media 
de este puelilo n.ice un rio, entero desdo su nacimiento, 
tan caliente que no se puede sufrir, y sirve de baños 
diversas enfermedades: no bay huertas en esta ciudad 
no hay rio cerca, auuque en oí que hay, hay molien- 
das boeaas. El camino de este pueblo á Gualímala es áspero 
de «erras y pantanos, aunque sc anda bien cen recuas. 



PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 

Trco'jluiM: dc S. M. 

Itíetepeque. 

Panehtmako. 

Opico. 

Aleo. 

Uitapa: tiene cien tributarios. 

Xalocina(ioa: sesenta tributarios. 

Cacalecoytuta: tiene cuatrocientos tributarios. 

Xaaacalejteiiue: tiene cien irilmtarios. 

Teriinijuetepeque: cincuenta tributarios. 

Quau^inahua; setenla tributarios. 

Alea: noTenla tributarlos. 

CtHcontfpea: tiene doscientos tributarios. 

XaiaUnanga: tiene ciento veinte tributarios, 

Cifw¡l*peque: ijono doscientos tributarios. 

ChKoíiiJyo; (icno cuarenta tributarios. 



294 

Quecaltepeque : doscteiitos tributarios, 
Potonico: trescientos cincuenta tributarios. 
Giteintoco: doscientos veinte tributarios, 
Silobascoy: doscientos veinte tributarios. 
Maicalco: tiene doscientos ocbeuta tributarios. 
Tecomallan: cuarenta y seis tributarios. 
Tequeaslepeque : tiene ochenta tributarios. 
Gualcapa: tiene cuarenta tributarios. 
Nomolco: tiene doscientos sesenta tributarios. 
Tepeconüe: ochenta tributarios. 
Chtdteupa7i: veinte tributarios. 
Nexapa : treinta y cinco tributarios. 
Guacotique: ciento setenta tributarios. 
Teculocelo: tiene trescientos tributarios. 
Cacalucla y Capollan: sesenta tributarios. 
Colcumeaycinacantepeque : cuarenta tributarios. ' 
Perulapa: tiene ciento sesenta tributarios. 
Perulapa: doscientos tributarios. 
Tequepa: tiene ochenta tributarios, 
Macagualujaca : tiene cuarenta y dos tributarioi 
Teutepegua'jxicalapa: cuarenta tributarios. 
Icucar: tiene ochenta tributarios. 
Macagua .- tiene ciento veinte tributarios. 
Chalckuapa: tiene setenta tributarios. 
Coatepeque: treinta tributarios. 
Alempamacagua: cuarenta y cinco tributarios. I 
Macagoa: ochenta trüutarios. 
Qvecaliepeque: cuarenta y ocho tributarios. 
Tepecontlo, Ecbironga: ciento cuarenta tributa 
Metapa: cien tributarios. 
Teqttecaquanco: setenta y cinco tributarios. 
Tonala: diez tributarios. 
La, mitad de Coyo: sesenta tributarios. 
Tepeagoa: ciento cuarenta y tres tributarios. 
Afacagoas: cíen tributarios. 
Langui: tiene setenta y cinco tributarios, 
Apocopa: tiene sesenta tributarios. 



295 



.* tíene sesenta tributarios. 
CotfttitUtn : tiene siete ti-íbularios. 
Tfspa: veinte IrUiutarios. 
At4nipa: treinta y cinco tributarios. 
Chinameea: doscientos cuarenta tributarios. 
Ttnangos y MorUepeque: setenta tributarios. 
Weeaehico: tieilo sesenta tributarios. 
La mitad ds Coyo: ciento ocho tributarios. 
Tequeeonchongo: ciento treinta y cinco tributarios. 
Ctocinga: ciento cuatro tributarios. 
Cuxutepeqtie; cuatrocientos tributarios. 
Temifto.- oclienta tributarios. 
OgoqMiUa y CoijiiétUan: trescientos tributarios. 
Ttqueca/pnnco: tiene cincuenta Irtbularios, 
Te^ecaquanco: cincuenta tributarios. 
Encealan: tíonc ciento sesenta tributarios. 
Ájuateocan: quinientos cuai-euta tributarios. 
Xtitocinagoa : cincuenta y cuatro tributarios. 
Areacao: tiene doscientos tiibütarios. 
TonaeaUpeque: doscientos veinte tributarios. 
Xihpango: ochenta tributarios. 
Cogapango: veinte tributarios. 
Citaealco: ciento cuarenta tributarios. 
Tepeagua: tiene cincuenta y dos tributarios. 
Ilucialtepeque: tiene catoiv^ tributarios. 
Qiiinhitotol: tiene ciento veinte tributarios. 
Ctacatan .* tiene ciento setenta tributarios. 
Chitangu£ja: cincuenta y seis tributarios. 
Z^oánogoa: cincuenta y dos tributarios. 
ata¡a: lione ciento sesenta tribuimos. 
CinemUlan: ochenta y sois tributarios. 
; setenta y cinco tributarios. 
KhueUpe^e: ciento veinte tributarios. 



LA TRINIDAD. 



La villa de la Trinidad cu leugua de iudios portfonate. 
pueblo de españoles, en Oa'X de longitud y 12° do altura, 
veinte y seis leguas de Santiago de Guatimala al gusueste j* { 
doce de San Salvador, cuatro leguas del puerto de AcajuUa, 
tendrá cuatrocientos vecinos españoles, mercaderes y tratantes 
en el cacao y otras cosas, y ninguno dellos encomendero, 
porque los repartimientos de esta comarca son lodos de la i 
jurisdición de Santiago: es una de las alcaldías mayores que I 
se proveen en el distrito de la audiencia de Guatimala cou j 
titulo do S. M., y en lo espiritual es del obispado de Guati- 
mala; es doctrina de clérigos, y curado muy rico: hay eii él un 
monesterio de frailes de Santo Domingo. 

Pobló esto pueblo Pedro Ramírez de Quiñones, oidor de : 
Guatimala año de 52, por orden de la Audiencia; va en Creci- 
miento este pueblo cada dia por la contratación del cacao; está 
en la comarca de los Icalcos, junto al rio de Qottfonate de 
quien lomó nombre, que en lengua do indios ijuicre decir 
cvalrocientos aguas: tiene su asiento en un llano barrancoso , 
eu que hay huertas buenas de hortalizas y melones escogidos; 
hay muy buenas casas do teja y adobes porque no hay buenos j 
materiales; eran al principio de paja, y por haberse quemado I 
dos veces se dió orden como fuesen de teja los tejados. La 
tierra de su comarca es muy caliente; caen muchos rayos en ' 
ella, y hay grandes truenos, y es muy fértil de frutos de la 
tierra y de España, y señaladamente de cacao, más que otra 
tierra ninguna, de que se saca por el puerto de Acaxutla, i|U6 
está tres leguas del!a, cada año en cantidad de trescientos niU 
ducados: no consienten andar ganados dentro de esta provincia 
en veinte leguas que tendrá de contorno, por los cacaguatales, 
y así se proveen de carne de fuera de la provincia; hay caza 
en ella do conejos, como en lo general se refiere, y en el rio 
moliendas y buen pescado. 

El camino desde Santiago á esta villa es áspero y de muchas 
i, y hay en él dos rios caudalosos, que se pasan dos 6 



397 

tres veces; el uno se llama de los Eíciavos, por uuoa indios 
que fue roa esclavos yestáu cerca del, y el otro Aguachapa, 
por un pueblo de indios por do pasa de este nombre. 



SAN MIGUEL. 

La villa de San Miguel, pueblo de españoles en la provincia 
de Gnaiimala, 93" do longitud y I2*X de altura, veinte y 
dos leguas de San Salvador ul sueste, y veiule de la Chuluteca 
ó Xerez de la Frontera, dos leguas de la mar por la bahía de 
Fonseca: habrá en esta villa como ciento treinta españoles, 
muchos dellos no residentes; no hay corregidor en ella sino 
alcaldes ordinarios, y es de la diócesis del obispado de Guati- 
maJa, doctrina do clérigos, y en su jurisdición habrá como 
ochenta pueblos de indios, y en ellos como cinco mil indios 
tributarios, repartidos en sesenta repartimientos. 

Fundó este pueblo ol capitán Aviles, por comisión do Don 
Pedro de Alvarado, en un llano; tiene junto de si un arroyo 
pequeño y buenas fuentes; las casas son buenas y bien ediñ- 
cadas; la tierra de la comarca es más caliente que fria, tanto 
que no se da trigo eu ella, y así no hay necesidad de molien- 
das; dase con fertilidad el maiz y cacao, y las demás frutas y 
semillas referidas en general de esta provincia; hay bálsamo 
y Üquidambar, y descubriéronse en su comarca buenas minas 
do plata, aunque dilicultosas de labrar por el agua: para ir de 
San Salvador á esta villa se pasa un rio caudaloso que se dice 
Lempa, por una barca que es de un vecino de San Miguel, y 
el río entra en la mar del Sur á seis leguas de la villa. 



PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 

Culuijacacimjo. 

Moleo: tiene veinte tributarios. 
Lequepadque: cincuenta tributarioa. 
líerea: tiene veinte tributarios. 



298 



Agoacatique. 

Goaltochia: tiene selenla tributarioe. 

Xugaxua: tiene ochenta tributarios. 

Mayocaquin: tiene cuarenta IribuiariO! 

drama. 

Langatique. 

Legmacunie: tiene setenta tributarios. 

Goiora: cien tiibutarios. 

Gualania. 

Lila. 

Capayambal. 

Xeribaltique: tiene ciento cincuenta tribuíanos. 

Calcoyuca: tiene doscientos tribuíanos. 

Inquaiquin: tiene sesenta tributarios. 

Toropian: líene cuarenta tributarios. 

Ümitique: sesenta tributarios. 

Pencatique: veinte y cinco tributarios. 

Exoroaquin; sesenta tributarios. 

Capagoatique: ciento veinte tributarios. 

Pocachinameque. 

XeqxiUsco: Ucoe doscientos tributarios. 

Tecomin: tiene veinte tributarios. 

Xerigual: ciento veinte tributarios. 

Taloatique: treinta tribularios, 

Oloaquim. 

Camaijgualquin: tiene cuarenta tributarios. 

Goalcho: tiene sesenta tributarios. 

Chitangiie y Otoaquin: ciento cincaenta tributarios 

Angriatique y Amatique: cincuenta tribulanoe>. 

Aluaxocoro: sesenta tributarios. 

Acicala. 

Yaya. 

Mecotique: cuatrocientos tribularios. 

Bolocoluna: tiene cincuenta tribularios. 

Olontique: tiene cincaenta tribularios. 

Ánaijeoa: tiene treinta tributarios. 

Guaseati^e. 



299 



Capaigaa ntitiue. 

Cauca pera. 

Ucelitclan: lieac ciialrocíontos tribuUrios. 

Tocorrostiqíte; ochcnU IribuUrios. 

Guataoxia: ciiicuenta tributarios. 

Oiolpelique: sesenta tributarios. 

Moncagria: cien tributarios. 

Tocorrostique : óchenla tribularios. 

Griataaxiao: cincuenta tributarios. 

Tangoloña: cuarenta tributarios. 

Oruca: ciento cincuenta tributarios. 

Pacaquima: ciento cincuenta tributarios 

Xuayaca: setenta tributarios. 

Arameeinar sesenta tributarios. 

Omocingai. 

Guietos. 

Totola: tiene cien Iribuluiios. 

Tepetaoquin: cien tribularios, 

Cuhiayxamaragwx: sesenta tributarios. 

Td mima Ico, 

.Vocutüjue.' cincuenta tributarios. 

Isla de Comixagoa. 

Atnajiat. 

Xocoara: setenta tributarios. 

Chinamecinamo: veinte tributarios. 

Afiangiiera: cien tributarios. 

Ce»cu: tiene ciento cincuenta tributarios. 

Cingualliiiue: treinta tributarios. 

Gecembra: sesenta tributarios. 

Perequin: ochenta tributarios, 

Ejmalaca: óchenla tributarios. 

Torrotique: sesenta tributarios. 



XEflEZ DE LA FRONTEM. 

La villa íie Xerez de la Frontera, eii lengua de iadÍQ 
la Chiihiteca y Malalaco, pueblo de españoles cu la provine 
de Guatimala, en 91° y •/» de longitud de Toledo y 12' y '/,( 
altura, en loa confines de Guatimala y Nicaragua y Houdui 
veinte leguas al levante de la villa de San Mifjuel, camino d 
Nicaragua y veinte y cuatro de la ciudad de León; es puebl 
de treinta vecinos españoles y en su jurisdición .... 

pueblos do indios, y indios tributarios; es d( 

obispado de Gualiraala, doctrina de clérigos. 

Fundó este pueblo un caballero de Xerez, qne so Uamah 
Don Cristóbal de la Cueva, por mandado de Don Pedro de Al 
varado, y llamóle Xerez de la Frontera por ser ól natural i 
esta ciudad eu España, y dlcesa la Chuluteca por estar junl 
á un rio de este nombre, que eu tiempo de corrientes es mu 
furioso: tiene su asiento ea ua ¡laño grande; tierra fértil d 
maíz y de algodón, aunque no se dá trigo en ella, y aaí so 
los vecinos pobres, y su principal caudal son las estancias d< 
ganado mayor, porque menor no le hay á causa de ser la líe 
caliente y falta de yerba menuda, que todo es cabaila brava; 
cenagosa, y la tierra muy montuosa: hay algunas oiioas á 
oro eu su comarca eji el cerro i.¡ue llaman de San Juan. 



hidrografía y descripción de la costa de guatimau. 

Diez ó doce leguas antes de llegar á la ciudad de Guatimc 
una legua apartada del camino real que vá para México, t 
la gran laguna de Atitlan, de diez leguas de bojeo y tres 
cuatro de travesía, la cual os tan' hondable quo no se le haU 
fondo, ni se le conoce desaguadero; no tiene pescado por esU 
en tierra íria, mas do cangrejos muy buenos. 

La costa desta provincia por la mar del Sur, que v& coi 
riendo casi al norueste, es costa limpia de bajíos y peligros 
no lu-ava¡ navegase eu tgdo este tiempoysieinjEirecoatjl^HisU 



MI 



está al principio dclla el puerto de la Chuluteca que cae junto 
& la bahía do Fonseca, 7 aunque uo es puerto frecuentado de 
navios, se reparan 011 él, y hay aparejo para la fábrica dallos. 

La bahia de Fonseca, con seis 6 siete islas dentro, en que en- 
tran cuatro ríos, la boca della en 11* y jí de altura, descu- 
brióla Gil Gonralcí de Avila año do 22, y llamóla así ea gracia 
del obispo de Burpos, Fonseca, que en aquel tiempo era pre- 
sidente de Indias. 

L^ tala Petronila, dentro de la bahía de Fonseca, llamada 
asi por Gil González de Avila, en memoria de una sobrina del 
obispo de Burgos, de quien se Hió nombre A la dicha bahia. 

Puerto de ÁcaTutta, en 13' grados de altura, tres leguas de 
la villa de la Trinidad, es el principal puerto de esta pro- 
vincia, por donde entra y sale toda la contrataci<^n que en 
cUa se hace para Nueva España y el Perii, 

La bahía de Guatimala, diez y siete leguas de Acaxulla y 
diez 6 doce leguas de la ciudad de Guatimala al sudoeste en 
13" de altura, ó cerca. 

fíio de Xicalapa, siete leguas de la bahía de Guatimala al 
poniente, cuyo nacimiento es entre Aguacatoaango , pueblo 
de indios de la provincia de Chiapa, y Terolucelo de la pro-' 
TÍncia de Guatimala; pasn por \autlan y Galteuaugo. 

Por la parte del norte no alcanza esta provincia costa nin- 
guna, porque no allega & la mar; pero cuarenta leguas de Gua- 
timala, en el rio que llaman de Golfo Dulce, tiene nn desem- 
bcircadero que llaman el puerto del Golfo Dulce, donde se des- 
cargan ¡as mercaderías de España que vienen hasta allí, costa 
á cosl^ desde puerto de Caljallos, y desde allí se llevan en ar- 
rierias á ta ciudad es de Guatimala, Saa Salvador y la tüIb 
de la Trinidad, hasta donde el camino en partes es bueno, y 
en partes no tal, aunque lo más del poblado ya de ventas. 



OESCHIPCIÚN DE LA PROVINCIA DE SOCONUSCO. 



La provincia de Soconusco, en el distrito de la audiencia de 
Guatimala, por el norte y mcdiodia tiene por términos la ser- 



raola de Cbiapa, y por el ocddente los cooSnes de la Naera, 
Espaíia f obispado de Guajaca, entre los meridianos 93* f 97" 
de longitud del de Toledo, y entro el paralelo ti* 6 15* de 
altura hasta IG* ó 17*; por manera que tendrá de iargo y 
ancho como treinta y cuatro legiins. 

Hay en ella solo un pueblo de españoles y treiuta y tres pae- 
blezuelos de indios en que debe haber como dos mil tributarios. 

Es la tierra y provincia más occidental de las que caen en el 
distrito de la audiencia y obispado de Guatimala; ea toda tierra 
muy caliente, á causa de estar cerca de la cosía de la mar de] 
Sur, y con esto es tierra sana ea que caen muclios rayos: hay 
en ella muchos monos, grandes florestas, muchos ríos y fueu- 
tes¡ es muy fértil de todo lo que en ella se siembra, salvo de 
trigo que no se dá en ella principalmente; se dá mucho ol cacao 
de que es la principal contratación de esta provincia, y asi 
andan mucbos tratantes A la contratación dello: aunque en lo 
llano y bajo desta provincia hay sitios muy buenos para po- 
blaciones, los indios viven en hs montañas por amor de d 
cacao, que se dá mejor en la tierra montuosa, cálida y agua- 
nosa. Han venido en mucha diminución los indios dcsta 
provincia, á lo que dicen, por la vejación y molestia que se les 
ha dado con la exacción del cacao: dáo los dos mil indios tri- 
butarios que hay en esta provincia cuatrocientas cargas de 
cacao en cada un año, y cada carga de veinte y cuatro mil 
almendras, que es lo que comunmente lleva un indio á cuestas. 
Fué esta provincia antiguamente la m.is ilustre y de la gente 
más esforzada que hubo en el imperio de Motciuma, y asi ha 
quedado en memoria de los naturales, que vino á conquistarla 
con ejército de ochocientos mil hombres, y que habiendo hecho 
alto los primeros en cierto paso, lardó de pasar todo el campo 
catorce días ,y que agolaron los rios por do pasaron, y que 
veinte mU indios que habia en esta provincia la dercadicron 
catorce lunas, hasta que Motezuma se volvió, habiendo per- 
dido mucha gente, dejando esculpida su eflgie en una piedra 
grande, en un repecho de un rio, en memoria de haber llegado 
alli, y el suelo donde tuvo su campo empedrado de losas gran- 
de», que afirman que tenía de contorno mSs de doce leguas. 



i 
« 



GUEGUnUN. 

El pueblo de españolea que hay en esta provincia se llama 
Gueuetlún, en que habrá sesenta vecinos espaQoles y ninguno 
encomendero; os del obispado de Guatimala, y reside en él 
el gobernador de aquesta provincia; es pueblo mal edíQcado; 
hay muchas aguas cu su comarca y frutas do la tierra, por- 
que de España no bay ninguna. 



hidrografía de soconusco. 

La costa que tiene de la mar del Sur, corre al norueste 
cuarta al norte, siete leguas del rio de Ayulla; al occidente 
está el rio Coatlan, y desde él comienza una isla de arena que 
rá cornendo al largo de la costa, al occidente, más de diez 6 
doce leguas. 

Rio Coapanarealte , que es el rio do Soconusco, seis leguas 
raás al occidcute del rio Coatlan. 

Rio Colatl, tres leguas m^s ú poniente del rio Coapanarealte. 

Rio Haslallan, cuatro leguas al occidente del rio Cocolatl. 

Rio Pighigialt, cuatro leguas al occidente del rio Aítatlan. 

Rio A matituc, dos leguas y media del rio Pichigiatt, ala 
boca del cual y del precedente está una isla de arena, & lo largo 
de la costa cuatro á cinco leguas. 

Rio Quicatlan, dos leguas del rio Amantutuc, al occidente, 
desde el cual hasta el rio Xapatlacon, que está del cinco leguas 
al occidente, corre otra isla do arena & lo largo de la costa. 



DESCRIPCIÓN DE LA PROVINCIA DE CHIAPA. 



La provincia do Cliiapa, del distrito de la audiencia de Gua- 
timala, está desde el meridiano 96° do longitud de Toledo 
hasta 98" poco más c") menos, y por el norte se junta con la 
provincia deTauasco, y por el mediodía con Soconusco, y por 



3U4 

el órlenle con Verapnz ó Hondur.-i3, y por el ociilente 
\uev3 España y obispado do Aiilequera; de manera que li 
oeslo tendrá de largo esta provincia treinta 6 cuarenta Ii 
Hay en ella solo un pueMo de españoles, y como, doscienli 
cincuenta vecinos; hay muchos pueblos de indius en ella, y 
más principal es Chiajia, de quien tomó nombre la provincia, 
en los cuales aDrman que habrá de veinte y seis mil Íudio« arri- 
ba: es en lo temporal esta provincia del distrito de la audiencúi^ 
de Guatimala, y no hay en ella gobernador, corregidor 
alcalde mayor, porque tiene privilegio para que se gobiei 
por alcaldes ordinarios. Es toda ella distrito de un obispado 
([ue se dice de Chiapa, y en toda la di<kesÍ8 hay »olo un mo* 
nesterio de Dominicos; es sufragáneo á México. 

El temple desia provincia es bueno, aunque declina más 
A frío que caliente, y asi es R'rtil de mucho trigo, niait y de 
todos ganados, aunque carneros no hay muchos hasta agora; 
diiose bien en ella todas las frutáis y hortalizas de E3|>aña, y 
mucha tecamachaca y liquidambar. En el medio de esta pro- 
Tincis, en una sierra y tierra la más alta do toda su comarca, 
dos leguas de un pueblo de indios que se llama Chantula, h 
una fuente que de seis en seis horas, dos veces al dia y dos 
noche, ci-ece como la mar hasla salir tanta agua della que pui 
moler un molino, y decrece hasta quedarse casi sin agua, 
caminos para entrar en esta provincia son ásperns y malos, 
muchos rios, aunque la tierra dell» es llana 



irn^l 



CIUDAD REAL. 



Llámase el pueblo de españoles que hay en esta proviada, J 
Ciudad Real de Chiapa, en 84° de longitud del meridiano 
de Toledo, del cual distará por un circulo mayor I.BSa 
leguas, y eu 13" y */■ de altura, setenta leguas de tiualimala 
hacia el norueste, y sesenta y cinco leguas ul sur de Taiuaoff. | 
Hay en ella como doscientos vecinos españoles pocos mis¿ ' 
menos; gobiérnase pur alcaldes ünlioarios por privilegio, cono 
queda dicho, y reside en ella la catedral on un moneateríú A 



305 



íraUes Dominicos t]ne hay. Fundó este pueblo Luis Mazarlegos, 
natural de Ciudad Real on EspaAa, A raya causa la uomlró 
así, y fuudoia por drdcn de Hernando Corles, viniendo con el 
üddautado Moulejo; hay Imt^nas caaa» y bioii edificadas en 
elta, por^ft hay abiindanfia de buenos raaieriales, madera, 
piedra, fal. Ufja y ladrillo. 



DESCRIPCIÓN DE U PnOVtNCIA DE LA VERAPltZ. 

La provincia de la Verapát, en el distrito do (luaümala, por 
h parte del orientn confina con la provincia de Honduras y 
jiríncípio de la de Yucatán, por id norte con Soconuscü. por 
el sur con la provincia áa (iuatimala, y por ol poniente con 
Ghiapa. Es provincia iln hafta veinte y cinco ó trainta leguas 
,de travesía, y oalarA de la ciudad deGuatíraalacomo treinta li 
•inaati y ciiiro; no hay en ella pueblo de españole» ninguno, 
.j de inilio» debe haber como diez y sicto y ca ellos como 
cuatro mílindioH tribut.'irins ó pecns mdo: es üujeta esta pro- 
vincia lí la andiencia de (ínallmala en lo temporal, y es toda 
ella dióc«3Í9 de un obispado, cuya catedral aun no está 
< erigida, ni hay en toilu la diócesis miís de un monesterio de 
fraüeit dominicos en un pueblo de indios. 

Fundóse eu esta provincia un pueblo i|ue se llamó Munguia 
y de^puís 80 volvió á despoblar: el temple de esta provin- 
cia 03 participante en partes de frío y de calor, y el suelo 
casi lodo inonlosu y do muy continuas lluvias: cógese en 
ella loaiz, y en Ioí^ mas pueblos dos veces al año; bay Triso- 
Í08, algodón, y en algunas partes cacao, pastel, copal y liqíii- 
y zaríaparrilla, pero no buena por ser de tierra 
húmeda: crfaiise gallinas de la tierra y de Castilla en gran 

caoiidad. 

HiUk) antiguamente eu esta provincia muchos pueblos de 
ildios, íoás de los que bay agora, los cuales ae ocupan en 
Jbcercal, leja, ladrillo y lozn, y en cazar por los montes unos 
l^^ros de (¡no se sacan plumas de colores, i^ue contratan en 
' jiroviMcias iiara hacer las imilgenes de pluma que los 



^■'"■^ 



:;im; 



iiiilÍMS hacL'ii, y «Irspin/s tic lialn»r pelado Ffjsp.íjaros quo tomau 
los vuelven ;í .soltar por-jue no si» ílisiniíiuya la grangerí:i. 



DESCRIPCIÓN DE LA GOBERNACIÓN Y PROVINCIA DE HONDURAS. 

La provincia de Honduras, del distrito de Gualimala, por la 
parte de levante lo más oriental della, que es el cabo de 
Gracias á Dios, está en 83" de longitud, desde donde va cor- 
riendo leste oesle al occidente más de ciento cincuenta 6 
ciento sesenta leguas entre los paralelos 13® y lG",Sí de altura 
hasta el meridiano í>3" por donde, por el occidente, parte tér- 
minos con las provincias de Gnatimala y la Verapaz; |)or el 
mediodia la divide por Nicaragua el rio de Yare, que corre por 
el paralelo \T hasta cerra de Valladolid, por donde se junta 
con Gnatimala, y después va partiendo términos con Nica- 
ragua por el dicho rio, que va por el sohredicho paralelo á salir 
á la mar del norte por las provincias de Taguzgalpa; de 
manera que tendrá de largo esla provincia más de cien leguas, 
y de ancho más de ochenta. Hay en ella seis pueblos de espa- 
ñoles, los cuatro ciudades, y en todos como doscientos cin- 
cuenta, ó trescientos vecinos, y se.iíún otros trescientos cin- 
cuenta, la mitad dellos encomenderos, y en su comarcados- 
cientos veinte 6 doscicMitos treinta pueblos de indios, y en 
todos como ocho 6 nueve mil indios tributarios: es goberna- 
ción sujeta á la audiencia de (luatimala, y to«la ella diócesis 
do un obispado sufragáneo á México, y en todo él hay como 
dos moneslerios, uno de Dominicos y otro de la Mei-ced. 

Toda esla provinria es casi conforme en la calidad y temple 
della, porque aunque toda por la mayor parte es serranía de 
sierras muy altas y nuichos y grauíles montes, en especial de 
encinas, es más caliente que fria por la costa, y ilentro en la 
tierra, por Gracias á Dios y Coniayagna, es más fria que 
caliente; v hav nuichos rios caudalosos v muv buenos valles y 
pastos para toda suerte de ganados grandes y menores, y así 
hay muchos cai»allos, yeguas y vacas, ovejas, cabras y galli- 
nas: cógese en ella abundantemente trigo, maíz, agí, miel, 



307 



Y otras frutas, y logninhro3 de la tierra y de España; 
las de plata y oro. 

idios al tiempo de su descubrimieuto eran idólatras; 
K vestidos; son mentirosos, noveleros, haraganes, y que 
tk de tener mas de lo ijue de presente han menester, 
Dn muy ¡lobres y desventurados. Los caminos desta 
ia son ílsperos por ol sitio de la tierra, que es fragosa y 
I montañas y serranía y de muchos rios malos de pasar 
po de a«íu«is, jieru bien se andan con arrias. Provéese 
beniación de morrajlerías por Puerto de Giballos, y 
faltan en él se traen de Gualimala por tierra. 



PCION PARTICULAR DE LOS PUEBLOS DE ESTA GOBERNACIÓN. 

VAI.LAnOMI». 

udad de VaHadolid^ y en len^Mia de indios Comayatfua^ 
valle doudí» está que se di<v así, en ííp ;í de longitud 
', de altura, veinte y dos leguas de Gracias i\ Dios, y 
de San Pi^<lro, tíMulrá cien vecinos españoles; en su 
a y jurisil¡cri«'>n liabrá cinrufnla y seis pueblos de 
ven Q\\n< romo dos mil sriscienlos tributarios: es del 
' de la aU'liiMiciii «le (luatiniala v reside en ella la 
1 desde «d año d«* .*)8 n ."»'.) i|ih» se jias«'> á ella de la riudad 
sillo, do: hit • al principio se asenl*'», por ser Truxillo mal 
I»el¡;;rosa di* Cosarios á causa del puerto: reside en ella 
rnailor, v los oliriab»s<.Mi San Pedn»: hav en esta ciudad 
i».'sli*ri«i di." la Mi*n'<»d. 

'» esta i'iud.iii rl «•ajúlán Alonso de Cáeeres por mandado 

Nnípi d«' Alvaiado: IÍimk? su asi«'nlo en un llano entre 

9 ijuí* p.iÑMi [lor los lados. íoni ÍM<lola en medio entram- 

I»u«'n a;:ua v nnulio v bu^n prsiMilo v sano, v de uno 

ai;u I ¡tara servicio •!«.' la riiida'l: las easas son <le 

y tt'Ja, anuijU'* b.iy mueba pit'dra y madera en su 

*: íMi las ribera^ di' los ri«»s hav muchos v buenos 

'» v ci sui.do, rielo v temiile di* su comarca es muv 




308 

bueno, claro y sano, y la lierra muy bueua por un valle ea 
rjuc esM, de cuatro leguas cu loruo, de buen temple, fértil de 
Irigo y <lc maíz, dondü hc criau todas suertes de ganados, de 
que liay muchas estancias, y a?í vale la carne barata, y el tri" 
go, que se saca de aquí ¡>ara TruxilIOj Puerto de Cal)allos v 
San Miguel: liay mucha yerba y muy bueua para los ganados, 
y es el airo tan saludable para ellos, que no les cae gusano en 
herida ninguna que tcngaiK hay liquidambar en su comarca, 
y de las frutas de la tierra, y de la^ que se han llevado d& 
España, se dan en ahuitdaucia y toda hortaliza. 



Pueblos de indios de esta ciudad. 

G»aj^ai]iiiro: hay en él cien tributarios. 

-'Irnniídií,- liene sesenta IriLiularios. 

Tablabe: tiene setenta Iributaiins. 

i'.huciiH: tieiiu veinle y cíuit) iiiliularios. 

Oricitpala: tiene ciuLuenla Irihutariiw. 

Siintüaloii: lieue ocbíMita liihutarÍoi=. 

Ciilací): tiene cincuenla trÜMitarios. 

Alatnauy. 

Xhiachi. 

/.vite. 

Cea lo. 

Ai/oatcpe-nie: tiene rincuonla tributarios. 

i>¡Mloro: solenta trihularicw. 

Almaniuiiiv: tiene sesenta tributarios. 

i'ori/Híf/u.-cinruenta triliutarios, 

TolHmhra, 

Agalteca. 

Tápale. 

Agoacao: ciiiouenta iriljutarios. 

(ioatáln: ciucucnla Iriliularios. 

Dbia: ciento cuarenta triliutarios. 

Tanhla: setenta tributarios. 

Lopatrequi: tiene sesenta iriliutarios. 



Támara. 
Xoxonal. 

lipritucayrctimula: cien trihiilarios. 
Cacaoier'upie: setenta IriluUarios. 
Yngnijula: cincuciitu trilmlarios. 
Moyen: tiene treinta trihutarios. 
Comayagita: tiene ciento cincuenta tributarios. 
Tegnipagalpa: tiene ciento cincuenta trihutarios. 
Legiiquimaxay , 
Jlgoagara: ochenta tributarios. 
aunaren: llene cien tributarios. 
-^hiarahuqui: setenta tributarios. 
'^aygalajcalanbala: tiene ciento veinte tributarios. 
^Jlorotecaexurla . 
^'nquihiteca. 
axamany. 
'engusqiiin, 
ororu. 
amayagua. 
rila, 
^eupachute. 

GRACIAS Á DIOS. 

ciudad de Gracias a Dios, desla gobernación, en 14* y Vi 

¿e ¿iB-Hura, treinta leguas de Valladolid al sueste, y otras 

.^i^xMrm. ^a de San Salvador, habrá en 61 como cincuenta españo- 

«0^ ^ los treinta y cinco encomenderos; es del distrito deGuati- 

^stls^ y del obispado de Honduras,* y hay en él un monesterio 

^0 la». Merced, y en su jurisdición hay sesenta y un pueblos de 

,^ciio^, y en ellos como tres mil triliutarios. 

TPo-I:>ló este pueblo, á lo ijue .se entiende, Don Francisco Mon- 
*^3^' ^^ue después fué adelantado de Yucatán: hay teniente de 
^\jtí^xn^áor y alcaldes ordinarios en la ciudad: la comarca della 
^^ de trierra más fria que caliente, y no muy sana, y cógese en 
\Xa^*^*^cho trigo; y la princijial grangeria es crianza de muías 
gritados y trigo que se lleva para San Salvador, de que hacen 
^ *-.rX)^ho para puerto de Caballos: su asiento es en una ladeni 




<i^' 



310 

]iCflroí:oiía : tiene agua dentro ile la ciudad, y por bajo della 
corre un rio razonable en nur hav liucrtas v molinos; no hav 
oro ni plata en su eoniarca; los caminos son fragosos y muy 
malos. 

SAN PEDRO. 

■ 

La villa de San Pedro, en \y }í de longitud, once leguas de 
Puerto Caballos, de muy mal camino, y treinta de Gomaya- 
gua y otras tantas de Gracias íi Dios; hay en ella cincuenta 
vecinos españoles, y en su comarca como treinta pueblos de in- 
dios, en que habrá como setecientos tributarios; es en lo tempo- 
ral de la audiencia de (juatimala, y residen en ella los oficiales 
reales de esta provincia, por ser Puerto de Caballos muy enfer- 
mo; en lo espiritual esdcladi«u'esis del obispado de Honduras. 

Pobló este pmíblo el capitán Alonso Orlíz, en tiempo y por 
comisión de Don Peilro de Alvarado; tiene su asiento en una 
montaña rozada, y las casas son de tapias: es pueblo muy 
enfermo para niños principalmente, que no se crian en él por 
ser la tierra muy húmeda y llena de aguas y montañas, cena- 
gosa y el cielo muy oscuro, y nniy malos serenos; pero es la 
tierra fértil, de mucho maíz y cacao, miel y cera, muchas 
vacas, yeguas, pon[u<» puerros y ovejas no los hay por ser la 
yerba muy brava: hay muchas aves y nnicba fruta de la tierra 
y todo agro de Esiiaña, que no se dan otras frutas: hay cerca 
de este pueblo una laguna en que están unas isletas pobladas 
de árboles, las cuales s<í andan mudando en el viento do unas 
partos á otras. 

PrEUTO DE C.VnALLOS. 

La villa de San Juan dd Puorio de Cftballo^, en 1,V grados 
de altura, once leguas de San Peilro y cuarenta de Truxillo 
por mar; hal»rá en el pueljlo como veinte casas no mas, que 
todas casi son de factores de mercaderes y negros de servicio, 
á causa de que el sitio es muy enfermo y húmedo y de muchos 
mosquitos, por estar en playa y muy cerca de montes, y así 
los oficiales reales residen en San Pedro, y acuden allí al 
despacho de los navios: no hay ¡luelilo de indios ninguno en 



»u comarca por sor tan mal sana. Es dn la gobemaniín y 
obispado do Honduras. 

EU puerto es bueiio, nunquo es bahía ascituiJa onire dos 
dúnagas llenas de moulus, y baljiondn mm'iios nortes pueden 
los navios irse á una laguna anronada de agua salada, que so 
(Uco 1» Calriem, i>egada al niísmo puerto, adonde, auo({ue 
uncalloii no c()rreii pe]Ígro por ser lama; descargan allf los 
navios las mercaderías de (¡ue se provee» la goliernación de 
Hondura?, por Ifena, y la de Gualimala, adoudo se llevan en 
barcos, por el golfo Dulce; inviernan miando es menester, 
smiquo la agua tiene mucha broma. 

Ias raercaderias de que so proveen las gobernaciones de 
IloiHlnras y Gualimala se misten por l-sIc puerto; la punta do 
c»4e puerto es baja, llena de arcabunos, y la playa de arena 
Manca; entrados en ella se surgirá un poco abajo del pueblo, 
en ocho 6 uuttvc brasiis. 



La ciudad de Truxillo, el primer puerto que las naos toman 
yendo de Espaila ;! Gualimala, osla en 88» do longitud y Ifi* 
de altura, cuarcula leguas por mar de Puerto de Caballoii, y 
eeMnta do Comayagua, de despoblado, y una legua de la mar 
dul Norte: habril en él cien vecinos españoles, los tres ó cuatrn 
encomenderos no m.ls, porque en veinte y cuatro pueblos de 
iodiüs que puedo haber en la comarca no hay sciscJciHos tri- 
l)utarios, y asi la mayor encomienda no pasa de doscientos 
ducados de viilor: hay un teniente de gobernador y alcaldes 
ordinarios; es de la diiícesis del obispado de Honduras desde 
1558, y antiguamente fné cabeza dél y desta gobernación, de 
donde se mudii lodo í Comayagua por estar miís en comarca y 
ser tierra mas sana. 

Pobló esta ciuilad Francisco do las Casas año de 23, en un 
«ieato fuerte por la naiuialeíai el sitio que esLíí es en un alto, 
cerrado de una barranca tajada y por arriba cercado de 
tapieria, adonde se sube desde la mar por una caluida hechaü 
mano, y arriba en lo alio, en uu llano, al pié do una sierra do 



311) 

licflroiíosa : lieiic iVfSUti dcnlro dr la ciinlad. y por bajo della 
rorro mi rio razoiíahlo ími «juí» hay huertas y molinos: no hay 
oro ni plata en su comarca; los caminos son fragosos y muy 
malos. 

SAN PEnno. 

La villa do San Pedro^ en \y }í de longitud, once leguas de 
Puerto Caballos, de muv mal camino, v treinta de Comava- 
gua y otras tantas de Gracias i\ Dios; hay en ella cincuenta 
vecinos españoles, y en su comarca como treinta pueblos de in- 
dios, en que halirá como setecientos trilmtarios; es en lo lempo- 
ral de la au'lionria de Ciuatimala, y residen en ella los oficiales 
reales de esta provincia, por ser Puerto de Caballos muy enfer- 
mo; en lo espiritual es de la tli('»cesis del obispado de Honduras. 

Pobló este pu<?blo el cai»¡tán Alonso Orliz, en tiempo y por 
comisi(3n d<? Don Pedro de Alvar¿ido; tiene su asiento eu una 
montaña rozada, y las casas son ile taifas: es pueblo muy 
enfermo para niños principalmente, que no se crian en él por 
ser la tierra muv húmeda v llena de aguas v montañas, cena- 
gosa y el cielo muy oscuro, y muy malos serenos; pero es la 
tierra fértil, de mucho maíz v cacao, miel v cera, muchas 
vacas, yeguas, porque puercos y ovejas no los hay por ser la 
verba muv brava: hav muchas aves vmucjia fruta de la tierra 

• W V V 

y lodo agro de España, que no se dan otras frutas: hay cerca 
de este pueblo una laguna en que están unas islelas [Habladas 
de árboles, las cuales s».' andan mudando en el viento do unas 
partes á oirás. 

PIJERTO DE CABALLOS. 

La villa de San Jua)i th*l Pifcrto de Oiballos^ en 15* grados 
de altura, once leguas de San Pedro y euarenta de Truiillo 
por mar; habrá en el pueblo como veinte «isas no mas, que 
todas casi son de factf)res de mercaderes y negros de seridcio, 
fi causa de que el sitio es muy enfermo y húmedo y de muchos 
mosquitos, por estar en playa y nniy cerca de montes, y así 
los olicialcs reales residen en San I*edro, y acuden allí al . 
despacho de los navios: no hay [lueblo de indios ninguno eo -i 



Hu comarcii por ser tnn nial sjinu. Es do la gobeniaciiiii y 
nhútpado <!« Honduras. 

KJ puerto es ¡bueno, auiiquo «s balifa asentada entro dos 
ciénagas Unan» de moulos, y baliiendu muchos nortes pueden 
los cavíog irse & una laguna anconada de a^'ua salada, que so 
dico la Cah¡era, pegada al mismo puerto, adonde, aumiuc 
oncallen na corren peligro por ser lama; descarRan allí los 
navios las mercaderías de que se proveen la golicrnación du 
Honduras, por tierra, y la do Guatimala, adondo se llevan en 
Isircas, por el golfo Dulce; inviernan ruando es monestei*, 
auiupie la agua tiene mucha liroma. 

Las mercaderías de que se proveen las gobernaciones de 
llundoras y Guatimala so mielen por csle paerto; la punta do 
ente puerto es bajs, llena de arcaburos, y la playa do arena 
blanca; entrados en ella se surgirá un poco abajo del pueblo. 
OD ocho 6 nueve hraz:Ls. 



T<H ciu(la<l do Truxillo, el primor puerto que las naos toman 
yoado do Espaila ;i Uuatimala, está cu 86° de longitud y 15* 
de aliara, cuarenta leguas por mar de Puerto de Caballos, y 
sesenta de Comayagua, do despoblado, y una legua de la mar 
ilel Norle: habrá en 61 cien veciíios españolas, los lies ó cuatm 
ancomciideroa no mití;, porgue en veinte y cuatro pueblos de 
indios que pueda habur en la romarca no hay sciscioutos tri- 
Iralarios, y asi la mayor encomienda no pasa de doscientos 
dacados de valor: hay un teniente do gobernador y alcaldes 
ordinarios; es de la diiícesis del obispado do Honduras desde 
1558, y antiguameíito fué cabeza dét y desta gobernación, de 
dondo se mud(} lodo & Comayagua por estar más en comarca y 
sor tierra nías sana. 

Pobló eiitf'ciudad Francisco de las Casas año do 33, en un 
asiento íurTii; por la naturaleza: el sitio que estit es en un alto, 
ccrraiJo'!,? una barranca tajada y por arriba coreado de 
tapleriVín londe se sube desde la mar por una calzada hecha á 
maitf^ :iirila en lo alto, en un llano, al pió de una sierra do 



:!i-.' 



Iiay n^'iiu inurlia y lnn.-aa, ti>^iio cuatro falcónos en la puerta, 
qin' so cicira fio iioi'lie jior tomor ik' cosarios franceses de que 
es muy iufrsla.la, y otras Jos iiiczas lU; bronce en lo alto, y 
cuatro ó cinco dv hierro. 

Estií cnti-c <los rio^, uno llamado no Grande al oriente, que 
se llfga ií reconocer yendo i Truxillo desde el cabo de Cama- 
rijn, y otro ;il i>oniciile del pueblo: el temple de la tierra es 
caluroso y loda ella ásjjcra, sino sea el valle Papayela que esU 
cinco leguas del al sur, y tiene ireinla leguas 6 más de largo *: 
hacia Olandw, todo de tierra llana y de buen temple y férül, .«- 
por el cual pasa un rio «aiidaloso ijue se dice de HuaguaHy^; 
ijue desagua en la mar del \ortc junto á Truxillo, cayí 
riberas están bien pobladas de cacaotales y estancias yat08d< 
Tucas, que se crian por la corambre, aunque la carne deltas 
la más estimada, y hay tantas, que ralen á doce posos, y 
yeguas oiro tinto, por hal)cr gran número de caballos, y mu; 
buenas ovejas, y cabras pocas por el poco aprovechamieal 
que hay; de los puercos caseros hay muchos y bravos que 
han herbó cimarrones muchos, y muchos venados y pescadtv 
de la mar y nos; mucho ma[i, cacauí- y muchas frutas de 
España y de la tierra, muclia y muy buena zarzaparrilla; y on? 
se coge, aunque no mucho por los pocos negros que hay. 

El edificio de las casas es de tapia y adobes, porque íalta 
[licdra auiuiue no niadt^ra: hay alrededor de la ciudad en la 
entrada dclla una yerlia muy frcdca, qnc cu comiéndola las 
bestias mueren dolía. 

El puerto de Truxillo se llama Juan Gil y es muy bueoOt 
aunijuc nu licnc barra sino bahía muerta abrigada de todos 
los vientos, y asi piifleii eslar en i'l todas las naos que quieren 
con un prois en IÍimt.i, ponine es nmy hondable y capaz, y 
aunque no tiene ríos licni- buena agna dulce, y no se descarga 
en él sino lo que es menester para la ciudad, porque lo demás 
pasa al l'nerto do Caballos. 

Para entrar en él, viniendo del cabo de Camarón viaje de 
España, se ven Ires medaños de arena en la costa antes de 
llegar á la punta de Tru-tillo, y la tierra adentro las sierras de 
Sania Cruz: y norJoste sueste con ia puntada Ti-uijUo 0*4 




■ 




-, i^iíi üunnaxa, por í'im;i ile la cual paroco la IÍítim alia 
sobre la punta (!<' Triixillo <iiio os l»a¡a, y lioni' la playa lio 
í^rona blanca, y sobn» Tru.xilb) está una sion-a alia, ^'rando, 
*iuc» se llama la si<»rra «l»^ (¡uti'/niorcta, y á la raida «billa ])or 
1<4 mar csl;'i una raiafia, i[\ie paren baza thí lri.i:o segada, y al 
•' »ió de la dicba sierra está el pueblo: para entrar en la bahí.i 
^ Jél so ha de llegar á la punta que es íundu, y surgir enfrente 
el pueblo en ocho ó nueve brazas. 

OLANCHO. 

^^ villa de San Jorge de Obtnrho, pueblo de españoles, 

ata leguas de Coma yagua, jiueblo de cuarenta vecinos 

ñoles del obispado y de la dicba go1)ernaci<ín de Hondu- 

en la jurisdicción y comarca de este pueblo hay como diez 

indios tributarios en pueblos; hay teniente 

l)ernador y alcaldes ordinarios; es de la gobernación y 

o de Honduras: la tierra en que está es mas fria que la 

s otros pueblos de la provincia, y aunque es tierra muy 

lañosa, en algunos valles que tiene se coge mucho trigo y 

^ y on algunos ríos della oro alguno, especialmente en el 

dice de Guayape, que está doce leguas de la villa, y 

uamentc se sacó dél en gran cantidad mas que do otms 

«jnos; y así solamente han (¡uedado en r\ r.omo cincuenta 

que andan á sacarlo de Comayagua y Olanobo. 



HIDROGMFlA V DESCRIPCIÓN DE LA COSTA DE LA PROVINCIA 

DE HONDURAS. 

Para navegar desdo España á Honduras, se han de poner 
^n la Española, en el ca1)0 de Tiburón, desde donde se gobier- 
na al norueste cuarta del oeste hasta doblar la Navaza, desde 
(Jonde, gobernando al oeste se prolongará la isla Xamayca, por 
la llanda del norte hasta la punta del Negrillo, que es lo más 
^cidental de aquella isla, desde la cual se navegará una seu- 
gladura de treinta leguas al oeste, y desde allí la vuelta del 



« »< 



""• • 



• ■« . - ¡L.m 






r-. .. -•. -.-.ki 



t^ 






::. i ''.inta 



:.- ?';ertü 



:ii5 



Triunfa de la Cni:; \w fabo ilo ta's puiitiis «¡uc está eii 
1 5* y'/,. 

fíio Bajo: stíisrt siete lugitasdel Triunfo iie la Crui, al orien- 
to, «tifreule «lo la hora, tres islulas sn triiiiigulo. 

Hio Uutma: rratorca ó ciuinco leguas do Truiillo al ponien- 
te, su nacimiento (reinta leguas al sur iie la villa de ^an 
Jorge del ralle de Olauclio. 

Ata Xagtia: una isleta ammiida & la costa del poniente, seis 
leguas do Truxfllo al poniente, como queda descrito amlia on 
la ciudad. 

Ptmta de Truxillo, ó Cabo Delgada, y por otro nomlire de 
Honduras, en H!" y X:e9l>aja y t'enola playa dearena Manca. 

II%Uila: isla del golfo delloiidums en 16", cuatro ó cinco le- 
guas (le largo le8li>-oealB: desde aquí para Trusillo ac goljicr- 
naal snesto, cuarta del leste, y para Puerto de Caballos la 
punta del suduesto. 

Gnanaxa: isla del golfo de Hondura;;, cuatro Inguas en 
tomo, el medio dclla en 16* y */■ nordeste snducslo con la 
punta de Trusillu; es isla montosa que hac« en medio una 
quebrada. 

Heitn: una islela arrimada .í la de Guanaxa, al norte do la 
puDla del ponieulc. 

Guaj/ttba: lala en e! golfo de Honduras, trus leguas de largo 
leste-oeste; el medio della en !(>" y '/¡i dicen que hay en esta 
jsla una mina de cristal. 

fíio de Sant Elifonno; on nicdío de c;ibo Delgado y cabo do 
Camarón. 

Cabo de Camarón: en tfr y X; Üene wn placel grande de- 
lante de sí demás de veinte ú veinte y cinco leguas & la mar, 
y junto & la tierra está la isla de San Andrés con algunos 
cayos, por entre los cuales y la tierra hay canal fondable y 
pueden entrar bien navios: desde el diclio Cabo de Cam<irón 
basta Trnxillo hay trece rios lodos caudalosos y grandes. Vase 
en demanda de este cabo desde la isla Xamayca, cuando so y\ 
A Honduras, y habiendo llegado á él , basta tomar sonda para 
salir della 6 ir jí TruxiUo, se gobcrnarit al este, cuarta del 
suduesle, hasta el rio tSraude que est;'» antes Je Truxillo. 




. ». 



San yfiUt'n^. :n;i ..-l::.t :.i o u J.-aio inri CiIiO ie Cirnar-jc 

seis ''. -ivf-í :»::j\.i> >• il ::orv. 

Bah^a fie Ca/M/'i* ::í.i viüi.í ^Tande. re» loada, llena de 
ií^Irtrf. iu rri'."::'; :•:...! -r. ' '• . 

hla dti Ins B'ifO^: i::.i ..-ii Jíinii-ie. <;■:•? está en maüo del 
bajo irran-iir '."le «.il-! k'>':': ..i jii.::.i iel Cimarm. 

ÍJahia-honda: : orn-i j.i*'r'o. ;;- *:t.'í;e una Ula ala entrada 

V ooho !'fír-i.i.-í ie ':.i '. ,ili. i :e Cirra^o li l'.*van'.e. 

tf ^ — 

Puerto de los ^e^es: l«:i:'r l«-';r-i¿ift v me^üa al norueste. 

f^iüñne'^: 'irid ;?::.tM t'.y?'-: Baiua-hond.i 7 Puerto de los 
Revtííi. 

/sí/ís Vit'if<as, 'r-^s iíleras if. la mar iel Norte en 15' t V4. 

QnitU'^iteño: un l:;ii'> «rL la ni.ir «iel Norte, en Creuto del 
cabo «l'í < jracia.s .i Dios le la ojsra i'.- Iíoii«iuras. en 15". 

Roito^dnc: «m bíijo le la rj-ar iel Norfe al aordetsce de cabo 
do Gnioias á Dior? •:•:! !' y ;iljo más. 

Cah'j de Gr-:í':i-is «í /".'-; ■:■:. 1 T y ' ',. 

Go?/'>^ de yi':\ie>a: ■::. t •ín-rTn.iLi M-i'/á-la. coa islas en medio, 
pasailo t'A oai.-'j 'i-j « jr;tt.':.»s á Dios ..ti s.ir «.'eroa dól. 

ífin de Y'tre: Ki: I i ii-o más. elr-ie -iiviie esía eobernacióu 
(le líoinliiras 'le 1.1 l'r Ni'.-aLviiru.t. y vi-me corriendo por este 
paralelo «.eroa <!•: '^ioi. l-.'^¡;."ts Li fierra adeulro. 



DESCRIPCIÓN DE LA PROVINCIA Y GOBERNACIÓN DE NICARAGUA. 

La jirovinria y goheriiaci-m de yicar'jgifa parte términos 
con ia provincia ile < jiialimala ]»or los liTminos de la Chulu- 
lera, que está en Oj «le longitud del meridiano de Toledo, 
íle.síle íloiiije vá eorriemlo al oriente, hasta ¡untarse con Cosía 
Hif:a, corno ciento v^ñnU: ó ciento cuarenta le.íxuas, cuyos lér- 
Miinos son inciertos jiorivsia parle á causa de no estar muy 
ílí'scul)i'-r(a la provincia de Costa Rica. Por hiparte demedio- 
íliíi tiene por t«'*rrninos la cosía de la mar del Sur, que corre 
li'Sti'-oesíe, cuarta al norueste; de manera, que norle-sur 
h'uilrá diísde I.')* y Vif-'i 'I"'- resjionden como setenta ü ochenta 
Ifíguas, iiasla las «orrienles del rio Vare, que corre desde cerca 



317 

de la provincia de Gualimala al leste hasta la mar del Norte, 
por el cual rio se divide esta provincia de la de Honduras, 
aunque por aquí los términos dolías no son muy distintos ni 
sabidos. 

Hay en esta gobernación cinco pueblos de es[>arioles, los 
cuatro ciudades, y en todos como tresciejitos cincuenta vecinos 
españoles, y cantidad de pueblos de indios, aunque de los 
que son no se tiene relaci<3n entera. 

£s toda esta gobernación diócesis de un obispado, que se 
intitula del nombre de la provincia: hay en ella oíiciales, te- 
sorero y contador. 

Costeó esta provincia primero que otro Gil González de Avi- 
la, año de 1522, i)Or mandado de Pedrarias de Avila, goberna- 
dor que era de Panam¿t, y llamáronla así por un gran rey 
que habla en ella deste nombre, y después envió el mismo 
Pedrarias á Francisco Hernández, que pobló en ella algunos 
pueblos. 

La tierra por la mayor parte es calurosa, ú causa de ser lo 
más della costa de la mar del Sur, aunque hay algunas partes 
frías, y lo más della es tierra llana, fórtil y abundosa de maíz, 
cacao, algodón y de todas suertes de comidas; pero no trigo ni 
otras frutas de España, sino uvas muy buenas, higos y gra- 
nadas. 

Hay ganados, vacas, yeguas, y puercos muchos, cabras y 
ovejas no: los caminos para entrar en ella en tiempo de aguas 
son trabajosos, y en tiempo de seca son llanos y buenos: pro-' 
véese de mercaderías y cosas de España, por la mar del Sur, 
de Panamá, y también, aunque no tanto, por Puerto de Caba- 
llos y por el Desaguadero: del Nombre de Dios para (Jranada, 
tiene en la mar del Sur cinco puertos. 



DESCRIPCIÓN PARTICULAR DE LOS PUEBLOS DE ESTA GOBERNACIÓN. 

LKON. 

La ciudad de León de Nicaragua, en 90" de longitud y 11** 
y Vi de latitud, diez y seis leguas de la ciudad de Granada al 






o I o 



norueste, y doce del Realejo, puerto de la mar del Sur; habrá 
en ella oomo cíenlo cincuenta vecinos españoles, encomende- 
ros los ciento y los demíís pobladores y tratantes: en su co- 
marca hay más de cien pueblos y repartimientos de indios, y 
en ellos como cinco mil quinientos tributarios: es del distrito 
de la auíliencia de Gualimala y cabeza de esta gobernación, 
adonde di*, ordinario reside el gobernador, oficiales y Caja 
Real, y la iglesia Catedral desde el año de 1537 que se erigió 
en ella: hav un monesterio de la Merced. 

I 

Pobló esta ciudad Francisco Hernández año de 23 en nom- 
bre de Pedrarias de Avila, gobernador de Panamá: su asiento 
es en tierra llana junto á la laguna grande de Granada; son 
las casas razonables de tapias y adobes, porque no hay piedra 
ni cal, aunque hay mucha madera. 

El temple de su comarca es más caliente que frió, y la tierra 
toda montuosa y llena y regada de muchos rios y buenas 
aguas: fértil de maíz, cacao y algodón. La laguna, en cuya ri- 
bera está, llega á las casas de la ciudad, y tiene de largo quin- 

■ 

ce leguas y ocho y diez en ancho; crece y mengua como la 
mar, y hay en ella muchos pescados y caimanes que, en el in- 
vierno, cuando está sin olas la laguna, se llegan á la ribera 
donde hacen daño y también matan algunos. Desagua esta 
laguna en la de Granada por un salto muy grande, por el 
cual no se puede pasar de la una á la otra, aunque entrambas 
se navegan con canoas: á la parle del sur de la ciudad dos 
leguas della, á la orilla de la laguna, está un volcán grande 
que de ordinario echa humo de sí. 



PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 

Cf(fiuma: tiene cuarenta tributarios. 
Olocoton: veinte y cuatro tributarios. 
Suíraua: sesenta tributarios. 
Mahometongo: treinta y cinco tributarios. 
Mahitra: seis tributarios. 
Molacecoyale: treinta tributarios. 



3iíi 



Unefjagalpa: treinta trii)utanos. 
Mauiti: <*iiatro tributarios. 
Cindega: veinte tributarios. 
Xocotega: veinte y un tributarios. 
Capotega: diez y ocho tributarios. 
Cindega: cien tributarios. 
Gualteheo: cien tributarios. 
Muntey: treinta y cinco tributarios. 
Coayatega: ochenta tributarios. 
Igoaltega: veinte y dos tributarios. 
Andegazxnnha: cuarenta tributarios. 
Deacocaco: cuarenta tributarios. 
Sutiaua: ciento sesenta tributarios. 
Guacama: cuarenta tributarios. 
Vtega: ciento veinte y cinco tributarios. 
Cindega: sesenta y cuatro tributarios. 
Pecoltega: setenta tributarios. 
Comayna^ Magalpa: tiene doscientos tributarios. 
Coyatega: cien tributarios. 
AyagcUpa^ Emigalpa: sesenta triimtarios. 
Cocoayagua^ Egoayagua: setenta tributarios. 
Mescalez: catorce tributarios. 
Malacala: cincuenca v cinco tributarios. 
Amatega: diez tributarios. 
Goalieheo: treinta y siete tributarios. 
Tepancinga: veinte y dos tributarios. 
Colima: ochenta tributarios. 
Mazagalpa: setenta tributarios. 
Utega: veinte y dos tributarios. 
Tepusatega: cien tributarios. 
Tecioiega: cien tributarios. 
• Tosta: noventa v cuatro tributarios. 
Teotega: cuarenta y cinco tributarios. 
Cuicuma: veinte tributarios. 
Condegaixo^ Anasastegíii: doscientos tributarios. 
Teotega: cincuenta tributarios. 
Chinandega: ciento sesenta tributarios. 



:j:o 



Totogalpa: veinte y cuatro tributarios. 
Joanagaiítfj: setenta y ocho tributarios. 
Joanagaslilla: veinte y cuatro tributarios. 
Macatega: cuarenta y cuatro tributarios. 
Chichigalpa: ochenta tributarios. 
Tecotaca: diez tributarios. 
Zumbaznaga: diez y seis tributarios. 
Chamalpan: noventa tributarios. 
Totamistega: veinte y dos tributarios. 
Agagalpa: cien tributarios. 
Astatega: sesenta tributarios. 
Pangoa: treinta tributarios. 
Cindega: tiene cuarenta y cinco tributarios. 
Jíabilio: diez y ocho tributarios. 
Xabiti: tiene once tributarios. 
^kepueyno: diez tributarios. 
Tencosalpa: treinta y cinco tributarios. 
Nandayamo: veinte y ocho tributarios. 
Ayatega: treinta tributarios. 
Telia: tiene cien tributarios. 
PocoUega: tiene diez y ocho tributarios. 
Acolotega: tiene setenta tributarios. 
Noloaque: tiene trece tributarios. 
Cocogira. 
Nicoya. 

Nicoya: cuatrocientos tributarios. 
Chira: tiene sesenta tributarios. 
Managua: cien tributarios. 
Tustega: doce tributarios. 
Cindega: ochenta tributarios. 
Yoalteacende: sesenta tributarios. 
ÍAmay: cuarenta y cuatro tril>utarios. 
Ayatega: diez y seis tributarios. 
Ilusgalpa: veinte y dos trilíutarios. 
Xocogalpa: ocho tributarios. 
Olomega: tiene veinte tributarios. 
Matrarejo: tiene veinte y seis tributarios. 



:v2[ 

Diríondo: veinte y cuatro tnl)ularios. 
Mairare: r¡eu trihutario?. 
Alaieca: iliez y orho tributariüs. 
Cmdcga: óchenla tributarios. 
E$taio¡uiz: treinta v ircá tributarios. 
yeíjuencitie: cuarenla tributarios. 
Dematinio: sesenta tril)Utarios. 
Capotpga: tiene veinte tributarios. 
Xnbitntaoponao: sesenta tributarios. 
3fttirtnti: veinte tributarios. 
P*njiia¡teffa. 

Árchiinna: sesenta tr¡l)utarios. 
To<coai¡a: doce tributarios. 
Tonallrga: cuarenta tributarios. 
Mabitianagaraudo: veinte tributarios. 
Mahiiia: veinte y dos tributarios. 
Krtgamte: treinta trüiularios. 
Poínonugarando: lii'ue doce tributarios. 
Tohjalpn: tiene treinta tributarios 

CHANA DA. 

í-a ríiidaddo Grawida^ en !)ir de lonj^'itud, 1 1® y •/, de altura, 
Aivz y sois l4*;;uas ili» la riuil.id de l.eon. casi al suduestr della, 
y treint'i y nnevL' de Nicnya, y veinte <IoI puerto rkd Healejo, 
es [lueblo dií dosí*ientos vecinos, ijue la mitad deben ser t*nco- 
ni(*iid«*ros. v en su comarca bav como cien rcparliniií'ntos ó 
puebUts dt' ¡n«!ios,i'n ijuí* ilebe iiaher romo seis mil quinientos ó 
siete mil tributarios; i»*^ df la ^'ol)eriiaci«'in y obispado dt* Ni- 
caragua: nobay moncstorio, ponfur unoqniíbabiasedrsiMíbló. 

Pobh'» esta riudad Francis<'<i líernandez, en nunilwe do Pe- 
drarias de Avila, ;;obernador <Ie Panamá, año de '¿'J ó M; está 
en tierra sana y más calitMito que fria, y fértil y almndosa de 
maíz, a];:odón, cacao, miel, cera, y otros mantenimientos y 
comidas. Tiene su asiento imi un llano, riberas do una gran 
laguna de agua duirn i¡in.« Ijrnr de b«»j más de cien leguas, y 
más de treinta ó treinta y cinco do travesía; bay nmcbo pes- 

21 




■^i^irt^nwnflpw 



3:í 



i'ado fiu clin, y un ^<''ncro ilc sAlialos muy grandes: dci^agua 
esta Ingiiiin rn el iiiar del N'orlc, ilc la cual está treinta leguas, 
y por olla y por su ilcsaí^uadcro so proví-e toda I;i provincia de 
\icara<;u;i ilc lis rosas ¡iiic se llcvau de Kspiiüa al Xomltre de 
Dii)S. ailoudfi váu y vit-ueii cou fi-a^Mlas, quü se hacen muchas 
en e>ta la^'Niia, annijue la uitvi-^ariíju ddla hasta la mar del 
Norte no se tii'uc por muy si'HUra. 

Eu la jiirisdicióH d.; osta tíuiLad, rerca della. Ircá leguas del 
volcán de Masaya, i>slá un puelilo de lia^ta cuarenta indios, 
los >-uales se proviVii d>> t\¡iua de una laj^iina i|uc llaman de 
l.indijñ. ipie es i'l nomine del imeldo, la cual tiene ties leguas 
delaju, y está uielida dentro du la tierra entre unos riscos de 
peña tajada, á la cual se desciende por más <U-- rien escalones, 
({ue los indios han lieilio de unas piedras en otriis. por donde 
bajan y sulien las indias rargad'ts con sus vasijas y jírande 
dcstri.'ia y peli^'i'i) i]i; caer; es td a;.'ua muy buena, delf;aday 
fi'ia, y i'u fila no hay iiiri.L;nn p'-iu-ro ile |M-sc.id.j ni otra coáa 
viva: ijuioreii d>-i'ir li<s nalurali.-s i|ui' hulio allí un viilcíhi que 
se Imndió y ijni'ilc'i hcrha aifueJla la.L'una. 

Hay Tnvi de la ciuiiail al,:;niius vulcano:?, y entre ellos el de 
Masaya, ipH' poi- sn .irraijileza y pruTunilidad i?s rosa mttahlo en 
el inundo: |>ni'-.|pse suliir hasta lo alto üél :í raliallu ]iori]ue no 
CH muy alio: licué la iioca di'l.nrinnilo más de media legua, 
desile lai-ual hay más ile do.ícienlii'i liranas un hondo, de pa- 
n;d deretrha y lajaila en piedra viva hasta niia plaüji que se 
ha-'t; tan ancha cuno la }>Oi:a. y eu medio della otra hoca, la 
cuarta parle de au'dia r[n>- la primera, ¡lOr la cual, desde lo 
alio so ali-an/a á vrr el fui.'uo -¡ne an-Ia diíiitro en lo más pro- 
fn[iil'.HÍi! la si-unn.la Ijiica, liasladonih',^i'j:un se pnedealcanzar, 
dicen i]uc linhr.i otra-: cuarenta i'i cincm^iila hrazas: el filCt^ 
quií sir vé denli'o amia con :_Tan mido y mn unas lionJeAilas 
de fuc;;o conm ile ,i;.'ua en la mar. por donde parece "iiie deb«! 
ser alyun licor li metal lo iiue alh' arde; echa ile cuando co 
cuando aljíuims hoi'liulloncs ih' risco i|Ui? s.- quedan en el llano 
donde eslá la primera y más pi-ohinda hora; lian echado al- 
gunos, ijue lian hajado allá, calderas y otros vasos pam sacar 
del licur que arde, y lodo lo consume y derrite el fuego, cuyo 



323 

resplandor es tanto, que de noche los [mcblos comarcanos de 
dos y tres leguas se alumbran con él y se puede leer una carta. 
Cuatro leguas de esta ciudad estaba un pueblo de indios que 
se llamaba J/o)»2;ac/fr) Junto á un volcan pequeño que el año 
de 70, con una tormenta muy grande de vienlo y agua que hizo, 
una noche reventó, y un lado del civó todo encima del pueblo, 
de manera, que de toda la gente que había en él no escapó sino 
un solo vecino de la ciudad de Granmla que so llamaba Cara- 
vallo, y dos indias viejas: fjueílantlo seis ó siele españoles con 
todos los demás indios enterrados. Por el otro lado salió tan 
gran tempest<id de agua y ¡nedra que en m;ís de seis leguas 
por aquella parte hizo grande daño en los cacaoalales y estan- 
cias de ganados. 



PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 

Yatan: tiene diez v ocho tributarios. 
Diriega: tiene cuarenta tributarios. 
Milagalpa: treinta y cinco Iribulnrios. 
Macaiepeque: cincuenta tril)utarios. 
Xinoíepeque: sesenta Iribularios. 
Achomha: diez tributarios. 
Xalteua: diez tributarios. 
Apapalota: sesentíi tributarios. 
Xoxoaiia: tiene nueve tributai'ios. 
Capulao: veinte y seis tributarios. 
Mohomo: cuarenta tributarios. 
J/oao7a//>a; cincuenta y cinco Iriljutarios. 
Gvatepcque: sesenta y un tributarios. 
Miratia: diez tributarios. 
Gxiaiepeionala: setenta y cinco tributarios. 
Minarole: cuarenta tributarios. 
fíiomho: veinte v un tributarios. 
Masaya: ciento cincnenla tributarios. 
Xalteua: tiene treinta tributario?. 
Diriomo: sesenta tributarios. 



324 



Namhacho: tiene ochenta tributarios. 
Namharina: sesenta tributarios. 
Xalleiia: tiene quince tributarios. 
Managua: cien tributarios. 
Xalteba: diez tributarios. 
Montvia: ciento diez tributarios. 
Marinalte: tiene once tributarios. 
Deria: setenta y siete tributarios. 
Xmotepec: sesenta tributarios. 
Loma: cuarenta tributarios. 
Marinalte: diez tributarios. 
Diriomo: cuarenta tributarios. 
Xalteba: diez tributarios, 
Diriamha: cien tributarios. 
Nomotiha: cien tributarios. 
Mandayme: cien tributarios. 

Masitande: treinta v cinco tributarios. 

«I 

Tipitítpa: veinte tributarios. 
Managoa: tiene diez tributarios. 
Coagalpa: setenta tributarios. 
Coyagalpa: treinta tributarios. 
Mayales: trescientos tributarios. 
Niquenohomo: ciento veinte tributarios- 
Xalíeua: tiene quince tributarios. 
Marinalte: cuarenta tributarios. 
Mandapio: noventa tributarios. 
Mandach, 

Delderia: sesenta tributarios. 
Beriomho: treinta y siete tributarios. 
Mandayme: cincuenta y un tributarios. 
Nicaraguay: ciento catorce tributarios. 
Guatigalpa. 

Xalteba: catorce tributarios. 
Masaya: ciento diez tributarios. 
Xalteba: cinco tributarios. 
Nicaragua: cien tributarios. 
Mandaame: ochenta tributarios. 



3?5 

Minarote: treinta tributarios. 

Cagoalpa: veiiito tril)utarios. 

Ctvjualpa y otros pueblos: trescientos tributarios. 

Mana'jua: veinte y cinco tributarios. 

Isla de Xicaragba: ciento cuarenta y cuatro tributarios. 

yicaragoa: tiene noventa tributarios 

Managoa: treinta tributarios. 

Mazagalpa: cincuenta y cinco tributarios. 

Aíotone: veinte y siete tributarios. 

Xaíteua: cuarenta tril)utarios. 

Chicotjalpa: treinta y siete tributarios. 

Cawjeu: tiene setenta y cinco tributarios. 

Xalteua: treinta v cinco tributarios. 

Xandayo: veinte y siete tributarios. 

yicaragica-Anata: treinta tributarios. 

Xalteiia: ocbo tributarios. 

Tenamy: veinte y nueve tributarios. 

Xalteha: tres tributarios. 

Xicaragna: diez tributarios. 

JVantia-J/axaÍQÍa; cincuenta tributarios. 

yicopasaya: cien tributarios. 

Salteha: veinte tributarios. 

A'jocaco: treinta y seis tributarios. 

ChuigiúpaifÜca: setenta Iriliutarios. 

Pohjalpn. 

Xenderi: tiiMie trescientos tributarios. 

Cítpandi: ochenta tributarios. 

Delderia: ocbenta Irilnitarií^íí. 

Xit'ogalpa: cuarenta y cinco Iriliularios. 

Monagalpa: ilioz y seis Irilmlarios. 

Solicita: cuarenta v cuatro Irilmlarios. 

Mahometomho: veinte tributarios. 

Cagoatoto: seis tributarios. 

Mastega: riiíuio treinta tributarios. 

Cficaloatpio: ciento rinruenta y tres tributarios. 

Poteca: tiene selonla trilnitarios. 

Ayatega: treinta tri})Utarios. 



3-2i 

Nartihadio: tiene ochonta tributarios. 
yaiiihartria: sosoula tributo rio.s. 
Xaltei'a: lieae quince tributarios. 
^fanagua: cien tributarios. 
Xalteha: diez tributarios. 
Montiua: ciento diez tributarios. 
Marinalie: tiene once tributarios. 
Deria: setenta y siete tributarios. 
Xinotepec: seseut'a tributarios. 
Loma: cuarenta tributarios. 
Marinalte: diez tributarios. 
Diriomo: cuarenta tributarios. 
Xalteha: diez tributarios. 
Dinamia: cien tributarios. 
Nomoiiha: cien triljutarios. 
Mandayme: cien tributarios. 
Ma^iiUinde: treinta y cinco tributarios. 
Tipitupa: veinte Irilmlarios. 
Mana'joa: tiene diez tributarios. 
Coagalpa: setenta tributarios. 
CoyagaJpa: treinta tributarios. 
Mayales: trescientos tributarios. 
Niqitcnúhomo: ciento veinte lri!»utarios. 
Xaltcua: tiene quince tributarios. 
Mar'tiíalte: cuarenta tributarios. 
Mau'htjno: noventa trilmlarios. 
Mandaclt, 

Delderia: sesenta tributarios. 
Beriomho: treinta y siete tributarios. 
Mandayme: cincuenta y un tributarios. 
Nicaraguay: ciento catorce tributarios. 
Guatigalpa. 

Xalteha: catorce tributarios. 
Malaga: ciento diez tributarios. 
Xalteha: cinco tributarios. 
Sicaragiia: cien tributarios. 
Mandaame: ocbenta tributarios. 






yíi'}arote: treinta tributario?. 

Cci'joalpn: voiiito lril«utarío<. 

C.i-j>'alpa y oíros pueblos: Irorícicntos tributarios. 

Mifña*jwj: veinte v cinco tributarios. 

Ida de yicara'jou: ciento cuarenta y cuatro tributarios. 

XiC'irag'Xt: tiene noventa tributarios 

üanajoa: treinta tributarios. 

Mazaj^dpa: cincuenta y cinco tributarios. 

Atútone: veinte y siete tributarios. 

Xalteua: cuarenta tributarios. 

Chic*\]f'il¡ta: iD'^inta y siete tributarios. 

Con»jen: tiene setenta y cinco tributarios. 

Xalteua: treinta v cinco tributarios. 

Sanday*-*: veinte y siete tributarios. 

yicaragica^Anata: treinta tributarios. 

XaHetra: orlio tributarios. 

Tenamij: veinte y nueve tributarios. 

Xalt'^ba: Iri'S tributarios. 

yicarng'Xi: diez tributarios. 

yanda'-Aífixalata: i^incnenta tributarios. 

yicf^pasiya: rien tributarios. 

Saluhfi: veinte tributarios. 

A'iocaco: lr»Mnta v 5»^i> tributarios. 

Chuvjalpayüra: setenta tributarios. 

Pohjalp'í, 

yenderi: lii'ne trescientos tri!»utar¡os. 

Co¡Hind\: O'^henta tributarios. 

Delderin: ociienla Iributariii.^. 

Xit'O'jalpa: ruarL*nla y ciiiro triliutarios. 

Monayalpa: ¿wz y seis tributarios. 

S'jlicila: cuarenta v «'ualro li ib'.ilario?. 

Mahometoniho: veinte Iriliularios. 

Ca'joatutñ: seis tributarios. 

M'uUy.i: '^hmio Infinta tributarios. 

C'tcaloQfjtir: ciento r¡iiiMi».Mil.i y tres tributarios. 

Potara: tiene S'Mi^nta triliutarios. 

Ajate'jn: treinta tribuíarios. 



324 

yarñhacho: tiene ochenta tributarios. 
yariiharina: sesenta tribu la riu.s. 
Xaltetta: tiene quince tributarios. 
Managua: cien tributarios. 
Xalteha: diez tributarios. 
Montitta: ciento diez tributarios. 
Marinalte: tiene once tributarios. 
Deria: setenta y siete tributarios. 
Xinotepec: sesenta tributarios. 
Loma: cuarenta tributarios. 
Marinalte: diez tributarios. 
Diriorno: cuarenta tributarios. 
Xalteha: diez tributarios. 
Dinamia: cien tributarios. 
Nomotiha: cien tributarios. 
Mandayme: cien tributarios. 
Masitande: treinta v cinco tributarios. 
Tipitupa: veinte tributarios. 
Manatjoa: tiene diez tributarios. 
Coagalpa: setenta tributarios. 
Coyagalpa: treinta tributarios. 
Mayaleíi: trescientos tributarios. 
Niqitenohomo: ciento veinte triliutarios. 
Xalteua: tiene quince tril»utarios. 
Mariiialte: cuarenta tributarios. 
Mamhipio: noventa tributarios. 
ManihicJt, 

Dchleria: sesenta tributarios. 
Beriomho: treinta v siete trilmtarios. 
Manda j me: cincuenta y nn tributarios. 
Nicaraguay: ciento catorce tributarios. 
Guatigalpa. 

Xalteha: catorce tribu tc,rios. 
Malaya: ciento diez trilmtarios. 
Xalteha: cinco tributarios. 
yicaragua: cien tributarios. 
Mandaame: ochenta tributarios. 



3- 



:o 



Aíinarote: treinta tributario?. 

Cj^oa/jía: vciute trihutarios. 

C'j'jyalpa y otros pueblos: trescientos tributarios. 

Mana'jua: veinte y cinco tributarios. 

/sía de Xicaraffoa: ciento cuarenta y cuatro tributarios. 

yic'iragoa: tiene noventa tributarios 

Managoa: treinta tributarios. 

Mazagalpa: cincuenta y cinco tributarios. 

Atotone: veinte y siete tributarios. 

Xalteua: cuarenta tributarios. 

Chicú'jaljM: treinta y siete tributarios. 

Cangen: tiene setenta y cinco tributarios. 

Xalteua: treinta v cinco tributarios. 

yandayo: veinte y siete tributarios. 

yicaragico'Anata: treinta tributarios. 

XaUetta: ociio tributarios. 

Tenamy: veinte y nueve tributarios. 

XalíAa: lr»?s tributarios. 

Sicaragna: diez tributarios. 

yanda^Aíaxalata: cincuenta tributarios. 

yicopasaya: cien Iributarios. 

Saltehn: veinte tributarios. 

A*7ocaco: treinta v seis tributarios. 

Chuigalpai/tica: setenta tributarios. 

Pobjalpa. 

yenderi: li»Mic trescientos tributarios. 

Capandi: ochenta tributarios. 

Delderia: odien ta IrilíUtariri.*. 

Xii*ogalpa: ruaren la y cinco Iriliularios. 

Monagalpa: ili«^z y seis Iributarios. 

S^icita: cuarenta y cuatro tributario?. 

itahometomho: veinte tributarios. 

Cagoatoto: seis tributarios. 

Matiega: nenio trrinta triluitarios. 

Cnca¡oatph\- cíenlo rin<*ueiit.i y tres tributarios. 

PoUra: tiene setenta tributarios. 

Ayategn: Ircinta tributarios. 



1 



326 

Pozoltcga: scsciilíi tributarios. 

Teceatefja: setenta tributiu-ios. 

Totoaqiic: veinte y tres tributarios. 

Ahaivjasca: cuarenta tributarios. 

Coayaco: ciento quince tributarios. 

Mazagalpa: sesenta tributarios. 

Deldei'ia, y Goalepcc: ciento quince tributarios. 

Monimho: doscientos cincuenta tributarios. 

Tiene á seis leguas, en la mar del Sur, el puerto de San Juan, 
que por unos bancos de arena que tiene en la barranca no 
so puede salir siempre del, y así no acuden á él navios. 

NUEVA SEGOVÍA. 

Nueva Segovia, ciudad de españoles en 80* de longitud y 11* 
y Va ílc altura, treinta leguas de Granada al oes-nordesle, y 
otras treinta de León hacia el norte, tendrá cuarenta vecinos 
españoles; es de la diócesis de Nicaragua: la tierra en que esUí 
es montaña toda, y así el temple es más frió que de otra parte 
desta gobernación, aunque la mayor parte es caliente como 
queda dicho; sácase en ella mucho oro: de los pueblos de 
indios que hay en su comarca no hay relación. 

NUEVA JAÉN. 

La Níieva Jaén, ciudad de españoles^ junto á la laguna de 
Granada por donde comienza á salir della el rio que llaman el 
Desaguadero, que está treinta leguas de la mar: hay pocos es- 
pañoles en ella, y en su jurisdición y comarca pocos indios; 
os de la diócesis de este obispado de Nicaragua; cógese en 
ella algún cacao. El Desaguadero se navega con fragatas como 
caravelas, que van y vienen desde Granada al Nombre de Dios 
con mercaderías de España, de que so provee la gobernación 
toda. 



3-27 



EL RKALEJO. 

■ 

La villa del Realejo^ en !)r de longitud, y 1 1" y }{ de altura, 
once leguas de León de Nicaragua y veinte y cuatro de la 
Chuluteca, junto á la mar: hay ou él como treinta vecinos es- 
pañoles; es de la diócesis de Nicaragua, pudilo rico por la 
contratación del puerto que tiene; está en tierra calioule, sin 
trigo como las demás de Nicarajíua, y aliuiidosa de frutas de 
la tierra y ganados de varas y gallinas. Tiene á una legua el 
puerto ifue llaman de la Posesión^ y comunmente del Realejo^ 
el rio abajo al sueste, el cual es de los más seguros puertos 
que hay en la mar del Sur y acuden á él nnichos navios de 
Nueva España, Guatimala y PanamA, por donde se sacan ga- 
llinas, maíz y miel: hácense asimismo en (d dicho puerto mu- 
chos navios por la seguridad de él y aparejo dt) madera (jue 
hay para ellos. 



hidrografía y descripción de la costa de esta provincia 

DE nicaragua. 

La costa va por la mar del Sur desde Costa-Rica, al oes-no- 
roestC) y en esta mar, do Mayo para Setiembre, reinan unos 
particulares vientos que se llaman Suestes, que suelen ser muy 
bravos y recios; hallándose en la mar con ellos en especial de 
noche cuando con el fresco, son más recios y más peligrosos. 

Hay en esta costa los puertos, puntas, islas y ríos siguientes: 

Isla de Santa María en la costa del sur de Nicaragua, al le- 
vante del Cabo de Bórica como siete ú ocho leguas. 

Cabo de Bórica en í)** y Vj de altura. 

Golfo de llosa, entre el Cabo de Bórica y ¡rauta de San 
Lázaro en la mar del Sur, costa de Nicaragua. 

Punta de San Lázaro, en 0° y Va ^c altura. 

Isla del Caho^ al occidente de la punta de San Lázaro. 

Golfo de San Lucas de Nicoya, hasta punta Delgada diez y 
siete ó diez y ocho leguas de entrada en la tierra. 



3-28 

Punta Delgada en la costa de Veragua, en 9* de altura. 

Cabo de Velas, trece ó catorce leguas de punta Delgada al 
Noroeste. 

Golfo de las Yeguas^ en la costa de Nicaragua al Poniente 
del Cabo de Velas. 

Bahía y Puerto de Santo Domingo, en Nicaragua en ÍOT 
y ^ de altura. 

Cabo de Santa Catalina, la parte occidental de la bahia de 
Santiago. 

Golfo de Picas, en 9° de altura y 1 T de longitud. 

Puerto del Realejo, que por otro nombre dicen de la Posesión^ 
junto á la villa del Realejo, como allí queda descrito. 

NICOYA. 

El pueblo de Nicoya, en los confines de Nicaragua y Costa- 
Rica, en 89' de longitud y 12" y >í de altura según relaciones 
de particulares, y según las cartas en 10® y algo más, cua- 
renta y cuatro leguas de la ciudad de Granada, y ocho leguas 
de la isla de Chira; no hay españoles de asiento en él, sino 
solos los que vienen de paso á embarcarse en el puerto de Paro; 
es corregimiento y pueblo de indios, en que hay, con los de 
la isla de Chira, cuatrocientos tributarios que sonde la Corona 
Real. Antiguamente ponía la Audiencia de Panamá corregidor 
en este pueblo, por haberse pacificado por capitanes proveidos 
dclla, hasta el año de 73 que se incorporó en Costa-Rica, y 
mandó que el Gobernador della ponga un Teniente en este 
pueblo, en el cual pone un Vicario el Obispo de Nicaragua, en 
cuya diócesis cae. Los tributos de este pueblo entran en la Caja 
Real de León de Nicaragua, 

El asiento de este pueblo es entre unas sierras cercado todo 
alrededor dellas, con que viene á ser el sitio muy caliente 
como lo demás de la provincia de Nicaragua: es la comarca 
abundosa de miel, cera^ algodón, maíz , frísoles, dantas y 
puercos de la tierra; no hay ganado vacuno, ni otro ganado 
de España, sino sean algunos caballos y yeguas que los indios 
tienen para su servicio; hay muchas muías, gallinas de Casti- 



329 

lia y frutas de la tierra, maméis, piálanos, ciruelas, aguacates 
y pifias. 

Son los indios de este pueblo, leales y obedientes á las justi- 
cias, pero muy pobres porque son haraganes y amigos de hol- 
gar: tienen por grangería hacer cantidad de cliicuvites de pal- 
ma, (]ue son unos vasos pequeños con sus tap<'ideros, todos pin- 
Laiios de negro, y muchas jicaras pintadas; tril)Utan maiz y do 
las otras cosas que hay en la tierra, y telas blancas de hilo y 
a¡^'0«liin. 

Kii la jurisdicción y comarca de este pueblo, que será de siete 
u ocho leguas cu contorno, hay otros cuatro pueblos de indios 
eiicomcndados en vecinos de la ciudad de Grauada v dos es- 
L'incias que tributan con este pueblo. 

ISLA DE CHIRA. 

En el golfo de Xicoya, que cae todo en la jurisdicción de Ni- 
roya, está la isla de Chira en 9" y S de altura, ocho leguas do 
la ciudad, las cinco hasta la mar y las otras tres por el agua; 
hay en ella catorce indios casados, trii)ularios, y al pió de cua- 
renta mujeres, todos del Rey, que le tributan cuatrocientas 
piezas de loza, de que hacen gran cantidad, no con tornos, 
sino á mampuesto, alisándola sobre la mano con huesos de 
ff^sícados. Hay en esta isla un puerto razonable, y otro en la 
^osla que se dice puerto de Paro, por donde se sacan para Pa- 
namá y otras partes las muías y otras cosas que se crían en la 
tierra. 



DESCRIPCIÓN DE LA PROVINCIA Y GOBERNACIÓN DE COSTA-RICA. 

La provincia y gobernación de Costa-Rica, la mas oriental 
de las que se cuentan en la jarte de las Indias do la m.ir del 
Norte, y de bis que caen en el distrito de la Audiencia de (iua- 
timala, se comprende entre el meridiano 8.T de longitud, por 
donde parte términos con la jíroviní-ia de Panamá, y 87 ú 88* 
por donde se junta con Xicara;:ua entre el paralelo 8° y il" ó IT; 



X\() 



por manera quo lonílrá «lo lar.Lio losie-ooste desde el río Belo? 
que la divide do V».*raj:u.i, odíenla ó ríen leiriias de línea re 
ta, que <le ví.i,í:í*, d¡«*rn los •lí*<!iMiliridi»iTS i¡n(' son mnchasrrm. 
hasta los Clioinos, indiiK d«' Ni"-ny;i, y norli?-Pur como s 
ó setenta le^'uas ny,i< •'» ukmios [mv ¡iirles, auiiijno tampoco X 
términos por dí)ndo so junta «'on Ilondnrasest.ín averiguada: 

Kl jiriniero qne on ir»'» en esta ¡iruviniMa fni' el capitán Gair 
vito, vnn poder ilo iVilrari.is do Avila, i:ol»ernador de Panar 
á quioii nialaron los indios: y después año do íü.la Audiea < 
d(í (jnaliinnla, iresiditfnilo Landerho, envi«i .í poblarla al 
renriado (yiballon, qn»^ lii/.o dos puoMos en ella, y di?spués £ 
.Inan Vazqnoz de Cünma.li), «juo mnrió on la mar volviendo: 
ella por «zobernador; hay en ella dos ó tres pueblos de espa t 
les, pequeños. El snel») do esta [>p)viu«'ia on partos es lla.i 
aunque por lo ordinario os mout<iS(»: el tomplo «lolla es buo 
ni de mnelio ealor ni frío: la liorra sana v fértil, así de 
frutos dolía romo los que do España so lian plantado; cría 
on ella innolios veiKulos, pnoroos nmuloses del ombligo eii 
espinazo: hay on olla nniehas muestras de oro on to«laspart 
y al«;unas miua«< do plata annqu»' no muy ri'Ms. 

Divídose o-^ia i:nboriiaei«Mi on ocho «j nm'vo provincias, c 
tro ;i la parle do] sur v ruatm á la del uori..»: i^n lo'las bav t 
pueblos, do ospañidos. y «autiilad «bí indios en pueblos, v' 
j»oblacionos do ijuo no so llene rolaeituí ¡mu- no oslar la £> 
vinria paoílira: en euya e.^ia iiay nueve puertos, cinco o i 
mar del sur v rnaíro en la <lel norte. 



ta 
>s. 



esl- 




iá- 
is 
en 




PROVINCIA DE GARAVITO. 

En la parlo do la pr(»vinei;i .b» Custa-liiea quo está de la c 
dillera, (juo la «lívido á lo lariro para la mar ibd Sur. ontni"' 
cu ella in)r los términos do Niioya 11 n ile la i:<>bornación 
Nicara;.'ua, la jírimora provim-ia e< la »|ue llaman de Gnrai 
ío, dioba así tW su ilosonbriilor: ol suelo d»dla es do montaii 
y valles amenos y abundoso^ de frutas, »*aza, y i»esoailo: hí 
poco oro en olla, y salinas en la rusta do la mar de ijuese pr 




331 

?en esta provincia y otras: la gente della es valiente y lucida, 
3rque tienen mucha y muy buena ropa; está en esta provin- 
a, á lo que se entiende de las relaciones, Aranjuez, pueblo do 
spafioles. 

ARANJTEZ. 

La villa de Aranjuez, pueblo de españoles en la provincia 
e Costa Rica, cinco leguas de los indios Chomes, pueblo do 
idios de Nicoya, que es ilondc comienza Chta gobernación en 
i comarca de Oaravito, que cae ;l la mar del Sur; tendrá tres 

cuatro vecinos. El pueblo ó puerto de Landecho, dicho así 
tt memoria del Licenciado Landecho, presidente de la Audien- 
ia do Guatimala, una legua de la mar del Sur, de veinte ca- 
Eis de españoles. 



PROVINCIA DE PACACA. 

La provincia de Pacaca, después de Oaravito ;í la costa de 
. mar del, es la tierra toda montaña, abundosa de caza, fru- 
% y pescados, y la gente como la de Garavito; esta en esta 
ovincia la ciudad de Cartago. 

CARTAGO. 

^^ ciudad de Cartago^ á la parto del sur, en la provincia de 
Rica, treinta y siete ó cuarenta leguas de Nicoya, y vein- 
la mar del Sur, es pueblo de sesenta vecinos españoles, 
lo de los (iol)Crnadorcs de esta provincia. Poblóle el Li- 
■^ Jado Caballón, por orden de la Auílicncia de Guatimala, y 
L ^le Garci-Miiñoz, que era su naturaleza en España, y po- 
=:^ once leguas del puerto de Landecho, do donde le mudó 
^^m Vázquez de Coronado, nueve leguas la tierra atlentro, 
^^^-lle de Cerrí en esta provincia de Pacaca, que antes esta- 
-*-a la de Garavito, y así quedó veinte leguas de la mar y 
1 nombre de Carlago que lo puso el dicho Juan Vázquez 
^Dronado. 




3íi 



rudo cu cll;i, y un ^^?iiero ile sílbalos uiuy grandes: desagua 
esla laguua en ol mar del Xorte, de la cunlcstá treinta leguas, 
y por olla y por su desaguadero se ¡irovóe leda ln provincia de 
Xicaraguíi de las cosas '|ue se llcvau de Kspufia al Xombre de 
Dios, adonde van y vienen roa fra;;:aus, ipic so hacen muchas 
on e»la laguna, auiüiuc la navL-^Mdún doLla hasta la mar del 
Norte no se tiene jior nniy segura. 

En la jurísJicióu <W- esta ciudad, cerca dclla. tres loguaadel 
volcán de Masaya, cslá un pueblo de hasta cuarenta indios, 
los cuales se provi'en de agua de nna laguna iiuc llaman de 
Lindtji-i, i|ue CA el iioniln-e del pueiilo. la cual tiene tres leguas 
deliajo, y está niclida dentro de la tierra euti-e unos riscos de 
peña tajada, á la cual í^e desciende por más de ríen escalones, 
(|uc los indios han hecho de unas piedras en ^Iras, i>or donde 
bnjan y suben las indias cargadas con sus vasijas y grande 
destreza y peligro de caer: es el agua uniy liuena, delgada y 
fria, y cu ella n-i liay ui!i;;nn gi''iii'ro de íhscIiIii ni otra rosa 
viva: iiuiereii dei'ir los nalnralc:; .|ue hnljo alli un volcán que 
se linridi'fi y 'ineitó hei'lia aiguclla laguna. 

Hay ci-rca de la ciu.iail ali;uNijí vidcanes, y entre ellos el de 
Masaya, unepor su .L'raiidozay profnnilidailesrosa iiuIuIjIo en 
el niiiiidi>: puédese snjiir liasta lo alio del ;i raljallo )><>ri]ue ilO 
es muy allti; liene la hoca ili'd en circuilo más ile medía legua, 
desde la cual hay ni;ís de ditscienlas bra/as en hundo, de pa- 
roil derecha y lajaila en ¡liedra viva liasla una plaza q»ie se 
haee tan anejín cunni la ]»j'-a. y en medio dclla oíra hoca, la 
cuarla ]>ai-le de aiieba i|ue la primera, por la cual, desde lo 
all'i se aleanza á vi>r el rneiri) 'pie anda di'niro en lo m;ís pro- 
fundo de la s.-uiiiid:| li'ica. basta di i]iile.si-.i,'un se puede alcaniar, 
dicen que bnbr.i 'ilra-^ euaivLit.i ó ciiiem-nta liraii;is: el fuego 
que se re denliii an<la eon -ran rni<lo y tñn unas hniidcadas 
de fuego eornn de afiua en la mar, por .ionde pai'ece que debe 
ser algún licor ó metal lo 'jne alli arde: eolia ile euando en 
cuando algunos burbullones de cisi-oi¡uo se qiicilan cui.d llano 
donde eslá la jiriinera y más profunda boca; han echado al- 
gunos, que han bajado allá, calderas y otros vasos para sacar 
del licor que arde, y todo lo consume y derrite ol fuego, cuyo 



323 

resplandor es tanlo, qnc de noclie Io3 pueblos comarcanos da 
dos y tres lejipias se alumbran con el y ücpuoilu loor una cari». 
Cuatro leguas de osla ciudad cslaba un pueblo de indios quo 
se llamaba J/omíiac/i'i, Junio d un volcan pequeño que el año 
de 70, con una tormenta muy grande de viento y agua quo biio, 
una noche revonló, y un lailodi'l cayó lodo encima del pueblo, 
de manera, que de toda la ícente que babía eu ól no cítrapi^ sino 
^ un solo vecino de la ciudad do Granada que pc llamaba Cara- 
vallo, y dos indias viejas; qucdamlo soi.í 'i siele españoles con 
todos los demds indios cnterradoít. I'nr el otro lado salió tan 
gran tempestad tic agua y piedra i|ue en m;Is de seis leguas 
por aquella parte hizo grande daño en los cacaoatalos y estan- 
cias de ganados. 



PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDKB. 

Yatan: tiene diez y ocho tributarios. 
Diriega: tiene cuarenla Uibutarios. 
Milagalpa: treinta y cinco Iribnlarioi;. 
Macalepeque: cincneiila tributarios. 
Xinolepeque: sesenta Irüintarios. 
Aehomba: dieí tributarios. 
XaUeua: diez tributarios. 
Apapalota: sesenta tributarios. 
Xoxoatia: tiene nueve tributarios. 
Capiilao: veinte y soi.í Iribulariü^. 
Mohnmo: cnarenlu tributarios. 
Moaoijaipa: cíiir'uenla y rinco tributarios. 
Gttatrpe'iiie: sosenta y luí tributarios. 
Jlfiratia: diez tributarios. 
Gualepeton<ila: solenla y cinco tributarios. 
Aíinarole: cuaroiita tributarios. 
/{jambo: veinlo y un tributarios. 
Masatja: ciento cincuniUa tributarios. 
XaUeua: tiene treinta tributarios. 
Diriomo: sesenta tributarios. 



a-2 i 



Naruhadm: tiene oclu'iiUi trilíiitarios. 
Namharina: sesenlü Irilmtarius. 
Xalteua: tiene quince Iriljulaiios. 
Managua: cien tribuíanos. 
Xalteha: diez tributarios. 
Moniiua: ciento diez tributario?. 
Marinalie: tiene once tributarios. 
Deria: setenta y siete tributarios. 
Xinotepec: sesenta tributarios. 
Loma: cuarenta tributarios. 
Marinalte: diez lril)utarios. 
Diriomo: cuarenta tributarios. 
Xalteha: diez tributarios. 
Dinamha: cien tributarios. 
Nomotiha: cien tributarios. 
Mandayme: cien tributarios. 
Masiíande: treinta v cinco tributarios. 
Tipitupa: veinte tributarios. 
Manaijoa: tiene diez tributarios. 
Coagalpa: setenta tributarios. 
Coyagalpa: treinta tributarios. 
Magales: trescientos tributarios. 
Niquenuhomo: ciento vointe Irilmtarios. 
Xaltexia: tiene 4nin«v tribu larios. 
Marinalte: cuarenta tributaric^s. 
Man f I apio: noventa tributarios. 
Manfhícli, 

Dclderia: sesenta tributarios. 
Beriomho: treinta y siete tributarios. 
Mandayme: cincuenta y un tributarios. 
Nicaraguay: ciento catorce tributarios. 
Guatigaljya. 

Xalteha: catorce tributarios. 
Mabinga: ciento diez tributarios. 
Xalteha: cinco tributarios. 
Nicaragua: cien tributarios. 
Mandaanxe: ochenta tributarios. 



3?5 



Minarote: trcial» ;ril)iilaríos. 
Cagoalpa: veiiilo Irihutarios. 
Cagualpa y otros pueblos: trescientos tribularios. 
Maiia^un: voiüic y dncn triliutarioa. 
lila de yicarng'oa: denlo cuarenta y cuatro tiíbiilarios. 
Nicaragua: tiene noventa tríhuinrío? 
Manar/oa: treinta iríbutariuH. 
Hazagaipa: rincu(tnta y duro tríhuLariOB. 
Motone: veinte ysiela IrlhutaríOA. 
XoKflta: cuai-enta ti-ihutariDS. 
Chieagatpa: IrninUí y siclc tributarios. 
Cangen: tiene Relciita y dnco tributarios, 
XaUtua: Irointa y dnco tributarios. 
Kandayo: veintü y aieto tributarios. 
NicaTOgica-Anata: treinta tributados. 
Saluua: odio tributarios. 
Tenamy: vaintc y nueve tribiilarios, 
Xaltéba: tres Irtbutariop, 
Nicaragoa: Aiet trihiitarins. 
íianda-3/iixalala: rinnienla Iribularíos. 
Üuopaaaya: den (ributarioH, 
Sttlteha: veinte tributarios. 
-dyocaeo: treinta y seislnbularios. 
Cftttigalpaytiea: setenta Irihutarios. 

''Síwrfrfrí: tiene trescientos tributarios. 
^y^4»»idi: ochenta tributarios. 
liK«5Íe»-ia.- ochenta tributiiricm. 

alpa: cnaronta y dnco tributarios. 
ualpa: dtoi y seis tributarios, 
E^: cuarenta y cuatro tributarios, 
»ie(amtjo: veinte tributarios. 
«oíd; seis tributarios. 
Wa: denlo Irnínta tributarios. 
'^**«><i(/n^: deuto cincuciHa y tres tributarios. 
-Oí.- tiene setenta trilmtarios, 
^¡O"- troiola tributarios. 





3?fi 

Púzoltega: scsciila trihutnrio?. 

Teceatcja: setonlu Iriltutarios. 

Totoaqur: vciiilc y tres tiilmtnrios. 

Abanijaiica: ruari?iil;i liibularios. 

Coayaco: ciento (juime trilmlarios. 

Mazaijalpa; scsctila triluilanus. 

Delderia, ;/ Goalepec: oü-iilo i|uÍnco Irihutarios. 

Jfonimbo: doscú'iilos ciiiru>'iila tribuíanos. 

Tiuiic ü .seis logiias, en la mar ilol Sur, el puorlo do Snii Juan, 
que por unos liamos <lc ar-c-ua ijuc tiene en la bari-anca no 
se puedo salir 5Íem[irc di'-l, y as^í no aomlcn á ¿1 navios. 



Nueva Sei/ovia, rindad dp españolea en 8i)* dclonpitudy II' 
T Vj de altura, treinta lifiuns de (¡ranada al oes- nordeste, y 
otras tn'inla du Leun jiiíi-ia ol mnrtí', tendrá cuarenta vecinos 
CPpañole!=; es ilc la diiicesis di> Nioara-na: la ti<'rra en ijnc está 
es montaña loila. y así t'l tonijilo es más frío iim? de otra parte 
desta goliernacit'in. anni¡n<; la maynr parlo es caliente como 
quería dicliu; sácase iii ella mucliu nro: de los iiuoblos de 
indios íjue hay oii su comaiiM no liay reladOn, 



La yueva Jaén, ciudad ile es[iafiok's, jnntii .i la htguna de 
Granada por donde comienza á salir della el rioijue liainin «1 
Desagiiaiiero, i[ue cslá treinta Icf-'uasde !a mar: hay i-ocos es- 
pañoles en ella, y fu su jurisdic¡<in y comami pocos indios; 
os de la diócesis ile este uliispado de Nicara.mia; t'ófiese en 
ella algún cacao. El Desayuailoio se navega con fragatas como 
caravelas, «¡ue van y vienen desde l! ranada ai NomIir(>deDio5 
con incii;adcrias de Ksiiaña, do ipie so provee la gobcriiaciíjQ 
toda. 



n:>o 

por manera que tendrá de lar«jro leste-oeste desde ol río Belén, 
que la divide de Verajiua, ochenta ó cien leguas de línea rec- 
ta, que de viaj^o, dicrn los descubridores que son muchas mas 

■ 

hasta los Chomes, indios de Nicova, v norte-sur como sesenta 
Ó setenta leguas mas ó menos por partes, aunque tampoco los 
términos por donde se junta con Ilondurasestáu averiguados- 

El primero íjue entró en esta provincia fue el capitíín Gara- 
vito, con poder de Pedrarias de Avila, gol>ernador de Panamá, 
á quien mataron los indios; y después año de 01, la Audiencia 
do Guatimala, presidiendo Landecho, envi(3 ;í poblarla al li- 
cenciado Caballón, que hizo dos pueblos en olla, y después fué 
Juan Vázquez de Coronado, que murió en la mar volviendo á 
ella por gobernador; hay en ella dos ó tres pueblos de españo- 
les, pequeños. El suelo de esta provincia eu partes es llano, 
aunque por lo ordinario es montoso; el temple della es bueno 
ni de mucho calor ni frío; la tierra sana y fértil, así de los 
frutos della como los que de España se han plantado; críanse 
en ella muchos venados, puercos monteses del ombligo en el 
espinazo; hay en ella muchas muestras de oro en todas parles, 
y algunas minas de plata aun(|ue no muy ricas. 

Divídese esta gobernación en ocho ó nueve provincias, cua- 
tro á la parte del sur v cuatro á la del norte: en todas hav tres 
pueblos, de españoles, y cantidad de indios en pueblos, y en 
poblaciones de que no so tiene relación por no estar la pro- 
vincia pacífica; en cuya costa liay nueve puertos, cinco en la 
mar del sur y cuatro en la del norte. 



PROVINCIA DE GARAVITO. 

En la parte de la provincia de Costa-Ilica rjue está de la cor- 
dillera, (jue la divide á lo largo para la mar del Sur, entrando 
en ella por los términos de Nicoya lin de la gobernación de 
Nicaragua, la primera provincia es la que llaman de Garavi- 
fo, dicha así do su descubridor: el suelo dolía es de montaña, 
y valles amenos y abundosos de frutas, caza, y pescado; hay 
poco oro en ella, y salinas en la costa de la mar de que se pro- 



:)3i 

Tcen csla provincia y otras: la fj^enlc della es viilienlc y lucida, 
pon|uo lienoii mucha y muy buena ropa; csUl cu esta provin- 
cia, á lo que se entiende de las relaciones, Aranjuez, pueblo de 
españoles. 

ARANJIEZ. 

a 

1^1 villa de Aranjttez, pueblo de españoles on la provincia 
de Costa Rica, cinco leguas de los indios Chomes, pueblo do 
indios de Nicoya, que es donde comienza c>la ^'obernacióu en 
la comarca de Garavito, que cae ;i la mar del Sur; tendrá tres 
ó cuatro vecinos. El pueblo «'» puerto de Landccho, dicho así 
en memoria del Licenciado Lauílccho, presidente de la Auílien- 
cia de Gnatimala, una legua de la mar del Sur, de veinte ca- 
de españoles. 



PROVINCIA DE PACACA. 

La provincia de Pacaca, después de Garavito á la costa de 
la mar del, es la tierra toda montana, abundosa de caza, fru- 
tas y pescados, y 1 1 gente como la tle (iaravito; está en esta 
provincia la ciudad de Carlago. 

CARTAGO. 

La ciudad de Cartarjo, á la parte del sur, en la provincia de 
Costa Rica, treinta v siete ó cuarenta lei^nas de \it*ova, v vein- 
te de la mar del Sur, es pueblo de sesenta vocinos españoles, 
asiento de los Gobernadores de esta provincia. Poblóle el Li- 
cen^^iadü Caballón, por onleu dula Audieuí'iade Gu.itimala, y 
llamóle Garci-Muñoz, í¡uc era su nafu raleza cu España, y [»o- 
Wóle once leguas del puerto dt» Landccho, de. doinlt; le mudó 
Juan V.izi|uez de Coronailo, nuevo leguas la li.*rra adentro, 
al valle de 'Jerrí en esta provincia de Pacar;i, que anliís esta- 
la eii la «le Garavito, y así quedó veinte l»*guas íle la mar y 
con el nombre de Curtago (¡ue lo puso el flicho Juan Vázquez 
de Coronado. 



332 



PROVINCIA DE AGUARCO. 

I 

La provincia de Aguareo^ se siguo luego tras de la Pacaca, 
en la costa de la mar del Sur de la gobernación de Costa-Rica 
yendo hacia Panamá; , es la mayor provincia de esta tierra, y 
de muchos valles, ^rios en ella de aguas muy delicadas, y así 
la más fértil y fructuosa de esta gobernación, y á donde se dan 
con gran fertilidad todas las cosas de España como es trigo, 
naranjas, sidras, higueras y toda hortaliza; tiene oro y hánse 
hallado en ella enterramientos de indios con cantidad de pie- 
zas de oro; los indios della son inclinados á la labor del cam- 
po y tienen mucha ropa. 



PROVINCIA DE QUEPO. 

La provincia de Quepo^ de la dicha gobernación de Costa- 
Rica, está más á Panamá y al leste do Aguareo; su comarca 
68 de muy grandes campos y muy llenos de caza de diferentes 
maneras; es fama que en la costa della hay perlas buenas, 
aunque los naturales no las estiman sino sean las nácara 
para unas corazas que dellas hacen. Xo es tan poblada edta 
provincia como las de atrás, pero son los indios bravos y beli- 
cosos, y llámanlos los Palenques por unos maderanáientos con 
que tienen cerrados los pueblos, á causa de la continua gue- 
rra que tienen con los comarcanos. 

ÜRICACHIUQUÍ. 

Urica-he-chiuqui^ provincia y parto última de la goberna- 
ción de Costa-Rica, por la mar del Sur, por donde se junta con 
la provincia de Panamá; no hay relación de la grandeza ni ca- 
lidad della. 

LOS BOTOS. 

Por la mar del Norte, la primera provincia de esta goberna- 
ción, entrando en ella por Nicaragua, es la que llaman de Los 



333 

B'ttos, que cae sobre el río del Desaguadero de Nicaragua; es 
tierra algo basa y de muchos pantanos, y así es pobre de pan 
y mantenimientos, porque el mayor de que se sustentan los 
ixiilios de la tierra son raices de cacabí que siembran y de (¡ue 
hacen sus cosechas y labranzas, y hay maíz y batatas. 



PROVINCIA DE TURRIALVA. 

La provincia que llaman de Turrialva^ en la dicha goberna- 
ción ilc Honduras, está pasada la de los Bolos, caminando des- 
de el occidente al oriente hacia el Nombro de Dios; es tierra 
míís alta, y de muchos indios valientes y soberbios y bien ves- 
tidos, y hay fama que hay mucho oro en ella. 



PROVINCIA DE SUERRE. 

La provincia de Suerre está en la parte y costa de la mar 
del Xorlc que llaman de Turricia, caminando h;lcia el Nombro 
lie Dios hasta llegar A las espaldas de los volcanes que estiin 
en la cordillera que pasa por medio de la gobernacií3n leslc- 
oesto, y dista el uno del otro doce leguas; es tierra y comarca 
esta de muchos árboles do frutales de la tierra muv Inieiios: 
lif nc buenos rios donde se ha hallado y halla mucho oro, que 
los indios tienen en mucho, y hacen dello por fundición hra- 
laletes. orejales y bezotes, y demás de esto tienen nuicha ropa 
V muv buena. 



PROVINCIAS DE QUACA, TARIACA Y OCOACA. 

Las provincias de Quaca^ Turicica y Ocoacu. son provincias 
muy templadas de frió y calor, y en esto senioj antes á la tie- 
rra de la otra i»artc de la cordillera que mira ;i la mar del 
Norte; hay en ella muchos valles, sierras y lomas, y quebradas 
cu que hay muchos nacimientos de oro, principalmente en la 



-1,1-^- 



[jroviiicia de Ocoaca hasta cl río ik' la Estrella, donde por ma- 
ravilla hay ríu alguno (jtiü no lct]¡,'a rastro de oro. 

r,\RTI[.LO liE Ai;.STnlA. 

£1 Castillo de Austria, pueblo de cspafiolcs cu esta goberna- 
ción de Cosia-Rica, parece haliersc Tundado en la parte de la 
mar del \orte por el Licenciado Juan do Estrada, clérigo, en 
una entrada qtic hizo cu esta pi'ovincia con cl Licenciado Ca- 
liallon por orden de la Audiencia do (¡uatimala, presidiendo 
cu ella Landccho-, pei-o despobld.sc luego. 

PUBIlTOS 1>E KATK PIIÜVINCIA, 

En la mar del Snr, yendo del occidente liacia el poniente, el 
puerto de Xicoya, ijue pcrlenece mas á Nicaragua, y seis le- 
guas mas adelante cl puerto de Lnndecho, y diez leguas de 
allí el pnerlo de Talinas, y Irointa mas adelante el puerto ijuo 
llaman de la llorradarn, y más adelante cl golfo de Osargues, 
y más adclynlo isla de Cuco. 

En la mar del \orle, á diez leguas do los términos do Nica- 
ragua U Honduras, cl puerlo de San Juan, ijue os cl Desagua- 
dei-o: cinco leguas adclaiilc el río ijnc llaman de Suerre, y el 
Mincrillo, (]ue aunrjue no sirve para navios {jívindea es bueno 
para fi'agatas y olnts vasos menores; ocho le^-uas mas adelau- 
te cstS el pnerlo de San (íerrniinio, y tras él las bocas del 
Lafro, y Inego Veragua. 

l'ur la costa del norte, corre la cosía loslc-oosto desde el río 
Ijclen, cuya boca está cu ID' y X de altura, vcinle y cuati-o ó 
veinl'j y neis leguas hasta el fioHü de C'tria"0, y ilesde allí otras 
tantas al nornorueste hasla el Puerto de San Juan, y desde 
allí norle-stir hasta cl rio de Vari oirás tantas ó mas: hay en 
esta costa los ríos, puertos, bahías, islas y cabos siguientes: 

iíío tic Ycrarjiín y déla Coíic(í;)i;i(;(i en la provincia de Costa- 
Rica en la mar del Norte, jnnlij á Yera,^'n;i, al oriente dcUa, 
seis ^í ííiete leguas del rio de Itelon, al poniente leslc-oosle. 

El Eícudü, una islela en frente del río de Veragua, una 6 



i!os leguas üpartaJa ile la tierra en la cosía de la mar del Ñor- 
le, aiiiiqui? algunos ilicon <juo no es isla, sino «luo lo paivre. 

fíalíia de San Gerónimo^ en la provincia do Costa-Hira 
eu 10"' de allnra, v donlro dolía nnas islas. 

Golfo de Cariaco, y jniito di'd nn pueblo de esto nombre con 
aljLiuiías isieías en medio, on 10" y /i. 

Punta Blanca^ on la cosía del norlo entre el golfo de Caria- 
co V el rio Sncrro. 

Querré, no y pueblo do Costa-Rica en la mar dol Norte 
ۥ11 ln" y t*. 

/íio de los liagres, al norueste del río Snei-re, dos ó tres 
loüiia*. 

Rio de /os Anzuelos^ al norueste del rio de los iJaíxres, Jos 
6 Ires le^'uas. 

lUo de VazijHez, en Costa-Hira, junto á la boca más austral 
ilel no del l)es;i«;uadero, quo. está en 1 1*" y )í . 

Sun Juan, pU'-blo y jiuerlo d'^1 Desa.urualero en la provincia 
lie Oisla-Hira en la Miar tlel Norte, el ¡meblo en IT y «/,. 

liio del Álféi'pz^ on la provincia do (iOsla-Hioa li Honduras, 
al ij»rle del pueblo y puorlo do San Juan y río del Desaj^ua- 
üero, nueve ó diez b-iruas. 

í\in Muro^ on la provini'ia do Ni''aragua do Honduras ó 
< '*«•>! ;i-!lira on medio dol río tio los Alférez y dol ríf) do Aycropa. 
liti» de Aifrrepa, on Honduras •*» Coslii-liioa al sur tlel río 
lliart* cijuiu cuatro <'i riuco louMias. 

íiétí de ¡hari\ i-nln* l.i pri»vincia do Honduras y (^.osta-llica 
la iKxa «Ifl i'ii... V su naí'iniioulo ni los rdulinos de Nicara- 
gua, <¿uatiinala y Hunduras d"S'ii* tlundo ciirro iiasta la mar 
«iel Norte más do dif/ b'^'uas, j-asi lo>lo-ooslo. 



COSTA DEL SUR DE ESTA PROVINCIA DE COSTA-RICA. 

/do de Parda ó dr I*aris, on '.)" «lo ;iUura. 
J'mda de (iurrra, norlo-sur dol río do Paril:i, «'U K' y */,. 
Oih'f dit Suida María, Icslo-ooslo di- Punta do (¡in*rra on 8". 
Coifo de Chica, adelanto do Cal»o do Sania María. 




I 



336 

Sahaco, isla de la mar del Sur en el golfo de Chica, junto al 
cabo de Santa María, una legua y legua media de largo leste- 
oeste. 

hla de Santa María, en el golfo de Chica, en la parte más 
occidental del leste-oeste de la isla de Sabaco. 

Coyha, isla en el golfo de Chica, al norte de la isla de Santa 
María, una legua ó dos. 

Cabo Blanco, en Cosla-Rica, á la mar del Sur en 9**. 

Isla de Santa Murta, una isleta, la mayor de tres ó cuatro, 
en la mar del Sur de Costa- Rica, norte-sur de cabo Blanco, á 
dos y á tres y á cuatro leguas del. 

Puerto Escondido^ en Costa-Rica en la mar del Sur, entre 
unos baxios y tres isletas que esUín en 9» y »í. 



TABÚ GENERAL DE LAS INDIAS DEL MEDIODÍA. 



DESCRIPCIÓN GENERAL DE LAS INDIAS QUE DICEN DE MEDIODÍA, 

Y DECLARAGIÓM DE LA TABLA PRECEDENTE. 

De las dos partes integrales en que se dividió la demarcacióu 
y tabla universal de las Indias, la que llaman del Mediodía, 
como en ella queda dicho, es todo lo descubierto desde el Nom- 
bre de Dios'y Pananiíl y costa de Tierra Firme para el estre- 
cho de Magallanes por la mar del Norte y mar del Sur, en que 
so incluyen las provincias de Tierra Firme, Nuevo Reino, 
Perú, Río de la Plata y Chile; en las cuales hay el Vireino 
del Perú y cinco Audiencias que son, la de Panamá, la del 
Nuevo Reino, la de Quito, la de Lima y la de los Charcas, y 
nueve gobernaciones, sin los distritos de las Audiencias, y doce 
asientos de oficiales de la Real Hacienda y Cajas Reales, y una 
Casa de Moneda. Las gobernaciones son, la de Veragua en el 
distrito de la Audiencia de Panamá; y la de Cartagena y Santa 
Marta del distrito de la Audiencia del Nuevo Reyno; y las de 



J37 

f*opayaa. la que llaniaii de la Canela, y la de Sou Juan de Sn. 
íitias, que por otro nombre dicotí de Igualsorgo, del distrito do 
la Aodiencia de San Francisco del Quito; y la del Río do la Pla- 
^ y Chile, islas de Salomón, que en cíeita manera están su- 
honlioadas & la Audiencia de los Reyes; y la de Tucuman, que 
*s dtl distrito de la Audiencia de los Charcas. 

L-os asientos de Oficiales propietarios y Cajas Reales son, 

Paturaá, Cartagena, Santa María, Sania Fe del Nuevo Reino, 

Sao Francisco del Quito, Lima, la Asunción en las provincias 

^ Bio (le ia Plata, la ciudad do la Piala ó Potosí, donde está 

laCuado la Moneda, la ciudad de la Concepción en Chile. 

™i lodo lo descubierto y poblado de estas partes dol Mediodía, 

"*y fien pueblo? poblados de españoles, y en ellos como trece 

""I quinientas casas de españoles, mas de los dos mil enco- 

nieniloros, y los demás pobladores y tiataales. Los indios, en 

***** Indias del Mediodía, no están reducidos i, poblaciones 

"""W Su las de la parle del norte, y así no se ha podido hacer 

^^ Ia lisia de los pueblos doUos mAs do que, entre pueblos y 

'*^'w»e8, habrá en lo pacífico como tres mil, y en ellos y en 

•fiemas parles coran ochocientos ochenta mil indios tributa- 

'*'*• sin los niftos, viejos y mujeres, y los que se esconden y 

"ortan en laa tasaciones. El estado espiritual de estas partes ó 

«ias je¡ Mediodía se divide, como las del Norte, en dos urzo- 

'^í*'**Joa, que son el de los Reyes y ol del Nuevo Reino, y ocho 

Po* sufragáneos ú ellos que son, el obispado de Panamá, 

y"*'", los Charcas, el Reino de la Piala y Tucuman, y los do 

^*'*cepcirtn, y la Imperial de Chile, sufragáneos al de los Re- 

J~» y el de Cartagena y Santa Marta sufragáneos al Nuevo , 

J^^; en los cuales hay... monasterios de Franciscos y... 

I ****minícos y... de Agustinos y... de la Merced, uno de la 

( "^"tmflia y un distrito de la Inquisición, cuyo asiento es en la 

^"•dde los Reyes en el Perii. Aunque por ser tan distantes 

' *^Mada8 estas provincias, no pueden dejar de ser diferentes 

"'^Pleí y calidades: convienen entre sf. las que estJÍn do la 

t*\uiaocci¡|] para el Norte, en ser muy húmedas y lloviosas y 

•*oejaoies á las otras do la parte del norte; las que están de 

^ B^tiinoccUI para el sur, son mis enjutas y templadas de 




33fi 

Sobaco, isla de )a mar úcl Sur en el golfo de Chica, junto al 
cabo do SanUí María, una iDgiia y Ic^ua media de largo leste- 
ocslc. 

lela de Santa María, en ol golfo de Chica, en la parte más 
occidental del Icste-üesle de la isla de Sabaco. 

Coyba, isla en el golfo de Chica, al norte de la isla de Santa 
María, una le^'ua ó dos. 

Caho Blanco, en Cosla-Rica, >\ la mar del Sur en 9". 

lita de Sania Martn, una isk-la, la mayor de tres ó cuatro, 
en la mar del Sur de Cusla-Ktca, norte-sur de cabo Blanco, ú 
dos y !i Ircs y ¡i cuatro leguas del. 

Puerto Escondido, en Costa-Rica en la mar del Sur, entre 
unos baxios y tros isletas i|uo esLin en 'J' y .«( , 



TABLV GENERAL HE LAS 1NDL\S I'EL MEDIODÍA. 



DESCRIPCIÓN GENERAL DE LAS INDIAS QUE DICEN DE MEDIODÍA, 

y derlahacii'ik de i.a taiji.a pjikckdente. 

De las dos partes iiitoi:raleseii(iao scdiviilii» la dcmarcacióa 
y tabla universal do las Indias, la que llaman del Mediodía, 
como en ella i|tieda diolio, es lodo lo doscubiorlo desde el Xom- 
brc de Diüs'y Panamá y costa de Tierra Firmo para el estre- 
clio de Mairallaiies por la mar del Norte y mar del Sur, en ijuc 
se iiicloyon las provincias de Tiorra Fírcne, Nuevo Reiuo, 
Pcrií, R[o de la Piala y Cliile; en las cuak's hay el Viroins 
del Perú y cinco Audiencias ijue son, la de Paiianiii, la riel 
Nuevo Reino, la de Quilo, la de Lima y la de los Oliai-cas, y 
nueve goliernacionos, sin los distrilos de las .Vudiencias, y doce 
asienlos de oüciulcs de lalteal Hacienda y Cajas Reales, y una 
Casa de Moneda. Las gohernarioacs son. la de Veragua eu «iV 
distrito de la Audiencia de Pauamá; y la de Gartafíena y SaiiXa 
Marta del distrito de la Audiencia del Nuevo Revno; v las «ÍJ 



337 

f^payaD, la giic llaman de la Canela, y la do San Juan do íia, 
linas, que por olro nombro diceu (le tgualsorgii, del distrito tlií 
In Audiencia de San Franciüco del Quito; y U del lUo de la Pia- 
la, yChile, Islas dn Saionuín, que en cioila manera estdii su- 
bordinadas & la Audiencia do los Royosi y la de Tucum^n, 'luo 
es del distrito de la Audiencia de los Charcas. 

Loa asÍ3nlo<i de Ofirialeí propietarios y Cajas Reales son, 
PauamJ, Cartagena, Santa Marta, Santa I-'cdel Nuevo Reino, 
San Francisco del Quito, lAmii, la Asunción on las provincias 
del Rio de la Plata, la ciudad de la Plata ó Potosí, donde está 
la Casa do la Moneda, la ciudad do la Concepcii5ii oii Chile. 
Bn lodo lo descubierto y poblado do estas partes del Uodíodta, 
hay cien pueblos poiilados de ospañolefi, y en ellos como trece 
mil quinieuLos casan de cspañolcíi, mas de los dos mil enco- 
menderos, y los dem.ís pobladores y tratantes. Los indios, en 
estas Indias del Mediodía, no esUln i-oilucídoa & poblaciones 
como en las de la parle del norte, y asi no se ha podido tiarer 
l>Íen lü lista de los pueblos dellos más da que, entre pueblos y 
naciones, habr;í eu lo pacidco como tres mil, y eu ellos y en 
las demjis partes cumo ochocientos ochunta mil indios tríbuta- 
rigs, sin los nifios, viejos y mujort-s, y los que so Rsconden y 
hurtan en las tasaciones. Et estado espiritual de estas partes ó 
Indias del Mediodía se divide, como lasdcl Norte, en dos arzo- 
bispado!', que son el de loa Ruyes y el del Nuevo Reino, y ocho 
obispos suTragílneos ií ellos que son, el obispado de Panamá, 
Qttilo, los Charcas, el Reino de la Plata y Tucuqian, y los de 
U Concepdila, y la imperial do Cliile, aurragáneos al de loa Re- 
yes, y oí de Cartagena y Santa Marta surragáneos al Nuevo 
Reino; en los cuales hay... monasterios de Franciscos y... 
lie Dominicos y... de Agustinos y... de la Merced, uno de la 
iCompañfa y un distrito de la Inquisición, cuyo asiento es en la 
íadad de los Royes en el Perú. Aunque por ser t<tn distantes 
.apartadas estas provincias, no pueden dejardeserdirerentca 
iples y calidades: convienen entre si, las que están do la 
linoccial para el Norte, en ser muy hiímedas y lloviosas y 
ejantos & las otras de la parte del norte; las que están de 
'^Qinoccial para el sur, son mils enjutas y templadas de 



33« 

calor: los veranos ó íaviernosdellos, ijuo llaman cuando 13 
y rlcja de llover, son díTereales según la posid<Sn de las Üen 
mas que por la constelación dol ciclo, en las tierras c^pedal-J 
mente que están dentro del trópico de Capricorno para 1a E 
iioccial, adonde, como en lo general quedadicho, en una n 
ma altura y paralelo, cuando cu las provincias del Poní yT 
de la PIaU «« verano, que es en los meses de OdEtbre i 
Abril, que son los dias mAs largos do aquellas parles, c 
rierno en las sierras do los Andes y GoUao desde Quilo á loi 
Charcas, y en los meses desde Aliiíl para Octubre, cuando lot 
días son nids cortos, el verano y la producción de loa frutos f 
en l:is otras parles invierno cuando en estos es voraao, y I 
días son en a<iuellas los más cortos del año, como del Tr6|ii 
para el Estrecho sucede lo mismo, al contrario de las < 
parles septentrionales. 

Dinse ert eslas partes de todas las Trutas de EspaiVa, ( 
las Indias del Xorlc, aunque no con tanto vicio generalmente, 
y así las semillas y hortalizas y las dem43 cosas que de E 
han traído dan fruto y simiente sin perderse, como en al 
de la mar del Norte, adonde por la demasiada humedad uofi 
liQcaii muchas dellas: el trigo y cohada, y aidcar se da q 
bien casi en general en todas partes, por ser tiorrati' frescas, ) 
ganados todos de España en muy grande abondanria: y c 
queda dicho en la declaración de la tabla general, desde la o 
dillera de los Andes, ijue va desde la costa do Tierra Fin 
hasta el Estrecho por la mar del Sur, es toda lierra do i 
oro y plata, y al contrario, de muy poco ó ninguno, lodo lo q 
hay desde alH para el oriente y provincias del Brasil y BfO 
de la PlaU. 

No se hallaron tan pobladas estas provincias de íudioa iu> 
(orales, auuquc en toilaa hay hartos, como las Indias del No 
te; pero los indios parecen de mejor talle y mSs CApaces, 
QO eran tan desordenado» en vicios, aunque idólatras con n 
nos abominaciones que los del \ucvo Heiuo, & indios do b 
Nueva España. 

Hubo en estas partes del Mediodía un imperio, c|uc ftifi a 
los Ingas, como en las Indias del Norlc el Mexicano, ooi 




339 

«ale |)arocc haber procedido de liranfa; y así, on todo lo que al- 
canzó, que Ia¿ d^do Quilo hasta Chile, los señores dól reina- 
ron muy absoluta y tiránicamenle y no sia alguna grandeza 
y mageelad. Gn todas las otras parles, los indios carecían de 
reptiblica y gobierno poniuo lodos oran bohclrías; y la mas co- 
mún idolatría que tuvieron fue la adonición del sol, y on mu- 
cbas partes no curaban de dioses ningunos, como cu las pro- 
viudas del Río de la Piala y el Estrecho, adonde los indios son 
más grandes y bien dispuestos que on las otras parles de las 
Indias; y cerca del Estrecho se faan hallado hombres de mds 
«le diet palmos alioa, como dello y de las navegaciones parti- 
culares cTe cada provincia so hará particular relaciOn, eu la 
descripción particular dellas, demás de lo que queda dicho en 
la hidrograíia general y declaraciiin de la segunda tabla. 



TABLA DE LA AUDIENCIA DE PANAMÁ. 



OESCRIPCIÚN Y DIVISIÓN DE LAS PROVINCIAS DE TIERRA-FIRME. 

De la parle austral de las Indias y de la demarcación de 
CasliUa, que so dividió la tabla genera! de la demarcación, la 
primera de que se ofrece tratar es la que so dice Tierra-flrme, 
por ser la primera de aquellas provincias que se descubrió, y 
que se ofrece yeudo de España al Pei-ü, Costeóla Rodrigo de 
Bastidos aüo de 2 (ISO'í) y llamó Tierra-flrme la costa que hay 
desdo la Margarita hasta el Rio del Darien, á diferencia de las 
islas de la mar del Norle, que por aquel tiempo hacía poco quo 
s habían descubierto, y continuando el descubrimiontodo la 
costa hasta el Nombre de Dios, extendieron el nombre basla la 
praviucia do Pauaniá, que vino después á llamarse señalada- 
mente Tierra-flrme, y por otro nombre Castilla del Oro, por lo 
nucho que se halló en esta provincia al tiempo de su descu- 
lirimiento: que también las gobernaciones sobredichas se cuen- 



310 

Mti on ella y describirán debajo de la Audiencia i 

Reino, cu cuyo dislrilo cst.íit; que iio riiltaii parecci 

tarín mejnr en la de Panaoíd, princi palmeóte la do Cartae^tia, 

por eslar tan cerca dclla y el camino tan fácil y hrere por 1a 

mar. y muy lejos y dificiiliosa para el Nuevo Reino. 



DESCRIPCIÓN DE LA AUDIENCIA DE PANHIA 



La provincia y dislrtlo do la Audiencia de Panamá, ó 
rra'flrme, que onlre todas las Audiencias de las Indias i 
que más pequeño distrito tiene, es comprendida entre ol mcri 
diano IT y 81" do lotiRÍlud del meridiatio de Tolrdo, y cntl 
7' y II* de altura; por manera que rione & tener de loo^toj 
lestc-oesle, desde el rio del Darien y golfo de Uruba, pordom 
se junta con la goberiiarióu de Cartagena que es del ÜM 
del Xuevo Reino, ochenta ó nóvenla legua? bast* lo« QnMil 
la gobernacirtn de Veingua y principio do la de CosU-ltv 
por do parle términos con la Audiencia do Guatimola; y o 
te-sur lendr.1 cincuenta ó sesenta leguas por lo más ancha, ; 
en partes no miís que diei y ocho. 

Divídese el distrito de esta Audiencia en la provioi 
Panamá y provincia de Veragua, que entrambas son muy p 
quenas, y en ellas hay solo siete pueblos de españoles, y ( 
todos olios como ochocientos vecinos españoles, ninguno d 
encomendero sino lodos pobladores y tratantes, y algunos mi- 
neros: proveía el Audiencia Corregidor de Nicoya, que esli cu 
los confines de Nicaragua y Costa-Rica, hasta el aiko do ( 
(15641 que se metió en la gobernacidu do CosLa*RÍca, 

Fué gobernación esta provincia desile ttl tiempo de su c 
cubrimiento, al principio sujeLí A la Audiencia delaEitpañol 
y después A la ciudad de los Reyes, por la correspondeoí 
que de necesidad ha de tener con los gobernadores do) I 
por ser paso para aquellas provincias, hasta el at'io de 38 <; 
80 fundd la Audiencia, subordinada lambico al Virey del t 



341 

cuyo dislrilo 03 tao pequeño, porquo la ocasíóu de su Tuiída- 
cíúii es m'is por ol despacho do las Ilotas quo van y víeneu al 
Perú que por otra aecesidad, y nf>i se volvió á qtüLar y bacer 
goberuacitín, sujeta tambíéu á U Audiencia de los Keyes, por 
vi a^ de áO, parcdcudu que hc podfa uscusar; y después, aúo 
(Je 63, se volvió á fuiídur liaslu agora. 

Aunque al ti'impo del descubi-imieiito de estas provincias 
hubo cantidad de indios en ollas, ricos de oi-o, idólatras y vi- 
ciosos y muchos brujos, y que ao creía» la iumortalidad del 
áiiiiua, que se lian acabado coa la^ guerras, el año de esta 
suma, en toda la provincia de Panainü ya no habla do cinco 
ó seis pueblos arriba, y eu ellos como trescientos ó cuatrocien- 
tos indios Ubres do tributos, por su pobreía, y sin encomende- 
ros, mas de sujetos á sus caciques, A i]uiea dau alguuos días 
de trabajo para sus sementeras. 

Hay dos Oficiales Reales eu esta provincia. Contador y Fac- 
tor, y una casa ó dos de fuudiciOíi en Veragua; la hacienda y 
renta real en estas proviucias cuusisle, princlpalmoutc, en los 
derechos del almoxarifazgo de las mercaderías que van de Es- 
{>aria al Perü, y en algunos quintos de las minas que hay eu 
Veragua, cuyo valor es poco. 

Uay en el distrito de esta Audieucia solo el obispado de Pa- 
namá, que tiene por cercanía la gobernación do Veragua, y 
sus limites, que son los mismos que los de la Audiencia; hay 
-solos Ites mouestcrios de frailes, y como utia docena de cléri- 
jgos en todo el distrito de la Audiencia. 

DescultriÓ esta proviuda y la mar del Sur Vasco Nuñez 

^e Balboa, el año de 13, y tomó la posesión della en nombro 

^eS. M.; coaieuzola ú poblar después Pedro Arias de Avila, 

^rimei-o gobernador della, la cual se llamó l'anamá de un 

.ciquc que babia en esta provincia do este nombre. 

El temperamento do esta tierra es aialo y enfermo, princi- 

.ntenle do chimaras do sangre, de que mueren muchos, por 

per muy hiíraodo y caluroso, principalmente desde Mayo has- 

1 Noviembre que corren vendábales y vientos del sur, coa 

ue hay muy grandes y continuos aguaceros, y el aire muy 

errado de nieblas y vapores gruesos; y así llaman á este 



liempo d invierno, y A lo^ otros meses verano, ponqué en esto 
meses cesan los vemJabales y corren lestes y nortes que i 
uan el cielo, auutiue algunas veces con ellos lainbi¿D bsj 
aguaceros y muchas lluvias, y por pasar por tierras pantaiu 
sas cansan enfermedades, ann<]ue no son tan malas coaio I 
dt'l otro Uempo. El suelo es muy íspero do montañaa y emlu^ 
razado de pantanos y río^, y generalmente la tierra loda « 
estéril y falta de muchas cosas, porque no se ila en ella seíaíti 
ninguna, sino sea mair y poco; y así viven do acarreo, y i 
proveen de Santo Domingo y las Islas de tasajos, axucar, puei 
eos, gallinas y mula^, y del Peni y NicaragiiA de barira ] 
biicocho; aunque en algunaís parles hay vacas y buenos p 
los, y crLideros de ganados. 

Hay en toda esta provincia muchas muestras y minas ( 
oro, aunque so saca poco por la falta de los. indios; y en la] 
costa de la mar hay ostiales buenos de perlas y algunas pcaqu»; 
rías deltas, donde las sacan, los que quieren, con sus ne{ 

Tiene esta provincia en la ciísta de la mar del Norte y i 
Sur diez ó doce puertos buenos, y los tros 6 cuatro frecueniai 
dos, sin otras muchas bocas de ríos y desembocaderos, i 
que en la hidrografía do esta provincia so harA desenpc 
particular. 

El camino más frecuentado de este distrito es el del JVími 
de Dios hasta Panamá, que son dicx y ocho leguas por tiei 
de montes muy ásperos, Wos y cii^nagas de malos paso», por 
donde con íirrias de quinientas ó seiscientas mulait que an- 
dan de ordinario ú la Iragínerfa, y por el rio de Cbogre coq 
barcos, hasta las ventas do las Cruces, se pasan y tragiaoain U 
morcjiderias que de España se llevan al Perd, que son mu 
y la plata y moneda que de alLI se trae para el reparo de 1 
caminos, que continuamente es menesler por las cuestas j 
aguaceros continuos que las desbaratan. Tieno la eladad i 
Panamii y villa del Nombre de Dios negros comprados ( 
entienden en ello, y al Nombre de Dios le está hecha .mm 
de cierta imposÍcÍ<3n eu l.ig niercaderfas', en recompensa de et 
gasto. 



DESCRIPCIÓN PARTICULAR DE LOS PUEBLOS DE ESTA PROVINCIA. 



La ciuilJid do Panamá, ou 82* de longitud del meridiano ilc 

Toledo, y 9" de longitud. Je quien distarA por un circulo mn- 

jo»"... leguas, en U cosía de la mir del Sur, diez y ocho lo- 

P™** del Nombre de Dios: habrá en ella como cuatrocientos 

Vecinos, aua<]ue unos dicen mils y otros menos, todos 6 los 

■**« mercaderes y Irataates, porque no hay en la tierra indios 

■• otras grangcrfas para poder vivir si no la mercadería. Es 

*^***«i *»ia dudad de esta provincia, y asf han residido en 

■*** siempre los gobernadores, cuando los habta, y ahora resi- 

•lo la Audiencia, en que hay un Presidente y cuatro oidores 

"*** Uu fiscal y los demíís oficiales de la Audiencia; y la ciudad 

soijeruada por dos alcaldes ordinarios. Residen en esta ciudad 

**• Oíitialee Reales, que son Tesorero, Contador y Factor, que 

" Porsu rueda A entender en el despacho de las Ilotas del 

on%t>re de Dios, y los aprovechamientos y quintos de Vera- 

^^» y toda la plata y oro que viene de las provincias del Perú. 

^*^ C\iardarlo solamente, sin poder tocar i ello hasta quft 

**'* flota con que poder enviarlo. Las rentas Reales de esta 

***ia»4 son poca», por no haber en ella aprovechamiento nin- 

**<> ni cobrarse almoxarifazgo de las mercaderías, por habor- 

fka.£ado en el Nombre de Dios. Reside cu ella la catedral, des- 

. ^i arto do ÍO que se erigió el obispado de Tierra-firme, que 

. *^.[iwron Xueatra Sertora de la Antigua, sufragánea al Ar- 

[ f. ■■«pado de los Reyes, cuya erección es como la de la Bspa- 

[ (_*■*■ ' en la catedral residen dos ó tres dignidades y otros tan- 

C^aniíoigos, cuyo valor os poco por no haber diezmos de 



* B>^ 



^■^ 



*sgerias ni crianzas. Hay en esta ciudad raonesierios de 
Prancisco, Nuestra Señora do la Merced, y Santo Domin- 



»^ y en cada uno como tres ó cuatro religiosos cuando más. 

j^*Tibló esta ciudad aííodcíO Pedrarias de ,\vila, primero go- 

■ ^^ *^liíor dcUa, y por su mandado Gaspar do Espinosa, su al- 

^^'^^áe mayor, y llamóse Panamá del nombre del cacique, de 




314 

qnicn se dijo asf toda la pravincía; j- su silio es junto á Ib mar 
del Sur, rodeada de una laguna, que por una parte la rodi», y 
asi tione poco «itia y mal asentado, y por lo» Tapón» ijae de 
la laguna salen ea enferma, prindpnlmciKe con los rieiitos 
nortC!* y brisas que pasan por la tiorra; al contrarin del Kombre . 
de Diot, adonde los vientos del sur por la misraa razto son U» i 
más enfermos. 

En la comarca de i's;ta ciudad liay ahnndancia de rata ón 
venados, pavos y patos, y aunipie es fértil de pastos buenos y 
c.inipoá para eríaderos de ganadoü, Ae qno hayonatiundoncúi, 
no se coge trigo, ni cebada, ni otras nemiilas, ni maulení- ' 
míenlos, salvo maiz; es abundante de caza de Tololeria, y 
muy llena de ríos de mucho oro, y mucho pescado y caima- 
nes en ellos; y en la costa abundancia de porlas, que las pescan 
los que quieren, y en la mar muchas ballenas, que segtlii di- 
cen, llegan hasta Tumhei: y no pasan ilo alH. Hay abundancia 
de maloriiiles para t-dificar, teja, cal, ladrillo y madera. 

Pocos aúos b.i, que en la comarca de es'.a ciudad hahta cnalro 
pueblos de indios, quo eran Chepo, y Cerro de Cabra, y olrt» 
dos, los cuales so li-iu nilucido lodos A Clicpo. 

KL PltenTO DS PANAUít. 



El Puerto de Panamá, es puerto pequeño, qoe de b 
quedan los navios en seco; es su travesía sur y stidnesle. i 
Buducsto: do verano surgen los navios cu la playa, oit un an- 
cón grande que se hace junto al puerto, y de iavicroo en «1 I 
puerto de Perico, que e!>t.-I dos leguas y media al ues-sudo8lo: | 
á la redonda á&\, por la parte del poniente, tiene un arrodlé deJ 
peñas descubierto, y casi en el medio tiene dos peñas, Ifym, . 
en el que se suelen desfondar muchos barcos; vacía U i 
desde el puerto toda la playa hasta las dos partes que hay ti 
ta la isla de Perico, y esto oa de veinte y cuatro ñ veinte yJ 
cuatro horas. 

Tiene la ciudad de Panamá por propios una aduana ó Tenfail 
que llaman Casa de Cruces, donde llegan las mcrcadcrfas por 4 
el rio de Chagre arriba, la cual está cinco leguas de la tlicha J 



.145 



ciudad, tic muy mal camino y de pasos muy trabajosos, prin- 
cipalmentü cuando llueve iiuicho, quo so adereza á costa do la 
ciudad, eu sitio niuy biimodo y eurermo auiKjue proveído do 
caza eu verano. Ticno la cjksa cuarenta y sielo cilmaras, en que 
so encierran todas las mercaderías cu poder de un Alcaide, que 
ta ciudad tiene puesto allí con ctiati-ocicntos pesos de plata do 
salario y bueuas fianzas, al cual se entregan las iiiorcaderias 
y él las vuelve & sus dueños por cuenta y razóu , y su asienta 
cu iin libro que para ctlo licué; asi mismo tiene por propios 
otra venta que llaman de Chagrc, que está junto .1 el camino 
de Panamá al Nombre de Dios, seis leguas de Panamá y doce 
del fíomhre de Ilioit, y cuatro dií la Quebrada, y tres del rio 
Pequeño. 



La ciudad del Nnmbre de Dios, en 18' y X de longitud del 
tiieridiauo de TolL>do, y lO^casi de altura, diez y ociio leguas 
de Panamá, es pueblo de ciento ciucneiita ó doscieulas casas, 
cuando liay Hola, que cuando no las miis dellas csUln vacias, 
todas de mei-c-idí-ies y tratantes; sujcla en lo temporal íí I:i 
Audiencia de Panamli, que pone eu ella un alcalde mayor; no 
hay Oflciales Reales, sino los que van de Panamá á entender 
eu el despacho de las Ilotas; y en lo espiritual de la didccsís de 
Ptaiamá; el obispo pone en íl un cura y un vicario. Gomeu- 
lóle á poblar Diego de Nicuesa, que viniendo mal parado de 
Veragua hizo en el cabo del Marmol, donde agora está, una 
fortalecilla que la llami) Nombre de Dios, para ~d efe ndcrsQ de 
]09 indios. Es pueblo muy enfermo, principalmente en los me- 
. «es de Mayo ii Noviembre que llaman el Ini'ierno, cuando es 
oí temple de la tierra muy caluroso y hiimedo y de muebas 
aguas, truenos y reUmpago?, y así muere mucha gente en ("I. 
Cuando las ilotas llegan á estar allá por este tiempo dicen que 
en cada armada quedan de trescientos hombrea arriba. 1.a» 
casas son todas de tablas y madera, aunque en la tierra no 
falta «iiarejo de piedra, cal y teja para edificar; y beben de un 
cauce de agua que sarán de un rio que llaman del Falor, 



t^Ai 



34C 

porque aunque tienen otra que llaman de la Chorrera, no osan 
tollos beber della porque Cürrompe 4 causa de ser muy delgada 

Es pueblo muy sujelo 5 cosarios y sin derensa, porqae i 
hay eu 6\ fortaleza aiuguna más de seis pieías de bronce ( 
la playa, dos grandes y doa medianas, y las otras dos peque 
ñas. La comarca de este pueblo es muy estéril do Tratos 
maulen i mientos,4X)rque iio se dan en ella semillas uíjigaa 
como en lo general de esta provincia queda dicho: ocho legua 
dol Nombre de Dios y iliez de Panamá, junto & un tio pequeü 
de donde se parlen los términos de la una y la otra ciiu 
)uy una venia por propios del pueblo, que arrieuda y i 
A su costa. 

El camino de Panamú & Nombre de Dios por tierra es mali 
simo, de montañas, de arboledas altísimas, y ciénagas j der 
ribadcros, que con la mucha agua que llueve se dL-sbarataluQ 
(JO, y dcmiís de lodos los negros cimarrones que andan ei 
esla provincia, que el aíio de 74 dicen que son de tres mil a 
ba, audaii en aquella parte y andan seguros, que no hay órdei 
de podellos debelar por la fiagosiüad y aspereza de la tíorra qtM 
es inci-cible, y es muy cerrada de maleza y espinos, por dondi 
los negros so meten, porque andan untados con uu betún qiu 
los defiendo de las espina?. El otro camino que hay para ii 
del Nombre de Dios & Panamá por el río de Chagi-e, no es t; 
lisporo de caminar, por ser el rio arriba hasta la venta deCrU' 
CCS, que est;! cinco leguas do Panamá: lo quo queda por tierra 
es asperísimo y malo, como queda dicho, aunque camino rasí 
lo m^s; aunque lambicn el río no es navegable, por falta d< 
agua, en Enero, Febrero, Marzo y Abril, cuando no llueve. 

El sitio de esta ciudad es junto al puerto, quo es grande ] 
r.ipaz, aunque el fondo dicen que se va disminuyendo, y quB 
si no se remedia ha de venir á perderse. A la entrada del, i 
la parte dol poniente, lieue un airocife grande, cubierto coc 
poca agua, y algunas veces queda descubierto como en la figu- 
ra siguiente se representa. 



topografía del puerto del nombre de dios. 



El pueblo do Naian esUi eti D' do altura, treinta leguas de 
S>aaaiii<1 al poniente, en la coslu de la mar del Sur, de treinta 
casas de españoles; las casas do paja ó bohíos: no consta do 
3U fundación, ni do las otras calidades de su comarca, mds de 
que es gobernado por dos alcaldes ordinarios, y que líeno on 
»a comarca cuatro pueblos de indios en que habrá como cien 
fecinoft tribuíanos; conviene á saber, CubiLi, que tiene treinla 
vecinos; Párela, voinle y siete A treinla; Puerto de Caldera, 
doce. En las cartas de Sania Cruz se halla un pueblo quo pa- 
rece haber sido de españoles, en la costa del Nombre de Dios, 
que se llama Acia, del cual no so sabe más. 



DESCRIPCIÓN DE LA PROVINCIA Y GOBERNACIÓN DE VERAGUA. 



La provincia de Veragua, que es enlie las provincias de 
Cosla-Rfca y la del Nombre de Dios y Panamá, no tiene li^r- 
minos ciertos por la parle del poniente, por donde se junta 
con Costa-Rica, aunque dicen quo se junta por la costa de la 
mar del Norte con ella por el río de la Estrella, que entra en 
el archipiélago 6 golfo de Carabaro, y con la provincia del 
Nombre de Dios se junta por la dicha costa en el rio deCoclc, 
que es siele leguas al oriente del río de Delon: por la costa de 
la mar del Sur parte términos con Panamá por elriodeGatu- 
que esLií ocho leguas de Natán más al poniente, por donde se 
junla también con Cosla-Rica, aunque no tiene término seña- 
lado más de que debe ser pasada la ciudad de Carlos, que está 
en la dicha costa cuarenta 6 cincuenta leguas al poniente del 
dicho río de Cíalu, que será lo que esta dicha provincia tiene 
de largura leste-oeste; y norte-sur debe tener por donde me- 
nos veinte y cuatro ó veinte y cinco leguas, y por donde más 
treinta 6 cuarenta. Hay on esta provincia cuatro pueblos de 



348 

cspaíioles, Ires ciuilades y uua villa, y un asieiUo de mlaas, 
en los cuales Itabrá como denlo noventa ó doscieulos vecinos 
españoles, anles raeuos i¡ue más, lodos pobladores, mercade- 
rps y Iratantes porque no hay indios de repartí mienlo, á causa 
de ser pocos los de )a tierra, y esos estar todos alzados y. de 
guerra. Bs esla gobernación á provisión de S. M. y del dis- 
Lrilo do la Audiencia y obispada de Panamá, y no hay Oficia- 
les Reales eu ella aiuo tciiionlos de los de Tierra-firme. 

Descubrió esta provincia Cristóbal Colón, año 15Ú2, ijue la 
fué costeando; y año de 8 la fué & poblar Diego de Nicuesa, 
que se volvió desbaratado sin haber hecho nada; y año de 36 
Felipe Gutiérrez volvió della también desbaratado; y por ha- 
berse contentado de la tierra Cristóbal Colón, se señalaron d& 
merced cu ella í donde liUis Colón, su hijo, veinte leguas en 
cuadro, año de 37, desde el río Belóu inclusive hasta la bahía 
de ^arabaro ó hasta donde llegasen, con lítiilo de Duque de 
Veragua, el cual envió el año de 46 ú poblarla á Cristóbal úe 
l'eña, que se volvió sin haber hecho nada: y año de 5fi hiío 
dejación della el dicho almirante D. Luis, y lucgo P'rancisco 
Vázquez, vecino de Natán, la fué & poblar con titulo de gober- 
nador, habiendo capitulado con el licenciado Moiuarái, go- 
bernador de Panamá, en nombre de S. M., con quien tuvo 
despuL^ de descubierta diferencias sobre queréi-sele entrar en 
ella, y al Da le venció en batalla, y descubrió la mayor psrfe 
de osla provincia y pobló ea ella dos ciudades. 

El temple de esta provincia es muy hiimcdo y calionle, y 
asi no se tiene por sana, aunque al principio se tuvo por más 
enrerma; es tierra monlnORa, toda llena de monte y cerrada da 
malezas y grandes arboledas de palmares grandes, hobos y 
ciruelos, y muchos platanales, y asi no hay pastos ningunos 
ni ganados, ni se coge ni da trigo ni cebada, sino poco maizy 
algunas hortalizas deEspaña, como rábanos, pepinos, lechugas; 
y el ganado para carne se lleva todo de fuera dolía, aunque hay) 
en la tierra venados, pei-dices y codornices, y tigueres, y leO' 
ues, y antas y muchos micos, y en la mar y ríos abundancia' 
de slbalos. 

Es la tierra toda lastrada de oro, que se halla en cualquiera 



349 

parle della que so cavo hasta uu estado, y cada negro saca por 
lo menos un pesio cada día;" y en todos los ríos y quebradas se 
hallan buenas minas y iiaciniiontos dello, y el oro llega S la 
ley, sino es en la TriniJad, y ol rio de Bcíón, que está sobro 
plata y es algo itiAs ba\o. 

CAHINOS DE ESTA I'HOVINOTA. 

Lús caminos son malos y no pueden andar recuas ni caba- 
llos por ellos, por los arroyos y malos pasos de ciénagas y mu. 
chas raíces de árboles que lo embarazan, y aunque la tierra 
no es mny áspera, hay dos sierras inny altasen ella, desde his 
minas A la ciudad de Santa Fé; la una que llaman D. Baltasar 
y la oira del Bejuco, que cada una tiene cinco leguas do subi- 
da y bajada. 

Los ríos de esta provincia no son pequofios ni posantes; son 
mochos, y algunos dellos grandes por lo mucho que Hueve en 
esta tierra. 



DESCRIPCIÓN PARTICULAR DE LOS PUEBLOS Di ESTA GOBERNACIÓN. 

L\ CONCEPClón, 

La ciudad de la Concepción, cuarenta leguas del Nombre de 
Dios al poniente, y doce al norte de Sania Fé, tiene ochenta ó 
cien vednoS españoles, y ninguno encomendero porque no 
hay indios do repartimicn^; rosiJe en esla ciudad el goberna- 
dor de esla provincia, y hay en ella tenientes de oficiales 
puestos por los de Panam'i, y un Cura y un Vicario que pone 
el Obispo della. 

Fundóla Francisco Vázquez, vecino de \atan por el cño do 
57 ó 58, siendo gobernador de aquesta provincia, y llamóla de 
la Concepción por ser íl, segiín dicen, muy devola della; tiene 
su asiento un tiro de arcahiii de la costado la mar, en un llano 
junto á un rio grande que llaman de la Concepción; son las 
casas de tablazón y de árboles rajados, cubiertos de hojas 



350 

de palma, ponjiie no hay matfirinles de piedra al oln cota. 

\o tiene piicrU), mas de U barra del rfo, ijuc cuanilo corro 
vendabol ó pouioate te cierra la parte del occidcnlo del rio y 
abre por el Morra que es al oriente, y al contrarío caando 
corren brisas. 

Bastécese esta ciudad de Nicaragua, por el Desaguadero, dA 
raaii, g;iUÍaas y tasajo, y do Cartagena y Tolíi, de mai» y da 
puercos, y de) Nombre de Dios de mercaderías de España, y 
harina de la quo se trae de! Pcrü. 

LA TtllNtDAD- 

Ui villa de la Trinidad, trev leguas de la mar junio al rlD 
de Belén y seis de la Concopción por la mar y por el rio, quo 
no se puedo ir por tJbrra, tiene treinta vecinos mineros y po- 
bladores; poblóle Alooso de Contreras, alcalde mayor de Ve- ' 
ragua porcomisián de la Audíenna de Panamá, año de 66, y 
llamóla do la Trinidad, porque en tal dfa la comenuí £ poblar: 
bay mucbo oro jualo .1 ella en ríos y inicbradas. 



La ciudad de Santa Fe, doce leguas de la Concepción y d0C8 
de Natán, londrí Ireinta vecinos, casa de fundición, y toaíen- 
les de oñciales; Tundola el sobredicho gobernador Francieoo 
Vázquez, y las casas son de tapias y adobos, y la tierra es mis 
fría y eaua que lo demás de esta provincia:: hay poco oro, sino 
esto que se saca de la comarca de la Concepción. 



La dudad do Carlos, on la cosía de la mar del Sur junto á 
la mar, cuarenta 6 cincuenta leguas de la ciudad de Santa F6 
al occidente, tendrá como veinte y cinco ú treinta reciaos 
españoles; fundóla Alonso Vazquei, hijo del sobredicho gober- 
nador, y llamóla de Cdrloi á devoción del Príncipe de Castilla 
D. Carlos: es la tierra caliente y menos sana que las otras; 



3SI 



hay pocos indios y muy belicosos, y mucho oro, pero sícaso 
poco [lor la pobrcaa de los españoles. 

El a&ieiUo do minas de la Conce[>cÍói) cslA (res leguas el ría 
arriba, en qno hay los negros de los Teciuos que \-iven en la 
dicha ciudad de la Concepción. 



^^Ric 



DESCRIPCIÓN DE LA COSTA. 



Rio de Cocle. 6 do Lagartos, jKir donde so parten los térmi- 
lioí do Veragua y el Nombre do Dios, siete leguas del río de 
BeliSp al oricnle. 

El rio 4f Belén, donde osla poblada la villa de la Trinidad, 
tres le^^uas de la Concepción al oriente; Biilieae por 61 en ca- 
noas liastA la Trinidad ijuc son Ircs leguas. 

fíio de Veragua, 6 de la Concepción, juulo ii la ciudad, por 
[•1 cual se suben canoas y chalupas dos leguas ol rio arriba y 
lio más. 

£1 Escudo, una islela enfreulc de la boca dol rio de la Con- 
cepción cerca de la cosía. 

HIo de... -al poniente de Veragua , cuatro ó cinco leguas. 

Sahia de Qarabaro, una ensenada grande llena de islas, en 
b cual eoira ol rio de la Estrella, que parte csla provincia de 
Ja do Cosla-Hica. 

fíio de Gatu, ocho leguas do Nata al poniente, por donde 
se parte esta pi-ovincia de Panamá. 

Punta de Ctterra, en 8' y S de altura. 

Caho di! Santa María, én OtrOS 8° y <i al poiiienle de punía 
3 Guerra. 



[AIDROGRAFIA V DESCRIPCIÓN DE LAS COSTAS DE LA AUDIENCIA 

plt P.lNAMi EN LA 1IAH DEL NOUTE. 




>i/o de Vraba, y lo interior dól, on 81' gr. y 8 di^ longitud, 
cual hay muchas islas basta cerca del puerto del Nombre 

f^BOS. 



352 

Itio del Darien, que áividt la provincia (lo Panamá de 
KolieniaciíJn do Cartagena; su aacimionlo en 5° d« altara, 
78* de loiigitiul, la hora ilél en el golfo de Urnlia en la 
longitud y en 7* y Jí de :Lltiir.i. 

íhierto de .Víteos, on Iti interior del golfo do taraba, cerci 
de la boca del río Darien. 

Isla de Piñat, en la rosta del golTo do Uraba, al norte ili 
Ada, ccn'ji de la isla do Timones, quince leguaü del puetia 
del Nombre de Dios, y ocho del río de Francisca. Es isla y rio 
donde los cosarios se sneleu poner para esperar la* ocasiones 
y bacer daño en iad armadas do Ins Indias. 
Itla de Comagre, entre la isla de Pinas y U isla do Caiivi 
hta de Cativa, quo parece qiio debe ser mayor quo la ida 
de Piu;is, enfronte de las sleiTaa y nos de San Olas. 

Río de Franciaea, en 93" de longitud y 10' de alliira, cayo 
naeímienlo es entre fiinamá y Nombro de Dios: subíeroa por 
¿1 franceses el año do 72 hasta la cordillera de ia siena, ha> 
hiendo sacado en tierra las chalupas. 
fíia de Culebras, rio pequeño encima del rio do Praodsca. 
fíio d-t Haiz, lú sur del puerto de Panamá, un r(o pequeño. 
Rio de Sardinas, cuatro leguas del puerto dt^l Nombro de 
I)Í08, y dos del rio do !>arditias: entraron por evln rio Los ína- 
coses en 3!) de Abril del añodc 73, cuando con los nejaros cima- 
rrones robaron más de sesenta mil pesos de plata que ae IraU 
de Panamá al Nombre de Dios. 

liio de Sardinilla, uu río pequcño, dos le;;'n¡ij del plUrtD 
del Nombre du Dios al levaulo. 

Rio del Fator, un r(o pequeño que desagua dentro del 
mismo puerto del Xombro de Dios, como tres millas de ladn- 
dad, dol cual se saca un calce de agu:i de que se bebe eo ^ 
pueblo. 

Puerto del Nombre de Dios, supra, en la descripcióa do 
ciudad. 

Rio de Campos, dos leguas dol Nombro de Dios A la pai 
del poniente del puerto legua y media; es rio pequeño, aunqi 
con cualquier aguacero crece mucho. 
isla de Baslimentoa, tres leguas del Nombre do Dios al p 



353 



^P Diento, antes de U boc^ del río Chagrc; suelea tener en ella 
los vodnos del Nombre de Dios, pinas y pUlanos y guanaba- 
t-.as, y otras frutjis de la tierra. 

/»»«^o fíelo, cinco leguas del nombro do Dios al poniente; 
Hamolo asi por bu bondad el Almirante D, Cristóbal Colón la 
primera vez lue deiírubrió esla costa; es muy bueno y capaz 

I par» navios grandes, y tiene una Isla en medio. 
Pté^rta de Buenaventura, seis leguas del Nombre de Dios y 
una de Paerto Délo. 
Puerto df Gallinas, nueve leguas del Nombredo Dios y cua- 
tro de Puerto Belo. 
Pv«r-tc dé Lans/f>sla$ , doce leguas del Nombre de Dios y 
I cuatro de! puerto de Gallinas. 

ÉTI Pórtete, diez y siete leguas al poniente del Nombre do 
T cuatro del puerto de Langostas y una de la boca del 

"'o Chagre, TÍO grande y caudaloso, diez y ocho leguas del 

de Dios, por el cual so suben las mercaderías que se 

si Nombre do Dios A Pnna.má, en barcos diez y ocho 

liasta la venta de Cruces donde se recoge, y esto en los 

'Oleses del año cuando Hueve, porque los otros cuatro 

í^^*** QUC son Enero, Febrero, Marzo y Abril, cuando no 

«. no se puedo navegar. 

*** <tí perjueni, que entra en el rfo de Chagre, tres 6 cuatro 

^***^* ab.-ijo de la casa de Cruces, en el torno que llaman de 

^Oft, nene un brazo dól desde la venta de la Quebrada, quo 

*^ Cí^mino del Nombre de Dios á Panamá. Ea rio peligroso 

*^Uiilqiiiera agua que llueva, y aunque se adereza tiene 

""lOí diaii"fl9, y peligros; en sus riberas hay grandes mon- 

y i^Dchos tigueres y leones, y puercos cayóos que tienen 

'^^bligo en el espinazo. 



t MAR DEl. SUR. 

. O, 

I J^^' y 5 de altura. 

I k. -_^ QvaHodo, junto al cabo de Corrientes, al norte 



■**<»o de Corrieixt&s, en la costa de la provincia de Panamá 



354 



Captaaga, un río 6 quebrada i^uc eslá antes del puerto 
irado, en la costa de Panamil al norte. 

Valíe de Baeza, entre el río del ArUic-ióii y otro ijue se 
Gapisaga, en la costa de (a provincia de Paaamii, dos del 

liio del Ártación, en la costa de Panamá, al sur de Xodl 



cinco u seis Ii 



juas. 



Noditese, uu río en la costa do Panamíl del Sur, 'al sur 
la punta de Pinoa diez 6 doce leguas delta, i^iie tiene á U e 
trada dos isletas. 

Punta 6 puerto de Pinos, 6 Pinas, por las muchas que ll 
on él, á la cnti'ada del golfo de San Miguel, en la provincia 
Panam;(, costa del Sur en 8° y 7 de altura. 

Golfo de San Miguel, en la mar del Sur; díjose así, porq 
día de San Miguel, año de 13, descubrió Vasco Nuñoz de E 
boa la mar del Sur, y lomó posesión della en este golfo, ( 
boja cincuenta leguas, y déla Panamá hay cincuenta, y veúl 
y cinco al golfo de Uraba: hay muchas perlas on el dicho golj 

Chiruca, un puerto 6 ensenada, gue se hace & la cntradaí 
el golfo de San Miguel, on la provincia de Panamií, al nof 
de la punta de Pinos. 

Chuchama, algiín puertczuelo á desembarcadero en eldid 
golfo de San Miguel, siete ó ocho leguas do Pénala. 

Penaca, algo más oriental qne el Negro. 

El Negro, debe ser algiin puerlezuolo ó deijombarcadero 
levante del río de la Balsa, en el golfo de San Miguel. 

Rio de la Balsa, que puede ser el que ahora llaman dcC 
gos en la provincia de Panamá, un río que entra en el gi 
de San Miguel por lo más iuteriOrdi.M,caai-erila y cÍDColc{ 
de Panamá; es río caudaloso: hállase oro en sus riberas. 

Pequebe, un puerlcKuelo 6 punta dentro del golfo de £ 
Miguel en la costa de Panamá. 

hla de Perlas, cuatro ó cinco leguas de largo norte-sur 
81° y ?í y 8 de altura, veinte y seis leguas do PanaoUl 
sueste: diKoso de las Perlas, por las muchas que antiguamec 
había en elhi. 

Isla de Palmas, por los grandes palmares que hay en cU 
tendrá de contorno poco más de legua y media. 



ffinassa, punta on la cosla de Paaainá en la mar del Sur» 

"y metida á Ja mar, norte-sur de ¡a isla de Perlas, á la entra- 

•« de/ goUo de San Miguel. 

Cw/Mr»-a , un rfo, que debo ser el que ahora se llama Chepo, 

Piiorto de la costa del Sur, en la provincia de Panamá, al le- 

*'aoic del puerto de Pauamil, cinco 6 seis leguas del; es rio de 

">Ucfia ífcgua, y eti sus riberas hay muchas maderas y aserra- 

*ro8 do cUas, y muchas seracnleras de maíz, 

Croe<»^ una punta que hace el puerto de Panamá £ la parte 

o^'tenie, 6 una isleta dellas, que está en aquesta costa. 
"«Bfc-f o ¿g Panamá, ut supra, como queda escrito en la 

rut%x.KM. dé Chame, en la cosla del Sur, entro un rio que está 
*°ia^ *^« Toboga, y otro que cslí antes de Tirameta. 

"* **« Parita, ó de París y golfo, cuya boca entraen la mar 
** ■■, por donde se dividen las provincias de Costa-Rica y 



Pana.ü 



TAÜtJV 



DEL DISTRITO DE LA AUDIENCLV DEL NUEVO REINO 



DE GRANADA. 



^^^CniPCIO» DEL DISTRITO DE Lí flUDIEKClft DEL NUEWO REINO 

Oe &BAKAUA y DECLMIACIÚN DE LA TAULA PnBCBDBNTU. 



a ***^iidicDdo por el Nuevo Reí/ 



, lo que hay en el distrito 






-Audiencia, que es la provincia y reino dicha de Nuevo 

con las gobernaciones de Santa Marta y Cartageua y 

ueoa parte de la gobernación de Popayan, parece que se 

A^ t**eDde línea recta leste-oeste desde 68* y X de longitud 

■^ ciudad do Toledo hasta 78° y X. ^ que rrapondon ciento 

^. **ta y cinco leguas á dior y siete y medio por grado, y 

. ** Ilutas y algo más norte-sur, aunque por camino ponen 

^XKCteata* arriba, y asi, según algunas relaciones de par- 



35R 

ticularos, aua iÜcaa que serán cuatrocientas de largo y ancb 
hay en ol dicho dUlríto las trcB gobernacioacR sobrediclias, 
en ellas veinte y nueve 6 Irpinta pueblos do españoles, I 
veinle ciudailes y los demils villas, y en iodos ellos como n 
ochodcntoB ó dos mil vcciuox españoles, los quinientos il 
encomenderoa , y en la mitad de los pueblos, que serán ael 
denlos setenL-i, porque los oíros no esutn tasados, cíenlo t 
tenia mil indios tributarios, sín otra mucho número i]iiecsti 
rebelados, reparlidos ou quinientos treinta y seis repartimie 
tos, los Toiiite 6 veinte y cinco del Rey, y los otros de partie 
lares. Hay Auiiiencia Real en esta provincia desdo el aiko< 
49, y un Anobispado que llene por suTragAneos á los obisp 
dos de Cartagena y de Sania Marta, comprendidos en eld 
to de esta Audiencia con parle del de Popa van, r en todos b 
brA como dieí mooesterios, sieie de Dominicos y tres de V 
ciscos. 

Todas las provincias y tierras de esle distrito son mof f 
recidas y semejantes en el temperamento de la tierra, qaeo 
niunmente es bümcdo y caliente, y frío en Ia.s partes «Itas 
levanladas, segiin la posición dq Lis lierras, que lodas a 
llenas de montañas y quebradas, y también rabana, y e 
les fértiles, y estériles á peda]»)s; y en las miU deltas r 
muestras de oro , y otros metales; todas de indios 1 
guerreros, y todos idólatras, aunque también otras no p 
dexar de ser en partes y en cosas diferentes, y asi se baiiA 
cada una dolías particular descripción. 



HIDROGRAFÍA GENERAL, 1 DESCRIPCIÓN DE IDS CAMINOS DEL OISTAiTO 

DEI- NÜKVO KEYNO. 

Por ser lan mediterráneo todo esto Reino, no bayen todoí 
ni sus confínes, otra mar ni costa más de la que tienen (ft' 
mar del Norte l.is provincias de Santa Marta y Cartagena, ' 
la cual, en sus descripciones particulares, se barí particnli 
mención , y así", solo en lo general de esta provincia liay í" 



■^ *' 



357 

dcscrihir el río grande de la Masdaleiia, por el cual se entra y 
camina á todas las provincias de osle Reino en canoas, eu que 
Bc Ueran todas las mercaderías y otras cosaa que sa contratan, 
coma parlicularoionte se dirá cu su lugar. 

Los caminos do eslo Reino, por la mayor parte, son muy 
malos de cuestas y rfos , y malos pasos do quebradas y panta- 
nos, yasf poi:. mucho!; dellos no pueden andar recuas, aunque 
por los caminos reales, de unos puebloü .1 otros comunmente 
andan i pero de los repartimientos .1 los pueblos por la mayor 
parte cargan los indios, por no haber ciuninos abiertos pan 
harrias, lo ctial se podría remediar con mandarlos abrir. 



DESCItlPCIÚN PARTICULAR DE LA PROVINCIA DE NUEVO REYNO. 



La provincia del iVw«vo Reytw de Granada, qne os do este 
Rhíqo la más principal, pues della ha lomado nombre todo 
esto distrito, tiene de largo leste-oeslo desde la ciudad de Mérí- 
da hasta Ib de Ihague, que puede haber nomo ciento ciiarenUa 
legiiOiS pocas mas ó menos, segdn la relación de los viajes, y 
du ancho desde la ciudad do Vclcí hasta la ciudad do Sau 
Juan dé los Llanos, que puede haber du la una A la otra 
ochenta leguas; dentro do loa cuales limites hay diez y seis 
pueblos de españoles, y los trece ciudades, yen olios como mil 
quinieRtos espadólos, y cncomendoros, y los demás po- 
bladores y tratantes, y on sus comarcas y jurisdicción os 

repartimientos de ímUos, y en ellos y en los desplobados 
como indios tributarios, contados por las tasaciones: lo- 
do» son de la diócesis y dol arzobispado de Nuevo Reyno, en la 

cual, ilemás de las doctrinas que el Arzobispo pone, habrá 

I ^onesterios. 

UescubniS este Reino, primero que otro ninguno, el licencia- 

Ximenei, qne después se nombró el adelantado D. Gonzalo 

jirzseaei de Quesada, el cual siendo teniente de D. Pedro Fer- 

:2£lex de Lugo, adelantado de Canaria y gobernador de Santa 

t4, & quien se babia dado el descubrimiento de este Reino, 

por el año de 37 de Santa Marta , y subió por el río de la 



M.-igdaleoii arriba hasla i)oblar i la dudad de Sauta Fó y casi 
todas las más de esle Reino, qaa llamó Huevo Re¡/no de 
nada, por haber residido él en Granada, aunque su uUt 
leza era do Córdoba , y por ser este ReÍDO muy semejante 
aquel en ol temple, talle y manera do la Üerra. 

Este Reino comienta pasadas las sierras de Opon: es todi 
tierra rasa, llena de valles, y cercado alrededor de sierras f 
montañas pobladas da indios que llaman Ponchea , dlferonl 
de los del Nuevo Reyno á quien llaman Síoxcas, algunos <iot4-' 
reii decir quo por ser tantos como oran cuando los españoles 
entraron en la tierra, aunque la verdad aUrmau que es porque 
es nombre propio suyo. Es toda tierra doblada , Ueua de sie- 
rras y cerros, valles y quebradas, y aunque comuamente es 
templada, no deja de tener partes más frescas y calorosas 
unas que otras scgün que est-ln más 6 m^nos levantadas. Es.j 
la tierra más rasa que montosa; los montes son en lasquabn-i 
das de los collados, en que hay robles, cedros, nogales. 
veralca , de cañas como la pierna y muy altas. 

Las sierras son rasas, pero de buena yerba para lodo géai 
ro de ganados, y de muchas aguas y buenas, y ríos gri 
y así so cria mucho ganado y hay abundancia de vacas, yi 
guas, ovejas, y cabras, venados y otros algunos animales 
la tierra, aunque pocoSj y en otras partes no los hay, ni se coge 
el maíz, ni el trigo, ni otras semillas y frutas de España, que 
en otras muchas partes so dan en abundancia: hácese en esta 
provincia mucho queso y bizcocho y muchos jamones, que se 
llevan á los puertos de la mar. 

Hay mineros de oro muy ñno y mucho, casi en todos las 
tierras de este reino de que se ha sacado y saca gran cantidad, 
y algunas minas de plata que hasta agora no se han seguida, 
y también en algunas partos minas de hierro, cobro j acero, 
que tampoco se labran, y cu una provincia, minas de esmeral- 
das muy ricas y señaladas, de que se han sacado muchas pie>- 
dras, y entre ollas muchas do grandeza extraordinaria; taoiai 
que lian perdido las esmeraldas gran parto del valor y csl 
cióa, que antiguamente tenían, por las muchas y muy grandes 
que de esto Reino se han llevado & muchas partes de Europa. 




i 



359 

Han sido siempre estas proviacias muy pobladas de oatura- 
los, aunque ja Tallan muchos dello!', y cada día van en dismi- 
nución los do tierra calioule, y los de la fría en aumento; la 
raióa dícon que es porque los indios de üerra fría son muchos 
y de demora y no [ieiicu tanto trabajo como los demás, que 
persoualtnonte asístoa oa las minas. 

Loü indios de oste Reino que llaman .ifoxccu, son para menos 
que los Punches, pero son más cautelosos y falsos, inclinados 
A mentir y sin niuguua caridad; muy avarientos de oro para 
ofrecer á sus saotuaiios; muy darlos á la conti-ntacián y mer- 
caderías; todos idiMatras y amigos de supersticiones: dillóren- 
se en las cabezas redondas do los Panches, que las tienen apla- 
nadas, con dos tablas que se las aprensan cuando nacen, una 
por la frente y otra por el colodrillo; son más sencillos estos 
indios que los Jl/oxcus, y nobles de condición, no interesales, 
antes liberales de loque tienen; torpes y bestiales en sus cosas 
y fáciles de engañar, y de más fuerzas que los Moxcag, y así 
so precian de las hazañas de la guerra ; y los unos y los otros 
habitan en las partes más altas, por la aspereza de la sierra 
son malos de sosegar, y en muchas parles aun so están hoy de 
guerra y son perjudiciales á los indios comarcanos, y aun á 
los españoles , cuando los pueden robar y saltear en los ca- 
minos. 

PflOVINCIA DE BOGOU. 



La provincia de Bogotá es la primera y más nombrada del 
Nuevo Reyno por estar en medio del: dfxose de Bogotá, del 
uombre de un gran cacique que estaba en ella; hay en ella po- 
bladas la dudad de Sania Fó y la villola de San Miguel. El 
temple de la tierra es frío, salvo en los valles que algunos hay 
calientes; es esta comarca muy bastecida de trigo, cebada, 
mafz y de todos génsi'os de frutas de la tierra, y de higos de 
España, uvas, melones, granadas, y asi mismo abundante de 
vacas, yeguas, caballos, ovejas, puercos , cabras y muchos ve- 
nados, galliuas, codornices, tórtolas, aaades, y en los ríos solo 
un pesc^ido nomo anguillas, y muy bueno. 



HítccsG mucha sal en esta prorincla; no se hallan miaaa de 
oro en elh hasta ahora, aunque por la contratación acude mu- 
cho & ella: minas de cobre hay algunas. Bon los indios de esta 
provincia muf hábiles, ¿ inclinados al trato y mercaduría, q 
la mayor es de sal , y mantas de aljfodóa de que andan vesti 
dos; son grandes ídúlatras, y todo cuanto procuran adquirir a 
para ofrecerá BUS santuarios, que llenen muy escondidos y 6i 
cubiertos, y as( reciben mal la doclrína cristiana. 



DESCflIPCIÚN PIRTICUUR DE LOS PUEBLOS DE ESTA PROVIIKIII. 

SAMA FÉ. 

La ciudad de Santa Fé de Bogotá en 72* y jí do longitud 

del meridiano de Toledo, del cual distará leguas por uo 

círculo mayor 3* y X ó í* de altura septentrional; es pueblo 
de seiscientos vecinos españoles, los seseuta y cinco ettcomen- 
deros, los demds pobladores y tratantes y otlciales: hay 
Jurisdicción de esta ciudad como cuarenta mil indios 
rios de tasa, aunque de verdad pasarán de cincueuta 
dios por los que se esconden en las tasas. 

Hay en la jurisdicción de esta ciudad, cincuenta y cioeo re- 
partimieolos, los cincuenta encomendados en particulares, y 
los cinco en cabeza de S. M., que le valdrán como dos tníl ijiii- 
nientos pesos. Reside en esta dudad la Audiencia, desde d 
año do 49 , en que hay un presidente , tres oidores y uu fiscal, 
y los demás oficiales de la Audiencia. Residen asimismo ea 
ella, los oficiales reales, tesoraro, contador y factor, con cada 
cuatrocientos mil maravedís do salario; la c^tja rea] y casa dk 
fundición en que se quintan y fumJe todo el oro de minas 
se saca en el Nuevo Reino y sus provincias. Reside asimi! 
en esta ciudad la catedral y metrópoli que estuvo primero 
Santa Marta ; tiene por sufráganos á Popayan y Cartagena y 
á Santa Marta; hay en la ciudad dos moncslerios. ano d« Do- 
minicos y otro do Franciscos , con cada ocho frailes , y cada 
treinta en doctrinas. 



ettcomen- 
hay enl^J 
Blritniíaj^l 
a mil ii^^l 

I re- 

5. y 

itai- 

led 
¡cal, 
> ea 
ada 
ad » a 

n 



kkM. 



301 



Poblú este pueblo el adelantado D. Gouzalo Ximenez da 
Qucsada, por el año de 1538, y llamóle de SaiiLi Fó de BogoW, 
por estar en el sobredicho vallo, y Santa Fé, por la ciudad quo 
está de esto nombre junto ¡I Granada en España; donde Ueno 
su asiento en e) valle de Bogotá, junto illa cordillera, hay af^na 
(lo pió por toda la ciudad, que se saca do los dos que pasan 
por cerca della, y hay en la ciudad muclias huertas, y en ellas 
machas hortaliza» y rosales de España ; las casas son muchas 
de piedra y de.ladrillo, y de buen edificio; hay abundancia de 
bueuos materiales en esta provincia: el temple de la tierra es 
fr!o, salvo en los valles ijue algunos hay calientes. 

Desde cala ciudad hasta ol puerto del río Negro, que es 
donde so desembarcan las mercaderías que se traen de España 
para esta ciudad por ol río de la Magdalena arriba", hay CJimo 
cuarenta leguas, y las veinlicinco y m,1a de trabajoso camino, 
que de ordinario con las continuas aguas tiene necesidad de 
coniiauo reparo; y asimismo se traen con miÍH facilidad las 
mercaderías desde el puerto de Honda, que cae en el paraje do 
Mariquita, aunque también el camino liá menester repararse- 
Santo F¿ esiJ de Tocayma calorco leguas, las nuevo do tie- 
rra calieute y las seis de fn'a y cahaüan , que so anda lodo do 
recuas. Está en términos de esta ciudad, entre olla y la villela 
de Santa Fé, (léase S«n Miguel} la laguna de Guata vita. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Boza. 


Unesapa. 


Que^a. 


Nemem. 


Fílala. 


Obaque. 


Gachencipa. 


Faque. 


Ciénega. 


Pauíaga. 


Toquencipa. 


líbate. 


Cubia. 


Susa. 


Macheta. 


Cwtan. 


Tibacuy. 


Fuemeque. 


Choconta. 


Mnmocon. 


Fugayzwja. 


Chiguachi. 


Suesca. 


Cipaqitira. 


Patea. 


Meusan. 


Tuxjuelo. 


Los Panches 


Fosm. ' 


Seesquile, 


Encuniiba. 


Los Panches 


fieme. 


Gualabita. 


Ciminjaca. 


Los Panches 


QiíecacijHi. 


Teuaaca. 


Siíssa, 


Sopo. 




C/ii.í. 


Chinga. 


Los Punches, 


Bogotá. 


Tabio. 


IlubuifTuna. 


Los Pamhes. 


llontyb 


ChitahUf/a. 


Ingdbita. 


Bajaca. 


Caxica 


Tenjo. 


Hibarjoya. 


Cubiaaxica. 


Guasca 


Ilnbachoqui. 


ios Ponches. 


Ci,«,COH. 




Cota. 


¡■"acalabila. 


La Serrezuela. 





La villcta de San Migiml, en los [írmiuos y jnrisiliccidii 
1.1 ciudad de Snula Fé, once Ipgiias della hada el norte en lie 
rra de los Ponches, en que hay como diez veciQOS du Sauta Páj 
la cual se pobló para segundad y comodidad del camino qai 
víí de la ciudad de los puertos de r£o Negro y Ilouda, en 
, río grande de la Magdalena , y así se hace jornada cu ©lia ; 
la cual residen loa dichos diez vecinos do Sauta Píi, que lienei 
allf SU3 haciendas y negros & indios, que serán como dos mi 
quinientos los ijue hay en ellos, ponjue con lo mucho (|ue Ira 
bajaron en unas minas de TocajTiia y Mariquita, se acabaran 
de las cuatro partes las tres. 



La ciudad de Tocaijina, en 63° de longitud, 4" de altura, 
de Santa Fé quince leguas de hucn cnmino para recuas, y di 
la ciudad de Ibague otras quince, y como otras quince de 
Sebastián de Mariquita. 

Es pueblo de sesenta vecinos españoles, los treinta eucomei 
doi-os, y los otros treinta mercaderes y oficiales; cincuenta 
nueve pueblos de indios, y en ellos tres mil doscientoa ini 
tributarios. Qay teniento de gobernador en esta ciudad y d( 
alcaldes ordinarios y un alguacil mayor, es de la diócesis d 
arzobispado de Santa Fó, y hay en este pueblo un monesterii 
de Dominicos, en que habrá como cuatio frailes, y otros ax> 
tro CU las doctrinas. 

Poblú esta ciudad el capitán Hernán Vaiiegas, vecino de '. 
ciudad de Santa Fé, el año de 45, por comisión del adelantad( 



363 



I 



D. Alooao Luis de Lugo: las casas todas son de madera y paja; 
la tierra lodn de esta comarca es muy doblada, de grandes 
quebradas, hay partes en ella calidísimas, y otras templadas; 
hay muy malas aguas, y no se dn en las partes calientes trigo 
ni cebada; en las frías y lempladus bq da todo muy bien, y 
parras, higueras, y granados; generalmente hay buenos pastos 
para ganados , y así los vecinos ticueu muchas yeguas , vacas, 
üvejas y cabras; hay oro on la jurisdicción de oste lugar, y 
habla grande cautidad de ludios, que se han acabado con car- 
gas y una pcsliloncia que hubo los años pasados. 

Los indios do esta tierra andan dcsuudoa; comen lodos car- 
ne Iiuraaua, y uó tienen ningún gL'ncro de idolatría, y asi son 
fádles do convertir Á la doctrina cristiana. Desde esta ciudad 
de Tacayma basta la de Timana, que por esta parte os el pri- 
mero pueblo de la gobernación du Püpayan, hay sesenta le- 
guas de despoblado, donde estaba el valió y pueblo de Neyba, 
de tiurra calidísima y muy infestada do mosquitos, gran ud- 
mero d« víboras de cascabel, y dragoncillos voladores, tiguercs 
y leooes, j otros animales lleros ijud han destruido los indios 
del valle de N'eyba. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



I 



Calandayma. 
Tocaymu. 
Jáquima. 
Conchima. 
Xaquima. 
Tocayma. 
Xaquima. 
Tocay ma. 
Calandayma, 
Tocay ma, 
lito Grande. 
Vitueyma. -¡,. 

^H Anapoima. Anc 



OCapaima. 


U Canoa. 


0101,1)1,1. 


Vitueyma. 


D«a...„. 


Ánapoyma. 


Tocayma. 


Ánapoyma. 


Xaquima. 


Tocayma. 


Anapoima. 


lito Grande. 


Tocayma. 


Tocayma. 


Tocayma. 


Anapoima. 


Guataqui. 


Tocayma. • 


fíio Grande. 


Enxaquima. 


lito Grande. 


Tocayma. 


Bytoreima. 


Tayma. 


Ánapoyma. 


Tocayma. 



Tocayma. 

I.u tayma. 

Xaquima. 

Tocayma. 

Doyma. 

Otayma. 

Xaquima. 

Vituzima. 

Doyma. 

Lutayma. 

Entayma. 

Tocayma. 



BAN SEBASTIÁN DE LA PLATA. 

La ciudad de San Sebastián de la Plata, ranle leguas de la I 
ciudad de Popayan, y quince de Paez y sicle de Timana, líe- ¡ 
lie veinte y ciialro vecinos encomenderos , y como cuatro mil ] 
indios tributarios. Es on lo temporal esia ciudad del distrílo 1 
de la Audieiida del Nuevo Reino y del obispado de Pojayan; 
poblóla el capitán Sebastiiin Quintero, vecino de Popayan, por ' 
comÍBÍÓn del licenciado Briceiío, oidor de BogobI y juez de rf- ] 
sideiicla do esta gobernación ; Uamflse del nombre quo tiene. 
por el nombre del poblador, y por la mucha plata que hay ea 
su comarca, en la cual hay muchas minas y muy ricas, qoa J 
acuden .1 sesenta marcos por quiutal, y do oro hay asimismo I 
niinaü, generalmente en lodos sus términos: el temple es más I 
frío que caliente , y aunque la tierra es apropósilo para gana- J 
dos, uo los hay hasta agora: los naturales de esta provincia son I 
belicosos, y asi estíln mal paclBcos y parte dollos rebelados; ' 
son bohelrí.18 todos , gente' mal vestida y poblada ca bohíos de ] 
paja apartados unos de otros, y sou todos caribes que vicnon A 
comerse los indios de la ciudad de Timana y Popayan : el ( 
mino de esta ciudad de Popayan es muy áspero y mal fre- 
cuentado porque uo pueden andar recuas por el. 



REPARTIMIENTOS i PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Tccuu. 


Opuete-ga- 


Maquila. 


Chilicamhy. 


Caviancer. 


nayno. 


Pigmiucu. 


Guanaijna. 


Cuyllo. 


Gotano. 


Tamuepan. 


Tapamanoeo 


Talegua. 


Operaba. 


Guanaca. 


Tut.lo. 


Guatatitillo. 


Ynapue. 


Tatax. 




Ganaynti. 


Guanaca. 


Guanaca. 




Moacopan. 


C/mxíim. 


¡.a Vipja. 





PROVINCIA DE MUSOS. Y COLIMAS. 



La provincia ile Mtisus y Colimas, que por otro nombro di- 
cen Canapeyen y Murcas, leaiirii de largo como veinte y cinco 
leguas, y de ancho ireco ó quince; osUl en olla la ciudad do la 
Trinidad y villa de la Palma, eu quo habrá ciento cuarenta ve- 
cinoa españoles y iiuiíico mil indio». Ks licrra templada, salro 
cuando el sol está eu el mediodfa que hiüre demasiadamente; 
es comunraonte tierra hümMa; ol cielo es claro y sereno, salvo 
(^n tiempo de laB aguas, que son en Marzo, Abril y Mayo, y 
tíctiembro, Octubre y Novtembie; es la tierra sana: el aire que 
más de ordiaario corre es brisas y vendavales, que vientan 
muy recios y coa aguaceros muy grandes; cuando vietie, loa 
indios tiran piedras y palos contra él como smenazándole, por- 
que les dúrriba sus árboles* y maíces: en otro tiempo el cielo 
ea claro y sereno. 

La tierra es toda alta y muy llena de quebradas grandes, y 
a>ií es trabajosa du andar; los llanos todos Henos de montes de 
ceibos, caracurics, y guayacitnes, en algunas partes, que es el 
pato santo que llaman de Indias y hacen casas con ello , y no- 
gales y cedros, coa otros muchos árboles: hay buenos pastos 
en la tierra y disposición para todas crias de ganados; muchas 
peñas y piedras eu abundancia, y los demás materiales para 
edificios; liay muchas muestras y mineros de oro ñno en ella 
i{ue se labran, y de plata algunas, aunque hasta agora no so 
benefician, y por el calor del terreno, que está todo requemado 
y como color de -canela mohda, si? entiende que hay otros me- 
tales en la tierra, en la cual hay minas de esmeraldas muy ri- 
cas, de donde se han sacado muchas, muy graudes y muy se- 
ñaladas, mayores que las hay, ni ha habido hasta agora; así 
mismo en ella hay mucha sal y salitre y piedrazurre. 

Las potlacionea do los indios son en unos valles hondos y 
tierras muy dobladas, por donde aun no pueden andar bestias; 
.son indios de behetría, romo tos indios Patiches; tienen yerva 
como los de Santa Mart.i. 



^^^m 


^^^H Es este pueblo el mayor ijuc hay en el disiñlo de la Audk 


^^^H cía; poblóte el capitán Gkinzalo Suarez Readúii , por comÍBÍI 


^^^H del licenciado Ximenez , al tiompo que se pobló la ciuda^l < 


^^^H Santa Fé. El sitio de la ciudad es en un cerro altó , por ton) 


^^^H de los indios, y hiisc quedado allf por haber ya tañías casas! 


^^^H chas de buen ediücio de piedra y tapiería y de ladrillo, de ^ 


^^^^1 hay abundaucía en la comarca; háse Lra/do una fueiitci 


^^^H dudad , de la cual hay agua de pié pop las más de las calll 


^^^H dicen que podrían s:ilir del pueblo trescientos hombres d^ 


^^^^H caballo para una necesidad; hay muchos molinos en esla c 


^^^H dad. Las veinte leguas que liay de Santa Fé .1 ri(fi;a, es ol 


^^^H mino todo t;abana y andan recuas por él. 


^^H REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUOJID. 


^^^1 


Chicamocha. 


Chiscas. 


Tibatosa. 


^^^B 


Sítala. 


Chita. 


Coremtch 


^^^H 


Ocavila. 


Pueblo de la 


que. 


^^^^B Sotaguira, 


Tupachtique. 


Sal. 


Adutca. 


^^H 


Biracuza. 


Soaca. 


Yza. 


^^H 


Chitogoío. 


Loa Llanos. 


Tola. 


^^^1 


Saliva. 


Ura. 


Gunqtára. 


^^H 


Cutagvey. 


Chava. 


Bombaut. 


^^H 


Bohabita. 


ChusvUa. 


Quiliba. 


^^^^H 


Morcóle. 


Cheqniaa. 


Sogamoso. 


^^H 


Gtiacamais. 


Sor ota. 


Soaca. 


^^^1 


Los Chiacas. 


Mongmra. 


Toca. 


^^^^M Tacahita. 


Amonga. 


Comenca. 


Chípala. 


^^M 


Tinxaque. 


Tuzaitipa. 


Caraca. 


^^H 


LeniiU. 


Soche. 


TocábUa. 


^^^H Ycabuco. 


Cnscaneba. 


Ceijtiva. 


Pinjaca. 


^^^^^ 


Pangueba. 


Toscolo-Va- 


Biracaeha. 


^^H 


Arcachacha. 


do. 


Chiranüt»i 


^^^^H Almezaque. 


Loa Llanas. 


Vanza. 


BacachtípU 


^^^^M Llongupa. 


Cociíij. 


Topasa. 


Cunuba. 


^^^^L 


Cochavila. 


Chajiieta. 


Boyaca. 



367 

abundosa do frutos y mantonimiontos y pastos para ganados 
de Tacas, yeguas, ovejas, y cabras que hay muchas; hay mu- 
chos valles eo ella muy calientes en quo se i3a el maíz, trigo, 
Y lodas las semillas de Esi)aña eii objndancia, y así hay en 
ella muy buena harina para bizcocho, y se hace allí raaravi- 
UoBo , ijuG se irue con mucho queso , jamones y carue salada 5 
vendar á los puerlos de la mar; hay mucho algodón y lino, do 
(jue se hace ya lieníO, y hay mucha miel y cera; y aunque no 
hay duscubicrias hasta agora minas de oro, las hay do plata, y 
ana buena mina do esmeraldas quo llaman de la sierra de So- 
mondoco. 

Los indios do esta provincia van en crecimiento, aunque 
loü años pasados murieron muchos de una pestilencia general 
que hubo; son ou todo como la provincia de Bogotá, mal in- 
dinados 4 la doctrina críslíaaa y grandes idólatras de sus ado- 
ratoríos , y guerreroa , aunque lodos ya couvortídos. 



En toda esta provincia liay sola una ciudad do españoles, 
dicha del nombre della, que os la ciudan do Tunja, puosla en 
72" do longitud y 5' de altura, veinte y dos leguas do Santa 
Fé al nordeste; teodrii miis do '200 vecinos españolo», loa seten- 
ta cucomendoros y los demás pobladores y tratantes, y oficia- 
les, llabria el año de 70 en esta provincia, como cíenlo catorce 
pueblos, ó caciques de indios, y en ellos cinctiünta y dos á cin- 
cuenta y tres mil indios tributarios, dicen que son más do se- 
tenta mil indio» los que se esconden, repartidos en sesenta re- 
X>arlim¡entos. 

Suele haber en ella un corregidor, teniente do gobernador, 
dos alcaldes ordinarios y dos alguaciles mayores, uno puesto 
por la ciudad y otro por el corregidor; es do la diócesis de este 
arzobispado; hay en ella una iglesia parroquial con un cura y 
un bencQciado, y un monesterio de Franciscos y otra de Do- 
minicos con cada cuatro religiosos no más, y en las doclrinas 
como veíale do cada drdeu. . 



370 



Entran á esta ciudad las inerciiderías de España por el río 
grande de la Madalena, por la ciénaga del Bachiller del rio 
de Oro, hasta diez leguas de la ciudad en canoas, y do allí se 
llevan en cargas de recuas; sesenta leguas que hay desdo este 
pueblo á Tunja, son de malísimo camino, así de ríos como de 
asperezas de montañas. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Surucea, 

Hucariba. 

Chichata. 

Mariacal, 

Culaga. 

Oregueta. 

Necreyía, 

Lábrima. 

Locuy. 

Serehita. 

Támara, 

Boma. 

Cilos, 

Sicrata. 

Incala, 

Marqiiitiamo. 

PoperoDia. 

Bochclema. 

üpwja, 

Arcabuzao, 

Michira, 

Chhujuira. 

Guasca, 

C acota. 

Cáchetela. 

Las Arboledas, 

Tescua. 



Curaquice. 

Tame. 

Cliisuita. 

Tachipra. 

Ciraluna, 

Tachira. 

Curagua. 

Tempaquela. 

La Loma Verde 

miago. 

Mogotocoro. 

Norotoque, 

Tona. 

Malaguira. 

Cámara, ' 

Salasquilla, 

Tequiza, 

Chitaguaos. 

Snratacoclie. 

üiiuba. 

Bicliaga. 

Ceuta, 

hcaligua. 

Labagimarg . 

Tapagna. 

íma. 

Leula. 



Turaba. 

Lamatansa. 

Teguaca, 

Oscomali. 

Senlimuci. 

Lab iba. 

Seguayabal. 

Baleca. 

Bauega. 

Cacóla. 

Cuenta. 

Secuyri. 

I cota. 

Lóala, 

Baeso, 

Ima. 

Imoagabila. 

A agacha. 

Socola. 

Tamalaca . 

Tone haca, 

Caucuala. 

Valagra. 

Arcábuzazo. 

Tachira. 

Tutecua. 

Chir acoca. 



Bata. 

Conagua. 

Chirivica, 

La Vara. 

Sisvita. 

Bochago. 

Chinacoia,, 

Chichira. 

Gucusguira. 

Iscala. 

Mene. 

Apacasarema 

Labraca. 

Cue7itaiia. 

Chiíaga. 

Yocamara. 

Chichira. 

Tompu. 

Balaya. 

Chopo. 

Cacaluna. 

Lulureta. 

Tentarigua. 

Cacherey. 

Bitaque, 

Tona. 

Panaga. 



hasta el río grande de la Maílaltjna; es todo de montaua br^ - 
va; liay cii él cien veninos españoles, los treinta y ocho en< ' 
monderos, los dein¿is pobladores y tratantes , y en su coma 
setenta > cuatro puohlos de indios repartidos en treinta y oc 
ó cuarenta repartimientos, y en ellos cinco ó seis mil indi 
liay un teniente do ;L;ohernador, y dos alcaldes ordinarios, 
un al'íuacil mavor, v un monesterio de Franciscos cou 
religiosos. 

Pobló esta ciudad el capit/m Martín Gaicano por comisi 
del adelantado Don Gonzalo Ximencz de Quesada, y llamó. 
Velez porque el ailelantado había comenzado á llamar á 1 
^)ueblos del Nuevo Reyno: de los nombres de los pueblos d 
reino de Granada en España los edificios de las casas son 
piedra, tapias y teja, muy buenos y perpetuos porlosmuch(> * 
y buenos materiales; no tiene buen asiento el pueblo; sus tói — 
minos serán treinta leguas de largo y veinte de ancho; el tem- 
plo de su comarca es bueno, ni frió ni caliente, y buenos valles 
calientes que hacen la tierra abundosa de mantenimientos y 
comidas, y trigo que se da en muchas partes; es la tierra cíi- 
baña, y en partes monte, aun(]ue no es muy fi propósito para 
ganados. 

Hay muchas minas de oro en lo que llaman el río de Oro. 
Las provincias de indios son la provincia de Guany, que es 
tierra más caliente y Iiay minas de oro en ella; otra que se 
llama el Rincón de Yelez, y hay de indios musas y maxcas. 

Tiene esta ciudad un puerto al río (rrande, en el río de Ca- 
rare, veinte y seis ó treinta leguas de esta ciudad, hasta donde 
llegan las mercaderías en canoas, y des<le allí en recuas, aun- 
que es el camino trabajoso de montañas y de aguas y lodos y 
muv caluroso de verano. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



CHe. 


Guavaln, 


Boraren. 


Ture. 


Tigosoqufí. 


Cimisa, 


Mar agua. 


Cachica 


Chípala, 


Enquime. 


Cómica. 


Agaia. 



:<7I 



S\N CIÍlSToIiAL. 

Lii villa do San Crisíñlnil, «jiio osl.l ou t'»'J** y .'-^ iIlí loiii^itiid y 
<i* Je latiliid, parle liTininus ron Paniploiia y con la ciudad de 
M/'i-ida: tiene treinta vecinus: hav en ella *'us alcaldes ordina- 
rios y un al^^^iiacil; iioMóla el cipilán .Inan MaMonado, veri no 
de Pamplona, para allanar los términos della, por el año de Di 
ó íU»; cstil en tierra inisurahl«;, anntjne se criaal,i;iin ganado, y 
algunos naturales >nn i:id«'iniilos, > no consta de sus pueblos y 
repartimientos. 

MKItlDA. 

Iaí ciudad de Mérida en O" y /i d»? altura, veinte y cinco le- 
guas de Trujillo, cuarenta leguas de I^unploua, habrá treinta 
vecinos en ella, un teniente de golxM'nador y dos alcaMes or- 
dinarios V un alguacil mavor. Poldó esla ciudad Juan Rodrí- 
guez Suarez, vecino de l*ami)lona por el año de 00, tjuc habien- 
do salido á descubrir minas lleg»'» á esla ¡)roviiicia, por haber 
hallado en ella gente vestida como en el \uevo Reyno; muy 
abundante de todo género de comida y cacao como en la Nueva 
España y muchas minas de oro. Fundó esta ciudad sin comi- 
sión de la Audiencia, y así le enviaron ¿í prender por otro ve- 
cino de Pamplona, que era el capitán Maldonado, que lo envió 
al Nuevo Reyno y quedó on la i)oblación que él había hecho; 
el cual, saliendo á descniirir más la provincia, topó con otro 
capitán de Venezuela que había pobhido en la comarca la ciu- 
dad de Trujillo, la cual jjor convíMiiencia que entre ellos se 
lomó, quedó desde entonces iMi la gobernaci«»n de Venezuela, 
v Mérida en la del Nuevo Pievno, cu vos lérniinos se parten 
por entre oslas dos ciudades. 

VKLKZ. 

I^i ciudad de Velez^ en ^V de latitud, treinta leguas de Santa 
Fé y doce de la ciudad de Tunja, parte términos con Pamplona 



374 



(la; el tenii)lc do su comarca es caliento y húmedo; críansc 
mucho los ganados, y no se da trigo ni cebada, ni ninguna 
semilla de España en su comarca por causa de la mucha calor; 
tuvo al principio su asiento esta ciudad en la sierra entro las 
poblaciones de los indios, y por no poder estar seguros entre 
ellos, y por no poder tener ganados ningunos, se pasó donde 
agora está, que es una cabana llana, arrimada á la cordillera: 
os tierra de oro toda esta comarca, y que se ha sacado mucho, 
y se sacaría más sino fuese por el riesgo de los mineros á causa 
de estar los indios rebelados. 

Hay en su comarca las provincias do indios siguientes: Bo^ 
canemcj que tendrá trescientos indios; Guarino^ seiscientos; 
el valle de la Miel^ seiscientos; Aueychirigtia, quinientos; Gali 
y los Bagares: no son caribes los indios, pero están rebelados, 
y no sirven á la ciudad, antes saltean y matan los mineros y 
caminantes, y solo sirven á la ciudad las provincias do Ceda- 
moxjma y Chayma y Chapaimilla en que habrá hasta mil 
setecientos indios desnudos y caribes que sirven á sus enco- 
menderos, de mochachos, para sacar pro y hacer sus casas y 
sementeras: esta ciudad se sirve del descargadero qiie lla^ 
man el puerto do Honda, en el río grande de la Magdalena, 
para proveerse do las mercaderías que se llevan á él de Es- 
paña. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Honda, 

Cacamoyma. 

Chapayma, 

Honda, 

Calamoima, 

Chapaiyna, 

Honda. 

Calamoyma, 

Honda. 



Guamo, 

Calamoima, 

Chapaima, 

Calamoyma, 

Calamoyma, 

Calamoima, 

Chapaima, 

Calaynoima, 

Calamoima, 



Calamoima, 

Chapaima, 

Calamoyma. 

Calamoyma, 

Chapaima, 

Calamoima, 

Mariquita. 

Calaynoyma, 

Calamoima. 



Chapay^na. 
Chapaima. 
Chapayma, 
Chapayma. 
Chapayma. 
Yeite. 



Cvcutni, 


nnC(H'f\ 


Tfl". 


f .hcanrho/i . 


C'(jta. 


Turca. 


Irifhti. 


f'Jnifií. 


iba 6a. 


('.lioaiji'aU\ 


Mn.i'ca<. 


(ifinbci'a. 

1 


Certisett. 


1 Hadara, 


Si^icotaa. 


1 

: K^'nnaia. 


Bocorc. 


! Muraría, 


■ :Sabc. 


1 
C'^iHoiilni, 


(hjha. 


! Ba [¡achica. 


fíaato. 


! Lcagaaruca 


¡LiiiamütiL . 


¡ Mtjcaq\u\ 


, l'aiaregna. 


Patnecttfuc. 


Guayaca. 


! Cara Ilota. 


' Pahach()iii*c. 


S>ai¡ue. 


Titfjuesa. 


i Batagata. 


Tibrhitu, 


Maneqaira, 


Saucoteo. 


1 Pahachof¡Hi\ 


Co)uu¡aeti\ 


Troua. 


Cheucre. 


1 Ha va. 


loca. 


l)arii¡ua. 


Mochavita. 


1 Manche. 


Macarcgaa, 


Choroa. 


Teguaca. 


1 Chirívtli. 


ira. 


(Inraia. 


Calvera. 


1 Pgiiguiri. 


I*arsaija(\ 


Saboa. 


Curabeti. 


\ Duberágati. 


SeniHCfiafjae. 


Qniajtopa. 



DiOronso de estos iiulios Im^ quo eslabaii de guerra á la Tri- 
nidad, y así son monus ya estos. 



MAUInl ITA. 



La ciudad de Afar ¿quita, por otro iionil»ro San Si'hastián dA 
Oro, est:í cu 7í° jIc longitud y ,V* dr lalilnd, tlir/ y oclio k'íruns 
de Tocayma, y diez y ocho de la ciudad de Iha.mio; j»arle Irr- 
miuos con Santa K»'», Tocayma, H.ki.liuíí, la Vicloria y Arma; 
os pueblo de cincuenta ó sesenta os|»au'íles, los veinte y cinco 
encomenderos; hay en su comarca couio treinta y seis pujidos 
de indios, en que 1 1 abrá nmio (\n< mil tributarios; rígííse por 
un teniente de gobernador v dí»s alc^uldes ordinarios, v bav 
un alguacil mayor, y es d«.*l ar/.obispado de Xuevo lleyno, y 
Jiav un monesterio do Dominicos con seis reí i idiosos. 

Pobló esta ciudad el capil¿in Francisco Xuñez Pedroso, ¡íor 
comisión de la Audiencia, ano de 51; llannüse el pueblo así por 
un cacique del (jne se llamid)a Marchita; las casas son casi 
todas do paja; pasa |)or cerca Mh uu río que se llama (íualí, 
cuya agua simple es remedio aprobado para la jdedra y hija- 



o— / 



ílii: «■! iL'iiii'lo '!»' >ii «onian';» fs <'ali»'ni»' y hrniiC'lo: rrianse 
iniiclio li>s .t:iii.i'l')s, y iiu so «la tri.L'».» ni «•.•li.iJa. ni niiipunu 
seniill;i <!'.' Ksj»aiKii.'n su ronianM i)orí'aus:i de la mii^ha calor: 
tuvo al principio ¿u aliento osla riudad cu la sierra oiitro las 
polilariones Jo los imlios, y por no poJor oslar seiruros eiiti*e 
ellos, y por no poder lener ganados ningunos, se pasó donde 
agora está, que es una cabana llana, arrimada á la conlillera: 
es tierra de oro toda esta comarca, y que se ha sacado mucho, 
y se sacaría más sino fuese por el riesgo de los mineros A causa 
tle estar los indios reijelados. 

llav en su comarca las provincias de indios siíxuieules: Bo- 
avíeme, que ti'U'lrá Iresciriitos indifis: fiuarhio, seiscientos; 
el valle dr la 3//*'/. seiscientos; Auryrltiriinia. quinientos; Gali 
y los Itafjures: no son «aribes los indios, pero están rebelados, 
y no sirven ú, la ciudad, antes siltean y matan los mineros y 
caminantes, y solo sirven á la ciudail las provincias de Cala- 
moyma y Chayma y Chajviiitiilla en que habrá hasta mil 
setecientos indios desimdos y caribes que sirven á sus enco- 
menderos, de mochadlos, para sacar oro y hacer sus casas y 
sementeras: esta ciudad se sirve drl descargadero qiie lla- 
man el puerto de lloada^ en rl río grande de la Magdalena, 
para preveérse de las mercaderías que se llevan á ól de Bs- 
l)aña. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Honda. 

Cacamoyma, 

Chapayuía. 

Honda. 

C4alamohna, 

CJiapahna, 

Honda, 

Calamoyma, 

Honda, 



Qaamo, 

Calatnoi)/ui. 

f'.Jiupaima, 

(\thnnüy}iia, 

Calamotnna. 

Calamoinui. 

Chapainia. 

Calamoima. 

Calamoima, 



Cala)t}oima. 

CJutpifinia, 

Cal'tmoyitHt. 

CaUniíoytiia. 

Chapaima. 

Calauíoima. 

Mariquita. 

Calamoyma, 

Calamoima. 



Chapa^ua. 
Chapaima, 
Chapayma. 
Chapayma, 
ChajKijma, 
Yetie. 



0-- 



VHAíin.. 

L;i ciiiíl.nl ili* lUntfuo niir \'>\\ rn 7 t" <!«• loiiniliiil, v lU* alliir.i 
i" y íil^íO más, quiímí l^'j^nias il:.' Toraynia, voiiih* y <los K»- 
guas de Cíirtago, y «liez y odio di*, la ciu'Jad de Mariiiuila, 
habrá en ella como veinte y cinco ó Ireiiila vociiio.s encomen- 
deros, y dos mil (3 tres mil indios Irihntariosen treinta y cinco 
ó treinta y seis lina^jes: os ile la di»'>ci»sis d(d arzoláspado; rí- 
gcse por dos alcaldes ordinarios, y nn teniente de «íohornador, 
y hay algn.icil mayor, y un moneslerio do Dominicos con 
cuatro frailes. 

Pobló esta cindail el capitán Anhvs Lo¡)«z di (¡alarza pm* 
el año 51, por aseijnrar los daños (¡ne liarían los indios de esta 
comarCct cu los de Toca vina v Carta-ío: tiene su asiento en nn 
valle muy llano, en que se erían bien vacas, ye^^nas y ovejas, 
y se da trigo y cebada, con las demás semillas y árboles de Ks- 
paüa quo se plantan; hay mnclias minas de oro en todas oslas 
comai-cas y minas de cobre, hierro, y acero» y en algunas par- 
tes de platfi, aunque muy costosa «le sacar: los asientos de 1í)s 
indios es tierra innv doblada v a'^ra de cabana v arcabuco; 
son los indios crecidos, comen carne humana y andan desnu- 
dos y rebelados por la diíicultad que hay para Jiaccrles guerra 
por la aspei'czji de la tierra. 

Desdo esta ciudad hasta Garta.^ío, í\m<) es de la gobcrnacirm 
do Popayan, hay cinco jornadas de camino fragoso y traba- 
joso, porque el camino que hay hasta Cartago por (d iȇranio 
no se puedo seguir por estar los indios de guerra, y el que 
hay desde esta ciu<lad es muy áspero, pequeño y no se puede 
i:aminar con recuas sino mal, porque se atraviesa en medio la 
cordillera v sierra. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Ibwjue. 
Anayma. 



Ánayma^ 



Iba (f lie, 
OyoymíL 



¡Joyma, 
Ibatjur. 



Aiuii/hifi. Anttium. Mntfnjuia. yíatUfjaima. 

Combciinn. Ihu>¡ni\ Anfujina. Cltuml^ti, 

E)inaiiuinia. I i ft finia, V",7í>. Meiajtaa. 

Ibü'jue. ! Oijoffini.t, IhaijHC, • Tolima, 

Cumheyma. ' Anaipiu'. MaUí'jmtima, fíiracayma. 

Anayma. \ Itandoimd. ¡ CJntmba, ■ Meiayuía. 



Chinwjütayiini 



Coinbt'tpmt. Atuiijtna. Anayma. 

Biracuf/utn, , Combeimu, lba(fue. 



I.A VICTORIA. 



J-a ciudail «le l;i Vicíoriu, i.:i 5*M«.' iillura, i»arlc lórminoá con 
la ciudad du San Scl»a.'íli.iii de Mariquita y con la ciudad de 
los Ucmodios ]»or la parle de Sania Fé, con el río Grande y 
con la villa de Arma; icndrá treinta vecinos poco niíls, y un 
t'juieiilo de i:«»heriiador, dos alcaldes ordinarios v un alíruucil 
mayor. l^j|d«'da el cajiilán Aseiisio de Salíi\as Loyola año de ñ 5 
ó üii, por allanar aquella tierra y poralguniis minas de oro que 
hay en ella: está en tierra caliente, húmeda y montosa por 
estar metida en una monlañaos[»esa y tierra doblada y enqae 
hay muy pocos uafurales, dtí los cuales no se tiene relación 
hasta ayora; eslv' j)U''Ip1o {'ww^i un d.-scarjalero en el rio Gran- 
de, ])ara las inerc;iden;i>j ijue llevan de liSpaña. 'jue se llama el 
Puerto Viejo, 

NL'KSTRA SKNOllA UL L« »S hKMKUH.íS. 

La ciudatl de Siieainf ¡Señora de los lleniedios^ en (i® de al- 
tura, cincuenta le¿;uas de la riudad «le Santa l-V, entre la ciu- 
dad de Victoria, y el río drande y Arma, tendr¿i treinta veci- 
nos, los quince eiieomonderos y los «lemas pobladores y mer- 
cadLM'Cs; hay en olla un lenicntc de gobernador y dos alcaldes 
ordinarios y un alguacil mayor. l*obb')la el capitán Francisco 
de Ozpina por el año de O.'í; está en tierra caliente y liiímeJa, 
y en parte montuosa y poca cabana y tierra rasa, en qiiebay 
cofiia de nal Urales que hasta ahora no están descritos. Tiene 



') é i 



esto [HH.'hlo un «l<.'srarLi:i(I''i'o ru »•! vin (Ir.m.l", que sr 11 irii.i »'l 
piiorlo <k' Xure, [jor dundo 1«* vi«'iit.'ii U\< niijrí'adciias «le Es- 
pafri. 

SAN JUAN DE LOS LLANOS. 

í/i ciudad il\} San Jnnn de loa Lhnios, riucuonla lo^Mias «le 
Santa Fé ;í la Equinon*ial y entrada por ol Dorado, y al Vo^ 
niente del valle de Nevva, «londe se acaban los irM-minos de la 
provincia del Nuevo Ileyno; habrá ronio seis vecinos, demás 
de un capitán que reside en ella, dos alcaldes ordinarios y un 
alguacil mayor; está en tierra caliente y hiuneda, y por esto 
algo enferma y de pocos naturales, que tampoco están descri- 
tos porque los más están de guerra y así no hay lista dcllos; 
es pueblo que parece que no ha de perinaneí.er. 



PUEBLOS DESPOBLADOS. 



SAN VICENTK DE LOS PAEZ. 



La ciudad de San Vicente de los Paez, sesenta leguas en San 
Juan de los Llanos, cerca de Popayan, se pobló por el capitán 
Domingo Lozano por el año de 00, sobre cuya jurisdicción 
hubo pretcnsión diferente entre el fj:obernador de Popayan y 
la Audiencia del Nuevo Heyno en lo temporal, y entre ol oids- 
pado do la dicha ciudad de Popayan y el arzobispado de Nuevo 
Heyao. Despoblóse este pueblo por el año de i'd porque los na- 
turales mataron ú. un capitán que se llamaba Dpmin^^o Loza- 
no, hijo del sobredicho, y después los demás vecinos, no so 
pudiendo sustentar contra los indios, se despoblaron y fueron 
á Popayan. 

LOS Angeles. 

Asimismo se po^ló en esta comarca la ciudad de Los Angc^ 
les, veinte y dos leguas de Tocayma y diez y nueve de Neiva, 



|H»r i'l (ipil.iii Hr 111. 11 1 I*«'rr'/, vimího «K- l.i I'kita, por comisión 
th' I). Alvaro «li» Mt'ii'ln/.a, unliiTii.nl'ir Ji: I'«)[nyan, hi cual se 
«lespuhb» «It'spin's ipOi* iiiaiiila'lc) iIl* la Au»licii<*i:i ili¿ Nuevo- 
lleino, «lioitMiil») «jiif caía cu su «lislrilo, lo cual ilicfMi que fué 
la causa ilo que no se piulieso susl«'ular la ciudad de Xciva. 



HIDROGRAFÍA DEL RÍO DE LA MADALENA. 

Por ser cslo Hoyno y provincia tan mcdilcrninea que por 
nin.i^una parte alcanza costa do la mar, sólo iiay ijuc traUírcn 
la liidrografía del de la del río ;:rande de la Madaleua, que 
se llamó así por liahorse desculdert*» en su día. al cual se re- 
ducen las navegaciones y caminos de esloReyno, que por él se 
va A las más provincias y se nave^'an casi todas las mercade- 
rías que en él su con tratan. Su nacimiento es encima de Po- 
payan. y más adelante desde dond»^ se mete por las provincias 
de Nuevo-Uevno. v va recoiriendo muchos v caudalosos rios 
hasta desairuar en la mar del Norte entre los términos de Car- 
tafícna y Santa Marta; í^nre más de tres<*ienlas leiruas, y entra 
rn la mar tan caudaloso y recio, que los navios que navegan 
de Santa Marta á Carla.L^ena, suiden polÍLrrar en sus corrienles 
si no le descaí )«*/.an hiou á la mar; siíhonsí.* [;or i'd las merca- 
derías de Esjiaña, qn*:^-; llevan á \iirv<»-Heyno en canoas, ijuo 
caben á ochenta y á cien hotijaá |ieru leras, di*sde la iJarrauca 
de Malamho, jnrisdicci'Mi «le (] ii'tai:<'na, livinla legu¿is dell.i, 
y desíle la Ciénatía de Santa Marta, en sn Jurisdicción, siele 
leguas della, y doce ríe la dicha I «arranca do Malambo hasta 
un rín caudaloso i|u«' dicn río Nr.iíro, q'ie estará cuarenta le- 
guas «le Santa Imí, desde dond»* sf llí'van en arrias do mulo^ 
y caballos: y por el dicho río Negro se meten hasta un puerto 
que di^^en de Honda, quL' est.í tres leguas de la ciuilad de Ma- 
riquita, y [)or otro río que entra en el dicho río Xegro, y lla- 
man río de Na re, se sui)i'n las inen*adi;rías hasta sÍL»le li ocho 
íc'Tuas de ]a ciudad di» los Itemedios; y njás arriba del des- 
aguadero del río Negro, so suben las dichas mercaderías por 
el río (jrande hasta enijiarejar ron la ciudad de la Victoria 



i 






cniriu Oí'lio ñ dii'Z i« >:uis ilrll.i. '!■ <il! :!'»!..!!• !I«'V.!ii cnii w- 

lioiio su ílosiTiiliairadri'ñ y pucrti.i ilir.Tt'uh.', jí'ji' (lnii. I».' so i)ro- 
vec do nicr('ii..lL'ri;is de INiíaña, <'0> ■''..> rii sus do^r'rqjriniics p:ii'- 
ticiil.innciitc se apunta; y a<í la i)rin('i[)al uraipariim y «íranjr- 
ría de los indios poblados en lis rihoras de estos líus (fs el 
barcaje y remería di' las di<"lias canoaí-, que Irs «'s liarlo per- 
judicial para la salud. 

Entra asimismo en «-ste rín de la Madalena, más aljajo de 
Mopox en la gobernai'i'Mi de (iai'lai:ena,olro ríoí^rande y cau- 
daloso que llaman de Clauca, el cual y (d de la Madal^iia na- 
con .encima de Almaiíuer, en la .LroI)eruaci(')u di' Popayan, tle 
una misma sierra, y ésle pa-^a [lor I'opayan, (laly, Ancenna, 
Caramanta y Santa Ké do Antiot]uía. 

Dicen tamljíén al*;unos rjue se podrían meter mercaderías 
de Esi)ana al Xuevo-Hoyno por la l:iguna ríe Maracaybo, (jue 
es en la gobernación de Venezuela, en la cual ])uedeu onlrar 
iiavíoSy y desde allí j»or tierra á Mrrida y «á I'anipbjna, «jue 
oslará cuarenta 6 cincuenta l«*^'uas de la la;,aMia y setenla ilr 
Santa Fé y cuarenta y ocho dií la cimlad de Tunja, que tam- 
bién es largo camino [»ara trápana r mercaderías. 



DESCRIPCIÓN DE LA GOBERNACIÓN DE SANTA MARTA. 

La provincia y gobernación de Santa .\Jartay por la |»arle 
del Oriente, en la costa, parte términos con la ciudad del Hío 
de la Hacha por el meridiano 72" do lon.iíitud de Toledo poco 
más, y la tierra adentro, por el Sur conlina con los lérujinos 
de Velez, indeterminadamenb;, por la parle del Poniente por 
la entrada y corrientes del río grande de la Madalena, por el 
Norte la costa de la mar, que de largo y anr.ho debe tener 
como 3** do longitud y latitud á (jue corresiionilcrán cincuenta 
ó sesenta leguas por línea reria, que de camino más le [lonen. 
Hay en ella cinco pueblos de españoles, dos ciudades, y otros 
cualix) pueblezuelos muy pequeños, (lue cu todos ellos habrá 



Jol río Graihlií, desde donde so vuelve al sudueste en domandu 
de Morro Hermoso. 

TENiaUFE. 

Tenerife, pueblo de españoles de esta gobernación, estíi fun- 
dado ribera del río Grande, cuarenta y cinco leguas de Sania 
Marta, parte por la mar y parte por tierra, veinte leguas antes 
»le Tamalameque y diez y odio de Mopox el río abajo, que por 
tierra no se pueden andar: tendrá como siete vecinos españo- 
les no más y mil quinientos indios que les sirven, porque 
demás de los pocos naturales que hay en esta comarca de fiaz, 
los que hay se van consumiendo muy aprisa con el trabajo 
grande del bogar las canoas en que se llevan las mercaderías 
al Nuevo Hoy no. Es tierra fértil de maíz y de mucho pescado 
del río Grande; está asentado en un alto; es pueblo antiguo, y 
parece por el noml)re haberse poblado en tiempo del adelan- 
tado Don Alonso Luis de Lugo, gobernador que era de Santa 
Marta, cuando se fué á descubrir el Nuevo Reyno, el cual era 
Adelantado de Canaria, y por esto le debió llamar Tenerife; 
está asentado en alto [lonjue lo demás lo anega todo el río 
Grande en el invierno: no liav oro en su comarca. 



TAAfALAMEQríK, o VILLA 1)12 LAS PALMAS. 

Tuinalamequc, ciudad y pueblo de españoles, que por otro 
nombre llaman ahora la villa de his Palmas^ por cuatro pal- 
máis ([ue están junto á las casas á la orilla del mismo río en 
una barranca alta, sesenta y cinco leguas déla ciudad de Santa 
María y veinte leguas de Tenerife; estuvo primero entre las 
dos rayas dos leguas del río Grande, por una ciénaga adentro, 
del cual sitio se llama ahora Tamalameque el Viejo, «fue es 
hatos de vacas. Es pueblo de diez vecinos en quien están repar- 
tidos como quinientos indios, gente desnuda, que sirven prin- 
cipalmente á la boga y remo de las canoas para llevar mercade- 
rías á los puertos de Nuevo Reyno, y contribuyen á sus enco- 



m^ii«\.írí>s ron la iiiituJ <le lo que les (Jan jiur su Irabaju, eou 

ol rviiil so disíüinuyen mucho, lomo arriba queda didio: es el 

ic'iupio de la comarca do este pueljlo caliente y liüniedo, y por 

•-•Vio n'ial sano, aunque se ha mudado de otras parles donde se 

\\'\ f\iiiil;i(lü, parer'C el mejor sitio el que ahora tiene i)or estar 

más cerca de I;is poblaciones de los indios; hay'iíanados, que 

•'s \i\ principal grangeria, y algún maíz, poniuc lambién los 

«luetra el rio; provéensc del Nuevo Reyno de harina, jamones, 

manUis, alpargatas y lo demás que han mcneslor. 



VALLE DE UPARE. 

El valle de Upare en esta gobernación, que cae al sueste do 
\jL cíud;id de Santa Marta, es buena tierra, de temple caliente, 
como lo demás de esta gobernación; tiene buena tierra fértil 
de maíZy y en que se crían muchas vacas, ovejas, yeguas, ga- 
llinas de Castilla, y montería, que hay mucha de venados, y 
•Jiros mantenimientos que se llevan á vender al Nuevo Reyno 
y á Cart¿igena, y A otras [lartes; y hay en él grande abundan- 
cia «le metales, mayormente de cobre. 



PUEBLOS DE ESTE VALLE. 

ciriMi» i>!: LOS nKvi:s. 

El principal [tueblo ile i'ste valle se llama la ciudad dr los 
Heijci^ cincuenta leguas de Tamalameque y trí-iiila di* la «-iu- 
iKid del río tb» la Macha, d«.' raniinu muy llaui): fs pueblo de 
treinta vecinos íMicomen V'ros, todos po!»p*s. y así de mala 
gana hay cb'rigo alguno iju«* quiera resi«lir en ella. 



L\ HA.MAI)A. 



El Otro pueblo de esto valh» es el pueldo de la liunuida, qm; 
llaman, que es un pueblo 'le españoles, jurisdicción de la go- 



'lí.'l i-jí) (jr.iíiil»'. il"-s.l(- il">ii'lií >f.- vLiflvt» al su'lucslc oii duiuanda 

lie M«.Unj IlLTUln-'). 

Tiinenfe, jmil'Mo ii«' «.'spíifiulcs de t'-sta goberiuii-i».Mi,está fuu- 
ihulo riboni dol n'u (¡i\iado, cuiirciila y cinco ^'i^iias Je Santa 
Míirl.i, piirtc porhi mar y part«j [jor tierra, voinle le¿3^iias antes 
lio Tainalamequc y diez y ív:Iio de Mopox el rio ahajo, que por 
tierra in»so [niodiMi andar: tendrá nníit.» siete vecinos españo- 
les no in.i^ y mil •|!iiiiieiilns indios í]ne los sirven, porque 
■ lemas i le lus puc(i> naturales (|ue lia y en esta comarca de paz, 
1'js que hay se van «'onsnjniendo nuiy ajri<a con el trabajo 
^^rande del bogar las canoas en que se llevan las mercaderías 
al Nuevo lleyn»). Es líj-rra fértil de maíz y de mucho ¿tescado 
del río Gran» le: fsíá asentado en un alt«j: es pueblo antij^^uo, y 
parOi'e por el nombro haberse [íoblado en tiempo del adelan- 
tado Don Alonso Luis de Lul'o, gobernador que era de Santa 
M¿u-la, enan-lo se fué ;i de>i'ubrir el Nuevo He y no, ol cual era 
Adelantado de Canaria, y [lor esto le debió llamar Tenerife: 
está asentado en alio [lorque lo demás lo anega todo el rio 
Orande en el invierno: no liav oro en -^u comarca. 



1 AMAl.VMlIOl 1', •• Vll.L.V I»!: LAS PALMAS. 

rauniUiuii'qii*:, ciuilad y pne!»Io ile e>[»añoles, que por olro 
nom!»re llaman aliora la villa de las i'(////írts, [»or cuatro i)al- 
nias íjuí* esl.'in junto á las i M<as á la orilla del luisuio río eu 
una ])arranca allí, sécenla y «iiíco le.iiuas de la ciudad de Santa 
María y veinte leguas de Tenerife: estuvo primero eulre las 
dos rayas ilos leguas di.-l río (irande, [»or una ciénaga adentro, 
del cual sitio se llama ahora Tíunaluiiicque el Viejo, »{ue es 
hatos de vacas. Ks puoiib» «le diez vecinos en quien están repar- 
tidos como qnini*-nlos indios, gente desnuda, que sirven prin- 
ripalmenle á la boga y remo de las canoas para llevar mei-caJe- 
rías á los puertos de Nuevo Ueyno, y contribuyen á sus euco- 



meri«.KT(iS (VJii i;i iiiil.nl <1ií 1<; i|iiií Ir-^ dan ¡i'»i >ii íralí.íjd, ('ijn 
L'l <;iKil s:o dis.iiimiyoii Jiiiicho, coiiio arriha «inoíla tlirho: (.'s rl 
teinijlc de la cumarca (1»í oslo jíuoIjIo caliiMilo y iniiih'ilo, y por 
ello n:al sano, auucjiío .so ha miniado do otras [larh-s tlouilo s<* 
ha l'uiuladü, ¡)ai'<.*<'C ol mojor sitio oí «¡ue ahora lioiio ¡Mjr oslar 
más cerca de las pohlacioiio.s do los indios; hay'íraiiados, «jiio 
e3 la principal granjíoria, y al.m'm rnaíz, popjut» laniiiióii los 
anega el río; pi-ovrcnsc del \uevo lleyno do harina, jamónos, 
mantas, alparí^Mlas y lo demás <juo han menostor. 



VALLE DE UPARE. 

£1 valle de Upare en esta ¿(ohernaoión, (¡no c^ie al sueste do 
la ciuchul de Santa Marta, es Inieiia tierra, (h^ temjile calienta', 
como lo demás de esta gobernación; tiene hnona tierra lorlil 
de maíz, y en que se crían muchas vacas, ovejas, yeguas, ga- 
llinas de Castilla, y moiiloría, ijno hay mucha de venados, y 
otros mantenimientos que se llevan á vender al Nuevo lleyno 
y á Cartagena, y á otras partes; y hay en él grande abundan- 
cia do metales, mayormeJite de cobre. 

PUEBLOS DE ESTE VALLE. 

CIUDAD DK LOS ÍIEYKS. 

El principal pueblo de este valle se llama la ciudad de los 
Rei/eSf cincuenta leguíís de Tamalamoque y tníinla de la ciu- 
dad del río dti la íiacha, do camino muy llano; os pueblo do 
treinta vecinos cucóme niñeros, todos pobres, y así ile mala 
gana hay clérigo alguno que quiera residir en ella. 



LA IlAMAUA. 



El otro pueblo de este valle es el pueblo de lu llamada, que 
llamaUf quo es un pueblo de españoles, jurisdicción de la go- 



«* 



su comarca como siete ú ocho mil indios tributarios, reparti- 
dos en cien repartimientos, los diez y seis de S. M. y los otro» 
de particulares. Ha sido siempre esta provincia gobernación 
con título de S. M., primero del distrito de la Audiencia do la 
Española hasta el año de 54 que se metió en el Nuevo Reyno- 

Es toda esta provincia diócesis de un obispado que se llama 
de Cartagena; hay en todo él dos monesterios, uno de Domi- 
nicos y otro de Franciscos, en los cuales suele haber muy 
pocos frailes; descubrió esta provincia primero que otro nin- 
guno Rodrigo de Bastidas año de 2, corriendo la costa de Tie- 
rra-fírme, y año de 4 comenzó á conquistarla Juan de la Cosa, 
y el capitán Luis Guerra, y año 32 la comenzó á poblar Pedro 
de Heredia primer gobernador que en ella entró. 

El temple de esta provincia^ como las otras destas partes que 
se van metiendo á la línea Equinoccial, es húmedo y caliente, 
aunque en la costa no tanto por las brisas que de ordinario co- 
rren en ella, y así es más fresca que la tierra adentro, adonde 
son más continuos los vendábales y llueve la mayor parte del 
año, sino sean los meses de Enero, Febrero y Marzo; y asi por 
esta causa es menos sana esta gobernación en lo mediterráneo 
que en la marina, aunque en todas partes más sana que enferma. 

Es esta tierra, como la del Nuevo Reyno, más montosa que 
llana, y aunque no es serranía, es de muchos y muy continuos! 
montes y valles, y montañas de árboles muy crecidos y valles 
profundos llenos de arcabucos y ciénagas por las muchas aguas: 
los árboles más ordinarios de esta gobernación son los comu- 
nes de estas regiones; ceibos, palmas, avrunos, guamos, cedros, 
cañafíslolas, bravos ái'boles de manzanas ponzoñosas, hobos, 
algodón, caymitos, ciruelos de la tierra, guabanas, guabos ipa- 
mones, icacos, pinas, uvillas, plátanos: de España se da bien 
todo agro de naranjas , limas , sidras , granadas , higos y uvas, 
legumbres de la tierra también, batatas, maíz y yayamas, yuca, 
frisóles, bledos, y albahaca en abundancia; trigo ni cebada no 
se da, y dánse lechugas, cebollas, berzas, peregil, berengcnas, 
melones y otras legumbres, aunque las más dellas echan si- 
miente; el terreno es arcilloso y travado, salvo en las costas y 
riberas de los ríos, donde es arenisco: aunque la provincia no 



r 



:{87 

v-miiy abinitlante de pastos hay alprunas vacas, ganado ove- 
juno, y puercos de España, cuya carne se da por sana á los 
enfermos, y de la tierra hay tigres y venados, haquiras, dantas, 
mapuriiies, monos, liebres, conejos, ^uiadaquilinajas, lol)Os 
marinos, caimanes, y culebras de cascabel; hay muchos papa- 
gayos grrandcs y chicos, auras, tórtolas y tordillos, perdices, 
I»aux<^s, racas y otras avecillas de poldado, garzas, alcalraces, 
cuervos marinos, palomas de España, y gallinas de Esj):\ña y 
¿e las Indias, y patos y muchos pescados en la costa. 

Los indios de esta gobernación son de buena estatura, antes 

(¡randcs que pequeños, de ])uona3 fuerzas y de buena razón, y 

w miitrQi^g (Jq buenas facciones: andaban lotlos desnudos an- 

'*?uarnenie, y ahora se visten: eran lodos idólatras, convjr- 

ii-'nJo*e fácilmente; su mantenimiento ordinario es maíz, pes- 

^ y frutas de la tierra; las ocupaciones, sementera, caza y 

'^*'' y alguna contratación v mercadería de mantas de al- 

•^^ 'icLy metales ni mineros ningunos en esta provincia, sal- 
^'^ ol río del Cenu, donde hav memoria do habci-se sacado; 
*"* V ríos princiimles en esta gobernación más de dos ó tres 
- ^*^lran en el Golfo y Culata, que llaman, de Uraba. 



KSCRipQjju pnuTICULAR DE LOS PUEBLOS DE ESTA GOBERNACIÓN. 

CAItTAOBNA. 

Piulad de Cartagena en 7ft" del meridiano de Toledo, 

«le ^vi^j dísi.iril por un círculo mayor leguas, y en 10° de 

I* ^O, es pueblo de doscientos cincuenta vecinos españoles, 

lo- •Víqj y 5jgjjj ení'omenderos y los demás todos tratantes y 

**^ ^^íidere?, y en su jurisdicción treinta y cinco pueblos repar- 

U**^^ en veinte y nueve repartimientos, trece de S. M, y los 

•iC^íís de particulares, y en todos como dos mil indios tribu- 

lí^^ios. Reside en esta ciu<lad el goberna'lor y la Caja y Oficia- 

\^ leales, tesoi-ero, contador y así mismo la iglesia catedral, 

4]ue se erigió el año de 38, en la cual residen el obispo y dcan, y 



388 

cuando mucho dos canónigos, que no pueden m«1s por no va- 
ler los diezmos de dos ó tres mil pisos arriba; hay monesterío 
de San Francisco y en él como cinco religiosos, y otro de Santa 
Domingo en que hay doce, y entrambos pobres. 

Comenzó á poblar esta ciudad Pedro de Ileredia, natural de 
Madrid y gobernador della año de 32, y llamóla de Cartagena 
por semejanza que lieno el puerto de esta ciudad con el puerto 
de Cartagena en los reinos de España, por una isla que tiene á 
la entrada del. El temple de esta ciudad es bueno; aunque no 
muy sano suelo ser convalecedero de los que enferman en el 
Nombre de Dios. 

El sitio de esta ciudad es junto á la costa de la mar, que por 
la parte del norte la rodea; aunque en tiempo de vendavales^ 
cuando la mar está mansa, pueden surgir en ella los navios 
muy bien, por el poniente tiene el puerto, y por mediodia un 
brazo de mar que va desdo el puerto hasta una ciénaga grande 
que la rodea por el occidente, y llaman de Anapoto, hasta casi 
juntarse con la mar, por donde en tiempo de aguaceros gran- 
des se comunica la ciénaga con la mar. 

El suelo donde está esta población es en parte llano y are- 
noso, aunque á la mano izquierda del mediodía tiene un mon- 
tecillo algo levantado, entre el cual y la ciénaga el suelo es 
bien empantanado. La ciénaga es hondable por la mayor parte, 
para barcos parle della, de tanto pescado, que es menester lim- 
piarla dellos, porque matándose el uno al otro no se infícione 
el aire de mal olor. En la ciénaga de Texca, que es otra que 
está un cuarto de legua de la de Anapoto, se hace por las ori- 
llas sal , donde se provee la ciudad della, y todos los que quie- 
ren llevanla á otras partes porque hay mucha. 

No hay agua ninguna corriente para beber, salvo de pozos 
y jagüeyes 9 que adonde quiera que caban sale agua dulce, 
aunque legua y media de la ciudad al suducste, hay un arroyo 
que se podría traerá ella fácilmente. Las casas de esta ciudad, 
aunque al principio fueron pajizas, se hacen ya de buen edifi- 
cio como en España, porque para ello hay muchos y buenos 
materiales de madera, piedra, cal, teja y ladrillo. 

Provéese esta ciudad del Nuevo Rey no, de harina, cebada. 



•)0- 

.»" 4 

i^> muv ahmi'liiUo ilo pastos iiav alLniíi.is varis, Lrainlo o\t- 
juno, y puerroá dr» Es|)arM, niya rarn»* sr» da por sana á los 
enfermos, y de la tierra ii.ay li.iírcs y víMiados, lía«juiras, dantas, 
niapurÍLres, monos, liebres, rom^jos, ^'aíida<¡uilinaj is, lolms 
marinos, caimanes, y culebras de cascabel; liay muchos ¡papa- 
gayos grandes y ciiicos, auras, túrlolas y tordillos, pordiros, 
jíausos, racas y otras avecillas de [»oblado, í:arzas, alcatraces, 
cuervos marinos, palomas de Esjiaña, y gallinas de Esjufia y 
<ie las Indias, y patos y muchos pescados en la costa. 

Los indios de csla gobernacií')n son do buena oslalura, antes 
grandes que pequeños, de ])uenas fuerzas y de buena razón, y 
las mugci*es de buenas facciones: andaban tOilos desnudos an- 
tiguamente, y ahora se visten : eran lodos idólatras, convir- 
íiéndose Mcilmente; su mantenimiento ordinario es maíz, pes- 
cados y frutas de la tierra; las ocupaciones, sementera, caza y 
pesca y alguna contratación y mercadería do mantas de al- 
godón. 

No hay metales ni mineros ningunos en esta provincia, sal- 
vo en el río del Cenu, donde hay memoria de haberse sacado; 
no hay ríos princiivales en esta gobernación más de dos ó tres 
que entran eu el Golfo y Culata, que llaman, do Uraba. 



DESCRIPCIÓN PARTICULAR DE LOS PUEBLOS DE ESTA GOBERNACIÓN. 

CAIITAGENA. 

La dudad de Cartagena en 70'* del meridiano de Toledo, 

del cual distará por un circulo mayor leguas, y en 10° de 

latitud, es pueblo de doscientos cincuenta vecinos españoles, 
los diez y seis encomenderos v los demás todos tratantes v 
mercaderes, y eu su jurisdicción treinta y cinco pueblos repar- 
tidos eu veinte y nuevo repartimientos, trece de S. M. y los 
<lcmá3 de particulares, y en todos como dos mil indios tribu- 
tarios. Reside en esta ciudad el gobernador y la Caja y Oficia- 
les reales, tesorero, contador y así mismo la iglesia catedral, 
que se erigió el año de 38, en la cual residen el obispo y deán, y 



390 



pues la vuelta del sucluesle, y si fuere en tiempo do vendaya- 
les irse a la vuelta del oeste hasta la cabeza de Cativa. 

Partiendo de Cartagena en demanda de la isla de Pinos, ea 
la costa del sur á la isla de Cuba, para desde ahí ir á la Ha- 
bana y venir en España, se gobierna al nornorueste hasta 12% 
y si anocheciere allí, tomando las velas se entrelendrá hasta él 
día por amor de el Roncador, y siendo de día, proseguir la 
derrota hasta IG"* que se sale de los bajos de la Serranilla, y 
hasta reconocer la dicha isla do Pinos por las señas en ella 
descritas. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE CARTAGENA. 



La isla de Ca- 

rex, 
Maiarapa. 
Bahaire. 
Turhacón. 
Guananta, 
Guayepo, 
Choa. 
Encupana. 
Ficuaco. 
Tiiripana, 
Cipacua. 
Tuhara. 



Paluato. 

Malambo. 

Camapacua. 

Peranpia, 

Caluara, 

Matxina, 

Gacapa. 

Caco. 

Cacaramoa. 

Cocón. 

Cospxgue. 

Mahatos. 

Tameme. 



Capana. 

Enrucha 

Tesea. 

Calamar, 

Barranca. 

Archarepan. 

Timiruaco. 

Palnapo. 

Icacita, 

Granada. 

Taybe. 

Granada. 

Perienica. 



Insiacuri. 

Pealipaya. 

Yitrupmpia. 

Olorica, 

Zamba. 

Inguaro. 

Toca-agua. 

Migahares. 

Cipacoa, 

Duramaya. 



TOLU. 



La villa de Santiago de Tolu^ treinta leguas de Mopoz, seis 
leguas de la costa de la mar, por la cual se va á ella desde Car- 
tagena, porque la tierra se anda mal á causa de las ciénagas 
que la mar hace en la tierra y la aspereza do las montañas; es 
pueblo de hasta veinte y seis vecinos encomenderos, y en su 
comarca cuarenta y ocho pueblos de indios, y como mil sele- 



quesos, jamones y otras cosas Je maiitcininioiilos, <jiic se Iraeii 
á ella por el río al> ijo de la Madalena. 



TOPOGRAFÍA DEL PUERTO Y CIUDAD DE CARTAGENA. 

PLEnrO DE CARTAGENA. 

El puerto de esta ciudad es de los buenos de las ludias, y 
no tiene otra falta sino que las naos surgen lejos de la ciudad; 
tiene á la entrada una isla atravesada que llaman de Carex, 
que baco dos bocas, una á la x)arle do oriente que llaman la 
Boca grande de tres cuartos ó una legua casi de ancho, fonda- 
ble y limpia para navios, y por el poniente otra canal de me- 
dia legua do ancho y dos brazas de fondo para pat<ages y bar- 
cones que llaman la Boca chica: entrándose más dentro, para 
molerse en la bahía donde surgen los navios y ilotas, sale á la 
mar por la costa del oriento una punta que llaman del Judío, 
entre la cual y la isla, aunque hay buena media legua, hay 
bajios á la banda del norte, do manera quo se viene á hacer 
una entrada como canal, por la cual para meter los navios es 
menester pilólo diestro: pasada esta punta so ensancha la ba- 
hía y surgidero más de una buena legua leste-oeste, y más á 
la ciudad se vuelve á hacer un cstrechuelo de tiro de arcabuz 
entro la costa y punta que llaman del Boquerón, que tiene de* 
lantc de si un isleoncillo y un fuerte, y pasado este estrecho 
se vuelve á ensanchar la mar hasta la ciudad; pero tiene bajos 
7 no pueden entrar dentro sino patages y navios pequeños. 

De la ciudad de Cartagena para el Nuevo Rcyno , se va á la 
barranca de Malambo, que es una casa de Aduana á la ribera 
del río Grande, jurisdicción de esta ciudad; en que se recejen 
las mercaderías que se llevan al Nuevo Reyno, de Santa María 
y de esta ciudad de Cartagena, de la cual está treinta leguas 
que se andan con recuas. 

Para ir al Nombre de Dios, saliendo del puerto de esta ciu- 
dad se gobierna ocho ó nueve leguas la vuelta del nornorueste, 
y de allí la vuelta del oeste los dos tercios de camino , y des- 



392 



1 

4 
i 



Cenor. 


Ohué. 


Toacey, 


Harnea, 


Penulla. 


Copataca, 


Hormay. 


Macasdino 


Malo, 


Hornachos. 


Chuchus, 


Morongas. 


Maman. 


Pilchocho. 


Mamón. 


Montur^ 


Maganquey. 


Almaya. 


La Crtn. 


Perina. 


Polomoy. 


Güaii. 


Pilchocho. 


Secara. 


Anchaney. 


Cotoca. 


Juez. 




One. 


Tenguey. 


Esgua. 




Mesa, 


Ogue. 


Colocan. 





MARÍA. 



La villa do María, treinta y dos leguas de la ciudad de Gar- 
tagena, de muy mal camino de ciénagas y montañas y cues^ 
tas, y veinte y sieto leguas de Mopox por camino torcido, doce 
por tierra hasta el río grande de la Madalena, y quince por 
el río aiTiba en canoas, diez y ocho leguas de Santiago de Tola 
de buen camino, aunque lo más es montaña, tiene once veci- 
nos encomenderos, y en su comarca mil ochocientos indios 
mal pacíñcos , y á esta causa los españoles viven en gran ne- 
cesidad. 

Poblóse este pueblo en tiempo del capitán Don Pedro de He- 
redia por sus capitanes; el temple de esta comarca ni es frío ni 
caliente y la tierra de muchas dehesas y pastos para poder 
criar ganados, aunque hasta ahora no los hay por ser tan po- 
bre; las poblaciones de los naturales, no son en las montañas 
y tierra fresca; no hay caciques ni señores entre ellos, sino 
todos behetrías, y los aprovechamientos que dan á sus enco- 
menderos, es hacerles algunas rozas de maíz, con que crían 
algunos puercos, y así mismo les dan algunas gallinas, miel 
y yerba. Los pueblos de indios de esta ciudad no están visita- 
dos, y así no hay relación de los que son. 



.{';) 1 



cientos indios trÜMitaiios en «.'llo>: haln'.i »mi osla villa un nio- 
nestcrio de frailes Franciscos «juc se des[»oM«) y no hay reli- 
giosos en él. 

Dic<5ii quo so i»ol)lí3 osle [jucIjIo, por orden del rapitán y fío- 
bernador Don Pedro de llercdia, año de 15:14; el leinple de esta 
tierra es más caliente ijuc frió, y la vivienda de los indios es 
en la montaña y. en casas de paja; no tienen caciqnes, sino 
unos capitanejos á quien obedecen por tiranía más que por 
amor, ni oblif^ación que ten^'an. Los indios sirven á sus en- 
comenderos con hacerles sus rozas íle maíz, porque trigo ni 
cebada no se coje, aunque se dan algunas frutas y semillas de 
España, y así mismo se crían vacas, yeguas, cabras y grande 
abundancia de puercos y muchas gallinas de España, y perdi- 
ces que hay en la tierra mucho mayores que las de España, y 
mucha miel de abejas que se cria en las montañas; y algunos 
indios hacen canoas, porqr.e en los términos de esta villa hay 
grande cantidad de Cedros de que las hacen, las cuales llevan 
con bueyes hasta el río de Cauca, doce leguas, donde las ven- 
den á los vecinos de Mopox, que las llevan por el dicho río 
nueve leguas hasta el río de la Madalona. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Coloci, 

Sichis, 

Sispctia. 

PauUlanu. 

Cince, 

Corin. 

Cicinques. 

Gaoni. 

Chinoc. 

Pinlchorroy, 

Chenii. 

Caygva, 

Cencelejo, 



Colocón. 

Yomane, 

Teres. 

Esquine. 

Pecuntay. 

Penlnis. 

La Guaca 

maya. 
Pedochocho, 
Machio. 
Chiluas. 
Puiza. 
Leorica. 



Onemayca. 

Cuaye. 

Ofjuy. 

Chuma. 

Humay. 

Lanchorran. 

Coloco. 

Tojéme. 

Bencanre. 

Momill, 

Coqucn. 

Coco. 

Macaylas. 



Zochochin. 

Lemohan. 

Paspan. 

Santeron. 

Mesa, 

Malho. 

Oru. 

Ucen. 

Canana. 

El Viento. 

Mazurdn. 

Mexio. 

Loxo, 



'■} 



394 

casa las mercaderías en recuas, v de allí se suben hasta el Xuevo 
Rcyno en canoas; y así mismo hay otras tres ó cuatro casas y 
barrancas de particulares, más á Tenerife, donde descargan 
mercaderías como en la do Malambo. 



PUEBLOS DESPOBLADOS DE ESTA GOBERNACIÓN. 

• 

Nuestra Seíiora de la Antigua^ que se pobló en la proviacia 
del Darien por Alonso do Ojeda y Nicuesa año de 509, el cual 
parece haberse despoblado dentro de pocos años de su funda- 
ción por la braveza de los indios y por grandes diferencias que 
sucedieron entre los españoles. 

San Sebastián de Buenavista ^ parece haberse poblado por 
los años 33 ó 34 cerca del golfo de Uraba, por el capitán Alonso 
do Ileredia, hermano do Don Pedro de Heredia gobernador de 
Cartagena, el cual le fundó media legua de la mar en unos 
collados rasos de tierra fértil y buena de naranjos y otras fru- 
tas, y algún oro: no consta de la causa porqué se despobló, ' 



HIDROGRAFÍA Y DESCRIPCIÓN DE LA COSTA DE CARTAGENA. 

Todo lo más de esta costa es playa arenosa, y aunque no de 
muchos puertos iiay muchas ensenadas y caletas para surgi- 
deros de navios grandes y pequeños, aunque lodos desabriga* 
dos, salvo el golfo de Uraba que no es tanto: al ña pueden na- 
vegar en aquella mar y costa galeras. Son muy continuas las 
brisas en esta costa toda, y así no so puede navegar oeste-leste 
sino con grande dificultad, y en tiempo que vientan los ven- 
dábales, que es por el verano, los vientos nortes y noruestes 
son travesía. 

De España se navega hasta esta gobernación por el viaje del 
Nombre de Dios, y á la vuelta se va hasta la isla de Pinos para 
desembocar la canal de Bahama, ó salvarla saliendo por entre 
el puerto de San Nicohts entre la isla Española y de Cuba á las 
islas de los Lucayos , y por allí A la derrota ordinaria de las 



305 

ilotas 'luo vienen de Imlias, dejando la canal de Bahama á 
xn.ino derecha. 

La costa de esta provincia, que es en la mar del Norte, so 
corre parte della al les-oesto hasta Cartagena, y desde allí al 
golfo de Uraba al sudneste. 

Li boca del río grande do la Madalena, que parto los térmi- 
nos de cs¡ta gobernacióti con los de Santa Marta, está veinte y 
seis leguas de Cartagena; mas al occidente está el Morro Her- 
moso veinte leguas de Cartagena, y seis de la boca do río 
Grande, que so viene á reconocer en el viajo de Tierra-firme, 
y de alta mar parece una isla redonda como un pan, y llegan- 
do á tierra se ve una cordillera de sierras bajas y quebradas 
ijuo viene jí dar sobre Zamba, 

Punta de Zamha^ al occidente do río Hermoso entre él y el 
buhío de Gato, 

Buhio de Gato^ ó lo que llaman la Arboleda, porque parece 
una casa llena do arboleda, una playa descubierta en que pue- 
den surgir navios, en medio de Ja cual hay dos isletas pe- 
queñas. 

Loa Siete Buhios^ siete leguas de Cartagena, que es un sur- 
gidero fondable. 

Punta de la Canoa ^ dos leguas do Cartagena, es una punta 
íjue 56 mete á la mar como media legua ó como tres cuartos 
de legua derecho norte-sur, la cual desdo la mar hace un ten- 
dejal como de galera, desde la cual prolongando la costa so 
corre nordcstc*sudueste desde doce brazas hasta cuatro. 

Punta de loa Ycacos, íjue con la punta de Carex forman la 
entrada del puerto de Cartagena, metiéndose ala mar como un 
cuarto de legua al norueste. 

El Puerto de Cattagena^ lU supra como queda descripto en 
la ciudad. 

La isla de Carex^ antiguamente dicha de Codego, está ov\ la 
entrada y bo&i del puerto de Cartagena, casi dos leguas de 
largOy por lo ancho poco más de media, estrechándose más al 
occidente; la costa della es baja, buena para surgideros, y el 
suelo es tieso [lara rodar artillería. 

El suelo della aunque no es llano no es áspero ni montoso; 



396 

lio hay río ni fuente ni lagunas ni otra agua sino la de los 
xagueyes. Los árboles que hay en ella son de los que hay en 
la costa, y no hay animales ni aves tampoco más de las de 
crianza, ni es á propósito para ganado; es toda estancia de 
maíz y yuca de un vecino do Cartagena: fué antiguamente 
muy poblada de indios pescadores, tanto que Juan de la Cosa 
y el capitán Luís de Guerra que fueron los primeros que sal- 
taron en ella y la robaron, año de 4, yendo á descubrir la go- 
bernación , tomaron en ella de setecientas personas arriba: 
ahora no hay indios más de hasta catorce ó quince pesca- 
dores. 

Punta de la Nao, pasada la isla de Carex, en tierra firme, en 
la segunda boca occidental del puerto de Cartagena. 

La isla de Daru y Pturex, en la comarca y jurisdicción de 
Tolu, entre las cuales se puede bien surgir. 

Rio del Cenu , á la entrada del golfo de Urabas en que anti- 
guamente se halló mucho oro, y junto del estuvo poblado poco 
tiempo un pueblo que se llamaba San Sebastián de Buenavista. 

Golfo de üraha, donde fenece la gobernación de Cartagena; la 
boca del en 78o y X de longitud de Toledo y 8* y X d® altura. 

Hay así mismo en el distrito de la Audiencia del Nuevo 
Reyno de Granada, seis pueblos de la gobernación de Popayan, 
que son, Santa Fó de Antíóchia, Caramanta, Arma, Ancerma, 
Garlago, y San Sebastián de la Plata, y San Vicente de los 
Paez, según la pretensión de la Audiencia de Nuevo Reyno, 
aunque no pone en ella curas ni justicias, sino el obispo y 
gobernador de Popayan. En todos estos seis pueblos habrá 

como cien vecinos españoles y encomenderos y los demás 

pobladores y tratantes, y en su comarca y jurisdicciones como 
diez y ocho mil indios, y otros tantos repartimientos como 
vecinos españoles; como de todo, y de las calidades de los 
dichos pueblos constará, en la descripción particular que dellos 
se hace, en la dicha gobernación de Popayan. 



Ilotas que vieiion do Iiüliai!, «Icjiíhlo la canal «lo Haliaina i\ 
mano derecha. 

La costa de esta provincia, que os en la mar (Kd Norlo, sií 
corre parle della al les-oestc hasta Cartagena, y desde allí al 
golfo de Uraba al suílneste. 

La boca del río grande de la Madalena, que parte los lí^rmi- 
nos de esta gobernación con los de Santa Marta, está veinte y 
seis leguas de Cartagena; mas al occidente está el Morm Her- 
moso veinte leguas de Cartagena, y seis de la boca de río 
Grande, que so viene á reconocer en el viaje de Tierra-ilrme, 
y do alta mar parece una isla redonda como un pan, y llegan- 
do á tierra se ve una cordillera de sierras bajas y quebradas 
que viene ú, dar sobre Zamba. 

Punta de Zamba^ al occidente do río Hermoso entre él y el 
buhfo de Galo. 

Buhio de Galo, 6 lo (¡ue llaman la Arboleda, porque parece 
una casa llena do arboleda, una playa descubierta en que pue- 
den surgir navios, en medio de la cual hay dos isletas pe- 
queñas. 

Los Siete Buhios^ siete leguas <le Cartagena, que es un sur- 
gidero fondable. 

Punta de la Canoa, dos leguas de Cartagena, es una punta 
quo se mete á la mar como media legua ó como tres cuartos 
do legua derecho norte-sur, la cual desdo la mar hace un ten- 
dejal como de galera, desde la cual prolongando la costa so 
corro nordeste-sudueste desde doce brazas hasta cuatro. 

Punta de los Yeacos, que con la punta de Carex forman la 
entrada del puerto de Cartagena, metiéndose á la mar como un 
cuarto de legua al norueste. 

El Puerto de Cartagena, ut supra como queda descripto en 
la ciudad. 

La isla de Carex^ antiguamente dicha de Codego, está en la 
entrada y boca del puerto do Cartagena, casi dos leguas de 
largo, por lo ancho poco más de media, estrechándose más al 
occidente; la costa della es baja, buena para surgideros, y el 
suelo es tieso para rodar artillería. 

El suelo della aunque no es llano no es áspero ni montoso; 



1 



393 

(lo sin haber hallado nada: Gonzalo Pizarro entró por el Quito 
en demanda de la Canela, y habiendo pasado uu salto grande 
del río de las Amazonas, envió á Orcllana con un barco por el 
río abajo por comida, de que iba muy falto, y visto que no 
volvía so volvió al Quito: el Orellana salió por el río abajo 
á la mar del Norte, del cual tomó el río uno de los dos nom- 
bres que tiene: después el marqués de Cañete envió á Pedro 
de Oi*sua á descu1)rir aquella tierra, á quien mató el tirano 
Aguirre, que salió por el río de las Amazonas á la niar del 
Norte. 

El gobernador Juan de Salinas, también se echó desde su 
gobernación el río abajo de la Amazonas, con deseo de dar en 
las provincias del Dorado, y después de haber navegado el río 
abajo muchas leguas se volvió, sin haber hallado cosa confor- 
me á la opinión y fama de riquezas que de esta provincia se 
tiene. 

Por las x)rovincias del Río de la Plata se tiene relación do 
los indios que caen hacia la Equinoccial y parte del norte por 
encima del puerto de los Reyes, hasta donde llegó Cabeza de 
Vaca, que quince jornadas de aUí para el norte hay una laguna 
tan grande que se pierde de vista la tierra en ella, la cual 
llaman del Dorado, porque en medio hay unas islas en que 
hay muchas minas do oro muy licas, y que sus riberas están 
pobladas de muchos indios y señores que hacen sacar el oro 
deliiis, y que de esta laguna sale el Río do la Plata, cerca de 
]a cual también dicen que está una provincia de mugeres que 
llaman las amazonas, que no tienen hombres, sino los que 
van á buscar fuera de su provincia. 

Así mismo, por las provincias del Brasil, los portugueses 
tienen noticia de esta laguna, y la comienzan ya á pintar en 
sus cartas dentro de la demarcación de Portugal, y también el 
río de San Francisco que sale por el Brasil á la mar del Norte 
dicen que sale de esta laguna, y le llaman de las Amazonas por 
pasar por la provincia deltas; y así portugueses platican de ir 
á poblar ya esta laguna. 






NOTICIAS DEL DORADO Ú NUEVA ESTREMADURA. 

De las provincias que dicen del Dorado, aunque la fama 
que ha habido de sus riquezas es muy grande y de muchos 
codiciada y deseada, no se sabe cosa cierta ni averiguada que 
poder escribir más de que, de los descubrimientos (¡ue so han 
hecho por el río Marañón abajo, y de indios que han salido 
de aquellas provincias para las del Quito y Perú, y también do 
los que caen á la parte del mediodía por las provincias del Río 
de la Plata, se ha venido á levantar esta fama do riquezas que 
suele ser oi*dinaria en los nuevos descubrimientos; y aunque 
en este podría ser cierta, en los mds suele faltar. Comoquiera 
que sea, uo se sabe más de que estas provincias son de la otra 
parte del río de las Amazonas, que como en su descripcióu 
queda dicho, va corriendo por entre 2* y 6*» ó 7* de lalitud 
austral, sin saberse determinadamente que tanto más estén 
las dichas provincias la tierra adentro para el mediodía y 
provincias del Río de la Plata, ni que tan iéjo?, ó cerca de los 
nacimientos ó boca del dicho río, vengan á caer; y ansí los que 
han querido descubrirlas lo han intentado por diversos cami- 
nos, algunos por la mar del Norte y las provincias de Gumaná 
y Venezuela, en Tierra-flrme, por Maracapana, como fué el 
capitán Serpa, y algunos antes dél, que aunque entraron en 
demanda de las provincias de la Guayana y otras, eran con 
intento y nombre de dar por ellas en las del Dorado, creyendo 
que todo fuese uno la Guayana y el Dorado. Y ano de 08 entró 
Don Pedro de Silva en demanda de las provincias de los 
Omaguas y Omegas de su gobernación, que él nombró en su 
capitulación la Nueva Estremadura, creyendo que en ella le 
caerían las dichas provincias del Dorado, el cual, queriendo 
entrar por Gumaná se desbarató y quedó perdido. 

Por la parle del Nuevo Reyno y provincia del Perú han 
entrado en demanda del Dorado en diferentes años los capitanes 
siguientes: 

Hernán Pérez de Quesada, hermano del licenciado Ximcncz 
por el Nuevo Reyno con quinientos hombres, que volvió pcrdi- 



3D^ 

(lo >iii halíor hall t-lo iiaJa: <i.niz.ilo Piz.arro entró por el Qailo 
011 tloinanda de la Canela, y hahiomlo pasado un salto grande 
del i-ío de las Amazonas, envi«'> á Orollana con un bai-co por ol 
río abajo por comida, do ijuc iba muy fallo, y visto que no 
volvía so volvió al Quilo: el Orellana salió por el río abajo 
A la mar del Norte, del cual tomó el río uno de los dos nom- 
bres que tiene: después el marqués de Cañete envió á Pedro 
de Orsua á descubrir aquella tierra, á quien mató el tirano 
Aguirre, que salió por el río de las Amazonas á la niar del 
Norte. 

El gobernador Juan de Salinas, también se echó desde su 
gobernación el río abajo de la Amazonas, con deseo de dar en 
las provincias del Dorado, y después de haber navegado el río 
abajo muchas leguas so volvió, sin haber hallado cosa confor- 
me fi la opinión y fama de riquezas que de esta provincia se 
tiene. 

Por las provincias del Río de la Plata se licnc relación de 
los indios que caen liacia la Equinoccial y parte del norte por 
encima del puerto de los Reyes, hasta donde llegó Cabeza de 
Vaca, que quince jornadas de allí para el norte hay una la^na 
tan grande que se pierde de vista la tierra en ella, la cual 
llaman del Dorado, porque en medio hay unas islas en que 
hay muchas minas do oro muy ricas, y que sus riberas están 
pobladas de mnciios indios y señores que hacen sacar el oro 
delias. y que de esta laguna sale el Río de Ja Plata, cerca de 
la cual también dicen (]ue eslíl una provincia de mugeres que 
llaman las amazonas, que no tienen hombres, sino los que 
van á buscar fuera de su i>rovincia. 

Así mismo, por las provincias del Brasil, los portugueses 
tienen noticia de esli laguna, y la comienzan ya á pinLir en 
sus cartas dentro de la demarcación «lo Portugal, y también eV 
1 ío de San Francisco que sale por el Hrasil á la mar del NorV^ 
dicen que sale de esta laguna, y le llaman de las Amazonas l>^^ 
pasar por la provincia dellas: y así portugueses platican dL<x «^^ 
«1 poblar ya esta laguna. 



« I • ' ■ 



OEIKARCACION DE LAS PROVINCIAS Y REYNO DEL PERÚ. 

La provincia mayor y. más sonalada cío las Iiidiiw que caoii 
.-1 la parte del mediodía, os la que so nombra Piril, de cuyo 
nombre muchas provincias (]ue están fuera de ella se llam.-m 
así, porque están debajo de la go]»ornaci»^u del Virey del Pin'i, 
que es desdo los confines de la gobernación de Popayan y 
distrito de la Audiencia del Quito, que cae en 4' de altura 
septentrional hasta el estrecho de Magallanes, que son 56" dr 
altura, á que corresponden cerca de mil leguas, á diez y siet(' 
leguas por grado, quede viaje cuentan más de mil cuatrocientas, 
y de ancho á ciento y á ciento cincuenta leguas por dond»* 
más de la costa de la mar del Sur, que por la parto donde más 
se mete al poniente no pasa del meridiano 87*" de longitud del 
de Toledo. 

Eran estas provincias casi todas lo que ora el imperio délos 
Ingas en su tiempo, el cual después se partió en dos goberna- 
ciones distintas, que fueron la de Don Francisco Pizarro inti- 
tulada la Nueva Castilla, desde Quito basta pasado el Cuzco y 
setenta leguas más abajo de Chincha ; y la otra do Almagro 
intitulada Nueva Toledo, desde allí doscientas leguas hacia el 
Estrecho. Duraron distintas estas gobernaciones desde el año 
de 32 ó 33 de su descubrimiento hasta el de 42, que se proveyó 
Virey en estas provincias y se fundó la Audiencia de los 
Reyes. 

Hay en todo esto Reyno cuatro Chancillerías, que son la de 

los Reyes, la del Quito y la de Panamá, que aunque está lejos 

del Pini, por ser el paso para ól está subordinada al gobierno 

dal Virey, y la Chancillcria de los Charcas, y. la gobernación ó 

CAdocilleria de Chile; en las cuales hay siete gobeniaciontís 

Oti titulo do S. M.: las tres do la Audiencia del Quito que son, 

?¿)a.yan, y los Quixos, y la Canela, y la de Juan de Salinas, 

Pacamoros ó Igualsongo, y la de San Francisco do la 

ia en Vilcabamba, que es de la Audiencia de los Hoyes, 

>:3 déla Audiencia de los Charcas que son Santa Cruz do 

íc3rra, y la de Tucuman, y la g'obernación de las provincias 



Y 



402 



DESCRIPCIÓN GENERAL DE LOS CAMINOS DE ESTAS PROVINCIAS. 

Vaso de España para estas provincias, primero al Nombre 
de Dios y Panamá y la mar del Sur, por donde se entra 
¿ todas ellas, que aunque desde la mar del Norfe se puede 
ir por tierra hasta las provincias del Pirü por Cartagena, 
Popayan y el Nuevo Reyno, no es camino para mercaderías 
sino solo para pasajeros, y aun trabajoso por su aspereza 
grande de montañas y gran largura de (ierras; y así todo lo 
que do España se lleva á los reinos del Pirü os por la man 
del Sur. 

Como el imperio de los Yngas se extendía casi todo lo que 
hay desde la cordillera dicha de los Andes á la mar del Sur, 
abrieron dos caminos muy señalados; uno que llanian de 
Guaynacapa ó del Ynga, que va entre las dos cordilleras á lo 
largo de la de los Andes desde la ciudad de Posto hasta las 
provincias de Chile, cerca de novecientas leguas de viaje todo 
derecho sin torcer á parte ninguna^ do veinte y cinco pies de 
ancho, atravesando valles muy profundos y collados muy al- 
tos, de veinte y cinco pies de calzada decaí y canto donde eran 
menester, en el cual los Ync<is tenían muchos tambos y suo- 
tuosos aposentos proveídos de comida y ropas y calzado para 
la gente de guerra que por ellos caminaba, y de media á me- 
dia legua y menos, sus postas de indios que llaman chazqui^ 
que de palabra se iban dando las embajadas unos á otros. 
El otro camino era el que llaman de los Llanos, por entre 
la cordillera y la mar, desde San Miguel de Piura norte-sur 
más de quinientas leguas, hasta volverse á juntar con el del 
Ynga cerca de las provincias de Chile, todo de quince ó veinte 
pies do ancho, y á una parte y á otra una pared bien fuerte 
como do hasta un estado, con muchas acequias de agua y ar- 
boledas de melles y frutas que hay en el camino, y en losare^ 
nales, donde no se podían hacer paredes, de trecho en trecho 
ponían unos maderos hincados que señalaban el camino por el 
cual de ordinario ó á orro se camina á todas estas provincias: 
ademds de otros caminos que hay particulares por cada una de 



40:5 

^-'Vuis. y por sor li lo luengo de la costa, lambión por la mar se 
uavoga, y llevan las mercaderías á todas. 



HIDROGRAFÍA GENERAL DE ESTAS PROVINCIAS. 

Yaunijuc por sor la rosta ele osla provincias tan larga no 

Pucilc eii lodo ser conformo, casi loda ella es alta, en partes 

'Montosa y en partes rasa y pelada, [»oro generalmente limpia 

y muy fondable, y sin peligros ningnnos, para la navegación, 

dfi tormén I as, huracanes, ni do bajos ni escollos liasla junio 

del Esireclio, y así por maravilla se pierden naves en esta mar. 

■*a causa deslo parece, ponine corre en ella la mayor parle del 

*»o ol viento sur, »|ue anuijue c\\ liompos suele ventar recio 

y furioso por correr loda la mayor parte da esta costa norle- 

^>"i lio puede ser el sobredlclio viunlo travesía en ella por ser 

<5sie viento tan ordinario en esta rosta, y jionjue las ct>rrienlos 

^<? e¿»ia mar son del Polo Anlárlico hacia la Kíjuinoccial, que 

^•* del Kstrechu hasta el I*¡ní v Tierra-lirme. Viene jI serla 

"^^'Cííación de Tierra-lirme para el I'irú v Ciiile como en la 

*<irovrp¿jf,-¿j general «jneila di(^ho, dificultosa y larga, y al con- 

*''*o de Chile para el Pirií v Tierra-íirmc muv fácil v bre- 

' y así, para ir á aijuellas parles desde l\inamá, es menester 

^P^rar tiempo, cjuo son los meses «le Enero hasta Abril cuando 

^'*^ii menos los vendábales v hav más brisas, que también 

**^U por Agosto y Septiembre auuijue no tanto. Tardase 

r^ eximen le <lü ir desde Panamá á Chile nueve meses: tres 

*^ Lima, y otros tres que allí son menester para esperar 

Po, y después oíros tres hasia Chile: la vuelta es en mes 

• ^^dio ó dos meses, dn manera que se puede venir desde 

^**** hasta Ticrra-íirme en un viajo sin detenerse en el cami- 

^ ' Vase y viénese siempre costa á costa, surgiendo en los 

P^^^rios que quieren, de los que se ofrecen, y así la navega- 

^^•Jn dcsla mar es de las más apacibles y seguras del mundo. 



T 



"*?? 



40i 



TADLA DEL DISTRITO DE LA AUDIEN'CIA DEL QUITO. 



DESCRIPCIÓN DEL DISTRITO DE LA AUDIENCIA DEL QUITO, 

Y DECLARACIÓN DE LA TABLA PIIECEDENTE. 

I 

El distrito de li Audiencia que reside en la provincia del 
Quilo, í[ue es la primera Audiencia de las comprendidas en el 
Vireyno del Pirii, se comprende entre 7G° y 87° de longitud 
del meridiano de Toledo, y entre 5" de altura austral y 4* sep- 
tentrional, según Santa Cruz, que en la situacióu do estos' 
pueblos anda muy diferente de lo que por las relaciones se co- 
lige, según las cuales vienen A llegar los límites de esta Au- 
diencia á 8** de altura austral: por el oriente tiene los términos 
abiertos para las i>rovincias de Río de Orellana, y por el nor- 
deste parte términos con el Xnevo Reyno, por entre el valle 
de Xevva, v los términos de Timana, declinando al liurueslo 
por entre los términos de la ciudad de Carlngo, que es del 
Nuevo Rey no, y Caly, que os de Quito, aun(]ue entrambos 
pueblos son de la gobernación de Ponayan, desde donde habrá 
de travesía ues-sudueste, por línea recta hasta el puerto de 
Payta como doscientas cincuenta leguas, quede viaje son mu- 
chas más, por donde se juuta exclusive con el distrito de la 
Audiencia de los Reyes, y la tierra adentro casi derecho al 
leste, declinando al sueste por los confínes de Caxamalca, y 
los Chachapoyas que son de Lima; desde donde al puerto de 
Huenaventura en la costa que va de Panamá, por donde so jun- 
ta con su distrito, tendrá de travesía norte-sur derecho ciento 
cincuenta leguas, que así mismo por camino cuenta más do 
doscientas: por el occidente tiene por términos la costa de la 
mar del Sur que corre por diversas longitudincs. 

En el distrito do esta Audiencia hay tres gobernaciones; una 
á provisión de S. M. que es la de Popayan, menos seis pueblos 
della que son del distrito de la Audiencia do Nuevo Reyno de 



ÍO.') 

^■^'^iiala, y las oirás á i»n)visiüii «li.'l Vin'v (]uo son, la do los 

^^•ii\os y la Canela, y la do los Pacainoros, 0. Ii^nalsaiigo. (jiic 

*^^'-^'U do Juan de Salina. Kn todas hav livinla nitohlos v ciu- 

*-i idos de osiiañolí'S, y en to.lus olios oonio mil irrscienlos ve- 

••'uii,j5, 1q§ quinienlos sclenla encomenderos, y en la jnrisdic- 

-i'Jii y comarca de lodos ellos como ciento nóvenla mil indios 

^^^niiarios, sin los mn'-hos «¡ne en sns conlines oslan de gne- 

''*^í y sin los íjue en las las.K.iones se esconden. 

MauJúsi* fundar la Audiencia en esla uohcrnaciíni el año de 

^> y amiijue liene sollo y lodi.»s sus ministros y oliciales, 

^nio Jas otras Audiencias, es subordinada en las cosas de ¡iO- 

'^'■'ificiún al Virey del Piní, ijne las provee en ella con los 

y^ioü y aprovechamienios do la lierra. Hay en esle distrito 

. ■"* o/iispados, (]ue son el «le (»)nilo y Popayan, cuyas diócesis 

'^'¿i3 son mavores que (íI ílislrito de la Audiencia. 

•»i^nijue toda la lierra «le este dislrito está iprualmenlo casi 

"<o j^ ]j^ m^r^ parte de la Equinoccial como de la otra, por»]uc 

"^ Ca^ii por medio deila, no deja de advertirse alguna dife- 

^^* de las provincias de la parle del Austro i\ his do la 

, ^ ^«plenlrioual, que por la gobernaci«ín de Popayan con- 

***^ Oon las provincias del Nuevo lleyno, las cuales son más 

"*Vji\iiics á clliis en la humedad de la lierra y lemporamenlo 

^'^vlo V llovioso, v suflo más embarazado de arcabucos v 

* ^iifias, V la ;;cnte v naturales della más viciosos v bestiales 

en ^Vi5s idolatrías y vi'^ios y perversas inclinaciones de comer 

carit^-. humana: casi al conlrario en las otras provincias <juc 

ca^^i ii^ 1;^ Qii-i r,ai-t,j ,ie la Ivjuinorcial, desde la provincia del 

Q^Wo al Pirii, td lom^de comienza á ser más ajiacible, menos 

\»^^ii>fíJü v llovioso, el rielo es más sereno v abierto, el suelo 

V VüTeiio más descubierlo y raso, loJo lo vegetable de más vir- 

vvi'l y fuerza; y asi los nalurales i»ur la mayor parle son do 

ini'jor entendimiento y más políticos entre sí, y aunque id<)- 

hlra^ casi lo<los y ¡íarlicipanles «b"* algunas de las besliali»la- 

í!es y virios y ¡Kicados ile estos, oíros comunmente apios para 

h doctrina y ¡toliría. Hay mucha diversidad de lenguas entre 

¡os natunilcs, aunque la general es la de los Ingas. Y aunque 

cAf^i en todas las provincias de osle dislrito Iiay muestras de 



■^- ■ 



• l"l » 



TAIÜA DKL I)ISTlilTO IH- LA AUDILXCIA DCL OUITO. 



DESCRIPCIÓN DEL DISTRITO DE LA AUDIENCIA DEL QUITO, 

Y Dr.OI.A RACIÓN liE LA TAIILA PliDIEDKNTE. 

El ílistrilí) Jo l:i AuJioiicia í|iio ivsi.lo on la provincia del 
Quito, «;iio fs 1 1 [iriüi'H'a Airlit.'ncia «le 1 is í'oin¡n'enJiJas en el 
Yireyno ilel Vivú, so compren»!»» riUrr 70** y ST*» ile longitud 
del ineriliauo ili' Toleflo. y (Mitro 5'' «le .íl'iira austral y 4* sep- 
tentrional, so^nlii inania Cruz, «jU'^ en la silua'MÓn ilc estos 
puelílos amia muy difereule iie I»» *[W por las reliciones se co- 
lige, ^OL'iín las cuales viijuen á Ue.j^ar los límites de esta Au- 
dienna á 8® «le altur.i austral: por el oriente tiene los términos 
aliierlos ¡tiira las pruviurias de Río de Orollana, y por el nor- 
deste parle términos con el Nuevo Rey no, ¡»or entre el valle 
de Xeyva, y los término^ de Tiuiaua. de''linando al nurueste 
por cutre lo? términos de la ciudad de Cartago, que es del 
Nuevo Reyuo, y Caly, «jue fs do l^uiln, aun«jue entrambos 
puel.dos son d»? la Lroliernaiii'm d-* I*ivi:iyau, des«le donde habrá 
de travesía ues-smluesle, por liuL*a re^ta hasta el puerto de 
Payia como dos<;ienlas cincuenta leguas, »[uede viaje son mu- 
chas más, por «loude se junta exclusive ron el distrito de la 
Audiencia »!♦; los Reyes, y la tierra adentro casi dei'echo al 
leste, derliuando al sueste [jor los confines de Caxnmalca, y 
los Ghacha[»oyas que «ron do Lima; «K-sdo donde al puerto de 
Huenaventura en la costa (]ue va do Panamá, por donde se jun- 
ta con su distrito, tendrá de travesía norte-sur derecho ciento 
cincuenta leguas, que así mismo por camino cuenta más do 
doscientas: por el oeciilente tiene por términos h costa de la 
mar del Sur que corre por diversas longiludines. 

En el distrito de esta Audiencia hay tras gobernaciones; uiia 
á provisión de S. M. que es la de Popayan, menos seis pueblos 
dcUa que son del distrito de la Audiencia de Nuevo Rcyno de 



ili.i 

Graiia.J.'i, y l.is oirás á ¡•:"VÍ>i''»ii *!<'! N'iii'V iji¡' <<>i], li «le los 
(j)iiixos y la (ianrhi, y l.i il'- Ins Pa(';ii;i«»ri», i'' 1.::ii;iÍ-.íiil;'). i|ui.; 
(licou de Juan iK' Salina. Kii loJas li;iy ti'i'iiil.i iiii«*!ili»> y ciu- 
dades de espaüí.ilí's. y (mi to-los cílus rniiio niü ln'>«i«j]il')S ve- 
cino?, lus (juinienlos í>elen!a mronicndcros, y »;u l.i jurisdio- 
í'ion y comarca de lodos (í1Io< como ríen lo noví'iil.i mil indios 
tribuíanos, sin los mn.-ii'.»s iJ'h» ííu sus oonlines e-jl.in d».* gue- 
rra, y sin los íjue en las lasa(:i..»n».*s se esconden. 

Mandóse fundar la An li,Micia en esla gohernaeinn el año de 
C3, y aunque tiene sollo y lo«los ¡^us niinisirus y oliriales, 
como las otras Audiencias, es subonlinada en la¿ C'^sas de í;o- 
bcrnaciúii al Virey del Pini, que las provee en ella e<)n los 
oQcios y aprovecliamienios íle la lierra. Hay en esle dislrilo 
dos obispados, que son el de Quilo y Popayan, cuyas diócesis 
juntas son mayores que el distrito de la Audiencia. 

Aunque toda la lierra «b; este dislrilo está iirualmenle casi 
tanto de la una parte de la Equinoccial como de la otra, p()r<]ue 
pasa casi por medio della, no deja de advertirse al;^una dife- 
rencia de las provincia-í de la parle del Austro á las de la 
parte Septentrional, que por la gobernación de Popayan con- 
finan cou las provincias del Nuevo Ileyno, las cuales son más 
scmojanlcs á ellas en la bumedad de la tierra y temperamento 
húmedo y llovioso, y suelo más embarazado de arcabucos y 
rnonlañas, y la gente y naturales della más viciosos y l>estiales 
en sus idolatrías y virios y perversas inclinaciones de comer 
carne humana: casi al contrario en las otras provincias que 
caen de la otra parte de la Equinorcial, desde la provincia del 
Quito al Pirú, cl temple comienza á ser más apacible, menos 
húmedo y llovioso, el cielo es más sereno y abierto, el suelo 
y terreno más descubierto y raso, todo lo vegetable de más vir- 
tud y fuerza; y así los naturales por la mayor parle son de 
mejor entendimiento y más políticos entre sí, y aunque idó- 
latras casi todos y participantes de algunas de las bestialida- 
des y. vicios y pecados de estos, oíros comunmente aptos para 
la doctrina y policía. Hay mucha diversidad de lenguas entre 
los naturales, aunque la general es la de los Ingas. Y aunque 
casi en todas las provincias de esle distrito hay muestras de 



400 

oro, y 011 muchas parles se roío, en las «jue caen á la parte del 
Vh'ii c< mucho niás, y se ha sacado piala en muy grande can- 
lidad, como de todo se hará particular memoria en lasdescrip* 
ciónos particulares tle eslis proviuí'ias, «jue por ser tan largas 
y apartadas algunas delhs no puede convenir en lo uatural 
tanto, que no hay notahle diferencia de las imas á las otras- 



hidrografía general y caminos de este distrito. 

Xo tiene este «listrilo y provincia m.ís costa do la de la mar 
del Sur por la parte del occidente, por la cual so A'a hasta el 
rio de (juaya(¡iiil destle Panamá, y se llevan A estas provincias 
todas las mercaderías de España (juc en ella se gastan por el 
viaje ordinario del Hní, y por iv[\io\ río, como cu él so dirá^ 
se meten á las otras provincias de esto distrito; que aunque 
por tierra se podría ir á estas provincias por las gobernaciones 
de Cartagena, Santa Marta y Nuevo Reyno, no es camino usa- 
do sino para algunos pasageros, horros, ó que no hallan pa- 
sage de navios viniendo del Piril á Panamá, ó que se pasan de 
estos reinos á aquellos sin licencia; porque mercaderías no se 
podrían llevar i)or caqui sin grande costa, á causa de la distan- 
cia grande que hay, porque desde Cartagena acuito, que es lo 
más cerca, hay por tierra y linea recta de doscientos cincucnla 
leguas arriha, y por viaje más de trescientas cincuenta ó cua- 
trocientas, y casi todo mal camino. 

Al Cuzí-o se va desde el principio de este dis'rito y goberna- 
ción por el camino real de los Ingas, de que arriba, en lo gene* 
ral de estas partes, se hizo relación. 

Para la ciudad de los Reyes se va hasta el río Bamba para 
ir por tierra, y á Guayaquil para ir por la mar. 



DESCRIPCIÓN DE LA GOBERNACIÓN DE POPAYAN. 

I^ gobernación de Popayan entre el meridiano 7C' de longi- 
tud del de Toledo, y 8*2^ desde la Equinoccial hasta 7* de altura 



407 

septentrional, d ijtit: rospoiitlcu do lar^tii-a norlo-sur como 
ciento veinte leguas y otras ciciit) de ancho, aiuiijuc de Ira- 
véala desde los términos de Oarta^'ona, por donde parle ti-rmí- 
nos con ella por el norte hasta I'asto, ijiie es el último puttlilo 
della por donde confina por el ['irü, ponen como dosrieiitiit 
leguas, y ciento desde el pnerto il>- hncnaveiitura en la mar 
del Sur hasta el valle de Ncyva, donde por la parle del oricnle 
so junta con el Nuevo Hcyno. 

Hay en esta gobernación catorce pueblos do españoli-'s, lo» 
Bicte 6 loa ocho riudades y los oíros villas, en los cuales todoa 
faabrd como trescientos vecinos eapañoles y no más, y iná:< do 
los doscientos encomenderos, y setenta y tres mil imlio» tr¡- 
bularioa en tre^nicnlos ciian>nla pueblos: ru<^ osla h'uheniación 
toda del distrito de la Aniliunija del Nuevo Hcyno do Granada, 
hiuila el ai^o de G3 ó til, ijue se rumió l.i Audiencia do San 
Francisco del Quilo, en la cual ijncdó la mayor parte della, y 
en el dislrilo do la del Nuevo Hcyno ijucdaron roIus sois pue- 
blos della, como en su descripción se dírii. 

Hay en esta gobernatión olici;dcs de la Real Hacienda pro- 
júetaríos, y doa casas de fundición: h;iy en c-ítta ^.'obcrnarióu 
un obispado que ae dice de Popny.in, porijuí' la i'atedral resido 
en a{¡uella ciudad, que lieue pur rlióce^íts iodos los [niobios do 
esta gobernación, salvo ú Pasto y otros lr<'s ipio corilinan con 
1a provincia del (Juito, que son tlel obispado dolía, anrra;{;liio 
al arzobispado del Nuevo Royno: hay en todo él tres mones- 
terios; uno de la Merced, «no do Franciscos y otro do Domi- 
nicos. 

Comenzóse á descubrir y poblar el año de 30 por el capitiín 
Sebastián de Belalcazar, con poder del Adelantado Francisco 
Pizarro. gol>crnador dclPirú. Llamóse esta provincia de Popa- 
van, por iiu indio princi[)itl della que se llamaba asi. Aunque 
por tem^r esta provincia tan largos tü'rrninoa, hay difürenlcs 
tierras y comarcas en ella, laa más dullas ó cisi todas convie- 
nen en ser la tierra ilspera y fragosa y do razonable temple; 
fresco en las sierras y partea aliña; caliente en los valles y tie- 
rras bajas, y hdmedo en todas por lo mucho que de ordinario 
llueve en esta región, qno es abundante de ríos y de muchas 



y liuonas íi^iiis-, '.!•? gmii-l'-s inojii.iiVw \ arliíjle«l;is: aunque do 
üiniiilüS V fnilus no os laii ffiiil cuido otras in*oviiicias, dase 
fii olla in.u'/- y uo inuchü, y iri^o menos. i»orijno iic se da sino 
on jiuris parles y poco, «'nnio las ilemás fruías y semillas de Ej?- 
pafia; hay Trisóles, papns y al¿50'l«jn; hay vacas, yeguas, ove- 
jas, cahras y puercos, aunque no tanto «le lodo como ea oirás 
parles de las indias; hay de la lierra, venados, osos, tigre» 
V leones v ali:unos oíros animales, v aves de caza: es tierra 
rica solamenle de minas de oro, que hay muchas en toda» 
partes, y alirunas de plata, aunque no constantes ni de seguir. 
Es loda esta tierra jiohre de indios: aunque nunca hubo inu- 
clios por sus guerras y sacrificios, con el tratxijo de las minas 
y de las í:uerras so han venido á hacer menos: eran todos idó- 
latras, y muchos dellos caribes como los del Nuevo Reyno. 



hidrografía de esta gobernación. 

No hay en esta gohernacir)n costa tío mar más de la que al- 
canza en la mar del Sur desde el cabo de Corrientes hasta d 
Ancón de Sardinas, serán como cien leguas de costa, y eu toda 
ella no hay m«1s puertos del de Buenaventura, que sirve á lo 
más de esta provincia y el río de San Juan, i)Orque la costa 
toda es muy bmva y alta, como particularinenlc se contiene 
en la descripción della. 

Entrase á esta provincia [»or el puerto de Huenaventura 
sobredicho, hasta la ciudad de Cali, y de allí á los demás 
pueblos, y por la gobernación de Cartagena y rio Grando 
á Santa Fe de Antioquía, aunque no se meten en esta gober- 
nación las mer(*aderías por a<|uí, porque los más de lo.s camiuos 
de Caramanta arriba no se pueden caminan-orí recuas ningri- 
nas, y del Nuevo Reyno se va desde Iba.:;uo á Cariago, y por 
Quito y Pasto á las provincias del Pirú, por donde se niele en 
esta gobernación ropa do los Cañaros, Guancavellicas y do 
Tru^illo, y aun di's-Ie el Cuzco, y quesos, pernilos, azúcar, 
confitura sayales, y paños bastos, t¡ue so labran en el Quilo, y 
otras muchas cosas ib.' que carcíT* esta gobernación. 



\[)\) 



DESCRIPCIÓN PARTICULAR DE LOS PUEBLOS DE ESTA GOBERNACIÓN. 

PÜI'AYAN. 

La ciudad de Po;)a»/áu oii T yí de altura, veinte y dos Icfruas 
de la ciudad de Cali al sur, ron (luion parle lérminos, y veinte 
leguas de Alinaguer al norte, es iiueblo de Iroinla vecinos es- 
pañoles, los diez y seis oncomenderos: hay en su comarca 
treinta y dos pueblos ó parcialidiides do indios, en ijue hay 
como nueve mil indios tributarios de tasa reparlidos en diez 
y nueve repartimientos, los tres de S. M. y los demás de par- 
ticulares. 

Residen en esta ciudad un teniente do f?ol)ernador y los de- 
más oficiales de concejo ordinarios, y así reside aquí la i^^lesia 
Catedral desde el ano de iT ó 48, que primero fué sufragaría 
al ai*zobíspado de los Reyes hasta el año de 07, (]ue se pasó 
al arzobispado del Nuevo Rey no: hay en la iglesia tres ó cuatro 
prebendados porque no se pueden sustentar más; hay en esta 
ciudad un monasterio de la Merced en que hay dos religiosos. 

Pobló esta ciudad el adelantado Helalc^zar por comisión de 
Don Francisco Pizarro año do 3(), la cual tiene su asiento entre 
<5l valle de Palia y el do Cali, en que hay grandes tempestades 
y aguaceros, relámpagos y rayos; el temple della es de los 
buenos do las Indias: las casas de los españoles son de tajda y 
ladrillo, y se van ya cubriendo de teja: es la tierra de la 
comarca toda doblada y montaña con alguna parte de cabana 
en quo se crian yeguas, de que aquí y cu Cali salen buenos 
caballos, ovejas, cabras; muchas gallinas de España, maíz, 
papas, frisólos y algodón : hay buenas minas de oro y salinas 
eu la jurisdicción de esta ciudad, en la cual, en un cerro gran- 
de, nacen el río de la Madalena y el río de Cauca, y á seis le- 
guas de la ciudad está un volcán en un cerro muy alto, que 
echa siempre fuego de sí y se ha a1)ajado más de cien estados 
después que se pobló la ciudad. 

Los naturales son menos, mucho, de los que eran cuando los 
españoles entraron en la tierra, porque con la guerra que les hi- 



410 



oierou 'lej.-iroii Jo <emb:*arv muriéronse muchos de hambre; es 
LTeiuo vestiiLi y bi-^a tratada y todos caribes, aunque sin pue- 
blos iormado?, en buhíos derramados y apartados unos de otros. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBUK DE ESTA CIUDAD. 



Los Cacu nucos. 


Ismita. 


AlaguniUa, 1 


Pálase. 


Zunzida, 


Chimhigitao, 


Yagua. 1 


Los Capita- 


Muluaza, 


Sotara. 


Espandbj. 


nes. 


Polindara, 


Gege, 


Chapa. 


Abalo. 


Pindamu, 


! Timbio. 


Tunquina. 


Piandamu. 


Ze-ncela. 


Las Guabas, 


Segua. 


Lagua^bara 


Bamba. 


Calóse. 


P orneo. 


' 


Guambia. 


Los Capita- 


Ponía. 




Cheon. 


i nes. 


Bamba. 


1 



El camino de esta ciudad á Cali es muy frecuentado para 
recuas en que se llevan las cosas que se meten del Kni y pro- 
vincia de Quilo, y su traen mercaderías de España de las que 
se meten por el puerto de nncnavcntura para el Nuevo Reyno 
de Granada: hay desde esta ciudad dos caminos, uno por el 
valle de Xeyva, que ya no srj camina por estar despoblado, y 
oti*o por el valle do (Jal i ¡jara Izaste; desde esta ciudad hay 
oli*os dos caminos, uno por la sierra de Almaguer, y otro por 
ol valle de Palia por el rual andan recuas de Pasto á Cali. 

Desde esta cindad «1 la do Paoz y la Plata y Timana son l09 
caminos poco frecnontados; por ser los pueblos pobres y la 
sierra áspera de fríos y nieves, páramos y ciénagas y pasos 
peligrosos. 



CALI. 



La ciudad de Cali, en 3"* de altura septentrional, veinte y dos 
loguas de la ciudad de Popayan y veinte y ocho del puerto de 
hueuHVontura, parte términos con la ciudad de Guadalajara de 
Iluga, y con la ciudad de Gartago; hay en ella treinta y seis 



vecinos, los veiiito y ni.ilro iMicn!ii«.'iii.lí'pj< y pO'-tis in.ís poM.i- 
Jores V Iralaiitos, v 0:1 su coiiianM niaroiita v iiucfvo parcia- 
liJadcs ó rancherías do indios en ijiie liay ikr trrs mil IrÜMila- 
rios arriba, roparliilos en veinic y i:nalro ropariiniiíínlos. 

Es esUi ciudad la última del disirilo do la Audiencia de San 
Francisco del Quito por la parle <lel norte, donde ?e van á jun- 
tar los términos de esta ciudad con el tlislrilo de la Audiencia 
(le Panamá por el golfo de Uraba. 

Reside on esta ciudiul el gobernador de esta provincia, por 
estar más en comarca (¡uc Popayan para lodos los pueblos 
della, en el cual asi mismo reside de onlinari») el teniente 
general del gobernador y los oíiriaies de la Ueal Hacienda y 
Caja Uea), y una casa de fundiciini if ue hay en olla, un algua- 
cil mayor y otro menor, dos alcaldes ordinarios, seis regidores 
y los demás oficiales de Concejo. 

Es esta ciudad en lo espiritual de la di()cesis do Popayan , y 
hay en ella una iglesia parroquial y un hospital y un mones- 
terio de Franciscos en que hay uno (3 dos religiosos. Fimdcj 
esta ciudad Miguel Muñoz por el año 37, con orden de Sebas- 
tián de Benalcazar poblador do esla tierra por Don Francisco 
Pizarro; al principio se pobló en hi provincia de los Gorrones, 
de donde se pasó después y se volvió á poblar por Lorenzo do 
Alcana donde ahora está, también con poder y comisión ilo 
Francisco Pizarro, en un valle muy llano arrimado al pié do 
una sierra, una legua del gran río do (lauca, y junto do uu 
buen río que baja de la sierra; y aunque el asiento y comarca 
es bueno, y donde so cogo dos veces al año maíz, algunas otras 
cosas de la tierra y no muchas por ser muy caliente, no so 
da trigo en su comarca ni otras semillas do España; pero 
hay cantidad do ganados, de yeguas y cal)allos escogidos, 
vacas, ovejas, y cabras y grande aparejo para la crianza dellas 
en el vallo. Hay en toda esta comarcal muchas minas do oro, 
aunque por la falta de naturales no so saca tanto cuanto 
podría. 

Los indios do esta comarca son por la mayor parlo de behe- 
tría, desnudos y mal vestidos, y todos gente muy pobre, que 
aun DO alcanzan algodón para vestirse; y así lo que más tribu- 



412 



tan es algún oro y maíz é indios de servicio para las minas y 
para llevar y traer mercaderías al puerto. ' 

Desde esta ciudad al puerto de Buenaventura; que está en la 
jurisdicción della, hay veinte y ocho ó treinta leguas, y algu- 
nos dicen treinta y dos: las mercaderías de España que vienen 
de la ciudad de Panamá, se llevan desde aquí hasta el princi- 
pio del valle, cinco leguas de la ciudad, por indios de carga 
tasados para osle servicio, por ser el camino de montañas aspe- 
rísimas y de pocos indios, y desde allí las llevan en recuas las 
cinco leguas que hay hasta la ciudad. 

Desde esta ciudad de Cali para Popayan, Almaguer y Pasto, 
y provincias del Quito, son caminos frecuentados con recuas, 
y así mismo hasta Buga y á Cartago por donde se pasa al 
Nuevo Reyno, y á Ancerma, Caramanta, y Santa Fé de Autio- 
quia, hasta donde desde esta ciudad andan continuamente 
recuas de caballos y muías. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Ancho. 


Iguala. 


Quiguata. 


Atnayme. 


Bonoylalima. 


Niño. 


Inubo. 


Biguá. 


La Quebrada, 


Chumba. 


Dichacama. 


Ocache, 


Coa, 


Chinche. 


Guales. 


Luaeta, 


Andes, 


Guales. 


Caquebaque. 


Laca. 


Guales. 


Xamunguey. 


Amico. 


Bijas. 


CJ linche. 


Abiiaque. 


Chita. 


Aleta. 


Chitangua. 


Quenhábe. 


Bayuelos. 


Guales. 


Guales, 


Pete. 


Quiguata. 


MuUúialo. 


Montañeses. 


Xamunguy. 


Vitaco. 


Lucata, 


Sendo, 


Quiguata. 


Pepita. 


Icama. 


Sengo. 


Pondo. 


Guales. 


Guales. 



PUERTO DE nUENAVENTUnA, 



El puerto de Buenaventura, que como queda dicho es de 
la jurisdicción de Cali, está en 3* y }i de altura, treinta laguas 



\ I w 

de la dicha ciii.la<l, v (ns v mrili.'i.') cuatro do la U\',\ «lo Palina<; 
es una bahía graii«I«>, «¡ue á l.i entrada dt'lla tiene un jíofiol C\ 
farallón alto, en la cnal entran muchos ríos de la sierra, y por 
el uno entran los naos hasta el deseniharcadero ó puerto, que 
para entrar en él es menester piloto diestro. 

La pobUacióii de este puerto es de solos tres ó cuatro vecinos 
que la ciudad de Cali tiene puestos allí para que reciban liis 
mercaderías y las avien, los rnales se sustentan á costa de los 
propios de la ciudad, (¡uc no se pueden sustentar de otra 
manera en la tierra por ser despoblada, enferma, áspera y muy 
lluviosa: es de la diócesis y jurisdicción de Popayan. 

Descubrió este puerto y poblóle primero Juan Ladrillero, 
con poder del adelantado Don Pascual de Andagoya, y liabién- 
dosc de despoblar por las diferencias que entre él y el adelan- 
tado Benalcazar hubo, envió el cabildo de Cali seis ó siete 
vecinos que sustentasen la población, y así quedó en su juris- 
dicción; desde el cual puerto, como queda dicho, llevaban las 
mercaderías hasta cerca de Cali indios do carga, por ser el 
camino muy áspero y que no le pueden andar recuas. 



SANTA FE DE ANTIOQUIA. 

La villa de Santa Fe de Antioquia en G* y }í de altura, doce 
ó catorce leguas hacia el sur del lugiu* donde estuvo antigua- 
mente poblada la ciudad de Antioquia, que por haberse poblado 
en las minas de Buritaca, que estaban en la jurisdicción de la 
dicha ciudad de Antioquia, se llamó así, y veinte y tres leguas 
de Caramanta, de camino áspero y doblado, es pueblo de once 
ó doce vecinos, todos encomenderos, y en su comarca habrá 
como cinco ó seis mil indios tributarios poco más ó menos: 
reside en ella un teniente de gobernador y dos alcaldes ordi- 
narios con los demás oficiales del Concejo. 

En lo temporal es esta villa en el distrito de la Audiencia 
de Nuevo Reyno, y en lo espiritual de la diócesis del obispado 
de Popayan, 

Poblóla el capitán Jorge Robledo, con comisión del adelanta- 






do Bcnalcilzar por ol año Je 42; tiene su asiento en cabana, y 
el temple es ni«ís caliente que frío: es la comirca para crianzas 
do ganados por las buenas dehesas y cabanas que hay en ella: 
para pastos y mantenimientos; hay muchas minas de -oro y 
muy ricas en loda esta comarca, generalmeute en los arroya 
y quebradas: está junio á esta villa el cerro de Bariíaca, 
nombrado por la riqueza do nacimientos y minas de oro que 
hay en 61, del cual dicen haberse sacado loda la riqueza qui 
se halló en el Conu: es este cerro frío. ■ 

Los indios de esla ciudad no están descritos ni tasados, peí 
sábese (|ue están mal pacíficos, y que es gente desnuda y qu^ ■ 
come carne Immana, y rescatan indios do otras proyindass - 
para sacrificarlos y comerlos. 

Desde esta villa á C iramanta es el caminó por tierra, ásperc:^ 
y doblado: el río de Cauca no se puede navegar por ser 
corriente muv arrobalada. 



CAH AMANTA. 

La villa de Caramanli en 5** y X ^^ altura, trece leguas de 
la villa de Ancerma, lione once vecinos españoles encomenderos, 
y en su comarca oíros tantos pueblos de indios en que debe 
haber pocos más de mil indios tributarios; es en lo temporal 
del distrito de la Audiencia del Nuevo Reyno, y en lo espiritu-sl 
del obispailo do Popayan. 

Pobló esla villa el capitán Gómez Hernández año de 48, por 
comisión de Benalcazar; llamóla del nombre de la provincia 
donde está fundada, que se llama así, y es hasta donde descu- 
brió el adelanto Jorge Robledo; tiene su asiento en cabana, 
todo cerrado de montaña, en que se da en abundancia el maíz, 
l^ero no trigo alguno ni semillas de España, y ganados muy 
pocos, porque no hay tierra abierta donde poderlo criar: hay 
generalmente en todas las poblaciones de los indios de fa co- 
marca buenas minas de oro. 

Los naturales de esta comarca habitan los más dellos en la 
montaña, andan desnudos, y son todos caribes que compran 



- , --Vv^—^ ^- 


■_ 



413 

indios de Aucerma y otras parles pura coiiicil&s, sin ijue la 
justicia so lo pueda estorbar; no tienen wñorcs ni ciciijucs, y 
así 8on todos hchetrías. 

El camino que hay desde esta rilla & la de Anceniia esmiiy 
doblado de montaña, tanto (juc de ninguna nianei'a pueden 
andar recuas por 61, y asi todas las cosas y mci-caderias do 
Espaíla que se proveen de Ancenna las Iracn indios de carga. 



REPARTIMIENTOS V PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 

Guiarma. I Autora. i Loa Órganos. \ Paparon. 

Yamaraca. Pal fia. Cajianu. Oculta. 

Conoa. Lo» ¡todeles. Óciiba. 



La villa de Santiago de ylrmu, dioz y seis leguas de la villa 
de Ancernia, y veinte y dos de la dudad de Carlago, y doce 
deCaramanla, parte túrniinos con la villa de Caramanta por 
el sur; es pueblo de veinte y dos vecinos encomenderos, y en 
su jurisdicción veinte y seis pueblos de indios y c.a ellos como 
diez y siete mil tributarios: van cada día en diminución los 
españoles é indios, y asf dicen que ya no «on inils de quince 
los españoles y mil los indios. 

Está esta villa en el distrito de la Audiencia del N'ncvo Reyno 
de Granada, y es de la diócesis de Popayan: |)obló esta villa 
eJcapitiIn Miguel Muñor-, ailode4í, por comisión del adelaii la- 
do Benalcazar en la provincia de Quito, do donde por la guerra 
y braveza de los indios se mudó después, por el aAo de lo, .1 l:i 
orilla del río do Cauca en nuis cómodo lugar, donde permaneció 
hasta el tiempo del licenciado Briceño, juez de residencia do 
esta gobernación y oidor del Nuevo Royno, que se volvió A 
fundaren el portezuelodoiideahura está por cl capitán Antonio 
Pimentel de Prado, vecino do la misma villa: llamóse Arma 
del nombro de la provincia de Arma, que tendrá diez leguas 



} 



41G 



de largo y seis ó siete de ancho, de grandes sierras y de muc? 
ríos poblados de arboledas y frutas de la tierra. 

Poblóse al principio esta ciudad con veinte y ocho vediV 
que cada día se van resumiendo en menos por ir fallando los 
dios de su comarca, cuyo temple es más caliente que frío, y 
no se da trigo, ni semillas ningunas de España, aunque elm 
y las demás legumbres de la tierra se dan generalmente; y 
los términos, ríos y quebradas de esta vilhi hay minas de o 

Los naturales es gente desnuda y ciiribes, los mayores ca. 
uiceros de carne humana que se han visto, porque han U 
do á comerse el hermano á la hermana, y el marido á la m 
jer, y el hijo al padre, y así tienen por costumbre, que ios i 
dios que se cautivan en las guerras que tienen en los p^ébh 
todos, unos con otros, los ponen á engordar y después, 
do bailes y fiestas , los comen miembro á miembro crudos, 
tando vivos. 

Los caminos que hay desde este pueblo á Ancerma y á 
tago, son muy ásperos y fragosos, de manera que coa ningu 
na suerte de recuas pueden caminarse. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CUIDAD. 



Sima Payxico, j 
Amiltan. 
May tama. 
Tacara. 
Tainita Ay^ 

mamy, 
Marguiro Mur- 

mita. 



Lacohombe, 
Barhudillo- 

poso. 
La Loma, 
La Loma. 
El pueblo de 

la Pascua. 
Perita. 



Pozoynyume. 
El Morro. 
Abaracua Pa- 

cura. 
Abaracua. 
Sanquitama. 
Apir ama. 
Elchetanqui, 



Neyua. 

Tonopotoma, 

Pipinta. 

Sanquitan. 

Guarguaraba. 



ANZERMA. 



La villa ó ciudad de Santa Ana de Anzerma , en 4* y }4 dé 
latitud, diez y seis leguas de Gartago y trece de Caramantai 



]r de Is villa de Arma diei y seis leguas, tiene trciata recinos 
•spafloles, loa Aisi y ocho encomenderos, y en su comarcí 
minia pueblos de indios, y en ellos cinco mil tributirius,- ca 
lo temporal es esta villa dd distrito do la Audiencia do Nuevo 
Reyno, y en lo espiritual del obíspnilo do Popayan, y tiay en 
olla una iglesia parroquial y un moneslerio de Dominicos en 
ijuc liay un roligicixo ó dos. 

Poblóla el capitán .Torgo de Robledo con comisián de Loren- 
zo del Aldana, año de .'(7 rt 3fl¡ llamóse primero SauLi Ana do 
los Caballeros; despulas Aricerma, de Ancer, que quiere decir 
Sal, de que hay mucha en esta provincia, poniuo cuando los 
ospaAoles entraron en ella, fué la primera palabra que oyeron 
de los indios, queá causa déla mucha sal amarga que liay en 
esta provincia, y de la contratación que hay dolía, loe indios 
creían que les preguntaban por ella cuando les il«cían algo- 
Tiene sn asiento entre dos ríos en una ladera do una loma, 
á quíeu los indios llaman Umhm, y asi el sitio es áspero y 
iloode no se puede correr un caballo ; el temple de la comarca 

I es m4» frío que caliente, y donde caen infinitos rayos , y asf 
se coge poco maíi en esta comarcí, y ningün ti-igo ni ccbíida 
ni otras semillas de España, y no bay ningunos ganados, sino 
sean alguuas vacas. Es muy rica de minas de oro, aventajada* 
mente sobre las demiU provincias do esla gobcrnaciíJn , y así 
lOB indios lo sacaban y preciaban antes que los espaiíoles vinic- 

' sea ét ella, y lo tenían en joyas; es la principal grangerfa de los 
vecinos el oro, do que en esta ciudad ^e saca mucha cantidad, 

I y paea sacarlo pasan de mil negros, arríba, los quo tienen para 
ello; es lu gente toda mal vestida, y aunque no son caribes, 
rendeu & trueque de oro y otros rescates los indios esclavos que 

I tienen de otras provincias, de Garamanta y Santa Fó, para que 

I los coman; están tasados en algunas hanegas de sembradura, 

I é indios para las minas y mantas de algodón, aunque no lo al- 

\ canean. 

De las dící y seis leguas que hay de camino desde aqal á 
Cartago, las ocho leguas, hasta el río de Cauca, es todo arcabu- 
ceo y montaña, y las siete, de allí á Ancerma, mal camino, todo 
or ana loma de cabana. Provéese esta ciudad de todas las 



418 

iiiorcaJcrías y cosas de comer <¡iie no hay cu la tierra de aca- 
rreto, Je la ciudad de Cali, por el río de Cauca abajo hasta 
siete leguas de la ciudad, de donde lo llevan indios á ella. 

Hay dos provincias de naturales en esta comarca, eutre las 
otras, que la una se llama Si/ma, y la otra Chancos^ que salea 
á saltear los caminos y hacen daño á los comarcanos. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Carpa, 


Tahwja. 


Cumha. 


Cupitiga, 


Supia, 


Guatica. 


Andyca. 


Supia. 


Vpirama. 


Tusa. 


Chataya. 


Apta. 


Ypa. 


Yndipiati. 


Acanchare. 


60fTOfl€S 


Ocanchara. 


Curumhy. 


Guacayca. 


Umbría. 


Kapiora. 


Cifrumpancha 


Apia. 


(iuarma. 


Yra. 


La ^yrovincia. 


Piesa. 


C/iotapa. 




CART 


'AfíO. 





La ciudad de Cartagoy en 7G" de longitud y 4* de altura, 
cuarenta leguas de la ciudad de Cali, y diez y seis de Ancer- 
ma, y veinte y dos de Arma, parte términos por la parte dd 
norte con la ciudad de Ancerma, y por el oriente con la du- 
dad de Ibague, tlel Nuevo Reyno. Es pueblo do diez y siete 
vecinos encomenderos, sin los dem<1s pobladores y tratantes 
(]ue serán otros tantos; y en su comarca hay cuarenta pueblos 
de indios, y en ellos como cuatro mil quinientos tributarios 
repartidos en otros tantos repartimientos como encomenderos. 
Es esta ciudad del distrito de la Audiencia del Nuevo Reyno; 
reside en ella un teniente de gobernador, dos alcaldes ordina- 
rios, y una casa de fundición, y el oro de esta ciudad, de la 
Hacienda Real, va á la Caja Real del Xue^x) Reyno; y en la 
espiritual es del obispado de Popayan. 

Pobló esta ciudad el capitán Jorge Robledo, por el año de 
40; la provincia que llaman de Quimbaya, llamóla de Cartago, 



419 

porque los más de los pobladores Jella eran Je Cartagena; 
€stá su asiealo en una llanada entre dos arrovos, siele leííuas 
del rio Cauca, tan cubierta y escondida ijuc no se puede ver 
hasta estar encima della por estar en tierra muy cerrada de 
cañaverales, que en lodo el año hay donde poder correr un ca- 
ballo, sino sea un pedazo de cabana adonde los indios comar- 
canos se iban á hacer guerra unos á otros porque no había en 
la comarca campo abierto donde so pudiesen dar batalla; y 
así para hacer las sementeras de españoles y de los iudios, es 
necesario hacer rozas á mano donde las puedan hacer: hay 
poco maíz, y ningün trigo ni cebada, ni otras semillas de Es* 
paña, ni algodón, aunque el temple es bueno, ni frío ni ca- 
liente: hay minas de oro en todos los ríos y quebradas de esta 
provincia que los indios lo sacan, y lo sacaban antes que los 
españoles viniesen á ella. 

La población de los naturales está entre los cañaverales, y 
es gente desnuda, caribes, bien dispuestos y muy guerreros, y 
las mujeres muy hermosas. Están tasados los indios de esta 
comarca en maíz, é indios de minas, y mant¿is, aunque no hay 
algodón. El camino hasta Cali os un valle bajo, bueno y que 
pueden andar recuas por 61, aunque no se frecuenta porque 
las mercaderías y pasajeros bajan por el río de Cauca abajo 
en balsas de cañas gordas, y en la mitad del camino está el 
pueblo del Pescado y población de Gorrones, por donde se pasa 
y llega hasta cuatro leguas de la ciudad, tan cerradas de caña- 
verales que cada mes es menester abrir los caminos porque no 
se puede andar. Desde esta ciudad á la de Lba<j:ue, para ir al 
Nuevo Reyno, es el camino áspero, y porque no pueden andar 
recuas por él se llevan las mercaderías en indios de carga hasta 
la ciudad de Mariquita, donde se embarcan en el río Graude 
los que de esta gobernación van á la mar del Norte. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Tanipa. 
¿Maegue. 



Pindana. 
Quindo, 



Guaquita. 
Pión. 



Coynza. 
Tacoromisy, 



420 



Noguo. 


Tctíiiba. ¡ 


Consola. 


! Perambosa 


Co. 


Sasaquiby. 


Tarita. 


Permtui. 


Pormaga. 


Conche. 


Chalamuy. 


Imato. 


Pagoyago. 


Tatacuy, 


Cimhaty. 


Zanzo. 

1 


Taguamhy. 


Orotty. 


Sasaqua. 


! Sasapa. 


Turcimda. 


: Bia, 


Ándio. 


' JuniUoy. 


Sautama. 


' Pagua. 


Gorrones. 


i Ipatan. 


ütanqua. 


1 Oroby. 


Tamansy. 


1 

1 


i 


TrUADALAJARA. 





La ciudad de Gtiadalajara de Buga^ parte términos OOB la 
ciudad de Cartn^^o hacia el sudueste della, y con la ciudad de 
Cali: tiene veinte vecinos encomenderos, y como cinco tnfl 
indios de encomienda: es del distrito de la Audiencia de San 
Francisco del Quito y del obispado de Popayau. Pobldee año 
de 59 por el capit.ln Alonso de Fuenmayor, con comlstAn de 
Luís de Guzmán, gobernador de Popayan, y llamóse de Gna-» 
dalajara de Buga, á devoción del dicho gobernador que era de 
Guadalajara en España, y por estar asentada en la prOTÍnda 
de Buga: es tierra de minas de oro, aunque muy costosas, y 
así los vecinos della son pobres. 

No hay tasa ni relación particular de los indios de esta 
ciudad, y así no se sabe los que son, más de lo de arriba referido. 
El camino de aquí <í Cali, de donde se proveen de mercaderías 
y las cosas necesarias, es bueno para recuas, aunque no se 
frecuenta mucho por la po))reza de los vecinos de esta ciudad. 



TIMANA. 



La ciudad ó villa de Timana^ y por otro nombre Guaealh^ 
siete leguas de San Sebastián de la Plata y veinte leguas dd 
sitio donde estuvo poblada la villa de Neyva, tiene catorce 
vecinos encomenderos y treinta y seis pueblos ó parcialidades 
de indios en que hay como mil quinientos tributarios, repar* 



r 



i 



431 

Udos eo otros tantos repartimientos como enconieadcros: está 
este pueblo en el distrito de la Audiencia de San Francisco del 
Quito, f hay eu 6Ila y en la ciudad de la Plata un tcuieutc de 
gobernador por ser pueblos pobres, y es do la diúcesi del obis- 
pado de Popayan. 

Pobló esta ciudad el capitán Belaldzai- conpoder del marqués 
Don Francisco Piíarro, y llamóla del nombre de la provincia 
en que está poblada. El temple dclla es más caliente que frío; 
aunque no so da tii^'O ni cebada, hay mucba fruta de la tierra 
j de Espada, se dan también la» que han plantado, y críause 
bien ganados, vacas, yeguas, ovejas, aunque no liay muchas 
basta agora por la pobreta de los poblidoi'cs, que aunque han 
comenzado á sacar oro y plata con loa naturales, es poco lo 
que se saca, y así se sustentan pobremente. Son los indios de 
«sta provincia pocos, y cada día van siendo menos, porque á 
una parte della, en el Rinct^n que llaman do Timana, hay una 
nación do indios caribes, dos ó tres mil dellos, tan carniceros 
y QoroB, que tienen carnicería pública de los indios que cau- 
tivan en Tioiana; y así los tienen tan rendidos y acobardados, 
que uno de los del Rincón basta para diez de los otros, y así 
los matan sin defensa ni resistencia ninguna. 

El camino de este pueblo á la ciudad de Pasto es poco fre- 
cuentado por muy áspero, y trabajoso de caminar por los írios, 
páramos y nieves y ciénagas quo hay cu él. Provéese esta ciu- 
dad de mercaderías de Castilla y de sal y mantas y otras cosas 
del Nuevo Reyno de Granada, con recuas por el valle de N'eyra. 



REPARTIIIENTOS V PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Palma. 


Yaporoxa. 


Yaxe. 


Guatue. 


Tiimbenaca. 


Ttinza. 


LaeuUUa. 


Maquenco. 


Pásasela. 


Xuma¡f. 


Tomague. 


Teaa. 


La Corailla. 


Queeho. 


Panagauero 


Xumay. 


Paco. 


Gasope. 


Estingua. 


TetM. 


Ticomba, 



I Mencayoche. 
Guahondij. 
Pata, 
í.ipapa. 
Punche. 






ALVAGUER. 

La ciudad de Almaguer en 2» y X de altura, veinte leguas 
de Pasto, tiene treinta y ti^es vecinos encomenderos, y en su 
comarca hay como tres mil seiscientos indios tributarios; es 
del distrito de la Audiencia de San Francisco del Quito, y de 
la diócesi de Popa van. Pobló esta ciudad el capitán Alonso de 
Fuenmayor por mandado del licenciado Briceño, gobernador 
y juez de residencia de esta gobernación, por el año de 51 ó 52» 
por conmutación de cierta pena en que fué condonado el dicho 
capitán en la residencia que le tomó el dicho licenciado; d 
cual por tener su casa en el Corral de Almaguer en España, 
llamó de este nombre á la ciudad. 

Tiene su asiento la ciudad en un cerro alto de cabana, y el 
temple de esta comarca todo es más frío que caliente, aunque 
hay valles donde se cojxe mucho maíz, y trigo, papas', frísoles, 
cantidad de algodón y de coca, y yuca, y otras semillas; y criase 
bien todo ganado de vacas, yeguas, cabras y ovejas, y hay oro 
en todas parles, aunque no se saca mucho por los pocos na- 
turales que hay, y aquellos de mala paz: viven en bohíos de 
paja y muy apartados unos de otros; andan los más vestidos 
de ropa de algodón, y son todos behetrías sin señores; sir- 
ven á sus encomenderos en las minas y sementenis y en ha- 
cerles sus edificios y llevar cargas de los que van y vienen de 
Pasto á Popa van, porque por este camino no pueden andar 
recuas. 

Hay en la jurisdicción de esta ciudad cinco pronncias;lade 
los Qnillacingas, fría y de ^:ente caribe; la provincia de Choa^ 
templada y muy abundosa, auní|uc está de guerra; la de 
Guachicono, tierra fría; la de Pansitara; la de Paita, tierra 
caliente y de muy ricas minas, y aunque en todas las provincias 
las hay, pero más en este vallo que en los otros. 



REPARTIMIENTOS V PUEBLOS DE INDIOS OE ESTA CIUDAD. 



Cacasna, 

PapaJlataa. 

Tanamuíptiata. 

Paneitara. 

Pumpan. 

Pute y guan- 

eeuemo. 
Taxamana. 
Guaehicono. 
Papas. 
Panzitara, 



Igendy. 

Papatlata. 

La Loma de la 
Sortija. 

Quiteto y La Que- 
brada. 

Loma de loa Humos 
y Panzitara. 

Pujaguando, 

Quinaago de Gua- 
chicona. 



Cena. 

Xando. 

El Peñol. 

Maynendoy, 

La Qu^rada. 

Tajumbina. 

Peñol. 

Guachicono, 

La Quebrada. 

Pajiallata. 



San Juan de TrugiUo , y por otro nombro Iscance, diez y 
ocho leguas de Almaguer, á Jas espaldas de Timaiia, de veinte 
y dos vecinos encomenderos, y en su jurisJicciiín cuatro f> 
dQCO mil indios de encomienda, es del distrito de la Audiencia 
y diócesi de San Francisco del Quito. 

Pobló esta ciudad el capititn Juan de Medollin, por comi- 
silSn del gobernador Don Alvaro de Mendoza, quo la debió de 
llamar asi por reapoto de la ciudad de Trujillo en España. La 
provincia de Iscance, donde ei^tá esta ciudad y do quien se 
tomó el segundo nombre que tiene, es lierra templada y muy 
abundosa de todo género de comida: no hay relación particu- 
lar de los pueblos y repartimientos della. 



MADRIGAL. 



La ciudad de Madrigal, que otros llaman Chapanchica, está 
veinte y dos leguas de Pasto y treinta y cinco de Popayan, 
entre el norte y el poniente, al sur; tiene quince vecinos espa- 



4*24 

fiólos cuoomcndcros muy pobi^es, y cu su jurisdicción como 
mil doscicutús indios tributarios: está este pueblo ea el dis» 
trilo de la Audiencia y diócesi de San Fraudsco del Quito. 
Poblóle el capitán Alonso de Prado, por comisión del ade-> 
lantado Bclaioizar, año de 42 ó 43; es la comarca de este pue» 
blo toda tierra montañosa y muy áspera, adeude no se da trigo 
ni cebada , pero dase el maíz dos veces al año, aunque no hay 
tierra donde se poder criar ningún ganado, sino fuera do n 
jurisdicción en el valle de Patia: los naturales, por tener su 
habitación en montaña, son malos de pacificar; viven en behe- 
trías, y el aprovechamiento que dau á sus encomenderos es 
hacerles algunas sementeras do maíz y hacerles sus casas, 
que son de madera y paja, y sacarles algún oro. Bastéceseesla 
pueblo, do San Francisco del Quito, de las mercaderías y 
de España: no hay lista de los indios de esta ciudad. 



Ar.REOA. 

Agreda^ y por otro nombre Málaga^ en esta gobernación^ 
veinte y dos leguas de Pasto, tiene veinte y cuatro vecinos en- 
comenderos, y eu su jurisdicción como tres mil indios tribu- 
tarios; es del distrito de la Audiencia y obispado de San Fran- 
cisco del Quito. Poblóle Don Pedro de Agreda, gobernador de 
esta provincia, el año 03, y llamóla de su sobrenombre: hay 
but*nas muestras de oro en la jurisdicción della, y no hay 
tasación ni relación particular de los pueblos ó repartimientos 
de los indios. 

PASTO. 

La ciudad de San Juan de Pasto , eu 79"* de longitud deb^o 
de la línea Equinoccial, cuarenta leguas de Popayan y cua- 
renta de Quito, tiene veinte y ocho vecinos encomenderos, en 
su comarca, en sesenta y seis pueblos ó parcialidades, y eu ellos 
veinte y tres ó veinte y cuatro mil indios tributarios, repartí^ 
dos en otros tantos repartimientos como encomenderos: 



455 



Hudod del distrito de la Audiencia y obispado del Quilo. 
wóU Pedro de Puellosó Lorenco de Aldaua, poi-coiní»lúa 
<•■ Francisco Piíairo, y nombrároula Pasto por estar eR la 
proviucia de loa iadioa que llaman Paátoa, donde Üeac su 
asieillo üu un vütle y caboiiü pegueQo , cerrado de cerros; su 
jurisdicción partu términos con las de la ciudad do San FraO' 
cisco dd Qttilo por el aur, y con Alniaguer y Popayaii por la 
(MUte del aorte. E» mejor tierra que toda la otra de esl» gober* 
aacjdi), dAbuen templo y abundosa de mafz, coca, papa», yuca, 
algodón y otros manleiiímienlos y frutas de la tierra y de Es- 
paibi, yalí^unas ovejas del Perd, muchos venados y perdices 
de U tierra, y en muchas partes niinas de oro: cu nn cerro de 
los qne oorcan el valle, liiy un volcán quo siempre echa 
fuego. 

Los indios de su jurisdicción se reparten en cuatro prorin- 
cias; una que llaman de loa Pastos , tierra frfa y de gente mal 
vestida y miserable, en que hay abundancia de algodón y al< 
gunas ovejas del Pirü, muchos venados y perdices, mucho 
maíz y papas, y coca oh algunas partes, sin mina.'« de oro que 
basta ahora se hayan descubierto; las moradas de los Indios 
«on en bohíos de paja: hay otra provincia que llaman dti los 
AbtuU», do temple m4s caliente que frío, y de indios desnu* 
dos y oiribos, abundosa de maíz y de frutas y de yuca, y de 
buenas minas de oro, que se sacan de ella: otra provincia que 
lUmau los Quillacingaa , tierra lemplada y muy doblada de 
rabana y moniaila, de indios caribes y de mala condición, 
abundante de malí y de oro, y de muchas perdices, venados y 
conejos: la provincia de Sigandoy es fría y de gcnle vestida, 
y -buena diaistión; abundante de lodo )^¿nero do comidas y 
rica de minas Jo oro, que se saca por los indios della. Kn to- 
das estas provincias hay los pueblos y roparlimienlos que se 
siguen. 

JU» caminos de esta ciudad de Pasto i San Francisco del 
Quito, Popayan y Cali, son muy frecuentados, por donde so 
llevan en rocuas muchas mercaderías de unas partes á otras. 
de España y del Pird. 



42b 



REPARTIMIENTOS 1 PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Sigiindoij. 


Cartosuma, 


Tuqueres. 


ChapáquaL 


Quina. 


Mocondiñejo. 


Conaiye, 


MoreUanuu. 


Ohonudo. 


Chapal. 


Atábilas. 


Jango óby. 


Ftines, 


Y piales. 


Cacanambuy. 


Mochomhuco. 


Omaquen, 


Chuñojoxoa. 


Buyzacon. 


Pachenduy» 


Patasco, 


Pupiales. 


Calzan y Ca- 


Choboldy. 


Chachavbi. 


Pexeindino. 


puia. 


Botiñachaquii 


Tuqueyesme. 


Pitiquan. 


Yanqual. 


Panga. 


Pandiaco. 


Lacisuna. 


Yasqual. 


JancáL 


Chapal. 


Genoy. 


Cacandonoy. 


Consíica, 


Gualmatan. 


Matanoxo. 


Botiñaxoxoa. 


Mocondiny, 


Botina. 


Mataconchuy. 


Guachaolcal. 


Aminanda. 


Chapal. 


YHs. 


Pastas. 


Guazamba. 


Chapal. 


Guaytara. 


Xacaralatu. 


MocondUny. 


Paqual. 


Juanamhun. 


Comhal. 


Calambuco^ 


Males. 


Palasino. 


Pixma. 


Yicáby, 


Ma7icano. 


Jóbonuen. 


Mallama. 





t^-t 



PUEBLOS DESPOBLADOS DE ESTA GOBERNACIÓN. 



ANTIOQUIA. 



La ciudad de Antioquia, en 7** de altura, estuvo poblada ca 
torce leguas al norte de la villa de Sania F6 de Antioquia, c 
los confines de la gobernación de Cartagena, con quien partía^' 
términos, y con la villa de Uraba cuarenta ó cincuenta leguas 
della al sur: fué el primer pueblo de los que se poblaron ent 
estas parles; poblóle Jorge Robledo con poder de Sebastián d© 
Belalcclzar, año de 41, en unos llanos grandes junto á un rio 
pequeño, en cuya comarca hay mucho oro: y la provincia de 
Yutango, que dicen que tiene más de 15.000 indios, estuvo algu- 
nos años poblada, y despoblóse por disensiones que hubo entre 
D. Pedro de Heredia, gobernador de Cartagena , y el adelan- 



427 

tado Belalcáíar, gobcrnadoi" ilc esU provincia: eiiU<.^ni]cse í]ue 
conloe volverse i reedificar. Estuvo asimismo poblada eil 
esta gobernación la villa de Neyva, en el dicho valle de donde 
tomó nombre, vciule lognaa de la cinrlad do Tiinnna, y cua- 
renta del primer pueblo del Nuevo Rcyuo en la parlo del sur, 
oa la cual hubo catorce vecinos y como dos mil (¡utnieulog 
indios tributarios, do la golicrnacion y obispado de Popayan, 
aunque algnnos la ponían pn el Nuevo Reyno. PoMOla el ade- 
lantado Belalcíizar-, tiene su sitio en el principio del valle de 
Ncfva, cuyo temple es calidísimo y m:d sano, y así no se da 
trigo u! cebada ili otras semillas de España, pero crianse vacas, 
yeguas y ovejas; hay minaa de oro en esta comana, y en su 
jurisdicción un cerro de piedra imán; no alcanz.! sal, y así la 
traen d«l Nuevo Reyno los indios que llaman iloicaa. 

Las poliladoues de los indios »on en tierra fría, y a^í recibtan 
daüo en reñir á servir A las tierras calientes; son lodos bebe- 
triag y de mala servidumbre: despoblóse este pueblo por no po- 
der resistir la guerra conlinca y muchos daños que liacíaneu 
csra provincia y pueblos, indios de las provincias de \usPiaxu)e 
y Paez, y el valle de SaUaña, y ios Munipos, que son indios 
caribes y muy perjudiciales y guerraros, y mis de treinta mil 
eegün dicen; yasímiümo ayudó .1 despoblarse csrít villa ser este 
valle muy perseguido do mosqullos-muy malos, y de víboras 
da cascabel, jotras sabandijas ponioñosas y muchos ligucrcs y 
leones: eran los naturales de este valle muy ricos duoro, y habla 
en este pueblo los pueblos de indios y repartimientos siguientes: 



Pueblos de indios de neívs. 



Palma. 


Yaporox. 


Vaxe. 


Mencayocbe 


Cuniíie. 


Tumbenaza. 


Tunza. 


Guahoney, 


jMcuUita. 


Maquenco. 


Pásasela. 


Pata. 


JwíNaif. 


Toniague. 


Tesa. 


Lipapa. 


La L«miUa. 


Quecho. 


Panaguero. 


Pancbe. 


Xitntaif. 


Paco. 


fíasope. 




Stíinga. 


Teso. 


Ticomba. 





428 

Así mismo se pobló en esta comarca la Ciudad de los Áii^e- 
les^ veinte y dos leguas de Tocayma, por el capitán Hernán 
Pérez, vecino de la Plata, por comisión de Don Alvaro de Men- 
doza, gobernador de Popayan, la cual se despobló por manda- 
do de la Audiencia del Nuevo Reyno, diciendo que caía en su 
distrito, la cual dicen que fué la causa que no se pudiese 
sustentar la villa de Ncyva. . 



HIDROGRAFÍA Y DESCRIPCIÓN DE LA COSTA DE ESTA GOBEBRAClM. 

La navegación de esta costa, como queda dicho en lo general 
de esta costa, es más fácil y breve del norte para el sur, que 
al contrario', por causa del viento sur: es muy ordinario en 
esta costa la mayor parte del año. 

Toda la costa que alcanza esta gobernación en la mar del 
Sur, desde Cabo de Corrientes hasta el Ancón de Sardinas» es 
alta y áspera, de grandes breñas y montañas, y muy ordina- 
rias lluvias y aguaceros grandes que hay en ella; y como que- 
da dicho en la hidrografía general , por causa de los vientos 
sures que reinan muy de ordinario en ella, es la navegación 
del norte al sur más difícil y más tarda, y al contrario. Hay 
cu ella los cabos nombrados, puertos y ríoá siguientes. 

Cabo de Corrientes^ en 5° y Vj al sur, cuarta al suduesle del 
puerto do Pinas, en una punta grande que sale á la mar y es 
angosta. 

Río de Síiliiias, entre cabo de Corrientes y la isla de Palmas. 

La isla de Palmas^ dicha así por las muchas que hay en 
ella, en 4° y Vs^ '^^inte y cinco leguas del cabo de Corrientes, 
y tres ó cuatro leguas del puerto de Buenaventura; es isla pe- 
queña, de legua y media de boxo , y hay en ella ríos de buen 
agua, y solía ser poblada. 

La costa que hay desde este pueblo hasta la isla de la Gor- 
goiia^ es baja, llena de manglares y montañas muy altas, por 
ki cual salen muchos ríos y muy grandes; y es el más pode- 
roso el río de San Juan, que nace junto á San Francisco del 
Quilo á las espaldas de él, y entra en la mar en 3° de altura: 



429 



está poblado este río do gente i|oe tieoen armadas las casas en 
borcones, y son los canetje» tan graudes que vienen en elloa 
inuebos indios juntos. Es la tierra fértil, y en los rfos hay 
macho oro, pero tan fragosa y llena de Ingunas quo qo se pue* 
de conqnístar. 

La. isla Afí la Gorgona, en 3* ilc altura, enrrcnlo do U boca 
ilcl río de San Juan, veinte y cinco leguas de la bahfaiie Bue- 
naventura al leste, cuarta al sudoeste, de dos Icguii» de coii- 
toruo, de muchas y buen,is aguas, pero tierra malísima y 
Ilesa de montaiías y de nublados, que nunca deja de llover en 
olta con grandes truenos y rcUmpagos, y as( no parece haber 
EÍdo poblada de naturales: hay ella muchas pavas y faisanes, 
y gatos pintados y guadaguítinajas, culebras grandi^s, aunque 
DO hacen mal, y muchos mosquitos, y en los rfos ddla entran 
A dewvar muchas agujas por año. Descubrió esta isla Don 
Francisco Picarro, cuando iba al descubrimiento del Pini, en 
la cual, coa trece compañeros con que ih.i, pasó muy grande 
uecesidad y (rabaju de hambre y do mal tiempo. 

Río de Sanlüear enfrente do la Gorgona al «ur. 

Río de Nicardo, al poniente del río de Saiüiicar, 

Río du Cedros, entre la tíorgona y Ja isla del Gallo. 

Isla del Gallo, en 2" de altura, al oes-sudueste de la i)üa do 
la Gorgona. Es iita pequeña de una legua do contorno con 
anas barrancas bermejas i la parte de Tierra-firme; no hay 
agua en ella, y. descubrióla Bartolomú Ruis, piloto de Don 
Francisco Piíarro, habii^udole enviado á descubrir la costa 
de) Pirü. 

Puerto de Cruz, al sur do la isla del Gallo. 

Punta do Manglarea, oclio leguas de la isla del Gallo al su- 
tlueste, de costa baja y montañosa, en la uint entran algunos 
ríosá U mar, fiiiiure leguas de la bahía y rio de Santiago, 
donde comienza la gobernación de Don Francisco Pizarro, y la 
dcBcripción de la costa de la gobernación del Quito. 



430 



DESCRIPCIÓN DE LA PROVINCIA Y GOBERNACIÚN DE QUITO. 

• La provinria y goberuacióa de Quito ^ propiamente, que 
lo que antes que hubiese Audiencia era goberuacióa, tiene de 
largo leslc-ocste, setenta leguas, y veinte ó treinta de ancho 
norte-sur, según se contalKi antiguamente, pero inclayendo 
en ella las ciudades de Cuenca, Loja, Yalladolid y Jaén, ten- 
drá como otras setenta ü ochenta norte-sur desde junio á la 
línea Equinoccial. 

Hay en esta provincia y gobernación de la Audiencia siete 
ü ocho pueblos de españoles, tos siete ciudades, y en todos 
ellos ochocientos treinta vecinos, y los ciento sesenta y seis 
encomenderos, y en su jurisdicción como noventa y tres mu 
indios triliutarios sin los que están de guerra, que son losqne 
hay desde las espaldas de la ciudad del Quito á puerto Yiiyo. 
Fué esta provincia gobernación sujeta á la Audiencia de los 
Reyes desde que se descubrió, hasta el año de 63 que se mandó 
fundar la Audiencia Real que en ella reside. 

Es toda esta gobernación de la diócesi y del obispado de 
Quito, que demás de esta provincia tiene las gobernaciones de 
los Quixos y la de Juan de Salinas, y en toda esta diócesi 
sobredicha, de Quito, hay sesenta y siete doctrinas; las cua- 
renta y cuatro de clérigos, y las once de frailes Franciscos, y 
las dos de Dominicos, y cinco de Mercenarios. 

Descubrió esta provincia y comenzóla á poblar primero que 
011*0 ninguno, el capitán Delalcázar, gobernador que era de 
San Miguel de Piura, por Pizarro, el cual salió sin orden suya 
á esta conquista, y habiéndole ido Almagro á prender, 11^ 
á esta provincia el Adelantado Don Pedro de AI varado, que 
había partido de Guatimala ala conquista de esta provincia, d 
año de 30, con quinientos hombres y trescientos caballos, y 
habiéndose encontrado con Almagro, á la postre se vinieron 
á concertar, y Almagro quedó por gobernador della: llamóse 
esta provincia Quito, por unos aposentos reales de los Ingas 
que había en ella deste nombre. 

El cielo y suelo de esta provincia no es desemejante del 



i 



<31 



de España; y así hay oii partes montes que todo ol año lienea 
nieve: el temple «lella es antes fresco que caliente; oí ciclo 
claro y Roreno, j el invierno desde Octubre á Mano, que es 
cuando llueve; los otros meses deja de llover y se agosta la 
yerba, que aunque no es grande como en otras provincias , es 
muy apropóaito para ganados; y así, hay muchas varjis , ye- 
guas, oVeias, cabras y puercos, y cuando los espaiioles llega» 
ron S. ella b&bía muclias ovejas de la tiorra de las que se car* 
gao; agora se van haciendo mncbo menos por los desordenas 
que ba habido en los españoles: hay tiguercs, leoues pai-dos, 
puercos de monte, osos, lorrai y venados, y conejos muchos, 
0allinafl llevadas de Castilla, y i^allipavos de Indias llevados 
de Xicaragua, y taisanes, tordos, y patos de agua, i-irtolas y 
gorriones; hay perdices grandes y égnilas, halcones, aíores, 
ganas y buitres; culebras, víboras, alacranes, lagartijas y 
muchos caimanes. 

I>n5 Irntas de esta tierra son guabaes, guayabas, plátanos y 
ulras muchas de la tierra; y do España, naranjas, sidras, limas, 
duraznos, higos y rosales; y viñas hasta agora nosedau, poro 
cógese mucho trigo y cebada, mucho malí, papas, frisóles, 
stcamae y camotes y otras legumbres de la Üerra, y de España 
garbanzos, lentejas, melones, pcpinox, berengeaas, cominos, 
alcarabea, coles, nabos, lechugas, yerbabuona, peregil, cebo- 
llas, culantro, ajos y babas, cardos, acelgas, repollo, rosales, 
trébol, manianitla, y yerba dtí Nuestra Reñora, claveles, alo- 
iies, azucenas, Uno, y dos ingenios de azdcar. 

Hay oro eu esta provincia en algunas parles dolía y en otras 
no; halláronse muchas esmeraldas en tiempo que entráronlos 
españolee en esta provincia por Puerto Viejo, y criíese que 
debe haber alguna mina dellas en los indios de guerra , que 
hay desdo allí hasta Junio it Quilo, tierra de Yumbos, 

Hay en esta provincia algunos volcanes, especialmente uno 
muy grande que está ll la parte del norte del Quito, que rc- 
rtíiió con grande admiración y espanto de los naturales al 
Hempo que los españoles llegaron á esta provincia, leniéndo- 
flolo así profetitado el demonio anlcs que sucediese. Los indios 
de esta cjDmarca dicen unos que van cu crecimiento por los 



432 

buenos tratamientos '¡uc se les hace; otros lo ponen en dada 
por el trabajo do las minas. Son los indios de estas provincias 
do mediana estatura y no tan morenos como de otras partes 
de las Indias que no están metidas «4 la Equinoccial; andan 
vestidos; eran todos idólatras; ahora se convierten bien á la 
doctrina y es gente dócil y dados al trabajo del campo y agri- 
cultura y crianza de ganados, y á la carpintería y otras artes 
mecánicas, y no comen carne humana; son más capaces que 
los del Nuevo Reyno y Popayan para las cosas de policía: hay 
pocos pueblos poblados, y bien apartados por parcialidades á 
una, y á dos y tres leguas. 



DESCRIPCIÓN PARTICULAR DE LOS PUEBLOS DE ESTA AUDIENCUL 

SAN FRANCISCO DEL QUITO.. 

La ciudad de San Francisco del Qtitío, en 8*2* de longitud 

del meridiano de Toledo, del cual distará leguas por un 

círculo mayor, y medio grado ó uno de altura al austro de la 
Equinoccial, sesenta leguas de Guayaquil y cincuenta de 
Cuenca, es pueblo de cuatrocientas casas de españoles; las 
cuarenta y una de encomenderos y las demás pobladores y 
tratantes y oficiales, y en toda su jurisdicción ochenta y siete 
pueblos ó parcialidades de indios, en que hay cuarenta y dos 
ó cuarenta y tres mil indios tributarios repartidos en cuarenta 
y tres repartimientos, que todos deben rentar como sesenta y 
cinco ó sesenta y seis mil pesos. I^ Puna sola es del Rey. 

Reside en esta ciudad la Audiencia, desde el año 63 ó 64, en 
que hay un presidente, tres oidores y un fiscal con los demás 
oficiales y Caja Re<il: asimismo reside aquí la Catedral de este 
obispado desde el año de 40 ó 42; hay dos parroquias en esta 
ciudad y tres moneslerios, uno de San Francisco en que está 
incorporado un colegio donde se enseñan los naturales, y uno- 
de Santo Domingo, y otro de la Merced, y un hospital. 

Pobló esta ciudad el capit;1n Sebastián do Belalcázar, gober^ 
nadorque era de San Miguel, y llamóla San Francisco por 



i 



433 

haber llegado á poblarla en su «lía, y dcspuos Diego rio Alma- 
gro pasó la ciudad á río Bamba, por parecerlc que el sitio 
donde agora está no era bueno, y al ñn se volvió á él por ser 
más sano y mejor que el olro. Está sentada la riiulad en una 
ladera de la cordillera de los Andes, «1 la parte del orienlc, en- 
tre dos quebradas, que la una pasa por medio della, y así hay 
puentes tan anchos como las calles que la atraviesan; es el 
sitio muy fuerte para defensa contra los indios^ que fué á lo 
que tuvieron intento los primeros pobladores; está bien tra- 
zada y tiene buenas calles y casas, y de buenos edificios de 
piedra, de una cantera que hay cerca, y de cal y ladrillo y teja, 
que se hace en la comarca, y piedra para yeso: hay también 
en ella y en la ciudad fuentes de buen agua. 

Las granjerias y entretenimientos de los vecinos son los 
indios de repartimiento, labranza y crianza del campo, que 
hay mucha, do todos ganados, trigo, cebada, maiz y mucho 
queso, y tres ingenios de azúcar, y lana y mantas de algodón ^ 
paños, frazadas, jerga, sayal, alpargates, jarcia para navios^ 
cordobanes, sillas de caballo, estameñas blancas, que para 
todo hay oficiales. 

El temple de esta ciudad es, como queda dicho, en lo gene- 
ral de esta provincia muy parecido al de España, en el tempe- 
ramento fresco y fertilidad general de la tierra de mucho tri- 
go, cebada, maíz y frutas de España y de la tierra; no hay oro 
en la comarca de esta ciudad. Cerca de la ciudad está el campo 
que llaman de Añaquito^ de dos leguas do largo, muy apaci- 
ble, fértil y deleitoso, en el cual hay dos lagunas grandes, que 
hizo hacer Guainacapa^ muy llenas de patos y garzas de agua; 
y un tiro de arcabuz de la ciudad está, en el dicho campo, un 
humilladero de piedra, en el lugar adonde el licenciado Fran- 
cisco de Carvajal, capitán de Gonzalo Pizarro, cortó la cabeza 
al virey Blasco Nuñez Vela; y hay en esta ciudad buenas sa- 
lidas, y á un tiro de arcabuz , ejidos para ganados: tiene un 
río que llaman Machangara^ que aunque no es do mucha 
agrua, hay muchos molinos y algunas buenas huertas. 

Hay algunas sierras cerca que tienen nieve todo el año y 
echan fuego de sí ^ especialmente en CoiocollaOf tres leguas de 

28 



434 



Quito á las espaldas de la sierra: en tierra de Yumbos hay 
volcán de que sale un arroyo ardiendo, y echa algunas Te 
de sí tanta agua y piedras ardiendo encima del agua, ( 
abrasa los campos por donde pasa; y el año de 66 echó ta 
ceniza, que cubrió los campos de un palmo de ceniza más 
veinte ó veinte y cinco leguas, y los tejados y calles de la < 
dad; de manera que fué menester limpiarlos y sacar la oen 
fuera del lugar, y muchos ganados perecieron por falta 
pastos, hasta que llovió y se quitó la ceniza de los campos. 
Provéese esta ciudad de mercaderías, sal y pescado poi 
río de Guayaquil en balsas; hasta el desembarcadero, que c 
cuarenta leguas de la ciudad, en recuas, y desde aUí veint 
Guayaquil: váse para la ciudad de los Reyes por dos camii) 
uno al río Bamba por tierra y otro á Guayaquil por la m 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Otábalo, — Quito. 

Mundiaque. — St- 
cJws, 

Tiquizambe. 

Xillipullo. — Provin- 
cia de Cartagena. 

Canapoynallata. 

Muía. 

Salopomazquez . 

Pancaleo. — Yum- 
has. 

Halaque. 

Latacunga. 

Tanta. 

Oturcancochis. 

Quepillarao, 

Patati. 

Cancacoto, 

Pingolquipipo. 



Yngai. 
Pillullo. 
Cíiananchíllo. 
Viumbicho. 
Namhy y Quincha, 
Yumbos en Cula- 

zambicapasa. 
Yumbo. 
YcoUaco. 
Llolunto. 
Pintagao. 
Cally. — Cally. 
Pocoly. 
Guangolcuy . 
Tiquizambe. 
Cotocollao. 
Tadaixal. 

Vesibambe. 
Choanga. 



THuca. 
Cumbaya, 
Guangasalo. 
Cumbaya. — T\ 

tuycallo. 
Guaca. 
Ygumero. 
Chimbo, 
Yarogui. 
Pallatauga, 
Alanga. 
Alitas, 
Qiuca. 
Guangopolo. 
Yestauaco» 
Concoto. 
Machangara. 
Carangue. 
Chillo. 



43: 



Gallo, 

Guantfiíra. 

Mochamira, 

Chumaque. 

Acoque. — Cañares. 

Collaharo. 

Hultos. 



Yjiímba. 

Ypomazque. 

Chambo. 

Panicho, 

Pumicus. 

Mitimaeo, 

Tanga, 



Ácueos, 
Acacos. 
SicJtas, 
Cañares, 
Cayamhe, 
Estancia de GuO' 
llauamha. 



RIO DAMDA. 

El asiento del pío Bamba, veinte y cinco leguas de la ciudad 
de San Francisco del Quito al sur dól, x^ara las provincias del 
Pirü, y es un pueblo de pastores donde hay de todo ganado 
mayor y menor, en diez leguas de coniarca, de treinta mil ca- 
bezas arriba, la mayor parte de ovejas do Castilla, que es 
donde mejor se dan en todas las provincias del Pirü: pásase 
por este asiento caminando del Quito para los Reyes. 



CUENCA. 

La ciudad de Cuenca (6 Tomebamba, scgün Santa Cruz), en 
88* de longitud de Toledo y en 3° de altura septentrional, cin- 
cuenta y cinco leguas de la ciudad de San Francisco del Quito 
al sur, y veinte y cinco del río Bamba, treinta do Ziimora y, 
otras tantas de la ciudad de Loja, tiene óchenla vecinos; los 
tres solos encomenderos y los demás pobladores, granjeros 
del campo y tratantes, y en su comarca como ocho mil indios 
tributarios. Es esta ciudad del distrito de la Audiencia y obis- 
pado del Quito; es corregimiento, que provee el Yirey del 
Pirú, y hay en ella una iglesia y un monesterio de Francis- 
caDOS con cuati*o religiosos, y otro de Dominicos con dos. 

Pobló esta ciudad Gil Ramírez de Avales, por orden del 
marqués de Cañete, Yirey del Pirú, y llamóla Cuenca á devo- 
ción del dicho Marqués, por tener su asiento en España en la 
ciudad de Cuenca. Llamábase el asiento, en lengua de indios, 
donde está, Tome*Bamba, por unos palacios principales de 
este nombre que estaban allí en tierra do Cañares^ en el ca- 



436 

mino de los Ingas, de pnindes y suntuosos edificios sobre lo- 
dos los otros aposentos, donde había un gran templo del Sol, 
chapado todo de planchas de oro, y los palacios tambiéa, y 
muchas piedras preciosas, sin otras grandes riquezas y teso- 
ros de plata y oro, y ropa de lana que había en el dicho tem- 
plo y palacios: es el asiento del pueblo muy bueno, porque está 
en una llanura grande de tres leguas de pradería á la redonda, 
en quo hay mucho ganado vacuno y ovejuno, y grande abun- 
dancia de conejos, perdices y gallinas. 

Dase en ella, demás de las frutas de la tierra y de España 
que se dan en otras partes de estas provincias, muchos duraz- 
nos, y mucho maiz, y trigo de que se hace bizcocho, y harina 
quo se lleva á Guayaquil: hay muchos mineros de oro, ricos, 
en esta comarca, principalmente una sierra de tres leguas de 
largo y media de ancho, una legua de Cuenca, que es lodo 
oro, según dicen de cinco á diez y nueve quilates; y asimismo 
hay mineros de plata, y de azogue minas ricas, principal- 
mente unas que descubrió Gil Ramírez de Avalos, de mucho 
metal de cobre y hierro, y una sierra de piedra azufre y otra 
de alcohol: hay en esta comarca unos baños muj calientes y 
buenos. 

Los indios Cañares de esta provincia son de buenos rostros 
y cuerpos, y en lo demás de los ritos y costumbres de los otros 
del Pirü, y no hay lista hasta ahora de los pueblos ni repar- 
timientos de esta ciudad. Pasan junto á la ciudad dos ríos 
grandes de que beben, y en el uno hay muchos bagres. Las 
treinta leguas que hay desde esta ciudad á Zamora son de 
malísimo camino; las treinta que hay á Loja de razonable. 

ZAMORA. 

La ciudad de Zamora^ que dicen de los Alcaydes^ en 6* de 
altura austral, según relaciones, y cu 2* y }{ según Sania 
Cruz, que en esto y en la longitud de estos pueblos parece 
andan muy diversos todos, y así no so hace cuenta della ni 
se pone más de que está veinte leguas de Loja, pasada la cor- 
dillera de los Andes á las veinte y tres de la mar del Norte, 






4;37 

noventa leguas de Quito norte-sur, desviado del ramino de 
Cuenca y de Loja como treinta le^^uas más al oriente; es 
pueblo de vciute y ocho vecinos, casi todos encomenderos, y 
en su comarca hay como cinco mil indios tributarios que no 
están en pueblos ni tasados. 

Hay en esta ciudad un corregidor provcido por el Virey del 
Krtí, y dos alcaldes ordinarios, y es diócesi del obispado del 
Quito; hay una iglesia en la ciudad y en ella un cura y un 
vicario, y un monesterio de frailes Dominicos. 

Pobló esia ciudad el capitán Alonso de Mercadillo, en com- 
pañía del capitán Hernando de Benavente año de 49 con cua- 
renta vecinos: llamáronla Zamora por ser el Alonso de Mer- 
cadillo de Zamora en los reinos de Castilla, ó porque el valle 
donde la asentaron se llamaba Zamora: las casas que tiene son 
como do tabique, cubiertas de paja ó de hoja de palma; hay 
madera y piedra, pero no otros materiales para edificar; pasa 
por ella un río caudaloso y junto á otro pequeño; toda la 
comarca se dice Poroacica, que quiere decir indios de guerra, 
la cual tiene de términos veinte leguas, por la mayor parte de 
grandes montañas y árboles, y especialmente de cedros^ y así 
salen dellas grandes ríos que se navegan con canoas, aunque 
en partes tienen llanos y buenos pastos para ganados, y así 
hay muchas vacas, puercos, cabras y ovejas del Pirú, palomas, 
perdices grandes de la tierra, y gallinas de España, y muchas 
frutas de la tierra y de España, naranjos y to lo agro y otras 
frutas y hortalizas de Castilla, y aunque no se da trigo por ser 
el sitio húmedo y caliente y muy llovioso; hay mucho maíz, 
frísoles, batatas, guabas, caymitos, cacas, y la raíz yuca de 
que se hace el cacabí, y muchos mineros de oro y muy ricos ^ 
de que se ha sacado y saca gran cantidad, y muchas puntas y 
granos en cantidad de á tres y á cuatro libras y muchos de á 
seis y á siete, como es uno que envió el Marqués de Cañete, 
que está en la recámara del Itey Don Felipe Nuestro Señor 
que pesa más de tres mil setecientos pesos: háceso mucha sal 
én esta provincia, como en otras, de agua salobre cocida. Los 
indios son como los demás de estas provincias en lo general 
descritos; adoraban al sol, y ya todos son cristianos; sus pobla- 



438 

dones son en barrio?, y así no se puede tener cuenta dellos, 
ni hay lista de los «jue son. 

LOJA. 

La ciudad de Lojay por otro nombre La Zarza ^ en 8* de lon- 
gitud y 4* de altura, según las descripciones de Santa Cruz, y 
en C^ según relaciones de particulares, ochenta leguas de la 
ciudad del Quito, tilinta de Cuenca, y cincuenta de Talladolid, 
cuareuta A Piura de mal camino, y cincuenta y cinco de Jacn. 

Fundóse al princijao con cien soldados vecinos, veinte enco- 
menderos; ahora tiene doc^ ó trece vecinos encomenderos, y 
en todos sesenta ó setenta españoles vecinos pobladores y gran- 
geros, mineros y tratantes, y en su comarca como seis mil 
indios tributarios, que aunque no están en pueblos están tasa- 
dos, y vale lo que tril)utan cada año ciento cuarenta mil pesos: 
antes era del distrito de la Audiencia de los Reyes, ahora lo es 
del Quito, desde que se fundó la Audiencia; gobiérnase por 
corregidor proveido por el Virey del Pirú, y es de la diócesi 
del obispado del Quito; hay una iglesia y dos moneslerios, 
uno de San Francisco y otro do Santo Domingo, de tres ó 
cuatro frailes cada uno. 

Fundó esta ciudad Alonso de Mercadillo, año 4G, por orden 
de Gonzalo Pizarro que la mandó fundar, cuando andaba en 
su rebelión, por obviar los daños que hacían los indios de Ca- 
ruchamba y Chaparra en los españoles que il)an á Quito por 
el camino Real de los Ingas; y después el de la Gasea, tenién- 
dola por buena provisión, confirmó la fundación y reparti- 
miento de estas tierras v solares. 

Su comarca es en lo más alto de la cordillera de los Andes, 
en un valle que se llama Cu.xibamba, que quiere decir llano 
que se ríe, aunque primero se pobló en oti*o que se llamaba 
Caruchamba, de donde so mudó por ser tierra caliente; está 

fundada entre dos ríos peijueños, y tiene buenas casas de pie- 

■ 

dra y de buen edificio porque tiene muchos y buenos mate- 
riales para ello. 
£1 temple de la comarca de esta ciudad es bueno y sano. 



í:j'J 

antes frío que calionlc en doniasía, i)Oi' estar tan en la >ii'rra; 
el cielo claro y sereno, ann en los tiempos «jue llneve, y el >:ueIo 
áspero de lomas y cuestas de grandes subidas y bajadas, [)or la 
mayor parte raso y de muchas cabanas, aunque en partes no 
faltan cedros, nogales, alisos y sauces, y otros árboles que sir- 
ven de madera para edificios, y de todos los otros árboles y fru- 
tas de la tierra, y de España, naranjas y todo agro, viñas, higos 
y otras muchas frutas, casi todos los géneros de yerbas y hor- 
talizas que hay en España; hay algunos regadíos y buenos pastos 
para ganados, aunque lo mayor no se cría mucho; hay vacas, 
yeguas, puercos, ovejas de España, y de la tierra hay muchos 
guanacos, vicuñas, y venados, y cuis, perdices pavas, y garzo- 
tas, gallinas y palomas de España, osos, ligueres y leoncillos. 

Es tierra rica de minas de oro, especialmente en la comarca 
de Caruma, donde hay ricas minas, y también las hay de plata 
aunque pobres, y de hierro y acero y plomo, aunque no se 
labran; hay piedra alumbre en cantidad, y alguna grana, y en 
la comarca de la Caruma una fuente calidísima que sirve de 
bsiño: provéese de sal esta provincia de Paita. 

Los indios de esta provincia no tienen pueblos formados y 
hay en su jurisdicción tres lenguas y naciones diferentes, 
demás de la general de los Ingas: son los Cañares, y Paitas y 
Malacatas, que todos eran idólatras del Sol como los demás de 
las provincias del Pirú, y así andan vestidos de lana y algodón, 
y tienen los mismos ritos y costumbres. 

Los ríos que nacen cerca de la ciudad por las vertientes del 
oriente van á Zamora, y desde allí al río de Orellana y mar 
del Norte; por las vertientes de la mar del Sur, nacen en los 
términos de esta ciudad el río que dicen Ataymo en sus naci- 
mientos, y Maricavelica cuando entra en la mar, el río de 
Motape, y así mismo hay el río de Tumbcz, que llaman de 
Oruma, porque naco en aquella provincia: son ríos que se 
pueden navegar con canoas algunas leguas de la mar, aunque 
también en tiempo de verano se vadean. Hay entre los naturales 
de esta comarca una provincia adonde las mugeres, que llaman 
las CapuUanas, son las señoras, y tienen el gobierno de la 
tierra y mandan á los hombres. 



440 



REPARTIMIENTOS DE ESTA CIUDAD. 



Calua, — Can- 


Guachanama. 


Yguayara. 


Auca. 


gochamba. 


Célica. 


Ochopocuro. 


Caraguro 


Carrochamha. 


Pocol. 


Canaripapa. 


Vina. 


Abocachuega — 


Alamor. 


Canaribamba 




Caroypana. 


Cacanama. 


Aíolleiuro. 





JAÉN. 



La ciudad de Jaen^ 6 Zilla, en lengua de indios, cincueatay 
cinco leguas do Loja y treinta de los Chachapoyas, de razona- 
ble camino, el postrero pueblo de españoles del distrito de la 
Audiencia y obispado del Quito; es pueblo de treinta vecinos, 
los veinte y cuatro encomenderos, y los demás tratantes y 
pobladores, y en su comarca ocho ó diez mil indios tributa- 
rios. Es tierra de buen temple, de cabanas, buenos pastOB para 
ganados, tierra de mucho 01*0 y otros metales. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 

La provincia de Perico. 

Provincia do Coanda ^ y Tabaconado. 

Lomas de Viento y términos de Seriica, 

Perico, 

Cacique de Antan. 

Ymarguinda. 

Rio Grande. 

Nagnasa. 

i^rovincia de Llanca^ Chachaynga^ Tomependa. 

Tauaca)ias, Tabaiicaras^ Pocares. 

Pi'ovincia de Copallen^ y en Zilla un principal. 

Ocliocientos indios en los Tabaconas. 

Mil indios en Cherinos. 

Mil indios en Cherinos. 



Á 



411 

Sinchy-ydia, Mayan, Ycacata y Oíros, 

El caciquo Chcnoape y oíros. 

Qtciquo del vaile de Curpa y giis ÍndÍ09. 

l,a mitad de la provincia de Moquy, y la miUd dú Jirapacón. 

Mil indios en Canoaa, 

El Teixio de Saruca. 

Mil inilios eii Xantca. 

Quinientos indios en los Canoat. 

Quiíiiento» indios en los Caiwas. 

QuinionLos indios ea la [iroviiicia del Porche. 

Mil indios cu Espinosa, 

Quioieatos indioH en la provincia de Taganambe. 

Loe indios de Sutio. 

SAN MIOUEL DE PICRA. 



La dudad do San Müiuel de Piura, que primero se dijo 
Tangara, en 8á* de lonfíiiud, y 5° de latitud austral, y ciento 
cuarenta 6 denlo cidcuonia leguas de la ciudad de los Reyes, 
y ciento veinte de la del Quilo, sesenta leguas de Trujillo, y 
veinte y cinco de la mar, es pueblo de cien casas de españoles y 
veíate y tres vecinos encomenderos; al principio de su tuuda- 
cióo se pobló con treinta en su comarca; hay como seis mil 
indios tributarios tasados en treinta y cuatro mil pesos, aunque 
noesUln retluciilos en pueblos. Es corregimiento á provisión 
del Virey del Pirú, aunque cae eu el distrito de la Audiencia 
del Quilo de cuyo obispado ea; hay una iglesia que hay un 
cura y uu vicario, y eu el pueblo un hospital y un monesterio 
I de la Merced. 

Es esta ciudad la primera población de cristianos quo se hizo 
I en el Pirtí; poblóla Don Francisco Piíarro, año do 32, al prin- 
I cipio de su conquista enlre los valles de Tangara, de donde se 
mudó por ser el sitio caliente al valle de Piura donde ahora 
ostá, y ailf se asentó, por huir del calor, eu un sitio áspero y 
seco de una loma que aiin no deja de ser calionle y enfermo 
paia moios, prindpalmeule de calenturas y de muchas nubes 
y malea de ojos, que proceden ii lo que se enlic-u Je de ser la 



-> 



44-2 

lierra llena de salitrales y del mucho calor del Sol, vporeslar 
en alio no se le ha podido dar agua de acequias; las casas son 
de piedra, adobes y tapias y cal, y de razonable edificio porque 
hay buenos materiales para ediflcar. 

Por el norte parte términos con Santiago de Guayaquil, y 
por el sur con Trujillo, y por el leste con Loja y Jaén, de 
manera que tiene de comarca como sesenta leguas. Dicen los 
indios que antiguamente no llovía en esta comarca y de algu« 
nos afio^ acá llueve algunos aguaceros muy grandes. Está el 
pueblo asentado entre dos valles frescos de arboledas en que 
hay huertas, en las riberas de los ríos que pasan por ellas, de 
muclios frutales de España, naranjos y todo agro, higos, man- 
zanas y membrillos, y buenas uvas, y otras muchas frutas de 
España y buenos regadíos, conque se coge mucho trigo, maü, 
y cebada, bcrengenas, melones y todas las otras semillas y 
hortalizas de España; hay un ingenio de azúcar, y buenos 
pedazos de cabana y pastos para ganados que hay de vacas, 
yeguas y ovojas de España y de la tierra cabras, y puercos de 
España y de la tierra; también hay venados, osos, tigueres y 
leones, pavas, añades, palomas torcaces, perdices y tórtolas y 
otras aves y pájaros de la tierra, y muchas gallinas de España 
y abejas de miel de la de la tierra, y en partes arboledas, espe- 
cialmente de algarrobos (|uo os madera recia y provechosa 
para ediHcíos. 

Aunque hay en la tierra algunas muestras de oro, son las 
minas tan jiobres y la costa tanta que no se pueden beneficiar; 
hay niiicha sal en la jurisdicción de esta ciudad, principal- 
mente en las costas y términos de Paita. Los indios de esta 
comarca son como los demás de las provincias del Pirú; los 
de la sierra son más bien agestados, y de mejor entendimiento 
y para más, y de más larga vida; adoraban al Sol, y ya son 
todos cristianos. 

De esta ciudad para Trujillo, las veinte y dos leguas de ca- 
mino que hay hasta Monlufe es todo arenales y camino muy 
trabajoso y sin agua; porque aunque de la sierra bajan algunos 
ríos se sumen en los arenales sin llegar á la mar: pasan por 
la juridición de esta ciudad los ríos de Tumbez y Marica- 



i 



íiJ 



bilca, que nacen en la juridición de Loja y son do buen agua. 

Está en la juridición de esla ciudad el puerto tío Paita, en 
el cual habrá como diez vecinos españoles en uu aronal seco, 
jjoi'que en esto puerto hacen escala todos los navios que van y 
vienen al Pirii desdo Panamá; es muy buen puerto y grande 
á manera de bahía donde pueden surgir y estar seguros mucho 
número do navios; tiene gran fondo y entradas y salidas muy 
limpias, aunque el agua y leña os de acarreto por la mar en 
balsas; traense las mercaderías desde este puerto á Guayaquil 
en recuas y carros que tienen los vecinos de la dicha ciudad. 
Hay asimismo en la juridición y costa de esta ciudad el 
puerto de Tumboz, que solía ser frecuentado, pero ya por 
maravilla llega navio á 61 , porque es puerto abierto y lilaya 
brava. 

Hay también en la costa de esta ciudad el cabo Blanco y la 
punta de la Aguja, que suelen ser trabajosas de doblar para los 
navios que navegan á la ciudad de los Reyes: hay anconadas 
de una parte y otra de buen fondo. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Guancabamba. 

Caxas, 

Caxas, 

Servan. 

Aifohaca. 

Olimos* 

Penaehepo. 

Ochas. 

Copiz, 

Xayanca. 



Motripemoa^ 

cala. 
Xayanca. 
Piura. 
Malingas. 
Socolan. 
Caiacaoé, 
Marycabelica. 
Colán, 
Tangarara* 



Paita. ! 

Sechura. 

Chira. 

JIoiapesolana 

Bitonera. 

Guarua, 

Paita. 

zula. 

Ttimber. 

Parina. 



Mancara . 

Catacaos. 

[sonto. 

La mitad de 

Catacaos, 
Chiimalaque. 
Paiiior. 
Sechura. 
Colón. 
Catacaos. 



SANTIAGO DE GUAYAQUIL. 



La ciudad de Santiago de Gmxyaquil, por otro nombre La 
Culata, en 8** y X d© longitud y 3^ de altura, según Santa 



4U 

Cruz, sesenta leguas de San Francisco del Quito, y cincuenta 
de Puerto Viejo, y cincuenta por tierra y veinte por mar, y 
setenta de Piura, es pueblo de cien vecinos, veinte y tres en- 
comenderos y los demás tratantes y mercaderes, que hay 
alguna cantidad por la contradición^del mar que hay por 
causa del puerto; aunque no es de muchos indios habrá como 
tres mil tributarios; es del distrito de la Audiencia y obispado 
del Quito; provee corregidor en él el Virrey. 

Pobló esta ciudad Sebastián de Belalcázar primero, y des- 
pués, habiéndose despoblado por levantamiento de los indios, 
la volvió á poblar año 37 Francisco de Orcllana, por orden de 
Francisco Pizarro. Es la tierra cálida y montuosa, y el trato 
della es la ropa de algodón y grangerías del campo y las mer- 
caderías y contratación por causa del puerto el cual con el didio 
puerto están muy metidos á la tierra catorce ó quince leguas 
de la mar, por ser el río de legua y media cuando entra en la 
mar, el cual nace en la juridición de la ciudad del Quito, y 
por él se navega y se llevan las mercaderías veinte leguas el 
río arriba basta el desembarcadero, que llaman, y desde allí 
cuarenta leguas por tierra en recuas hasta la ciudad: no hay 
lista de los pueblos de indios do esta ciudad. 

PUERTO VIEJO. 

La ciudad de Puerto Viejo, en 80" de longitud y l'de latitud 
de la otra parte de la Equinoccial, cincuenta leguas de Santiago 
de Guayaquil, y como otras cincuenta del Quito camino dere- 
cho, sino que no está el camino abierto, y así se va por Gua- 
yaquil, es pueblo de diez y siete vecinos, los trece eucomende- 
i'os, y todos gente pobre, y en su comarca habrá como mil qui- 
nientos indios tributarios, porque todos los demás están de 
guerra y no se han acabado de pacificar; es del distrito y dió- 
cesi de la Audiencia y obispado del Quito, y hay en él un mo- 
nesterio de la Merced que no tiene frailes. 

Fundó este pueblo Franciísco Pacheco, año de 35, por orden 
del Mariscal Don Diego de Almagro, y nombróle Villanueva 
del Puerto Viejo: llegan los términos de esta ciudad desde la 



j 






p,-^,»*- 



bahía de Santa ElcMia hasta la ciudad do San Aíaloo: es el 
asiento y comaira do este pueldo niny cálido, y «¡uo Hueve los 
ocho meses del año, que os desde Octubre adolante, que es 
cuando llaman invierno. Xo se da trigo en osla tierra sino 
maíz en grande abundancia, porque de una fanega se suelen 
coger doscientas y trescientas; dánse mal en ella las demás 
semillas y hortalizas de Es¡)aña por ser la tierra tan cálida; 
hay grandes montes de lena y madera, muclios venados y 
papas, y algunas perdices; mucho ganado vacuno y alguno 
ovejuno, aunque no mucho porque no se cría tan bien; hay 
muchas cabras y gallinas de España: hay muchas muestras de 
oro en esta provincia y grandes indicios de que en ella hay 
alguna mina rica de esmeraldas, por las muchas que se halla- 
roa al tiempo que se descubrió esta provincia, la cual no se ha 
buscado hasta ahora por estar los indios de guerra, á causa do 
ser la tierra fragosa y ellos belicosos y bravos, idólatras del 
demonio y viciosos en el pecado nefando. Dura l:i memoria, en 
esta provincia^ entro los indios, de haber venido á ella en tiem- 
pos pasados unos gigantes en unas canoas de juncos, como dan 
indicio dello unos pozos muy hondos y muy grandes cavados 
en peña viva que están en la punta de Santa Elena, que cae 
en la juridición de esta ciudad , los cuales dicen que fueron 
hechos por los dichos gigantes para sacar agua, ponjue no la 
había eu la tierra, la cual se saca de los pozus muy buena y 
muy fría; y habiendo venido los dichos gigantes á esta tierra 
sin mugeres, afirman los indios que por no haberlas en la 
tierra, como ellos las habían menester, fueron tan disolutos en 
el pecado nefando que bajó un ángel del cielo y mucho fuego 
que los consumió á todos. 

En la juridición de esta ciudad, seis leguas de la mar del 
Norte, está el puerto que llaman de Manta, adonde hacen escala 
muchos de los navios que van y vienen al Pirü, aunque no es 
buen puerto, ni tiene agua sino es de un pozo que está media 
legua del, y de las lagunas que quedan del invierno. 

Hay un pueblo de indios cerca del, dos leguas la tierra 
adentro, y dos ventas de dos vecinos que se quedaron aquí 
desde que en tiempo de Saniillan, presidente de la Audiencia 



446- 

del Quilo, maiiíló pasar aquí la ciudad de Puerto Viejo, con 
uonibi'C de la ciudad de San Pablo, lo cual no se efectuó por« 
que los vecinos no vinieron en ello. Vúse desde esta ciudad á 
San Francisco del Quito por Guayaquil, porque camino dere- 
cho, como queda referido, no hay camino abierto, y los indios 
estiln de guerra. 



hidrografía y DESCRIPCIÚN de la costa de esta GOBERNUaÚR. 

Comienza la costa de esta gobernación desde la bahía que 
dicen de Santiago en que hay un ancón que llaman de Sardi* 
ñas, desde el cual, en el río de San Francisco que entra en ella, 
so comenzaba la gobernación do Francisco Pizerro: toda esta 
costa, casi hasta Tumbez, es tierra alta y montañosa, aunque 
limpia y hondable- y sin peligros, fácil de navegar por Octubre, 
dos ó tres meses adelante, porque todo el otro tiempo del afto 
corren vendábales, que son vientos contrarios para Guayaquil 
y provincias del Pirií. 

Bahía de Santiago^ está quince leguas de la punta de Man- 
glares; es tan hondable que pueden tener las naos la proa en 
ochenta brazas, abordando en tierra, y también acontece ir en 
dos brazas, y dar luego en más de noventa, los cuales bajos 
causan la furia del río de San Francisco ; aunque estos bancos 
no son impedimento para que las naos entren y salgan libre- 
mente. 

La Bahía de San Mateo, llamada así por haber Uegadoá ella 
el día de San Mateo un piloto de Fran:isco Pizarro, que se 
decía Bartolomé Ruíz, está en un gi*ado largo de altura. 

Cabo de San Francisco, diez leguas de la bahía de San Ma- 
teo al oeste, tierra alta junto á unas barrancas bermejas y 
blancas. 

Los Quiximiea, cuatro ríos que salen entre el cabo de San 
Francisco y el Pasao, en que se hace un puerto razonable donde 
las naos toman agua y leña buena. 

Tres leguas antes del paso está una tierra que llaman él 
Pórtete, adonde dio al través una nao que venía de Nueva Es* 



«1 

¡ 



447 

paña, cargada de mercaderías, y se perdió coa lo ijiie en ella 
venía, y los negros que venían en ella en cantiilad, se salva- 
ron y huyeron la tierra adentro donde se casaron con indias y 
han hecho un pueblo cerca de la costa, y cuando pueden ma- 
tan y roban los españoles que saltan á tomar agua, y <i los 
indios también cuando tienen que los robar. 

Pasao, un cabo ó pueblo do indios, por donde dicen que pasa 
la Equinoccial, al sudoeste del cabo de San Francisco; es tierra 
no muy baja, surgen aquí algunas veces los navios que nave- 
gan esta mar. 

Sierrcís de Quaqiie^ unas sierras altas que so hacen junto al 
cabo de Pasao. 

Bahía de Caraques, al sur cuarta al sudueste del cabo de 
Pablos, antes de llegar á Puerto Viejo, de buena entrada y sa- 
lida y muy fondable en medio de la furna, está en unas rocas 
ó isla de peñas que no tiene más requesta de lo que se ve por 
los ojos. 

Montecristi^ un monte alto dos leguas déla ciudad de Puerto 
Viejo. 

Puerto Viejo^ un grado de la Equinoccial al sur, ut supra. 

Cabo de San Lorenzo, cinco leguas de Puerto Viejo al sur. 

Ida de la Plata, tres leguas del cabo de San Lorenzo al su- 
dueste, de legua y media de circuito; descubrióla Francisco 
PizaiTOy que aunque no era habitada era adoratorio de los 
indios, donde había un templo muy rico de oro y plata. 

Puerto de Callo y Puerto de Calango, dos puertos entre el 
cabo de San Lorenzo y la punta de Santa Elena. 

Punta de Sania Elena^ en 2"* largos de altura austral, quince 
leguas del cabo de San Lorenzo; descubri(Sle el sobredicho 
Pizarro; á la parte del norte della se hace una ensenada grande 
que es buen puerto; están en esta punta los i>ozos de los gigan- 
tes, referidos en la descripción de Puerto Viejo, y á un tiro de 
ballesta de la punta hay cuatro ó cinco ojos manantiales de un 
betún, que parece pez y alquitrán. 

Rio de TutnheZf en 4°, veinte y cinco leguas al sur cuarta 
al sudueste de la punta de Santa Elena; descubriólo Pizarro 
yendo en la conquista del Piril, en el cual halló una fortaleza 



448 

con seis ó siete cercas y un templo con muchas planchas de 
oro y ¡»lala. Comienzan desde este valle los llanos del Pirii, j 
la costa de aquí adelante es sin montañas, y sí hay algunas 
sierras son peladas: cogíase mucho maíz y frutasen este valle, 
con los regadíos que del se sacaron. 

La Puna, isla al norueste del río de Tumbcz doce leguas 
del, de diez ó doce leguas de contorno; descubrióla primero 
Francisco Pizarro» donde habiéndole recibido de paz, le qui- 
sieron matar los indios della, que tenía muchos con su señor 
ó cacique que llamaban Túmbala, grande enemigo de los de 
Tumbez: es la isla de grandes florestas y arboledas de frutas, 
y en que se coge mucho maíz y yuca, muchas ovejas cerbales, 
y venados, y muchas aves y papagayos, y gran cantidad de 
zarzaparrilla muy fma: eran los indios de esta isla muy beli- 
cosos y valientes, y ricos de joyas de oro y plata, y de ropa de 
algodón, de que se vestían, de muchos colores. 

Santa Clara^ junto á la isla de la Puna, algo mis á la mar 
que ella; aunque no era habitada de indios, era tenida dellos 
por adoratorio de sus ídolos, y así había en ella un templo 
muy grande, rico de oro y plata, por lo cual la llamaron de la 
Plata por la mucha que hallaron en ella. 

Caho Blanco^ quince leguas del río de Tumbez al sur sodu- 
este en i* y X- 

Punta de Parina^ entre cabo Blanco y cabo de Parina, cuatro 
leguas del puerto de Paila, que queda arriba descripto. 

Punta de la Aguja y y puerto de Tangara^ en G*, descubrié- 
ronla Pizarro y Almagro; es mala de doblar esta punta, aunque 
tiene fondo harto. 



DESCRIPCIÓN DE LA GOBERNACIÓN DE LOS QUIXOS Y LA CANEU. 

La gobernación de los Quixos y la Canela, está al levante 
casi de la ciudad de San Francisco del Quito, sin que de sus 
limites y términos se tenga más claridad, de que la primera 
población de españoles está diez y ocho leguas do la ciudad de 
San Francisco del Quito, con cuya juridición parte términos 



j 



440 

por el oriento de la «liolia ciiulail de San Fran«M><"0, y t,í»p la 
parto de mediodía se va á jnnlar con la gol)or nación de Juan 
de Salinas qne llaman de Igualsoniío y Paramoros; por el 
oriente y septentrión confina con tierras por desculirir y pa- 
cíGcar, y con algnna parle de la jnridición de Pasto. 

Hay en toiia esta gobernación tres pneblos de españoles, que 
en todos hay como cincuenta vecinos encomenderos, sin los 
demds pobladores y tratantes de íjuc no so tiene cnenta; y en 
toda su comarca, que no debe ser grande, como seis mil indios 
tributarios. Es en lo temporal del distrito de la Audiencia del 
Quito, y provee el gobernador el Vircy del Piní; y en lo espi- 
ritual es de la diócesis del obispado también del Quito. 

El primero que entró á descubrir esta provincia fué Gonzalo 
Pizarro, que salió del Quito en busca de la Canela con dos- 
cientos españoles y ciento cincuenta caballos, y habiendo des- 
cubierto los montes della pasó adelante al descubrimiento del 
río Marañón; después el gobernador Don Antonio de Mendoza 
dio esta gobernación á Gil Ramirez de Avalos, que pacificó y 
pobló las dos ciudades de las tres que hay en ella. 

El temple de esta gobernación es como el de la provincia del 
Quito, m.1s fresco que caliente, aunque con estar la una y la 
otra provincia casi en un mismo paraje, muy careada la Equi- 
noccial, difieren en que esta es muy lloviosa en demasía y 
de grandes aguas casi todo el año, lo que no es la otra, y así 
mismo en que esta tierra es muy áspera de sierras y mon- 
tañas, de tal manera que con dificultad so puede caminar 
caballo, y en que no se cría bien ningún ganado en ella, y 
así se provee de carne del Quito; y tampoco se da trigo, y maíz 
muy poco, y algodonales muchos, de que los indios andan 
vestidos: y los montes que llaman de la Canela, la cual es unos 
cogollos de árboles como capullos pequeños, tiene el mismo 
sabor que la canela y más picante, aunque lo pierden cocida: 
gástase della en la provincia del Quito y en muchas partes del 
Pirú: hay algunas muestras de oro aunque muy poco. 

Los indios de esta gobernación son pocos, y se han hecho 
menos con los malos tratamientos de algunos gobernadores 
pasados; es gente doméstica y semejante á la del (juito. 

20 



450 



BAEZA. 

I^ primera población de esta gobernación se llama Baez^, 
la cual está en grado y medio do altura, según las pinturas de 
Santa Cruz, diez y ocho leguas de San Francisco del Quito; 
hay diez y ocho vecinos encomenderos, sin los demás tratantes 
y mercaderes, si hay algunos en ella, porque es tierra muy po- 
bre, y asi en su comarca no hay más de dos mil indios tribo- 
tarios: reside en esta ciudad el gobernador, cuando le hay, que 
por ser tierra tan pobre está mucho tiempo sin él. 

Pobló esta ciudad el sobre dicho Gil Ramirez de Avales, que 
parece haberla nombrado del nombro que tiene por alguna de 
pendencia que el tuviese de Baeza, ciudad de la Andalucía en 
£!>paña: hay algún ganado aunque muy poco en esta andad* 

ARCHIDONA. 

La ciudad de Archidona^ en esta misma gobernación, Teinte 
leguas adelante de la ciudad de Baeza, es pueblo de quince 
cinos encomenderos, y en su comarca otros dos mil ii 
poblóla el sobre dicho gobernador Gil Ramírez de Avales. 

ÁVILA. 

La ciudad áa Avila ^ tercera población de españoles dentro 
de esta gobernación á la mano izquierda de estos dos pueUos, 
que [tarccc ser á la parte del norte, tiene otros tantos vecinos, 
ó indios en su comarca, como la ciudad de Archidoua; poblóla 
Melchor Vázquez de Ávila, gobernador de esla provincia, de 
cuyo sobre nombre la nombró así: hay así mismo relación de 
haber fundado en esta gobernación el gobernador Gil Ramiiez 
de Avalos otro pueblo, dicho Alcalá^ el cual se debió de despo- 
blar porque no hay memoria del. 



^ 



COIlOGRAFlA DEL DESCUBRIMIENTO Y GOBERNACIÓN 



DE JUAN DE SALINAS. 



DESCRIPCIÓN DE LA GOBERNACIÓN DE PACAMOHOS É I6UALSON60, 

UI.E LLAMAN DE JUAN [1 E SALINAS, Y MOTICIA 

DBL oeacüURiiiiB.vTo Qvs iiizo ron slua. 



Año de 56 proveyó el Maniués de CaQete Vircy del Pirii á 
Juan do Salinas, goijeruador de las proviacias de IguolüOngo 
y Pacamoros, y le t^eüaló [lor Kmiles doscientas leguas, que 
cotncuiasoii i correr, tesle-ocale, veínle leguas adelante deadc 
la dudad de Zamora, pnoadu la cordillera de los Andes, por 6* 
j )í ól' Ae altura auBtral, y oirás Uinlas norte-sur desda la 
díchA ciudad. 

Hay en csU gobernación cuatro ciudades do españoles, gue 
fuudó el sobredi<:l)o gobernador , en las cuales todas habrá 
como ciento velnle vecinos todos encomenderos, y en sus co- 
marcas abundancia de indios, y de ellua diez y siete ó diez y 
ocho mil indios tribútanos; es loda esUi goboruaciún, como 
queda dicho, eu lo espirilual del obispado del Quilo, ydeldls- 
Irito do la Audiencia ijne en ella reside, aunque el gobernador 
le provee el Virey del PiriS. 

Es tierra buena de temple, sanidad, fertilidad, de bnúnos 
valles, y eu que se coge mucho maíz, frísoles, papas, yuca, 
pinas, guayabas, ñames, cayniitos, y tudas las otras frutas de 
las pravincios del Pirü, y uria fruta como almendras, i]ue se 
tienen por mejores que las de España, y grande abundancia 
de cacao, de lo de la N'ueva E:)pnña, on las iu;is do todas ellas: 
es toda tierra dispuesta para darse en ella mucho trigo y ce* 
bada y las demás semillas y frutas de España, y para crianza 
de ganados, por ios buenos pastos y muchos ríos que hay en 
ella: hay muclios venados, y antas tan grandes como terneras 



452 

de ocho meses, cuys, «jiic son unos animales domésticos como 
conejos, perdices, pavos, paujies, y otras muchas aves de 
caza de la tierra, y muchos y buenos pescados en los ríos, que 
todos bajan 'áe las vertientes de los Andes y cordilleras del 
Pirií. 

Es muy rica toda la tierra, donde están pobladas las cuatro 
ciudades, de minas de oro, porque lo demás del descubrimiento 
no parece dispuesto para ello; háse sacado gran cantidad, y se 
han hallado granos grandes , y asimismo mucha sal en algu- 
nas de estas provincias, de la artificial y de la que se halla 
hecha en piedras. 

Los indios de estas provincias son semejantes á los demás 
del Pirii, de buena disposición y hábiles para las cosas de la 
doctrina y policía, porque aunque eran idólatras uo adoraban 
sino al Sol: usan en la guerra de picas de palma de á veinte 
y á veinte y cinco palmos largas, y de dardos y estolicas y 
hachetas de cobre, y rodelas de cuero y de madera; andan 
vestidos todos de mantas de lana y de algodón, que lo hay en 
todas partes, y en algunas dellas ovejas del Pini. 



DESCRIPCIÓN PARTICULAR DE LOS PUEBLOS DE ESPAllOLES 

DE ESTA GOBERNACIÓN. 

VALLADOLID. 

La ciudad de Valladolidy la primera población de esta gober- 
nación, en 7* de altura, veinte leguas de Lojaal sueste, pasada 
la cordillci*a de las sierras del Pirii hacia el oriente, poblóse con 
treinta y un vecinos, que al presente debe tener ó poco menos, 
y en su comarca sirven mil doscientos tributarios; es de la 
diócesi del obispado del Quito. 

Poblóla el sobre dicho gobernador Juan de Salinas en unos 
valles deleitosos y do buen temple, abundantes de todos los gé- 
neros de comidas y mantenimientos, y frutas y animales y 
aves de las arriba referidas, y de buena disposición para las 
semillas y ganados de España, y de la tierra: hay ovejas mu- 



i 



453 

chas, y muy buenas aguas por los muchos mineros de oro que 
hay, de que se ha sacado y saca mucha canlida<l; los indios 
son bien agestados, de buena d¡sposicií)n, indómitos y belico- 
sos, y así cada pueblo como behetria, y no reconocían sino al 
cacique principal que los acaudillaba. Hay dos naciones de in- 
dios en la jurisdicción y comarca de esta ciudad, y cada una 
tiene su lengua muy direrente. 

LOYOLA. 

La ciudad de Layóla^ 6 Cumbinama, diez y seis leguas al 
oriente de Valladolid, poblóla el sobro dicho gobernador con 
otros treinta ó treinta y un vecinos encomenderos, en quien re- 
partió la tierra, y hay en ella como seis mil indios tributarios; 
llamóla Loyola, por llamarse el dicho gobernador Juan de Sali- 
nas liOyoIa: está poblada en un valle que se llama Cumbinama, 
que está pasado una serranía ó montaña entre la ciudad de Va- 
lladolid y osla de Loyola: tiene el dicho vallo de largo diez le- 
guas, y de ancho á parles dos, y á parles tres, en que hay 
grande cantidad de ganado, de ovejas de la tierra y del Pirü. 
Es el temple de dicho valle sano, de muchas y muy buenas 
aguas y pastos, mantenimientos y frutas del Pinl: en lodos los 
ríos y arroyos de esta comarca se halla oro en ¿ibundancia. Los 
naturales dól son de la costumbre de los de Valladolid, así en 
ios vestidos y ropas de lana y algodón como en las demás co- 
sas de su religión y gobierno, que todos adoraban al Sol, como 
queda dicho. Llega la juridición de esta ciudad como diez y 
seis leguas más adelante; en el camino de Valladolid hasta 
esta ciudad se pasa una serranía de montañas que tiene tres 
leguas de travesía; en lo demás es tierra llana y buena de ca- 
nlinar. 

SANTIAGO DE LAS MONTaSÍAS. 

La ciudad de Santiago de las Montañas^ en G* de altura, cin- 
cuenta leguas de la ciudad de Loyola casi al oriente, pobló- 
la también el dicho gobernador con treinta y tres ó treinta y 



i 



f » » 



cuatro vf.inos oncoinoniloros; ahora hay veinte y dos; están 
repartidos como siete mil iinlios que hay en la tierra, la cual 
es tOíla muy montosa, y por esto y por haher llegado á ella 
víspera de Santiago^ nomitró á la dicha ciudad Santiago de las 
Montañas; poblóla en un valle i]ue llaman de Giutara. 

Mudóse el asiento primero de la ciudad, y púsose sobre la 
barranca de un brazo grande del río Marañóu, á quiea llamó 
rio de San Bartolomé, por haberse embarcado en él en su día 
al descubrimiento que el dicho gobernador hizo por el río Ma- 
rañón abajo. Es todaest.i tierra muy montuosa, como queda di- 
cho, húmeda y ralientc; fértil de las comidas que los indios 
usan, especialmente de ciertas raíces que ellos estiman más 
que maíz y otras muclias frutas de la tierra; hay ca esta co- 
marca unas que llaman almendras, que son muy mejores que 
las de España, y muchas pomas do árboles como caraüa, te- 
camar^i, y otras muchas, y cacao de lo de la Nueva España en 
mucha cantidad; es abundosa de montería de puercos y vena- 
dos, y muchos cuys ó conejos, y de antas, perdices grandes 
como gallinas ciegas, y pavas, y paujies, que es una ave 
grande do muy buena rarne, y otros pájaros á manera de fai- 
sanes, papagayos, y otras diferencias de aves. 

Hay mucho oro en esta provincia y su comarca, lo más su- 
bido de ley de cuanto so ha visto, porque pasa de veinte y tres 
quilates; hay mucha sal de piedra artificial, como en otras 
partos la hacen; los naturales de esta provincia son diferentes 
de los de Valladolid y Loyola en lengua, habito y armas y cos- 
tumbres, ponqué son domésticos y no guerreros; alcanzan al- 
godonales aunque no curan mucho de la ropa por ser la tierra 
caliente; no tienen ovejas de las del Pirú, ni señores á quien 
reconocer más que á solos sus capitanes y caudillos, y así son 
todos behetrías. 

El camino de Loyola para esta ciudad, hasta salir de los tér- 
minos de la ciudad de Loyola, dura diez y seis leguas de tierra 
llana y apacible; lueiro se ofrece un despoblado de serranía y 
montaña muy áspera de caminar, que dura veinte leguas y di- 
vide los términos de estas provincias; pasada ésta hay muchas 
poblaciones, en mas de treinta leguas^ hasta llegar al valle de 



1 



1..);) 



Gin-'vara; íiini«|UO toda os lieriM de niontaua^ rs liorra ícriil do 
mantenimientos, caza, y pescados de los ríos. 

SANTA MARÍA DE NIKVA. 

La ciudad de Sania María de Nip.va, T y )i de altura norte- 
sur de la ciudad do Santiago, como treinta leguas della, con 
la cual parto términos por el río de Ürellana, que pasa por 
entrambas ciudades; poblóse esta ciudad en una tierra que 
llaman de Cwyigrarapas, al principio con veinte y siete vecinos; 
ahora tendrá como quince, en quien están repartidos dos mil 
quinientos ó tres mil indios tributarios que hay en la tierra, 
que aunque difieren algo en la lengua de los de Santiago, son 
todos de una manera, y la tierra r^isi una, aunque la de esta 
provincia do m«1s cabana y menos montaña, en que hay cam- 
pos abiertos y llanos apropósito para sementer,'\s: el temple es 
sanoy abundante de todo género de comidas y frutas de la 
tierra, entre las cuales hay muchas almendras de las que iiay 
en la ciudad de Santiago, que son mejores (juo las de España, 
mucha caraña, tecamaca, y otras gomas do árboles muy bue- 
nas, 7 mucha cantidad de cacao de lo de la Nueva £spaña; y 
aunque no hay tantas muestras de oro en la comarca de esta 
ciudad como en las otras de esta gobernación, se ha comenza- 
do á sacar en los ríos y arroyos della; hay mucha montería y 
caza, y buenas aguas, y sierras de sal, y de la artificial que ha- 
cen con fuego, y algunas ovejas de las del Piní; aunque para 
vestirse bcneQcian el algodón, son domésticos y no murho 
guerreros, aunque por ser behetrías y no tener señor gene- 
ral que los mantenga en justicia, tienen continuamente dife- 
rencias entre sí unas poblaciones con otras. 

hidrografía de los ríos de esta gobernación. 

Toma nombre en esta gobernación el río de Orellana, ó de 
las Amazonas, en el cual, cuando comienza á entrar por ella, 
van ya juntos los ríos y aguas vertientes de la ciudad de Zamo- 
ra, Jaén, Chachapoyas y Guanuco, que son los nacimientos y 



■•« 



45Ü 

priiirihio de el ílicho río; el cual, por donde parte los términos 
de S-iutia^íO de las Moiilafias y Santa María do Xieva, pasa 
por una sierra que ha rompido y hecho una abertura que 
llaman el Pogo ó Pongo, de más de cien estados en alto, y como 
setenta pasos de ancho por donde pasa todo esto río, que en 
otras partes tiene media legua^ y una de ancho; y según se 
cree do la grandeza de los ríos que entran en él, pasa por 
aqueste estrecho más agua que Ucvan todos los ríos de España 
y Francia juntos. 

NOTICIA DEL DESCUBRIMIENTO DEL GOBERNADOR JUAN DE SALINAS. 

Por este sobredicho osti*echo del río, se metió el gobernada 
Juan de Salinas para descubrir el río abajo, hacia el Dorado, 
con poco número de soldados, en canoas. Pasada una pobla- 
ción de gente, diferente de lengua y trage de la de atrás, queso 
dicen los Zípitacones, por donde entra en el dicho río otro 
grande que se llama río Bamba, en que vienen las aguas de 
Cuenca, dio en una provincia que se dice Mayna, gente lu- 
cida y de gran disposición, en comparación de la ordinaria de 
Indias, de diferente lengua de los do atrás, gente beUcosa y 
muy guerrera; visten ropa de algodón y muy pintada, y usan 
mucha plumería de colores asentada solilmente en sus rodé* 
los V lanzas. 

Diez ó doce leguas de esta provincia desagua en oí río Ma- 
rafión un río grande, por la parte del norte, que llaman los 
indios Cumata, que viene de las espaldas del Quito, en el cual, 
cincuenta le¿:uas agua arri])a, hay una laguna que se dice 
Maracayo, poblada de muchos naturales. Mas adelante entra 
otro río, como cien leguas del Pogo, que viene de tierra délos 
Motilones, y así lo nom])ran, por el cual se echó Pedro de 
Orsua, cuando salió por el río Marafión i\ la mar del norte, el 
cual dicho río Marañón va corriendo hasta aquí por altura 
de C más ó menos, lo que se aparta por kis vueltas que va 
dando, y en todo este espacio lleva este dicho río de ancho en 
parles una legua y en partes media, y de ahí abajo, y por 
todas muy hondable para navegarso con cualquier génei-o de 



457 

navio?, y así hay en él muchos pescados do la mar, como son 
bufeos y toninas y otras suertes de pescailo. 

Doscientas leguas de despoblado el río abajo, desajíua en el 
dicho río, por la parle del mediodía, un río grande y caudaloso 
que llamó de San Miguel, por haber llegado á él víspera de su 
día, por el cual subió el dicho gobernador Juan de Salinas, 
sogün su relación, trescientas leguas agua arriba; en cuyas 
riberas están las provihcias de Denorimay Cocama^ Culary y 
otras cuyos naturales son muy pulidos y <;alanes en sus ves- 
tidos de algodón y plumajería y joyas de oro, cuyas poblacio- 
nes están eu la barranca de los ríos, y en su gobierno son más 
ordenados que los indios de las otras provincias arriba descri- 
tas, porque son más obedientes y respetan mds á sus caciques. 

La tierra es toda fértil y abundosa de mantenimientos y 
frutas de la tierra, principalmente la provincia que llaman 
de Pariache^ que es la última adonde llegó el dicho goberna- 
dor. Es el río tan grande, que solo él parece tan caudaloso 
como el propio Marañón; hace grandes vueltas en las tierras 
por donde pasa, que es argumento que debe ser la tierra muy 
llana, como se sabe que son por la mayor parte todas estas 
islas que van al río de la Plata, á cuya causa los ríos puede ser 
que parezcan tan grandes, y así ésto, en invierno dicen que 
suele anegar gran parte do la tierra; hay mucho pescado en él 
y muy bueno, especialmente sábalos y salmones y manatís, que 
se sustentan de la yerba que pacen en las orillas de los ríos. 



TABLA DEL DISTRITO DE U AUDIENCIA DE LOS REYES. 



DESCRIPCIÓN DEL DISTRITO DE LA AUDIENCIA DE LOS REYES. 

Y DECLARACIÓN DE LA TABLA PRECEDENTE. 

Aunque el Pirtí se extiende, como queda dicho, á las provin- 
cias del Quito y de los Charcas^ cuya parte, son lo que más 
propiamente se llama Pirú, es lo que cae eu el distrito de la 



4r)S 

Auilieiici.i <lc los Reyes, el cual so comprende norte-sur 
entre O" de altura hasta 17' que son ti" de latitud, á que co- 
rresponden como doscientas le;j:uas á diez y siete y media por 
grado y algo m;í"5, que de viaje ponen cerca de trescientas 
leguas por la costa, desde la villa de Miraflores, veíalo y 
cinco leguis de Trujillo al norte y de su juridición hasta 
pasada la ciudad do Arequipa, que también es de este distrito, 
y doscientas cincuenta y cinco por el camino de los Ingns, 
que va por dentro de la tierra desde Caxamalca y los Cha* 
chapoyas inclusive, hasta el pueblo de Ayabii-e, cuarenta 
leguas m.ís al sur del Cuzco por el camino de Urcosuyo y el 
pueblo de Asillo, y por el camino de Arequipa hasta el puerto 
de Atarania. 

Leste-oeste tendrá de ancho este distrito, lo que está pobla- 
do en él, hasta cien leguas desdo la costa de la mar del Sur, 
que por donde mayor longitud tiene no llega hasta 87* del 
meridiano de Toledo, quedándole los términos abiertos; por 
la parte del oriente pasa las sierras de los Andes, por el pa- 
rage en que está el Brasil y principio de las provincias del 
Rio de la Plata, por donde no se le pueden asignar limites 
ciertos por no estar descubiertas aquellas provincias, y así 
por parte adjunta, aunque muy distante se discurre en este 
lugar, la líobernación y provincias del Río de la Plata, que 
en alguna manera concierne el gobierno dellas al Vireyno del 
Piní. 

Hay en el distrito de esta Audiencia quince pueblos de 
españoles, los nueve ciudades, en los cuales todos y en su 
juridición, hay como cinco mil vecinos españoles; los tres- 
cientos encomenderos, y los demás pobladores, oficiales y tra- 
tantes, y doscientos repartimientos de indios tasados en sete- 
cientos cincuenta mil pesos, en. trescientos ó cuatrocientos 
pueblos y naciones, porque no esliín reducidos á pueblos, de 
manera que se puede hacer suma dellos, y en ellos trescien- 
tos mil indios tributarios, sin los muchos que en las cuentas 
y tasaciones se esconden. 

Es el distrito todo de esta Audiencia, diócesi del arzobis- 
pado de los Reyes desde el año de 29 ó 30, que se erigi'S en 



1 



íó:) 

olíispa'.lo, y des«l<,* ol de i7 que se liizo arzoliispa<lo, "]uo tiene 
por sufráganos ;í los dos oliis[ados de Chile y TiiíMinMu, y 
de los Charcas, Gnzro , P.manií yXicaraLjua; y en lo«la esta 
diócesi hay veinte y cinco monesteríos, y en lodos como dos- 
cientos cincucnla frailes: el año sobre dicho de 70 hav seis 
monestcrios de frailes Franciscos, y en ellos como cincuenta 
frailes; y otros seis de Dominicos, y en elJos ciento cincuenta 
religiosos; y li'cs de Agustinos con cincuenta frailes; y sois do 
la Merced con veinte frailes; y dos de la Compañía de Jesús y 
en ellos quince 6 diez y seis religiosos. 

Fué lodo esto distrito parle de la goIxirnaci(3n de los Piza- 
rros desde el año de 31 ó 32, que so comenzaron á descubrir 
estas provincias hasta el año de 42 que se fundó en ella la 
Audiencia de los Reyes y se proveyó por Presidente el primer 
Virey del Pirtí, que fué Blasco Nuñez Vela, como después 
han presidido en ella todos los demás virreyes. 

De todo lo descubierto de las Indias es el mejor pedazo de 
tierra lo que se comprende en este distrito, por las diferencias 
de tiernis y tempcramenros que hay en 61, que son cíiusa que 
pueda haber mus comodidades para la vida humana; porque 
en doscientas cincuenta leguas de largo, y monos de ciento 
de anchO} hay tierras muy frías y muy calientes, y tierras 
templadiis de frío y de calor, y paríe dondo nunca llueve, y 
donde llueve mucho, y otras adonde llueve moderadamente; 
y así se parte este distrito en tres suertes y calidades de tie- 
rras, que son llanos, sierras y los Andes. Los llanos son más 
do trescientis leguas de viaje, que hay desde Tumbez hasta 
cerca do Arequipa, desde diez á veinte leguas do ancho que hay 
por partes desde la mar hasta la cordillera de la sierra; y la 
serranía os lo que hay desde el fin de los llanos hasta pasada 
la cordillera, que son unas sierras altísimas y muy ásperas, 
que van corriendo á lo largo de la costa, como queda dicho; y 
los Andes lo que hay entre esta cordillera precedente y la gran 
sierra de los Andes, que como queda dicho, en lo general va 
corriendo desde antes do Popayan hasta el Estrecho, á cin- 
cuenta y á setenta, y más en partes, apartada de la costa de la 
mar del Sur. 



iCü 

En los llanos no truena, ni cae rayo ninguno, ni llueve 
sino sea cannlo mucho algún rocío, hasta malar el polvo de la 
tierra, y algunas veces por gran maravilla un poco más, y 
esto e-^tando el cielo cubierto de nubes cargadas: casi todo lo 
más del invierno de aquellas regiones , que comienza por los 
meses de Abril hasta Octubre, cuando aci es verano v cuando 
en la Serranía y Andes está el cielo claro y sereno y no llueve 
al contrario de los llanos; por lo cual, y porque en este tiempo 
se agosta ki yerba, en la serranía llaman al verano della loe 
dichos meses que hay desde Abril hasta Octubre, que es in- 
vierno natural en los llanos; y al contrario invierno de la 
sierra y Andes los meses desde Octubre hasta Abril , en que 
llueve continuamente, aunque es el verano natural en agüe* 
Has regiones; y así en los llanos hace por este tiempo excesivo 
calor y está el cielo sereno y claro, de manera, que bajando 
de la sierra ó subiendo de los llanos á ella, se puede en un 
día pasar de tierra donde nunca llueve á otra donde siempre 
está lloviendo, y de tierra muy caliente á otra muy fría, y 
parte donde ni hay frío ni calor demasiado. 

De la falta de lluvia en los llanos, proviene que lo más dellos 
es todo arenales y pedregales secos y faltos de agua, y así es* 
toriles y desiertos de cosa criada, salvo do algunos árboles de 
poca hoja y sin fruto, y algunos carrizales, y estos en pocas 
partes; y así toda esta tierra era inhabitable sino fuera por los 
ríos que bajan de la sierra, muchos y muy crecidos y coa 
arrebatadas corrientes por ser tan altas y la cordillera tan 
breve hasta la mar, que aun algunos que no son grandes se 
quedan y consumen en los arenales sin llegar á la mar; y 
aunque estos llanos son calientes, la tierra no es enferma, 
antes es sana, de lo cual es argumento los pocos animales ve- 
nenosos que en ella se crían, aunque no faltan mosquitos. 

Las poblaciones de los indios y españoles son todas en los 
valles que los ríos hacen, en los cuales, con lo que se puede 
regar de los ríos, se coge en gran abundancia mucho trigo, 
cebada y maíz, tanto que en partes de una fanega de trigo se 
ha cogido más de trescientas; y en las riberas de los ríos se 
dan, abundantemente, naranjas, cidras, limones, membrillos, 



401 

maiizana-í, camuesas, y melones, y casi toilas lis frutas y hor- 
talizas de España, y muchas viñas, de que se co^^e ya mucho 
vino bueno, y vale una l)olija, i]ue es una arroba, cuatro pesos 
en los Reyes y Arequipa, y eu la sierra seis; consérvase bien 
el vino en todas partes, y hay muchas y muy I)uenas vasijas, 
de tinajíis que se hacen en la tierra. La maduración de los 
frutos es por Enero, Febrero y Marao, aunque si varían el 
podar de las viñas, también viene la maduraciíüu en otros tiem- 
pos, y así con la fruta que se trae de hacia la sierra, que viene 
en diferentes tiempos, hay frut¿i casi todo el año. D.ísc asimismo 
mucho azúcar, y en partes olivos de que se hace aceite, y se 
entiende vendrcí á haber abundancia. También liay pastos para 
ganados, y para puercos muchos algarrobos, y también mu- 
chos melones, y como la sierra está tan cerca de los reparti- 
mientos que están en ella, hay grantles criaderos de ganados 
y abundancia de yeguas, buenos caballos, vacas y cabras, y 
muchas ovejas de la tierra y de España, y do todas, mucha y 
muy fina lana para frazadas y otros paños bajos de que hay 
obrajes; y los indios siembran algodón, batatas y otras raíces 
do la tierra que cogen ribera de los ríos, los cuales tienen llenos 
do frutas y arboledas, so cuya sombra y de las cañas y juncos 
y yerbas de mucha frescura que en ellas se crían, habitan sin 
curarse de otras cosas, que no las han menester por no llover 
como queda dicho. 

Hay auimales de la tierra demás de las ovejas; hay conejos 
que llaman curyes, ciervos, raposas, y otros animales que se 
cazan con redes y arcos, y gallinas de España, que las de la 
Nueva España no se crían, y buitres, y garzas blancas y par- 
das, papagayos, perdices, palomas, patos, tórtolas, codornices, 
mocliuelos, pitos y ruiseñores; muchos lobos marinos en las 
costas, y en los ríos y la mar buenos pescados que se pescan 
sin miedo, porque en los ríos no hay caimanes. 

La sierra, en el principio y subida della, es tierra templada 
y más habitable y sana para los indios que los llanos; en lo 
muy alto, por lo mucho que en ella llueve y nieva, viene á ser 
tierra fría pero sana: críanso en ella, venados, lobos y osos 
negros, y unos gatos que pai'ecen negros de Guinea, y ovejas 



i 



462 

de la tierra, nabos, altramuces, acederas , y otras yerbas de 
comer: es estéril de trigo y las demás frutas de los llauos. 

Los Andes, es tierra alta que parece que se va coatiaiiaudo 
desde la una sierra á la otra; hay en ella valles muy profundos, 
de donde viene á ser tierra fría en las partes altas, y muy ca- 
liente en las bajas; y así tiene abundancia de ganados y ani- 
males de la tierra, de trigo y de maíz que se da en las partes 
templadas, con otras muchas frutas de España y de la liern, 
y coca, que se coge en los valles muy calientes, en los cuales 
hav arboledas de frutas, v montañas de otros árboles, v meló- 
nes y aguatccas, guayabo-s caymitoSy guabos, y muchos cedros; 
y abundancia de minas de oro y otros metales, que también los 
hay en muchas parles de este distrito, salvo en los puros are- 
nales y serranía; hay muchas salinas en muchas partes de 
estas provincias y muchas tinturas y colores. 

Todos los indios del Pirú se distinguen en indios serranos. 
que son los que habitan la sierra y partes frías de los Andes, 
y yungas, los que viven en los llanos: los de las tierras trias 
son niris belicosos, valientes y de más fuerzas y larga vida por 
lo ordinario que los de los llanos, que es gente grosera, sucia 
y para poco, inháliil y no de tanta fuerza ni salud como los de 
la sierra, y andan menos vestidos que ellos; hablan muchas 
lenguas; no están del todo reducidos á pueblos, aunque se ha 
procurado, porijue ellos no están en ellos de buena voluntad. 
Las poblaciones de los que están poblados son en d comedio 
de lo alto y ])ajo de los montes, en tierra antes fría que caliente, 
de donde gozan de dos extremos, de la fría para ganados y caza, 
y de la caliente para sementeras. 

Los pueblos no son mayoi*es do conforme á la disposición 
del sitio y agua que tienen; son todos con sus plazas llanas y 
sus iglesias en ellas; las casas son todas pequeílas y humildes, 
por la mayor parte redondas; saben todos generalmente hacer 
lo que han menester para vestir y calzar, y hacer sus casas y 
cultivar sus labranzas; los oficios que entro ellos se usan son 
olleros para hacer vasijas para la chicha, y carpinteros que 
hacen vasos de palo en que beben, porque para otra cosa no 
los han menester, y otros hacen ropa y entienden ea otitf 






grangcrías: hay plateros que en tiempo de los lugas laln-aban 
mucha plata; los más renieJiados dellos son los lal)railüres, y 
los que en tiempo del Inga guardaban ganados. AiJoraban todos 
al Sol, por contemplación de los Ingas que se lo niandal)an, y 
en lo demás cada uno creía lo que quería. Las armas que usan 
son háchelas de cobre, hondas, arcos. Hechas, picas de palma 
largas, y estolicas, (]ue son unas varas arrojadizas, y macanas, 
cascos de madera y do metal, y jubones embastados de algodón; 
hablan muchas y diferentes lenguas los indios de estas pro- 
vincias, aunque tenían una general, que se hablaba en todas 
partes, que se llamaba quicliuay y otra que no era tan general 
que se llamaba aymara. 



hidrografía V DESCRIPCIÓN DE LOS CAMINOS DE ESTE DISTRITO. 

Todos los ríos que nacen de la cordillera de la sierra por la 
parte occidente, van á desaguar á la mar del Sur, y los que 
nacen entre ella y la cordillera de los Andes, parte dellos salen 
á la mar del Sur, y parte á la mar del Norte por el río Mara- 
ñen, adonde todos casi van á dar. 



DESCRIPCIÓN PARTICULAR DE LOS PUEBLOS DE ESTA AUDIENCIA. 

LA CIUDAD DE LOS REYES. 

La ciiídad de los Reyes está en 82"" de longitud del meridiano 

de Toledo, del cual distará leguas por un círculo mayor, y 

está 12" y X de altura, ochenta leguas de Trujillo y cincuenta 
de Guamanga, y ciento veinte del Cuzco. 

Tendrá como dos mil vecinos españoles, los treinta enco- 
menderos, y los demás pobladores, tratantes y ofíciales, y en 
su comarca veinte y cinco ó veinte y seis mil indios tributarios, 
repartidos en ciento treinta y seis repartimientos, los seis pues- 
tos en la Corona Real, los demás de particulares; están tasados 




464 

en cincuciila y cinco ó cincuenta y seis mil pesos; y asimismo 
de doce mil neprros arriba. 

Reside en esta ciudad la Audiencia desde el año 42, ea que 
residen desde el dicho tiempo el Yirey, que tiene el gobierno 
del distrito de esta Audiencia, y de la de los Charcas, Chile, 
Quito, Panamá, y tiene de salario treinta mil pesos, y cuatro 
ó cinco oidores de ordinario, y un flscal con un cuento y tres- 
cientos mil maravedises de salario cada año, con los demás 
oficiales ordinarios de la Audiencia; y desds el año de 73 tres 
alcaldes de corte, con el mismo salario, con sus escribanos, y 
tres oficiales i-eales, tesorero, contador y factor y la Caja Real 
en que entran todas las rentas reales de las ciudades de este 
distrito, y una casa de fundición y otra de moneda, que estuvo 
hasta el año de 72, que se pasó á la ciudad de la Plata por estar 
más Clarea de donde se saca la plata. 

Reside en esta ciudad la catedral desde el año de ?9 ó 30 que 
se erigió en obispado, y en arzobispado desde el año de 47, quo 
tiene por sufráganos á Santiago, y á la Imperial de Chile, los 
Charcas, el Cuzco, Quito, Panamá y Nicaragua: en la catedral 
hay cuatro dignidades y seis canónigos; hay asimismo en esta 
ciudad inquisición, de dos inquisidores y un fiscal, desde el 
año de 70. 

Hay en la ciudad demás de la catedral tres parroquias, una 
de San Sebastián, y otra de Santa Ana, y otra que llaman San 
Marcelo en un monesterio do Agustinos que desampararon, 
en que se había gastado gran cantidad de pesos. Hay asi mismo 
siete monesterios, cinco de frailes y dos de monjas; los de 
frailes son, uno de San Francisco en que hay diez y ocho ó 
veinte religiosos; otro de Santo Domingo en que habrá cin- 
cuenta; otro de Agustinos de treinta religiosos; otro de la Mer- 
ced, y otro de la Compañía de Jesüs, y un monesterio de 
monjas Agustinas que se llama la Encarnación, sujetas al ar- 
zobispado, que fundaron Doña Leonor Portocarrero, y Doña 
Mencía de Sosa, muger de Francisco Hernández Girón : háse 
fundado en este año otro monesterio por Doña Inés de Vargas, 
muger de Don Antonio de Rivera, vecino de Giua, que se llama 
la Concepción; y otro monesterio ó casa recogida de mestizas 



Á 



* 

hijas de espanolo> (i indias, quo se Ilinia San Juan do la í^eni- 
Icncia, donde se crían v enseñan hiUMias roslumhros v todas 
labores: fundóle el mixrqués de Cañete, á f;o<la de la Hacienda 
Real; dábasele mil pesos cada año sobre el repartimiento de 
Surco, que después se los quitaron por haberse aplic^ado este 
repartimiento \yov pleito á un particular, y así quedó la casa 
muy pobre. Hay otra casa de la cofradía déla Caridad, desolas 
mugeres recogidas, donde casan y remedian algunas. 

Hay así mismo en esta ciudad dos hospitales, uno grande 
de españoles adonde se curan de todas enfermedades; fundí)lc 
el Marqués de Cañete, íl costa de la Hacienda Real; y otro de 
indios que fundó cl ai*zobispo de los Reyes, también rico. 

Tiene de juridición esta ciudad mAs de cien leguas por lo 
largo de la costa, que por el norte llega hasta el valle de Guar- 
niey, que está cuarenta leguas déla ciudad, y por el sur hasta 
el valle de Acary, que son setenta. 

Fundó esta ciudad Francisco Pizarro, la cual estuvo primero 
en el valle de Xauxa, aíío de 20 ó 30; después la pasó al vallo 
de Lima Juan Tello, por ói'den del dicho Francisca Pizarro; 
Uamóla de los Reyes porque se fundó el día de los Reyes, y 
así tiene por armas tres coronas, y el día de la Epifanía sacan 
el pendón de la ciudad; y nómbrase do Lima por el valle en 
que está, que los indios llaman así. 

Su asiento es un llano, seis leguas rlc la sierra y dos do la 
mar del Sur, á la ribora de un río que pasa por junto & las 
casas, por la parto del norte, en el cual hay una puente de cal 
y canto de siete ojos que hizo el Marqués de Cañete: no es 
navegable el río en barcos , aunque el Vircy Don Antonio 
Mendoza lo intentó, pero no salió con ello, porque el río va 
muy tendido y no tiene fondo, y es muy pedregoso. 

La traza de la ciudad es de Gilíes anchas, largas y dere* 
chas, norte-sur y leste-oeste^ que se atraviesan unas con otras: 
son las casas de adobes, cubiertas con unas esteras y un poco 
de barro, que como no llueve en la tierra basta; hácense algu- 
nas ya de ladrillo, y comiénzanse á cubrir de tablas y de ma- 
dera: para edificios traen piedra del Guarco , y yeso, y cal hay 
mucha en la comarca; hay en la plaza una fuente de buena 

30 



466 

agua que so trae encañada uiiA legua y un cuarto della, y de- 
rníis de esto por una acequia grande, que se saca del río por la 
parte del oriente, se lleva agua do pié á todas las más de las 
casas de la ciudad. 

El temple de la ciudad es bueno, ni frió ni caliente, aunque 
como no llueve en él todo el año, sino sea por el iuvierno un 
rocío pequeño algunas veces, hay mncho polvo: háse hecho 
enferma esta ciudad de diferentes enfermedades, y sospéchase 
que por la abundancia de frutas y otras comidas, y por las nie- 
blas continuas que tiene sobre sí el invierno, y así hay muchos 
catarros y romadizos: háse tratado de mudarla al puerto del 
Callo (Callao), que es mejor asiento y más fresco por la mar. 

El valle de Lima, donde está esta ciudad, es el mayor y mas 
ancho de los que hay en esta provincia, y de más sementeras 
de trigo y ce])ada, que todas se riegan de las acequias que se 
sacan del río; en el cual hay abundantemente agua para todo 
y para más tierra que hubiera que regar. Hay dentro y fuera 
de la ciudad muchas y muy buenas huertas, curiosamente 
plantadas, en que hay muchos membrillos, camuesas, manza- 
nas, cermeñas, morales, granadas, higueras, duraznos, naran« 
jas, limas, y zidras, palmas y otras muchas frutas de la tierra, 
y todas las hortalizas y semillas de Castilla, especialmente de 
yerbabuena y uvas de todas las suertes, y así hay muchas 
viñas, todas de regadío y de queso coge gran cantidad de vino, 
y olivares en que se coge ya mucha aceituna, y se espera que 
se vendrá á coger acfiite porque se ha comenzado á hacer muy 
bueno: y en la juridición do esta ciudad hay tros ingenios de 
azúcar, muchos corambres y obrajes de paños, frezadas, por- 
que hay mucha lana y muy fina: en el río hay molinos har- 
tos y una casa de albóndiga en la ciudad, y muchas moreras, 
y así se podrá hacer bien seda, porque no hay cosa que ofenda 
á los gusanos, y la seda es muy buena, como ya se ha probado. 

Es la ciudad algo falta de leña, por haberse acabado la que 
oslaba más cerca, aunque hay disposición para plantarse gua- 
bos, algarrobos y salces, en las riberas, y aunque en torno de 
la ciudad hay pastos para ganados no son bástanles, y así las 
vacas y yeguas y ovejas y puercos y cabras de que hay canti- 



4G' 



dad se pastan en ol valle do Pach;ic;ini;i, ']ue e.-^lí cnaíro leguas 
de la ciudad y en las faldas Je la sierra, y en ol valle de Bom- 
bón á la parle de levante en la sierra, onro le^^nas de la ciu- 
dad, y en las Perdices, (¡uc es un valle que está catorce leguas 
de la ciudad hacia Trujillo; y en todos los reparlimienlus que 
sirveu á la ciudad hay grandes pastos en la sierra, especial- 
mente la sierra que llaman de la Arena, que estará seis ó sieto 
leguas de los Reyes en el camino de Trujillo junto á la mar, 
que los seis meses del verano es un arenal muerto, y los otros 
seis meses, con el rocío que cae en el invierno, nace una yerba 
delgada y muy buena para los ganados. 

En el valle de Chilca, que está nueve leguas de los Reyes al 
sur para Arequipa, so siembra el maiz con una cabeza de sar- 
dina, y con solo esto, aunque no llueve ni se riega, se da el 
maíz muy bien, y siémbrase con caila cabeza tres ó cuatro 
granos; y en otra parle, en lugar de las cabezas de sardina se 
le echa cierto estiércol, que llaman guano, y se trae de unas 
islas de la costa despobladas. 

A una legua de la ciudad está un cañaveral muy grande, 
adonde se alcanzan y recogen los negros cimarrones y mallic« 
chores de la ciudad, y junto á la mar hay otro también gran- 
de. Son los indios de esta comarca como los demás del Pirií; 
residen de mala gana en los pueblos, y así no están bien redu- 
cidos á ellos, aunque se ha procurado; tributan plata, ropa y 
comidas. 

REPARTIMIENTOS DE ESTA CIUDAD. 



, gut tonta. 
Lima. 
Xauxa. 
CarauaUo, 
üfonehai/. 
Yca. 

JLanaaca, — 
Guanchuala. 



La Tihuma y 

Guarco, 
Chilca, — Mala 
Pachacama, 
Alahillos. 
Coayllo, 
Calango. 
Ouarco. 
Surco. 



Barranca,- 
Chancay, 
Pisco. 
Cóndor, 
Nonoa. 
Lunaguana. 
Cantaguana. 
Maranga, 
Zampas, 



Pocuriicha, 

Chimcha. 

Ya7iac, 

Cajcatamho, 

Collique, 

Chaquimayo. 

Guarmey. 

Colaque. 

Guanacyo. 



468 



Moro, — Guary. 
Canga, — Quiz- 

quiz, 
Guaylas, 
Chancay, 



Guarna, 

liupi. 

Auadar'Xan- 

dacota. 
Xecos. 



Oiecras. 

Yavios, 

Yauios, 

Yauios, 

Guarachery, 



Yaiiios, 

Lurigancho. 

Tantacaxa» 



CALLAO, PUERTO DE LIMA. 

El Callao^ puerto de esta ciudad, está dos leguas della; gran- 
de y capaz y limpio y de buen fondo, y á la entibada tiene una 
isla que llaman del Puerto, y hace dos entradas; una perla 
parte del norte para los navios que vienen de Panamá, y otra 
de los de Chile: es esto puerto de descarga do todas las merca- 
derías que van de España al Pird y á Chile y de todas las de Is 
tierra que se llevan á otras partes; las cuales se llevan á la ciu- 
dad con recuas y carros poi-que el camino es muy llano: hánse 
edificado en él cantidad de casas y una iglesia y un monesterio 
de Santo Domingo, y ahora se hace una Aduana para el Rey; 
y hay en 61 un alcalde y juez que conoce de los pleitos tocan- 
tes á la mar y cosas de marineros y navios, todos sujetos á los 
de la ciudad. Es más sano este asiento que el de la ciudad, y 
así se van algunos enfermos á convalecer á él por el fresco de 
la mar. 

ARNEDO. 

^" 

La villa de Arnedo^ en el Valle de Chancay ^ enlí)* de altura, 
diez leguas de la ciudad de los Reyes al norte, media legua 
de la mar, tendrá hasta veinte vecinos labradores, y ningún 
vecino encomendero, ni repartimiento, porque es de la juri- 
dición de la ciudad de los Reyes, y así se gobierna por alcal- 
des ordinarios: es diócesi del ai*zobispado ; tiene cerca de sí 
un monesterio de frailes Dominicos, que tienen muchas viñas 
en que cogen gran cantidad de vino: quedóse allí este mones- 
terio por haber sido encomendados los indios de este valle i 
los dichos frailes. 

Fundó este pueblo el Conde de Nieva, por ser la comarca tao 
buena, de muchas tierras y pastos, en que se coge mucho maif. 



409 

trigo y otras muchas semillas; y llamóla ArnoJo por un lugar 
suyo que se llamaba así en España: tiene puerto razonable en 
la mar del Sur, á media legua della. 

LA PARRILLA. 

La villa de la Parrilla^ 6 Santa^ porque está en el Valle de 
Santa^ en 8* y /í de altura, cincuenta y cinco leguas de los 
Reyes al norte, quince de la ciudad deTrujillo al sur, junto á 
la costa de la mar, es pueblo de treinta vecinos, ninguno 
dellos encomendero, porque no hay repartimientos en este 
pueblo á causa de ser de la ciudad de los Reyes; rígese por al- 
caldes ordinarios, y en lo espiritual es del arzobispado de Lima. 

Descubrió este vallo Don Francisco Pizarro cuando descubrió 
el Plrü; entonces era muy más poblado que es agora, y el 
pueblo le fundó el Marqués de Cañete, por las muchas tierras 
y aguas de regadío que hay en él, en que se cogen grandes se« 
xnenteras de maíz, cebada y de trigo; hay huertas y viñas con 
otras muchas cosas; hay un ingenio de azúcar^ y en su comar- 
ca hay muchos mosquitos. 

Tiene cerca de sí un río grande que se pasa con balsas de 
calabazas; el puerto está junto al pueblo, es muy bueno, y así 
suelea hacer escala ordinaria los navios que van y vienen al 
Piní, y se proveen de vizcocho, harina y aves, desde donde 
se lleva gran cantidad de todo ello á Tierra-firme. 

TRUJILLO. 

La ciudad de Trujillo en 7° y J^ de altura , ochenta leguas 
de Lima, y sesenta de Piura, tendrá trescientos vecinos espa- 
ñoles, los veinte y tres encomenderos, y en su comarca como 
cuarenta y dos mil indios tributarios repartidos en cuarenta y 
dos repartimientos; están tasados en sesenta y tres ó sesenta y 
cuatro mil pesos. En lo temporal es del distrito de ht Audien- 
cia de los Rejes; gobiérnase por corregidor y hay oficiales 
reales, proveídos por el Virey; y es de la diócesi del arzobis- 
pado: hay un monesterio de Franciscos en que hay seis reli- 



470 



giosos, y otro de Dominicos en que hay otros seis, y otro de 
Agustinos en «jne liay ocho, y otro de la Merced. Fundó esta 
ciudad Don Fran^^isro Pizarro, año de '50, cerca do un buen río, 
que se sacan acequia? para las huertas y casas de la ciudad, las 
cuales son de piedra y buen eilificio ponjue hay abundancia 
de materiales de piedra, cal, yeso y madera. 

Es el temple bueno, y aunque no llueve como en lo demás 
de esta provincia, por medio de los regadíos hay grandes se- 
menteras de trigo, maiz y cebada, y buenas huertas donde se 
cogen y crían de .todas las Trutas de España, que se crían en 
los Reyes, de agro y dulce, membrillos, duraznos, melones, y 
todas las derntís legumbres de España, que se dan en el Pinl, 
y un ingenio de azúcar y algunos obrajes de paños, y moreras 
buenas para seda, que se ha comenzado ya «i labrar y se cría 
muy bien, porque no hay cosa qne ofenda á las crías; y en el 
VaUe de Chicama, cuatro leguas de la ciudad hay abundancia 
de pastos para ganados; y en el Valle de Chota , repartimiento 
de Caxamalca, grande abundancia de ganados mayores; ea el 
cual valle hay unos árboles que llevan cañafístola en manza- 
na, y en todos los repartimientos de los valles hay muchos al- 
garrobos en que se crian gran cantidad de puercos, y en toda 
esta comarca hay muchas guacas y enterramientos de indios 
de donde se han sacado muchas riquezas; y en el asiento prin- 
cipal de Caxamalca hay unos baños muy grandes y buenos, 
que aprovechan para muclias enfermedades, con su edificio de 
cal y canto, de los cuale: sale un río muy caliente. 



REPARTIMIENTOS DE ESTA CIUDAD. 



Chicama, — 

Chimo. 

Gtuimachtico. 

Guamhoa, 

Chicama, 

Xacazmior, 

PacQzmayo, 

PacQzmayo. 



Pacazmayo, 
Cana, 

CoUique, — 
Gamhacho, 
Chiispo. 
Reque, 
Mambayeque, 



Tiicume. 

Tucume, 

Tucume. 

Cinto, 

Gumiapechao, 

— Chimo. 
Santa. 



Santa y Guam- 

bache. 
Gvamhacho. 
Cazina . — 

Chimo. 
Cazma. 
Caxamalca. 



i71 

El puerto de c.^la ciudad osla dos lo.i;uas tlolla, y is bahía 
grande y desabrigada, y así eu nun-hos tit.»inpos del ano i*s 
muy brava y peligrosa en que peligra mucha gente; pt''sca<o 
mucho pescado, principalmente de sardina, en este puerto, y 
hay en él un moneslerio do frailes Franciscos. 

El camino de esta ciudad j»ara los Reyes es por tierra, de or- 
dinario por la costa para la ida, y ¿1 la vuelta por la mar, por lo 
mucho que se tarda en navegar y por las crecientes de los ríos. 

MIRAFLORES. 

La villa de Miraflores en el Valle de Cana en 6*, quince ó 
veinte leguas de Trujillo al norte, tendrá quince ó veinte ve- 
cinos y ninguno encomendero por ser de la juridición de Tru- 
jillo, y así se rige por alcaldes ordinarios, y es do la diócesi 
del arzobispado. Fundóse este pueblo por el Conde de Nieva 
y comisarios por ser la comarca tan buena de pastos, murhns 
aguas, y tierras donde se hacen de regadío grandes sementeras 
de trigo y cebada, maiz y frutas de España y do la tierra, y 
grandes crías de puercos por los muchos algarrobos que hay 
en su comarca, en la cual hay muy buenos repartimientos y 
de muchos indios; pasa cerca del pueblo un rio razonable. 

LOS GHACHAPOrAS. 

La ciudad de los Chachapoyas^ ó San Juan de la Frontera^ 
en 6^ y X de altura^ ciento veinte leguas de la ciudad do los 
Reyes, y treinta de Ca.\amalca^ veinte y cinco de Jaén, y otras 
veinte y cinco de Santiago de los Valles, tendrá como doscien- 
tos vecinos españoles, los veinte y cinco encomenderos^ y en 
su comarca diez y seis ó diez y siete mil iadios tributarios, re- 
partidos en diez y siete repartimientos, que están tasados en 
veinte y siete ó veinte y ocho mil pesos. Es del distrito de la 
Audiencia y arzobispado de los Reyes; gobiérnase por un co- 
rregidor puesto por el Virey con dos mil pesos do salario; y 
hay en él un moneslerio de la Merced, y otro de San Francis- 
co en que hay cinco religiosos. 



fe 



* . 



- v^ 



472 



Fundó este pueblo, año de 36, el Mariscal Alonso de Alvara- 
do, siendo capiUin del Marques Don Francisco Pizarro, que con- 
quistó esta provincia de los Chachapoyas, y llamóla la Ciudad 
de la Frontera, porque lo fué mucho tiempo contra los Ingas; 
estuvo primero en un sitio que llaman Lébanto^ y después se 
pasó á otra provincia que llaman los Guaneas^ por ser tierra 
más sana, aunque toda lo es y de buen temple. 

A la parte del órlenle pasa la cordillera de los Andes, y así 
la comarca es tierra fi'agosa y áspera de montañas; dase bien 
en ella trigo, cebada y maiz, y todas las frutas y legumbres de 
España, y cógese azúcar, y comiénzase á sembrar lino, de que 
se hacen yA lienzos: hay ganados en abundancia, y los caba- 
llos de esta ciudad son muy buenos; hay muchas minas de 
oro ricas en su comarca, que so labran. Los naturales de esta 
provincia son más blancos y de mejor talle que todos Jos de- 
más de las Indias, y las mujeres son hermosas, blancas y bien 
dispuestas. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Qiiinxalay. 


Cauthon. 


Pugar, 


Mebamha, 


Chazmalchilla, 


Jaymal, 


IIolcos, 


Ximal, 


Provincia de C/ií- 


Pucará. 


Tanlia. 


/ííO. 


Caxamalquilla y 


ProvÍ7icia de los 


Prouificia de Fa- 


Cóndor, 


Vadlas, 


gua. 


Malcagolmal, 


Yapayyoga. 


Chichipta. 


Changüí y Valdesoy. 


YohnaL 


Ynopalla. 


Cebóla, 


B a caga provincia 


Guopacha y Pro» 


Collay, 


de Bagua. 


vinciadeLuyay 


Lebanto y Chacsa, 


Pilimal^ que se dice 


Proviíicia de 


Opipoy. 


Llampaxalca. 


Chillaos. 


Taquy. 


Xuccham. 


Chibalta. 


Tino, 


Quachoc, 


Tiapollo. 


Ychazmal'Cuiyia- 


Chalatagozmar. 


Funibilla, 


chos. 


Cucuya. 


Camalgonora. 



47J 



Provincia de Luya 
Provincia de y 
Chillaos, 

Celta, 

Coló. 

Cora^nha. 
Poma. 



Cocha, 

Condurmarca, 
Jondayunchihy y 
Chapia en las 
LomasdelViento 
y Provincia df. 
IIoHoacocha, 



Quttchoc. 
Cualamnn. 
Chúpate y, 
Xttlca. 
hfja. 

Provincia de Chi- 
llaos. 



SANTlAr.O [)K LOS VALLKS. 

La ciudad de Santiago de los Valles, 6 Mayohamhaj en 5* 
y ^ ó C" de altura, quince leguas de Santa María de Nieva, y 
25 de San Juan de la Frontera; debe haber quince vecinos ó 
veinte cuando nitls, y la tierra os muy lluviosa y aliundosa de 
ganados. Entró por aquí Pedro de Osrua al río de Orellana. 



CiUANUCO. 

La ciudad de León de Guanuco, en 10** y X ^^ altura, cin- 
cuenta leguas de la ciudad ile los Royes A la sierra, y cincuen- 
ta y seis délos Chachapoyas al sur, y setenta y seis de (jua- 
manga, tendrá como trescientos vecinos españoles, y enco- 
menderos veinte y ocho; hay en su comarca veinte y tres ó 
veinte cuatro mil indios tributarios repartidos en otros tantos 
repartimientos, como encomenderos; est.ín tasados en cin- 
cuenta y cinco ó cincuenta y seis mil pesos. Es del arzobis- 
¡lado y distrito de la Audiencia de los Reyes; hay corregidor 
en esta ciudad con dos mil pesos de salario, y dos tenientes 
de oficiales; hay un monesterio de frailes Mercenarios, y otro 
de Franciscos con sicto religiosos, y otro de Dominicos cou 
seis. 

Fundó GSla ciudad año de 39 Gómez de Alvarailo, hermano 
del adelantado Don Pedro de Alvarado, con [loder de Don 
Francisco Pizarro, y habi¿Midose desp'jblado ¡»or un alzamiento 
de indios, la volvió ¡i reeditlcar Pedro de D;irros, con poder de 
Vaca de Castro, después de la batalla de Chupas. Está dentro 
la tierra en sitio bueno y sano y de buen temple, donde las 



474 



noches V mnñ.inas son muv frescas; tiene su invierno v vera- 
no, y á sus tiempos llueve en ella; ilñse en su comarca mucho 
lrip:o y maíz, vinas, naranjas, y lodo agro de zidras y limones, 
y mnrhos hi.Lrns, ron otras muchas frutas de España y de la 
tierra, y semillas de todas las que se cogen en esta provincia, 
que se crían y cogen tres meses antes que en los Reyes, adonde 
se lleva parte dellas: hay muchos ganados mayores y menores, 
leones y ligueres, y osos muy grandes, muchas perdices, tórto- 
las y halcones, principalmente en una provincia sujeta áella, 
que se llama Chinchacocha, donde se crían cantidad de ovejas 
de la tierra, y la mejor lana que hay en todas las proyiuci¿is 
del Pirii para obrajes de paños frazadas, y así hay machos 
obrajes de paño, bayetas y fríselas, y un obraje de lienzos, 
un ingenio de azúcar, buenas minas de plata muy buena 
blanca por labrar. Está esta ciudad cerca del camino real de lo^ 
Ingas, y así es muy pasajera; y en esta provincia de Guauucc^ 
bahía una casa Real de admirable edificio, y un templo de 
tan grande, que para servicio del y de las vírgenes que estabas 
en él había más de treinta mil indios, los cuales todos era 
idólatras y ci*eían la inmortalidad del ánima, y así las 
res holgaban de enterrarse con sus maridos. Provéese de moK- 
caderías de la ciudad de los Reyes en recuas, aunque el cami 
no es muy bueno. 







REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



La provincia de 

Nixaque. 
El valle de Toe. 
Buycao. 
Achonambe. 
Yántalo. 



Viracuame, 

Palangua, 

Gast apíñelo. 

Oyapeguantc. 

Chilimoto. 

Corritore, 



Cometore. 

Tanchiba. 

Cetolguastilla 

Or omina. 

Xepélacio. 

Chitimaro, 



Macaco, 
Iranale. 
Tahisco. 
Anoriazi 
Marego, 



zo 



r 



r.UAMANfiA. 



Lci ciudad ile Guamanga ^ ó de San Juan de la Frontera, y 

/.//nlji«>ii de la Froiitcra aiili¿;iKimoiito, en 13" y }{ de altura, 

>Lteiit'i loguas de la <*iudad de los Reyes, y cinruoula do la 

''iucl.'icl de Guauuco, en el camino de los Ingas, y cinruenla de 

ii\ ni uilad del Cuzco, es pueblo de trescientos vecinos españoles, 

^05* 'V'eiale v cin^'o encomen«ieros v los demás oficiales v Ira- 

b • V 

Ufcii tos ; y en su comarca treinta y dos ó treinta y tres mil indios 
fríbutarios, sin los que se esconden en las tasiis, repartidos en 
t^lroís tantos repartimientos como encomenderos; están tasados 
o IX :»oseiita y seis mil pesos: es del distrito de la Auílieucia do 
los Reyes y de la diócesi del obispado del Cuzco; hay un mo- 
neas f e rio de Franciscos de cuatro ¡•cligiosos, y otro de Dominicos 
«ie sois;, y otro do la Merced; demits do estos mone-stcrios hay 
uno Jo monjas que fundó de Aurelio. 

F*i^ iidó esta ciudad por Don Francisco Pizarro ano de 1530, 
cu ol ooinedio del Cuzco y do Lima, para asegurar la tierra de 
los ci£i fio3 que hficía la gente de guerra de Mango Inga el tiempo 
9ue £a*2tiuvo levantado, y llamóse por esto al principio de su 
UQclüo-ifSn San Juan de la Frontera deOuamanga, por haberse 
' **^o en un pueblo de indios dicho así; de donde después se 

*^ doudc agora cstil v se llama San Juan de la Victoria, 
por 1 -^ 
. **• <2ue hubo Vaca <le Castro contra (Gonzalo Pizarro, en las 

- ^^"^ ^ llandas de ChuiKis. 

. _^^^ t.«érminos ó repartimientos que se le dieron eran de la 

^. . ^^''A <lc los Reyes y del Cuzco, y así se fundó en conlradic- 

^^^ eiitranibas ciudades. Su asiento es en un llano cerca do 

_^O ydiIlera do sierras en el camino de Ciaynacapa, que pasa 

^ lio la ¡daza de la ciudad; es el sitio sano y de muy buen 



j^ **1^ sjn excoso de frío ni de calor, ni tami>oco de humedad, 
. ^*^i verano ó invierno y llueve en olla. Las casas son de ral 

'^V* ^^ *o y ladrillo, y de mejor edificio y fábrica que las hay en 
--- ^1 Rey no, y pasa por la comarca del un río que llaman 

- *I Uo, como cinco leguas dol. 
"* ^í Qrra de su comarca es toda doblada y cavernosa; lo alto 



476 



lieri-ii fría, p.^aila, seca y estéril ; y lo bajo, donde hay ríos y 
quebradas, tierra templada y fértil, aiin«]ue en algunos valles 
muy angostos suele hacer tanla calor como on los llanos, y 
así suelen ser mal sanos páralos indios. Cógese en ellos abun- 
dancia de tri¿^o y maíz y todas las demás frutas de España y 
de la tierra, especialmente de vifns, que se dan en toda esta 
comarca abumlantemente, señaladamente en el valle que lla- 
man de Vinaque, y así mismo hay mucha abundancia de 
algodón y de agí, y muchas chácaras de coca; y en todo lo 
demás de su juridición hay grandes crías de caballos y todos 
ganados, mayores y menores, y así hay en esta' ciudad grande 
trato de quesos, señaladamente en el valle de Yilcascuioo, diei 
leguas de la ciudad de Guamanga, que cae en la jurididdn 
de esta ciudad, que era tambo principal del Inga, y así le sirven 
gran cantidad de indios. 

Hay en la tierra de esta ciudad muchas y muy ricas minas 
de plata, muy buena y blanca para labrar, y muehis mina 
de azogue y entre ellas la de Amador de Cabrera, qoe es mu 
señalada por su riqueza. 

Cerca del río Vinaque hay unas ruinas antiquísimas deb 
nos edificios, y diferentes del que los Ingas hacían, y asi ha*::^ 
fama entre los indios de haber habido en aquella tierra, anti 
que los españoles fuesen á ella, gentes blancas y' barbadas. 

La población de los indios antiguamente era muy de 
más que agora, aunque tampoco están bien reducidos á p 
blos; su habitación es entre lo alto y bajo déla sierra, más 
partes frías que calientes, en las laderas de los montes do 
tienen sus pueblos con sus plazas y casas pequeñas; susí 
tansc de laliranza y alguna crianza de ganados y de 
contrataciones; provéese de mei*caderías de España, de 
Reyes, con recuas. 






REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Xauxa, 
Cabinas. 



Xauxa, 
Soraes. 



Angaraes. 
Angaraes. 



Chocurbot 
Guachos. 







ra)ia. 



/•. 



"l€^^. 



'S. 



'/f 



j / 



(¡uaytara. 

Gnamanija. 

Vramtirca, 

Ongoy. 

Pablis. 



Parixa, | Callaniarca. 

Pomahamha. '■ Ori^a, 
Xarcos. ! Totas. 

Ocohamho. Chilques, 

Quinoa. • (¡oaylay. 




OROPESA. 

Siento de Oropesa, os en I.is minas de azogue que llaman 
^^ca^velica, en la juridíción de (luamaniza ¿i la parte del 
te de la ciudad, entre ella v la mar como odio ó diez 
^e la ciudad, se pobló en tiempo del Virey Don Fran- 
e Toledo, que por ser su hermano el Condo <le Oropesa, 
ó del nomlirc que tiene. Hay en él de ordinario de tres- 
españoles arriba, todos pobladores y tratantes, que 
laderos no los hay por ser de la dicha juri'liciiMi de 
"^nga: es la tierra muy fría y estéril y do la diócesi del 




EL cuzco. 



ciudad del Cuzco ^ en 78* de Ion¿;¡tuil, so¿íún doscribe 
Cruz, en 13" y JJ de altura, ciento veinle «'» ciento veinte 
^^co leguas de los Hoyes, aunque nu camino liereclio, y 
Vienta de Guaman;:a, sesenta de Arequipa, y cíenlo so- 
^ . _ ^54 y cinco de la ciudad de la Piala; liabrá en r\ como oc bo- 
atos vecinos españoles, y los sesenta y tres encomenderos; 
Su juridíción como setenta y siete mil indios tributarios, 
^^ los hurtailos en las tasaciones que son muchos, n^parliilos 
^-*^osen sesenta y ocho ó setenta y nueve roparlimienlos, los 
sesenta y tres de parlimbires, y los otros de S. M., tasados en 
trescientos setenta y siete mil pesos. 

Al principio fué esta ciudail del distrito de la Auilienria de 
loa Reyes, desde que se fundó allí la Audiencia liasta el año 
de 15G3 t|uc se fun<ló la de los Cliarcas, en la cual estuvo h¿ista 
el año de ''•ft que so volvió á la <le los Reyes, por j»ar<rer (|ue 



478 

estaba allí mejor por algunas comodidades del camino, aun 
que dista igualmente casi de entrambas á dos. Hay en ella s 
corregidor con cuatro mil pesos de salario, y sus alcaldes oi 
diñarlos, demás de seis alcaldes de indios que entran en Gs 
bildo y tienen su juzgado aparte: reside aquí la catedral d 
obispado que dicen del Guzco^ desde que se erigió en ella i 
año de 43 ó 44, y es sufragano este obispado del arzobispal 
de los Reyes desde el ano de 49; residen en la iglesia seis di{ 
nidades y otros tantos canónigos: hay en esta ciudad seis pe 
rroquias que son, la de San Blas, dentro del Cuzco en i 
camino de Andesuyo; San Cristóbal, por otro nombre Col 
campata, en la misma ciudad en lo alto dolía; Santa km 
Nuestra Señora de los Remedios, Santiago, y Nuestra Señoi 
de Belén; cinco moncsterios de frailes; uno de Franciscos, e 
que hay ocho religiosos; otro de Agustinos en que hay doo 
otro de la Merced; otro de Santo Domingo, y otro de los Tea 
tinos; un monasterio de monjas y dos hospitales, uno de aspa 
ñoles y otro de indios. 

Fundó esta ciudad Mangocapa, el primero Rey de los Yngaj 
desde el cual hasta que los españoles entraron en ella, que fu 
por el mes de Octubre del año de 31, reinaron once príncipe! 
y así fué siempre cabeza de su Imperio y su asiento, en qu 
había grandes edificios, guarnecidas las paredes de much 
chapería de oro y de plata, y una fortaleza fabricada de piedr 
de más de seis ó siete brazas en alto, y de más de á doce d 
circuito cada una, que las pusieron á fuerzas de brazos, térra 
plenaudo la muralla hasta donde era menester para subirla 
unas sobre otras, y asimismo junto á la fortaleza un cercado 
como teatro grande, de piedra menuda de sillería muy biex 
asentado, todo por de dentro rodeado de capilletas como nichos 
donde estaban los caciques y señores de la tierra á mirar la 
fiestas que se hicieron en el nacimiento del Guascar-Inga,.hij< 
de Guaynacapa; que todo está arruinado por la piedra que ^- 
can para los edificios de casas de particulares. 

Había así mismo en esta ciudad el gran templo del Sol, qu< 
llamaban Curicache, muy venerado por las vírgenes recogidas 
que en él había, que llamaban mamaconas, que pasaban d( 



479 

ciialrocionlas, y muy sorvitlo de murlios iinJios, y lico de 
grandes tesoros, ropa, plat;i, piedras do esmeraldas y oro; (jue 
en esla ciudad había gran cantidad, pur la ley que tenían 
liccha los Ingas, para que ningún oro se pudiese sacar della, 
y er«i lauto, que en una huerta que había en este templo, que 
en persona la sembraba el Inga y los príncipes de su reyno, 
las herramientas para labrarla y las vasijas do la bodega y 
cocina, eran todas de oro y plata, y había árboles y yerbas 
liechos de oro, y do las ovejas de la tierra. 

Conquistóla de los Ingas el gobernador Don Francisco Pi- 
zarro año de 33, y volvióla á reedificar año de 31, la cual por 
«u grandeza tiene titulo de cabeza de estos reinos del Pirii 
desde el año do 43: su sitio es áspero, y por todas partes ce- 
rrado de sierras-, y así sus salidas son muy ásperas, salvo de 
la de Collaosuyo. Está en un valle entre dos arroyos, que el 
uno dellos pasa ya por medio de la ciudad, por lo mucho que 
se ha edificado; la mitad de la ciudad de la una parte del 
£Lrroyo se reedificó de buenas casas á la española, y de calles 
ADchas, y la otra mitad se quedó como la tenían los indios, 
Que eran casas cubiertas de paja con grande artificio y primor 
y las calles muy angostas: aunque no hay mucha madera 
para edific<ar y está falta de leña, hay abundancia de piedra, 
cal y yeso, teja y ladrillo y buena tierra para tapias y adobes, 
7 muy buena piedra de grano para edificar, y en lo más alto 
de la ciudad está una casa de Paulo-Ynga, la cual hizo forta- 
leza el Yirey Don Francisco de Toledo, habiéndosela quitado 
por cómplice del Inga Topamaro, alzado en Yilcabamba: hay 
en medio de la dudad una fuente de buena agua, traída de 
media legua della; tiene dos plazas buenas, y en torno de la 
ciudad cinco poblaciones de indios á manera do arrabales: la 
primera se dice Cayucalche, y por otro nombre Nuestra Se- 
ñora de Belén, fuera del Cuzco como un tiro de arcabuz al 
sueste, en que habrá como dos mil cuatrocientas personas. 

La parroquia de Santiago, de los indios plateros, á las espal- 
das del hospital de los naturales como tiro y medio de arcabuz 
al poniente, en que habrá mil ó dos mil ánimas. 
Nuestra Señora de los Remedios, junto á la parroquia de 



480 

« 

Santiago como un tiro de arcabuz al poniente, en que habrá 
como doR mil personas. 

Santa Ana, por otro nombre Carmenga, pueblo del licmpo 
de los Ingas, como un tiro de arcabuz de la ciudad camino de 
Lima, en que ha])rá dos mil trescientas ánimas. 

Colcampata, ó la parroquia de San Cristóbal, poblacióu 
antigua del tiempo de los Ingas, junto á la población de los 
españoles, en lo alto de la ciudad, mil ochocientas ó dos mil 
pei*sonas. 

La parroquia de San Blas Totococache, población antigua 
del tiempo de los Ingas, un tiro de ballesta de la población de 
los españoles, camiuo de Andesuyo, en que babrá dos mil 
seiscientos indios. 

Antiguamente, en tiempo de los Ingas, había en esta ciu- 
dad indios de todas las naciones del Pirii, divididos por sus 
cuarteles y por las señales en las cabezas, de sus tierras, para 
que fuesen conocidos; los cuales so han quedado hasta agora, 
que todavía se las traen, y se tiene por cosa conveoienle; y asi 
en las poblaciones y barrios sobredichos, hay indios merca- 
deres y tratantes apartados y distintos de todas las dichas 
provincias. 

Entre los indios que hay en el Cuzco hay dos parcialidades, 
que llaman Cañares y Chachapoyas, traídos de los llanos de 
la provincia del Quito, que por haber sido muy amigos de 
cristianos al tiempo de la conquista son reservados de tríbulo, 
y así solamente sirven de acompañar á la justicia cuando 
ronda y de hacer guarda al Corregidor ocho indios cada no- 
che, y de dar los mensajeros que fueren menester para todas 
partes; y el Jueves Sanio, cuando se vela la ciudad como las 
demás del Pini, al licmpo que está el Santísimo Sacramento 
encerrado, andan trescientos dellos por la ciudad, con sus lan- 
zas, acompañando la procesión y justicia. 

El mayor trato de esta ciudad es la coca (1), (aunque ya va 
cesando y vendrá á acabar con las ordenanzas qno el Virev 



(1) Le entre parónteais está tachado en el ori^nal. 



481 

Don Francisco de Toledo hizo, por el daño que reciben los 
indios en su salud yendo á la labor della de tierras frías ¿I ca- 
lidísimas, en que han muerto grande número dellos) y casi 
lodos los indios son oficiales; y así hay miís de trescientos 
plateros yungas traídos de los llanos, quo labran muy bien 
plata y oro. 

De la plaza que tenía la ciudad en tiempo de los Ingas salen 
cuatro caminos reales, uno que llaman deChinchasuyo, por la 
parte del norte, por el cual so camina á las tierras de los llanos 
y provincias del Quito y Pasto; otro que dicen de Condesuyo, 
hacia el poniente y sudueste de la ciudad, que va hacia la mar 
y ciudad de Arequipa; el tercero CoUaosuyo, hacia la parte 
del sur para las provincias de Chile; y el cuarto quo llaman 
Andesuyo, por la parte del oriente, quo va á las provincias de 
los Andes y faldas de la sierra. Tiene esta ciudad de juridi- 
Clon ochenta y cuatro ú ochenta y cinco leguas de largo norte- 
sur, desde Andaguaylas, que es el postrero pueblo de su juri- 
dición en Chinchasuyo treinta y una leguas al norte de la ciu- 
dad, hasta Atuncolla en Gollasuyo, cincuenta y cuatro leguas 
al sur do la ciudad; y otro tanto ó poco menos de ancho, desdo 
la costa de la mar del Sur hasta la cordillera de los Andes. 

El temple de esta ciudad y su comarca es frío moderada- 
mente, por estar metido á la sierra, y así es muy sano, y no 
se sabe que haya habido en ella pestilencia ninguna; hay 
algunos dolores de costado, aunque no peligrosos: no hay pul- 
gas ni chinches ni moscas ni mosquitos ni aun ratones, sino 
pocos. Es el cielo claro y sereno y sin niebla ninguna, aunque 
llueve muy de ordinario en todos los meses del año, pero más 
desde Octubre y Noviembre hasta pasado Febrero; el aire es 
delgado y nunca falta á las tardes, porque corre casi siempre 
el viento norte en aquella región, y así en Mayo, Junio y 
Julio, suele helar algunas veces y nevar, que aunque en la 
ciudad no se cuaja, á dos leguas della está una sierra que 
siempre tiene nieve. 

Por ser los términos do esta ciudad tan grandes, hay en 
ellos tierras de diferentes calidades y temples, y así, de las 
cuatro provincias en que se parte la juridición de esta ciu- 

81 



48-2 

dad, pola la de Andesuvo es muv montosa v cerrada de arbo- 
leda?, quo las demás por la mayor parle son todas de tierra 
rasa y pelada y sierras muy altas, y profundos valles y que- 
bradas, sino sea la provincia de CoUasuyOi que aunque es 
tierra alta y levantada, es toda por la mayor parte tierra rasa, 
llana muchas leguas al mediodía, y así es tierra fría y estéril 
toda la mayor parte dclla, y en que no se da trigo, ni cebada 
ni maíz. Las demás provincias son en partes frías y en otras 
calientes, fértiles y abundosas, y así se da bien trigo y cebada 
en las tierras fi*escas, y de mucho maíz, y viñas de que se hace 
mucho vino y hay uvas todo el año, porque en las huertas que 
hay junto á la ciudad se dan diferentemente, de manera, que 
cuando en una acaban comienzan en otra: hay muchos fruta- 
les de cultura, porque otros no los hay; hay muchas granadas, 
membrillos, manzanos, perales, ciruelos, olivos y melones, y 
todas las hortalizas y yerbas de España que se crian en aque- 
llas partes, especialmente nogales hay en grande cantidad, y 
mucha coca y algodón en las partes calientes. Los árboles más 
ordinarios desta tierra son algarrobos, chachacoma, quinoa, 
luquc, aliso, sauce y ceibos, y frutas de la tierra y de cultura, 
guayabo, guabos, altos, anones y lucarnas. 

Críanse en abundancia vacas, yeguas y caballos, que eo este 
tiempo las vacas valen á seis y ocho pesos; los caballos á diei; 
y las ovejas de España, de que hay gran cantidad, á siete y 
ocho reales; y las cabras á medio duro, y de los puercos á ocho 
y á diez pesos. Hay mucha abundancia de llamas y pacos, qoe 
son el ganado manso y antiguo de la tierra, y vicuñas y guana- 
cos, que son animales monteses, corzos y venados dos maneras 
dellos, leones, zorras, halcones, gavilanes, neblíes, cernícalos, 
y guarros á manera de milanos, garzotas, cercetas, martinetes, 
labancos, gallaretas y ñamencos, tórtolas, palomas torcaces, y 
otras como zuritas, alcarabanes y tres maneras de perdices, y 
francolines y gilgueros, y otras muchas aves de la tierra y qoe 
de España se han llevado, gallinas de que hay muchas y may 
buenas, y ánsares no se dan hasta agora bien. Los pescadoi 
de los ríos son casi todos de una manera y sin escama; y efl 
las provincias de los Andes hay sábalos. 



Tieoe en su juridíd<ín esta ciudad muchos y muy r¡C08 
Talles, en especial el de Yucay; cuatro leguas de la ciudad, 
que era recreacióu del Inga y su recámara, porque el Icmple 
dél es más apaciblú y menos Trio que el del Cuzco , donde hay 
muy ricas casas y huertas y heredades de vecinos del Cuzco, 
que 86 les roparlioron al principio que se pobló la tierra porque 
no se criaban uiños en la ciudad, y así los lluvabau i criar 
alU, y hay muchas arboledas de fruta y un rio que lleva sar- 
. dinas blancas. 

Otras cuatro leguas Je la ciudad hay otro valle grande que 
M dico Xaquixaguana , adonde Gasea di6 la batalla & Gouzalo 
' Pizarro, ea el cual hay grandes pastos para crianza de gana- 
dos, 7 así hay en ¿1 muchas estancias do ganado vacuno y do 
puercos, y pasa por él un río grande. Veinte y cinco leguas 
do la ciudad al oriento, eu la provincia do Andesuyo, está el 
valle de Toayma, donde se coge la coca; tierra muy montuosa, 
do muchos cedros y otros árboles grandes para edificar, sino 
que no se pueden sacar de la tierra , en la cual hay muchos 
plátanos, dominicos y muchas antas, papagayos, micos, víbo- 
'taa, y serptenles: es la tierra calidísima y muy hiímeda por 
ser muy lluviosa, tanto que no se sustenta eu ella la carne y 
el pao fresco, sino sea en cecinas y bizcocho, y los hombres an> 
daa casi desnudos por no poder sulrir el calor; y las casas de 
]09 indios son de palos hincados en el suelo, porque no hay 
ra ai piedra para hacer paredes. Son los ríos do estas pro- 
*iodad furiosísimos y de grandes corrientes. 

Han tenido los espaiWes en este valle grandes grangerías y 
idlácaras do coca, qne es la hoja de unos árboles pequeños del 
tamaño de guindos, los cuales en catorce meses se deshojan 
cuatro voces, que llaman cuatro mitas; no usan della las muje- 
res ni los niños, y en tiempo de los Ingas no la podía comer 
nadie sin licencia suya, y así la daban por gran favor; pré- 
ciaala mucho los indios, y sírveles de moneda; no les aprove- 
cha de más que de traerla en la boca y de hacerles buena den- 
tadura, aunque so dan á enteuder que lea quita el hambre y 
íed. Hay muestras de minas de oro y de plata eu los contornos 
lÜeesta ciud-id y en |>arte3 de su juridíci<^u, en que se labran 



484 

algunas, y también hay minas de azogue, y se hallan tui*que- 
sas y ámbar cuajado: hay abundancia de sal en todas las más 
partes de esla provincia, que los indios la hacen en muchos 
lagos que hay para ello, y salitre; piedra azufre niucho- 

Hay en la juridición de esta ciudad muy grandes ríos j 
muy caudalosos, y muchas ciénagas y lagunas muy grandes» 
como es la de Vilcanota, veinte y seis leguas del Cuzco al siir, 
que tendrá de ancho como un tiro de arcabuz, de la cual des- 
aguan dos ríos, uno para la mar del Norte y otro para la mar 
del Sur; el que va ¿I la mar del Norte pasa cuatro leguas del 
Cuzco por donde se llama Yucay, y va por Moyobamba al rio 
de Marañón; y otro que corre para la mar del Sur, que se llama 
río de Chungara, que desagua en la laguna de Titicaca, que 
está del Cuzco cincuenta leguas en los confínes de esta dudad 
y del distrito de la Audiencia del Quito , donde se describirá. 

Es toda esta tierra del Cuzco tan fragosa y llena de monta- 
ñas que parece inespugnable, y así hay muchos pasos eu ella, 
que muy poca gente bastaría á defenderlos de grandes ejérci- 
tos; especialmente á cuatro leguas y á ocho del Cuzco bardos 
sitios muy fuertes, que el uno se llama Tambo, y el otro Ga- 
quiaxaquixaguana. 

Los indios de esta provincia se entiende que van en creci- 
miento, como parece verosímil, pues cesan las guerras que 
entre sí tenían y los malos tratamientos y vejaciones con que 
los Ingas los trataban, y las justicias crueles que en ellos ba- 
cían; vánse ya todos poniendo en policía y dejando la idolatría 
y supersticiones en que vivían, que todos adoraban al Sol co- 
munmente, porque el Inga lo quería, y en lo demás los dejaba 
creer lo que quisiesen: sus armas eran lanzas de palmas, ba- 
chas de cobre, porras, hondas, arcos y flechas, y ayllos como 
los demás del Piní. 

Comunmente los indios son antes chicos que grandes, de 
buen entendimiento, y liábiles para cualquiera cosa; gente 
muy sana, sino sea los que son regalados; andan todos vestidos 
de unas jaquetas de mantas hasta las rodillas, que llaman ca- 
misetas, y unas mantas de vara y media de largo; viven en 
pueblos de ciento y doscienlas y de á trescientas casas y de á 



i 



485 



mil y dendo arriba, según la disposición y sitio de la tierra, 
que pocas veces da lugar para más. Tienen las casas muy jun- 
tas unas con otras, y no se pasan de unos pueblos á otros, por- 
que así quedaron acostumbrados del tiempo do los Ingas que 
no les daban lugar á otra cosa. 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Calicaiamho, 

Amoyohamha. 

Piquicho. 

Calla. 

Lampacoüa. 

Quispecan, 

Checoxcaxa. 

Cangalla, 

Acopia. 

AquoB. 

QuispiUata. 

Quiquixana. 

Opacaritambo. 

Guanea. 

Caxas. 

Cotabamba. 

Yamasayos. 

Andaguailcís. 

Guacachaca. 

Gutuarquigar. 

La mitad de Pari" 

nacacha. 
La mitad de Pari'- 

naco, 
ChumbibUeae. 
Guamanga. 
Palpa$. 
Quichua$. 



Guallamira. 
Pisa. 
Xullaca. 
Achacavanilla. 
Chunbibileas. 
Aymaraes. 
Munapata. 
Chachaca. 
Cumbarpata. 
Atuncabana. 
Quichuas. 
Xaquixaguana» 
Yuca. 

IguaUaquy. 
Papucara. 
Hatuncola. 
Vaya. 

Calabaya la ma- 
yor. 
Achambrypapris. 
Yuca y bombo. 
Ambamos. 
Puco. 
Tomo. 
Eauisca. 
Carapatambo. 
Chilques. 
Mascas. 



La mitaddeAsillo, 

La mitaddeAsillo, 

Larisupa. 

Iguarocguara. 

Chaya, 

Ocat. 

lanaguaras. 

Caracota. 

Yana. 

Cacamata. 

Puno. 

Chupa. 

Layma. 

Nunoa. 

Luru. 

Cachabamba. 

Uchulla. 

Taraco. 

Aymaraes. 

Pocaraque. 

Aymaraes. 

Caxapuera. 

Equillonja. 

Chilques. 

Oyma. 

Sallü. 

Guanacota^^ 

Chicacope. 



- I 



^ 



Tj Losotelo. 

Eguacachaca. 

Guacachacha. 

Pomatamho. 

Provincia de Con- 
desuyo,' 

Camimaca. 

Pamacanche. 

Análpa. 

Asagaro. 

Ayancae. 

Cacha. 

LamitaddePerina, 
-^Provincia de 
Quichicache» 

La mitad de Pe- 
riña, — Provincia 
de Chiquicache. 

Quiquixama. 

Anha7ia. 

Nicasiomasary, 

Macaicapi, 

Aymaraes. 

Chilliques. 

Mascas. 

Llallichungara. 



48^ 

Ayavirecuy O'CO'- 

pisa7igauana. 
Marangam. 
La mitad de Ya'* 

naguaras. 
Camoayna. 
Cullopata, 
Asangaroa. 
La mitad de los 

Chumhihilcas. 
La mitad de los 

Chumhihilcas. 
Chumhihilcas. 
La mitad de los 

Chumhihilcas, 
La mitad de los 

Chumhihilcas. 
Omanchy-vanco- 

guaca. 
Yanaguares, 
Caycay. 
Guancallo. 
Aymaraes. 
Achaya. 
Caquicaxane. 
Urcos. 



Pomacauche^ma* 

nese. 
La mitad de Angch 

raycharachape. 
La mitad de An^- 

gara. 
Xiguana. 
Andavayla. 

Pampa-puguie^ 

soruro. 
Lare, 
Curamha. 
Curamha. 
Yilcaguanueo. 
Atuncoüa. 
Chica. 
Yanquisa^pancan" 

harpata. 
Aymaraes. 
Tauria-tuncana- 

mohína. 
Churhapircuo. 
Yote. 
Coma. 



Los caminos de esta ciudad á la de los Reyes y de los Char- 
cas, auuque son largos y en partes trabajosos, al fin se pueden 
caminar con recuas y ovejas de la tierra cargados. 



SAN FRANCISCO DE LA VICTORIA. 



El pueblo de San Francisco de la Victoria, en el valle de 
Vilcabamba en Andisuyo, entre la cordillera de los Andes, 
como veinte leguas del Cuzco, tendrá setenta ü ochenta veci<- 
nos españoles, y los veinte ó veinte y cinco encomenderos; 



4éi 

del dislrUo de la Audiencia de Lima y líone gobernador, y 63 
de la diócesi del Cuzco. 

Fundóle Marllii Hurtado de Arbieto, por mandado del Virey 
Don Francisco do Toledo, año 72, y llanníle San Francisco, 
por el nombre del Virey, y do la Victoria por la que allí se 
hobo del Inga Topamaro, que csUtba alzado en Vilcabamba; 
c« tierra asperísima y de grandes montañas, valles y ríos, y el 
temple os muy caliente y hdmedo, y es apacible para viv^. 

SAK JUAX DEL ORO, 

La villa de San Juan del Oro, en la provincia de Carabaya, 
setenta il ochenta leguas del Cuzco hacia levante, Ics-sneste, 
j treinta ú treinta y cinco más ¡í poniente de la l;ii;uua del 
ColUo, ea pueblo de treinta ó cuarenta vecinos, niaguao dellos 
eacomondero, ponjue no hay repartimientos en este pueblo, á 
causa de ser de la juiidición y obispado del Cuzco. 

Manda fundar cgle pueblo el Marqués du Cañete año de 57 
6 58, por ocupar los mulatos y negros horros, con loa cuales 
lo /undd, aunque entre los vecinos hay algunos españoles; y 
llamóle San Juan del Oro, por lo mucho que hay de pepita en 
su comarca, eu la cual asimismo hay mucha cantidad de almen- 
dras muy grandes y muy buenas, que nacen metidas en uua 
calabaza muy fuerte, y dentro de cada calabaza están diez y 
ocho almendras con su cascara, como las de acá, y son muy 
buenas para almendradas. 



La ciudad de Arequipa, en 16? de altura, dentó treinta y 
cinco leguas de la ciudad de los Reyes al sur, y sesenta de la 
ciudad del Cuzco, y ciento cincuenta y tres de la ciudad de la 
Plata, y díei y seis de la mar, tendrá como cuatrocientos vé- 
anos españoles, los treinta encomenderos, y los dem.'ls tratan- 
tes y oñciales; y en su comarca habrá como cuarenta mil indios 
tributarios, repartidos en treinta y cuatro ó treinta y cinco 
rcpartlmionloa de itarticulares y de S. M-; están tasados en 



488 

iiovoiita y cuatro mil pesos: es del distrito de la Audiencia de 
los Reyes, y hay en ella un corregidor con tres mil pesos de 
salario; y en lo espiritual es de la diócesi del obispado del 
Cuzco; hay en él demás de la iglesia parroquial, uo moneste- 
rio de Franciscos en que hay siete religiosos, y otro de Domi* 
nicos, y otro de la Merced, de dos frailes cada uno. 

Pobló esta ciudad el Manjucs Don Francisco Pizarro, por él 
año de 534 ó 35, en otro asiento del que agora tiene, de donde 
se mudó al Vaüe de QtiiZca, adonde agora está; el temple de esta 
ciudad se tiene por el mejor y más apacible de todo el reino del 
Perú para vivir; llueve en ól, y hay invierno y verano como 
en Castilla, y cógese en su comarca mucho trigo, de que se hace 
pan muy bueno y sabroso, y gran cantidad devino, porquelaa 
viñas se crían bien en su comarca y se dan mucho á ellas, y 
el vino se conserva todo lo que quieren. 

Pasa por junto á él un río bueno, que entra en la mar 17«, 
junto al cual est«'l una caleta que llaman de Chuk^ del nombre 
del mismo río, diez y seis leguas de la ciudad, la cual sirve de 
puerto y se descargan en ella las mercaderías que se llevan de 
allí al Cuzco, y las que se metían en la ciudad de la PlaCa y 
villa de Potosí antes que se descubriese el puerto de Arica: 
entrambos caminos para el Cuzco y para la Plata son buenos 
para recuas y carneros, aunque por haberse pasado la descarga 
al puerto de Arica, este pueblo de Arequipa y el de la Paz, que 
se proveían del dicho puerto, dicen que vienen en mucha di« 
minución. Hay junto á la ciudad, tres leguas dclla, un volcán 
grande que suele echar de sí piedras pómez, y se tomen no 
reviente. 



REPARTIMIENTOS V PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Pocosi. 

Tambo, 

Los Collaguas, 

Caryma. 

Hilo. 



Arica, — Tarapaca, 
Yuminacapuaya, 
Mitimaes de Are^ 

quipa. 
liilabaya. 



Tacana. 

Ecuramy. 

Ocona. 

Orones, 

Chuquipanpa, 



489 



Quimiscata. 

Húbinas. 

Arequipa, 

Laricollagua. 

Sicata, 

Concha. 

ChachilpatacO" 

rana. 
Ubinaschaguay. 
Carabely. 



Aytico, 

A ymaraes. 

Machaguay. ' 

Cabana. 

Magis. 

Characoto. ■ 

Socabaya, 

Vinate. 

Pampacolque, 

Camana. 



Chi'/uuttt. 

Ilandayuya. 

Socabayan, 

Vitoniidlca. 

Yuyninaguaca, 

Sachetambo, 

Arabay apoquina, 

líacary, 

P anear pata. 



SAN MIGUEL DE LA RIVERA. 

La villa de San Miguel de la Rivera^ cu 1G<> de altura, y 
veinte y dos leguas de Arequipa al norte, y seis leguas á la 
mar, en el Vátte de Camana^ do veinte y cinco ó treinta vecinos 
labradores , que no hay repartimientos por ser de la juridi- 
ción de Arequipa; en lo espiritual de la diócesi del Cuzco. 

Fundóse este pueblo, con oi*den del Marqués do Cañete, por 
Alonso Martínez de Rivera, do cuyo sobrenombre se llama así 
la villa: el valle donde está fundada es tierra caliento y adonde 
se dan muchas viñas, y así, la mayor grangería de los vecinos 
es de la pasa, y de higo, y de azúcar, de que hay un ingenio 
en el dicho valle. 



VALVBRDE. 

La villa de Volver de^ en el Valle de lea, en 14*» y 741 y cua- 
renta y cinco leguas do la ciudad de los Reyes al sur, once 
leguas de la mar hasta el puerto de Sangálla, tendrá cuarenta 
vecinos y ninguno encomendero, por ser esta villa de la juri- 
dición de la ciudad de los Reyes y de la diócesi del arzobis- 
pado de Lima. 

Mandóla fundar el Conde de Nieva, año de 63, y llamóla de 
Valverde por ser nombre de un pueblo suyo que él tiene en 
España; fundóla porque cesasen los daños que recibían los 
indios de los españoles que vivían entre ellos, y tenían gran- 



gerías en el Valle de lea donde está fundada, que es de 
más fértiles y abundosos de todos los llanos, en el cual se ha^ 
agua á una vara de medir dentro la tierra, casi en todo él, 
que el rio se hunde por debajo de la arena; y así es muy 
la tierra do muchas sementeras de trigo y de maíz, de gran 
huertas y frutales, y arboledas para leña y gran cantidad 
viñas, que se cogen ya de dos mil arrobas de vino arriba^^ 
cada día se cogerá más, porque como se dan tanto las viñas ^ 
van plantando más de cada día en este valle, cuya ferlilid^^ 
es tanta, que la rama ó planta de los melones que una vez 
siembra da fruto tres años, antes que se arranquen, con sól(^ 
podarla, y son los melones escogidos en grandeza y en bondad. 
A diez leguas de este valle*, á la parte del norte, está el VoUe 
de Chincha en cabeza de S. M., donde hay algunos españoles 
y un gran monesterío de frailes Dominicos, que cogen graa 
cantidad de vino y trigo y maíz y otras frutas. Hay guacas en 
este valle, donde se han sacado algunos tesoros; tiene esta villa 
el puerto de Sangalla, que como queda dicho, está once leguas 
del, y es muy bueno, tanto que se tuvo por cierto al principio 
que la ciudad de los Reyes se fundara en 61: hay cerca dé! algu- 
nas islas> de que se hará mención abajo en la hidrografía de 
esta costa. 

gaSíete. 

La villa de Cañete^ 6 del Guarco^ por estar en un vallo que 
se llama así, está en 13*" y X ¿e altura, veinte y tres leguas al 
sur de la ciudad de los Reyes, y media legua de la mar,, do 
veinte y cinco ó treinta vecinos labradores, de lajuridicióade 
la dicha ciudad de los Reyes, y diócesi del arzobispado, y asi 
no hay encomendero ninguno en ella. Hízola fundar el Marqués 
de Cañete, de quien tomó el nombre que tiene: este valle es 
muy abundante de aguas y de muchos pastos y tierras muy 
fértiles de todo, principalmente de trigo de que se coge graa 
cantidad, y el pan que aquí se amasa, es lo más sabroso y 
mejor de todas estas provincias; sácanse muchas harinas y 
bizcochos de este valle para Tierra-ñrme: hay en este valle 



i 



491 

muchas canteras do piedra buena para fábricas y casas, yeso 
en abundancia, y así este pueblo liene dos fortalezas, una del 
tiempo de los Ingas, que se va deshaciendo para llevar la piedra 
á los edificios de Lima, y otra que edificó el Marqués de Cañete 
en que bate la mar, y puso alcayde en ella con salario, que ya 
se ha quitado y está yerma: había gran cantidad de indios en 
este Talle antiguamente, que pasaban de treinta mil, y cuando 
se vino á poblar no había cuarenta. 



DESCRIPCIÓN DE LOS CAMINOS. 

Aunque se puede entrar á estas provincias por la provincia 
de Popayan y Quito, porque es el camino largo y trabajoso, de 
ordinario se llevan las mercaderías y cosas de España desde 
Tierra-firme por la mar del Sur, por donde se navega como 
abajo se dirá. Para andar en este distrito por tierra hay tres 
caminos; uno por la costa que va desde Puerto Viejo hasta 
Paita, desde donde no se puede caminar la costa hasta Piura, 
y asi se vuelve á San Miguel do Piura, que está veinte y cinco 
leguas de la mar, desde donde so entra en el camino de los 
llanos, por los arenales y llanos del Pirü, hasta cerca de Chile, 
como queda dicho en lo general. 



hidrografía y descripción de la costa, puertos y Ríos 

DE ESTA AUDIENCIA. 

La costa del distrito de la Audiencia de los Reyes, general- 
mente casi toda corre al susueste, como trescientas leguas, la 
cual está casi toda sin montañas, y si hay algunas sierras son 
peladas, llenas de rocas y de peñas; lo demás es todo arenales 
y de pocos nos á la mar, toda costa limpia y sin peligros, y 
así por maravilla en toda ella, hasta la costa de Chile, se pierde 
navio ninguno. 

Vientau en ella de ordinario el viento sur, y así la navega- 



fe 




492 

cióii del iiorto al sur es tardía de ordinario y espaciosa, y al 
contrario la de la vuelta. 

Hay en esta costa las puntas, ríos y puertos que se siguen. 

Punía de la Aguja en 6** al sur, en la cual se ven dos islas 
que se llaman de Lobos marinos^ por los muchos que hay en 
ellas; la primera está norte-sur con la Punta, cuatro legoas 
apartada de tierra, y la otra más forana; doce leguas á la mar, 
en 7* de la punta de la Aguja, vuelve la costa al susuesle hasta 
el puerto que dicen de Gasma, y de allí hasta Mal Abrigo que 
es un puerto cerca de Trujíllo, donde con bonanza solameale 
pueden estar las naos en él. 

El puerto de Trujillo^ que dicen de Arrecife^ como arriba 
queda dicho, es mal puerto y desabrigado, diez leguas ade- 
lante de Mal Abrigo. 

Puerto de Guanape, en 8* y '/si siete leguas de Trujillo. 

Santa^ puerto y valle, en 9°, en el cual entra un río, y los 
navios suelen hacer escala allí. 

Puerto Ferrol, cinco leguas al sur de Santa; es buen puerto 
y seguro, pero no tiene agua ni leña. 

Cazma, un puerto á la boca de un río en 10* do altura, seis 
leguas al sur del Ferrol. 

Guarmey, al sur de Cazma, ocho ó diez leguas de la boca 
de un río. 

La Barraíicaj veinte leguas de Guarmey al sur. 

Puerto de Gaura, seis leguas de la Barranca al sur, donde 
las naos pueden tomar cuanta sal quisieren, porque hay tanta 
que no so puede agotar. 

La isla de Gina, á la entrada del puerto del Callao, que le 
hace abrigo como arriba queda descrito. 

Punta del Guarco, en 13* y X» veinte leguas al sur de los 
Reyes. 

El puerto de Sangalla, en 14° de altura, treinta y cinco 
leguas al sur do la ciudad de los Reyes. Junto á este puerto 
hay una isla que llaman de Lobos marinos, y cerca della otras 
siete pequeñas sin agua, leña ni árboles, en las cuales sospe- 
chan que hay tesoros, porque los indios solían ir á ellas á 
hacer sacrificios. 



493 

Punta de Chica, en ló* y X. tiene Iros islelas á la mar ea 
Iriáügulo. 

La Naica, un promoutorto en 15* menos un cu:irto, en que 
hay abrigo para uaoa, pero no para echar los háleles ni saltar 
en tierra. 

Quilca, un valle juuto á la punía do San Lorenzo, y junio 
al río do Areqniíia. 

Caleta de Chuly, doce leguas de Quilca, en 17' y X- 

fíío del Nombre de Dios , 6 Tambapalla , cerca de donde se 
junian los disiritos de las audiencias. 



TAP.LA DEL DISTRITO DE LA AUDIENCIA 

D'B LOS CHA.RCAS. 



OESCRIPaOH DEL DISTRITO DE U AUDIENCIA DE LOS CHARCAS 
y DEt:L*iiAr.ic'iN de la taui-a precedente. 

Kl distrito de la Audiencia de ¡os Charcas, scgiin so colige de 
las provincias y pueblos que caen en él, se comprendo norte- 
sur de9de 15° y X de altura austi'al, por donde parle términos 
con el distrito do la Audiencia de los Royes, hasta 28*, por 
donde confina con las provincias de Chile; y leale-oesle, pa- 
rece que está entre los meridianos GT" de longitud, por donde 
se va á juntar auníiuc indeterminadamente cou las provincias 
del RJo de la Plata, y el de 78" por donde fenece la cosía do la 
mar del Sur-, do manera, que desde cuarenta leguas dul Cuzco 
al iüi, autos de llegar á las provincias y laguna de Chucuito, 
hosU el valle do Gopiapo en las provincias de Cliile, lendrí de 
largo norte-sur por linea recta como doHcicntas veinte leguas, 
£ díei y siete leguas y media por grado, aunque por viaje 
pODen cerca de cualrocíeulas ; y de ancho leste-oeste, tendrS 
casi otro tanto, dcs.1*: la costa de la mar del Snr, aiiiii|uc por la 



^ 



494 

tierra adeutro por donde responde á las provincias del Río dfi 
la Plata, por no estar descubierto no están distintos los tér* 
minos. 

Hay en este distrito dos gobernaciones ó provincias priaci- 
pales, que son la do los Charcas y Tucuman; en las cuales hay 
nueve pueblos do españoles, seis ciudades y tres que no lo 
son, y más otra ciudad de indios que es el pueblo de Chucuito^ 
en los cuales y en las chácaras y grangerías habrá como mil 
setecientos vecinos españoles, los ciento encomenderos, y den 
mil indios repartidos en ciento diez repartimientos, que valea 
cada año de renta solos los de la Plata y la Paz trescientos 
treinta mil pesos, porque de los demás no se tiene relación. 

Hay en el dicho distrito dos obispados, entrambos sufraga- 
nos del arzobispado de los Reyes; y en todo el distrito dies y 
ocho ó diez y nueve monesterios en seis ó siete casas que los 
frailes Dominicos tenían en la provincia de Ghucuito, en los 
cuales todos, el año de 70 habla como cincuenta y cinco ó 
setenta religiosos; los veinte y siete en dos monesterios, y las 
seis casas de los Dominicos; y los diez ó doce en tres niones- 
terios de Franciscos; y seis en tres do la Merced; y catorce ó 
quince en dos de los Agustinos. 

Eran anjtes estas provincias, desde su descubrimiento, gober- 
nación del distrito de la Audiencia de los Reyes, hasta que se 
fundó esta Audiencia por el año de 63 subordinada al Yirey 
del Pirú, que provee las cosas del gobierno juntamente con 
los oficiales. 

Aunque por la largura de este distrito las tierras del no 
pueden dejar de ser diferentes en temple, postura y fertilidad, 
por la mayor parte convienen en ser más frías que calientes, 
por irse más metiendo que las otras al Polo Antartico, y tam- 
bién porque el Collao, que es desde antes de la laguna de 
Ghucuito hasta cerca de los Charcas^ aunque está entre los dos 
Trópicos, es tierra muy alta, y así es muy fría, salvo lo bajo 
de los valles que hay en ella. 

Hay invierno y verano en estas regiones en los mismos 
tiempos y meses que en España, contra lo natural, que había 
de ser al contrario, porque en Marzo salen las flores y brotan 



493 

los ái-boles y comienzan A ecliar, j aunque en rerano que por 
loa mesc3 de Mayo, Juuio, Julio y Agosto ycla de nocho y de 
día hace mucho sol por Octubre, cuando dicten que comienza 
el invierno <]ue naturalmenLe es verano, comiciiEa á llover y 
& trooiU' con grandes rayos. La tierra por la mayor parte os 
espera de moutafias y sierras, y así vinne & ser estéril de todas 
cosas, y aun sin árboles en muchas partes; en las honduras 
de los vallea se da algüu trigo, maíz y rebada y de todas las 
[rulas y hortalizas de Kspaña que se dan en las otras partes 
del Pirii, aunque no en tanta abundancia: hay en partes del 
ganado de la tierra y de lo de España, vacas, ovejas, puci-cos 
y cabras que so crfau en los pastos de ¡os valles, también me- 
cos que en las otras provincias del Píni. 

Hay grande riqueza de minas de plata en muchas partes del 
distrito, y muchos ríos que tienen oro, y muchas Tucnles y la- 
gunas y ríos caudalosos y de buenas aguas, como en las des- 
cripciones particulares se verá. 

Hay gran aiimero de indios, que todos andan vestidos, y son 
en su3 costumbres y religión antigua como los demás, aunque 
los del Collao es gente más entendida y mis ¡ntolij^cnte en 
grangerias y aprovechamieutos. 



DESCRIPCIÓN DE U PROVINCIA Y GOBERNACIÓN OE LOS CHARCAS. 



I^ provincia de los Charcas propiamente dicha, comienza 
desde Caracollo, pueblo de indios queost.1 cincuenta leguas de 
la ciudad de la Plata, en el camino del Cuzco, hasta pasados 
los términos de la dudad déla Plata y villa de Potosí; y aun- 
que en este espacio de tierra hay otras provincias y naciones 
de indios diferentes de los Charcas, por haberse comenzado á 
nombrar toda esta provincia dellos comunmente se entiende 
debajo de este nombre todo lo que la Audieucia gobierna, sal- 
vo la gobernación doTucuman; por manera, que osla provincia 
tendrá como ciento cincuenta leguas de camino norte sur dos- 
dc aates de Chucuilo, donde ."e Juntan los distritos de la Au- 
dicacia de los Charcas y de los Reyes, cuarenta 6 cincuenta 



496 

leguas al sur de la ciudad de Cuzco, y otras tantas de ancho 
leste-oeste desde la costa de la mar del Sur hasta pasados tos 
términos y jurádición de la ciudad de la Plata para el oriente 
y provincias del Río de la Plata; por manera, que la demarca- 
ción sobredicha viene á estar entre 15*" ó 20^ de altura que son 
5^ de latitud, que á diez y siete leguas y media por grado vie- 
ne á ser como ochenta y cinco de camino derecho. 

Hay en toda esta provincia demarcada cuatro pueblos de es- 
pañoles, las dos ciudades y una ciudad de indios, y un asiento 
de minas, en los cuales todos habrá y en los chácaras y gran- 
gerias del campo mil trescientos cincuenta españoles; los ochen- 
ta y cinco encomenderos y los demás pobladores y tratantes, 
y en su comarca trescientos sesenta mil indios tributarios, con- 
tando por tributarios los que andan á la labor de las minas del 
Potosí. Hay tres corregidores solos que los provee el Virey, un 
juzgado de oficiales Reales y una Caja Real, y una casa de 
fundición. Toda esta provincia es diócesis del obispado de los 
Charcas, y en ella hay los monesterios arriba referidos. 

El temple, calidad y suerte de esta tierra es, como queda des* 
crito en lo general de este distrito» fría y no muy fértil, como 
de la descripción particular de sus pueblos constará: es muy 
abundante de ganado esta provincia, especialmente en el Co- 
llao donde hay muchas vacas y gran número de ovejas de lana 
muy ñna y blanca, porque la tierra es muy aparejada para las 
crías, por los fríos de las noches y serenidad de los días de lo 
que llaman verano. 



DESCRIPCIÓN PARTICULAR DE LOS PUEBLOS DE ESTA AUDIENCIA. 

LA CIUDAD DE LA PLATA. 

La ciudad ó villa de la Plata, en 72* de longitud del meridia- 
no de Toledo, y 19** de latitud, ciento setenta y cinco leguas 
del Cuzco, y diez y ocho^de la villa imperial de Potosí al nor^ 
deste, y setenta y cinco ü ochenta leguas del pueblo de la Paz 
al sur, y ciento cincuenta de Arequipa, es pueblo de cien veci- 



497 



DOS, y los calorc« cnco meaderos, aiiaqiio antigii.imeiUG al 
principio estuvo más poblada, y en su comarca habrd bien 
ochocientos cflpaiMes, dcm.'ls de los que res^iden en la ciudad 
«k diacans y^ haciendas suyas y do particulares, y como cua- 
nou y seis mil indios tributarios, repartidos en veinte y ntie> 
ve npa ni míen los de B. M. y de particulares, qtio están tasa- 
dos en ciento ocJienta mil pesos. 

Reside en esta ciudad la Audiencia, que llaman de los Char* 
CBS, de»de el año de 63, en la cual hay un preaídenle, cuatro 
oidores y uti fiscal, con los demás elídales de la Audiencia, 
aooquc las cosas del gobierno y provisión de los oficios son á 
cargo del Víroy del Pirú: hay corregidor en esta ciudail, que lo 
es tambii^u de Potosí y di) las minas do Porco; hay la casa da 
la moneda que estaba en los Royes desde el año de 72; reside 
anmlsmo en esta ciudad la iglesia catedral desde el año de-).'), 
la coal tiene por dióc^'sl todo lo que es ol distrito dolaAudien- 
dk, salm la de Tucuraan, en la cual residen pocos r.-indnigos 
f dignidades, porque, la renta del Obispado do ocho ódicsmil 
pesQS; hay dos parroquias, San Sebastián y San Líearo; hay 
cuAliM múltentenos, uno de Dominicos yol más antiguo, cuque 
htbri cuatro religiosos de ordinario, y otro de Franciscos de 
otrm tantos, y otro do la Merced en que suelo babor dos rcU- 
gioMS, y otro de Agustinos en que suele haber como cinto 6 
•ais; hay as( mismo una casa 6 rxilcgio de ludias mestizas re- 
oogtdaa, en que hahri voinlo á veinte y dos con una rectora 
que Ua enseña; y asimismo hay un hospital en quo se curan 
ei|aüulv« d indios. 

Pobló cute pueblo el capitán Pedro Amules año de 1538, con 
poder de D. Francisco I'iiarro, on la pronncia que llaman de 
1m Charcas, y co la comarca que dicen Chuquisaca, al príncí- 
{do, en unas huertezuelas, que so dicen Guayacacha, que están 
como un tiro de arcabuz donde agora eolá, y llamóse de la 
PIaU por \aa muclias muestras quo de ella se hallaroo en la 
pnrrinda: ru¿ esta ciudad muy poblada antiguamente, de más 
fccinot y más ricos, porque cu los ailos de 49 ó 50 hubo ropar- 
Umicntú que rentó mii de cien mil caetcUatios, como fué uno 
de Podro de Mlnojosa, y otros & poco menos: In causa de diml- 



488 

noventa y cuatro mil pesos: es del distrito de la Audiencia de 
los Reyes, y hay en ella un corregidor con tres mil pesos da 
salaiio; y en lo espiritual es de la diócesi del obispado del 
Cuzco; hay en él demás de la iglesia parroquial, uo monaste- 
rio de Franciscos en que hay siete religiosos, y otro de Domi* 
nicos, y otro de la Merced, de dos frailes cada uno. 

Pobló esta ciudad el Marqués Don Francisco Pizarro, por él 
año de 534 ó 35, en otro asiento del que agora tiene, de donde 
se mudó al VaUe de Qiiilca^ adonde agora está; el temple de esta 
ciudad se tiene por el mejor y más apacible de todo el reino del 
Perú para vivir; llueve en él, y hay invierno y verano como 
en Castilla, y cógese en su comarca mucho trigo, de que se hace 
pan muy bueno y sabroso, y gran cantidad de vino, porgúelas 
viñas se crían bien en su comarca y se dan mucho á ellas, y 
el vino se conserva todo lo que quieren. 

Pasa por junto á él un rio bueno, que entra en la mar 17«, 
junto al cual está una caleta que llaman de Chule^ del nombre 
del mismo río, diez y seis leguas de la ciudad, la cual sinre de 
puerto y se descargan en ella las mercaderías que se llevan de 
allí al Cuzco, y las que se metían en la ciudad de la Plata y 
villa de Potosí antes que se descubriese el puerto de Arica: 
entrambos caminos para el Cuzco y para la Plata son buenos 
para recuas y carneros, aunque por haberse pasado la descarga 
al puerto de Arica, este pueblo de Arequipa y el de la Paz, que 
se proveían del dicho puerto, dicen que vienen en mucha di- 
minución. Hay junto á la ciudad, tres leguas della, un volcán 
grande que suele echar de sí piedras pómez, y se temen no 
reviente. 



REPARTIMIENTOS V PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Pocosi. 

Tambo. 

Los Collaguas, 

Caryma, 

Hilo. 



Arica. — Tarapaca. 
Yuminacapuaya. 
Mitimaes de Are- 
quipa. 
Hilahaya. 



Tacana. 

Ecuramy. 

Ocona» 

Orones. 

Chuquipanpa. 



499 



REPARTIMIENTOS Y PUEBLOS DE INDIOS DE ESTA CIUDAD. 



Macha. 

Panja. 

TajKicari/. 

Moyos Moyos. 

La mitad de Cha- 
yanta, 

Chichas, 

Amparaes. 

Qualparocas, 

Charcas. 

Moyos Moyos. 

Turquí. 

Sacaca, 

Charcas. 

Cochtthamha. 

Mitad de los Quilla- 
cas y Moyos Mo- 
yos. 



Cochahamba. 
Cochabamba. 
Mitad de los Qui- 

Hacas y Moyos 

Moyos. 
Aullagas, 
La mitad de Co- 

chahilca j Lipis, 
La mitad de Co- 

chahikay Lipis, 
Sipisipi y Moyos 

Moyos. 
Quiípdxana, 
La mitad de Tara- 
buco. 
La mitad de Tara- 

buco, 
Pocoxo. 



Pocona. 

Puna, 

Totora de Coca. 

Moyos Moyos. 

Moyos Moyos y Ca- 
sar indo. 

Chuquicota y Ca' 
ranyas. 

Mitad de Calque y 
Andamarca. 

Mitad de Calque y 
Andamarca. 

Iloniroca. 

Carangas. 

Cotora de Coca y 
Moyos Moyos. 

Totora. 

Amayuaca. 



LA PAZ. 

La ciudad de Nuestra Señora de la Par, y por otro nombre 
PuéUo Kuevo y Chuquiabo, en IG** y )% de altura en medio 
del Collao, cien leguas del Cuzco, y ochenta de la ciudad de 
Arequipa, y otro tanto de la ciudad de la Plata, os i^ueMo de 
doscientos vecinos españoles, los treinta encomenderos, y en 
su jurídicíón como treinta mil indios repartidos en treinta y 
•ielc ó treinta y ocho repartimientos de S. M. y de particulares, 
que lodos casi son medios repartimientos, porque cuando se 
fundó esta ciudad se dieron á medio repartimiento á cada ve« 
dno: están tasados en ciento cincuenta mil pesos. Es esta ciu- 
dad del distrito de la Audiencia de los Charcas, dcspui'^s que se 
fundó; antes lo era de los Reyes y del obispado también de los 
Charcas; hay un monesterio de frailes Franciscos, en que hay 



500 

cuatro religiosos, y otro de la Merced, y otro de San Agustí 
en que hay siete religiosos. Fundó esta ciudad Alonso de Me 
doza, año de 44, por comisión del Licenciado Gasea , y llamól 
Nuestra Señora de la Paz, por ser acabada ya la guerra conl 
tiranos y pueblos, y Pueblo Nuevo, por serlo entonces 
aquellas provincias, y Chuquiabo, por el valle en que 
poblado que se llama así: su asiento es en medio del Gollao, 
cerca de la gran laguna de Titicaca, en la angostura de un valle, 
en unas barrancas muy ásperas, hondas y calurosas, donde fué 
forzado á sentarse por la comodidad de agua y leña, que falta 
en otras partes del Collao. 

El temple de su comarca es más frío que el de la ciudad dd 
Cuzco por estar en el Collao, y así su comarca es despoblad^ 
de árboles, y no se da en ella trigo ni maíz, sino muy poco, 7 
en las partes calientes^ que son en los valles, en los cuales se 
dan viñas y casi de todas las frutas y hortalizas de España, 7 
hay de los ganados della y del Pirii. 

Es el mantenimiento más ordinario de los naturaleSi ana 
semilla menuda de diferentes colores que se dice quinua, que 
también la hay entre los indios de la costa que está entre el 
río de la Plata y el Estrecho; hacen della bebida y comida, y 
de turmas de tierra que llaman papas; y de pescados son bien 
mantenidos ellos y los españoles, porque se traen de la laguna 
del Collao, Iláse sacado oro de algunos de los ríos de su comarca 
y agora no se labran las minas, porque dicen que son pobres 
y de poco provecho. Pasa cerca del \m río, que nace cuatro 6 
cinco leguas del en unas sierras nevadas donde, hay molinos 
que solamente muelen en el invierno, que es cuando llueve, 
porque de verano no trae agua harta: á una legua pasa otro río, 
que llaman Locoya, donde antiguamente se sacaba oro: tu- 
vieron los Ingas en mucho este valle de Chuquiabo; los indios 
de aquí son muchos, porque todo el Collao es muy poblado. 

Proveíase este pueblo de mercaderías de la ciudad de Are- 
quipa, cuando se hacía la descarga de lo que va á Potosí en el 
puerto de Chulé, que es el de Arequipa, y después que se han 
pasado á Arica, este pueblo no tiene tanto de donde proveerse 
porque Potosí le cae algo más lejos. 





DEPIUTIIIIEIITOS V pueblos de indios de ESTl CIUOIO. 



Oyune. 


Carache de Coca. 


DemasiasdeGuan 


Suri/songo. 


Diachaperi de Co- 


cañe. 


Ctteayabire. 


ca. 


Tiaguanaco. 


Mitimaes. 


Gttancanepcri de 


Calamarca. 


Soratiia. 


Cocn. 


Chapis de Coca. 


Reeaxa. 


Guaquichapis de 


Moxos de Coca. 


CaBapaha. 


Coca. 


Chiquicaclte. 


Vohago. 


Llaxacitapis de 


Copacagtianaa. 


CamtMCoro. 


Coca. 


Chuquiapo. 


Catariyunaas. 


Guacho. 


Chapií. 


Caqitirigora. 


Mitimaes de Aijata 


Chupi de Coca. 


Chup,j. 


Chapis de Coca. 


Mitimaes. — Anco- 


Achacbeare. 


Macha. 


raiimea. 


ünga» de Coca. 


Carabuco. 


ChHIjtO. 


Guarina. 


Moho. 


\'colanaes. 


YanacacftedeCüM. 


Conima. 


Sania. 


Pucaraiti. 


Capachica. 
CHÜCUITO. 





La dudad de Ckucuilo, ea 16" de atUira, como quince ó 
treiuta leguas de Arequipa, ;1 la orilla ocddeutul de la laguna 
grande del C0U.10, es un pueblo de indios con tflulo da ciudad, 
dd la Audiencia y obispado de los Charcas, en que no hay ve- 
eiiiOB espaúoles más de un corregidor, alguacil mayor y escñ- 
baoo do Concojo, y los demáeolicialcs de cabildo yregimieato 
sóndelos naturales: es uuo de los reparlimieutos que se pu- 
sieron ou la Corona Real cuando se descubrieron estas profiu- 
cdas, 7 dióscle titulo do ciudad por sor este pueblo cabeza do 
loa otros pueblos de indios que hay en su jurididdn; y así 
cuando el Vjrey Don Fraucisco de Toledo enlriS en él, le me- 
tieron con iiiilio, y por haber entrado asi íaí reprendido. 

Hay cu esto pueblo un moneslerio de frailes Dominicos, eu 
el cual y Gti oirás seis casas que tienen los pueblus de su ju- 



1 



502 

ridición hay veinte y dos religiosos: los indios de esta comarca 
tienen muchos ganados , y por sor la tierra fría no se coge 
maíz en ella sino poco. 

OROPESA. 

El pueblo do Oropesa en el Valle de Cochahamhaf como 
veinte leguas de la ciudad de la Plata, de treinta vecinos sin 
repartimientos, mandólo fundar el Virey Don Francisco de 
Toledo, por el año do 63, á pedimento de los españoles que es- 
tán en él, que tienen chácaras de labor, trigo, maíz, y tienen 
ganados. Hay corregidor en él y alcaldes y regidores, y lla- 
móse Oropesa por ser el Virey que le mandó fundar hermaoo 
del Conde de Oropesa. 

POTOSÍ. 

La Villa Imperial de Potosí, en 19* de altura, diez y ocho 
leguas de la ciudad de la Plata, y noventa del Puerto de Arica, 
y cincuenta de Garacollo, pueblo de indios, ciento cincoenta 
leguas de Areijuipa, habrá en el como cuatrocientas casas de 
españoles, ningunos encomenderos, sino casi todos mercaderes, 
tratantes y mineros, y los más, yentes y vinientes; é indios, 
poblados en sus rancherías ó en sus ayllos y naciones, desde 
treinta hasta cincuenta mil de ordinario, que van y vienen 
para el beneficio del metal del cerro. Está esta villa en er dis- 
trito de la Audiencia de los Charcas, y hasta el año de 61 ó 62 
fué de la juridición de la ciudad de la Plata; hidéronla villa, 
el Conde de Nieva y comisarios , por cierta cantidad que los 
vecinos dieron por esentai'se de la juridición do la ciudad, 
y aunque es villa por sí, el corregidor de la Audiencia de la 
Plata lo es de esta villa y do Porco; y en lo espiritual es del 
obispado de los Charcas: hay Casa y Caja Real en esta villa, y 
oficiales, tesorero, contador y factor, y casa de fundición; 
hay tres monesterios; uno de San Francisco, que tiene tres re- 
ligiosos; y otro do Santo Domingo otros tantos; y otro de la 
Merced. 



503 

Hay un lio?[»ital para indios «le limosna, que siomiiiv o<iX 
lleno de iinlios mancos v descalabraJos do la.s minas. Di'Sfii- 
brinsc eslc asiento por un es[)ariol llamado Villarroel, qiio an- 
d.iba .1 buscar minas, año do 47, y llamóse Potosí, porque los 
indios llaman así á los cerros y cosas altas; y Villa Imperial á 
devoción del cmiierador Don Carlos quinto, en cuyo tiempí» se 
descubrió : comenzóse á poblar la f;ilda de este cerro por la 
parte que cae entro el norte y el oriente, donde se ha publalo 
el pueblo, y se han hecho buenas casas de esiiafioles, alt!UM.-is 
de teja y lailrillo, y toilas las de los indios de tapias de barro 
cubiertas de paja, y bajas: la comarca de este cerro es muy 
fría y s<ina, aunque después que se pobló dicen que no lo es 
tanto como antes que se poblase; en toda ella no hay ¡írlujlt-s, 
ni se coge fruta ni mantenimiento ninguno, que todo se lleva 
de acarreto. 

lia sido siempre esta villa una feria ó mercado, señalado 
por la mucha gente que concurro d ella de indios y de espa- 
fiolc?, á comprar y vender sus mercaderías, [íov la niuclia plata 
que siempre se ha sacado: pasan por la villa A la [larte del 
cerro. unos arroyos, que nacen cerca del, en los cualos hay 
moliendas y muchos lavaderos i)ara lavar el metal. £1 cerro es 
solo, y descubierto adonde está, alto más de media legua de 
subida muy áspera, que va subiendo en ¡)unta, y la tierra ra^a, 
estéril y pelada, labrado de minas por la i)arte del oriente, 
que comienzan por lo más alto y van de arrilia para abajo: bis 
minas est.-in ya á ochenta, y de ahí hasta ciento veinte, estados 
hondas, y de parte de esto el sacar el metal es ya muy traba- 
joso, y aun se sospecha que es el fundamento de irse disminu- 
yendo; el aprovechamiento de estas minas y socabones van 
llanos, por los lados, atravesando el cerro. 

Hay en ól muoiías vetas; las más señaladas son la de Mon- 
dieta, la veta rica la de Centeno, la del Kstaño, la del Liceii* 
ciado Polo, y la do Oñate, y las (juc llaman San .Juan de la 
Pedrera, y otra de metal suelto. La caja d«jiidc está la plata fs 
de pedernal, y de tal calidad, ipic nunca se ha poilido atinar á 
hacerlo correr con fuelles, como se hace en I^orco y en otras 
partes, vasí le han beneficiado hasta ahora como en tiempo de 



1 



504 

los Ingas, que es en unos vasos de barro que los indios llaman 
guayras, redondas como de tres cuartas de alto, y ancho poco 
más de una tercia por abajo y todos llenos de agujeros, por don- 
de les entra el aire, estando llenos de carbón con el metal dentro 
que corre y sale por lo más fondo de la una pilota ó casilla que 
está formada en el pié del mismo vaso: hácense estas guayras 
los mismos indios, de la tierra de junto al pueblo, y no funden 
sino con viento templado y que viente igualmente, porque 
cuando hay mucho viento ó poco, gástalos el carbón y uo fun* 
de, y con viento artiñcíal interrumpido, como es de ventado- 
res ó fuelles, tampoco funde. El carbón para estas minas se 
trae de muchos montes y muy grandes que hay camino de la 
Piala y otras partes. Sacábase al principio mucha más plata 
de la que agora se saca , tanto que dicen que desde el año de 
48 hasta el de 51 valieron los quintos reales más de tres mi- 
llones. 

Hay en toda la comarca de esta ciudad muchas minas, pero 
con la riqueza del cerro, no se hace caudal dellas, aunque los 
indios se aprovechan dellas. Tráense y llévanse las mercade- 
rías y plata de este asiento en carneros de la tierra áesáq Are- 
quipa por el camino del Cuzco, por la mar hasta el puerto de 
Arica que está más al sur de Arequipa. 

ASIENTO DE PORGO. 

Seis leguas de Potosí , por el camino del puerto de Arica 
está el asiento de minas que llaman del Porco^ de la juridi- 
cióu de ]a Plata, en que hay algunos españoles: es el asiento 
anti^^'uo del tiempo de los Ingas , donde dicen haberse sacado 
la mayor parte de plata que estaba en el templo del Sol de 
Curicauche; tiene aquí el Rey una mina rica que se suele 
arrendar; está este asiento en tierra fría, y más que el cerro de 
Potosí, estéril y falto de mantenimientos, y así se provee todo 
de acarreto. Las minas son ricas y de plata ñna y blanca, aun- 
que son algo bajas, y así dan en agua: llévase la plata de este 
asiento y provéese de mercaderías como el cerro de Potosí. 



LAÚCN* OB CHCCDITO, ft TITICACA. 

Entro otras muchas Iag:unas que hay en el distrito de esta 
Andieacia, está en el CoUao, entre 1 5* y 17" de latilud, cincuenta 
lepuu del Cuíco la praa Iiguna deChucuito, onlengtia délos 
indios Titicaca, que tiene de largo más de trcinu leguas, y más 
de doce de ancho por algunas partes, y de boxo ochenta, y nuts 
do M(«Dl.t \\ ochenta brazas de rondo en parte»; en la cuiil en- 
tran muchoj ríos, y dentro hay muchas islas poldadíis de nalu- 
rsles, (¡uo I.i navegan en sus canoas y hacen sus sementuraa on 
tu islas, y en ellas tienen como en fuerte guardadas las cosas 
mi» prvcÍAda.s (]ue liciicn-, y asi anllguamcnte en tiempo de los 
logas, hubo un templo grande del Sol y muy rico. £¡n medio do 
esU laguna, en tos juncales della hay grande numero de pájaros 
dt canchas maneras, y patos gi-andos, y en ella se pescan tres 
gtneroA de pescados sabrosos aunque no sanos. Gst^n en las oH- 
lUi de esta laguna las más poblacíoucs do indios i]ue hay en el 
Cnllao, Us cuales llaman indios Uros, gente indiil y ociosa por 
no querer mis i]uc el pescado y aves de la laguna, y la totora 
qao M la ralt de unos juncos que cria la laguna en sus riberas 
eomo palmitos, buenos para comer, con que engordan mucho 
Im puerto:!. Desagua esta laguna por un rio grande y caudalo- 
M que llaman el De$aguad«ro, por donde paea eJ camino del 
Cosco para la Plata por una puente do criznejas: va este rio á 
dirá la laguna de Paría, 6 délos Aullagas, cuyas riberas están 
) pobladas de ludios como los de la laguna. 
8 d« la Uguua de Titicaca, hay la la^mna que dicen 
iéPmria, 6 do los AuUagat, en el paragu de 20" de altura, dn- 
esenta leguas de la de Titicaca, hacia el sur, la cual desagua 
es au de los Aullagas, que no tiene dcsagundcro conocido, 
auoqno onti-a en olla mucha agua, y asf afirman que desagua 
por debajo de la (ierra en la mar del Sur, por haber visto en 
algoooa valles, de los que están cerca de la mar, algunos ojos 
d« agua que van por debajo de tierra i dar en la mar: llene do 
Urjo mta laguna como treinta y tres leguas y de bo.<iu ctn- 
cucnU, y esU poblada toda á la redunda. 



^^íj^-r^ 



506 



SANTA CRUZ DE LA SIERRA. 

Pasada la provincia de los Charcas hacia el oriente, como 
den leguas della, está poblada la ciudad de Santa Cruz de la 
Sierra j en el camino por donde se va de la ciudad de la Plata 
á las provincias del Río de la Plata y ¿ la ciudad de la Asuih 
ción, de la cual está la Asunción trescientas leguas por €^ 
mino , que bien deben ser muchas menos de dosdenlas por 
línea derecha, y de la ciudad de la Plata cuatrocientas trein* 
ta leguas al oriente della: tendrá como dmto veinte 6 denlo 
treinta vecinos españoles, los sesenta encomenderos, y en 
su comarca diez y ocho mil indios de servido que tribatan 
mantas, miel y cera, y servido para las labores y graogerfas 
del campo. 

Y aunque esta ciudad se pobló de pobladores gne salieron v 
de la Asundón y provincias de la Plata, es de la Audi^dda de 
los Charcas y de su distrito desde que se pobló^ y de la diócesi 
del obispado de los Charcas; hay en ella gobernador pmvaidD 
por el Vi rey del Peni, y demás de la iglesia parroqpüal hay 
un monesterio de la Merced de dos ó tres religiosos. 

Fundóla Ñuño de Chaves , natural de Trujillo , en titmnpo 
del Marqués de Cañete, por orden y comisión suya, y llamóla 
del nombre que tiene por estar al pié de una sierra que parece 
á otra que está en España, junto á una aldea de Trujillo, qne 
se dice Santa Cruz. 

Su asiento es en tierra llana, en una provinda de Índice que 
llaman Gorogotoqui] es tierra falta de agua, de ríos y de fuen* 
tes, y así beben de pozos y de estanques, donde se recoge el agua 
que llueve, que es mucha, por lo cual aunque la tierra es are- 
nisca por la mayor parte, se coge en ella abundantemente d 
maíz, y el trigo se da bien , y el arroz, y el azúcar con todas 
las demás frutas y legumbres de España que se dan en el Pird, 
que se cogen en huertas buenas, que están á la ribera de un 
arroyo que pasa junto á la dudad: dánse asimismo TÍilas de 
que se hace ya vino, y hay de la tierra cazabí, frisóles y otras 
muchas raices y mantenimientos de la tierra, y muchas peí- 



■( 



1 . -t*. 



507 



as que proílucen una frutilla ;1 manera de tl¿Uiles, i|ue sirven 
sustento á falla de oíros mantenimientos. 
Hay muchas vacas Je España, ye^j'uas y caballos, ovejas y 
cabras, puercos, gallinas y patos y palomas; y de la tierra ve- 
nados de cuatro suertes, y antas muchas, y puercos del om- 
bligo en el espinazo, perdices, tórtolas, y otras muchas aves. 
Provéese esta ciudad de mercaderías de Ciiuíjuisaca ó la Piala, 
desde donde hasta Sania Cruz, el crimino que liay, las setenla 
leguas primeras son todas de cordillera áspera, y en ella mu- 
chos valles de pastos muy buenos para ganados, y así hay 
muchas vacas cimarronas do las que se quedaron cuando se 
llevaban á Santa Cruz; lo demás del camino hasta la dicha 
ciudad es todo tierra muy llana. 

Pásauso en esle aimino muchos ríos, que en verano se va- 
dean, porque en invierno no se pueden pasar; son los ríos 
hasta cicuenta leguas de Santa Cruz, por donde ¡lasa el río que 
llaman de la Barranca, grande y caudaloso, que pasa por junio 
A la ciudad do la Plata, cinco leguas de ella, donde se dice el 
TÍO Grande, y rompe una cordillera que so atraviesa en el 
camino, de donde vuelve para el norte; y así algunos han que- 
rido decir que fuese á desaguar al río de las Amazonas; pero 
mucho más verosímil es que vaya á dar al río de la Plata. 

El camino desde Santa Cruz á la Asunción, aunque por dos 
partes está descubierto y andado ya muchas veces, no se fre- 
coenia por causa de los muchos indios enemigos (juc hay en 
él, ni se puede andar sino sea yendo mucha gente junta: no 
hay río ninguno de cuenta, desdo la una ciudad á la otra, sino 
lea uno que llaman el río Negro. 

Entre la provincia de los Charcas y las que confinan con la 
daTucuman y Santa Cruz de la Sierra, hay muclias y dife- 
rentes naciones de indios do varias lenguas y costumbres; los 
más conocidos son por atiora los Chiriguanaes que están en 
frontera de los Charcas, y son conocidos por muy valientes y 
guerreros entre todos los otros de sus comarcas, en las cuales 
•00 muy dañosos y jierjudiciales. 

En los llanos que llaman de ConduriUo^ por un río que pasa 
por ellos de este nombre, los cuales están setenta leguas de 



50S 

Santa Cruz, y ciento de la ciudad de la Plata, hada la prcH 
▼iucia de Tucuman, pobló Andrés Manso un pueblo que llamó 
Santo Domingo de la Nueva Rioja, de donde él era natural, en 
tiempo que tuvo ciertas diferencias con Nuflo de ChaTOB, 7 
dende «"I poco que lo fundó, los indios Ghiriguanaes matuoa 
todos los españoles que en él había. Es la tierra de esta pro- 
vincia tan faíta de agua, que no se bebe en ella más de mIo 
cuatro meses del año, que dura la que se recoge de la que Utté-^ 
ve, y el otro tiempo se sustentan del zumo que sacan de anas 
raices de cultura, á manera de cazabí, del cual hacen provisióB 
en sus vasijas que tienen para ello; y es la gente de esta co- 
marca más bien dispuesta y bien agestada y de megor color 
que otra alguna de aquellas comarcas. 



DESCRIPCIÓN DE LA GOBERNACIÓN DE TUCUIM. 

De la gobernación de Tueuman se tiene poca noticia, por 
estar tan lejos de las provincias del Pirü, y apartada del camiao 
que va á Chile: parece, según la relación que se tiene de los 
caminos que hay hasta ella desde los Charcas, que debe estar 
desde 21* ó 22* de altura hasta 28* ó 29*, y como den legnas 
de la costa de la mar del Sur la tierra adentro, hacia las pro- 
vincias del Río de la Plata, y casi en cl paraje de la ciudad de 
la Asunción, más de cien leguas de la provincia de los Char- 
cas, casi declinando algo al levante. 

Hay en esta provincia hasta ahora pobladas tres ciudades, 
en que no hay muchos españoles , y aunque hay muchos in* 
dios, son los más de guerra y muy pobres, y así no se tiene 
noticia del número dellos: es esta provincia gobernación por 
sí á provisión de S. M. desde el año de 64, que antes en i 
provisión de los gobernadores del Pirú, y obispado sufragano 
al arzobispado de los Reyes desde el año de 70: hay en toda 
ella dos monesteríos , uno de Agustinos y otro de Prancisooe. 

Descubrió esta provincia y comenzóla á poblar Juan Martines ' 
de Prado , natural de Estremadura , por comisión del Licen- 
ciado Gasea, siendo gobernador del Pirú; y por el año de 5! 



'« ^ 



509 

Valdivia, gobernador do Chile, ciivi(3 desde allí á descubrir por 
aquella parte á Francisco de A^^uirre, que socorrió á los espa- 
ñoles que estaban en ella, y descubrió las provincias de los 
Juries y Diagnitas; y asi anduvo esta gobernación con la de 
Chile hasta el año de G3, que el Conde de Nieva envió por go- 
bernador á aquella provincia á Francisco de A/íuirre, que des- 
pués lo fué por título de S. M. año de 66 desde cuando comen- 
zó esta provincia ú ser gobernación por sí. 

La tierra, según dicen, es de razonable temple y bien pro- 
veída de mantenimientos, aunque otros dicen que es estéril, 
y que solo hay en ella algún poco de maíz y algún algodón de 
que se visten pobremente los indios: no hay minas de oro ni 
de plata hásla ahora que se sepa en la dicha provincia, en la 
cual hay dos naciones de indios entro otros señalados que son 
Juries y Diagnitas, que todos son gente miserable y muy po- 
bre y belicosa. 

Es provincia mediterránea, y así no alcanza mar ni costa 
ninguna: éntrase á ella por el camino de Chile, como ciento 
veinte leguas, hasta un pueblo de indios que llaman Colaca ó 
de la Curaca j desde donde comienzan los indios Juries, vol- 
viendo desde allí sobre la mano izquierda al sueste como otras 
veinte leguas, que en tiempos pasados, al principio de su des- 
cubrimiento, no era camino seguro, ni ahora lo es por los 
indios de guerra. 



DESCRIPCIÓN PARTICULAR DE LOS PUEBLOS DE ESTA PROVINCIA. 

SANTIAGO DEL ESTERO. 

La ciudad de Santiago del Estero, en 27* y X d^ altura, 
ciento ochenta leguas de Potosí, veinte y ocho leguas cil orien- 
te de San Miguel do Tucuman, y cuarenta y cinco al sur de 
Nuestra Señora de Talavera hacia el norte, parece haberse 
poblado al principio este pueblo con doscientos españoles, de 
los cuales dieron repartimientos á los treinta y seis dellos. Es 
esta ciudad la cabeza de esta gobernación; poblóla Juan Mar- 



510 

tínez de Prado, que al principio la llamó la ciudad del Barco 
del Nuevo Maestrazgo, en la cual estuvieron de mala gana los 
españoles que quedaron en ella, y así se fueron muchos dellos^ 
y 61 la mudó del primero asiento donde la puso. 

SANTA MARÍA DE TALAYERA. 

La ciudad de Santa María de Talavera^ cuarenta y cinco 
leguas de Santiago del Estero al norte, y de Potosí ciento cua- 
renta leguas, parece que la debió de fundar el gobernador Don 
Francisco de Aguirre, gobernador que fué de aquella provin- 
cia, por el sobrenombre de Talavera, de donde el sobredicho 
era natural. 

SAN MIGUEL DE TÜCÜMAN. 

La ciudad de San Miguel de Tucuman^ desde donde comien- 
zan las poblaciones de los indios Juríes, veinte y cinco 6 veinte 
y ocho leguas de Santiago del Estero al poniente del camino 
de los Charcas, y sesenta leguas de Potosí , no se sabe más de 
esta ciudad ni de esta gobernación por falta de relaciones. 

PUEBLOS DESPOBLADOS. 

En tiempo de Don García de Mendoza, gobernador de Ghileí 
se poblaron en esta provincia otros dos pueblos que el uno se 
llamó (1) (La Nueva Londres y el otro) Calchaque 6 Nueva 
Córdoba en los Juríes y Diaguitas, los cuales se despoblaron 
después por un Gregorio de Castañeda, á quien Villagra envió 
á gobernar aquella provincia con pérdida de treinta españoles 
y de muchos indios amigos. 

DESPOBLADOS. 

En el distrito de esta Audiencia, demás de lo que alcanzan 
del Gollao, que está mucho desierto y despoblado por ser muy 

(1) Lo entre paréntesis tachado en el originaL 



511 

ÍFiO, íi^l cí anz;i parle de un diíslrilü deniils de cien leguas de largo, 

\»or *l v> ndo so parten los lérniinos de esta Audiencia y de las 

proví i-i oías «le Cliile, que está desi»ol)lado todo y es tierra muy 

esier 1 1 y f^^^^ y ¿JonJc no se cría casi cosa sino sal, como más 

^^^8=^111 cute se dirá en la descripción de Chile. 

^^^ la parte del oriente, que como queda dicho en lademar- 

cacKSn de esta Audiencia responde á las provincias del Río de 

^^^ta, hay grandes y muchas pohlaciones de indios de di- 

*^^utes lenguas y naciones, y solo un put'l)lo de españoles 

'l^<i ^s Santa Cruz de la Sierra, como en su descripción queda 



V 
1 



hidrografía y descripción de la cota del distrito 

DE KSTA AUDIENCIA Y DE LOS CAMINOS. 

Kiitrase á oslas provincias do los Charcas y Tucuman, por el 

mino real de los Ingas, desde el Cuzco hasta el Desaguadero 

puente de la laguna de Chucuito, que hay ochenta y dos 

^guas de camino derecho norte-sur, desde donde vuelve él 

^fDbre la mano izcjuierda á la ciudad de la Plata, cuarenta y 

^os leguas hasta Caracollo, pueblo de indios de donde comien- 

^^n los indios Charcas, y desde allí se aparta el camino de la 

í^ax solire la mano izquierda, y el de Potosí sohre la dereciía, 

^' prosigue el camino derecho hasta los Charcas cincuenta y 

Xina leguas, donde vuelve el camino sobre la mano derecha 

para Potosí otras ci